Aumenta la violencia sexual en conflictos – Diagonal

24_sudan_venus_veldhoen_MSF2-383x310

“Les ase­gu­ro que esta­mos vivien­do un ver­da­de­ro dra­ma, el núme­ro de víc­ti­mas de crí­me­nes sexua­les que reci­bi­mos es muy alto. En estos momen­tos ten­go 15 pacien­tes que me espe­ran en con­sul­ta. Lle­gan de todos los rin­co­nes”, expli­ca Céli­le Mulo­lo, psi­có­lo­ga en el hos­pi­tal Pan­zi de Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Con­go (RDC) a una perio­dis­ta de la pro­duc­to­ra Lola­mo­ra. A Pan­zi acu­den muje­res no sólo des­de Con­go, sino des­de otros paí­ses de la región afri­ca­na de los Gran­des Lagos, como Burun­di o Ruan­da, a bus­car palia­ti­vos a los estra­gos de la vio­len­cia sexual: úte­ros des­tro­za­dos, fís­tu­las, sida…

La cam­pa­ña Desafian­do el silen­cio con­tra la vio­len­cia sexual pro­mo­vi­da por Lola­mo­ra une a muje­res perio­dis­tas de Euro­pa, Áfri­ca y Lati­noa­mé­ri­ca. Como decla­ra­ción de prin­ci­pios, Tatia­na Mira­lles, una de las perio­dis­tas pro­mo­to­ras, des­cri­be la vio­len­cia sexual con­tra las muje­res como “un con­ti­nuum en la his­to­ria” pero sub­ra­ya que “la movi­li­za­ción de las muje­res con­tra esa vio­len­cia tam­bién lo es”. A lo lar­go de los cua­tro pro­gra­mas de radio que se reco­gen en el DVD que han dis­tri­bui­do en medios de comu­ni­ca­ción de todo el mun­do (dis­po­ni­bles en la pági­na lola​mo​ra​.net) se reco­gen tes­ti­mo­nios de muje­res de Con­go, Ruan­da y Ango­la: muje­res agre­di­das, pero tam­bién muje­res acti­vis­tas que se han uni­do para hablar y exi­gir “ver­dad, jus­ti­cia y repa­ra­ción”.

El pri­mer ate­rri­za­je de esta cam­pa­ña para docu­men­tar los crí­me­nes sexua­les –reco­no­ci­dos como de lesa huma­ni­dad por el Esta­tu­to de Roma– fue en RDC, lugar en el que la viru­len­cia geno­ci­da alcan­zó dimen­sio­nes sal­va­jes. “Entre 1996 y 2003, sólo en la región Kivu, ha habi­do unas 40.000 muje­res vio­la­das. Habla­mos de vio­la­cio­nes en gru­po, de intro­duc­ción en la vagi­na de ins­tru­men­tos, des­tro­zan­do a las muje­res”, apun­ta Mira­lles. Allí reco­gie­ron tes­ti­mo­nios como el de Marie, vio­la­da por hom­bres arma­dos ruan­de­ses que mata­ron a sus dos hijos ante sus ojos: “Allá éra­mos com­pa­ra­bles a los ani­ma­les, nos pega­ban sin pie­dad. No sé quién es el padre pero aho­ra estoy emba­ra­za­da de seis meses. Ellos nos vio­la­ban tres veces por día”.

Gode­li­ve Muka­sa­ri, de la orga­ni­za­ción ruan­de­sa de muje­res SEVOTA, insis­te en la nece­si­dad de “acom­pa­ña­mien­to, jus­ti­cia y repa­ra­ción”. “Hay muje­res a las que se les han muti­la­do sus órga­nos geni­ta­les exter­nos y hoy sufren y viven con difi­cul­tad. Debe­ría haber repa­ra­ción e indem­ni­za­ción para esas situa­cio­nes”, insis­te. En Ruan­da duran­te el geno­ci­dio de 1994, unas 250.000 muje­res fue­ron víc­ti­mas de vio­la­ción, escla­vi­tud sexual, emba­ra­zo for­za­do y muti­la­cio­nes geni­ta­les. Per­die­ron sus fami­lias y sus tie­rras. Aun­que se creó un Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal ad hoc en 1994, las muje­res se sin­tie­ron incó­mo­das al care­cer de acom­pa­ña­mien­to y tra­ta­mien­to ade­cua­do.

Domi­ti­lle Buka­nag­wan­za, secre­ta­ria nacio­nal de los tri­bu­na­les popu­la­res de jus­ti­cia tra­di­cio­nal Gaca­ca, des­ta­ca el carác­ter geno­ci­da de las agre­sio­nes, para evi­tar la repro­duc­ción: “Es así como intro­du­cían árbo­les, inclu­so bote­llas, todo lo que uste­des se pue­dan ima­gi­nar, en el úte­ro de las muje­res”. Y tras este dolor, lle­gó el silen­cio al que las víc­ti­mas se ven some­ti­das. En pala­bras de la escri­to­ra ruan­de­sa Ester Muja­wa­yo: “En cuan­to comen­zá­ba­mos a con­tar lo que había­mos vivi­do, nos cor­ta­ban y nos decían: ‘¡Uy! ¡Calla, calla, es horri­ble!”.

Según Otae­gi, las muje­res que quie­ren hablar “rom­pen el dis­cur­so ofi­cial del ‘ya pasó’ por­que sus cuer­pos y sus men­tes, el sida y los hijos pro­duc­tos de las vio­la­cio­nes dan cuen­ta de ello”. Susa­na Men­dez, edi­to­ra del perió­di­co Ango­le­se y miem­bro de la cam­pa­ña, seña­la que la lucha actual de las muje­res ango­le­ñas se cen­tra en la vio­len­cia domés­ti­ca. “De la cues­tión de la gue­rra no se habla mucho. Por una espe­cie de con­sen­so men­tal se pien­sa que es mejor no dis­cu­tir”, acla­ra. Para esta acti­vis­ta, “la comu­ni­dad inter­na­cio­nal está en silen­cio por­que somos un país rico, que tie­ne petró­leo, dia­man­tes…”. Ella y sus com­pa­ñe­ras, por con­tra, siguen desafian­do el silen­cio.

Patri­cia Man­ri­que

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: