Lo que nos obliga a tod@s – Margarita Alarcón Perea

800px-Flag_of_Puerto_Rico_(1952-1995).svgPara Juan Mari Brás y Rafael Can­cel Miran­da, quie­nes con su ejem­plo me han ense­ña­do que exis­ten cosas por las cua­les luchar siem­pre.

“… Sin sen­ti­do de iden­ti­dad, no pue­de haber una lucha ver­da­de­ra…”
- Pau­lo Frei­re (Peda­go­gía de los opri­mi­dos)

En una decla­ra­ción ofi­cial de hace unos días, el Par­la­men­to cubano ha esgri­mi­do su pos­tu­ra soli­da­ria con los estu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico quie­nes han toma­do el recin­to de estu­dios supe­rio­res exi­gien­do sus dere­chos como estu­dian­tes, como nacio­na­les, como puer­to­rri­que­ños.

“Una vez más Puer­to Rico nos obli­ga,” reza el comien­zo de la decla­ra­ción de la asam­blea legis­la­ti­va cuba­na. Noso­tros como cuba­nos tene­mos una obli­ga­ción con el pue­blo de Puer­to Rico al igual que la tie­ne el res­to de Latino Amé­ri­ca. Puer­to Rico es hoy, el últi­mo rema­nen­te del colo­nia­lis­mo moderno en este hemis­fe­rio. Des­de nues­tro pro­pio lla­ma­do por la inde­pen­den­cia con­tra el colo­nia­lis­mo espa­ñol en el siglo die­ci­nue­ve no fue­ron pocos los pró­ce­res de borin­quen quie­nes mos­tra­ron su soli­da­ri­dad con la cau­sa cuba­na. Hom­bres de la esta­tu­ra de Ramón Eme­te­rio Betan­ces y Euge­nio Maria de Hos­tos res­pal­da­ron nues­tra lucha por la jus­ti­cia y la liber­tad y nues­tros pró­ce­res José Mar­tí, Car­los Manuel de Cés­pe­des y Anto­nio Maceo lucha­ron por lograr­la con la inten­ción de lue­go con­ti­nuar esa lucha en la isla de Puer­to Rico. Lamen­ta­ble­men­te el año 1898 tra­jo con­si­go cam­bios dra­má­ti­cos en el Cari­be y aun­que Cuba pudo pro­cla­mar su “inde­pen­den­cia”, fue en cier­to modo a cam­bio de la con­de­na eter­na de la nación puer­to­rri­que­ña de per­der cual­quier espe­ran­za de lograr la suya. Un infa­me tra­ta­do fir­ma­do en Paris sin la pre­sen­cia de los ven­ce­do­res cuba­nos así lo dis­pu­so has­ta el día de hoy.

Como cuba­nos, como cari­be­ños, como lati­noa­me­ri­ca­nos y como sim­ples miem­bros de la raza huma­na, tene­mos una obli­ga­ción ante esta peque­ña y encan­ta­do­ra isla que nos que­da a bra­za­das de dis­tan­cia.

El 21 de abril de este año, los estu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de San Juan en el recin­to de Río Pie­dras se decla­ra­ron en huel­ga de mane­ra no muy dis­tin­ta a como lo hicie­ran hace unos 30 años los de Colum­bia y Ber­ke­ley en los Esta­dos Uni­dos, pero los bori­cuas no pro­tes­tan una gue­rra a miles de kiló­me­tros de dis­tan­cia ni una en casa, lo que ellos quie­ren es poner fin a los recor­tes pre­su­pues­ta­rios injus­tos que deja­rá a la isla sin la posi­bi­li­dad de edu­ca­ción publi­ca a nivel supe­rior. El recor­te que pro­po­ne el gobierno fede­ral es de 200 millo­nes de dóla­res anua­les en fon­dos esta­ta­les. Esto no solo afec­ta­rá al pro­fe­so­ra­do, sino que afec­ta­rá gra­ve­men­te los pro­gra­mas aca­dé­mi­cos en el área de las artes y la cul­tu­ra en esa uni­ver­si­dad. Ya el cole­gio de abo­ga­dos ha sido gran­de­men­te afec­ta­do por estas nue­vas polí­ti­cas neo libe­ra­les del gobierno del gober­na­dor Luis For­tu­ño. El siguien­te paso ya se ve venir, serán las huma­ni­da­des, las artes visua­les, la dan­za, la lite­ra­tu­ra y todo aque­llo que se ali­men­ta de la con­ti­nui­dad de la cul­tu­ra y la iden­ti­dad de esta nación que a duras penas logra man­te­ner su ban­de­ra y su idio­ma bajo el cons­tan­te ase­dio del poder colo­nial y de los que apo­yan este yugo.

Estos tiem­pos de leyes migra­to­rias infa­mes, barri­ca­das poli­cia­les y gobier­nos que con­de­nan a muer­te a estu­dian­tes blo­queán­do­les el acce­so al agua y ali­men­tos, nos obli­gan a unir­nos. El vier­nes pasa­do se cum­plió un mes de la huel­ga, y las cla­ses no han sido inte­rrum­pi­das, fie­les a su pasión por su ideal han esta­do impar­tien­do ellos mis­mos las cla­ses y en muchos casos han esta­do “dan­do cáte­dra” mejor que los docen­tes ofi­cia­les. Tan­ta es la serie­dad de este empe­ño que el alum­na­do de la facul­tad de Dere­cho ha repre­sen­ta­do su cau­sa ante las cor­tes. Son pací­fi­cos en su obje­ti­vo pero gue­rre­ros en su ver­dad: la iden­ti­dad puer­to­rri­que­ña no será des­te­rra­da ni dis­mi­nui­da has­ta que­dar con­ver­ti­da en solo una pági­na más de entre los tan­tos volú­me­nes de la his­to­ria de nues­tra Amé­ri­ca.

En el año 1872, Euge­nio Maria de Hos­tos escri­bió “… por­que Cuba no pue­de sucum­bir; por­que Cuba ampa­ra­da o des­am­pa­ra­da ven­ce­rá. Ay Cuba madre de las ideas reden­to­ras de nues­tra Amé­ri­ca!”

Per­mí­tan­me para­fra­sear a Hos­tos:

Por­que Puer­to Rico ven­ce­rá, por­que Puer­to Rico y los idea­les de la nue­va gene­ra­ción que hoy se levan­ta en defen­sa de sus dere­chos son los nue­vos valo­res reden­to­res de nues­tra Amé­ri­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: