Sencillo comentario para Ingrid Betancur- Samy Flórez, guerrillera de las FARC-EP

Seño­ra:
Antes de ingre­sar a las FARC fui­mos muje­res des­pro­te­gi­das por la socie­dad, prin­ci­pal­men­te por las estruc­tu­ras de poder, a las que usted per­te­ne­ce; pero gra­cias a que encon­tra­mos un espa­cio en la lucha gue­rri­lle­ra, no caí­mos en ese ofi­cio tan pro­mo­cio­na­do y des­pre­cia­do por la socie­dad. Pudi­mos encon­trar una solu­ción a nues­tra mar­gi­na­li­dad y nos vol­vi­mos gue­rre­ras con­tra la des­com­po­si­ción de todos los sec­to­res de la socie­dad, que día a día va aumen­tan­do más por cul­pa de todos esos fenó­me­nos que el capi­tal y el Esta­do pro­mue­ven.
A pesar que naci­mos en la cuna de la pobre­za, jamás nos deja­mos atro­pe­llar por la fan­ta­sía del mer­can­ti­lis­mo y del moder­nis­mo sin fron­te­ras.
Seño­ra, qué poco cono­ce de nues­tras vidas, no se deje domi­nar por el odio y refle­xio­ne, no se pon­ga a inven­tar ofen­sas con­tra noso­tras, cosas que usted sabe que son men­ti­ras. Hable de paz, de los cam­bios socia­les para la recon­ci­lia­ción, no calum­nie a otras muje­res por­que esa acti­tud la hace dis­cri­mi­na­do­ra y defen­so­ra de con­duc­tas patriar­ca­les.
No olvi­de que cuan­do usted soli­ci­ta­ba votos no repa­ra­ba en los ofi­cios de los votan­tes. Muchas muje­res, obli­ga­das por las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas a desem­pe­ñar ese ofi­cio, aumen­ta­ron la vota­ción por usted y nun­ca hizo repro­ches a ese voto. ¿Cuál es su inte­rés en cali­fi­car­nos a la mayo­ría de las muje­res gue­rri­lle­ras como pro­ve­nien­tes de la pros­ti­tu­ción? ¿Des­ca­li­fi­car nues­tra lucha? ¿Mos­trar­nos como mer­can­cía? Sepa usted que nues­tro cuer­po es libre y no lo nego­cia­mos, ni per­mi­ti­mos que abu­sen de él, para eso por­ta­mos un fusil en nues­tras manos y para enfren­tar la vio­len­cia de gobier­nos, para­mi­li­ta­res y polí­ti­cos bur­gue­ses.
Somos revo­lu­cio­na­rias, antes de ser gue­rri­lle­ras fui­mos cam­pe­si­nas, obre­ras, estu­dian­tes, tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas, muje­res colom­bia­nas soña­do­ras de jus­ti­cia y de una patria en paz.
La Haba­na, 30 de enero de 2015.
Ingrid.jpg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: