Deusto: ¿silencio o colaboración de Universidad? – Mikel Arizaleta

Rebe­lión

Uni­ver­si­dad pri­va­da, fun­da­da en 1886 por la Com­pa­ñía de Jesús. Uni­ver­si­dad de pres­ti­gio e influen­cia. En su edi­fi­cio La Lite­ra­ria se impar­ten estu­dios de Dere­cho con títu­lo pro­pio de Espe­cia­li­dad Eco­nó­mi­ca. De ahí su títu­lo far­dón de abo­ga­do-eco­no­mis­ta. La Uni­ver­si­dad alber­ga tam­bién la facul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Empre­sa­ria­les, la cono­ci­da Uni­ver­si­dad Comer­cial de Deus­to. Alum­nos, que expli­can su tra­yec­to­ria, son entre otros: Agus­tín Rodrí­guez Saha­gún, Sabino Fer­nán­dez Cam­po, José Félix de Leque­ri­ca, Ángel Sán­chez Asiaín, José María Oriol y Urqui­jo y, más en nues­tro tiem­po, Joa­quín Almu­nia, Anto­nio Garri­gues Wal­ker, Emi­lio Botín, Emi­lio Iba­rra Chu­rru­ca, Mario Con­de… Alum­nos-ban­que­ros o minis­tros espa­ño­les de eco­no­mía y finan­zas, que es lo mis­mo, mis­mos fines.“Santísimo padre, escri­be el 25 de mayo de 1647 el obis­po Juan de Pala­fox des­de Méxi­co, encon­tré en manos de los jesui­tas casi todas las rique­zas, casi todos los bie­nes inmue­bles, casi todos los teso­ros de esta pro­vin­cia de Amé­ri­ca”. Y toda­vía en el siglo XX es la Com­pa­ñía de Jesús, de aquel que no tie­ne dón­de recli­nar su cabe­za, sin duda la orden más rica, por ejem­plo posee el 51% del Banc of Ame­ri­ca, el mayor ban­co pri­va­do del mun­do [1] . Y el his­to­ria­dor Karl­heinz Desch­ner narra: “Los jesui­tas toda­vía poseen en Amé­ri­ca fin­cas exten­sas, inmen­sos reba­ños de ove­jas, a veces de 30.000 cabe­zas, poseen las mayo­res fábri­cas de azú­car y minas de pla­ta

La his­to­ria nos dice que su poder lo han ejer­ci­do en espe­cial median­te lo que se ha lla­ma­do pan­di­lla de con­fe­so­res. “El mis­mo Igna­cio de Loyo­la fue con­fe­sor de la duque­sa Mar­ga­ri­ta de Far­ne­se, de la hija del empe­ra­dor Car­los V. Y él puso a los padres Le Jay, Polan­co y Pelle­tier como con­fe­so­res a dis­po­si­ción de los duques Hér­cu­les de Ferra­ra y Cosi­mo de Medi­ci, así como a los padres Gon­zá­lez y Miron como con­fe­so­res del rey de Por­tu­gal. El jesui­ta Che­mi­not fue el con­fe­sor del duque Car­los IV de Lore­na, asi­mis­mo con­fe­sor de la duque­sa; el jesui­ta Bod­ler fue con­fe­sor del duque Feli­pe Gui­ller­mo de Neu­bur­go y Jülich-Berg; el jesui­ta Men­gin fue con­fe­sor del duque Gui­ller­mo de Bavie­ra; el jesui­ta Ver­waux fue con­fe­sor de Maxi­mi­liano I de Bavie­ra; el jesui­ta Viller fue con­fe­sor del archi­du­que Car­los de Steier­mark; el jesui­ta Mag­gio fue el con­fe­sor del empe­ra­dor Rodol­fo II; el jesui­ta Lamor­mai­ni fue el con­fe­sor del empe­ra­dor Fer­nan­do II; el jesui­ta Kamp­mi­ller fue el con­fe­sor de la empe­ra­triz María Tere­sa; el jesui­ta d´Aubanton fue el con­fe­sor de Feli­pe V de Espa­ña ( la Com­pa­ñía esta­ble­ció con­trac­tual­men­te el nom­bra­mien­to legal de un jesui­ta como con­fe­sor real en Madrid en 1720, inclu­so median­te un artícu­lo reser­va­do); el jesui­ta Clo­ton fue el con­fe­sor de Enri­que IV de Fran­cia, su hija, la duque­sa Cris­ti­na de Sabo­ya, tuvo como con­fe­sor al jesui­ta Monod, del que su bió­gra­fo dice que gober­na­ba sobre París, Madrid, Roma y Turín. El jesui­ta Caus­sin fue el con­fe­sor de Luis XIII de Fran­cia; el jesui­ta La Chai­se fue el con­fe­sor de Luis XIV de Fran­cia, igual que el jesui­ta Tellier (tam­bién escri­to Lete­llier); el jesui­ta War­ner, al tiem­po que supe­rior pro­vin­cial de los jesui­tas bri­tá­ni­cos, fue con­fe­sor del rey Jaco­bo II de Ingla­te­rra [2] .

No en la teo­ría pero sí en la prác­ti­ca la ins­ti­tu­ción de los con­fe­so­res de los prín­ci­pes fue crea­da -y esto demues­tra la gran hipo­cre­sía, zorre­ría y cinis­mo en este asun­to- para influir en polí­ti­ca. ¡Y todo, por supues­to, para ad Majo­rem Dei Glo­riam!

Vice­nç Nava­rro [3] , pro­fe­sor no de Deus­to sino de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fabra, nos ilus­tra fre­cuen­te­men­te con sus ati­na­dos aná­li­sis y sos­tie­ne que la tesis difun­di­da, entre otros por pre­cla­ros alum­nos de Deus­to, es decir: esa espe­cie de dog­ma de que la cri­sis que pade­cen algu­nos paí­ses medi­te­rrá­neos –Gre­cia, Por­tu­gal y Espa­ña– e Irlan­da se debe a su exce­si­vo gas­to públi­co, gene­ra­dor de un ele­va­do défi­cit y una exu­be­ran­te deu­da públi­ca es men­ti­ra y, por tan­to, su reme­dio pro­pues­to (por ellos, por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, por el Ban­co Cen­tral Euro­peo, por el Con­se­jo de Euro­pa, por el Con­se­jo Euro­peo -mis­mo perro con dis­tin­to collar-): el apre­tar el cin­tu­rón a las cla­ses popu­la­res, redu­cir el défi­cit y la deu­da públi­ca a cos­ta de las cla­ses popu­la­res no es más que car­gar la cul­pa en espal­da aje­na. Mis­mo dog­ma y mis­mos pla­nes de Rajoy y Zapa­te­ro. Según el pro­fe­sor Nava­rro, “e l mayor obs­tácu­lo para la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca en la UE es el domi­nio del pen­sa­mien­to libe­ral en el esta­blish­ment polí­ti­co y mediá­ti­co euro­peo, impo­nien­do polí­ti­cas inefi­cien­tes e inne­ce­sa­rias”. Y todo para ase­gu­rar los bene­fi­cios de la ban­ca, que siguen sien­do cuan­tio­sos en épo­ca de cri­sis por­que ella no tie­ne cin­tu­rón. La deu­da se debe pagar con ingre­sos de sus arcas y bene­fi­cios de las cla­ses expo­lia­do­ras . Así de cla­ro.

La teo­ría de los pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad jesuí­ti­ca de Deus­to sigue sien­do, tam­bién hoy, aplau­so cerra­do a sus aven­ta­ja­dos alum­nos ban­que­ros y minis­tros de eco­no­mía: saqueo y sumi­sión de las cla­ses popu­la­res. O en fra­se de Mikis Theo­do­ra­kis [4] hablan­do de su país, Gre­cia, con nota afi­na­da: “ creo que no hay una expli­ca­ción plau­si­ble sal­vo la exis­ten­cia de un com­plot inter­na­cio­nal, con la par­ti­ci­pa­ción de euro­peos pro esta­dou­ni­den­ses como [la can­ci­ller ale­ma­na] Mer­kel, el Ban­co Cen­tral Euro­peo y la pren­sa reac­cio­na­ria inter­na­cio­nal, que han ela­bo­ra­do cons­pi­ra­ti­va­men­te un “gran plan” des­ti­na­do redu­cir a la escla­vi­tud un país libre”. ¡Que lejos del pen­sa­mien­to de un Igna­cio Ella­cu­ría, Jon Sobrino…, hom­bres tier­nos, lucha­do­res por la liber­tad de las gen­tes y los pue­blos !

Nos lan­zan un gri­to de cas­ti­go y sumi­sión, nues­tra recla­ma­ción: liber­tad y puño uni­do con­tra el saqueo. No olvi­de­mos que, a pesar de sus muchos medios, son pocos.


[1] Von Hoem­broech, 14 años de jesui­ta II, pág. 157, 205s, 218s, 306; Ton­di, Los jesui­tas, pág. 94s, 307s; Desch­ner, K.H., “Y de nue­vo can­tó el gallo”, pág. 431s.

[2] Von Hoen­broech, 14 años de jesui­ta II, pág. 200, 234, 256s, 267, 271s, 278, 286s, 293s, 303s.

[3] Véan­se en Rebe­lión, entre otros, los siguien­tes artícu­los del autor:

“Lo que no se dice de la cri­sis”

“La polí­ti­cas pro­mo­vi­das por la Unión Euro­pea son inefi­ca­ces e injus­tas”

“Con­se­cuen­cias del libre comer­cio”

“¿Esta­do ver­sus mer­ca­do? El fal­so dile­ma”

“¿Por qué no ban­ca públi­ca?”

“Las polí­ti­cas anti­cri­sis de la Unión Euro­pea están pro­fun­da­men­te equi­vo­ca­das”

“Medi­das que garan­ti­zan las sos­te­ni­bi­li­dad de las pen­sio­nes y recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca”

[4] “Augu­rio de gran­des desas­tres”, Rebe­lión, 14 de mayo de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: