Sobre nacionalismo y unidad de acción entre la clase trabajadora española, francesa y vasca- Borroka Garaia

Arrasate-07-pankarta-11herri

“Somos socia­lis­tas y nacio­na­lis­tas vascos;nuestro obje­ti­vo estra­té­gi­co es la crea­cion de un Esta­do socia­lis­ta vas­co diri­gi­do por la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­ka­di y como ins­tru­men­to de todo nues­tro pue­blo para la edi­fi­ca­cion de una socie­dad vas­ca y sin cla­ses.” Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta.

“Askok eta askok nazio­na­lis­moa eta nazio­na­lis­ta iza­tea atze­ra­koia dela pen­tsatzen dute,benetazko inter­na­zio­na­lis­ta ezin dela nazio­na­lis­ta izanik.Ainbeste aldiz nazio­na­lis­moa tza­rra dela entzun dugu eta azke­nean gu ere akon­ple­xa­tu egin gara.Baina asko­tan ez gara kon­tu­ratzen bi era­ta­ko nazio­na­lis­moak dagozela:bata,aundikeriazko nazio­na­lis­moa eta bes­tea herri men­pe­ra­tue­na eta zapalduena.Eta bix­tan da,gurea ez da lee­ne­ta­ri­koa, biga­rre­ne­ta­ri­koa bai­zik.” Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta.

“los tra­ba­ja­do­res vas­cos no somos espa­ño­les ni fran­ce­ses, sino úni­ca y exclu­si­va­men­te vas­cos, y que lo que nos une con ellos no es la per­te­nen­cia a una mis­ma nación sino a una mis­ma cla­se” Arga­la

“Por eso, el inter­na­cio­na­lis­mo por par­te de la nación opre­so­ra, o de la lla­ma­da nación “gran­de” (aun­que sólo sea gran­de por sus vio­len­cias, sólo sea gran­de como lo es un esbi­rro) no debe redu­cir­se a obser­var la igual­dad for­mal de las nacio­nes, sino tam­bién a obser­var una desigual­dad que de par­te de la nación opre­so­ra, de la nación gran­de, com­pen­se la desigual­dad que prác­ti­ca­men­te se pro­du­ce en la vida. Quien no haya com­pren­di­do esto, no ha com­pren­di­do la posi­ción ver­da­de­ra­men­te pro­le­ta­ria fren­te al pro­ble­ma nacio­nal; en el fon­do sigue man­te­nien­do el pun­to de vis­ta peque­ño­bur­gués, y por ello no pue­de por menos de des­li­zar­se a cada ins­tan­te al pun­to de vis­ta bur­gués. ¿Qué es impor­tan­te para el pro­le­ta­rio? Para el pro­le­ta­rio es no sólo impor­tan­te, sino una nece­si­dad esen­cial, gozar, en la lucha pro­le­ta­ria de cla­se, del máxi­mo de con­fian­za por par­te de los com­po­nen­tes de otras nacio­na­li­da­des. ¿Qué hace fal­ta para eso? Para eso hace fal­ta algo más que la igual­dad for­mal. () El geor­giano que des­de­ña este aspec­to del pro­ble­ma, que lan­za des­de­ño­sa­men­te acu­sa­cio­nes de “social-nacio­na­lis­mo” (cuan­do él mis­mo es no sólo un “social-nacio­nal” autén­ti­co y ver­da­de­ro, sino un bas­to esbi­rro ruso), ese geor­giano las­ti­ma, en esen­cia, los intere­ses de la soli­da­ri­dad pro­le­ta­ria de cla­se, por­que nada retar­da tan­to el desa­rro­llo y la con­so­li­da­ción de esta soli­da­ri­dad como la injus­ti­cia en el terreno nacio­nal.” Lenin

En estos momen­tos la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta vas­ca Aska­pe­na se encuen­tra ante la ame­na­za judi­cial de ser ile­ga­li­za­da y varios mili­tan­tes entrar a pri­sión. Este es el carác­ter de la demo­cra­cia espa­ño­la. Un carác­ter demo­crá­ti­co inexis­ten­te don­de los enemi­gos del inter­na­cio­na­lis­mo vas­co, que tam­bién son los enemi­gos de toda lucha de libe­ra­ción nacio­nal y social en el mun­do, nos demues­tran una vez más que la repre­sión, la coac­ción y el esta­do de excep­ción no son cosas de otro tiem­po ni del pasa­do sino del pre­sen­te de la actua­li­dad vas­ca.

Sin embar­go hoy no voy a escri­bir sobre las tác­ti­cas fac­cio­sas del esta­do espa­ñol a tra­vés de ile­ga­li­za­cio­nes, algo a lo que nun­ca debe­ría­mos acos­tum­brar­nos como si fue­ra par­te nor­mal del cli­ma en Eus­kal Herria sino de inter­na­cio­na­lis­mo.

El inter­na­cio­na­lis­mo no es una teo­ría escri­ta en el aire sino algo muy real y mate­rial. El inter­na­cio­na­lis­mo par­te de unos pre­cep­tos sin los cua­les no sería tal y que su mis­ma pala­bra lite­ral­men­te indi­ca. La prác­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta requie­re de nacio­nes, de colec­ti­vi­da­des huma­nas que con­for­man los pue­blos del mun­do. Es decir, el inter­na­cio­na­lis­mo par­te de una base mate­rial, las nacio­nes del mun­do. Inter­na­cio­na­lis­mo por tan­to no es lo anta­gó­ni­co al patrio­tis­mo o al nacio­na­lis­mo, sino que sin patrio­tis­mo, pue­de haber otras cosas, pero no pue­de haber inter­na­cio­na­lis­mo.

No pue­de exis­tir ayu­da mutua y soli­da­ri­dad entre colec­ti­vi­da­des nacio­na­les si se mini­mi­zan o nie­gan éstas o si se las opri­me nacio­nal­men­te. Es por ello que el inter­na­cio­na­lis­mo en pri­me­ra ins­tan­cia supo­ne adhe­rir­se a la libe­ra­ción nacio­nal y social de tu pro­pio pue­blo, al mis­mo tiem­po que te adhie­res a la libe­ra­ción nacio­nal y social del res­to de pue­blos. De esta mane­ra y yen­do a lo con­cre­to y lo mate­rial de la nación vas­ca; un inter­na­cio­na­lis­mo no aber­tza­le, un inter­na­cio­na­lis­mo que no reco­no­ce a la nación vas­ca, o un inter­na­cio­na­lis­mo que en el con­tex­to de una nación ocu­pa­da y tro­cea­da a la que se le nie­ga median­te la vio­len­cia su liber­tad nacio­nal, no par­ta de unas bases de inde­pen­den­cia nacio­nal, es un inter­na­cio­na­lis­mo inma­te­rial, idea­lis­ta y fue­ra de coyun­tu­ra que en su pra­xis esta­rá mime­ti­zan­do la vehi­cu­li­za­ción impe­ria­lis­ta, ya que la sobe­ra­nía y auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos pue­de ser una ley inter­na­cio­nal escri­ta pero para el inter­na­cio­na­lis­ta es más que eso, es una pra­xis y una for­ma de actuar cons­tan­te. Son los pue­blos los que se tie­nen que auto­de­ter­mi­nar, y si un pue­blo tie­ne nega­do por el impe­ria­lis­mo su dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, sigue vigen­te ese accio­nar. Y nin­gún otro pue­blo, Esta­do, movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio o mul­ti­na­cio­nal pue­de inmis­cuir­se y con­di­cio­nar en ese pro­ce­so de deci­sión sobe­rano.

De hecho, la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos está vigen­te mien­tras se nie­ga ese dere­cho, cuan­do a tra­vés de ese dere­cho se acce­de a la inde­pen­den­cia, y duran­te la inde­pen­den­cia. Inclu­so el esta­do socia­lis­ta, digno de tener ese nom­bre, no sería más que la auto­de­ter­mi­na­ción per­ma­nen­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de una colec­ti­vi­dad para todos los asun­tos que le com­pe­te.

Por lo tan­to, cuan­do un “demó­cra­ta for­mal” reco­no­ce el dere­cho de los pue­blos a su auto­de­ter­mi­na­ción, está muy bien for­mal­men­te. Pero si un revo­lu­cio­na­rio inter­na­cio­na­lis­ta se abs­trae de lo con­cre­to y mate­rial, la defen­sa abs­trac­ta de la auto­de­ter­mi­na­ción ape­nas sue­le pasar de la char­la­ta­ne­ría. Ya que en el caso con­cre­to de Eus­kal Herria, opri­mi­da nacio­nal­men­te median­te las armas, la inde­pen­den­cia es la opción inelu­di­ble­men­te revo­lu­cio­na­ria. Y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta supo­ne que la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca se posi­cio­ne con los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal y social de todas las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de todos los pue­blos del mun­do, mien­tras que la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta reci­bi­da lo sea para la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria y el esta­do socia­lis­ta vas­co. Que es el pro­yec­to de libe­ra­ción nacio­nal y social vigen­te en la nación vas­ca.

De esta mane­ra, para un fruc­tí­fe­ro inter­na­cio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio y uni­dad de acción entre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras espa­ño­la, fran­ce­sa y vas­ca, las dos pri­me­ras debe­rían no solo acep­tar un abs­trac­to dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción con pers­pec­ti­vas pater­na­lis­tas y bur­gue­sas, sino cola­bo­rar acti­va­men­te con el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta vas­co, y de la mis­ma for­ma la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca ayu­dar al derro­ca­mien­to de los régi­me­nes bur­gue­ses espa­ñol y fran­cés.

Pero esto es muy com­pli­ca­do. Ya que la cla­se tra­ba­ja­do­ra de esta­dos impe­ria­lis­tas tien­den a sen­tir­se apén­di­ces de su bur­gue­sía en cuan­to al “pro­ble­ma nacio­nal”. Y en la teo­ría y sobre todo la pra­xis, cons­cien­te o incons­cien­te­men­te hacen todo lo posi­ble por man­te­ner ata­das a las nacio­nes bajo su “supues­to Esta­do”. De esta mane­ra, cau­san­do un des­tro­zo en la con­fian­za de la cla­se tra­ba­ja­do­ra bajo opre­sión nacio­nal que impi­de desa­rro­llar un inter­na­cio­na­lis­mo fruc­tí­fe­ro median­te el uso de sucur­sa­lis­mos, mini­mi­za­cio­nes de la cues­tión nacio­nal, vehi­cu­li­za­cio­nes esta­ta­lis­tas y en el peor de los casos median­te cri­mi­na­les y fal­sas acu­sa­cio­nes que pare­cen saca­das de la cam­pa­ña “con­tra el nacio­na­lis­mo” al mejor esti­lo de Mayor Ore­ja.

Ala­ba­do sea el pue­blo que, por amor a una len­gua sin diplo­mas y a un país sin diplo­má­ti­cos, no tie­ne cabi­da ni en la His­to­ria ni en la Geo­gra­fía, ni tan siquie­ra un ban­qui­llo en el con­cier­to de las nacio­nes. Tan inven­ci­ble como el vien­to del desier­to, pasa por las dunas de los siglos, ele­gan­te y dis­cre­to, sin dejar más hue­lla que el alba­tros sobre las olas del mar.
-Marc Légas­se

En el esta­do espa­ñol dere­cha e izquier­da están en con­tra del “nacio­na­lis­mo”. IU no lo ve con bue­nos ojos, ni el PCE. En Eus­kal Herria sus sucur­sa­les tam­po­co, cla­ro está. En el ámbi­to extra-par­la­men­ta­rio espa­ñol des­de sec­tas como UCE pasan­do por un sin­fín de micro-gru­pos comu­nis­tas y anar­quis­tas tam­bién están en con­tra del nacio­na­lis­mo.

Si los mar­xis­tas y liber­ta­rios teó­ri­cos clá­si­cos resu­ci­ta­ran y via­ja­ran al esta­do espa­ñol y escu­cha­ran los ale­ga­tos con­tra el nacio­na­lis­mo de los suso­di­chos sin más refe­ren­cia, inten­ta­rían bus­car en el mapa de Euro­pa don­de se sitúa el Gran Impe­rio Vas­co ade­más de que­dar­se impre­sio­na­dos de seme­jan­te alian­za inter­cla­sis­ta con­tra la opre­sión vas­ca. Obvia­men­te no encon­tra­rían nada en el mapa ni en el ban­qui­llo inter­na­cio­nal de las nacio­nes que haga refe­ren­cia a nin­gún Esta­do vas­co.

¿Qué es en reali­dad el nacio­na­lis­mo?. Posi­ble­men­te jun­to a terro­ris­mo dos de las pala­bras más mano­sea­das por el impe­ria­lis­mo en las últi­mas déca­das y un tér­mino que por sí solo y sin con­tex­to no es más que mera pro­pa­gan­da vacía.

El caso es que la bur­gue­sía de los esta­dos que no res­pe­tan las liber­ta­des nacio­na­les, gra­cias a su maqui­na­ria han crea­do su acep­ción par­ti­cu­lar de la pala­bra con el paso del tiem­po y como veneno la han inten­ta­do ino­cu­lar en la pobla­ción. Ya lo dice el inter­na­cio­na­lis­ta pro­le­ta­rio de Mayor Ore­ja, hay que impul­sar un movi­mien­to social con­tra el nacio­na­lis­mo.

Inso­li­da­ri­dad, lim­pie­za étni­ca, radi­ca­li­dad, extre­mis­mo… terro­ris­mo, eso es el nacio­na­lis­mo para el impe­ria­lis­mo. Aun­que en reali­dad sim­ple­men­te lo digan así para cubrir­se las espal­das y que en sus esta­dos opre­so­res se siga opri­mien­do nacio­nal­men­te. Nada más y nada menos.

En his­to­rio­gra­fía ofi­cial se usa el difu­so tér­mino de nacio­na­lis­mo para refe­rir­se al perío­do his­tó­ri­co de la supues­ta for­ma­ción de nacio­nes y sus corres­pon­dien­tes esta­dos y a la no menos supues­ta ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta en torno al siglo XIX coin­ci­dien­do con revo­lu­cio­nes libe­ra­les o bur­gue­sas. Ya en el siglo XX se le rela­cio­na con el fenó­meno del fas­cis­mo. Tras la segun­da gue­rra mun­dial irían sur­gien­do los lla­ma­dos Movi­mien­tos de Libe­ra­ción Nacio­nal de izquier­da vin­cu­la­dos a pro­ce­sos de des­co­lo­ni­za­ción e inde­pen­den­cia.

El caso de Eus­kal Herria: ¿Qué es el nacio­na­lis­mo para los pue­blos opri­mi­dos nacio­nal­men­te?

En Eus­kal Herria for­mal­men­te a nivel teó­ri­co exis­te un movi­mien­to nacio­na­lis­ta vas­co. Frag­men­ta­do por una línea divi­so­ria entre izquier­da y dere­cha. Y digo en teo­ría ya que la pala­bra nacio­na­lis­ta sal­vo en deba­tes aca­dé­mi­cos y en len­gua­je espa­ño­lis­ta o auto­no­mis­ta ape­nas se usa el tér­mino. Aber­tza­le es la pala­bra hege­mó­ni­ca , amplia­men­te esta­ble­ci­da que fun­da­men­tal­men­te tie­ne una acep­ción de patrio­ta.

Ser aber­tza­le en Eus­kal Herria bási­ca­men­te supo­ne sen­tir­se par­te de la nación vas­ca y tener con­cien­cia de su esta­tus de nación opri­mi­da. De esta mane­ra se apues­ta por la auto­de­ter­mi­na­ción como dere­cho fun­da­men­tal del pue­blo vas­co y la inde­pen­den­cia como pro­yec­to para la con­se­cu­ción de un Esta­do pro­pio.

El nacio­na­lis­mo popu­lar de izquier­da vas­co tie­ne sus pre­ce­den­tes y prin­ci­pal­men­te se ha con­fi­gu­ra­do ideo­ló­gi­ca­men­te en torno al MLNV o izquier­da aber­tza­le. Que bási­ca­men­te es un movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal clá­si­co don­de todas las corrien­tes de izquier­da han teni­do y tie­nen su influen­cia a la hora de desa­rro­llar el cuer­po teó­ri­co y prác­ti­co. Sobre todo las revo­lu­cio­na­rias con espe­cial influen­cia del mar­xis­mo en dis­tin­tas varian­tes, la auto­no­mía obre­ra, y en gene­ral las escue­las socia­lis­tas inclui­das algu­nas liber­ta­rias. El pro­yec­to por tan­to es el Esta­do socia­lis­ta inde­pen­dien­te.

El nacio­na­lis­mo vas­co de dere­cha se ha estruc­tu­ra­do en torno al PNV. Debi­do a las cone­xio­nes que a lo lar­go del reco­rri­do his­tó­ri­co de este par­ti­do lle­gó a tener con la bur­gue­sía autóc­to­na, cola­bo­ra­cio­nis­ta de la opre­sión nacio­nal por inte­rés de cla­se, ha impe­di­do que desa­rro­lle e impul­se un pro­yec­to de esta­do inde­pen­dien­te, que­dán­do­se solo en una retó­ri­ca favo­ra­ble a la auto­de­ter­mi­na­ción y dan­do como resul­ta­do la inexis­ten­cia de una bur­gue­sía nacio­nal vas­ca que como blo­que aspi­re a poten­ciar un nacio­na­lis­mo bur­gués de cara a cons­truir un Esta­do, sien­do por tan­to un apén­di­ce de la bur­gue­sía nacio­nal esta­tal espa­ño­la.

Por tan­to el nacio­na­lis­mo vas­co, como pro­yec­to de cons­truc­ción de un Esta­do está ínti­ma­men­te liga­do al deve­nir y fuer­za del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. La carac­te­ri­za­ción del futu­ro Esta­do será fru­to del resul­ta­do de la corre­la­ción de fuer­zas entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca (autén­ti­co bas­tión del inde­pen­den­tis­mo) como blo­que nacio­nal fren­te a una bur­gue­sía des­ga­ja­da en ese ins­tan­te de su ex-esta­do, en una bata­lla que en estos momen­to se libra y que se ha hecho siem­pre median­te la lucha de cla­ses. La bur­gue­sía ha hecho y hace todo lo posi­ble para que Eus­kal Herria no se inde­pen­di­ce y en el momen­to que lo haga hará todo lo posi­ble para man­te­ner sus pri­vi­le­gios. En manos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca está evi­tar­lo (y pue­de que exis­ta cier­to retro­ce­so) pero eso en nin­gún caso inu­ti­li­za el pro­yec­to estra­té­gi­co.

Por todo ello, se entien­de que el “nacio­na­lis­mo” es el enemi­go de la oli­gar­quía espa­ño­la por­que supo­ne la eman­ci­pa­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y tam­bién lo es ,aun­que sea ima­gi­na­rio o por intere­sés esta­ta­les de opre­sión nacio­nal, para par­tes de la izquier­da espa­ño­la o fran­ce­sa que se ali­nean con­tra el “nacio­na­lis­mo” al ver­se apén­di­ces de su bur­gue­sía nacio­nal esta­tal y has­ta en algu­nos casos fal­si­fi­can­do a diver­sos auto­res mar­xis­tas y liber­ta­rios his­tó­ri­cos hacien­do entre­ver que el inde­pen­den­tis­mo vas­co tie­ne las carac­te­rís­ti­cas que el impe­ria­lis­mo ha ino­cu­la­do en su acep­ción esco­gi­da, retor­cien­do has­ta el extre­mo la reali­dad y olvi­dan­do lo que decía Marc Légas­se.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: