El Estado francés se arroga un poder de censura administrativa

El gobierno fran­cés ha adop­ta­do dos decre­tos –publi­ca­dos el 6 de febre­ro y el 5 de mar­zo de 2015– que per­mi­ten blo­quear o supri­mir el refe­ren­cia­mien­to de los sitios de inter­net «que inci­ten a [la rea­li­za­ción de] actos de terro­ris­mo o hagan la apo­lo­gía de este y de los sitios que difun­dan imá­ge­nes y repre­sen­ta­cio­nes de meno­res con carác­ter por­no­grá­fi­co» [1].

Con­tra­di­cien­do la tra­di­ción jurí­di­ca y los prin­ci­pios mis­mos del dere­cho, la auto­ri­dad admi­nis­tra­ti­va fran­ce­sa podrá en lo ade­lan­te tomar esas deci­sio­nes de cen­su­ra sin con­trol de la jus­ti­cia. Cuan­do más, sólo ten­drá que infor­mar a la Comi­sión Nacio­nal de Infor­má­ti­ca y Liber­ta­des (CNIL), que no pasa de ser una sim­ple comi­sión admi­nis­tra­ti­va.

Des­de 1939 y has­ta 2010, el Esta­do fran­cés ya dis­po­nía de ese pri­vi­le­gio en el cam­po de la pren­sa escri­ta con la ley sobre el «con­trol de la pren­sa extran­je­ra». Con esa ley se admi­tía, en los casos en que pare­cía difí­cil per­se­guir a los auto­res, edi­to­res o casas que impri­mie­sen cier­tos libros extran­je­ros en terri­to­rio fran­cés, que el minis­tro fran­cés del Inte­rior podía sim­ple­men­te prohi­bir­los sin que esa deci­sión estu­vie­se some­ti­da a con­trol de la jus­ti­cia.

La Red Vol­tai­re ha sos­te­ni­do siem­pre, por prin­ci­pio, que en el mun­do de la pren­sa –ya sea escri­ta o de cual­quier otro tipo– no deben exis­tir prohi­bi­cio­nes impues­tas sin con­trol de un juez. De mane­ra par­ti­cu­lar­men­te mal inten­cio­na­da, algu­nos perio­dis­tas nos han acu­sa­do de apo­yar el con­te­ni­do de cier­tas publi­ca­cio­nes sin pre­ci­sar que nues­tra posi­ción no tie­ne que ver con el con­te­ni­do del mate­rial cen­su­ra­do sino con el modo de apli­ca­ción de la cen­su­ra.

Por des­gra­cia, la His­to­ria está lle­na de casos que demues­tran que el Esta­do comien­za cen­su­ran­do tex­tos efec­ti­va­men­te inde­fen­di­bles para uti­li­zar des­pués esa mis­ma cen­su­ra como una arma de repre­sión polí­ti­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: