Rendiciones y arrepentimientos

La his­to­ria ha con­de­na­do al PNV por ren­dir­se a los fas­cis­tas en 1937 en San­to­ña, hace ochen­ta años. Des­de enton­ces este par­ti­do rea­li­za un esfuer­zo sis­te­má­ti­co para qui­tar­se ese estig­ma, para lavar su putre­fac­ta ima­gen. El PNV ha trai­cio­na­do al pue­blo vas­co al que dice defen­der siem­pre que ha vis­to en peli­gro la pro­pie­dad, las empre­sas, los capi­ta­les y las accio­nes, las tie­rras y los bar­cos de su cla­se, de la bur­gue­sía a la que repre­sen­ta. Pero la ren­di­ción de San­to­ña, como toda entre­ga de armas a ejér­ci­tos inva­so­res, tie­ne una car­ga sim­bó­li­ca cua­li­ta­ti­va­men­te más gra­ve por­que supo­ne la entre­ga al inva­sor del pue­blo des­ar­ma­do y derro­ta­do moral­men­te. Solo hay otra trai­ción que pue­da com­pa­rár­se­le a esta: ayu­dar al ocu­pan­te a repri­mir la resis­ten­cia de su pue­blo, sea cual fue­re, des­de la resis­ten­cia con­tra la explo­ta­ción asa­la­ria­da has­ta la lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, pasan­do por la anti­pa­triar­cal, la lin­güís­ti­co-cul­tu­ral, la eco­lo­gis­ta…

Recien­te­men­te el PNV ha publi­ca­do un nue­vo libro con el que escon­der su trai­ción deba­jo del papel, defen­dien­do la tesis de que la ren­di­ción era nece­sa­ria para sal­var vidas y hacien­das por­que se había per­di­do la gue­rra y no tenía sen­ti­do seguir luchan­do con las armas en la mano sino que era mejor pasar a otras for­mas de resis­ten­cia, pací­fi­cas. No vamos a reavi­var el deba­te aho­ra por­que el vere­dic­to his­tó­ri­co es con­clu­yen­te: aban­do­na­ron al pue­blo explo­ta­do para sal­var su vida y sus bie­nes. Lo que nos intere­sa es ana­li­zar por qué vuel­ven aho­ra al tema. Se dice que es por­que se cum­ple el ochen­ta aniver­sa­rio de la humi­lla­ción de San­to­ña; pue­de ser. Pero ten­de­mos a pen­sar que hay otro moti­vo ocul­to, más impor­tan­te inclu­so por sus direc­tas reper­cu­sio­nes actua­les y futu­ras.

Des­de 1937 has­ta 2017 no se había pro­du­ci­do nin­gu­na ren­di­ción de armas de la resis­ten­cia vas­ca al impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol y mun­dial. No lo hicie­ron los guda­ris que siguie­ron luchan­do en San­tan­der, Astu­rias, Cata­lun­ya, Madrid…, y duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial en la Euro­pa ocu­pa­da por el nazi­fas­cis­mo ante el que se había ren­di­do el PNV en San­to­ña. Tam­po­co trai­cio­na­ron los y las revo­lu­cio­na­rias que prac­ti­ca­ron el derecho/​necesidad a la rebe­lión arma­da des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial has­ta prác­ti­ca­men­te la déca­da de 1960. Nin­gu­na de las suce­si­vas esci­sio­nes en el inte­rior de ETA como pro­ce­so socio-polí­ti­co entre­gó las armas al Esta­do a pesar de sepa­rar­se del tron­co ori­gi­na­rio y a pesar de que, des­de ese momen­to, recha­za­ron con diver­sos argu­men­tos la lucha arma­da con­cre­ta tal cual se prac­ti­ca­ba enton­ces, pero defen­día bási­ca­men­te la tesis de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria como par­te­ra de la his­to­ria y como jus­ta defen­sa ante la vio­len­cia explo­ta­do­ra. Tam­po­co lo hizo ETA p-m al disol­ver­se por­que entre­gó sus arse­na­les a quie­nes siguie­ron luchan­do. Los Coman­dos Autó­no­mos, la orga­ni­za­ción Iraul­tza… des­apa­re­cie­ron pero man­tu­vie­ron la ele­men­tal dig­ni­dad de no ren­dir armas al opre­sor.

La direc­ción de la ETA de 2017 rom­pió esta cohe­ren­cia his­tó­ri­ca entre­gan­do las armas al impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol en un acto en Baio­na publi­ci­ta­do inter­na­cio­nal­men­te. No fue un acto ais­la­do sino un paso más, pero fun­da­men­tal por cuan­to su irre­ver­si­bi­li­dad prác­ti­ca y sim­bó­li­ca, en una deri­va hacia la nada ini­cia­da una déca­da antes. La ren­di­ción de San­to­ña tam­po­co fue un acto poco pen­sa­do sino que se cul­mi­nó tras un tiem­po de nego­cia­cio­nes inter­na­cio­na­les, con­tac­tos que a su vez solo se entien­den des­de la his­to­ria de dudas, inde­ci­sio­nes y rup­tu­ras prác­ti­cas den­tro del PNV sobre qué debía hacer fren­te al inmi­nen­te gol­pe mili­tar que ya se pre­veía sema­nas antes del 18 de julio de 1936, ten­sio­nes inter­nas que esta­lla­ron el mis­mo día de la suble­va­ción fas­cis­ta. Sal­van­do las dis­tan­cias que sepa­ran a ambos pro­ce­sos, en la izquier­da aber­tza­le y en ETA hubo tam­bién un deba­te ante­rior sobre si había que dejar o no la lucha arma­da y cómo hacer­lo en caso afir­ma­ti­vo: al final se entre­ga­ron las armas al opre­sor cayen­do la par­te ofi­cial de la izquier­da aber­tza­le en la tri­tu­ra­do­ra de la éti­ca y de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria.

El PNV esta­ba al tan­to de esta desin­te­gra­ción y ha apro­ve­cha­do su final, se ha escu­da­do en la ren­di­ción de armas de 2017 en Baio­na, para jus­ti­fi­car su trai­ción de 1937 por­que cree que así logra­rá tres obje­ti­vos. Uno, demos­tra­ría que tuvo razón por­que ade­lan­tó en ochen­ta años la «solu­ción» que más tar­de encon­tra­ría ETA, en una situa­ción que podría decir­se que era menos ate­rra­do­ra y menos extre­ma que la suya. Dos, des­au­to­ri­za­ría así todas las denun­cias y crí­ti­cas por su trai­ción que ha aguan­ta­do en ocho déca­das, con lo que a la vez ridi­cu­li­za­ría abso­lu­ta­men­te toda la his­to­ria revo­lu­cio­na­ria de nues­tro pue­blo en este perío­do por­que que­da­ría con­fir­ma­do que siem­pre fra­ca­sa, como lo habría con­fir­ma­do ETA. Y, tres, demos­tra­ría así que solo cabe res­pe­tar la ley fran­co-espa­ño­la, que solo cabe hacer polí­ti­ca den­tro de sus estre­chos már­ge­nes para ir amplián­do­los poco a poco, huyen­do de todo aven­tu­re­ris­mo socia­lis­ta e inde­pen­den­tis­ta.

La ver­dad es que el sec­tor ofi­cial de la izquier­da aber­tza­le no sabe, no pue­de y/​o no quie­re enfren­tar­se al siguien­te dile­ma: ¿cómo seguir denun­cian­do la trai­ción de 1937 silen­cian­do lo ocu­rri­do en 2017? O dicho de otra for­ma ¿tie­nen legi­ti­mi­dad polí­ti­ca y éti­ca para denun­ciar la trai­ción de San­to­ña quie­nes aplau­den o callan ante la ren­di­ción de armas de 2017? Muchas de las per­so­nas que dicién­do­se revo­lu­cio­na­rias denun­cian San­to­ña pero aplau­den o per­ma­ne­cen mudas ante Baio­na des­co­no­cen, no saben, igno­ran lo ele­men­tal del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, del méto­do mar­xis­ta y por tan­to no se plan­tean la cues­tión de las lec­cio­nes his­tó­ri­cas sus­tan­ti­vas, las que sur­gen del fon­do per­ma­nen­te de la reali­dad. ¿Qué ha cam­bia­do cua­li­ta­ti­va­men­te, no solo en la for­ma de la domi­na­ción polí­ti­ca, en estos últi­mos ochen­ta años? O más pre­ci­sa­men­te, ¿qué ha cam­bia­do en los últi­mos vein­te años para que aho­ra acu­dan repre­sen­tan­tes ofi­cia­les del refor­mis­mo aber­tza­le a con­me­mo­ra­cio­nes espa­ño­las? O tam­bién ¿qué ha cam­bia­do en la natu­ra­le­za del impe­ria­lis­mo y de la bur­gue­sía vas­ca para jus­ti­fi­car aho­ra el acto de Baio­na pero denun­ciar San­to­ña?

Ha cam­bia­do la for­ma de domi­na­ción: de la dic­ta­du­ra des­ca­ra­da a la demo­cra­cia que dis­fra­za la dic­ta­du­ra encu­bier­ta; pero el con­te­ni­do de la domi­na­ción per­ma­ne­ce sien­do el mis­mo. Des­de media­dos del siglo XIX la izquier­da revo­lu­cio­na­ria deba­te sobre las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas nece­sa­rias para la prác­ti­ca exi­to­sa de diver­sos méto­dos de vio­len­cia de res­pues­ta y de lucha arma­da. Sin rene­gar nun­ca al dere­cho a la revo­lu­ción y, por tan­to, prac­ti­cán­do­lo teó­ri­ca, polí­ti­ca y éti­ca­men­te como derecho/​necesidad, la mayor par­te de las corrien­tes que par­ti­ci­pan en el deba­te inter­na­cio­nal des­de la mitad del siglo XIX sos­tie­ne que en deter­mi­na­das con­di­cio­nes de domi­na­ción polí­ti­ca menos feroz y dic­ta­to­rial, pier­den efec­ti­vi­dad algu­nos méto­dos de la vio­len­cia defen­si­va pudien­do vol­ver­se un estor­bo o un freno, sien­do inclu­so tác­ti­ca­men­te con­tra­pro­du­cen­tes; pero siguen sien­do váli­dos otros méto­dos con­cre­tos y, sobre todo, sigue sien­do nece­sa­ria la expli­ca­ción peda­gó­gi­ca del capi­ta­lis­mo y de cómo des­truir­lo. Se tra­ta del siem­pre actual deba­te entre fines y medios, entre obje­ti­vos, estra­te­gias y tác­ti­cas, deba­te que no sir­ve si no se rea­li­za des­de el méto­do mar­xis­ta.

Un pue­blo tra­ba­ja­dor, una cla­se explo­ta­da, cami­na a cie­gas si des­co­no­ce las lec­cio­nes de la his­to­ria. Varias veces hemos comen­ta­do en nues­tros tex­tos que tam­bién en Eus­kal Herria uno de los pri­me­ros indi­cios de que se for­ta­le­cía el refor­mis­mo fue el rápi­do aban­dono de la for­ma­ción teó­ri­ca de la mili­tan­cia. Bas­ta ana­li­zar la com­pa­ra­ción entre San­to­ña y Baio­na para con­fir­mar que la igno­ran­cia teó­ri­ca es reac­cio­na­ria, que faci­li­ta toda serie de depen­den­cias hacia el gru­po y que, ade­más, para­li­za la capa­ci­dad crí­ti­ca, lo que impi­de juz­gar con cono­ci­mien­to de cau­sa. Bas­ta con que sur­ja una cues­tión como la que aho­ra ana­li­za­mos para que tiem­ble el débil anda­mia­je ideo­ló­gi­co de un sec­tor aber­tza­le.

El des­co­no­ci­mien­to del motor de la his­to­ria, de la lucha de cla­ses como sín­te­sis, hace que en los momen­tos cru­cia­les se tomen deci­sio­nes basa­das en el mie­do al qué dirán, a la posi­ble mar­gi­na­ción del gru­po, de la cua­dri­lla, del entorno si una o uno mues­tra dudas, pide infor­ma­ción y deba­te res­pe­tuo­so y cons­truc­ti­vo. La into­le­ran­cia a la crí­ti­ca y a otras opcio­nes que ha demos­tra­do tener el sec­tor ofi­cial del aber­tza­lis­mo pro­vie­ne en bue­na medi­da de la mez­cla de no saber y del temor a estig­mas como «anti­cua­do», «dog­má­ti­co», «igno­ran­te que hace el jue­go al Esta­do», etc., y has­ta «pro­vo­ca­dor». Así se expli­ca que haya gen­te de base que en pri­va­do, en con­fian­za, se mues­tre crí­ti­ca, defrau­da­da, per­ple­ja, pero que es inca­paz de decir­lo en públi­co, que pre­fie­re callar­se, huir del deba­te y de la reali­dad.

Muchas de estas per­so­nas están atra­pa­das en una espe­cie de «quie­ro pero no pue­do» cuan­do deben dar su opi­nión sobre San­to­ña y Baio­na, o sobre cual­quier otro pro­ble­ma cru­cial. Pero tam­bién están quie­nes abier­ta­men­te no quie­ren hacer­lo por­que asu­men la vía a la nada cre­yen­do que es la ante­sa­la del todo, de la vic­to­ria defi­ni­ti­va. En este gru­po hay dos res­pues­tas gene­ra­les, con sus mati­ces inter­nos. Una, 1937 y 2017 son correc­tas por­que lo deci­si­vo era seguir luchan­do pero con otros méto­dos, ya que los ante­rio­res habían lle­ga­do al lími­te de sus posi­bi­li­da­des; había que asu­mir los cos­tos de la deci­sión y así se ha hecho. Y otra, San­to­ña fue una trai­ción por­que una par­te del pue­blo siguió luchan­do, pero no lo es Baio­na por­que nadie sigue prac­ti­can­do la lucha arma­da ya que esa lar­ga fase se aca­bó defi­ni­ti­va­men­te por­que somos paci­fis­tas y el dere­cho a la resis­ten­cia es solo dere­cho a la desobe­dien­cia no vio­len­ta, nun­ca a la desobe­dien­cia vio­len­ta.

No exis­te dife­ren­cia entre las dos res­pues­tas por­que nin­gu­na nie­ga prác­ti­ca­men­te el dere­cho fran­co-espa­ñol a su mono­po­lio de la vio­len­cia. El PNV renun­ció a luchar con­tra ese dere­cho opre­sor en 1937 y de for­ma defi­ni­ti­va una déca­da des­pués al disol­ver los pocos gru­pos arma­dos que man­te­nía. El refor­mis­mo aber­tza­le empe­zó a renun­ciar en 2009 clau­di­can­do defi­ni­ti­va­men­te en 2017.

Petri Reka­ba­rren

16 de julio de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: