¿Estamos de rebajas (es lo mismo pero más barato) o estamos cambiando los objetivos?

Veni­mos de ver unos car­te­les de los jóve­nes de la Izquier­da Aber­tza­le Ofi­cial. Se las traen. De ver­dad que se las traen. Y pen­sa­mos que has­ta hace no mucho tiem­po, la juven­tud vas­ca de la Izquier­da Aber­tza­le expli­ci­ta­ba cada vez que podía su com­pro­mi­so con la libe­ra­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria.

Y deci­mos que se las traen por­que ver su car­tel anun­cian­do sus habi­tua­les jor­na­das de pas­cua es de tomar­se un baño de agua fría para des­pe­jar­se del shock. A par­te de la esté­ti­ca, los pará­me­tros en los que enca­ja ese car­tel nos hablan de una inde­pen­den­cia a secas, insí­pi­da, sin color, sin cla­ses… ¿Comu­nis­ta enton­ces? Es bro­ma.

¿Y por qué no situa­mos, con más o menos 22 años que ten­dre­mos, un futu­ro socia­lis­ta para el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co? ¿Por qué no tene­mos la nece­si­dad de decla­rar­lo a todos los vien­tos antes de que nos lo pre­gun­ten? ¿Es que que­re­mos una Eus­kal Herria como la actual Fran­cia, Espa­ña, etc., pero en vas­co? ¿Será por lo de los pre­ten­di­dos pac­tos de país, de futu­ro, de mayo­rías… que nues­tros mayo­res nos depa­ran para el futu­ro?

¿Por qué inde­pen­den­cia a secas como si todas y todos fué­se­mos bur­gue­ses y esta reivin­di­ca­ción fue­ra nues­tro úni­co pro­ble­ma y nues­tro mayor anhe­lo y más pre­cia­do obje­ti­vo? La patria no nos une a los explo­ta­do­res y a los explo­ta­dos y opri­mi­dos. Eso pre­ci­sa­men­te pre­ten­de el capi­tal, que sea­mos todos de la Real, del Ala­vés… y todos con la mis­ma patria y sin cla­ses. Y muchí­si­mo mejor sin lucha de cla­ses para ser del todo exac­tos.

¿Cla­ses?, dice la bur­gue­sía, ¡Qué va! Será sana diver­si­dad, pug­na entre dife­ren­tes, con­fron­ta­ción entre la patro­nal empren­de­do­ra y los emplea­dos… Sí, sí, ya nos cono­ce­mos el cuen­to. Muy bien, pero la bur­gue­sía no va a luchar por algo que no le vaya la vida en ello. Eso ha sido así des­de que su poder de cla­se se impu­so por la fuer­za.

Los bur­gue­ses, que tie­nen su cla­se (y no de sol­feo), no tie­nen patria sino nego­cios, como los mafio­sos. Los tra­ba­ja­do­res nacio­nal­men­te opri­mi­dos tene­mos nues­tra cla­se, tene­mos nues­tra patria y enten­de­mos que las dos cla­ses, la nues­tra y la de la bur­gue­sía, quie­ren alcan­zar el poder. Unos para el dis­fru­te de su mino­ría y otros para el dis­fru­te y desa­rro­llo de nues­tra mayo­ría.

E inter­na­cio­nal­men­te sere­mos soli­da­rios con los de nues­tra cla­se y con nadie más. Y no ire­mos a matar asiá­ti­cos, ára­bes, afri­ca­nos… para robar­les su petró­leo, gas, agua, meta­les pre­cio­sos etc. Que vayan los bur­gue­ses con todas sus frac­cio­nes, los fas­cis­tas que anhe­lan defen­der la cul­tu­ra judeo­cris­tia­na has­ta los con­fi­nes del uni­ver­so si fue­ra pre­ci­so. Eso es, que vayan ellos a la gue­rra de ellos. A su gue­rra.

Y este car­tel es típi­co, y es con­se­cuen­cia de quien man­tu­vo posi­ción revo­lu­cio­na­ria y cam­bia de rum­bo sin expli­ci­tar­lo, sin deba­tir­lo. Y recor­da­mos dichos, pro­me­sas y jura­men­tos. A ver, un par de secuen­cias. Los que man­da­ban y man­dan en la IAO deci­die­ron entre­gar las armas (sue­na mal lo de entre­gar ¿no?). A la vez, los mis­mos dije­ron que comen­za­ría un perio­do de desobe­dien­cia. Tam­bién dije­ron que se toma­rían los par­la­men­tos auto­nó­mi­cos espa­ño­les como campos/​medios/​instrumentos de lucha. Se hicie­ron alian­zas don­de solo los jefes de la IAO metie­ron la mano. Se aban­do­na­ron los cam­pos de lucha del movi­mien­to social y el movi­mien­to popu­lar. Los obje­ti­vos cami­nan cada vez más gri­ses y light. Sí, exac­ta­men­te igual a los de EGI hace unos cuan­tos años ¿Nos acor­da­mos?

Cada paso que da Sor­tu, con­tan­do que es la cús­pi­de de la pirá­mi­de SORTU-ERNAI-LAB, está medi­do para no moles­tar a los alia­dos que ha con­ci­lia­do (Ara­lar, Alter­na­ti­ba, EA), pero tam­bién para no inco­mo­dar más de lo que pudie­ran aguan­tar los pode­res reales de los Esta­dos espa­ñol, fran­cés y, en su medi­da, tam­bién vas­co.

Alguien pudie­ra jus­ti­fi­car toda esta mar­cha atrás argu­men­tan­do que las ile­ga­li­za­cio­nes… No es ver­dad. Las difí­ci­les con­di­cio­nes de la lucha impues­tas por el enemi­go nun­ca podrán parar un pro­ce­so eman­ci­pa­dor. Y no olvi­de­mos que si calla­mos otor­ga­mos.

Hace unos pocos meses, algu­nos que se ente­ra­ron esta­ban escan­da­li­za­dos por la car­ta de feli­ci­ta­ción y anun­cio de cola­bo­ra­ción con los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca que EH Bil­du envió a Trump. Eso ya es his­to­ria. Nada ha pasa­do. ¿Sera que nos esta­mos pare­cien­do cada vez más a los votan­tes del PNV, PP, PSOE que sus cua­dros y estruc­tu­ras hacen no impor­ta qué, no se retrac­tan y aquí no ha pasa­do nada?

Cuan­do la infor­ma­ción de esto y lo otro esca­see, cuan­do haya for­ma­ción insu­fi­cien­te (o no exis­ta), cuan­do no haya deba­te per­ma­nen­te, cuan­do los obje­ti­vos cada vez estén más difu­sos y acor­des a con­se­guir una mayo­ría que nos per­mi­ta cata­pul­tar­nos al paraí­so… ¡cui­da­do!

Y hemos vis­to otro car­tel que anun­cia y publi­ci­ta su segun­do con­gre­so. “Inurri­te­gi” (hor­mi­gue­ro). Y en ese car­tel com­pa­re­cen unas gue­rre­ras y sim­pá­ti­cas figu­ras de hor­mi­gas sugi­rien­do una fre­né­ti­ca acti­vi­dad en las dife­ren­tes diná­mi­cas de la lucha social y popu­lar. Esté­ti­ca­men­te acep­ta­ble.

Y nos pre­gun­ta­mos qué es del movi­mien­to popu­lar y del movi­mien­to social vas­co. Lo que fue y lo que es. E inde­pen­dien­te­men­te de los flu­jos y reflu­jos, esta­re­mos bas­tan­te de acuer­do en cali­fi­car la actual situa­ción de ambos movi­mien­tos como de prác­ti­ca­men­te parón más que preo­cu­pan­te. Cul­pa de todos/​as. De algunos/​as más. Sobre todo de los que pre­ten­den hacer direc­ción para cam­biar esta socie­dad.

Y segui­da­men­te nos fija­mos en el car­tel de las hor­mi­gas. Sugie­re a varias hor­mi­gas inmer­sas en dife­ren­tes luchas. Se ve cla­ra­men­te la ban­de­ro­la lila, una vela y un pañue­lo rojo. Ah, y un megá­fono. Esa es toda la pre­ten­di­da acti­vi­dad en el movi­mien­to popu­lar y en el movi­mien­to social. Y lo peor no es la caren­cia de lo que vemos. Lo peor está aún por lle­gar si no le pone­mos reme­dio.

¿Y por qué lo peor está aún por lle­gar? Pues por­que, por ejem­plo, algu­nos de sus mayo­res dicen que una vez con­se­gui­da la inde­pen­den­cia no les impor­ta­ría que el PNV estu­vie­ra otros vein­te años gober­nan­do. ¿Por eso es ade­cua­do reivin­di­car como cues­tión cen­tral y de impac­to sola­men­te la Inde­pen­den­cia? ¿Y cuan­do esta juven­tud que admi­te esta deri­va se haga mayor? Pues, esta­mos asus­ta­das solo de pen­sar­lo. De ver­dad.

Juan­jo Gon­zá­lez

29 de mar­zo de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

24 Responses

    1. Bue­nas «Lei­re», eres el mis­mo pro­vo­ca­dor de otras veces, para evi­tar­te el ridícu­lo espe­ro que apor­tes prue­bas de lo que acu­sas, cuan­do menos algún indi­cio creí­ble. Recu­rrir al bulo en vez de abrir deba­te y no argu­men­tar como haces es pro­vo­ca­ción.

      1. Joxe­ma­ri Ola­rra Agi­riano os lo deja cla­ro. que la gen­te lea el últi­mo parra­fo. Sois par­te de la con­tra­in­sur­gen­cia.

        Mili­tan­te de la izquier­da aber­tza­le

        Mi refle­xión

        Se está impul­san­do una
        diná­mi­ca de auto­afir­ma­ción cons­tan­te que sí com­pac­ta, a cor­to pla­zo, un
        cier­to sec­tor social pero que, sobre todo, aís­la a ese sec­tor,
        con­vir­tien­do de paso sus accio­nes en mer­can­cía de uti­li­dad para el poder
        hege­mó­ni­co

        2017/​04/​04

        Está cla­ro que, como en todo pro­ce­so polí­ti­co de rede­fi­ni­ción
        estra­té­gi­ca, que inclu­ye evi­den­te­men­te reade­cua­ción de los ins­tru­men­tos
        de lucha a uti­li­zar, tam­bién en nues­tro país esta­mos vivien­do tiem­pos
        en los que la con­fron­ta­ción nece­sa­ria y/​o inevi­ta­ble con las estruc­tu­ras
        del Esta­do y del poder, y con sus meca­nis­mos de impo­si­ción, es un
        ele­men­to deci­si­vo de cla­ri­fi­ca­ción. Cla­ri­fi­ca­ción nece­sa­ria y urgen­te
        tan­to a la hora de acer­tar en los modos de acti­va­ción y acu­mu­la­ción de
        fuer­zas como en la otra cara de la mis­ma mone­da, es decir, la de evi­tar
        caer en diná­mi­cas que se con­vier­tan en boo­me­rang con­tra los sec­to­res que
        se impli­can direc­ta­men­te y que, de paso, sean herra­mien­ta que dé
        cober­tu­ra a la estra­te­gia de nega­ción, impo­si­ción y repre­sión que el
        Esta­do sigue ali­men­tan­do.

        Es un tema com­ple­jo y por tan­to
        com­pli­ca­do para abor­dar­lo en los lími­tes de un artícu­lo de opi­nión. Hace
        fal­ta entrar al deba­te en pro­fun­di­dad y mirar el cam­po de ope­ra­cio­nes
        en toda su com­ple­ji­dad. Sin tener­le mie­do a nin­gu­na aris­ta. Poner sobre
        el papel refle­xio­nes con­cre­tas que, por cono­ci­mien­to, pers­pec­ti­va y
        expe­rien­cia pro­pias con­si­de­ro nece­sa­rias, supo­ne, por muy espi­no­so que
        sea, un ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad al que no pode­mos, ni debe­mos, dar
        la espal­da. Me atre­vo a hacer­lo solo a modo de refle­xión. Sin pre­ten­der
        nada más que eso, una refle­xión que debe inter­pe­lar­nos a todos, sin
        excep­ción.

        La dis­cu­sión no está en si exis­te el dere­cho a la
        rebel­día o si la auto­de­fen­sa fren­te a las agre­sio­nes y la repre­sión
        tie­ne legi­ti­mi­dad. Soy de los que opi­nan que ese dere­cho exis­te, que esa
        legi­ti­mi­dad exis­te. Cla­ro que sí. Fal­ta­ría más. La reali­dad de
        impo­si­ción estruc­tu­ral que sufre Eus­kal Herria, la nega­ción sis­te­má­ti­ca
        de nues­tros dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos, los ata­ques con­tra las
        con­di­cio­nes de vida del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, la repre­sión no son
        cues­tio­nes de ayer. Evi­den­te­men­te. Pero jun­to a esta rotun­di­dad tam­bién
        apa­re­ce, y en igual medi­da, el prin­ci­pio de que los medios no pue­den
        nun­ca con­ver­tir­se en un fin en sí mis­mos. El uso de deter­mi­na­das for­mas
        de lucha debe tener una base de acu­mu­la­ción y legi­ti­ma­ción social
        sufi­cien­te que per­mi­ta sean asu­mi­das como ese mal menor nece­sa­rio que
        debe guiar siem­pre el uso de la vio­len­cia en pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria.
        Y eso exi­ge la for­mu­la­ción públi­ca de una estra­te­gia cla­ra, expre­sa y
        expli­ca­da, que tam­bién con­tem­ple obje­ti­vos inter­me­dios y que per­mi­ta a
        los sec­to­res más con­cien­cia­dos deci­dir con pleno cono­ci­mien­to sus
        com­pro­mi­sos. Nada, pues, de miti­fi­ca­cio­nes sim­plis­tas sobre la lucha y
        sus for­mas con­cre­tas.

        Hemos cono­ci­do muchos dis­cur­sos
        hiper­ideo­lo­gi­za­dos en los que la com­pac­ta­ción inter­na y la cons­tan­te
        acu­sa­ción con­tra otros sec­to­res popu­la­res se con­vier­ten en el eje
        defi­ni­to­rio y prin­ci­pal de diná­mi­cas esté­ri­les que aca­ban en posi­cio­nes
        esta­ta­lis­tas ya reite­ra­da­men­te ago­ta­das. Hay quien, hoy y aquí, vuel­ve a
        plan­tear esa mis­ma pers­pec­ti­va. Que la lucha de libe­ra­ción nacio­nal y
        social está ago­ta­da y que se impo­ne un sal­to hacia la con­fron­ta­ción
        anti­ca­pi­ta­lis­ta basa­da en la com­pac­ta­ción de núcleos acti­vos y
        renun­cian­do a cual­quier pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas en cla­ve
        inde­pen­den­tis­ta, en cla­ve de arti­cu­la­ción de mayo­rías sin­di­ca­les, de
        movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes con pers­pec­ti­va sobe­ra­nis­ta. Ese es el quid
        de la cues­tión: cla­ri­fi­car qué estra­te­gia impul­sa­mos, en base a qué
        aná­li­sis de la reali­dad com­ple­ja que vivi­mos y a par­tir de ahí, defi­nir
        qué tipo de acti­va­ción social y qué tipo de herra­mien­tas y for­mas de
        lucha se deben acti­var o se deben apar­tar.

        La izquier­da
        aber­tza­le ha hecho ese ejer­ci­cio con hones­ti­dad, de for­ma públi­ca y
        ponien­do negro sobre blan­co los cómos y los por­qués. Acti­va­ción popu­lar y
        con­fi­gu­ra­ción de una con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca con los esta­dos espa­ñol y
        fran­cés que ope­re tan­to como motor de empo­de­ra­mien­to sobe­rano en cla­ve
        de país y que apor­te nue­vas y mejo­res capa­ci­da­des de enfren­tar la
        ofen­si­va neo­li­be­ral que deses­truc­tu­ra nues­tra socie­dad y aumen­ta de
        for­ma alar­man­te la explo­ta­ción y la desigual­dad, con la vis­ta pues­ta en
        cons­truir des­de aba­jo un mode­lo eco­nó­mi­co y social radi­cal­men­te
        dife­ren­te, socia­lis­ta. Esa es nues­tra apues­ta. Y reco­no­ce­mos que nos
        está cos­tan­do con­cre­tar su desa­rro­llo y avan­zar en el terreno de abrir
        un segun­do fren­te que acom­pa­ñe a Cata­lun­ya y que abra las puer­tas a una
        nue­va corre­la­ción social.

        En las últi­mas sema­nas esta­mos
        asis­tien­do a cier­tas for­mas de actua­ción, en el ámbi­to uni­ver­si­ta­rio o
        en Iru­ñea, que con­si­de­ro mere­cen una refle­xión pau­sa­da. Más allá de una
        fácil res­pues­ta liga­da a la «espon­ta­nei­dad de las masas» y sin creer en
        supues­tas casua­li­da­des para las que ya somos bas­tan­te mayo­res. El
        aná­li­sis debe comen­zar por los obje­ti­vos. No me corres­pon­de a mi
        defi­nir­los pero con­si­de­ro evi­den­te que van más allá de una nece­si­dad
        impues­ta por el ago­ta­mien­to de otros meca­nis­mos para hacer fren­te a la
        repre­sión. Y si ese fue­ra el obje­ti­vo, lo que están con­si­guien­do sí que
        mere­ce un comen­ta­rio. La res­pues­ta social más amplia se defi­ne en
        coor­de­na­das total­men­te ale­ja­das de los pos­tu­la­dos defen­di­dos por sus
        impul­so­res. Caso para­dig­má­ti­co es el de la mani­fes­ta­ción de Ore­re­ta.

        En
        mi opi­nión se está impul­san­do una diná­mi­ca de auto­afir­ma­ción cons­tan­te
        que sí com­pac­ta, a cor­to pla­zo, un cier­to sec­tor social pero que, sobre
        todo, aís­la a ese sec­tor, con­vir­tien­do de paso sus accio­nes en mer­can­cía
        de uti­li­dad para el poder hege­mó­ni­co. Es evi­den­te el apro­ve­cha­mien­to
        mediá­ti­co que rega­lan. Los gran­des medios, esos que nun­ca rega­lan nada,
        apor­tan una cober­tu­ra y dimen­sión que está en con­so­nan­cia con su
        evi­den­te inte­rés en mar­car el paso y mul­ti­pli­car las con­tra­dic­cio­nes a
        la izquier­da aber­tza­le. La elec­ción de Iru­ñea, que tam­po­co es
        casua­li­dad, sin­to­ni­za con esta uti­li­dad. Va en esa mis­ma línea de
        con­ver­tir esas accio­nes en ali­men­to de con­tra­dic­cio­nes entre los
        par­ti­dos del cam­bio en Nafa­rroa, dotan­do de muni­ción extra a UPN-PP-PSOE
        y situan­do a EH Bil­du en posi­cio­nes de impo­si­ble reso­lu­ción
        satis­fac­to­ria en base a su hete­ro­ge­nei­dad. En el ámbi­to uni­ver­si­ta­rio,
        un plan­tea­mien­to que care­ce de ambi­ción a la hora de acu­mu­lar fuer­zas en
        base a pro­yec­tos y cam­bios reales, pare­ce más orien­ta­do a ser­vir de
        ali­men­to a diná­mi­cas gene­ra­les. Y ya está tra­yen­do como con­se­cuen­cia
        nue­vas difi­cul­ta­des para el pro­pio movi­mien­to estu­dian­til aber­tza­le.
        Ana­li­zar los acon­te­ci­mien­tos en estos pará­me­tros no supo­ne que mi
        prin­ci­pal preo­cu­pa­ción sean los pro­ble­mas o difi­cul­ta­des aña­di­das que
        esto nos crea, pre­ci­sa­men­te cuan­do esta­mos apos­tan­do por abrir ese
        segun­do fren­te y por hacer­lo des­de la acti­va­ción social y con los
        sec­to­res que más sufren el ata­que neo­li­be­ral, cuan­do el pro­ce­so de
        acti­va­ción social por el dere­cho a deci­dir, que nos va a per­mi­tir
        arti­cu­lar esa con­fron­ta­ción en tér­mi­nos de país y con pers­pec­ti­va y
        ambi­ción de ganar, está toman­do cuer­po, cuan­do el colec­ti­vo de pre­sas y
        pre­sos polí­ti­cos vas­cos esta con­cre­tan­do su acti­va­ción cara a
        con­ver­tir­se en un apor­te ade­cua­do para los retos que enfren­ta­mos.

        No
        hay espa­cio para el aná­li­sis de las con­tra­dic­cio­nes con­cre­tas de cada
        ámbi­to con­cre­to. Pero es evi­den­te que no valen las fra­ses pre­co­ci­na­das
        de manual. No se tra­ta de inte­rés de par­te. Se tra­ta de mirar las cosas
        en su com­ple­ji­dad, de mirar de fren­te la reali­dad y dar­se cuen­ta de que
        poco hay aquí de casua­li­dad. Está cla­rí­si­mo el inte­rés que tan­to en
        Madrid como en Sabin Etxea sus­ci­tan estas diná­mi­cas, cara a des­ac­ti­var
        un pro­ce­so de con­fron­ta­ción real­men­te efi­caz que res­pon­da a las
        con­di­cio­nes y nece­si­da­des his­tó­ri­cas reales del pue­blo vas­co y de su
        cla­se tra­ba­ja­do­ra. Es nece­sa­ria una refle­xión sobre el por­qué esta
        suce­dien­do esto. Vaya por delan­te que nues­tra inca­pa­ci­dad para pasar de
        las for­mu­la­cio­nes teó­ri­cas a la prác­ti­ca de acti­var una con­fron­ta­ción
        direc­ta con el esta­do y reavi­var en ella la capa­ci­dad de lucha y
        auto­de­fen­sa del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co es una de las cla­ves
        fun­da­men­ta­les, si no la cla­ve cen­tral. Pero no están ahí todas las
        cla­ves. Hay que dar­le a esto un par de vuel­tas. Ser cons­cien­tes de que
        cada acción tie­ne efec­tos diver­sos y que es nece­sa­rio anti­ci­par las
        diver­sas posi­bi­li­da­des. Sabe­mos que en otros pro­ce­sos no han fal­ta­do la
        per­mi­si­vi­dad y el uso o el impul­so de estas diná­mi­cas para resi­tuar a
        los apa­ra­tos del Esta­do. Como en otras épo­cas y en otros ries­gos y
        erro­res, nada, nin­gu­na gené­ti­ca ad hoc nos ase­gu­ra nada. Todos debe­mos
        rea­li­zar, ante esta posi­bi­li­dad, una refle­xión, urgen­te y nece­sa­ria.

      2. Habeis pedi­do al tal juan­jo (mmm creo k muxa gen­te ya sabe kien es) algun indi­cio para decir k Ote­gi es un chi­va­to? Sois el nue­vo ges­to por la paz, con los mis­mos apo­yos, los mis­ma con­des­cen­den­cia. Sois mas plan ZEN

      3. Sigues hacien­do el ridícu­lo con tus ridí­cu­las acu­sa­cio­nes. Juan­jo Gon­za­lez fir­ma sus artícu­los y cola­bo­ra entre otros medios con Boltxe. Eres tú el que te escon­des en el ano­ni­ma­to para prac­ti­car la pro­vo­ca­ción sin apor­tar nada para res­pal­dar lo que afir­mas (pues­to que tú acu­sas te corres­pon­de pro­bar­lo). Res­pec­to a los indi­cios que pides el artícu­lo de Juan­jo lo expli­ca, Mikel Erro en una res­pues­ta en esta mis­ma noti­cia apun­ta a mas hechos. Sus for­mas de argu­men­tar posi­bi­li­tan el deba­te, Lo tuyo es mera pro­vo­ca­ción esté­ril, tan esté­ril como la línea polí­ti­ca que se supo­ne defen­der.

      4. El ridi­ci­lo lo hace un bokatxan­kla k lla­ma chi­va­to a Ote­gi, el sona­do de los ova­rios. Pro­vao­car es tocar los ova­rios roban­do en la mani de Sare, es decir, igual k la txa­ku­rra­da. Ese aske­ro­so, babo­so, bokatxan­kla, ha pro­ba­do que ote­gi es un chi­va­to? K lo prue­be o k se sui­ci­de. Yo me pres­to a rega­lar­le la soga.

      5. Me pare­ce correc­to como defien­des tus argu­men­tos, repre­sen­tas muy bien a esa IAO, lo de la mani de Sare debe­rías expli­car­lo algo mejor, aun­que como eres inca­paz de expli­car nada me ima­gino que paso en tu ima­gi­na­ción.

      6. Ladro­nes, men­ti­ro­sos, pro­vo­ca­do­res, tro­lles, meten xava­les al mako y no son capa­ces de dar la puta cara. Lla­man txi­ba­to a ote­gi, y no lo demues­tran. Fus­tra­dos, amar­ga­dos, enfer­mos men­ta­les. Como dijo Ola­rra, os usan, os per­mi­ten, os alien­tan. Pre­sen­ta­ros a las elec­cio­nes como en Irlan­da y a ver si lla­gais al 0,28 como alli.

      7. La izquier­da Aber­tza­le his­tó­ri­ca, o revo­lu­co­na­ria como ha dicho Mikel Erro, esta reor­ga­ni­zan­do­se y los rit­mos en que lo haga no depen­den de que tú lo orde­nes des­de tu supues­to ano­ni­ma­to, los rit­mos y pasos serán dados en base al pro­pio desa­rro­llo, gana­ros en las elec­cio­nes es tan útil como las supues­tas vic­to­rias elec­to­ra­les de la IAO, sin Pue­blo Tra­ba­ja­dor orga­ni­za­do, sin movi­mien­to popu­lar, sin lucha ofen­si­va no valen para nada. Ese ins­ti­tu­cio­na­lis­mo es esté­ril, te pon­go una fra­se­ci­lla de Rosa Luxem­burg al res­pec­to:
        “El domi­nio de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo, es cier­to, no es solo un cam­po de domi­na­ción de la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un cam­po de bata­lla. Pero, así como el orden jurí­di­co es para la bur­gue­sía una expre­sión de su vio­len­cia, la lucha par­la­men­ta­ria no pue­de ser, para el pro­le­ta­ria­do, más que la ten­den­cia a lle­var ade­lan­te su pro­pia vio­len­cia. Si no exis­te, detrás de nues­tra acti­vi­dad legal y par­la­men­ta­ria, la vio­len­cia de la cla­se obre­ra, siem­pre lis­ta a entrar en acción. La acción par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia se con­vier­te tam­bién en un pasa­tiem­po espi­ri­tual, simi­lar a aquel de sacar el agua con una espu­ma­de­ra. Los afi­cio­na­dos del rea­lis­mo, que cons­tan­te­men­te hacen hin­ca­pié en los “suce­sos posi­ti­vos” de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria, para uti­li­zar­los como argu­men­tos con­tra la nece­si­dad y uti­li­dad de la vio­len­cia en la lucha de cla­ses, no se han dado cuen­ta de que estos suce­sos, son tan peque­ños, que no debe­rían con­si­de­rar­se más que como los pro­duc­tos del efec­to invi­si­ble y laten­te de la vio­len­cia.”
        De todas las men­ti­ras que dices muy gra­ve me pare­ce la acu­sa­ción de que alguien que no sea la pol­cia espa­ño­la con la audien­cia nacio­nal haya meti­do a los cha­va­les de ore­re­ta a la cár­cel. Es ese artícu­lo de Ola­rra que tan­to te está gus­tan­do admi­te el dere­cho a la auto­de­fen­sa y la reali­dad de opre­sión del país, en ese con­tex­to tu solo estas defen­dien­do la posi­ción reac­cio­na­ria del escla­vo que es feliz sién­do­lo.
        Por cier­to pare­ce que te esta subien­do la ten­sión y que ves fan­tas­mas en todas par­tes sin con­cre­tar tus acu­sa­cio­nes en nada, cui­da­do no te vaya a dar algo…

      8. xixi, pues k deje de dejar noti­tas a los alum­nos y cdo en Ipar EH le man­da­ron a tomar x saco, x algo sera. Lo k nece­si­ta es la ayu­da de un siko­lo­go

      9. Estoy por no borrar tus comen­ta­rios prin­ci­pal­men­te por­que creo que tu línea per­ju­di­ca pre­ci­sa­men­te tus intere­ses, no por­que sir­van para el deba­te ya que no son mas que pata­le­tas. Este tono de medio ame­na­za des­de el supues­to ano­ni­ma­to, insi­nuan­do cono­cer y dar cier­tos datos no se va a per­mi­tir.

      10. per­do­na, kie­res datos de ame­na­zas a expre­sos? Y lan­za­das x el por­ta­voz de ATA? Las ten­go y son publi­cas? Las kie­res?

      11. En twi­ter y des­de su cuen­ta per­so­nal lan­zo ame­na­zas (hos­tias, con­cre­ta­men­te) y lla­mo txi­ba­to a dos expre­sos. Es publi­co, no solo lo vi yo. Lo vio todo el mun­do.

      12. Esto no es twit­ter, sino el sis­te­ma de comen­ta­rios de Boltxe, si es publi­co le con­tes­tas por ese canal a quien corres­pon­da, aun­que me ima­gino que eso rom­pe tu ano­ni­ma­to.

      13. El por­ta­voz del movi­mien­to por la Amnis­tia y con­tra la repre­sión no esta par­ti­ci­pan­do en esto, datos de ame­na­zas por ejem­plo ten­go los de tu rídi­cu­la acu­sa­ción de que somos txa­ku­rras, no es muy bue­na tu posi­ción en ese aspec­to.

      14. Nun­ca ame­na­zo a nadie, no es mi esti­lo. Soy mal­edu­ca­da con kien se lo mere­ce, pero ame­na­zar, jamas. Otras no pue­den decir lo mis­mo.

      15. Ote­gi es un txi­ba­to? Dame datos. En k comi­sa­ria ha denun­cia­do a alguien? Si no pue­des pro­bar­lo, calla­te la puta boca

      16. Hay ele­men­tos sobre la mesa, si quie­res reba­tir­los haz­lo, aun­que una y otra vez actuas de la mis­ma mane­ra pero mas des­qui­cia­do. Debes ser alguien muy impor­tan­te si tie­nes la auto­ri­dad para man­dar callar a la gen­te de esa mane­ra.

      17. Kie­res prue­bas? Míra­te el video de la decla­ra­ción de Ote­gi en el jui­cio de Segu­ra. Y si eso no te convence,observa cómo pone en el dis­pa­ra­de­ro a la gen­te de ATA cuan­do le pre­gun­tan por ellos. Si eso no es ser un chivato…se le pare­ce mucho!

      18. K os creeis? K la mier­da solo la exais voso­tros? Pues no, coma­dre­jas. Hay para todos.

      19. Es de agra­de­cer tu sin­ce­ri­dad al admi­tir públi­ca­men­te que te dedi­cas a echar mier­da, como he comen­ta­do tus comen­ta­rios te dela­tan. Sigues sin tener nada que apor­tar ni ideas para defen­der excep­to tu sec­ta­ris­mo. Ante tu inca­pa­ci­dad para defen­der la línea de la Izquier­da Aber­tza­le Ofi­cial recu­rres a este tipo de pro­vo­ca­cio­nes, que como toda men­ti­ra tie­ne las patas cor­tas. Res­pec­to a nues­tra acti­vi­dad como dijo Marx «Nues­tra tarea es la crí­ti­ca des­pia­da­da y mucho más con­tra apa­ren­tes ami­gos que con­tra enemi­gos abier­tos» que no es lo mis­mo que echar toda esa mier­da entre la que te mue­ves.

  1. Somos txa­ku­rras, somos del plan ZEN, somos par­te de la con­tra­in­sur­gen­cia, detrás de Boltxe está la txa­ku­rra­da, somos Ges­to por la Paz… ¿Algo más? ¿Somos el toro que mató a Mano­le­te? ¿El con­tu­ber­nio judeo-masó­ni­co-bol­che­vi­que? ¿El espa­ño­lis­mo infil­tra­do? ¿La Guar­dia de Fran­co?

    ¡Qué ner­vio­sos están los refor­mis­tas!

    Igual es todo más sen­ci­llo, y al final resul­ta que somos la Izquier­da Aber­tza­le Revo­lu­cio­na­ria, es decir, la Izquier­da Aber­tza­le de siem­pre. con los obje­ti­vos de siem­pre… Y que son los refor­mis­tas los que han cam­bia­do de cha­que­ta, cami­sa, pan­ta­lón y ropa inte­rior, todo por la "paz" y la "con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca".

    Noso­tras (y noso­tros) no feli­ci­ta­mos a Donald Trump y le damos "nues­tra más sin­ce­ra enho­ra­bue­na por las demo­crá­ti­cas y vibran­tes elec­cio­nes cele­bra­das el pasa­do mar­tes."

    Noso­tras (y noso­tros) no le tras­la­da­mos "nues­tra abso­lu­ta dis­po­si­ción, tal y como lo hemos hecho duran­te estos
    últi­mos años, a seguir coope­ran­do y tra­ba­jan­do con el nue­vo Gobierno de
    Esta­dos Uni­dos." Ni habla­mos de "los valo­res que com­par­ti­mos ambos."

    Nadie en la Izquier­da Aber­tza­le Revo­lu­cio­na­ria ha dicho esto: "des­de EHBil­du, desea­mos seguir estre­chan­do las rela­cio­nes entre nues­tra
    coa­li­ción y el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca."

    Nadie en la Izquier­da Aber­tza­le Revo­lu­cio­na­ria dirá JAMÁS que ETA era una ban­da terro­ris­ta, y sus mili­tan­tes unos ase­si­nos, como vie­ne de hacer EHBil­du y SORTU en Iru­ñea:

    http://​www​.noti​cias​de​na​va​rra​.com/​2​0​1​7​/​0​3​/​2​4​/​v​e​c​i​n​o​s​/​p​a​m​p​l​o​n​a​/​p​r​i​n​c​i​p​i​o​-​d​e​-​a​c​u​e​r​d​o​-​s​i​n​-​u​p​n​-​p​a​r​a​-​c​o​l​o​c​a​r​-​p​l​a​c​a​s​-​a​-​v​i​c​t​i​m​a​s​-​d​e​-​e​t​a​-​e​n​-​l​a​-​c​i​u​dad

    ni tam­po­co nos preo­cu­pan más los hos­te­le­ros, un caje­ro auto­má­ti­co y un Bur­ger King yan­ki que una agre­sión arma­da, un aten­ta­do vio­len­to de las Fuer­zas de Ocu­pa­ción Espa­ño­las a una mani­fes­ta­ción popu­lar en Iru­ñea.

    Nadie en la Izquier­da Aber­tza­le Revo­lu­cio­na­ria ha fir­ma­do ni fir­ma­rá JAMÁS los prin­ci­pios del sena­dor yan­ki MITCHELL, miem­bro, éste sí, de la con­tra­in­sur­gen­cia del Ejér­ci­to ame­ri­cano des­de 1954. Hace 63 años…

    https://​en​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​G​e​o​r​g​e​_​J​.​_​M​i​t​c​h​ell

    Noso­tras (y noso­tros) no nos arre­pen­ti­mos de 50 años de lucha por la Inde­pen­den­cia y el Socia­lis­mo, y si hace fal­ta, lucha­re­mos otros 50 años más, o por lo menos lo inten­ta­re­mos mien­tras nos que­de una sola gota de san­gre (roja) en las venas.

    Y lo de que Ote­gi es un chi­va­to, y lo es des­de 2011, bas­ta ver los videos de su jui­cio en Madrid. Están en You Tube.

    http://​poli​ti​ca​.elpais​.com/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​2​0​1​1​/​0​6​/​2​7​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​3​0​9​1​5​5​3​0​6​_​5​0​9​3​1​5​.​h​tml

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: