La agenda del sr. Rubalcaba – Tasio Erkizia

El fren­te espa­ñol del PSOE-PP, con­ve­nien­te­men­te orien­ta­do por el equi­po del sr. Rubal­ca­ba, tenía el calen­da­rio escru­pu­lo­sa­men­te ela­bo­ra­do. Una vez redu­ci­do el pro­ble­ma polí­ti­co de Eus­kal Herria, ante una par­te impor­tan­te de la opi­nión públi­ca, a sim­ple pro­ble­ma anti-terro­ris­ta, había que pro­mo­ver la ile­ga­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le. Y tras el con­si­guien­te puche­ra­zo elec­to­ral, han logra­do alcan­zar al fin la mayo­ría en el Par­la­men­to vas­con­ga­do. Una vez eli­mi­na­da la opo­si­ción polí­ti­ca más impor­tan­te, pro­ce­día a ini­ciar una cam­pa­ña sin paran­gón para impul­sar la rápi­da y segu­ra asi­mi­la­ción de las «pro­vin­cias del nor­te» a las esen­cias espa­ño­las, en la línea de la des­vas­qui­za­ción segui­da en los últi­mos diez años en Nafa­rroa y uti­li­zan­do para ello la ter­gi­ver­sa­ción en EiTB y el adoc­tri­na­mien­to en la escue­la. La segun­da fase de esta rápi­da «recon­quis­ta ideo­ló­gi­ca» con­sis­ti­ría en apli­car el mis­mo esque­ma del «fren­te espa­ñol» en las dipu­tacio­nes y cuan­tos ayun­ta­mien­tos pue­dan para pos­te­rior­men­te pro­ce­der a rema­tar el pro­ce­so de inte­gra­ción de la mayo­ría de la pobla­ción vas­ca. Ésa es la agen­da de Rubal­ca­ba.

La valien­te ini­cia­ti­va pro­mo­vi­da de mane­ra uni­la­te­ral por par­te de la izquier­da aber­tza­le de impul­sar -en momen­tos real­men­te difí­ci­les pero cla­ves en el deve­nir de Eus­kal Herria- un pro­ce­so demo­crá­ti­co que abri­rá un nue­vo ciclo polí­ti­co, les ha cam­bia­do su calen­da­rio. Una vez encar­ce­la­da la gran mayo­ría de los diri­gen­tes de los dis­tin­tos orga­nis­mos del amplio espec­tro de la izquier­da aber­tza­le, los par­ti­dos que con­fi­gu­ran el blo­que espa­ño­lis­ta no con­tem­pla­ban la posi­bi­li­dad de una reac­ción de tan­to cala­do por nues­tra par­te. Daban por sen­ta­do que no habría capa­ci­dad de ini­cia­ti­va y menos de una pro­pues­ta de tan­to alcan­ce. Con nues­tra ini­cia­ti­va, la agen­da de Rubal­ca­ba ha que­da­do gra­ve­men­te tras­to­ca­da.

Esta­ban segu­ros de gozar de varios años para lle­var ade­lan­te el plan de «recon­quis­ta ideo­ló­gi­ca» de las tie­rras vas­cas. Su sor­pre­sa fue mayús­cu­la cuan­do las fuen­tes poli­cia­les les infor­ma­ron, a fina­les de verano, de que, a pesar de todas las medi­das adop­ta­das, había un plan muy avan­za­do que en caso de lle­var­se a cabo les dis­tor­sio­na­ba com­ple­ta­men­te lo dise­ña­do por su par­te. Alar­ma­dos, die­ron órde­nes expre­sas a la judi­ca­tu­ra per­ti­nen­te para cor­tar de raíz dicho pro­yec­to. Y así pro­ce­die­ron a la reda­da del 13 de octu­bre con la deten­ción y encar­ce­la­mien­to de Arnal­do, Rafa, Sonia, Arkaitz y Miren, segui­do a los pocos días de una nue­va razia con­tra 36 jóve­nes que for­ma­ban par­te de orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les. Pare­ce que pen­sa­ron: encar­ce­la­da la mayo­ría de los pro­mo­to­res y supues­tos dina­mi­za­do­res, el plan fra­ca­sa­rá.

No con­ten­tos con los encar­ce­la­mien­tos, el sr. Rubal­ca­ba impo­ne en los medios de comu­ni­ca­ción la direc­triz de silen­ciar la pro­pues­ta de la izquier­da aber­tza­le. Medi­da que se com­ple­men­ta con una orien­ta­ción cur­sa­da a todos los par­ti­dos polí­ti­cos para que nin­gu­neen nues­tra ini­cia­ti­va polí­ti­ca con valo­ra­cio­nes nega­ti­vas o evi­tan­do cual­quier tipo de opi­nión posi­ti­va. Y en caso de que alguien se salie­ra del guión, como ha sido el caso de EA, se les ejer­ce una pre­sión sin pre­ce­den­tes. Y al mis­mo tiem­po, tra­ta de crear en la socie­dad una psi­co­sis de inmi­nen­tes aten­ta­dos y supues­tos secues­tros de ETA. El obje­ti­vo es, evi­den­te­men­te, seguir man­te­nien­do a la opi­nión públi­ca enquis­ta­da en pará­me­tros poli­cia­les.

El PP y la dere­cha espa­ño­la andan espe­cial­men­te furio­sos des­de que la izquier­da aber­tza­le reto­mó la ini­cia­ti­va polí­ti­ca con la lla­ma­da Decla­ra­ción de Altsa­su. Les pro­du­ce páni­co el camino que nos con­du­ce a un nue­vo ciclo polí­ti­co, por lo que ejer­cen una pre­sión cons­tan­te ante la opi­nión públi­ca al obje­to de evi­tar que situe­mos las cla­ves del enfren­ta­mien­to entre Eus­kal Herria y el Esta­do espa­ñol en tér­mi­nos estric­ta­men­te polí­ti­cos y demo­crá­ti­cos. Y así, en un inten­to vano de reven­tar el pro­ce­so y man­te­ner el calen­da­rio repre­si­vo dise­ña­do con­tra nues­tro pue­blo, sin ver­güen­za algu­na una y otra vez sen­ten­cian: «la izquier­da aber­tza­le no va a estar en las pró­xi­mas elec­cio­nes».

Actúan como si fue­ran la per­so­ni­fi­ca­ción de la demo­cra­cia y ellos mar­ca­ran las reglas de jue­go. Como si fue­ran al mis­mo tiem­po el par­la­men­to, el gobierno y los jue­ces. Es decir, des­de un des­ca­ra­do plan­tea­mien­to tota­li­ta­rio. Y así, hoy dicen que para pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes tene­mos que con­de­nar a ETA, maña­na que no pode­mos mien­tras no des­apa­rez­ca ETA y pasa­do maña­na que no es posi­ble par­ti­ci­par por­que no hemos pedi­do per­dón a deter­mi­na­das víc­ti­mas. Y cla­ro, algu­nos medios de comu­ni­ca­ción sub­ra­yan dichos titu­la­res obvian­do que quie­nes hablan de esa mane­ra nun­ca han con­de­na­do los crí­me­nes fran­quis­tas y, no con­ten­tos con bur­lar­se de sus víc­ti­mas, siguen per­si­guien­do a sus hijos y nie­tos.

Rubal­ca­ba mar­ca la agen­da, pero es tan cal­ca­da a los intere­ses del PP que da la impre­sión de que son los popu­la­res los que tie­nen la batu­ta. Ante cual­quier reque­ri­mien­to de Mayor Ore­ja, Basa­goi­ti o Barre­da, corren los del par­ti­do socia­lis­ta a dar una nue­va vuel­ta de tuer­ca. ¿Que Mayor Ore­ja -ner­vio­so ante la decla­ra­ción rea­li­za­da en Bru­se­las por los obser­va­do­res inter­na­cio­na­les en favor del pro­ce­so impul­sa­do por la izquier­da aber­tza­le- mues­tra su preo­cu­pa­ción…? El Gobierno de Zapa­te­ro les pro­me­te endu­re­cer la ley para ile­ga­li­zar par­ti­dos y poner difi­cul­ta­des ante las pró­xi­mas elec­cio­nes. ¿Que Basa­goi­ti pone el gri­to en el cie­lo por­que a Rafa Diez le han con­ce­di­do la liber­tad pro­vi­sio­nal o a Ote­gi le han tras­la­da­do a Mar­tu­te­ne para poder visi­tar a su padre gra­ve­men­te enfer­mo, den­tro de la más estric­ta lega­li­dad…? Pues el fis­cal recu­rre la liber­tad del pri­me­ro y el minis­tro del Inte­rior sale inme­dia­ta­men­te a la pales­tra para tran­qui­li­zar­les: «Ote­gi no se que­da­rá en Mar­tu­te­ne». Entre los espa­ño­les, la sin­to­nía es per­fec­ta.

Evi­den­te­men­te, en la agen­da de Rubal­ca­ba la cen­tra­li­dad no la ocu­pa la pre­sen­cia o no de la izquier­da aber­tza­le en las pró­xi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les, la agen­da tie­ne un reco­rri­do más lar­go que las citas elec­to­ra­les. Es una estra­te­gia orien­ta­da a la pro­gre­si­va des­apa­ri­ción de Eus­kal Herria, para lo cual es fun­da­men­tal la des­ac­ti­va­ción glo­bal de la izquier­da aber­tza­le. Y es por ello que urge ela­bo­rar y con­sen­suar con el máxi­mo de fuer­zas socia­les, sin­di­ca­les y polí­ti­cas el camino a seguir y las prio­ri­da­des a mar­car para des­ba­ra­tar los pla­nes y la agen­da mar­ca­da des­de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de Madrid.

Des­ba­ra­tar los pla­nes del sr. Rubal­ca­ba sig­ni­fi­ca situar el pro­ble­ma polí­ti­co de Eus­kal Herria para con el Esta­do espa­ñol en cla­ves polí­ti­cas, en cla­ve de dere­cho a deci­dir, en tér­mi­nos de con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca. Y para ello es nece­sa­rio ela­bo­rar la agen­da pro­pia de y para Eus­kal Herria. En ese sen­ti­do, en la izquier­da aber­tza­le hemos rea­li­za­do un deba­te serio y amplio. Los resul­ta­dos for­mu­la­dos en el docu­men­to «Zutik Eus­kal Herria» nos indi­can el camino a seguir. En las encru­ci­ja­das es nor­mal que haya dudas, que se ten­ga mie­do a no acer­tar ple­na­men­te. Pero al cami­nan­te no le que­da más reme­dio que apos­tar por uno, el más segu­ro, el que mar­ca la gran mayo­ría de los acom­pa­ñan­tes. Una vez ele­gi­do, no hay otra opción que cami­nar con fuer­za y deter­mi­na­ción.

Pues­to en mar­cha el pro­ce­so demo­crá­ti­co, urge acti­var la socie­dad. Hay ini­cia­ti­vas impor­tan­tes pues­tas en mar­cha, como Inde­pen­den­tis­tak o Adie­ra­zi EH, pero toda­vía son embrio­nes de lo que pue­den ser amplios movi­mien­tos popu­la­res. El Abe­rri Egu­na, a pesar de sos­pe­cho­sos des­mar­ques de par­ti­dos que lo habían impul­sa­do en años ante­rio­res, supu­so un hito en el camino por aunar fuer­zas. Pero toda­vía la socie­dad vas­ca tie­ne una acti­tud de espe­ra, pasi­va diría yo.

Y nece­si­ta­mos ofre­cer a todos los sec­to­res popu­la­res meca­nis­mos para par­ti­ci­par, ser suje­to acti­vo en este pro­ce­so tan ilu­sio­nan­te como difí­cil y cos­to­so. La acti­va­ción popu­lar de mane­ra plu­ral, amplia e ima­gi­na­ti­va es la base del futu­ro. Impul­sar un pro­ce­so demo­crá­ti­co no es res­pon­sa­bi­li­dad exclu­si­va de la izquier­da aber­tza­le, sino sue­ño de la socie­dad vas­ca y, por lo tan­to, la par­ti­ci­pa­ción acti­va de todos y todas es la máxi­ma garan­tía para el éxi­to del pro­ce­so.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: