Askapena ya ha sido juzgada- Jesús Valencia

Nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes vas­cas y per­so­nas ami­gas hacen cola en la puer­ta de la Audien­cia Nacio­nal a la espe­ra de ser juz­ga­das por dicho tri­bu­nal forá­neo. Entre ellas, Aska­pe­na. No conoz­co un solo Esta­do demo­crá­ti­co que cri­mi­na­li­ce la soli­da­ri­dad; los otros, los des­pó­ti­cos que se rigen por legis­la­cio­nes excep­cio­na­les y repre­si­vas, sí. Es com­pren­si­ble: no sopor­tan que las cla­ses opri­mi­das y los pue­blos colo­ni­za­dos entre­la­cen sus manos y se apo­yen.

Aska­pe­na nació en octu­bre de 1987, y des­de enton­ces ha pro­cla­ma­do con orgu­llo sus señas de iden­ti­dad. Se defi­ne como «orga­ni­za­ción vas­ca que pro­mue­ve la libe­ra­ción de todos los pue­blos, inclui­do el suyo». Su cre­den­cial no deja lugar a dudas. Se reivin­di­ca par­te de un pue­blo sobe­rano; nación dife­ren­cia­da y toda­vía some­ti­da; ocu­pa­da des­de hace siglos por dos impe­rios que se for­ja­ron y viven sojuz­gan­do gen­tes. Men­sa­je que legi­ti­ma la lucha por la libe­ra­ción vas­ca y que plan­tea a otras gen­tes la con­ve­nien­cia de impli­car­se soli­da­ria­men­te en ella.

Dicha invi­ta­ción no ha caí­do en saco roto. A fuer­za de arri­mar el hom­bro en otras luchas com­par­ti­das, la soli­da­ri­dad vas­ca ha ensan­cha­do el círcu­lo de quie­nes nos cono­cen y apo­yan. Gen­tes sen­si­bles de otras lati­tu­des han incor­po­ra­do la cau­sa de Eus­kal Herria en su agen­da de com­pro­mi­sos soli­da­rios. Así de cier­to y así de gra­ti­fi­can­te. Hoy sen­ti­mos el esti­mu­lan­te alien­to que nos lle­ga des­de los luga­res más dis­tan­tes y que sus­ci­ta nues­tro reco­no­ci­mien­to más agra­de­ci­do. Nun­ca fal­ta la ban­de­ro­la por la repa­tria­ción de nues­tros pre­sos en la Taber­na Vas­ca de Bue­nos Aires. Conoz­co a volun­ta­rios que pelea­ron en la insur­gen­te Cen­troa­mé­ri­ca y que guar­dan en su men­gua­do equi­pa­je esa mis­ma ban­de­ro­la; acos­tum­bran a exhi­bir­la con fer­vor soli­da­rio cuan­do la oca­sión lo requie­re. Per­so­nas de dife­ren­tes paí­ses, orga­ni­za­das como Eus­kal Herria­ren Lagu­nak, defien­den en sus luga­res de resi­den­cia nues­tras reivin­di­ca­cio­nes nacio­na­les y socia­les. Acti­tud que con­tras­ta con la de otros bue­nis­tas loca­les; andan por el mun­do remen­dan­do zur­ci­dos y no mue­ven un solo dedo por resol­ver el gra­ve con­flic­to que tene­mos en casa.

El inter­na­cio­na­lis­mo vas­co ha man­te­ni­do la enco­mia­ble des­fa­cha­tez de denun­ciar sin remil­gos a quie­nes derro­chan vio­len­cia para sal­va­guar­dar sus intere­ses. Til­da­ron a Reagan de «car­ni­ce­ro de Cen­troa­mé­ri­ca» por su empe­ño de aho­gar en san­gre la insur­gen­cia de aque­llos mise­ria­dos. A Bush, Blair y Aznar los seña­la­ron como «cri­mi­na­les de las Azo­res» por haber acor­da­do en dichas islas para­di­sía­cas el ase­si­na­to de millo­nes de ára­bes. A Israel y a la Monar­quía alauí los repu­dian por colo­nia­lis­tas usur­pa­do­res; ver­du­go aquel de pales­ti­nos y esta de saha­rauis. Ha denun­cia­do sin des­can­so a la OTAN como «poli­cía del impe­rio». Aho­ra se enfren­ta con uñas y dien­tes al TTIP, estra­te­gia comer­cial neo­ca­pi­ta­lis­ta que inten­ta retro­traer­nos al escla­vis­mo prein­dus­trial.

Este inter­na­cio­na­lis­mo autóc­tono, sin más fuer­za que sus arrai­ga­das con­vic­cio­nes, nació con la des­co­mu­nal pre­ten­sión de cam­biar el mun­do y en esas sigue. Humil­de pero peleón. Siem­pre bus­can­do con­fluen­cias con gen­tes de cual­quier sitio empe­ña­das tam­bién en aca­bar con el capi­ta­lis­mo cri­mi­nal: mil pue­blos y una mis­ma lucha. Hom­bro con hom­bro y mano con mano, uni­dos en el empe­ño por cons­truir un mun­do de per­so­nas libres y pue­blos sobe­ra­nos. Pai­sa­na­je afe­rra­do a su tie­rra y abier­to a otras mil; zapa­tis­ta en Lacan­do­na, mapu­che en los con­fi­nes de Abya Yala, kur­do en Koba­ne, pales­tino en Gaza, saha­raui en Al Aiun, sobe­ra­nis­ta en Cata­lun­ya, acei­tu­ne­ro en Anda­lu­cía, emi­gran­te en cual­quier rin­cón de esta Euro­pa xenó­fo­ba y, natu­ral­men­te, artí­fi­ce de una patria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta en Eus­kal Herria.

Los jue­ces de la Audien­cia Nacio­nal apres­tan sus togas para juz­gar, pero lle­gan tar­de. Los úni­cos que pue­den enjui­ciar a Aska­pe­na –quie­nes tra­ba­jan por un mun­do sin opre­sio­nes– ya han dic­ta­do sen­ten­cia. «La her­man­dad de los pue­blos y la cons­truc­ción del socia­lis­mo –dice la Fun­da­ción Paki­to Arria­ran– son nues­tras mejo­res armas con­tra el impe­ria­lis­mo». Eus­kal Herria­ren Lagu­nak reite­ra su com­pro­mi­so: «Por­que somos inter­na­cio­na­lis­tas, Eus­kal Herria no cami­na sola». Anda­lu­cía, Ara­gón, Argen­ti­na, Cas­ti­lla, Cata­lun­ya, Cer­de­ña, Chi­le, Gali­cia son algu­nos de los miem­bros de este bri­llan­te tri­bu­nal de pue­blos que ya ha dic­ta­do sen­ten­cia abso­lu­to­ria. Des­de casa resue­na el gri­to fir­me de la her­man­dad mili­tan­te como garan­tía de apo­yo mutuo: «Si ata­can a uno de noso­tros, nos están ata­can­do a todos».

Fiel a su tra­yec­to­ria, Aska­pe­na ha orga­ni­za­do el encuen­tro del 25 de abril en Zarautz. La per­se­cu­ción que está sufrien­do le reafir­ma en lo acer­ta­do de su apues­ta. Sin arro­gan­cias ni cobar­días, quie­re seguir avi­van­do los fue­gos insur­gen­tes que chis­po­rro­tean en cual­quier rin­cón del pla­ne­ta.

askapena

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: