El pueblo chino se ha puesto de pie

Seño­res dele­ga­dos: se inau­gu­ra aho­ra la Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Polí­ti­ca, tan ansio­sa­men­te espe­ra­da por el pue­blo de todo el país.

Nues­tra con­fe­ren­cia reúne a más de seis­cien­tos dele­ga­dos, que repre­sen­tan a todos los par­ti­dos demo­crá­ti­cos y orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, al Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción, a las diver­sas regio­nes y nacio­na­li­da­des del país, así como a los chi­nos de ultra­mar. Esto pone de mani­fies­to que la nues­tra es una reunión de gran uni­dad de todo el pue­blo.

Esta gran uni­dad la hemos alcan­za­do gra­cias a nues­tra vic­to­ria sobre el reac­cio­na­rio gobierno del Kuo­min­tang, sos­te­ni­do por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. En algo más de tres años, el heroi­co Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción de Chi­na, un ejér­ci­to como pocos en el mun­do, ha des­ba­ra­ta­do todas las ofen­si­vas del ejér­ci­to de varios millo­nes de sol­da­dos del reac­cio­na­rio gobierno kuo­min­ta­nis­ta, apo­ya­do por los Esta­dos Uni­dos, y ha pasa­do a la con­tra­ofen­si­va y a la ofen­si­va. En la actua­li­dad, los ejér­ci­tos de cam­pa­ña del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción, for­ma­dos por varios millo­nes de hom­bres, han avan­za­do has­ta luga­res pró­xi­mos a Tai­wán, Kuang­tung, Kuang­sí, Kui­chou, Sechuán y Sin­chiang, y la gran mayo­ría del pue­blo chino ha logra­do su libe­ra­ción. En poco más de tres años, todo el pue­blo, estre­chan­do sus filas y apo­yan­do al Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción, ha lucha­do con­tra el enemi­go y con­quis­ta­do la vic­to­ria bási­ca. Sobre esta base se cele­bra la pre­sen­te Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Polí­ti­ca del Pue­blo Chino.

A ésta la lla­ma­mos Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Polí­ti­ca por­que hace cosa de tres años cele­brar­nos, jun­to con el Kuo­min­tang de Chiang Kai-shek, una reunión que tam­bién se lla­mó Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Polí­ti­ca1. Sus resul­ta­dos fue­ron echa­dos a pique por el Kuo­min­tang de Chiang Kai-shek y sus cóm­pli­ces, pero la Con­fe­ren­cia dejó un recuer­do imbo­rra­ble en nues­tro pue­blo. Puso en evi­den­cia que es impo­si­ble rea­li­zar, jun­to con el Kuo­min­tang de Chiang Kai-shek, laca­yo del impe­ria­lis­mo, y sus cóm­pli­ces, nin­gu­na tarea de pro­ve­cho para el pue­blo y que, inclu­so cuan­do se sacan for­za­da­men­te algu­nas reso­lu­cio­nes, no se lle­ga a nada, pues tan pron­to como se les pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad, ellos las hacen peda­zos y des­en­ca­de­nan una des­pia­da­da gue­rra con­tra el pue­blo. El úni­co efec­to posi­ti­vo de esa con­fe­ren­cia fue la pro­fun­da edu­ca­ción que dio al pue­blo al hacer­le com­pren­der que no hay lugar a nin­gún com­pro­mi­so con el Kuo­min­tang de Chiang Kai-shek, laca­yo del impe­ria­lis­mo, y sus cóm­pli­ces, y que es pre­ci­so optar por una de dos: o derro­tar a estos enemi­gos o dejar­se opri­mir y matar por ellos, sin que exis­ta otra alter­na­ti­va. En algo más de tres años, bajo la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, el pue­blo chino ha teni­do un rápi­do des­per­tar, se ha orga­ni­za­do y ha for­ma­do un fren­te úni­co de ampli­tud nacio­nal con­tra el impe­ria­lis­mo, el feu­da­lis­mo y el capi­ta­lis­mo buro­crá­ti­co y con­tra su repre­sen­tan­te gene­ral, el reac­cio­na­rio gobierno del Kuo­min­tang y, apo­yan­do la Gue­rra Popu­lar de Libe­ra­ción, ha derri­ba­do bási­ca­men­te a ese gobierno, echa­do aba­jo la domi­na­ción del impe­ria­lis­mo en Chi­na y revi­vi­do la Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Polí­ti­ca.

La pre­sen­te Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Polí­ti­ca del Pue­blo Chino se cele­bra sobre una base total­men­te nue­va. Es repre­sen­ta­ti­va de todo el pue­blo y goza de su con­fian­za y apo­yo. Por tan­to, la Con­fe­ren­cia pro­cla­ma que ejer­ce­rá las fun­cio­nes y pode­res de Asam­blea Popu­lar Nacio­nal. Siguien­do su orden del día, ela­bo­ra­rá y adop­ta­rá la Ley Orgá­ni­ca de la Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Polí­ti­ca del Pue­blo Chino, la Ley Orgá­ni­ca del Gobierno Popu­lar Cen­tral de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na y el Pro­gra­ma Común de la Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Polí­ti­ca del Pue­blo Chino; ele­gi­rá el Comi­té Nacio­nal de la Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Polí­ti­ca del Pue­blo Chino y el Con­se­jo del Gobierno Popu­lar Cen­tral de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na; adop­ta­rá la ban­de­ra y el escu­do de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na; deter­mi­na­rá la capi­tal de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na y adop­ta­rá el calen­da­rio vigen­te en la mayor par­te del mun­do.

Seño­res dele­ga­dos: todos tene­mos la con­vic­ción de que nues­tro tra­ba­jo que­da­rá ins­cri­to en la his­to­ria de la huma­ni­dad y demos­tra­rá que el pue­blo chino, que cons­ti­tu­ye una cuar­ta par­te del géne­ro humano, ya se ha pues­to en pie. Los chi­nos hemos sido siem­pre una gran nación valien­te y labo­rio­sa, y sólo en los tiem­pos moder­nos nos hemos que­da­do atrás. Este atra­so se debió exclu­si­va­men­te a la opre­sión y explo­ta­ción del impe­ria­lis­mo extran­je­ro y de los gobier­nos reac­cio­na­rios del país. A lo lar­go de más de un siglo, nues­tros ante­ce­so­res nun­ca ceja­ron en sus indo­ma­bles y tena­ces luchas con­tra los opre­so­res de den­tro y de fue­ra, inclui­da la Revo­lu­ción de 1911 diri­gi­da por el Dr. Sun Yat-sen, gran pre­cur­sor de la revo­lu­ción chi­na. Nues­tros ante­ce­so­res nos enco­men­da­ron dar tér­mino a su empre­sa incon­clu­sa, y noso­tros lo hemos hecho. Hemos for­ja­do nues­tra uni­dad y derro­ca­do a los opre­so­res inter­nos y exter­nos a tra­vés de la Gue­rra Popu­lar de Libe­ra­ción y la gran revo­lu­ción del pue­blo, y aho­ra pro­cla­ma­mos la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na. De aquí en ade­lan­te, nues­tra nación for­ma­rá par­te de la comu­ni­dad de nacio­nes aman­tes de la paz y la liber­tad. Tra­ba­jan­do con cora­je y labo­rio­si­dad, crea­rá su pro­pia civi­li­za­ción y bien­es­tar y, al mis­mo tiem­po, pro­mo­ve­rá la paz y la liber­tad en el mun­do. Nues­tra nación no será más una nación humi­lla­da. Nos hemos pues­to en pie. Nues­tra revo­lu­ción se ha gana­do la sim­pa­tía y la acla­ma­ción de las gran­des masas popu­la­res de todos los paí­ses. Tene­mos ami­gos en todo el mun­do.

Nues­tro tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio no ha cul­mi­na­do toda­vía. La Gue­rra Popu­lar de Libe­ra­ción y el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio del pue­blo siguen avan­zan­do. Debe­mos con­ti­nuar nues­tros esfuer­zos. Los impe­ria­lis­tas y los reac­cio­na­rios inter­nos jamás se resig­na­rán a su derro­ta, y for­ce­jea­rán has­ta el fin. Aun des­pués de esta­ble­ci­da la paz y el orden en todo el país, con­ti­nua­rán sus acti­vi­da­des de zapa y pro­vo­ca­rán dis­tur­bios recu­rrien­do a mil medios; a dia­rio y en todo momen­to tra­ta­rán de mon­tar su res­tau­ra­ción en Chi­na. Esto es inevi­ta­ble y está fue­ra de toda duda; nun­ca debe­mos rela­jar nues­tra vigi­lan­cia.

Nues­tro régi­men esta­tal de dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca popu­lar es una pode­ro­sa arma para pre­ser­var las con­quis­tas de la revo­lu­ción popu­lar y com­ba­tir los com­plots de res­tau­ra­ción de los enemi­gos inter­nos y exter­nos; tene­mos que empu­ñar fir­me­men­te esta arma. En el plano inter­na­cio­nal, debe­mos unir­nos con todos los paí­ses y pue­blos aman­tes de la paz y la liber­tad, en pri­mer lugar con la Unión Sovié­ti­ca y las nue­vas demo­cra­cias, a fin de no estar solos en nues­tra lucha por sal­va­guar­dar los fru­tos de la vic­to­ria de la revo­lu­ción popu­lar fren­te a los com­plots de res­tau­ra­ción de los enemi­gos inter­nos y exter­nos. Con tal que per­se­ve­re­mos en la dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca popu­lar y nos man­ten­ga­mos uni­dos con los ami­gos extran­je­ros, sal­dre­mos siem­pre vic­to­rio­sos.

La dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca popu­lar y la uni­dad con los ami­gos extran­je­ros nos per­mi­ti­rán lograr rápi­da­men­te éxi­tos en nues­tro tra­ba­jo de cons­truc­ción. Tene­mos ante noso­tros la tarea de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca a esca­la nacio­nal. Dis­po­ne­mos de exce­len­tes con­di­cio­nes: una pobla­ción de 475 millo­nes y un terri­to­rio de 9.600.000 kiló­me­tros cua­dra­dos. Es cier­to que enfren­ta­mos difi­cul­ta­des, muchas difi­cul­ta­des, pero esta­mos fir­me­men­te con­ven­ci­dos de que el pue­blo las ven­ce­rá todas con su heroi­ca lucha. El pue­blo chino posee riquí­si­ma expe­rien­cia en la supera­ción de difi­cul­ta­des. Si nues­tros ante­ce­so­res y noso­tros mis­mos pudi­mos atra­ve­sar ese lar­go perío­do de extre­mas difi­cul­ta­des y derro­tar a las pode­ro­sas fuer­zas reac­cio­na­rias tan­to inter­nas como exter­nas, ¿Por qué des­pués de la vic­to­ria no vamos a poder cons­truir un país prós­pe­ro y flo­re­cien­te? Siem­pre que man­ten­ga­mos nues­tro esti­lo de vida sen­ci­llo y lucha dura, per­ma­nez­ca­mos uni­dos y per­sis­ta­mos en la dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca popu­lar y en la uni­dad con los ami­gos extran­je­ros, podre­mos lograr rápi­da­men­te vic­to­rias en el fren­te eco­nó­mi­co.

El auge de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca ven­drá nece­sa­ria­men­te acom­pa­ña­do de un auge de la cons­truc­ción en la esfe­ra cul­tu­ral. Ha ter­mi­na­do la épo­ca en que los chi­nos éra­mos con­si­de­ra­dos como inci­vi­li­za­dos. Sur­gi­re­mos ante el mun­do como una nación de ele­va­da cul­tu­ra.

Nues­tra defen­sa nacio­nal se con­so­li­da­rá y no per­mi­ti­re­mos que nin­gún impe­ria­lis­ta vuel­va a inva­dir nues­tro terri­to­rio. Debe­mos con­ser­var y desa­rro­llar nues­tras fuer­zas arma­das popu­la­res toman­do como base el heroi­co y foguea­do Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción. Con­ta­re­mos no sólo con un pode­ro­so ejér­ci­to de tie­rra, sino tam­bién con una avia­ción y una mari­na pode­ro­sas.

¡Que tiem­blen ante noso­tros los reac­cio­na­rios inter­nos y exter­nos!

¡Que digan que no vale­mos para esto, que no vale­mos para aque­llo! Median­te tena­ces esfuer­zos y con pasos segu­ros, el pue­blo chino lle­ga­rá a su meta.

¡Glo­ria eter­na a los héroes del pue­blo caí­dos en la Gue­rra Popu­lar de Libe­ra­ción y en la revo­lu­ción popu­lar!

¡Acla­me­mos la vic­to­ria de la Gue­rra Popu­lar de Libe­ra­ción y de la revo­lu­ción popu­lar!

¡Acla­me­mos la fun­da­ción de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na!

¡Pleno éxi­to a la Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Polí­ti­ca del Pue­blo Chino!

Mao Zedong

21 de sep­tiem­bre de 1949

  1. Véa­se Derro­tar la ofen­si­va de Chiang Kai-shek median­te una gue­rra en defen­sa pro­pia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: