La paz de Colombia y la desafortunada rueda de prensa de Kofi Annan en La Habana


El coman­dan­te de las FARC, Jesús San­trich.
HABANA /​2015-02-27 /​El ex Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU, el señor Kof­fi Annan apa­re­ció en La Haba­na el día jue­ves 26 de febre­ro y se reunió con la dele­ga­ción de la insur­gen­cia de las FARC y con la dele­ga­ción del gobierno de Juan Manuel San­tos. Hoy, vier­nes se reali­zó una rue­da de pren­sa en don­de opi­nó sobre los temas de la Mesa del Diá­lo­go, opi­nio­nes que no han caí­do muy bien en el lado de la gue­rri­lla de las FARC.
ANNCOL con­ver­só con el coman­dan­te gue­rri­lle­ro Jesús San­trich, sobre sus refle­xio­nes de las decla­ra­cio­nes del señor Annan.

Coman­dan­te Jesús San­trich, aca­ba de cul­mi­nar la rue­da de pren­sa de cie­rre de la visi­ta a la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes de Paz, por par­te del ex Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU, el señor KOFFI ANNAN. ¿Cuá­les son sus impre­sio­nes sobre este suce­so, cree que el inter­cam­bio con él podrá apor­tar al desen­vol­vi­mien­to de los diá­lo­gos?

JESÚS SANTRICH (JS): Cual­quier res­pal­do sen­sa­to al pro­ce­so de paz debe tra­du­cir­se en accio­nes y opi­nio­nes que ayu­den a mediar posi­cio­nes, no en expre­sio­nes que entre­na a refor­zar los pun­tos de vis­ta que den base para el sos­te­ni­mien­to de posi­cio­nes uni­la­te­ra­les.

¿Qué nos quie­re decir con esta opi­nión, hay algu­na incon­for­mi­dad con el visi­tan­te?

JS: Me expli­co, si exis­ten diver­gen­cias, deba­tes en desa­rro­llo, sobre aspec­tos sobre los que aún no hay acuer­do, mal se hace, enton­ces, en apro­ve­char esce­na­rios de acer­ca­mien­to para sen­tar argu­men­tos con­clu­yen­tes que van en con­tra vía de lo que pien­sa algu­na de las par­tes. Si un per­so­na­je como KOFI ANNAN, tie­ne la deci­sión de hacer públi­cas pos­tu­ras pro­pias, per­so­na­les, lo mejor es que bus­que otro tipo de estra­dos, no aque­llos don­de gobierno y gue­rri­lla le acom­pa­ñan en ges­to de apro­xi­ma­ción y con­cor­dia, sin posi­bi­li­dad de con­tro­ver­tir.

¿Crea aca­so que el señor ANNAN no cum­plió con esta con­di­ción?

JS: Bueno, no se tra­ta de una con­di­ción, cada quien actúa según lo que le indi­que su con­cien­cia, pero es de sen­ti­do común que si alguien va a ayu­dar no pue­de per­der impar­cia­li­dad, y lo cier­to es que en la rue­da de pren­sa del Hotel Nacio­nal el ex Secre­ta­rio Gene­ral de Nacio­nes Uni­das no tomó en cuen­ta esto, hizo todo lo con­tra­rio sin refe­rir­se siquie­ra a que sus res­pues­tas no cuen­tan con el bene­plá­ci­to de la insur­gen­cia.


Par­te de la Dele­ga­ción de Paz de las FARC se reune con Kof­fi Annan.
¿Nos podría deta­llar un poco más está situa­ción?

JS: Las FARC, de mane­ra muy res­pe­tuo­sa le expli­ca­ron minu­cio­sa­men­te al señor ANNAN su visón sobre el pro­ce­so y el futu­ro del país, argu­men­tán­do­le con sufi­cien­cia que no com­par­tía­mos la impo­si­ción que el gobierno pre­ten­día de un Mar­co jurí­di­co para La Paz y de una legis­la­ción de jus­ti­cia tran­si­cio­nal en la que el Esta­do se pre­ten­de juez y par­te, y esto sen­ci­lla­men­te por­que de los infor­mes mis­mos de la Comi­sión his­tó­ri­ca del con­flic­to, mayo­ri­ta­ria­men­te, se des­pren­de, como tam­bién lo mues­tra la reali­dad, que el Esta­do es la máxi­ma ins­tan­cia de impu­tación, es el vic­ti­ma­rio por exce­len­cia. Y se le dijo que tam­po­co com­par­ti­mos la inter­ven­ción de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, por razo­nes diver­sas que van des­de el hecho de que ade­más de tra­tar­se de un meca­nis­mo sub­si­dia­rio, este se ha uti­li­za­do sola­men­te para actuar res­pec­to a situa­cio­nes de paí­ses del ter­cer mun­do, sin que para nada se toqué casos de cri­mi­na­li­dad que están en cabe­za de poten­cias como Esta­dos Uni­dos, apar­te que hay dece­nas de acu­sa­cio­nes con­tra el régi­men colom­biano que están enga­ve­ta­das sin que sus altos fun­cio­na­rios se intere­sen por fallar; y enton­ces resul­ta que aho­ra quie­ren poner la lupa, no sobre los res­pon­sa­bles del con­flic­to en nues­tro país, sino sobre la gue­rri­lla aten­dien­do a los expe­dien­tes ama­ña­dos que se fabri­can des­de la corrom­pi­da ins­ti­tu­cio­na­li­dad colom­bia­na. Noso­tros hemos dicho que no esta­mos dis­pues­tos a admi­tir estás asi­me­trías y des­pro­pó­si­tos.

¿Las FARC con­si­de­ran aca­so que no se debe hablar de jus­ti­cia para las víc­ti­mas del con­flic­to?

JS: No, todo lo con­tra­rio, noso­tros habla­mos des­de la ori­lla de las víc­ti­mas, lo que pasa es que cree­mos que el con­cep­to de jus­ti­cia no se pue­de ple­gar a la men­ta­li­dad puni­ti­va de juris­dic­cio­nes que pre­ten­den apli­car­nos el dere­cho penal del enemi­go. Con­si­de­ra­mos que el con­cep­to jus­ti­cia debe reivin­di­car la solu­ción de los pro­ble­mas socia­les para apun­tar a aca­bar con las cau­sas de desigual­dad y mise­ria que gene­ra­ron la con­fron­ta­ción. Esa es la mejor mane­ra de resar­cir a las víc­ti­mas y al con­jun­to del pue­blo colom­biano que cada día sufre la exclu­sión, la pobre­za y la caren­cia de demo­cra­cia que ha impues­to el Blo­que de Poder Domi­nan­te.

¿Enton­ces el pro­ble­ma está en el sen­ti­do que debe tener la jus­ti­cia?

JS: Hay mucho ses­go y dis­tor­sión acom­pa­ña­dos de cam­pa­ñas mediá­ti­cas en las que de mane­ra mani­queís­ta se colo­can los pro­ble­mas en blan­co y negro, pre­sen­tan­do a las FARC como las malas de una pelí­cu­la en la que aho­ra has­ta el Esta­do apa­re­ce como víc­ti­ma ange­li­cal habien­do sido el gene­ra­dor de esta tra­ge­dia de desan­gre que sufre Colom­bia. A las FARC le preo­cu­pa la per­ma­nen­cia de la Doc­tri­na del enemi­go interno, la Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal, el para­mi­li­ta­ris­mo con toda su car­ga de muer­te que sigue pesan­do sobre los diri­gen­tes cívi­cos y popu­la­res; les preo­cu­pa que el gobierno per­sis­ta en man­te­ner el fue­go hacien­do caso omi­so a la nece­si­dad de deses­ca­lar el con­flic­to con medi­das prác­ti­cas que evi­ten más dolor y muer­te a las comu­ni­da­des que están en el cen­tro de la con­fron­ta­ción y así se lo han hecho saber al señor ANNAN, quien pare­ce no haber toma­do nota de estas inquie­tu­des y por eso des­ti­nó su inter­ven­ción ante los medios sola­men­te para posi­cio­nar algu­nos argu­men­tos cla­ra­men­te alin­de­ra­dos con el gobierno, los cua­les apun­tas al desar­me de la insur­gen­cia y a que la diri­gen­cia gue­rri­lle­ra vaya a la cár­cel, con el cuen­to de que hay pará­me­tros inter­na­cio­na­les que cum­plir y jue­ces que deben defi­nir esto. Pero, ¿cua­les pará­me­tros, cua­les jue­ces? ¿Aca­so, los que le con­vie­nen al entra­ma­do glo­bal del poder capi­ta­lis­ta, para que los gober­nan­tes, gran­des empre­sa­rios y trans­na­cio­na­les, entre otros, que han idea­do y aus­pi­cia­do la polí­ti­ca de san­gre y fue­go en fun­ción de su acu­mu­la­ción vio­len­ta basa­da en el des­po­jo, no sean toca­dos?

Enton­ces, den­tro de este orden de ideas, es des­afor­tu­na­da la inter­ven­ción del señor KOFI ANNAN ante los medios. Con segu­ri­dad no ayu­da en nada para que el pro­ce­so de paz avan­ce, lo que hace es con­fun­dir y colo­car más obs­tácu­los. Por eso, al res­pec­to de todo lo que dijo, al pare­cer siguien­do un libre­ro de cuya ela­bo­ra­ción la insur­gen­cia no hizo par­te, lo que nos que­da es reite­rar nues­tro desacuer­do y repe­tir que quie­nes ejer­ce­mos el dere­cho a al rebe­lión con­tra un régi­men de terror no esta­mos dis­pues­tos a pagar un solo día de de cár­cel. A la Haba­na no vini­mos a asis­tir a un pro­ce­so de some­ti­mien­to ni de ren­di­ción, sino a bus­car sali­das a los gra­ves pro­ble­mas polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les que tie­ne Colom­bia.

¿Las FARC hicie­ron algu­na refle­xión sobre las recien­tes decla­ra­cio­nes del ex Pre­si­den­te Cesar Gavi­ria refe­ri­das al tema de jus­ti­cia tran­si­cio­nal?

JS: Sobre eso tam­bién hici­mos nues­tras refle­xio­nes y sen­ta­mos pun­tos de vis­ta, por­que es un hecho que esas decla­ra­cio­nes ava­la­das por el Comi­sio­na­do del gobierno Ser­gio Jara­mi­llo, y por el mis­mo Pre­si­den­te San­tos, lo que hacen es corro­bo­rar afir­ma­cio­nes gra­ves sobre hechos que si bien se han denun­cia­do siem­pre, sola­men­te has­ta aho­ra son asu­mi­dos por altos dig­na­ta­rios de Esta­do, como eso de que más allá de los com­ba­tien­tes hay otro espec­tro de res­pon­sa­bles civi­les, ins­ti­tu­cio­na­les unos y otros no ins­ti­tu­cio­na­les, empre­sa­rios, indus­tria­les, gana­de­ros, gen­te del cle­ro, jue­ces, etc. que deben res­pon­der por el con­flic­to. Diji­mos que Gavi­ria lo que ha sol­ta­do era una noti­cia cri­mi­nal que el Esta­do debe inves­ti­gar ofi­cio­sa­men­te si quie­re posa­ra de ser un Esta­do de Dere­cho. ¿Enton­ces cual es el afán de negar nues­tra con­di­ción de de rebel­des y de paso borrar las cone­xi­da­des del deli­to polí­ti­co? Pare­cie­ra que se quie­re apli­car la polí­ti­ca del chi­vo expia­to­rio para man­dar a la cár­cel a algu­nos mili­ta­res y a la diri­gen­cia insur­gen­te exo­ne­ran­do de sus res­pon­sa­bi­li­da­des a la diri­gen­cia polí­ti­ca y en gene­ral al Blo­que de poder Domi­nan­te, que es el que ha impues­to la gue­rra.

¿No hay nada posi­ti­vo que se le pue­da res­ca­tar a la visi­ta de KOFI ANNAN?

JS: Es algo difí­cil, por­que per­so­na­li­da­des de esta dimen­sión, que han teni­do res­pon­sa­bi­li­da­des tan gran­des y deli­ca­das son muy escu­cha­das por la opi­nión mun­dial, enton­ces sus desa­cier­tos se repro­du­cen y eso no ayu­da mucho, no obs­tan­te, me atre­ve­ría a agre­gar que de todas mane­ras sí com­par­ti­mos con KOFI ANNAN, un par de ideas que pre­sen­tó antes en el sen­ti­do de que "La jus­ti­cia no pue­de ser un impe­di­men­to para la paz", sino que “es un socio abso­lu­ta­men­te esen­cial para ella". Pero no la jus­ti­cia tran­si­cio­nal de nues­tros inter­lo­cu­to­res en la Mesa de con­ver­sa­cio­nes, sino la que se ape­gue a la idea de jus­ti­cia social con las medi­das de nor­ma­li­za­ción que se deri­ven del úni­co Mar­co jurí­di­co que admi­ti­mos que es el Acuer­do Gene­ral de la Haba­na, el de agos­to de 2012.

Y no es que este­mos cerra­dos en nues­tras opi­nio­nes, pues de hecho hemos pro­pues­to la orga­ni­za­ción y la rea­li­za­ción de un deba­te nacio­nal acer­ca de la jus­ti­cia apli­ca­ble, y que sean sus resul­ta­dos los que con­duz­can a los dise­ños nor­ma­ti­vos corres­pon­dien­tes, pues nues­tra reali­dad no es la de otros luga­res del mun­do y por tan­to debe­mos bus­car nues­tras pro­pias mane­ras de resol­ver el con­flic­to. Por lo demás, en la Agen­da de La Haba­na, la cual hemos asu­mi­do como inmo­di­fi­ca­ble en sus par­tes sus­tan­cia­les, en nin­gu­na par­te está escri­to que habla­ría­mos de jus­ti­cia tran­si­cio­nal; lo pac­ta­do es hablar de jus­ti­cia en su sen­ti­do más inclu­si­vo que es el de la jus­ti­cia social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: