Entrevista a la CUP: «La única manera de materializar la República es mediante la desobediencia masiva»

Sir­vent es lo que en Lati­noa­mé­ri­ca defi­ni­mos como «un cua­dro polí­ti­co», for­ja­da en la lucha en Terras­sa, un pue­blo en el inte­rior de Cata­lun­ya, alli ejer­ció como con­ce­jal, has­ta que sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras la cata­pul­ta­ron al Par­la­ment. Ella seña­la que la lucha que se está empren­dien­do es com­ple­ja pero que hay una fir­me volun­tad del pue­blo en doblar­le el bra­zo al impe­rio espa­ñol, y para ello la CUP sigue con­vo­can­do a lo que ya dio resul­ta­do en el refe­rén­dum his­tó­ri­co del pasa­do 1 de octu­bre: la desobe­dien­cia masi­va acom­pa­ña­da de un pro­gra­ma de gobierno para hacer posi­ble la Repú­bli­ca Cata­la­na.

Qué es y qué repre­sen­ta la CUP en el mar­co de la lucha de Cata­lun­ya por su inde­pen­den­cia?

La Can­di­da­tu­ra de Uni­dad Popu­lar es un espa­cio polí­ti­co en el que bus­ca­mos una alter­na­ti­va al sis­te­ma capi­ta­lis­ta con la fina­li­dad de que sea­mos sobe­ra­nos a la hora de deci­dir res­pec­to a todo aque­llo que nos afec­ta. Cree­mos que en el mar­co auto­nó­mi­co actual, el de las ins­ti­tu­cio­nes tal cual las cono­ce­mos, el mar­gen de actua­ción polí­ti­ca es limi­ta­do y nos encon­tra­mos que cuan­do se quie­re avan­zar en dere­chos socia­les y polí­ti­cos, se nos coar­ta cual­quier posi­bi­li­dad para tener capa­ci­dad de deci­sión. Noso­tros defen­de­mos la inde­pen­den­cia, el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción para con­se­guir la Repú­bli­ca Cata­la­na, dado que en el actual esce­na­rio en que nos encon­tra­mos hay deter­mi­na­dos dere­chos que no están garan­ti­za­dos.

Por otra par­te, para la CUP los ejes bási­cos de nues­tro pro­yec­to polí­ti­co son la libe­ra­ción nacio­nal y social y de géne­ro.

¿Cuá­les son esos dere­chos?

En pri­mer lugar el de la auto­de­ter­mi­na­ción y lue­go siguen el dere­cho a la libre expre­sión, a mani­fes­tar­nos, a la vivien­da, a una salud públi­ca que fun­cio­ne real­men­te, al acce­so a sumi­nis­tros bási­cos. Enten­de­mos que para lle­gar a ese pun­to debe­mos rom­per con el mar­co actual y bus­car alter­na­ti­vas que vayan más allá de los lími­tes esta­tu­ta­rios y cons­ti­tu­cio­na­les. En las actua­les cir­cuns­tan­cias todo está pen­sa­do des­de el poder para favo­re­cer intere­ses corrup­tos, de mul­ti­na­cio­na­les, de enti­da­des ban­ca­rias, etc., y para noso­tros es impor­tan­te avan­zar con un pro­yec­to que pon­ga ade­lan­te a la comu­ni­dad por sobre los indi­ví­duos y que poda­mos ir ges­tan­do esa alter­na­ti­va que bus­ca­mos.

¿Qué orga­ni­za­cio­nes com­po­nen la CUP?

Lucha Inter­na­cio­na­lis­ta, Enda­vant, la Cri­da Cons­ti­tuent, Poble Liu­re y muchí­si­mas asam­bleas loca­les que se ven repre­sen­ta­das a tra­vés de asam­bleas terri­to­ria­les que aca­ban toman­do deci­sio­nes en el mar­co del Con­se­jo Polí­ti­co. Ade­más tene­mos un Secre­ta­ria­do Nacio­nal que ges­tio­na las deci­sio­nes que se toman en el Con­se­jo Polí­ti­co.

La CUP en esta últi­ma par­te del pro­ce­so cata­lán ha teni­do una actua­ción impor­tan­te y sin­gu­lar ya que han pro­vo­ca­do cier­ta radi­ca­li­za­ción de lo que se venía dan­do has­ta aho­ra, pro­vo­can­do que un sec­tor de la bur­gue­sía repre­sen­ta­da por Artur Mas die­ra un paso al cos­ta­do y en su lugar sur­gie­ra la figu­ra de Car­les Puig­de­mont. Cuan­do ocu­rrió esto se die­ron dis­cu­sio­nes en vues­tra orga­ni­za­ción sobre las tác­ti­cas a seguir y final­men­te se impu­so la actual que está ponien­do en jaque al gobierno espa­ñol. ¿Esta situa­ción les ha pro­du­ci­do des­gas­te interno o al con­tra­rio, han cre­ci­do como nuclea­mien­to polí­ti­co?

Noso­tros siem­pre toma­mos deci­sio­nes en base a deba­tes y refle­xio­nes polí­ti­cas bus­can­do resul­ta­dos posi­ti­vos para nues­tros ejes estra­té­gi­cos. En lo que hace al pro­ce­so actual, si bien hubo algu­nas diver­gen­cias, estas son muy sanas y como tal las afron­ta­mos. El 27 de sep­tiem­bre de 2015 cuan­do se rea­li­za­ron las elec­cio­nes, se plan­tea­ron casi como ples­bi­ci­ta­rias, «si o no» al pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta. Allí no se con­si­guió todo el sopor­te que creía­mos que era nece­sa­rio y enton­ces pone­mos sobre la mesa un ins­tru­men­to de radi­ca­li­dad demo­crá­ti­ca que es el refe­ren­dum para poder ejer­cer el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. El Esta­do espa­ñol negó esa pro­pues­ta y la pro­pia gen­te se lo tuvo que auto­tu­te­lar. Para lide­rar este pro­yec­to, nos pro­pu­si­mos que sea alguien que no tuvie­ra rela­ción con nin­gún caso de corrup­ción polí­ti­ca, que ade­más fue­ra alguien que en los gobier­nos ante­rio­res no hubie­ra pro­pi­cia­do recor­tes en mate­ria de dere­chos socia­les. Por últi­mo inten­ta­mos des­li­gar el pro­ce­so sobe­ra­nis­ta de un nom­bre y una per­so­na con­cre­ta, con la fina­li­dad que res­pon­da a la volun­tad popu­lar. En ese caso logra­mos des­pe­gar de la figu­ra de Artur Mas, cuyo par­ti­do esta­ba sien­do finan­cia­do de mane­ra ile­gal y con dine­ro «negro» y pro­pu­si­mos a Junts per Cata­lun­ya que reco­noz­can estos hechos, que repa­ren el daño cau­sa­do y que pon­ga­mos sobre la mesa garan­tías de no repe­ti­ción ya que enten­de­mos que la corrup­ción es algo endé­mi­co del pro­pio sis­te­ma.

Así se lle­gó al 1 de octu­bre pasa­do don­de el pue­blo en la calle reivin­di­có su dere­cho a votar por la inde­pen­den­cia, pro­ta­go­ni­zan­do una jor­na­da his­tó­ri­ca. ¿Según vues­tro pun­to de mira ese dia sig­ni­fi­ca un pun­to de infle­xión, tie­ne fuer­za fun­da­cio­nal?

Por supues­to, en este caso noso­tros inten­ta­mos ejer­cer un dere­cho tan fun­da­men­tal como es el de la auto­de­ter­mi­na­ción, y nos encon­tra­mos con una nega­ti­va sis­te­má­ti­ca por par­te del Esta­do espa­ñol. Ese día, fue la pro­pia gen­te que a tra­vés de la orga­ni­za­ción popu­lar con­si­guió hacer efec­ti­vo el ins­tru­men­to del refe­rén­dum. Este ejer­ci­cio de desobe­dien­cia masi­va que se pro­du­jo el 1 de octu­bre es una herra­mien­ta polí­ti­ca muy nece­sa­ria para garan­ti­zar­nos como pue­blo estos dere­chos que se nos están negan­do. Por lo tan­to, enten­de­mos que esta vía uni­la­te­ral ejer­ci­da por las gran­des mayo­rías del pue­blo de Cata­lun­ya fue el que puso en jaque al Esta­do espa­ñol, al régi­men del 78 (la con­ti­nua­ción de la dic­ta­du­ra a tra­vés del pac­to de la Mon­cloa) y estos 40 años en los que nun­ca hemos teni­do la posi­bi­li­dad de deci­dir sobre cues­tio­nes esen­cia­les. Lamen­ta­ble­men­te, la coa­li­ción Junts pel Sí (for­ma­da por Esque­rra Repu­bli­ca­na de Cata­lun­ya y el Pde­Cat) no con­fia­ron en el poder de movi­li­za­ción popu­lar y se pro­du­je­ron algu­nos hechos des­mo­vi­li­za­do­res. Nos encon­tra­mos por ejem­plo, que el 10 de octu­bre, cuan­do se tenía que pro­cla­mar la inde­pen­den­cia, se dio un paso atrás, pero no solo eso, cuan­do el 3 de octu­bre se hizo una huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por el sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo, deter­mi­na­das fuer­zas polí­ti­cas jun­to con el sin­di­ca­lis­mo ama­ri­llo des­vir­túa­ron esa medi­da de fuer­za y la con­vier­tie­ron en una «para­da del país». La dife­ren­cia es que una es con el con­sen­ti­mien­to de la patro­nal y la otra es una medi­da de lucha com­ba­ti­va que se hace sin pedir per­mi­so a nadie.

¿Por qué crees que ocu­rre esto en un momen­to tan deci­si­vo como el actual?

Por­que pare­ce que hay fac­to­res que inten­tan aca­llar este con­flic­to social o bajar la movi­li­za­ción al ver que se está per­dien­do el poder de con­trol des­de la poli­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal y que es el pue­blo el que está empu­jan­do a las ins­ti­tu­cio­nes a ren­dir­se a esta volun­tad popu­lar. Esos días se con­si­guió en las calles dar­le cre­di­bi­li­dad a la con­sig­na «el pue­blo man­da, el gobierno obe­de­ce».

¿El pue­blo está des­gas­ta­do en esta pelea por estas idas y vuel­tas de los diri­gen­tes, o hay deci­sión de seguir bata­llan­do?

Noso­tros esta­mos ponien­do de mani­fies­to que hay que ser muy fir­mes y tener en cla­ro que la polí­ti­ca no solo se hace des­de las ins­ti­tu­cio­nes, y esa no es la línea que algu­nos diri­gen­tes están siguien­do. Al final se pue­de pro­du­cir can­san­cio de pro­po­ner y que no te res­pon­dan, pero eso es tam­bién intere­san­te por­que de esta mane­ra se des­di­bu­ja el mito de la demo­cra­cia dele­ga­ti­va. Lo que uno quie­ra lograr se lo tie­ne que tra­ba­jar des­de dife­ren­tes ámbi­tos polí­ti­cos y nun­ca aban­do­nar la calle. Pue­de haber cier­to des­gas­te pero a la vez tene­mos que enten­der que somos noso­tros mis­mos los que vamos a con­se­guir los dere­chos que nos nie­gan.

¿Cómo ven la figu­ra de Car­les Puig­de­mont y el futu­ro pró­xi­mo en el que debe inves­tir­se al pre­si­den­te de Gobierno, sobre todo tenien­do en cuen­ta las ame­na­zas ver­ti­das por el gobierno espa­ñol?

Para noso­tros hay que seguir avan­zan­do en cons­truir la Repú­bli­ca, ampliar los dere­chos socia­les e impul­sar el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que nos tie­ne que lle­var a ela­bo­rar la Cons­ti­tu­ción del nue­vo país. Tie­ne que ser un pro­ce­so vin­cu­lan­te. Debe­mos tra­zar entre todos y todas qué mar­co de rela­cio­nes polí­ti­cas y socia­les que­re­mos cons­truir. ¿Qué ha suce­di­do? La hoja de ruta que lle­va­ba la coa­li­ción Junts pel Sí, plan­tea­ba que en 18 meses se con­se­gui­ría la inde­pen­den­cia «de la ley a la ley», espe­ran­do que el Esta­do espa­ñol estu­vie­ra dis­pues­to a dia­lo­gar y ade­más se tenía gran con­fian­za en la Unión Euro­pea en su actua­ción como árbi­tro, pero todo esto que­dó en nada. Por eso deci­mos que hemos lle­ga­do a un pun­to de infle­xión y que la úni­ca mane­ra sin­ce­ra de mate­ria­li­zar la Repú­bli­ca es median­te la desobe­dien­cia al mar­co cons­ti­tu­cio­nal y esta­tu­ta­rio actual.

Pero el gobierno espa­ñol res­pon­de en todo momen­to con repre­sión y leyes coer­ci­ti­vas…

Así es, el gobierno espa­ñol apli­ca el articu­lo 155 y sus­pen­de el míni­mo auto­go­bierno que poseía Cata­lun­ya, y lo hace en el mis­mo momen­to en que se esta­ba avan­zan­do en demo­cra­cia. Ade­más man­dó a pri­sión a los miem­bros de la mesa del Par­la­ment y a varios diri­gen­tes. Ade­más, nos encon­tra­mos con par­te del Gobierno en el exi­lio y tam­bién se pri­va de la liber­tad a dos miem­bros de ins­ti­tu­cio­nes socia­les cata­la­nas de mucho peso, como son la Asam­blea Nacio­nal Cata­la­na y Omni­um Cul­tu­ral. Coin­ci­den­te­men­te con esos hechos repre­si­vos, Rajoy con­vo­ca a elec­cio­nes en base a las pre­rro­ga­ti­vas que le ofre­ce el artícu­lo 155 que le otor­ga al gobierno espa­ñol la capa­ci­dad de deci­dir en todos los ámbi­tos de Cata­lun­ya. En ese momen­to hubo quie­nes plan­tea­ban la res­ti­tu­ción de las ins­ti­tu­cio­nes y al mar­co auto­nó­mi­co. Noso­tros, por el con­tra­rio, diji­mos que no había­mos veni­do al Par­la­ment a pasar de una auto­no­mía sus­pen­di­da a una auto­no­mía subor­di­na­da. Pare­ce ser que las otras dos fuer­zas polí­ti­cas están inten­tan­do ata­car al artícu­lo 155 para vol­ver a lo ante­rior, en vez de apli­car polí­ti­cas que vayan más allá del mar­co esta­tu­ta­rio. Como CUP hace­mos una pro­pues­ta polí­ti­ca de gobierno, en base a lo que lla­ma­mos «Decre­tos de la dig­ni­dad» y lan­za­mos unas medi­das muy con­cre­tas que son las nece­sa­rias para recu­pe­rar esta capa­ci­dad de deci­sión.

¿Cuá­les son esas medi­das?

En pri­mer lugar cree­mos que es muy impor­tan­te recu­pe­rar para el sec­tor públi­co deter­mi­na­dos sec­to­res estra­té­gi­cos, como infra­es­truc­tu­ra, la ener­gía, el agua, el gas, la red de comu­ni­ca­cio­nes, un mode­lo de sani­dad 100% públi­co en el que no pue­dan entrar los intere­ses pri­va­dos, que la edu­ca­ción sea en base a una red úni­ca y que no exis­ta el sos­te­ni­mien­to de la escue­la pri­va­da en base a fon­dos públi­cos. Tam­bién esta­mos hablan­do que des­pués de las bar­ba­ri­da­des come­ti­das como la com­pra de enti­da­des ban­ca­rias por 12 mil millo­nes de euros (como Cata­lun­ya Cai­xa) y la ven­dió a 1.200 millo­nes de euros, es fun­da­men­tal expro­piar todos aque­llos pisos que están vacíos y en manos de enti­da­des ban­ca­rias y garan­ti­zar un dere­cho tan bási­co como es el de la vivien­da. Tam­bién tene­mos enci­ma de la mesa tres pla­nes de cho­que, uno, res­pec­to a la pobre­za y sus efec­tos, y como rever­tir esa situa­ción. Habla­mos de un sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal, una ren­ta garan­ti­da y otras medi­das simi­la­res. Por otra par­te, un plan res­pec­to a la vio­len­cia de géne­ro, y pro­po­ne­mos la crea­ción de un obser­va­to­rio que otor­gue ayu­das a las muje­res que están sufrien­do estos abu­sos. Y por últi­mo pro­pug­na­mos un plan de medi­das con­tra la corrup­ción. En base a estas medi­das, avan­zar y enfren­tar el sta­tus quo actual con más desobe­dien­cia masi­va si inten­tan inter­po­ner­se a lo que el pue­blo desea. De allí que empla­za­mos a las otras fuer­zas que dicen que­rer la Repú­bli­ca, que deba­ta­mos si tie­nen otra alter­na­ti­va a la que noso­tros esta­mos pre­sen­tan­do.

¿Real­men­te, ven ese mar­co posi­ble?

No, no lo vemos. No hay posi­bi­li­dad de diá­lo­go con el gobierno espa­ñol, tam­po­co es real hablar de inde­pen­den­cia «de la ley a la ley». El úni­co mar­co posi­ble es que todos los acto­res socia­les nos pon­ga­mos de acuer­do en ir más allá de estos lími­tes cons­ti­tu­cio­na­les y para ello debe­mos cons­truir una Repú­bli­ca. Esta ins­tan­cia no va ser edi­fi­ca­da sola­men­te des­de el Par­la­ment o la Gene­ra­li­tat. Por eso que­re­mos que nos expli­quen nues­tros alia­dos cómo pien­san enca­rar esta legis­la­tu­ra, si va a ser sola­men­te vol­ver al mar­co en que está­ba­mos antes o si entre todos y todas vamos a impul­sar polí­ti­cas socia­les valien­tes. Actual­men­te el deba­te polí­ti­co debe­ría ser de fon­do, pero está cen­tra­do más en el hecho de si el pre­si­den­te pue­de venir o no, o si pue­den o no votar quie­nes están en pri­sión, que en impul­sar una acción polí­ti­ca con­cre­ta. Por­que ya sabe­mos que la espi­ral repre­si­va con­di­cio­na a esta últi­ma, y lo que esta­mos inten­tan­do es que no que­de pos­ter­ga­da por este pro­ce­der del esta­do.

¿Qué ocu­rre con la otra mitad de Cata­lun­ya que vota al unio­nis­mo espa­ñol?

Para noso­tros no se tra­ta de una u otra mitad, todas las medi­das que esta­mos impul­san­do están pen­sa­das para la mayo­ría popu­lar tra­ba­ja­do­ra. Actual­men­te, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta va enca­mi­na­do a pro­te­ger los intere­ses de una eli­te muy peque­ña que se está enri­que­cien­do a cos­ta de la mise­ria de todos noso­tros. Es impor­tan­te expli­car muy bien que este pro­yec­to de cons­truc­ción de la Repú­bli­ca Cata­la­na va aso­cia­do a la eman­ci­pa­ción social y que­re­mos garan­ti­zar dere­chos fun­da­men­ta­les para todo el pue­blo. Sin embar­go, hay deter­mi­na­dos par­ti­dos polí­ti­cos de dere­cha, como el PP y Ciu­da­da­nos, que se han empe­ña­do en ven­der un rela­to mediá­ti­co para fomen­tar esta frac­tu­ra social y para poner en evi­den­cia que el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta olvi­da a la mitad de la pobla­ción. Es total­men­te al revés, ya que la frac­tu­ra social es la refor­ma labo­ral que impul­sa­ron ellos en su momen­to y que per­mi­te al empre­sa­rio, de for­ma uni­la­te­ral, cam­biar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de sus asa­la­ria­dos. Esta­mos hablan­do de par­ti­dos que no se han pose­sio­na­do con­tra los abu­sos ban­ca­rios, o los des­hau­cios. Nos refe­ri­mos tam­bién a casos de corrup­ción y de clien­te­lis­mo a la hora de exter­na­li­zar deter­mi­na­dos ser­vi­cios públi­cos. Si esta socie­dad está frac­tu­ra­da es por­que está par­ti­da por una situa­ción de pobre­za extre­ma que el capi­ta­lis­mo y sus segui­do­res en el gobierno espa­ñol vie­nen fomen­tan­do des­de hace déca­das. Para enfren­tar ese mode­lo es que el pue­blo gri­ta en las calles: «Somos Repú­bli­ca» y noso­tros nos esfor­za­re­mos que el camino avan­za­do no se frus­tre.

Entre­vis­ta rea­li­za­da por Car­los Azná­rez.

24 de enero de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: