Unidad reaccionaria en la marcha de París con nuevos “invitados” que fortalecen a la derecha

Presidentees

Como ya anti­ci­pa­mos en este dia­rio, la mar­cha que final­men­te tuvo lugar en las calles de París en repu­dio al aten­ta­do con­tra la revis­ta Char­lie Heb­do el pasa­do miér­co­les, tuvo un carác­ter reac­cio­na­rio por el sen­ti­do de quie­nes la con­vo­ca­ron y enca­be­za­ron.

A la pre­sen­cia de los prin­ci­pa­les líde­res impe­ria­lis­tas euro­peos, como Hollan­de, el expre­si­dent­te Sar­kozy, David Came­ron, Mariano Rajoy, Ange­la Mer­kel, auto­ri­da­des de Tur­quía y muchos otros, se suma­ron, como para que no que­den dudas del con­te­ni­do, has­ta el pri­mer minis­tro israe­lí Ben­ja­mín Netan­yahu y el pre­si­den­te de la Auto­ri­dad Pales­ti­na Mah­moud Abbas.

No obs­tan­te, a muchos de sus par­ti­ci­pan­tes los pue­de haber moti­va­do el sen­ti­mien­to de repu­dio a los aten­ta­dos. Nada de esto intere­sa real­men­te a los jefes de Esta­do de los paí­ses impe­ria­lis­tas más que el cálcu­lo polí­ti­co de cómo hacer pesar en la balan­za haber enco­lum­na­do a millo­nes de per­so­nas detrás de lo más gra­na­do de la reac­ción mun­dial, mien­tras se dise­ñan y se escri­ben en estas horas nume­ro­sas ini­cia­ti­vas de refor­mas a los sis­te­mas de inmi­gra­ción para favo­re­cer la expul­sión de inmi­gran­tes y refu­gia­dos y de ata­ques a las liber­ta­des de reunión, orga­ni­za­ción y has­ta, inclu­so, de expre­sión, mal que les pese a los supues­tos defen­so­res de la liber­tad de pren­sa… siem­pre que esta sir­va para ata­car a los sec­to­res más opri­mi­dos de la pobla­ción euro­pea.

Como seña­la The New York Times hoy, Hollan­de se reunió pre­via­men­te con el pre­si­den­te de las ins­ti­tu­cio­nes de judías de Fran­cia, don­de le pro­me­tió que, de ser nece­sa­rio, saca­ría el ejér­ci­to a las calles para “defen­der” a los 500 mil judíos de Fran­cia. A la mane­ra cons­tan­te del dis­cur­so de las poten­cias impe­ria­lis­tas euro­peas, hay una cam­pa­ña mediá­ti­ca feroz, “metien­do por la ven­ta­na” un nue­vo y muy impor­tan­te matiz a la cam­pa­ña reac­cio­na­ria isla­mo­fó­bi­ca rei­nan­te: trans­for­mar el aten­ta­do en un “ata­que anti­se­mi­ta” (uti­li­zan­do como pre­tex­to hechos deri­va­dos, como el asal­to por par­te de los supues­tos per­pe­tra­do­res a un super­mer­ca­do judío de París y el esta­lli­do de un coche bom­ba fren­te a una sina­go­ga) y así salir a la defen­sa del Esta­do de Israel, el gen­dar­me núme­ro uno del impe­ria­lis­mo en Medio Orien­te, que bus­ca des­de hace tiem­po legi­ti­mi­dad para esca­lar sus ata­ques mili­ta­res con­tra la Fran­ja de Gaza y for­ta­le­cer­se como agen­te regio­nal del orden, en un momen­to en que EE.UU y la Unión Euro­pea nece­si­tan poner orden ante la emer­gen­cia del Esta­do Islá­mi­co y la debi­li­dad gene­ral de los Esta­dos en la zona. Ayer el pre­si­den­te fran­cés Manuel Valls decla­ró que Fran­cia ya está “en gue­rra” con el Islam radi­cal.

Por otra par­te la pren­sa euro­pea está trans­for­man­do los famo­sos dibu­jos con­tra el Islam de Char­lie Heb­do como un emble­ma legi­ti­ma­dor para con­ti­nuar y pro­fun­di­zar su cam­pa­ña racis­ta. El heb­do­ma­da­rio satí­ri­co fran­cés, cons­cien­te­men­te o no, con este tipo de “humor” obje­ti­va­men­te venía lle­van­do agua para el molino de esta cam­pa­ña ya antes de los ata­ques. La repu­bli­ca­ción masi­va de estas cari­ca­tu­ras a los lar­go de la pren­sa del con­ti­nen­te está pen­sa­da como un bur­do ges­to pro­vo­ca­dor de par­te del “racis­mo de Esta­do” de los paí­ses impe­ria­lis­tas con­tra los pue­blos opri­mi­dos de Medio Orien­te, tra­tan­do de cubrir­se con el dis­cur­so de “lle­var al extre­mo” la liber­tad de expre­sión. Al mis­mo tiem­po, según la poli­cía, estas pro­vo­ca­cio­nes ya han teni­do sus pri­me­ros resul­ta­dos (como suce­dió con­tra un dia­rio ale­mán que repu­bli­có los dibu­jos) lle­van­do a ata­ques de menor esca­la atri­bui­dos a gru­pos yiha­dis­tas, en una espi­ral total­men­te fun­cio­nal a los intere­sas de la dere­cha isla­mó­fo­ba de radi­ca­li­zar los ata­ques con­tra los inmi­gran­tes, los tra­ba­ja­do­res y los pobres.

Hoy domin­go, según The NY Times, el minis­tro del inte­rior fran­cés Ber­nard Caze­neu­ve está avan­zan­do en medi­das de segu­ri­dad para con­tro­lar más aún los flu­jos de infor­ma­ción y datos vía inter­net y afia­tar más el sis­te­ma de espio­na­je y repre­sión.

En su cober­tu­ra de la mar­cha de hoy en París, The Guar­dian cita fuen­tes fran­ce­sas que esti­man que fue la mani­fes­ta­ción más nume­ro­sa de la his­to­ria del país, con 3 millo­nes de per­so­nas en la calle, más que la que se reali­zó en París tras la libe­ra­ción de la ocu­pa­ción nazi por par­te de las tro­pas alia­das al final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

El corres­pon­sal del Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung que cubre la mani­fes­ta­ción escri­be exta­sia­do: “En la mar­cha por las víc­ti­mas de los ata­ques terro­ris­tas en París las masas ape­nas se mue­ven. El esta­do de áni­mo apa­re­ce más ali­via­do y casi ale­gre. El hecho de que tan­tas per­so­nas hayan par­ti­ci­pa­do es un signo más de espe­ran­za”. El dia­rio de los ban­cos de Frank­furt esta­ble­ce la can­ti­dad de par­ti­ci­pan­tes de la mani­fes­ta­ción en 1,5 millo­nes, la mitad de lo que dice el Guar­dian de Lon­dres, y a ren­glón segui­do publi­ca una foto de Ange­la Mer­kel abra­zán­do­se con Hollan­de como en un ges­to de “ali­vio”.

Con­ti­núa el dia­rio ale­mán: “El Mek­ki, un quí­mi­co de 47 años que tra­ba­ja en una gran com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca fran­ce­sa dis­cu­te con una mujer de piel oscu­ra a su lado. La mujer le cuen­ta que en su tra­ba­jo fue cues­tio­na­da a cau­sa de su fe musul­ma­na. “Sí, ya sé lo que quie­res decir, pero hoy esta­mos uni­dos con­tra los extre­mis­tas. La mayo­ría silen­cio­sa dejó de ser silen­cio­sa”, dijo el fran­cés, que nació en Marrue­cos y lle­gó a Fran­cia con cin­co años de edad. Su mujer que­ría que­dar­se con sus tres hijos en el hogar, “tie­ne mie­do”. Pero el padre fue para demos­trar pre­sen­cia. Como miem­bro de la cen­tral sin­di­cal CGT par­ti­ci­pa a menu­do de mani­fes­ta­cio­nes ruti­na­rias y orga­ni­za­das, por tra­ba­jo o por con­flic­tos polí­ti­cos. Pero hoy es dife­ren­te: “Se tra­ta de nues­tros valo­res, los que los musul­ma­nes aquí en Fran­cia com­par­ti­mos con todos los de los demás paí­ses”, dice Mek­ki y aña­de que pre­fe­ri­ría olvi­dar y hacer a un lado la pre­sen­cia del pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ja­min Netan­yahu, a quien recha­za.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: