El declive del Imperio yanqui

Len­ta­men­te, una impor­tan­tí­si­ma redis­tri­bu­ción del poder está en mar­cha en este momen­to. De un lado, Esta­dos Uni­dos, el G7 y la OTAN. En el otro ban­do, los paí­ses de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shang­hai y los BRICS. La par­ti­da se desa­rro­lla simul­tá­nea­men­te en el plano finan­cie­ro, con el cues­tio­na­mien­to de la supre­ma­cía del dólar, y en el plano mili­tar, con el des­plie­gue de la OTAN alre­de­dor de Rusia y el de la US Navy alre­de­dor de Chi­na.
JPEG - 31.2 KB

Washing­ton ha recu­rri­do a todos los medios para impe­dir que sus alia­dos entren al Ban­co Asiá­ti­co de Inver­sio­nes para la Infra­es­truc­tu­ra (AIIB, siglas en inglés), crea­do por Chi­na. Pero no lo logró. Gran Bre­ta­ña, Ale­ma­nia, Fran­cia e Ita­lia, miem­bros todos del G7, se incor­po­ra­ron a la nue­va ins­ti­tu­ción finan­cie­ra y otros, como Aus­tra­lia, tie­nen inten­cio­nes de hacer­lo.
Lo que preo­cu­pa a Washing­ton es todo el con­jun­to del pro­yec­to del que for­ma par­te el AIIB, pro­yec­to que gira alre­de­dor de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shang­hai (OCS).
Naci­da en 2001, con el acuer­do estra­té­gi­co chino-ruso des­ti­na­do a con­tra­rres­tar la pene­tra­ción esta­dou­ni­den­se en Asia Cen­tral, la OCS se ha exten­di­do a los sec­to­res eco­nó­mi­co, ener­gé­ti­co y cul­tu­ral, entre otros. A los 6 miem­bros ini­cia­les –Chi­na, Rusia, Kazajs­tán, Kir­guis­tán, Tayi­kis­tán y Uzbe­kis­tán– se unie­ron, por el momen­to como obser­va­do­res, la India, Irán, Pakis­tán, Mon­go­lia y Afga­nis­tán, y tam­bién, como inter­lo­cu­to­res de diá­lo­go, Bie­lo­rru­sia, Sry Lan­ka y Tur­quía.
La OCS, cuyos miem­bros cons­ti­tu­yen un ter­cio de la pobla­ción mun­dial, y que repre­sen­ta­rá a la mitad de los habi­tan­tes del mun­do cuan­do los miem­bros obser­va­do­res se con­vier­tan en miem­bros ple­nos, dis­po­ne de recur­sos y de capa­ci­da­des de tra­ba­jo que pue­den con­ver­tir­la en el área de inte­gra­ción eco­nó­mi­ca más gran­de del mun­do.
Al mis­mo tiem­po, la OCS está vin­cu­la­da a los BRICS (Bra­sil, Rusia, la India, Chi­na y Sudá­fri­ca), paí­ses que han deci­di­do crear su pro­pio Ban­co para el Desa­rro­llo y su pro­pio Fon­do de Reser­va.
Con el tiem­po, esos orga­nis­mos finan­cie­ros y el Ban­co Asiá­ti­co pue­den suplan­tar en gran par­te al Ban­co Mun­dial y al FMI (Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal), que duran­te 70 años han per­mi­ti­do a Esta­dos Uni­dos y a las prin­ci­pa­les poten­cias occi­den­ta­les domi­nar la eco­no­mía mun­dial a tra­vés de prés­ta­mos abu­si­vos y de diver­sas herra­mien­tas finan­cie­ras. Los nue­vos orga­nis­mos pue­den con­cre­tar a la vez la des­do­la­ri­za­ción de los inter­cam­bios comer­cia­les, lo cual pri­va­ría a Esta­dos Uni­dos de su actual capa­ci­dad de des­car­gar su pro­pia deu­da en los hom­bros de los demás paí­ses, lo cual hace sim­ple­men­te impri­mien­do la mone­da que actual­men­te se uti­li­za como divi­sa inter­na­cio­nal domi­nan­te a pesar de que la con­ver­ti­bi­li­dad del dólar en oro, esta­ble­ci­da en 1944 con los acuer­dos de Bret­ton Woods, fue anu­la­da [uni­la­te­ral­men­te por Esta­dos Uni­dos] en 1971.
Otras mone­das, como el ren­min­bi chino (tam­bién cono­ci­do como yuan), son actual­men­te más con­fia­bles como divi­sa inter­na­cio­nal. Por cier­to, Lon­dres está con­vir­tién­do­se en una base para el desa­rro­llo de herra­mien­tas finan­cie­ras en ren­min­bi. Al no poder con­tra­rres­tar con herra­mien­tas finan­cie­ras ese pro­ce­so, que ace­le­ra el decli­ve de Esta­dos Uni­dos –con­si­de­ra­do has­ta aho­ra como la mayor poten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial–, Washing­ton pone su espa­da en la balan­za.
En esta estra­te­gia se ins­cri­be el putsch de la pla­za Mai­dan ya que, al crear una nue­va con­fron­ta­ción con Rusia, pro­por­cio­nó a Esta­dos Uni­dos un pre­tex­to para refor­zar la OTAN, prin­ci­pal ins­tru­men­to de su influen­cia en Euro­pa. Tam­bién se ins­cri­be en esa estra­te­gia el cre­cien­te tras­la­do, con obje­ti­vos anti­chi­nos, de fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses hacia la región Asia-Pací­fi­co.
En ese sen­ti­do, resul­ta emble­má­ti­ca la estra­te­gia para «el pode­río marí­ti­mo del siglo 21», que aca­ba de publi­car la US Navy. Esa estra­te­gia sub­ra­ya que la impor­tan­cia eco­nó­mi­ca de la región Asia-Pací­fi­co, don­de está pro­du­cién­do­se «la expan­sión naval de Chi­na», «obli­ga a con­fiar cada vez más en las fuer­zas nava­les para pro­te­ger los intere­ses esta­dou­ni­den­ses», a tal pun­to que «en 2020 esta­rán con­cen­tra­das en la región cer­ca del 60% de las fuer­zas nava­les y aéreas de la US Navy».
Mien­tras que su inte­rés eco­nó­mi­co las lle­va a inte­grar­se al Ban­co Asiá­ti­co crea­do por Chi­na, las poten­cias euro­peas cola­bo­ran con la estra­te­gia esta­dou­ni­den­se para impe­dir –a tra­vés de la fuer­za mili­tar– que Chi­na, jun­to a Rusia, lle­gue a sub­ver­tir el actual «orden eco­nó­mi­co» mun­dial. El gru­po fran­co-ger­mano-espa­ñol Air­bus inclu­so crea­rá una red mili­tar de saté­li­tes sobre la región Asia-Pací­fi­co.
Y Fran­cia, que ha des­pla­za­do a Gran Bre­ta­ña como alia­do más cer­cano de Esta­dos Uni­dos [1], envía al Gol­fo el navío almi­ran­te de su mari­na de gue­rra, el por­taa­vio­nes Char­les De Gau­lle, ponién­do­lo bajo las órde­nes del alto man­do esta­dou­ni­den­se.

Fuen­te
Il Mani­fes­to (Ita­lia)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: