¿A qué le temen los políticos y los periodistas franceses?

Red Vol­tai­re

La increí­ble cam­pa­ña de pren­sa desata­da en Fran­cia, en nom­bre de la liber­tad de pren­sa y de la liber­tad de expre­sión pero en con­tra de todo el que se inte­rro­ga sobre los aten­ta­dos regis­tra­dos en París en enero, ha ido exten­dién­do­se poco a poco a todos los paí­ses miem­bros de la OTAN. En lo ade­lan­te, el espí­ri­tu crí­ti­co pue­de ser vis­to como un deli­to y quie­nes lo cul­ti­ven pue­den aca­bar en la cár­cel.

JPEG - 36.1 KB
Al mar­gen de la mani­fes­ta­ción «Je suis Char­lie» del 11 de enero de 2015, 56 jefes de Esta­do y de gobierno se reunie­ron en una calle adya­cen­te a la ruta del cor­te­jo y posa­ron duran­te unos minu­tos ante las cáma­ras antes de vol­ver a sus paí­ses. Las imá­ge­nes así cap­ta­das los mos­tra­ron como líde­res de una mani­fes­ta­ción a la que nun­ca se unie­ron.

Los aten­ta­dos per­pe­tra­dos en Fran­cia en enero de 2015 die­ron lugar a una impre­sio­nan­te mani­fes­ta­ción con­vo­ca­da bajo el eslo­gan «Je suis Char­lie» y al ini­cio de una cam­pa­ña de denun­cia con­tra todos los auto­res que se han atre­vi­do a cues­tio­nar el sig­ni­fi­ca­do de esos actos de vio­len­cia. Casi todos los gran­des medios de difu­sión fran­ce­ses han dedi­ca­do repor­ta­jes y artícu­los no ha deba­tir sobre los hechos sino a demo­ni­zar a quie­nes se inte­rro­gan sobre estos.

La línea direc­ti­va de esa cam­pa­ña se puso de mani­fies­to cuan­do la direc­to­ra polí­ti­ca de la redac­ción del canal de tele­vi­sión fran­cés Fran­ce 2, Nat­ha­lie Saint-Criq, se pre­sen­tó ante las cáma­ras del noti­cie­ro trans­mi­ti­do el 12 de enero para expli­car que:

«Es pre­ci­sa­men­te a quie­nes no son “Char­lie” a quie­nes tene­mos que des­cu­brir, a quie­nes “se mecen” en las redes socia­les y a quie­nes no ven este com­ba­te como suyo. Sí, a esos tene­mos que seña­lar­los, dar­les tra­ta­mien­to, inte­grar­los o rein­te­grar­los a la comu­ni­dad nacio­nal.»

El lla­ma­do de Nat­ha­lie Saint-Criq al mac­carthys­mo

Nat­ha­lie Saint-Cricq es la com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal de Patri­ce Duha­mel, quien fue a su vez fue direc­tor gene­ral de Fran­ce Télé­vi­sions, el orga­nis­mo fran­cés a car­go de la tele­vi­sión. Patri­ce Duha­mel es ade­más el her­mano del edi­to­ria­lis­ta Alain Duha­me. Estos tres perio­dis­tas son des­de hace muchos años las voces del con­sen­so de la cla­se diri­gen­te fran­ce­sa.

¿De dón­de vie­ne la evi­den­te inquie­tud de la pren­sa fran­ce­sa?

Des­de la publi­ca­ción de La Gran Impos­tu­ra y el deba­te mun­dial que sus­ci­tó [ese libro sobre los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001], un sec­tor cre­cien­te de la pobla­ción, no sólo en Fran­cia sino en todos los paí­ses miem­bros de la OTAN, ha deja­do de con­fiar en los gran­des medios de pren­sa a la hora de infor­mar­se. En 2002 y en los años pos­te­rio­res, la cre­di­bi­li­dad de la pren­sa pla­na y de la radio cayó a un 44% y la de la tele­vi­sión des­cen­dió al 53%. Con el tiem­po había vuel­to a subir al 50% para la pren­sa pla­na, al 55% para la radio y al 58% en el caso de la tele­vi­sión [1].

Es impor­tan­te obser­var que, para la cla­se diri­gen­te, la cre­di­bi­li­dad de los medios se mide por tipo de sopor­te y no según los con­te­ni­dos, lo cual evi­den­cia una ausen­cia casi total de plu­ra­lis­mo en mate­ria de ideas.

La publi­ca­ción de un artícu­lo de Thierry Meys­san [2] en las horas pos­te­rio­res al aten­ta­do con­tra Char­lie Heb­do reabrió abrup­ta­men­te el deba­te sobre la con­fia­bi­li­dad de los medios de pren­sa. Des­de su exi­lio en Siria, Meys­san seña­la­ba que el modus ope­ran­di de los terro­ris­tas no tenía abso­lu­ta­men­te nada que ver con lo que hacen los yiha­dis­tas y que era más bien com­pa­ra­ble con el modo de actuar de un coman­do mili­tar. Por con­si­guien­te, según Meys­san, lo impor­tan­te no era saber si los terro­ris­tas eran musul­ma­nes o si habían teni­do con­tac­tos con yiha­dis­tas autén­ti­cos sino quién impar­tió las órde­nes que los lle­va­ron a per­pe­trar el cri­men. El artícu­lo de Thierry Meys­san encon­tró gran eco en Fran­cia al ser reto­ma­do por nume­ro­sos sitios web, reen­via­do a tra­vés de lis­tas de difu­sión y reci­bió en sólo 3 días más de 800 000 visi­tas en la pági­na de la Red Vol­tai­re en idio­ma fran­cés [3].

Extra­ña­men­te, esa cues­tión, abor­da­da por nume­ro­sí­si­mos medios de pren­sa extran­je­ros –entre ellos la BBC y CNN– no fue men­cio­na­da por la gran pren­sa de Fran­cia. Peor aún, la cam­pa­ña desata­da en Fran­cia con­tra todo el que plan­tea la menor inte­rro­gan­te sobre ese tema se refi­rió repe­ti­da­men­te al artícu­lo de Thierry Meys­san –para des­ca­li­fi­car­lo– sin tomar­se nun­ca el tra­ba­jo de res­pon­der a sus argu­men­tos.

En ese mis­mo tra­ba­jo, el perio­dis­ta fran­cés exila­do obser­va­ba que el aten­ta­do con­tra Char­lie Heb­do tenía como obje­ti­vo reac­ti­var la «gue­rra de civi­li­za­cio­nes», estra­te­gia nun­ca reivin­di­ca­da ni por la Her­man­dad Musul­ma­na, ni por al-Qae­da o el Emi­ra­to Islá­mi­co sino úni­ca y exclu­si­va­men­te por los neo­con­ser­va­do­res esta­dou­ni­den­ses y los hal­co­nes libe­ra­les. Eso bas­tó para que Meys­san fue­se acu­sa­do de «anti­se­mi­tis­mo» ya que los neo­con­ser­va­do­res empe­za­ron sien­do un gru­po de perio­dis­tas trots­kis­tas vin­cu­la­dos a la publi­ca­ción judía y sio­nis­ta Com­men­tary [4].

Esta absur­da acu­sa­ción pro­ba­ble­men­te tenía como obje­ti­vo sub­ra­yar que las obser­va­cio­nes de Thierry Meys­san eran amplia­men­te reto­ma­das, dis­cu­ti­das y comen­ta­das por los miem­bros de Recon­ci­lia­ción Nacio­nal, el par­ti­do polí­ti­co de nue­va crea­ción fun­da­do en Fran­cia por el humo­ris­ta Dieu­don­né y el pole­mis­ta Alain Soral. Como su nom­bre lo indi­ca, esa for­ma­ción se plan­tea la reuni­fi­ca­ción de ciu­da­da­nos pro­ve­nien­tes de corrien­tes polí­ti­cas dife­ren­tes, inclu­yen­do aque­llos pro­ve­nien­tes de la extre­ma dere­cha anti­se­mi­ta.

La pren­sa fran­ce­sa se ve por lo tan­to obli­ga­da a enfren­tar dos desafíos al mis­mo tiem­po: la rebe­lión enca­be­za­da inter­na­cio­nal­men­te por Thierry Meys­san con­tra la domi­na­ción anglo­sa­jo­na y el sur­gi­mien­to, alre­de­dor de Dieu­don­né y de Alain Soral, de un nue­vo movi­mien­to polí­ti­co fran­cés que denun­cia la «trai­ción de las éli­tes».

Al inter­ve­nir sobre los aten­ta­dos en la Asam­blea Nacio­nal, el pri­mer minis­tro Manuel Valls inclu­so desig­na­ba al humo­ris­ta Dieu­don­né como el obje­ti­vo fun­da­men­tal a eli­mi­nar:

«Y que terri­ble coin­ci­den­cia, que afren­ta el hecho de ver a un rein­ci­den­te del odio rea­li­zar su espec­tácu­lo en salas reple­tas de públi­co en el mis­mo momen­to en que, en la tar­de del sába­do, la Nación se reunía solem­ne­men­te en la Puer­ta de Vin­cen­nes. ¡No per­mi­ta­mos esos hechos y que la jus­ti­ca sea impla­ca­ble con esos pre­di­ca­res del odio! ¡Lo digo con fuer­za aquí en la tri­bu­na de la Asam­blea Nacio­nal!» [5].

Al día siguien­te, el humo­ris­ta Dieu­don­né fue arres­ta­do y pues­to a dis­po­si­ción de los tri­bu­na­les. Se le acu­sa de haber­se mofa­do de la movi­li­za­ción «Je suis Char­lie» [En espa­ñol, «Yo soy Char­lie»] ridi­cu­li­zán­do­la con las pala­bras «Yo soy Char­lie Couli­baly», en refe­ren­cia al ape­lli­do de uno de los terro­ris­tas, lo cual supues­ta­men­te sería un lla­ma­do al odio anti­se­mi­ta.

O sea, en la Fran­cia actual, la defen­sa de la liber­tad de expre­sión impli­ca meter en la cár­cel a un humo­ris­ta.

No todos los franceses se unieron a la movilización

En ese con­tex­to de opo­si­ción al poder mediá­ti­co y polí­ti­co se han rea­li­za­do estu­dios para enten­der qué fran­ce­ses se resis­ten a acep­tar el dis­cur­so públi­co y qué impac­to ten­drían en el futu­ro de los par­ti­dos polí­ti­cos.

Apa­re­ce, en pri­mer lugar, una impor­tan­te dife­ren­cia entre las dife­ren­tes regio­nes de Fran­cia: la tasa de par­ti­ci­pa­ción en las mani­fes­ta­cio­nes «Je suis Char­lie» alcan­zó el 71% en las ciu­da­des de Gre­no­ble y Rodez pero no pasa de un 3% en Le Havre y Henin-Beau­mont [6].

JPEG - 18.4 KB
La movi­li­za­ción «Je suis Char­lie»
Fuen­te: Ifop

Según el IFOP (Ins­ti­tu­to Fran­cés de la Opi­nión Públi­ca), la línea de frac­tu­ra coin­ci­di­ría con la del voto del Fren­te Nacio­nal [7]. Pero tam­bién podría ser que coin­ci­da con la del voto favo­ra­ble al «No» en el refe­rén­dum de 2005 sobre la Cons­ti­tu­ción Euro­pea [8]. Des­pués de ana­li­zar­la, el IFOP des­car­ta la hipó­te­sis sobre la exis­ten­cia de una rela­ción con la per­te­nen­cia reli­gio­sa al islam.

JPEG - 20 KB
El voto favo­ra­ble al Fren­te Nacio­nal en la elec­ción pre­si­den­cial fran­ce­sa de 2012
Fuen­te: IFOP
JPEG - 29.7 KB
El voto por el «No» en el refe­rén­dum de 2005 sobre la Cons­ti­tu­ción Euro­pea
Fuen­te: Fré­dé­ric Sal­mon

En otras pala­bras, la opo­si­ción al una­ni­mis­mo de «Je suis Char­lie» corres­pon­de­ría a las aspi­ra­cio­nes de los elec­to­res del Fren­te Nacio­nal pero podría aumen­tar has­ta corres­pon­der con las de los elec­to­res que se opo­nen a una Unión Euro­pea anti­rre­pu­bli­ca­na y anti­de­mo­crá­ti­ca.

La tasa de pene­tra­ción del espí­ri­tu crí­ti­co, cali­fi­ca­do de «cons­pi­ra­cio­nis­mo» [y tam­bién como «com­plo­tis­mo» o «teo­rías cons­pi­ra­cio­nis­tas»] fue obje­to de estu­dio del IFOP a pedi­do del dia­rio Sud Ouest [9].

En una entre­vis­ta con el poli­tó­lo­go Emma­nuel Taieb, el dia­rio expli­ca a los lec­to­res lo que «tie­nen» que rete­ner. Este soció­lo­go, que impar­te cla­ses de Cien­cias Polí­ti­cas en Lyon, era cono­ci­do has­ta aho­ra como espe­cia­lis­ta en el deba­te sobre la pena de muer­te. Aun­que no ha escri­to nun­ca nin­gún tra­ba­jo cien­tí­fi­co sobre las «teo­rías cons­pi­ra­cio­nis­tas», des­de el aten­ta­do con­tra Char­lie Heb­do Taieb está sien­do pre­sen­ta­do como un espe­cia­lis­ta en la mate­ria y nume­ro­sos medios lo inte­rro­gan sobre el tema.

Cuan­do se habla de «teo­rías cons­pi­ra­cio­nis­tas» en reali­dad se tra­ta de una «adhe­sión a tesis» que cues­tio­nan ver­sio­nes común­men­te acep­ta­das de cier­tos hechos polí­ti­cos. Emma­nuel Taieb pre­ci­sa que esas «teo­rías» no son «rumo­res» (tér­mino emplea­do duran­te la cam­pa­ña de 2002) sino que son pro­duc­to de per­so­nas iden­ti­fi­ca­das (Taieb cita a Jean-Marie Le Pen [líder fran­cés de extre­ma dere­cha], a Thierry Meys­san y a Lyn­don LaRou­che) que según él no son perio­dis­tas (a pesar de que Thierry Meys­san es legal­men­te titu­lar de una cre­den­cial de pren­sa y es ade­más edi­to­ria­lis­ta de diver­sas publi­ca­cio­nes impre­sas en dife­ren­tes paí­ses). Taieb afir­ma tam­bién que en defi­ni­ti­va: «La mayo­ría de las teo­rías cons­pi­ra­cio­nis­tas sólo son nue­vas for­mas de anti­im­pe­ria­lis­mo o de anti­sio­nis­mo».

Lógi­ca­men­te el dia­rio par­te de la cues­tión del 11 de sep­tiem­bre para lle­gar al tema de «Je suis Char­lie». Para un 21% de las per­so­nas inte­rro­ga­das «no es ver­da­de­ra­men­te cier­to que esos aten­ta­dos [del 11 de sep­tiem­bre de 2001] hayan sido pla­ni­fi­ca­dos y rea­li­za­dos úni­ca­men­te por la orga­ni­za­ción terro­ris­ta al-Qae­da». Esa cifra cae al 16% en el caso de los aten­ta­dos de enero de 2015.

JPEG - 30.2 KB
JPEG - 32.8 KB
Fuen­te: IFOP y Sud Ouest del 25 de enero de 2015
Encues­ta rea­li­za­da a un gru­po de 1 051 per­so­nas repre­sen­ta­ti­vas de la pobla­ción fran­ce­sa de 18 años o más. Los encues­ta­dos res­pon­die­ron un cues­tio­na­rio onli­ne entre el 21 y el 23 de enero de 2015.

Por supues­to, las pre­gun­tas están for­mu­la­das de tal mane­ra que indu­cen par­cial­men­te las res­pues­tas de los encues­ta­dos. En todo caso, un 16% de des­con­fian­za ya repre­sen­ta un pro­ble­ma polí­ti­co de pro­por­cio­nes con­si­de­ra­bles.

El IFOP pro­si­gue su estu­dio obser­van­do que las per­so­nas que cues­tio­nan la ver­sión ofi­cial sobre el 11 de sep­tiem­bre de 2001 pro­vie­nen de todo el espec­tro elec­to­ral pero que son más nume­ro­sas en las filas del Fren­te Nacio­nal. Sin embar­go, ¡oh sor­pre­sa!, en lo tocan­te a los aten­ta­dos de París los lla­ma­dos «com­plo­tis­tas» son más nume­ro­sos entre los mili­tan­tes del Fren­te de Izquier­da [10] y de la UMP [11] que entre los del Par­ti­do Socia­lis­ta [actual­men­te en el poder] y los del Fren­te Nacio­nal.

Se derrum­ba así toda la retó­ri­ca que atri­bu­ye al cues­tio­na­mien­to un ori­gen de extre­ma dere­cha o un supues­to olor a anti­se­mi­tis­mo. Los «com­plo­tis­tas» son en reali­dad ciu­da­da­nos que se rebe­lan con­tra el sis­te­ma en nom­bre de los valo­res de la Repú­bli­ca y en nom­bre de la demo­cra­cia. Eso es lo que ya han enten­di­do el Fren­te Nacio­nal –al evo­lu­cio­nar a lo lar­go de una déca­da des­de las posi­cio­nes de un par­ti­do de extre­ma dere­cha hacia las de un par­ti­do patrió­ti­co– y el Fren­te de Izquier­da, así como Recon­ci­lia­ción Nacio­nal, aun­que se tra­ta de tres for­ma­cio­nes polí­ti­cas que no tie­nen nin­gu­na rela­ción entre sí.

[1] Baró­me­tro de la con­fian­za en los medios de pren­sa, TNS-Sofres.

[2] «¿Quién está detrás del aten­ta­do con­tra Char­lie Heb­do?», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 8 de enero de 2015.

[3] Vol​tai​re​net​.org está dis­po­ni­ble para los inter­nau­tas en 10 idio­mas prin­ci­pa­les y en 6 idio­mas secun­da­rios.

[4] « Los New York Inte­llec­tuals y la inven­ción del neo­con­ser­va­du­ris­mo », por Denis Boneau, Red Vol­tai­re, 4 de febre­ro de 2005.

[5] «Dis­cours de Manuel Valls à l’Assemblée natio­na­le en hom­ma­ge aux vic­ti­mes des atten­tats», Réseau Vol­tai­re, 13 de enero de 2015.

[6] Mar­che républicaine «pour Char­lie»: des disparités de mobi­li­sa­tion lour­des de sens [en espa­ñol, “Mar­cha repu­bli­ca­na «por Char­lie»: dife­ren­cias de par­ti­ci­pa­ción con nefas­to sen­ti­do, Ifop Focus n°121, enero de 2015.

[7] En las elec­cio­nes euro­peas del 25 de mayo de 2014, el Fren­te Nacio­nal (FN, par­ti­do fran­cés de extre­ma dere­cha) se con­vir­tió en el pri­mer par­ti­do de Fran­cia al obte­ner un 24,86% de los votos váli­dos.

[8] A la pre­gun­ta «¿Aprue­ba usted el pro­yec­to de ley que auto­ri­za la rati­fi­ca­ción del tra­ta­do que esta­ble­ce una cons­ti­tu­ción para Euro­pa?», el «No» se impu­so con el 54,68% de los votos váli­dos, el 29 de mayo de 2005.

[9] «Com­me l’ombre d’un dou­te», Syl­vain Cot­tin, Sud Ouest, 25 de enero de 2015.

[10] En fran­cés Front de Gau­che. Es una coa­li­ción de par­ti­dos polí­ti­cos fran­ce­ses crea­da duran­te las elec­cio­nes euro­peas de 2009. Cla­si­fi­ca­da como de extre­ma izquier­da en el espec­tro polí­ti­co fran­cés, esta coa­li­ción hoy se com­po­ne fun­da­men­tal­men­te del Par­ti­do Comu­nis­ta Fran­cés y del Par­ti­do de Izquier­da. Nota del Tra­duc­tor.

[11] Par­ti­do de la ex mayo­ría pre­si­den­cial de dere­cha, actual­men­te diri­gi­do por el ex pre­si­den­te fran­cés Nico­las Sar­kozy. NdT.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: