Bosquejando el horror y el error de la Partición de Palestina 62 Aniversario de la Nakba – ABP

Obli­ga­dos a pagar los vejá­me­nes de Euro­pa, los pales­ti­nos fue­ron arran­ca­dos de sus tie­rras para con­ver­tir­los en los men­di­gos del mun­do. Sin hogar, sin tie­rra y con una fuer­te car­ga de dolor e injus­ti­cia, trans­cu­rrie­ron con el peso de su vida estos fatí­di­cos 62 años. En el que un Esta­do ajeno y un pue­blo extran­je­ro se esta­ble­cie­ron sobre una pre­ca­ria lega­li­dad inter­na­cio­nal en su mile­na­ria tie­rra.
Al bos­que­jar el horror de déca­das y bus­car el por­qué. Es nece­sa­rio hur­gue­tear en la esen­cia de la Nak­ba (catás­tro­fe). Como con­se­cuen­cia de la Par­ti­ción y la crea­ción del Esta­do judío lla­ma­do Israel.

En febre­ro de 1945, pos Segun­da Gue­rra Mun­dial, el sovié­ti­co Iosef Sta­lin, el ingles Wins­ton Chur­chil y el esta­dou­ni­den­se Fran­klin Roo­se­velt, repre­sen­tan­do a las poten­cias triun­fan­tes, muy cer­ca­nos al sio­nis­mo, fir­ma­ron el ‘Acuer­do de Yal­ta’. Pro­be­ta de naci­mien­to de las Nacio­nes Uni­das, ase­gu­rán­do­se estos osos impe­ria­lis­tas el veto del Con­se­jo de Segu­ri­dad, prin­ci­pal con­tro­la­dor de las nacio­nes en el pro­ce­so del nue­vo orden inter­na­cio­nal.

El sur­gi­mien­to de las Nacio­nes Uni­das en 1945, con­fi­gu­ra­da como una ins­ti­tu­ción inter­na­cio­nal para man­te­ner el orden y la paz, que­dó enca­de­na­do en 1947. Vic­ti­mas de pre­sio­nes e irres­pon­sa­bi­li­da­des pro­pias, la ONU come­tió su pri­mer gra­ve peca­do por omi­sión. La Par­ti­ción de Pales­ti­na.

Crí­ti­co con la deci­sión y lue­go del fra­ca­sa­do tiem­po trans­cu­rri­do. Es nece­sa­rio un accio­nar polí­ti­co para rever la situa­ción de Pales­ti­na, la ile­gi­ti­mi­dad de la Par­ti­ción y la repa­ra­ción de la diso­nan­cia sufri­da. Del resul­tan­te jurí­di­co, Israel, ame­ri­ta ser con­si­de­ra­do ile­gal y la ile­gi­ti­mi­dad de su exis­ten­cia como Esta­do.

Ana­li­zan­do los XIX Capí­tu­los que con­tie­nen los 111 artícu­los de su Car­ta Mag­na, refren­da­da des­de el 25 de abril al 26 de junio de 1945. No exis­te una sola refe­ren­cia don­de la ONU pue­da sus­ten­tar una legi­ti­mi­dad jurí­di­ca apli­ca­ble a la par­ti­ción de un terri­to­rio, la reubi­ca­ción y el des­tino del mis­mo.

Por el con­tra­rio. De sus pro­pó­si­tos expre­sa­dos en la Car­ta, sobre­sa­len: a) Man­te­ner la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­nal. b) Fomen­tar entre las nacio­nes rela­cio­nes de amis­tad. c) Rea­li­zar la coope­ra­ción inter­na­cio­nal en la solu­ción de pro­ble­mas inter­na­cio­na­les de carác­ter eco­nó­mi­co, social, cul­tu­ral o huma­ni­ta­rio, y en el desa­rro­llo y estí­mu­lo del res­pe­to a los dere­chos huma­nos y a las liber­ta­des fun­da­men­ta­les. d) Ser­vir de cen­tro que armo­ni­ce los esfuer­zos de las nacio­nes por alcan­zar los pro­pó­si­tos comu­nes.

Estos prin­ci­pios son defi­ni­ti­va­men­te dis­tan­tes con la Par­ti­ción. La lar­ga, abu­rri­da y tedio­sa reso­lu­ción 181 del 29/​11/​1947, fue un preám­bu­lo de la injus­ti­cia ins­tru­men­ta­da en la lega­li­dad inter­na­cio­nal para qui­tar­le el mile­na­rio terri­to­rio al pue­blo pales­tino. Dejar­los sin dere­cho de iden­ti­dad y mon­tar­les el cri­te­rio de dos Esta­dos. Impo­si­ble de acep­tar por sus habi­tan­tes indí­ge­nas con­for­ma­dos por una mayo­ría musul­ma­na y cris­tia­na, y una mino­ría judía, todos de nacio­na­li­dad pales­ti­na. Sien­do los de fe judía, dia­me­tral­men­te opues­tos a la tela­ra­ña que venían tejien­do los euro­peos judíos-sio­nis­tas para la caí­da de Pales­ti­na des­de 1897. El recien­te­men­te falle­ci­do rabino Mos­he Hirsch, con pasa­por­te pales­tino, refle­ja­ba: “Israel no es un Esta­do Judío, sino un Esta­do sio­nis­ta”.

La ONU no esta­ba acé­fa­la jurí­di­ca­men­te. Con­ta­ba con las herra­mien­tas lega­les para solu­cio­nar el con­flic­to que se daba en el terri­to­rio pales­tino bajo la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca y el ava­sa­lla­mien­to del terro­ris­mo sio­nis­ta. “Las par­tes en una con­tro­ver­sia cuya con­ti­nua­ción sea sus­cep­ti­ble de poner en peli­gro el man­te­ni­mien­to de la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­nal tra­ta­rán de bus­car­le solu­ción, ante todo, median­te la nego­cia­ción, la inves­ti­ga­ción, la media­ción, la con­ci­lia­ción, el arbi­tra­je y el arre­glo judi­cial” (Cap​.VI, Art.33.1, ONU).

Sos­la­yan­do sus prin­ci­pios en la des­afor­tu­na­da acción. La ONU deli­mi­tó su ideal de Par­ti­ción. Por un lado, un ‘Esta­do judío’. Otor­gán­do­le par­te del terri­to­rio pales­tino a los euro­peos judíos aske­na­zi, des­cen­dien­tes de los cau­ca­sia­nos Kaha­za­res. Sin que estos regis­tren ante­ce­den­tes de una pre­sen­cia físi­ca natu­ral en la región, ni una gené­ti­ca simi­lar a los pre bíbli­cos hebreos que pro­ce­den­tes de Egip­to, entra­ron -según el capí­tu­lo de Josue– por la fuer­za de la espa­da en Jeri­có. Esta­ble­cien­do más ade­lan­te en algu­nas regio­nes de Pales­ti­na, los rei­na­dos de Israel y Juda. Trau­má­ti­ca ocu­pa­ción car­ga­da con la fero­ci­dad de la vio­len­cia has­ta el 66 dC. Disuel­to los reinos, la mayo­ría de ellos se fusio­na­ron en con­vi­ven­cia con los filis­teos (pales­ti­nos), los babi­lo­nios (ira­quíes) y los asi­rios (sirios) y nun­ca más regre­sa­ron de mane­ra hos­til a Pales­ti­na.

Por el otro lado. La Par­ti­ción impul­só un ‘Esta­do ára­be’. Lla­ma­do de este modo. De mane­ra abu­si­va y fren­te a las mira­das ató­ni­tas pales­ti­nas, la ONU, des­na­tu­ra­li­zó y ale­jó la iden­ti­dad nacio­nal pales­ti­na de su tie­rra y de sus raí­ces, cam­bian­do ile­gal­men­te su mile­na­rio nom­bre por el de ‘ára­be’. Tam­po­co se tomó en cuen­ta la rica his­to­ria cana­nea-pales­ti­na y su pre­sen­cia efec­ti­va pre y pos ára­be en Filis­tin, nom­bre arameo de Pales­ti­na, tal como figu­ró en los mapas de La Biblia anti­gua.

Los cita­dos Kha­za­res, fue­ron la esen­cia del euro­peo judío des­de fina­les del siglo VII y de los actua­les sio­nis­tas a fina­les del siglo XIX. Este gru­po humano del Cáu­ca­so, vivió en Euro­pa Orien­tal y en el Oes­te de Rusia. Habi­dos de poder. Bus­ca­ron una reli­gión para cana­li­zar el con­trol de su gen­te. Cote­ja­ron su ori­gen cris­tiano y opta­ron por el judaís­mo. En tér­mi­nos geo­grá­fi­cos fue­ron lla­ma­dos ‘aske­naz’, a cau­sa de su simi­li­tud con Sajo­nia, uno de los 16 esta­dos fede­ra­dos de Ale­ma­nia, el que paso a ser el cen­tro vital del judaís­mo polí­ti­co-finan­cie­ro cen­tro­euro­peo. Lue­go se expan­die­ron a otras zonas de Ale­ma­nia, Rusia, Hun­gría, Polo­nia y en las nacio­nes de Euro­pa del Este. Sin impor­tar­les Pales­ti­na y Jeru­sa­lem has­ta fina­les del siglo XIX, con el adve­ni­mien­to del sio­nis­mo.

Enemi­gos de los anti­guos judíos sefa­ra­díes de orien­te y Espa­ña, sin su par­ti­ci­pa­ción, los aske­na­zi se con­gre­ga­ron en 1897 en el pri­mer Con­gre­so Sio­nis­ta en Basi­lea. Opor­tu­ni­dad, en que el hún­ga­ro judío aske­na­zi Ben­ya­min Ze’ev (Theo­do­ro) Herzl, pre­go­nó un futu­ro Esta­do judío en Pales­ti­na. El fuer­te poder polí­ti­co y su pode­ro­so lobby eco­nó­mi­co de pre­sión, con­tro­ló los regí­me­nes monár­qui­cos de Euro­pa; el comu­nis­mo sovié­ti­co; la ban­ca eco­nó­mi­ca de Euro­pa y actual­men­te la de Esta­dos Uni­dos; la Cáma­ra de los Lores y algu­nos regí­me­nes de la monar­quía ára­be. Como ser, el acuer­do secre­to a voces (30÷4÷1948) de la terro­ris­ta ucra­nia­na judía Gol­da Meir, con el rey Abda­llah de Trans­jor­da­nia (Jor­da­nia), para que este ocu­pa­rá los terri­to­rios pales­ti­nos lue­go de la crea­ción de Israel.

Influ­yen­tes en la Pri­me­ra y Segun­da Gue­rra Mun­dial. Los judíos aske­na­zi per­mi­tie­ron el triun­fo bri­tá­ni­co en la Pri­me­ra Gue­rra, por el apor­te de una ace­to­na sin­té­ti­ca des­cu­bier­ta por el cien­tí­fi­co quí­mi­co pola­co judío Chain Waiz­man, pre­si­den­te de la Agen­cia Sio­nis­ta, que les res­ta­ble­ció el poder del fue­go naval, deci­si­vo en la vic­to­ria.

Poseí­dos en las cons­pi­ra­cio­nes del siglo pasa­do. Alia­dos al Füh­rer, los sio­nis­tas con­si­guie­ron de Hitler el ‘Acuer­do Hava­ra’, que les per­mi­tió des­de 1933 la emi­gra­ción de ale­ma­nes y euro­peos judíos a Pales­ti­na para colo­ni­zar y fijar los desig­nios de Herzl, falle­ci­do en 1904.

En el pasa­je de los párra­fos his­tó­ri­cos se advier­te la fal­ta del cor­dón umbi­li­cal entre los sio­nis­tas aske­na­zi con la tie­rra Pales­ti­na. El ori­gen pri­ma­rio Kha­zar de los judíos aske­na­zi, inva­li­da la tesis sio­nis­ta de legi­ti­mar a los judíos con­tem­po­rá­neos como semi­ta, con dere­cho del retorno a Pales­ti­na. Tam­po­co fue exa­mi­na­dos por la ONU a la hora del recam­bio de la pobla­ción autóc­to­na que irre­vi­sa­ble­men­te se daría con la Par­ti­ción.

Al bos­que­jar el error jurí­di­co. La ONU, en medio de las pre­sio­nes sio­nis­tas, esta­dou­ni­den­ses, sovié­ti­cas y euro­peas, evi­tó reco­no­cer al Esta­do Pales­tino y admi­tió en 1949 la crea­ción uni­la­te­ral del Esta­do de Israel 15/​5/​1948), pro­cla­ma­do -nue­ve horas des­pués del fin de la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca a Pales­ti­na- por el aske­na­zi ruso judío David Ben Gurion. Lejos de la letra de la reso­lu­ción 181, se ava­ló en el terro­ris­mo sio­nis­ta que demo­lió 418 ciu­da­des pales­ti­nas y expul­só a 750 mil nati­vos de sus hoga­res. “Gra­cias al terror fun­da­mos el Esta­do judío” Yitz­hak Sha­mir, (Reuters 4/​5/​1991).

En la inser­ción de los hechos. La Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos, pro­cla­ma­da por la ONU (10÷12÷1948), dejó al des­cu­bier­to en sus 30 Artícu­los, la pre­ca­rie­dad jurí­di­ca de la Par­ti­ción y la gra­ve­dad de la expul­sión del pue­blo pales­tino tras arran­car­les sus casas y su país. “Nadie será pri­va­do arbi­tra­ria­men­te de su pro­pie­dad” (Art.17.2) y “A nadie se le pri­va­rá arbi­tra­ria­men­te de su nacio­na­li­dad” (Art. 15.2). La poten­cia ocu­pan­te emi­ten a los habi­tan­tes pales­ti­nos de Jeru­sa­lem, un ile­gal car­net, que en nacio­na­li­dad, figu­ra: ‘jor­da­nos’.

Pasa­ron 113 años del pri­mer Con­gre­so Sio­nis­ta; 93 años de la decla­ra­ción bri­tá­ni­ca Bal­four de un ‘Hogar Nacio­nal Judío en Pales­ti­na’; 63 años de la irre­gu­lar Par­ti­ción de Pales­ti­na; 62 años de la caí­da de Pales­ti­na y la crea­ción del Esta­do de Israel; 43 años de ocu­pa­ción mili­tar israe­lí a Jeru­sa­lem Este y el res­to de Pales­ti­na (Ribe­ra Occi­den­tal y Gaza); 17 años de los fra­ca­sa­dos Acuer­dos de Oslo y la obse­si­va nega­ti­va de Israel al legi­ti­mo dere­cho sobe­rano del Esta­do Pales­tino, con su capi­tal Jeru­sa­lem.

Es nece­sa­ria una pro­fun­da revi­sión de la irre­gu­la­ri­dad del dere­cho inter­na­cio­nal en la Par­ti­ción de Pales­ti­na y has­ta don­de lle­ga la lega­li­dad de Israel, crea­do sin base jurí­di­ca. La Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia, des­po­ja­da de pre­sio­nes y vicios pre­fe­ren­cia­les, y con el obje­ti­vo sin­ce­ro fren­te a la catás­tro­fe del pue­blo pales­tino, pue­de ser la juris­dic­ción com­pe­ten­te.

Lue­go de la igno­mi­nia de 62 años, la elec­ción es ser libres y dig­nos o escla­vos de la ocu­pa­ción, el apart­heid y de una comu­ni­dad inter­na­cio­nal que hoy con­si­de­ra correc­ta­men­te polí­ti­co hablar de un Esta­do Pales­tino, mien­tras lo soca­va por las pre­sio­nes sio­nis­tas.

(*) Fue el Pri­mer Emba­ja­dor del Esta­do de Pales­ti­na en la Argen­ti­na.
Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal sobre la Situa­ción Pales­ti­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: