No se equivoquen: La República Bolivariana de Venezuela no se subestima, agrede, ni amenaza- Simona Violetta Yagenova

Sin duda algu­na, se recor­da­rá la fecha del 9 de mar­zo 2015 como un nue­vo par­tea­gua en las rela­cio­nes entre Amé­ri­ca Lati­na, el Cari­be y los EEUU. La inso­len­te orden eje­cu­ti­va fir­ma­da por Oba­ma en con­tra de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, rati­fi­ca el con­ti­nuis­mo de la polí­ti­ca inje­ren­cis­ta impe­rial en nues­tro sub­con­ti­nen­te, y clau­su­ra cual­quier posi­bi­li­dad de poder enta­blar una rela­ción armo­nio­sa, de res­pe­to y coope­ra­ción con los EEUU. En tal sen­ti­do, repre­sen­ta una ame­na­za direc­ta no sola­men­te para Vene­zue­la, sino los pro­ce­sos de inte­gra­ción, eman­ci­pa­to­rios y revo­lu­cio­na­rios de nues­tra Patria Gran­de.

El decre­to eje­cu­ti­vo vio­la fla­gran­te­men­te el dere­cho inter­na­cio­nal, la sobe­ra­nía de los Esta­dos y la auto­de­ter­mi­na­ción de nues­tros pue­blos. Con­ce­bi­do des­de una lógi­ca de extra­te­rri­to­ria­li­dad bus­ca cas­ti­gar a todos aque­llos quie­nes brin­dan sopor­tes al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano. La ya gas­ta­da jer­ga impe­rial que jus­ti­fi­ca sus inter­ven­cio­nes y gue­rras de des­truc­ción bajo el man­to de los DDHH y la Demo­cra­cia, hoy no con­ven­ce a nadie. La supe­rio­ri­dad éti­ca polí­ti­ca del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio boli­va­ria­na aplas­ta mil veces a la deca­den­te, gue­rre­ris­ta y des­truc­ti­va polí­ti­ca impe­rial, que hoy ya no tie­ne nada que ofre­cer a la huma­ni­dad. Esta­dos Uni­dos, cada vez más vili­pen­dia­do y ais­la­do en el mun­do, se atas­ca en su ofen­si­va en defen­sa de su pro­yec­to hege­mó­ni­co de con­trol y domi­na­ción total.

Los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca no olvi­dan la lar­ga his­to­ria de inter­ven­cio­nes esta­dou­ni­den­ses en nues­tros terri­to­rios y sus terri­bles y mor­tí­fe­ras con­se­cuen­cias. El anti-impe­ria­lis­mo está impreg­na­do en nues­tra memo­ria, alma y piel. La Patria Gran­de ha dado vida a una lar­ga e inaca­ba­ble lis­ta de hom­bres y muje­res dis­pues­tos a morir en la lucha por la liber­tad, la jus­ti­cia, la inde­pen­den­cia, y la paz. Mar­tí, Bolí­var, San­dino, Fara­bun­do Mar­tí, Arbenz, el Ché, Allen­de, el Coman­dan­te Supre­mo Hugo Chá­vez, Fidel y Raúl son las figu­ras más visi­bles de una deter­mi­na­ción inclau­di­ca­ble de cons­truir Patria; defen­der la auto­de­ter­mi­na­ción, y cons­truir pro­ce­sos eman­ci­pa­to­rios fren­te a las embes­ti­das del capi­tal y del Impe­rio.

Cuba y Fidel nos han deja­do un lega­do de cohe­ren­cia, dis­ci­pli­na revo­lu­cio­na­ria y visión estra­té­gi­ca, que per­mi­tió aun en los momen­tos de mayor incer­ti­dum­bre estra­té­gi­ca, abrir un hori­zon­te para la libe­ra­ción de nues­tros pue­blos. La Revo­lu­ción Cuba­na ha sali­do invic­ta ante las agre­sio­nes del Impe­rio, el blo­queo y las ope­ra­cio­nes terro­ris­tas y cuen­ta con un pue­blo, que ha enten­di­do que las con­quis­tas polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias hay que defen­der­los, minu­to a minu­to, en todos los ámbi­tos y espa­cios, y al cos­to de lo que sea.

Fue el Coman­dan­te Chá­vez, pro­fun­do cono­ce­dor de nues­tra his­to­ria y del lega­do filo­só­fi­co-polí­ti­co de los liber­ta­do­res, de la diná­mi­ca geo­po­lí­ti­ca mun­dial y de la impor­tan­cia que den­tro de este mar­co jue­ga Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, quien sen­tó una nue­va pla­ta­for­ma estra­té­gi­ca de inte­gra­ción regio­nal, impul­só la coope­ra­ción sur-sur y apor­tó indu­da­ble­men­te al impul­so de la cons­ti­tu­ción de un Mun­do Mul­ti­po­lar fren­te a la agre­si­va expan­sión mun­dial de la polí­ti­ca impe­rial. Logró median­te una diplo­ma­cia y fine­za polí­ti­ca tejer los hilos que han per­mi­ti­do el reen­cuen­tro entre los paí­ses lati­noa­me­ri­ca­nos y del Cari­be, redu­cien­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el poder inter­ven­cio­nis­ta de los EEUU en la región.

Des­de allí, Amé­ri­ca Lati­na comen­zó a cam­biar; se obtu­vie­ron vic­to­rias polí­ti­cas de par­ti­dos y movi­mien­tos socio­po­lí­ti­cos de izquier­da que hoy gobier­nan la mayo­ría de los paí­ses de nues­tra región, se cons­tru­yó el ALBA, UNASUR, la CELAC, Petro­ca­ri­be, dán­do­le impul­so a la inte­gra­ción hori­zon­tal y soli­da­ria y se con­vir­tió un motor de cons­truc­ción de alter­na­ti­vas y de deba­te en torno a la cons­truc­ción de un sis­te­ma-mun­do dis­tin­to. Los movi­mien­tos socia­les y pue­blos quie­nes habían enfren­ta­do las nefas­tas dic­ta­du­ras y polí­ti­cas neo­li­be­ra­les en el sub­con­ti­nen­te sin duda algu­na sem­bra­ron el terreno y fue­ron par­ti­ci­pes direc­tos de estos cam­bios polí­ti­cos. Se recu­pe­ró el pen­sa­mien­to crí­ti­co lati­noa­me­ri­cano, así como los apor­tes de los pue­blos ori­gi­na­rios, el movi­mien­to eco­lo­gis­ta y del movi­mien­to de muje­res al deba­te sobre las alter­na­ti­vas sis­té­mi­cas como el eco­so­cia­lis­mo, elBuen Vivir, el Sumak Kaw­say, el Utz k'aslemal. Esto per­mi­tió robus­te­cer la bata­lla ideo­ló­gi­ca-polí­ti­ca fren­te al mode­lo hege­mó­ni­co favo­re­ci­do por la crea­ción de Tele­sur, que hoy se ha con­ver­ti­do en una fuen­te de infor­ma­ción-for­ma­ción para millo­nes de hom­bres y muje­res en el mun­do ente­ro; así como posi­cio­nar a Amé­ri­ca Lati­na como un blo­que de paí­ses a favor de la paz mun­dial, en defen­sa de la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y en con­tra de la polí­ti­ca del blo­queo en con­tra de la her­ma­na Repú­bli­ca de Cuba.

La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na tra­jo con­si­go un cam­bio radi­cal para Vene­zue­la que tran­si­tó de un país subor­di­na­do a los intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos del impe­rio, con inacep­ta­bles nive­les de pobre­za y desigual­dad y recur­sos petro­le­ros en manos de empre­sas trans­na­cio­na­les a un ejem­plo y luz para Amé­ri­ca Lati­na y el mun­do ente­ro.

Se eli­mi­nó el anal­fa­be­tis­mo, se pro­du­jo una sig­ni­fi­ca­ti­va reduc­ción de la pobre­za, se incre­men­tó el auto­abas­te­ci­mien­to en la pro­duc­ción de ali­men­tos a un 70%, se garan­ti­zó el acce­so a la edu­ca­ción, la salud, se cons­tru­ye­ron más de 700,000 vivien­das a bajo cos­to, se incre­men­tó los sala­rios 19 veces, redu­cien­do a su vez sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las tasas de des­em­pleo.

La Ley Orgá­ni­ca del Tra­ba­jo fir­ma­do el 1 de mayo 2012 amplia y pro­fun­di­za los dere­chos y garan­tías de los/​as tra­ba­ja­do­res vene­zo­la­nos prohi­bien­do la sub­con­tra­ta­ción, se igua­lan los dere­chos los/​as tra­ba­ja­do­res del hogar con el res­to, incor­po­ra los idio­mas indí­ge­nas a la rela­ción de tra­ba­jo, se esta­ble­ce la obli­ga­ción de la empre­sa de comu­ni­car las dis­po­si­cio­nes a sus tra­ba­ja­do­res, se con­tem­pla la deten­ción del empre­sa­rios que desaca­ten la sen­ten­cia de read­mi­sión de un trabajador/​a injus­ta­men­te .

Se ha recu­pe­ra­do el papel del Esta­do como ente rec­tor de las polí­ti­cas nacio­na­les des­de la pers­pec­ti­va socia­lis­ta y huma­nis­ta, y cons­trui­do un teji­do socio-orga­ni­za­ti­vo popu­lar, revo­lu­cio­na­rio, pro­fun­da­men­te demo­crá­ti­co que no per­mi­ti­rá nun­ca un retorno al entre­gue­si­mo, a la subor­di­na­ción impe­rial o res­tau­ra­ción del orden oli­gár­qui­co bur­gués. Se gana­ron legí­ti­ma­men­te 19 pro­ce­sos elec­to­ra­les que se cons­ti­tu­ye­ron en las suce­si­vas derro­tas polí­ti­cas de la dere­cha vene­zo­la­na.

El fomen­to al arte, la demo­cra­ti­za­ción del acce­so a la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, la tec­no­lo­gía y el inter­net, el impul­so a la cul­tu­ra y la recu­pe­ra­ción del pen­sa­mien­to lati­noa­me­ri­cano como par­te de esta bata­lla ideo­ló­gi­ca polí­ti­ca en con­tra de la enaje­na­ción y alie­na­ción crea­da por el capi­tal y patro­ci­na­dos think tanks han nutri­do el alma boli­va­ria­na y anti­im­pe­ria­lis­ta del pue­blo vene­zo­lano.

Se cons­ta­tan avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos en la equi­dad de géne­ro, el cum­pli­mien­to de los dere­chos de los pue­blos ori­gi­na­rios y afro­des­cen­dien­tes y el com­ba­te a la dis­cri­mi­na­ción como polí­ti­ca de Esta­do.

La gue­rra per­ma­nen­te con­tra la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na de Vene­zue­la

El pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio se ha enfren­ta­do exi­to­sa­men­te a un aco­so per­ma­nen­te, des­de una den­sa y com­ple­ja estra­te­gia de gue­rra de “ baja inten­si­dad“ que invo­lu­cra a los EEUU, capi­ta­les trans­na­cio­na­les, las empre­sas mediá­ti­cas, y fuer­zas polí­ti­cas de dere­cha. Inten­tos de gol­pe de Esta­do, la con­for­ma­ción de gru­pos para­mi­li­ta­res la gue­rra eco­nó­mi­ca, la divul­ga­ción de infor­ma­ción fal­sa y dis­tor­sio­na­da sobre la reali­dad vene­zo­la­na, el finan­cia­mien­to de ope­ra­ti­vos de des­es­ta­bi­li­za­ción inter­na, las gua­rim­bas y pro­mo­ción de vio­len­cia fas­cis­ta que ha deja­do más de cua­ren­ta per­so­nas ase­si­na­das. El año pasa­do se pro­vo­ca­ron más de 18 mil inci­den­tes de vio­len­cia fas­cis­ta y terro­ris­ta con la res­pec­ti­va pér­di­da de vidas, que­ma de pues­tos de salud, escue­las, uni­ver­si­da­des, auto­bu­ses, en fin des­truc­ción mate­rial y sabo­ta­je al apa­ra­to pro­duc­ti­vo, todo con el inten­to de crear un cli­ma de zozo­bra y terror en la ciu­da­da­nía; pro­vo­ca­do por gru­pos de opo­si­to­res subor­di­na­dos a los intere­ses geo-estra­te­gias de los EEUU y deses­pe­ra­dos ante su reite­ra­do fra­ca­so en el plano polí­ti­co.

Las acer­ta­das medi­das toma­das por el Pre­si­den­te Obre­ro Nico­lás Madu­ro para enfren­tar cada uno de estas estra­te­gias, con­lle­va­ron a una ace­le­ra­ción de un plan gol­pis­ta que iba a con­cre­tar­se en el mes de febre­ro; que con­tem­pló el mag­ni­ci­dio y el bom­bar­deo de diver­sos obje­ti­vos estra­té­gi­cos en el cen­tro de Cara­cas.

Los diver­sos inten­tos de gol­pe de Esta­do han sido exi­to­sa­men­te derro­ta­dos por un pue­blo que está movi­li­za­do y com­pro­me­ti­do con la Revo­lu­ción y una direc­ción polí­ti­ca, que no ha des­can­sa­do ni un secun­do, en la defen­sa de la Revo­lu­ción, que es a su vez, la defen­sa del futu­ro de nues­tra Patria Gran­de.

La frus­tra­ción de los EEUU ante este esce­na­rio le con­lle­vó a come­ter el tor­pe error polí­ti­co de emi­tir el nefas­to decre­to del 9 de mar­zo 2015, que evi­den­ció ante el mun­do y la patria gran­de su vin­cu­la­ción direc­ta con la cam­pa­ña de des­es­ta­bi­li­za­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, y des­nu­dó su inca­pa­ci­dad de res­pe­tar los prin­ci­pios del dere­cho inter­na­cio­nal, la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y la sobe­ra­nía de las nacio­nes.

La medi­da toma­da se con­vir­tió en un con­tun­den­te fra­ca­so polí­ti­co para los EEUU y levan­tó una olea­da mun­dial de soli­da­ri­dad y apo­yo incon­di­cio­nal con el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano.

La Cum­bre de Pana­má, indu­da­ble­men­te, se con­ver­ti­rá en una demos­tra­ción de, repu­dio, de exi­gen­cia y de fuer­za de la Patria Gran­de, en deman­dar el derro­ca­mien­to del nefas­to decre­to, el fin del blo­queo a Cuba, y el cese del inter­ven­cio­nis­mo impe­rial en nues­tros terri­to­rios.

El bra­vo pue­blo y gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, han demos­tra­do al mun­do su com­pro­mi­so con la paz, su dig­ni­dad, su cohe­ren­cia e infran­quea­ble com­pro­mi­so con la pro­fun­di­za­ción del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, y com­pro­mi­so con la nece­sa­ria refun­da­ción del orden mun­dial, des­de una pers­pec­ti­va de pro­fun­do amor a la huma­ni­dad. La Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, se ha cons­ti­tui­do en un glo­rio­so ejem­plo, que ha reci­bi­do el eco soli­da­rio del mun­do ente­ro al gri­to “Vene­zue­la se Res­pe­ta, Vene­zue­la no es Ame­na­za, sino Espe­ran­za”.

El Coman­dan­te Supre­mo Hugo Chá­vez, sin duda algu­na, se sien­te orgu­llo­so de su pue­blo, y des­de el lugar don­de se encuen­tra, le son­ríe con una mira­da de com­pli­ci­dad.

Ante las ame­na­zas que se cier­nan sobre la Patria Gran­de, es nece­sa­rio des­de todos los espa­cios y terri­to­rios: pro­fun­di­zar y ampliar la bata­lla ideo­ló­gi­ca-polí­ti­ca; cana­li­zar los sabe­res y prác­ti­cas con­tra hege­mó­ni­cos hacia nue­vas for­mas de ejer­ci­cio del poder popu­lar que per­mi­ta dar pasos con­tun­den­tes hacia la eman­ci­pa­ción, des­co­lo­ni­za­ción, des­pa­triar­ca­li­za­cion y des­mer­can­ti­li­za­ción de las prác­ti­cas socio-cul­tu­ra­les y polí­ti­cas; y per­mi­ta la de con­fluen­cia colec­ti­va hacia un nue­vo mode­lo civi­li­za­to­rio, median­te la des­co­ne­xión con el sis­te­ma impe­ran­te.

Es nece­sa­rio con­for­mar una nue­va Inter­na­cio­nal des­de los Pue­blos que des­de todos los rin­co­nes del pla­ne­ta, con­tri­bu­ya a des­mon­tar los pila­res fun­da­men­ta­les de este per­ver­so e insos­te­ni­ble orden mun­dial.

Es impres­cin­di­ble salir de la tra­ma del capi­tal, el neo-extrac­ti­vis­mo y sus per­ver­sas reper­cu­sio­nes.

Des­de algún lugar de La Patria Gran­de, abril 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: