Lenin y la emancipación de la mujer: una revisión marxista y feminista- Helena Sabel

El cama­ra­da Lenin me habló varias veces sobre la cues­tión feme­ni­na, a la cual atri­buía gran impor­tan­cia, una vez que el movi­mien­to feme­nino era para él par­te inte­gran­te y, en cier­tas oca­sio­nes, par­te deci­si­va del movi­mien­to de masas. Es inne­ce­sa­rio decir que él con­si­de­ra la ple­na igual­dad social de la mujer como un prin­ci­pio indis­cu­ti­ble del comu­nis­mo.

Cla­ra Zet­kin (1924), Recuer­dos de Lenin[1]

La opre­sión de géne­ro no tie­ne un peso deter­mi­nan­te en la pro­duc­ción teó­ri­ca de Lenin, pero, si hace­mos una revi­sión de la obra del revo­lu­cio­na­rio ruso, com­pro­ba­re­mos que no se tra­ta de una cues­tión por él obvia­da. Es cons­cien­te de cómo la domi­na­ción patriar­cal hace que la opre­sión cre­cien­te que sufren las muje­res tra­ba­ja­do­ras pro­vo­que que cier­tas pro­ble­má­ti­cas nece­si­ten de ser abor­da­das a par­tir de la pers­pec­ti­va de géne­ro.

Des­de el ini­cio de su acti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria. Lenin hizo algún que otro esfuer­zo por diri­gir­se espe­cí­fi­ca­men­te a las muje­res tra­ba­ja­do­ras en sus cam­pa­ñas de agi­ta­ción. Sin embar­go, la mayor par­te de los pan­fle­tos que repar­tía en las fábri­cas de San Peters­bur­go tenía como des­ti­na­ta­rio los tra­ba­ja­do­res, aun­que haya algu­na excep­ción [2].

En la pro­duc­ción teó­ri­ca ini­cia­da duran­te su estan­cia en pri­sión en 1896–97, Lenin dedi­ca nume­ro­sas refle­xio­nes a las con­di­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas de las agri­cul­to­ras. Uno de sus obje­tos de estu­dio será la sobre­car­ga de tra­ba­jo que supo­nen las tareas rela­cio­na­das con los cui­da­dos [3].
Ade­más de esto, insis­te en los bene­fi­cios que supon­dría para estas muje­res la par­ti­ci­pa­ción direc­ta en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo en gran­des indus­trias fabri­les, pues redu­ci­ría su alie­na­ción, con­vir­tién­do­las en más inde­pen­dien­tes y, por lo tan­to, ayu­dán­do­las a rom­per las cade­nas del patriar­ca­do [4].

Pos­te­rior­men­te, tam­bién ana­li­za­rá el pro­ce­so de femi­ni­za­ción del sec­tor agrí­co­la en los paí­ses del cen­tro capi­ta­lis­ta y como esta femi­ni­za­ción está rela­cio­na­da con las peque­ñas explo­ta­cio­nes agrí­co­las, sien­do estas, pre­ci­sa­men­te, las más pobres. En sus refle­xio­nes sobre la pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes de vida de las agri­cul­to­ras y de su sobre­ex­plo­ta­ción regre­sa de nue­vo a la defen­sa de la nece­si­dad impe­rio­sa de que las muje­res se incor­po­ren acti­va­men­te al teji­do pro­duc­ti­vo.

Des­pués de la vic­to­ria de la Revo­lu­ción bol­che­vi­que, una de las mayo­res preo­cu­pa­cio­nes de Lenin es que, aún que las muje­res y hom­bres sean igua­les ante la ley debi­do a la refor­ma legis­la­ti­va sovié­ti­ca, esta igual­dad no sea real a efec­tos prác­ti­cos. De ahí que dedi­que nota­bles esfuer­zos en impul­sar la impli­ca­ción acti­va de las muje­res en la polí­ti­ca y admi­nis­tra­ción públi­cas, hacien­do nume­ro­sos lla­ma­mien­tos a las muje­res (tan­to del par­ti­do como no mili­tan­tes) para que se unie­sen a los soviets 5].

Un aná­li­sis mucho más pro­fun­do que el que pode­mos ela­bo­rar aquí sería nece­sa­ria para estu­diar la con­cep­ción que ofre­ce de la fami­lia y de la sexua­li­dad tenía Lenin. Son pocas las refe­ren­cias direc­tas que tene­mos de él a este res­pec­to y, las que con­ser­va­mos, des­pres­ti­gian en cier­ta medi­da cual­quier con­tri­bu­ción de un revo­lu­cio­na­rio que tan lúci­do fue a la hora de ana­li­zar otros aspec­tos de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria.

Por una par­te, tene­mos al Lenin que ana­li­za la fami­lia bur­gue­sa como la ins­ti­tu­ción que con­vier­te a la mujer en una escla­va. En su defen­sa del divor­cio, denun­cia la hipo­cre­sía de los esta­dos bur­gue­ses que lo lega­li­zan por invi­si­bi­li­zar la sub­yu­ga­ción eco­nó­mi­ca de la mujer que hace del divor­cio un trá­mi­te anti­de­mo­crá­ti­co y fútil [6].

Tam­bién ana­li­za con una pers­pec­ti­va de cla­se la des­pe­na­li­za­ción del abor­to y la dis­tri­bu­ción de pro­pa­gan­da sobre méto­dos anti­con­cep­ti­vos, dife­ren­cian­do como la cla­se tra­ba­ja­do­ra reivin­di­ca eses dere­chos en con­tra­po­si­ción a la defen­sa cobar­de de cier­tos sec­to­res de la peque­ña-bur­gue­sía que desean con­tro­lar la nata­li­dad para las “niñas no sufran” debi­do al empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida[7].

Lenin tam­bién denun­cia la hipo­cre­sía bur­gue­sa en lo tocan­te a la pros­ti­tu­ción defi­ni­da por éste como una for­ma de opre­sión sobre la mujer con una indi­so­cia­ble con­di­ción de cla­se. Cri­ti­ca con dure­za las medi­das con que la bur­gue­sía pre­ten­de erra­di­car la pros­ti­tu­ción (reli­gión y opre­sión poli­cial) al mis­mo tiem­po que evi­den­cia la fal­se­dad bur­gue­sa al hablar de la erra­di­ca­ción de un mal que no sólo es pro­vo­ca­do por ella, sino que lo sus­ten­ta, bene­fi­cián­do­se de su exis­ten­cia.

Por otra par­te, tene­mos al Lenin abso­lu­ta­men­te opues­to al amor libre. Cen­su­ra, por ejem­plo, que una de las prin­ci­pa­les temá­ti­cas que las comu­nis­tas ale­ma­nas tra­tan en los círcu­los de deba­te con las tra­ba­ja­do­ras sea la pro­ble­má­ti­ca sexual y el matri­mo­nio. Tam­bién con­si­de­ra “peli­gro­so” que sea la sexua­li­dad una cues­tión cla­ve entre las juven­tu­des del par­ti­do (pues “pue­de fácil­men­te lle­var a exce­sos sexua­les, sobre-esti­mu­la­ción de la vida sexual y al des­per­di­cio de la salud y vita­li­dad de la gen­te joven” [8]).

Algu­nas de sus dis­cu­sio­nes que a este res­pec­to tuvo con Ale­xan­dra Kollon­tai lle­ga­ron a noso­tras a tra­vés de Cla­ra Zet­kiin. Afir­ma que Lenin cri­ti­có el con­cep­to de amor libre defen­di­do por la femi­nis­ta rusa, defi­nién­do­lo como “com­ple­ta­men­te anti­mar­xis­ta, y, ade­más de eso, anti-social” (Zet­kin, op.
Cit.:7).
Otros apar­ta­dos de esta obra dise­ñan la con­cep­ción que Lenin tenía sobre la lucha por la eman­ci­pa­ción sexual, que des­cri­be como una ideo­lo­gía que nace “del deseo de jus­ti­fi­car la pro­pia vida sexual anor­mal o exce­si­va del indi­vi­duo ante la mora­li­dad bur­gue­sa y reivin­di­car tole­ran­cia con­si­go mis­mo” [9].

Ade­más de Zet­kin y Kollon­tai, tam­bién Ines­sa Armand fue obje­ti­vo de sus crí­ti­cas, como se pue­de obser­var por la peti­ción que le hace, en que le soli­ci­ta que eli­mi­ne un párra­fo de un pan­fle­to en que Armand tra­ta­ba la lucha de las muje­res tra­ba­ja­do­ras por el amor libre por ser “una cues­tión bur­gue­sa, no una cues­tión proletaria”[10].

A pesar de que Lenin cri­ti­ca­se feroz­men­te el mode­lo de fami­lia bur­gue­sa, lle­ga a pre­sen­tar la pro­crea­ción en el seno de un matri­mo­nio mono­gá­mi­co como el con­tex­to más legí­ti­mo para la sexua­li­dad. Sitúa, aún, la “pro­mis­cui­dad sexual” como un vicio seme­jan­te al alcohol, pues de una mane­ra simi­lar afec­ta a la con­cien­cia de cla­se favo­re­cien­do la alie­na­ción.

No pode­mos estu­diar la pre­sen­cia de la mujer en la obra de Lenin, sin ana­li­zar las influen­cias feme­ni­nas en la vida de este, así como la acti­vi­dad polí­ti­ca pro­ta­go­ni­za­da por las muje­res de su épo­ca. Evi­den­te­men­te, no pode­mos ela­bo­rar aquí esa con­tex­tua­li­za­ción, pero si que­re­mos denun­ciar, aún que de mane­ra super­fi­cial, el poco espa­cio que a las muje­res se otor­ga en los rela­tos bio­grá­fi­cos de Lenin /​véase Ser­vi­ce, 1995; Vol­ko­go­nov, 1994). En muchas bio­gra­fías, muje­res deter­mi­nan­tes en la vida del revo­lu­cio­na­rio que­dan com­ple­ta­men­te ensom­bre­ci­das por éste y rele­ga­das a meras figu­ras encar­ga­das del tra­ba­jo domés­ti­co o secre­ta­rias. Sin embar­go, es nece­sa­rio insis­tir en que su com­pa­ñe­ra, Nadezh­da Krups­kaia, y her­ma­nas, Anna Eli­za­ro­va y Maria Ulya­no­va, eran revo­lu­cio­na­rias entre­ga­das que desem­pe­ña­ron un papel esen­cial en la his­to­ria de la Revo­lu­ción sovié­ti­ca. No sólo fue­ron pie­zas cla­ve a la hora de man­te­ner la orga­ni­za­ción bol­che­vi­que duran­te los duros años de la emi­gra­ción de Lenin, como tam­bién rea­li­za­ron una labor enco­mia­ble en la cons­truc­ción del par­ti­do duran­te 1917, cen­trán­do­se par­ti­cu­lar­men­te en las muje­res y en la juven­tud tra­ba­ja­do­ra. No debe­mos olvi­dar que mucha de la biblio­gra­fía que mane­ja­mos sobre la Revo­lu­ción del 17 se cen­tra en per­so­na­li­da­des: en Lenin como el líder, mien­tras que las pers­pec­ti­vas femi­nis­tas están cen­tra­das en la figu­ra de Ale­xan­dra Kollon­tai. Es así que, en oca­sio­nes, resul­ta nece­sa­rio recor­dar que Lenin estu­vo exila­do des­de julio has­ta la vís­pe­ra de la Revo­lu­ción de Octu­bre y que Kollon­tai esta­ba pre­sa en ese momen­to. Y más aún, se hace nece­sa­rio reivin­di­car que las muje­res cum­plie­ron un papel deter­mi­nan­te en el suce­so de la Revo­lu­ción y que deben dejar de ser vis­tas como unas meras ini­cia­do­ras de una revuel­ta esen­cial­men­te mas­cu­li­na.

Tener pre­sen­te todo este baga­je, este con­tex­to per­so­nal y socio­po­lí­ti­co, es impres­cin­di­ble para eva­luar las “más de cua­ren­ta oca­sio­nes” (aplau­de Krups­kaia) en que Lenin hace una men­ción explí­ci­ta a la eman­ci­pa­ción de las muje­res (krus­pa­kaia, 1933: op.cit.).

Para fina­li­zar, que­re­mos recor­dar los hechos y no que­dar sólo con las pala­bras. Que­re­mos recor­dar que bajo el lide­raz­go de Lenin se creó el Genot­del, el pri­mer depar­ta­men­to feme­nino guber­na­men­tal del mun­do. Que se apro­bó el Códi­go Civil de 1918, por el cual decre­ta­ba la pro­tec­ción del Esta­do a las madres e hijas/​os, con­vir­tien­do en gra­tui­tos los cui­da­dos en las mater­ni­da­des. Se lega­li­zó el divor­cio y se hizo del matri­mo­nio un acto civil, en el cual las dos par­tes asu­mían los mis­mos dere­chos y debe­res. Se anu­ló la dis­tin­ción entre hijas e hijos legítim@s. Se abo­lió la edu­ca­ción reli­gio­sa y las ins­ti­tu­cio­nes con­fe­sio­na­les fue­ron con­ver­ti­das en cen­tros de ser­vi­cios socia­les. Hay que recor­dar tam­bién que en 1920, por pri­me­ra vez en el mun­do, se lega­li­zó el abor­to. El tra­ba­jo se con­vir­tió en obli­ga­to­rio para hom­bres y muje­res y se creó una red de ins­ti­tu­cio­nes de apo­yo a la mujer des­de jar­di­nes de infan­cia, cen­tros de día, can­ti­nas, lavan­de­rías públi­cas, coci­nas colec­ti­vas y un lar­go etcé­te­ra.

[1] http://www.marxistas.org/portugues/zetkin/1920/mes//lenin.htm

[2] Con­cre­ta­men­te, un pan­fle­to diri­gi­do a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de la fábri­ca tex­til Torn­ton. Tam­bién nos cons­ta, según rela­ta Krups­ka­va (1933), la inten­ción de Lenin de escri­bir un pan­fle­to duran­te su exi­lio en 1899 que lle­va­ría por títu­lo “Las muje­res y la cau­sa del pro­le­ta­ria­do”. En este pan­fle­to, ani­ma­ría a las muje­res a par­ti­ci­par del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio y defen­de­ría que sólo la vic­to­ria de la cla­se tra­ba­ja­do­ra con­quis­ta­ría la eman­ci­pa­ción de géne­ro (pre­fa­cio escri­to para la colec­ción de artícu­los de Lenin titu­la­da Sobre la eman­ci­pa­ción de la mujer de 1934)

[3] Para se refe­rir ao tra­bal­ho repro­du­ti­vo, Leni­ne uti­li­za com fre­qüên­cia o ter­mo “escra­vas domés­ti­cas” (Leni­ne, V.I.U. (1913): “Um gran­de ava­nço tec­no­ló­gi­co”. Prav­da, 91, 1913, 21 de Abril).

[4] Leni­ne, V. I .U. (1899): O desen­vol­vi­men­to do capi­ta­lis­mo na Rús­sia, capí­tu­lo VII “O desen­vol­vi­men­to da gran­de maqui­na­ria indus­trial”.

[5] Leni­ne, V. I. U. (1920): “Às mul­he­res tra­bal­ha­do­ras”. Prav­da, 40, 1920, 22 de feve­rei­ro.

[6] Leni­ne, V. I. U. (1916): “Cari­ca­tu­ra do mar­xis­mo e do eco­no­mi­cis­mo impe­ria­lis­ta”. Zvez­da, 1–2, 1924.

[7] Leni­ne, V. I. U. (1913): “A clas­se tra­bal­ha­do­ra e o neo­mal­tu­sia­nis­mo”. Prav­da, 137, 1913, 16 de jun­ho.

[8] Zet­kin, C. (1934): Lenin on the Woman Ques­tion, New York: Inter­na­tio­nal, p. 5.

[9] Zet­kin (op. cit.: 4).

[10] Car­ta para Ines­sa Armand, 17 de janei­ro de 1915.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: