Che Guevara en el Congo

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

 

Introducción

La recien­te muer­te de Fidel Cas­tro el 25 de noviem­bre de 2016 me lle­vó a revi­sar la extra­or­di­na­ria his­to­ria de la Revo­lu­ción cuba­na y en par­ti­cu­lar el papel del gobierno cubano bajo Cas­tro apo­yan­do lo que con­si­de­ra­ban movi­mien­tos pro­gre­sis­tas y gobier­nos radi­ca­les de todo el mun­do, inclui­da Áfri­ca, a lo lar­go de tres déca­das, des­de la de 1960 a la de 1980. Cuba pro­por­cio­nó reco­no­ci­mien­to diplo­má­ti­co, apo­yo polí­ti­co y asis­ten­cia mili­tar a luchas de libe­ra­ción nacio­nal y a Esta­dos inde­pen­dien­tes en Arge­lia, Sáha­ra Occi­den­tal, Eri­trea y Etio­pía, Zan­zi­bar y a las colo­nias por­tu­gue­sas de Gui­nea-Bis­sau, Ango­la y Mozam­bi­que. Las vic­to­rias mili­ta­res de los sol­da­dos cuba­nos en Ango­la en 1975-1976 y de nue­vo en 1987-1988 con­tra el ejér­ci­to sud­afri­cano fue­ron, en mi opi­nión, una par­te fun­da­men­tal de la final­men­te vic­to­rio­sa lucha con­tra el domi­nio blan­co en Nami­bia y en la pro­pia Sudá­fri­ca.

Cuba con­tri­bu­yó a la lucha de libe­ra­ción de Arge­lia por pri­me­ra vez en 1961 envian­do una gran can­ti­dad de armas esta­dou­ni­den­ses cap­tu­ra­das duran­te la fra­ca­sa­da inva­sión de la Bahía de Cochi­nos y una vez que Arge­lia obtu­vo la inde­pen­den­cia en julio de 1962 los arge­li­nos corres­pon­die­ron ayu­dan­do a adies­trar a un gru­po de gue­rri­lle­ros argen­ti­nos e inclu­so envia­ron a dos agen­tes con las gue­rri­llas des­de Argel a Boli­via en junio de 1963. Pero el inten­to más tem­prano de pro­por­cio­nar apo­yo sis­te­má­ti­co a un movi­mien­to poten­cial­men­te revo­lu­cio­na­rio en Áfri­ca con­sis­tió en el envío de un gru­po de éli­te de gue­rri­lle­ros cuba­nos (todos ellos volun­ta­rios y en su mayo­ría negros) al este del Con­go en 1965. Uno de los pocos gue­rri­lle­ros cuba­nos blan­cos era Ernes­to «Che» Gue­va­ra.

Antecedentes del Congo

Tras la inde­pen­den­cia del Con­go res­pec­to a Bél­gi­ca en 1960 fue ele­gi­do un pri­mer minis­tro de izquier­da, Patri­ce Lumum­ba, tras lo cual se pro­du­jo en rápi­da suce­sión un motín del ejér­ci­to, la sece­sión de la pro­vin­cia rica en mine­ral de Katan­ga bajo Moi­se Tshom­be, la vuel­ta de los sol­da­dos bel­gas y la lle­ga­da de las fuer­zas de paz de la ONU a peti­ción de Lumum­ba para pro­te­ger la inte­gri­dad terri­to­rial del país y su nue­vo régi­men. Cuan­do Lumum­ba tam­bién soli­ci­tó a los sovié­ti­cos ayu­da mili­tar fue derro­ca­do por el pre­si­den­te Kasa­vu­bu, cuya deci­sión apo­yó el coman­dan­te en jefe Joseph Mobu­tu. El sub­si­guien­te ase­si­na­to de Lumum­ba y la muer­te en un acci­den­te de avia­ción del Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU, Dag Ham­marsk­jold, sumió al Con­go en una situa­ción caó­ti­ca.

A prin­ci­pios de 1964 el país que­dó en manos de un pri­mer minis­tro débil e impo­pu­lar, Cyri­lle Adou­la, que había cerra­do el par­la­men­to con­go­le­ño; la ONU pla­nea­ba su reti­ra­da y habían esta­lla­do cua­tro rebe­lio­nes dife­ren­tes, la mayo­ría de las cua­les ope­ra­ba bajo el para­guas de un gru­po de opo­si­ción de izquier­da lla­ma­do Con­se­jo de Libe­ra­ción Nacio­nal, que había sus­ti­tui­do de hecho al par­la­men­to. Uno de los movi­mien­tos rebel­des, que ope­ra­ba en el nores­te del país, esta­ba diri­gi­do por un polí­ti­co local, Gas­ton Sou­ma­liot, cuyo lugar­te­nien­te, Lau­rent Kabi­la, diri­gía un movi­mien­to afín más al sur. Duran­te unas pocas sema­nas a media­dos de 1964 estas fuer­zas rebel­des con­tro­la­ron gran par­te de la región orien­tal del Con­go. Mien­tras tan­to, un excom­pa­ñe­ro de Lumum­ba, Chris­top­he Gben­ye, al que apo­ya­ban Chi­na y la Unión Sovié­ti­ca, con­tro­la­ba la mayor par­te del res­to del país.

En mar­zo de 1964 el pre­si­den­te [esta­dou­ni­den­se] Lyn­don John­son envió a Ave­rell Harri­man a Leo­pold­vi­lle (Kins­ha­sa) para valo­rar la situa­ción. Jun­to con Cyrus Van­ce, vice­se­cre­ta­rio de defen­sa esta­dou­ni­den­se, Harri­man pla­neó esta­ble­cer un puen­te aéreo al Con­go y en mayo empe­za­ron a lle­gar avio­nes y heli­cóp­te­ros. En julio Moi­se Tshom­be se hizo con el poder en sus­ti­tu­ción del incom­pe­ten­te Adou­la y pidió ayu­da a Esta­dos Uni­dos, Bél­gi­ca y Sudá­fri­ca para apo­yar su régi­men. Se escu­chó su peti­ción y el ejér­ci­to del Con­go se vio refor­za­do con ofi­cia­les bel­gas y mer­ce­na­rios blan­cos de Rho­de­sia y Sudá­fri­ca. Su prin­ci­pal tarea inme­dia­ta fue aplas­tar la rebe­lión de Gben­ye, que había esta­ble­ci­do su cuar­tel gene­ral y su gobierno en Stan­ley­vi­lle (Kisan­ga­ni). En noviem­bre varios para­cai­dis­tas bel­gas vola­ron des­de la base bri­tá­ni­ca del Atlán­ti­co sur en la isla Ascen­sión con per­mi­so del recién ele­gi­do gobierno labo­ris­ta de Harold Wil­son y sal­ta­ron sobre Stan­ley­vi­lle al mis­mo tiem­po que lle­ga­ban los mer­ce­na­rios.

Guevara mira a África

En res­pues­ta a estos movi­mien­tos un gru­po de Esta­dos afri­ca­nos radi­ca­les «de pri­me­ra línea» enca­be­za­dos por Arge­lia y Egip­to anun­ció que iban a sumi­nis­trar armas y sol­da­dos a los rebel­des con­go­le­ños, y pidió ayu­da a otros Esta­dos. El gobierno cubano anun­ció que esta­ba dis­pues­to a res­pon­der a la peti­ción. En diciem­bre Gue­va­ra, que ya era uno de los diri­gen­tes cuba­nos más inter­na­cio­na­lis­tas, hizo un dis­cur­so vehe­men­te en su con­di­ción de dele­ga­do cubano ante la Asam­blea Gene­ral de la ONU en el que habló del «trá­gi­co caso del Con­go» y denun­ció «la inacep­ta­ble inter­ven­ción» de las poten­cias occi­den­ta­les, refi­rién­do­se a los «para­cai­dis­tas bel­gas, trans­por­ta­dos por avio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos que par­tie­ron de bases ingle­sas».

Tras salir de Nue­va York Gue­va­ra empren­dió una gira por dife­ren­tes Esta­dos afri­ca­nos: pri­me­ro visi­tó Arge­lia y a con­ti­nua­ción Mali, Con­go-Braz­za­vi­lle, Sene­gal, Gha­na, Daho­mey, Egip­to y Tan­za­nia. En Dar es Salaam se reunió con Lau­rent Kabi­la, que bus­ca­ba ayu­da para man­te­ner lo que que­da­ba de la zona libe­ra­da en el este y sud­es­te del Con­go; en El Cai­ro se reunió con Gas­ton Sou­ma­liot, que pedía hom­bres y dine­ro para el fren­te de Stan­ley­vi­lle en el Con­go, y en Braz­za­vi­lle se reunió con Agos­tin­ho Neto, que pidió a los cuba­nos que apo­ya­ran al ejér­ci­to de libe­ra­ción de Ango­la, el MPLA. Gue­va­ra esta­ba entu­sias­ma­do por lo que estos hom­bres le con­ta­ron acer­ca del poten­cial de una lucha de libe­ra­ción efec­ti­va en estos tres casos y por el papel de Cuba a la hora de pro­por­cio­nar apo­yo.

En febre­ro de 1965 Gue­va­ra voló a Bei­jing para ver qué ayu­da podía pro­por­cio­nar la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na a las rebe­lio­nes en el Con­go. Allí se reunió, entre otras per­so­nas, con Chou en Lai (que entre diciem­bre de 1963 y febre­ro de 1964 había visi­ta­do algu­nos paí­ses afri­ca­nos con el fin de valo­rar cómo podría inter­ve­nir mejor Chi­na). Inme­dia­ta­men­te des­pués de su reunión con el Che en Bei­jing Chou iba a visi­tar por segun­da vez Argel y El Cai­ro en mar­zo de 1965, posi­ble­men­te para reunir­se con los diri­gen­tes rebel­des con­go­le­ños acer­ca de los cua­les le había infor­ma­do el Che. Des­pués, en junio, voló a Tan­za­nia don­de segu­ra­men­te se reunió con Kabi­la y Sou­ma­liot.

Mien­tras tan­to, el pro­pio Gue­va­ra vol­vió a El Cai­ro, don­de habló con el coro­nel Nas­ser acer­ca de su plan de lide­rar él mis­mo un gru­po de gue­rri­lle­ros. Según un infor­me de la reunión ela­bo­ra­do por el yerno de Nas­ser, el edi­tor y perio­dis­ta Moham­med Hei­kal, Nas­ser no se mos­tró dema­sia­do entu­sias­ma­do, advir­tió a Gue­va­ra acer­ca de los peli­gros del roman­ti­cis­mo y le advir­tió que «no se con­vir­tie­ra en otro Tar­zán». «No se pue­de hacer», afir­mó. Es evi­den­te que esta escép­ti­ca res­pues­ta no impre­sio­nó a Gue­va­ra. Sos­pe­cho que ya era un hom­bre con una misión, que era lle­var su pro­pia expe­rien­cia per­so­nal de con­tri­buir a cons­truir un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio (que, en su opi­nión, tan­to éxi­to había teni­do en Cuba y había sido la obra de unos pocos gue­rri­lle­ros com­pro­me­ti­dos) para influir en otras situa­cio­nes en el mun­do.

Gue­va­ra vol­vió a Cuba y fue reci­bi­do por Fidel Cas­tro en el aero­puer­to. Esta sería la últi­ma vez que se iban a ver en públi­co antes de la muer­te de Gue­va­ra dos años des­pués, en octu­bre de 1967, en Valle­gran­de, Boli­via. Antes de aban­do­nar Cuba escri­bió una car­ta de des­pe­di­da a Fidel, que sería leí­da en públi­co en La Haba­na seis meses des­pués, en octu­bre de 1965. En efec­to, en la car­ta Gue­va­ra decla­ra­ba que ya no se sen­tía obli­ga­do con la Revo­lu­ción cuba­na sino con el pro­yec­to de exten­der la influen­cia y el impac­to de esta a todas par­tes: «Otras tie­rras del mun­do recla­man el con­cur­so de mis modes­tos esfuer­zos. […] he esta­do iden­ti­fi­ca­do siem­pre con la polí­ti­ca exte­rior de nues­tra Revo­lu­ción y lo sigo estan­do». Eran las pala­bras de un hom­bre que con­si­de­ra­ba que su des­tino era en ese momen­to «expor­tar» la revo­lu­ción diri­gien­do un movi­mien­to de gue­rri­lla en Áfri­ca. Si él, que era una per­so­na aje­na, un argen­tino, había sido capaz de inte­grar­se con los revo­lu­cio­na­rios cuba­nos , ¿por qué no con los revo­lu­cio­na­rios afri­ca­nos, ya fue­ra en Ango­la o en el Con­go?

Tres sema­nas des­pués salió en secre­to de La Haba­na con un peque­ño gru­po de sol­da­dos cuba­nos. Pri­me­ro fue a El Cai­ro y des­pués a Dar es Salaam, en Tan­za­nia. En aquel momen­to Tan­za­nia un impor­tan­te Esta­do radi­cal bajo la pre­si­den­cia de Julius Nye­re­re, que aca­ba­ba de crear una unión con la revo­lu­cio­na­ria Zan­zi­bar. Mien­tras una «colum­na» for­ma­da por 120 cuba­nos iba a ir poco a poco por bar­co a Tan­za­nia y a tra­vés del lago Tan­ga­ni­ca has­ta el nor­te de Katan­ga, una segun­da «colum­na» for­ma­da por 200 hom­bres (el «bata­llón Patri­ce Lumum­ba») iba a volar a una base situa­da al otro extre­mo del país, cer­ca de Braz­za­vi­lle, al otro lado del río Con­go, des­de Leo­pold­vi­lle (Kins­ha­sa), la capi­tal del Con­go. La «colum­na» orien­tal iba a ser diri­gi­da ofi­cial­men­te por el capi­tán Vic­tor Dre­ke, un cubano de ascen­den­cia afri­ca­na acer­ca del cual el Che escri­bió des­pués a Fidel: «Fue […] uno de los pila­res en los que me apo­yé. La úni­ca razón por la que no reco­mien­do que sea ascen­di­do es por­que ya osten­ta el ran­go más alto». Gue­va­ra for­ma­ba par­te de esa «colum­na». La «colum­na» occi­den­tal iba a ser diri­gi­da por Jor­ge Ris­quet Val­dés San­ta­na, miem­bro del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta Cubano.

El nue­vo emba­ja­dor cubano, Pablo Rival­ta, reci­bió al gru­po de Gue­va­ra en el aero­puer­to a las afue­ras de Dar es Salaam. Hacía solo unos meses que se había esta­ble­ci­do la emba­ja­da. Gue­va­ra temía que la CIA tuvie­ra noti­cias de su lle­ga­da, aun­que los esta­dou­ni­den­ses aca­ba­ban de reti­rar a su emba­ja­dor de Dar es Salaam y esta­ban ocu­pa­dos en otros luga­res. Pero los con­go­le­ños que había en Dar es Salaam tam­bién le pres­ta­ron poca aten­ción. Los líde­res rebel­des, inclui­dos Kabi­la y Sou­ma­liot, se encon­tra­ban en El Cai­ro, supues­ta­men­te tra­tan­do de redu­cir las divi­sio­nes polí­ti­cas den­tro de su movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio y solo esta­ba dis­po­ni­ble un per­so­nal rela­ti­va­men­te joven. Pare­ce ser que la pla­ni­fi­ca­ción de la inter­ven­ción cuba­na en la lucha arma­da afri­ca­na fue algo defi­cien­te des­de el prin­ci­pio y la coor­di­na­ción con los líde­res afri­ca­nos un tan­to limi­ta­da.

No obs­tan­te, el 22 de abril de 1965 Gue­va­ra y su peque­ño gru­po de cuba­nos via­ja­ron a la ciu­dad ribe­re­ña de Kigo­ma, don­de esta­ble­cie­ron una base de sumi­nis­tro. Cer­ca de Kigo­ma está el pue­blo de Uji­ji, don­de un siglo antes, en 1871, se habían reuni­do el dr. David Livings­to­ne y Henry Stan­ley. Se des­co­no­ce si Gue­va­ra era cons­cien­te de este cono­ci­do epi­so­dio de la his­to­ria del impe­ria­lis­mo en Áfri­ca o de la pro­xi­mi­dad de Uji­ji a su base anti­im­pe­ria­lis­ta en Kigo­ma, pero tuvo el acier­to de dar a cada uno de los líde­res cuba­nos un núme­ro en len­gua sua­ji­li: Dre­ke era Moja (uno), Tama­yo, un cola­bo­ra­dor cer­cano de Gue­va­ra duran­te varios años y una de las figu­ras más sig­ni­fi­ca­ti­vas de las acti­vi­da­des mili­ta­res inter­na­cio­na­lis­tas de Cuba, era Mbi­li (dos) y el pro­pio Gue­va­ra, de for­ma con­fu­sa y enga­ño­sa, era Tatu (tres).

Los cuba­nos cru­za­ron el lago y fue­ron reci­bi­dos en el pobla­do de Kibam­ba por un gru­po bien arma­do del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Popu­lar ata­via­do con tra­jes de fae­na color caqui sumi­nis­tra­dos por los chi­nos. Se comu­ni­ca­ron en fran­cés con los cuba­nos, que esta­ble­cie­ron su cam­pa­men­to a las afue­ras del pobla­do. Aque­llo fue el ini­cio de lo que iba a ser una cam­pa­ña de sie­te meses en lo que el líder mer­ce­na­rio, el coro­nel Mike Hoa­re1, deno­mi­nó «el bol­si­llo de resis­ten­cia de Fizi Bara­ka» al régi­men de Tshom­be, de una exten­sión el doble de gran­de que Gales. En los meses siguien­tes, entre abril y octu­bre de 1965, fue­ron lle­gan­do poco a poco más cuba­nos des­de el otro lado del lago Tan­ga­ni­ca para unir­se a sus com­pa­trio­tas. Los cuba­nos y con­go­le­ños ela­bo­ra­ron jun­tos un plan para explo­rar el terreno que «ocu­pa­ban» y los cuba­nos empe­za­ron a valo­rar los pun­tos fuer­tes y débi­les de sus alia­dos y de sus enemi­gos.

Res­pec­to a estos últi­mos, en sus explo­ra­cio­nes cons­ta­ta­ron que las bases de van­guar­dia de sus enemi­gos esta­ban bien defen­di­das, con el apo­yo de avio­nes peque­ños y de mer­ce­na­rios blan­cos; por lo que se refie­re a los cuba­nos, con­si­de­ra­ban que la moral y com­pe­ten­cia de los rebel­des con­go­le­ños eran bajas, y que sus líde­res, inclui­do Kabi­la, eran con­si­de­ra­dos extra­ños o inclu­so más peyo­ra­ti­va­men­te, «turis­tas». Los coman­dan­tes del cam­pa­men­to «pasa­ban los días bebien­do y hacien­do comi­das enor­mes sin ocul­tar sus pla­nes a la gen­te que había alre­de­dor. Gas­ta­ban gaso­li­na en expe­di­cio­nes sin sen­ti­do». El 7 de junio el líder rebel­de más anti­guo pre­sen­te en el cam­pa­men­to (Kabi­la con­ti­nua­ba en Dar es Salaam) se aho­gó en el lago Tan­ga­ni­ca en un acci­den­te inex­pli­ca­ble.

Poco tiem­po des­pués lle­ga­ron órde­nes de Kabi­la de que los cuba­nos tenían que orga­ni­zar un ata­que a una guar­ni­ción en Ben­de­ra, en la carre­te­ra inte­rior que pro­te­gía una cen­tral hidro­eléc­tri­ca. A Gue­va­ra no le gus­ta­ba el plan, pese a lo cual se deci­dió seguir ade­lan­te. El 20 de junio de 1965 salió una fuer­za com­bi­na­da de cuba­nos, con­go­le­ños y tutsis (algu­nos de los cua­les eran ori­gi­na­rios de Ruan­da) con la idea de ata­car la cen­tral y las barra­cas. A los cuba­nos les pare­ció que la ope­ra­ción fue un desas­tre: muchos de los tutsis huye­ron, los con­go­le­ños se nega­ron a par­ti­ci­par y falle­cie­ron cua­tro cuba­nos, lo que reve­ló al enemi­go que Cuba esta­ba invo­lu­cra­da en la rebe­lión. Por otra par­te, al pare­cer el coro­nel Mike Hoa­re esta­ba impre­sio­na­do y seña­ló en sus memo­rias que «los obser­va­do­res habían nota­do un cam­bio sutil en el tipo de resis­ten­cia que ofre­cían los rebel­des al gobierno de Leo­pold­vi­lle […]. Ese cam­bio coin­ci­día con la lle­ga­da a la zona de un con­tin­gen­te de ase­so­res cuba­nos espe­cial­men­te adies­tra­dos en el arte de la gue­rra de gue­rri­lla».

Los cuba­nos, sin embar­go, esta­ban muy depri­mi­dos y desilu­sio­na­dos. Todos los cuba­nos habían enfer­ma­do en un momen­to u otro des­de que habían lle­ga­do. El pro­pio Gue­va­ra había teni­do ata­ques de asma y mala­ria. A pesar de que hubo peque­ños éxi­tos mili­ta­res, como la embos­ca­da a un gru­po de mer­ce­na­rios en agos­to, los pro­gre­sos pare­cían insig­ni­fi­can­tes y el cli­ma polí­ti­co se esta­ba dete­rio­ran­do a todas luces. Las dife­ren­cias entre las dis­tin­tas fac­cio­nes rebel­des y sus líde­res pere­cían haber lle­ga­do a su cul­men y un gol­pe de Esta­do en Arge­lia que había sus­ti­tui­do a Ben Bella –uno de los prin­ci­pa­les apo­yos de Gue­va­ra– por el coman­dan­te del ejér­ci­to Houa­ri Bou­me­dien­ne lle­vó a que los Esta­dos radi­ca­les redu­je­ran su com­pro­mi­so con la rebe­lión con­go­le­ña. Pero Gue­va­ra se reser­vó para sí mis­mo sus preo­cu­pa­cio­nes y cuan­do a prin­ci­pios de sep­tiem­bre de 1965 Sou­ma­liot fue a La Haba­na pudo con­ven­cer a Cas­tro de que la revo­lu­ción iba bien, con lo que no se detu­vo el flu­jo regu­lar men­sual de gue­rri­lle­ros recién adies­tra­dos que lle­ga­ban a Tan­za­nia des­de Cuba.

Los mer­ce­na­rios blan­cos y las tro­pas con­go­le­ñas de Tshom­be empren­die­ron enton­ces un con­tra­ata­que, que ame­na­zó a toda la posi­ción cuba­na. Sin embar­go, el adies­tra­mien­to cubano debió de ser­vir de algo por­que, como recor­dó más tar­de Hoa­re, «el enemi­go era muy dife­ren­te de cuan­to había­mos cono­ci­do antes. Lle­va­ba equi­pa­mien­to, emplea­ba tác­ti­cas de cam­po nor­ma­les y res­pon­día a las seña­les del sil­ba­to. Era obvio que esta­ba diri­gi­do por ofi­cia­les adies­tra­dos. Inter­cep­ta­mos men­sa­jes inalám­bri­cos en cas­te­llano […] y pare­cía cla­ro que […] los cuba­nos esta­ban orga­ni­zan­do la defen­sa». Pero para octu­bre, cuan­do los cuba­nos lle­va­ban en el Con­go solo seis meses, tan­to ellos como sus alia­dos con­go­le­ños esta­ban en des­ven­ta­ja. Gue­va­ra se vio obli­ga­do a reti­rar­se a su cam­pa­men­to base de Lulua­bourg y pre­vió una lar­ga y últi­ma resis­ten­cia.

No obs­tan­te, los acon­te­ci­mien­tos demos­tra­ron ser tan impre­de­ci­bles como siem­pre. El pre­si­den­te Kasa­vu­bu final­men­te se con­ven­ció de que nun­ca con­se­gui­ría la apro­ba­ción de la mayo­ría de los Esta­dos afri­ca­nos en la Orga­ni­za­ción de la Uni­dad Afri­ca­na (OUA) si Tshom­be seguía como pri­mer minis­tro y era de hecho el señor de Katan­ga, así que Tshom­be fue des­ti­tui­do y sus­ti­tui­do por Eva­ris­te Kim­ba. Por un momen­to pare­cía que la rebe­lión se había sal­va­do, pero en reali­dad el «derro­ca­mien­to» del gobierno de Tshom­be fue la veri­fi­ca­ción del pre­lu­dio de una recon­ci­lia­ción polí­ti­ca que mina­ría la rebe­lión y aca­ba­ría con el apo­yo reci­bi­do de los Esta­dos afri­ca­nos.

El 23 de octu­bre de 1965 Kasa­vu­bu asis­tió a un encuen­tro de jefes de Esta­do afri­ca­nos en Accra pre­si­di­do por Kwa­me Nkru­mah. Kasa­vu­bu anun­ció que la rebe­lión en el Con­go esta­ba prác­ti­ca­men­te ter­mi­na­da y que, por con­si­guien­te, era posi­ble pres­cin­dir de los ser­vi­cios de los mer­ce­na­rios blan­cos y enviar­los a casa.

Aque­llo bas­tó para con­ven­cer a muchos diri­gen­tes afri­ca­nos. Fue una señal de derro­ta para los Esta­dos afri­ca­nos radi­ca­les, per­mi­tió que sur­gie­ra una alian­za más con­ser­va­do­ra en el seno de la OUA y mar­có un pun­to de infle­xión en los últi­mos años de la his­to­ria colo­nial de Áfri­ca. Al con­si­de­rar que el cli­ma era enton­ces favo­ra­ble, el 11 de noviem­bre de 1965 el líder blan­co de Rho­de­sia, Ian Smith, decla­ró uni­la­te­ral­men­te la inde­pen­den­cia res­pec­to a Reino Uni­do. En Sudá­fri­ca se pro­du­jo un nue­vo ata­que con­tra el Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano (ANC, por sus siglas en inglés) que de hecho aplas­tó al movi­mien­to de masas con­tra el apart­heid duran­te media déca­da y se ani­mó a los por­tu­gue­ses a man­te­ner su domi­nio en Ango­la, Mozam­bi­que y Gui­nea-Bis­sau duran­te otra déca­da, has­ta 1975. Como indi­ca­mos antes, Ben Bella había sido derro­ca­do. A prin­ci­pios de 1966 Nkru­mah fue des­ti­tui­do mien­tras se encon­tra­ba de visi­ta en Chi­na y «Meh­di’» Ben Bar­ka, el líder radi­cal marro­quí que había esta­do orga­ni­zan­do la Con­fe­ren­cia Tri­con­ti­nen­tal (una reunión de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios de todo el mun­do que se cele­bró en La Haba­na en enero de 1966) fue secues­tra­do en París y ase­si­na­do.

Mien­tras tan­to, en el Con­go, cuan­do Mike Hoa­re oyó el dis­cur­so de Kasa­vu­bu y su pro­me­sa de enviar a los mer­ce­na­rios a casa, acu­dió a Leo­pold­vi­lle a ver a Mobu­tu en per­so­na. «El gene­ral esta­ba furio­so», recuer­da, «no se le había con­sul­ta­do […] y se amar­gó por ello». Se per­sua­dió al nue­vo pri­mer minis­tro, Kim­ba, de que hicie­ra una decla­ra­ción afir­man­do que no había inten­ción de enviar a los mer­ce­na­rios a casa has­ta que el Con­go estu­vie­ra total­men­te paci­fi­ca­do. Gue­va­ra tam­bién lucha­ba con­tra el cam­bio de la ten­den­cia polí­ti­ca en Áfri­ca. El 1 de noviem­bre de 1965 reci­bió un men­sa­je urgen­te de Dar es Salaam advir­tién­do­le de que a con­se­cuen­cia del encuen­tro de Accra el gobierno tan­zano había deci­di­do can­ce­lar la fuer­za expe­di­cio­na­ria cuba­na. Dema­sia­do cons­cien­te de las luchas inter­nas den­tro de la diri­gen­cia con­go­le­ña y preo­cu­pa­do por las impli­ca­cio­nes que esto pudie­ra tener, el pre­si­den­te tan­zano Nye­re­re con­si­de­ró que no tenía dema­sia­das opcio­nes.

Pero Gue­va­ra ya había con­si­de­ra­do la opción de per­ma­ne­cer en la reta­guar­dia, pasa­ra lo que pasa­ra, «con vein­te hom­bre bien esco­gi­dos». Enton­ces habría segui­do luchan­do has­ta que se desa­rro­lla­ra el movi­mien­to o has­ta ago­tar las posi­bi­li­da­des de este y en ese caso habría deci­di­do bus­car otro fren­te o pedir asi­lo en algu­na par­te. Daba la impre­sión de que Gue­va­ra con­si­de­ra­ba que toda­vía tenía una misión fue­ra de Cuba. Pidió ayu­da a Chi­na y Chou en Lai le acon­se­jó per­ma­ne­cer en el Con­go for­man­do gru­pos de resis­ten­cia, pero sin entrar en com­ba­te. Sin embar­go, el 20 de noviem­bre tocó a reti­ra­da y orga­ni­zó el paso del lago Tan­ga­ni­ca de vuel­ta a Tan­za­nia. «Todos los líde­res con­go­le­ños esta­ban en ple­na reti­ra­da, los cam­pe­si­nos se habían vuel­to cada vez más hos­ti­les», escri­bió.

El pro­pio Fidel Cas­tro afir­ma­ría años más tar­de que «en defi­ni­ti­va, fue­ron los líde­res del Con­go los que toma­ron la deci­sión de inte­rrum­pir la lucha y los hom­bres se reti­ra­ron. En la prác­ti­ca aque­lla deci­sión fue correc­ta; había­mos com­pro­ba­do que las con­di­cio­nes para el desa­rro­llo de aque­lla lucha, en aquel momen­to par­ti­cu­lar, no exis­tían». Es dis­cu­ti­ble si, en efec­to, era el caso o sim­ple­men­te fru­to de un hecho con­su­ma­do. Pero, de cual­quier modo, al cabo de unos días en Dar es Salaam la mayo­ría de los cuba­nos vol­vió vía Mos­cú a casa, a La Haba­na, don­de infor­ma­ron de su misión. Vic­tor Dre­ke vol­vió a Cuba para diri­gir una uni­dad mili­tar que pre­pa­ra­ba a volun­ta­rios inter­na­cio­na­lis­tas y en 1966 enca­be­zó la misión mili­tar cuba­na a Gui­nea-Bis­sau/­Ca­bo Ver­de, don­de sir­vió jun­to Amíl­car Cabral. A con­ti­nua­ción desem­pe­ñó una fun­ción simi­lar en la Repú­bli­ca de Gui­nea. Vol­vió a Gui­nea-Bis­sau en 1986 enca­be­zan­do la misión mili­tar cuba­na has­ta 19892. Jor­ge Ris­quet se con­vir­tió en el jefe de la Misión Inter­na­cio­na­lis­ta Civil Cuba­na en la Repú­bli­ca Popu­lar de Ango­la entre 1975 y 1979, en apo­yo de Agos­tino Neto y al MPLA3. Otros miem­bros de la fuer­za de gue­rri­lle­ros de Gue­va­ra vol­ve­rían a impli­car­se más tar­de en Áfri­ca.

Des­pués de la misión mili­tar cuba­na Che Gue­va­ra per­ma­ne­ció en la emba­ja­da cuba­na de Dar es Salaam para escri­bir su rela­to de la «cam­pa­ña con­go­le­ña». A prin­ci­pios de 1966 via­jó a Pra­ga y vol­vió final­men­te a Cuba, don­de ayu­dó a pre­pa­rar la fue­ra expe­di­cio­na­ria que en noviem­bre de 1966 se iba a esta­ble­cer al este de Boli­via. A dife­ren­cia de la situa­ción en el Con­go don­de acep­tó ser el núme­ro tres (como Tatu), por el moti­vo que fue­ra en Boli­via insis­tió en diri­gir abier­ta­men­te la fuer­za. Eso hizo que no le apo­ya­ra el Par­ti­do Comu­nis­ta Boli­viano, lo que en la prác­ti­ca dejó ais­la­dos a los gue­rri­lle­ros cuba­nos.

En mar­zo de 1967, solo tres meses des­pués de lle­gar a la zona, los cuba­nos y sus alia­dos boli­via­nos fue­ron des­cu­bier­tos por los boli­via­nos y en abril se vie­ron obli­ga­dos a entrar en acción con­tra el ejér­ci­to boli­viano. Sin ayu­da exter­na los miem­bros del gru­po de gue­rri­lle­ros fue­ron cayen­do poco a poco y su moral fue dis­mi­nu­yen­do. En octu­bre de 1967 Gue­va­ra fue cap­tu­ra­do y fusi­la­do al día siguien­te.

En un sen­ti­do se podría afir­mar que cuan­do deci­dió seguir luchan­do en unas con­di­cio­nes deses­pe­ra­das no había apren­di­do nada de su expe­rien­cia en el Con­go; en otro, se podría decir que ya había con­tem­pla­do esa situa­ción en Con­go cuan­do con­si­de­ró seria­men­te la posi­bi­li­dad de que­dar­se a seguir luchan­do con «vein­te hom­bres bien ele­gi­dos» y pro­ba­ble­men­te inclu­so des­de abril de 1965 cuan­do escri­bió su car­ta a Cas­tro renun­cian­do a sus pues­tos en la jefa­tu­ra del par­ti­do, al de minis­tro, a su ran­go de coman­dan­te y a la ciu­da­da­nía cuba­na. Recor­de­mos que, a fin de cuen­tas, era argen­tino y no cubano. Has­ta cier­to pun­to siem­pre había sido una per­so­na aje­na. Tam­bién era un idea­lis­ta que había via­ja­do por toda Amé­ri­ca Lati­na en moto cuan­do era un médi­co joven, había cono­ci­do de cer­ca la vida de las per­so­nas pobres y se había con­ven­ci­do de que se podía hacer algo para cam­biar esas vidas por medio de la revo­lu­ción. Había par­ti­ci­pa­do en el extra­or­di­na­rio éxi­to de la revo­lu­ción cuba­na y había vis­to lo que se podía hacer con unos pocos hom­bres deci­di­dos.

Resul­ta reve­la­dor que ya en 1965, cuan­do se mar­chó al Con­go, escri­bie­ra lo siguien­te a sus padres, que vivían en Argen­ti­na: «Otra vez más sien­to bajo mis talo­nes el cos­ti­llar de Roci­nan­te». La idea de Gue­va­ra como un Don Qui­jo­te actual, que empren­de aven­tu­ras en su vie­jo caba­llo para revi­vir la caba­lle­ría, enmen­dar entuer­tos, traer la jus­ti­cia al mun­do, y, a pesar de una serie de encuen­tros desas­tro­sos, lograr sobre­vi­vir con la moral intac­ta has­ta el final ape­la a lo román­ti­co en todas aque­llas per­so­nas que se con­si­de­ran revo­lu­cio­na­rias. Sin embar­go, siem­pre fue un sue­ño, algo que Gue­va­ra reco­no­ce en sus dia­rios de «la gue­rra revo­lu­cio­na­ria en el Con­go».

Véa­se Ernes­to «Che» Gue­va­ra: The Afri­can Dream: the Dia­ries of the Revo­lu­tio­nary War in the Con­go, Gro­ve Press, Nue­va York, 1999, tra­du­ci­do del cas­te­llano por Patrick Cami­ller; pri­me­ra edi­ción en Gran Bre­ta­ña de The Har­vill Press, Lon­dres, 2000. Pró­lo­go de Richard Gott, intro­duc­ción de Alei­da Gue­va­ra March, pp. 244. [Obra ori­gi­nal en cas­te­llano, Pasa­jes de la Gue­rra Revo­lu­cio­na­ria. El Con­go, Ocean Sur, 2009.

NB. Este artícu­lo se ins­pi­ra en gran medi­da en la intro­duc­ción de Richard Gott al rela­to de Ernes­to Che Gue­va­ra pro­ce­den­te de sus dia­rios acer­ca de la par­ti­ci­pa­ción de los cuba­nos en las rebe­lio­nes o gue­rras revo­lu­cio­na­rias en el Con­go a media­dos de la déca­da de 1960. Pero algu­nos de los comen­ta­rios son míos y de ello Gott no es, por supues­to, res­pon­sa­ble.

David Sed­don

15 de diciem­bre de 2017

Fuen­te: http://​www​.pam​ba​zu​ka​.org/​p​a​n​-​a​f​r​i​c​a​n​i​s​m​/​c​h​e​-​g​u​e​v​a​r​a​-​c​o​ngo

[Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos.]

  1. Mike Hoa­re fue un líder mer­ce­na­rio irlan­dés al que en 1964 con­tra­tó el pri­mer minis­tro con­go­le­ño Moi­se Tshom­be para diri­gir una uni­dad mili­tar. Pos­te­rior­men­te se vana­glo­rió de que él y sus hom­bres habían ase­si­na­do a «entre 5.000 y 10.000 rebel­des con­go­le­ños en los 20 que pasé en Con­go. Pero no es sufi­cien­te. Hay 20 millo­nes de con­go­le­ños y creo que apro­xi­ma­da­men­te la mitad de ellos fue­ron rebel­des en uno u otro momen­to mien­tras estu­ve ahí». (N. de la t.)
  2. En 1990 el gene­ral Dre­ke se reti­ró del ser­vi­cio mili­tar acti­vo tras una exi­to­sa carre­ra mili­tar. Ejer­ció enton­ces como repre­sen­tan­te en Áfri­ca de las cor­po­ra­cio­nes cuba­nas ANTEX y UNECA en pro­yec­tos de comer­cio y cons­truc­ción, y fue vice­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Amis­tad Cuba-Áfri­ca.
  3. A pesar de que la cam­pa­ña de Con­go enca­be­za­da por Che Gue­va­ra no logró derro­tar a la con­tra­rre­vo­lu­ción en 1965, una déca­da des­pués el gobierno cubano res­pon­dió a una peti­ción del líder del Movi­mien­to Popu­lar para la Libe­ra­ción de Ango­la (MPLA), Agos­tino Neto, de ayu­dar al movi­mien­to de inde­pen­den­cia a derro­tar una inva­sión de las Fuer­zas de Defen­sa de Sudá­fri­ca (SADF, por sus siglas en inglés), apo­ya­das por la CIA esta­dou­ni­den­se, cuyo obje­ti­vo era ins­ta­lar en Luan­da un régi­men títe­re apo­ya­do por occi­den­te. Entre noviem­bre de 1975 y prin­ci­pios de 1976 se des­ple­ga­ron unos 55.000 sol­da­dos cuba­nos que ayu­da­ron al ala mili­tar del MPLA (FAPLA) a derro­tar la inter­ven­ción de las SADF y a con­so­li­dar la inde­pen­den­cia nacio­nal de Ango­la. Las uni­da­des mili­ta­res cuba­nas per­ma­ne­cie­ron en Ango­la 16 años luchan­do tan­to con las fuer­zas del FAPLA como con los cua­dros mili­ta­res de la Orga­ni­za­ción Popu­lar de Áfri­ca Suroc­ci­den­tal (SWAPO, por sus siglas en inglés) del Ejer­ci­to popu­lar de Libe­ra­ción de Nami­bia (PLAN, por sus siglas en inglés) y el ala arma­da del ANC, Um Khon­to We Siz­we (MK). Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos en Pre­to­ria arma­ron, finan­cia­ron y pro­por­cio­na­ron cober­tu­ra diplo­má­ti­ca tan­to a Jonas Savim­bi de UNITA como a Hol­den Rober­to del FNLA esta­ble­ci­do en el enton­ces Zai­re, que adop­tó otro nom­bre tras el triun­fo de la con­tra­rre­vo­lu­ción en Con­go-Kins­has­ha. UNITA demos­tró ser el más impo­nen­te de los enemi­gos ya que reci­bía asis­ten­cia direc­ta de la CIA y de las SADF que enton­ces ope­ra­ban en Áfri­ca del Sud­oes­te (Nami­bia) antes de su inde­pen­den­cia en 1990. Esta bata­lla lle­gó a su pun­to cul­mi­nan­te en 1987-1988 con las bata­llas cen­tra­das en torno a Cui­to Cua­na­va­le don­de las SADF fue­ron derro­tas de for­ma aplas­tan­te en Ango­la. Estas bata­llas con­ven­cie­ron al régi­men racis­ta de Pre­to­ria y a quie­nes lo apo­ya­ban en los gobier­nos de Reagan y Bush de que no era posi­ble derro­tar mili­tar­men­te a los movi­mien­tos de libe­ra­ción sud­afri­ca­nos. En 1988 se decla­ró un alto el fue­go y se enta­bla­ron nego­cia­cio­nes entre el gobierno del MPLA en Ango­la y el régi­men de apart­heid. Esta­dos Uni­dos y Sudá­fri­ca no que­rían que el gobierno cubano par­ti­ci­pa­ra en las nego­cia­cio­nes orien­ta­das a la reti­ra­da de las SADF del sur de Ango­la y el pro­ce­so de inde­cen­cia en Nami­bia. No obs­tan­te, debi­do al apo­yo abru­ma­dor de la Orga­ni­za­ción de la Uni­dad Afri­ca­na (OUA) y de las fuer­zas pro­gre­si­vas del mun­do, no solo se per­mi­tió a los cuba­nos par­ti­ci­par en las nego­cia­cio­nes sino que desem­pe­ña­ron un papel fun­da­men­tal. El papel cla­ve de Jor­ge Ris­quet en las nego­cia­cio­nes aumen­tó su talla inter­na­cio­nal, que ponía de mani­fies­to la tras­cen­den­cia de Cuba en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio afri­cano. Ris­quet enca­be­zó la dele­ga­ción cuba­na en las nego­cia­cio­nes que die­ron como resul­ta­do la reti­ra­da del ejér­ci­to del apart­heid del sur de Ango­la y la libe­ra­ción de la veci­na Nami­bia de una ocu­pa­ción de asen­ta­mien­to colo­nial que había dura­do un siglo. A fina­les de 1989 se cele­bra­ron unas elec­cio­nes bajo super­vi­sión inter­na­cio­nal en Nami­bia que lle­va­ron a la decla­ra­ción de inde­pen­den­cia el 21 de mar­zo de 1990 bajo el lide­raz­go del pre­si­den­te Sam Nujo­ma del SWAPO, ven­ce­dor en las elec­cio­nes por una abru­ma­do­ra mayo­ría. La inde­pen­den­cia de Nami­bia y las con­ti­nuas luchas de masas y arma­das en Sudá­fri­ca diri­gi­das por el ANC for­za­ron la caí­da de P.W. Bot­ha, enton­ces pre­si­den­te del régi­men apart­heid, y el ascen­so de F.W. DeKlerk. El nue­vo régi­men empe­zó a mos­trar su volun­tad de nego­ciar el fin de la cri­sis polí­ti­ca en Sudá­fri­ca: el 2 de febre­ro de 1990 fue­ron lega­li­za­dos el ANC, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Sudá­fri­ca (SACP) y otras orga­ni­za­cio­nes que habían esta­do prohi­bi­das. Nue­ve días des­pués, el 11 de febre­ro Nel­son Man­de­la que­dó en liber­tad tras 27 años de cár­cel en las pri­sio­nes del racis­ta sis­te­ma de apart­heid.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: