Ojo a Islandia- Borroka Garaia

¿Os acor­dáis de aque­lla revuel­ta social de hace unos años en Islan­dia? Cace­ro­la­das, indig­na­ción, el pue­blo en la calle for­zan­do la caí­da del gobierno, impul­san­do un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te ciu­da­dano de cam­bio cons­ti­tu­cio­nal, ponien­do bajo con­trol a ban­cos y ban­que­ros… Es posi­ble que muchos lo ten­gan algo olvi­da­do por­que no ha habi­do muchas noti­cias des­de enton­ces.

¿Qué ha pasa­do? Lo que ha pasa­do es algo digno de estu­dio mili­mé­tri­co para toda fuer­za de cam­bio y en mi opi­nión para­dig­má­ti­co de las limi­ta­cio­nes de la lucha de masas depen­dien­te del ins­ti­tu­cio­na­lis­mo y del bucle social­de­mó­cra­ta don­de se ha dado pun­to por pun­to casi todas las ten­den­cias nega­ti­vas que se pue­den acu­mu­lar en una la lucha. Des­de la ten­den­cia de las masas explo­ta­das a creer­se las pro­me­sas, las limi­ta­cio­nes de la pro­tes­ta sec­to­rial basa­da exclu­si­va­men­te en refor­mas par­cia­les sin alter­na­ti­va estra­té­gi­ca, la vehi­cu­li­za­ción par­la­men­ta­ris­ta bur­gue­sa para aho­gar cam­bios debi­do a la apa­ri­ción en esce­na de la buro­cra­ti­za­ción y el refor­mis­mo en una lucha ascen­den­te, la ten­den­cia al estan­ca­mien­to y retro­ce­so de los movi­mien­tos popu­la­res etc…

Ya no que­da nada de la “revo­lu­ción islan­de­sa”. Ni ras­tro. Y es que en pri­mer lugar nun­ca se cues­tio­nó nin­gún pilar del sis­te­ma capi­ta­lis­ta.


La pre­sión popu­lar con­si­guió que caye­ra un gobierno. Posi­ble­men­te por estos lares muchos lo lla­ma­rían “la caí­da del régi­men” y otros has­ta de “la cas­ta”. Pero un régi­men es un sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal, es el con­jun­to de ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas por medio de las cua­les un Esta­do orga­ni­za la mane­ra de ejer­cer el poder sobre la socie­dad. Tan­to el régi­men como el esta­do nun­ca son neu­tros, y un cam­bio de gobierno nun­ca es un cam­bio de régi­men per se.

Caí­do el eje­cu­ti­vo fue sus­ti­tui­do por una coa­li­ción de izquier­da social­de­mó­cra­ta que pro­me­tió acep­tar las deman­das popu­la­res de un pro­ce­so popu­lar para redac­tar una nue­va cons­ti­tu­ción.

Los impe­di­men­tos ins­ti­tu­cio­na­les des­de el ini­cio del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te popu­lar no se hicie­ron espe­rar ni la fal­ta de res­pal­do.
Inclu­so pre­sio­nes y zan­ca­di­llas del tri­bu­nal supre­mo islan­dés. Las éli­tes eco­nó­mi­cas aho­ga­ron tam­bién muchos movi­mien­tos y “los ciu­da­da­nos” se que­da­ron solos fren­te al esta­do. La coa­li­ción de izquier­das hizo el res­to ponien­do pie­dras en el camino. Y todos esos fac­to­res hicie­ron que no se lle­ga­rá a apro­bar nin­gún tex­to así como que el refe­rén­dum con­ta­rá con baja par­ti­ci­pa­ción y fue­ra aco­ta­do exclu­si­va­men­te a seis temas par­cia­les que pese a ser pro­pues­to por “ciu­da­da­nos” no pudo abs­traer­se de la hege­mo­nía bur­gue­sa en sus con­te­ni­dos.

Fra­ca­sa­do el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te popu­lar, el últi­mo día de la legis­la­tu­ra, una dipu­tada que había for­ma­do par­te del movi­mien­to social, a la deses­pe­ra­da e inten­tan­do cum­plir pro­me­sas incum­pli­das, inclu­yó una pro­pues­ta cons­ti­tu­cio­nal como una enmien­da a otra ley que se debía votar. El par­la­men­to a manos de su pre­si­den­ta y miem­bro de la Alian­za Social­de­mó­cra­ta, obvió la enmien­da. Aca­ba­da la legis­la­tu­ra, el par­ti­do con­ser­va­dor que por pre­sión popu­lar había sido “derro­ca­do” en las elec­cio­nes ante­rio­res vol­vía a ser la fuer­za mayo­ri­ta­ria y alcan­za­ba el poder par­la­men­ta­rio. Has­ta hoy.

No hace fal­ta men­cio­nar que duran­te todo este pro­ce­so el poder ins­ti­tu­cio­nal “de izquier­da” hizo de apa­ga­fue­gos debi­li­tan­do al movi­mien­tos popu­lar y la pro­tes­ta impi­dien­do y con­di­cio­nan­do de esta mane­ra la movi­li­za­ción que pre­ci­sa­men­te fue la que le puso en el poder, repi­tién­do­se así uno de los para­dig­mas mas repe­ti­dos de la izquier­da que alcan­za el poder ins­ti­tu­cio­nal den­tro de un régi­men bur­gués.

Hoy en Islan­dia la pro­tes­ta está total­men­te muer­ta y la pobla­ción prác­ti­ca­men­te asi­mi­la­da. No se vis­lum­bra alter­na­ti­va. Las tác­ti­cas de repre­sión y los “anti­dis­tur­bios” son muy dis­tin­tos y muy mejo­ra­dos tras la expe­rien­cia pasa­da tenien­do muy bajo con­trol a la hoy mino­ría disi­den­te en reti­ra­da. Los medios de comu­ni­ca­ción tam­bién han apren­di­do mucho para que se extien­da “la nor­ma­li­dad”. La bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria se agran­da por momen­tos, la juven­tud y la cla­se obre­ra siguen en retro­ce­so acu­mu­lan­do deu­das a cos­ta de que los sec­to­res aco­mo­da­dos que se vie­ron toca­dos han teni­do una recu­pe­ra­ción. Pare­ce que a nadie ya le inte­re­sa­ra cam­biar el país. Las fami­lias cono­ci­das como el Pul­po y el Cala­mar siguen con­tro­lán­do­lo todo.

Pero … el pro­ble­ma sigue laten­te, espe­ran­do que las bur­bu­jas explo­ten, que la reali­dad vir­tual cai­ga otra vez y qui­zás esa pró­xi­ma vez la izquier­da y el movi­mien­to popu­lar apren­dan de sus erro­res, los cua­les debe­rían ser cono­ci­dos por esas izquier­das y movi­mien­to popu­lar que en otras par­tes del mun­do quie­ran cam­biar­lo todo. Una vez más, inten­tar poner ros­tro ama­ble al capi­ta­lis­mo muer­de el pol­vo. En el caso de Islan­dia, en un vis­to y no vis­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: