Aprendiendo a ser “macho” – Somos Jóvenes (SJ)

Julio César González Pagés, historiador, Máster en Estudios de género y coordinador de la Red Iberoamericana de Masculinidades.

Pre­ci­sa­men­te el mes de mar­zo, cuan­do el mun­do ente­ro cele­bra a la mujer, Somos Jóve­nes (SJ) con­vino en hablar de machis­mo.

“Es bue­na idea —afir­mó Julio César Gon­zá­lez Pagés, his­to­ria­dor, Más­ter en Estu­dios de géne­ro y coor­di­na­dor de la Red Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Mas­cu­li­ni­da­des—, esta es una ideo­lo­gía que igual­men­te atra­vie­sa a las muje­res; tam­bién ellas edu­can en pre­cep­tos machis­tas a sus hijos, y has­ta exi­gen hege­mo­nía de sus cón­yu­ges”.

SJ: ¿Habla de muje­res machis­tas?

“Mas no digo que sean las cul­pa­bles; el fenó­meno per­vi­ve por una com­pla­cen­cia social de hom­bres y muje­res, es tan apren­di­do como la vio­len­cia, y se repi­te des­de la edu­ca­ción y la cul­tu­ra. Por eso advier­to del ries­go de que­rer ser moder­nos.

“Recuer­do que en una de las emi­sio­nes de El trián­gu­lo de la con­fian­za, el pro­gra­ma del Canal Haba­na, par­ti­ci­pé jun­to con otros invi­ta­dos. Uno de ellos expre­só: ‘Es que a los jóve­nes les gus­ta la vio­len­cia…’ Los líde­res de opi­nión debe­ría­mos enfren­tar tales cri­te­rios”.

SJ: Así cual­quie­ra diría que la juven­tud “pide” machis­mo…

“O que está con­de­na­da a él. Pero el machis­mo, insis­to, es una ideo­lo­gía que nadie eli­ge; es él quien nos abor­da y atra­pa con sus múl­ti­ples caras y coer­cio­nes. Las muje­res lo repro­du­cen des­de que lla­man ‘cazue­le­ro’* a quien se entro­me­te en los asun­tos domés­ti­cos.

“Muchas sue­ñan con mun­dos utó­pi­cos, pero en la prác­ti­ca, al edu­car a sus hijos, les piden al niño que se com­por­te como un ‘machi­to’… Jóve­nes me han dicho: ‘En mi casa no pue­do ser ama­ble ni pasár­me­la leyen­do: mi mamá teme que sea gay’ ”.

SJ: ¿Cómo expli­car seme­jan­te apren­sión?

“La homo­se­xua­li­dad deme­ri­ta la mas­cu­li­ni­dad hege­mó­ni­ca. Según el machis­mo, el anta­go­nis­ta del ‘macho‘ es el afe­mi­na­do; la cul­tu­ra patriar­cal no sabe dis­cri­mi­nar, para ella quien no es vaque­ro es ‘mari­qui­ta’. Esta tam­bién es una for­ma de deva­luar la ‘hem­bra’: lo afe­mi­na­do se refie­re a los ges­tos o acti­tu­des pro­pios de mujer; en el patriar­ca­do lo feme­nino, o no tie­ne valor, o es secun­da­rio”.

Cues­tión polí­ti­ca
SJ: A pro­pó­si­to de la sexua­li­dad, el mode­lo supo­ne que los varo­nes sean exper­tos en el tema.

“Y la sola posi­bi­li­dad de salir con una ami­gui­ta angus­tia a los ado­les­cen­tes. Lue­go, la idea de sexua­li­dad rei­nan­te entre ellos se redu­ce a la mas­tur­ba­ción y la pene­tra­ción. Así se sien­ten inse­gu­ros con el tama­ño del pene; creen que mien­tras más gran­de mejor. La ver­dad per­ma­ne­ce ocul­ta; por no que­dar en entre­di­cho, el tema es tabú; cuan­do hablan entre sí, por lo gene­ral se refie­ren a un sexo exi­to­so y vio­len­to: ‘La tiré, la viré, la giré’. Son angus­tias supe­di­ta­das a la nece­si­dad pro­ta­gó­ni­ca del ‘macho’ ”.

SJ: Entre­tan­to, ¿qué suce­de con el hom­bre adul­to?

“Lo tris­te es que pen­se­mos que es feliz debien­do ser hege­mó­ni­co. La socie­dad le exi­ge que sea pro­vee­dor, es decir, que ten­ga éxi­to eco­nó­mi­co. Y si no lo logra, o si por nece­si­da­des de salud, deja el tra­ba­jo y su fami­lia pasa a man­te­ner­lo, enton­ces es un vago. El temor a la ‘deva­lua­ción’ empu­ja al hom­bre a una lucha por la hege­mo­nía don­de todo vale, inclu­so tum­bar al com­pa­ñe­ro”.

SJ: Al machis­mo, ¿debe­ría­mos revi­rár­nos­le?

“Los pro­ce­sos ten­drán que ser más orgá­ni­cos; no serán los decre­tos quie­nes borra­rán los pre­jui­cios; con­ta­mos con fabu­lo­sas leyes, pero des­de la edu­ca­ción y la cul­tu­ra segui­mos repro­du­cien­do fobias y con­cep­tos ambi­guos. No es ‘admi­tir’ o ‘tole­rar’; quien ter­mi­na acep­tan­do, pri­me­ro pen­só en ser hege­mó­ni­co. Debe­mos apren­der a con­vi­vir con los demás, se tra­ta del dere­cho a la diver­si­dad, pre­rro­ga­ti­va de todo ser humano”.

SJ: Las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les, ¿tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de evi­tar dicha repro­duc­ción?

“Son res­pon­sa­bles todos los entes edu­ca­ti­vos, des­de la fami­lia y la escue­la has­ta la comu­ni­dad, pero sole­mos impu­tar­les la obli­ga­ción a las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les: Olvi­da­mos el com­pro­mi­so que ten­drían con ella orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas como la UJC, y estu­dian­ti­les como la FEU, la FEEM y la OPJM.

Mas­cu­li­ni­dad hege­mó­ni­ca se nom­bra en Amé­ri­ca Lati­na al machis­mo. Al lla­mar­lo así le res­ta­mos fuer­za polí­ti­ca, pare­cie­ra que no pode­mos con­tra­rres­tar­lo por ser una cues­tión cul­tu­ral. ¡No! Somos machis­tas por­que lo apren­di­mos, pero eso pue­de rever­tir­se ins­tru­men­tan­do polí­ti­cas edu­ca­ti­vas y cul­tu­ra­les.

“Hoy tene­mos la Red Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Mas­cu­li­ni­da­des, teji­do que une a 28 paí­ses. Una de sus con­vo­ca­to­rias más sin­gu­la­res es la de Hom­bres con­tra el machis­mo, o sea, hom­bres con­tra la mas­cu­li­ni­dad hege­mó­ni­ca”.

Ganar la acción
SJ: ¿Des­de qué bases se esta­ble­ce la hege­mo­nía?

“Deci­mos ‘mas­cu­li­ni­da­des’ para sig­ni­fi­car los modos de vivir la mas­cu­li­ni­dad; en uno mis­mo con­ver­gen varios. Con todo, la hege­mo­nía se fun­da en con­di­cio­nes deve­ni­das jerar­quías: hom­bre, blan­co, hete­ro­se­xual, bien remu­ne­ra­do, cita­dino, y si es joven mejor. Así se eri­ge el pre­do­mi­nio, inclu­si­ve entre los pro­pios hom­bres”.

SJ: ¿De qué mane­ra neu­tra­li­zar las pre­emi­nen­cias?
“Repi­to una vez más: ¡des­de la edu­ca­ción y la cul­tu­ra, y a lar­go pla­zo! No es un influ­jo ina­mo­vi­ble, ni está dic­ta­do por la gené­ti­ca o la bio­lo­gía, sino por el géne­ro. Los estu­dios de géne­ro, naci­dos en los años 60 del pasa­do siglo, nos per­mi­tie­ron defi­nir la mas­cu­li­ni­dad como una cons­truc­ción socio­cul­tu­ral: el géne­ro mas­cu­lino se vive de una for­ma en La Haba­na, y de otra, por ejem­plo, en Cie­go de Ávi­la San­tia­go de Cuba”.

SJ: ¿Cuá­les son los entes socia­li­za­do­res machis­tas?

“En gene­ral los hom­bres no hablan de temas ínti­mos: Los cua­tro gran­des socia­li­za­do­res de los ‘machos’ son: sexo, depor­te, músi­ca y bebi­da. Quien no sea muje­rie­go des­en­to­na; tam­bién son deva­lua­dos los ‘anti­de­por­tis­tas’, los ‘pato­nes’ ** y los abs­te­mios”.

SJ: Exis­te volun­tad para el cam­bio, mas pesa la resis­ten­cia.

“Con­vi­vo con la resis­ten­cia todo el tiem­po. Cuan­do en 1996 vol­ví a La Haba­na pro­ce­den­te de Nue­va York, don­de hice la Maes­tría en Estu­dios de géne­ro, alguien me inter­pe­ló: ‘¿No crees que esos estu­dios son un poco raros?’, me dijo con retin­tín, dan­do a enten­der que eran cosas del impe­ria­lis­mo. Y yo: ‘¿Tú sabes lo que es género?¿Cómo iden­ti­fi­cas al enemi­go sin cono­cer­lo? ’. Y es que tam­bién exis­te el mie­do a lo des­co­no­ci­do, mie­do que vaci­la­mos en desafiar por­que la masa, los otros, no nos secun­dan”.

SJ: Lle­ga­mos al mie­do. Nos gus­ta­ría salir al amor.

“Muchas jóve­nes sue­ñan con un prín­ci­pe azul que se encar­na en el ‘macho’ y eri­gen sus anhe­los en la tesis de la media naran­ja. Nom­brar así a la mujer o el hom­bre de una pare­ja, al uno res­pec­to del otro, supo­ne que, por la refe­ri­da hege­mo­nía, la com­pa­ñe­ra se plie­gue a su com­pa­ñe­ro.

“Gra­cias a la com­pla­cen­cia social, el hom­bre, ¡en nom­bre del amor!, ter­mi­na vio­len­tan­do a la mujer”.

SJ: ¿Será posi­ble encon­trar alguien que no sea machis­ta?

“Es difí­cil. El mun­do es patriar­cal y la ideo­lo­gía, machis­ta. Este debe­ría ser tema per­ma­nen­te en la agen­da de Somos Jóve­nes; el machis­mo gene­ra vio­len­cia, inequi­dad, desigual­dad, y es alar­man­te que cada vez con más fre­cuen­cia las pro­pias mucha­chas sean sus depo­si­ta­rias. ¡Ojo! Reve­lar dicha ver­dad no debe asus­tar­nos: de no admi­tir­la, jamás gana­re­mos la acción”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: