Bildu, el camino- Manuel F. Trillo

El camino para lograr la inde­pen­den­cia de Eus­kal herría es suman­do todas la fuer­zas socia­les y polí­ti­cas. La divi­sión, las accio­nes que res­ten, la impru­den­cia o la impa­cien­cia caen en sen­ti­do con­tra­rio al obje­ti­vo esen­cial, esa inde­pen­den­cia que tar­de o tem­prano se con­se­gui­rá. Cier­to que hay tro­pie­zos, muros, incom­pren­sio­nes, y mucha pri­sa en deter­mi­na­dos agen­tes impor­tan­tes en la con­se­cu­ción de esa inde­pen­den­cia. Es late­ral, alguien pue­de decir que no es váli­da esta obser­va­ción, pero a ries­go de ser malin­ter­pre­ta­da, en Esco­cia el par­ti­do para la inde­pen­den­cia ha con­se­gui­do la mayo­ría abso­lu­ta, abso­lu­ta (¡quien los ha oído antes, cuán­ta labor calla­da para alcan­zar este resul­ta­do!).

Es el camino.  Bas­ta con obser­var cómo se enco­ro­can los fas­cis­tas en Espa­ña. Cómo –sin tener en cuen­ta las con­se­cuen­cias para sus pro­pios intere­ses de cla­se- ata­can a una ins­ti­tu­ción como el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) a la que aplau­den cuan­do cer­ce­na dere­chos  y a la que con­de­nan cuan­do sus sen­ten­cias no coin­ci­den con sus pos­tu­la­dos.  Esta dere­cha fas­cis­ta en Espa­ña no cesa en su inten­ción de que los con­flic­tos –el con­flic­to vas­co en pri­mer lugar- per­ma­nez­can per sae­cu­la secu­lorum. Ten­ga­mos en cuen­ta que nece­si­tan un enemi­go inte­rior, y que ese “enemi­go” sea vis­to y acep­ta­do como tal por millo­nes de ciu­da­da­nos. Nada es el fas­cis­mo espa­ñol sin ese enemi­go, y pose­yen­do como es evi­den­te los medios de “des­in­for­ma­ción e into­xi­ca­ción” de masas, el hecho de que se hayan varia­do las tesis y la estra­te­gia de la con­fron­ta­ción lle­gan­do a ser vali­da­da por el TC debe ser apro­ve­cha­da al cien­to por cien­to  para impe­dir que los fas­cis­tas enre­den a quie­nes les pro­duz­ca urti­ca­ria que ten­gan que “pedir per­mi­so” para tras­la­dar la con­fron­ta­ción las ins­ti­tu­cio­nes. Se quie­ra o no, al vivir bajo un orde­na­mien­to jurí­di­co con­cre­to como el actual –véa­se cómo tie­nen pre­sos a acti­vis­tas vas­cos por moti­vos polí­ti­cos-, se ha de aco­mo­dar la actua­ción polí­ti­ca a la reali­dad apro­ve­chan­do cuan­tos res­qui­cios per­mi­tan avan­zar hacia el obje­ti­vo final. Esto es lo que enco­ro­ca a los espa­ño­lis­tas.

Cuan­do se ve la sen­ten­cia del TC sobre la Agru­pa­ción Elec­to­ral Inde­pen­dien­te de Zal­duon­do se apre­cia una varia­ción en la con­si­de­ra­ción del dere­cho fun­da­men­tal al sufra­gio pasi­vo (poder ser ele­gi­do en las elec­cio­nes). El art. 44 de la LOEG es la madre del cor­de­ro, y la inter­pre­ta­ción que ha hecho el TC para el caso de Zal­duon­do  es igual­men­te váli­da para BILDU. En otras oca­sio­nes  hemos refe­ri­do la incons­ti­tu­cio­na­li­dad que se deri­va­ba de que alguien por su tra­yec­to­ria polí­ti­ca   fue­ra expul­sa­do de las lis­tas elec­to­ra­les y que se anu­la­ra la lis­ta elec­to­ral com­ple­ta –las lis­tas elec­to­ra­les. Afir­má­ba­mos que pro­ce­der de este modo supo­nía colo­car­se en las tesis de la ley de Res­pon­sa­bi­li­da­des Polí­ti­cas de febre­ro de 1939 (don­de fue­ron con­de­na­dos quie­nes antes habían per­te­ne­ci­do a un sin­di­ca­to obre­ro, un par­ti­do demo­crá­ti­co o hubie­ra un sen­ci­llo con­ce­jal en una aldea).

Que la inele­gi­bi­li­dad de un ciu­da­dano para “siem­pre”, para toda la vida, no era pre­sen­ta­ble ni siquie­ra con la CE de 1978. La nega­ción al dere­cho de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca (ART. 23 de la CE) por­que una vez –o cin­co- fue con­ce­jal de una par­ti­do legal –aun­que lue­go ile­ga­li­za­do-, que se le nie­gue ese dere­cho fun­da­men­tal por­que hubie­ra sido dete­ni­do “opor­tu­na­men­te” por la poli­cía, sin que de ello se deri­va­ra cau­sa penal; que la sos­pe­cha de la Guar­dia Civil no es prue­ba sufi­cien­te; que la nece­sa­ria “tra­ma y desig­nio” de cons­ti­tuir una agru­pa­ción o una coa­li­ción con la inten­ción de “suce­der” a un par­ti­do ile­ga­li­za­do es nece­sa­rio que sea pro­ba­do. Ha de ser pro­ba­do, y aquí es don­de el TC ha reco­gi­do la juris­pru­den­cia pro­pia (sus sen­ten­cias ante­rio­res) y la ha apli­ca­do echan­do por tie­rra las erra­das con­si­de­ra­cio­nes del Tri­bu­nal Supre­mo. Es terri­ble el tra­to que le da el TC al Tri­bu­nal supre­mo, seña­lan­do que es lamen­ta­ble que no hayan teni­do en cuen­ta –ya no los pre­su­pues­tos cons­ti­tu­cio­na­les- sino sus pro­pios argu­men­tos con­clu­si­vos.

“La con­clu­sión a la que lle­ga­mos es que no exis­te prue­ba con la inten­si­dad sufi­cien­te” para demos­trar que exis­te “tra­ma” algu­na para recons­ti­tuir el par­ti­do ile­ga­li­za­do. Y esto lo dice el pro­pio Tri­bu­nal Supre­mo.  Y abun­da un poco más en su incohe­ren­cia entre lo que afir­ma y lo que sen­ten­cia, hecho que si nos tras­la­da­mos al cam­po de la medi­ci­na sería como  diag­nos­ti­car un cata­rro y apli­car­le al enfer­mo radio­te­ra­pia.  Dice el pro­pio TS “los esfuer­zos del Minis­te­rio Fis­cal y de la Abo­ga­cía del Esta­do  por apor­tar argu­men­tos… sufren una rup­tu­ra o sal­to en el nexo deduc­ti­vo des­de la pers­pec­ti­va de la cir­cuns­tan­cias obje­ti­vas”. Más cla­ro el agua. La prue­bas que lle­van a todo correr ante el TS, reco­gi­das por la Guar­dia Civil y la Poli­cía,  no sir­ven para nada (vaya pape­lón, mejor se dedi­can a cul­ti­var pimien­tos en Logro­ño como hizo Espar­te­ro). Pri­me­ro dicen esto, y lue­go fallan en con­tra del dere­cho fun­da­men­tal a la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca. Sobre esto es sobre lo que –en téc­ni­ca jurí­di­ca- se ha apo­ya­do el TC para sal­va­guar­dar el dere­cho fun­da­men­tal  a la Agru­pa­ción de Zal­duon­do y –a fal­ta de la publi­ca­ción de la sen­ten­cia- de Bil­du.

Decía­mos que era el camino, por­que en el res­to del Esta­do  espa­ñol se mira des­de los sec­to­res socia­les más avan­za­dos y demo­crá­ti­cos –exclui­mos a los par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes del Sis­te­ma-  cómo hay que actuar para salir del maras­mo, la apa­tía y el con­fu­sio­nis­mo en que se encuen­tra la izquier­da en el res­to de los pue­blos. No nos ale­gre­mos por una sen­ten­cia, ale­gré­mo­nos por­que se abre ese camino que lle­va a la casa, pero aún que­da mucho tre­cho, y la impa­cien­cia no es una bue­na com­pa­ñe­ra.  Sabed que los fas­cis­tas espe­ran a la vuel­ta de la esqui­na, que aguar­da el más míni­mo des­liz para con­du­cir el con­flic­to al terri­to­rio que a ellos más les bene­fi­cia.  Bil­du, aurre­rá.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: