Nisman: la muerte no redime- Carlos Aznárez

Un par de pre­gun­tas para comen­zar: ¿recuer­da el lec­tor cuan­do se pro­du­jo el bom­bar­deo efec­tua­do por avio­nes colom­bia­nos, con apo­yo tác­ti­co de la CIA y el Mos­sad israe­lí, con­tra el cam­pa­men­to del coman­dan­te de las FARC, Raúl Reyes, situa­do en Ecua­dor? Eran los pri­me­ros días de mar­zo de 2008, Reyes fue vil­men­te ase­si­na­do por orden del due­to Alva­ro Uri­be-Juan Manuel San­tos, y a par­tir de ese momen­to comen­zó a tejer­se una gigan­tes­ca nove­la a pro­pó­si­to de la compu­tado­ra de Reyes. El tema dio para mucho, ya que a par­tir de los supues­tos datos que “habrían des­cu­bier­to” los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia colom­bia­nos, fue­ron alla­na­dos domi­ci­lios y dete­ni­dos nume­ro­sos mili­tan­tes, bajo la excu­sa de haber come­ti­do mil y una tro­pe­lías “al ser­vi­cio de las FARC”. El tiem­po fue pasan­do y la gran mayo­ría de los acu­sa­dos que­da­ron absuel­tos ya que como sue­le ocu­rrir en estos casos, todo lo con­sig­na­do como “delic­ti­vo” eran fal­sas sos­pe­chas, men­ti­ras bella­cas, puro humo.

Con este mucha­cho Alber­to Nis­man pasa algo muy simi­lar. El hom­bre, vale la pena repe­tir­lo, era un sim­ple peón de una estra­te­gia inter­na­cio­nal para con­de­nar a la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán. Y de paso, entro­me­ter­se cum­plien­do órde­nes de sus patro­nes sio­nis­tas en el difí­cil y tan­tas veces mano­sea­do caso AMIA, para sen­ten­ciar, en fun­ción de la decre­ta­da “pis­ta ira­ní”, a diver­sos lucha­do­res de la Revo­lu­ción que derro­có al Sha pro-yan­qui.
Agen­te del Mos­sad y de la CIA, el tal Nis­man se dedi­có duran­te todos estos años a acu­mu­lar infun­dios dis­fra­za­dos de “infor­ma­ción A1” con la mira pues­ta en lo que sus moni­to­res de Tel Aviv y de la Emba­ja­da de EEUU le orde­na­ban y sus ope­ra­do­res de la SIDE le sopla­ban. En ese com­pen­dio de alcahue­te­rías y manio­bras dis­trac­ti­vas, Nis­man no pudo reunir en una déca­da y media ni un solo ele­men­to que pudie­ra ser toma­do en serio para alla­nar las difi­cul­ta­des que impe­dían encon­trar -real­men­te- a los cul­pa­bles del aten­ta­do. O demos­trar, como pien­san muchos polí­ti­ca­men­te inco­rrec­tos que se tra­tó de sen­dos aten­ta­dos (suman­do el de la Emba­ja­da) de “fal­sa ban­de­ra”.

Con el espía Jai­me Stius­so como gar­gan­ta pro­fun­da y su ínti­mo ami­go Lago­mar­sino como com­par­sa, Nis­man mez­cló el agua con el acei­te y el resul­ta­do fue un dis­pa­ra­ta­do suma­rio. Un día la empren­día con­tra el reli­gio­so ira­ní Mos­hen Raba­ni, a quien estig­ma­ti­zó sin prue­ba algu­na (sal­vo el odio y la isla­mo­fo­bia que patro­ci­na el sio­nis­mo), en otro momen­to dio por cier­tas las escu­chas (330 dis­cos) sumi­nis­tra­dos por la SIDE (apun­tan­do a Luis D’Elía, Fer­nan­do Este­che, Yusuf Kha­lil y… siguen las fir­mas) y en otras oca­sio­nes la empren­dió con­tra algu­nos fun­cio­na­rios a los que vin­cu­la­ba a manio­bras de ocul­ta­mien­to de infor­ma­ción o encu­bri­mien­to. Si fal­ta­ba algo que agre­gar, tam­bién embis­tie­ron con­tra Hugo Chá­vez, su ex emba­ja­dor Roger Cape­lla y la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, a quie­nes Nis­man y sus ami­gos de la SIDE acu­sa­ron, y Cla­rín e Info­bae entre otros medios apro­ve­cha­ron para macha­car.

En ese mare­mag­num de bar­ba­ri­da­des judi­cia­les dig­nas de los suma­rios que ela­bo­ra­ba Bal­ta­sar Gar­zón en Espa­ña, Nis­man creía que pati­na­ba sobre hie­lo y que nada lo iba a qui­tar del medio. El hom­bre no pre­vió que sus jefes ya lo con­si­de­ra­ban una pie­za gas­ta­da y de pron­to (no por casua­li­dad) pocos días des­pués de la ope­ra­ción (tam­bién sos­pe­cha­da de fal­sa ban­de­ra) con­tra Cha­lie Heb­dó en París, le die­ron la orden de que levan­ta­ra la apues­ta. Ya no les alcan­za­ba con las escu­chas y los susu­rros en la ore­ja a car­go de Stius­so o Lago­mar­sino, esta vez había que invo­lu­crar a la pro­pia pre­si­den­ta y su minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res. Jus­ta­men­te a ellos, el muy ingra­to de Nis­man, que tan­to lo pro­te­gie­ron des­de el 2003 has­ta los días del Memo­ran­do, en que caye­ron en des­gra­cia por deci­sión de Neta­niahu y su selec­to gru­po de killers. No valie­ron de ate­nuan­te ni la per­ma­nen­te "decla­ra­ción de gue­rra" a Irán por par­te del Gobierno ni las visi­tas al Con­gre­so Judío Mun­dial en Nue­va York pro­ta­go­ni­za­das por el matri­mo­nio gober­nan­te, ni la per­sis­ten­cia de las aler­tas rojas de Inter­pol para ver si caza­ban a algún per­sa dis­traí­do. Cuan­do los dis­cí­pu­los de Theo­do­ro Herzl bajan el pul­gar, lo menos que salen de sus bocas son misi­les.

Lo demás es cono­ci­do: como obe­dien­te sol­da­do del Mos­sad, Nis­man dejó a su hija al gare­te en Madrid y de la mano de Lana­ta, Mag­net­to, Mora­les Solá y todo el regi­mien­to de lea­les a USA irrum­pió como una trom­ba en el calu­ro­so enero por­te­ño. Sus ami­gos de la pren­sa se vana­glo­ria­ron de la pri­mi­cia: “el gobierno es cul­pa­ble” y “sus días están con­ta­dos”, ladra­ban. Sin embar­go, el fis­cal se dio cuen­ta que sus 350 y pico de folios no ser­vían ni para papel pica­do y segu­ra­men­te en algún segun­do de cier­to sen­ti­do común sin­tió que se le venía la noche enci­ma y que esta­ba "más solo que la una”, diría un galle­go.
Des­pués, todo se pre­ci­pi­tó y el cir­co acu­sa­to­rio ter­mi­nó en un fune­ral.

En reali­dad Nis­man ya había muer­to antes de tomar el avión en Madrid. Lo de menos es si lo mata­ron o se mató, lo impor­tan­te es con­tra quien se pro­gra­mó su dece­so. "Gol­pe al Esta­do", escri­bió Alfre­do Gran­de, con cer­te­ra pun­te­ría. “Peleas del poder y no de los de aba­jo”, agre­gó, lúci­do, un mili­tan­te popu­lar. Pero tam­bién, ope­ra­ción inter­na­cio­nal de alto vue­lo -uti­li­zan­do al pere­jil de turno- para de un solo tiro (de 22 para col­mo) hora­dar la sobe­ra­nía argen­ti­na, vol­ver a poner a Irán en la mira, y de paso gol­pear a la mili­tan­cia anti­sio­nis­ta, pro pales­ti­na y anti racis­ta. Todo por el mis­mo pre­cio.
A par­tir de allí y has­ta el pre­sen­te, gran par­te de la pobla­ción (aci­ca­tea­da por el terro­ris­mo mediá­ti­co) cree que al agen­te Nis­man lo mató el Gobierno, otra par­te no sabe no con­tes­ta, y una fran­ja, entre la que lamen­ta­ble­men­te hay cier­ta mili­tan­cia de izquier­da, con­fun­di­da u opor­tu­nis­ta, no diga­mos que defien­de a Nis­man pero le pasa muy cer­ca. Como mues­tra allí están sus dichos de mala leche en las redes socia­les o en la TV cor­po­ra­ti­va, con­tra los mili­tan­tes popu­la­res ata­ca­dos por Alber­to “Mos­sad” Nis­man.

Mien­tras tan­to, nadie cita a decla­rar a Stius­so, que hubie­ra segui­do en su car­go, si no fue­ra por­que el perio­dis­ta Miguel Bonas­so, en la pre­sen­ta­ción de su últi­mo libro, aler­ta­ra sobre el per­so­na­je y se pre­gun­ta­ra cómo es posi­ble que nadie lo toque. Tres o cua­tro días des­pués el Gobierno inter­ve­nía la SIDE y echa­ba al súper espía a la calle, impu­ne. Por otra par­te, las víc­ti­mas de la AMIA están har­tas de que todos les mien­tan y exi­gen que los cul­pa­bles del aten­ta­do apa­rez­can de una bue­na vez (los reales y no los que desea­rían los geno­ci­das israe­líes).

Des­pués de muchos cabil­deos, el Gobierno disol­vió la SIDE y con­vo­có a armar otra estruc­tu­ra que obli­ga­to­ria­men­te ten­drán que relle­nar con el mis­mo per­so­nal de la ante­rior, por lo cual poco y nada alen­ta­dor se pue­de vati­ci­nar sobre esa medi­da. No esta­rá Stius­so (es de ima­gi­nar) pero otros como él, acos­tum­bra­dos a espiar, sem­brar ciza­ña, acu­sar fal­sa­men­te, per­se­guir, crear pro­yec­tos X o Z, y has­ta pre­fa­bri­car aten­ta­dos, ya esta­rán ima­gi­nan­do “nue­vos” y peli­gro­sos esce­na­rios.

En medio de todo este com­pli­ca­do pano­ra­ma, un dato impor­tan­te: siguen avan­zan­do las alian­zas estra­té­gi­cas en lo eco­nó­mi­co de Amé­ri­ca Lati­na con Chi­na y Rusia. Otros dos deta­lles a tener en cuen­ta para ima­gi­nar­se por qué razón Washing­ton -siguien­do las coor­de­na­das fija­das para todo el con­ti­nen­te- alien­ta, sin nin­gún tipo de suti­le­zas, cam­bios de gobier­nos. Inclu­so en aque­llos que has­ta ayer nomás con­si­de­ra­ba como fuer­za pro­pia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: