¿De dónde provienen las ideas correctas?

¿De dón­de pro­vie­nen las ideas correc­tas?1 ¿Caen del cie­lo? No. ¿Son inna­tas de los cere­bros? No. Sólo pue­den pro­ve­nir de la prác­ti­ca social, de las tres cla­ses de prác­ti­ca: la lucha por la pro­duc­ción, la lucha de cla­ses y los expe­ri­men­tos cien­tí­fi­cos en la socie­dad. La exis­ten­cia social de la gen­te deter­mi­na sus pen­sa­mien­tos. Una vez domi­na­das por las masas, las ideas correc­tas carac­te­rís­ti­cas de la cla­se avan­za­da se con­ver­ti­rán en una fuer­za mate­rial para trans­for­mar la socie­dad y el mun­do. En la prác­ti­ca social, la gen­te se enfren­ta con toda cla­se de luchas y extrae ricas expe­rien­cias de sus éxi­tos y fra­ca­sos. Innu­me­ra­bles fenó­me­nos de la reali­dad obje­ti­va se refle­jan en los cere­bros de las gen­tes por medio de los órga­nos de sus cin­co sen­ti­do —la vis­ta, el oído, el olfa­to, el gus­to y el tac­to. Al comien­zo, el cono­ci­mien­tos es pura­men­te sen­si­ti­vo. Al acu­mu­lar­se cuan­ti­ta­ti­va­men­te este cono­ci­mien­to sen­si­ti­vo se pro­du­ci­rá un sal­to y se con­ver­ti­rá en cono­ci­mien­to racio­nal, en ideas. Este es el pro­ce­so del cono­ci­mien­to. Es la pri­me­ra eta­pa del pro­ce­so de cono­ci­mien­to en su con­jun­to, la eta­pa que con­du­ce de la mate­ria obje­ti­va a la con­cien­cia sub­je­ti­va, de la exis­ten­cia a las ideas. En esta eta­pa, toda­vía no se ha com­pro­ba­do si la con­cien­cia y las ideas (inclu­yen­do teo­rías, polí­ti­cas, pla­nes y reso­lu­cio­nes) refle­jan correc­ta­men­te las leyes de la reali­dad obje­ti­va, toda­vía no se pue­de deter­mi­nar si son jus­tas. Lue­go, se pre­sen­ta la segun­da eta­pa del pro­ce­so del cono­ci­mien­to, la eta­pa que con­du­ce de la con­cien­cia a la mate­ria, de las ideas a la exis­ten­cia, esto es, apli­car a la prác­ti­ca social el cono­ci­mien­to obte­ni­do en la pri­me­ra eta­pa, para ver si esas teo­rías, polí­ti­cas, pla­nes y reso­lu­cio­nes pue­den alcan­zar las con­se­cuen­cias espe­ra­das. Hablan­do en gene­ral, los que resul­tan bien son ade­cua­dos, y los que resul­tan mal son erró­neos, espe­cial­men­te en la lucha de la huma­ni­dad con­tra la natu­ra­le­za. En las luchas socia­les, las fuer­zas que repre­sen­tan a la cla­se avan­za­da a veces pade­cen algún fra­ca­so, mas no a cau­sa de que sus ideas sean inco­rrec­tas, sino de que en la corre­la­ción de las fuer­zas en lucha, las fuer­zas avan­za­das aún no son tan pode­ro­sas por el momen­to como las reac­cio­na­rias, y por con­si­guien­te fra­ca­san tem­po­ral­men­te, pero alcan­za­rán los éxi­tos pre­vis­tos tar­de o tem­prano. Des­pués de las prue­bas de la prác­ti­ca, el cono­ci­mien­to de la gen­te rea­li­za­rá otro sal­to, que es más impor­tan­te aún que el ante­rior. Por­que sólo median­te el segun­do sal­to pue­de pro­bar­se lo acer­ta­do o erró­neo del pri­mer sal­to del cono­ci­mien­to, esto es, de las ideas, teo­rías, polí­ti­cas, pla­nes y reso­lu­cio­nes for­ma­das duran­te el cur­so de la refle­xión de la reali­dad obje­ti­va. No hay otro méto­do para com­pro­bar la ver­dad. La úni­ca fina­li­dad del pro­le­ta­ria­do en su cono­ci­mien­to del mun­do es trans­for­mar­lo. A menu­do sólo se pue­de lograr un cono­ci­mien­to correc­to des­pués de muchas reite­ra­cio­nes del pro­ce­so que con­du­ce de la mate­ria a la con­cien­cia y de la con­cien­cia a la mate­ria, es decir, de la prác­ti­ca al cono­ci­mien­to y del cono­ci­mien­to a la prác­ti­ca. Esta es la teo­ría mar­xis­ta del cono­ci­mien­to, es la teo­ría mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca del cono­ci­mien­to. Muchos de nues­tros cama­ra­das toda­vía no com­pren­den esta teo­ría del cono­ci­mien­to. Cuan­do se les pre­gun­ta de dón­de extraen sus ideas, opi­nio­nes polí­ti­cas, méto­dos, pla­nes, con­clu­sio­nes, elo­cuen­tes dis­cur­sos y lar­gos artícu­los, con­si­de­ran extra­ña la pre­gun­ta y no pue­den con­tes­tar. Encuen­tran incom­pren­si­bles los fre­cuen­tes fenó­me­nos de sal­to en la vida coti­dia­na en que la mate­ria pue­de trans­for­mar­se en con­cien­cia y la con­cien­cia en mate­ria. Por eso, es pre­ci­so edu­car a nues­tros cama­das en la teo­ría mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca del cono­ci­mien­to para que orien­ten correc­ta­men­te sus pen­sa­mien­tos, sepan inves­ti­gar y estu­diar bien, reali­cen el balan­ce de sus expe­rien­cias, superen las difi­cul­ta­des, come­tan menos erro­res, tra­ba­jen bien y luchen esfor­za­da­men­te para con­ver­tir a Chi­na en una gran poten­cia socia­lis­ta y ayu­dar a las gran­des masas de los pue­blos opri­mi­dos y explo­ta­dos del mun­do, cum­plien­do así los gran­des debe­res inter­na­cio­na­lis­tas que habre­mos de asu­mir.

Mao Zedong

Mayo de 1963

>

  1. Este artícu­lo es un frag­men­to de Deci­sio­nes del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na sobre algu­nos pro­ble­mas en el actual tra­ba­jo rural (pro­yec­to), que fue ela­bo­ra­do bajo la pre­si­den­cia de Mao Zedong, que redac­tó el tex­to extraí­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: