Releyendo "La batalla de Chile"

Octa­vio Fra­ga Gue­rra (Ver pelí­cu­la com­ple­ta)

“Hay un gol­pe de Esta­do en mar­cha en Vene­zue­la. Las pie­zas están cayen­do en su lugar como una mala pelí­cu­la de la CIA. A cada paso un nue­vo trai­dor se reve­la, una trai­ción nace, lle­na de pro­me­sas para entre­gar la papa calien­te que jus­ti­fi­que lo injus­ti­fi­ca­ble.

Las infil­tra­cio­nes aumen­tan, los rumo­res cir­cu­lan como regue­ro de pól­vo­ra, y la men­ta­li­dad de páni­co ame­na­za con supe­rar la lógi­ca. Titu­la­res en los medios gri­tan peli­gro, cri­sis y derro­ta inmi­nen­te, mien­tras que los sos­pe­cho­sos de siem­pre decla­ran la gue­rra encu­bier­ta con­tra un pue­blo cuyo úni­co deli­to es ser guar­dián de la mayor mina de oro negro en el mun­do” (1).

Con estas pala­bras abre su artícu­lo Eva Golin­ger, abo­ga­da, perio­dis­ta y escri­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na nacio­na­li­za­da vene­zo­la­na. El tex­to, Vene­zue­la: Gol­pe en tiem­po real, de hon­du­ras y acier­tos anti­ci­pó lo que en días pasa­dos fue un hecho. El abor­to de un plan gol­pis­ta ges­ta­do por la dere­cha ser­vil y reac­cio­na­ria del gobierno de los EE.UU. Una excre­cen­cia de acen­to bur­gués, que se afe­rra errá­ti­ca pre­ten­dien­do trun­car la ruta Boli­va­ria­na de una nación que puso en la mira a los más pobres. A los que el escri­tor uru­gua­yo Eduar­do Galeano, autor del insus­ti­tui­ble tex­to Las venas abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na, “san­ti­fi­có como los nadie”.

El autor del ensa­yo, Esta­do, Capi­ta­lis­mo y Demo­cra­cia en Amé­ri­ca Lati­na, el argen­tino Ati­lio Borón, con la agu­de­za que le carac­te­ri­za des­cri­bió un “nue­vo” esca­lón de las estra­te­gias des­es­ta­bi­li­za­do­ras veni­das de la Casa Blan­ca.

“Ya no son aque­llos obs­ce­nos pania­gua­dos del impe­rio, tipo Leo­pol­do López, María Cori­na Macha­do o Hen­ri­que Capri­les los que impul­san la des­es­ta­bi­li­za­ción y el caos, sino la pro­pia Casa Blan­ca. Un impe­rio “aten­di­do por sus due­ños” que des­car­ga una bate­ría de medi­das de agre­sión diplo­má­ti­ca y san­cio­nes eco­nó­mi­cas que se mon­tan sobre la cam­pa­ña de terro­ris­mo mediá­ti­co lan­za­da des­de los ini­cios de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na has­ta lle­gar, en los días pasa­dos, a pro­mo­ver un gol­pe de esta­do en don­de las hue­llas de la Casa Blan­ca apa­re­cen por todos lados” (2).

Un tex­to publi­ca­do por Rebe­lión toma­do de Baró­me­tro Inter­na­cio­nal, nos recuer­da los vio­len­tos y cla­ra­men­te con­de­na­bles hechos desata­dos en febre­ro del año pasa­do por la dere­cha reac­cio­na­ria vene­zo­la­na que encon­tró apo­yo –como has­ta aho­ra-, de la red mediá­ti­ca inter­na­cio­nal y local, para derro­car al legí­ti­mo gobierno que pre­si­de Nico­lás Madu­ro. Se impo­ne recor­dar que estas accio­nes ván­da­las, pro­vo­ca­ron la muer­te de 43 per­so­nas y otros 878 lesio­na­dos. Una “aven­tu­ra” con­de­na­da por los gobier­nos y pue­blos del ALBA cono­ci­da hoy como “La Sali­da”.

Su autor, Die­go Oli­ve­ra lo escri­be en estos tér­mi­nos. “Es impor­tan­te seña­lar que los empre­sa­rios desa­rro­llan una polí­ti­ca cri­mi­nal, con­tra la socie­dad vene­zo­la­na, que nega­ron el dia­lo­go, sus res­pues­tas son los actos vio­len­tes, con estu­dian­tes, para­mi­li­ta­res y mar­gi­na­les, hicie­ron barri­ca­das en las prin­ci­pa­les arte­rias de las ciu­da­des de Vene­zue­la, don­de dece­nas de per­so­nas per­die­ron la vida, muchos vehícu­los y edi­fi­cios guber­na­men­ta­les, fue­ron des­tro­za­dos. Pero ni la MUD, ni los voce­ros de EEUU, reco­no­cen su res­pon­sa­bi­li­dad, será que el vice­pre­si­den­te de EEUU, no “hablo de un gol­pe en pro­ce­so”, a man­da­ta­rios del Cari­be, cuan­do se refe­ría a la des­apa­ri­ción de los acuer­dos de Petro­Ca­ri­be, en lle­var a estas Islas un petró­leo, en inter­cam­bio de cru­do, por pro­duc­tos y tec­no­lo­gía” (3).

José Vicen­te Ran­gel, quién fue­ra vice­pre­si­den­te del gobierno Boli­va­riano jun­to al Coman­dan­te Hugo Chá­vez, -uno de los ana­lis­tas polí­ti­cos más res­pe­ta­dos en la nación sur­ame­ri­ca­na-, redi­men­sio­na y actua­li­za este can­den­te tema en dos ideas fun­da­men­ta­les.

“En Washing­ton están cons­cien­tes de su debi­li­dad, de sus divi­sio­nes y esca­sa capa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria. Al mis­mo tiem­po con­si­de­ran que el cha­vis­mo con­ser­va su fuer­za, cohe­sión y capa­ci­dad para enfren­tar difi­cul­ta­des. Para salir airo­so, como lo ha demos­tra­do en dis­tin­tos cir­cuns­tan­cias. Derro­car a Madu­ro no es fácil, y más si quie­nes se lo pro­po­nen no cons­ti­tu­yen opción para la mayo­ría del pue­blo vene­zo­lano. Al mis­mo tiem­po, en la región el gobierno cha­vis­ta cuen­ta con amplia soli­da­ri­dad y cual­quier inten­to por aca­bar con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca y con un gobierno pro­duc­to de elec­cio­nes libres, pro­vo­ca­ría un con­tun­den­te recha­zo” (4).

Ran­gel aña­de en: ¿Nos van a inva­dir? “Sus gobier­nos, Repu­bli­ca­nos o Demó­cra­tas, embis­ten con­tra Vene­zue­la. Han pro­ba­do todos los for­ma­tos para aca­bar con el pro­ce­so boli­va­riano: gol­pe de Esta­do (11-A); sabo­ta­je petro­le­ro; terro­ris­mo; gua­rim­ba; gue­rra eco­nó­mi­ca; blo­queo par­cial; finan­cia­mien­to de la opo­si­ción; cam­pa­ñas mediá­ti­cas, y el resul­ta­do siem­pre fue la derro­ta. ¿Qué le que­da por inten­tar? De ante­mano sabe, y lo ha com­pro­ba­do en cada uno de esos epi­so­dios, que la revo­lu­ción cuen­ta con sóli­do apo­yo popu­lar y mili­tar. ¿Gol­pe de Esta­do exi­to­so sin mili­ta­res? ¡Impo­si­ble! ¿Rebe­lión popu­lar exi­to­sa sin pue­blo? ¡Impo­si­ble! ¿Triun­fo elec­to­ral sin opo­si­ción seria? ¡Impo­si­ble! ¿Qué hacer? Solo fal­ta inten­tar la inva­sión arma­da”.

La cro­no­lo­gía post de estos hechos sigue aflo­ran­do y ellas nos apor­tan prue­bas con­tun­den­tes de un esce­na­rio cons­trui­do por esa tur­ba inmo­ral que frag­men­ta­da, ati­za para des­es­ta­bi­li­zar la obra de un pro­yec­to genuino y huma­nis­ta. De una nación que ha sabi­do emer­ger bajo el lega­do y la pra­xis lati­noa­me­ri­ca­nis­ta del Coman­dan­te Hugo Chá­vez, que jun­to al invic­to Coman­dan­te de la Revo­lu­ción cuba­na, nues­tro Fidel, sen­ta­ron las bases para la uni­dad de nues­tros pue­blos y hacer posi­ble, que la voz de Nues­tra Amé­ri­ca se sien­ta como una sola.

Todos estos hechos que son his­to­rias vivas, tie­nen un antes, un mapa pre­ci­so, una memo­ria. El cine docu­men­tal ha escri­to tex­tos que son per­du­ra­bles. El “cine ver­dad” nos per­mi­ten redi­men­sio­nar y actua­li­zar, lo que el pre­sen­te here­da como hue­lla en un pasa­do, -ni lejano ni ajeno-, es la ruta que Amé­ri­ca Lati­na ha teni­do que sor­tear, en tiem­pos don­de en nues­tro pla­ne­ta siguen aflo­ran­do “bro­tes” gue­rre­ris­tas y “pre­tex­tos” para nue­vas cru­za­das, “sal­va­do­ras y civi­li­za­to­rias”.

Here­dar ese cumu­lo de sabe­res es un goce, una vir­tud que ha de ser com­par­ti­da. El géne­ro docu­men­tal nos escri­be his­to­ria y nos invi­ta a pen­sar. Ante la des­me­su­ra y el atro­pe­llo de tan­tas bana­li­da­des que nos per­mea y nos nubla –o al menos eso pre­ten­den-, los inmo­ra­les medios de comu­ni­ca­ción que son par­te de esta sol­da­des­ca inva­so­ra.

De esa remo­ta pro­duc­ción, de ese cumu­lo de his­to­rias here­da­das –ante estos hechos- se impo­ne leer la tri­lo­gía del cineas­ta chi­leno Patri­cio Guz­mán. Una obra que el escri­tor espa­ñol Manuel Váz­quez Mon­tal­ván, eri­gió con estas sen­ti­das pala­bras.

“Si en mi mano estu­vie­ra, yo decla­ra­ría La bata­lla de Chi­le pelí­cu­la de inte­rés demo­crá­ti­co y obli­ga­ría a que se uti­li­za­ra como mate­rial esco­lar. En cam­bio, la Jun­ta de Cali­fi­ca­ción Cine­ma­to­grá­fi­ca (en Espa­ña) la ha decla­ra­do no apta para meno­res… De la pelí­cu­la solo deri­van ense­ñan­zas cons­truc­ti­vas y se pue­de lle­gar a sabias con­clu­sio­nes, que son la raíz mis­ma del deba­te de la izquier­da” (5).

Esta tri­lo­gía, su crea­dor las titu­ló con estos cabe­ce­ros. La insu­rrec­ción de la bur­gue­sía (1975), El gol­pe de esta­do (1976) y El poder popu­lar (1979). Tres gran­des pie­zas que tuvie­ron la com­pli­ci­dad del escri­tor, fotó­gra­fo y direc­tor de cine fran­cés Chirs Mar­ker, a quién se le atri­bu­ye la crea­ción del docu­men­tal sub­je­ti­vo.

El apo­yo de la revis­ta Chi­le Hoy, que diri­gió Mar­ta Har­nec­ker, exi­lia­da pos­te­rior­men­te en Cuba tras el gol­pe de esta­do del dic­ta­dor Augus­to Pino­chet fue vital para dar­le cuer­po y sen­ti­do a una obra de valo­res per­du­ra­bles.

A esta nomi­na de talen­tos se sumó el cineas­ta cubano Julio Gar­cía Espi­no­sa, que para ese perío­do esta­ba imbui­do con los sabo­res del surrea­lis­mo ita­liano.

Este hoy urgen­te tex­to fíl­mi­co, se cons­tru­yó en los pre­dios del ICAIC quién la aco­gió bajo la volun­tad del inte­lec­tual cubano Alfre­do Gue­va­ra. Fun­da­dor de tan pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción que hizo suya la idea de un cineas­ta, que en los anales de la his­to­ria del cine docu­men­tal lati­noa­me­ri­cano, resul­ta refe­ren­te y uni­ver­sal.

Ante los para­le­lis­mos y retros­pec­ti­vas de los hechos pre­sen­tes en Vene­zue­la, La insu­rrec­ción de la bur­gue­sía resul­ta la pie­za a tomar en cuen­ta. Guz­mán “toma la calle”, y lo hace des­de el genuino más­til del perio­dis­mo docu­men­tal.

En esa expe­rien­cia fíl­mi­ca vital, retra­ta los ata­ques y con­tra­ata­ques ideo­ló­gi­cos entre una izquier­da popu­lar com­pro­me­ti­da con la fuer­za y el ejem­plo de Sal­va­dor Allen­de. Y que des­de otra car­to­gra­fía, se aden­tra en los entra­ma­dos de una bur­gue­sía que abor­tó y tor­pe­deó, la genui­na obra de un líder socia­lis­ta que no ceso en su empe­ño por cons­truir una socie­dad don­de los pobres estu­vie­sen en el pedes­tal de la dig­ni­dad huma­na.

No cabe duda que los hechos y las estra­te­gias se repi­ten. El escri­tor, aca­dé­mi­co y ensa­yis­ta uru­gua­yo Jor­ge Rufi­ne­lli, sobre esta pri­me­ra entre­ga, des­cri­be su per­so­na­lí­si­ma visión que ilus­tra esa arqui­tec­tu­ra pre­sen­te en los momen­tos cla­ves de este docu­men­tal.

“Se tra­ta­ba de las “cace­ro­las” de la bur­gue­sía que sona­ban en las noches, de las huel­gas de diver­sos sec­to­res, de la vio­len­cia de los gru­pos de cho­que de Patria y Liber­tad, de la vio­len­cia ver­bal con que la pren­sa escri­ta, radial y tele­vi­si­va ata­ca­ba al gobierno, del muro de con­ten­ción a todas las medi­das de la Pre­si­den­cia levan­ta­do por el Con­gre­so y el Poder Judi­cial. La pelí­cu­la fue un extra­or­di­na­rio regis­tro de esas acti­vi­da­des “sub­ver­si­vas”, así como la acti­tud ambi­gua de las Fuer­zas Arma­das, que pare­cían res­pe­tar sin con­vic­ción la auto­ri­dad del jefe máxi­mo” (6).

Sobre estas per­cep­cio­nes de Rufi­ne­lli, cabe apun­tar que el esce­na­rio polí­ti­co de la Vene­zue­la Boli­va­ria­na, dis­ta mucho de lo que des­cri­be el autor de El cine de Patri­cio Guz­mán. Solo sig­ni­fi­car los apun­tes en torno a las for­mas y estra­te­gias –bien sin­te­ti­za­das- don­de la dere­cha chi­le­na desató accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras en los meses pre­vios al gol­pe de Esta­do, y que abor­ta­ron la ruta de la Uni­dad Popu­lar, que emer­gió como gana­do­ra de las elec­cio­nes en aque­lla déca­da.

La estruc­tu­ra de esta pri­me­ra entre­ga, dela­ta lo que acon­te­ció en Chi­le pre­vio a la aso­na­da gol­pis­ta. Una pri­mer lar­go­me­tra­je, con un mar­ca­do sello narra­ti­vo cuyos ejes estruc­tu­ra­les se sos­tie­nen des­de el perio­dis­mo de calle. Otros cin­co, iden­ti­fi­ca­dos como, -y esto es rele­van­te-, “Aca­pa­ra­mien­to y mer­ca­do negro”. “El boi­cot par­la­men­ta­rio”. “Aso­na­da estu­dian­til”. “Ofen­si­va de los gre­mios patro­na­les”. “La huel­ga del cobre”.

Cua­tro de estos seg­men­tos con las por­ta­das defi­ni­das en el fil­me docu­men­tal, han sido par­te de las estra­te­gias des­es­ta­bi­li­za­do­ras que pre­ten­den cata­pul­tar la obra y el empe­ño de una Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en mar­cha. Un pro­yec­to cuya con­ti­nui­dad nace de los cimien­tos –defi­ni­dos como Misio­nes-, que ges­tó e impul­só el invi­to Coman­dan­te Chá­vez. Visio­nar este docu­men­to, con lec­tu­ra de his­to­ria pre­sen­te sig­ni­fi­ca reve­lar las bur­das patra­ñas de una oli­gar­quía que mira más a Mia­mi, que a su rica his­to­ria y cul­tu­ra.

Esa es una de las caves por la que debe­mos reto­mar tex­tos audio­vi­sua­les como este. Una obra que se cons­tru­yó con un esti­lo perio­dís­ti­co genuino, cuyo acen­to en pan­ta­lla lo tuvo la entre­vis­ta como par­te de una diná­mi­ca esen­cial de con­vul­sos acon­te­ci­mien­tos. Un narra­dor pre­sen­te muchas veces en pan­ta­lla, que cla­ri­fi­ca, se posi­cio­na ante los hechos, reve­la o jerar­qui­za las rutas polí­ti­cas que fue­ron los ejes de una his­to­ria con­su­ma­da. Guz­mán, resu­me o infor­ma de la evo­lu­ción de un perío­do de la his­to­ria de Chi­le, que tras­cen­dió sus fron­te­ras, para hacer de esos hechos un asun­to de todos.

Visio­nar esta pri­me­ra par­te del fil­me La bata­lla de Chi­le, resul­ta medu­lar y nece­sa­rio para sig­ni­fi­car y anti­ci­par futu­ros hechos, que la sol­da­des­ca mediá­ti­ca pue­da desatar, ante una Vene­zue­la que se empe­ña en hacer por los “sin nadie”.

Notas

1.- http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​5​/​0​2​/​0​1​/​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​g​o​l​p​e​-​e​n​-​t​i​e​m​p​o​-​r​eal
2.- http://​www​.ati​lio​bo​ron​.com​.ar/​2​0​1​5​/​0​2​/​a​c​o​t​a​c​i​o​n​e​s​-​s​o​b​r​e​-​e​l​-​g​o​l​p​e​-​f​r​u​s​t​r​a​d​o​-​e​n​.​h​tml
3.- http://www.rebelion.org/noticia.php?id=195572&titular=política-de-obama-va-contra-el-presidente-maduro-y-el-gobierno-bolivariano
4.- http://​www​.apo​rrea​.org/​t​i​b​u​r​o​n​/​a​2​0​2​9​1​9​.​h​tml
5.- Rufi­ne­lli, Jor­ge. El cine de Patri­cio Guz­mán. En bus­ca de las imá­ge­nes ver­da­de­ras. (Uqbar Edi­to­res, 2008) pp, 89.
6.- Ibí­dem. pp, 95.

Sinop­sis

Sal­va­dor Allen­de pone en mar­cha un pro­gra­ma de pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes socia­les y polí­ti­cas. Des­de el pri­mer día la dere­cha orga­ni­za con­tra él una serie de huel­gas sal­va­jes mien­tras la Casa Blan­ca le asfi­xia eco­nó­mi­ca­men­te. A pesar del boi­cot –en mar­zo de 1973– los par­ti­dos que apo­yan a Allen­de obtie­nen el 43,4 por cien­to de los votos. La dere­cha com­pren­de que los meca­nis­mos lega­les ya no les sir­ven. De aho­ra en ade­lan­te su estra­te­gia será la estra­te­gia del gol­pe de esta­do. “La Bata­lla de Chi­le” es un fres­co que mues­tra paso a paso estos hechos que con­mo­vie­ron al mun­do.

Ficha téc­ni­ca (Redu­ci­da)

Direc­ción, pro­duc­ción, guión: Patri­cio Guz­mán.

Direc­tor de foto­gra­fía y cáma­ra: Jor­ge Müller Sil­va.

Mon­ta­je: Pedro Chas­kel.

Soni­do direc­to: Ber­nar­do Menz.

Casa de pro­duc­ción: Equi­po Ter­cer Año (Patri­cio Guz­mán).

Sopor­te de roda­je: 16 MM. Blan­co y negro. Sopor­te defi­ni­ti­vo: 35 MM (1.85), DVD y Beta Pal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: