Los abanderados de la libertad

+
JPEG - 22.4 KB
Jens Stol­ten­berg era pri­mer minis­tro de Norue­ga en 2011, cuan­do Anders Beh­ring Brei­vik mató 77 per­so­nas en el aten­ta­do con bom­ba de Oslo y en la isla de Uto­ya. Aho­ra es secre­ta­rio gene­ral de la OTAN.

Fir­mó el libro de con­do­len­cias por las víc­ti­mas del aten­ta­do terro­ris­ta con­tra la redac­ción de[l sema­na­rio satí­ri­co] Char­lie Heb­do y, defi­nién­do­lo como «un escan­da­lo­so ata­que con­tra la liber­tad de pren­sa», decla­ró que «el terro­ris­mo, en todas sus for­mas, nun­ca pue­de ser tole­ra­do ni jus­ti­fi­ca­do».

Pala­bras muy acer­ta­das si no vinie­sen de Jens Stol­ten­berg, secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, la orga­ni­za­ción mili­tar que uti­li­za metó­di­ca­men­te como ins­tru­men­to de gue­rra el ata­que terro­ris­ta con­tra las redac­cio­nes de las esta­cio­nes de tele­vi­sión [1]. El ata­que terro­ris­ta con­tra la sede de la radio­te­le­vi­sión ser­bia en Bel­gra­do, alcan­za­da por un misil de la OTAN el 23 de abril de 1999, pro­vo­có la muer­te de 16 perio­dis­tas y téc­ni­cos.

La OTAN recu­rrió nue­va­men­te a esa for­ma de terro­ris­mo duran­te su gue­rra con­tra Libia, bom­bar­dean­do en 2011 la sede de la radio­te­le­vi­sión de Trí­po­li. Lo mis­mo suce­dió en la gue­rra con­tra Siria, en el verano de 2012, cuan­do indi­vi­duos entre­na­dos y arma­dos por la CIA –en los mis­mos cam­pa­men­tos de don­de al pare­cer pro­ve­nían los eje­cu­to­res del aten­ta­do per­pe­tra­do en París– ata­ca­ron las esta­cio­nes de Ale­po y de Damas­co matan­do una dece­na de perio­dis­tas y téc­ni­cos.

Occi­den­te obser­vó un silen­cio mediá­ti­co casi total sobre estos ata­ques terro­ris­tas y prác­ti­ca­men­te nadie salió a las calles con las fotos ni los nom­bres de las víc­ti­mas. Pero al aten­ta­do con­tra Char­lie Heb­do sí se le dio reso­nan­cia mediá­ti­ca mun­dial. Uti­li­zan­do el natu­ral sen­ti­mien­to de con­de­na con­tra el aten­ta­do y la soli­da­ri­dad del due­lo por las víc­ti­mas, se con­vir­tió a Char­lie Heb­do en sím­bo­lo de lucha por la liber­tad median­te una gran mani­fes­ta­ción polí­ti­ca. Y ade­más igno­ran­do el polé­mi­co papel de este sema­na­rio que, por sus cari­ca­tu­ras «irre­ve­ren­tes», supues­ta­men­te se sitúa «a la izquier­da de la izquier­da».

En 1999, el direc­tor de Char­lie Heb­do, Phi­lip­pe Val, apo­yó con una serie de edi­to­ria­les y cari­ca­tu­ras la gue­rra de la OTAN con­tra Yugos­la­via com­pa­ran­do a Milo­se­vic con Hitler y acu­san­do a los ser­bios de haber per­pe­tra­do en Koso­vo «pogro­mos» simi­la­res a los de los nazis con­tra los judíos.

En 2011, se impu­so la mis­ma línea edi­to­rial cuan­do Char­lie Heb­do –a pesar de que Phi­lip­pe Val ya no esta­ba en la direc­ción– con­tri­bu­yó a jus­ti­fi­car la gue­rra de la OTAN con­tra Libia dibu­jan­do a Kad­ha­fi como un feroz dic­ta­dor que aplas­ta a su pue­blo bajo su bota y que se baña en una tina lle­na de san­gre. Mis­ma línea edi­to­rial, en 2012, sobre Siria cuan­do, repre­sen­tan­do al pre­si­den­te Assad como un cíni­co dic­ta­dor que aplas­ta muje­res y niños bajo las este­ras de sus tan­ques, Char­lie Heb­do jus­ti­fi­ca la ope­ra­ción mili­tar de Esta­dos Uni­dos y la OTAN con­tra la Repú­bli­ca Ára­be Siria.

En esa línea se inser­ta la serie de cari­ca­tu­ras en las que Char­lie Heb­do ridi­cu­li­za a Maho­ma. Aun­que tam­bién ejer­ce la sáti­ra de otras reli­gio­nes [2], las cari­ca­tu­ras sobre Maho­ma son como bido­nes de gaso­li­na lan­za­dos al terreno, ya en lla­mas, del mun­do ára­be y musul­mán. Esas cari­ca­tu­ras resul­tan para las gran­des masas musul­ma­nas aún más insul­tan­tes en la medi­da en que quie­nes ridi­cu­li­zan su reli­gión y su cul­tu­ra son inte­lec­tua­les pari­si­nos que no tie­nen en cuen­ta el hecho que Fran­cia impu­so su yugo colo­nial a pue­blos ente­ros, no sólo explo­tán­do­los y masa­crán­do­los (sólo en Arge­lia, la colo­ni­za­ción fran­ce­sa dejó un millón de muer­tos) sino impo­nién­do­les ade­más la len­gua y la cul­tu­ra fran­ce­sas.

París con­ti­núa hoy esa polí­ti­ca bajo nue­vas moda­li­da­des neo­co­lo­nia­les. No es por lo tan­to sor­pren­den­te la pro­pa­ga­ción de las pro­tes­tas con­tra Char­lie Heb­do en el mun­do ára­be y musul­mán, que en su mayo­ría con­de­nó los ata­ques terro­ris­tas per­pe­tra­dos en París.

A quie­nes, en Occi­den­te, usan a Char­lie Heb­do como ban­de­ra de la «liber­tad de pren­sa» habría que hacer­les la siguien­te pre­gun­ta: ¿Qué harían uste­des si se encon­tra­ran en las calles ante las pare­des cubier­tas de dibu­jos por­no­grá­fi­cos repre­sen­tan­do a su padre y su madre? ¿No se enfu­re­ce­rían uste­des? ¿No los verían como una pro­vo­ca­ción? ¿No pen­sa­rían uste­des que detrás de eso está la mano de alguien que está tra­tan­do de pro­vo­car una gue­rra con­tra uste­des?

" width="15px" height="15px"> " width="15px" height="15px"> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] Sobre el uso cons­tan­te del terro­ris­mo que ha hecho la OTAN en con­tra de sus pro­pios alia­dos, el lec­tor pue­de remi­tir­se al libro Les Armées Secrè­tes de l’OTAN [Los ejér­ci­tos secre­tos de la OTAN] del pro­fe­sor Danie­le Gan­ser (édi­tions Demi-lune), dis­po­ni­ble en espa­ñol en el sitio web de la Red Vol­tai­re.

[2] Pero sin obte­ner ingre­sos tan feno­me­na­les como los que le pro­por­cio­nan las sáti­ras sobre el islam: «En 2006, Édi­tions Rota­ti­ve, edi­to­ra de Char­lie Heb­do, regis­tró ganan­cias ascen­dien­tes a 968 501 euros.
Cer­ca del 85% de esa suma (o sea 825 000 euros) fue­ron redis­tri­bui­dos en divi­den­dos entre los 4 socios del gru­po: Phi­lip­pe Val, direc­tor de la publi­ca­ción y pro­pie­ta­rio de 600 de las 1 500 accio­nes de la empre­sa, y Cabu, dibu­jan­te y direc­tor artís­ti­co, tam­bién posee­dor de 600 accio­nes, reci­bie­ron 330 000 euros cada uno. Los otros 2 accio­nis­tas, el eco­no­mis­ta Ber­nard Maris, direc­tor adjun­to de la redac­ción, y el res­pon­sa­ble finan­cie­ro Eric Port­heault (con 200 y 100 accio­nes cada uno) reci­bie­ron 110 000 y 55 000 euros res­pec­ti­va­men­te. Ade­más de la bue­na mar­cha de las ven­tas [en 2006] y de las sus­crip­cio­nes (una ven­ta sema­nal pro­me­dio de 85 000 ejem­pla­res, según la direc­ción), la ganan­cia pro­vie­ne, fun­da­men­tal­men­te, de la extra­or­di­na­ria ven­ta (500 000 ejem­pla­res) del núme­ro espe­cial dedi­ca­do a las cari­ca­tu­ras de Maho­ma, el 8 de febre­ro de 2006.
El pago de divi­den­dos a Phi­lip­pe Val y a Cabu no tie­ne el carác­ter de gra­ti­fi­ca­ción por nin­gún tipo de inver­sión que hubie­sen podi­do hacer ante­rior­men­te en la publi­ca­ción ya que ellos no dis­po­nían de capi­tal pro­pio en el momen­to de la crea­ción de Char­lie Heb­do, total­men­te finan­cia­da por el enton­ces pre­si­den­te fran­cés Fran­co­is Mit­te­rrand con sumas pro­ve­nien­tes de los fon­dos secre­tos de la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: