Guggenheim de Sukarrieta, polvo y paja- Gabirel Ezkurdia

Des­de que la Dipu­tación de Biz­kaia de la Nava­rra Occi­den­tal anun­ció de modo uni­la­te­ral el plan de cons­truir una fran­qui­cia del Museo Gug­gen­heim en los terre­nos de la Colo­nia infan­til per­ma­nen­te de la BBK en Suka­rrie­ta las pre­gun­tas sin res­pues­ta han ido lle­na­do el zurrón de los crí­ti­cos con el pro­yec­to.

La fal­ta de res­pues­tas con­cre­tas y argu­men­tos ante las dudas se ha tra­ta­do de com­pen­sar con una inso­por­ta­ble mez­cla de pro­pa­gan­da y gene­ra­li­da­des sin fun­da­men­to que de nin­gún modo sus­ten­tan de modo racio­nal la defen­sa del pro­yec­to.

Las pro­yec­cio­nes espe­cu­la­ti­vas impro­vi­sa­das y la fal­ta de datos rigu­ro­sos apun­ta­lan un dis­cur­so basa­do en el pro­to­ca­pi­ta­lis­mo más insos­te­ni­ble y desa­rro­llis­ta (¡¡hablan de meter un millón de visi­tan­tes anua­les en Bus­tu­rial­dea!!) que des­pre­cia a los que dudan o defien­den el actual mar­co pro­te­gi­do lla­mán­do­les “indios”.

“…apo­ya el desa­rro­llo inte­gral, empe­zan­do por el eco­nó­mi­co, para no con­ver­tir­nos en una reser­va india…”. Como si ser indí­ge­na fue­ra malo. Pero los vaque­ros a lo de siem­pre: la tras­no­cha­da y anti­dia­léc­ti­ca pro­pues­ta del sí o sí. En 1978 las opcio­nes eran Lemoiz o Lemoiz, si no todos con velas a comer ber­zas a las cue­vas de San­ti­ma­mi­ñe. Enton­ces los Nos­tra­da­mus neo­li­be­ra­les se colaron…¿y aho­ra?

Por supues­to a los indios ni voz ni voto. Todo se gui­sa y se come en Ford Dipu­tación, (o nos lo come­mos los indios, si sale mal cla­ro) a “miles” de kiló­me­tros, obvian­do la opi­nión del amplio y plu­ral teji­do aso­cia­ti­vo “indio” de Bus­tu­rial­dea. Dudas, alter­na­ti­vas, opi­nio­nes, ideas…¡para qué! El GU-Suka­rrie­ta se hace sí o sí en el empla­za­mien­to deter­mi­na­do y con la carac­te­ri­za­ción y pre­su­pues­to publicado.Y enci­ma se lla­ma­rá Gu-Urdai­bai. Amen.

Igua­li­co que en el far west o en Zor­notza. El pro­yec­to del Gu-Suka­rrie­ta se basa en posi­cio­nes desa­rro­llis­tas típi­cas del siglo XX, fun­da­das en la insos­te­ni­bi­li­dad, el enga­ño social, y la bús­que­da de flu­jos eco­nó­mi­cos en base a la espe­cu­la­ción mer­can­til que solo bene­fi­cian a cier­tos sec­to­res, y todo por decre­to. ¿Recuer­dan aquel “estra­té­gi­co” pro­yec­to de cen­tral “ver­de” de Boroa? Las féti­das ema­na­cio­nes actua­les con­tra­di­cen aquel per­ju­ro sobre su ino­cua lim­pie­za. Pero el silen­cio y la des­me­mo­ria lo tapan todo y aho­ra otra vez el recur­so a la “últi­ma opor­tu­ni­dad”.

Se vis­te de ver­de (dólar) ade­re­za­do con un dema­gó­gi­co dis­cur­so basa­do en la pre­sun­ta preo­cu­pa­ción por los habi­tan­tes de la zona que quie­ren poder vivir y tra­ba­jar en Bus­tu­rial­dea y ter­mi­na­do. El “efec­to trac­tor” le lla­man, aun­que pare­ce una rota­va­tor para remo­ver en un totum revo­lu­tum. No hay datos que refu­ten en qué va a con­sis­tir el tal efec­to, solo espe­cu­la­cio­nes basa­das en el azar y algu­na fra­ses cla­ri­fi­ca­do­ras como “…pero el mode­lo cul­tu­ra-desa­rro­llo eco­nó­mi­co es una reali­dad de éxi­to obje­ti­vo que no que­re­mos dejar esca­par en Urdai­bai, por­que éxi­to es que vaya mucha gen­te y gas­te mucho dine­ro”. Más claro…Roquefeller.

Pasa lo mis­mo que cuan­do reba­tes datos sobre el Gu-Bil­bao. Los datos de las agen­cias no cua­dran con los ofi­cia­les. Hay per­noc­ta­cio­nes, ratios de con­su­mo ofi­cia­les o reales. El peren­ne millón anual de visi­tan­tes sigue y sigue pero no cua­dra. Es igual que los 100.000 anua­les de la foto de Alder­di Egu­na. Nada varía. Esta­dís­ti­ca está­ti­ca. Si el BEC y el Eus­kal­du­na garan­ti­zan per­noc­ta­bi­li­dad por su acti­vi­dad, el Gug­gem­hein, por sí mis­mo no. Y enton­ces vie­ne el mani­do “bueno pero aho­ra Bil­bao es famo­so, está en el mundo…gracias al “museo ame­ri­cano que paga­mos los indios para el dis­fru­te de los vaque­ros”. Es decir de lo cuan­ti­ta­ti­vo enmas­ca­ra­do a lo cua­li­ta­ti­vo pro­pa­gan­dís­ti­co. El Gu-Bil­bao en su éxi­to rela­ti­vo tam­bién debe ser enten­di­do en su jus­ta medi­da al mar­gen de cifras gran­di­lo­cuen­tes. Dema­sia­do cuen­to de la leche­ra.

Pero vaya­mos más allá. Supon­ga­mos que no se dis­cu­te la idea de un Museo ame­ri­cano en Urdai­bai: se hace por­que sí, pun­to. Bien, enton­ces: ¿Por qué en la Colo­nia de la BBK de Abi­ña sí o sí?¿No hay otros empla­za­mien­tos en todo Bus­tu­rial­dea? ¿Por qué no es deba­ti­ble el empla­za­mien­to?

Nadie lo expli­ca. Se diva­gan pre­sun­tos razo­na­mien­tos, gene­ra­li­da­des. ¿Por qué había de derri­bar­se el edi­fi­cio Bas­ti­da un día sí y otro no, qui­zá, no sé, se verá…? Hay redun­dan­tes razo­na­das razo­nes que hacién­do­se eco del “efec­to trac­tor” entien­den que Ger­ni­ka sería un des­pla­za­mien­to idó­neo. Un Gu-Ger­ni­ka redon­dea­ría de algún modo la ofer­ta sim­bó­li­ca, museís­ti­ca, cul­tu­ral e his­tó­ri­ca com­ple­men­ta­ria y sería trac­tor segu­ro de la comer­cial, hos­te­le­ra, logís­ti­ca. Qui­zá ahí sí se pudie­ra enten­der, en cla­ve pro­to­ca­pi­ta­lis­ta, cla­ro, eso de trac­tor en vez de rota­va­tor.

Pero no, la Dipu­tación de la más occi­den­tal pro­vin­cia de Nava­rra ha deci­di­do: el Gu-Suka­rrie­ta se hará en el his­tó­ri­co edi­fi­cio Bas­ti­da, en don­de la tam­bién his­tó­ri­ca y recor­da­da Colo­nia infan­til de la BBK, sigue de modo per­ma­nen­te sien­do una refe­ren­cia para niños, niñas y fami­lias de Biz­kaia, en Abi­ña, Sani­ko­le, para los indios, Suka­rrie­ta o Per­der­na­les, para los vaque­ros, que no aca­ba en eta. Veni, Vidi, Vici o casi.

Dicen que dicen, que siglos antes, allá por 2007 antes de Leh­man Brot­hers, cuan­do empe­za­ban a pin­tar bas­tos en el sec­tor inmo­bi­lia­rio, la BBK hizo una ope­ra­ción de com­pra de accio­nes que no valían lo que pago, por eso de los favo­res y tal. Por lo vis­to es el mon­tan­te exac­to que todos los indios que sos­te­ne­mos Ford Dipu­tación vamos a pagar por hacer el museo ame­ri­cano en la Colo­nia.

La Colo­nia se tras­la­da a unos terre­nos en Ea que no valen ni de lejos lo que vale el terreno de Suka­rrie­ta, ni eco­nó­mi­ca ni logís­ti­ca­men­te, pero no impor­ta, ¡que los indios que pagan y los críos que dis­fru­tan se fas­ti­dien con j!

Pero al mar­gen de chis­mes, dire­tes y ora­cio­nes indí­ge­nas, lo cier­to es que el pro­yec­to del Gu-Suka­rrie­ta es, ade­más del nego­cio de cons­truir­lo con sus infra­es­truc­tu­ras, y lue­go ver si toca la cam­pa­na, un pro­yec­to estra­té­gi­co para estos nues­tros vaque­ros loca­les.

La ver­da­de­ra razón de este rocam­bo­les­co pro­yec­to está en la reca­li­fi­ca­ción gene­ral de la zona y la extin­ción de la Reser­va “india”. La “Reser­va” es el pro­ble­ma y los indios el obs­tácu­lo.

Extin­guir de modo defi­ni­ti­vo la Reser­va como reali­dad jurí­di­ca para poder desa­rro­llar sin com­ple­jos todos los ansia­dos pro­yec­tos inmo­bi­lia­rios de esa mino­ría pro­to­ca­pi­ta­lis­ta en las for­mas y neo­li­be­ral en los fon­dos. Bus­tu­rial­dea, es dema­sia­do golo­sa como para que Urda­bai no sea en el futu­ro un Zarautz Beni­dor­mes­co más. No hay más que ver el pro­yec­to de la urba­ni­za­ción de cha­le­tes de lujo para­li­za­do en Kana­la, la aper­tu­ra de inmo­bi­lia­rias de nue­vo cuño en Bus­tu­rial­dea ¡en ple­na cri­sis inmo­bi­lia­ria!; los pla­nes hote­le­ros de cono­ci­das cade­nas, las pro­pues­tas sobre sue­lo indus­trial o el males­tar de pro­mo­to­res con el sta­tu quo..

Pero ¿qué legi­ti­mi­dad tie­ne la gen­te que ha gober­na­do duran­te 35 años y no ha teni­do capa­ci­dad de rege­ne­rar el teji­do indus­trial o de arti­cu­lar pro­pues­tas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­bles y cohe­ren­tes con la legis­la­ción espe­cial de la Reser­va para impro­vi­sar tru­cos de Magia?

En tres déca­das la deser­ti­za­ción eco­nó­mi­ca de Bus­tu­rial­dea se ha exa­cer­ba­do por la fal­ta de polí­ti­cas de inte­rés públi­co com­pa­ti­bles con la Reser­va, no por las limi­ta­cio­nes jurí­di­cas de la Reser­va. Excu­sas. Las polí­ti­cas desa­rro­lla­das han sido limi­ta­das, intere­sa­das, par­cia­les y cla­ra­men­te dis­cri­mi­na­to­rias. Una mino­ría se ha bene­fi­cia­do gra­cias a que la ges­tión públi­ca ha sido desa­rro­lla­da por ges­to­res par­cia­les. Prue­ba del has­tío gene­ral son los resul­ta­dos elec­to­ra­les de las últi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Bus­tu­rial­dea. La acti­tud impe­ra­ti­va de los res­pon­sa­bles de las polí­ti­cas públi­cas han ges­ta­do polí­ti­cas ses­ga­das difu­mi­na­das por la pro­mo­ción de una ima­gen que tapa­ba la deser­ti­za­ción. Mucha facha­da para tapar la escom­bre­ra, la desidia y el ses­go. Se ha obvia­do al teji­do social, se han impues­to par­ches impro­vi­sa­dos aje­nos a una estra­te­gia inte­gral con­cre­ta y sos­te­ni­ble. No ha habi­do estra­te­gia para la comar­ca. Y aho­ra una vez más, otro cone­jo de la chis­te­ra: el GU-Suka­rrie­ta.

Sos­te­ni­bi­li­dad, hori­zon­ta­li­dad, par­ti­ci­pa­ción, trans­pa­ren­cia, equi­dad. Esos han de ser los mim­bres para una polí­ti­ca públi­ca inte­gral de cara a pre­ser­var la “Reser­va” des­de el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en un con­tex­to mun­dial glo­ba­li­ta­rio de agre­si­va uni­for­mi­za­ción cul­tu­ral, insos­te­ni­bi­li­dad eco­ló­gi­ca, demo­du­ra polí­ti­ca y eco­nó­mia ultra­neo­li­be­ral.

Museo comer­cial ame­ri­cano para arte glo­ba­li­ta­rio en la reser­va india de las pin­tu­ras ances­tra­les de San­ti­ma­mi: todo un para­dig­ma del impe­ria­lis­mo cul­tu­ral angló­fono neo­li­be­ral del siglo XXI.

¡Hom­bre blan­co joder­lo todo!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: