Acotaciones sobre el golpe frustrado en Venezuela- Atilio Borón

Hace poco más de un año la dere­cha fas­cis­ta vene­zo­la­na lan­za­ba una nue­va ofen­si­va diri­gi­da a pro­vo­car la “sali­da” del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro. La “sali­da” era un eufe­mis­mo para desig­nar una con­vo­ca­to­ria a la sedi­ción, es decir, la des­ti­tu­ción por medios vio­len­tos, ile­ga­les y anti­cons­ti­tu­cio­na­les del man­da­ta­rio legal y legí­ti­ma­men­te elec­to por el pue­blo vene­zo­lano. Esta ini­cia­ti­va fue rodea­da por un halo de heroís­mo por la pren­sa de dere­cha de todo el con­ti­nen­te, que con sus enga­ñi­fas y sus “men­ti­ras que pare­cen ver­da­des” -según la pers­pi­caz expre­sión de Mario Var­gas Llo­sa- inten­tó con­cre­tar una audaz de ope­ra­ción de alqui­mia polí­ti­ca: con­ver­tir a un gru­po de sedi­cio­sos en épi­cos “com­ba­tien­tes de la liber­tad”. Todo esto, natu­ral­men­te, fue alen­ta­do, orga­ni­za­do y finan­cia­do des­de la Casa Blan­ca que a la fecha aún no ha reco­no­ci­do el triun­fo de Madu­ro en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 14 de Abril del 2013. Washing­ton ha sido en cam­bio veloz como un rayo para ben­de­cir la elec­ción de Otto Pérez Moli­na, un gene­ral gua­te­mal­te­co invo­lu­cra­do en una maca­bra his­to­ria de repre­sión geno­ci­da en su país; o para con­sa­grar la elec­ción de Por­fi­rio Lobo en un frau­du­len­to pro­ce­so elec­to­ral urdi­do por el régi­men gol­pis­ta que des­ti­tu­yó al pre­si­den­te legí­ti­mo José Manuel “Mel” Zela­ya y sumió a Hon­du­ras en un inter­mi­na­ble baño de san­gre. Pero una cosa son los ami­gos y otra muy dis­tin­ta los enemi­gos o, mejor dicho, los gobier­nos que por no arro­di­llar­se ante los úka­ses impe­ria­les se con­vier­ten en enemi­gos. La Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la es uno de ellos, al igual que nues­tra Cuba, Boli­via y Ecua­dor. Al des­co­no­cer el vere­dic­to de las urnas Washing­ton no sólo trans­gre­de la lega­li­dad inter­na­cio­nal sino que, ade­más, se con­vier­te en ins­ti­ga­dor y cóm­pli­ce de los sedi­cio­sos cuya obra de des­truc­ción y muer­te cobró la vida de 43 vene­zo­la­nas y vene­zo­la­nos (en su gran mayo­ría cha­vis­tas o miem­bros de los cuer­pos de segu­ri­dad del esta­do).
En estas últi­mas sema­nas Esta­dos Uni­dos ha redo­bla­do sus esfuer­zos des­es­ta­bi­li­za­do­res, pero levan­tan­do la apues­ta. Si antes pro­ce­día a tra­vés de una pan­di­lla de sedi­cio­sos que en cual­quier país del mun­do esta­rían en la cár­cel y sen­ten­cia­dos a cum­plir durí­si­mas con­de­nas, hoy des­con­fía de sus peo­nes vene­zo­la­nos, toma el asun­to en sus pro­pias manos e inter­vie­ne direc­ta­men­te. Ya no son aque­llos obs­ce­nos pania­gua­dos del impe­rio, tipo Leo­pol­do López, María Cori­na Macha­do o Hen­ri­que Capri­les los que impul­san la des­es­ta­bi­li­za­ción y el caos, sino la pro­pia Casa Blan­ca. Un impe­rio “aten­di­do por sus due­ños” que des­car­ga una bate­ría de medi­das de agre­sión diplo­má­ti­ca y san­cio­nes eco­nó­mi­cas que se mon­tan sobre la cam­pa­ña de terro­ris­mo mediá­ti­co lan­za­da des­de los ini­cios de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na has­ta lle­gar, en los días pasa­dos, a pro­mo­ver un gol­pe de esta­do en don­de las hue­llas de la Casa Blan­ca apa­re­cen por todos lados. Res­pon­dien­do a esas impu­tacio­nes la voce­ra del Depar­ta­men­to de Esta­do Jen Psa­ki dijo que eran “ridí­cu­las” y que “los Esta­dos Uni­dos no apo­yan tran­si­cio­nes polí­ti­cas por medios no-cons­ti­tu­cio­na­les. Las tran­si­cio­nes polí­ti­cas deben ser demo­crá­ti­cas, cons­ti­tu­cio­na­les, pací­fi­cas y lega­les.” Es obvio que la voce­ra es una men­ti­ro­sa serial y des­ca­ra­da o, hipó­te­sis más bené­vo­la, pade­ce de una gra­ve enfer­me­dad que le ha borra­do la memo­ria de su dis­co duro neu­ro­nal. Para repa­rar­lo bas­ta­ría con invi­tar­la a que vea un des­pa­cho de la CBC News que mues­tra a una de sus supe­rio­res, la Secre­ta­ria de Esta­do Adjun­ta para Asun­tos Euro­asiá­ti­cos, Vic­to­ria Nuland, con­ver­san­do ama­ble­men­te con los neo­na­zis que ocu­pa­ban la Pla­za Mai­dan de Kiev y exi­gían la renun­cia del Pre­si­den­te Vik­tor Yanu­ko­vich, cosa que logra­ron pocos días des­pués lue­go de una serie de vio­len­tas accio­nes.1 Más tar­de las ban­das neo­na­zis del Pravy Sek­tor ata­ca­ron un local sin­di­cal en Odes­sa don­de se agru­pa­ron los opo­si­to­res al gol­pe per­pe­tra­do en Ucra­nia, le pren­die­ron fue­go y que­ma­ron vivos una trein­te­na de per­so­nas mien­tras des­de afue­ra dis­pa­ra­ban con­tra quie­nes tra­ta­ban de huir del edi­fi­cio en lla­mas. Esos ban­di­dos, alen­ta­dos por Washing­ton con la pre­sen­cia de Nuland, actua­ron al igual que los cri­mi­na­les del Esta­do Islá­mi­co cuan­do cap­tu­ra­ron a un pilo­to del avión caza jor­dano, lo ence­rra­ron en una jau­la y le pren­die­ron fue­go. Esto fue una atro­ci­dad inca­li­fi­ca­ble, lo otro un lamen­ta­ble inci­den­te que ape­nas si mere­ció un comen­ta­rio del Depar­ta­men­to de Esta­do. Por últi­mo, habría que recor­dar­le a la des­me­mo­ria­da voce­ra que fue el pro­pio Pre­si­den­te Barack Oba­ma quien dijo que Esta­dos Uni­dos "en oca­sio­nes tuer­ce el bra­zo a los paí­ses cuan­do no hacen lo que que­re­mos". Vene­zue­la des­de 1998 no hace lo que Washing­ton quie­re, y por eso tra­ta de tor­cer­le el bra­zo con una para­fer­na­lia de ini­cia­ti­vas den­tro de las cua­les aho­ra vuel­ve a incluir­se, como en el 2002, el gol­pe mili­tar.2
Algu­nos podrían obje­tar que la denun­cia del gobierno boli­va­riano es alar­mis­ta, infun­da­da y que no hubo ten­ta­ti­va gol­pis­ta algu­na. Quie­nes pien­san de ese modo igno­ran (o pre­fie­ren igno­rar) las lec­cio­nes de la his­to­ria lati­noa­me­ri­ca­na. Estas demues­tran que los gol­pes de esta­do siem­pre comien­zan como accio­nes pun­tua­les, apa­ren­te­men­te insen­sa­tas y alo­ca­das de un gru­po, y que no deben ser toma­das en serio. Es más: se sue­le acu­sar a los gobier­nos que des­ba­ra­tan o denun­cian este tipo de actividades-¡que son el embrión del gol­pe de esta­do!- como irres­pon­sa­bles que lle­van zozo­bra a la pobla­ción vien­do fan­tas­mas don­de hay tan sólo un peque­ño núcleo de faná­ti­cos que desean lla­mar la aten­ción de las auto­ri­da­des. En todo caso, ¿cómo olvi­dar la labor pre­pa­ra­to­ria de la dere­cha vene­zo­la­na cuan­do pocas sema­nas atrás invi­tó a los ex pre­si­den­tes Andrés Pas­tra­na, Feli­pe Cal­de­rón y Sebas­tián Piñe­ra para visi­tar a Leo­pol­do López, con el pre­tex­to de par­ti­ci­par en un foro sobre el empo­de­ra­mien­to de la ciu­da­da­nía y la demo­cra­cia? O cuan­do da a cono­cer un comu­ni­ca­do con­jun­to fir­ma­do por los prin­ci­pa­les líde­res fas­cis­tas vene­zo­la­nos: Leo­pol­do López, María Cori­na Macha­do y Anto­nio Ledez­ma, opor­tu­na­men­te fecha­do el 14 de Febre­ro y que lue­go de un diag­nós­ti­co apo­ca­líp­ti­co de la reali­dad vene­zo­la­na ter­mi­na dicien­do que “ ha lle­ga­do la hora del cam­bio. El inmen­so sufri­mien­to de nues­tro pue­blo no admi­te más dila­cio­nes.” En todo ese comu­ni­ca­do sólo se uti­li­zan los tér­mi­nos que son mar­ca regis­tra­da de la Casa Blan­ca: “tran­si­ción, cam­bio de régi­men” sin la menor alu­sión al refe­ren­do revo­ca­to­rio, dis­po­si­ti­vo ins­ti­tu­cio­nal de recam­bio de gobierno pre­vis­to por la cons­ti­tu­ción cha­vis­ta e inexis­ten­te en los paí­ses de los ex pre­si­den­tes arri­ba men­cio­na­dos, pese a lo cual se acu­sa a Vene­zue­la de ser un “esta­do tota­li­ta­rio” a la vez que los paí­ses que no dis­po­nen de seme­jan­te cláu­su­la son carac­te­ri­za­dos como ejem­pla­res demo­cra­cias, cuyos pre­si­den­tes pue­den ir a la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na a dar lec­cio­nes de demo­cra­cia. ¿Por qué no se alu­de a ese recur­so? Por­que ni Washing­ton ni sus secua­ces pien­san en un cam­bio den­tro de la lega­li­dad. El libre­to impe­rial es el recam­bio vio­len­to, esti­lo Libia o Ucra­nia o, en el mejor de los casos, un “gol­pe par­la­men­ta­rio”, como el que derro­có a Lugo, o en uno “judi­cial”, como el que pre­ci­pi­tó la caí­da de Zela­ya.3 ¡Olví­den­se de la cons­ti­tu­ción!
Reca­pi­tu­lan­do: tene­mos la volun­tad de Washing­ton para aca­bar con el pro­ce­so boli­va­riano, como lo hicie­ron en tan­tos otros paí­ses; están tam­bién las tro­pas de cho­que loca­les, la dere­cha fas­cis­ta o fas­cis­toi­de que cuen­ta con un impre­sio­nan­te apo­yo mediá­ti­co den­tro y fue­ra de Vene­zue­la; y apa­re­ció tam­bién la van­guar­dia gol­pis­ta que fue des­cu­bier­ta y des­ba­ra­ta­da por el gobierno de Madu­ro. La téc­ni­ca del gol­pe de esta­do ense­ña que hay que pro­ce­der metó­di­ca­men­te: siem­pre se comien­za con un peque­ño sec­tor que toma la delan­te­ra y sir­ve para pro­bar los refle­jos del gobierno y la corre­la­ción de fuer­zas en las calles y los cuar­te­les. Nun­ca son la tota­li­dad de las fuer­zas arma­das y el blo­que sedi­cio­so quie­nes salen al rue­do y, al uní­sono, se suble­van en masa. No fue eso lo ocu­rri­do en con­tra de Sal­va­dor Allen­de en Chi­le. Fue la Infan­te­ría de Mari­na la que a pri­me­ras horas de la maña­na del 11 de Sep­tiem­bre ocu­pó las calles de Val­pa­raí­so, des­en­ca­de­nan­do una reac­ción en cade­na que ter­mi­nó con el gol­pe de esta­do. Lo mis­mo ocu­rrió con el derro­ca­mien­to de Juan Perón en la Argen­ti­na de 1955, cuan­do una guar­ni­ción de Cór­do­ba se levan­tó en armas. Y otro tan­to se veri­fi­có en el Ecua­dor el 30 de Sep­tiem­bre de 2010, cuan­do se pro­du­jo la insu­bor­di­na­ción de la Poli­cía Nacio­nal que retu­vo duran­te más de unas 12 horas en su poder al pre­si­den­te Rafael Correa. La inme­dia­ta reac­ción popu­lar abor­tó el gol­pe, impi­dien­do que la van­guar­dia gol­pis­ta reci­bie­ra el res­pal­do mili­tar y polí­ti­co nece­sa­rio para que el pro­ce­so rema­ta­ra en el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te ecua­to­riano. La inac­ción o la sub­es­ti­ma­ción ofi­cial ante lo que al prin­ci­pio apa­re­ce como una mani­fes­ta­ción extra­va­gan­te, minús­cu­la e inofen­si­va de una patru­lla per­di­da es lo que ter­mi­na des­en­ca­de­nan­do el gol­pe de esta­do.4
Cabría pre­gun­tar­se por las razo­nes de esta desor­bi­ta­da reac­ción del impe­rio, evi­den­cia­da no sólo en el caso de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na sino tam­bién en Ucra­nia. La res­pues­ta la hemos dado hace tiem­po: los impe­rios se tor­nan más vio­len­tos y bru­ta­les en su fase de deca­den­cia y des­com­po­si­ción.5 Esta es una ley socio­ló­gi­ca com­pro­ba­da en nume­ro­sos casos, comen­zan­do por la his­to­ria de los impe­rios romano, oto­mano, espa­ñol, por­tu­gués, bri­tá­ni­co y fran­cés. ¿Por qué habría de ser la excep­ción Esta­dos Uni­dos? Máxi­me si se tie­ne en cuen­ta que la deca­den­cia nor­te­ame­ri­ca­na –reco­no­ci­da por los prin­ci­pa­les estra­te­gas del impe­rio- va acom­pa­ña­da por una rápi­da recom­po­si­ción de la estruc­tu­ra del poder mun­dial, en don­de el fugaz uni­po­la­ris­mo nor­te­ame­ri­cano que bro­ta­ra de las rui­nas de la Unión Sovié­ti­ca –un infan­til espe­jis­mo alen­ta­do por Bill Clin­ton y Geor­ge W. Bush y sus inefa­bles ase­so­res- y que anun­cia­ba con bom­bos y pla­ti­llos el adve­ni­mien­to del “nue­vo siglo ame­ri­cano” se des­hi­zo como un peque­ño peda­zo de hie­lo arro­ja­do en las ardien­tes are­nas del Saha­ra. Aho­ra el impe­rio tie­ne que vér­se­las con un mun­do mul­ti­po­lar, con alia­dos más tibios y reti­cen­tes, tri­bu­ta­rios cada vez más desobe­dien­tes y enemi­gos cada vez más pode­ro­sos. En ese con­tex­to Vene­zue­la, la pri­me­ra reser­va de petró­leo del pla­ne­ta, adquie­re una impor­tan­cia esen­cial y la recon­quis­ta de ese país no pue­de demo­rar­se mucho más. O, como dice el comu­ni­ca­do gol­pis­ta de la dere­cha, “sin más dila­cio­nes.”
Una últi­ma refe­ren­cia tie­ne que ver con los blan­cos esco­gi­dos por los frus­tra­dos gol­pis­tas para rea­li­zar sus bom­bar­deos. Apar­te de edi­fi­cios guber­na­men­ta­les cla­ve la lis­ta incluía las ins­ta­la­cio­nes de Tele­sur en Cara­cas. Se com­pren­den las razo­nes detrás de este sinies­tro plan pues tan­tos los gol­pis­tas como sus ins­ti­ga­do­res, de afue­ra y de aden­tro del país, saben muy bien el fun­da­men­tal apor­te de Tele­sur en infor­mar des­de una pers­pec­ti­va nues­troa­me­ri­ca­na y en des­per­tar y cul­ti­var la con­cien­cia anti­im­pe­ria­lis­ta en la región. Pro­duc­to de la visión estra­té­gi­ca del Coman­dan­te Chá­vez, que con­ci­bió a esa empre­sa públi­ca mul­ti­na­cio­nal como un ins­tru­men­to efi­caz para librar la gran bata­lla de ideas en la que esta­mos empe­ña­dos, su gra­vi­ta­ción inter­na­cio­nal y su cre­di­bi­li­dad no han deja­do de cre­cer des­de enton­ces. Su pro­gra­ma­ción tie­ne un nota­ble con­te­ni­do infor­ma­ti­vo y edu­ca­ti­vo, y la capa­ci­dad de quie­nes allí tra­ba­jan ha per­mi­ti­do que millo­nes de per­so­nas en todo el mun­do pue­dan com­pro­bar las men­ti­ras pro­pa­la­das por los medios del esta­blish­ment. Men­cio­na­re­mos sólo dos casos, de los tan­tos que podrían esco­ger­se: el infor­me sobre el gol­pe de esta­do en con­tra de Zela­ya, minu­cio­sa­men­te omi­ti­do por la tele­vi­sión del sis­te­ma y cuan­do ya no podían ocul­tar­lo lo ter­gi­ver­sa­ban; y el des­en­mas­ca­ra­mien­to de la noti­cia que decía que la avia­ción de Gadaf­fi esta­ba bom­bar­dean­do posi­cio­nes de inde­fen­sos civi­les en la ciu­dad de Ben­ga­si, cabe­ce­ra de pla­ya de la OTAN en su pro­yec­to, des­gra­cia­da­men­te cul­mi­na­do exi­to­sa­men­te, de matar a Gadaf­fi y des­truir Libia. Mien­tras toda la pren­sa inter­na­cio­nal men­tía ale­vo­sa­men­te Tele­sur fue el úni­co medio que duran­te cua­tro días dijo la ver­dad que lue­go todos debie­ron reco­no­cer. Que no hubo bom­bar­deos y que los supues­tos civi­les inde­fen­sos eran en reali­dad una san­gui­na­ria pan­di­lla de mer­ce­na­rios lan­za­dos al saqueo y el ase­si­na­to por Esta­dos Uni­dos y sus com­pin­ches euro­peos. Por eso los fas­cis­tas tenían a esa empre­sa como obje­ti­vo a des­truir. Y esto es un tim­bre de honor del cual los cole­gas y ami­gos de Tele­sur pue­den enor­gu­lle­cer­se. Habría sido moti­vo de preo­cu­pa­ción que hubie­ran des­es­ti­ma­do a Tele­sur en sus pla­nes gol­pis­tas. Pue­den decir, con orgu­llo, el Qui­jo­te: “ladran San­cho, señal que esta­mos cabal­gan­do.”
1 Ver la nota en http://​www​.cbs​news​.com/​n​e​w​s​/​u​s​-​v​i​c​t​o​r​i​a​-​n​u​l​a​n​d​-​w​a​d​e​s​-​i​n​t​o​-​u​k​r​a​i​n​e​-​t​u​r​m​o​i​l​-​o​v​e​r​-​y​a​n​u​k​o​v​i​ch/
2 Oba­ma pro­nun­ció esa des­gra­cia­da (pero sin­ce­ra) fra­se en un repor­ta­je con­ce­di­do a VOX. Ver http://​actua​li​dad​.rt​.com/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​6​6​0​1​6​-​o​b​a​m​a​-​t​o​r​c​e​r​-​b​r​a​z​o​s​-​p​a​i​ses
3 El tex­to ínte­gro pue­de con­sul­tar­se en http://​elim​pul​so​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​-​d​e​-​l​o​p​e​z​-​m​a​c​h​a​d​o​-​y​-​l​e​d​e​z​m​a​-​e​n​-​2​0​1​4​-​l​a​-​s​a​l​i​d​a​-​e​r​a​-​u​r​g​e​n​t​e​-​e​n​-​2​0​1​5​-​e​s​-​i​m​p​o​s​t​e​r​g​a​ble#
4 Sobre este tema es impres­cin­di­ble con­sul­tar el estu­dio de Mar­cos Roit­man Rosen­mann, Tiem­pos de Oscu­ri­dad. His­to­ria de los gol­pes de esta­do en Amé­ri­ca Lati­na (Madrid: Akal, 2013)
5 Desa­rro­lla­mos esta tesis en nues­tro Amé­ri­ca Lati­na en la Geo­po­lí­ti­ca del Impe­ria­lis­mo (edi­cio­nes varias en Argen­ti­na, Esta­do Espa­ñol, Cuba, Méxi­co, Vene­zue­la y pró­xi­ma­men­te en Boli­via, Bra­sil y Ecua­dor)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: