Terrorismo Mediático contra la Revolución Bolivariana

images

La opo­si­ción escuá­li­da vene­zo­la­na defi­nió des­de hace bas­tan­te tiem­po que pri­me­ro el gobierno legí­ti­mo de Hugo Chá­vez y aho­ra el de Nico­lás Madu­ro es su enemi­go, y a par­tir de ello ini­cia­ron un pro­ce­so de cons­pi­ra­ción per­ma­nen­te para derro­car­lo. Sin embar­go, fue­ron fra­ca­san­do en todas las vías que reco­rrie­ron: la elec­to­ral, las vio­len­cia calle­je­ra y has­ta el gol­pe de Esta­do que cul­mi­na­ra en mag­ni­ci­dio (más recien­te). Aho­ra, se da la inter­ven­ción direc­ta del Impe­rio, ya sin inter­me­dia­rio. Oba­ma acu­sa a Vene­zue­la de ser un “peli­gro” para su segu­ri­dad nacio­nal, y pone en mar­cha una esca­la­da de impre­vi­si­bles con­se­cuen­cias. Para todas estas fases des­es­ta­bi­li­za­do­ras, el gran alia­do ha sido el Terro­ris­mo Mediá­ti­co, per­so­ni­fi­ca­do en esos medios des­in­for­ma­ti­vos y men­ti­ro­sos que tie­nen como obje­ti­vo con­fun­dir, des­ani­mar, derro­car al actual gobierno.

De allí, que sea impres­cin­di­ble mar­car a fue­go a estos enemi­gos de los pue­blos del con­ti­nen­te, y de eso se tra­ta este ESPECIAL DE RESUMEN LATINOAMERICANO, que ire­mos edi­tan­do a par­tir de hoy bajo la coor­di­na­ción de nues­tra com­pa­ñe­ra Mari­na Pérez Damil.

EL INSPIRADOR

MEDIOS APLICAN LOS 11 PRINCIPIOS DE JOSEPH GOEBBLES CONTRA VENEZUELA

El padre de la pro­pa­gan­da nazi fue Joseph Goeb­bels, res­pon­sa­ble del Minis­te­rio de Edu­ca­ción Popu­lar y Pro­pa­gan­da, crea­do por Adolf Hitler a su lle­ga­da al poder en 1933.

Hoy en día sus prin­ci­pios son uti­li­za­dos por las gran­des tras­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción (esta­dou­ni­den­ses, espa­ño­las, colom­bia­nas, etc) para ata­car a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na:

1.- “Indi­vi­dua­li­zar al adver­sa­rio en un úni­co enemi­go” que para estos mer­ce­na­rios de la infor­ma­ción no es otro que el mis­mí­si­mo pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro.

2.- “Reunir diver­sos adver­sa­rios en una sola cate­go­ría o indi­vi­duo” como el tér­mino “madu­ris­mo” que han inten­ta­do posi­cio­nar.

3.- “Car­gar sobre el adver­sa­rio los pro­pios erro­res o defec­tos” como hacen hoy en día con la gue­rra eco­nó­mi­ca y los pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res que impul­san en diver­sas enti­da­des del país.

4.- “Prin­ci­pio de la exa­ge­ra­ción y des­fi­gu­ra­ción. Con­ver­tir cual­quier anéc­do­ta, por peque­ña que sea, en ame­na­za gra­ve”

5.- “La capa­ci­dad recep­ti­va de las masas es limi­ta­da y su com­pren­sión esca­sa; ade­más, tie­nen gran faci­li­dad para olvi­dar” así visua­li­zan los medios de la dere­cha a sus pro­pios usua­rios.

6.- “Si una men­ti­ra se repi­te sufi­cien­te­men­te, aca­ba por con­ver­tir­se en ver­dad”. Un prin­ci­pio que apli­can a dia­rio con toda la ola de rumo­res que suel­ten inclu­so a tra­vés de las redes socia­les entre ellas twit­ter.

7.- “Hay que emi­tir cons­tan­te­men­te infor­ma­cio­nes y argu­men­tos nue­vos a un rit­mo tal que cuan­do el adver­sa­rio res­pon­da el públi­co esté ya intere­sa­do en otra cosa”

8.- “Cons­truir argu­men­tos a par­tir de fuen­tes diver­sas e infor­ma­cio­nes frag­men­ta­rias”

9.- “Aca­llar sobre las cues­tio­nes sobre las que no se tie­nen argu­men­tos y disi­mu­lar las noti­cias que favo­re­cen el adver­sa­rio”

10.- “La pro­pa­gan­da ope­ra siem­pre a par­tir de un sus­tra­to pre­exis­ten­te, como un com­ple­jo de odios y pre­jui­cios” moti­vo por el cual se han encar­ga­do pri­me­ro de diso­ciar a todos sus segui­do­res.

11.- “Prin­ci­pio de la una­ni­mi­dad. Lle­gar a con­ven­cer a mucha gen­te que se pien­sa “como todo el mun­do”, crean­do impre­sión de una­ni­mi­dad” para lo cual dece­nas de medios se han uni­do con­tra Vene­zue­la.

Tex­to toma­do de la publi­ca­ción: http://​lara​dio​del​sur​.com​.ve

1° prin­ci­pio de Goeb­bles- “Indi­vi­dua­li­zar al adver­sa­rio en un úni­co enemi­go” que para estos mer­ce­na­rios de la infor­ma­ción no es otro que el mis­mí­si­mo pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro.

Nota com­ple­ta:

http://​inter​na​cio​nal​.elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​0​1​5​/​0​3​/​1​1​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​4​2​6​0​4​3​1​9​8​_​0​7​1​8​6​7​.​h​tml

Nota com­ple­ta: http://​www​.cla​rin​.com/​m​u​n​d​o​/​V​e​n​e​z​u​e​l​a​-​A​s​a​m​b​l​e​a​-​N​a​c​i​o​n​a​l​-​a​p​r​u​e​b​a​-​p​o​d​e​r​e​s​-​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​-​N​i​c​o​l​a​s​-​M​a​d​u​r​o​_​0​_​1​3​1​8​6​6​8​2​8​4​.​h​tml

3° Prin­ci­pio de Goeb­bles- “Car­gar sobre el adver­sa­rio los pro­pios erro­res o defec­tos”

Cuan­do el Gobierno vene­zo­lano de Nico­lás Madu­ro auto­ri­zó a su guar­dia pre­to­ria­na a usar armas de fue­go con­tra las mani­fes­ta­cio­nes calle­je­ras de los estu­dian­tes sabía muy bien lo que hacía: seis jóve­nes han sido ase­si­na­dos ya en las últi­mas sema­nas por la poli­cía tra­tan­do de aca­llar las pro­tes­tas de una socie­dad cada vez más enfu­re­ci­da con­tra los atro­pe­llos desen­fre­na­dos de la dic­ta­du­ra cha­vis­ta, la corrup­ción gene­ra­li­za­da del régi­men, el des­abas­te­ci­mien­to, el colap­so de la lega­li­dad y la situa­ción cre­cien­te de caos que se va exten­dien­do por todo el país.

Este con­tex­to expli­ca la esca­la­da repre­so­ra del régi­men en los últi­mos días: el encar­ce­la­mien­to del alcal­de de Cara­cas, Anto­nio Ledez­ma, uno de los más des­ta­ca­dos líde­res de la opo­si­ción, al cum­plir­se un año del arres­to de Leo­pol­do López, otro de los gran­des resis­ten­tes, y meses des­pués de haber pri­va­do abu­si­va­men­te de su con­di­ción de par­la­men­ta­ria y tener some­ti­da a un aco­so judi­cial sis­te­má­ti­co a María Cori­na Macha­do, figu­ra rele­van­te entre los adver­sa­rios del cha­vis­mo. El régi­men se sien­te aco­rra­la­do por la crí­ti­ca situa­ción eco­nó­mi­ca a la que su dema­go­gia e inep­ti­tud han lle­va­do al país, sabe que su impo­pu­la­ri­dad cre­ce como la espu­ma y que, a menos que diez­me e inti­mi­de a la opo­si­ción, su derro­ta en las pró­xi­mas elec­cio­nes será cata­clís­mi­ca (las encues­tas cifran su popu­la­ri­dad en ape­nas un 20%).

Por eso ha desata­do el terror de mane­ra desem­bo­za­da y cíni­ca, ale­gan­do la excu­sa con­sa­bi­da: una cons­pi­ra­ción inter­na­cio­nal diri­gi­da por Esta­dos Uni­dos de la que los opo­si­to­res demo­crá­ti­cos al cha­vis­mo serían cóm­pli­ces. ¿Con­se­gui­rá aca­llar las pro­tes­tas median­te los crí­me­nes, tor­tu­ras y reda­das masi­vas? Hace un año lo con­si­guió, cuan­do, enca­be­za­dos por los estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, milla­res de vene­zo­la­nos se lan­za­ron a las calles en toda Vene­zue­la pidien­do liber­tad (yo estu­ve allí y vi con mis pro­pios ojos la for­mi­da­ble movi­li­za­ción liber­ta­ria de los jóve­nes de toda con­di­ción social con­tra el régi­men dic­ta­to­rial). Para ello fue nece­sa­rio el ase­si­na­to de 43 mani­fes­tan­tes, muchos cen­te­na­res de heri­dos y de tor­tu­ra­dos en las cár­ce­les polí­ti­cas y milla­res de dete­ni­dos. Pero en el año trans­cu­rri­do la opo­si­ción al régi­men se ha mul­ti­pli­ca­do y la situa­ción de liber­ti­na­je, des­abas­te­ci­mien­to, opro­bio y vio­len­cia sólo ha ser­vi­do para enco­le­ri­zar cada vez más a las masas vene­zo­la­nas. Para ata­jar y ren­dir a este pue­blo deses­pe­ra­do y heroi­co hará fal­ta una repre­sión infi­ni­ta­men­te más san­gui­na­ria que la del año pasa­do.

Madu­ro, el pobre hom­bre que ha suce­di­do a Chá­vez a la cabe­za del régi­men, ha demos­tra­do que no le tiem­bla la mano a la hora de hacer correr la san­gre de sus com­pa­trio­tas que luchan por que vuel­va la demo­cra­cia a Vene­zue­la. ¿Cuán­tos muer­tos más y cuán­tas cár­ce­les reple­tas de pre­sos polí­ti­cos harán fal­ta para que la OEA y los gobier­nos demo­crá­ti­cos de Amé­ri­ca lati­na aban­do­nen su silen­cio y actúen, exi­gien­do que el gobierno cha­vis­ta renun­cie a su polí­ti­ca repre­so­ra con­tra la liber­tad de expre­sión y a sus crí­me­nes polí­ti­cos y faci­li­ten una tran­si­ción pací­fi­ca de Vene­zue­la a un régi­men de lega­li­dad demo­crá­ti­ca?

En un exce­len­te artícu­lo, como sue­len ser los suyos, “Un esten­tó­reo silen­cio”, publi­ca­do en el dia­ro El País el 25 del mes pasa­do, Julio María San­gui­net­ti cen­su­ra­ba seve­ra­men­te a esos gobier­nos lati­noa­me­ri­ca­nos que, con la tibia excep­ción de Colom­bia -cuyo pre­si­den­te se ha ofre­ci­do a mediar entre el gobierno de Madu­ro y la opo­si­ción-, obser­van impa­si­bles los horro­res que pade­ce el pue­blo vene­zo­lano por un gobierno que ha per­di­do todo sen­ti­do de los lími­tes y actúa como las peo­res dic­ta­du­ras que ha pade­ci­do el con­ti­nen­te de las opor­tu­ni­da­des per­di­das. Pode­mos estar segu­ros de que la emo­ti­va lla­ma­da a la decen­cia del ex pre­si­den­te uru­gua­yo a los man­da­ta­rios lati­noa­me­ri­ca­nos no será escu­cha­da. ¿Qué otra cosa se podría espe­rar de esa las­ti­mo­sa colec­ción entre los que abun­dan los dema­go­gos, los corrup­tos, los igno­ran­tes, los poli­ti­cas­tros de tres por medio? Para no hablar de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos, la ins­ti­tu­ción más inser­vi­ble que ha pro­du­ci­do Amé­ri­ca lati­na en toda su his­to­ria; al extre­mo de que, se diría, cada vez que un polí­ti­co lati­noa­me­ri­cano es ele­gi­do secre­ta­rio gene­ral pare­ce reblan­de­cer­se y sucum­bir a una suer­te de cata­to­nia cívi­ca y moral.

San­gui­net­ti con­tras­ta, con mucha razón, la acti­tud de esos gobier­nos “demo­crá­ti­cos” que miran al otro lado cuan­do en Vene­zue­la se vio­lan los dere­chos huma­nos, se cie­rran cana­les, radio­emi­so­ras y perió­di­cos, con la cele­ri­dad con que esos mis­mos gobier­nos “sus­pen­die­ron” de la OEA a Para­guay cuan­do este país, siguien­do los más estric­tos pro­ce­di­mien­tos cons­ti­tu­cio­na­les y lega­les, des­ti­tu­yó al pre­si­den­te Fer­nan­do Lugo, una medi­da que la inmen­sa mayo­ría de los para­gua­yos acep­tó como demo­crá­ti­ca y legí­ti­ma. ¿A qué se debe ese doble rase­ro? A que el señor Madu­ro, que ha asis­ti­do a la trans­mi­sión de man­do pre­si­den­cial en Uru­guay y ha sido reci­bi­do con hono­res por sus cole­gas lati­noa­me­ri­ca­nos, es de “izquier­da” y quie­nes des­ti­tu­ye­ron a Lugo eran supues­ta­men­te de “dere­cha”.

Aun­que muchas cosas han cam­bia­do para mejor en Amé­ri­ca lati­na en las últi­mas déca­das -hay menos dic­ta­du­ras que en el pasa­do, una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca más libre y moder­na, una reduc­ción impor­tan­te de la extre­ma pobre­za y un cre­ci­mien­to nota­ble de las cla­ses medias-, su sub­de­sa­rro­llo cul­tu­ral y cívi­co es toda­vía muy pro­fun­do, y esto se hace paten­te en el caso de Vene­zue­la: antes de ser acu­sa­dos de reac­cio­na­rios y “fas­cis­tas”, los gober­nan­tes lati­noa­me­ri­ca­nos que han lle­ga­do al poder gra­cias a la demo­cra­cia están dis­pues­tos a cru­zar­se de bra­zos y mirar a otro lado mien­tras una pan­di­lla de dema­go­gos ase­so­ra­dos por Cuba en el arte de la repre­sión van empu­jan­do a Vene­zue­la hacia el tota­li­ta­ris­mo. No se dan cuen­ta de que su trai­ción a los idea­les demo­crá­ti­cos abre las puer­tas a que el día de maña­na sus paí­ses sean tam­bién víc­ti­mas de ese pro­ce­so de des­truc­ción de las ins­ti­tu­cio­nes y las leyes que está lle­van­do a Vene­zue­la al bor­de del abis­mo, es decir, a con­ver­tir­se en una segun­da Cuba y a pade­cer, como la isla del Cari­be, una lar­ga noche de más de medio siglo de igno­mi­nia.

El pre­si­den­te Rómu­lo Betan­court, de Vene­zue­la, que era de otro cali­bre de los actua­les, pre­ten­dió, en los años sesen­ta, con­ven­cer a los gobier­nos demo­crá­ti­cos de la Amé­ri­ca lati­na de enton­ces (eran pocos), de acor­dar una polí­ti­ca común con­tra los gobier­nos que -como el de Nico­lás Madu­ro- vio­len­ta­ran la lega­li­dad y se con­vir­tie­ran en dic­ta­du­ras: rom­per rela­cio­nes diplo­má­ti­cas y comer­cia­les con ellos y denun­ciar­los en el plano inter­na­cio­nal, a fin de que la comu­ni­dad demo­crá­ti­ca ayu­da­ra de este modo a quie­nes, en el pro­pio país, defen­dían la liber­tad. No hace fal­ta decir que Betan­court no obtu­vo el apo­yo ni siquie­ra de un solo país lati­noa­me­ri­cano.

La lucha con­tra el sub­de­sa­rro­llo siem­pre esta­rá ame­na­za­da de fra­ca­so y retro­ce­so mien­tras las diri­gen­cias polí­ti­cas de Amé­ri­ca lati­na no superen ese estú­pi­do com­ple­jo de infe­rio­ri­dad que sien­ten ante una izquier­da a la que, pese a las catas­tró­fi­cas cre­den­cia­les que pue­de lucir en temas eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y de dere­chos huma­nos (¿no bas­tan los ejem­plos de los Cas­tro, Madu­ro, Mora­les, los Kirch­ner, Dil­ma Rous­seff, el coman­dan­te Orte­ga y com­pa­ñía?), toda­vía le con­ce­den una espe­cie de supe­rio­ri­dad moral en temas de jus­ti­cia y soli­da­ri­dad social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: