El espíritu «Little Boy» vive – Alizia Stürtze

El soció­lo­go argen­tino Ati­lio Borón escri­be en su blog que si hubie­ran sido cuba­nos los pre­sos indí­ge­nas mapu­che en huel­ga de ham­bre para denun­ciar la apli­ca­ción con­tra su pue­blo de la aún vigen­te Ley Anti­te­rro­ris­ta apro­ba­da por Pino­chet, su pro­tes­ta «habría gana­do la pri­me­ra pla­na de la `pren­sa libre' de todo el mun­do». Tie­ne razón. Para la mayo­ría de perio­dis­tas, ter­tu­lia­nos y demás por­ta­vo­ces mediá­ti­cos, no todos los huel­guis­tas de ham­bre son igua­les: unos son valien­tes héroes enfren­ta­dos a la máqui­na poli­cial-repre­si­va de la dic­ta­du­ra cuba­na; otros, por el con­tra­rio, no son sino inad­mi­si­bles chan­ta­jis­tas con los que no se debe tran­si­gir.

Esa des­pro­por­cio­na­da doble vara de medir que uti­li­zan les lle­va inclu­so a dis­tin­guir entre pre­sos cuba­nos y pre­sos cuba­nos. Así, por ejem­plo, la situa­ción de los cin­co patrio­tas dis­per­sa­dos des­de hace casi ya 12 años en cár­ce­les yan­quis de alta segu­ri­dad. De hecho, ha sido una fuer­te cam­pa­ña soli­da­ria la que ha con­se­gui­do sacar recien­te­men­te a uno de ellos, a Gerar­do Her­nán­dez, de esa ver­da­de­ra cáma­ra de tor­tu­ra físi­ca y psi­co­ló­gi­ca lla­ma­da «hue­co» en la que lo tenían ais­la­do y des­de la que era lle­va­do en una jau­la al patio para una sola hora; todo ello por recla­mar su dere­cho a revi­sión médi­ca. La lamen­ta­ble situa­ción de este pri­sio­ne­ro no ha con­mo­vi­do ni a arti­cu­lis­tas ni a edi­to­ria­lis­tas y la cam­pa­ña mediá­ti­ca en defen­sa de sus demo­crá­ti­cos dere­chos ha bri­lla­do por su ausen­cia. No lo han con­si­de­ra­do tema rele­van­te.

Ser ex pre­so de Guan­tá­na­mo tam­po­co es el mejor camino para que te hagan entre­vis­tas y fotos, y te quie­ra echar una mano el PP, como a los cuba­nos pro yan­quis (que, por cier­to, no paran de que­jar­se). Y es que, aun­que, según el Minis­te­rio de Inte­rior, los lla­ma­dos «cin­co de Guan­tá­na­mo» vie­nen de un asép­ti­co «cen­tro de deten­ción», lo cier­to es que pue­de que al Pre­mio Nóbel de la Paz Oba­ma no le intere­se que expre­sen lo que vie­ron y pade­cie­ron en ese cen­tro de la igno­mi­nia y la pre­po­ten­cia impe­rial, don­de está pro­ba­do que se han come­ti­do y se siguen come­tien­do crí­me­nes con­tra la Huma­ni­dad. Qui­zá sea esa una de las razo­nes por las que el siem­pre dili­gen­te Rubal­ca­ba no les per­mi­te salir en actos públi­cos, ni dar rue­das de pren­sa, y los tie­ne some­ti­dos a vigi­lan­cia poli­cial; cla­ras vio­la­cio­nes de dere­chos que, por cier­to, enca­jan como un guan­te con las que el mis­mo minis­tro ejer­ce con­tra los inde­pen­den­tis­tas vas­cos. Tam­bién hay que reco­no­cer que, a cam­bio de la cola­bo­ra­ción de Madrid en esa ope­ra­ción y en otro par de «cosi­llas» que apa­ren­te­men­te debe­rían ofen­der el «orgu­llo patrio espa­ñol» (seguir en Afga­nis­tán, rea­li­zar las refor­mas y ajus­tes labo­ra­les y fis­ca­les orde­na­das tele­fó­ni­ca­men­te des­de Washing­ton…), el jefe Oba­ma les ha hecho algún peque­ño obse­quio, como las vaca­cio­nes en Mar­be­lla de su espo­sa, o el recien­te infor­me del Depar­ta­men­to de Esta­do nor­te­ame­ri­cano sobre los dere­chos de las per­so­nas según el cual ¡la inmer­sión en cata­lán vio­la los dere­chos huma­nos! ¡Cómo no los va a vio­lar si al asun­to le apli­can esa estram­bó­ti­ca «cla­si­fi­ca­ción taxo­nó­mi­ca» que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ha rea­li­za­do sobre el Esta­tut, y que afir­ma que «la ciu­da­da­nía cata­la­na no es sino una espe­cie del géne­ro ciu­da­da­nía espa­ño­la»! ¡Toma dar­wi­nis­mo socio-lin­güís­ti­co a la car­ta!

Siguien­do con esa, des­de una pers­pec­ti­va de dere­chos huma­nos, abe­rran­te dife­ren­cia­ción mediá­ti­ca entre presos/​ex pre­sos bue­nos y presos/​ex pre­sos malos, lo cier­to es que ser o haber sido dete­ni­do, pri­sio­ne­ro o inde­pen­den­tis­ta vas­co en los Esta­dos espa­ñol y/​o fran­cés tam­po­co es el mejor esta­tus que se pue­da tener de cara a un tra­ta­mien­to mediá­ti­co media­na­men­te impar­cial y ecuá­ni­me. En este caso, los pros­ti­tui­dos de la infor­ma­ción sólo cono­cen dos regis­tros: el de la ocul­ta­ción, la cegue­ra y el mutis­mo, o el del posi­cio­na­mien­to abso­lu­ta­men­te des­pro­por­cio­na­do, par­cial y pro­pa­gan­dís­ti­co a favor de los mon­ta­jes polí­ti­co-judi­cia­les, las deten­cio­nes con pre­sen­cia tele­vi­si­va de madru­ga­da y cone­xión direc­ta con comi­sa­ria, la defen­sa y legi­ti­ma­ción de la repre­sión y sus leyes y, en tér­mi­nos gene­ra­les, el pre­jui­cio, la visión demo­ni­za­da del que lucha y la lla­ma­da al mie­do y a la obe­dien­cia a la auto­ri­dad. Así, ocu­rre que la recien­te huel­ga de ham­bre y sed de Ander Geres­ta y Jabi Abaun­za para hacer fren­te a los cacheos veja­to­rios a los que deben hacer fren­te en las «demo­crá­ti­cas» cár­ce­les fran­ce­sas no se ha con­si­de­ra­do dig­na de men­ción. Como tam­po­co lo ha sido el nue­vo encar­ce­la­mien­to de Mikel Iba­ñez, tras dos años en pri­sión ate­nua­da a cau­sa del gra­ve cán­cer que pade­ce.

Por con­tra, el perió­di­co «El Mun­do» sí con­si­de­ra mate­rial infor­ma­ti­vo de inte­rés expli­car con todo lujo de deta­lles la arbi­tra­rie­dad y cruel­dad, total­men­te con­tra­rias a dere­cho, que están uti­li­zan­do las auto­ri­da­des de Inte­rior y los jue­ces de vigi­lan­cia peni­ten­cia­ria con­tra los pre­sos vas­cos, cuya inde­fen­sión es, afir­man sin rubor, total y abso­lu­ta: lesio­nes leves cas­ti­ga­das con la máxi­ma dure­za, ais­la­mien­to de meses por la más peque­ña san­ción, cons­ta­ta­ción de que denun­ciar un mal­tra­to pue­de supo­ner otra cau­sa penal que aumen­ta la con­de­na… En este caso, no sólo no ocul­tan, sino que exhi­ben has­ta qué pun­to se cis­can en el cum­pli­mien­to de los dere­chos huma­nos y vene­ran los malos tra­tos, el cas­ti­go y la ven­gan­za, enva­len­to­na­dos ade­más como están por las más recien­tes direc­tri­ces euro­peas que reco­mien­dan poten­ciar la dela­ción y vigi­lar poli­cial­men­te «los pen­sa­mien­tos radi­ca­les» que toda­vía pulu­lan por Euro­pa, y que ame­na­zan con usar (más des­ca­ra­da­men­te aún) el terro­ris­mo de esta­do con­tra quien se enfren­te a este nue­vo (des)orden mun­dial, cuyo obje­ti­vo prin­ci­pal es que los millo­na­rios lo sean cada vez más.

La «agen­da mediá­ti­ca del gran poder» es la que esta­ble­ce sobra­lie­na­das y mani­pu­la­bles: aque­llas cosas que los medios igno­ran o cen­su­ran no exis­ten; aqué­llas que a las cla­ses posee­do­ras y diri­gen­tes les con­vie­ne poten­ciar, exa­cer­bar y con­di­cio­nar son tra­ta­das con insis­ten­cia y siem­pre con el mis­mo ses­go qué y en qué sen­ti­do tie­nen que pensar/​actuar las audien­cias

Así, resul­ta que, en muy pocos días, ha des­apa­re­ci­do de las cabe­ce­ras ese mate­rial de inne­ga­ble inte­rés infor­ma­ti­vo que son los docu­men­tos secre­tos refe­ren­tes a las accio­nes del Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán, recien­te­men­te fil­tra­dos por Wiki­leaks. Mien­tras, los gran­des medios repro­du­cen la por­ta­da del «Time» que, acom­pa­ña­da del nada inocen­te titu­lar «Qué pasa­rá si aban­do­na­mos Afga­nis­tán», ilus­tra a una joven afga­na con el ros­tro muti­la­do por los tali­bán, al tiem­po que nos anun­cian que una ONG esta­dou­ni­den­se va a cubrir los gas­tos de su ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca. La vio­len­cia machis­ta con­tra las muje­res es terri­ble, pero esta­mos por ver fotos de los cien­tos y cien­tos de niños, muje­res y hom­bres civi­les inocen­tes ase­si­na­dos y des­tro­za­dos por las bom­bas de raci­mo de las tro­pas de la OTAN. Y es que, hacien­do una vez más uso de su sin­gu­lar bare­mo, los mal­tra­tos con­tra las muje­res de Afga­nis­tán, Irán, Irak, Chi­na o del pro­pio Occi­den­te intere­san mediá­ti­ca­men­te… has­ta que dejan de inte­re­sar.

Lo mis­mo ocu­rre con las fosas comu­nes. Algu­nas, como las encon­tra­das en la ex Yugos­la­via o en Cam­bo­ya, les dan muchí­si­mo jue­go para exhi­bir su indig­na­ción ante cier­tos geno­ci­dios y cier­tos cri­mi­na­les de gue­rra. Otras fosas, sin embar­go, no les mere­cen el mis­mo inte­rés. La recien­te­men­te encon­tra­da a 200 km. de Bogo­tá, por ejem­plo, sería un cla­ro caso de invi­si­bi­li­za­ción intere­sa­da. Es la mayor de Amé­ri­ca Lati­na, con­tie­ne más de dos mil cadá­ve­res no iden­ti­fi­ca­dos pero que, al pare­cer, corres­pon­den a líde­res socia­les, cam­pe­si­nos y defen­so­res de dere­chos, «des­apa­re­ci­dos» sin dejar ras­tro por el Esta­do colom­biano, y trans­for­ma­dos en fal­sos gue­rri­lle­ros, en «fal­sos posi­ti­vos», para cobrar la corres­pon­dien­te recom­pen­sa y obte­ner ascen­sos, y, de paso, agra­dar a Washing­ton, en ple­na pues­ta en mar­cha de su Plan Colom­bia. Ante seme­jan­te geno­ci­dio, cer­ti­fi­ca­do el pasa­do mes de julio por una dele­ga­ción de Euro­pa y de Esta­dos Uni­dos, ¿des­de qué pers­pec­ti­va se pue­de com­pren­der ese silen­cia­mien­to mediá­ti­co sino des­de la de la cri­mi­nal com­pli­ci­dad del perio­dis­mo mayo­ri­ta­rio con las estra­te­gias del gran capi­tal que nece­si­ta de masa­cres para des­pla­zar pobla­cio­nes de luga­res con ricos recur­sos natu­ra­les y para cas­ti­gar a la disi­den­cia?

No bas­ta con dedi­car aho­ra, en plan «his­tó­ri­co», unas cuan­tas pági­nas al Plan Cón­dor, a las dece­nas de miles de víc­ti­mas que cau­só, a las dic­ta­du­ras que impul­só, o al papel de Kis­sin­ger y demás altos car­gos de la admi­nis­tra­ción de EEUU en todos esos crí­me­nes con­tra la Huma­ni­dad. Hay que rela­cio­nar todo eso con el pre­sen­te, con los geno­ci­dios en mar­cha, con el nazis­mo impe­ria­lis­ta de Israel, con las estre­chas rela­cio­nes de EEUU-UE con regí­me­nes dic­ta­to­ria­les, con el peli­gro de gue­rra nuclear argu­men­ta­do por Fidel Cas­tro, con la situa­ción de pue­blos como Eus­kal Herria en lucha por sus dere­chos nacio­na­les y socia­les, con la cri­mi­na­li­za­ción de toda for­ma de lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta en un con­tex­to de cri­sis como el actual…

No sólo no bas­ta, sino que es un ejer­ci­cio de cinis­mo que es impres­cin­di­ble des­en­tra­ñar y denun­ciar. La prue­ba es que man­tie­nen el mis­mo esque­ma «buenos/​malos» de siem­pre, según el cual los «bue­nos» son los here­de­ros de los que, hace 65 años, lan­za­ron con­tra la pobla­ción civil de Hiros­hi­ma y Naga­sa­ki a «Little Boy» y a «Flat Boy», las dos bom­bas más mor­tí­fe­ras de la his­to­ria. Y en fun­ción del cual, con­tra los «malos» todo está jus­ti­fi­ca­do: el fin sigue jus­ti­fi­can­do los medios. Y para eso están ellos: la pren­sa del capi­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: