Mínimos y máximos- Borroka Garaia

La estra­te­gia polí­ti­ca es un con­jun­to de tác­ti­cas pla­ni­fi­ca­das regi­das por unos prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos de cara a con­se­guir unas metas. Estas metas u obje­ti­vos son lla­ma­dos obje­ti­vos estra­té­gi­cos cuan­do res­pon­den a la fina­li­dad de un pro­yec­to polí­ti­co deter­mi­na­do. En nues­tro caso, por ejem­plo, la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo serían obje­ti­vos estra­té­gi­cos his­tó­ri­cos que se enun­cia­rían en el Esta­do socia­lis­ta vas­co inde­pen­dien­te como for­ma de supera­ción de la opre­sión nacio­nal y social.

¿Qué son los míni­mos y qué son los máxi­mos?. Cuan­do se habla de ellos en tér­mi­nos polí­ti­cos nos esta­mos refi­rien­do a dos con­cep­tos dife­ren­tes pero rela­cio­na­dos. Los máxi­mos gene­ral­men­te son enten­di­dos como obje­ti­vos estra­té­gi­cos y los míni­mos como obje­ti­vos tác­ti­cos o las bases don­de a tra­vés de pun­tos de infle­xión se pue­den ir ponien­do al alcan­ce los obje­ti­vos estra­té­gi­cos.

Por ejem­plo la Alter­na­ti­va KAS y sus remo­de­la­cio­nes eran obje­ti­vos tác­ti­cos. Un pro­gra­ma de míni­mos. La Alter­na­ti­va KAS no supo­nía la inde­pen­den­cia ni el socia­lis­mo pero ponía las bases demo­crá­ti­cas míni­mas para avan­zar hacia ello sin el las­tre de la impo­si­ción del impe­ria­lis­mo espa­ñol y por tan­to era un pro­gra­ma que daba solu­ción al con­flic­to polí­ti­co de sobe­ra­nía que enfren­ta a los esta­dos con Eus­kal Herria.

La lucha sin­di­cal por ejem­plo está en su mayor par­te ple­na­men­te basa­da en lo tác­ti­co. Es decir, en mejo­ras para la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Con inclu­so un obje­ti­vo tác­ti­co deta­lla­do como el mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les.

Se podrían poner muchos más ejem­plos, pero en todos los casos se podría ver que la estra­te­gia y la tác­ti­ca, debe ser ple­na­men­te depen­dien­te de los máxi­mos, de los obje­ti­vos estra­té­gi­cos, que deben estar per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos y per­se­gui­dos. De lo con­tra­rio, estra­te­gia y tác­ti­ca no ten­drían sen­ti­do ni hori­zon­te pro­du­cién­do­se un cor­te entre medios y fines. Hacien­do que lo tác­ti­co se con­vier­ta en estra­té­gi­co.

Cuan­do lo tác­ti­co se con­vier­te en estra­té­gi­co sig­ni­fi­ca que los obje­ti­vos estra­té­gi­cos se han tras­to­ca­do, un pro­ce­so que pue­de inclu­so pasar inad­ver­ti­do por un tiem­po pero que tar­de o tem­prano sale a relu­cir por la acu­mu­la­ción exce­si­va de incohe­ren­cias y con­tra­dic­cio­nes con inmen­sa difi­cul­tad para reco­no­cer­las e impo­si­bi­li­dad de supe­rar­las o ges­tio­nar­las. Esto es debi­do a que en un mis­mo espa­cio-tiem­po den­tro de un movi­mien­to polí­ti­co o en la inter­re­la­ción con sus alian­zas o posi­bles alian­zas se super­po­nen obje­ti­vos estra­té­gi­cos dife­ren­tes. No es lo mis­mo estra­te­gia y tác­ti­ca, por diver­si­fi­ca­das o dife­ren­tes que sean de cara a un esta­do socia­lis­ta vas­co inde­pen­dien­te que estra­te­gia y tác­ti­ca por diver­si­fi­ca­da o dife­ren­te que sea de cara a una demo­cra­cia for­mal en la UE pese a que en diver­sos tra­mos o fases pue­da haber simi­li­tu­des. Tar­de o tem­prano explo­ta la con­tra­dic­ción.

Esta con­tra­dic­ción no se pue­de ges­tio­nar ya que solo tie­ne dos resul­ta­dos posi­bles. Supe­di­ta­ción a intere­ses aje­nos de cla­se que a su vez blo­quean los obje­ti­vos estra­té­gi­cos o supe­di­ta­ción a los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que abre espa­cio y camino hacia los obje­ti­vos his­tó­ri­cos estra­té­gi­cos ponién­do­se tras de sí a fran­jas socia­les dife­ren­tes. Y no al revés.

La hege­mo­nía bur­gue­sa man­tie­ne uni­do a un blo­que social que no es homo­gé­neo y cuen­ta con con­tra­dic­cio­nes de cla­se, pero la cla­se bur­gue­sa es la hege­mó­ni­ca, domi­na y diri­ge, mien­tras con su acción man­tie­ne uni­do lo hete­ro­géno sin que las con­tra­dic­cio­nes se radi­ca­li­zen y esta­llen. Para lograr la hege­mo­nía de la cla­se tra­ba­ja­do­ra un paso impres­cin­di­ble por tan­to es radi­ca­li­zar esas con­tra­dic­cio­nes y que esta­llen des­de todos los pun­tos de vis­ta; polí­ti­co, cul­tu­ral, moral… Ese es el sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do de la hege­mo­nía grams­cia­na. Man­te­ner uni­do a un blo­que social que no es homo­gé­neo y cuen­ta con con­tra­dic­cio­nes de cla­se, pero la cla­se tra­ba­ja­do­ra es la hege­mó­ni­ca.

Esa hege­mo­nía de la cla­se tra­ba­ja­do­ra no se pue­de levan­tar sin hacer una aná­li­sis minu­cio­so de la com­po­si­ción de cla­ses y sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas. Tam­po­co se pue­de levan­tar par­tien­do de bases mate­ria­les que no exis­ten. Por ejem­plo el aná­li­sis sobre el PNV sería para­dig­má­ti­co en todo esto. Tan­to el aná­li­sis que recha­za de lleno al PNV por su supues­to nacio­na­lis­mo vas­co bur­gués como el que inten­ta la alian­za nacio­nal depen­dien­te con ese par­ti­do par­ten de una fala­cia. La exis­ten­cia de un nacio­na­lis­mo vas­co bur­gués en el PNV, el cual no exis­te, ya que todos los pri­vi­le­gios de la buro­cra­cia jel­tza­le van uni­dos al pro­yec­to capi­ta­lis­ta espa­ñol impi­dién­do­le desa­rro­llar cual­quier tipo de estra­te­gia o tác­ti­ca que ver­da­de­ra­men­te tome como obje­ti­vo estra­té­gi­co el esta­do inde­pen­dien­te vas­co. No exis­te bene­fi­cio nacio­nal vas­co para la bur­gue­sía por­que el entra­ma­do que dis­po­ne bene­fi­cios en Eus­kal Herria está liga­do al capi­ta­lis­mo espa­ñol y a su mar­co. Es por ello que es el mis­mo PNV el que se auto-exclu­ye de un nacio­na­lis­mo bur­gués e inclu­so de un pro­yec­to nacio­nal vas­co debi­do a que sus intere­ses están sal­va­guar­da­dos por el sis­te­ma espa­ñol. De esta mane­ra no extra­ña que la his­to­ria del PNV sea tam­bién la his­to­ria de su rup­tu­ra. Y que la mayo­ría de esas rup­tu­ras y dis­tan­cia­mien­tos en el fon­do han esta­do rela­cio­na­dos con las cla­ses popu­la­res. Cuan­to más avan­ce el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta más ero­sio­na­do esta­rá el PNV y ade­más son cons­cien­tes de ello.

Bási­ca­men­te el for­ta­le­ci­mien­to del pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta supo­ne ero­sión del PNV y des­ga­ja­mien­to de sec­to­res de cla­se tra­ba­ja­do­ra de su entorno (un pro­ce­so his­tó­ri­co que está en mar­cha hace tiem­po pero que se pue­de ace­le­rar), la toma de con­cien­cia nacio­nal vas­ca, ero­sión y des­ga­ja­mien­to del entorno de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que ha gira­do alre­de­dor del espa­ño­lis­mo con­tra­di­cien­do a su inte­rés de cla­se (algo que solo se pue­de hacer con lucha de cla­ses y no solo con txis­tu) , y que la izquier­da aber­tza­le sepa inter­pre­tar esto, no des­de el par­ti­dis­mo ni el mero ins­ti­tu­cio­na­lis­mo, no con­fun­da hege­mo­nía de cla­se con hege­mo­nía ciu­da­da­na, per­fi­le la apues­ta estra­té­gi­ca espe­cial­men­te la socia­lis­ta y no se pier­da en el camino.

En resu­mi­das cuen­tas, míni­mos y máxi­mos cla­ros y tra­ba­ja­dos por igual, sien­do la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca diri­gen­te y sus sec­to­res más cas­ti­ga­dos prin­ci­pio y final.

Por aho­ra esta­mos bajo míni­mos, bajo tac­ti­cis­mo y bajo un prag­ma­tis­mo para­li­za­dor mien­tras el mun­do corre por delan­te y con nece­si­dad de fuer­tes y valien­tes sacu­di­das del con­tex­to polí­ti­co que ven­drán de la acción direc­ta, el poder popu­lar, de la rotu­ra de los esque­mas nor­ma­li­za­do­res, de unas ins­ti­tu­cio­nes que desins­ti­tu­yan y entre­guen el poder y la pas­ta al que le corres­pon­de. En defi­ni­ti­va, de peque­ñas y gran­des rebe­lio­nes que abran ya mis­mo lo nue­vo.

grafica

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: