La Turquía de hoy continúa el genocidio armenio

El mun­do aca­ba de con­me­mo­rar el cen­te­na­rio del geno­ci­dio de los no musul­ma­nes de Tur­quía. Sin embar­go, con­tra­ria­men­te a lo que todo el mun­do cree, ese geno­ci­dio comen­zó con las masa­cres hami­dia­nas de 1894 a 1895, orde­na­das por el sul­tán Abdul­ha­mid II, con­ti­nuó con las masa­cres de gran enver­ga­du­ra regis­tra­das de 1915 a 1923 y pla­ni­fi­ca­das por los Jóve­nes Tur­cos y pro­si­gue hoy en día con las masa­cres de Deir ez-Zor y Kes­sab bajo la égi­da de Recep Tay­yip Erdo­gan. Ante la indi­fe­ren­cia gene­ral, los suce­si­vos regí­me­nes tur­cos vie­nen masa­cran­do a los no musul­ma­nes des­de hace 120 años para homo­ge­nei­zar el país.

JPEG - 35 KB
Con­me­mo­ra­ción del geno­ci­dio arme­nio en Ere­ván

No abor­da­ré en este artícu­lo el tema de las repa­ra­cio­nes, que a mi jui­cio con­ta­mi­na el deba­te, sino úni­ca­men­te cómo debe­mos opo­ner­nos a los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Uti­li­za­ré el tér­mino «geno­ci­dio» en el sen­ti­do gene­ral que le dio Rap­hael Lem­kin de «des­truc­ción de una nación o de un gru­po étni­co» [1]

El cen­te­na­rio del geno­ci­dio con­tra los no musul­ma­nes de Tur­quía ha dado lugar a un ver­da­de­ro fes­ti­val de hipo­cre­sía. Mien­tras que en Ere­ván algu­nos Esta­dos exal­ta­ban la memo­ria de las víc­ti­mas, otros demos­tra­ban que care­cen de eso que lla­ma­mos ver­güen­za.

JPEG - 19.9 KB
El sul­tán Abdul­ha­mid II pre­ten­día crear una Tur­quía isla­mis­ta homo­gé­nea. Para ello tenía que liqui­dar las pobla­cio­nes no musul­ma­nas o hacer­las huir.

-Pri­me­ro, la Tur­quía cuyos ante­ce­so­res come­tie­ron el cri­men. El pre­si­den­te Erdo­gan tenía ante sí una opor­tu­ni­dad de reco­no­cer esta his­to­ria, ya muy vie­ja, en la que él no tie­ne abso­lu­ta­men­te nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad. De haber­lo hecho habría con­ver­ti­do su país en un Esta­do nor­mal. Pero hizo lo con­tra­rio. Afe­rra­do a sus men­ti­ras, negó la His­to­ria afir­man­do que hubo «sólo» 100 000 muer­tos y que si esas per­so­nas halla­ron la muer­te fue por­que habían par­ti­ci­pa­do en accio­nes terro­ris­tas.

Afe­rrán­do­se a ese deli­rio, la Tur­quía actual mani­fies­ta no sólo su res­pal­do a las masa­cres hami­dia­nas del sul­tán Abdul­ha­mid II (1894−1895), que deja­ron entre 80 000 y 300 000 víc­ti­mas, sino sobre todo a los crí­me­nes que la «Orga­ni­za­ción Espe­cial» del Comi­té Unión y Pro­gre­so come­tió des­de 1915 has­ta la elec­ción de Mus­ta­fá Kemal Ata­turk como pre­si­den­te de la Repú­bli­ca –en 1923– y que deja­ron entre 1,2 millo­nes y 1 millón y medio de muer­tos. Y tam­bién demues­tra su con­ti­nui­dad ideo­ló­gi­ca con el régi­men de aque­lla épo­ca. Con­ti­nui­dad ideo­ló­gi­ca que todos pudi­mos com­pro­bar espan­ta­dos cuan­do vimos, el año pasa­do –en 2014– al ejér­ci­to tur­co acom­pa­ñan­do al Fren­te al-Nus­ra (o sea, al-Qae­da en Siria) en la inva­sión de Kas­sab y expul­san­do a la pobla­ción arme­nia de esa loca­li­dad siria. Y tam­bién cuan­do el ejér­ci­to tur­co ayu­dó el Emi­ra­to Islá­mi­co a dina­mi­tar el memo­rial que con­me­mo­ra­ba en Deir ez-Zor el exter­mi­nio de más de 200 000 arme­nios en el cam­pa­men­to que los tur­cos habían ins­ta­la­do en esa región siria en 1916.

JPEG - 18.4 KB
Ismail Enver, tam­bién cono­ci­do como «Enver Pacha», derro­có al sul­tán Abdul­ha­mid II. Pero pro­si­guió su polí­ti­ca de geno­ci­dio.

El panis­la­mis­mo, pro­yec­to del sul­tán Abdul­ha­mid II y de los Jóve­nes Tur­cos de ayer, al igual que el del actual AKP, con­sis­te en lide­rear el mun­do sun­ni­ta y crear para ello un Esta­do sun­ni­ta homo­gé­neo. Ese pro­yec­to exi­gía el exter­mi­nio de los cris­tia­nos (arme­nios, grie­gos pón­ti­cos y asi­rio-cal­deos) así como de los yazi­díes. Y todos fue­ron víc­ti­mas del geno­ci­dio, exac­ta­men­te de la mis­ma mane­ra en que el Emi­ra­to Islá­mi­co se dedi­ca actual­men­te a exter­mi­nar a los cris­tia­nos y los yazi­díes.

La inter­ven­ción del ejér­ci­to tur­co en terri­to­rio sirio, en Kas­sab y en Deir ez-Zor, es cohe­ren­te con ese pro­yec­to ya que Recep Tay­yip Erdo­gan espe­ra ane­xar el nor­te de Siria cuan­do la OTAN derro­que al pre­si­den­te Bachar el-Assad.

Es un hecho que la ideo­lo­gía panis­la­mis­ta cuen­ta hoy con el res­pal­do simul­tá­neo de la Her­man­dad Musul­ma­na (y por con­si­guien­te del AKP, con­tro­la­do por la rama tur­ca de la cofra­día), de al-Qae­da y del Emi­ra­to Islá­mi­co.

JPEG - 16.6 KB
El actual pré­si­den­te tur­co Recep Tay­yip Erdo­gan pre­ten­de res­ta­ble­cer el pre­do­mi­nio del impe­rio oto­mano y para ello ha reto­ma­do la polí­ti­ca de geno­ci­dio del sul­tán Abdul­ha­mid II.

Otro hecho es que des­de hace un siglo sólo Tur­quía y el Emi­ra­to Islá­mi­co han come­ti­do en esta región el cri­men cata­lo­ga­do como geno­ci­dio. Y actual­men­te, la pri­me­ra está ayu­dan­do el segun­do a per­pe­trar­lo.

No es sor­pren­den­te que Tur­quía y el Emi­ra­to Islá­mi­co estén en gue­rra con­tra la Repú­bli­ca Ára­be Siria, país que encar­na el pro­yec­to con­tra­rio. Los paí­ses más anti­guos del mun­do han aco­gi­do siem­pre a los pue­blos per­se­gui­dos de la región has­ta con­ver­tir­se en el actual «mosai­co étni­co». En los años 2000, el gene­ral Has­san Turek­ma­ni, enton­ces minis­tro de Defen­sa de Bachar al-Assad, ela­bo­ra­ba una «Doc­tri­na de Defen­sa» basa­da en la con­ser­va­ción de esa diver­si­dad [2].

-Des­pués, Israel. Un Esta­do crea­do como resul­ta­do de un acuer­do de 1917 entre Lon­dres y Washing­ton pero que afir­ma haber­se cons­ti­tui­do como reac­ción al geno­ci­dio per­pe­tra­do por los nazis con­tra los judíos euro­peos entre 1942 y 1945. La ausen­cia de dele­ga­ción de Israel –para no indis­po­ner a su alia­do tur­co– en la con­me­mo­ra­ción orga­ni­za­da en Ere­ván es sufi­cien­te prue­ba de que la retó­ri­ca israe­lí no pasa de ser una jus­ti­fi­ca­ción publi­ci­ta­ria ten­dien­te a encu­brir su pro­yec­to colo­nial.

Y es tam­bién un reco­no­ci­mien­to del papel de los don­me en el seno de los Jóve­nes Tur­cos. Los don­me son una sec­ta de adep­tos de la Cába­la que se con­vir­tie­ron al islam en el siglo XVII para esca­par a las per­se­cu­cio­nes pero que con­ser­va­ron su fe judía.

JPEG - 16.1 KB
El pro­fe­sor Ber­nard Lewis siem­pre ha nega­do el geno­ci­dio per­pe­tra­do por los regí­me­nes tur­cos duran­te el siglo XX.

El apo­yo de Israel al geno­ci­dio de 1915 no es nada nue­vo. Pero has­ta aho­ra nun­ca se había expre­sa­do de mane­ra ofi­cial. Es impor­tan­te recor­dar la posi­ción del pro­fe­sor Ber­nard Lewis, quien fue con­se­je­ro de Ben­ya­min Netan­yahu cuan­do este últi­mo era emba­ja­dor de Israel ante la ONU y pos­te­rior­men­te fue con­sul­tan­te del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos. Como his­to­ria­dor espe­cia­lis­ta de la Tur­quía con­tem­po­rá­nea, Ber­nard Lewis, tam­bién inven­tor de la estra­te­gia de «gue­rra de las civi­li­za­cio­nes», sos­tu­vo en el dia­rio fran­cés Le Mon­de que se había exa­ge­ra­do la enver­ga­du­ra de la masa­cre y que esta nun­ca había sido pla­ni­fi­ca­da. Eso afir­mó Ber­nard Lewis a pesar de que, con­tra­ria­men­te al caso del geno­ci­dio de los judíos por par­te de los nazis, exis­ten docu­men­tos en los que se orde­na la eje­cu­ción del cri­men y las can­ci­lle­rías occi­den­ta­les fue­ron infor­ma­das mucho antes de que se ini­cia­ra dicha eje­cu­ción. Ber­nard Lewis fue con­de­na­do en Fran­cia por aten­tar con­tra los intere­ses de la comu­ni­dad arme­nia ocul­tan­do de mala fe ele­men­tos his­tó­ri­cos que inva­li­dan su pre­sen­ta­ción de los hechos [3].

JPEG - 16.6 KB
Por boca de su emba­ja­do­ra Samant­ha Power, Esta­dos Uni­dos se negó a con­de­nar en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU la inter­ven­ción tur­ca, jun­to a los yiha­dis­tas de al-Qae­da, con­tra los arme­nios de la loca­li­dad siria de Kas­sab.

-Final­men­te, Esta­dos Uni­dos. El pre­si­den­te Barack Oba­ma nom­bró emba­ja­do­ra ante la ONU a Samant­ha Power, auto­ra de "A Pro­blem from Hell": Ame­ri­ca and the Age of Geno­ci­de (Un pro­ble­ma del infierno: Esta­dos Uni­dos y la era del geno­ci­dio). En ese estu­dio, que par­te del geno­ci­dio arme­nio y de la res­pues­ta jurí­di­ca que Rap­hael Lem­kin tra­tó de apor­tar en la Socie­dad de Nacio­nes, Samant­ha Power narra las reac­cio­nes de Washing­ton ante los crí­me­nes per­pe­tra­dos en Cam­bo­dia, Irak, Bos­nia, Rwan­da y Koso­vo. Mani­pu­lan­do des­ver­gon­za­da­men­te la ver­dad his­tó­ri­ca, la seño­ra Power exo­ne­ra a su pro­pio país de sus res­pon­sa­bi­li­da­des y abo­ga por hacer de Esta­dos Uni­dos una auto­ri­dad moral con­tra­ria a todo geno­ci­dio. Sin embar­go, la seño­ra Power tam­po­co par­ti­ci­pó en la con­me­mo­ra­ción orga­ni­za­da en Ere­ván, a la que no asis­tió nin­gún repre­sen­tan­te de Esta­dos Uni­dos.

A quie­nes creían que Esta­dos Uni­dos aho­ra se intere­sa sin­ce­ra­men­te por la pro­tec­ción de las per­so­nas per­se­gui­das por moti­vos reli­gio­sos o étni­cos, la ausen­cia de repre­sen­ta­ción esta­dou­ni­den­se en la con­me­mo­ra­ción de Ere­ván les demues­tra que Washing­ton no tie­ne prin­ci­pios mora­les sino sólo intere­ses. El úni­co obje­ti­vo de la pala­bre­ría de la seño­ra Power es per­mi­tir­le con­de­nar, con o sin prue­bas, a los adver­sa­rios de Washing­ton.

Con su ausen­cia en Ere­ván, Washing­ton mos­tró que está del lado del cri­men, jun­to a Tur­quía y el Emi­ra­to Islá­mi­co.

Las declaraciones del presidente Gauck

Al reco­no­cer que exis­tió «una corres­pon­sa­bi­li­dad, e inclu­so, poten­cial­men­te, una com­pli­ci­dad» ale­ma­na en las masa­cres de 1915, el pre­si­den­te ale­mán Joa­chim Gauck rom­pió un tabú, el de la con­ti­nui­dad del cri­men. Y el cora­je que demos­tró resul­ta aún más digno de elo­gio si se tie­ne en cuen­ta que en Ale­ma­nia exis­te una fuer­te pre­sen­cia tur­ca… y nin­gún elec­to­ra­do arme­nio.

JPEG - 19.4 KB
Como fun­cio­na­rio ejem­plar del II Reich, Rudolf Hob adqui­rió en Tur­quía la expe­rien­cia en mate­ria de geno­ci­dio que le per­mi­tió con­ver­tir­se en direc­tor del cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz bajo el III Reich.

Hace mucho tiem­po que los his­to­ria­do­res com­pro­ba­ron el papel de los ale­ma­nes en el geno­ci­dio arme­nio. Se han publi­ca­do órde­nes de depor­ta­ción fir­ma­das por el vice­je­fe del esta­do mayor oto­mano, el gene­ral ale­mán Fritz Bron­sart von Sche­llen­dorf. El impe­rio ale­mán de Gui­ller­mo II ya había dado sus pri­me­ros pasos en mate­ria de geno­ci­dio en 1905 exter­mi­nan­do a los here­ros y los namas en el sud­oes­te afri­cano –la actual Nami­bia. Duran­te el régi­men nazi, los ofi­cia­les ale­ma­nes que habían obser­va­do, par­ti­ci­pan­do a veces, el geno­ci­dio de los no musul­ma­nes en Tur­quía uti­li­za­ron la expe­rien­cia que allí habían adqui­ri­do. Ejem­plo de ello es el caso de Rudolf Hob: su padre par­ti­ci­pó en 1905 en el geno­ci­dio de los here­ros y en 1916 él mis­mo par­ti­ci­pó en el geno­ci­dio arme­nio, antes de con­ver­tir­se en coman­dan­te del cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz –de 1940 a 1943– don­de masa­cró judíos, gita­nos y esla­vos.

Para com­pren­der y pre­ve­nir los geno­ci­dios, no pode­mos estu­diar­los des­de el pun­to de vis­ta de las víc­ti­mas sino tra­tan­do de enten­der la lógi­ca de los ver­du­gos.

Has­ta el pre­sen­te se con­si­de­ra –erró­nea­men­te– que los Jóve­nes Tur­cos y los nazis son los úni­cos res­pon­sa­bles de geno­ci­dios, come­ti­dos con­tra los arme­nios y los judíos. Pero la His­to­ria nos demues­tra que –antes y des­pués de ellos– otros com­par­tie­ron las ideo­lo­gías que con­du­je­ron a esos geno­ci­dios y tra­ta­ron de come­ter crí­me­nes simi­la­res.

Tam­bién con­tra­ria­men­te a la creen­cia gene­ral, no exis­ten ejem­plos de geno­ci­dios come­ti­dos en una sola vez ni con­tra una sola pobla­ción. Son crí­me­nes que siem­pre se desa­rro­llan duran­te lar­gos perio­dos de tiem­po y siem­pre con­tra varios gru­pos étni­cos. Es por con­si­guien­te fun­da­men­tal con­de­nar las pri­me­ras masa­cres y con­de­nar tam­bién las ideo­lo­gías sub­ya­cen­tes para impe­dir la con­ti­nua­ción de los geno­ci­dios.

[1] La Con­ven­ción de la ONU de 1948 defi­ne el geno­ci­dio más amplia­men­te como «actos come­ti­dos con la inten­ción de des­truir, total o par­cial­men­te, un gru­po nacio­nal, étni­co, racial o reli­gio­so» (según esa defi­ni­ción, el geno­ci­dio no impli­ca nece­sa­ria­men­te ase­si­na­to: bas­ta con este­ri­li­zar a una pobla­ción con inten­cio­nes de hacer­la des­apa­re­cer). En los últi­mos años, ese tér­mino ha toma­do un sen­ti­do com­ple­ta­men­te dife­ren­te, en fun­ción de los con­tex­tos. Para algu­nos, tie­ne una con­no­ta­ción pura­men­te cuan­ti­ta­ti­va y lo uti­li­zan para refe­rir­se a masa­cres masi­vas –como en el caso de la exter­mi­na­ción de pobla­cio­nes por las ham­bru­nas inhe­ren­tes al sis­te­ma eco­nó­mi­co. Para otros, prin­ci­pal­men­te juris­tas anglo­sa­jo­nes, su con­no­ta­ción sería exclu­si­va­men­te cua­li­ta­ti­va. En ese caso desig­na cual­quier ase­si­na­to pro­vo­ca­do por el odio, a con­di­ción de que se tra­te de odio de carác­ter racial o reli­gio­so –como ase­si­nar a una per­so­na por el color de su piel.

[2] Los tra­ba­jos del gene­ral Turek­ma­ni exis­ten sola­men­te en ára­be pero su hijo Ali Turek­ma­ni publi­có recien­te­men­te un estu­dio sobre su obra. Ese estu­dio, titu­la­do ¿Por qué Siria?, se halla actual­men­te en pro­ce­so de tra­duc­ción.

[3] «Con­dam­na­tion judi­ciai­re de Ber­nard Lewis», Réseau Vol­tai­re, 8 de junio de 2004.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: