Discurso ante la conferencia nacional del Partido Comunista de China sobre el trabajo de propaganda

Cama­ra­das: Nues­tra con­fe­ren­cia ha teni­do un feliz desa­rro­llo. En su cur­so se han plan­tea­do nume­ro­sos pro­ble­mas, lo que nos ha per­mi­ti­do cono­cer muchas cosas. Haré aho­ra algu­nas obser­va­cio­nes sobre temas que uste­des han esta­do dis­cu­tien­do.

Vivi­mos aho­ra un perío­do de gran­des cam­bios socia­les. Des­de hace mucho tiem­po la socie­dad chi­na se encuen­tra en medio de gran­des cam­bios. La Gue­rra de Resis­ten­cia con­tra el Japón fue un perío­do de gran­des cam­bios y la Gue­rra de Libe­ra­ción, otro. Pero los cam­bios actua­les son, por su carác­ter, mucho más pro­fun­dos que los ante­rio­res. Esta­mos cons­tru­yen­do el socia­lis­mo. Cien­tos de millo­nes de per­so­nas se han incor­po­ra­do al movi­mien­to de trans­for­ma­ción socia­lis­ta. Las rela­cio­nes de todas las cla­ses entre sí se hallan en pro­ce­so de cam­bio. Tan­to la peque­ña bur­gue­sía agra­ria y arte­sa­nal como la bur­gue­sía indus­trial y comer­cial han sufri­do muta­cio­nes. Se ha trans­for­ma­do el sis­te­ma eco­nó­mi­co-social; la eco­no­mía indi­vi­dual ha deve­ni­do en eco­no­mía colec­ti­va y la pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta está sien­do trans­for­ma­da en pro­pie­dad públi­ca socia­lis­ta. Cam­bios de tal mag­ni­tud, por supues­to, tie­nen que refle­jar­se en el pen­sa­mien­to de la gen­te. El ser social deter­mi­na la con­cien­cia. Ante estos gran­des cam­bios en el sis­te­ma social, la gen­te reac­cio­na de dis­tin­to modo de acuer­do a las cla­ses, capas o gru­pos socia­les a que per­te­ne­ce. Las gran­des masas del pue­blo los res­pal­dan cáli­da­men­te, pues la vida mis­ma ha demos­tra­do que el socia­lis­mo es la úni­ca solu­ción posi­ble para Chi­na. Derri­bar el anti­guo sis­te­ma social y esta­ble­cer uno nue­vo, el socia­lis­mo, es una gran bata­lla, un inmen­so cam­bio en el sis­te­ma social y en las rela­cio­nes entre los hom­bres. Debe decir­se que la situa­ción es bási­ca­men­te salu­da­ble. Pero, el nue­vo sis­te­ma social aca­ba de esta­ble­cer­se y su con­so­li­da­ción toda­vía requie­re tiem­po. No debe supo­ner­se que un sis­te­ma nue­vo pue­da con­so­li­dar­se total­men­te en el momen­to en que se esta­ble­ce; ello es impo­si­ble. Tie­ne que ir con­so­li­dán­do­se paso a paso. Para su con­so­li­da­ción defi­ni­ti­va, es nece­sa­rio no sólo rea­li­zar la indus­tria­li­za­ción socia­lis­ta del país y per­se­ve­rar en la revo­lu­ción socia­lis­ta en el fren­te eco­nó­mi­co, sino tam­bién lle­var ade­lan­te, en for­ma inin­te­rrum­pi­da y con duros esfuer­zos, la lucha revo­lu­cio­na­ria socia­lis­ta y la edu­ca­ción socia­lis­ta en los fren­tes polí­ti­co e ideo­ló­gi­co. Ade­más, se requie­re el con­cur­so de diver­sos fac­to­res inter­na­cio­na­les. En Chi­na, la lucha para afian­zar el sis­te­ma socia­lis­ta, la lucha para deci­dir si ven­ce­rá el socia­lis­mo o el capi­ta­lis­mo, lle­va­rá toda­vía un perío­do his­tó­ri­co muy lar­go. Pero todos debe­mos tener cla­ro que el nue­vo sis­te­ma socia­lis­ta se con­so­li­da­rá inde­fec­ti­ble­men­te. Logra­re­mos cons­truir un país socia­lis­ta que cuen­te con una indus­tria, una agri­cul­tu­ra, una cien­cia y una cul­tu­ra moder­nas. Este es el pri­mer pun­to que que­ría tra­tar.

En segun­do ter­mino, la situa­ción de los inte­lec­tua­les de nues­tro país. No dis­po­ne­mos de esta­dís­ti­cas pre­ci­sas sobre el núme­ro de inte­lec­tua­les chi­nos. Se cal­cu­la que hay alre­de­dor de cin­co millo­nes de todo tipo, entre inte­lec­tua­les de alta cate­go­ría e inte­lec­tua­les en gene­ral. De estos cin­co millo­nes, la abso­lu­ta mayo­ría son patrio­tas, aman nues­tra Repú­bli­ca Popu­lar y están dis­pues­tos a ser­vir al pue­blo y al Esta­do socia­lis­ta. Un peque­ño núme­ro de inte­lec­tua­les no gus­ta mucho del sis­te­ma socia­lis­ta ni se sien­te muy feliz con él. Toda­vía se mues­tra escép­ti­co res­pec­to del socia­lis­mo, pero no deja de ser patrio­ta fren­te al impe­ria­lis­mo. Los inte­lec­tua­les hos­ti­les a nues­tro Esta­do son muy pocos. A ellos no les agra­da nues­tro Esta­do de dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do y año­ran la vie­ja socie­dad. A la pri­me­ra oca­sión que se les pre­sen­ta, agi­tan las aguas y pro­vo­can dis­tur­bios, inten­tan­do derro­car al Par­ti­do Comu­nis­ta y res­tau­rar la vie­ja Chi­na. Entre la línea pro­le­ta­ria y la bur­gue­sa, entre la socia­lis­ta y la capi­ta­lis­ta, se obs­ti­nan en seguir la segun­da. Y como seguir esta línea es imprac­ti­ca­ble, de hecho están dis­pues­tos a entre­gar­se al impe­ria­lis­mo, al feu­da­lis­mo y al capi­ta­lis­mo buro­crá­ti­co. Tales indi­vi­duos figu­ran en los círcu­los polí­ti­cos, indus­tria­les y comer­cia­les, cul­tu­ra­les y docen­tes, cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­cos y reli­gio­sos, y son extre­ma­da­men­te reac­cio­na­rios. Cons­ti­tu­yen sólo el 1, 2 o 3 por cien­to de los cin­co millo­nes. La abru­ma­do­ra mayo­ría, o sea más del 90 por cien­to, apo­ya en diver­so gra­do el sis­ter­na socia­lis­ta. Muchos de ellos aún no tie­nen muy cla­ro cómo tra­ba­jar bajo el socia­lis­mo y cómo com­pren­der, mane­jar y resol­ver tan­tos pro­ble­mas nue­vos.

Res­pec­to a la acti­tud de los cin­co millo­nes de inte­lec­tua­les hacia el mar­xis­mo, se podría decir que más del 10 por cien­to -comu­nis­tas y sim­pa­ti­zan­tes- están rela­ti­va­men­te fami­lia­ri­za­dos con el mar­xis­mo y, bien plan­ta­dos sobre sus pies, se sitúan fir­me­men­te en la posi­ción del pro­le­ta­ria­do. Ellos sólo repre­sen­tan una mino­ría de ese total de cin­co millo­nes, pero cons­ti­tu­yen su núcleo y tie­nen gran fuer­za. La mayo­ría desea estu­diar el mar­xis­mo y ya ha apren­di­do algo, pero aún no lo cono­ce bien. Entre esta mayo­ría hay algu­nos que, sien­do toda­vía escép­ti­cos y care­cien­do de una posi­ción fir­me, vaci­lan en cuan­to se levan­ta una tor­men­ta. Este sec­tor de inte­lec­tua­les, que cons­ti­tu­yen la gran mayo­ría de los cin­co millo­nes, man­tie­nen una posi­ción inter­me­dia. Aque­llos que se opo­nen obs­ti­na­da­men­te al mar­xis­mo o le tie­nen odio repre­sen­tan una míni­ma pro­por­ción. Hay algu­nos que, si bien no lo decla­ran abier­ta­men­te, de hecho desaprue­ban el mar­xis­mo. Habrá gen­tes de este tipo duran­te mucho tiem­po y debe­mos per­mi­tir­les que lo desaprue­ben. Por ejem­plo, algu­nos idea­lis­tas pue­den apo­yar el sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co del socia­lis­mo, pero disien­ten de la con­cep­ción mar­xis­ta del mun­do. Lo mis­mo ocu­rre con los patrio­tas de los círcu­los reli­gio­sos. Ellos son teís­tas y noso­tros ateos. No pode­mos for­zar­los a acep­tar la con­cep­ción mar­xis­ta del mun­do. En resu­men, sobre la acti­tud de los cin­co millo­nes de inte­lec­tua­les hacia el mar­xis­mo, pue­de decir­se lo siguien­te: los que aprue­ban el mar­xis­mo y están rela­ti­va­men­te fami­lia­ri­za­dos con él son una mino­ría, los que se opo­nen a él son tam­bién una mino­ría y la mayo­ría lo aprue­ba pero no lo cono­ce bien, y esta apro­ba­ción se da en muy diver­sos gra­dos. Se pre­sen­tan, por con­si­guien­te, tres posi­cio­nes: apo­yo resuel­to, vaci­la­ción y opo­si­ción. Tal situa­ción per­du­ra­rá por lar­go tiem­po; esto debe­mos reco­no­cer­lo, pues si no, pue­de suce­der que exi­ja­mos dema­sia­do a los demás y nos asig­ne­mos a noso­tros mis­mos tareas muy peque­ñas. La tarea de los cama­ra­das encar­ga­dos de la pro­pa­gan­da es divul­gar el mar­xis­mo. Esto debe hacer­se gra­dual­men­te y en for­ma apro­pia­da, de mane­ra que la gen­te lo acep­te gus­to­sa. No pode­mos obli­gar a la gen­te a acep­tar el mar­xis­mo; lo úni­co admi­si­ble en este sen­ti­do es la per­sua­sión. Esta­ría muy bien que, en un perío­do de varios pla­nes quin­que­na­les, un buen núme­ro de inte­lec­tua­les lle­ga­ra a acep­tar el mar­xis­mo y logra­se com­pren­der­lo mejor a tra­vés de su tra­ba­jo y de su vida, a tra­vés de su prác­ti­ca en la lucha de cla­ses, en la pro­duc­ción y en las acti­vi­da­des cien­tí­fi­cas. Y esto es lo que espe­ra­mos.

En ter­cer tér­mino, el pro­ble­ma de la reedu­ca­ción de los inte­lec­tua­les. Nues­tro país tie­ne esca­so desa­rro­llo cul­tu­ral. Para un país tan inmen­so como el nues­tro, cin­co millo­nes de inte­lec­tua­les son dema­sia­do pocos. Sin inte­lec­tua­les no podría­mos hacer bien nues­tro tra­ba­jo, y esto nos impo­ne hacer lo debi­do para unir­nos con ellos. La socie­dad socia­lis­ta se com­po­ne prin­ci­pal­men­te de tres sec­to­res: los obre­ros, los cam­pe­si­nos y los inte­lec­tua­les. Inte­lec­tua­les son aque­llos que se dedi­can al tra­ba­jo men­tal; su acti­vi­dad está al ser­vi­cio del pue­blo, o sea, al ser­vi­cio de los obre­ros y cam­pe­si­nos. En lo que res­pec­ta a la mayo­ría de los inte­lec­tua­les, pue­den ser­vir a la nue­va Chi­na lo mis­mo que sir­vie­ron a la vie­ja Chi­na, y ser­vir al pro­le­ta­ria­do lo mis­mo que sir­vie­ron a la bur­gue­sía. Cuan­do los inte­lec­tua­les ser­vían a la vie­ja Chi­na, el ala izquier­da se resis­tía, el sec­tor inter­me­dio vaci­la­ba y sólo el ala dere­cha per­ma­ne­cía fir­me. Aho­ra, cuan­do se tra­ta de ser­vir a la nue­va socie­dad, la situa­ción se pre­sen­ta a la inver­sa. El ala izquier­da per­ma­ne­ce fir­me, el sec­tor inter­me­dio vaci­la (estas vaci­la­cio­nes en la nue­va socie­dad no son las mis­mas que en el pasa­do) y el ala dere­cha se resis­te. Los inte­lec­tua­les son tam­bién edu­ca­do­res. Dia­ria­men­te nues­tros perió­di­cos edu­can al pue­blo. Nues­tros escri­to­res y artis­tas, cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos, pro­fe­so­res y maes­tros, todos están ense­ñan­do a sus edu­can­dos, al pue­blo. Como son edu­ca­do­res y maes­tros, antes que nada ellos mis­mos deben ser edu­ca­dos. Tan­to más cuan­to que el pre­sen­te perío­do es de gran­des cam­bios en el sis­te­ma social. En los últi­mos años, han reci­bi­do cier­ta edu­ca­ción mar­xis­ta y algu­nos han estu­dia­do con empe­ño y logra­do nota­bles pro­gre­sos. Pero la mayo­ría está aún muy lejos de haber reem­pla­za­do total­men­te su con­cep­ción bur­gue­sa del mun­do por la pro­le­ta­ria. Algu­nos han leí­do unos cuan­tos libros mar­xis­tas y se creen muy doc­tos, pero como lo que han leí­do no les ha pene­tra­do ni pren­di­do en la men­te, no saben uti­li­zar­lo y sus sen­ti­mien­tos de cla­se siguen como antes. Otros son muy engreí­dos y, habien­do leí­do algu­nas fra­ses libres­cas, se con­si­de­ran gran cosa y se hin­chan de orgu­llo, pero cada vez que se levan­ta una tor­men­ta asu­men una posi­ción muy dife­ren­te a la de los obre­ros y a la de la mayo­ría de las masas tra­ba­ja­do­ras del cam­pe­si­na­do. Vaci­lan mien­tras éstos per­ma­ne­cen fir­mes, se mues­tran equí­vo­cos mien­tras éstos son fran­cos y direc­tos. Por lo tan­to, es erró­neo supo­ner que el que edu­ca no nece­si­ta a su vez reci­bir edu­ca­ción ni tam­po­co apren­der, o que reedu­ca­ción socia­lis­ta sig­ni­fi­ca tan sólo reedu­car a los demás -a los terra­te­nien­tes, capi­ta­lis­tas y pro­duc­to­res indi­vi­dua­les- pero no a los inte­lec­tua­les. Los inte­lec­tua­les tam­bién nece­si­tan reedu­ca­ción; no sólo deben reedu­car­se aque­llos que aún no han cam­bia­do su posi­ción bási­ca, sino que todos deben apren­der y reedu­car­se. Yo digo «todos», y eso inclu­ye a los que esta­mos aquí pre­sen­tes. Las situa­cio­nes están en cons­tan­te cam­bio, y para adap­tar su pen­sa­mien­to a las nue­vas situa­cio­nes, uno debe apren­der. Inclu­so quie­nes tie­nen una mayor com­pren­sión del mar­xis­mo y se man­tie­nen rela­ti­va­men­te fir­mes en la posi­ción pro­le­ta­ria, deben con­ti­nuar apren­dien­do, asi­mi­lar cosas nue­vas y estu­diar pro­ble­mas nue­vos. A menos que eli­mi­nen de sus cabe­zas lo que no es sano, los inte­lec­tua­les se halla­rán por deba­jo de su tarea de edu­car a otros. Por supues­to, debe­mos estu­diar mien­tras ense­ña­mos, ser alum­nos y maes­tros a la vez. Para ser un buen maes­tro, pri­me­ro hay que ser un buen alumno. Son muchas las cosas que no pue­den apren­der­se a tra­vés de los libros sola­men­te, y que es nece­sa­rio apren­der de los pro­duc­to­res -los obre­ros y cam­pe­si­nos- y, en las escue­las, de los estu­dian­tes, de aque­llos a quie­nes uno está ense­ñan­do. En mi opi­nión, la mayo­ría de nues­tros inte­lec­tua­les está dis­pues­ta a apren­der. Es nues­tra tarea ayu­dar­les en el estu­dio, de todo cora­zón y de mane­ra ade­cua­da, sobre la base de su bue­na dis­po­si­ción; no debe­mos for­zar­los a estu­diar recu­rrien­do a méto­dos com­pul­si­vos.

En cuar­to tér­mino, el pro­ble­ma de la inte­gra­ción de los inte­lec­tua­les con las masas de obre­ros y cam­pe­si­nos. Dado que su tarea es ser­vir a las masas de obre­ros y cam­pe­si­nos, los inte­lec­tua­les deben, antes que nada, enten­der­los y fami­lia­ri­zar­se con su vida, su tra­ba­jo y sus ideas. Esti­mu­la­mos a los inte­lec­tua­les a que vayan a las masas, a las fábri­cas y al cam­po. Es cosa muy mala que uno nun­ca en la vida se vea con obre­ros o cam­pe­si­nos. Los fun­cio­na­rios del Esta­do, escri­to­res, artis­tas, maes­tros e inves­ti­ga­do­res cien­tí­fi­cos deben apro­ve­char toda opor­tu­ni­dad para acer­car­se a los obre­ros y cam­pe­si­nos. Algu­nos pue­den ir a las fábri­cas o al cam­po sólo a dar una vuel­ta y echar un vis­ta­zo. Esto se lla­ma «ver las flo­res des­de un caba­llo al tro­te» y de todos modos es mejor que no ver nada. Otros pue­den per­ma­ne­cer allí duran­te unos meses lle­van­do a cabo inves­ti­ga­cio­nes y hacien­do ami­gos; esto se lla­ma «des­mon­tar para ver las flo­res». Hay otros más que pue­den vivir allí duran­te un tiem­po con­si­de­ra­ble, diga­mos dos o tres años o aún más, lo cual pue­de ser lla­ma­do «esta­ble­cer­se». Algu­nos inte­lec­tua­les viven ya de hecho entre obre­ros y cam­pe­si­nos; por ejem­plo, los téc­ni­cos indus­tria­les, en las fábri­cas, y los téc­ni­cos agrí­co­las y maes­tros de escue­las rura­les, en el cam­po. Ellos deben cum­plir bien con su tra­ba­jo y fun­dir­se con los obre­ros y cam­pe­si­nos. Es pre­ci­so que el acer­car­se a los obre­ros y cam­pe­si­nos se con­vier­ta en una prác­ti­ca gene­ra­li­za­da, es decir, que lo haga gran núme­ro de inte­lec­tua­les. Natu­ral­men­te, no podrán hacer­lo el cien­to por cien­to de ellos, pues algu­nos, debi­do a una u otra razón, no están en con­di­cio­nes de ir; sin embar­go, aspi­ra­mos a que vaya el mayor núme­ro posi­ble. Tam­po­co pue­den ir todos al mis­mo tiem­po, pero sí por gru­pos y en dife­ren­tes perío­dos. Esta expe­rien­cia de hacer que los inte­lec­tua­les entren en con­tac­to direc­to con los obre­ros y cam­pe­si­nos la tuvi­mos ya en la épo­ca de Yenán. En aquel tiem­po, muchos inte­lec­tua­les en Yenán tenían ideas muy con­fu­sas y se pre­sen­ta­ban con toda cla­se de opi­nio­nes pere­gri­nas. Cele­bra­mos una reunión con ellos y les acon­se­ja­mos ir a las masas. Pos­te­rior­men­te, muchos fue­ron y obtu­vie­ron exce­len­tes resul­ta­dos. Los cono­ci­mien­tos adqui­ri­dos por los inte­lec­tua­les en los libros serán incom­ple­tos, y a veces suma­men­te incom­ple­tos, mien­tras no los inte­gren con la prác­ti­ca. Es fun­da­men­tal­men­te a tra­vés de la lec­tu­ra de libros como los inte­lec­tua­les reci­ben la expe­rien­cia de nues­tros ante­pa­sa­dos. Des­de lue­go, es indis­pen­sa­ble leer libros, pero la sola lec­tu­ra no resuel­ve los pro­ble­mas. Hay que estu­diar la situa­ción actual, las expe­rien­cias prác­ti­cas y mate­ria­les con­cre­tos, y hacer amis­tad con obre­ros y cam­pe­si­nos. For­jar esta amis­tad no es cosa fácil. Tam­bién hoy hay per­so­nas que van a las fábri­cas o al cam­po, y unas obtie­nen resul­ta­dos y otras no. Lo que aquí está de por medio es la posi­ción o acti­tud que se adop­te, un pro­ble­ma de con­cep­ción del mun­do. Abo­ga­mos por «que com­pi­tan cien escue­las», es decir, por que en cada rama del saber pue­da haber múl­ti­ples ten­den­cias y escue­las; pero en cuan­to a la con­cep­ción del mun­do, en la épo­ca actual sólo exis­ten esen­cial­men­te dos escue­las, la pro­le­ta­ria y la bur­gue­sa. Es la una o la otra: la con­cep­ción pro­le­ta­ria del mun­do o la bur­gue­sa. La con­cep­ción comu­nis­ta del mun­do es la con­cep­ción del pro­le­ta­ria­do y de nin­gu­na otra cla­se. La mayo­ría de nues­tros inte­lec­tua­les de hoy pro­vie­ne de la vie­ja socie­dad y de fami­lias no per­te­ne­cien­tes al pue­blo tra­ba­ja­dor. Algu­nos, a pesar de su ori­gen obre­ro o cam­pe­sino, no dejan por ello de ser inte­lec­tua­les bur­gue­ses, pues reci­bie­ron una edu­ca­ción bur­gue­sa antes de la libe­ra­ción y su con­cep­ción del mun­do sigue sien­do en esen­cia bur­gue­sa. Si no se des­ha­cen de lo vie­jo reem­pla­zán­do­lo por la con­cep­ción pro­le­ta­ria del mun­do, segui­rán tenien­do pun­tos de vis­ta, posi­cio­nes y sen­ti­mien­tos dis­tin­tos a los de los obre­ros y cam­pe­si­nos y se sen­ti­rán desadap­ta­dos entre los obre­ros y cam­pe­si­nos, quie­nes, a su vez, no les abri­rán su cora­zón. Si los inte­lec­tua­les se inte­gran con éstos y se hacen sus ami­gos, esta­rán en con­di­cio­nes de apro­piar­se del mar­xis­mo que han apren­di­do en los libros. Para adqui­rir una ver­da­de­ra com­pren­sión del mar­xis­mo, hay que apren­der­lo no sólo en los libros, sino tam­bién y prin­ci­pal­men­te a tra­vés de la lucha de cla­ses, del tra­ba­jo prác­ti­co y del ínti­mo con­tac­to con las masas obre­ras y cam­pe­si­nas. Si, ade­más de leer libros mar­xis­tas, nues­tros inte­lec­tua­les logran cier­ta com­pren­sión del mar­xis­mo a tra­vés del ínti­mo con­tac­to con las masas obre­ras y cam­pe­si­nas y median­te su pro­pio tra­ba­jo prác­ti­co, todos ten­dre­mos un len­gua­je común: no sólo el len­gua­je común del patrio­tis­mo y del sis­te­ma socia­lis­ta, sino tam­bién pro­ba­ble­men­te el de la con­cep­ción comu­nis­ta del mun­do. En este caso, todos tra­ba­ja­re­mos mucho mejor.

En quin­to tér­mino, la rec­ti­fi­ca­ción. Rec­ti­fi­ca­ción sig­ni­fi­ca correc­ción del modo de pen­sar y del esti­lo de tra­ba­jo. Cam­pa­ñas de rec­ti­fi­ca­ción den­tro del Par­ti­do Comu­nis­ta se han lle­va­do a cabo en tres oca­sio­nes: duran­te la Gue­rra de Resis­ten­cia con­tra el Japón, en el cur­so de la Gue­rra de Libe­ra­ción y en los días pos­te­rio­res a la fun­da­ción de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na. Aho­ra, el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta ha resuel­to que se ini­cie este año otra cam­pa­ña de rec­ti­fi­ca­ción den­tro del Par­ti­do. Per­so­nas no per­te­ne­cien­tes al Par­ti­do pue­den tomar par­te o no en ella, según sea su deseo. Esta cam­pa­ña está diri­gi­da prin­ci­pal­men­te a cri­ti­car las siguien­tes ten­den­cias erró­neas en el modo de pen­sar y en el esti­lo de tra­ba­jo: sub­je­ti­vis­mo, buro­cra­tis­mo y sec­ta­ris­mo. Al igual que en la cam­pa­ña de rec­ti­fi­ca­ción efec­tua­da duran­te la Gue­rra de Resis­ten­cia, el méto­do con­sis­ti­rá, pri­me­ro, en estu­diar una serie de docu­men­tos y, sobre esta base, exa­mi­nar cada cual sus pro­pias ideas y su tra­ba­jo y des­ple­gar la crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca con el fin de des­cu­brir los defec­tos y erro­res y de esti­mu­lar lo que sea bueno y correc­to. En el cur­so de la cam­pa­ña, por un lado, debe­mos ser estric­tos, efec­tuan­do con­cien­zu­da y no super­fi­cial­men­te la crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca de los erro­res y defec­tos para lue­go corre­gir­los; por otro, debe­mos pro­ce­der con la sua­vi­dad de una bri­sa, siguien­do el prin­ci­pio de «sacar lec­cio­nes de los erro­res pasa­dos para evi­tar­los en el futu­ro, y tra­tar la enfer­me­dad para sal­var al pacien­te», y opo­ner­nos al pro­ce­di­mien­to de «aca­bar con el tipo de un maza­zo».

El nues­tro es un Par­ti­do gran­de, glo­rio­so y correc­to. Esto es inne­ga­ble. Pero aún tene­mos defec­tos, y esto tam­bién es inne­ga­ble. No debe­mos con­si­de­rar como posi­ti­vo todo lo que hemos hecho sino úni­ca­men­te lo que es correc­to; al mis­mo tiem­po, no debe­mos negar­lo todo, sino sólo lo erró­neo. Si bien los éxi­tos cons­ti­tu­yen lo fun­da­men­tal de nues­tro tra­ba­jo, no son pocos los defec­tos y erro­res. De ahí la nece­si­dad de una cam­pa­ña de rec­ti­fi­ca­ción. ¿Se mina­rá el pres­ti­gio de nues­tro Par­ti­do si cri­ti­ca­mos nues­tro pro­pio sub­je­ti­vis­mo, buro­cra­tis­mo y sec­ta­ris­mo? Pien­so que no. Por el con­tra­rio, esto ser­vi­rá para ele­var­lo. Así lo demos­tró la cam­pa­ña de rec­ti­fi­ca­ción rea­li­za­da duran­te la Gue­rra de Resis­ten­cia, pues acre­cen­tó el pres­ti­gio de nues­tro Par­ti­do, de los cama­ra­das mili­tan­tes y de nues­tros cua­dros vete­ra­nos, y tam­bién per­mi­tió que los nue­vos cua­dros logra­ran gran­des pro­gre­sos. ¿Cuál de los dos temía a la crí­ti­ca, el Par­ti­do Comu­nis­ta o el Kuo­min­tang? El Kuo­min­tang. Este prohi­bió la crí­ti­ca, pero no pudo sal­var­se de la rui­na. El Par­ti­do Comu­nis­ta no teme a la crí­ti­ca, pues somos mar­xis­tas, la ver­dad está de nues­tro lado y las masas fun­da­men­ta­les, los obre­ros y cam­pe­si­nos, están con noso­tros. La cam­pa­ña de rec­ti­fi­ca­ción es, como decía­mos, «una amplia cam­pa­ña de edu­ca­ción mar­xis­ta». Por rec­ti­fi­ca­ción enten­de­mos el estu­dio del mar­xis­mo en todo el Par­ti­do a tra­vés de la crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca. Podre­mos sin duda apren­der más mar­xis­mo en el cur­so de la cam­pa­ña de rec­ti­fi­ca­ción.

La res­pon­sa­bi­li­dad de diri­gir la trans­for­ma­ción y la cons­truc­ción de Chi­na recae sobre noso­tros. Cuan­do haya­mos rec­ti­fi­ca­do nues­tro modo de pen­sar y nues­tro esti­lo de tra­ba­jo, goza­re­mos de mayor ini­cia­ti­va en las tareas nues­tras, sere­mos más capa­ces y tra­ba­ja­re­mos mejor. El país nece­si­ta de mucha gen­te que sir­va de todo cora­zón al pue­blo y a la cau­sa del socia­lis­mo y que quie­ra trans­for­ma­cio­nes. Así debe­mos ser todos los comu­nis­tas. Antes, en la vie­ja Chi­na, hablar de refor­mas era un cri­men que se paga­ba con la deca­pi­ta­ción o la cár­cel. No obs­tan­te, hubo refor­ma­do­res resuel­tos que, sin temor a nada y desafian­do toda cla­se de difi­cul­ta­des, publi­ca­ron libros y perió­di­cos, edu­ca­ron y orga­ni­za­ron al pue­blo y sos­tu­vie­ron infle­xi­bles luchas. Nues­tro poder, la dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca popu­lar, ha pavi­men­ta­do el camino para un rápi­do desa­rro­llo eco­nó­mi­co y cul­tu­ral del país. Sólo han pasa­do unos pocos años des­de el esta­ble­ci­mien­to de nues­tro poder y ya pue­de ver­se todo un cua­dro de flo­re­ci­mien­to sin pre­ce­den­tes de la eco­no­mía, la cul­tu­ra, la edu­ca­ción y la cien­cia. En la lucha por cons­truir una Chi­na nue­va, los comu­nis­tas no teme­mos nin­gu­na difi­cul­tad. Sin embar­go, no bas­ta con nues­tros solos esfuer­zos. Nece­si­ta­mos de muchas per­so­nas no mili­tan­tes del Par­ti­do que ten­gan gran­des idea­les y que, siguien­do el rum­bo del socia­lis­mo y el comu­nis­mo, luchen jun­to con noso­tros valien­te­men­te por la trans­for­ma­ción y cons­truc­ción de nues­tra socie­dad. Es tarea muy ardua ase­gu­rar una vida mejor a los cen­te­na­res de millo­nes de chi­nos y hacer de un país eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral­men­te atra­sa­do como Chi­na, otro prós­pe­ro, pode­ro­so y con ele­va­do nivel cul­tu­ral. Pre­ci­sa­men­te para poder asu­mir esta tarea con mayor efi­ca­cia y tra­ba­jar mejor jun­to con todos aque­llos que, sin ser mili­tan­tes del Par­ti­do, tie­nen altos idea­les y están deci­di­dos a hacer refor­mas, debe­mos des­ple­gar cam­pa­ñas de rec­ti­fi­ca­ción tan­to aho­ra como en el futu­ro y des­pren­der­nos cons­tan­te­men­te de cuan­to haya de erró­neo en noso­tros. Los mate­ria­lis­tas con­se­cuen­tes son intré­pi­dos; espe­ra­mos que todos los que luchan a nues­tro lado asu­man valien­te­men­te sus res­pon­sa­bi­li­da­des, superen las difi­cul­ta­des y no ten­gan mie­do a los reve­ses o las bur­las, ni vaci­len en hacer­nos a noso­tros los comu­nis­tas crí­ti­cas y suge­ren­cias. «Quien no teme morir cor­ta­do en mil peda­zos, se atre­ve a des­mon­tar al empe­ra­dor», este es el espí­ri­tu intré­pi­do que nos exi­ge la lucha por el socia­lis­mo y el comu­nis­mo. Por nues­tra par­te, los comu­nis­tas debe­mos brin­dar faci­li­da­des a los que coope­ran con noso­tros, esta­ble­cer con ellos bue­nas rela­cio­nes de cama­ra­de­ría en la tarea común y unir­nos con ellos para luchar jun­tos.

En sex­to tér­mino, el pro­ble­ma de la uni­la­te­ra­li­dad. Ser uni­la­te­ral sig­ni­fi­ca pen­sar en tér­mi­nos abso­lu­tos, es decir, enfo­car los pro­ble­mas meta­fí­si­ca­men­te. En la valo­ra­ción de nues­tro tra­ba­jo, es uni­la­te­ral con­si­de­rar­lo todo posi­ti­vo o todo nega­ti­vo. Hay toda­vía no poca gen­te den­tro del Par­ti­do Comu­nis­ta, y mucha fue­ra de él, que abor­da las cues­tio­nes de esta mane­ra. Con­si­de­rar­lo todo posi­ti­vo es ver sólo lo bueno y per­der de vis­ta lo malo, es admi­tir úni­ca­men­te los elo­gios y no las crí­ti­cas. Pre­sen­tar nues­tro tra­ba­jo como si fue­ra total­men­te bueno es con­tra­de­cir los hechos. No es cier­to que todo sea bueno; toda­vía exis­ten defi­cien­cias y erro­res. Pero tam­po­co es cier­to que todo sea malo; pen­sar así es, igual­men­te, ir en con­tra de los hechos. De ahí la nece­si­dad de hacer aná­li­sis. Negar­lo todo es creer, sin nin­gún aná­li­sis, que nada se ha hecho bien y que la gran­dio­sa empre­sa de la cons­truc­ción socia­lis­ta, esta gran lucha en la que par­ti­ci­pan cen­te­na­res de millo­nes de per­so­nas, es un embro­llo sin nada digno de elo­gio. Esta mane­ra de abor­dar las cosas es suma­men­te erró­nea y per­ju­di­cial y sólo con­tri­bu­ye a des­alen­tar a la gen­te, aun­que muchas de las per­so­nas que adop­tan este enfo­que se dife­ren­cian de las que son hos­ti­les al sis­te­ma socia­lis­ta. En la valo­ra­ción de nues­tro tra­ba­jo, es erró­neo tan­to el pun­to de vis­ta de que todo es posi­ti­vo como el de que todo es nega­ti­vo. A los que incu­rren en esta uni­la­te­ra­li­dad los debe­mos cri­ti­car, pero, natu­ral­men­te, con una acti­tud de ayu­da, par­tien­do del prin­ci­pio de «sacar lec­cio­nes de los erro­res pasa­dos para evi­tar­los en el futu­ro, y tra­tar la enfer­me­dad para sal­var al pacien­te».

Hay quie­nes argu­yen que, como se tra­ta de una cam­pa­ña de rec­ti­fi­ca­ción y como a todo el mun­do se le pide expre­sar sus opi­nio­nes, la uni­la­te­ra­li­dad es inevi­ta­ble y que, por tan­to, al pro­po­ner evi­tar la uni­la­te­ra­li­dad, pare­ce que, en reali­dad, se quie­re impe­dir que la gen­te hable. ¿Es acer­ta­da esta obser­va­ción? Es difí­cil exi­gir que no haya en nadie un míni­mo ras­tro de uni­la­te­ra­li­dad. La gen­te siem­pre exa­mi­na y tra­ta los pro­ble­mas y expre­sa su cri­te­rio a la luz de su pro­pia expe­rien­cia; por eso, es inelu­di­ble que a veces mues­tre un poco de uni­la­te­ra­li­dad. Sin embar­go; ¿no debe­ría­mos pedir­le que supere gra­dual­men­te esa uni­la­te­ra­li­dad y mire los pro­ble­mas con una visión más o menos com­ple­ta? En mi opi­nión, se le debe pedir. Si pro­ce­dié­ra­mos de otra for­ma, si no exi­gié­se­mos que de día en día, de año en año, hubie­ra un mayor núme­ro de gen­te capaz de enfo­car los pro­ble­mas con una visión más o menos com­ple­ta, nos estan­ca­ría­mos y esta­ría­mos dan­do car­ta blan­ca a la uni­la­te­ra­li­dad, lo cual equi­val­dría a ir en con­tra del pro­pó­si­to de la cam­pa­ña de rec­ti­fi­ca­ción. Uni­la­te­ra­li­dad sig­ni­fi­ca vio­la­ción de la dia­léc­ti­ca. Pedi­mos que gra­dual­men­te se divul­gue la dia­léc­ti­ca y que, paso a paso, todos apren­dan a mane­jar este méto­do cien­tí­fi­co. A algu­nos de los artícu­los que aho­ra apa­re­cen lo que les sobra en gran­di­lo­cuen­cia les fal­ta en con­te­ni­do, pues no saben ana­li­zar los pro­ble­mas y care­cen de argu­men­tos y fuer­za con­vin­cen­te. Es desea­ble que cada vez haya menos artícu­los de este tipo. Al escri­bir un artícu­lo, uno no debe estar pen­san­do todo el tiem­po «¡Qué bri­llan­te soy!», sino con­si­de­rar a sus lec­to­res en abso­lu­to pie de igual­dad. Si uno dice algo erró­neo, la gen­te lo refu­ta­rá, aun­que ten­ga muchos años de mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria. Cuan­to más aires se dé una per­so­na, menos caso le hará la gen­te y menos se moles­ta­rá en leer sus artícu­los. Debe­mos cum­plir hones­ta­men­te con nues­tro tra­ba­jo, tra­tar las cosas con espí­ri­tu ana­lí­ti­co, escri­bir artícu­los que ten­gan fuer­za con­vin­cen­te y nun­ca dar­nos ínfu­las para ame­dren­tar a la gen­te.

Hay quie­nes sos­tie­nen que la uni­la­te­ra­li­dad se pue­de evi­tar en un escri­to exten­so, pero no en un ensa­yo cor­to. ¿Nece­sa­ria­men­te tie­ne que pecar de uni­la­te­ra­li­dad un ensa­yo cor­to? Como ya he dicho, muchas veces es difí­cil elu­dir la uni­la­te­ra­li­dad y no hay nada de terri­ble en que se des­li­ce por ahí una briz­na de ella. Exi­gir que todo el mun­do enfo­que los pro­ble­mas con una visión com­ple­tí­si­ma sig­ni­fi­ca­ría estor­bar el desa­rro­llo de la crí­ti­ca. No obs­tan­te, pedi­mos que cada uno se esfuer­ce por enfo­car los pro­ble­mas con una visión más o menos com­ple­ta y por evi­tar la uni­la­te­ra­li­dad tan­to en los artícu­los lar­gos como en los cor­tos, inclui­dos los ensa­yos. Algu­nos pre­gun­tan: ¿Cómo es posi­ble hacer aná­li­sis en un ensa­yo de unos pocos cien­tos o de mil a dos mil carac­te­res? Yo res­pon­do: ¿Por qué no? ¿Aca­so no lo logró Lu Sin? Méto­do ana­lí­ti­co es méto­do dia­léc­ti­co. Cuan­do deci­mos aná­li­sis, nos refe­ri­mos a ana­li­zar las con­tra­dic­cio­nes en las cosas. No es posi­ble nin­gún aná­li­sis acer­ta­do sin un cono­ci­mien­to ínti­mo de la vida ni una com­pren­sión real de las con­tra­dic­cio­nes que se hallan sobre la mesa. Los ensa­yos de Lu Sin escri­tos en los últi­mos años de su vida son de una extra­or­di­na­ria pro­fun­di­dad y vigor y están exen­tos de uni­la­te­ra­li­dad, pre­ci­sa­men­te por­que ya en ese enton­ces había asi­mi­la­do la dia­léc­ti­ca. A algu­nos escri­tos de Lenin tam­bién se los pue­de lla­mar ensa­yos cor­tos; son satí­ri­cos y mor­da­ces, pero no tie­nen nada de uni­la­te­ra­li­dad. Casi todos los ensa­yos de Lu Sin apun­ta­ban al enemi­go, mien­tras que los de Lenin esta­ban diri­gi­dos unos al enemi­go y otros a cama­ra­das. ¿Se pue­de escri­bir ensa­yos al esti­lo de Lu Sin con­tra los erro­res y defec­tos en el seno del pue­blo? Creo que sí. Por supues­to, debe­mos tra­zar una línea divi­so­ria entre el enemi­go y noso­tros, y no adop­tar una posi­ción hos­til hacia nues­tros cama­ra­das tra­tán­do­los como a enemi­gos. Hay que hablar en un len­gua­je lleno del ardien­te deseo de defen­der la cau­sa del pue­blo y de ele­var su con­cien­cia polí­ti­ca, y en nin­gún momen­to debe haber ridi­cu­li­za­ción o ata­que en el enfo­que que se rea­li­za.

¿Qué hacer cuan­do la gen­te no se atre­ve a escri­bir? Algu­nas per­so­nas dicen que, aun cuan­do tie­nen algo sobre qué escri­bir, no se atre­ven a hacer­lo por temor de ofen­der a otros o de ser cri­ti­ca­das. Pien­so que esos rece­los deben des­car­tar­se. El nues­tro es un poder demo­crá­ti­co popu­lar, y esto ase­gu­ra un ambien­te pro­pi­cio para escri­bir en inte­rés del pue­blo. La polí­ti­ca de «que se abran cien flo­res y que com­pi­tan cien escue­las» ofre­ce nue­vas garan­tías para el flo­re­ci­mien­to de la cien­cia y el arte. Si lo que usted escri­be es correc­to, no tie­ne por qué temer a la crí­ti­ca y, a tra­vés del deba­te, pue­de acla­rar aún más sus correc­tos pun­tos de vis­ta. Si, en cam­bio, lo que escri­be es erró­neo, la crí­ti­ca pue­de ayu­dar­le a corre­gir, y en eso no hay nada de malo. En nues­tra socie­dad, la crí­ti­ca y la con­tra­crí­ti­ca revo­lu­cio­na­rias y com­ba­ti­vas cons­ti­tu­yen un méto­do efi­caz para poner al des­cu­bier­to las con­tra­dic­cio­nes y resol­ver­las, desa­rro­llar la cien­cia y el arte y ase­gu­rar el éxi­to en todo nues­tro tra­ba­jo.

En sép­ti­mo tér­mino, ¿«aper­tu­ra» o «res­tric­ción» de la expre­sión de opi­nio­nes? Este es un pro­ble­ma de orien­ta­ción. «Que se abran cien flo­res y que com­pi­tan cien escue­las» es una orien­ta­ción fun­da­men­tal y a lar­go pla­zo, de nin­gún modo tran­si­to­ria. En la dis­cu­sión, han expre­sa­do uste­des su desacuer­do con la «res­tric­ción», y yo pien­so que tie­nen toda la razón. El Comi­té Cen­tral del Par­ti­do opi­na que lo que debe haber es «aper­tu­ra» y no «res­tric­ción».

En la con­duc­ción de nues­tro país se pue­de adop­tar uno de estos dos méto­dos u orien­ta­cio­nes: «aper­tu­ra» o «res­tric­ción». «Aper­tu­ra» sig­ni­fi­ca dar a la gen­te la posi­bi­li­dad de expre­sar­se libre­men­te, de mane­ra que se atre­va a hablar, cri­ti­car y deba­tir; sig­ni­fi­ca no temer a las opi­nio­nes erró­neas ni a las espe­cies vene­no­sas; quie­re decir alen­tar el deba­te y la crí­ti­ca entre per­so­nas de cri­te­rios diver­gen­tes, per­mi­tien­do tan­to la liber­tad de crí­ti­ca como la de con­tra­crí­ti­ca; sig­ni­fi­ca no repri­mir las opi­nio­nes erró­neas, sino con­ven­cer a la gen­te median­te el razo­na­mien­to. «Res­tric­ción» quie­re decir no per­mi­tir que nadie mani­fies­te opi­nio­nes diver­gen­tes e ideas equi­vo­ca­das, y «aca­bar con ellos de un maza­zo» si lle­ga a hacer­lo. Lejos de resol­ver las con­tra­dic­cio­nes, este méto­do no hace sino agra­var­las. De estas dos orien­ta­cio­nes, «aper­tu­ra» y «res­tric­ción», hay que ele­gir una. Noso­tros opta­mos por la pri­me­ra, por­que es la orien­ta­ción que con­tri­bui­rá a con­so­li­dar nues­tro país y a desa­rro­llar nues­tra cul­tu­ra.

Con esta orien­ta­ción de «aper­tu­ra» nos pro­po­ne­mos unir en torno nues­tro a los varios millo­nes de inte­lec­tua­les y hacer que cam­bien su actual fiso­no­mía espi­ri­tual. Como ya he dicho antes, la abru­ma­do­ra mayo­ría de nues­tros inte­lec­tua­les quie­ren pro­gre­sar, y desean y pue­den reedu­car­se. La polí­ti­ca que adop­te­mos a este res­pec­to juga­rá un papel muy impor­tan­te. El pro­ble­ma de los inte­lec­tua­les es, ante todo, de orden ideo­ló­gi­co, y los méto­dos rudos y coer­ci­ti­vos en el tra­ta­mien­to de los pro­ble­mas ideo­ló­gi­cos sólo traen per­jui­cios y no ven­ta­jas. La reedu­ca­ción de los inte­lec­tua­les, y en espe­cial la trans­for­ma­ción de su con­cep­ción del mun­do, es un pro­ce­so que requie­re lar­go tiem­po. Nues­tros cama­ra­das deben com­pren­der que la reedu­ca­ción ideo­ló­gi­ca supo­ne un tra­ba­jo pro­lon­ga­do, pacien­te y minu­cio­so, y que no se pue­de pre­ten­der que con unas cuan­tas con­fe­ren­cias o reunio­nes la gen­te cam­bie su ideo­lo­gía, for­ma­da a lo lar­go de déca­das de vida. La úni­ca for­ma de hacer que acep­te algo es la per­sua­sión, en nin­gún caso la coac­ción. Con la coac­ción sólo se con­si­gue some­ter, jamás con­ven­cer. Es inú­til todo inten­to de impo­ner las cosas por la fuer­za. Este méto­do sólo pue­de uti­li­zar­se con el enemi­go, pero nun­ca con cama­ra­das o ami­gos. ¿Qué hacer si no sabe­mos con­ven­cer? Bueno, enton­ces tene­mos que apren­der. Debe­mos apren­der a ven­cer toda cla­se de ideas erró­neas a tra­vés del deba­te y el razo­na­mien­to.

«Que se abran cien flo­res» es un medio para desa­rro­llar el arte y «que com­pi­tan cien escue­las», un medio para desa­rro­llar la cien­cia. Esta polí­ti­ca no sólo es un buen medio para impul­sar la cien­cia y el arte sino que, si se le da una apli­ca­ción más amplia, pue­de ser un buen méto­do para todo nues­tro tra­ba­jo, y nos per­mi­ti­rá come­ter menos erro­res. Hay muchas cosas que no enten­de­mos y que, por tan­to, somos inca­pa­ces de resol­ver, pero, por medio del deba­te y la lucha, lle­ga­re­mos a com­pren­der­las y a saber cómo solu­cio­nar­las. La ver­dad se desa­rro­lla a tra­vés del deba­te entre pun­tos de vis­ta dife­ren­tes. El mis­mo méto­do pue­de adop­tar­se con res­pec­to a todo lo que sea vene­no­so, anti­mar­xis­ta, por­que el mar­xis­mo será desa­rro­lla­do en la lucha con­tra lo anti­mar­xis­ta. Este es el desa­rro­llo por medio de la lucha de con­tra­rios, desa­rro­llo que está de acuer­do con la dia­léc­ti­ca.

¿No se ha habla­do siem­pre de lo ver­da­de­ro, lo bueno y lo her­mo­so? Sus con­tra­rios son lo fal­so, lo malo y lo feo. Sin estos últi­mos, no exis­ti­rían los pri­me­ros. La ver­dad exis­te en opo­si­ción a la fal­se­dad. Tan­to en la socie­dad huma­na como en la natu­ra­le­za, un todo se divi­de inva­ria­ble­men­te en par­tes dife­ren­tes, sólo que el con­te­ni­do y la for­ma varían según las con­di­cio­nes con­cre­tas. Siem­pre ha de haber cosas erró­neas y fenó­me­nos feos. Siem­pre exis­ti­rán con­tra­rios como lo correc­to y lo erró­neo, lo bueno y lo malo, lo her­mo­so y lo feo. Lo mis­mo suce­de con las flo­res fra­gan­tes y las hier­bas vene­no­sas. La rela­ción entre lo uno y lo otro es la de uni­dad y lucha de con­tra­rios. Sin com­pa­ra­ción no pue­de haber dife­ren­cia­ción; sin dife­ren­cia­ción ni lucha no pue­de haber desa­rro­llo. La ver­dad se desa­rro­lla en lucha con la fal­se­dad. Es así como se desa­rro­lla el mar­xis­mo. El mar­xis­mo avan­za en lucha con­tra la ideo­lo­gía bur­gue­sa y peque­ño­bur­gue­sa y sólo a tra­vés de la lucha pue­de avan­zar.

Esta­mos a favor de la «aper­tu­ra», pero ésta, lejos de ser exce­si­va ha sido insu­fi­cien­te has­ta aho­ra. No debe­mos temer a la «aper­tu­ra» y tam­po­co a las crí­ti­cas ni a las hier­bas vene­no­sas. El mar­xis­mo es una ver­dad cien­tí­fi­ca; no tie­ne mie­do a la crí­ti­ca ni pue­de ser derro­ta­do por ella. Igual ocu­rre con el Par­ti­do Comu­nis­ta y el gobierno popu­lar: no temen a la crí­ti­ca ni pue­den ser derro­ta­dos por ésta. Siem­pre habrá cosas erró­neas y de esto no hay por qué asus­tar­se. Recien­te­men­te se ha lle­va­do a esce­na algu­nos absur­dos e inmun­di­cias. Hay cama­ra­das que se han mos­tra­do muy preo­cu­pa­dos con esto. En mi opi­nión, no impor­ta mucho que haya un poco de ese géne­ro de cosas; en unas cuan­tas déca­das des­apa­re­ce­rán por com­ple­to de los esce­na­rios, y aun­que se quie­ra, ya no se las podrá ver. Debe­mos pro­mo­ver lo correc­to y opo­ner­nos a lo inco­rrec­to, pero sin temor de que la gen­te entre en con­tac­to con cosas erró­neas. No solu­cio­na­rán nin­gún pro­ble­ma las sim­ples órde­nes admi­nis­tra­ti­vas que prohí­ban a la gen­te tener con­tac­to con fenó­me­nos anor­ma­les y feos e ideas erró­neas, así como ver absur­dos e inmun­di­cias en esce­na. Por supues­to, no estoy pro­pi­cian­do la divul­ga­ción de tales absur­dos e inmun­di­cias, sólo digo que «no impor­ta mucho que haya un poco de ese géne­ro de cosas». La exis­ten­cia de unas cuan­tas cosas erró­neas no debe ser moti­vo de extra­ñe­za ni temor, pues más bien per­mi­ti­rá que la gen­te apren­da a luchar mejor con­tra ellas. Ni siquie­ra las gran­des tor­men­tas tie­nen nada de temi­ble. Es en medio de gran­des tor­men­tas como pro­gre­sa la socie­dad huma­na.

En nues­tro país sub­sis­ti­rá por lar­go tiem­po la ideo­lo­gía bur­gue­sa y peque­ño­bur­gue­sa, las ideas anti­mar­xis­tas. Se ha esta­ble­ci­do en lo fun­da­men­tal el sis­te­ma socia­lis­ta. Hemos obte­ni­do la vic­to­ria bási­ca en la trans­for­ma­ción de la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción, pero toda­vía no hemos logra­do la vic­to­ria com­ple­ta en los fren­tes polí­ti­co e ideo­ló­gi­co. En el terreno ideo­ló­gi­co, toda­vía no se ha resuel­to en defi­ni­ti­va la cues­tión de quién ven­ce­rá: el pro­le­ta­ria­do o la bur­gue­sía. Aún debe­mos sos­te­ner una lucha pro­lon­ga­da con­tra la ideo­lo­gía bur­gue­sa y peque­ño­bur­gue­sa. Es erró­neo igno­rar esto y aban­do­nar la lucha ideo­ló­gi­ca. Todas las ideas erró­neas, todas las hier­bas vene­no­sas y todos los absur­dos e inmun­di­cias deben ser some­ti­dos a crí­ti­ca; en nin­gu­na cir­cuns­tan­cia pode­mos tole­rar que cun­dan libre­men­te. Sin embar­go, la crí­ti­ca debe ser ple­na­men­te razo­na­da, ana­lí­ti­ca y con­vin­cen­te, y no bur­da y buro­crá­ti­ca, ni meta­fí­si­ca y dog­má­ti­ca.

Des­de hace mucho tiem­po se ha veni­do cri­ti­can­do pro­fu­sa­men­te el dog­ma­tis­mo. Esto es nece­sa­rio, pero con fre­cuen­cia se des­cui­da la crí­ti­ca al revi­sio­nis­mo. Tan­to el dog­ma­tis­mo como el revi­sio­nis­mo son con­tra­rios al mar­xis­mo. Inde­fec­ti­ble­men­te, el mar­xis­mo avan­za­rá, pro­gre­sa­rá con el desa­rro­llo de la prác­ti­ca y no per­ma­ne­ce­rá está­ti­co. Que­da­ría sin vida si se estan­ca­ra y este­reo­ti­pa­ra. No obs­tan­te, nun­ca se deben vio­lar los prin­ci­pios bási­cos del mar­xis­mo; vio­lar­los con­du­ce a come­ter erro­res. Es dog­ma­tis­mo enfo­car el mar­xis­mo des­de el pun­to de vis­ta meta­fí­si­co, con­si­de­rán­do­lo como algo fosi­li­za­do. Es revi­sio­nis­mo negar los prin­ci­pios bási­cos del mar­xis­mo, la ver­dad uni­ver­sal del mar­xis­mo. El revi­sio­nis­mo es una varie­dad de la ideo­lo­gía bur­gue­sa. Los revi­sio­nis­tas borran lo que dis­tin­gue el socia­lis­mo del capi­ta­lis­mo, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do de la dic­ta­du­ra bur­gue­sa. Lo que pre­co­ni­zan no es, de hecho, la línea socia­lis­ta, sino la capi­ta­lis­ta. En las cir­cuns­tan­cias actua­les, el revi­sio­nis­mo es más per­ni­cio­so aún que el dog­ma­tis­mo. Una impor­tan­te tarea que actual­men­te enca­ra­mos en el fren­te ideo­ló­gi­co es des­ple­gar la crí­ti­ca al revi­sio­nis­mo.

En octa­vo y últi­mo tér­mino, los comi­tés del Par­ti­do pro­vin­cia­les, muni­ci­pa­les y de región autó­no­ma deben tomar en sus manos el pro­ble­ma ideo­ló­gi­co. Este es un pun­to que algu­nos de los cama­ra­das aquí pre­sen­tes que­rían que yo tra­ta­ra. En muchos luga­res, los comi­tés del Par­ti­do aún no han toma­do en sus manos este pro­ble­ma, o han hecho muy poco al res­pec­to. La razón prin­ci­pal es que están muy ata­rea­dos. Pero deben hacer­lo inde­fec­ti­ble­men­te. Por «tomar en las manos» quie­ro decir que este pro­ble­ma debe ser colo­ca­do en el orden del día y ser estu­dia­do. En nues­tro país, las vas­tas y tem­pes­tuo­sas luchas cla­sis­tas de las masas, carac­te­rís­ti­cas de los perío­dos de revo­lu­ción, en lo fun­da­men­tal han lle­ga­do a su fin; pero toda­vía hay lucha de cla­ses, prin­ci­pal­men­te en los fren­tes polí­ti­co e ideo­ló­gi­co, don­de ésta se pre­sen­ta inclu­so muy enco­na­da. El pro­ble­ma de la ideo­lo­gía ha pasa­do a ser de sin­gu­lar impor­tan­cia. Los pri­me­ros secre­ta­rios de los comi­tés del Par­ti­do en todos los luga­res deben ocu­par­se per­so­nal­men­te de esta cues­tión, que sólo podrá ser resuel­ta correc­ta­men­te cuan­do le hayan pres­ta­do seria aten­ción y la hayan estu­dia­do. En todas par­tes deben con­vo­car­se reunio­nes sobre el tra­ba­jo de pro­pa­gan­da, simi­la­res a la que esta­mos cele­bran­do aquí, para dis­cu­tir sobre su labor ideo­ló­gi­ca y sobre todos los pro­ble­mas vin­cu­la­dos con ésta. A tales reunio­nes no sólo deben asis­tir cama­ra­das del Par­ti­do sino tam­bién gen­te de fue­ra de él, inclu­yen­do a per­so­nas de dife­ren­tes opi­nio­nes. Todo esto es para bien y nin­gún per­jui­cio pue­de sur­gir de ello, como lo ha demos­tra­do la expe­rien­cia de la pre­sen­te con­fe­ren­cia.

12 de mar­zo de 1957

>

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: