Ertzaintza y tortura

El lehen­da­ka­ri Urku­llu ha mani­fes­ta­do estar orgu­llo­so de la Ertzain­tza por­que ni un solo ertzai­na ha sido nun­ca con­de­na­do por tor­tu­ras lo cual no es en abso­lu­to cier­to. Juan Loyo­la Esnao­la, ins­pec­tor-jefe de la Ertzain­tza en Deba, fue con­de­na­do por tor­tu­rar en 1988 a Jai­me Gon­zá­lez Pache­co. Una con­de­na rati­fi­ca­da por el Supre­mo en 1992 y a la que hizo men­ción el enton­ces Con­se­je­ro del inte­rior Juan Mari Atutxa en sede par­la­men­ta­ria.

Urku­llu tam­bién ha mos­tra­do su orgu­llo por­que «lo defi­ni­to­rio y estruc­tu­ral en la Ertzain­tza ha sido la pre­ven­ción de la tor­tu­ra», pero bas­ta con hacer un repa­so cro­no­ló­gi­co de lo suce­di­do con la prin­ci­pal medi­da pre­ven­ti­va adop­ta­da por la Ertzain­tza, la gra­ba­ción de los dete­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos, para des­mon­tar por com­ple­to lo mani­fes­ta­do por Urku­llu.

En su infor­me al Par­la­men­to Vas­co de 1999, el enton­ces Arar­te­ko Xabier Mar­kie­gi reco­men­dó que se gra­ba­ran y con­ser­va­ran las imá­ge­nes que cap­ta­ban las cáma­ras dis­pues­tas, por moti­vos de segu­ri­dad, en los pasi­llos de la zona de cala­bo­zos de las comi­sa­rías de la Ertzain­tza. Era una medi­da de lo más sen­ci­lla, y en su infor­me de 2000 la nue­va Arar­te­ko, Mertxe Agún­dez, seña­ló que el Depar­ta­men­to de Inte­rior había acep­ta­do dicha reco­men­da­ción.

Sin embar­go, cuan­do empe­za­ron a gra­bar, hicie­ron una muy sig­ni­fi­ca­ti­va excep­ción. No gra­ba­ron las deten­cio­nes inco­mu­ni­ca­das, pese a ser pre­ci­sa­men­te estas las que ori­gi­na­ron la reco­men­da­ción del Arar­te­ko que siguió insis­tien­do año tras año en sus infor­mes para que se gra­ba­ra muy en espe­cial todo lo rela­cio­na­do con dichas deten­cio­nes.

El nue­vo Arar­te­ko, Iñi­go Lamar­ca, lo denun­ció bien cla­ro en su infor­me del 2004 en el que des­cri­bió una visi­ta rea­li­za­da el 16 de diciem­bre a las ins­ta­la­cio­nes de Arkau­te don­de se cus­to­dia­ba a los dete­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos. Allí les dije­ron que exis­tía «un con­trol visual de las imá­ge­nes, de carác­ter per­ma­nen­te, mien­tras dure la deten­ción», pero que, «aun­que el sis­te­ma infor­má­ti­co per­mi­ti­ría la gra­ba­ción de las imá­ge­nes, esta posi­bi­li­dad no ha sido acti­va­da». Es decir que, más de cua­tro años des­pués de que el Depar­ta­men­to de Inte­rior mos­tra­ra su acuer­do con lo reco­men­da­do por el Arar­te­ko, seguían sin hacer algo téc­ni­ca­men­te tan sen­ci­llo como gra­bar y con­ser­var las imá­ge­nes de unas cáma­ras ya ins­ta­la­das.

Cuan­do por fin deci­die­ron hacer lo reco­men­da­do por el Arar­te­ko, en mar­zo del 2006, el enton­ces Con­se­je­ro de Inte­rior Javier Bal­za se expli­có así en el Par­la­men­to Vas­co: «Como en el 95% de los cala­bo­zos de la Ertzain­tza esta­ba ya ins­ta­la­do el sis­te­ma de gra­ba­ción, pues, en el momen­to en que asu­mi­mos el com­pro­mi­so polí­ti­co se dio la orden de que los dete­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos fue­ran cus­to­dia­dos en cala­bo­zos pro­vis­tos de sis­te­ma de gra­ba­ción». Y tam­bién reco­no­ció que, has­ta enton­ces, en los casos de deten­cio­nes inco­mu­ni­ca­das, habían deci­di­do prio­ri­zar «la efi­ca­cia de las inves­ti­ga­cio­nes».

Más cla­ro no podía haber habla­do. Si era tan sen­ci­llo gra­bar, ¿por qué no lo hicie­ron antes? ¿Por qué, en lugar de adop­tar cuan­to antes la sen­ci­lla reco­men­da­ción del Arar­te­ko, hicie­ron todo lo posi­ble, duran­te tan­tos años, por retar­dar y obs­ta­cu­li­zar su pues­ta en prác­ti­ca?

Ade­más, la Ertzain­tza nun­ca ha adop­ta­do las garan­tías míni­mas que el Arar­te­ko ha deman­dan­do des­de 1999 para que dicha medi­da pre­ven­ti­va sea efi­caz. Unas garan­tías entre la que resal­ta «la con­ser­va­ción del mate­rial gra­ba­do duran­te el lími­te máxi­mo de pres­crip­ción de las posi­bles res­pon­sa­bi­li­da­des admi­nis­tra­ti­vas y pena­les que pudie­ran deri­var­se de las actua­cio­nes gra­ba­das».

Al acce­der el Con­se­je­ro del Inte­rior Rodol­fo Ares a su car­go, fue inter­pe­la­do al res­pec­to y adu­jo que si no se habían adop­ta­do dichas garan­tías era por­que con ante­rio­ri­dad, sien­do con­se­je­ro Javier Bal­za, no se con­si­de­ró nece­sa­rio hacer­lo, y él era del mis­mo cri­te­rio. Y tras acce­der de nue­vo el PNV a la Con­se­je­ría de Inte­rior, se siguie­ron negan­do a adop­tar­las.

Así lo ha com­pro­ba­do el Arar­te­ko en las visi­tas de ins­pec­ción que ha rea­li­za­do has­ta nues­tros días a depen­den­cias de la Ertzain­tza. Año tras año, el Arar­te­ko ha repe­ti­do en sus infor­mes la mis­ma denun­cia de que no se garan­ti­za la con­ser­va­ción del mate­rial gra­ba­do, «lo que se apar­ta de los cri­te­rios que pro­pug­na­mos y limi­ta el carác­ter garan­tis­ta de este meca­nis­mo».

Y ello, pese a que en 2010 se pro­du­jo un caso en el que el Arar­te­ko dic­tó una dura reso­lu­ción denun­cian­do que, sin razón váli­da algu­na, la Ertzain­tza le había impe­di­do visio­nar las gra­ba­cio­nes que ase­gu­ra­ron haber hecho duran­te los días en que estu­vie­ron inco­mu­ni­ca­dos nue­ve jóve­nes dete­ni­dos en Onda­rroa y sus alre­de­do­res que denun­cia­ron haber sido tor­tu­ra­dos. Unas gra­ba­cio­nes que la Ertzain­tza tam­po­co entre­gó a una juez de Duran­go y a la Audien­cia Nacio­nal que las soli­ci­ta­ron, adu­cien­do que las imá­ge­nes se con­ser­va­ban solo duran­te tres meses.

Aho­ra bien, en su Infor­me 2006, el Arar­te­ko reco­gió una res­pues­ta del Depar­ta­men­to de Inte­rior según la cual, «cuan­do exis­te sos­pe­cha, que­ja o denun­cia», los ertzai­nas rea­li­zan una copia de las gra­ba­cio­nes, «que se con­ser­va mien­tras dura la inves­ti­ga­ción corres­pon­dien­te». En ese caso, había moti­vos más que sobra­dos para con­ser­var las imá­ge­nes todo el tiem­po nece­sa­rio, pero no lo hicie­ron.

Por eso, el Arar­te­ko sub­ra­yó en su infor­me de 2010 que lo suce­di­do «hace que cobre todo su sen­ti­do la reco­men­da­ción que veni­mos hacien­do año tras año» res­pec­to a la con­ser­va­ción del mate­rial gra­ba­do, pero el Depar­ta­men­to de Inte­rior ha segui­do negán­do­se a adop­tar esa garan­tía tan sen­ci­lla de imple­men­tar.

Como se ve, los infor­mes del Arar­te­ko no mues­tran en abso­lu­to que «lo defi­ni­to­rio y estruc­tu­ral en la Ertzain­tza ha sido la pre­ven­ción de la tor­tu­ra», como afir­ma Urku­llu. Lo que mues­tran es lo reti­cen­tes que han sido las auto­ri­da­des del PNV a adop­tar medi­das real­men­te efi­ca­ces para pre­ve­nir dicha lacra.

¿Aca­ba­rán por reco­no­cer­lo algún día?

Xabier Maka­za­ga

9 de febre­ro de 2018

>

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: