Kurdistán: La revolución silenciada- Juliana Díaz Lozano y María Eugenia Marengo

El pue­blo kur­do se levan­ta insur­gen­te y resis­te. Su terri­to­rio, inte­gra­do por par­tes de cua­tro Esta­dos –Tur­quía, Siria, Irak e Irán– se posi­cio­na des­de una lucha ante la cri­sis del mode­lo nacio­na­lis­ta patriar­cal para los pue­blos de Orien­te Medio. En la gue­rri­lla, las muje­res se han con­ver­ti­do en van­guar­dia. En esta entre­vis­ta, Legue­rin, inte­gran­te del comi­té de soli­da­ri­dad Kur­dis­tán- Amé­ri­ca Lati­na, expli­ca los pun­tos cen­tra­les del con­flic­to en la región de Koba­ne y el lugar de las muje­res en el pue­blo kur­do.

Des­de el 2012, el levan­ta­mien­to en armas como res­pues­ta a las masa­cres, los exi­lios for­za­dos y la per­se­cu­ción polí­ti­ca, ha con­ver­ti­do a la resis­ten­cia kur­da en una reve­la­ción al mun­do de otras for­mas de vida y de orga­ni­za­ción polí­ti­ca posi­bles. Su pro­yec­to basa­do en lo que se deno­mi­na “Con­fe­de­ra­lis­mo Demo­crá­ti­co”, tie­ne sus pila­res en la auto­no­mía, la demo­cra­cia, la con­vi­ven­cia plu­ri­na­cio­nal, el socia­lis­mo, la eco­lo­gía y la lucha con­tra el patriar­ca­do.

En los últi­mos años han sur­gi­do en dis­tin­tas par­tes del mun­do Comi­tés de Soli­da­ri­dad con Kur­dis­tán, con el obje­ti­vo de visi­bi­li­zar a este pue­blo y las resis­ten­cias que vie­ne lle­van­do a cabo. Este 1ero de noviem­bre, el mar­co de una jor­na­da inter­na­cio­nal de soli­da­ri­dad con el pue­blo de Kur­dis­tán en Argen­ti­na y en recha­zo a los ata­ques del Esta­do Islá­mi­co en el nor­te de Siria, Legue­rín, inte­gran­te del Comi­té de soli­da­ri­dad Kur­dis­tán-Amé­ri­ca Lati­na, dio cuen­ta del pro­ce­so his­tó­ri­co de lucha y del rol de las muje­res kur­das como un fac­tor cla­ve para la cons­truc­ción de otra socie­dad.

- ¿Cómo sur­ge el movi­mien­to de libe­ra­ción en Kur­dis­tán?

El movi­mien­to de libe­ra­ción de Kur­dis­tán está for­ma­do por más de 400 orga­ni­za­cio­nes en las cua­tro par­tes de Kur­dis­tán, Tur­quía, Siria, Irak e Irán, y apo­ya­da por la diás­po­ra kur­da en Euro­pa, don­de hay 5 millo­nes de kur­dos en ese con­ti­nen­te, pro­duc­to del exi­lio polí­ti­co y for­za­do por la que­ma de más de 4 mil pue­blos en la déca­da del ’80.

Los kur­dos son un pue­blo de 40 millo­nes de per­so­nas. La mayo­ría se encuen­tra den­tro de la fron­te­ra tur­ca, don­de hay alre­de­dor de 25 millo­nes per­so­nas. En esta región el con­flic­to es más fuer­te, tenien­do al enemi­go pró­xi­mo más radi­cal y fas­cis­ta de los kur­dos que es el gobierno tur­co, que ade­más de com­ba­tir polí­ti­ca y mili­tar­men­te, tie­ne más de 12 mil pre­sos polí­ti­cos y bom­bar­dea sis­te­má­ti­ca­men­te al pue­blo de Iraq don­de están las bases del Par­ti­do de Tra­ba­ja­do­res de Kur­dis­tán (PKK).

El 19 de julio de 2012, tras déca­das de vivir sin los dere­chos bási­cos, tenien­do prohi­bi­do prac­ti­car su cul­tu­ra y el desa­rro­llo de sus orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas, los kur­dos de Siria se levan­ta­ron decla­ran­do su auto­no­mía, pre­sio­nan­do [y acor­dan­do con] al gobierno y al Ejér­ci­to de Siria a salir de sus terri­to­rios. Este alza­mien­to es cono­ci­do como la “Revo­lu­ción de Roja­vá”. A pesar del inten­so blo­queo por par­te de Tur­quía, apo­ya­da por Esta­dos Uni­dos, para impe­dir que lle­guen ali­men­tos, medi­ca­men­tos, ener­gía, agua, etc., la revo­lu­ción siguió e inci­dió en las otras par­tes de Kur­dis­tán que ele­va­ban la lucha ins­pi­ra­dos en el ejem­plo de Roja­va.

En el año 2013 se con­for­ma­ron tres can­to­nes para toda esta región, de occi­den­te a orien­te: Afrîn, Koba­nê y Cezî­re, anti­gua­men­te sepa­ra­dos por la expul­sión de los kur­dos para esta­ble­cer sólo pobla­ción ára­be en regio­nes de fron­te­ra, polí­ti­ca cono­ci­da como ‘Cin­tu­rón Ára­be’. En cada can­tón se imple­men­ta­ron nue­vas for­mas de auto-gobierno, basa­das en las asam­bleas popu­la­res y con la par­ti­ci­pa­ción de kur­dos, asi­rios, ára­bes, arme­nios, tur­co­ma­nos y che­che­nos.

-¿Cuál es el con­flic­to actual en la región de Koba­ne?

La resis­ten­cia actual del can­tón de Koba­ne se debe al ata­que del gru­po Yiha­dis­ta ISIS y es una gue­rra de auto-defen­sa. Des­de el 15 de sep­tiem­bre, el lla­ma­do Esta­do Islá­mi­co (ISIS), apo­ya­do por Esta­dos Uni­dos, Tur­quía y las monar­quías del Gol­fo Pér­si­co, inten­ta ani­qui­lar al Can­tón de Koba­ne, y bus­can des­es­ta­bi­li­zar la región para divi­dir a Siria e Iraq en muchos y peque­ños esta­dos.

Koba­ne es la cuna de la Revo­lu­ción de Roja­vá. Esta región es muy sim­bó­li­ca para todas las par­tes de Kur­dis­tán inclui­das las per­so­nas que viven en Euro­pa. Aho­ra el epi­cen­tro del con­flic­to se encuen­tra allí: lle­van más de 48 días ase­dian­do por todos los fren­tes al Esta­do Islá­mi­co, mien­tras en el nor­te está Tur­quía agre­dien­do con su poli­cía y su ejér­ci­to. Sin embar­go Koba­ne no cae por­que tie­ne una resis­ten­cia que está deci­di­da has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias y Tur­quía sabe que la caí­da de Koba­ne en el nor­te de Siria va a impac­tar en todas las otras par­tes del Kur­dis­tán en alza­mien­tos. Cuan­do Tur­quía se negó a abrir la fron­te­ra a los más de 3 mil com­ba­tien­tes que venían des­de el nor­te de este país hacia Koba­ne, hubo una rebe­lión en todas las ciu­da­des kur­das de Tur­quía. El gobierno decla­ró toque de que­da, pero la gen­te hizo una inti­fa­da masi­va, salió a la calle, des­co­no­ció el Decre­to Nacio­nal del toque de que­da y hubo más de 50 muer­tos. Esto le demos­tró al gobierno de Tur­quía que es un efec­to bume­rang lo que está hacien­do. Como decía el Che Gue­va­ra, cuan­do hay una agre­sión tan exa­ge­ra­da por par­te del impe­ria­lis­mo el pue­blo más se une, se con­for­ma y se hace más fuer­te en la resis­ten­cia.

- ¿Cuál es el lugar de las muje­res en la lucha del pue­blo kur­do?

El tema de las muje­res es el más impor­tan­te para hablar de la resis­ten­cia Kur­da, más allá del lugar de asi­mi­la­ción cul­tu­ral que sufren todos los kur­dos, las muje­res tie­nen un lugar, como últi­mo esla­bón de esa socie­dad, por ser kur­das, por ser muje­res y por ser pobres. Es decir, los kur­dos con­si­de­ran a las muje­res como una Nación. Hay pro­ble­má­ti­cas par­ti­cu­la­res de las muje­res pero a la vez en la orga­ni­za­ción polí­ti­ca y mili­tar son la van­guar­dia de todo ese movi­mien­to de libe­ra­ción que está apo­ya­do por el 90 por cien­to de los kur­dos. O sea hay millo­nes de per­so­nas, es la gue­rri­lla más gran­de del mun­do. Es uno de los con­flic­tos sis­te­má­ti­cos más pro­lon­ga­dos y es el pue­blo más gran­de que no tie­ne país, aun­que ya no quie­ren ser una país como tal.

- ¿Cómo se orga­ni­zan?

Las muje­res están real­men­te muy orga­ni­za­das, tan­to mili­tar como social­men­te. Ellas tie­nen coope­ra­ti­vas, agen­cias de pren­sa de muje­res, cien­tos de orga­ni­za­cio­nes, y ejér­ci­tos que son sola­men­te de muje­res.

Esto tie­ne un gran impac­to, por ejem­plo en lo que sig­ni­fi­có la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en el PKK, que ori­gi­nó un cam­bio en la for­ma de la orga­ni­za­ción de ese par­ti­do, y lo vol­vió real­men­te demo­crá­ti­co.

Más allá de esto, endó­ge­na­men­te es una lucha con­tra un sis­te­ma patriar­cal de 5 mil años, cual­quier com­pa­ñe­ra kur­da te pue­de decir que su lucha es, una peque­ña par­te con­tra el ejér­ci­to tur­co, con­tra el ejér­ci­to que los bom­bar­dea pero la ver­da­de­ra gue­rra es con­tra esa estruc­tu­ra patriar­cal de 5 mil años que las nie­ga de todo tipo de par­ti­ci­pa­ción, de cual­quier pun­to de vis­ta. Enton­ces por eso obli­ga­da­men­te esa tie­ne que ser la van­guar­dia del movi­mien­to.

El líder de los y las kur­das, Abdu­llah Öca­lam con­si­de­ra que no es posi­ble un plan­tea­mien­to revo­lu­cio­na­rio, sino se abor­da el tema de la mujer, si no se empie­za libe­ran­do a la mujer, no es un tema secun­da­rio. Este es el tema de pri­mer orden, des­pués está todo lo demás. Ellos con­ci­ben que la domi­na­ción del hom­bre para con la mujer es la célu­la madre que da naci­mien­to a todas las otras for­mas de desigual­da­des, enton­ces, lejos de estar resol­vien­do, si uno empie­za por otro aspec­to de la socie­dad, otro aspec­to del con­flic­to, nun­ca va a poder plan­tear algo real­men­te revo­lu­cio­na­rio.

No sola­men­te es la “par­ti­ci­pa­ción” de la mujer, sino que lo fun­da­men­tal es crear orga­ni­za­cio­nes que par­tan des­de la mira­da de las muje­res y para eso hacen fal­ta nue­vas sub­je­ti­vi­da­des, por­que no hay un patrón de la mujer libre, por­que no exis­te como tal una mujer libre. En este momen­to se están crean­do femi­nei­da­des muy dife­ren­tes a las que cono­ce­mos y tie­nen impac­to en toda la socie­dad, están cues­tio­nan­do y derro­can­do estruc­tu­ras feu­da­les y patriar­ca­les que tie­nen miles de años.
Este cam­bio lo hacen hom­bres y muje­res, pero la pro­pues­ta tie­ne que par­tir de las muje­res, es una deu­da his­tó­ri­ca de par­te de todos/​as los habi­tan­tes de este pla­ne­ta para con este mun­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: