América Latina en la dinámica de la guerra global- Jorge Beinstein

Gue­rra glo­bal

Todo al mis­mo tiem­po: al pro­me­diar el mes de mar­zo de 2015 Esta­dos Uni­dos aca­ba de dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo de cla­ro per­fil beli­cis­ta en sus accio­nes con­tra Vene­zue­la, tam­bién desa­rro­lla ejer­ci­cios mili­ta­res en paí­ses limí­tro­fes con Rusia en la lla­ma­da ope­ra­ción “Atlan­tic Resol­ve”, algu­nas de esas ope­ra­cio­nes son rea­li­za­das a unos cien kiló­me­tros de San Peters­bur­go[i], ade­más se inten­si­fi­can las infor­ma­cio­nes acer­ca de una nue­va ofen­si­va del gobierno de Kiev con­tra la región de Don­bass[ii], aumen­ta la cir­cu­la­ción de naves de gue­rra de la OTAN en el Mar Negro, con­ti­núan las vie­jas gue­rras impe­ria­les en Irak y Afga­nis­tan a las que se agre­gó lue­go la ofen­si­va con­tra Siria (pasan­do por Libia)… y mucho más…

Evi­den­te­men­te el Impe­rio está lan­za­do en una catas­tró­fi­ca fuga mili­tar hacia ade­lan­te exten­dien­do sus ope­ra­cio­nes hacia todos los con­ti­nen­tes, nos encon­tra­mos en ple­na gue­rra glo­bal. Ni los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, ni los más impor­tan­tes diri­gen­tes inter­na­cio­na­les han regis­tra­do públi­ca­men­te el hecho, todos hablan como si vivié­ra­mos en tiem­pos de paz, solo en unos pocos casos apa­re­cen algu­nos de ellos advir­tien­do sobre el peli­gro de gue­rra mun­dial o regio­nal. Una excep­ción recien­te es la del Papa Fran­cis­co cuan­do afir­mó que actual­men­te nos encon­tra­mos ante una “una ter­ce­ra gue­rra mun­dial” que él des­cri­be como desa­rro­llán­do­se “por par­tes” aun­que sin seña­lar a los con­ten­dien­tes y hacien­do vagas refe­ren­cias a “la codi­cia” y a “intere­ses espu­rios” con el len­gua­je entre con­fu­so y jesuí­ti­co que lo carac­te­ri­za[iii].

Cada mes agre­ga algún indi­ca­dor anun­cian­do la pro­xi­mi­dad de una nue­va rece­sión glo­bal mucho más fuer­te y exten­di­da que la de 2009. El capi­ta­lis­mo empe­zan­do por su polo impe­ria­lis­ta se ha ido con­vir­tien­do veloz­men­te en un sis­te­ma de saqueo don­de la repro­duc­ción de fuer­zas pro­duc­ti­vas que­da com­ple­ta­men­te subor­di­na­da a la lógi­ca del para­si­tis­mo. Las eli­tes impe­ria­les y sus lum­pen­bur­gue­sías saté­li­tes “nece­si­tan” super­ex­plo­tar has­ta el exter­mi­nio recur­sos natu­ra­les y mer­ca­dos peri­fé­ri­cos para sos­te­ner las tasas de ganan­cia de su deca­den­te sis­te­ma pro­duc­ti­vo-finan­cie­ro.

Las ten­den­cias glo­ba­les hacia la deca­den­cia eco­nó­mi­ca se expre­san de múl­ti­ples mane­ras en el día a día entre ellas la vola­ti­li­dad de los pre­cios de las mate­rias pri­mas, por ejem­plo el petró­leo, lla­ve maes­tra de la eco­no­mía mun­dial, cuyo estan­ca­mien­to extrac­ti­vo (que no ha con­se­gui­do ser supe­ra­do por el show mediá­ti­co en torno del “mila­gro­so” petró­leo de esquis­to) se com­bi­na con des­ace­le­ra­cio­nes de la deman­da inter­na­cio­nal como ocu­rre actual­men­te suma­das a gol­pes espe­cu­la­ti­vos y geo­po­lí­ti­cos que con­vier­ten a los mer­ca­dos en espa­cios ines­ta­bles don­de las manio­bras de cor­to pla­zo impo­nen la incer­ti­dum­bre.

El cor­to­pla­cis­mo espe­cu­la­ti­vo hege­mó­ni­co engen­dra paque­tes tec­no­ló­gi­cos depre­da­do­res como la mine­ría a cie­lo abier­to, la frac­tu­ra hidráu­li­ca o la agri­cul­tu­ra en base a trans­gé­ni­cos acom­pa­ña­dos por ope­ra­cio­nes polí­ti­cas y comu­ni­ca­cio­na­les que degra­dan, des­ar­ti­cu­lan sis­te­mas socia­les bus­can­do con­ver­tir­los en espa­cios inde­fen­sos ante los saqueos.

El opti­mis­mo eco­nó­mi­co de la épo­ca del auge neo­li­be­ral ha dado paso al pesi­mis­mo del “estan­ca­mien­to secu­lar” pre­go­na­do aho­ra por los gran­des exper­tos del sis­te­ma[iv]. Ellos indi­can que la sal­va­ción del capi­ta­lis­mo no lle­ga­rá des­de la eco­no­mía con­de­na­da a sufrir rece­sio­nes o cre­ci­mien­tos insig­ni­fi­can­tes, mejor no hablar dema­sia­do de esos tris­tes temas. Enton­ces la gue­rra ascien­de al pri­mer plano, las accio­nes mili­ta­res ocu­pan el cen­tro del terreno, cada día nos ofre­ce algu­na bata­lla, algu­na masa­cre pro­ta­go­ni­za­da por tro­pas regu­la­res o mer­ce­na­rios, algún bom­bar­deo, algu­na ame­na­za de ata­que en Euro­pa del Este, Asia, Áfri­ca o Amé­ri­ca Lati­na. Los medios de comu­ni­ca­ción nos apa­bu­llan con esas noti­cias sin embar­go nadie habla de gue­rra glo­bal.

Todo ocu­rre como si la diná­mi­ca de la gue­rra se hubie­ra auto­no­mi­za­do pero emplean­do un dis­cur­so embro­lla­do, difí­cil de enten­der. Pero así como los super­po­de­res de los hom­bres de nego­cios de los años 1990 no eran inde­pen­dien­tes sino com­par­ti­dos al inte­rior de una com­ple­ja tra­ma de pode­res (polí­ti­cos, mediá­ti­cos, militares,etc.) que en tér­mi­nos gene­ra­les sue­le deno­mi­nar­se como “cla­se domi­nan­te” tam­bién la apa­ren­te auto­no­mía de lo mili­tar nos difi­cul­ta ver a las redes mafio­sas de intere­ses don­de se des­di­bu­jan las fron­te­ras entre sus com­po­nen­tes. Las eli­tes de la era neo­li­be­ral han sufri­do cam­bios deci­si­vos, han expe­ri­men­ta­do muta­cio­nes que las han con­ver­ti­do en cla­ses com­ple­ta­men­te dege­ne­ra­das que cada vez más solo pue­den acu­dir a la fuer­za bru­ta, a la lógi­ca de la gue­rra. No se tra­ta enton­ces que la com­po­nen­te mili­tar se auto­no­mi­za sino más bien que las eli­tes impe­ria­lis­tas se mili­ta­ri­zan, ya no sedu­cen con ofer­tas de con­su­mo más alu­gu­nas dosis de vio­len­cia, aho­ra solo pro­pa­gan el mie­do, ame­na­zan con sus armas o las uti­li­zan.

Pro­gre­sis­mos lati­noa­me­ri­ca­nos

Den­tro de ese con­tex­to glo­bal debe­mos eva­luar a los pro­gre­sis­mos lati­noa­me­ri­ca­nos[v] que se ins­ta­la­ron sobre la base de las cri­sis de gober­na­bi­li­dad de los regí­me­nes neo­li­be­ra­les.

Los bue­nos pre­cios inter­na­cio­na­les de las mate­rias pri­mas duran­te la déca­da pasa­da suma­do a polí­ti­cas de con­ten­ción social de los pobres les per­mi­tie­ron recom­po­ner la gober­na­bi­li­dad de los sis­te­mas exis­ten­tes. En algu­nos de esos casos se desa­rro­lla­ron amplia­cio­nes o reno­va­cio­nes de las eli­tes capi­ta­lis­tas y en casi todos ellos pros­pe­ra­ron las cla­ses medias. Los gobier­nos pro­gre­sis­tas se ilu­sio­na­ron supo­nien­do que las mejo­ras eco­nó­mi­cas les per­mi­ti­rían ganar polí­ti­ca­men­te a dichos sec­to­res pero como era pre­vi­si­ble ocu­rrió lo con­tra­rio, las capas medias se dere­chi­za­ban mien­tras ascen­dían, mira­ban con des­pre­cio a los de aba­jo y asu­mían como pro­pios los deli­rios más reac­cio­na­rios de sus bur­gue­sías. La expli­ca­ción es sen­ci­lla, en la medi­da en que son pre­ser­va­dos (y aún for­ta­le­ci­dos) los fun­da­men­tos del sis­te­ma y en que sus núcleos deci­si­vos radi­ca­li­zan su eli­tis­mo depre­da­dor siguien­do la ruta tra­za­da por los Esta­dos Uni­dos (y “Occi­den­te” en gene­ral) se pro­du­ce un enca­de­na­mien­to de sub­cul­tu­ras neo­fas­cis­tas que va des­de arri­ba hacia aba­jo, des­de el cen­tro hacia las bur­gue­sías peri­fé­ri­cas y des­de estas hacia sus capas medias. En Vene­zue­la, Bra­sil o Argen­ti­na las cla­ses medias mejo­ra­ban su nivel de vida y al mis­mo tiem­po vol­ca­ban sus votos hacia los can­di­da­tos de la dere­cha vie­ja o reno­va­da.

Se esta­ble­ció un for­ce­jeo inter­mi­na­ble entre gobier­nos pro­gre­sis­tas que hacían gober­na­bles a los capi­ta­lis­mos loca­les y dere­chas sal­va­jes ansio­sas por rea­li­zar gran­des robos y aplas­tar a los pobres. El pro­gre­sis­mo con­fron­tan­do polí­ti­ca­men­te con esa dere­cha cali­fi­ca­da de “irres­pon­sa­ble”, cuyos fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos res­pe­ta­ba, chan­ta­jea­ba a quie­nes des­de la izquier­da cri­ti­ca­ban su some­ti­mien­to a las reglas de jue­go del capi­ta­lis­mo uti­li­zan­do al cuco reac­cio­na­rio (“noso­tros o la bes­tia”), acu­sán­do­los de hacer­le el jue­go a la dere­cha. En reali­dad el pro­gre­sis­mo es un gran jue­go favo­ra­ble al sis­te­ma y en últi­ma ins­tan­cia a la dere­cha siem­pre en con­di­cio­nes de retor­nar al gobierno gra­cias a la mode­ra­ción, a la “astu­cia” apa­ren­te­men­te estú­pi­da de los pro­gre­sis­tas que a veces con­si­guen coop­tar izquier­das clau­di­can­tes cuya obse­sión por “no hacer­le el jue­go a la dere­cha” (y de paso inte­grar­se al sis­te­ma) es com­ple­ta­men­te fun­cio­nal a la repro­duc­ción del país bur­gués y en con­se­cuen­cia a esa detes­ta­ble dere­cha.

Aho­ra el jue­go se va ago­tan­do, los pro­gre­sis­mos gober­nan­tes con dis­tin­tos rit­mos y varia­dos dis­cur­sos aco­sa­dos por el enfria­mien­to eco­nó­mi­co glo­bal y por el cre­cien­te inter­ven­cio­nis­mo de los Esta­dos Uni­dos van per­dien­do espa­cio polí­ti­co, en varios casos sus difi­cul­ta­des fis­ca­les los empu­jan a ajus­tar gas­tos públi­cos (y de nin­gu­na mane­ra a redu­cir las súper ganan­cias de los gru­pos eco­nó­mi­cos más con­cen­tra­dos), a acep­tar las devas­ta­cio­nes de la mega­mi­ne­ría o a adop­tar medi­das que faci­li­tan la con­cen­tra­ción de ingre­sos. En Bra­sil el segun­do gobierno de Dil­ma puso a un neo­li­be­ral puro y duro al coman­do de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, aco­rra­la­do por una dere­cha ascen­den­te, una eco­no­mía osci­lan­do entre el estan­ca­mien­to y la rece­sión y una inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na cada vez más acti­va. En Uru­guay el nue­vo gobierno de Taba­ré Vaz­quez mues­tra un ros­tro cla­ra­men­te con­ser­va­dor y en Chi­le la pre­si­den­cia Bache­let no nece­si­ta correr­se dema­sia­do a la dere­cha, lue­go de su dema­go­gia rosa­da elec­to­ral se afir­ma como con­ti­nui­dad del gobierno ante­rior y en con­se­cuen­cia, pasa­da la con­fu­sión ini­cial, here­da­rá tam­bién la hos­ti­li­dad de impor­tan­tes fran­jas de izquier­da y de los movi­mien­tos socia­les.

En Argen­ti­na el núcleo duro agro-mine­ro expor­ta­dor-finan­cie­ro y los gru­pos indus­tria­les expor­ta­do­res más con­cen­tra­dos son más prós­pe­ros que nun­ca mien­tras la inge­ren­cia nor­te­ame­ri­ca­na se ampli­fi­ca con­du­cien­do el jue­go de títe­res polí­ti­cos hacia una rup­tu­ra ultra­de­re­chis­ta. En Vene­zue­la la eter­na tran­si­ción hacia un socia­lis­mo que nun­ca ter­mi­na de lle­gar no ha con­se­gui­do supe­rar al capi­ta­lis­mo aun­que cao­ti­za su fun­cio­na­mien­to for­jan­do de ese modo el esce­na­rio de una gran tra­ge­dia. Por el momen­to solo Boli­via pare­ce sal­var­se de la ava­lan­cha, afir­mán­do­se en la mayor muta­ción social de su his­to­ria moder­na sin supe­rar los mar­cos del sub­de­sa­rro­llo capi­ta­lis­ta pero recom­po­nien­do­lo inte­gran­do a las masas sumer­gi­das, mul­ti­pli­can­do por mil lo que había hecho el pero­nis­mo en Argen­ti­na entre 1945 y 1955 (de todos modos ello no la libe­ra del cam­bio de con­tex­to regio­nal-glo­bal).

En Amé­ri­ca Lati­na asis­ti­mos a un pro­ce­so de cri­sis muy pro­fun­do don­de con­ver­gen pro­gre­sis­mos decli­nan­tes con neo­li­be­ra­lis­mos inte­gral­men­te degra­da­dos como en Colom­bia o Méxi­co con­for­man­do un pano­ra­ma común de per­di­da de legi­ti­mi­dad del poder polí­ti­co, avan­ces de gru­pos eco­nó­mi­cos saquea­do­res y acti­vis­mo impe­ria­lis­ta cada vez más fuer­te.

A este pano­ra­ma som­brío es nece­sa­rio incor­po­rar ele­men­tos espe­ran­za­do­res sin los cua­les no podría­mos empe­zar a enten­der lo que está ocu­rrien­do. Por deba­jo de las juga­rre­tas polí­ti­cas, los nego­cios rápi­dos y las his­te­rias fas­cis­tas apa­re­cen las pro­tes­tas popu­la­res mul­ti­tu­di­na­rias, la per­sis­ten­cia de izquier­das no coop­ta­das por el sis­te­ma (más allá de sus per­fi­les más o menos mode­ra­dos o radi­ca­les), la pre­sen­cia de insur­gen­cias inci­pien­tes o pode­ro­sas (como en Colom­bia).

Ni los can­tos de sire­na pro­gre­sis­tas ni la repre­sión neo­li­be­ral han podi­do hacer des­apa­re­cer o mar­gi­na­li­zar com­ple­ta­men­te a esos fan­tas­mas. Reali­dad lati­noa­me­ri­ca­na que preo­cu­pa a los estra­te­gas del Impe­rio que temen que lo que ellos con­si­de­ran como su inevi­ta­ble arre­me­ti­da con­tra la región pue­da desatar el infierno de la insur­gen­cia con­ti­nen­tal, en ese caso el paraí­so de los gran­des nego­cios podría con­ver­tir­se en un tem­bla­de­ral don­de se hun­di­ría el con­jun­to del sis­te­ma.

Geo­po­lí­ti­ca del Impe­rio, inte­gra­cio­nes y colo­ni­za­cio­nes

La estra­te­gia de los Esta­dos Uni­dos apa­re­ce arti­cu­la­da en torno de tres gran­des ejes; el trans­atlan­ti­co y el trans­pa­cí­fi­co apun­tan­do en una gigan­tes­co jue­go de pin­zas con­tra la con­ver­gen­cia ruso-chi­na cen­tro motor de la inte­gra­ción euro­asá­ti­ca. Y lue­go el lati­noa­me­ri­cano des­ti­na­do a la reco­lo­ni­za­ción de la región.

Los Esta­dos Uni­dos inten­tan con­ver­tir a la masa con­ti­nen­tal asiá­ti­ca y su amplia­ción ruso-euro­pea en un espa­cio des­ar­ti­cu­la­do, con gran­des zonas caó­ti­cas, obje­to de saqueo y super­ex­plo­ta­ción.

Los recur­sos natu­ra­les pero tam­bién labo­ra­les de esos terri­to­rios con­for­man su cen­tro prin­ci­pal de aten­ción, en la elip­se estra­té­gi­ca que cubre el Gol­fo Pér­si­co y la Cuen­ca del Mar Cas­pio exten­dién­do­se hacia Rusia se encuen­tra el 80 % de las reser­vas glo­ba­les de gas y el 60 % de las de petró­leo y en Chi­na habi­tan algo más de 230 millo­nes de obre­ros indus­tria­les (apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio del total mun­dial).

Amé­ri­ca Lati­na apa­re­ce como el patio trasero a reco­lo­ni­zar, allí se encuen­tran por ejem­plo las reser­vas petro­le­ras de Vene­zue­la (las pri­me­ras del mun­do, 20 % del total glo­bal), cer­ca del 80 % de las reser­vas mun­dia­les de litio (en un trián­gu­lo terri­to­rial exten­di­do por el nor­te de Chi­le y Argen­ti­na y el sur de Boli­via) impres­cin­di­ble en la futu­ra indus­tria del auto­mó­vil eléc­tri­co, la reser­vas de gas y petró­leo de esquis­to del sur argen­tino, las fabu­lo­sas reser­vas de agua dul­ce del acuí­fe­ro gua­ra­ní entre Bra­sil, Para­guay y Argen­ti­na.

Una de las ofen­si­vas fuer­tes del Impe­rio en la déca­da pasa­da fue la ten­ta­ti­va de con­for­ma­ción del ALCA, zona de libre comer­cio e inver­sio­nes que sig­ni­fi­ca­ba la ane­xión eco­nó­mi­ca de la región por par­te de los Esta­dos Uni­dos. El pro­yec­to fra­ca­só, el ascen­so del pro­gre­sis­mo lati­noa­me­ri­cano suma­do a la emer­gen­cia de poten­cias no occi­den­ta­les, sobre todo Chi­na y al empan­ta­na­mien­to esta­dou­ni­den­se en su gue­rra asiá­ti­ca fue­ron fac­to­res deci­si­vos que en dis­tin­ta medi­da debi­li­ta­ron la arre­me­ti­da impe­rial.

Pero a par­tir de la lle­ga­da de Oba­ma a la pre­si­den­cia los Esta­dos Uni­dos desata­ron una ofen­si­va fle­xi­ble de recon­quis­ta de Amé­ri­ca Lati­na: se puso en mar­cha una com­ple­ja mez­cla de pre­sio­nes, nego­cia­cio­nes, des­es­ta­bi­li­za­cio­nes y gol­pes de esta­do. Los gol­pes blan­dos exi­to­sos en Hon­du­ras y Para­guay, las ten­ta­ti­vas de des­es­ta­bi­li­za­ción en Ecua­dor, Argen­ti­na, Bra­sil y sobre todo en Vene­zue­la (don­de se va per­fi­lan­do una inter­ven­ción mili­tar), pero tam­bién la ten­ta­ti­va en cur­so de extin­ción nego­cia­da de la gue­rri­lla colom­bia­na y la domes­ti­ca­ción de Cuba for­man par­te de esa estra­te­gia de reco­lo­ni­za­ción.

La mis­ma es imple­men­ta­da a tra­vés de una suce­sión de tan­teos sua­ves y duros ten­dien­te a des­ar­ti­cu­lar las resis­ten­cias esta­ta­les y los pro­ce­sos de inte­gra­ción regio­nal (Una­sur, Celac, Alba) y extra­re­gio­na­les peri­fé­ri­cos (BRICS, acuer­dos con Chi­na y Rusia, etc.) pero tam­bién a blo­quear, corrom­per o disol­ver las resis­ten­cias socia­les y las alter­na­ti­vas polí­ti­cas más avan­za­das en cur­so o poten­cia­les. Inten­tan­do lle­var ade­lan­te una diná­mi­ca de des­ar­ti­cu­la­ción pero bus­can­do evi­tar que la mis­ma gene­re rebe­lio­nes pro­pa­gán­do­se como un regue­ro de pól­vo­ra en una región actual­men­te muy inter­re­la­cio­na­da.

Saben muy bien que en muchos paí­ses de la región el rem­pla­zo de gobier­nos ”pro­gre­sis­tas” por otros abier­ta­men­te proim­pe­ria­lis­tas sig­ni­fi­ca el encum­bra­mien­to de cama­ri­llas enlo­que­ci­das que a cor­to pla­zo cau­sa­rían situa­cio­nes de caos que podrían desatar insur­gen­cias peli­gro­sas. Algu­nos estra­te­gas del Impe­rio creen poder neu­tra­li­zar ese peli­gro con el pro­pio caos, desa­rro­llan­do “gue­rras de cuar­ta gene­ra­ción” ins­ta­lan­do dis­tin­tas for­mas de vio­len­cia social deses­truc­tu­ran­te com­bi­na­das con des­truc­cio­nes media­ti­co-cul­tu­ra­les y repre­sio­nes selec­ti­vas, en ese sen­ti­do el mode­lo mexi­cano es para ellos (por aho­ra) un para­dig­ma intere­san­te.

Por ejem­plo temen que un esce­na­rio de caos fas­cis­ta en Vene­zue­la deri­ve en una gue­rra popu­lar que les obli­ga­ría a inter­ve­nir direc­ta­men­te en un con­flic­to pro­lon­ga­do que suma­do a sus gue­rras asiá­ti­cas lo con­du­ci­ría a una sobre exten­sión estra­té­gi­ca ingo­ber­na­ble. Es por ello que con­si­de­ran impres­cin­di­ble obte­ner el apa­ci­gua­mien­to de la gue­rri­lla colom­bia­na poten­cial alia­da estra­té­gi­ca de una posi­ble resis­ten­cia popu­lar vene­zo­la­na.

El pano­ra­ma es com­ple­ta­do con el pro­ce­so de inte­gra­ción colo­nial de los paí­ses de la lla­ma­da Alian­za del Pací­fi­co (Méxi­co, Colom­bia, Perú y Chi­le). A ello se suman los tra­ta­dos de libre comer­cio de mane­ra indi­vi­dual con paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral y otros como Chi­le o Colom­bia y el vie­jo tra­ta­do entre Esta­dos Uni­dos, Cana­dá y Méxi­co.

Inte­gra­ción colo­nial y des­ar­ti­cu­la­ción, mani­pu­la­ción del caos y for­ta­le­ci­mien­to de polos repre­si­vos, Capri­les más Peña Nie­to, Ollan­ta Huma­la más San­tos más ban­das nar­co-mafio­sas… todo ello den­tro de un con­tex­to glo­bal de deca­den­cia sis­té­mi­ca don­de el vie­jo orden uni­po­lar decli­na sin ser rem­pla­za­do por un nue­vo orden mul­ti­po­lar. Ten­ta­ti­va de de con­trol impe­ria­lis­ta de Amé­ri­ca Lati­na sumer­gi­da en el des­or­den del capi­ta­lis­mo mun­dial.

El cere­bro del impe­rio no logra supe­rar los acha­ques de su cuer­po enve­je­ci­do y enfer­mo, los deli­rios se repro­du­cen, las fugas hacia ade­lan­te se mul­ti­pli­can, evi­den­te­men­te nos encon­tra­mos en un momen­to his­tó­ri­co deci­si­vo.


[i] Finian Cun­ning­ham, "NATO’s Sha­dow of Nazi Ope­ra­tion Bar­ba­ros­sa", Stra­te­gic Cul­tu­re Foun­da­tion, 13.03.2015

[ii] Colo­nel Cas­sad, "Ukrai­ne: Repri­se de la gue­rre au prin­temps?", http://​lesa​ker​fran​cop​ho​ne​.net/ le 13 mars 2015

[iii] "El papa Fran­cis­co advir­tió que vivi­mos una ter­ce­ra gue­rra mun­dial com­ba­ti­da 'por par­tes' ", http://​www​.lana​cion​.com​.ar, 13 de sep­tiem­bre de 2014

[iv] Lau­ren­ce H Sum­mers, "Reflec­tions on the ‘New Secu­lar Stag­na­tion Hypot­he­sis’" y Robert J Gor­don, "The turtle’s pro­gress: Secu­lar stag­na­tion meets the head­winds" en "Secu­lar Stag­na­tion: Facts, Cau­ses, and Cures", CEPR Press, 2014.

[v] Uti­li­zo el ter­mino “pro­gre­sis­ta” en el sen­ti­do más amplio, des­de gobier­nos que se pro­cla­man socia­lis­tas o

pro­so­cia­lis­tas como en Vene­zue­la o Boli­via has­ta otros de cor­te neo­li­be­ral-pro­gre­sis­ta como los de Uru­guay o Bra­sil.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: