Autodeterminación- Patxi Goikoetxea

El mar­tes, 24.93.2015, el Dia­rio de Noti­cias publi­ca­ba, en la pági­na 30 en la sec­ción “Tri­bu­nas”, un artícu­lo fir­ma­do por Juan Car­los Alú­tiz, que lo ini­cia­ba dicien­do que “la cues­tión de la auto­de­ter­mi­na­ción es cier­ta­men­te com­ple­ja y polié­dri­ca, pues hun­de sus raí­ces en aspec­tos filo­só­fi­cos, polí­ti­cos, jurí­di­cos y cul­tu­ra­les al mis­mo tiem­po”. Efec­ti­va­men­te, polié­dri­ca sí que resul­ta, pero si se detie­ne unos minu­tos a repa­sar la “Decla­ra­ción sobre la con­ce­sión de la inde­pen­den­cia a los paí­ses y pue­blos colo­nia­les” apro­ba­da por la reso­lu­ción 1514 (XV) de la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das el 14 de diciem­bre de 1960, con­ven­drá en que resuel­ve con sen­ci­llez y pre­ci­sión todas las cues­tio­nes que dicha reso­lu­ción pre­sen­ta en sus con­si­de­ra­cio­nes pre­vias.

El artícu­lo con­ti­núa con una expo­si­ción de cómo ha ido evo­lu­cio­nan­do el con­cep­to de “pue­blo” has­ta lle­gar al de “Esta­do-nación” y en ese reco­rri­do habla de la “…fun­ción de la inte­gra­ción de dife­ren­tes pue­blos étni­cos en un mis­mo Esta­do, que es el que pro­pug­nó real­men­te su cohe­sión y homo­ge­ni­za­ción cul­tu­ral…”. Des­de lue­go, no es nues­tro caso. No obser­vo cohe­sión y homo­ge­ni­za­ción cul­tu­ral en nin­gún momen­to. Más bien (más mal, pero bueno…) se tra­ta de un per­sis­ten­te inten­to de acul­tu­ri­za­ción, de asi­mi­la­ción y lle­ga­do el caso de ani­qui­la­mien­to por par­te de las fuer­zas de ocu­pa­ción. (Supon­go que cono­ce­rá la opi­nión de Manuel Cas­tell, expre­sa­da en su obra “La era de la infor­ma­ción” con res­pec­to a la acti­tud de Espa­ña fren­te a los pue­blos de habla no his­pa­na. Muy intere­san­te tam­bién y alec­cio­na­do­ra, la des­crip­ción de Pablo Neru­da en “Con­fie­so que he vivi­do” de la ani­qui­la­ción del pue­blo arau­cano). Digo per­sis­ten­te por­que toda­vía se siguen apli­can­do y desa­rro­llan­do polí­ti­cas que tra­tan de hacer des­apa­re­cer los tes­ti­mo­nios que refuer­zan nues­tra iden­ti­dad (tam­bién aquí hay que con­si­de­rar la impor­tan­cia que le da Manuel Cas­tell [lo digo por tra­tar­se de tan pres­ti­gio­so soció­lo­go, no por que sea la úni­ca]), cul­tu­ra, his­to­ria, y las demás carac­te­rís­ti­cas por las que resul­ta legí­ti­ma nues­tra aspi­ra­ción al res­ta­ble­ci­mien­to del Esta­do de Nava­rra. Lla­ma la aten­ción que un doc­tor en socio­lo­gía pre­sen­te tan intrin­ca­do reco­rri­do y no haga nin­gu­na alu­sión a la reso­lu­ción de la Asam­blea Gene­ral de la ONU. Me cues­ta admi­tir que sea por des­co­no­ci­mien­to.

Con­ti­núa dicien­do que “la nación ya no tie­ne dere­chos pro­pios en cuan­to a suje­to colec­ti­vo (etnos), sino que los dere­chos demo­crá­ti­cos per­te­ne­cen siem­pre a los indi­vi­dua­sen cuan­to a ciu­da­da­nos de un Esta­do de Dere­cho (demos)”. En la reso­lu­ción de la Asam­blea Gene­ral en todo momen­to se vie­ne hablan­do del “Dere­cho de los Pue­blos y dice, entre otras cosas, que “Cons­cien­te de los cre­cien­tes con­flic­tos que ori­gi­na el hecho de negar la liber­tad a esos pue­blos o de impe­dir­la, los cual cons­ti­tu­ye una gra­ve ame­na­za a la paz mun­dial…” O sea, que nos corres­pon­de el Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción, tan­to como pue­blo como por Esta­do de Dere­cho. ¿Hay algún tes­ti­mo­nio de renun­cia demo­crá­ti­ca a cual­quie­ra de las dos legí­ti­mas opcio­nes? Lle­ga­do este pun­to, quie­ro mani­fes­tar que no tra­to de hacer­le al Sr. Alú­tiz co-res­pon­sa­ble de la “gra­ve ame­na­za a la paz mun­dial”, ni mucho menos, (no soy yo quien para juz­gar a nadie), pero no pue­do dejar pasar por alto la con­si­de­ra­ción.

Cues­tio­na tam­bién el tama­ño de la colec­ti­vi­dad que aspi­ra a la inde­pen­den­cia. Pues bien, de los 28 paí­ses que per­te­ne­cen a la Comu­ni­dad Euro­pea, 17 tie­nen menos de 10 millo­nes de habi­tan­tes, y de ellos, 13 menos de 6 millo­nes. De nue­vo con­si­de­ran­do su con­di­ción de doc­tor en socio­lo­gía: ¿por qué evi­ta citar a estas nacio­nes, muchas de ellas inde­pen­dien­tes des­de el pasa­do siglo y pone como ejem­plo a Igel­do, que en reali­dad no ha pre­sen­ta­do más que una sepa­ra­ción admi­nis­tra­ti­va de Donos­ti? No pare­ce que haya habi­do nin­gu­na pro­cla­ma­ción de la Repú­bli­ca Inde­pen­dien­te de Igel­do, o algo así.

Pero hay algo más en el artícu­lo del Sr. Alú­tiz que es lo que de ver­dad me indig­na (espe­ro que sepa com­pren­der este sen­ti­mien­to y entien­da mi esta­do de ánimo).y es cuan­do afir­ma que “no se hará cam­pa­ña a favor de un nacio­na­lis­mo inde­pen­den­tis­ta exclu­yen­te, que deri­va­ría en la frac­tu­ra de la ciu­da­da­nía, soca­van­do los prin­ci­pios de la amis­tad y soli­da­ri­dad cívi­cas que posi­bi­li­tan la con­vi­ven­cia den­tro de una mis­ma comu­ni­dad polí­ti­ca”. A este res­pec­to, nues­tra expe­rien­cia nos dice que ello sería posi­ble si renun­ciá­ra­mos a todos nues­tros dere­chos, inclui­do el lin­güís­ti­co, e hicié­ra­mos des­apa­re­cer todos los tes­ti­mo­nios que con­fir­man a Nava­rra como el Esta­do-nación de los vas­cos. Y, en todo caso ¿algún ciu­da­dano del Esta­do de Nava­rra ha frac­tu­ra­do a la ciu­da­da­nía de Espa­ña? Enton­ces ¿no fue­ron las fuer­zas arma­das cas­te­lla­nas las que frac­tu­ra­ron (¡y de qué mane­ra!) a la ciu­da­da­nía del Esta­do de Nava­rra? Nues­tra aspi­ra­ción a la inde­pen­den­cia del Esta­do de Nava­rra, legí­ti­mo Esta­do-nación de los vas­cos, no impli­ca para nada soca­var prin­ci­pios de amis­tad ni de soli­da­ri­dad con nadie, sea Esta­do-nación, pue­blo, gru­po humano o lo que quie­ra. Es más, la úni­ca posi­bi­li­dad de demos­trar esa acti­tud, es tener la capa­ci­dad de poder hacer­lo, o sea de ser inde­pen­dien­te, pues­to que de lo con­tra­rio sería­mos soli­da­rios y ami­gos de noso­tros mis­mos. Es decir, para ser ami­gos y soli­da­rios, se nece­si­ta “ser”, al menos, dos. ¿A lo lar­go de la his­to­ria encuen­tra algún pasa­je que nos hable del afán expan­si­vo del Esta­do de Nava­rra y de su inten­ción de colo­ni­zar y hacer des­apa­re­cer otras cul­tu­ras? Los vas­cos o los cata­la­nes ¿se han dedi­ca­do a la des­truc­ción de los ele­men­tos de iden­ti­dad de los espa­ño­les, tan­to del Pue­blo espa­ñol, como del Esta­do-sobe­rano o del actual Esta­do-nación-fran­quis­ta?

Ter­mi­na su artícu­lo dicien­do “En defi­ni­ti­va: Auto­de­ter­mi­na­ción demo­crá­ti­ca de los ciu­da­da­nos como dere­cho a deci­dir (sobre esta y cual­quie­ra otra cues­tión): sí; apos­tar por una auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal terri­to­rial­men­te exclu­yen­te: no”. Me pre­gun­to qué quie­re decir “auto­de­ter­mi­na­ción demo­crá­ti­ca de los ciu­da­da­nos como dere­cho a deci­dir”. Cuan­do se habla de auto­de­ter­mi­na­ción, ¿no se habla de inde­pen­den­cia? Y el dere­cho a deci­dir ¿qué es el “dere­cho a deci­dir”? ¿Deci­dir lo que que­re­mos ser? Ni Pode­mos, ni nadie, está legi­ti­ma­do a arre­ba­tar­nos el dere­cho, que de hecho ya lo esta­mos ejer­cien­do, a deci­dir el que­rer ser vas­cos. Pues sólo fal­ta­ba eso… No lo con­si­guie­ron ni el Car­de­nal Cis­ne­ros, ni el duque de Alba ni siquie­ra Fran­co. Pero, en todo caso, no tra­ten de dis­traer­nos con cues­tio­nes meno­res y des­viar­nos de nues­tro obje­ti­vo. Insis­to en que la auto­de­ter­mi­na­ción impli­ca la inde­pen­den­cia, a lo que sí tene­mos dere­cho. ¿Sabe por qué nues­tra aspi­ra­ción requie­re una terri­to­ria­li­dad exclu­yen­te? Pues se lo expli­co: por­que tene­mos muy mar­ca­das las fron­te­ras de las que no debe­mos pasar­nos, para no inva­dir a terri­to­rios y ciu­da­da­nos que no lo desean y sobre los que no tene­mos nin­gún dere­cho. Eso no quie­re decir que nos vaya­mos a enfren­tar por ser dife­ren­tes, sino todo lo con­tra­rio y así, se pue­de com­pro­bar que no soca­va­mos prin­ci­pios de soli­da­ri­dad ni de amis­tad ni de bue­na con­vi­ven­cia. Y por últi­mo: si los vas­cos o los cata­la­nes de mane­ra pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca nos decla­ra­mos inde­pen­dien­tes, ¿tam­bién al igual que el Sr. Bono le con­tes­tó a Carod Rovi­ra, nos envia­rían el ejér­ci­to?

O sea, que auto­de­ter­mi­na­ción si, pero no, no. O no, pero no, o sí, pero sí

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: