Terrorismo y civilización (Tercera parte)

Terrorismo capitalista

Acumulación de capital y terror

Como vere­mos, el terro­ris­mo capi­ta­lis­ta es cua­li­ta­ti­va­men­te más des­truc­tor que el terro­ris­mo medie­val aquí des­cri­to en sus líneas bási­cas. Ire­mos vien­do cómo sur­ge este nue­vo terro­ris­mo, cómo va desa­rro­llan­do sus tác­ti­cas y méto­dos res­pon­dien­do tan­to a las nece­si­da­des de la acu­mu­la­ción de capi­tal como a las resis­ten­cias de los pue­blos tra­ba­ja­do­res. Sin embar­go, ya en la últi­ma fase medie­val esta­ba actuan­do una de las carac­te­rís­ti­cas bási­cas del terro­ris­mo capi­ta­lis­ta, la de asu­mir los peo­res, los más inhu­ma­nos méto­dos cri­mi­na­les de los terro­ris­mos pasa­dos e inte­grar­los en el nue­vo terro­ris­mo. La escla­vi­tud, por ejem­plo, ini­cia­da como hemos vis­to a comien­zos del siglo XV tie­ne sus dife­ren­cias con res­pec­to a la escla­vi­tud gre­co­rro­ma­na, pero tam­bién sus iden­ti­da­des sus­tan­ti­vas. Las pri­me­ras, las dife­ren­cias, con­sis­ten en que la escla­vi­tud capi­ta­lis­ta inte­gra tam­bién otros méto­dos como la ser­vi­dum­bre medie­val en sus dife­ren­tes moda­li­da­des.

La rela­ción inter­na entre escla­vi­tud, ser­vi­dum­bre y apa­ri­ción de la explo­ta­ción asa­la­ria­da en el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo ha sido pues­ta en cla­ro por la gran inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Y. Mou­lier-Bou­tang espe­cial­men­te en lo que defi­ne como «for­mas defor­mes» refi­rién­do­se a la «segun­da ser­vi­dum­bre» en Euro­pa cen­tral y orien­tal Yann Mou­lier-Bou­tang: De la escla­vi­tud al tra­ba­jo asa­la­ria­do, Akal, Madrid 2006, p. 127 y ss.. Las iden­ti­da­des apa­re­cen tam­bién en este caso de la «segun­da ser­vi­dum­bre» en las prác­ti­cas de los méto­dos de terror y de terro­ris­mo coti­diano para maxi­mi­zar los bene­fi­cios de la explo­ta­ción. Zs. P. Pach deta­lla la prác­ti­ca de las tor­tu­ras más sal­va­jes para des­tro­zar las resis­ten­cias de las masas cam­pe­si­nas redu­ci­das a la ser­vi­dum­bre. Pero tam­bién expli­ca la inter­ac­ción entre las dife­ren­tes vio­len­cias opre­so­ras: «Al mar­gen de la vio­len­cia físi­ca había otro medio de pre­sión extra-eco­nó­mi­ca de gran impor­tan­cia: la vio­len­cia moral, la doc­tri­na de la fe, la resig­na­ción, el aban­dono y la obe­dien­cia incon­di­cio­nal al señor». Este autor hace espe­cial hin­ca­pié en el papel de la Igle­sia como ins­tru­men­to de la cla­se pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas Zs. P. Pach: «El desa­rro­llo agra­rio de Hun­gría duran­te los siglos XVI y XVII», en La segun­da ser­vi­dum­bre en Euro­pa cen­tral y orien­tal, Akal, Madrid 1980, pp. 230–232..

Hemos vis­to dife­ren­cias e iden­ti­da­des median­te el recur­so a dos ejem­plos dife­ren­tes, pero dis­po­ne­mos de la lar­ga explo­ta­ción de un pue­blo por dos poten­cias impe­ria­lis­tas suce­si­vas, explo­ta­ción que nos per­mi­te apre­ciar la evo­lu­ción real del terro­ris­mo escla­vis­ta occi­den­tal moderno den­tro de una mis­ma nación. Uno de los pue­blos autóc­to­nos que tuvie­ron la des­gra­cia de ser­vir como bisa­gra entre la inva­sión espa­ño­la por el sur desa­rro­lla­da des­de la pri­me­ra mitad del siglo XVII y la inva­sión yan­qui ini­cia­da jus­to en la mitad del siglo XIX, fue la nación nava­ja. Cuan­do apa­re­cie­ron los espa­ño­les, los nava­jos man­te­nían una eco­no­mía mix­ta de gana­de­ría, agri­cul­tu­ra y reco­lec­ción, y tam­bién de saqueo de otros pue­blos indios, más débi­les. Nos encon­tra­mos ante el típi­co caso de pue­blos que son a la vez ata­ca­dos y ata­can­tes, opri­mi­dos y opre­so­res, sin ana­li­zar aho­ra su estruc­tu­ra inter­na de poder, con­tra­dic­cio­nes simul­tá­neas que sola­men­te pue­den ser estu­dia­das des­de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta e his­tó­ri­ca. La intro­duc­ción del caba­llo aumen­tó la efi­ca­cia mili­tar del pue­blo nava­jo, lo que le per­mi­tió man­te­ner una gue­rra defen­si­va de dos siglos:

«Cuan­do los espa­ño­les ata­ca­ban a los nava­jos, cap­tu­ra­ban a las muje­res y a los niños para some­ter­los a la escla­vi­tud y ade­más alen­ta­ban a otros indios a que los apre­sa­ran y ven­die­ran en los mer­ca­dos. Cual­quier fami­lia espa­ño­la de cier­ta impor­tan­cia poseía escla­vos nava­jos. Natu­ral­men­te, los nava­jos se ven­ga­ban hacien­do pri­sio­ne­ros a los espa­ño­les y a los indios que lucha­ban con­tra ellos» Clark Wiss­ler: Los indios de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 1993, pp. 275–277..

De cual­quier modo, y como en otras muchas cues­tio­nes, Marx ya había denun­cia­do el papel del escla­vis­mo en el naci­mien­to del capi­tal, y lo hizo como siem­pre, yen­do a la raíz del pro­ble­ma, a su esen­cia más esca­lo­frian­te, ate­rra­do­ra y terro­ris­ta, la escla­vi­tud infan­til:

«El sis­te­ma colo­nial, la deu­da públi­ca, la mon­ta­ña de impues­tos, el pro­tec­cio­nis­mo, las gue­rras comer­cia­les, etcé­te­ra, todos estos vás­ta­gos del ver­da­de­ro perío­do manu­fac­tu­re­ro se desa­rro­lla­ron en pro­por­cio­nes gigan­tes­cas duran­te los años de infan­cia de la gran indus­tria. El naci­mien­to de esta poten­cia es fes­te­ja­do con la gran cru­za­da heroi­ca del rap­to de niños […] la nece­si­dad del robo de niños y de la escla­vi­tud infan­til para abrir paso a la trans­for­ma­ción de la manu­fac­tu­ra en la indus­tria fabril e ins­tau­rar la pro­por­ción jus­ta entre el capi­tal y la mano de obra» Marx: El Capi­tal, op. cit., p. 644..

«A la par que implan­ta­ba en Ingla­te­rra la escla­vi­tud infan­til, la indus­tria algo­do­ne­ra ser­vía de aci­ca­te para con­ver­tir el régi­men más o menos patriar­cal de escla­vi­tud de los Esta­dos Uni­dos en un sis­te­ma comer­cial de explo­ta­ción. En gene­ral, la escla­vi­tud encu­bier­ta de los obre­ros asa­la­ria­dos en Euro­pa exi­gía, como pedes­tal, la escla­vi­tud sans phra­se [desem­bo­za­da] en el Nue­vo Mun­do. Tan­tae molis erat [tan­tos esfuer­zos se requi­rie­ron] para dar rien­da suel­ta a las “leyes natu­ra­les y eter­nas” del régi­men de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, para con­su­mar el pro­ce­so de divor­cio entre los obre­ros y las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, para trans­for­mar en uno de los polos, los medios socia­les de pro­duc­ción y de vida en capi­tal, y en el polo con­tra­rio la masa del pue­blo en obre­ros asa­la­ria­dos, en “pobres tra­ba­ja­do­res” y libres, ese pro­duc­to arti­fi­cial de la his­to­ria moder­na. Si el dine­ro, como dice Augier, “nace con man­chas natu­ra­les de san­gre en una meji­lla”, el capi­tal vie­ne al mun­do cho­rrean­do san­gre y lodo por todos los poros, des­de los pies a la cabe­za» Marx: El Capi­tal, op. cit., p. 646..

El modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta no recu­rrió sola­men­te al terro­ris­mo de la «nue­va» escla­vi­tud desa­rro­lla­da des­de el siglo XV que con for­mas «maqui­lla­das» siguen en la actua­li­dad Pau­li­ne Imbach: Un mun­do de escla­vi­tud maqui­lla­do al gus­to de nues­tra épo­ca, http://​www​.rebe​lion​.org, 14 de mayo de 2009., y de la ser­vi­dum­bre impues­ta mili­tar­men­te des­pués, sino tam­bién a otros méto­dos que ire­mos vien­do. Uno de ellos era el dis­ci­pli­nar la fuer­za de tra­ba­jo cam­pe­si­na, para trans­for­mar­la poco a poco en fuer­za de tra­ba­jo fabril. Con­cre­ta­men­te:

«El vaga­bun­deo, que tan­to preo­cu­pa­ba a las cla­ses pudien­tes como fac­tor que acen­tua­ba la atmós­fe­ra agi­ta­da y como cau­san­te de des­ór­de­nes, gene­ró actas esta­ta­les lla­ma­das por Marx “legis­la­ción san­grien­ta”. Esta legis­la­ción no sólo reco­no­cía de hecho el pro­ble­ma del pau­pe­ris­mo, de lo cual se ha tra­ta­do más arri­ba, sino que con­si­de­ra­ba ofi­cial­men­te a los tra­ba­ja­do­res expro­pia­dos como hara­ga­nes ocio­sos. Cas­ti­ga­ba des­pia­da­da­men­te a los pro­le­ta­rios des­fa­vo­re­ci­dos por la hara­ga­ne­ría, decla­rán­do­la hipó­cri­ta­men­te cau­sa de todas las cala­mi­da­des de los pobres. En los siglos XVI a XVIII fue­ron pro­mul­ga­das en Ingla­te­rra dece­nas de leyes que cons­ti­tu­ye­ron un sis­te­ma de apre­cia­cio­nes de las “accio­nes cri­mi­na­les” de los pobres y una esca­la ade­cua­da de cas­ti­gos que com­pren­día pena de muer­te, escla­vi­tud, fus­ti­ga­ción públi­ca, estig­ma­ti­za­ción y muchos otros méto­dos repre­si­vos. Las auto­ri­da­des colo­nia­les en la Amé­ri­ca del Nor­te de los siglos XVII y XVIII pro­cu­ra­ban imi­tar la legis­la­ción bri­tá­ni­ca con­tra las “per­so­nas vaga­bun­das, ocio­sas y diso­lu­tas” (acta de 1672, en Vir­gi­nia; reso­lu­ción toma­da en 1750 en Rho­de Island sobre la “intro­duc­ción de todos los esta­tu­tos bri­tá­ni­cos rela­ti­vos a los pobres en la medi­da en que sean apli­ca­bles en esta colo­nia”. Leyes análo­gas se pro­mul­ga­ban en Fran­cia a par­tir de los años cua­ren­ta del siglo XVI. En actas legis­la­ti­vas pos­te­rio­res, de los años 1551, 1553, 1555, 1558, etcé­te­ra, se repro­du­cían las ame­na­zas y pres­cri­bían duros cas­ti­gos: fus­ti­ga­ción, encar­ce­la­mien­to, gale­ras, pena capi­tal. Las orde­nan­zas de 1777 pres­cri­bían man­dar a tra­ba­jos for­za­dos a todo pobre sano de 16 a 60 años de edad. Ade­más de dis­po­si­cio­nes esta­ta­les se toma­ban dis­po­si­cio­nes urba­nas con­tra las “per­so­nas ocio­sas y los por­dio­se­ros”. En 1561 se resol­vió en Lyon que todos los men­di­gos y vaga­bun­dos aban­do­na­ran la ciu­dad bajo la ame­na­za de ser ahor­ca­dos sin cau­sa ni pro­ce­so judi­cial. Los esta­tu­tos de los Paí­ses Bajos del siglo XVI y, lue­go, las leyes esta­ta­les y los “car­te­les” de los con­se­jos muni­ci­pa­les de Holan­da, mode­lo del orde­na­mien­to capi­ta­lis­ta, del siglo XVII, esti­pu­la­ban medi­das duras con­tra los pobres “ocio­sos”. En la Sue­cia del siglo XVIII, el pobre que no se con­ver­tía en tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do, era per­se­gui­do por vaga­bun­do» AA.VV.: «Géne­sis del pro­le­ta­ria­do», en El movi­mien­to obre­ro inter­na­cio­nal, Edit. Pro­gre­so, Mos­cú 1982, tomo I, p. 51..

Otro méto­do era el del saqueo de con­ti­nen­tes ente­ros median­te el comer­cio rea­li­za­do por empre­sas que eran a la vez civi­les y mili­ta­res, mer­ca­de­res y pira­tas inclu­so des­de el siglo X en algu­nas zonas de Ita­lia, en don­de «esos mari­nos y bur­gue­ses, des­pués de haber expul­sa­do a los ára­bes, se apro­pian del oro afri­cano y lo uti­li­zan para el comer­cio inter­na­cio­nal y para ani­mar tam­bién los inter­cam­bios inte­rio­res» Jac­ques Atta­li: His­to­ria de la pro­pie­dad, Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na 1989, p. 173.. Más tar­de, el poder de apro­pia­ción de los saquea­do­res ita­lia­nos cedió a la expan­sión cre­cien­te de holan­de­ses, ingle­ses y fran­ce­ses, que ade­más de expo­liar a otros pue­blos tam­bién ata­ca­ban a los impe­rios espa­ñol y por­tu­gués en una lar­ga gue­rra inter­im­pe­ria­lis­ta, a tra­vés de com­pa­ñías eco­nó­mi­co-mili­ta­res:

«Sin duda algu­na, se tra­ta­ba de un nego­cio peli­gro­so, en el cual el éxi­to o el fra­ca­so esta­ba supe­di­ta­do a la pose­sión de una fuer­za supe­rior. Los ladro­nes siem­pre han corri­do el ries­go de ser roba­dos por alguien más fuer­te; y el recur­so a la fuer­za impli­ca­ba un peli­gro de muer­te análo­go al que los sol­da­dos afron­ta­ban en tie­rra. Los inver­sio­nis­tas que hacían posi­ble cada via­je com­pran­do las accio­nes con que se cubrían los cos­tes de equi­pa­mien­to del bar­co y con­tra­ta­ción de la tri­pu­la­ción corrían así mis­mo gran­des ries­gos, ya que muchos bar­cos jamás regre­sa­ban, y otros lo hacían con muy poco que mos­trar a cam­bio del esfuer­zo rea­li­za­do» William H. McNeill: La bús­que­da del poder, Siglo XXI, Madrid 1988, pp. 112–113..

Ade­más, el ascen­so de estas poten­cias bur­gue­sas se sos­tu­vo tam­bién en gue­rras pro­gre­sis­tas y en revo­lu­cio­nes de libe­ra­ción nacio­nal, así como en repre­sio­nes dura­men­te vio­len­tas de sus pro­pias cla­ses tra­ba­ja­do­ras inter­nas. Debe­mos recor­dar aquí lo expli­ca­do jus­to al comien­zo de este tex­to sobre el méto­do dia­léc­ti­co, y la mejor for­ma es ver cómo fue la his­to­ria holan­de­sa, en la que las vio­len­cias jus­tas e injus­tas y el terro­ris­mo espa­ñol juga­ron un papel cru­cial. La for­ma­ción de los Paí­ses Bajos es un ejem­plo de la dia­léc­ti­ca de las con­tra­dic­cio­nes socia­les que ha crea­do el capi­ta­lis­mo más desa­rro­lla­do y demo­crá­ti­co-bur­gués que exis­te hoy en día, pre­ci­sa­men­te a par­tir de la inter­ac­ción de todas las vio­len­cias ima­gi­na­bles, las jus­tas y las injus­tas, las defen­si­vas y las ofen­si­vas, inser­tas en la diná­mi­ca de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria del capi­tal y en medio de un desa­rro­llo cien­tí­fi­co, filo­só­fi­co y cul­tu­ral bri­llan­te y exqui­si­to. Hemos esco­gi­do el ejem­plo de la for­ma­ción his­tó­ri­ca de los Paí­ses Bajos pre­ci­sa­men­te por­que es un ejem­plo de todo lo que esta­mos dicien­do, des­de la gue­rra jus­ta de libe­ra­ción nacio­nal en la que no fal­tan las heroi­ci­da­des y el terro­ris­mo espa­ñol más bru­tal, has­ta las con­ti­nuas gue­rras de saqueo colo­nial y de robo entre ladro­nes. El his­to­ria­dor C. Tilly ha escri­to que:

«La lar­ga lucha por la cons­truc­ción esta­to-nacio­nal en y de los Paí­ses Bajos es un ejem­plo del carác­ter sinér­gi­co de este pro­ce­so cuan­do se con­ju­gan posi­ti­va­men­te todos los fac­to­res, inclui­das gue­rras de sin­gu­lar viru­len­cia. En la segun­da mitad del siglo XV la rique­za de los Paí­ses Bajos, una región con diver­sas len­guas y ver­sio­nes del cris­tia­nis­mo así como con fuer­tes dife­ren­cias socio­eco­nó­mi­cas, era codi­cia­da por las gran­des poten­cias euro­peas, a la vez que sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas se expre­sa­ban en rebe­lio­nes y revo­lu­cio­nes endó­ge­nas como la de 1477. Aun­que ya en 1483 el impe­rio de los Habs­bur­go esta­ba en gue­rra con Bru­jas y Gan­te, no logró asen­tar su poder en la zona has­ta octu­bre de 1492 cuan­do Feli­pe de Cle­ves, últi­mo jefe resis­ten­te, se refu­gió en el Esta­do fran­cés. En 1539 la bur­gue­sía de Gan­te se rebe­ló reini­cián­do­se una lucha que con­quis­tó la inde­pen­den­cia de fac­to de lo que aho­ra es Holan­da en 1609 y su reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal en 1648. Fue una gue­rra atroz, como vere­mos, en la que Feli­pe II puso pre­cio de 25.000 coro­nas de oro a la cabe­za de Gui­ller­mo de Oran­ge, uno de los líde­res de la gue­rra de libe­ra­ción nacio­nal pro­to­bur­gue­sa holan­de­sa, que fue ase­si­na­do cua­tro años más tar­de, en 1584» Char­les Tilly: Las revo­lu­cio­nes euro­peas, 1492–1992, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1995, pp. 89–90..

De entre estas accio­nes que­re­mos des­ta­car la resis­ten­cia titá­ni­ca de Haar­lem en 1572. Toda la bur­gue­sía holan­de­sa tomó las armas, inclui­das 300 muje­res con arca­bu­ces, lle­gan­do a prac­ti­car las medi­das más extre­mas para man­te­ner la defen­sa de la ciu­dad: «Fue­ron eri­gi­das hor­cas sobre los baluar­tes y col­ga­dos todos los pri­sio­ne­ros a la vis­ta de sus cama­ra­das. Emplea­ban aros impreg­na­dos de pez ardien­do para rodear los cue­llos espa­ño­les y una llu­via de ascuas logró des­ba­ra­tar un asal­to gene­ral que el de Alba orde­nó des­pués de tres días de inten­so caño­neo. […] Los bur­gue­ses pro­si­guie­ron su rabio­sa y deses­pe­ra­da resis­ten­cia has­ta que fue devo­ra­da la últi­ma rata» Lynn Mon­tross: His­to­ria de las gue­rras, Jano, Bar­ce­lo­na 1963, p. 172 y ss.. Las muje­res esta­ban en pri­me­ra línea de com­ba­te por­que sabían qué futu­ro les espe­ra­ba si Haar­lem caía en manos espa­ño­las: vio­la­cio­nes, la muer­te de sus mari­dos, hijos y padres, cuan­do no de ellas mis­mas, y el saqueo de sus pro­pie­da­des. De hecho, esto y bas­tan­te más fue lo que ocu­rrió en Ambe­res cuan­do el ejér­ci­to espa­ñol saqueó la ciu­dad en 1576 ase­si­nan­do a 17.000 de sus habi­tan­tes, por­que no habían cobra­do sus suel­dos por la quie­bra fis­cal del impe­rio espa­ñol Roger Osbor­ne: Civi­li­za­ción, op. cit., p. 263.. Las atro­ci­da­des del Duque de Alba son sufi­cien­te­men­te cono­ci­das como para repe­tir­las aquí, y el tra­to feroz dado por la bur­gue­sía revo­lu­cio­na­ria a los pri­sio­ne­ros espa­ño­les, con los aros ardien­do en sus cue­llos, debe ser estu­dia­do den­tro del con­tex­to de una deses­pe­ra­da gue­rra defen­si­va.

De todos modos, esta gue­rra vuel­ve a con­fir­mar la vali­dez del méto­do dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co que uti­li­za­mos por­que mues­tra cómo, pri­me­ro, la vio­len­cia orga­ni­za­da de for­ma cre­cien­te por el Esta­do bur­gués fue un ele­men­to deci­si­vo en la mis­ma for­ma­ción del Esta­do y de la nación que se cons­ti­tuía; segun­do, fue un ele­men­to inser­to en la expan­sión capi­ta­lis­ta y a la vez nece­sa­rio para esa expan­sión; ter­ce­ro, tam­bién lo fue para el con­si­guien­te desa­rro­llo cien­tí­fi­co, téc­ni­co y cul­tu­ral. Vol­ve­re­mos más ade­lan­te a estas carac­te­rís­ti­cas. Pero nos intere­sa citar aho­ra mis­mo una cuar­ta: el hecho de que «pro­tes­tan­tis­mo, demo­cra­cia e infan­te­ría se com­ple­men­tan per­fec­ta­men­te» en la inde­pen­den­cia de los Paí­ses Bajos. Mien­tras que las ciu­da­des y pue­blos que no reunían estas tres con­di­cio­nes tenían mie­do a la pre­sen­cia de ejér­ci­tos en su inte­rior, las ciu­da­des holan­de­sas «se dispu­taban el pri­vi­le­gio de alber­gar una guar­ni­ción» Roger Cai­llois: La cues­ta de la gue­rra, FCE, Méxi­co 1975, p. 85. por­que habían crea­do un ejér­ci­to de ciu­da­da­nos libres que defen­día su país sin dudar en prac­ti­car una vio­len­cia igual o supe­rior en dure­za a la espa­ño­la, bus­can­do debi­li­tar las ansias de saqueo de los inva­so­res con un terror igual o supe­rior al espa­ñol, pero que no era terro­ris­mo pues su obje­ti­vo era defen­der los dere­chos nacio­na­les de los Paí­ses Bajos.

Ade­más de este desa­rro­llo de la demo­cra­cia bur­gue­sa arma­da y del papel del pro­tes­tan­tis­mo, hay otro fac­tor impor­tan­te que debe­mos rese­ñar. Se tra­ta de las pro­fun­das dife­ren­cias nacio­na­les entre los holan­de­ses y los cas­te­lla­nos en lo que con­cier­ne al tra­ba­jo asa­la­ria­do. Com­pren­de­re­mos con más faci­li­dad lo que esta­mos dicien­do si recor­da­mos la insis­ten­cia del mar­xis­mo en la «matriz social» arri­ba ana­li­za­da, en el peso de los «fac­to­res étni­cos», de las tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les, de la vis iner­tiae, del «pasa­do», etcé­te­ra, en la for­ma­ción del capi­ta­lis­mo. El his­to­ria­dor mili­tar J. Kee­gan sos­tie­ne que dadas las difí­ci­les con­di­cio­nes oro­grá­fi­cas en las que se desa­rro­lló la lar­ga gue­rra, fue­ron deci­si­vas no sólo la supe­rio­ri­dad eco­nó­mi­ca cre­cien­te de los Paí­ses Bajos con res­pec­to al ya deca­den­te impe­rio espa­ñol, sino tam­bién las pecu­lia­ri­da­des de ambos pue­blos enfren­ta­dos en algo muy impor­tan­te en aque­llos momen­tos: la acep­ta­ción de bue­na o mala gana de los muy peno­sos tra­ba­jos de dre­na­je de los cam­pos y trin­che­ras, de man­te­ni­mien­to de las carre­teas y las mura­llas, de modo que mien­tras los holan­de­ses veían nor­mal tra­ba­jar de peo­nes abrien­do zan­jas y trin­che­ras, y cobran­do por ello, no suce­día lo mis­mo entre los inva­so­res. El Duque de Par­ma se que­ja­ba de lo difí­cil que le resul­ta­ba poner a los cas­te­lla­nos a tra­ba­jar en las nece­si­da­des mili­ta­res, en las impres­cin­di­bles tareas defen­si­vas u ofen­si­vas por un sala­rio, por­que: «con­si­de­ra­ban más hono­ra­ble pedir limos­na que tra­ba­jar cobran­do» John Kee­gan: His­to­ria de la gue­rra, Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na 1995, p. 392..

Con esto no esta­mos dicien­do que los cas­te­lla­nos sean «vagos por natu­ra­le­za», en modo alguno, por­que las cla­ses explo­ta­das cas­te­lla­nas han demos­tra­do no ser­lo. Deci­mos que el desa­rro­llo fra­ca­sa­do del capi­ta­lis­mo en el impe­rio espa­ñol, la debi­li­dad extre­ma de su bur­gue­sía comer­cial y finan­cie­ra, la fuer­za de la alta noble­za y de los terra­te­nien­tes, el poder de la Igle­sia, los efec­tos de la expul­sión de los judíos y del des­pre­cio engreí­do hacia la muy supe­rior cul­tu­ra pro­duc­ti­va de la «Espa­ña islá­mi­ca», etcé­te­ra, todo esto que se defi­ne como la matriz social antes vis­ta, hizo que se man­tu­vie­ra viva bue­na par­te de la ideo­lo­gía feu­dal con­tra la ideo­lo­gía bur­gue­sa del tra­ba­jo asa­la­ria­do como un méri­to, una vir­tud y un deber inclu­so reli­gio­so para con Dios. Es esto mis­mo lo que expli­ca C. M. Cipo­lla, pero apli­ca­do a la pro­duc­ción en gene­ral y de la arti­lle­ría en con­cre­to, cuan­do dice que en el Esta­do espa­ñol ape­nas había mano de obra cua­li­fi­ca­da, que los pode­res de la épo­ca no se preo­cu­pa­ban por for­mar y cui­dar esta mano de obra espe­cia­li­za­da, que cuan­do el impe­rio espa­ñol nece­si­ta­ba arti­lle­ría con­tra­ta­ba téc­ni­cos extran­je­ros expul­sán­do­los des­pués y aban­do­nan­do «sin tra­ba­jo y sin dine­ro» a los «esca­sos tra­ba­ja­do­res espa­ño­les» y que, «en con­tras­te con los pro­gre­sos ingle­ses, holan­de­ses y sue­cos, las empre­sas pri­va­das espa­ño­las se des­ta­ca­ban por su abu­lia y no sólo en la indus­tria de las armas» Car­lo M. Cipo­lla: Las máqui­nas del tiem­po y de la gue­rra, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1999, pp. 103–105.. Una vez más, la «abu­lia», el recha­zo de la éti­ca bur­gue­sa del tra­ba­jo asa­la­ria­do, de la impor­tan­cia de la cien­cia y de la tec­no­lo­gía, etcé­te­ra, por par­te del impe­rio espa­ñol sola­men­te se pue­de enten­der des­de el con­cep­to mar­xis­ta antes vis­to de la matriz social que exis­tía antes y duran­te el trán­si­to del sis­te­ma feu­dal al capi­ta­lis­mo en éste y otros Esta­dos.

Aho­ra bien, la dia­léc­ti­ca está en todas par­tes por­que tam­bién en todas par­tes están acti­vas las con­tra­dic­cio­nes socia­les, y la bur­gue­sía holan­de­sa, que tan heroi­ca­men­te luchó por su inde­pen­den­cia nacio­nal capi­ta­lis­ta, tam­bién apli­có el terror repre­si­vo con­tra las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de su país cuan­do éstas se suble­va­ron. Por citar un sólo caso: en octu­bre de 1578 una alian­za de diver­sas frac­cio­nes de las cla­ses ricas, en la que des­ta­ca­ba la bur­gue­sía de Arras y Lille, masa­cró sin pie­dad la suble­va­ción de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de esa pri­me­ra ciu­dad Robert Loch­head: Les revo­lu­tions bour­geo­ises, IIRF, Ams­ter­dam 1989, p. 12.. No fue ésta una masa­cre ais­la­da sino que ante­rior­men­te, en la insu­rrec­ción ico­no­clas­ta de 1566, el pue­blo tra­ba­ja­dor tuvo un papel deci­si­vo en la lucha con­tra el ocu­pan­te espa­ñol. Pron­to sur­gió «el movi­mien­to de los gueux fores­ta­les y marí­ti­mos: ven­ga­do­res gue­rri­lle­ros popu­la­res […] obre­ros, arte­sa­nos pobres, cam­pe­si­nos des­he­re­da­dos, mari­nos, pes­ca­do­res, obre­ros por­tua­rios» que lle­ga­ron a libe­rar impor­tan­tes zonas, que con el apo­yo de sec­to­res orga­ni­za­dos clan­des­ti­na­men­te den­tro de las ciu­da­des ocu­pa­das por los espa­ño­les logra­ban entrar en ellas impul­san­do el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Era tal la fuer­za en ascen­so del pue­blo tra­ba­ja­dor que «ya en el cur­so de la revo­lu­ción, la bur­gue­sía temía la acti­vi­dad de las capas bajas y apro­bó en 1581 una ley que pri­va­ba de dere­chos polí­ti­cos a las masas popu­la­res en los terri­to­rios libe­ra­dos de extran­je­ros» AA.VV.: «Géne­sis del pro­le­ta­ria­do», en El movi­mien­to obre­ro inter­na­cio­nal, op. cit., p. 105–106..

La estra­te­gia repre­si­va del Duque de Alba ha sido defi­ni­da como «una polí­ti­ca de cruel­dad» apli­ca­da a tra­vés de las deci­sio­nes del Con­se­jo de Pro­ble­mas: «Sus méto­dos y el núme­ro de pro­ble­mas que cau­só le hicie­ron cono­ci­do para la pobla­ción como el Con­se­jo de San­gre. Más de doce mil per­so­nas fue­ron juz­ga­das ante él, de las cua­les más de mil fue­ron con­de­na­das a muer­te y nue­ve mil a la pér­di­da total o par­cial de sus pro­pie­da­des» Pérez Zago­rin: Revuel­tas y revo­lu­cio­nes en la edad moder­na. II. Gue­rras revo­lu­cio­na­rias, Edit. Cáte­dra, Madrid 1986, p. 120.. La gue­rra de libe­ra­ción holan­de­sa fue de una com­ple­ji­dad social extre­ma, pero en la que des­ta­ca el hecho deci­si­vo de que fue un «levan­ta­mien­to extra­or­di­na­ria­men­te popu­lar», pese a lo cual «se abs­tu­vie­ron de dar igua­les dere­chos a las masas del pue­blo» Geor­ge Novack: Demo­cra­cia y revo­lu­ción, Fon­ta­ma­ra, Bar­ce­lo­na 1977, p. 69., reins­tau­ran­do el orden social basa­do en la pro­pie­dad pri­va­da allí don­de había sido cues­tio­na­do por las masas insu­rrec­tas.

Así, el terror inhe­ren­te a la vio­len­cia defen­si­va enfren­ta­da al terro­ris­mo de la inva­sión espa­ño­la, ese terror, devie­ne terro­ris­mo con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio apli­ca­do por la bur­gue­sía holan­de­sa con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra insur­gen­te holan­de­sa tam­bién, terro­ris­mo des­ti­na­do a pro­te­ger su pro­pie­dad pri­va­da. Pero esta bur­gue­sía cul­ta, pro­tes­tan­te y demo­crá­ti­ca no sólo aplas­ta­ba a sus pro­pios tra­ba­ja­do­res cuan­do lo veía nece­sa­rio, sino que tam­bién apli­ca­ba el terro­ris­mo colo­nia­lis­ta más duro con­tra otros pue­blos. Vea­mos dos ejem­plos: uno, en 1620 los holan­de­ses, para pro­te­ger­se de los indios, ingle­ses y fran­ce­ses, fun­da­ron Fort Oran­ge que daría vida a la ciu­dad de Albany en el actual Esta­do de Nue­va York.

Más tar­de los ingle­ses ocu­pa­ron la ciu­dad al derro­tar a los holan­de­ses y cons­tru­ye­ron un fuer­te mejor situa­do para defen­der sus nego­cios no sólo de los indios y de los fran­ce­ses, sino tam­bién de la pobla­ción holan­de­sa derro­ta­da que, pese a ello, inten­tó recu­pe­rar su inde­pen­den­cia ven­cien­do a los ingle­ses, pero fra­ca­sa­ron David Day: Con­quis­ta, Libros de His­to­ria, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2006, p. 145.; y, otro, la suble­va­ción en 1654 de los colo­nos por­tu­gue­ses afin­ca­dos en Per­nam­bu­co con­tra la ocu­pa­ción de «sus» tie­rras por los holan­de­ses acae­ci­da vein­ti­cua­tro años antes, en 1630, a raíz de las gue­rras entre Holan­da y el impe­rio de los Habs­bur­go Luis Betrán Moya y Doris Moreno Mar­tí­nez: «Barro­co», en His­to­ria de la Huma­ni­dad, Arlan­za Edi­cio­nes, Madrid 2000, p. 24.. Natu­ral­men­te, las tie­rras que los colo­nos por­tu­gue­ses de Per­nam­bu­co afir­ma­ban eran suyas habían per­te­ne­ci­do a las nacio­nes ori­gi­na­rias afin­ca­das en aque­llas tie­rras del actual Bra­sil. Los colo­nos por­tu­gue­ses ter­mi­na­ron expul­san­do a los holan­de­ses, con el tiem­po Por­tu­gal per­de­ría Per­nam­bu­co y Bra­sil. A lo lar­go de estos siglos han exis­ti­do en aque­lla área pro­ce­sos de vio­len­cia, terror y gue­rras suce­si­vas que no vamos a expo­ner aquí pero que nos remi­ten a la dia­léc­ti­ca de lo gené­ti­co-estruc­tu­ral antes vis­ta, por deba­jo de los cam­bios en las for­mas his­tó­ri­co-gené­ti­cas de las vio­len­cias con­cre­tas des­en­ca­de­nas en los dis­tin­tos pro­ce­sos.

La expan­sión del capi­ta­lis­mo neer­lan­dés fue inse­pa­ra­ble de sus gue­rras y de sus crí­me­nes exter­nos, ade­más de su repre­sión cla­sis­ta inter­na y de su gue­rra de libe­ra­ción nacio­nal. Los tres pro­ce­sos vio­len­tos, uni­dos a la expan­sión eco­nó­mi­ca, nos lle­van al papel del Esta­do como cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de las deci­sio­nes fun­da­men­ta­les para la expan­sión de la bur­gue­sía holan­de­sa. Pode­mos hacer­nos una idea de lo deci­si­va que resul­tó la inter­ven­ción esta­tal si rea­li­za­mos una visión sin­té­ti­ca de las gue­rras habi­das en aque­lla épo­ca siem­pre en bus­ca del bene­fi­cio eco­nó­mi­co:

«Los holan­de­ses fue­ron los pri­me­ros en lle­gar a la cos­ta de Coro­man­del al este de la India en 1601, alcan­za­dos por los ingle­ses ocho años des­pués; ambos no tar­da­rían en enfren­tar­se en el Índi­co a los por­tu­gue­ses –los holan­de­ses los com­ba­tie­ron tam­bién en Bra­sil en 1624–1629– y des­pués se enfren­ta­rían mutua­men­te en el Canal de la Man­cha y en el mar del Nor­te en tres gran­des gue­rras nava­les de 1652 a 1674; las dos nacio­nes entra­ron igual­men­te en con­flic­to con los espa­ño­les por los dere­chos de comer­cio en el Cari­be que, des­pués de la intro­duc­ción del azú­car en las Cana­rias y de los escla­vos de Áfri­ca para su cul­ti­vo, daría ori­gen a la zona colo­nial más rica del mun­do. Pos­te­rior­men­te entra­rían en gue­rra con los fran­ce­ses que, habien­do ini­cia­do tar­de la carre­ra de los via­jes oceá­ni­cos, esta­ble­ce­rían fac­to­rías en la India y en Áfri­ca occi­den­tal y un impe­rio embrio­na­rio en Nor­te­amé­ri­ca a media­dos del siglo XVII» John Kee­gan: His­to­ria de la gue­rra, Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na 1995, p. 406..

Pos­te­rior­men­te, Holan­da siguió ata­can­do a otros pue­blos que resis­tían por todos los medios dis­po­ni­bles, como «la gue­rra de esca­ra­mu­zas» sos­te­ni­da en 1825–1830 por los java­ne­ses diri­gi­dos por Dipo­ne­go­ro con­tra la inva­sión holan­de­sa María Soler Sala: «Impe­ria­lis­mo colo­nial en Insu­lin­dia», His­to­ria Uni­ver­sal, Sal­vat, Madrid 2004, tomo 18, p. 197.. No que­re­mos alar­gar­nos en la his­to­ria de este país deci­si­vo para el mito de la demo­cra­cia bur­gue­sa occi­den­tal que «fue mucho más oli­gár­qui­ca que demo­crá­ti­ca […] del alcan­ce extre­ma­da­men­te res­trin­gi­do de los dere­chos de la gen­te» Geor­ge Novack: Demo­cra­cia y revo­lu­ción, Edit. Fon­ta­ma­ra, Bar­ce­lo­na 1977, p. 69. tra­ba­ja­do­ra que había dado su vida por dece­nas de milla­res para inde­pen­di­zar Holan­da del impe­rio espa­ñol. La alian­za de cla­se entre bur­gue­sía comer­cial y terra­te­nien­tes creó un nue­vo poder que se man­tu­vo en medio de la abun­dan­cia pese a que, rápi­da­men­te, Ingla­te­rra se impu­so a Holan­da. Pero el ser­vi­cio de esta cla­se holan­de­sa al mito de la demo­cra­cia bur­gue­sa no había ter­mi­na­do toda­vía. Fue esta bur­gue­sía diri­gi­da por el Prín­ci­pe Ber­nar­do de Holan­da la que en 1952 tuvo un papel insus­ti­tui­ble en la crea­ción del sinies­tro Club Bil­der­berg Cris­ti­na Mar­tín: El Club Bil­der­berg, Arco­Pre­sigs, Bar­ce­lo­na 2008, p. 39 y ss., una aso­cia­ción semi­se­cre­ta for­ma­da por selec­tos capi­ta­lis­tas de varios Esta­dos impe­ria­lis­tas que deba­ten y deci­den sobre cues­tio­nes de suma impor­tan­cia mun­dial al mar­gen de los par­la­men­tos de sus paí­ses, al mar­gen de la demo­cra­cia bur­gue­sa en gene­ral, cuan­do no con­tra ellos.

Las gue­rras libra­das a múl­ti­ples ban­das entre los reinos de Por­tu­gal, Espa­ña, Holan­da e Ingla­te­rra, a las que se suma­ría casi de inme­dia­to el reino de Fran­cia, no se hacían sólo por la con­quis­ta de puer­tos y bases mili­ta­res, de ciu­da­des y de pue­blos, ni tam­po­co sólo para arre­ba­tar­se unas a otras colo­nias ricas ya esta­ble­ci­das, que tam­bién, sino para, por un lado, dar sali­da a los aven­tu­re­ros, pira­tas, malean­tes y revol­to­sos apre­sa­dos, usán­do­los como pun­ta de lan­za con­tra los pue­blos inva­di­dos; y para, por otro lado, repri­mir las ansias de mayor auto­no­mía o inde­pen­den­cia total de las colo­nias, hacién­do­las vol­ver a la domi­na­ción de la metró­po­li a la que debían seguir pagan­do impues­tos cada vez más gra­vo­sos. La matriz social bur­gue­sa tam­bién actua­ba indi­vi­dual­men­te: «La mayo­ría de euro­peos que se des­pla­zan a ultra­mar son mari­nos, sol­da­dos y comer­cian­tes, sin gran cul­tu­ra, muy enér­gi­cos, de pasio­nes vio­len­tas, movi­dos por el rabio­so afán de hacer for­tu­na, a quie­nes el lucro les lle­va a hacer cual­quier cosa. No es de extra­ñar, pues, que cau­sa­ran en los pue­blos indí­ge­nas una impre­sión de horror, y que a tra­vés de ellos todos los euro­peos fue­ran juz­ga­dos mal […] estos euro­peos que lo aban­do­na­ban todo para satis­fa­cer su avi­dez, les cau­sa­ron la impre­sión de que eran unos sal­va­jes» R. Mous­nier, E. Labrous­se y M. Bou­loi­seau: El siglo XVIII, Des­ti­no­li­bro, Bar­ce­lo­na 1981, tomo 1, pp. 362–363.. Inclu­so los revo­lu­cio­na­rios apre­sa­dos que eran depor­ta­dos a otros con­ti­nen­tes se com­por­ta­ban de for­ma muy pare­ci­da con los indí­ge­nas, cuan­do no igual. No debe sor­pren­der por tan­to que la mayo­ría inmen­sa de los pue­blos ata­ca­dos se resis­tie­ran con todas sus fuer­zas a la «civi­li­za­ción».

Usurpación y terrorismo inhumano

Nos hare­mos una idea muy apro­xi­ma­da de lo que bus­ca­ban las poten­cias euro­peas con la explo­ta­ción de las colo­nias al leer un tro­zo del tex­to escri­to en 1747 por Postleth­wayt:

«Las colo­nias no deben olvi­dar nun­ca lo que deben a la madre patria por la pros­pe­ri­dad y rique­za de la que dis­fru­tan. La gra­ti­tud y el deber les obli­gan a per­ma­ne­cer bajo su depen­den­cia inme­dia­ta y subor­di­nar sus pro­pios intere­ses a los de ella. El resul­ta­do de tal inte­rés y de tal depen­den­cia será pro­cu­rar a la madre patria:

  1. un mayor con­su­mo de los pro­duc­tos de sus tie­rras;
  2. ocu­pa­ción para el mayor núme­ros de sus indus­tria­les, arte­sa­nos, pes­ca­do­res y mari­nos;
  3. una mayor can­ti­dad de las mer­can­cías que nece­si­te» Hen­ri Sée: Orí­ge­nes del capi­ta­lis­mo moderno, FCE, Méxi­co 1969, p. 87.

Como se apre­cia, esta­mos ante un cal­cu­la­do plan de enri­que­ci­mien­to de la metró­po­li a cos­ta de las colo­nias. Pero un plan que no sola­men­te esta­ba ela­bo­ra­do por las empre­sas pri­va­das en con­ni­ven­cia con los Esta­dos y las monar­quías, así como con las cla­ses nobles y bur­gue­sas en ascen­so, sino que tam­bién esta­ba den­tro de las cabe­zas y de los sue­ños, en su per­so­na­li­dad, de los indi­vi­duos sin escrú­pu­los que, sobre todo a par­tir del siglo XVIII, se tras­la­da­ban a otros con­ti­nen­tes, como hemos vis­to en el caso ante­rior. Com­pren­de­mos así la extre­ma faci­li­dad con la que los colo­ni­za­do­res occi­den­ta­les recu­rrían al terror y al terro­ris­mo para supe­rar las resis­ten­cias de los pue­blos sojuz­ga­dos.

Si éstos se rebe­la­ban eran cas­ti­ga­dos con una vio­len­cia feroz que lle­ga­ba fácil­men­te al terro­ris­mo, como fue el caso del exter­mi­nio de la suble­va­ción de las nacio­nes andi­nas diri­gi­da por la fami­lia de Túpac Ama­ru II en 1780. Según M. Luce­na Sal­mo­ral las cin­co reivin­di­ca­cio­nes de Túpac Ama­ru eran: supri­mir las adua­nas, la alca­ba­la y la mita; extir­par «todo géne­ro de pen­sio­nes a mi nación»; crear una audien­cia en Cuz­co; supri­mir los Corre­gi­do­res y los repar­ti­mien­tos y, últi­mo, nom­brar un alcal­de mayor indio en cada pro­vin­cia indí­ge­na Manuel Luce­na Sal­mo­ral: «Las resis­ten­cias al refor­mis­mo y pre­sión fis­cal: los levan­ta­mien­tos de la segun­da mitad del siglo XVIII», Gran His­to­ria Uni­ver­sal, Madrid 1986, tomo 30, p. 147.. Tras la derro­ta de los suble­va­dos a manos de un ejér­ci­to espa­ñol de 17.000 sol­da­dos, Túpac Ama­ru fue apre­sa­do y «some­ti­do al terri­ble inte­rro­ga­to­rio de Mata Lina­res. Final­men­te fue sen­ten­cia­do a morir des­cuar­ti­za­do por cua­tro caba­llos», sen­ten­cia que se cum­plió el 18 de mayo de 1781 en Cuz­co Manuel Luce­na Sal­mo­ral: «Las resis­ten­cias al refor­mis­mo y pre­sión fis­cal: los levan­ta­mien­tos de la segun­da mitad del siglo XVIII», op. cit., p. 148.. Cuen­ta S. Gue­rra Vila­boy que la fami­lia de Túpac Ama­ru, que lle­gó a pro­me­ter la liber­tad a los escla­vos negros de la cos­ta, fue some­ti­da a supli­cio antes de morir Ser­gio Gue­rra Vila­boy: Bre­ve his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na, Cien­cias Socia­les, La Haba­na, Cuba 2006, p. 80.. El estu­dio rea­li­za­do por A. Lapo­lla sobre esta rebe­lión no olvi­da una de las razo­nes de su derro­ta que ape­nas apa­re­ce en otros inves­ti­ga­do­res. Nos refe­ri­mos al cru­cial papel repre­si­vo juga­do por la Igle­sia cató­li­ca espa­ño­la. Cons­ta­ta, como es obvio, la «indu­da­ble supe­rio­ri­dad mili­tar de las armas de fue­go espa­ño­las», pero de inme­dia­to aña­de: «y en par­ti­cu­lar la par­ti­ci­pa­ción mili­tar direc­ta de la Igle­sia en la lucha con­tra el Inca. Al pun­to, que en la bata­lla final, fue deci­si­vo el papel de las tro­pas arma­das por la Igle­sia espa­ño­la en Amé­ri­ca, en lucha con­tra el “indio here­je”». Poco des­pués, exten­dien­do en el tiem­po su inves­ti­ga­ción y extra­yen­do una espe­cie de sín­te­sis, afir­ma: «Los espa­ño­les acu­die­ron al mis­mo sis­te­ma que usa­ron siem­pre para domi­nar a los pue­blos ame­ri­ca­nos: el enga­ño, la doblez, la trai­ción a los acuer­dos esta­ble­ci­dos y la vio­la­ción de la pala­bra empe­ña­da. Tam­bién bus­ca­ron debi­li­tar la rebe­lión, otor­gan­do varios de los recla­mos del Inca, y desatan­do una repre­sión de exter­mi­nio sobre todos los pue­blos que le apo­ya­ban. Mata­ron a todos los indios que pudie­ron: cien mil en total entre 1781 y 1785» Alber­to Lapo­lla: Túpac Ama­ru, padre de la eman­ci­pa­ción ame­ri­ca­na, 4 de noviem­bre de 2006..

Tene­mos el caso de la lar­ga gue­rra de libe­ra­ción nacio­nal anti­es­cla­vis­ta sos­te­ni­da por el pue­blo escla­vi­za­do de Hai­tí con­tra diver­sas poten­cias inva­so­ras y con tre­men­dos cos­tos para su pobla­ción José Luciano Fran­co: His­to­ria de la revo­lu­ción de Hai­tí, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2004, p. 157 y ss.. La mis­ma suer­te corrie­ron los pue­blos que se enfren­ta­ron al impe­rio espa­ñol en Amé­ri­ca, y que tuvie­ron que apren­der que su libe­ra­ción nacio­nal era a la vez libe­ra­ción de cla­se, como lo cons­ta­tó Bolí­var tras su estan­cia en la Hai­tí revo­lu­cio­na­ria y la con­si­guien­te reca­pi­tu­la­ción de erro­res. Des­de ese momen­to, Bolí­var tomó deci­sio­nes de gran radi­ca­li­dad social, como supri­mir la escla­vi­tud, expro­piar a los ocu­pan­tes espa­ño­les y otras que le gran­jea­ron el odio de la oli­gar­quía crio­lla y del ya agre­si­vo Esta­dos Uni­dos Fran­cis­co Pidi­val: Boli­var. Pen­sa­mien­to pre­cur­sor del anti­im­pe­ria­lis­mo, Edic. Madres de la Pla­za de Mayo, Bue­nos Aires 2005, p. 89 y ss.. Un siglo más tar­de, los espa­ño­les batie­ron amplia­men­te este «logro» en mor­tan­dad ya que duran­te la gue­rra de inde­pen­den­cia del pue­blo cubano con­tra la domi­na­ción espa­ño­la que con­clu­yó en 1898, se mata­ron apro­xi­ma­da­men­te 300.000 per­so­nas de todas las eda­des y sexos. Lo más terri­ble, como indi­ca R. Izquier­do Cano­sa Raúl Izquier­do Cano­sa: El fla­ge­lo de las gue­rras, Cien­cias Socia­les, La Haba­na, Cuba 2005, p. 67., es que de ellas sólo 12.000, es decir un 4% del total, per­te­ne­cían al Ejér­ci­to Liber­ta­dor, mien­tras que el 96% res­tan­te, unas 288.000, eran per­so­nas civi­les, des­ar­ma­das, de las cua­les 260.000 murien­do de malos tra­tos, ham­bre y enfer­me­dad en los cam­pos de con­cen­tra­ción espa­ño­les siguien­do la estra­te­gia de recon­cen­tra­ción idea­da por el gene­ral Wey­ler y que se ade­lan­tó a los cam­pos de exter­mi­nio nazis. En cuan­to a Fili­pi­nas, se cal­cu­la que murie­ron 600.000 per­so­nas nati­vas en la gue­rra de 1898–1910 con­tra la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na D. Blei­trach, V. Dedal y M. Vivas: Esta­dos Uni­dos o el impe­rio del mal en peor, Edit. José Mar­tí, La Haba­na, Cuba 2006, p. 220., que siguió a la lar­ga ocu­pa­ción espa­ño­la.

Si esto suce­dió en los pue­blos cari­be­ños, cen­tro y sud­ame­ri­ca­nos, antes le había ocu­rri­do otro tan­to a los pue­blos del nor­te de Amé­ri­ca. Tam­bién aquí las reivin­di­ca­cio­nes cla­sis­tas, anti­es­cla­vis­tas, indias y nacio­na­les bur­gue­sas de los colo­nos se mez­cla­ron y acti­va­ron impul­sa­das por el incre­men­to de la explo­ta­ción bri­tá­ni­ca que uti­li­za­ba a las colo­nias del nor­te como prin­ci­pal recur­so para pagar los gas­tos de la recien­te gue­rra con Fran­cia, de modo que esta­lló en 1775 una dura gue­rra de libe­ra­ción nacio­nal, cla­sis­ta y a la vez anti­es­cla­vis­ta, estas dos últi­mas con fra­ca­sos para los explo­ta­dos Howard Zinn: La otra his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, Hiru, Hon­da­rri­bia 1997, pp. 56–96., que aca­bó con la derro­ta bri­tá­ni­ca en 1783.

La escla­vi­tud jugó un papel en estas luchas, sien­do derro­ta­das bas­tan­tes de sus suble­va­cio­nes espon­tá­neas y des­or­ga­ni­za­das, pero al final la rebel­día huma­na ases­tó un duro gol­pe a la acu­mu­la­ción de capi­tal. Sin embar­go, a dife­ren­cia de las socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas, y a dife­ren­cia tam­bién de todos sus res­pec­ti­vos terro­ris­mos, el desa­rro­lla­do por la bur­gue­sía tie­ne la «vir­tud» de haber des­apa­re­ci­do de la ideo­lo­gía domi­nan­te, del sis­te­ma de pen­sa­mien­to ofi­cial y del saber aca­dé­mi­co. Más ade­lan­te nos exten­de­re­mos en la crí­ti­ca teó­ri­ca de seme­jan­te esca­mo­teo de la his­to­ria, aho­ra vamos a seguir bucean­do en la his­to­ria con la ayu­da del méto­do mar­xis­ta, y del pro­pio Karl Marx cuan­do dice que:

«Sabi­do es que en la his­to­ria real desem­pe­ñan un gran papel la con­quis­ta, la escla­vi­za­ción, el robo y el ase­si­na­to; la vio­len­cia, en una pala­bra. En la dul­ce eco­no­mía polí­ti­ca, por el con­tra­rio, ha rei­na­do siem­pre el idi­lio. Las úni­cas fuen­tes de rique­za han sido des­de el prin­ci­pio la ley y el “tra­ba­jo”, excep­tuan­do siem­pre, natu­ral­men­te, “el año en cur­so”. Pero en reali­dad, los méto­dos de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria fue­ron cual­quier cosa menos idí­li­cos» Karl Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, vol. I, pp. 607–608..

Más ade­lan­te, resu­me el terro­ris­mo inhe­ren­te a la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria capi­ta­lis­ta con estas pala­bras:

«La depre­da­ción de los bie­nes de la Igle­sia, la enaje­na­ción frau­du­len­ta de las tie­rras del domi­nio públi­co, el saqueo de los terre­nos comu­na­les, la meta­mor­fo­sis, lle­va­da a cabo por la usur­pa­ción y el terro­ris­mo más inhu­ma­nos, de la pro­pie­dad feu­dal y del patri­mo­nio del clan en la moder­na pro­pie­dad pri­va­da: he ahí otros tan­tos méto­dos idí­li­cos de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria. Con estos méto­dos se abrió paso a la agri­cul­tu­ra capi­ta­lis­ta, se incor­po­ró el capi­tal a la tie­rra y se crea­ron los con­tin­gen­tes de pro­le­ta­rios libres y pri­va­dos de medios de vida que nece­si­ta­ba la indus­tria de las ciu­da­des» Karl Marx: El Capi­tal, op. cit., p. 624..

Marx se extien­de en valio­sos y nece­sa­rios por­me­no­res sobre el con­te­ni­do, for­mas y méto­dos de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria del capi­tal, indi­can­do que des­de fines del siglo XV y duran­te todo el siglo XVI se dic­ta­ron en toda Euro­pa occi­den­tal leyes per­si­guien­do «a san­gre y fue­go el vaga­bun­da­je» Karl Marx: El Capi­tal, op. cit., p. 625., de modo que los padres de la cla­se obre­ra euro­pea empe­za­ron pagan­do por algo de lo que ellos mis­mos eran las víc­ti­mas, pues habían veni­do al mun­do ya en un nue­vo con­tex­to social carac­te­ri­za­do por la des­truc­ción de las vie­jas for­mas de pro­pie­dad, pro­duc­ción y repro­duc­ción, des­truc­ción impues­ta con bru­ta­li­dad, a san­gre y fue­go y recu­rrien­do al terro­ris­mo más inhu­mano. Des­po­ja­dos vio­len­ta­men­te de aque­llas for­mas de pro­pie­dad que, por lo menos, les garan­ti­za­ba un míni­mo de sub­sis­ten­cia en los peo­res momen­tos de ham­bru­na, cuan­do las masas de cam­pe­si­nos que simul­ta­nea­ban estos tra­ba­jos con otros tem­po­ra­les en las fábri­cas, o cuan­do los arte­sa­nos que seguían con­ser­van­do su local y sus herra­mien­tas se veía arrui­na­dos y arro­ja­dos a la calle, o cuan­do los obre­ros que aún seguían man­te­nien­do algu­nas tie­rras en pro­pie­dad o per­te­ne­cien­tes a la fami­lia, clan o pue­blo, tie­rras en las que refu­giar­se y de las que obte­ner la ali­men­ta­ción bási­ca, aho­ra, estas cla­ses tra­ba­ja­do­ras expro­pia­das vio­len­ta­men­te de sus medios de segu­ri­dad vital median­te la «gue­rra social», los nue­vos tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos resul­tan­tes, ofi­cial­men­te «libres», no tenían otro reme­dio que some­ter­se a la bes­tial explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, o morir de ham­bre, tra­ge­dia nada infre­cuen­te.

Y Marx con­ti­núa pre­ci­san­do:

«Véa­se, pues, cómo des­pués de ser vio­len­ta­men­te expro­pia­dos y expul­sa­dos de sus tie­rras y con­ver­ti­dos en vaga­bun­dos, se enca­ja­ba a los anti­guos cam­pe­si­nos, median­te leyes gro­tes­ca­men­te terro­ris­tas, a fuer­za de palos, de mar­cas a fue­go y de tor­men­tos, en la dis­ci­pli­na que exi­gía el sis­te­ma de tra­ba­jo asa­la­ria­do. No bas­ta con que las con­di­cio­nes de tra­ba­jo cris­ta­li­cen en uno de los polos como capi­tal y en el polo con­tra­rio como hom­bres que no tie­nen nada que ven­der más que su fuer­za de tra­ba­jo. Ni bas­ta tam­po­co con obli­gar a éstos a ven­der­se volun­ta­ria­men­te. En el trans­cur­so de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, se va for­man­do una cla­se obre­ra que, a fuer­za de edu­ca­ción, de tra­di­ción, de cos­tum­bres, se some­te a las exi­gen­cias de este régi­men de pro­duc­ción como a las más lógi­cas leyes natu­ra­les. La orga­ni­za­ción del pro­ce­so capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción ya desa­rro­lla­do ven­ce todas las resis­ten­cias; la exis­ten­cia cons­tan­te de una super­po­bla­ción rela­ti­va man­tie­ne la ley de la ofer­ta y de la deman­da de tra­ba­jo a tono con las nece­si­da­des de explo­ta­ción del capi­tal, y la pre­sión sor­da de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas sella el poder de man­do del capi­ta­lis­ta sobre el obre­ro. Toda­vía se emplea, de vez en cuan­do, la vio­len­cia direc­ta, extra­eco­nó­mi­ca; pero sólo en casos excep­cio­na­les» Karl Marx: El Capi­tal, op. cit., p. 627..

Los casos excep­cio­na­les no son otros que las situa­cio­nes crí­ti­cas en las que la bur­gue­sía com­pren­de que los méto­dos pací­fi­cos, la alie­na­ción, las cos­tum­bres, etcé­te­ra, ya no le garan­ti­zan su pro­pie­dad pri­va­da, y en esos casos excep­cio­na­les el capi­tal des­en­ca­de­na el terro­ris­mo.

Deten­gá­mo­nos en tres cues­tio­nes deci­si­vas que resal­tan en estas últi­mas citas. Una, que Marx rela­cio­na direc­ta­men­te el terro­ris­mo con la vio­len­cia extre­ma des­ti­na­da a expro­piar a las masas cam­pe­si­nas de las tie­rras comu­na­les y de otras pro­pie­da­des que toda­vía con­ser­van y que les garan­ti­zan una inde­pen­den­cia vital sufi­cien­te como para no tener que acep­tar por ham­bre la escla­vi­za­ción asa­la­ria­da. Dos, que sos­tie­ne que antes del uso del terro­ris­mo, las cla­ses domi­nan­tes recu­rren a otros méto­dos para obte­ner los mis­mos resul­ta­dos; y, tres, que Marx abre defi­ni­ti­va­men­te la cons­tan­cia teó­ri­ca de que el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se repro­du­ce y refuer­za median­te una inter­ac­ción de fuer­zas con­tra­dic­to­rias, inter­ac­ción de una com­ple­ji­dad cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior a la que exis­te en todos los modos pre­ca­pi­ta­lis­tas. Recor­de­mos lo que hemos dicho ante­rior­men­te sobre la efec­ti­vi­dad de la «coer­ción sor­da» y de la «pre­sión sor­da» de las rela­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas sobre las cla­ses explo­ta­das, a dife­ren­cia de la direc­ta coer­ción extra­eco­nó­mi­ca que rige en los modos pre­ca­pi­ta­lis­tas.

Pre­ci­sa­men­te, recu­rrien­do a la últi­ma cita de Marx aquí rese­ña­da, M. A Lebo­witz insis­te en una cues­tión que nos pare­ce deci­si­va para nues­tro tema: «El inte­rés de Marx no era enten­der la fra­gi­li­dad del capi­ta­lis­mo. Más bien era enten­der su fuer­za. El suyo fue un inten­to de expli­car pre­ci­sa­men­te cómo el capi­ta­lis­mo se repro­du­ce a sí mis­mo, y por qué, en con­se­cuen­cia, las pare­des del capi­ta­lis­mo no se derrum­ban con un gri­to agu­do» Michael A. Lebo­witz: «El gri­to de Hollo­way: todo rui­do y furia», en Marx Aho­ra, nº 23, La Haba­na, Cuba 2007, p. 54., y Lebo­witz repi­te a con­ti­nua­ción varias fra­ses de la cita que hemos pre­sen­ta­do antes. Lebo­witz está intere­sa­do en demos­trar que las tesis refor­mis­tas y utó­pi­cas de Hollo­way, a las que lue­go vol­ve­re­mos, ni siquie­ra refle­jan el ver­da­de­ro pen­sa­mien­to de Marx, sus obje­ti­vos teó­ri­cos, sino que lo des­vir­túa y des­na­tu­ra­li­za. Pero lo que aho­ra nos intere­sa es que, en efec­to, la visión de Marx sobre la vio­len­cia y el terro­ris­mo es par­te de una teo­ría más amplia des­ti­na­da sobre todo a demos­trar, pri­me­ro, cómo y por qué el capi­ta­lis­mo nece­si­ta expan­dir­se, cre­cer y acu­mu­lar cada vez más, lo que le exi­ge bus­car medios de inte­gra­ción de las resis­ten­cias, y, segun­do, cono­cien­do esto, para qué y cómo el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio pue­de vol­ver con­tra el capi­tal esa fuer­za suya expan­si­va hacién­do­la des­truc­ti­va, sal­to que exi­ge la inter­ven­ción de la con­cien­cia polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, exi­gen­cia que no se había plan­tea­do en nin­gún modo pre­ca­pi­ta­lis­ta e inclu­so tam­po­co en los comien­zos de la socie­dad bur­gue­sa. Para que sur­ja la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria es nece­sa­rio que «la con­tra­dic­ción se exal­te has­ta con­ver­tir­se en con­tra­sen­ti­do» Engels: Del socia­lis­mo utó­pi­co al socia­lis­mo cien­tí­fi­co, Obras Esco­gi­das, Edit. Pro­gre­so, Mos­cú 1976, tomo III, p. 159..

Vea­mos aho­ra, rápi­da­men­te, una a una estas tres cues­tio­nes com­pro­ban­do cómo no se nie­gan sino que man­tie­nen una cone­xión dia­léc­ti­ca que depen­de de la evo­lu­ción de las con­tra­dic­cio­nes socia­les. Según la pri­me­ra cues­tión, pode­mos y debe­mos cali­fi­car como puro terro­ris­mo la siguien­te des­crip­ción de la prác­ti­ca «civi­li­za­do­ra» cris­tia­na:

«Según una lis­ta some­ti­da al par­la­men­to, la Com­pa­ñía y sus fun­cio­na­rios se hicie­ron rega­lar por los indios, des­de 1757 a 1766, ¡6 millo­nes de libras ester­li­nas! Entre 1769 y 1770, los ingle­ses fabri­ca­ron allí una epi­de­mia de ham­bre, aca­pa­ran­do todo el arroz y negán­do­se a ven­der­lo si no les paga­ban pre­cios fabu­lo­sos.

»En las plan­ta­cio­nes des­ti­na­das exclu­si­va­men­te al comer­cio de expor­ta­ción, como en las Indias Occi­den­ta­les y en los paí­ses ricos y den­sa­men­te pobla­dos, entre­ga­dos al pilla­je y a la matan­za, como Méxi­co y las Indias Orien­ta­les, era, natu­ral­men­te, don­de el tra­to dado a los indí­ge­nas reves­tía las for­mas más crue­les. Pero tam­po­co en las ver­da­de­ras colo­nias se des­men­tía el carác­ter cris­tiano de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria. Aque­llos hom­bres, vir­tuo­sos inta­cha­bles del pro­tes­tan­tis­mo, los puri­ta­nos de la Nue­va Ingla­te­rra, otor­ga­ron en 1703, por acuer­do de su Assembly, un pre­mio de 40 libras ester­li­nas por cada escal­po de indio y por cada piel roja apre­sa­do; en 1720, el pre­mio era de 100 libras por escal­po; en 1744 […] por los escal­pos de varón de doce años para arri­ba, 100 libras ester­li­nas de nue­vo cuño; por cada hom­bre apre­sa­do, 105 libras; por cada mujer y cada niño, 55 libras […] El par­la­men­to bri­tá­ni­co decla­ró que la caza de hom­bres y el escal­par eran “recur­sos que Dios y la natu­ra­le­za habían pues­to en sus manos”» Karl Marx: El Capi­tal, op. cit., p. 640..

Sobre la segun­da cues­tión, E. P. Thom­pson nos ofre­ce una des­crip­ción casi per­fec­ta de cómo se desa­rro­lla la inter­ac­ción de las diver­sas tác­ti­cas usa­das por la bur­gue­sía para des­ac­ti­var, des­unir y derro­tar las luchas obre­ras y popu­la­res median­te un pro­ce­so ascen­den­te que empie­za por algu­nas con­ce­sio­nes meno­res y ter­mi­na en la repre­sión impla­ca­ble: «En la pri­me­ra sema­na de febre­ro de 1812 expi­ró esta fase del lud­dis­mo, la más impor­tan­te en las Mid­lands. Por tres razo­nes. Pri­me­ra, los lud­di­tas habían triun­fa­do en par­te, pues la mayo­ría de los indus­tria­les y comer­cian­tes medie­ros se deci­die­ron a pagar mejo­res pre­cios: los sala­rios subie­ron por lo gene­ral unos 2 che­li­nes sema­na­les. Segun­da, por estas fechas ya había varios miles de sol­da­dos esta­cio­na­dos en el área, ade­más de varios cons­ta­bles [poli­cías] espe­cia­les y par­ti­das de loca­les de vigi­lan­cia. Ter­ce­ra, se aca­ba­ba de pre­sen­tar al Par­la­men­to el pro­yec­to de ley que san­cio­na­ba con pena de muer­te la des­truc­ción de máqui­nas, lo que obli­gó a poner el énfa­sis en la línea cons­ti­tu­cio­na­lis­ta» E. P. Thom­pson: La for­ma­ción his­tó­ri­ca de la cla­se obre­ra, Laia B, Bar­ce­lo­na 1977, tomo III, p. 155.. Thom­pson sigue expli­can­do que la rápi­da res­pues­ta de los obre­ros cam­bian­do de tác­ti­ca para elu­dir la repre­sión sal­va­je de la pena de muer­te sugie­re que éstos, los obre­ros, esta­ban coor­di­na­dos y diri­gi­dos por un comi­té lud­di­ta, y aña­de que a pesar de todo y aun­que la derro­ta se pro­du­jo en aque­lla región, inme­dia­ta­men­te sur­gie­ron más luchas lud­di­tas radi­ca­les en otras zonas.

La dia­léc­ti­ca le lle­va a Marx a inves­ti­gar el ori­gen his­tó­ri­co de esta inter­ac­ción entre méto­dos de coac­ción y some­ti­mien­to, de vio­len­cias y de terro­ris­mo inhe­ren­tes a la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal, es decir, a la base de explo­ta­ción sobre la que des­can­sa y se yer­gue el capi­ta­lis­mo, sos­te­nien­do que «las diver­sas eta­pas de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria tie­nen su cen­tro, por orden cro­no­ló­gi­co más o menos pre­ci­so, en Espa­ña, Por­tu­gal, Holan­da, Fran­cia e Ingla­te­rra. Es aquí, en Ingla­te­rra, don­de a fines del siglo XVII se resu­me y sin­te­ti­za sis­te­má­ti­ca­men­te en el sis­te­ma colo­nial, el sis­te­ma de la deu­da públi­ca, el moderno sis­te­ma tri­bu­ta­rio y el sis­te­ma pro­tec­cio­nis­ta. En par­te, estos méto­dos se basan, como ocu­rre con el sis­te­ma colo­nial, en la más ava­sa­lla­do­ra de las fuer­zas. Pero todos ellos se valen del poder del Esta­do, de la fuer­za con­cen­tra­da y orga­ni­za­da de la socie­dad, para ace­le­rar a pasos agi­gan­ta­dos el pro­ce­so de trans­for­ma­ción del régi­men feu­dal de pro­duc­ción en sis­te­ma capi­ta­lis­ta y acor­tar los inter­va­los. La vio­len­cia es la coma­dro­na de toda socie­dad vie­ja que lle­va en sus entra­ñas otra nue­va. Es, por sí mis­ma, una poten­cia eco­nó­mi­ca» Karl Marx: El Capi­tal, op. cit., p. 639..

Al mar­gen de las dife­ren­cias que exis­ten en la apli­ca­ción de la «más ava­sa­lla­do­ra de las fuer­zas» por par­te, sobre todo, del colo­nia­lis­mo, del sis­te­ma de la deu­da públi­ca, del moderno sis­te­ma tri­bu­ta­rio y del sis­te­ma pro­tec­cio­nis­ta, al mar­gen de tales dife­ren­cias, sin embar­go, lo que uni­fi­ca a las prác­ti­cas e ins­ti­tu­cio­nes cita­das es «el poder del Esta­do» que ace­le­ra el pro­ce­so his­tó­ri­co y que es inse­pa­ra­ble de la vio­len­cia que resul­ta ser, ella mis­ma, una poten­cia eco­nó­mi­ca. La teo­ría mar­xis­ta del terro­ris­mo for­ma par­te de esta visión his­tó­ri­ca y dia­léc­ti­ca gene­ral sobre el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Marx y Engels estu­dia­ron este sis­te­ma has­ta el lími­te de una de sus fases, la colo­nia­lis­ta, y ade­lan­ta­ron algu­nas carac­te­rís­ti­cas de lo que sería la fase impe­ria­lis­ta, que no cono­cie­ron. Mas lo deci­si­vo esta­ba ya desa­rro­lla­do en su teo­ría del plus­va­lor y de la plus­va­lía, que nos lle­va al sobre­pro­duc­to y al exce­den­te social acu­mu­la­do que hemos expues­to antes. Por tan­to, la diná­mi­ca que ascien­de de las for­mas de explo­ta­ción no vio­len­ta a las más vio­len­tas has­ta ter­mi­nar en el terro­ris­mo, nos remi­te siem­pre, a la dia­léc­ti­ca entre la resis­ten­cia menos o más deci­si­va y deses­pe­ra­da del colec­ti­vo que quie­re man­te­ner su exce­den­te, y el ata­que opre­sor más o menos vio­len­to del colec­ti­vo que quie­re expro­piár­se­lo. En este sen­ti­do, lo esen­cial de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal no ha con­clui­do aún, si bien el grue­so de la plus­va­lía y del bene­fi­cio lo obtie­ne el capi­ta­lis­mo median­te la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo asa­la­ria­da.

Como ha recor­da­do D. Har­vey, en Marx ya se encuen­tra una teo­ría de esta diná­mi­ca que apa­re­ce en una par­te con­cre­ta de su visión gene­ral:

«Una mira­da más aten­ta de la des­crip­ción que hace Marx de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria, reve­la un ran­go amplio de pro­ce­sos. Éstos inclu­yen la mer­can­ti­li­za­ción y pri­va­ti­za­ción de la tie­rra y la expul­sión for­zo­sa de las pobla­cio­nes cam­pe­si­nas; la con­ver­sión de diver­sas for­mas de dere­chos de pro­pie­dad –común, colec­ti­va, esta­tal, etcé­te­ra– en dere­chos de pro­pie­dad exclu­si­vos; la supre­sión del dere­cho a los bie­nes comu­nes; la trans­for­ma­ción de la fuer­za de tra­ba­jo en mer­can­cía y la supre­sión de for­mas de pro­duc­ción y de con­su­mo alter­na­ti­vas; los pro­ce­sos colo­nia­les, neo­co­lo­nia­les e impe­ria­les de apro­pia­ción de acti­vos, inclu­yen­do los recur­sos natu­ra­les; la mone­ti­za­ción de los inter­cam­bios y la recau­da­ción de impues­tos, par­ti­cu­lar­men­te de la tie­rra; el trá­fi­co de escla­vos; y la usu­ra, la deu­da públi­ca y, final­men­te, el sis­te­ma de cré­di­to. El Esta­do, con su mono­po­lio de la vio­len­cia y sus defi­ni­cio­nes de lega­li­dad, jue­ga un rol cru­cial al res­pal­dar y pro­mo­ver estos pro­ce­sos» David Har­vey: «El “nue­vo” impe­ria­lis­mo: acu­mu­la­ción por des­po­se­sión», en El nue­vo desafío impe­rial, L. Panitch y C. Leys (edit.), Clasc­so, Argen­ti­na 2003, p. 113..

Vea­mos aho­ra la ter­ce­ra y últi­ma cues­tión, la de que Marx se preo­cu­pó espe­cial­men­te por des­cu­brir la razón de la super­vi­ven­cia del capi­ta­lis­mo para poder así com­ba­tir­lo mejor. En su obra exis­ten, bási­ca­men­te, dos gran­des diná­mi­cas que gene­ran las vio­len­cias explo­ta­do­ras: una es la ya vis­ta de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria, y la otra es la que sur­ge de la «pre­sión sor­da», de la «coer­ción sor­da» que sufre el tra­ba­ja­dor y que tien­de a cre­cer has­ta esta­llar de mane­ra públi­ca como lucha vio­len­ta social y, en la situa­ción lími­te, con la res­pues­ta terro­ris­ta de la cla­se domi­nan­te. Ambas diná­mi­cas están a su vez den­tro de la teo­ría gene­ral del papel de la vio­len­cia en la his­to­ria, teo­ría que pode­mos leer de for­ma sin­te­ti­za­da en Engels: «En polí­ti­ca no exis­ten más que dos fuer­zas deci­si­vas: la fuer­za orga­ni­za­da del Esta­do, el ejér­ci­to, y la fuer­za no orga­ni­za­da, la fuer­za ele­men­tal de las masas popu­la­res» Engels: El papel de la vio­len­cia en la his­to­ria, Obras Esco­gi­das, Edit. Pro­gre­so, Mos­cú 1976, tomo III, p. 418.. Las masas popu­la­res deben orga­ni­zar­se pasan­do de ser una fuer­za ele­men­tal a una fuer­za capaz de enfren­tar­se al Esta­do bur­gués que dis­po­ne de una tre­men­da ven­ta­ja que va más allá de lo mili­tar en el sen­ti­do cuan­ti­ta­ti­vo, más armas, más téc­ni­ca, etcé­te­ra, sino que tam­bién es una ven­ta­ja cua­li­ta­ti­va, por aho­ra, que se basa en la fusión logra­da por la bur­gue­sía entre su civi­li­za­ción mer­can­til y fabril, y su ejér­ci­to. La fusión entre gue­rra, fábri­ca y civi­li­za­ción la expo­ne Engels con estas lapi­da­rias pala­bras: «La moder­na nave de com­ba­te no es sólo un pro­duc­to de la gran indus­tria moder­na, sino has­ta una mues­tra de la mis­ma; es una fábri­ca flo­tan­te –aun­que, cier­ta­men­te, una fábri­ca des­ti­na­da sobre todo a dila­pi­dar dine­ro» Engels: Anti-Düh­ring, Gri­jal­bo, Méxi­co 1968, p. 166..

La vio­len­cia bur­gue­sa es inse­pa­ra­ble de la lógi­ca mer­can­til que bus­ca obte­ner el máxi­mo bene­fi­cio en el tiem­po míni­mo. La base his­tó­ri­ca de la fusión entre vio­len­cia y dine­ro apa­re­ció en Gre­cia, se per­fec­cio­nó en Roma, fue acep­ta­da por otras poten­cias duran­te la Alta Edad Media, y vol­vió a reapa­re­cer con más fuer­za en la Baja Edad Media, para dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo con y median­te el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta. Duran­te estos siglos y espe­cial­men­te des­de la fase colo­nia­lis­ta del capi­ta­lis­mo, la vio­len­cia inva­so­ra ha des­tro­za­do pue­blos median­te el terro­ris­mo más espe­luz­nan­te. Uno de sus efec­tos más dañi­nos para la huma­ni­dad, y por ello más bene­fi­cio­so para el capi­ta­lis­mo, ha sido el de crear fron­te­ras arti­fi­cia­les para deli­mi­tar terri­to­rios arti­fi­cia­les pero nece­sa­rios para la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. Y es en este pro­ble­ma cru­cial, el de las fron­te­ras arti­fi­cia­les impues­tas mili­tar­men­te a los pue­blos, en don­de la vio­len­cia bur­gue­sa se trans­for­ma más fácil­men­te en terro­ris­mo. Estu­dian­do las incon­gruen­cias del sis­te­ma ofi­cial de fron­te­ras Marx afir­ma que la his­to­ria mues­tra que las recla­ma­cio­nes de los pue­blos no aca­ba­rán nun­ca: «Así nos lo ense­ña la his­to­ria. Ocu­rre con las nacio­nes lo mis­mo que con los indi­vi­duos. Para pri­var­les del poder de ata­car, hay que qui­tar­les todos los medios de defen­der­se. No bas­ta echar las manos al cue­llo; hay que ase­si­nar» Marx: La gue­rra civil en Fran­cia, Obras Esco­gi­das, op. cit., tomo II, p. 209., y Marx con­ti­núa denun­cian­do el fra­ca­so his­tó­ri­co de la «polí­ti­ca de con­quis­tas» rea­li­za­da por Napo­león I que ter­mi­nó vol­vién­do­se con­tra él mis­mo.

«No bas­ta echar la mano al cue­llo; hay que ase­si­nar»: ésta y no otra es la lógi­ca ascen­den­te de las vio­len­cias bur­gue­sas cuan­do topan con la resis­ten­cia popu­lar en las cues­tio­nes deci­si­vas para el bene­fi­cio capi­ta­lis­ta. No es casua­li­dad que Marx escri­bie­ra esto en su cele­bé­rri­mo estu­dio sobre el aplas­ta­mien­to de la Comu­na de París en 1871, ni es tam­po­co casual que ini­cia­se este tex­to estu­dian­do, como hemos vis­to, el pro­ble­ma del terri­to­rio, de sus fron­te­ras, de la inca­pa­ci­dad de la «polí­ti­ca de con­quis­ta» para derro­tar a los pue­blos aplas­ta­dos, etcé­te­ra. Se tra­ta, en esen­cia, del mis­mo pro­ble­ma: el de arre­ba­tar a las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras lo que es suyo. El pri­mer paso de la bur­gue­sía es el de des­ar­mar al pro­le­ta­ria­do, dejar­lo inde­fen­so para que no pue­da ata­car. El segun­do paso es apli­car la coer­ción y la pre­sión sor­das e irlas aumen­tan­do al apre­tar las manos alre­de­dor del cue­llo del explo­ta­do, según las tác­ti­cas de la peda­go­gía del mie­do y del terror cal­cu­la­do, dosi­fi­cán­do­los en la medi­da de la resis­ten­cia de quien está sien­do asfi­xia­do. Por últi­mo, si no se rin­de, se le ase­si­na de la for­ma más atroz posi­ble: «Las casas en que se habían refu­gia­do guar­dias nacio­na­les eran rodea­das por gen­dar­mes, rocia­das con petró­leo (pri­me­ra vez que se emplea en esta gue­rra) y lue­go incen­dia­das; los cuer­pos car­bo­ni­za­dos eran saca­dos lue­go por el hos­pi­tal de san­gre de la Pren­sa situa­do en Les Ter­nes» Marx: La gue­rra civil en Fran­cia, op. cit., p. 229..

Las cla­ses domi­nan­tes del Esta­do fran­cés com­pren­die­ron en 1871 que su poder esta­ba al bor­de de la derro­ta defi­ni­ti­va. Pidie­ron ayu­da al inva­sor ale­mán, se alia­ron con su enemi­go de pocos días antes para aplas­tar sin pie­dad al enemi­go común de ambas bur­gue­sías, la fran­ce­sa y la ale­ma­na: la revo­lu­ción comu­ne­ra: «Su unión venía a eli­mi­nar las res­tric­cio­nes que sus dis­cor­dias impo­nían al poder del Esta­do bajo regí­me­nes ante­rio­res y, ante la ame­na­za de un alza­mien­to pro­le­ta­rio, se sir­vie­ron del poder del Esta­do, sin pie­dad y con osten­ta­ción, como de una máqui­na nacio­nal de gue­rra del capi­tal con­tra el tra­ba­jo. Pero esta cru­za­da inin­te­rrum­pi­da con­tra las masas pro­duc­to­ras les obli­ga­ba, no sólo a reves­tir al poder eje­cu­ti­vo de facul­ta­des de repre­sión cada vez mayo­res, sino, al mis­mo tiem­po, a des­po­jar a su pro­pio baluar­te par­la­men­ta­rio –la Asam­blea Nacio­nal–, uno por uno, de todos sus medios de defen­sa con­tra el poder eje­cu­ti­vo» Marx: La gue­rra civil en Fran­cia, op. cit., p. 232.. El Esta­do bur­gués es, según lo defi­ne Marx, «una máqui­na nacio­nal de gue­rra del capi­tal con­tra el tra­ba­jo». El Esta­do bur­gués ha crea­do la máqui­na mili­tar de la nación bur­gue­sa para aplas­tar a la nación tra­ba­ja­do­ra. Vemos así la dia­léc­ti­ca de las dos nacio­nes enfren­ta­das a muer­te den­tro de una nación for­mal, ofi­cial. No pode­mos ana­li­zar aquí las tre­men­das impli­ca­cio­nes que esta tesis mar­xis­ta tie­ne, y menos aún exten­der­nos en los deta­lla­dos aná­li­sis que hace Marx poco des­pués mos­tran­do cómo la Comu­na es en sí la nación pro­le­ta­ria que lucha por su inde­pen­den­cia, en con­tra de la nación bur­gue­sa que ha pac­ta­do con el inva­sor para que éste le ayu­de a recu­pe­rar su pro­pie­dad pri­va­da.

Marx hace hablar a los bur­gue­ses para mos­trar­nos la irre­con­cia­bi­li­dad y el anta­go­nis­mo irre­so­lu­ble entre las dos cla­ses enemi­gas y entre sus dis­tin­tos pro­yec­tos de nación: «¡La Comu­na, excla­man, pre­ten­de abo­lir la pro­pie­dad, base de toda civi­li­za­ción! Sí, caba­lle­ros, la Comu­na pre­ten­día abo­lir esa pro­pie­dad de cla­se que con­vier­te el tra­ba­jo de muchos en la rique­za de unos pocos. La Comu­na aspi­ra­ba a la expro­pia­ción de los expro­pia­do­res. Que­ría con­ver­tir la pro­pie­dad indi­vi­dual en una reali­dad, trans­for­man­do los medios de pro­duc­ción, la tie­rra y el capi­tal, que hoy son fun­da­men­tal­men­te medios de escla­vi­za­ción y de explo­ta­ción del tra­ba­jo, en sim­ples ins­tru­men­tos de tra­ba­jo libre y aso­cia­do. ¡Pero eso es el comu­nis­mo, el “irrea­li­za­ble” comu­nis­mo!» Marx: La gue­rra civil en Fran­cia, op. cit., p. 237.. Para aca­bar con la Comu­na y con el peli­gro del comu­nis­mo, la alian­za bur­gue­sa fran­co-ale­ma­na apli­có el terro­ris­mo con­tra el pue­blo tra­ba­ja­dor de París, con una fero­ci­dad que sigue pro­du­cien­do temor y esca­lo­fríos aún hoy cuan­do lee­mos no sólo el tex­to de Marx, sino otros igual­men­te estre­me­ce­do­res como el de P. O Lis­sa­ga­ray acer­ca de las tor­tu­ras a muje­res y a niñas y niños en Ver­sa­lles, con la pre­sen­cia y el con­sen­ti­mien­to de los curas cató­li­cos que recri­mi­na­ban a las muje­res comu­ne­ras. «Las que esta­ban en cin­ta abor­ta­ron o die­ron a luz niños muer­tos […] Los niños fue­ron ence­rra­dos en un depar­ta­men­to de la pri­sión de muje­res y tra­ta­dos tan bru­tal­men­te como los hom­bres. El secre­ta­rio de Mer­ce­reau abrió de una pata­da el vien­tre a un niño. El hijo de Ran­vier, que tenía doce años, fue cruel­men­te apa­lea­do por haber­se nega­do a decir dón­de esta­ba escon­di­do su padre» P. P. Lis­sa­ga­ray: His­to­ria de la Comu­na, Edit. Laia, Bar­ce­lo­na 1975, tomo 2, p. 131..

Más ade­lan­te vol­ve­re­mos a topar­nos con la cruel­dad terro­ris­ta de la bur­gue­sía apli­ca­da con­tra la infan­cia al estu­diar el rap­to de niñas y niños por el fran­quis­mo y la Igle­sia para entre­gár­se­los a fami­lias cató­li­cas adic­tas al régi­men, así como vol­ve­re­mos a ver la mis­ma inhu­ma­ni­dad pero en el caso sud­ame­ri­cano. La denun­cia de Lis­sa­ga­ray tam­bién habla de la humi­lla­ción como méto­do, aun­que no cita esta pala­bra, y con­fir­ma la crí­ti­ca radi­cal de Marx a la civi­li­za­ción del capi­tal, a su terro­ris­mo. La inves­ti­ga­do­ra R. Roux ha estu­dia­do dete­ni­da­men­te la impor­tan­cia deci­si­va que para Marx tenía lo que ella defi­ne como «des­po­jo» de los bie­nes comu­na­les y colec­ti­vos de las masas explo­ta­das y de los pue­blos por par­te del capi­ta­lis­mo, en suma, des­po­jo de la vida huma­na en bene­fi­cio del capi­tal. La auto­ra defi­ne así lo esen­cial de este pro­ce­so: «Man­do des­pó­ti­co, coer­ción, vio­len­cia, des­po­jo, humi­lla­ción y explo­ta­ción atra­vie­san este pro­ce­so en sus momen­tos cons­ti­tu­ti­vos» Rhi­na Roux: «Marx y la cues­tión del des­po­jo. Cla­ves teó­ri­cas para ilu­mi­nar un cam­bio de épo­ca», Herra­mien­ta, Bue­nos Aires, nº 38, junio de 2008. p. 63.. Los efec­tos de este pro­ce­so letal sobre la vida huma­na son defi­ni­dos de esta for­ma por la auto­ra: «Des­po­jo, des­am­pa­ro, sole­dad y pér­di­da de auto­no­mía apa­re­cen enton­ces como dimen­sio­nes pro­fun­das del des­ga­rra­mien­to de la comu­ni­dad natu­ral ope­ra­do con la expan­sión del capi­tal» Rhi­na Roux: Marx y la cues­tión del des­po­jo. Cla­ves teó­ri­cas para ilu­mi­nar un cam­bio de épo­ca, op. cit., p. 68.. Como se verá en su momen­to, la sen­sa­ción de des­am­pa­ro, sole­dad y pér­di­da de la auto­no­mía pro­du­cen mie­do en las per­so­nas, gene­ran pasi­vi­dad y sumi­sión ante el poder opre­sor, y por eso mis­mo, el terror cal­cu­la­do y la peda­go­gía del mie­do, que son con­sus­tan­cia­les al capi­tal, tam­bién se desa­rro­llan res­pon­dien­do a sus nece­si­da­des repre­si­vas.

La civi­li­za­ción bur­gue­sa, tan radi­cal­men­te des­me­nu­za­da por Marx en su esen­cia terro­ris­ta e inhu­ma­na, se carac­te­ri­za tam­bién por haber inven­ta­do la humi­lla­ción como méto­do de des­truc­ción de la per­so­na­li­dad. R. Roux no ha duda­do en intro­du­cir la humi­lla­ción en la esen­cia de la crí­ti­ca mar­xis­ta al terro­ris­mo inhe­ren­te a la acu­mu­la­ción de capi­tal. S. Fer­nán­dez Arre­gui ha estu­dia­do el pro­ble­ma de la humi­lla­ción des­de la pers­pec­ti­va de la psi­co­lo­gía polí­ti­ca. Sos­tie­ne que, en el sen­ti­do moderno, la humi­lla­ción es un méto­do de desa­rro­llo muy recien­te, de 1757 en con­cre­to Sau­lo Fer­nán­dez Arre­gui: «Refle­xio­nes sobre el sig­ni­fi­ca­do social de la humi­lla­ción», Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca, Valen­cia, nº 37, 2008, p. 31., sur­gi­do a la vez que el capi­ta­lis­mo. El autor reco­rre diver­sas áreas cru­cia­les de la reali­dad bur­gue­sa actual, des­de la explo­ta­ción de la mujer has­ta la glo­ba­li­za­ción y el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y euro­peo, pasan­do por el racis­mo, los dere­chos huma­nos, la cul­tu­ra occi­den­tal, etcé­te­ra, indi­can­do cómo, ade­más del mie­do y de otros sen­ti­mien­tos para­li­zan­tes, la socie­dad esta­ble­ci­da des­tro­za el vital auto­rres­pe­to: «La humi­lla­ción es un sen­ti­mien­to de valor mucho más pro­fun­do, liga­do a la esen­cia de lo que uno es. A pesar de ser un sen­ti­mien­to pro­fun­da­men­te ínti­mo y esen­cial que apa­re­ce por el sim­ple hecho de saber­nos huma­nos, el auto­rres­pe­to depen­de para­dó­ji­ca­men­te del tra­to y la con­si­de­ra­ción que los otros nos dis­pen­san: si los otros –o las ins­ti­tu­cio­nes que con­for­man– nos tra­tan igno­ran­do nues­tra per­te­nen­cia igua­li­ta­ria al gru­po humano, nues­tro auto­rres­pe­to pue­de lle­gar a ver­se ame­na­za­do. Cuan­do esto ocu­rre apa­re­ce la humi­lla­ción» Sau­lo Fer­nán­dez Arre­gui: «Refle­xio­nes sobre el sig­ni­fi­ca­do social de la humi­lla­ción», op. cit., p. 33..

Una par­te muy intere­san­te del artícu­lo es la que tra­ta sobre la humi­lla­ción como for­ma de tor­tu­ra y sobre la per­so­na­li­dad de los tor­tu­ra­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos en Iraq en con­cre­to, pero más en gene­ral cuan­do refle­xio­na sobre la «psi­co­lo­gía del mal: vul­ne­ra­bi­li­dad del indi­vi­duo a la cruel­dad» Sau­lo Fer­nán­dez Arre­gui: «Refle­xio­nes sobre el sig­ni­fi­ca­do social de la humi­lla­ción», op. cit., p. 42.. Tor­tu­ra y terror son algu­nas de las bases de las civi­li­za­cio­nes basa­das en la explo­ta­ción, y el terro­ris­mo es la sín­te­sis extre­ma de ambas, como expon­dre­mos deta­lla­da­men­te. Las refle­xio­nes sobre la tor­tu­ra y la humi­lla­ción expues­tas en el artícu­lo son la res­pues­ta a la pre­gun­ta sobre si Occi­den­te humi­lla a las cul­tu­ras no occi­den­ta­les, lo que nos remi­te en direc­to a las rela­cio­nes entre el euro­cen­tris­mo racis­ta y las fases colo­nia­lis­ta e impe­ria­lis­ta del capi­tal, tema con el que con­clui­mos este pun­to.

Mien­tras que en el cora­zón de la Euro­pa civi­li­za­da se apli­ca­ba el terro­ris­mo más devas­ta­dor con­tra el movi­mien­to obre­ro revo­lu­cio­na­rio, fue­ra de este con­ti­nen­te, el impe­ria­lis­mo euro­peo tam­po­co duda­ba en apli­car dife­ren­tes dosis de terror según las nece­si­da­des de cada momen­to. Daniel R. Hea­drick expli­ca cómo a fina­les del siglo XIX algu­nos expe­di­cio­na­rios y explo­ra­do­res euro­peos pre­fe­rían por diver­sas razo­nes no recu­rrir a la pri­me­ra excu­sa, al exter­mi­nio masi­vo de las pobla­cio­nes que encon­tra­ban, sino que se limi­ta­ban a ate­rro­ri­zar a la gen­te con des­car­gas al aire o con­tra muros. Por ejem­plo, el explo­ra­dor ale­mán Kling, que anda­ba por el Áfri­ca Occi­den­tal en 1893, demos­tró el poder de su ame­tra­lla­do­ra des­tro­zan­do un muro, y Gus­tav Rohlfs dijo que cuan­do los habi­tan­tes de una zona se opo­nían a que su expe­di­ción acam­pa­ra allí: «unos pocos dis­pa­ros a cie­gas les hacían entrar en razón» Daniel R. Hea­drick: Los ins­tru­men­tos del impe­rio, Alta­ya, Madrid 1998, p. 102.. Pero no siem­pre era así y, sobre todo, cuan­do encon­tra­ban una resis­ten­cia sis­te­má­ti­ca el méto­do apli­ca­do nos remi­te a toda la tra­di­ción occi­den­tal des­de grie­gos y roma­nos: «bus­car al enemi­go en su pro­pio terri­to­rio, des­truir sus fuer­zas y su gobierno, y copar su tie­rra» Daniel R. Hea­drick: Los ins­tru­men­tos del impe­rio, op. cit., p. 108..

Mundialización del terror burgués

Vamos a estu­diar cua­tro ejem­plos sobre cómo, por un lado, el terro­ris­mo capi­ta­lis­ta había lle­ga­do a su defi­ni­ti­va mun­dia­li­za­ción des­de fina­les del siglo XVIII y, por otro lado, cómo inter­ac­túan simul­tá­nea­men­te o en par­tes los múl­ti­ples nive­les, face­tas e ins­tan­cias expues­tas aquí por D. Har­vey, y que hemos vis­to reapa­re­cer en el aná­li­sis de la Comu­na rea­li­za­do por Marx, siem­pre bajo el con­trol y el «rol cru­cial» que cum­ple el Esta­do bur­gués al «res­pal­dar y pro­mo­ver estos pro­ce­sos».

El pri­me­ro tra­ta sobre las resis­ten­cias de los pue­blos abo­rí­ge­nes del nor­te de Amé­ri­ca a la inva­sión capi­ta­lis­ta. En 1781, mien­tras Jef­fer­son jus­ti­fi­ca­ba el exter­mi­nio de las nacio­nes indias, los che­ro­kee orga­ni­za­ron la «defen­sa numan­ti­na» de sus terri­to­rios, que se exten­dían por lo que aho­ra es Ala­ba­ma, Ten­nes­see y Geor­gia. La gue­rra fue lar­ga y las tram­pas, pro­me­sas y apa­ren­tes con­ce­sio­nes de los inva­so­res, que siem­pre ter­mi­na­ban en nue­vas agre­sio­nes, fue­ron muchas. En 1838 los debi­li­ta­dos che­ro­kee tuvie­ron que acep­tar las impo­si­cio­nes yan­quis y duran­te la tra­ve­sía de reti­ra­da a las reser­vas asig­na­das, murió una cuar­ta par­te de su pobla­ción David Day: Con­quis­ta, Libros de His­to­ria, Bar­ce­lo­na 2006, pp. 129–130.. Mucho más al nor­te, en la par­te que aho­ra se deno­mi­na Cana­dá, los bri­tá­ni­cos recu­rrie­ron a todos los méto­dos para des­truir a las nacio­nes indias que se les resis­tían. Los mic­macs fue­ron uno de los pue­blos que sufrie­ron en sus car­nes «el terri­ble terror inglés» como lo ha defi­ni­do B. Alden Cox, que el 1 de octu­bre de 1794 pusie­ron un pre­cio de diez gui­neas sobre la cabe­za de cada mic­mac vivo o muer­to Bru­ce Alden Cox: Los indios del Cana­dá, Colec. Map­fre, Madrid 1992, p. 50..

Des­pués de la inde­pen­den­cia nor­te­ame­ri­ca­na se man­tu­vie­ron las resis­ten­cias indias al avan­ce blan­co, algu­nas faci­li­ta­das por las ayu­das espa­ño­la y bri­tá­ni­ca. La más impor­tan­te de todas ellas fue la alian­za de dela­wa­res, mia­mis, wyan­dots, pota­wa­to­mis, iro­que­ses y otros pue­blos rea­li­za­da en los años de 1780 con la ayu­da bri­tá­ni­ca. Las ofen­si­vas nor­te­ame­ri­ca­nas fra­ca­sa­ron una y otra vez, inclu­so con cuan­tio­sas bajas en deter­mi­na­das bata­llas. Pero la cul­tu­ra india aún no había desa­rro­lla­do el sen­ti­do de la dis­ci­pli­na inhe­ren­te a la gue­rra moder­na por lo que, en el ata­que nor­te­ame­ri­cano de agos­to de 1794, fue­ron cogi­dos por sor­pre­sa por­que la inac­ti­vi­dad había rela­ja­do las nor­mas de segu­ri­dad y por­que muchos indios habían vuel­to a sus terri­to­rios. Sin embar­go, no fue­ron derro­ta­dos en ese momen­to sino sólo cuan­do los bri­tá­ni­cos deja­ron de enviar­les armas. Para 1795 la situa­ción era insos­te­ni­ble y la con­fe­de­ra­ción india tuvo que ceder casi todos sus terri­to­rios J. Ant­hony Pare­des: Indios de los Esta­dos Uni­dos anglo­sa­jo­nes, Map­fre, Madrid 1992, pp. 237–238.. No sabre­mos nun­ca si esta con­fe­de­ra­ción india hubie­ra podi­do avan­zar hacia una espe­cie de cen­tra­li­za­ción nacio­nal moder­na, pero sí lle­ga­ron a desa­rro­llar una espe­cie de pro­to­es­ta­do indio capaz de diri­gir la gue­rra, supe­rar las dispu­tas inter­nas y nego­ciar con los bri­tá­ni­cos has­ta que éstos los aban­do­na­ron.

Otro inten­to simi­lar de cen­tra­li­za­ción pro­to­es­ta­tal de los pue­blos autóc­to­nos fue el lle­va­do a cabo por el lla­ma­do movi­mien­to de los «Palos Rojos» que agru­pa­ba a los sec­to­res indios que fun­da­ron un «movi­mien­to mili­tar nati­vis­ta» y que habían teni­do dis­cre­pan­cias con el Con­se­jo Nacio­nal del pue­blo creek ten­den­te a man­te­ner rela­cio­nes pací­fi­cas con Esta­dos Uni­dos. Se tra­tó de una espe­cie de «gue­rra civil» inter­na a los pue­blos indios ya que una par­te optó por luchar con los nor­te­ame­ri­ca­nos con­tra el «movi­mien­to mili­tar nati­vis­ta». En mar­zo de 1814 el ejér­ci­to yan­qui, apo­ya­do por cola­bo­ra­cio­nis­tas che­ro­kees y creeks diri­gi­dos por el mes­ti­zo William McIn­tosh, ven­cie­ron a los «Palos Rojos» que tuvie­ron que ceder muchos terri­to­rios de Ala­ba­ma; Esta­dos Uni­dos con­ce­dió lotes de estos terre­nos a los jefes indios cola­bo­ra­cio­nis­tas, lotes que les fue­ron reti­ra­dos pos­te­rior­men­te. En 1825, W. McIn­tosh fir­mó en secre­to otro tra­ta­do con los nor­te­ame­ri­ca­nos por lo que fue eje­cu­ta­do por el jefe Mana­wa J. Ant­hony Pare­des: Indios de los Esta­dos Uni­dos anglo­sa­jo­nes, op. cit., p. 251..

Como se apre­cia, las nacio­nes indias resis­tie­ron en la medi­da de sus fuer­zas, y aun­que algu­nas tri­bus bor­dea­ron los lími­tes de la crea­ción de un pro­to­es­ta­do indio, no dis­po­nían de recur­sos socio­eco­nó­mi­cos, cul­tu­ra­les y mili­ta­res sufi­cien­tes dada la aplas­tan­te supe­rio­ri­dad cuan­ti­ta­ti­va de la inva­sión de Esta­dos Uni­dos. Las tie­rras indias, las inmen­sas pra­de­ras, los bos­ques y el sub­sue­lo, todo aque­llo era codi­cia­do por el capi­ta­lis­mo yan­qui no sólo por su cie­ga nece­si­dad expan­sio­nis­ta sino tam­bién por­que la deno­mi­na­da «con­quis­ta del Oes­te» o la «fron­te­ra móvil» absor­bía bue­na par­te de la mano de obra sobran­te y de males­tar social y cla­sis­ta que esta­lla­ba cada deter­mi­na­do tiem­po. Pero los yan­quis lle­va­ron la des­truc­ción y pri­va­ti­za­ción de lo comu­nal a lo abso­lu­to, al exter­mi­nio de la esen­cia huma­na, la liber­tad y la cul­tu­ra: en 1884 el gobierno nor­te­ame­ri­cano prohi­bió las reunio­nes sagra­das indias, y cuan­do los indios siux se reunie­ron en 1890 para cele­brar sus ritos, fue­ron ata­ca­dos y exter­mi­na­dos por el ejér­ci­to yan­qui en la bata­lla de Woun­ded Knee Rafael San Mar­tín: Bio­gra­fía del Tío Sam, Cien­cias Socia­les, La Haba­na, Cuba 2006, tomo I, p. 324..

El segun­do tra­ta sobre el con­se­jis­mo y el sovie­tis­mo en un país tan dis­tan­te y dife­ren­te a Ita­lia, Ale­ma­nia o las zonas super­in­dus­tria­li­za­das de la Rusia de 1917. Se tra­ta de la India de fina­les de 1947 y todo 1948. B. Moo­re ha demos­tra­do que el cam­pe­si­na­do hin­dú no ha sido tan pací­fi­co y obe­dien­te como lo ha dicho la pro­pa­gan­da gand­hia­na ofi­cial, según la cual estas masas sola­men­te pro­tes­ta­ban con méto­dos de desobe­dien­cia civil no vio­len­ta, si es que algu­na vez lucha­ron por sus dere­chos. La reali­dad es muy dife­ren­te y el autor des­ve­la varias for­mas gene­ra­les de vio­len­cia que lue­go se expre­sa­ban cada una de ellas en múl­ti­ples varian­tes par­ti­cu­la­res. De todas ellas, la que más nos ense­ña en la cues­tión que aho­ra estu­dia­mos es la expe­rien­cia revo­lu­cio­na­ria del Esta­do de Hyde­ra­bad a fina­les de 1947 y comien­zos de 1948: «Sur­gie­ron de gol­pe mul­ti­tud de soviets aldea­nos que pasa­ron a domi­nar un área con­si­de­ra­ble­men­te exten­sa. Por cor­to tiem­po los comu­nis­tas rom­pie­ron el con­trol de los gran­des pro­pie­ta­rios y de la poli­cía, dis­tri­bu­ye­ron tie­rra, can­ce­la­ron deu­das y liqui­da­ron enemi­gos a la mane­ra clá­si­ca […] El 13 de sep­tiem­bre de 1948, el ejér­ci­to indio lo con­quis­tó en menos de una sema­na. Pero repri­mir a los cam­pe­si­nos comu­nis­tas diri­gi­dos por Telin­ga­na lle­vó “algu­nos meses” de inten­sas ope­ra­cio­nes mili­ta­res y poli­cía­cas, miles de deten­cio­nes suma­rias y una caza de líde­res a tiro lim­pio» Barring­ton Moo­re, Jr.: Los orí­ge­nes socia­les de la dic­ta­du­ra y de la demo­cra­cia, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 2002, pp. 542–543.. De nue­vo se uti­li­zó el terro­ris­mo para pri­va­ti­zar las tie­rras comu­na­les y de peque­ña pro­pie­dad cam­pe­si­na que las masas habían recu­pe­ra­do con su vio­len­cia jus­ta, para devol­ver­las a los gran­des terra­te­nien­tes.

El ter­ce­ro tra­ta sobre el gol­pe mili­tar de sep­tiem­bre de 1973 en Chi­le. Hay que empe­zar dicien­do que Chi­le era has­ta enton­ces uno de los Esta­do ame­ri­ca­nos con menos his­to­rial de gol­pes mili­ta­res, que había teni­do has­ta enton­ces 160 años de polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal bur­gue­sa pací­fi­ca, de los cua­les los últi­mos cua­ren­ta y un años inin­te­rrum­pi­dos. Debe­mos insis­tir en esta lar­ga expe­rien­cia de demo­cra­cia bur­gue­sa para poder enten­der mejor cómo fun­cio­na y cómo se ges­ta inter­na­men­te el terro­ris­mo has­ta el momen­to de su irrup­ción públi­ca des­truc­to­ra cuan­do 3.200 per­so­nas que fue­ron ase­si­na­das o des­apa­re­ci­das, no menos de 80.000 dete­ni­das y encar­ce­la­das y 200.000 hui­das por moti­vos polí­ti­cos Nao­mi Klein: La doc­tri­na del shock, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2007, pp. 110–111.. Aun­que el capi­ta­lis­mo chi­leno era depen­dien­te del impe­ria­lis­mo inter­na­cio­nal, sobre todo del yan­qui, a pesar de esto, el blo­que de cla­ses domi­nan­te en el país no había nece­si­ta­do ape­nas gol­pes mili­ta­res para man­te­ner su poder, y menos uno de la bru­ta­li­dad del de Pino­chet. Posi­ble­men­te la razón bási­ca del por qué del gol­pe nos la ofrez­ca M. Gor­nov cuan­do tras repa­sar las enor­mes cuan­tías de «ayu­da eco­nó­mi­ca» nor­te­ame­ri­ca­na al capi­ta­lis­mo chi­leno, afir­ma que «como vemos, el gobierno de Esta­dos Uni­dos pri­me­ro pre­ten­dió afir­mar­se en Chi­le por medio de cré­di­tos y emprés­ti­tos, y al no lograr su pro­pó­si­to, recu­rrió a la acti­vi­dad sub­ver­si­va. La inter­ven­ción de Esta­dos Uni­dos fue sobre todo evi­den­te en la cam­pa­ña de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 1970» M. Gor­nov: «La cons­pi­ra­ción con­tra Chi­le», en Sobre la his­to­ria de las inter­ven­cio­nes arma­das nor­te­ame­ri­ca­nas, Edit. Pro­gre­so, Mos­cú 1984, pp. 175.. Reco­de­mos que fue en esas elec­cio­nes cuan­do Allen­de lle­gó a la pre­si­den­cia del país con el pro­gra­ma de la Uni­dad Popu­lar.

De entre toda la biblio­gra­fía dis­po­ni­ble uno de los tex­tos que mejor sin­te­ti­za las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles que, al final, pre­ci­pi­ta­ron el gol­pe mili­tar es el que reco­ge las exi­gen­cias de la bur­gue­sía chi­le­na, repre­sen­ta­da por el Par­ti­do Demó­cra­ta-Cris­tiano (PDC), a la Uni­dad Popu­lar, exi­gen­cias plan­tea­das en la reunión del 30 de julio de 1973 entre el PDC y el Pre­si­den­te Allen­de. Fue­ron tres las exi­gen­cias irre­nun­cia­bles del capi­tal:

  1. la apli­ca­ción sin res­tric­cio­nes de la ley de con­trol de armas;
  2. dete­ner las refor­mas eco­nó­mi­cas;
  3. devol­ver a la bur­gue­sía las empre­sas ocu­pa­das por los tra­ba­ja­do­res Susa­na Bru­na: Chi­le: la lega­li­dad ven­ci­da, ERA, Méxi­co 1976, p. 244..

Tales exi­gen­cias se redo­bla­ban pre­ci­sa­men­te cuan­do Allen­de esco­ra­ba más y más al refor­mis­mo paci­fis­ta y par­la­men­ta­rio, negán­do­se a armar al pro­le­ta­ria­do y a pre­pa­rar la vio­len­cia defen­si­va de las masas. Las tres exi­gen­cias ata­ñen al cora­zón del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta:

  1. la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, de las fábri­cas recu­pe­ra­das por el pro­le­ta­ria­do por­que la bur­gue­sía las había cerra­do para hun­dir eco­nó­mi­ca­men­te a Chi­le pro­vo­can­do así que amplios sec­to­res de la peque­ña bur­gue­sía y del pue­blo tra­ba­ja­dor sin con­cien­cia de cla­se gira­sen hacia la con­tra­rre­vo­lu­ción;
  2. res­ta­ble­cer la diná­mi­ca de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, lige­ra­men­te debi­li­ta­da por las refor­mas de la Uni­dad Popu­lar y, espe­cial­men­te, impe­dir que se siguie­sen ela­bo­ran­do pro­yec­tos de nacio­na­li­za­cio­nes y de otras for­mas de desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co en bene­fi­cio del pue­blo; y
  3. no sola­men­te impe­dir que se arma­se al pue­blo tra­ba­ja­dor, sino des­ar­mar­lo del todo, deján­do­lo inde­fen­so fren­te al ejér­ci­to bur­gués.

Si pro­fun­di­za­mos más, des­cu­bri­mos que lo que conec­ta a las tres exi­gen­cias bur­gue­sas es el pro­ble­ma del Esta­do, del poder polí­ti­co esta­tal como cen­tra­li­za­dor del poder de cla­se. La izquier­da chi­le­na esta­ba divi­di­da al res­pec­to, des­de las corrien­tes refor­mis­tas como la del PC has­ta las revo­lu­cio­na­rias, pero el pro­ble­ma de qué poder esta­tal tenía que ir cons­tru­yen­do el pue­blo tra­ba­ja­dor fren­te al Esta­do bur­gués se acre­cen­ta­ba día a día Car­los Mis­tral: Chi­le: del triun­fo popu­lar al gol­pe fas­cis­ta, ERA, Méxi­co 1974, p. 112 y ss. en la medi­da en que aumen­ta­ba la lla­ma­da «cri­sis de abas­te­ci­mien­tos». En todos los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios hay deter­mi­na­das cons­tan­tes que se repi­ten con mayor o menor exac­ti­tud, pero siem­pre apa­re­cen, por ejem­plo, la fuga de capi­ta­les, el cie­rre de empre­sas por par­te de la bur­gue­sía, el boi­cot par­la­men­ta­rio, la gue­rra psi­co­ló­gi­co-pro­pa­gan­dís­ti­ca para pro­du­cir mie­do y páni­co al futu­ro, las lla­ma­das cre­cien­tes al gol­pe mili­tar y a la inter­ven­ción extran­je­ra, el azu­za­mien­to de las fie­ras fas­cis­tas y el aca­pa­ra­mien­to de mer­can­cías para gene­rar el des­abas­te­ci­mien­to, la cares­tía y males­tar social. La cri­sis de abas­te­ci­mien­tos esta­ba lle­van­do al caos a Chi­le y sola­men­te que­da­ban dos opcio­nes: ceder a las exi­gen­cias bur­gue­sas o avan­zar en la revo­lu­ción. La pri­me­ra vía lle­va­ba a la derro­ta popu­lar y lue­go a la repre­sión de las izquier­das que siem­pre sigue a toda derro­ta. La segun­da vía lle­va­ba inevi­ta­ble­men­te y al ins­tan­te al pro­ble­ma del poder arma­do, de la vio­len­cia de un signo o de otro, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria e injus­ta, o jus­ta y revo­lu­cio­na­ria. Lle­ga­dos a ese nivel de anta­go­nis­mo, no exis­ten «ter­ce­ras vías», «cami­nos del medio», «con­ce­sio­nes mutuas», etcé­te­ra.

Vien­do el agra­va­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes, los efec­tos del des­abas­te­ci­mien­to, la furia bur­gue­sa en ascen­so y el retro­ce­so clau­di­ca­cio­nis­ta de Allen­de y sus segui­do­res, R. Mau­ro Mari­ni cons­ta­ta un sen­ti­mien­to com­ple­jo en el pue­blo, mez­cla de indi­fe­ren­cia y can­san­cio en algu­nos sec­to­res, y de sor­da irri­ta­ción des­or­ga­ni­za­da y cre­cien­te en la mayo­ría por su inde­fen­sión en las cues­tio­nes deci­si­vas de la vida tras tres años de gobierno popu­lar, y el autor plan­tea direc­ta­men­te el pro­ble­ma del «rear­me del pue­blo», de aumen­tar su fuer­za mate­rial y moral, físi­ca y psi­co­ló­gi­ca, prác­ti­ca y teó­ri­ca para luchar en cada pro­ble­ma con­cre­to de su vida derro­tan­do la con­tra­ofen­si­va bur­gue­sa bata­lla a bata­lla, des­de los abas­te­ci­mien­tos has­ta el dere­cho de auto­de­fen­sa popu­lar, pasan­do por los sala­rios, la edu­ca­ción, el trans­por­te, los ser­vi­cios socia­les y públi­cos, etcé­te­ra. Y dice: «Es por don­de ten­drá de pasar el rear­me del pue­blo» Ruy Mau­ro Mari­ni: El refor­mis­mo y la con­tra­rre­vo­lu­ción. Estu­dios sobre Chi­le, ERA, Méxi­co 1976, pp. 210–215.. Sobre este mis­mo pro­ble­ma, J. D. Cock­croft ha escri­to lo siguien­te: «Pocos chi­le­nos creían que las fuer­zas arma­das pudie­ran ser derro­ta­das a cor­to pla­zo en caso de una con­fron­ta­ción deci­si­va. No obs­tan­te, muchos tam­bién pen­sa­ban que si Allen­de hubie­ra for­ma­do uni­da­des de mili­cias popu­la­res de civi­les arma­dos cuan­do los sen­ti­mien­tos de los nacio­na­lis­tas con­tra las maqui­na­cio­nes de Esta­dos Uni­dos José Pablo Fein­mann: Kis­sin­ger y el 11 de sep­tiem­bre, http://​www​.rebe​lion​.org, 15 de sep­tiem­bre de 2009. eran muy fuer­tes (por ejem­plo des­pués del escán­da­lo de la reve­la­ción de los docu­men­tos de la ITT, en mar­zo de 1972, o cuan­do las tomas de los obre­ros y cam­pe­si­nos iban en aumen­to, tras el gol­pe falli­do de junio de 1973), los mili­ta­res, por lo menos, no hubie­ran podi­do matar al azar, y las posi­bi­li­da­des de alian­zas vic­to­rio­sas entre sol­da­dos y tra­ba­ja­do­res hubie­ran sido una reali­dad. Los izquier­dis­tas y demó­cra­tas de Chi­le tam­bién se cri­ti­ca­ron seve­ra­men­te a sí mis­mos por su fal­ta de uni­dad» James D. Cock­croft: Amé­ri­ca Lati­na y Esta­dos Uni­dos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2004, p. 630..

Pero no se avan­zó por esta línea sino por la con­tra­ria, la del desar­me, la pasi­vi­dad lega­lis­ta y par­la­men­ta­ris­ta y las con­ce­sio­nes. Mien­tras tan­to, la bur­gue­sía, con la ines­ti­ma­ble ayu­da de Esta­dos Uni­dos, orga­ni­za­ba el gol­pe mili­tar y su terro­ris­mo físi­co apo­ya­do por el terro­ris­mo cul­tu­ral y patriar­cal que arra­só la capa­ci­dad crí­ti­ca del país. N. Klein ha escri­to en su estu­dio de las rela­cio­nes entre el neo­li­be­ra­lis­mo y el gol­pe fas­cis­ta de Pino­chet que éste lle­vó el terro­ris­mo a su máxi­ma expre­sión: «Una alian­za de apo­yo mutuo en la que un Esta­do poli­cial y las gran­des empre­sas unie­ron sus fuer­zas para lan­zar una gue­rra total con­tra el ter­cer cen­tro de poder –los tra­ba­ja­do­res–, incre­men­tan­do con ello de mane­ra espec­ta­cu­lar la por­ción de rique­za nacio­nal con­tro­la­da por la alian­za» Nao­mi Klein: La doc­tri­na del shock. El auge del capi­ta­lis­mo del desas­tre, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2007, p. 122.. Median­te el terror se des­tro­za­ron las con­quis­tas socia­les, se mul­ti­pli­có expo­nen­cial­men­te la pobre­za y se con­cen­tró la rique­za en una redu­ci­da frac­ción del blo­que de cla­ses domi­nan­te: en 1975 el gas­to públi­co se recor­tó en un 27% y para 1980 se había recor­ta­do en un 50% con res­pec­to a 1973. Bajo Allen­de, la com­pra de pan, la leche y los bonos de auto­bús supo­nían el 17% del sala­rio de un emplea­do públi­co, bajo Pino­chet, la leche y el trans­por­te ape­nas podían pagar­se, y para com­prar pan había que gas­tar el 74% del sala­rio. La leche des­apa­re­ció del pro­gra­ma esco­lar y «cada vez más estu­dian­tes se des­ma­ya­ban en cla­se, mien­tras que otros muchos deja­ron de acu­dir a la escue­la» Nao­mi Klein: La doc­tri­na del shock, op. cit., p. 119..

El cuar­to y últi­mo tra­ta sobre la inva­sión y saqueo de Iraq, típi­co ejem­plo de terro­ris­mo masi­vo, total y aplas­tan­te, que bus­ca­ba no sólo borrar Iraq del mapa polí­ti­co inter­na­cio­nal, sino ser­vir de cata­li­za­dor para otros cam­bios igual­men­te tota­les que el impe­ria­lis­mo que­ría ace­le­rar en el mun­do ára­be. Siguien­do aquí las inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por N. Klein, un con­se­je­ro de la admi­nis­tra­ción Bush, Michael Ledeen decla­ró que la inva­sión de Iraq era el comien­zo de «una gue­rra para reha­cer el mun­do». Nada más ter­mi­na­da la fase ofi­cial de la gue­rra, Bush decla­ró que el obje­ti­vo era crear una amplia zona de libre comer­cio entre Esta­dos Uni­dos y Orien­te Medio en el pla­zo de una déca­da Nao­mi Klein: La doc­tri­na del shock, op. cit., pp. 434–435.. Los pla­zos y rit­mos esta­ban per­ge­ña­dos den­tro de lo posi­ble, aun­que el pri­mer obje­ti­vo era la expro­pia­ción del cru­do de petró­leo ira­quí a manos de las trans­na­cio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nas y bri­tá­ni­cas, por este orden. Para comien­zos de 2006, en sólo tres años de ocu­pa­ción, sesen­ta y una empre­sas bri­tá­ni­cas habían obte­ni­do unas ganan­cias no infe­rio­res a 1.100 millo­nes de libras ester­li­nas http://​www​.elpais​.com, 13 de mar­zo de 2006..

A media­dos de 2007, A. Lepic se pre­gun­ta­ba sobre cual sería el botín que obten­drían los ocu­pan­tes, y res­pon­día: el 10% de las reser­vas mun­dia­les de petró­leo Art­hur Lepic: ¿Entre­ga­rá el Irak ocu­pa­do su petró­leo a las gran­des cor­po­ra­cio­nes?, http://​www​.rebe​lion​.org, 5 de julio de 2007.. Y por no exten­der­nos en cifras y datos sobre el saqueo mate­rial, lea­mos esto:

«El 19 de junio de 2008, The New York Times infor­ma­ba que trein­ta y seis años des­pués de que Sad­dam Hus­sein nacio­na­li­za­ra los pozos petro­lí­fe­ros ira­quíes, el gobierno títe­re impe­ria­lis­ta de Iraq ha otor­ga­do con­ce­sio­nes a todas las prin­ci­pa­les petro­le­ras mun­dia­les para “man­te­ner” de nue­vo los pozos petro­lí­fe­ros ira­quíes. Des­pués de trein­ta y seis años, las gigan­tes­cas Exxon Mobi­le, Che­vron, Total, Bri­tish Petro­leum y Shell han vuel­to para saquear los pozos petro­lí­fe­ros más lucra­ti­vos del mun­do. Des­de su estre­cha pers­pec­ti­va, estas medi­das del actual gobierno ira­quí son bien­ve­ni­das, por esa razón, para ellas la des­truc­ción y el derra­ma­mien­to de san­gre valen la pena» Dekel Avs­ha­lom y Fred Wes­ton: La aven­tu­ra de Bush en Iraq: ¿quién ha gana­do con ella?, http://​www​.elmi​li​tan​te​.org, 27 de julio de 2008..

Pero el saqueo no se limi­ta a lo mate­rial. La ocu­pa­ción de un pue­blo por otro, u otros, bus­ca en sín­te­sis la esquil­ma­ción de su exce­den­te social colec­ti­vo acu­mu­la­do por el tra­ba­jo de gene­ra­cio­nes ente­ras, y que den­tro de este exce­den­te hay que intro­du­cir los impro­pia­men­te deno­mi­na­dos «valo­res inma­te­ria­les», es decir la cul­tu­ra en su gene­ra­li­dad, que en su esen­cia es una fuer­za mate­rial; y, sin exten­der­nos, tam­bién vere­mos lue­go, al estu­diar el terro­ris­mo patriar­cal, que el pla­cer sexual es uno de los obje­ti­vos más bus­ca­dos por los ocu­pan­tes. Pues bien, el impe­ria­lis­mo euro­cén­tri­co está pro­ce­dien­do a robar cin­co mil años de cul­tu­ra en Iraq, como denun­cia M. Lagau­che. Tras mos­trar la enor­me supe­rio­ri­dad cul­tu­ral, artís­ti­ca, cien­tí­fi­ca y filo­só­fi­ca ira­quí sobre la atra­sa­da e igno­ran­te Euro­pa de has­ta comien­zos del capi­ta­lis­mo, este autor pone el dedo en la lla­ga al narrar el expo­lio cul­tu­ral impe­ria­lis­ta de Iraq Mal­com Lagau­che: Cin­co mil años de cul­tu­ra roba­dos a Bag­dad, http://​www​.boltxe​.info, 25 de mar­zo de 2008..

En 2003 P. Mar­tin denun­ció la polí­ti­ca de des­truc­ción cul­tu­ral apli­ca­da por Esta­dos Uni­dos con­tra Iraq:

«Exis­ten razo­nes comer­cia­les urgen­tes para que el gobierno de Bush per­mi­ta el pilla­je de los teso­ros cul­tu­ra­les de Iraq. De acuer­do a un infor­me del 6 de abril en el Sun­day Herald, perió­di­co esco­cés: entre los que se reunie­ron con el Pen­tá­gono antes del ini­cio de la gue­rra, se encon­tra­ban los repre­sen­tan­tes del Con­se­jo de Esta­dos Uni­dos sobre la Polí­ti­ca Cul­tu­ral [ACCP, en las siglas ingle­sas], gru­po de gran influen­cia para los ricos colec­cio­nis­tas y comer­cian­tes de arte, que han bus­ca­do rela­jar las prohi­bi­cio­nes para la expor­ta­ción de teso­ros cul­tu­ra­les. […] El obje­ti­vo de la ocu­pa­ción mili­tar de Esta­dos Uni­dos es impo­ner­le a Iraq cier­to tipo de domi­nio colo­nial y apo­de­rar­se de sus vas­tos recur­sos petro­le­ros. Ello sir­ve a los intere­ses del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se para humi­llar a Iraq y con­di­cio­nar a su pobla­ción con tal de some­ter­la a Esta­dos Uni­dos y al régi­men títe­re que se esta­ble­ce­rá en Bag­dad. La agre­sión con­tra los recur­sos cul­tu­ra­les que vin­cu­lan al pue­blo ira­quí a sie­te mil años de his­to­ria for­ma par­te de todo un pro­ce­so: des­truir sis­te­má­ti­ca­men­te su iden­ti­dad nacio­nal» Patrick Mar­tin: Esta­dos Uni­dos empren­der gue­rra con­tra la cul­tu­ra y la his­to­ria, http://​www​.wsws​.org/es, 28 de abril de 2003..

Por su par­te, Ch. John­son resu­me la des­truc­ción, el saqueo y el expo­lio cul­tu­ral de Iraq rea­li­za­do por Esta­dos Uni­dos como una des­truc­ción de civi­li­za­cio­nes, en plu­ral, por­que son las siguien­tes: sume­rios, aca­dios, babi­lo­nios, asi­rios, cal­deos, per­sas, grie­gos, roma­nos, par­tos, sasa­ni­das y musul­ma­nes. John­son denun­cia agria­men­te «la indi­fe­ren­cia –inclu­so el rego­ci­jo– mos­tra­do por Rums­feld y sus gene­ra­les ante el saqueo del 11 y del 12 de abril de 2003 del Museo Nacio­nal de Bag­dad y el incen­dio del 14 de abril de 2003 de la Biblio­te­ca y de los Archi­vos Nacio­na­les, así como de la Biblio­te­ca de Cora­nes en el Minis­te­rio de Bie­nes Reli­gio­sos. Estos even­tos, fue­ron, según Paul Zimansky, arqueó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, “el mayor desas­tre cul­tu­ral de los últi­mos 500 años”. Elea­nor Rob­son, de All Souls Colle­ge, Oxford, dijo: “Hay que retro­ce­der siglos, a la inva­sión de Bag­dad por los mon­go­les en 1258, para hallar saqueos de esta dimen­sión”. Pero el secre­ta­rio Rums­feld com­pa­ró el saqueo con las secue­las de un par­ti­do de fút­bol y lo des­car­tó con el comen­ta­rio de que “la liber­tad es des­pro­li­ja… La gen­te libre posee la liber­tad para equi­vo­car­se y come­ter crí­me­nes”» Chal­mers Jon­son: La des­truc­ción de civi­li­za­cio­nes, http://​www​.rebe​lion​.org, 4 de sep­tiem­bre de 2005.. Y la esca­sa cul­tu­ra que sobre­vi­va en Iraq será colo­ni­za­da Dahr Jamail: Iraq: Colo­ni­zar la cul­tu­ra, http://​www​.rebe​lion​.org, 4 de junio de 2009. tras tan­ta des­truc­ción de civi­li­za­cio­nes sin con­tem­pla­cio­nes para asen­tar el mode­lo capi­ta­lis­ta occi­den­tal como domi­nan­te.

Aun­que más ade­lan­te vol­ve­re­mos a la cru­cial tarea del Esta­do en la cen­tra­li­za­ción estra­té­gi­ca del terro­ris­mo, aho­ra nos intere­sa un peque­ño ade­lan­to al res­pec­to por­que la cita que sigue con­fir­ma al menos cua­tro gran­des tesis que defen­de­mos en este tex­to: una, la imbri­ca­ción entre Esta­do y terro­ris­mo; dos, las rela­cio­nes entre terro­ris­mo e inva­sión de tie­rras y pue­blos para expro­piar­les el exce­den­te social acu­mu­la­dos; tres, el impres­cin­di­ble apo­yo del racis­mo como jus­ti­fi­ca­ción euro­cén­tri­ca de la inva­sión terro­ris­ta; y, por últi­mo, cua­tro, la irre­con­cia­bi­li­dad entre terro­ris­mo e inter­na­cio­na­lis­mo de las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos:

«Cuan­do lle­gué a Iraq en 2003, apren­dí una nue­va pala­bra: haji. Haji era el enemi­go. Haji era cada ira­quí. No era una per­so­na, un padre, un maes­tro, o un tra­ba­ja­dor. Es impor­tan­te que se com­pren­da de don­de pro­vie­ne esa pala­bra. Para los musul­ma­nes, lo más impor­tan­te es hacer un pere­gri­na­je a La Meca: el Haji. El que ha hecho el pere­gri­na­je a La Meca es un haji. Es algo que, en el Islam tra­di­cio­nal, es el mayor lla­ma­do de la reli­gión. Toma­mos lo mejor del Islam y lo con­ver­ti­mos en lo peor. Des­de la crea­ción de este país, el racis­mo ha sido uti­li­za­do para jus­ti­fi­car la expan­sión y la opre­sión. Los ame­ri­ca­nos nati­vos eran lla­ma­dos “sal­va­jes,” los afri­ca­nos eran lla­ma­dos toda cla­se de cosas para excu­sar la escla­vi­tud, y los vete­ra­nos de Viet­nam cono­cen la mul­ti­tud de pala­bras uti­li­za­das para jus­ti­fi­car esa gue­rra impe­ria­lis­ta. Así que haji es la pala­bra que usá­ba­mos. Era la pala­bra que usa­mos en esa misión en par­ti­cu­lar de la que voy a hablar. Hemos oído hablar mucho de incur­sio­nes, de rom­per puer­tas a pata­das en las casas de la gen­te y del saqueo de sus casas, pero ésta era una incur­sión de un tipo dife­ren­te. Nun­ca nos daban expli­ca­ción algu­na por nues­tras órde­nes. Sólo nos decían que un gru­po de cin­co o seis casas era aho­ra de pro­pie­dad de los mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos, y que tenía­mos que ir y hacer que esas fami­lias se fue­ran de sus casas. Íba­mos a esas casas e infor­má­ba­mos a las fami­lias que sus hoga­res ya no eran suyos. No les dába­mos nin­gu­na alter­na­ti­va, ni dón­de ir, ni com­pen­sa­ción. Se veían muy con­fun­di­dos y muy asus­ta­dos. No sabían qué hacer y no se iban, así que tenía­mos que sacar­los […] Nos dije­ron que com­ba­tía­mos a terro­ris­tas; el ver­da­de­ro terro­ris­ta era yo, y el ver­da­de­ro terro­ris­mo es esa ocu­pa­ción. El racis­mo den­tro de las fuer­zas arma­das ha sido des­de hace tiem­po un ins­tru­men­to impor­tan­te para jus­ti­fi­car la des­truc­ción y ocu­pa­ción de otro país. Sin el racis­mo, los sol­da­dos se darían cuen­ta de que tie­nen más en común con el pue­blo ira­quí que con los mul­ti­mi­llo­na­rios que nos man­dan a la gue­rra» Aaron Glaz/​Michael Prys­ner: Cómo los mili­ta­res de EEUU en con­vir­tie­ron en terro­ris­tas, http://​www​.rebe​lion​.org, 22 de octu­bre de 2008..

Estado, producción y militarismo

Hemos vis­to que la maqui­na­ria esta­tal es impres­cin­di­ble para que fun­cio­ne bien el terro­ris­mo. Pero las pala­bras siem­pre influ­yen en el pen­sa­mien­to y en las for­mas de enten­der e inter­pre­tar la reali­dad. Hablar del Esta­do como si fue­ra una «máqui­na» sola­men­te es váli­do en muy deter­mi­na­dos casos y den­tro de unos lími­tes muy pre­ci­sos, siem­pre suje­tos a urgen­tes expli­ca­cio­nes inme­dia­tas. Aho­ra bien, no tene­mos que come­ter el error con­sis­ten­te en negar toda impor­tan­cia al Esta­do, en negar su papel cen­tral en el capi­ta­lis­mo y en rene­gar de la nece­si­dad de cons­truir otro Esta­do alter­na­ti­vo y opues­to al bur­gués. Bas­tan­te antes que las modas refor­mis­ta y reac­cio­na­ria lan­za­das al mer­ca­do de las ideo­lo­gías de con­su­mo inte­lec­tual vol­vie­ran a actua­li­zar las tesis de que el mar­xis­mo care­ce de una teo­ría del Esta­do, o que los micro­po­de­res y las redes dis­ci­pli­na­rias fun­cio­na­ran sin la extin­ta cen­tra­li­dad esta­tal, o que se pudie­ra y se debie­ra hacer la revo­lu­ción sin «tomar el poder», o que el «nue­vo capi­ta­lis­mo» y el «impe­rio» fun­cio­na­ran ya sin Esta­do alguno, etcé­te­ra, mucho antes de todo esto, Engels y Marx desa­rro­lla­ron una exten­sa obra sobre el Esta­do repar­ti­da entre múl­ti­ples escri­tos, en los que ponían siem­pre el acen­to en la tesis de que la esen­cia del Esta­do es el poder polí­ti­co de cla­se Adol­fo Sán­chez Váz­quez: Entre la reali­dad y la uto­pía, FCE, Méxi­co 1999, p. 32 y ss.. Un poder que no se limi­ta sola­men­te a repri­mir, sino tam­bién, y en muchos casos sobre todo, a pro­du­cir más poder, más ideo­lo­gía, más inte­gra­ción y más cola­bo­ra­cio­nis­mo con los explo­ta­do­res.

Un ejem­plo entre mil: Engels le escri­bió a Meyer que «des­de hace dos­cien­tos años, esas gen­tes no viven más que de las ayu­das del Esta­do, que les han per­mi­ti­do sobre­vi­vir a todas las cri­sis» Engels: «Car­ta a R. Meyer», en Car­tas sobre El Capi­tal, LAIA, Bar­ce­lo­na 1974, p. 306.. Engels se refe­ría a los jun­kers pru­sia­nos, a la vie­ja noble­za que uti­li­za­ba el Esta­do para sobre­vi­vir a pesar de que se habían ago­ta­do las con­di­cio­nes que garan­ti­za­ban auto­má­ti­ca­men­te su expan­sión. Al mar­gen de los cam­bios for­ma­les de gobier­nos y minis­tros habi­dos en dos siglos, lo esen­cial es que el Esta­do ase­gu­ró la vida de una cla­se obso­le­ta, para­si­ta­ria y explo­ta­do­ra en gra­do extre­mo. ¿Cómo lo hizo? La expli­ca­ción es muy sim­ple: median­te una dia­léc­ti­ca de repro­duc­ción y de repre­sión. J. Texier reivin­di­ca las apor­ta­cio­nes de Engels a la teo­ría del Esta­do, mos­tran­do su incues­tio­na­ble vigen­cia: «El Esta­do es tan­to un ins­tru­men­to de coer­ción como ins­tru­men­to de cla­se, pero tam­bién es pro­duc­tor de un orden que supo­ne las nor­mas que lo ins­tau­ran» Jac­ques Texier: «Esta­do, luchas de cla­ses y for­mas del desa­rro­llo his­tó­ri­co en Engels», en Marx Aho­ra, nº 21, La Haba­na 2006, p. 8.. Pro­du­cir orden es repro­du­cir las con­di­cio­nes que legi­ti­man la explo­ta­ción, que la invi­si­bi­li­zan en bue­na medi­da, y que alie­nan a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras.

Si Texier reivin­di­ca con razón a Engels, G. Ther­born reivin­di­ca a Marx con la mis­ma razón: «Marx man­te­nía que el estu­dio de una deter­mi­na­da socie­dad no debe cen­trar­se sólo en sus suje­tos o en sus estruc­tu­ras, sino, tam­bién y al mis­mo tiem­po, inves­ti­gar sus pro­ce­sos de repro­duc­ción» Göran Ther­born: ¿Cómo domi­na la cla­se domi­nan­te?, Siglo XXI, Madrid 1979, p. 161., pro­ce­sos que son las prác­ti­cas, dis­ci­pli­nas, ins­ti­tu­cio­nes, apa­ra­tos, etcé­te­ra, que garan­ti­zan que la cla­se tra­ba­ja­do­ra siga repro­du­cién­do­se dócil y alie­na­da­men­te, o con mie­do a suble­var­se, mien­tras el Esta­do repro­du­ce sus fuer­zas arma­das, ideo­ló­gi­cas, edu­ca­ti­vas, etcé­te­ra: «El aná­li­sis de la repro­duc­ción nos per­mi­te expli­car cómo pue­den estar inter­re­la­cio­na­dos los dife­ren­tes momen­tos del ejer­ci­cio del poder den­tro de la socie­dad, aun cuan­do no exis­ta una cone­xión inter­per­so­nal cons­cien­te. Están uni­dos entre sí, en reali­dad por sus efec­tos repro­duc­ti­vos. Por ello, unas deter­mi­na­das rela­cio­nes de pro­duc­ción pue­den ser repro­du­ci­das –o favo­re­ci­das o per­mi­ti­das por la inter­ven­ción del Esta­do– aun en el caso de que la cla­se explo­ta­do­ra (domi­nan­te), tal como la defi­nen esas rela­cio­nes, no “con­tro­le” el gobierno en nin­guno de los sen­ti­dos con­ven­cio­na­les de la expre­sión. El hecho de que se repro­duz­ca una for­ma espe­cí­fi­ca de explo­ta­ción y domi­na­ción cons­ti­tu­ye un ejem­plo de domi­na­ción» Göran Ther­born: ¿Cómo domi­na la cla­se domi­nan­te?, op. cit., p. 162.. R. Cas­tel ha estu­dia­do el papel del «Esta­do del cre­ci­mien­to» Robert Cas­tel: Las meta­mor­fo­sis de la cues­tión social, Pai­dós, Bue­nos Aires 1997, pp. 375–387. en el capi­ta­lis­mo fran­cés de media­dos del siglo XX, como ele­men­to cla­ve para ase­gu­rar la repro­duc­ción del sis­te­ma evi­tan­do que la «cues­tión social» gira­se a la izquier­da.

La dia­léc­ti­ca entre repro­duc­ción y repre­sión pue­de fun­cio­nar y de hecho fun­cio­na «aun cuan­do no exis­ta una cone­xión inter­per­so­nal cons­cien­te» por dos razo­nes bási­cas: una, por­que la diná­mi­ca his­tó­ri­ca for­ma­da duran­te siglos gira alre­de­dor de los intere­ses obje­ti­vos de la explo­ta­ción, cuyos bene­fi­cios aglu­ti­nan cons­cien­te e incons­cien­te­men­te a los sec­to­res socia­les que viven bien gra­cias a ella; y, otra y fun­da­men­tal, por­que la lógi­ca de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta tien­de a des­pla­zar a los sec­to­res bur­gue­ses poco efec­ti­vos o anti­cua­dos, cam­bián­do­los por otros más actua­li­za­dos y aptos para relan­zar la diná­mi­ca expan­si­va. Aho­ra bien, toda la his­to­ria del capi­ta­lis­mo demues­tra que la cla­se domi­nan­te ter­mi­na sien­do inca­paz de solu­cio­nar las cri­sis deci­si­vas sola­men­te por medios estric­ta­men­te eco­nó­mi­cos, nece­si­tan­do enton­ces el recur­so a medi­das polí­ti­cas y, en últi­mo caso, vio­len­tas y mili­ta­res. D. Har­vey sos­tie­ne que:

«El Esta­do desem­pe­ña un papel vital en casi todos los aspec­tos de la repro­duc­ción del capi­tal. Ade­más, cuan­do el gobierno inter­vie­ne para esta­bi­li­zar la acu­mu­la­ción en vis­ta de sus múl­ti­ples con­tra­dic­cio­nes, sólo lo logra al pre­cio de absor­ber en su inte­rior estas con­tra­dic­cio­nes. Adquie­re la dudo­sa tarea de admi­nis­trar la dosis nece­sa­ria de deva­lua­ción, pero tie­ne algu­na opción sobre cómo y cuán­do hacer­lo. Pue­de situar los cos­tos den­tro de su terri­to­rio por medio de una dura legis­la­ción labo­ral y de res­tric­cio­nes fis­ca­les y mone­ta­rias, o pue­de bus­car ali­vio externo por medio de gue­rras comer­cia­les, polí­ti­cas fis­ca­les y mone­ta­rias com­ba­ti­vas en el esce­na­rio mun­dial, res­pal­da­das al final por la fuer­za mili­tar. La for­ma final de deva­lua­ción es la con­fron­ta­ción mili­tar y la gue­rra glo­bal» David Har­vey: Los lími­tes del capi­ta­lis­mo y la teo­ría mar­xis­ta, FCE, Méxi­co 1990, p. 451..

Har­vey pone la guin­da de su argu­men­to en el pun­to crí­ti­co de la gue­rra, pero no dice nada sobre cómo orga­ni­za el Esta­do dicha gue­rra aun­que esta cues­tión está implí­ci­ta en su argu­men­to. Tan­to la gue­rra como la repro­duc­ción se sus­ten­tan en el tra­ba­jo dia­rio, calla­do y gris de la buro­cra­cia esta­tal, esa pla­ga invi­si­ble denun­cia­da sin pie­dad algu­na por Marx des­de sus pri­me­ros escri­tos Karl Marx: Crí­ti­ca de la filo­so­fía del Esta­do de Hegel, OME, Gri­jal­bo, Bar­ce­lo­na 1978, tomo 5, pp. 58–59.. Lue­go, otros mar­xis­tas, espe­cial­men­te Lenin, desa­rro­lla­ron esa crí­ti­ca ini­cial, pero la ideo­lo­gía bur­gue­sa en su for­ma refor­mis­ta fue des­vian­do el deba­te hacia la tram­pa de la deno­mi­na­da «admi­nis­tra­ción públi­ca», mane­ra asép­ti­ca y neu­tral, inter­cla­sis­ta, de negar el con­te­ni­do de cla­se de la buro­cra­cia esta­tal. O. Gue­rre­ro recu­pe­ró la teo­ría mar­xis­ta demos­tran­do la natu­ra­le­za opre­so­ra de la buro­cra­cia del Esta­do, de la «admi­nis­tra­ción públi­ca» como pie­za deci­si­va en su fun­cio­na­mien­to coti­diano Omar Gue­rre­ro: La admi­nis­tra­ción públi­ca del Esta­do capi­ta­lis­ta, Fon­ta­ma­ra, Bar­ce­lo­na 1981, p. 243 y ss.. Ya sea en la tor­tu­ra y en el terro­ris­mo, como en la peda­go­gía del mie­do y en el terror cal­cu­la­do, como en la ela­bo­ra­ción y apli­ca­ción de las doc­tri­nas de con­tra­in­sur­gen­cia, en todas estas tareas la buro­cra­cia esta­tal cum­ple una fun­ción deci­si­va, como tam­bién la cum­ple en la tarea de impul­sar las «cien­cias socia­les» des­de los apa­ra­tos de pro­duc­ción de ideo­lo­gía, según vere­mos en todos estos casos.

Todo Esta­do, sea pre­ca­pi­ta­lis­ta o capi­ta­lis­ta, tie­ne como uno de sus obje­ti­vos la pre­pa­ra­ción de la gue­rra tal cual se prac­ti­ca en su con­tex­to y épo­ca. Des­de el ori­gen del capi­ta­lis­mo, el inter­ven­cio­nis­mo esta­tal ha ido en ascen­so y la dia­léc­ti­ca entre repro­duc­ción y repre­sión ha for­za­do dicho inter­ven­cio­nis­mo a la vez que éste ha refor­za­do a aque­lla, has­ta tal pun­to que pode­mos decir que la matriz social del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta está fuer­te­men­te deter­mi­na­da ade­más de por esta dia­léc­ti­ca tam­bién por el papel del mili­ta­ris­mo. Mum­ford es tajan­te en líneas gene­ra­les:

«En cada fase de su desa­rro­llo moderno fue más bien la gue­rra que la indus­tria y el comer­cio, la que mos­tró en plan gene­ral los prin­ci­pa­les ras­gos que carac­te­ri­zan a la máqui­na. El levan­ta­mien­to de pla­nos, el uso de mapas, el plan de cam­pa­ña –mucho antes de que los hom­bres de nego­cios idea­ran los dia­gra­mas de orga­ni­za­ción y de ven­tas– la coor­di­na­ción del trans­por­te, los sumi­nis­tros y la pro­duc­ción (muti­la­ción y des­truc­ción), la amplia divi­sión entre caba­lle­ría, infan­te­ría y arti­lle­ría, y la divi­sión del pro­ce­so de pro­duc­ción entre cada una de dichas ramas; final­men­te, la dis­tin­ción de fun­cio­nes entre las acti­vi­da­des de la pla­na mayor y las del cam­po, todas estas carac­te­rís­ti­cas colo­ca­ron al arte de la gue­rra muy por delan­te de los nego­cios o de la arte­sa­nía con sus mez­qui­nos, empí­ri­cos y fal­tos de pers­pi­ca­cia méto­dos de pre­pa­ra­ción y ope­ra­ción. El ejér­ci­to es de hecho la for­ma ideal hacia la cual debe ten­der un sis­te­ma indus­trial pura­men­te mecá­ni­co» Lewis Mum­ford: Téc­ni­ca y civi­li­za­ción, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1998, tomo I, pp. 109–110..

La pro­gre­si­va inte­gra­ción entre la mili­ta­ri­za­ción y la máqui­na dio un sal­to cua­li­ta­ti­vo duran­te los tiem­pos en los que se pro­du­jo la deno­mi­na­da «revo­lu­ción mili­tar» con­sis­ten­te en cua­tro gran­des avan­ces que, al unir­se, die­ron la aplas­tan­te supe­rio­ri­dad al capi­ta­lis­mo. Un avan­ce fue el de crear una poten­te, rápi­da y efec­ti­va arti­lle­ría de cam­pa­ña, lo que le per­mi­tía con­cen­trar una terri­ble devas­ta­ción en un muy redu­ci­do espa­cio; un segun­do avan­ce fue desa­rro­llar buques de gue­rra nave­ga­bles con arti­lle­ría muy supe­rior a las de los impe­rios pre­ca­pi­ta­lis­tas; un ter­cer avan­ce fue el de la mos­que­te­ría segu­ra y pre­ci­sa; y un cuar­to y últi­mo fue el desa­rro­llo de la logís­ti­ca y del abas­te­ci­mien­to nece­sa­rios para todo lo ante­rior. Para man­te­ner esta «revo­lu­ción mili­tar», los gran­des Esta­dos euro­peos gas­ta­ban entre el 70 y el 90% de sus ingre­sos en todo lo rela­cio­na­do con la gue­rra J. R. McNeill y W. H. McNeill: Las redes huma­nas, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2004, pp. 213–217. en su sen­ti­do amplio, lo que nos da una idea de la dia­léc­ti­ca entre Esta­do, eco­no­mía y vio­len­cia. Los cho­ques múl­ti­ples den­tro de Euro­pa y fue­ra de ésta entre el expan­sio­nis­mo colo­nia­lis­ta y la resis­ten­cia de los pue­blos e impe­rios, ace­le­ra­ron la «revo­lu­ción mili­tar». G. Rudé nos ha lega­do un bri­llan­te capí­tu­lo –«Las gue­rras y la expan­sión euro­pea» Geor­ge Rudé: Euro­pa en el Siglo XVIII. La aris­to­cra­cia y el desafío bur­gués, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1998, pp. 276–298.– en el que expli­ca el papel deci­si­vo de la gue­rra tan­to en las con­tra­dic­cio­nes entre noble­za deca­den­te y bur­gue­sía ascen­den­te en el siglo XVIII, como de las ten­sio­nes inter­na­cio­na­les de los Esta­dos euro­peos y las reper­cu­sio­nes de ambos en la expan­sión del capi­ta­lis­mo euro­peo.

La «revo­lu­ción mili­tar» impul­sa­da des­de la alian­za empre­sa­rial y el Esta­do hizo que se crea­ra una men­ta­li­dad mili­tar obe­dien­te, mecá­ni­ca y has­ta sui­ci­da, en defen­sa de la cla­se domi­nan­te. Los mili­ta­res euro­peos estu­dia­ron con rigor a los mili­ta­res gre­co­rro­ma­nos y apren­die­ron de ellos la uti­li­dad de la dis­ci­pli­na men­tal y psi­co­ló­gi­ca antes inclu­so que la físi­ca: «La acep­ta­ción de las reglas esta­ble­ci­das des­de arri­ba se hizo nor­mal, no sólo por­que los hom­bres temían los duros cas­ti­gos por las infrac­cio­nes de la dis­ci­pli­na, sino tam­bién por­que los sol­da­dos rasos encon­tra­ban una satis­fac­ción psi­co­ló­gi­ca real en una obe­dien­cia cie­ga e irre­fle­xi­va, así como con los ritua­les de la ruti­na mili­tar […] La crea­ción de seme­jan­te Nue­vo Levia­tán –qui­zá casi inad­ver­ti­da– fue cier­ta­men­te uno de los mayo­res logros del siglo XVII, tan nota­ble como el naci­mien­to de la cien­cia moder­na o cual­quie­ra de los gran­des avan­ces de la épo­ca» W. H. McNeill: La bús­que­da del poder, Siglo XXI, Madrid 1988, pp. 146–147.. No es casua­li­dad que fue­ran las cla­ses socia­les más rela­cio­na­das con el bene­fi­cio mer­can­til quie­nes com­pren­die­ron que la pér­di­da de tiem­po es per­ju­di­cial tan­to para la eco­no­mía como para la gue­rra, y quie­nes bus­ca­ron en la men­ta­li­dad racio­nal-mer­can­til de los mili­ta­res gre­co­rro­ma­nos los méto­dos para aho­rrar tiem­po median­te la dis­ci­pli­na. Esta pro­ble­má­ti­ca está expues­ta con más deta­lle en el tex­to de Iña­ki Gil de San Vicen­te La vio­len­cia y lo mili­tar en Marx – La com­bi­na­ción de todas las for­mas de lucha, de 19 de mar­zo de 2009, a libre dis­po­si­ción en inter­net, y remi­to a él a las lec­to­ras y lec­to­res.

Duran­te estos siglos, el capi­ta­lis­mo desa­rro­lló una tota­li­dad en la que lo eco­nó­mi­co-mili­tar y lo cul­tu­ral-béli­co se imbri­có en el Esta­do, resul­tan­do una matriz social en la que las vio­len­cias opre­si­vas sus­ten­ta­ban el ejer­ci­cio de la demo­cra­cia-bur­gue­sa patriar­cal y euro­cén­tri­ca, pri­me­ro cen­si­ta­ria y muy res­trin­gi­da social­men­te y, des­pués, debi­do sólo y exclu­si­va­men­te a las luchas popu­la­res, más abier­ta en lo apa­ren­te pero cerra­da her­mé­ti­ca­men­te en lo deci­si­vo, en la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y en la mili­tar. El con­cep­to de matriz social, expli­ca­do al comien­zo de este tex­to, mues­tra de nue­vo su efec­ti­vi­dad por­que mues­tra cómo y por qué el capi­ta­lis­mo euro­peo supo asu­mir la lógi­ca racio­nal-mer­can­til de los mili­ta­res gre­co­rro­ma­nos, inte­grán­do­la en una men­ta­li­dad supe­rior, más com­ple­ja, pero tam­bién cen­tra­da en la deno­mi­na­da «abs­trac­ción-mer­can­cía». La matriz social capi­ta­lis­ta sub­su­mió así la ten­den­cia mer­can­til pre­ca­pi­ta­lis­ta hacia el terro­ris­mo en la ten­den­cia capi­ta­lis­ta hacia el terro­ris­mo, recu­pe­ran­do la fero­ci­dad del pri­me­ro pero mejo­rán­do­la con la tec­no­cien­cia del segun­do. Es esta mis­ma base común la que res­pon­de a la pre­gun­ta sobre por qué la civi­li­za­ción bur­gue­sa euro­cén­tri­ca encuen­tra tan­ta iden­ti­dad sus­tan­ti­va en los crí­me­nes bru­ta­les del escla­vis­mo gre­co­rro­mano, en su fusión entre terror y cul­tu­ra, cruel­dad y pla­cer, y muer­te y belle­za.

La matriz social capi­ta­lis­ta en lo rela­cio­na­do con las vio­len­cias y el terro­ris­mo se sus­ten­ta, muy espe­cial­men­te, en el papel del Esta­do bur­gués como el cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de la dia­léc­ti­ca entre repro­duc­ción y repre­sión, entre con­sen­so y coer­ción. Debe­mos tener en cuen­ta esta tota­li­dad para enten­der por qué la vio­len­cia capi­ta­lis­ta fue tan supe­rior a la de otros muchos pue­blos. Según G. Par­ker: «Los pue­blos indí­ge­nas de Amé­ri­ca, Sibe­ria, Áfri­ca negra y el sud­es­te asiá­ti­co per­die­ron su inde­pen­den­cia por­que pare­cían inca­pa­ces de adop­tar la tec­no­lo­gía mili­tar occi­den­tal, los del mun­do musul­mán sucum­bie­ron apa­ren­te­men­te por no poder­la adap­tar a su pro­pio sis­te­ma mili­tar. Por el con­tra­rio, los pue­blos del este de Asia fue­ron capa­ces de man­te­ner a raya a Occi­den­te duran­te todo el perío­do ini­cial de la Edad Moder­na por­que, al pare­cer, cono­cían ya las reglas del jue­go. Las armas de fue­go, las for­ta­le­zas, los ejér­ci­tos per­ma­nen­tes y los bar­cos de gue­rra habían for­ma­do par­te duran­te lar­go tiem­po de la tra­di­ción mili­tar de Chi­na, Corea y Japón» Geof­frey Par­ker: La revo­lu­ción mili­tar, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1990, p. 186.. Si nos fija­mos, quie­nes no pudie­ron adop­tar el mili­ta­ris­mo euro­peo se carac­te­ri­za­ron por la debi­li­dad de sus estruc­tu­ras esta­ta­les; quie­nes no pudie­ron adap­tar ese mili­ta­ris­mo al suyo, se carac­te­ri­za­ron por el «atra­so» de su esta­ta­lis­mo en com­pa­ra­ción al euro­peo y, por últi­mo, los Esta­dos fuer­tes asiá­ti­cos resis­tie­ron con cier­ta efec­ti­vi­dad las agre­sio­nes euro­peas, has­ta un lími­te. Por unas u otras razo­nes, los Esta­dos y las matri­ces socia­les corres­pon­dien­tes apa­re­cen siem­pre en el cen­tro del pro­ble­ma. Aún así, debe­mos recor­dar siem­pre la lar­ga lis­ta de gue­rras de todas cla­ses, sobre todo de con­tra­gue­rri­lla, que los ejér­ci­tos occi­den­ta­les han teni­do que librar duran­te muchos años –y siguen libran­do– des­de comien­zos del siglo XIX y que sólo han sido gana­das por los inva­so­res occi­den­ta­les gra­cias a su supe­rio­ri­dad en arma­men­to Gérard Cha­liand: Gue­rras y civi­li­za­cio­nes, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2006, pp. 301–305.. No hay duda de que estas gue­rras han influen­cia­do pode­ro­sa­men­te en la ideo­lo­gía bur­gue­sa, en la socio­lo­gía, como expon­dre­mos más ade­lan­te.

Antes de pasar a enu­me­rar sola­men­te cin­co ejem­plos que reafir­man el papel fun­da­men­tal del Esta­do por acti­va y por pasi­va, debe­mos ofre­cer una espe­cie de pun­to com­pa­ra­ti­vo, demar­ca­dor, entre el Esta­do bur­gués y el Esta­do pro­le­ta­rio tal cual estu­vo ope­ra­ti­vo en la Comu­na de París de 1871, para así dis­po­ner de refe­ren­tes que nos per­mi­tan una mejor com­pren­sión de los cin­co ejem­plos que siguen. Vamos a con­tras­tar el Esta­do bur­gués y el Esta­do pro­le­ta­rio en cua­tro aspec­tos cru­cia­les: pri­me­ro, en lo refe­ren­te a los fun­cio­na­rios, el Esta­do bur­gués usa emplea­dos impues­tos por la bur­gue­sía, mien­tras el Esta­do pro­le­ta­rio usa dele­ga­dos ele­gi­dos por el pue­blo. Segun­do, en lo refe­ren­te al poder arma­do y al ejér­ci­to, el Esta­do bur­gués los usa para opri­mir al pue­blo y defen­der a la bur­gue­sía, mien­tras que el Esta­do pro­le­ta­rio los usa para defen­der al pue­blo (Guar­dia Nacio­nal). Ter­ce­ro, en lo refe­ren­te a la pro­pie­dad, el Esta­do bur­gués pro­te­ge la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta de la tie­rra, las indus­trias, etcé­te­ra, mien­tras que el Esta­do pro­le­ta­rio rea­li­za la con­fis­ca­ción de la pro­pie­dad de los capi­ta­lis­tas que huye­ron e ins­tau­ra el con­trol obre­ro sobre las indus­trias. Y, cuar­to, en lo refe­ren­te a la situa­ción de los obre­ros, el Esta­do bur­gués impo­ne lar­gas horas de tra­ba­jo, cruel explo­ta­ción, mul­tas, opre­sión, etcé­te­ra, mien­tras que el Esta­do pro­le­ta­rio ase­gu­ra la jor­na­da de ocho horas, la eli­mi­na­ción de la explo­ta­ción, de las mul­tas, de la opre­sión, etcé­te­ra Rosa María Yañez: His­to­ria gene­ral del Esta­do y del Dere­cho, Edic. ENSPES, La Haba­na 1983, p. 95.. No hace fal­ta un aná­li­sis deta­lla­do para mos­trar cómo la pro­duc­ción y el mili­ta­ris­mo están inter­re­la­cio­na­dos en cada uno de los cua­tro aspec­tos expues­tos y cómo, a su vez, ayu­dan de modo deci­si­vo a estruc­tu­rar el Esta­do bur­gués, del mis­mo modo que, jus­to lo con­tra­rio, el pue­blo en armas, el con­trol obre­ro y la elec­ción de dele­ga­dos garan­ti­zan una inter­ac­ción muy dife­ren­te entre Esta­do pro­le­ta­rio y pro­duc­ción eco­nó­mi­ca.

Uno de los ejem­plos es el de Etio­pía, que se enfren­tó a diver­sos enemi­gos afri­ca­nos pero, sobre todo, al impe­ria­lis­mo ita­liano al que derro­tó en 1896 gra­cias a la for­ma­ción de un ejér­ci­to con la tec­no­lo­gía mili­tar occi­den­tal Daniel R. Hea­drick: Los ins­tru­men­tos del impe­rio, op. cit., pp. 105–107.. Ita­lia poseía des­de 1882 una con­ce­sión en el puer­to de Assab, jun­to al mar Rojo. En 1885 empe­zó a inva­dir terri­to­rios cer­ca­nos como el puer­to de Mas­sa­na y lue­go la cos­ta de lo que hoy es Eri­trea, has­ta lograr impo­ner un pro­tec­to­ra­do en Etio­pía en 1889. Pero el empe­ra­dor Mene­lik pre­pa­ró una suble­va­ción tras pedir y obte­ner el apo­yo mili­tar fran­cés. Tras la suble­va­ción, Ita­lia envió refuer­zos a las órde­nes del gene­ral Bara­tie­ri, que fue­ron exter­mi­na­dos casi en su tota­li­dad en los des­fi­la­de­ros de la región de Adua el 1 de mar­zo de 1896. Si bien Ita­lia no tuvo más reme­dio que reco­no­cer la inde­pen­den­cia etío­pe, su ven­gan­za se reali­zó con la inva­sión de octu­bre de 1935. La resis­ten­cia etío­pe fue tenaz pese al empleo sis­te­má­ti­co de la avia­ción por los ita­lia­nos, con sus bom­bar­deos indis­cri­mi­na­dos de pobla­cio­nes civi­les inde­fen­sas, ade­lan­tan­do lo que poco des­pués serían los bom­bar­deos de Duran­go y Ger­ni­ka por el ejér­ci­to inter­na­cio­nal a las órde­nes del dic­ta­dor Fran­co. Addis Abe­ba fue toma­da en mayo de 1936 Emi­le Wanty: La his­to­ria de la huma­ni­dad a tra­vés de las gue­rras, Alfa­gua­ra, Madrid 1972, tomo II, pp. 91–93..

Otro ejem­plo, el segun­do, tra­ta de las suce­si­vas luchas de las pobla­cio­nes mal­ga­ches que ya hicie­ron fra­ca­sar el inten­to fran­cés de inva­dir Mada­gas­car a par­tir de 1642; y que de un modo u otro man­tu­vie­ron las opo­si­cio­nes a los suce­si­vos inva­so­res occi­den­ta­les de mane­ra que a fina­les del siglo XVIII no que­da­ba nin­gún esta­ble­ci­mien­to fran­cés en la isla y nin­guno euro­peo a comien­zos del siglo XIX Rafael Sán­chez Man­te­ro: La civi­li­za­ción afri­ca­na, en «El Siglo XIX», His­to­ria de la Huma­ni­dad, op. cit., tomo 25, p. 129.. Esto faci­li­tó que en la pri­me­ra mitad del siglo XIX la rei­na Rana­va­lo­na I expul­sa­se a los misio­ne­ros, cerra­ra la isla a los euro­peos y derro­ta­se a un ejér­ci­to anglo-fran­cés en la bata­lla de Tama­ta­ve en 1846. Es inne­ga­ble que las dos pri­me­ras medi­das más la vic­to­ria mili­tar son tres actos típi­cos de todo Esta­do que quie­re, pri­me­ro, erra­di­car toda influen­cia reli­gio­so-cul­tu­ral extran­je­ra para desa­rro­llar su pro­pio com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral y reli­gio­so, es decir, iden­ti­ta­rio, en peli­gro de extin­ción; segun­do, ase­gu­rar la pro­pie­dad esta­to-nacio­nal del exce­den­te social colec­ti­vo pro­du­ci­do por el pue­blo mal­ga­che, impi­dien­do el saqueo de los comer­cian­tes extran­je­ros, y, el ter­ce­ro y deci­si­vo en últi­ma ins­tan­cia, ase­gu­rar la inde­pen­den­cia polí­ti­co-mili­tar del país median­te la derro­ta de la coa­li­ción inva­so­ra. Sin embar­go, los suce­so­res de Rana­va­lo­na I acep­ta­ron de nue­vo a los extran­je­ros, debi­li­tan­do la inde­pen­den­cia nacio­nal y la for­ta­le­za del Esta­do mal­ga­che, con el resul­ta­do de que para 1885 el Esta­do fran­cés pudo decla­rar a Mada­gas­car pro­tec­to­ra­do, y tras repri­mir la suble­va­ción popu­lar de 1896 la ane­xio­nó como colo­nia. Los mal­ga­ches logra­rían su inde­pen­den­cia en 1947 AA.VV.: «Mada­gas­car», en La Enci­clo­pe­dia, Sal­vat, Madrid 2003, tomo 12, p. 9417..

El ter­cer ejem­plo
o mues­tra la debi­li­dad de un pue­blo inva­di­do por el impe­ria­lis­mo holan­dés que tuvo que acep­tar las duras exi­gen­cias extran­je­ras debi­do a que su deses­pe­ra­da resis­ten­cia mili­tar no pudo dar el sal­to a la crea­ción de un Esta­do fuer­te. Nos refe­ri­mos al pue­blo de Aceh, cuyos habi­tan­tes «aun­que poco uni­dos, opu­sie­ron una feroz resis­ten­cia a la domi­na­ción holan­de­sa. Tras fra­ca­sar en sus ten­ta­ti­vas de obte­ner ayu­da exte­rior, empren­die­ron una lucha de gue­rri­lla que se pro­lon­ga­ría duran­te un cuar­to de siglo. Aun­que más ade­lan­te cho­ca­rían con algu­nos núcleos de resis­ten­cia, en 1898 los holan­de­ses se sin­tie­ron lo bas­tan­te fuer­tes como para impo­ner a todos los prín­ci­pes que se halla­ban bajo su domi­nio los Tra­ta­dos Sucin­tos, que anu­la­ban todos los acuer­dos fir­ma­dos ante­rior­men­te y esti­pu­la­ban que la fun­ción de los jefes de los «Esta­dos indí­ge­nas», paga­dos por el gobierno colo­nial, con­sis­tía en eje­cu­tar las órde­nes de éste» María Soler Sala: «Impe­ria­lis­mo colo­nial en Insu­lin­dia», en His­to­ria Uni­ver­sal Sal­vat, Madrid 2004, tomo 18, p. 198.. Los «demo­crá­ti­cos» Paí­ses Bajos man­tu­vie­ron una gue­rra injus­ta duran­te dece­nios para obte­ner unos bene­fi­cios para su bur­gue­sía, pero tam­bién para su pro­le­ta­ria­do. Lo que de nue­vo con­fir­ma la valía y la nece­si­dad del méto­do dia­léc­ti­co, es el hecho de que, como hemos vis­to ante­rior­men­te, mien­tras los Paí­ses Bajos resis­tían a los inva­so­res nazis en 1940–1945 aun­que de una for­ma «mode­ra­da» y con rela­ti­va­men­te pocos muer­tos en com­pa­ra­ción a otros paí­ses ocu­pa­dos Gabriel Jack­son: Civi­li­za­ción y bar­ba­rie en la Euro­pa del siglo XX, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2008, p. 259., seguía pen­san­do y actuan­do como poten­cia impe­ria­lis­ta en Asia. En reali­dad, lo mis­mo hicie­ron todas las poten­cias euro­peas ocu­pa­das por los nazis que tenían pose­sio­nes en otros con­ti­nen­tes, como el caso fran­cés que endu­re­ció su impe­ria­lis­mo nada más libe­rar­se para des­car­gar bue­na par­te de los cos­tes de la gue­rra y de la recons­truc­ción sobre esos pue­blos opri­mi­dos.

El cuar­to ejem­plo es emble­má­ti­co por­que no sola­men­te mues­tra la impor­tan­cia del Esta­do sino tam­bién su capa­ci­dad de mani­pu­la­ción de las masas cre­yen­tes y de direc­ción estric­ta del pro­ce­so social. Cuan­do los por­tu­gue­ses y los jesui­tas lle­va­ron las armas de fue­go a Japón en la mitad del siglo XVI, el empe­ra­dor Hide­yos­hi hizo creer a los cam­pe­si­nos que iba a cons­truir un gran tem­plo en Kyo­to para lo que nece­si­ta­ba todas sus armas J. R. Elting, H. C. Parish y K. Kawa­na: Japón en gue­rra, Edic. Folio, Bar­ce­lo­na 1998, tomo I, p. 32., que se las entre­ga­ron con­ven­ci­dos de que decía la ver­dad; tam­bién des­ar­mó a la noble­za. Duran­te tres siglos, la dinas­tía domi­nan­te impu­so una paz muy regla­men­ta­da pero des­ar­mó al pue­blo y a la noble­za, negán­do­se a desa­rro­llar la tec­no­lo­gía mili­tar nece­sa­ria. Por esto, cuan­do en 1853 la arma­da nor­te­ame­ri­ca­na y poco des­pués la de la Gran Bre­ta­ña y Rusia impu­sie­ron seve­ras con­di­cio­nes comer­cia­les a Japón, esta­lló casi de inme­dia­to, en 1860, un movi­mien­to de reafir­ma­ción nacio­nal que ha sido deno­mi­na­do «revo­lu­ción mei­ji», tomó el poder del Esta­do lan­zán­do­se a intro­du­cir el capi­ta­lis­mo a mar­chas for­za­das median­te una pla­ni­fi­ca­ción seve­ra­men­te diri­gi­da por el Esta­do. Todo lo mili­tar fue obje­to de una meticu­losa estra­te­gia y las cre­cien­tes pro­tes­tas socia­les, que se mos­tra­ban con el ascen­so del par­ti­do comu­nis­ta japo­nés, fue­ron repri­mi­das feroz­men­te y el par­ti­do des­pe­da­za­do J. R. Elting, H. C. Parish y K. Kawa­na: Japón en gue­rra, op. cit., pp. 14–15. por las deten­cio­nes masi­vas en 1927. Derro­ta­do el movi­mien­to obre­ro y revo­lu­cio­na­rio, el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta impul­sa­do por el Esta­do lle­gó a cam­biar el pro­pio budis­mo que pasó de su esen­cial seña de iden­ti­dad paci­fis­ta y no vio­len­ta a entre­nar mili­tar­men­te a los mon­jes, mien­tras que los sacer­do­tes Shin­to alis­ta­dos en el ejér­ci­to impe­rial fue­ron sus­ti­tui­dos por muje­res sacer­do­ti­sas J. R. Elting, H. C. Parish y K. Kawa­na: Japón en gue­rra, op. cit., p. 74. rom­pien­do la tra­di­ción reli­gio­sa.

El quin­to y últi­mo es el que más con­te­ni­do his­tó­ri­co tie­ne por su impor­tan­cia, como vere­mos. Según E. Tous­saint:

«La uti­li­za­ción de la deu­da exter­na como arma de domi­na­ción ha juga­do un rol fun­da­men­tal en la polí­ti­ca de las prin­ci­pa­les poten­cias capi­ta­lis­tas a fina­les del siglo XIX y a comien­zos del siglo XX en rela­ción con aque­llas poten­cias de segun­do orden que habrían podi­do pre­ten­der acce­der al rol de poten­cias capi­ta­lis­tas. El impe­rio ruso, el impe­rio oto­mano y Chi­na soli­ci­ta­ron capi­ta­les inter­na­cio­na­les para acen­tuar su desa­rro­llo capi­ta­lis­ta. Estos Esta­dos se endeu­da­ron fuer­te­men­te bajo la for­ma de emi­sión de bonos públi­cos con prés­ta­mos en los mer­ca­dos finan­cie­ros de las prin­ci­pa­les poten­cias indus­tria­les. En el caso del impe­rio oto­mano y de Chi­na, las difi­cul­ta­des encon­tra­das para rem­bol­sar las deu­das con­traí­das los pusie­ron pro­gre­si­va­men­te bajo la tute­la extran­je­ra. Las cajas de deu­da son crea­das y ges­tio­na­das por fun­cio­na­rios euro­peos. Estos últi­mos man­da­ban sobre los recur­sos del Esta­do a fin de que cum­plie­se con los com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les. La pér­di­da de su sobe­ra­nía finan­cie­ra con­du­jo al impe­rio oto­mano y a Chi­na a nego­ciar el reem­bol­so de sus deu­das con­tra con­ce­sio­nes de ins­ta­la­cio­nes por­tua­rias, líneas de ferro­ca­rri­les o encla­ves comer­cia­les. Rusia, ame­na­za­da por la mis­ma suer­te, uti­li­za­rá otro camino tras la revo­lu­ción de 1917, repu­dian­do todas las deu­das exter­nas con­si­de­ra­das como odio­sas» Eric Tous­saint: La bol­sa o la vida. Las finan­zas con­tra los pue­blos, Edit. Cien­cias Socia­les, La Haba­na, Cuba 2003, p. 97..

Mien­tras que en los tres casos ante­rio­res hemos vis­to cómo los pue­blos nece­si­ta­ban recu­rrir bien a Esta­dos, aun­que fue­ran débi­les, bien a una míni­ma auto­or­ga­ni­za­ción pro­to­es­ta­tal para resis­tir a las inva­sio­nes que sufrían, al mar­gen de la suer­te últi­ma que tuvie­ron cada uno de ellos, aho­ra vemos un caso en apa­rien­cia dife­ren­te del todo, pero idén­ti­co en lo esen­cial. La capa­ci­dad de un Esta­do para garan­ti­zar la inde­pen­den­cia de su pue­blo se mide, en últi­ma ins­tan­cia, por su fuer­za mili­tar, pero ésta depen­de de prin­ci­pio a fin de su fuer­za eco­nó­mi­ca, de su capa­ci­dad pro­duc­ti­va. Sin esta segun­da, la pri­me­ra se hun­de tar­de o tem­prano. Peor aún, tenien­do algu­na fuer­za mili­tar resi­dual, res­tos de glo­rias pasa­das, pero habien­do per­di­do ya su poder eco­nó­mi­co, en estos casos tan fre­cuen­tes, no pasa­rá mucho tiem­po sin que se debi­li­te la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, sin que comien­ce la depen­den­cia hacia las empre­sas, ban­ca y Esta­dos extran­je­ros, más pode­ro­sos en lo eco­nó­mi­co y que inclu­so ni nece­si­tan el recur­so de la fuer­za mili­tar para explo­tar eco­nó­mi­ca­men­te a la anta­ño poten­cia eco­nó­mi­co-mili­tar.

La tra­ge­dia de Rusia, Chi­na y Tur­quía, que habían sido pode­ro­sos impe­rios con pode­ro­sos Esta­dos y ejér­ci­tos, fue pre­ci­sa­men­te ésta, que no pudie­ron man­te­ner su pro­duc­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca al rit­mo del aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad de otras poten­cias, antes más débi­les. Tuvie­ron que recu­rrir a prés­ta­mos en con­di­cio­nes leo­ni­nas y a la lar­ga toda deu­da eco­nó­mi­ca es deu­da polí­ti­ca. Su debi­li­dad eco­nó­mi­ca ori­gi­nó su debi­li­dad mili­tar, y el impe­ria­lis­mo se bene­fi­ció de ello. Las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das por el impe­rio zaris­ta hicie­ron la revo­lu­ción para reco­brar las inde­pen­den­cias corres­pon­dien­tes, y con el tiem­po lo mis­mo tuvie­ron que hacer los chi­nos y, con dife­ren­cias, los tur­cos por­que ésta no fue una revo­lu­ción social, y menos socia­lis­ta, sino una revo­lu­ción polí­ti­ca, lai­ca y mili­tar des­ti­na­da a occi­den­ta­li­zar en lo posi­ble a Tur­quía, bus­can­do reins­tau­rar par­tes de su impe­rio per­di­do, como bien lo sufrie­ron los arme­nios, con el exter­mino de un millón y medio de per­so­nas entre 1915 y 1923 a tra­vés de un impla­ca­ble geno­ci­dio http://​www​.geno​ci​dioar​me​nio​.org, 5 de sep­tiem­bre de 2009..

La capa­ci­dad de los Esta­dos euro­peos más pode­ro­sos para mover­se entre estas com­ple­ji­da­des evi­tan­do el esta­lli­do de una gue­rra euro­pea se demos­tró a fina­les del siglo XIX, en los años de nego­cia­ción de «la gran reba­ti­ña» del con­ti­nen­te afri­cano, tro­cea­do y repar­ti­do entre algu­nas poten­cias euro­peas. Leo­pol­do II de Bél­gi­ca, que «más que un sobe­rano era un hom­bre de nego­cios» Alfon­so Lazo Díaz: «La expan­sión colo­nial», en His­to­ria de la Huma­ni­dad, Arlan­za Edic., Madrid 2001, tomo 25, p. 163., impu­so en el Con­go ocu­pa­do por Bél­gi­ca una explo­ta­ción atroz cer­ca­na al escla­vis­mo, obte­nien­do sucu­len­tos bene­fi­cios para la bur­gue­sía bel­ga, y des­pués orga­ni­zó el repar­to de Áfri­ca entre algu­nas poten­cias euro­peas. El hecho de que todos los Esta­dos intere­sa­dos actua­sen de común acuer­do evi­tó el esta­lli­do de la gue­rra en Euro­pa en la déca­da de 1880 Alfon­so Lazo Díaz: «La expan­sión colo­nial», op. cit., p. 166.. Y esto es pre­ci­sa­men­te lo que aho­ra más nos intere­sa, a saber, la rela­ti­va efi­ca­cia de la pre­vi­sión estra­té­gi­ca cen­tra­li­za­da por el Esta­do para evi­tar, duran­te un cier­to tiem­po, que las con­tra­dic­cio­nes socia­les no lle­va­ran el capi­ta­lis­mo a una gue­rra inter­na­cio­nal, como ter­mi­nó suce­dien­do al cabo de dos déca­das.

Al final, la gue­rra esta­lló por­que la irrup­ción de la fase impe­ria­lis­ta así lo exi­gía. Los Esta­dos, sin embar­go, que­da­ron supe­ra­dos por la rapi­dez e inten­si­dad de la nue­va for­ma de gue­rra, por la enor­me leta­li­dad de las fuer­zas des­truc­ti­vas des­en­ca­de­na­das por el capi­ta­lis­mo. El fra­ca­so esta­tal a la hora de pre­ver las nue­vas exi­gen­cias de la gue­rra Anto­nio Mar­tí­nez Tei­xi­dó (dirc): Enci­clo­pe­dia del Arte de la Gue­rra, Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na 2001, p. 304. no anu­la la valía del Esta­do como garan­te del capi­tal, al con­tra­rio. La readap­ta­ción de los Esta­dos a las nece­si­da­des fue rápi­da e inclu­so un Esta­do podri­do has­ta la médu­la como el zaris­ta pudo recu­pe­rar­se en 1916, aun­que la ofen­si­va de ese verano fue el can­to del cis­ne del impe­rio. De cual­quier modo, lo deci­si­vo fue que los Esta­dos euro­peos que supie­ron expan­dir su impe­rio a otros con­ti­nen­tes, es decir, los que mejor fusio­na­ron la mili­ta­ri­za­ción y el impe­ria­lis­mo fue­ron los que, a la pos­tre, gana­ron la gue­rra, mien­tras que los que se limi­ta­ron al con­ti­nen­te la per­die­ron J. M. Win­ter: La pri­me­ra gue­rra mun­dial, Agui­lar, Madrid 1992, p. 40..

Quie­re esto decir que si bien la pla­ni­fi­ca­ción mili­tar a cor­to pla­zo fra­ca­só, la pla­ni­fi­ca­ción impe­ria­lis­ta y mili­ta­ris­ta a lar­go pla­zo triun­fó por­que enor­mes can­ti­da­des de car­ne de cañón, mate­rias pri­mas y ali­men­tos fue­ron expro­pia­dos vio­len­ta­men­te por el impe­ria­lis­mo para ser sacri­fi­ca­dos en bene­fi­cio de algu­nas bur­gue­sías. Esta segun­da y deci­si­va pla­ni­fi­ca­ción estra­té­gi­ca es la que nos intere­sa para com­pren­der las cau­sas estruc­tu­ra­les del terro­ris­mo en el modo capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción. No vamos a exten­der­nos aquí sobre la demos­tra­da valía teó­ri­ca del mar­xis­mo al des­cu­brir qué era el impe­ria­lis­mo y qué rela­cio­nes esen­cia­les man­te­nía y man­tie­ne con la mili­ta­ri­za­ción, con las vio­len­cias y con la atro­ci­dad, y tam­bién con los medios de pro­pa­gan­da, con la pren­sa, que actua­ba tan al uní­sono con el mili­ta­ris­mo impe­ria­lis­ta que Law­ren­ce, exper­to en mani­pu­lar el sen­ti­mien­to nacio­nal ára­be para lan­zar­lo a la gue­rra con­tra tur­cos y ale­ma­nes en 1914–1918, trai­cio­nán­do­lo des­pués, dejó escri­to que la impren­ta era «el arma más gran­de en el arse­nal del coman­dan­te moderno» Eula­lio Ferrer Rodrí­guez: De la lucha de cla­ses a la lucha de fra­ses, Tau­rus, Méxi­co 1995, p. 372..

La mili­ta­ri­za­ción es así inse­pa­ra­ble de las nece­si­da­des cie­gas del capi­ta­lis­mo que le lle­van a pre­ten­der explo­tar a toda la huma­ni­dad, y ambas son inse­pa­ra­bles del Esta­do nece­si­tán­do­lo e impul­sán­do­lo. Dicha diná­mi­ca fue ana­li­za­da en sus for­mas gené­ti­co-estruc­tu­ra­les por muchos mar­xis­tas, espe­cial­men­te por Marx y Engels y más tar­de por Rosa Luxem­burg, Lenin, Buja­rin, Trotsky, ade­más de otros socia­lis­tas como Hil­fer­ding y otros. A comien­zos de los años cin­cuen­ta del siglo XX, F. Stern­berg avan­zó la tesis, entre otros logros, de que el capi­ta­lis­mo se enca­mi­na­ba hacia la pro­li­fe­ra­ción de «gue­rras peque­ñas» Fritz Stern­berg: La revo­lu­ción mili­tar e indus­trial de nues­tro tiem­po, FCE, Méxi­co 1961, pp. 82–120. que se inser­ta­ban como tác­ti­cas de una estra­te­gia gene­ral, como ha demos­tra­do R. Gon­zá­lez Gómez con su estu­dio sobre la mili­ta­ri­za­ción impul­sa­da deli­be­ra­da­men­te por Esta­dos Uni­dos como par­te esen­cial de su poder impe­ria­lis­ta a lo lar­go de toda la «gue­rra fría», des­ta­can­do deter­mi­na­das cons­tan­tes que se han man­te­ni­do duran­te estos dece­nios por deba­jo de las dife­ren­tes doc­tri­nas ela­bo­ra­das, y que bus­ca­ban un úni­co obje­ti­vo: «la con­ten­ción del comu­nis­mo» Rober­to Gon­zá­lez Gómez: Esta­dos Uni­dos: doc­tri­nas de la gue­rra fría 1947–1991, Edit. Orbe Nue­vo, Cen­tro de Estu­dios Mar­tia­nos, La Haba­na 2003, p. 241 y ss..

La mili­ta­ri­za­ción en todas sus for­mas fue teo­ri­za­da en el tru­cu­len­to infor­me Iron Moun­tain encar­ga­do en 1961, y que fue coor­di­na­do por tres des­ta­ca­dos miem­bros de la Admi­nis­tra­ción Ken­nedy. Fue cono­ci­do en 1966 gra­cias a que un úni­co dia­rio se atre­vió a publi­car­lo en medio del silen­cio cóm­pli­ce de la mayo­ría aplas­tan­te de la pren­sa impe­ria­lis­ta. Una de las pro­pues­tas del infor­me era popu­la­ri­zar la «gue­rra desea­ble»; otra la de crear mie­do en la socie­dad a supues­tos enemi­gos peli­gro­sos y ame­na­zas de toda índo­le, des­de extra­te­rres­tres has­ta enfer­me­da­des y pla­gas: «ade­más, podrían intro­du­cir­se jue­gos vio­len­tos orien­ta­dos a la socie­dad y con­tem­pla­ba el esta­ble­ci­mien­to de una fuer­za poli­cial inter­na­cio­nal omni­pre­sen­te y vir­tual­men­te omni­po­ten­te» Cris­ti­na Mar­tín: El Club Bil­der­berg, Arco­Pre­sigs, Bar­ce­lo­na 2008, pp. 164–168..

La nece­si­dad del Esta­do es incues­tio­na­ble a lo lar­go de la cre­cien­te fusión entre la eco­no­mía y la mili­ta­ri­za­ción, por mucho que toda una corrien­te refor­mis­ta lo nie­gue. Inclu­so un inves­ti­ga­dor que en abso­lu­to toca para nada la mili­ta­ri­za­ción como es R. Jes­sop, que se cen­tra exclu­si­va­men­te en lo eco­nó­mi­co, hablan­do de lo «extra­eco­nó­mi­co» Robert Jes­sop: El futu­ro del Esta­do capi­ta­lis­ta, Cata­ra­ta, Madrid 2008, pp. 265–304. para refe­rir­se al con­jun­to de pro­ble­mas de todo tipo que influ­yen des­de «fue­ra» en lo eco­nó­mi­co, demues­tra que el Esta­do es cada vez más nece­sa­rio para el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Andrés Casas habla «de la mili­ta­ri­za­ción como “modo de regu­la­ción” y de gue­rra glo­bal como ins­tru­men­to polí­ti­co» Aldo Andrés Casas: Gue­rra y Mili­ta­ris­mo en el Siglo XXI, Herra­mien­ta, Bue­nos Aires, nº 33, octu­bre de 2006, p. 23., basán­do­se en una ten­den­cia inne­ga­ble al mili­ta­ris­mo en el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, ten­den­cia que hemos vis­to ya embrio­na­ria y laten­te en la civi­li­za­ción gre­co­rro­ma­na, que fue dan­do sal­tos cua­li­ta­ti­vos y ace­le­ro­nes en siglos pos­te­rio­res, con sus inevi­ta­bles estan­ca­mien­tos, has­ta lle­gar a la «revo­lu­ción mili­tar» antes vis­ta. Como sín­te­sis de todo este pro­ce­so, en lo que a noso­tros nos intere­sa aho­ra, es la tesis de R. Osbor­ne de las rela­cio­nes entre arti­lle­ría y civi­li­za­ción, tesis ya sos­te­ni­da de for­ma dife­ren­te por otros auto­res. Tras narrar el impac­to des­truc­tor de los caño­nes de las gran­des monar­quías en ascen­so des­de fina­les del siglo XV, que barrie­ron todo el poder de la noble­za y del Vati­cano, expli­ca que la arti­lle­ría, como nue­va arma, exi­gía cam­bios tota­les en la socie­dad y en el Esta­do y con­clu­ye: «El nue­vo mode­lo se iba refor­zan­do a sí mis­mo y con­du­jo al naci­mien­to de un nue­vo tipo de Esta­do y de una nue­va civi­li­za­ción» Roger Osbor­ne: Civi­li­za­ción, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2007, p. 259..

Como hemos dicho al comien­zo, la civi­li­za­ción es la sín­te­sis social de un modo de pro­duc­ción. Si éste, o mejor dicho, si el modo de pro­duc­ción domi­nan­te en una épo­ca his­tó­ri­ca está basa­do en la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca, en la opre­sión polí­ti­ca y en la domi­na­ción cul­tu­ral, enton­ces la tota­li­dad de las rela­cio­nes domi­nan­tes y deci­si­vas para la pro­duc­ción social y su repro­duc­ción simul­tá­nea esta­rá a su vez bajo los dic­ta­dos de la explo­ta­ción, opre­sión y domi­na­ción. Toda la sín­te­sis social que refle­ja, expo­ne y a la vez refuer­za la estruc­tu­ra civi­li­za­to­ria exis­ten­te, tam­bién refor­za­rá, expon­drá y refle­ja­rá esas diná­mi­cas explo­ta­do­ras, opre­so­ras y domi­na­do­ras. Den­tro de este sis­te­ma el Esta­do cum­ple una fun­ción cla­ve y con él el res­to de apa­ra­tos vita­les para ase­gu­rar y ace­le­rar la pro­duc­ción y la repro­duc­ción. Los casos vis­tos has­ta aho­ra mues­tran por acti­va o por pasi­va la nece­si­dad de un Esta­do que ela­bo­re una polí­ti­ca cen­tra­li­za­da tan­to en la dia­léc­ti­ca entre la repro­duc­ción y la pro­duc­ción, como en la dia­léc­ti­ca entre el con­sen­so y la coer­ción, sin olvi­dar la defen­sa que garan­ti­ce la inde­pen­den­cia nacio­nal. Así, la crea­ción de «orden» va uni­da a la crea­ción de «ley», y ambas a la pla­ni­fi­ca­ción estra­té­gi­ca de los obje­ti­vos a medio y lar­go pla­zo. La civi­li­za­ción es, por tan­to, la sín­te­sis social de todo ello, lo que hace que la obe­dien­cia al poder opre­sor apa­rez­ca como «nor­mal» por­que es «civi­li­za­da» y por­que, en caso de desobe­dien­cia, la civi­li­za­ción está apo­ya­da en su arti­lle­ría.

El Estado, esa máquina de obediencia

Por­ti­na­ro defi­ne de mane­ra gene­ral al Esta­do como «una máqui­na de obe­dien­cia» y afir­ma que:

«Para un aná­li­sis de la tra­yec­to­ria de los Esta­dos, es inelu­di­ble con­si­de­rar las téc­ni­cas, las prác­ti­cas y las ideo­lo­gías en acción a los efec­tos de pro­du­cir obe­dien­cia. Los Esta­dos son apa­ra­tos para pro­du­cir obe­dien­cia o para per­sua­dir a la obe­dien­cia […] Mie­do, inte­rés, honor, son los resor­tes que en cada coyun­tu­ra his­tó­ri­ca resul­tan acti­va­dos para con­se­guir un com­por­ta­mien­to ade­cua­do: a tra­vés del mono­po­lio de la coer­ción, el Esta­do ate­mo­ri­za recu­rrien­do a los dis­cur­sos a su dis­po­si­ción, dis­pen­san­do ven­ta­jas mate­ria­les y hono­ra­bi­li­dad social (ya para Bodin, como se ha vis­to, un impres­cin­di­ble requi­si­to de la sobe­ra­nía). Pero el temor, el inte­rés mate­rial, la con­si­de­ra­ción social no bas­tan para garan­ti­zar la esta­bi­li­dad del poder. Exis­te un fac­tor ulte­rior: la creen­cia en su legi­ti­mi­dad, enten­di­da como cua­li­dad pecu­liar, de carác­ter per­so­nal, del posee­dor del poder, o bien como vali­dez de un orde­na­mien­to imper­so­nal […] Una vez más, el mode­lo de esta evo­lu­ción está cons­ti­tui­do por la Igle­sia, que duran­te siglos había dado prue­bas de su capa­ci­dad dis­ci­pli­na­do­ra y de su vir­tuo­sis­mo para con­ju­gar el ele­men­to acti­vo del man­do con el pasi­vo de la obe­dien­cia, edu­can­do para el auto­con­trol a los pas­to­res y para la obe­dien­cia a la grey» Pier Pao­lo Por­ti­na­ro: Esta­do, Cla­ves, Bue­nos Aires, Argen­ti­na 2003, p. 87..

No entra­mos aho­ra en el deba­te sobre las limi­ta­cio­nes del con­cep­to de «máqui­na» des­de la pers­pec­ti­va de las visio­nes ins­tru­men­ta­lis­tas del Esta­do, que lo redu­cen a una sim­ple maqui­na­ria que fun­cio­na mecá­ni­ca­men­te, sin ape­nas con­tra­dic­cio­nes inter­nas y, sobre todo, libre de las con­tra­dic­cio­nes en el seno del Esta­do, con­tra­dic­cio­nes que res­pon­den a las ten­sio­nes exis­ten­tes entre diver­sos sec­to­res del blo­que de cla­ses domi­nan­te AA.VV.: Capi­ta­lis­mo y Esta­do, Edit. Revo­lu­ción, Madrid 1985, pp. 198–205.. Sí debe­mos decir que, en lo que res­pec­ta, a la repre­sión y al terro­ris­mo, estas fric­cio­nes inne­ga­bles en el seno del Esta­do, la auto­no­mía rela­ti­va de sus par­tes, tien­den a des­apa­re­cer o se supe­di­tan a la línea domi­nan­te. Dicho esto, es inne­ga­ble que el mie­do, el inte­rés, el pres­ti­gio y la legi­ti­mi­dad son cua­tro de las razo­nes que expli­can la super­vi­ven­cia de la explo­ta­ción y del Esta­do que la garan­ti­za, pero el autor olvi­da, al menos, el deci­si­vo papel de la alie­na­ción, del feti­chis­mo y de la coer­ción sor­da del capi­tal sobre el tra­ba­jo, a no ser que por razo­nes de eco­no­mía inte­lec­tual las inclu­ya en las cua­tro que ha cita­do. Sin entrar en deba­tes bizan­ti­nos, pode­mos com­ple­tar la tesis de este autor con la de C. Tuya sobre cómo la ideo­lo­gía refor­mis­ta ocul­ta la efi­ca­cia de la peda­go­gía del mie­do median­te la fra­seo­lo­gía sobre el con­sen­so y la coac­ción, negan­do la reali­dad estruc­tu­ral y obje­ti­va de la dia­léc­ti­ca entre «ley», «domi­nio» y «fuer­za»:

«La “ley” expre­sa siem­pre una deter­mi­na­da “corre­la­ción de fuer­zas” socia­les. Es por decir­lo de algu­na mane­ra, su tiem­po “muer­to”, pese a que su base es algo diná­mi­co, “hacer cum­plir la ley” tie­ne, por tan­to, un carác­ter inmo­vi­lis­ta, tra­ta de cosi­fi­car la “corre­la­ción de fuer­zas”, y se opo­ne, con toda su fuer­za –que siem­pre es mayor que la fuer­za de la ley– al cam­bio de dicha corre­la­ción. La ley expre­sa el domi­nio, y la lucha con­tra el domi­nio es siem­pre, de una u otra for­ma, la lucha con­tra la ley (lo cual no quie­re decir que esta lucha deba ser vio­len­ta, o inclu­so “ile­gal”). Por eso, las masas en su avan­ce his­tó­ri­co siem­pre han esta­do “fue­ra de la ley”. Toda ley pre­su­po­ne nece­sa­ria­men­te una ile­ga­li­dad pre­ce­den­te y una pos­te­rior ile­ga­li­dad. El momen­to de la fuer­za siem­pre pre­ce­de y acom­pa­ña al del con­sen­so. O si se quie­re, el con­sen­so siem­pre es la fuer­za acep­ta­da, la fuer­za como base de la con­vi­ven­cia. La fuer­za es la capa­ci­dad ope­ra­ti­va, esta­tal por tan­to, de una cla­se para con­fi­gu­rar la socie­dad, que es el con­sen­so. Y sólo esa capa­ci­dad pue­de gene­rar el con­sen­so de otras cla­ses y con­ver­tir la fuer­za en fun­ción social. Por eso, el pro­ble­ma del famo­so con­sen­so, otra de las pie­dras angu­la­res del refor­mis­mo, que uti­li­za así una vie­ja y que­ri­da cate­go­ría de la socio­lo­gía y teo­ría bur­gue­sa, que­da en la prác­ti­ca redu­ci­do a la coer­ción y la con­sa­gra­ción del domi­nio. Así, el con­sen­so gene­ra­do por la cla­se obre­ra, indis­pen­sa­ble para su con­quis­ta del poder y la mani­fes­ta­ción de su hege­mo­nía, sólo pue­de esta­ble­cer­se en la fuer­za, enten­di­da como la capa­ci­dad de dotar­se de orga­ni­ci­dad esta­tal y, por tan­to, fuer­za con­tra el domi­nio bur­gués, que en cuan­to tal se ofre­ce a las cla­ses sub­al­ter­nas como alter­na­ti­va social» Car­los Tuya: La fun­ción his­tó­ri­ca del Esta­do y de la demo­cra­cia, Akal, Madrid 1980, pp. 134–135..

La cons­ta­ta­ción de que las masas, en su avan­ce his­tó­ri­co, siem­pre han esta­do «fue­ra de la ley», es deci­si­va para enten­der que el terro­ris­mo es el últi­mo recur­so del poder para intro­du­cir a las masas «den­tro de la ley» a base de vio­len­cias, tor­tu­ras, cár­ce­les, cam­pos de exter­mi­nio y des­apa­ri­cio­nes. Para intro­du­cir a las cla­ses peli­gro­sas «den­tro de la ley» inter­vie­ne la vio­len­cia del Esta­do, la diná­mi­ca com­ple­ja y mul­ti­fa­cé­ti­co que va de la pro­vo­ca­ción del temor al terro­ris­mo masi­vo. Mien­tras que las masas per­ma­ne­cían pasi­vas «den­tro de la ley», el sis­te­ma podía sua­vi­zar sus repre­sio­nes e inclu­so dejar de usar las más bru­ta­les, pero cuan­do se reini­cia­ban las luchas y espe­cial­men­te si se pro­du­cían cam­bios cua­li­ta­ti­vos en la pro­duc­ción y en la repro­duc­ción, crean­do una «nue­va» cla­se explo­ta­da que radi­ca­li­za­ba sus luchas, enton­ces el poder vol­vía a los méto­dos bru­ta­les aban­do­na­dos, y crea­ba otros nue­vos. Fou­cault cons­ta­ta una dis­mi­nu­ción del recur­so al supli­cio des­de fina­les del siglo XVIII y comien­zos del XIX, aun­que no des­apa­re­ce la «acción sobre el cuer­po» Michel Fou­cault: Vigi­lar y cas­ti­gar, Siglo XXI, Madrid 1986, p. 23.. De las diver­sas razo­nes que ofre­ce, la que aho­ra más nos intere­sa es su aná­li­sis sobre los cam­bios en las for­mas de resis­ten­cia y ban­di­da­je socia­les a lo lar­go del siglo XVIII en res­pues­ta a las mejo­ras repre­si­vas de los Esta­dos, lo que obli­ga a los ban­do­le­ros a cam­biar sus for­mas de acción para elu­dir la cre­cien­te efec­ti­vi­dad esta­tal Michel Fou­cault: Vigi­lar y cas­ti­gar, op. cit., p. 79., inter­ven­ción esta­tal que recu­rría masi­va­men­te a la pro­pa­gan­da cri­mi­na­li­za­do­ra pero que, en deter­mi­na­dos casos, como el de un tal Mon­tag­ne Michel Fou­cault: Vigi­lar y cas­ti­gar, op. cit., p. 71. en 1769, podía vol­ver­se con­tra el Esta­do al pro­du­cir en el pue­blo tra­ba­ja­dor empo­bre­ci­do y macha­ca­do un efec­to-rebo­te de sim­pa­tía hacia el ban­do­le­ro. Sien­do esto cier­to, lo deci­si­vo fue que la nacien­te revo­lu­ción indus­trial empe­za­ba ya a crear la inci­pien­te lucha del pro­le­ta­ria­do indus­trial.

Era una épo­ca en la que los Esta­dos euro­peos más poten­tes, sobre todo el bri­tá­ni­co, man­te­nían per­ma­nen­tes gue­rras injus­tas con­tra los pue­blos a los que que­rían domi­nar y, a la vez, como hemos vis­to, den­tro de Ingla­te­rra el con­tex­to social era de males­tar por la pobre­za. Con el ejér­ci­to y la mari­na dedi­ca­dos a exter­mi­nar pue­blos y a ganar gue­rras inter­im­pe­ria­lis­tas, hacía fal­ta una fuer­za repre­si­va inter­na en Euro­pa. D. Gari­bal­di ha estu­dia­do cómo las medi­das «cri­mi­na­les» de las masas empo­bre­ci­das, como robos de bar­cos, de alma­ce­nes y tien­das, así como otras prác­ti­cas de defen­sa fren­te a las malas con­di­cio­nes de vida Daniel Gari­bal­di: La segu­ri­dad inte­rior y sus ausen­cias, http://​www​.ela​leph​.com, http://​www​.rebe​lion​.org, 24 de julio de 2009, p. 14 y ss. rea­li­za­das por las cla­ses explo­ta­das, lle­va­ron en el siglo XVIII a la apa­ri­ción de las poli­cías, pri­me­ro en Ingla­te­rra, más tar­de en el Esta­do fran­cés y por fin en el res­to de Esta­dos bur­gue­ses. Pero crea­da la poli­cía para pro­te­ger la pro­pie­dad pri­va­da, la ten­den­cia ante­rior al aban­dono del terro­ris­mo en su for­ma más atroz empe­zó a rever­tir­se, pero no en otras más sua­ves, es decir, en la dis­mi­nu­ción de la tor­tu­ra y del supli­cio, del tor­men­to, apli­ca­dos sis­te­má­ti­ca­men­te y masi­va­men­te has­ta esa épo­ca. Las luchas de la cla­se obre­ra que se esta­ba for­man­do al mis­mo rit­mo en el que se for­ma­ba la bur­gue­sía y, sobre todo, en que se expan­día la revo­lu­ción indus­trial, exi­gían cada vez mayo­res medi­das repre­si­vas, como hemos vis­to ante­rior­men­te en el aná­li­sis de Thom­pson, aun­que, en líneas gene­ra­les, el últi­mo cuar­to del siglo XIX fue «rela­ti­va­men­te “pací­fi­co”» AA.VV.: «El movi­mien­to obre­ro y socia­lis­ta des­pués de la Comu­na de París», en El movi­mien­to obre­ro inter­na­cio­nal, Edit. Pro­gre­so, Mos­cú 1982, tomo II, p. 228. en com­pa­ra­ción con las vio­len­cias terro­ris­tas pos­te­rio­res desata­das por la bur­gue­sía.

Fue un pro­ce­so com­ple­jo, con alti­ba­jos y vai­ve­nes, tan­to como el de la for­ma­ción del movi­mien­to obre­ro a par­tir de las sec­tas obre­ras tan bien estu­dia­das por E. J. Hobs­bawm E. J. Hobs­bawm: «Las sec­tas obre­ras», en Rebel­des pri­mi­ti­vos, Ariel, Bar­ce­lo­na 1974, pp. 191–226.. Hemos trans­cri­to en su lite­ra­li­dad lo de con­tex­to social «rela­ti­va­men­te “pací­fi­co”» en el últi­mo cuar­to del siglo XIX, por­que esta­mos de acuer­do con la adver­ten­cia de Alfon­so Sas­tre de que si bien muchos Esta­dos abo­lie­ron legal­men­te la tor­tu­ra, ello no impli­ca­ba a la fuer­za y auto­má­ti­ca­men­te que se hubie­se deja­do de tor­tu­rar en las oscu­ras e inac­ce­si­bles cloa­cas de los Esta­dos. Des­pués de citar las fechas de prohi­bi­ción ofi­cial de la tor­tu­ra por algu­nos Esta­dos, como los de Norue­ga, Bul­ga­ria, Tur­quía y el Esta­do espa­ñol en 1814, Sas­tre advier­te que «eso no quie­re decir que la tor­tu­ra no se siga prac­ti­can­do» Alfon­so Sas­tre: «La tor­tu­ra: un poco de his­to­ria», en Tor­tu­ra y socie­dad, Edit. Revo­lu­ción, Madrid 1982, p. 135.. De la mis­ma opi­nión que Sas­tre es el espe­cia­lis­ta chi­leno D. A. Ega­ña que habla de «repre­sión de baja inten­si­dad», advir­tien­do que «los gobier­nos han des­cu­bier­to que la repre­sión no nece­si­ta de la espec­ta­cu­la­ri­dad para ser efi­cien­te. Hubo un momen­to en la his­to­ria en que la tor­tu­ra era legí­ti­ma tan­to en el pro­ce­so como en la pena. Era un acto públi­co, ejem­pli­fi­ca­dor. Pero a fina­les del siglo XVIII, como bien rela­ta Fou­cault, jun­to a toda la refle­xión de los dere­chos del hom­bre, nace la cár­cel moder­na y el carro celu­lar. El espec­tácu­lo es sus­traí­do de la esce­na públi­ca, y apa­ren­te­men­te la tor­tu­ra des­apa­re­ce. Pero sabe­mos que eso es una ilu­sión, que la tor­tu­ra nun­ca des­apa­re­ció y sólo fue pros­cri­ta del aba­ni­co de prác­ti­cas que mane­ja “legí­ti­ma­men­te” el Esta­do. De cier­ta for­ma, la repre­sión de baja inten­si­dad es un nue­vo carro celu­lar, des­ti­na­do a escon­der el “espec­tácu­lo” de la esfe­ra públi­ca. La dis­per­sión es un ejem­plo de ello. Al ubi­car al dete­ni­do a gran­des dis­tan­cias de su fami­lia y de sus redes socia­les, no sólo se le man­tie­ne vir­tual­men­te inco­mu­ni­ca­do, rom­pien­do los lazos que le vin­cu­lan a cier­ta comu­ni­dad, sino que se inten­ta eli­mi­nar o al menos limi­tar una serie de mani­fes­ta­cio­nes que las redes socia­les del dete­ni­do pue­den rea­li­zar fue­ra de las cár­ce­les, evi­tan­do hacer públi­co las razo­nes que envuel­ven la detec­ción. […] los gobier­nos han des­cu­bier­to que sin rom­per los lími­tes de una demo­cra­cia es posi­ble arti­cu­lar sis­te­mas repre­si­vos alta­men­te selec­ti­vos. Lo que se lla­ma repre­sión de baja inten­si­dad tien­de a hacer­se en los estric­tos lími­tes del dere­cho, satis­fa­cien­do las exi­gen­cias de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Y ése es uno de los peli­gro de orien­tar los deba­tes sobre el uso de la vio­len­cia ile­gí­ti­ma hacia for­ma­lis­mos» Daniel Andrés Ega­ña Rojas: La repre­sión de baja inten­si­dad, http://​www​.lahai​ne​.org, 2 de noviem­bre de 2008..

E. Peters ha estu­dia­do el pro­ce­so que va des­de las mejo­ras cua­li­ta­ti­vas en las fuer­zas poli­cia­les, en el sen­ti­do «moderno», de la Ingla­te­rra de la segun­da mitad del siglo XVIII, con­cre­ta­men­te cita el año 1754, que se pre­ci­pi­ta pos­te­rior­men­te al calor de la revo­lu­ción indus­trial y de la agu­di­za­ción de las luchas obre­ras y popu­la­res, citan­do los dis­tur­bios de Gor­don 1780 y la matan­za de Pater­loo de 1818, has­ta fina­les del siglo XX, mos­tran­do cómo ante este ascen­so de las resis­ten­cias de las gen­tes explo­ta­das, la auto­ri­dad esta­ble­ci­da vol­vió a recu­rrir a la tor­tu­ra a lo lar­go del siglo XIX. Espe­cial men­ción hace este inves­ti­ga­dor de la tor­tu­ra prac­ti­ca­da por las diver­sas poli­cías en Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca Edward Peters: La Tor­tu­ra, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 1987, p. 158., país muy avan­za­do en el desa­rro­llo de las fuer­zas poli­cia­les duran­te el siglo XIX, para con­cre­tar un poco más ade­lan­te que:

«El desa­rro­llo de una buro­cra­cia admi­nis­tra­ti­va en la mayo­ría de los Esta­dos de Euro­pa y Amé­ri­ca del Nor­te a fina­les del siglo XIX, uni­da a las fuer­zas poli­cia­les que esta­ban bajo con­trol polí­ti­co inde­pen­dien­te o a fuer­zas poli­cia­les encar­ga­das espe­cí­fi­ca­men­te de tareas polí­ti­cas, ofre­ció un amplio espa­cio para el resur­gi­mien­to de la tor­tu­ra, aun en Esta­dos con una judi­ca­tu­ra fuer­te e inde­pen­dien­te y en don­de la ley prohi­bía expre­sa­men­te la tor­tu­ra. El Esta­do había crea­do otros fun­cio­na­rios, ade­más de los jue­ces, a quie­nes podía con­fiar­se la tor­tu­ra, y la prohi­bi­ción legal de la tor­tu­ra sig­ni­fi­ca­ba poco si sólo regía para los jue­ces y fun­cio­na­rios de tri­bu­na­les y no para fun­cio­na­rios del Esta­do que esta­ban fue­ra de su con­trol. El cre­ci­mien­to de la poli­cía de segu­ri­dad del Esta­do, la poli­cía polí­ti­ca pro­pia­men­te dicha, es qui­zá la últi­ma cau­sa de la reapa­ri­ción de la tor­tu­ra en el siglo XX. Pero cro­no­ló­gi­ca e ins­ti­tu­cio­nal­men­te fue pre­ce­di­da por el segun­do de los órga­nos extra­ju­di­cia­les del Esta­do moderno: el mili­tar» Edward Peters: La Tor­tu­ra, op. cit., pp. 159–160..

Recor­de­mos que este capí­tu­lo ha empe­za­do ana­li­zan­do las inter­ac­cio­nes de fon­do entre la pro­duc­ción y repro­duc­ción, el Esta­do y el mili­ta­ris­mo y que hemos estu­dia­do cómo la bur­gue­sía desa­rro­lló una nue­va inter­ac­ción entre repre­sión, poli­cía, tor­tu­ra y ejér­ci­to en res­pues­ta a las nue­vas for­mas de lucha de las cla­ses explo­ta­das. Ha sido duran­te este pro­ce­so repre­si­vo inno­va­dor, inten­si­vo y exten­si­vo, cuan­do se ha crea­do el nue­vo mode­lo de con­tra­in­sur­gen­cia. En un estu­dio colec­ti­vo que ya es un clá­si­co en el tema, se estu­dia­ron los obje­ti­vos, estra­te­gias y tác­ti­cas de Esta­dos Uni­dos res­pec­to a las luchas en Lati­noa­mé­ri­ca, y se ela­bo­ró una defi­ni­ción bási­ca de la con­tra­in­su­rrec­ción: «tra­du­ci­da a un len­gua­je no téc­ni­co, la con­tra­in­su­rrec­ción es un enfo­que de cebo y cas­ti­go, cuyo obje­to es con­te­ner a los movi­mien­tos socia­les den­tro de lími­tes acep­ta­bles para los intere­ses esta­dou­ni­den­ses, exter­mi­nan­do entre tan­to, de modo des­pia­da­do, a los sub­ver­si­vos» AA.VV.: Impe­ria­lis­mo y Cien­cias Socia­les. La pene­tra­ción de las fun­da­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas y la com­pra­ven­ta de (algu­nos) inte­lec­tua­les lati­noa­me­ri­ca­nos, Refe­ren­cias, La Haba­na, Cuba 1970, p. 44.. La defi­ni­ción vale, pen­sa­mos, para todo Esta­do que nece­si­te «con­te­ner a los movi­mien­tos socia­les den­tro de lími­tes acep­ta­bles» para los intere­ses de la cla­se bur­gue­sa a la que repre­sen­ta y defien­de.

Más ade­lan­te dedi­ca­re­mos un capí­tu­lo a la con­tra­in­sur­gen­cia, así que aho­ra vamos a cerrar éste desa­rro­llan­do las cone­xio­nes estruc­tu­ra­les, inter­nas al Esta­do, entre la con­tra­in­sur­gen­cia, las repre­sio­nes y las for­mas «invi­si­bles» de acción repre­si­va esta­tal. No vamos a exten­der­nos sobre la «gue­rra sucia» –tér­mino equí­vo­co que da a enten­der que el impe­ria­lis­mo y el Esta­do bur­gués son capa­ces de prac­ti­car «gue­rras lim­pias»��, por lo que, dejan­do de lado algu­nas crí­ti­cas, nos ceñi­mos a esta defi­ni­ción rea­li­za­da por I. Ega­ña:

«La gue­rra sucia englo­ba todas las cues­tio­nes expre­sa­men­te prohi­bi­das en la gue­rra con­ven­cio­nal: eje­cu­ción de per­so­nas inde­fen­sas, ensa­ña­mien­to con las víc­ti­mas, vul­ne­ra­ción de los dere­chos de los pri­sio­ne­ros, no reco­no­ci­mien­to de las accio­nes pro­pias, la difu­sión de noti­cias fal­sas, etcé­te­ra. Son ele­men­tos que, en su con­jun­to, com­por­tan una for­ma de hacer leja­na de cual­quier plan­tea­mien­to éti­co y moral, algo ya de por sí pues­to en entre­di­cho por la gue­rra mis­ma. En Eus­kal Herria, la gue­rra sucia ha esta­do pre­sen­te a lo lar­go de toda su his­to­ria, en fun­ción de la acti­vi­dad más o menos ofen­si­va de los gobier­nos de París y Madrid» Iña­ki Ega­ña: Dic­cio­na­rio his­tó­ri­co-polí­ti­co de Eus­kal Herria, Txa­la­par­ta, Tafa­lla 1996, p. 385..

Hemos defi­ni­do el Esta­do como el cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de las repre­sio­nes. Quie­re decir esto que exis­ten prác­ti­cas repre­si­vas que se rea­li­zan des­de fue­ra del Esta­do, o rela­cio­na­das con éste pero sin ser prac­ti­ca­das direc­ta­men­te por sus apa­ra­tos espe­cia­li­za­dos. Vol­ve­re­mos a este tema tan impor­tan­te cuan­do cri­ti­que­mos las tesis de Fou­cault, Negri y Hollo­way. Des­de la teo­ría mar­xis­ta, las dife­ren­tes repre­sio­nes son cen­tra­li­za­das estra­té­gi­ca o tác­ti­ca­men­te en el Esta­do median­te un con­jun­to de prác­ti­cas impres­cin­di­bles para ase­gu­rar la domi­na­ción bur­gue­sa en su uni­dad de cla­se. En lo que aho­ra nos intere­sa, lo rela­cio­na­do con la con­tra­in­sur­gen­cia, las repre­sio­nes más duras y direc­ta­men­te socia­les, cla­sis­tas y nacio­na­les, debe­mos decir que hace tiem­po la teo­ría mar­xis­ta dejó resuel­to el asun­to. Por ejem­plo, y sin retro­ce­der al siglo XIX, en 1925 V. Ser­ge estu­dió la impor­tan­cia de las «poli­cías pri­va­das» en la repre­sión esta­tal: «La exis­ten­cia de poli­cías pri­va­das, extra­le­ga­les, capa­ces de pro­por­cio­nar a la bur­gue­sía exce­len­tes manos arma­das a suel­do», tras un repa­so de algu­nas expe­rien­cias euro­peas, va direc­ta­men­te al cora­zón y al cere­bro del mons­truo impe­ria­lis­ta: «En Esta­dos Uni­dos, la par­ti­ci­pa­ción de las poli­cías pri­va­das en los con­flic­tos entre el capi­tal y el tra­ba­jo ha toma­do una ampli­tud temi­ble. Las ofi­ci­nas de céle­bres detec­ti­ves pri­va­dos pro­por­cio­nan a los capi­ta­lis­tas soplo­nes dis­cre­tos, exper­tos pro­vo­ca­do­res, rifle­men (tira­do­res de eli­te), guar­dias, capa­ta­ces y tam­bién “mili­tan­tes de tra­de unions” pla­cen­te­ra­men­te corrom­pi­dos» Vic­tor Ser­ge: Lo que todo revo­lu­cio­na­rio debe saber sobre la repre­sión, ERA, Méxi­co 1973, pp. 91–92..

Pero las accio­nes extra­le­ga­les no se limi­tan úni­ca­men­te a las poli­cías pri­va­das y a la gue­rra sucia sino que exis­te den­tro del Esta­do, en sus sub­sue­los y cloa­cas, un poder invi­si­ble e incon­tro­la­ble en gran medi­da, com­pues­to por los ser­vi­cios secre­tos. Todas las varian­tes del refor­mis­mo «olvi­dan» obs­ti­na­da y sis­te­má­ti­ca­men­te la exis­ten­cia de esta fuer­za repre­si­va. Hemos pre­fe­ri­do recu­rrir a una fra­se lapi­da­ria dicha por el que fue uno de los res­pon­sa­bles máxi­mos de los ser­vi­cios secre­tos del Esta­do fran­cés para zan­jar este tema sin el cual no se entien­de nada de lo que es el terro­ris­mo: «Los ser­vi­cios espe­cia­les, en gue­rra per­ma­nen­te, no cono­cen tiem­po de paz» Ch. Ockrent/​Conde de Maren­ches: Secre­tos de Esta­do, Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na 1987, p. 200..

Terrorismo y Estado burgués

El Esta­do inter­vie­ne direc­ta e indi­rec­ta­men­te en la vio­len­cia sim­bó­li­ca y cul­tu­ral, que ana­li­za­re­mos en su momen­to. Uno de los obje­ti­vos de la vio­len­cia cul­tu­ral es el de ter­gi­ver­sar la reali­dad impo­nien­do la ideo­lo­gía domi­nan­te, sien­do con­si­de­ra­ble su efec­ti­vi­dad para impo­ner­la. Por ejem­plo, como sos­tie­ne Oze­cai, la defi­ni­ción de terro­ris­mo que ofre­ce el Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia de la Len­gua –sin­té­ti­ca­men­te: domi­na­ción por el terror, actos vio­len­tos para infun­dir terror y accio­nes de ban­das orga­ni­za­das que gene­ran terror indis­cri­mi­na­do– es par­te de la «bata­lla semán­ti­ca» Oze­cai: Defi­ni­ción de terro­ris­mo, http://​www​.rebe​lion​.org, 31 de diciem­bre de 2008. que se libra des­de el poder, y que deja fue­ra del con­cep­to de «terro­ris­mo» a muchas situa­cio­nes opre­so­ras y vio­len­tas, pre­ci­sa­men­te las que bene­fi­cian al poder esta­ble­ci­do. Ana­li­zan­do una pro­ble­má­ti­ca muy pare­ci­da, T. Mar­tín sos­tie­ne que «[…] la pala­bra terro­ris­mo da for­ma léxi­ca (no sé si con­te­ni­do, pero for­ma segu­ro que sí) a una par­te impor­tan­te de nues­tro sis­te­ma de creen­cias de ciu­da­da­nos espa­ño­les. En fin, todo esto es, por supues­to, una can­ción bien cono­ci­da. La resis­ten­cia fran­ce­sa con­tra el ejér­ci­to nazi era con­si­de­ra­da terro­ris­ta, igual que las tro­pas de Geor­ge Washing­ton que resis­tían al impe­rio bri­tá­ni­co o los gru­púscu­los de resis­ten­cia espa­ño­les en las gue­rras napo­leó­ni­cas. Quie­nes luchan mili­tar­men­te con­tra el sis­te­ma esta­ble­ci­do son terro­ris­tas, pero no los que luchan mili­tar­men­te des­de los órga­nos “legí­ti­mos”. Pero lo que se ha con­se­gui­do des­de posi­cio­nes de domi­nio polí­ti­co es con­se­guir implan­tar un esta­do de cosas en la men­te de las per­so­nas, con­se­guir que unas pala­bras ten­gan un sig­ni­fi­ca­do y, des­de ellas, cons­truir unos dis­cur­sos. Todo ello, des­de lue­go, impli­ca el uso del len­gua­je, pero no nece­sa­ria­men­te el uso de la lin­güís­ti­ca, no al menos la que hace Chomsky» Sal­va­dor López Arnal: Una con­ver­sa­ción con el lin­güis­ta bar­ce­lo­nés Txus Mar­tin sobre len­gua­je y polí­ti­ca, http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 13 de noviem­bre de 2009..

Nir Rosen, ya cita­do ante­rior­men­te por su jus­ta crí­ti­ca de la éti­ca uni­ver­sal y kan­tia­na dice que:

«El terro­ris­mo es un tér­mino nor­ma­ti­vo y no un con­cep­to des­crip­ti­vo. Una pala­bra vacía que sig­ni­fi­ca todo y nada: es uti­li­za­da para des­cri­bir lo que hace el Otro, no lo que hace­mos noso­tros. Los pode­ro­sos, ya sea Israel, Esta­dos Uni­dos, Rusia o Chi­na, siem­pre des­cri­bi­rán la lucha de sus víc­ti­mas como terro­ris­mo, pero la des­truc­ción de Che­che­nia, la lim­pie­za étni­ca de Pales­ti­na, la matan­za len­ta de los pales­ti­nos que que­dan, la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se de Iraq y Afga­nis­tán, con las dece­nas de miles de civi­les que ha mata­do… nun­ca mere­ce­rán el títu­lo de terro­ris­mo, aun­que el obje­ti­vo eran civi­les y ate­rro­ri­zar­los era el pro­pó­si­to. […] Las reglas nor­ma­ti­vas son deter­mi­na­das por rela­cio­nes de poder. Los que poseen poder deter­mi­nan lo que es legal e ile­gal. Aco­rra­lan a los débi­les con prohi­bi­cio­nes lega­les para impe­dir que se resis­tan. Que los débi­les se resis­tan es ile­gal por defi­ni­ción. Con­cep­tos como terro­ris­mo son inven­ta­dos y uti­li­za­dos nor­ma­ti­va­men­te como si un tri­bu­nal neu­tral los hubie­ra pro­du­ci­do, en lugar de los opre­so­res. Lo peli­gro­so en este uso exce­si­vo de la lega­li­dad resi­de en que en reali­dad la soca­va, dis­mi­nu­yen­do la cre­di­bi­li­dad de ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les como las Nacio­nes Uni­das. Se hace obvio que los pode­ro­sos, los que hacen las reglas, insis­ten en la lega­li­dad sim­ple­men­te para pre­ser­var las rela­cio­nes de poder que les sir­ven, o para man­te­ner su ocu­pa­ción y colo­nia­lis­mo» http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 31 de diciem­bre de 2008..

Al prin­ci­pio de este tex­to hemos cita­do a A. Sas­tre cuan­do dijo que el poder lla­ma terro­ris­mo a la gue­rra de los pobres y gue­rra al terro­ris­mo de los ricos, y tam­bién hemos cita­do a los his­to­ria­do­res pro­gre­sis­tas que defi­nen como «vio­len­cia patrió­ti­ca» lo que los ocu­pan­tes nazis en la Segun­da Gue­rra Mun­dial deno­mi­na­ban «terro­ris­mo», «cri­men», «ban­di­dos» y otros ape­la­ti­vos. Dicho con otras pala­bras, el pro­ble­ma del ori­gen y sen­ti­do his­tó­ri­co del terro­ris­mo siem­pre depen­dien­te del modo de pro­duc­ción domi­nan­te, en nues­tro caso el capi­ta­lis­ta, se resuel­ve de inme­dia­to cuan­do nos ente­ra­mos que el recien­te gol­pe de Esta­do rea­li­za­do con­tra el pue­blo hon­du­re­ño ha sido sufra­ga­do eco­nó­mi­ca­men­te por las diez fami­lias más pode­ro­sas http://​www​.rebe​lion​.org, 3 de agos­to de 2009. de este empo­bre­ci­do y mar­ti­ri­za­do país. Pre­ci­sa­men­te el terro­ris­mo apli­ca­do con­tra el pue­blo hon­du­re­ño nos remi­te a las opi­nio­nes de B. Mar­tí­nez Zer­pa en las que des­de una pers­pec­ti­va del dere­cho de auto­de­fen­sa ante la vio­len­cia opre­so­ra e injus­ta, reco­no­ci­do por algu­nos sis­te­mas jurí­di­cos inter­na­cio­na­les y escue­las polí­ti­cas y filo­só­fi­cas, expo­ne la exis­ten­cia de seis cla­ses de terro­ris­mo, ade­más del con­tra-terro­ris­mo. Son éstas:

Terro­ris­mo de Esta­do, uno de cuyos ejem­plos lo tene­mos en la inva­sión de Iraq. Terro­ris­mo de aga­vi­lla­mien­to, que apa­re­ce cuan­do dos o más Esta­dos agre­den a un ter­ce­ro, o a un pue­blo. Terro­ris­mo defen­si­vo, que es la vio­len­cia de los opri­mi­dos con­tra los opre­so­res. Terro­ris­mo mediá­ti­co, que con­sis­te en la mani­pu­la­ción y men­ti­ra pro­pa­gan­dís­ti­ca. Terro­ris­mo jurí­di­co: «con­sis­te en encar­ce­lar o eje­cu­tar a los adver­sa­rios con irres­pe­to al debi­do pro­ce­so en vio­la­ción a las leyes del país y a las leyes inter­na­cio­na­les. Uti­li­zar la tor­tu­ra como medio para obli­gar a los dete­ni­dos a decla­rar lo que ellos quie­ran, dado el terror que estas tor­tu­ras pro­du­cen en la per­so­na [el sub­ma­rino, elec­tri­ci­dad en sus par­tes, inmo­vi­li­za­ción por lar­gos perío­dos, rui­dos infer­na­les (caso de Hon­du­ras por los gol­pis­tas de Miche­llet­ti), gases asfi­xian­tes, etcé­te­ra]». Y terro­ris­mo eco­nó­mi­co que «con­sis­te en tomar medi­das eco­nó­mi­cas ten­dien­tes a des­es­ta­bi­li­zar un Esta­do; tales como el aca­pa­ra­mien­to de pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad, subir exa­ge­ra­da­men­te los pre­cios de pro­duc­tos y ser­vi­cios (para así mani­pu­lar la infla­ción); y, en el cam­po externo, negar cré­di­tos, prohi­bir la impor­ta­ción de pro­duc­tos de ese país, negar­le, en vio­la­ción de con­tra­tos legal­men­te vigen­tes, pie­zas de repues­tos médi­cos o de medios de trans­por­te o mili­ta­res (caso de Vene­zue­la)» Brau­lio Mar­tí­nez Zer­pa: Terro­ris­mo (I y II), http://​www​.apo​rrea​.org, 11 de octu­bre de 2009..

Dejan­do por aho­ra de lado que noso­tros pen­sa­mos que es más correc­to hablar de vio­len­cia defen­si­va que de «terro­ris­mo defen­si­vo», como expon­dre­mos en el últi­mo capí­tu­lo, no es menos cier­to que las cin­co for­mas res­tan­tes de terro­ris­mo nos remi­ten direc­ta­men­te a los apa­ra­tos de Esta­do, a las rela­cio­nes que el Esta­do man­tie­ne con sis­te­mas de con­trol y vigi­lan­cia para­es­ta­ta­les y extra­es­ta­ta­les pero que, en últi­ma ins­tan­cia, nece­si­tan de la cen­tra­li­dad estra­té­gi­ca esta­tal para man­te­ner una cohe­ren­cia, efec­ti­vi­dad ope­ra­ti­va glo­bal y visión de con­jun­to. Par­tien­do de esta base com­pren­de­re­mos rápi­da­men­te lo correc­to de la defi­ni­ción de terro­ris­mo que nos ofre­ce el colec­ti­vo Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan, resu­mi­do por Nebe­ra en su artícu­lo Terro­ris­mo, defi­ni­ción, y terro­ris­tas. Este colec­ti­vo ela­bo­ró su infor­me median­te el estu­dio sis­te­má­ti­co del casi medio siglo de dic­ta­du­ra fran­quis­ta:

  • Des­apa­ri­cio­nes for­za­das.
  • Ase­si­na­tos y fusi­la­mien­tos en masa clan­des­ti­nos (paseos, fosas comu­nes, cune­tas…).
  • Deten­cio­nes y encar­ce­la­mien­tos masi­vos por moti­vos ideo­ló­gi­cos, dis­cri­mi­na­ción racial, cre­do o iden­ti­dad sexual.
  • Inter­na­mien­to de miles de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y socia­les en cam­pos de con­cen­tra­ción y de exter­mi­nio.
  • Secues­tro de niñas y niños como actos de gue­rra, geno­ci­dio y repre­sa­lia sobre los “ven­ci­dos”.
  • Con­fi­na­mien­tos, des­tie­rros… como medi­da de repre­sión y anu­la­ción con­tra per­so­nas y sus acti­vi­da­des.
  • Cas­ti­gos masi­vos a tra­ba­jos for­za­dos y mano de obra escla­va.
  • Secue­las físi­cas y men­ta­les pro­vo­ca­das por el terror, la sole­dad, la exclu­sión social… sien­do fre­cuen­te­men­te cau­sa prin­ci­pal de muer­te.
  • Uti­li­za­ción del ham­bre como ele­men­to de gue­rra y repre­sión.
  • Tor­tu­ras y tra­to humi­llan­te y veja­to­rio por moti­vos ideo­ló­gi­cos, étni­cos y cul­tu­ra­les.
  • Repre­sión de géne­ro. La mujer sufrió una repre­sión aña­di­da: fue víc­ti­ma de abu­sos sexua­les y vio­la­cio­nes como estra­te­gia de gue­rra y repre­sión. Tam­bién sufrió los efec­tos más opre­si­vos de la edu­ca­ción y, en gene­ral, una situa­ción de mar­gi­na­ción y depen­den­cia.
  • Esta­ble­ci­mien­to de tri­bu­na­les mili­ta­res y civi­les de excep­ción.
  • Esta­ble­ci­mien­to de la escue­la como ele­men­to de repre­sión, que inclu­ye la pér­di­da for­za­da de la iden­ti­dad cul­tu­ral, lin­güís­ti­ca e ideo­ló­gi­ca. – Prohi­bi­ción de uso de la pro­pia len­gua y cul­tu­ra.
  • For­zar a pri­sio­ne­ros de gue­rra a ser­vir en las fuer­zas de una poten­cia enemi­ga.
  • Ile­ga­li­za­ción de par­ti­dos, sin­di­ca­tos, orga­ni­za­cio­nes socio­cul­tu­ra­les, etcé­te­ra.
  • Con­tra­ta­ción de mano de obra bajo con­di­cio­nes de explo­ta­ción.
  • Des­pi­dos de tra­ba­ja­do­res y medi­das de exclu­sión social.
  • Anu­la­ción de todos los dere­chos civi­les, polí­ti­cos, socia­les, liber­tad de expre­sión…
  • Depu­ra­cio­nes: de fun­cio­na­rios, de maes­tros…
  • Robo y saqueo de pro­pie­da­des y bie­nes como medio de repre­sión y vía de enri­que­ci­mien­to de los res­pon­sa­bles Nebe­ra: Terro­ris­mo, defi­ni­ción y terro­ris­tas, http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 29 de mar­zo de 2009..

Si nos fija­mos en el resu­men que ha rea­li­za­do Nebe­ra del estu­dio de Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan, nos encon­tra­mos inme­dia­ta­men­te fren­te a algo que ver­te­bra como un endo­es­que­le­to a todas las áreas de inter­ven­ción del terro­ris­mo: la infor­ma­ción pre­via, el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia rea­li­za­do ante­rior­men­te, la selec­ción de los obje­ti­vos a des­truir y sus prio­ri­da­des y fases. Es obvio que la tor­tu­ra, los malos tra­tos, los inte­rro­ga­to­rios «nor­ma­les», la acción poli­cial per­ma­nen­te, los chi­va­tos, cola­bo­ra­do­res e infil­tra­dos, etcé­te­ra, todo esto es deci­si­vo para la efec­ti­vi­dad del terro­ris­mo que a su vez depen­de de la efec­ti­vi­dad de la con­tra­in­sur­gen­cia. Por ejem­plo, esta estruc­tu­ra buro­crá­ti­ca, así como la apor­ta­da por la Igle­sia era nece­sa­ria para vigi­lar y ren­ta­bi­li­zar la escla­vi­za­ción de los pri­sio­ne­ros. Una vez más apa­re­ce la alian­za estra­té­gi­ca entre el dine­ro y dios pro­te­gi­da por el ejér­ci­to, de mane­ra que estas tres ins­ti­tu­cio­nes resuel­ven en la prác­ti­ca la elu­cu­bra­ción abs­tru­sa del mis­te­rio irre­so­lu­ble de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad. R. Torres pre­sen­ta una lis­ta de empre­sas, ins­ti­tu­cio­nes ecle­siás­ti­cas y ser­vi­cios mili­ta­res que obte­nían gran­des bene­fi­cios con el tra­ba­jo de los 11.554 pre­sos polí­ti­cos escla­vi­za­dos en 1943 en unas con­di­cio­nes peno­sí­si­mas Rafael Torres: Los escla­vos de Fran­co, Obe­ron, Madrid 2001, pp. 147–148.. Sin embar­go, es nece­sa­rio decir que el secues­tro de niñas y niños no se debió úni­ca­men­te a una repre­sa­lia como acto de gue­rra, sino que fue una prác­ti­ca sos­te­ni­da en el tiem­po que res­pon­día a un obje­ti­vo a muy lar­go pla­zo. El fran­quis­mo apli­có la doc­tri­na nazi al res­pec­to, rap­tan­do 30.000 niñas y niños entre­gán­do­se­los a fami­lias ricas y a la Igle­sia. Lea­mos algu­nas par­tes del sobre­co­ge­dor artícu­lo escri­to por la inves­ti­ga­do­ra Este­so Poves:

«“Lo lle­va­ron a bau­ti­zar y no me lo devol­vie­ron. Yo recla­ma­ba el niño, y que si esta­ba malo, que si no esta­ba. No lo vol­ví a ver”. Éste es el tes­ti­mo­nio de Emi­lia Girón, que dio a luz en el hos­pi­tal de la cár­cel de Sala­man­ca en 1941. Su deli­to, ser her­ma­na de un gue­rri­lle­ro. […] En San­tu­rra­rán (País Vas­co) las mon­jas man­da­ron salir a las pre­sas al patio. Cuan­do vol­vie­ron, sus hijos habían des­apa­re­ci­do. Ya no exis­tían, no habían sido ins­cri­tos en el regis­tro de entra­da. El rap­to se con­vir­tió en “legal” por la Orden de 30 de mar­zo de 1940 que da la patria potes­tad al Esta­do. El gene­ral y médi­co Valle­jo Náje­ra, for­ma­do en Ale­ma­nia e ideó­lo­go del régi­men, afir­ma­ba que era nece­sa­rio “extir­par el gen mar­xis­ta” y reco­men­da­ba el tras­la­do de los niños a hos­pi­cios para “la eli­mi­na­ción de los fac­to­res ambien­ta­les que con­du­cen a la dege­ne­ra­ción”. Para ello, apli­có des­car­gas eléc­tri­cas a los pre­sos y otros expe­ri­men­tos. La Igle­sia regía todos los órde­nes de la vida, los inter­na­dos mol­dea­ban a los niños, mien­tras el régi­men los pre­sen­ta­ba como “saca­dos de la mise­ria mate­rial y moral”. Vic­to­riano Cerue­lo, de 65 años, estu­vo en Zamo­ra: “Des­de los cin­co años, todos los días nos levan­ta­ban a las 5h de la maña­na para ir a misa. Los domin­gos venían fami­lias y las mon­jas nos ponían en fila. Y decían ‘me gus­ta ése’, y se lo lle­va­ban. Un día me tocó a mí, pero él le daba mala vida a mi madre y ella se sui­ci­dó”. Has­ta hace poco iba cada año a pre­gun­tar­le a la supe­rio­ra quié­nes eran sus padres. Ella le decía: “No tie­nes dere­cho a remo­ver”. El 4 de diciem­bre de 1941 una ley auto­ri­zó cam­biar los ape­lli­dos “si no se pudie­ra ave­ri­guar el Regis­tro Civil en el que figu­ren ins­cri­tos los naci­mien­tos de los niños que los rojos obli­ga­ron a salir de Espa­ña y que sean repa­tria­dos [23.000 vol­vie­ron]. Igual ins­crip­ción se hará a los niños cuyos padres y demás fami­lia­res murie­ron o des­apa­re­cie­ron duran­te el Glo­rio­so Movi­mien­to Nacio­nal” […] “Fal­si­fi­ca­ban las par­ti­das, ape­lli­dos y todo teji­do por mon­jas, curas, secre­ta­rios, alcal­des y has­ta médi­cos que se forra­ban. Era un nego­cio”» María José Este­so Poves: Los 30.000 meno­res roba­dos del fran­quis­mo, http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 6 de mayo de 2009..

Nos hemos exten­di­do un poco en la defi­ni­ción de terro­ris­mo dada por Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan por­que pone al des­cu­bier­to la tota­li­dad del pro­ble­ma. Que­da cla­ro que el terro­ris­mo no pue­de apli­car­se sin la exis­ten­cia pre­via de un apa­ra­to de Esta­do, sin una fiel buro­cra­cia o «admi­nis­tra­ción públi­ca» efi­caz en la desig­na­ción de los obje­ti­vos a exter­mi­nar a lo lar­go del pro­ce­so ascen­den­te que con­clu­ye la repre­sión masi­va e indis­cri­mi­na­da. Lle­ga­mos así al penúl­ti­mo asun­to que debe­mos tra­tar en este capí­tu­lo sobre la nece­si­dad que tie­ne el capi­ta­lis­mo del Esta­do. Nos refe­ri­mos a la deci­si­va impor­tan­cia no sólo del cono­ci­mien­to en gene­ral, ni de la infor­ma­ción más pre­ci­sa sobre las per­so­nas a repri­mir, sino de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia. R. Whi­ta­ker ha defi­ni­do el pasa­do siglo XX como «el siglo de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia» Reg Whi­ta­ker: El fin de la pri­va­ci­dad, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 1999, pp. 15–44., mos­tran­do cómo se fue estre­chan­do la inter­ac­ción entre estos ser­vi­cios y el res­to de ins­ti­tu­cio­nes y apa­ra­ta­dos socia­les que podían ser uti­li­za­dos por el Esta­do para aumen­tar su poder de con­trol y de domi­na­ción, espe­cial­men­te con la cien­cia, las uni­ver­si­da­des, el mun­do aca­dé­mi­co, etcé­te­ra, es decir con la pro­duc­ción de cono­ci­mien­to. En reali­dad, los «ser­vi­cios de inte­li­gen­cia» han exis­ti­do prác­ti­ca­men­te des­de que se tie­nen datos his­tó­ri­cos fia­bles, des­de las socie­da­des meso­po­tá­mi­cas. Una de las obli­ga­cio­nes de los peque­ños Esta­dos some­ti­dos al pode­ro­so impe­rio hiti­ta en el -3000 era dar­le «infor­ma­cio­nes úti­les» sobre todo lo que nece­si­ta­sen los hiti­tas para refor­zar su impe­rio Mario Live­ra­ni: El Anti­guo Orien­te, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1995, p. 411.. Y si redu­ci­mos el con­cep­to de «poder» a las rela­cio­nes con la natu­ra­le­za, sim­ple­men­te, sin intro­du­cir las rela­cio­nes socia­les, vemos que ya hace más de 13.660 años que el ser humano rea­li­za­ba mapas de su entorno para maxi­mi­zar el cono­ci­mien­to que iba adqui­rien­do http://​www​.gara​.net, 5 de agos­to de 2009..

Pero aho­ra no habla­mos tan­to de «cono­ci­mien­to» como de inte­li­gen­cia. Para nues­tro tema, la segun­da es mucho más que el pri­me­ro aun­que ambos tie­nen la mis­ma natu­ra­le­za. La Inte­li­gen­cia, con mayús­cu­la, es el cono­ci­mien­to pre­ci­so y fun­cio­nal a las nece­si­da­des esen­cia­les del poder, es decir, cono­cer las debi­li­da­des del enemi­go, que era la preo­cu­pa­ción de los hiti­tas y de otros muchos pode­res ante­rio­res. Nece­si­ta­mos este con­cep­to por­que es uno de los pila­res sobre los que des­can­sa la con­tra­in­sur­gen­cia, en pri­mer lugar, y, en segun­do, la efi­ca­cia del terro­ris­mo, aun­que más ade­lan­te tam­bién cri­ti­ca­re­mos el «cono­ci­mien­to» de las «cien­cias socia­les». Whi­ta­ker repro­du­ce la lis­ta de once cate­go­rías de infor­ma­ción per­so­nal rea­li­za­da por O. Gandy:

  1. Infor­ma­ción per­so­nal para iden­ti­fi­car y cua­li­fi­car.
  2. Infor­ma­ción finan­cie­ra.
  3. Infor­ma­ción sobre póli­zas de com­pa­ñías de segu­ros.
  4. Infor­ma­ción sobre ser­vi­cios socia­les.
  5. Infor­ma­ción sobre ser­vi­cios domés­ti­cos.
  6. Infor­ma­ción sobre pro­pie­da­des inmo­bi­lia­rias.
  7. Infor­ma­ción sobre entre­te­ni­mien­to y tiem­po libre.
  8. Infor­ma­ción sobre el con­su­mo.
  9. Infor­ma­ción labo­ral.
  10. Infor­ma­ción edu­ca­ti­va, y
  11. Infor­ma­ción poli­cial Reg Whi­ta­ker: El fin de la pri­va­ci­dad, op. cit., pp. 155–156..

Vemos que O. Gandy empie­za por lo gene­ral y más amplio de la socie­dad, y con­clu­ye con lo más pre­ci­so y con­cre­to, la acción poli­cial. Prác­ti­ca­men­te, toda la vida de la per­so­na está regis­tra­da en estas once cate­go­rías inclu­so antes de haber naci­do, des­de que su madre acu­de por pri­me­ra vez al cen­tro de salud para cer­ti­fi­car su emba­ra­zo. Lue­go, con­for­me crez­ca, sus actos, deseos, pen­sa­mien­tos y rela­cio­nes que­da­rán regis­tra­das en las cate­go­rías corres­pon­dien­tes y, para no exten­der­nos, muy pro­ba­ble­men­te todas sus comu­ni­ca­cio­nes que­da­rán regis­tra­das en sis­te­mas como Eche­lon, que es mucho más que un efec­ti­vo sis­te­ma de espio­na­je por­que, como ha demos­tra­do el inves­ti­ga­dor cubano C. del Por­to Blan­co, es tam­bién y sobre todo un sis­te­ma de aná­li­sis Car­los del Por­to Blan­co: El cie­lo ame­na­za. Eche­lon, red de espio­na­je y aná­li­sis, http://​www​.rebe​lion​.org, 12 dde julio de 2009., o por el deno­mi­na­do Fren­che­lon, nom­bre con el que los anglo­sa­jo­nes desig­nan al sis­te­ma de espio­na­je y aná­li­sis fran­cés que este Esta­do ha crea­do Arantxa Man­te­ro­la: París mul­ti­pli­ca las escu­chas y crea una red de alcan­ce glo­bal, http://​www​.gara​.net, 30 de mar­zo de 2009.. O si la per­so­na esca­pa a éstos y otros sis­te­mas de con­trol de las comu­ni­ca­cio­nes exte­rio­res y de aná­li­sis de sus sen­ti­mien­tos más ínti­mos, aún así segu­ra­men­te que­da­rá den­tro del con­trol y del segui­mien­to que se hacen ya median­te los per­fi­les gené­ti­cos Arantxa Man­te­ro­la: Per­fi­les gené­ti­cos: tec­no­lo­gía al ser­vi­cio del ficha­je poli­cial, http://​www​.gara​.net, 30 de mar­zo de 2009..

Pero si tie­ne la des­gra­cia de ser una per­so­na nor­te­ame­ri­ca­na, ten­drá que sopor­tar el sis­te­ma de con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión más sofis­ti­ca­do e inte­gra­do sis­té­mi­ca­men­te de los que fun­cio­nan en el mun­do, un sis­te­ma que avan­za en «la estre­cha coor­di­na­ción de múl­ti­ples agen­cias, inclu­yen­do el FBI, la NASA, el Coman­do Nor­te de Esta­dos Uni­dos y la Agen­cia Nacio­nal de Inte­li­gen­cia Geo­es­pa­cial (NGA). Telé­fo­nos celu­la­res y otras comu­ni­ca­cio­nes elec­tró­ni­cas fue­ron moni­to­ri­za­dos en tiem­po real y la NGA sumi­nis­tró aná­li­sis deta­lla­dos deri­va­dos de saté­li­tes espía mili­ta­res» Tom Burg­hardt: La ciber­se­gu­ri­dad como facha­da para la ciber­gue­rra, http://​www​.rebe​lion​.org, 30 de abril de 2009.. Des­de sep­tiem­bre de 2001, Esta­dos Uni­dos se ha lan­za­do a la indus­tria­li­za­ción de la polí­ti­ca de segu­ri­dad «anti­te­rro­ris­ta», de con­trol de toda per­so­na que pudie­ra lle­gar a ser un peli­gro según los pará­me­tros deci­di­dos por las gran­des cor­po­ra­cio­nes yan­quis para crear «un mer­ca­do para el terro­ris­mo» Noe­mí Klein: La doc­tri­na del shock, op. cit., p. 403 y ss..

Aho­ra bien, des­de hace mucho tiem­po se sabe que todos los ins­tru­men­tos de con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión tie­nen un lími­te estruc­tu­ral irre­so­lu­ble. Por mucha can­ti­dad de infor­ma­ción que reco­jan y ana­li­cen, siem­pre ter­mi­nan yen­do por detrás de la evo­lu­ción real de las con­tra­dic­cio­nes socia­les y de las ansias de liber­tad. Los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia se mue­ven en el plano cuan­ti­ta­ti­vo, mien­tras que la liber­tad huma­na se mue­ve en el plano cua­li­ta­ti­vo. Para sal­var este abis­mo, los Esta­dos sólo tie­nen el recur­so de la repre­sión selec­ti­va, pri­me­ro, y de la gene­ra­li­za­da des­pués, es decir del terro­ris­mo. Bus­can­do otro méto­do que les per­mi­ta domi­nar sin tan­ta san­gre, han desa­rro­lla­do las doc­tri­nas de la con­tra­in­sur­gen­cia. I. Mar­tí Baró ha estu­dia­do las limi­ta­cio­nes inhe­ren­tes a la apli­ca­ción masi­va de la tor­tu­ra y de otras for­mas de vio­len­cia extre­ma. Tras ana­li­zar las tác­ti­cas yan­quis en Viet­nam, en don­de los exper­tos sur­co­rea­nos ase­si­na­ban a uno de cada diez pobla­do­res de las aldeas viet­na­mi­tas según un plan cien­tí­fi­ca­men­te dise­ña­do, o en don­de el tru­cu­len­to Pro­yec­to Phoe­nix ase­si­nó a más de 20.000 per­so­nas; y des­pués de estu­diar sis­te­má­ti­ca­men­te el uso de todo tipo de tor­tu­ras, inclui­das las dro­gas, etcé­te­ra, en Chi­le y en otros paí­ses, este inves­ti­ga­dor lle­ga a la siguien­te con­clu­sión: «Ante todo, se sabe que el cas­ti­go es más efi­caz con res­pec­to al apren­di­za­je de evi­ta­ción que al apren­di­za­je de cas­ti­go pro­pia­men­te dicho» Igna­cio Mar­tín Baró: Poder, ideo­lo­gía y vio­len­cia, Edit. Trot­ta, Madrid 2003, p. 279..

El apren­di­za­je de evi­ta­ción con­sis­te en edu­car, en for­mar con ante­la­ción a las per­so­nas y colec­ti­vos para que no reali­cen tal o cual acto decla­ra­do como puni­ble, por ejem­plo, ejer­ci­tar el dere­cho de rebe­lión y de auto­de­fen­sa decla­ra­do como «terro­ris­mo» por el poder opre­sor. Se tra­ta de evi­tar que la gen­te lle­gue a cono­cer que ese dere­cho exis­te, y sobre todo evi­tar que lle­gue a tomar con­cien­cia de que está opri­mi­da y por tan­to tie­ne el dere­cho a la rebe­lión en ausen­cia de vías demo­crá­ti­cas efec­ti­vas. El apren­di­za­je de cas­ti­go con­sis­te en repri­mir des­pués o duran­te la rebe­lión de los opri­mi­dos, en macha­car­los para que no vuel­van a resis­tir­se. Dicho en otras pala­bras, que la sim­ple tor­tu­ra no vale a medio pla­zo, pues aun­que des­tru­ya per­so­nas con­cre­tas, no pue­de des­truir a un pue­blo o a una cla­se social; y tam­bién que el terro­ris­mo pue­de des­truir una gene­ra­ción de lucha­do­res y la dic­ta­du­ra pos­te­rior pue­de ate­rro­ri­zar y alie­nar a dos gene­ra­cio­nes suce­si­vas, pero a la lar­ga, si per­du­ra la injus­ti­cia, el pro­ble­ma vol­ve­rá a sur­gir tar­de o tem­prano, y posi­ble­men­te con más viru­len­cia. El apren­di­za­je por evi­ta­ción bus­ca ade­lan­tar­se e incul­car dis­ci­pli­na y obe­dien­cia sumi­sa, anu­lan­do o redu­cien­do las posi­bi­li­da­des de nue­vos con­flic­tos. Las doc­tri­nas de con­tra­in­sur­gen­cia se han pen­sa­do des­de el apren­di­za­je de evi­ta­ción aun­que tam­bién incor­po­ran el apren­di­za­je de cas­ti­go.

Un ejem­plo casi inso­por­ta­ble de apren­di­za­je de cas­ti­go es el de la polí­ti­ca japo­ne­sa des­de 1931. Es cier­to que Japón lan­zó una cam­pa­ña de nacio­na­lis­mo pana­siá­ti­co des­ti­na­da a tejer una alian­za de movi­mien­tos anti­oc­ci­den­ta­les en la que los Esta­dos asiá­ti­cos podrían apo­yar­se mutua­men­te. Pero este pro­yec­to, que obtu­vo algu­nos éxi­tos, fue dilu­yén­do­se en la medi­da en que se cono­cía el com­por­ta­mien­to real de los ejér­ci­tos japo­ne­ses y su polí­ti­ca de saqueo eco­nó­mi­co. P. Reader des­cri­be la des­truc­ción urba­na y huma­na de la ciu­dad chi­na de Nan­king en 1937 en don­de más de 200.000 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en las pri­me­ras seis sema­nas de ocu­pa­ción, lo que expli­ca que nada menos que el emba­ja­dor ale­mán cali­fi­ca­ra al ejér­ci­to japo­nés de «bes­tial» Paul Reader: Cár­ce­les, ver­du­gos, tor­tu­ras, Seu­ba Edi­cio­nes, Bar­ce­lo­na 1997, p. 188.. Poco des­pués el autor expli­ca que «el sal­va­jis­mo y la bru­ta­li­dad fue­ron las carac­te­rís­ti­cas pri­mor­dia­les del ejér­ci­to japo­nés. A su paso sem­bra­ban la degra­da­ción, la humi­lla­ción, el sadis­mo, las matan­zas colec­ti­vas, la refi­na­da tor­tu­ra indi­vi­dual, la vio­la­ción, muti­la­ción y explo­ta­ción. Nadie como ellos para des­pre­ciar todo sexo y con­di­ción en civi­les o mili­ta­res» Paul Reader: Cár­ce­les, ver­du­gos, tor­tu­ras, op. cit., p. 189..

Estado y terrorismo burgués

Sin­te­ti­zan­do lo que aca­ba­mos de leer nos colo­ca­mos ya direc­ta­men­te ante el terro­ris­mo como una de las fun­cio­nes del Esta­do bur­gués aun­que no sea prac­ti­ca­do en todo momen­to y de for­ma masi­va y aplas­tan­te, ya que tam­bién la pue­de apli­car y de hecho la apli­ca con tác­ti­cas par­cia­les, sobre obje­ti­vos con­cre­tos, ais­la­dos e indi­vi­dua­li­za­dos, y gene­ral­men­te de mane­ra invi­si­ble, imper­cep­ti­ble para la socie­dad en su con­jun­to. S. Kan­gas nos ofre­ce un ejem­plo aplas­tan­te de las cone­xio­nes entre Esta­do y terro­ris­mo en su his­to­ria de la CIA, des­de antes de su for­ma­ción en 1947, ya embrio­na­ria des­de 1929, has­ta el pre­sen­te Ste­ve Kan­gas: Memo­rial de las atro­ci­da­des de la CIA, http://​www​.apo​rrea​.org, 29 de diciem­bre de 2009.. Par­tien­do de esta base com­pren­de­re­mos per­fec­ta­men­te las apor­ta­cio­nes de W. Schulz, que ha rea­li­za­do uno de los mejo­res estu­dios crí­ti­cos del Esta­do terro­ris­ta, mos­tran­do cómo es más correc­to defi­nir­lo así, en vez de «Esta­do con­tra­in­sur­gen­te», y aun­que su estu­dio se ciñe a Amé­ri­ca Lati­na, su cali­dad teó­ri­ca tras­cien­de este lími­te geo­grá­fi­co para poder ilu­mi­nar lo esen­cial del Esta­do como cen­tra­li­za­dor y dosi­fi­ca­dor de la peda­go­gía del mie­do has­ta lle­gar a la apli­ca­ción masi­va del terro­ris­mo en su poder ani­qui­la­dor. Según W. Schulz:

«El Esta­do terro­ris­ta se carac­te­ri­za por dos ele­men­tos par­ti­cu­la­res:

  1. la crea­ción de una estruc­tu­ra arca­na o clan­des­ti­na de repre­sión, para­le­la a su estruc­tu­ra visi­ble o mani­fies­ta; y
  2. el uso masi­vo y sis­te­má­ti­co del terro­ris­mo de Esta­do median­te los siguien­tes sis­te­mas: deten­ción ile­gal (desaparición)-interrogación/tortura-desaparición defi­ni­ti­va

[…] En tér­mi­nos teó­ri­cos, se tra­ta de un pro­ce­so de con­cen­tra­ción y auto­no­mi­za­ción del poder en el núcleo del Esta­do, es decir, en su com­ple­jo mili­tar y de inte­li­gen­cia –apo­ya­do gene­ral­men­te por frac­cio­nes de la cla­se domi­nan­te y, a veces, por sec­to­res medios– median­te la crea­ción de un sis­te­ma clan­des­tino de repre­sión. El uso del terro­ris­mo, pro­cu­ra lograr cua­tro obje­ti­vos:

  1. Neu­tra­li­zar los con­tro­les inter­nos de la socie­dad polí­ti­ca (el Esta­do), por ejem­plo, el con­trol judi­cial sobre las fuer­zas poli­cía­cas;
  2. Neu­tra­li­zar los con­tro­les de la socie­dad civil. La rela­ción entre socie­dad civil y Esta­do está regu­la­da nor­mal­men­te (en la socie­dad bur­gue­sa) por una serie de nor­mas defi­ni­das que expli­ci­tan los dere­chos de ambas enti­da­des y esti­pu­lan sus obli­ga­cio­nes. Esta nor­ma­ti­vi­dad, expre­sa­da en la cons­ti­tu­ción, el dere­cho de habeas cor­pus, la divi­sión de pode­res, los dere­chos huma­nos, la exis­ten­cia de una pren­sa inde­pen­dien­te, etcé­te­ra, limi­ta la capa­ci­dad de acción del poder eje­cu­ti­vo. Al actuar fue­ra de estos con­tro­les median­te un sis­te­ma arcano repre­si­vo, el Esta­do bur­gués pue­de emplear medi­das tota­li­ta­rias para ata­car cier­tos sec­to­res de la socie­dad civil o polí­ti­ca sin tener que aban­do­nar su facha­da de demo­cra­cia for­mal.
  3. Aumen­ta el efec­to psi­co­ló­gi­co de la repre­sión al vol­ver­la anó­ni­ma y omni­pre­sen­te.
  4. Pro­te­ger­se con­tra la crí­ti­ca a la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos tan­to den­tro del país como en el extran­je­ro» William Schulz: «Esta­dos Uni­dos y el terror con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en Amé­ri­ca Lati­na», en Terro­ris­mo de Esta­do. El papel inter­na­cio­nal de EEUU, Txa­la­par­ta Argi­ta­letxea, Tafa­lla 1990, pp. 127–129..

Dejan­do de lado aho­ra el deba­te que podría­mos sos­te­ner con el autor en lo refe­ren­te al uso del con­cep­to de «socie­dad civil» como algo sepa­ra­do de la «socie­dad polí­ti­ca» y del «Esta­do», en la socie­dad bur­gue­sa no hay duda que prác­ti­ca­men­te todos los Esta­dos bur­gue­ses tie­nen esen­cia­les com­po­nen­tes terro­ris­tas, más o menos acti­vos, par­cial o total­men­te desa­rro­lla­dos. En todo Esta­do bur­gués duer­me o per­ma­ne­ce aler­ta con un ojo abier­to el mons­truo terro­ris­ta, fie­ra que se lan­za con mucha más fre­cuen­cia de lo que sos­pe­cha­mos con­tra colec­ti­vos y suje­tos que la socio­lo­gía no inclu­ye en los con­cep­tos de «socie­dad civil» y menos aún en los de «socie­dad polí­ti­ca», como eso que deno­mi­nan «peque­ña delin­cuen­cia», inmi­gra­ción, pros­ti­tu­ción, vaga­bun­dos, gru­pos de prác­ti­cas sexua­les repri­mi­das, etcé­te­ra, pero que no duda en ampliar sus áreas de depre­da­ción con­for­me aumen­tan los ata­ques a la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. El ter­cer obje­ti­vo cita­do por Schulz inclu­so supera a la afir­ma­ción de Fou­cault según la cual «el dete­ni­do no debe saber jamás si en ese momen­to se le mira; pero debe estar segu­ro de que siem­pre pue­de ser mira­do» Michel Fou­cault: Vigi­lar y cas­ti­gar, Siglo XXI, Madrid 1986, p. 205.. Como vemos, mien­tras Fou­cault se movía en el plano del pre­so indi­vi­dual, Schulz se mue­ve en el de la socie­dad en su con­jun­to, aun­que en el fon­do ambos dicen exac­ta­men­te lo mis­mo.

Pero la apor­ta­ción de Schulz no aca­ba aquí sino que pro­fun­di­za en una idea que veni­mos desa­rro­llan­do des­de el comien­zo de este tex­to: las rela­cio­nes entre terro­ris­mo y tor­tu­ra como la for­ma más ple­na de la peda­go­gía del mie­do. El autor sigue afir­man­do que la segun­da carac­te­rís­ti­ca más impor­tan­te del Esta­do terro­ris­ta es el uso de la tor­tu­ra y de las des­apa­ri­cio­nes for­za­das. Los obje­ti­vos que bus­can estos méto­dos son tres: uno, obte­ner infor­ma­ción para des­truir a las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias median­te el «inter­mi­na­ble ciclo de: secues­tro-tor­tu­ra/in­te­rro­ga­to­rio-secues­tro, etcé­te­ra» William Schulz: «Esta­dos Uni­dos y el terror con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en Amé­ri­ca Lati­na», op. cit., p. 129.. Antes de seguir con el segun­do obje­ti­vo de la tor­tu­ra y de las des­apa­ri­cio­nes for­za­das, debe­mos dete­ner­nos un ins­tan­te en este pri­me­ro. Si bien Schulz, con toda razón, ana­li­za la situa­ción extre­ma, en la reali­dad coti­dia­na, en la que se enfren­tan casi de mane­ra per­ma­nen­te opre­so­res y opri­mi­dos tan­to indi­vi­dual como colec­ti­va­men­te, en estas situa­cio­nes tan fre­cuen­tes los micro­po­de­res usan de for­mas sua­ves de «secues­tro legal» –con­vo­car a la obre­ra al des­pa­cho del patrón, al sol­da­do ante el ofi­cial, al sos­pe­cho­so ante el fis­cal, etcé­te­ra– en las que se apli­can múl­ti­ples tác­ti­cas de inte­rro­ga­to­rio que bor­dean las pre­sio­nes psi­co­ló­gi­cas o las apli­can sutil o des­ca­ra­da­men­te, que ame­na­zan vela­da o direc­ta­men­te, que, en suma, recu­rren a tác­ti­cas de la peda­go­gía del mie­do en las que la vio­len­cia sim­bó­li­ca jue­ga un papel cen­tral.

El segun­do obje­ti­vo de las des­apa­ri­cio­nes y de la tor­tu­ra, en el que vamos a dete­ner­nos un poco más por su gran impor­tan­cia, es el de gene­rar los efec­tos «expan­si­vos» del terror: «su efec­to de inti­mi­da­ción sobre la pobla­ción en gene­ral», lo que se con­si­gue no sólo con las des­apa­ri­cio­nes y tor­tu­ras de las per­so­nas más com­pro­me­ti­das en la lucha y más famo­sas y cono­ci­das por el pue­blo sino, sobre todo, apli­can­do un «ele­men­to alea­to­rio –lo que se per­ci­be como “irra­cio­na­li­dad”– es decir, debe tor­tu­rar, hacer des­apa­re­cer y matar a inocen­tes y no-invo­lu­cra­dos. De esta mane­ra el terror se hace omni­pre­sen­te y omni­po­ten­te y no deja a la pobla­ción nin­gún refu­gio psi­co­ló­gi­co: se vuel­ve pesa­di­lla per­ma­nen­te» William Schulz: «Esta­dos Uni­dos y el terror con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en Amé­ri­ca Lati­na», op. cit., pp. 129–130.. El ele­men­to alea­to­rio al que se refie­re Schulz es lo mis­mo, en esen­cia, que la «repre­sión alea­to­ria», en la que fue­ron exper­tos los nazis, y que con­sis­te en que la vio­len­cia extre­ma, des­de la deten­ción has­ta la muer­te pasan­do por la tor­tu­ra, en medio del silen­cio ofi­cial abso­lu­to, pue­de caer sobre cual­quier per­so­na en cual­quier momen­to y por cual­quier moti­vo, o, más con­cre­ta­men­te y lo que es peor, sin moti­vo alguno según las leyes ante­rio­res a las nue­vas impues­tas por los nazis. F. Neu­mann escri­bió un capí­tu­lo impre­sio­nan­te sobre dere­cho y terror Franz Neu­mann: Behe­moth. Pen­sa­mien­to y acción en el nacio­nal-socia­lis­mo, FCE, Méxi­co 1983, pp. 485–504. en el nazis­mo expli­can­do cómo las vio­len­cias nazis, lega­li­za­das, podían gol­pear a quien menos se lo espe­ra­se.

Uno de los efec­tos de la repre­sión alea­to­ria es el de la pro­vo­ca­ción de un esta­do men­tal de inde­fen­sión abso­lu­ta ante un poder omni­po­ten­te y arbi­tra­rio, capri­cho­so e impre­de­ci­ble, de modo que tien­de a gene­rar­se en el pue­blo un esta­do men­tal que F. Neu­mann obser­vó en la Ale­ma­nia nazi. Este autor, siguien­do a Rudolf Otto, lo defi­nió como ano­na­da­mien­to fren­te al Mys­te­rium Tre­men­dum Franz Neu­mann: Behe­moth. Pen­sa­mien­to y acción en el nacio­nal-socia­lis­mo, op. cit., p. 120.: «el mis­te­rio recrea el temor reve­ren­te, el mie­do y el terror». Ante situa­cio­nes que no pue­de cap­tar ni com­pren­der racio­nal­men­te por la mis­ma natu­ra­le­za aza­ro­sa y for­tui­ta, alea­to­ria, de la vio­len­cia que gol­pea sin cau­sa apa­ren­te, la per­so­na bus­ca una expli­ca­ción míti­ca, un líder sal­va­dor. Neu­mann sos­tie­ne que a los hom­bres «se les hace deli­be­ra­da­men­te inca­pa­ces» de com­pren­der las cau­sas socia­les del sufri­mien­to que les azo­ta, y en esa igno­ran­cia se entre­gan al líder. Una vez sub­yu­ga­dos y domi­na­dos por éste y sus secua­ces ocu­rre que «como apun­ta Young, el secre­to de ape­lar al mie­do del indi­vi­duo es hacer­le ver que cier­tas nece­si­da­des bási­cas no están cubier­tas o están ame­na­za­das, de modo que acep­te la solu­ción a sus ansie­da­des, que obvia­men­te es la que favo­re­ce al pro­pa­gan­dis­ta» Car­los Quin­te­ro y Yés­si­ca Retis Rivas: «Gue­rra en los medios», en Comu­ni­ca­ción e insur­gen­cia, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1997, p. 303., en este caso al líder, y más ade­lan­te expli­ca que «ésta es una de las estra­te­gias clá­si­cas de la pro­pa­gan­da de gue­rra: la exal­ta­ción o inven­ción de crí­me­nes del ban­do enemi­go con el fin de des­pres­ti­giar­lo o fomen­tar el odio hacia él» Car­los Quin­te­ro y Yés­si­ca Retis Rivas: «Gue­rra en los medios», op. cit., p. 308.. Un odio fomen­ta­do que es espe­cial­men­te demo­le­dor cuan­do pren­de en las masas y se vuel­ve con­tra otros colec­ti­vos cri­mi­na­li­za­dos y, en espe­cial, cuan­do se tra­ta de un «odio sin ries­go» Gabriel Jack­son: Civi­li­za­ción y bar­ba­rie en la Euro­pa del siglo XX, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2008, p. 207. por­que sus víc­ti­mas son débi­les, están inde­fen­sas y ate­mo­ri­za­das, pasi­vas. Enton­ces, las masas alie­na­das se enva­len­to­nan sádi­ca­men­te con­tra los débi­les obe­de­cien­do maso­quis­ta­men­te al poder.

Marx y Engels denun­cia­ron el «odio sin ries­go» de los tra­ba­ja­do­res ingle­ses con­tra los irlan­de­ses, des­car­gan­do en ellos sus frus­tra­cio­nes y cobar­día. En la medi­da en que des­car­ga­ban su rabia y des­via­ban sus mie­dos sobre los irlan­de­ses, los tra­ba­ja­do­res ingle­ses refor­za­ban el capi­ta­lis­mo explo­ta­dor y, lo que es peor, refor­za­ban la con­cien­cia sumi­sa y la lógi­ca de la «obe­dien­cia al mal» entre sus pro­pios hijos e hijas. Des­de enton­ces la bur­gue­sía bri­tá­ni­ca ha mejo­ra­do y amplia­do la pro­duc­ción de mie­do indu­ci­do, crea­do arti­fi­cial y pro­gra­ma­da­men­te por el Esta­do, sin tener que lle­gar al uso masi­vo de tor­tu­ras y des­apa­ri­cio­nes: «Los efec­tos del debi­li­ta­mien­to de la segu­ri­dad, la cer­te­za y la pro­tec­ción son nota­ble­men­te simi­la­res, y nun­ca resul­ta cla­ro si el mie­do gene­ra­li­za­do deri­va de una insu­fi­cien­te segu­ri­dad, de la ausen­cia de cer­te­za o de la des­pro­tec­ción. La angus­tia es ines­pe­cí­fi­ca y el mie­do resul­tan­te pue­de atri­buir­se a cau­sas erró­neas y rea­li­zar accio­nes inú­ti­les para resol­ver el pro­ble­ma de fon­do. Se tien­de a la agre­si­vi­dad, y se bus­can chi­vos expia­to­rios, por­que la des­con­fian­za es corro­si­va y la iden­ti­dad del yo tran­si­to­ria, cam­bian­te. La vida inse­gu­ra se vive entre gen­te inse­gu­ra y soli­ta­ria, por­que, como dijo Mar­ga­ret That­cher, la socie­dad no exis­te. La úni­ca cer­te­za es la espe­ra de mayo­res incer­ti­dum­bres, de las que nadie está pro­te­gi­do» Enri­que Gon­zá­lez Duro: Bio­gra­fía del mie­do, Edit. Deba­te, Bar­ce­lo­na 2007, p. 245.. Pro­vo­car la incer­ti­dum­bre es uno de los obje­ti­vos de la peda­go­gía del mie­do en su gene­ra­li­dad y de la repre­sión alea­to­ria en con­cre­to. Des­de verano de 2005, a raíz de los aten­ta­dos en el metro de Lon­dres, el sis­te­ma bri­tá­ni­co hace lo impo­si­ble por gene­rar mie­do e inde­fen­sión, lo que le per­mi­te intro­du­cir leyes repre­si­vas http://​www​.insur​gen​te​.org, 17 de agos­to de 2008. antes inacep­ta­bles con las que per­se­guir a cada vez más sec­to­res de la «pobla­ción sos­pe­cho­sa».

La efec­ti­vi­dad del ele­men­to alea­to­rio de la repre­sión no se limi­ta a lo ante­rior, por tre­men­do que sea, sino que lle­ga a nive­les más «peque­ños» y coti­dia­nos, en los que sis­te­mas de poder basa­dos en la obe­dien­cia a un líder, como las sec­tas, han recu­rri­do y recu­rren a la mis­ma tác­ti­ca de azar y de fal­ta de lógi­ca apa­ren­te en el uso de cas­ti­gos y recom­pen­sas. Quien haya sufri­do tor­tu­ras o malos tra­tos, y quien haya estu­dia­do estos infier­nos, cono­ce­rá las suti­les dis­tan­cias que sepa­ran los cas­ti­gos y las recom­pen­sas en la uti­li­za­ción de las tor­tu­ras en sus muchas mane­ras de apli­ca­ción y las finas inter­ac­cio­nes que se esta­ble­cen entre ellas. Como ha afir­ma­do D. Rush­koff al estu­diar los meca­nis­mos de coer­ción y de obe­dien­cia en la socie­dad y en las sec­tas, gru­pos y colec­ti­vos: «La CIA reco­mien­da uti­li­zar las recom­pen­sas y los cas­ti­gos al azar, de for­ma iló­gi­ca, para que los suje­tos regre­sen a un esta­do de depen­den­cia infan­til. De esta mane­ra, el con­fun­di­do adep­to aca­ba expe­ri­men­tan­do un esta­do de regre­sión y trans­fie­re la auto­ri­dad pater­na al líder. Por esta razón, muchos líde­res insis­ten en ser lla­ma­dos padremadre» Dou­glas Rush­koff: Coer­ción. Por qué hace­mos caso a lo que nos dicen, Edit. La Lie­bre de Mar­zo, Bar­ce­lo­na 2001, p. 248.. Pero esta pro­duc­ción de mie­do social no se limi­ta a espa­cios con­cre­tos y rela­ti­va­men­te redu­ci­dos, sino que bus­ca plas­mar­se en toda la socie­dad siguien­do un mode­lo ya acti­va­do y minu­cio­sa­men­te inves­ti­ga­do en el mar­ke­ting de ven­tas y en el dise­ño de los gran­des hiper­mer­ca­dos: la apli­ca­ción de la «coer­ción pasi­va» estu­dia­da al deta­lle por espe­cia­lis­tas que lle­ga­ron a la con­clu­sión de que «el tru­co con­sis­te en crear la sen­sa­ción de que no exis­te –ni hace fal­ta– nin­gu­na alter­na­ti­va. La atmós­fe­ra coer­ci­ti­va defi­ni­ti­va es aque­lla que no se pare­ce a una atmós­fe­ra por­que recrea un mun­do ente­ro: el mun­do real» Dou­glas Rush­koff: Coer­ción. Por qué hace­mos caso a lo que nos dicen, op. cit., p. 117..

Pero el extre­mo abso­lu­to de la repre­sión alea­to­ria y sus abso­lu­tos efec­tos para­li­zan­tes lle­gan cuan­do se gene­ra­li­za la polí­ti­ca de la des­apa­ri­ción de per­so­nas. Lea­mos esto: «La figu­ra extre­ma de la polí­ti­ca terro­ris­ta lle­va­da ade­lan­te por el Esta­do es la del des­apa­re­ci­do. Se pue­de supo­ner que el mie­do bási­co del ser humano es el mie­do que nos des­pier­ta la muer­te. La muer­te pro­pia, que nun­ca es de uno sino por el otro. La des­apa­ri­ción de per­so­nas, la sus­pen­sión de la exis­ten­cia de una per­so­na en ese lugar ilo­ca­li­za­ble que la sepa­ra de la muer­te, se con­vier­te en un signo dis­tin­ti­vo del terror. Uno de los modos en el que mie­do se tro­ca en terror con­sis­te en no dejar apa­re­cer la muer­te, cuan­do se la sus­trae, se la ocul­ta o nie­ga: ni vivos ni muer­tos. El dolor, en este caso, tam­po­co tie­ne lugar, y tra­mi­tar el due­lo impli­ca un doble esfuer­zo: acep­tar la muer­te, crear su ima­gen y lue­go saber que el ser ama­do se ha per­di­do. Nada lo pue­de devol­ver, sal­vo nues­tra memo­ria jus­ta, la jus­ti­cia que con­vo­ca su recuer­do» Daniel Mun­do: «Mie­do y memo­ria», en Mie­dos y memo­rias en las socie­da­des con­tem­po­rá­neas, Comu­ni­car­te, Cór­do­ba, Argen­ti­na. 2006, p. 205.. Recor­de­mos el terror cal­cu­la­do asi­rio, con sus miles de ase­si­na­dos expues­tos al sol, y el terror extre­mo gre­co­rro­mano y mon­gol, por no acer­car­nos más hacia el pre­sen­te: no hacían des­apa­re­cer a los ase­si­na­dos, sino que los mos­tra­ban.

Sola­men­te cuan­do se depor­ta­ba en masa a las pobla­cio­nes escla­vi­za­das, repar­tién­do­las en gru­pos por diver­sos terri­to­rios, y sólo cuan­do la com­pra­ven­ta de escla­vos divi­día a fami­lias ente­ras, úni­ca­men­te enton­ces pode­mos hablar de algo pare­ci­do a las actua­les des­apa­ri­cio­nes, por­que las per­so­nas eran sepa­ra­das para siem­pre unas de otras, ver­da­de­ras des­apa­ri­cio­nes en masa prac­ti­ca­das por la civi­li­za­ción. Osbor­ne cita el espan­to­so espec­tácu­lo de una ven­ta de escla­vos en Esta­dos Uni­dos de 1846, las rup­tu­ras bru­ta­les de las fami­lias al ser com­pra­dos sus miem­bros por dife­ren­tes amos y tras­la­da­dos a explo­ta­cio­nes geo­grá­fi­ca­men­te dis­tan­tes don­de serían mal­tra­ta­dos con una cruel­dad inhu­ma­na, sepa­ran­do para siem­pre a las madres de sus hijos y a los espo­sos de sus espo­sas Roger Osbor­ne: Civi­li­za­ción, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2007, pp. 305–306.. Para cada uno de los escla­vos, el res­to de sus fami­lia­res, cono­ci­dos y ami­gos, habían des­apa­re­ci­do para siem­pre, y cono­cien­do las fero­ces con­di­cio­nes de explo­ta­ción que sufrían, sos­pe­chan­do siem­pre lo peor sobre el pre­sen­te y el futu­ro de sus per­so­nas que­ri­das. Pues bien, la civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta ha supe­ra­do los logros de las civi­li­za­cio­nes pasa­das en éste y en otros muchos aspec­tos al mejo­rar «cien­tí­fi­ca­men­te» el méto­do de des­apa­ri­cio­nes en la Ale­ma­nia nazi, el fran­quis­mo espa­ñol, el terror del Cono Sur lati­noa­me­ri­cano diri­gi­do por exper­tos yan­quis y, aho­ra mis­mo, en el cora­zón de la demo­crá­ti­ca Euro­pa, la des­apa­ri­ción de vas­cos a manos de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés. Un ejem­plo de la cruel­dad men­tal bur­gue­sa en estas cues­tio­nes lo tene­mos en la obs­ti­na­da nega­ti­va del Esta­do espa­ñol y de la Igle­sia cató­li­ca por resol­ver el pro­ble­ma de las per­so­nas des­apa­re­ci­das duran­te el fran­quis­mo y, en con­cre­to, por cuan­ti­fi­car e iden­ti­fi­car Sal­va­dor López Arnal: Cla­ri­dad y dis­tin­ción car­te­sia­na en el valle del nacio­nal-cato­li­cis­mo espa­ñol, http://​www​.rebe​lion​.org, 3 de octu­bre de 2009. los miles de cadá­ve­res amon­to­na­dos alre­de­dor de la tum­ba del dic­ta­dor Fran­co.

Nos hace­mos una idea exac­ta del terri­ble efec­to para­li­zan­te de las des­apa­ri­cio­nes si recu­rri­mos a sólo dos ejem­plos. Uno tra­ta de una des­apa­ri­ción ya «resuel­ta» aun­que el caso sigue sien­do estre­me­ce­dor por lo inhu­mano ya que nun­ca debe­re­mos olvi­dar el empa­la­mien­to del joven de 14 años Flo­real Ave­lla­ne­da, hijo de un dele­ga­do gre­mial comu­nis­ta argen­tino que apa­re­ció flo­tan­do en aguas del Río de la Pla­ta en agos­to de 1976. Los terro­ris­tas no pudie­ron apre­sar al padre y empa­la­ron al hijo como ven­gan­za, cas­ti­go y adver­ten­cia. Flo­real era mili­tan­te de la Fede­ra­ción Juve­nil Comu­nis­ta http://​www​.insur​gen​te​.org, 14 de agos­to de 2009.. Flo­real fue dete­ni­do jun­to a su madre, que tam­bién fue tor­tu­ra­da aun­que logró sal­var su vida des­pués de dos años de encar­ce­la­mien­to. Ima­gi­né­mo­nos, pri­me­ro, el impac­to de terror para­li­zan­te que gol­peó a la par­te de la pobla­ción que cono­ció la des­apa­ri­ción del joven de 14 años, sobre todo una vez que «apa­re­ció» viva su madre; segun­do, el impac­to cau­sa­do al des­cu­brir­se el cadá­ver del hijo y, ter­ce­ro, la per­ma­nen­cia del mie­do y del temor duran­te todos los años que ha tar­da­do la «jus­ti­cia» argen­ti­na en con­de­nar a los cul­pa­bles. El segun­do tra­ta de los lar­gos efec­tos des­truc­ti­vos del terror para­li­zan­te intro­du­ci­do en la pobla­ción argen­ti­na por la dic­ta­du­ra mili­tar, y es la sim­ple cons­ta­ta­ción que tras ellas, tras las gran­des movi­li­za­cio­nes de masas des­or­ga­ni­za­das y espon­tá­neas pos­te­rio­res a la cri­sis de 2001, etcé­te­ra, el pue­blo tra­ba­ja­dor argen­tino sigue sin ape­nas poder arti­cu­lar un movi­mien­to pode­ro­so de lucha y avan­ce revo­lu­cio­na­rio, pade­cien­do en el pre­sen­te una tasa de pobre­za del 23% de la pobla­ción en medio del rebro­te el ham­bre http://​www​.elpais​.com, 21 de sep­tiem­bre de 2009.. Es cier­to que no se pue­de acha­car sólo a las des­apa­ri­cio­nes de 30.000 per­so­nas, la mayo­ría sin­di­ca­lis­tas y cua­dros obre­ros, la actual ham­bru­na y las debi­li­da­des de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, pero sí es cier­to que hay que tener pre­sen­te el mie­do interno en amplios sec­to­res popu­la­res para dis­po­ner de una teo­ría ade­cua­da del por qué de la situa­ción angus­tio­sa.

Sien­do esto cier­to e incues­tio­na­ble, lo peor es que no hace fal­ta lle­gar a tales extre­mos para gene­rar psi­co­sis colec­ti­vas y menos aún esta­dos estruc­tu­ra­les de preo­cu­pa­ción por el pre­sen­te y el futu­ro que deri­va rápi­da­men­te de la ansie­dad e incer­ti­dum­bre a la angus­tia, etcé­te­ra. Hemos ana­li­za­do estos pro­ce­sos en otros tex­tos, pero siem­pre hay que insis­tir en el hecho de que la socie­dad capi­ta­lis­ta desa­rro­lla for­mas suti­les y has­ta imper­cep­ti­bles de «terror» basa­das en la reali­dad obje­ti­va de la pre­ca­rie­dad abso­lu­ta de la fuer­za de tra­ba­jo, que no tie­ne otra opción de vida que la de asu­mir su depen­den­cia e inse­gu­ri­dad vital, con todo lo que ello impli­ca. La tesis de la peda­go­gía del mie­do, que tam­bién se con­fir­ma en las apor­ta­cio­nes de Schulz, per­mi­te pro­fun­di­zar en estas cues­tio­nes has­ta lle­gar a su matriz últi­ma: la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas en manos de la cla­se, nación y sexo-géne­ro domi­nan­te.

Por últi­mo, el ter­cer obje­ti­vo de la tor­tu­ra, de las des­apa­ri­cio­nes y del terro­ris­mo esta­tal es «la des­truc­ción de la iden­ti­dad del disi­den­te», afir­ma con toda razón Schulz, y a con­ti­nua­ción trans­cri­be un párra­fo del libro El Esta­do terro­ris­ta argen­tino de Eduar­do L. Duhal­de:

«El mode­lo desin­te­gra­dor apli­ca­do tie­ne fines muy pre­ci­sos: hacer de un hom­bre libre, un hom­bre some­ti­do; de un ser sano, un ser enfer­mo; de un mili­tan­te polí­ti­co, una per­so­na des­qui­cia­da. A ello tien­de su ais­la­mien­to sen­so­rial, su des­con­di­cio­na­mien­to y reacon­di­cio­na­mien­to per­ma­nen­tes, el esti­mu­lar las regre­sio­nes infan­ti­les, el pro­vo­car esta­dos cata­tó­ni­cos, las pro­fun­das angus­tias y pade­ci­mien­tos, etcé­te­ra. Nada que­da fue­ra de esta pla­ni­fi­ca­ción que tie­ne como ele­men­to con­duc­tor la rela­ción amo-escla­vo y como hábi­tat el cam­po de con­cen­tra­ción, con la par­ti­cu­lar per­cep­ción feno­me­no­ló­gi­ca del tiem­po que éste trans­mi­te: el pre­sen­te con­ti­nuo, el pasa­do nega­do y el futu­ro impo­si­ble» William Schulz: «Esta­dos Uni­dos y el terror con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en Amé­ri­ca Lati­na», en Terro­ris­mo de Esta­do. El papel inter­na­cio­nal de EEUU, Txa­la­par­ta Argi­ta­letxea, Tafa­lla 1990, p. 130..

Pode­mos hacer­nos una idea más exac­ta sobre la inter­re­la­ción entre, por un lado, Esta­do, terro­ris­mo y des­apa­ri­cio­nes, y, por otro, el capi­ta­lis­mo, al cono­cer que, según infor­mó la ONU en agos­to de 2009, las des­apa­ri­cio­nes for­za­das se han incre­men­ta­do en un 91% en 2008 con res­pec­to a 2007. En este últi­mo año se regis­tra­ron ofi­cial­men­te 629 casos en todo el mun­do, pero en 2008 lle­ga­ron a 1.203 des­apa­ri­cio­nes for­za­das http://​www​.enla​ce​so​cia​lis​ta​.org​.mx, 31 de agos­to de 2009.. Pen­sa­mos que la razón bási­ca que expli­ca este bru­tal ascen­so de una prác­ti­ca inhu­ma­na es la agu­di­za­ción de las luchas socia­les y el endu­re­ci­mien­to de la repre­sión capi­ta­lis­ta a esca­la mun­dial.

Estado y formación de torturadores

E. Peters ha estu­dia­do, en base a los datos dis­po­ni­bles has­ta media­dos de la déca­da de 1980, las rela­cio­nes entre tor­tu­ra, los lla­ma­do­res tor­tu­ra­do­res «nor­ma­les», las escue­las de for­ma­ción de tor­tu­ra­do­res y la ten­den­cia a la nor­ma­li­za­ción social de la prác­ti­ca de la tor­tu­ra sien­do cons­cien­te de «la ambi­gua fron­te­ra entre la tor­tu­ra y el tra­to esta­tal legí­ti­mo a los pre­sos», hacién­do­se la pre­gun­ta sobre si «¿debe el tor­tu­ra­dor ser sólo un sádi­co nato o un sádi­co hecho?». Peters hace refe­ren­cia a la inves­ti­ga­ción de 1963 de Ana Arendt sobre Eichm­mann, en la que sos­te­nía que si bien no hay un tor­tu­ra­dor poten­cial en cada hom­bre, sí hay en la socie­dad actual la posi­bi­li­dad de que un fun­cio­na­rio se dis­tan­cie tan­to de la reali­dad que ter­mi­ne prac­ti­can­do la tor­tu­ra tran­qui­la­men­te, y lle­ga a la siguien­te con­clu­sión: «El tor­tu­ra­dor bru­tal –nato o crea­do– y el tor­tu­ra­dor dis­tan­cia­do son dos figu­ras de fina­les del siglo XX que per­te­ne­cen al lado oscu­ro de la socie­dad civil» Edward Peters: La Tor­tu­ra, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 1987, p. 247 y ss.. Este inves­ti­ga­dor ana­li­za las con­clu­sio­nes extraí­das en 1974 por el psi­có­lo­go nor­te­ame­ri­cano Stan­ley Mil­grand, pre­sen­ta­das en su tex­to Obe­dien­cia a la Auto­ri­dad Ana Muñoz: La obe­dien­cia a la auto­ri­dad: los expe­ri­men­tos de Mil­grand, http://​www​.cap​vi​.com, en el que sos­tie­ne que prác­ti­ca­men­te en cada per­so­na anida un posi­ble tor­tu­ra­dor, que se acti­va y emer­ge en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias y bajo espe­cia­les pre­sio­nes. Esta tesis ha sido muy deba­ti­da por las impli­ca­cio­nes polí­ti­cas que tie­ne, como vamos a ver a con­ti­nua­ción.

Fias­che tam­bién ha estu­dia­do el pro­ble­ma de la influen­cia del con­tex­to socio­po­lí­ti­co y esta­tal en la for­ma­ción de los tor­tu­ra­do­res, en con­cre­to sobre Mil­grand, del que dice lo siguien­te: «En su con­tac­to con los psi­quia­tras y psi­có­lo­gos argen­ti­nos, el Dr. Mil­grand dio mues­tras de un per­fec­to domi­nio del cas­te­llano, de una flui­dez que sólo se adquie­re por medio de la con­vi­ven­cia en deter­mi­na­dos medios socia­les y cul­tu­ra­les. Finan­cia­do pro­ba­ble­men­te por algu­na agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, vivió duran­te algún tiem­po en Perú y Colom­bia, desa­rro­llan­do esas acti­vi­da­des, no muy defi­ni­das, que se dise­mi­na­ban por el Ter­cer Mun­do. Era la épo­ca de auge de los «Cuer­pos de Paz» (sos­te­ni­dos por los fon­dos del Depar­ta­men­to de Esta­do nor­te­ame­ri­cano), cuyos inte­gran­tes, en gene­ral, tenían for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria, pre­fe­ren­te­men­te en el cam­po de las cien­cias huma­nís­ti­cas. Las tareas de estas orga­ni­za­cio­nes se desa­rro­lla­ron en las «villas mise­ria» y entre el cam­pe­sino pau­pé­rri­mo, espe­cial­men­te en Cen­troa­mé­ri­ca, pero tam­bién en Amé­ri­ca del Sur Angel Fias­che: «La obe­dien­cia al mal», en Hacia una psi­co­pa­to­lo­gía de la pobre­za, Uni­ver­si­dad Popu­lar Madres de la Pla­za de Mayo, Bue­nos Aires, Argen­ti­na. 2003, p. 277.. No hace fal­ta tener mucha ima­gi­na­ción para com­pren­der que, entre líneas, Fias­che sugie­re posi­bles cone­xio­nes prác­ti­cas de Mil­grand con el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano pre­ci­sa­men­te en las zonas de mayor con­flic­ti­vi­dad social, don­de exis­tían más con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas para la expan­sión de las luchas revo­lu­cio­na­rias anti­im­pe­ria­lis­tas.

Hay que tener en cuen­ta, sobre todo, que la psi­co­lo­gía, a la que vol­ve­re­mos lue­go al ana­li­zar el terro­ris­mo labo­ral que pro­vo­ca sui­ci­dios como res­pues­tas deses­pe­ra­das, fue pron­to uno de los ins­tru­men­tos más efi­ca­ces del con­trol social en Esta­dos Uni­dos entre otras cosas por su «orga­ni­za­ción polí­ti­ca» en los crí­ti­cos años de fina­les del siglo XIX Óscar Daza Díaz: «El para­dig­ma del con­trol social en los orí­ge­nes de la psi­co­lo­gía», en Antipsy­cho­lo­gi­cum, Virus Edi­to­rial, Bar­ce­lo­na 2006, p. 35 y ss.. El direc­tor de la CIA en 1977, el almi­ran­te Tur­ner, decla­ró que la agen­cia había rea­li­za­do 149 estu­dios sobre el con­trol de la men­te entre los años cin­cuen­ta y sesen­ta, con la par­ti­ci­pa­ción de dos­cien­tos cien­tí­fi­cos de cua­ren­ta y cua­tro uni­ver­si­da­des, tres pri­sio­nes, doce hos­pi­ta­les, doce fun­da­cio­nes y otros ins­ti­tu­tos, con un gas­to de 25 millo­nes de dóla­res J. M. Alva­ro: El Esta­do poli­cía y la demo­cra­cia, Hor­da­go, Donos­tia 1981, p. 132.. N. Klein ha inves­ti­ga­do los expe­ri­men­tos de Ewen Came­ron para mejo­rar la efec­ti­vi­dad de las tor­tu­ras median­te psi­co­fár­ma­cos, ais­la­mien­to sen­so­rial, elec­tros­hock y otros méto­dos, ocul­tan­do todo ello bajo rim­bom­ban­tes títu­los de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y aca­dé­mi­ca. La CIA sufra­gó los gas­tos has­ta 1961, cuan­do era ya impo­si­ble ocul­tar o negar por más tiem­po lo que se esta­ba hacien­do al ampa­ro de esas men­ti­ras ofi­cia­les, sobre todo cuan­do inves­ti­ga­cio­nes públi­cas serias demos­tra­ron que «la CIA y Ewen Came­ron habían des­tro­za­do con abso­lu­ta impu­ni­dad las vidas de los pacien­tes, sin nin­gún resul­ta­do míni­ma­men­te váli­do» Nao­mi Klein: La doc­tri­na del shock, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2007, p. 65.. Sin embar­go, la cien­cia del terror no se ami­la­nó por el fra­ca­so. Sub­ven­cio­na­da por la «demo­cra­cia yan­qui» siguió inves­ti­gan­do y para 1963 esta­ba ela­bo­ra­do el manual Kubark que reco­gía bue­na par­te de las expe­ri­men­ta­cio­nes de Came­ron sobre el ais­la­mien­to sen­so­rial. Éstas y otras inves­ti­ga­cio­nes supo­nían un sal­to cua­li­ta­ti­vo en rela­ción a la tor­tu­ra medie­val, «al tor­men­to san­grien­to e inexac­to» rea­li­za­do por la Inqui­si­ción: «En todos los terri­to­rios don­de el méto­do Kubark se ha ense­ña­do sur­gen los mis­mos mode­los de com­por­ta­mien­to, dise­ña­dos para indu­cir, pro­fun­di­zar y man­te­ner el esta­do de shock en el pri­sio­ne­ro […] se los cap­tu­ra de la for­ma más des­orien­ta­do­ra y con­fu­sa posi­ble, a últi­ma hora de la noche o en velo­ces ope­ra­cio­nes al ama­ne­cer […] se les pone una capu­cha o les ponen un tra­po enci­ma de los ojos. Les des­nu­dan y reci­ben una pali­za. Lue­go son some­ti­dos a todo tipo de pri­va­ción sen­so­rial […] el empleo de las des­car­gas eléc­tri­cas es omni­pre­sen­te» Nao­mi Klein: La doc­tri­na del shock, op. cit., p. 69..

G. Tho­mas expli­ca deta­lla­da­men­te cómo los psi­quia­tras de la CIA dis­cu­ten con los psi­co­ana­lis­tas de la mis­ma orga­ni­za­ción sobre la efec­ti­vi­dad de sus corres­pon­dien­tes teo­rías para aumen­tar los resul­ta­dos de la tor­tu­ra Gor­don Tho­mas: Las tor­tu­ras men­ta­les de la CIA, Edi­cio­nes B, Bar­ce­lo­na 2001, p. 162 y ss.. En bue­na medi­da, como demues­tran las inves­ti­ga­do­ras Mora­za y Bas­te­rra, son las «batas blan­cas», que se esfuer­zan en mejo­rar las téc­ni­cas de tor­tu­ra que apli­can los fun­cio­na­rios del Esta­do, las res­pon­sa­bles de que se inven­ten «téc­ni­cas de tor­tu­ra que pare­cen “no-tor­tu­ra” […] el dolor es una estruc­tu­ra com­ple­ja, sub­je­ti­va­men­te per­ci­bi­da y psi­co­ló­gi­ca­men­te con­di­cio­na­da […] Pero la sofis­ti­ca­ción o cien­ti­fi­za­ción, no sólo se refie­re a las téc­ni­cas de tor­tu­ra diri­gi­das a infli­gir inten­cio­na­da­men­te dolor físi­co, sino tam­bién –y aquí entra­mos en lo más temi­do, en el terror, pues es des­co­no­ci­do para la inmen­sa mayo­ría y cau­sa un poco de mie­do aden­trar­se en estas pro­fun­di­da­des– dolor psí­qui­co infli­gi­do inten­cio­na­da­men­te por medio de méto­dos estu­dia­dos y com­pro­ba­dos cien­tí­fi­ca­men­te sin uti­li­zar téc­ni­cas de tor­tu­ra físi­ca, es decir, méto­dos psi­co­ló­gi­cos de tor­tu­ra» Lur­des Mora­za y Mertxe Bas­te­rra: La colum­na infa­me, Txa­la­par­ta Argi­ta­letxea, Tafa­lla 1994, pp. 71–73.. La acción de psi­quia­tras, psi­có­lo­gos y psi­co­ana­lis­tas en las tor­tu­ras ha sido demos­tra­da con­tun­den­te­men­te por mul­ti­tud de expe­rien­cias con­cre­tas y denun­cias en pren­sa.

Muy recien­te­men­te, una pres­ti­gio­sa revis­ta médi­ca bri­tá­ni­ca ha denun­cia­do que los médi­cos par­ti­ci­pan en las tor­tu­ras prac­ti­ca­das en más de cien paí­ses Manuel Anse­de: Los médi­cos par­ti­ci­pan en tor­tu­ras en más de 100 paí­ses, http://​www​.publi​co​.com, 1 de agos­to de 2008.. A la vez, M. Ben­ja­min y K. Eban han denun­cia­do que la Aso­cia­ción de Psi­có­lo­gos Ame­ri­ca­nos, con cer­ca de 150.000 afi­lia­dos, sigue per­mi­tien­do que entre éstos exis­tan psi­có­lo­gos que ayu­dan a los tor­tu­ra­do­res: «no sólo en los pro­ce­di­mien­tos que han dado una sacu­di­da eléc­tri­ca a los sen­ti­mien­tos de la huma­ni­dad alre­de­dor del mun­do, sino que de hecho estu­vie­ron a car­go de dise­ñar esas tác­ti­cas bru­ta­les y de entre­nar a los inte­rro­ga­do­res en esas téc­ni­cas. En par­ti­cu­lar, dos psi­có­lo­gos desem­pe­ña­ron un papel cen­tral: James Elmer Mit­chell, que fue con­tra­ta­do por la CIA, y su cole­ga Bru­ce Jes­sen. Ambos tra­ba­ja­ron en el pro­gra­ma de entre­na­mien­to mili­tar cla­si­fi­ca­do lla­ma­do Super­vi­ven­cia, Eva­sión, Resis­ten­cia y Esca­pe (SERE), que con­di­cio­na a los sol­da­dos para aguan­tar el cau­ti­ve­rio en manos enemi­gas. De una mane­ra casi-cien­tí­fi­ca, según psi­có­lo­gos y otros con cono­ci­mien­to direc­to sobre sus acti­vi­da­des, Mit­chell y Jes­sen dise­ña­ron la rein­ge­nie­ría de las tác­ti­cas infli­gi­das a los apren­di­ces de SERE para usar­las sobre dete­ni­dos en la gue­rra glo­bal al terror. Con la adop­ción com­ple­ta de las téc­ni­cas inte­rro­ga­ti­vas SERE por par­te de los mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos, la CIA puso a Mit­chell y a Jes­sen a car­go del entre­na­mien­to de los inte­rro­ga­do­res en sus téc­ni­cas bru­ta­les, inclu­yen­do el sub­ma­rino, en toda su red de sitios negros. Mien­tras tan­to esta­ba cada vez más cla­ro que Esta­dos Uni­dos ha sacri­fi­ca­do su con­cien­cia y su ima­gen glo­bal por tác­ti­cas que en el mejor de los casos son inefi­ca­ces» Mark Ben­ja­mín y Cat­he­ri­ne Eban: Psí­co­lo­gos cóm­pli­ces de los tor­tu­ra­do­res de la CIA, http://​www​.rebe​lion​.org, 16 de octu­bre de 2008..

Una vez cons­ta­ta­das las impli­ca­cio­nes de ramas ente­ras de la medi­ci­na con el Esta­do y su terro­ris­mo, pode­mos vol­ver con más fuer­za a las ideas de A. Fias­che. Tras poner­nos en ante­ce­den­tes sobre Mil­grand, resu­me su expe­ri­men­to según el cual «en cier­tas opor­tu­ni­da­des –como con­se­cuen­cia de la ver­ti­ca­li­dad de un sis­te­ma– se pue­de tor­tu­rar, matar, fusilar,etcétera», y más ade­lan­te Fias­che aña­de que la teo­ría de Stan­ley Mil­grand «pudo lle­gar a ser uti­li­za­da para jus­ti­fi­car en las orga­ni­za­cio­nes de carác­ter repre­si­vo, con férreos sis­te­mas de hori­zon­ta­li­dad (poli­cías, fuer­zas arma­das, etcé­te­ra,) que los subor­di­na­dos, por lo gene­ral, se per­mi­tie­ran eje­cu­tar actos abe­rran­tes y crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, ampa­ra­dos en las órde­nes reci­bi­das de sus supe­rio­res» Angel Fias­che: «La obe­dien­cia al mal», en Hacia una psi­co­pa­to­lo­gía de la pobre­za, op. cit., pp. 278–281.. Las tesis de Mil­grand pue­den ser­vir para ate­nuar la res­pon­sa­bi­li­dad de los tor­tu­ra­do­res ya que la «posi­bi­li­dad» de con­ver­tir­se en un tor­tu­ra­dor está laten­te en toda per­so­na según la pre­sión de las cir­cuns­tan­cias. De ser cier­ta esta hipó­te­sis, los tor­tu­ra­do­res, o muchos de ellos, ten­drían menos res­pon­sa­bi­li­da­des cri­mi­na­les o nin­gu­na si se demos­tra­se que habían esta­do some­ti­dos a fuer­tes pre­sio­nes psi­co­ló­gi­cas, a órde­nes de la auto­ri­dad, a con­di­cio­nes muy duras ante las que clau­di­ca­ron.

De este modo, los tor­tu­ra­do­res o muchos de ellos podrían librar­se de la con­de­na huma­na, y la tor­tu­ra pasa­ría a ser una sim­ple «anor­ma­li­dad», cuan­do de hecho es una prác­ti­ca nor­mal y nece­sa­ria para todo sis­te­ma explo­ta­dor. Pero, des­tru­yen­do todo este mon­ta­je excul­pa­to­rio, J. C. Scott sos­tie­ne que el fac­tor deci­si­vo del expe­ri­men­to de Mil­grand es que todos los suje­tos eran volun­ta­rios y no cons­crip­tos renuen­tes que podían bus­car cual­quier peque­ña opor­tu­ni­dad para pre­sen­tar una resis­ten­cia imper­cep­ti­ble pero efi­caz. Sigue dicien­do Scott que la expe­rien­cia mues­tra que las per­so­nas que se nie­gan a acep­tar la ley opre­so­ra encuen­tran sis­te­mas suti­les y sinuo­sos para resis­tir, y sos­tie­ne que los resul­ta­dos de las inves­ti­ga­cio­nes de Mil­grand cam­bia­ban cuan­do las per­so­nas usa­das en la inves­ti­ga­ción encon­tra­ban res­qui­cios en la vigi­lan­cia del expe­ri­men­to, res­qui­cios que les per­mi­tían mos­trar su recha­zo a «tor­tu­rar» a otra per­so­na James C. Scott: Los domi­na­dos y el arte de la resis­ten­cia, Txa­la­par­ta, Tafa­lla 2003, pp. 129–131..

M. Rosen­cof y E. Fer­nán­dez Hui­do­bro escri­bie­ron con­jun­ta­men­te un impres­cin­di­ble libro en for­ma de diá­lo­go sobre sus terri­bles sufri­mien­tos duran­te la dic­ta­du­ra mili­tar argen­ti­na. En un momen­to inter­cam­bian sus opi­nio­nes sobre si los tor­tu­ra­do­res eran «nor­ma­les» o «anor­ma­les», sádi­cos y psi­có­pa­tas o bue­nos padres de fami­lia, ami­gos y com­pa­ñe­ros, así como ofi­cia­les res­pon­sa­bles que cui­dan a sus sol­da­dos. No coin­ci­den en todo y tie­nen sus dife­ren­cias, pero les une la insis­ten­cia en que la ideo­lo­gi­za­ción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, anti­co­mu­nis­ta y fas­cis­ta era per­ma­nen­te y masi­va en el ejér­ci­to argen­tino, tan­to que había crea­do un cli­ma interno en el que la tor­tu­ra y los malos tra­tos a los pre­sos eran tan «nor­ma­les» como la amis­tad y cama­ra­de­ría entre sol­da­dos y ofi­cia­les. Y seña­lan una cosa sig­ni­fi­ca­ti­va: que el ejér­ci­to bus­ca­ba con esa estra­te­gia de par­ti­ci­pa­ción colec­ti­va en las tor­tu­ras que nin­gún sol­da­do u ofi­cial pudie­ra echar­se hacia atrás, negar­se, resis­tir­se a tor­tu­rar a un seme­jan­te, y sobre todo bus­ca­ba crear una res­pon­sa­bi­li­dad colec­ti­va que impi­die­ra que alguien denun­cia­se o hicie­se públi­co tan­to horror inhu­mano, impo­nien­do así el silen­cio cóm­pli­ce y egoís­ta Mau­ri­cio Rosen­cof y Eleute­rio Fer­nán­dez Hui­do­bro: Memo­rias del cala­bo­zo, Txa­la­par­ta, Tafa­lla. 1993, pp. 101–104.. Los mili­ta­res no esta­ban muy segu­ros de la fia­bi­li­dad de sus tro­pas para apli­car la tor­tu­ra, por lo que las some­tían a una pre­sión psi­co­ló­gi­ca e ideo­ló­gi­ca per­ma­nen­te. Como vemos, no se tra­ta­ba de un labo­ra­to­rio en el que par­ti­ci­pa­ban volun­ta­rios, sino de una estruc­tu­ra total­men­te jerar­qui­za­da, esen­cial­men­te anti­de­mo­crá­ti­ca, con una dis­ci­pli­na basa­da en el páni­co a la acu­sa­ción de insu­bor­di­na­ción ante un con­se­jo de gue­rra. ¿Qué hubie­ran hecho esos sol­da­dos y ofi­cia­les sin seme­jan­tes pre­sio­nes? Vemos que la crí­ti­ca de Scott a Mil­grand tie­ne más razón de lo que podría­mos pen­sar a sim­ple vis­ta.

Según S. Fer­nán­dez, los estu­dios de Zim­bar­do sobre los tor­tu­ra­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos en Iraq con­fir­man esta tesis: «Las con­di­cio­nes situa­cio­na­les (el com­por­ta­mien­to gru­pal, la des­hu­ma­ni­za­ción y desin­di­vi­dua­li­za­ción, jun­to con las diná­mi­cas de poder, con­for­mi­dad y obe­dien­cia) faci­li­tan enor­me­men­te que los car­ce­le­ros lle­va­ran a cabo un tra­to veja­to­rio, deni­gran­te y humi­llan­te hacia los pre­si­dia­rios. Dicho de otra for­ma: si quie­res que un gru­po de per­so­nas humi­lle y mal­tra­te a otro, no has de bus­car a per­so­nas espe­cial­men­te sádi­cas y crue­les por natu­ra­le­za, sino que bas­ta con que selec­cio­nes a per­so­nas corrien­tes y las intro­duz­cas en una situa­ción crea­da para fomen­tar la desin­di­vi­dua­li­za­ción, la con­duc­ta gru­pal, la des­hu­ma­ni­za­ción del otro, el poder de unos sobre otros y las diná­mi­cas de obe­dien­cia y some­ti­mien­to» Sau­lo Fer­nán­dez Arre­gui: «Refle­xio­nes sobre el sig­ni­fi­ca­do social de la humi­lla­ción», en Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca, Valen­cia, nº 37, 2008, p. 41.. Por tan­to, los cul­pa­bles de las tor­tu­ras no son úni­ca­men­te los sol­da­dos sino tam­bién el man­do, toda la estruc­tu­ra del ejér­ci­to yan­qui, que anu­la la per­so­na­li­dad crí­ti­ca de la tro­pa, que reac­ti­va sus com­po­nen­tes sádi­cos y auto­ri­ta­rios y, tras desatar­los, los diri­ge con­tra el enemi­go a des­truir.

La expe­rien­cia de los cam­pos de con­cen­tra­ción refuer­za estas crí­ti­cas, ya que los pri­sio­ne­ros se divi­die­ron en tres gran­des blo­ques: los cola­bo­ra­cio­nis­tas con los nazis, los que crea­ron orga­ni­za­cio­nes clan­des­ti­nas en su seno para orga­ni­zar fugas y has­ta rebe­lio­nes en su momen­to, y los que sim­ple­men­te se hun­die­ron en la pasi­vi­dad derro­tis­ta acep­tan­do todas las veja­cio­nes y cruel­da­des sin nin­gu­na pro­tes­ta. Inclu­so en las terri­bles con­di­cio­nes de los cam­pos de exter­mi­nio nazi, la rebe­lión indi­vi­dual o colec­ti­va se pro­du­cía de for­ma deses­pe­ra­da e indi­vi­dua­lis­ta u orga­ni­za­da con pacien­cia, como nos infor­ma Gross­man: «Hubo un día feliz en Tre­blin­ka… Los pri­sio­ne­ros pla­nea­ron un levan­ta­mien­to […] Muy pocos rebel­des sobre­vi­vie­ron, pero ¿qué impor­ta? Murie­ron luchan­do, con las armas en la mano» Ant­hony Bee­vor: Un escri­tor en gue­rra. Vasi­li Gross­man en el Ejér­ci­to Rojo, 1941–1945, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2005, pp. 372–373.. Aquí Gross­man narra cómo se orga­ni­zó y esta­lló la rebe­lión, y cómo ter­mi­nó, pero pági­nas antes nos ha expli­ca­do accio­nes de resis­ten­cia indi­vi­dual con­tra los nazis den­tro del cam­pa­men­to: per­so­nas que matan a cuchi­lla­das a los guar­dias, per­so­nas que escon­den una gra­na­da de mano y la hacen explo­tar entre los nazis inmo­lán­do­se en el esta­lli­do, una «alta mucha­cha» Ant­hony Bee­vor: Un escri­tor en gue­rra. Vasi­li Gross­man en el Ejér­ci­to Rojo, 1941–1945, op. cit., p. 363. que arran­có por sor­pre­sa el fusil a un guar­dia y empe­zó a dis­pa­rar, y así muchos otros casos. Todos estos actos cono­ci­dos, y otros muchos des­co­no­ci­dos, fue­ron rea­li­za­dos por per­so­nas que no se resig­na­ron a morir sin matar, a dejar­se ase­si­nar impu­ne­men­te por la bes­tia par­da, per­so­nas que no que­rían vivir como escla­vos unos segun­dos más para ser sacri­fi­ca­dos lue­go como obje­tos pasi­vos, iner­tes y des­hu­ma­ni­za­dos.

V. Romano ha escri­to con razón sobre las per­so­nas que, some­ti­das a estas con­di­cio­nes, han deja­do de ser seres huma­nos:

«Por lo demás, sólo los escla­vos son aptos para la repre­sión. Como se sabe, los ate­nien­ses sólo emplea­ban escla­vos en la poli­cía. Quien prac­ti­ca la repre­sión como ofi­cio tie­ne que ser él mis­mo un repri­mi­do ejem­plar. Ésta es la cau­sa pro­fun­da de que la obe­dien­cia cie­ga y los ejer­ci­cios absur­dos de ins­truc­ción desem­pe­ñen un papel tan impor­tan­te en el ejér­ci­to y en la poli­cía. Quien se ha acos­tum­bra­do a hacer pre­gun­tas es un mal repre­sor y, por lo tan­to, un mal vigi­lan­te. ¿Cómo va a gol­pear, cla­var la espa­da y la bayo­ne­ta o dis­pa­rar a tra­ba­ja­do­res y mani­fes­tan­tes, como exi­gen las leyes de emer­gen­cia en cier­tos casos, alguien que refle­xio­ne sobre la vali­dez de las reglas de jue­go exis­ten­tes? En la ins­truc­ción actual de la poli­cía y del ejér­ci­to se repi­te el adies­tra­mien­to de los escla­vos que trai­cio­na­ban a sus com­pa­ñe­ros. Entre los vigi­lan­tes más fie­les y segu­ros de los cam­pos de con­cen­tra­ción nazis esta­ban los pro­pios pri­sio­ne­ros. La demo­cra­ti­za­ción del ejér­ci­to no redu­jo nun­ca su fuer­za de com­ba­te en caso de defen­sa nacio­nal, con­tra el enemi­go exte­rior; pero sí lo hizo en caso de ata­que a otro pue­blo. La demo­cra­ti­za­ción del ejér­ci­to redu­ce la fuer­za de com­ba­te sobre todo cuan­do se emplea con­tra el pro­pio pue­blo» Vicen­te Romano: Las for­mas de la men­ta­li­dad sumi­sa, Colec­ción Ana­lí­ti­ca, Cara­cas, Vene­zue­la 2007, pp. 34–35..

Cuan­ta más demo­cra­cia efec­ti­va y real, no for­mal, exis­te menos posi­bi­li­da­des de mani­pu­la­ción de las tro­pas para que tor­tu­ren sin pie­dad a sus com­pa­trio­tas, y a la inver­sa, cuan­ta más dic­ta­du­ra, silen­cio y obe­dien­cia jerár­qui­ca cie­ga, más posi­bi­li­da­des de vol­ver­se un tor­tu­ra­dor, siem­pre que exis­ta una «edu­ca­ción» ade­cua­da. J. M. Biu­rrun ha resu­mi­do los cin­co pun­tos del entre­na­mien­to para la tor­tu­ra ana­li­za­dos por Pérez Arza:

  1. des­hu­ma­ni­za­ción del enemi­go;
  2. habi­tua­ción a la cruel­dad;
  3. obe­dien­cia auto­má­ti­ca;
  4. ofer­ta de impu­ni­dad, y
  5. ofer­ta de poder.

Y a estos pun­tos, Biu­rrun aña­de otros como el pen­sa­mien­to mani­queo, el nar­ci­sis­mo ins­tru­men­tal, la expe­rien­cia del dolor, la humi­lla­ción y el mie­do, el sado­ma­so­quis­mo, ideas mega­lo­ma­nía­cas o para­noi­des Jesus Mª Biu­rrun Mon­real: De cár­cel y tor­tu­ra, Txa­la­par­ta, Tafa­lla 1993, p. 64.. Den­tro de un poco vere­mos la impor­tan­cia que tie­nen las des­apa­ri­cio­nes de pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros tor­tu­ra­dos para garan­ti­zar tan­to la impu­ni­dad como el poder de los terro­ris­tas. Aho­ra que­re­mos desa­rro­llar otro aspec­to cru­cial en la pre­pa­ra­ción de los tor­tu­ra­do­res por par­te del Esta­do.

Hemos vis­to la pre­pa­ra­ción psi­co­ló­gi­ca sobre todo explo­tan­do deter­mi­na­das carac­te­rís­ti­cas de la per­so­na­li­dad pre­via, aho­ra vamos a ver la pre­pa­ra­ción de las «con­di­cio­nes labo­ra­les». Des­de lue­go que exis­te una estre­cha cone­xión entre ambas, pero aquí segui­mos el aná­li­sis de Biu­rrun al res­pec­to, que divi­de las «con­di­cio­nes labo­ra­les» del tra­ba­jo del tor­tu­ra­dor en cin­co aspec­tos:

  1. la expo­si­ción a la pér­di­da de los pri­vi­le­gios del tor­tu­ra­dor si, arre­pen­ti­do, aban­do­na su tra­ba­jo y, a la inver­sa, la garan­tía de que los man­ten­drá si con­ti­núa tor­tu­ran­do;
  2. el resen­ti­mien­to social y de vin­di­ca­cio­nes del tor­tu­ra­dor con­tra la socie­dad, lo que le per­mi­te sen­tir­se alguien más impor­tan­te sobre todo cuan­do la per­so­na que tor­tu­ra está más valo­ra­da social­men­te, y este resen­ti­mien­to es tam­bién gené­ri­co e ima­gi­na­rio;
  3. la impli­ca­ción en el cri­men de la tor­tu­ra, lo que le lle­va a invo­lu­crar­se más y más en su prác­ti­ca y en la defen­sa de las estruc­tu­ras que la prac­ti­ca;
  4. la incul­ca­ción de un dis­po­si­ti­vo cir­cu­lar auto­con­fir­ma­dor por el cual siem­pre se encuen­tran argu­men­tos que demues­tran que el tor­tu­ra­do es el mal y el tor­tu­ra­dor el bien, que el mal debe ser tor­tu­ra­do por el buen tor­tu­ra­dor, y
  5. «la satis­fac­ción de nece­si­da­des no con­fe­sa­das. La tor­tu­ra pro­por­cio­na la posi­bi­li­dad de lega­li­zar y satis­fa­cer deseos sexua­les, fan­ta­sías sado­ma­so­quis­tas o exhi­bi­cio­nis­tas, u obte­ner sobre­ga­nan­cias nar­ci­sis­tas» Jesus Mª Biu­rrun Mon­real: De cár­cel y tor­tu­ra, op. cit., pp. 66–67..

Para repri­mir hay que ser un repri­mi­do, y para tor­tu­rar hay que sufrir una espe­cial rela­ción con el sado­ma­so­quis­mo, ade­más de otras pre­dis­po­si­cio­nes. La pre­dis­po­si­ción al sadis­mo pue­de estar ocul­ta, laten­te o des­ac­ti­va­da en la vida nor­mal, insi­nuán­do­se median­te lap­sus, pero la fun­ción del Esta­do bur­gués es la de acti­var median­te la mani­pu­la­ción espe­cia­li­za­da tales laten­cias, hacer­las emer­ger a la luz y vol­ver­las ope­ra­ti­vas, que se prac­ti­quen en las tor­tu­ras. Para lograr­lo, el Esta­do tie­ne espe­cia­lis­tas y sobre todo tie­ne ins­tru­men­tos muy cen­tra­li­za­dos, auto­ri­ta­rios y dic­ta­to­ria­les, sado­ma­so­quis­tas en su mis­ma lógi­ca inter­na. Algu­nas per­so­nas nor­ma­les, some­ti­das a estas pre­sio­nes abru­ma­do­ras en un entorno des­co­no­ci­do e incon­tro­la­ble, del que no pue­den salir sino a cos­ta de gran­des ries­gos, ter­mi­nan por vol­ver­se como sus amos, sádi­cos con­tra los tor­tu­ra­dos y maso­quis­tas fren­te a los amos y fren­te a la jerar­quía de man­do. Se tra­ta de la famo­sa «lógi­ca del hom­bre sumi­so» que pode­mos resu­mir­la en el siguien­te afo­ris­mo: «quien desea man­dar, debe saber obe­de­cer» Ale­jan­dro Dor­na: «Ele­men­tos para una psi­co­lo­gía polí­ti­ca del fas­cis­mo», en Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca, Valen­cia, nº 15, 1997, p. 4..

Inclu­so hay per­so­nas que no clau­di­can ante las ame­na­zas y mani­pu­la­cio­nes que sufren den­tro de estas estruc­tu­ras de vio­len­cia en las que se bus­ca que el subor­di­na­do ten­ga más mie­do a su pro­pio man­do que al enemi­go. Recor­de­mos aquí, y vol­ve­re­mos a hacer­lo más tar­de, la cita que Jeno­fon­te hace de Clear­co sobre la impor­tan­cia de que la dis­ci­pli­na de la tro­pa se asien­te en el mie­do al man­do, antes que al enemi­go. Muchos siglos más tar­de, el almi­ran­te bri­tá­ni­co Nel­son escri­bió: «Pri­me­ro deben obe­de­cer las órde­nes, sin inten­tar for­mar­se nin­gu­na opi­nión acer­ca de su per­ti­nen­cia. En segun­do lugar, se debe con­si­de­rar enemi­ga a toda per­so­na que hable mal del rey; y, ter­ce­ro, hay que odiar al fran­cés como al mis­mo dia­blo» AA.VV.: Téc­ni­cas béli­cas de la gue­rra naval 1190 a. C.-Presente, Edit. LIBSA, Madrid 2005, p. 157.. Como vemos, el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta bri­tá­ni­co se for­mó bajo la inter­ac­ción de tres com­po­nen­tes dis­ci­pli­na­rios basa­dos tan­to en el mie­do al poder pro­pio como en el odio al extran­je­ro, en este caso al impe­ria­lis­mo fran­cés. Todas las estruc­tu­ras reac­cio­na­rias y auto­ri­ta­rias se basan en este prin­ci­pio, ade­más de en otros, y espe­cial­men­te los ejér­ci­tos opre­so­res. Son estruc­tu­ras que no per­do­nan las «trai­cio­nes» de sus miem­bros. El caso del ejér­ci­to ale­mán, ofi­cial­men­te «demo­crá­ti­co» des­de 1945, es estre­me­ce­dor en este sen­ti­do. Duran­te la gue­rra de 1939–1945 fue cre­cien­do la indis­ci­pli­na en su seno y, según Kol­ko Gabriel Kol­ko: El siglo de las gue­rras, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2005, p. 198., para fina­les de la con­tien­da casi medio millón de sol­da­dos habían sufri­do diver­sas con­de­nas, inclui­do el fusi­la­mien­to, por indis­ci­pli­na, cobar­día, deser­ción y trai­ción. Pues bien, a pesar de la supues­ta «des­na­zi­fi­ca­ción», el ejér­ci­to ale­mán «demo­crá­ti­co» ha tar­da­do sesen­ta y cua­tro años en «per­do­nar» http://​www​.elmun​do​.es, 9 de sep­tiem­bre de 2009. estos «actos delic­ti­vos» come­ti­dos con­tra un régi­men espe­cial­men­te ate­rra­dor como el nazi.

Pero otras per­so­nas no nece­si­tan mucha pre­pa­ra­ción espe­cial por par­te del Esta­do o de cual­quier otra ins­ti­tu­ción menor –por ejem­plo, la Igle­sia y su jerar­quía auto­ri­ta­ria y repri­mi­da espe­cial­men­te apta para el sado­ma­so­quis­mo y la pedofi­lia–, sino que les bas­ta un peque­ño impul­so, o ni eso. Un mili­tar bri­tá­ni­co, G. Wols­ley, que había exter­mi­na­do pobla­ción afri­ca­na en las gue­rras de 1874–1876, no dudó en expo­ner públi­ca­men­te sus ideas y sen­ti­mien­tos: «Es tan sólo a tra­vés de las pro­pias expe­rien­cias que uno se da cuen­ta de qué inten­so y encan­ta­dor sen­ti­mien­to de pla­cer pue­de ins­pi­rar de ante­mano el ata­que a un enemi­go. Todas las otras sen­sa­cio­nes son como el tim­bre de una puer­ta com­pa­ra­do con el estruen­do del Big-ben» Sven Lindq­vist: Exter­mi­nar a todos los sal­va­jes, Tur­ner, Madrid 2004, p. 82.. El pla­cer sádi­co que obte­nía este cri­mi­nal al exter­mi­nar a pobla­cio­nes inde­fen­sas sur­gía de lo más hon­do de su per­so­na­li­dad auto­ri­ta­ria, pero fue el ejér­ci­to bri­tá­ni­co el que le faci­li­tó que pudie­ra hacer­lo, y siem­pre res­pon­dien­do a las nece­si­da­des de la acu­mu­la­ción de capi­tal de Gran Bre­ta­ña.

Gross­man deta­lla las orgías de los nazis de Tre­blin­ka con las jóve­nes más bellas: las selec­cio­na­ban de entre cada reme­sa, las vio­la­ban a la noche de su lle­ga­da, las tor­tu­ra­ban y a la maña­na siguien­te los mis­mos nazis las con­du­cían a las cáma­ras de gas. Gross­man narra que «el coman­dan­te en jefe del cam­po selec­cio­nó a varios niños de uno de los envíos, mató a sus padres, vis­tió a los niños con las mejo­res ropas, les dio mon­to­nes de dul­ces, jugó con ellos y pocos días des­pués dio órde­nes de matar­los cuan­do se abu­rrió de ese jue­go». Gross­man expli­ca que a los nazis les gus­ta­ban las cons­truc­cio­nes teó­ri­cas, los deba­tes filo­só­fi­cos, los gran­des dis­cur­sos fren­te a los pri­sio­ne­ros en los que les expli­ca­ban «la impor­tan­cia y la jus­ti­cia de su obra», y que sus man­dos cui­da­ban mucho de su salud psi­co­ló­gi­ca, dán­do­les per­mi­sos varias veces al año para que vol­vie­ran a Ale­ma­nia a des­can­sar Antont­hony Bee­vor: Un escri­tor en gue­rra. Vasi­li Gross­man en el Ejér­ci­to Rojo, 1941–1945, op. cit., pp. 370–371..

En su estu­dio sobre la masa­cre de Béziers por los cru­za­dos en 1209, S. McGlynn expli­ca cómo los ofi­cia­les azu­za­ron el odio san­gui­na­rio y la ava­ri­cia de las tro­pas asal­tan­tes para que ase­si­na­ran a toda la pobla­ción y pren­die­sen fue­go a la ciu­dad al gri­to de «¡Que­mad­la! ¡Que­mad­la!» Sean McGlynn: A hie­rro y fue­go, Edit. Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2009., y cómo rápi­da­men­te los asal­tan­tes supe­ra­ron volun­ta­ria­men­te las órde­nes reci­bi­das, es decir, que la ins­ti­ga­ción pri­me­ra fue supe­ra­da más tar­de por las tro­pas. Este mis­mo his­to­ria­dor cita las pala­bras de un sol­da­do nor­te­ame­ri­cano que avan­za­do el siglo XX lle­va­ba un collar de ore­jas huma­nas:

«Solía­mos cor­tar­les las ore­jas. Así tenía­mos un tro­feo. Si un tío tenía un collar de ore­jas es que era un buen ver­du­go, un buen sol­da­do. Se nos ani­ma­ba a cor­tar ore­jas, a arran­car nari­ces, a segar el pene de los tíos. A una mujer le cor­ta­mos los pechos, se nos ins­ta­ba a hacer esas cosas. Los ofi­cia­les espe­ra­ban que las hicié­ra­mos, o de lo con­tra­rio pen­sa­ban que nos pasa­ba algo malo» Sean McGlynn: A hie­rro y fue­go, op., cit., p. 403..

Por su par­te, el colec­ti­vo Gas­teiz­koak hizo un resu­men muy some­ro de las bes­tia­li­da­des y crí­me­nes come­ti­dos por los «ejér­ci­tos huma­ni­ta­rios» de Esta­dos «civi­li­za­dos y demo­crá­ti­cos» como Ale­ma­nia, Bél­gi­ca, Cana­dá, Esta­do espa­ñol, Esta­dos Uni­dos, Esta­do fran­cés, Gran Bre­ta­ña, Paí­ses Bajos, Ita­lia y Por­tu­gal, entre fina­les del siglo XX y comien­zos del XXI, duran­te sus «labo­res huma­ni­ta­rias»:

«En un infor­me de la orga­ni­za­ción de dere­chos huma­nos Afri­can Rights se deta­llan los deli­tos come­ti­dos por cas­cos azu­les en Soma­lia: ase­si­na­tos, tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca, robos, atro­pe­llos deli­be­ra­dos… El infor­me reco­ge el caso de tres niños que fue­ron arro­ja­dos al río Juba por sol­da­dos bel­gas» Colec­ti­vo Gas­teiz­koak: La abo­mi­na­ble cara ocul­ta de los ejér­ci­tos huma­ni­ta­rios, ZAP Ate­neo, Gas­teiz 2003, pp. 79–87..

Las vio­la­cio­nes masi­vas de muje­res no fue­ron una excep­ción de los nazis, tam­bién los japo­ne­ses las rea­li­za­ron como hemos vis­to al estu­diar el terro­ris­mo patriar­cal. Sí resul­ta muy intere­san­te lo que dice Gross­man sobre los dis­cur­sos éti­cos y filo­só­fi­cos de los nazis, sus refle­xio­nes «huma­ni­ta­rias», por­que esta cos­tum­bre reapa­re­ce­rá en las tor­tu­ras nor­te­ame­ri­ca­nas en Iraq, como vere­mos, y nos remi­te a una carac­te­rís­ti­ca gené­ti­co-estruc­tu­ral de la tor­tu­ra y del terro­ris­mo des­de su ori­gen his­tó­ri­co como ins­tru­men­tos de la opre­sión: que bus­can una auto­jus­ti­fi­ca­ción ante sus víc­ti­mas. Aho­ra bien, la tor­tu­ra bur­gue­sa, a dife­ren­cia de la tor­tu­ra pre­bur­gue­sa, aña­de cua­li­da­des nue­vas a esta cons­tan­te, de modo que sur­ge una nue­va for­ma de terror, que ana­li­za­re­mos en el capí­tu­lo siguien­te.

Des­pués de lo vis­to, pode­mos decir que, por tér­mino medio, para el expe­ri­men­to de Mil­grand no vale cual­quier per­so­na que, en un labo­ra­to­rio, se dedi­que a apre­tar varios boto­nes sin saber exac­ta­men­te qué está suce­dien­do en la otra habi­ta­ción. Que V. Romano tie­ne razón se com­prue­ba vien­do que ya antes de los grie­gos, los egip­cios «sin­tie­ron cier­ta repug­nan­cia a emplear nacio­na­les para este ingra­to ofi­cio», como lo indi­ca que el nom­bre que daban a la «poli­cía», ya en una épo­ca tar­día como el impe­rio nue­vo, era el mis­mo con el que desig­na­ban a tri­bus suda­ne­sas, aun­que más ade­lan­te «en la últi­ma épo­ca pare­ce que había tam­bién egip­cios» Fran­cis­co José Pre­se­do: El impe­rio nue­vo egip­cio, en GHU CIL, Madrid 1986, tomo 3, p. 210.. Des­de enton­ces, y has­ta el pre­sen­te, los Esta­dos dedi­can espe­cial aten­ción a la for­ma­ción de deter­mi­na­das per­so­nas como poli­cías o mili­ta­res, y a unas cuan­tas de éstas, en tor­tu­ra­do­res. Los exper­tos nazis en tor­tu­ra sabían bien cómo selec­cio­nar en los cam­pos de exter­mi­nio a fie­les cola­bo­ra­do­res que les sim­pli­fi­ca­ban y aho­rra­ban el tra­ba­jo. Exis­te una des­crip­ción estre­me­ce­do­ra de una per­so­na que ha estu­dia­do dete­ni­da­men­te esta situa­ción, y que debe­ría apa­re­cer escri­ta en todos los tex­tos de éti­ca y dig­ni­dad huma­na: «Y tú, pobre pri­sio­ne­ro, te doble­gas y empu­ñas el bas­tón para gol­pear a tus seme­jan­tes, a los mise­ra­bles como tú, para mere­cer el honor de un pun­ta­pié por par­te de tu patrón y una reba­na­da de pan sucio, humi­llán­do­te como un perro, pen­san­do que ese mun­do no ha de aca­bar nun­ca, dan­do implí­ci­ta­men­te la razón a quie­nes te opri­men» J. Bogats­vo: Cómo tor­tu­ra­ban las SS, Edit. De Vec­chi, Bar­ce­lo­na 1979, p. 148..

Fias­che ana­li­za las dece­nas de miles de per­so­nas tor­tu­ra­das y des­apa­re­ci­das en Argen­ti­na, la ley de pun­to final que per­mi­tió que la inmen­sa mayo­ría de esos cri­mi­na­les ape­nas reci­bie­ran cas­ti­go alguno con la excu­sa de la obe­dien­cia debi­da al man­do. De este modo, Fias­che pone al des­cu­bier­to tres pro­ble­mas cru­cia­les del terro­ris­mo: la imbri­ca­ción de las «cien­cias socia­les» con el terror esta­tal, crean­do «teo­rías» que for­za­das más allá de sus lími­tes jus­ti­fi­can el terro­ris­mo y lo ampa­ran; la nece­si­dad de enfren­tar a estas tram­pas no sólo una visión cien­tí­fi­co-crí­ti­ca exqui­si­ta, que impi­da esas mani­pu­la­cio­nes, sino tam­bién una éti­ca huma­nis­ta que impi­da que la tram­pa de la «obe­dien­cia debi­da» se trans­for­me en «obe­dien­cia al mal», y la nece­si­dad de exten­der al res­to de Esta­dos terro­ris­tas la crí­ti­ca que él hace al caso argen­tino. Tras leer estas pala­bras, pue­de pare­cer que hemos vuel­to al comien­zo de este libro, cuan­do desa­rro­llá­ba­mos la éti­ca mar­xis­ta, el recha­zo de la sumi­sión y del ser­vi­lis­mo al poder, el carác­ter jus­to de la vio­len­cia defen­si­va –con­tra el Esta­do tor­tu­ra­dor, por ejem­plo–, e inclu­so el carác­ter nece­sa­rio en los momen­tos crí­ti­cos de esa vio­len­cia jus­ta, en los momen­tos en los que hay que optar por el mal o por el bien, por la «obe­dien­cia al mal» o por la prác­ti­ca del bien.

Del mis­mo modo que la vio­len­cia impe­ria­lis­ta exi­ge y con­lle­va la exis­ten­cia del Esta­do opre­sor, tam­bién la tor­tu­ra occi­den­tal exi­ge y con­lle­va la exis­ten­cia del terro­ris­mo y del Esta­do en el que se sus­ten­ta. Hemos vis­to al estu­diar la «revo­lu­ción mili­tar» que ésta crea­ba sus pro­pias dis­ci­pli­nas, las estruc­tu­ras psí­qui­cas obe­dien­tes que mata­ban y se deja­ban matar en defen­sa del poder al que obe­de­cían cie­ga­men­te. Pero antes de este «logro», algo idén­ti­co lo habían logra­do los mon­go­les y sobre todo los roma­nos y grie­gos. Con la tor­tu­ra y el terror suce­de lo mis­mo pero en su plano espe­cí­fi­co. Ambos casos nos remi­ten a los efec­tos de la pro­pie­dad pri­va­da sobre la psi­co­lo­gía huma­na, por un lado y, por otro, al papel cen­tral del Esta­do. La tor­tu­ra ritua­li­za­da y la vio­len­cia sacri­fi­cial ha exis­ti­do en muchas cul­tu­ras, y algu­nas de ellas eran tan inhu­ma­nas como las occi­den­ta­les, pero su razón de ser, su obje­ti­vo, dife­ría cua­li­ta­ti­va­men­te del de la tor­tu­ra bur­gue­sa. La tor­tu­ra sacri­fi­cial y ritual era reli­gio­sa y bus­ca­ba mejo­rar las rela­cio­nes con los dio­ses y dio­sas, mien­tras que la tor­tu­ra euro­pea bus­ca­ba, pri­me­ro, defen­der el orden vigen­te y ate­mo­ri­zar al pue­blo a la vez que, supues­ta­men­te, sal­var del infierno eterno al tor­tu­ra­do o tor­tu­ra­da; y segun­do, con res­pec­to a la tor­tu­ra bur­gue­sa, bus­ca sal­var al capi­ta­lis­mo, des­truir psí­qui­ca o físi­ca­men­te a la per­so­na y ate­mo­ri­zar al pue­blo.

Tortura antigua y tortura burguesa

Desa­rro­lle­mos un poco esta impor­tan­te cues­tión por­que nos ayu­da a com­pren­der la dife­ren­cia entre el terro­ris­mo capi­ta­lis­ta y el terro­ris­mo pre­ca­pi­ta­lis­ta. Dado que la tor­tu­ra es una de las bases inex­cu­sa­bles para defi­nir el terro­ris­mo, éste será dife­ren­te del otro si su prác­ti­ca de la tor­tu­ra es dife­ren­te de la del otro. La tor­tu­ra en Roma, por ejem­plo, que sola­men­te era apli­ca­da a los escla­vos y no a las per­so­nas libres, no es lo mis­mo que la tor­tu­ra en el capi­ta­lis­mo, sis­te­ma en el que ade­más pue­de apli­car­se a cual­quier per­so­na «libre» en el sen­ti­do bur­gués. La inhu­ma­ni­dad de la tor­tu­ra roma­na era ver­da­de­ra­men­te espe­luz­nan­te por­que, como escla­vis­tas, sabían que no sola­men­te su for­ma de vida, sino tam­bién esta mis­ma, depen­dían de que las masas escla­vas estu­vie­ran para­li­za­das por el terror, y pre­fi­rie­ran aguan­tar una dura explo­ta­ción a pade­cer tor­men­tos insu­fri­bles que podían pro­lon­gar­se días ente­ros. La tor­tu­ra bur­gue­sa, que no le va a la zaga en fero­ci­dad, es sin embar­go cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­te a la roma­na y a todas las tor­tu­ras pre­ca­pi­ta­lis­tas, inclui­da la inqui­si­to­rial. Todas ellas, tam­bién la capi­ta­lis­ta, tie­nen en común que son tor­tu­ras, pero la de la actual civi­li­za­ción tie­ne una esen­cia dis­tin­ti­va: la lógi­ca de la sub­sun­ción real del tra­ba­jo en el capi­tal.

La mejor for­ma de expli­car esta dife­ren­cia es com­pa­ran­do la vio­len­cia sacri­fi­cial azte­ca con la espa­ño­la. Al prin­ci­pio, la vio­len­cia béli­ca azte­ca era ritua­li­za­da en gra­do sumo, y no tuvie­ron más reme­dio que apren­der a defen­der­se con la mis­ma fero­ci­dad que los inva­so­res, aun­que ini­cial­men­te no la enten­die­ron, al igual que les suce­dió al res­to de pue­blos que no habían lle­ga­do a la men­ta­li­dad mer­can­til, que des­co­no­cían la for­ma asi­ria y gre­co­rro­ma­na, y más tar­de feu­dal y capi­ta­lis­ta. Por el con­tra­rio, la vio­len­cia béli­ca espa­ño­la y occi­den­tal esta­ba y está orien­ta­da a la máxi­ma des­truc­ti­vi­dad en el míni­mo tiem­po, que no es sino la for­ma que adquie­re la ley de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo en su apli­ca­ción mili­tar.

Se han uti­li­za­do las prác­ti­cas azte­cas y mesoa­me­ri­ca­nas de sacri­fi­cios huma­nos y de cani­ba­lis­mo ritual para jus­ti­fi­car la deno­mi­na­da con­quis­ta en base al mito civi­li­za­dor, así como las fero­ces repre­sio­nes que le acom­pa­ña­ron. El impe­ria­lis­mo espa­ñol y el euro­cen­tris­mo han crea­do así toda una expli­ca­ción jus­ti­fi­ca­to­ria de sus atro­ci­da­des en base a la supues­ta pre­via cruel­dad azte­ca. Sin embar­go, estu­dios obje­ti­vos y crí­ti­cos han des­ba­ra­ta­do esta tra­mo­ya, con­cre­tan­do y con­tex­tua­li­zan­do la reali­dad mesoa­me­ri­ca­na y azte­ca, demos­tran­do cómo los inva­so­res cris­tia­nos min­tie­ron, fal­si­fi­ca­ron y exa­ge­ra­ron con pre­me­di­ta­ción y ale­vo­sía. Por ejem­plo, P. Moc­te­zu­ma, ade­más de mos­trar cómo la pro­pa­gan­da cris­tia­na ya había acu­sa­do a los judíos de comer­se a niños cris­tia­nos, sien­do men­ti­ra, tam­bién saca a la luz todas las con­tra­dic­cio­nes y fal­ta de prue­bas y argu­men­tos de la «ver­sión espa­ño­la». No nie­ga los sacri­fi­cios huma­nos, pero mini­mi­za su cuan­tía y, con toda razón, sos­tie­ne que los sacri­fi­cios y el cani­ba­lis­mo sagra­do han sido prác­ti­cas gene­ra­li­za­das en la his­to­ria huma­na Pablo Moc­te­zu­ma Barra­gán: Moc­te­zu­ma y El Anahuac, Norie­ga Edi­to­res, Méxi­co 2006, pp. 47–60..

Sin ir muy lejos, P. Tier­ney, en su impre­sio­nan­te estu­dio sobre los sacri­fi­cios huma­nos mues­tra cómo la Biblia reco­ge la que­ma de niñas y niños vivos has­ta el siglo -VII, cómo la tra­di­ción judeo-cris­tia­na está deter­mi­na­da por «el naci­mien­to del infierno» en esta épo­ca, y cómo la «comu­nión ritual» inven­ta­da por San Pablo nos remi­te direc­ta­men­te a la reali­dad del cani­ba­lis­mo sagra­do Patrick Tier­ney: Un altar en las cum­bres. His­to­ria y vigen­cia del sacri­fi­cio humano, Much­nick Edi­to­res, Madrid 1991, p. 445 y ss.. P. Odi­fred­di demues­tra tam­bién cuan legi­ti­ma­do esta­ba el sacri­fi­cio humano en el Anti­guo Tes­ta­men­to para ganar los favo­res divi­nos Pier­geor­gio Odi­fred­di: Por qué no pode­mos ser cris­tia­nos y menos aún cató­li­cos, RBA, Bar­ce­lo­na 2008, pp. 49–50. en cues­tio­nes terre­na­les, como bata­llas y dispu­tas fami­lia­res por el poder. Nos hemos dete­ni­do un segun­do en este pro­ble­ma por­que, por deba­jo de las excu­sas euro­cén­tri­cas y cris­tia­nas, que es lo mis­mo, la cues­tión actual es muy sim­ple: ¿en qué medi­da el recha­zo euro­cén­tri­co a acep­tar la reali­dad his­tó­ri­ca del cani­ba­lis­mo y de los sacri­fi­cios huma­nos –el secre­to de la últi­ma cena cris­tia­na y de la pasión– nos pone al bor­de del pro­ble­ma abso­lu­to, a saber, que un ser humano viva gra­cias al dolor, al sufri­mien­to y a la muer­te de otro, es decir, el pro­ble­ma de la explo­ta­ción? Al fin y al cabo, ¿qué es el cani­ba­lis­mo sino trans­fe­rir ener­gía de un ser humano a otro por medios terro­ris­tas? ¿Y qué es el bene­fi­cio capi­ta­lis­ta, la plus­va­lía, sino la suc­ción vam­pi­res­ca de tra­ba­jo vivo per­te­ne­cien­te a la cla­se obre­ra para man­te­ner la for­ma de vida de la cla­se bur­gue­sa? ¿Qué es la explo­ta­ción impe­ria­lis­ta sino el «cani­ba­lis­mo ener­gé­ti­co» que garan­ti­za a una mino­ría vivir derro­chan­do recur­sos a cos­ta de la mayo­ría?

Vol­vien­do al caso azte­ca, tie­ne razón N. Davies en su bri­llan­te inves­ti­ga­ción sobre los sacri­fi­cios huma­nos: «En cuan­to a la cruel­dad con sus con­gé­ne­res, los azte­cas care­cían de los refi­na­mien­tos de sus con­tem­po­rá­neos los inqui­si­do­res. Pode­mos sen­tir­nos jus­ti­fi­ca­da­men­te impre­sio­na­dos por los ritos azte­cas, pero cier­tos horro­res idea­dos por otros pue­blos, tan­to del Vie­jo Mun­do como del Nue­vo, se halla­ron nota­ble­men­te ausen­tes entre ellos. No hubo sui­ci­dios colec­ti­vos, como en la India; ni tor­men­tos pro­lon­ga­dos, como en Ocea­nía, Nor­te­amé­ri­ca o Euro­pa; ni tri­bus con­de­na­das a la extin­ción, devo­ra­dos has­ta la últi­ma mujer y el últi­mo niño, como en las islas Fid­ji; nun­ca se supo de nadie que hubie­ra sido ente­rra­do vivo, como en la anti­gua Ur o en Amé­ri­ca del Sur; y los muer­tos no fue­ron exhu­ma­dos y con­su­mi­dos, como en Nue­va Gui­nea» Nigel Davies: Sacri­fi­cios huma­nos, Gri­jal­bo, Bar­ce­lo­na 1983, p. 219.. Con res­pec­to a la cruel­dad roma­na, la vio­len­cia sacri­fi­cial azte­ca pare­ce un can­do­ro­so jue­go infan­til. En el cir­co romano, se «reco­men­da­ba» a quie­nes estan­do des­ar­ma­dos y medio des­nu­dos iban a ser comi­dos vivos por las fie­ras, que les azu­za­sen y pro­vo­ca­sen con ges­tos Roland Auguet: Cruel­dad y civi­li­za­ción: los jue­gos roma­nos, Orbis, Madrid 1984, p. 73. en el caso de que los leo­nes, los tigres, los osos, etcé­te­ra, no tuvie­ran ganas, no tuvie­ran ham­bre: este man­da­to tenía como obje­ti­vo aumen­tar la tru­cu­len­cia maca­bra de la dego­lli­na para mayor solaz y diver­sión del públi­co, para evi­tar su abu­rri­mien­to. Para fes­te­jar la muer­te de un lugar­te­nien­te de Espar­ta­co, se orga­ni­zó una fies­ta en la que se obli­gó a dos­cien­tos pares de escla­vos a matar­se entre ellos A. Aymard y J. Aubo­yer: Roma y su Impe­rio, Edic. Des­tino, Bar­ce­lo­na 1980, tomo I, p. 254. en medio de las risas de los asis­ten­tes.

Pode­mos alar­gar la cita con las cruel­da­des recien­tes de la civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta, como por ejem­plo, dejar morir a miles de per­so­nas por no dar­les sani­dad gra­tui­ta y públi­ca den­tro mis­mo de los gran­des Esta­dos impe­ria­lis­tas, no sola­men­te en los pue­blos empo­bre­ci­dos y aplas­ta­dos, como es el caso reco­no­ci­do por el pro­pio pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Oba­ma http://​www​.elmun​do​.es, 18 de sep­tiem­bre de 2009., de que al menos 45.000 per­so­nas mue­ren al año por fal­ta de ser­vi­cios médi­cos públi­cos, o el robo de órga­nos de pri­sio­ne­ros pales­ti­nos Donald Bös­tron: A nues­tros hijos les roban sus órga­nos, http://​www​.lahai​ne​.org, 28 de agos­to de 2009. a los que las mafias sio­nis­tas ase­si­nan des­pués de extraér­se­los para ven­der­los en Esta­dos Uni­dos median­te la cola­bo­ra­ción de rabi­nos judíos. Y ya que esta­mos com­pa­ran­do la vio­len­cia sacri­fi­cial con la vio­len­cia bur­gue­sa, pon­ga­mos el ejem­plo de la dic­ta­du­ra argen­ti­na entre 1976 y 1983: «Le cor­tó los tes­tícu­los, se los metió en la boca y le cosió los labios» http://​www​.elmun​do​.es, 15 de noviem­bre de 2009.. Esto hicie­ron los mili­ta­res argen­ti­nos con un sub­co­mi­sa­rio sos­pe­cho­so de cola­bo­rar con la gue­rri­lla. Des­pués, y mien­tras la víc­ti­ma ago­ni­za­ba duran­te dos horas has­ta morir desan­gra­do, los tor­tu­ra­do­res se comie­ron un asa­do hecho a las bra­sas; al con­cluir y tras lim­piar el lugar, metie­ron el cadá­ver en el male­te­ro de un coche, cadá­ver que sigue «des­apa­re­ci­do» has­ta aho­ra. Con­vie­ne recor­dar que la Igle­sia argen­ti­na cola­bo­ró acti­va­men­te con la dic­ta­du­ra mili­tar: «El régi­men mili­tar que secues­tra­ba y mata­ba por izquier­da, lo hacía en nom­bre de Cris­to. Decía defen­der un orden occi­den­tal y cris­tiano. Y (la dic­ta­du­ra) nece­si­ta­ba la legi­ti­mi­dad de la Igle­sia, y si bien apa­re­cían algu­nos docu­men­tos crí­ti­cos, rápi­da­men­te que­da­ban dilui­dos por otros mucho más ambi­guos e inclu­si­ve por can­ti­dad de actos, fotos, misas, cere­mo­nias de todo tipo don­de el Epis­co­pa­do apa­re­cía mano a mano con (Jor­ge Rafael) Vide­la, (Emi­lio) Mas­se­ra, (Orlan­do) Agos­ti. Y eso no sólo suce­dió en los años seten­ta sino tam­bién en los ochen­ta, don­de ya se sabía muy bien lo que esta­ba pasan­do […] Vis­to des­de hoy, su acti­tud deja muchí­si­mo que desear. De par­te de la Igle­sia ins­ti­tu­cio­nal no hubo una reac­ción con­tra, por ejem­plo, la des­apa­ri­ción de las mon­jas fran­ce­sas, Ali­ce Domon y Leó­nie Duquet o de los curas palo­ti­nos» Cris­tiano Mor­so­lin: Argen­ti­na: Plan Con­dor y rol de la Igle­sia Cató­li­ca, http://​www​.boltxe​.info, 20 de febre­ro de 2009..

N. Davies mues­tra cómo la tor­tu­ra euro­pea tenía un sig­ni­fi­ca­do «más pro­fun­do» que el que tuvo la tor­tu­ra que prac­ti­ca­ban los iro­que­ses, por ejem­plo, ya que la euro­pea bus­ca­ba «arran­car con­fe­sio­nes», lo que le lle­va­ba a alar­gar los tor­men­tos duran­te perío­dos «muchí­si­mo más pro­lon­ga­dos», ade­más jus­ti­fi­ca­ba esas atro­ci­da­des basán­do­se muchas veces en la más míni­ma insi­nua­ción, sos­pe­cha o prue­ba. Demues­tra que los Autos de Fe de la Inqui­si­ción no esta­ban en modo alguno limi­ta­dos, como lo esta­ban los sacri­fi­cios azte­cas, por un calen­da­rio ritual que impe­día rea­li­zar más de uno al mes, mien­tras que en la civi­li­za­da Euro­pa bas­ta­ba que se hubie­ra reuni­do a un núme­ro de sos­pe­cho­sos para tor­tu­rar­los, juz­gar­los y, con toda pro­ba­bi­li­dad, que­mar­los; es decir, era un acto de masas más fre­cuen­te y nor­ma­li­za­do que el azte­ca Nigel Davies: Sacri­fi­cios huma­nos, op. cit., pp. 259–260.. Ade­más, resul­ta casi deci­si­vo cons­ta­tar que muchas de las téc­ni­cas de tor­tu­ra de los pue­blos ame­ri­ca­nos pro­vie­nen de los inva­so­res euro­peos, que las impor­ta­ron y las ense­ña­ron con su prác­ti­ca, como que­mar vivas a las per­so­nas. En la suble­va­ción de 1597 de los indios Hua­le, de Geor­gia, con­tra los espa­ño­les por el mal tra­to que reci­bían, fue hecho pri­sio­ne­ro un frai­le al que se le some­tió a una paro­dia de hogue­ra inqui­si­to­rial, pero los indios no pren­die­ron fue­go a la made­ra Nigel Davies: Sacri­fi­cios huma­nos, op. cit., p. 266..

La tor­tu­ra es la prác­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal del terror que a su vez es cla­ve para com­pren­der el terro­ris­mo como el garan­te de la civi­li­za­ción que sin­te­ti­za social­men­te a la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta. Una vez más, para defi­nir la tor­tu­ra, como suce­de con el terro­ris­mo en su for­ma his­tó­ri­co-gené­ti­ca bur­gue­sa, debe­mos ir más allá de la ideo­lo­gía domi­nan­te y bus­car en la pra­xis cien­tí­fi­co-crí­ti­ca mar­xis­ta. J. de la Cue­va Jus­to de la Cue­va: «Tor­tu­ra, mani­pu­la­ción infor­ma­ti­va, res­pues­ta social», en Tor­tu­ra y socie­dad, Edit. Revo­lu­ción, Madrid 1982, pp. 12–13. se basó en la defi­ni­ción de tor­tu­ra ela­bo­ra­da por el Tri­bu­nal Popu­lar con­tra la Tor­tu­ra de Bar­ce­lo­na para ini­ciar una de sus exce­len­tes apor­ta­cio­nes teó­ri­cas, siguien­do lue­go con otra defi­ni­ción de J. P. Sar­tre. La pri­me­ra, la del Tri­bu­nal dice así: «Tor­tu­ra es toda acción u omi­sión median­te la cual son infrin­gi­dos, deli­be­ra­da­men­te, dolo­res o sufri­mien­tos físi­cos o men­ta­les a una per­so­na por los agen­tes de la fun­ción públi­ca o bajo su ins­ti­tu­ción, ya sea para obte­ner infor­ma­ción o decla­ra­cio­nes, para cas­ti­gar actos come­ti­dos o que se sos­pe­che que lo hayan sido o para inti­mi­dar». Y la defi­ni­ción de Sar­tre: «El obje­to de la tor­tu­ra no es sola­men­te obli­gar a hablar, a trai­cio­nar. Es nece­sa­rio que la víc­ti­ma se reco­noz­ca a sí mis­ma, por sus gri­tos y su sumi­sión como una bes­tia huma­na a los ojos de todos y a los suyos pro­pios. Es nece­sa­rio que su trai­ción la ani­qui­le, la des­ti­tu­ya para siem­pre de su ser. Al que cede a la tor­tu­ra no se le ha obli­ga­do sola­men­te a hablar. Se le ha redu­ci­do para siem­pre a un esta­do, el de lo infra­hu­mano».

Para no exten­der­nos en las rela­cio­nes entre tor­tu­ra y civi­li­za­ción, y poder así seguir avan­zan­do en nues­tro tema, recu­rri­mos al minu­cio­so infor­me del colec­ti­vo TAT en el que se deta­llan nada menos que die­ci­séis méto­dos psi­co­ló­gi­cos de tor­tu­ra: impe­di­men­to de la visión; res­tric­cio­nes o supre­sión de las nece­si­da­des bási­cas; ame­na­zas; humi­lla­cio­nes; insul­tos y des­ca­li­fi­ca­cio­nes; jue­go del poli­cía bueno-poli­cía malo; obli­ga­to­rie­dad de ele­gir entre los dis­tin­tos méto­dos de tor­tu­ra y depar­tir sobre la tor­tu­ra; tor­tu­ra sexual; ape­la­ción a la ima­gi­na­ción; crear sen­ti­mien­tos de cul­pa­bi­li­dad; simu­la­cro de tor­tu­ra; expo­ner a la per­so­na dete­ni­da a los gritos/​ver a otras per­so­nas dete­ni­das que están sien­do tor­tu­ra­das; cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra; uti­li­za­ción de dro­gas; agre­sio­nes sono­ras, y agre­sio­nes de luz, prac­ti­ca­dos por las diver­sas poli­cías espa­ño­las, poli­cías auto­nó­mi­cas, Poli­cía Nacio­nal y Guar­dia Civil Tor­tu­ra­ren Aur­ka­ko Tal­dea: Tor­tu­ra en Eus­kal Herria, TAT, Liza­rra 2004, pp. 148–153.. Como se ve, estas téc­ni­cas exi­gen de un alto gra­do de domi­nio de las capa­ci­da­des des­truc­ti­vas inven­ta­das por las cien­cias al ser­vi­cio de la explo­ta­ción huma­na, tema este recu­rren­te en nues­tra refle­xión y al que vol­ve­re­mos den­tro de poco.

La tor­tu­ra capi­ta­lis­ta se dife­ren­cia de las tor­tu­ras pre­ca­pi­ta­lis­tas en dos gran­des blo­ques de cues­tio­nes que debe­mos ana­li­zar con cier­to deta­lle. Los dos se basan en el papel del méto­do cien­tí­fi­co tal cual es ela­bo­ra­do y apli­ca­do en el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, pero los dos nos remi­ten al pro­ce­so de sub­sun­ción del tra­ba­jo, del ser humano-gené­ri­co, en el capi­tal. Antes de seguir, debe­mos defi­nir qué es la sub­sun­ción y des­pués desa­rro­lla­re­mos estos dos blo­ques. Por sub­sun­ción se entien­de el pro­ce­so que va de la desin­te­gra­ción de un cosa, su diso­lu­ción como uni­dad con­cre­ta inde­pen­dien­te y sobe­ra­na, a su pos­te­rior absor­ción e inte­gra­ción en otra cosa supe­rior, que tras dige­rir­la, la incor­po­ra a ella pero como sim­ple par­te secun­da­ria, o siquie­ra ni eso, como un com­po­nen­te más de la tota­li­dad supe­rior que le deter­mi­na y con­di­cio­na en todos los sen­ti­dos. En lo que res­pec­ta a la socie­dad huma­na, la pri­me­ra par­te del pro­ce­so de sub­sun­ción es defi­ni­da por Marx como «sub­sun­ción for­mal», que con­sis­te en que las cla­ses tra­ba­ja­do­ras aun man­tie­nen cier­ta «inde­pen­den­cia» con res­pec­to a las cla­ses pro­pie­ta­rias, lo que obli­ga a éstas a recu­rrir a la coac­ción y a la vio­len­cia abier­ta para arran­car­les a tra­vés del mie­do el plus­pro­duc­to, mien­tras que no ocu­rre así en el capi­ta­lis­mo, en don­de la cla­se tra­ba­ja­do­ra es par­te inter­na del pro­ce­so capi­ta­lis­ta en su tota­li­dad. Marx com­pa­ra explí­ci­ta­men­te las dife­ren­cias entre el escla­vo y el obre­ro:

«La con­ti­nui­dad de la rela­ción del escla­vo y del escla­vis­ta esta­ba ase­gu­ra­da por la coac­ción sufri­da direc­ta­men­te por el escla­vo. En con­tra­par­ti­da, el obre­ro libre está obli­ga­do a ase­gu­rar, él mis­mo, la con­ti­nui­dad de su rela­ción, pues su exis­ten­cia y la de su fami­lia depen­de de la con­ti­nua reno­va­ción de la ven­ta de su fuer­za de tra­ba­jo» Marx: El Capi­tal, libro I, sex­to capí­tu­lo (iné­di­to), Edic. Cur­so, Bar­ce­lo­na 1997, p. 81..

El «obre­ro libre» no tie­ne otra alter­na­ti­va que ven­der­se al capi­tal para poder vivir, lo que le ata de por vida. A par­tir de aquí, la vio­len­cia, la coac­ción, no nece­si­ta ser total­men­te públi­ca y pal­pa­ble, sino que, en pri­mer lugar y sobre todo, ha de actuar den­tro de la cabe­za del obre­ro, o en pala­bras de Marx: «Apren­de a domi­nar­se a sí mis­mo, con­tra­ria­men­te al escla­vo, el cual tie­ne nece­si­dad de su amo» Marx: El Capi­tal, libro I, sex­to capí­tu­lo (iné­di­to), op. cit., p. 83.. El escla­vo tie­ne «nece­si­dad» del amo por­que no sabe ni pue­de hacer otra for­ma de tra­ba­jo, mien­tras que el obre­ro pue­de variar de una for­ma de tra­ba­jo a otra. Marx insis­te en esta dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va y com­pa­ra la limi­ta­ción del escla­vo con el tra­ba­jo del cam­pe­sino libre, de los arte­sa­nos y de los gre­mios, que veían en el tra­ba­jo un ofi­cio. Aún así, el escla­vo, el cam­pe­sino libre y el arte­sano están den­tro de la sub­sun­ción for­mal, por­que la sub­sun­ción real sola­men­te sur­ge con el capi­ta­lis­mo, con la pro­duc­ción gene­ra­li­za­da de mer­can­cías, con la domi­na­ción total del valor de cam­bio sobre el valor de uso. La sub­sun­ción for­mal es el «some­ti­mien­to direc­to del pro­ce­so de tra­ba­jo al capi­tal» Marx: El Capi­tal, libro I, sex­to capí­tu­lo (iné­di­to), op. cit., p. 85., lo que expli­ca que la vio­len­cia actúa mucho más direc­ta­men­te que en el capi­ta­lis­mo, aun­que se dis­fra­ce con dog­mas reli­gio­sos e idea­lis­tas, la volun­tad divi­na, etcé­te­ra. En estas con­di­cio­nes domi­na la plus­va­lía abso­lu­ta, la explo­ta­ción basa­da en las lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo y pocas máqui­nas, es decir, más en el ago­ta­mien­to físi­co que en el inte­lec­tual.

Por el con­tra­rio, la sub­sun­ción real del tra­ba­jo en el capi­tal se pro­du­ce cuan­do toda la socie­dad, todas las ramas eco­nó­mi­cas y la cla­se obre­ra en su tota­li­dad están ya inser­tas en la lógi­ca del capi­tal, y cuan­do éste nece­si­ta aumen­tar la explo­ta­ción inten­si­va y cua­li­fi­ca­da, la rea­li­za­da median­te máqui­nas cada vez más moder­nas y pro­duc­ti­vas. Es decir: «si la pro­duc­ción del plus­va­lor abso­lu­to corres­pon­de a la sub­sun­ción for­mal del tra­ba­jo al capi­tal, la del plus­va­lor rela­ti­vo corres­pon­de a la sub­sun­ción real del tra­ba­jo al capi­tal» Marx: El Capi­tal, libro I, sex­to capí­tu­lo (iné­di­to), op. cit., p. 72.. En estas con­di­cio­nes domi­na la plus­va­lía rela­ti­va, la explo­ta­ción basa­da en el uso inten­si­vo de las máqui­nas, más en el ago­ta­mien­to psi­co­fí­si­co que sola­men­te físi­co. Quie­re esto decir que, en el capi­ta­lis­mo, los tra­ba­ja­do­res son «sim­ples medios de pro­du­cir, mien­tras que la rique­za mate­rial, deve­ni­da un fin en sí, se desa­rro­lla en opo­si­ción del hom­bre y a cos­ta de él» Marx: El Capi­tal, libro I, sex­to capí­tu­lo (iné­di­to), op. cit., pp. 89–90.. La con­tra­dic­ción es, por tan­to, insal­va­ble ya que, por un lado, el tra­ba­ja­dor ha de domi­nar­se a sí mis­mo, lle­var en su cabe­za alie­na­da a un poli­cía men­tal que le domi­ne inter­na­men­te sin tener que recu­rrir a la vio­len­cia exter­na, mien­tras que, por el lado opues­to, al desa­rro­llar­se el capi­ta­lis­mo a cos­ta del tra­ba­ja­dor y con­tra él, tar­de o tem­prano ha de esta­llar esta con­tra­dic­ción entre el orden impues­to por el poli­cía men­tal inte­rior y la explo­ta­ción cre­cien­te que des­tru­ye al pro­pio tra­ba­ja­dor. La tor­tu­ra y las vio­len­cias capi­ta­lis­tas apa­re­cen enton­ces con bru­ta­li­dad cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior a las pre­ce­den­tes por­que abar­can toda la reali­dad social.

Para solu­cio­nar esta con­tra­dic­ción irre­so­lu­ble, el capi­ta­lis­mo intro­du­ce una nove­dad en la his­to­ria de la explo­ta­ción con reper­cu­sio­nes tota­les sobre la his­to­ria de la tor­tu­ra y del terro­ris­mo. Demos la pala­bra a C. Napo­leo­ni, que resu­mió magis­tral­men­te esta nove­dad en su estu­dio sobre el capí­tu­lo 6 (iné­di­to) de El Capi­tal: «La explo­ta­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta es está­ti­ca, la capi­ta­lis­ta es evi­den­te­men­te diná­mi­ca» Clau­dio Napo­leo­ni: Lec­cio­nes sobre el capí­tu­lo sex­to (iné­di­to) de Marx, ERA, Méxi­co 1976, p. 168.. La sub­sun­ción real logra dos cosas que Napo­leo­ni resal­ta con espe­cial ahín­co: una, que la explo­ta­ción «des­apa­re­ce» en su for­ma direc­ta, ocul­tán­do­se bajo la apa­rien­cia de «liber­tad», hacién­do­se urgen­te la con­cien­cia­ción teó­ri­co-polí­ti­ca para des­tro­zar la fal­sa «liber­tad» sacan­do la explo­ta­ción a la esce­na públi­ca; y, otra, que la explo­ta­ción se cen­tra no en el valor de uso, sino en el valor de cam­bio y más con­cre­ta­men­te en la for­ma-valor, es decir, en la pro­duc­ción y repro­duc­ción en su con­jun­to: «he aquí por qué el capi­tal es voraz de plus­va­lía, de tra­ba­jo exce­den­te, cosa que nun­ca había suce­di­do» Clau­dio Napo­leo­ni: Lec­cio­nes sobre el capí­tu­lo sex­to (iné­di­to) de Marx, op. cit., pp. 164–166.. La explo­ta­ción capi­ta­lis­ta es y debe ser diná­mi­ca por­que nece­si­ta incre­men­tar el plus-valor para ace­le­rar la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal. No es está­ti­ca la explo­ta­ción por­que, de ser­lo, este sis­te­ma se desin­te­gra­ría en la cri­sis total.

La explo­ta­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta es está­ti­ca por­que no gira alre­de­dor de la acu­mu­la­ción de capi­tal sino del sim­ple ate­so­ra­mien­to de rique­za para el con­su­mo sun­tuo­so, para el des­pil­fa­rro. Por tan­to, el terror y la tor­tu­ra pre­ca­pi­ta­lis­ta apli­can méto­dos reite­ra­ti­vos en lo esen­cial aun­que cam­bian­tes en su for­ma por­que no nece­si­tan des­truir una lucha diná­mi­ca, ofen­si­va y crea­ti­va como es la pro­le­ta­ria, sino des­truir una resis­ten­cia está­ti­ca, defen­si­va y cir­cu­lar como era la de las cla­ses explo­ta­das pre­ca­pi­ta­lis­tas. Es una tor­tu­ra y un terro­ris­mo que no bus­ca la inno­va­ción cua­li­ta­ti­va por­que este con­cep­to sólo es pen­sa­ble des­de y para la nece­si­dad de una acu­mu­la­ción amplia­da, de un incre­men­to del plus-valor extraí­do median­te la sub­sun­ción real. En las pági­nas que siguen y has­ta el final de este ensa­yo vere­mos cómo la tor­tu­ra y el terro­ris­mo capi­ta­lis­ta, man­te­nien­do el fon­do gené­ti­co-estruc­tu­ral común al terror bási­co inhe­ren­te a las vio­len­cias opre­so­ras, aña­den una cua­li­dad nue­va en su evo­lu­ción his­tó­ri­co-gené­ti­ca. De hecho, una de las tareas cru­cia­les del Esta­do bur­gués es la de man­te­ner la inno­va­ción repre­si­va, como hemos esta­do vien­do has­ta aquí y como vere­mos más en deta­lle.

Dado que la sub­sun­ción real exi­ge la tec­ni­fi­ca­ción y la reduc­ción del ser humano a sim­ple tuer­ca de la máqui­na, la tor­tu­ra capi­ta­lis­ta se carac­te­ri­za pre­ci­sa­men­te por desa­rro­llar dos con­te­ni­dos que no podían exis­tir en las vio­len­cias y tor­tu­ras anti­guas, pre­ca­pi­ta­lis­tas, que des­co­no­cían lo ante­rior. Dicho en tér­mi­nos bur­gue­ses: uno, el uso de las «cien­cias natu­ra­les» y, otro, el uso de las «cien­cias socia­les». En cier­ta for­ma, ambas tam­bién fue­ron usa­das muy embrio­na­ria­men­te en las tor­tu­ras y vio­len­cias anti­guas, pero de for­ma empí­ri­ca; del mis­mo modo que las crí­ti­cas a la efec­ti­vi­dad de la tor­tu­ra como méto­do para des­cu­brir la ver­dad tam­bién se basa­ban en un cre­cien­te pero limi­ta­do uso del méto­do cien­tí­fi­co de pen­sa­mien­to, lle­gan­do a la denun­cia de la fali­bi­li­dad de la tor­tu­ra, como indi­ca S. Moll­fu­lle­da San­tia­go Moll­fu­lle­da: «Estu­dio Pre­li­mi­nar», en Dis­cur­so sobre la tor­tu­ra, de J.P. For­ner, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na. 1990, p. 109.. La limi­ta­ción en el méto­do cien­tí­fi­co que sus­ten­ta­ba dicha crí­ti­ca, por demás cier­ta como han demos­tra­do tan­tos estu­dios, radi­ca, como el pro­pio autor cita­do expli­ca, en el uso de la adu­la­ción como «pro­ce­di­mien­to común» y «nor­mal» San­tia­go Moll­fu­lle­da: «Estu­dio Pre­li­mi­nar», op. cit., p. 49. que prac­ti­ca­ban gran­des inte­lec­tua­les del siglo XVIII. Don­de hay adu­la­ción no hay dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta, no hay méto­do cien­tí­fi­co-crí­ti­co, aun­que sí haya méto­do cien­tí­fi­co ins­ti­tu­cio­na­li­za­do.

Las vio­len­cias y tor­tu­ras rea­li­za­das bajo cri­te­rios de ganan­cia que nos remi­ten a la pro­pie­dad pri­va­da, las «mejo­ras» apor­ta­das por el capi­ta­lis­mo con­sis­ten en que las mate­má­ti­cas per­mi­ten una más pre­ci­sa y casi exac­ta medi­ción de las dosis de terror que hay que apli­car. Si en el siglo XX la mate­má­ti­ca ha dado un paso de gigan­te en su capa­ci­dad de conec­tar lo gene­ral con lo par­ti­cu­lar y «obser­var lo que de uni­ta­rio hay en teo­rías apa­ren­te­men­te inco­ne­xas» demos­tran­do su poten­cia para la reso­lu­ción de pro­ble­mas muy con­cre­tos Javier de Loren­zo: «La mate­má­ti­ca en el siglo XX», en El lega­do filo­só­fi­co y cien­tí­fi­co del siglo XX, Cáte­dra, Madrid 2005, p. 743 y ss., ese mis­mo paso se ha pro­du­ci­do tam­bién en su pre­ci­sión para medir las dosis de dolor y sufri­mien­to apli­ca­bles en cada tor­tu­ra par­ti­cu­lar. Los médi­cos y psi­có­lo­gos están para medir con mayor exac­ti­tud posi­ble el lími­te del tor­tu­ra­do y la posi­bi­li­dad de endu­re­cer la tor­tu­ra: para eso están las escue­las y manua­les de tor­tu­ra­do­res Art­hur Lepic: Los manua­les de tor­tu­ra del ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos, http://​www​.vol​tai​re​net​.org, 4 de junio de 2004.. Otro tan­to res­pec­to al terro­ris­mo. Un ejem­plo espe­luz­nan­te de la mate­ma­ti­za­ción del terro­ris­mo lo tene­mos en las lec­cio­nes que extra­jo un gene­ral tras el exter­mi­nio de más de 100.000 per­so­nas en Gua­te­ma­la en el gol­pe mili­tar orga­ni­za­do por la CIA en 1954 para impe­dir la refor­ma agra­ria diri­gi­da por un gobierno demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do: «Bas­ta con matar al 30% de la pobla­ción para obte­ner la paz» D. Blei­trach, V. Dedal y M. Vivas: Esta­dos Uni­dos o el impe­rio del mal en peor, Edit. José Mar­tí, La Haba­na, Cuba 2006, p. 120..

La inves­ti­ga­ción de T. Todo­rov sobre la «nor­ma­ti­va increí­ble­men­te meticu­losa» de los manua­les de tor­tu­ra de la CIA nos per­mi­te com­pren­der el sig­ni­fi­ca­do de la sub­sun­ción real en el terro­ris­mo capi­ta­lis­ta. Todo­rov demues­tra que «se tra­ta de unos pro­ce­di­mien­tos pau­ta­dos has­ta en sus meno­res deta­lles, al milí­me­tro, per­fec­ta­men­te cro­no­me­tra­dos» Tzve­tan Todo­rov: «Los tor­tu­ra­do­res volun­ta­rios de Bush», Hika, 209–210, junio-agos­to de 2009., lo que nos remi­te al hecho de que, como en el capi­ta­lis­mo, en la tor­tu­ra la eco­no­mía del tiem­po es vital, como en la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta en la tor­tu­ra el des­pil­fa­rro de tiem­po redun­da en aumen­to de los cos­tos y en reduc­ción de la ganan­cia. En la tor­tu­ra la pér­di­da de tiem­po es pér­di­da de efi­ca­cia por­que per­mi­te al tor­tu­ra­do un tiem­po de recu­pe­ra­ción. La sub­sun­ción real del tor­tu­ra­do en el tor­tu­ra­dor impli­ca que el pri­me­ro se desin­te­gra como per­so­na que domi­na su tiem­po en la lógi­ca del tor­tu­ra­dor y en su tiem­po tor­tu­ran­te, al igual que en la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta el tiem­po obre­ro es sub­su­mi­do real­men­te en el tiem­po bur­gués, en el tiem­po de la explo­ta­ción. Ade­más, como en el capi­ta­lis­mo, en la tor­tu­ra actúa el com­po­nen­te auto­le­gi­ti­ma­dor, el que invi­si­bi­li­za la explo­ta­ción. Por no exten­der­nos, Todo­rov con­fir­ma lo arri­ba dicho por Gross­man sobre las dis­qui­si­cio­nes filo­só­fi­cas de los tor­tu­ra­do­res nazis en Tre­blin­ka pero aho­ra rea­li­za­das por los tor­tu­ra­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos en Iraq.

El desa­rro­llo de las cien­cias ha per­mi­ti­do una inten­si­fi­ca­ción y a la vez una exten­sión de las repre­sio­nes y vio­len­cias, de los con­tro­les y de los sis­te­mas de vigi­lan­cia. Como hemos dicho arri­ba, el Esta­do jue­ga un papel cla­ve en esta diná­mi­ca. Con­cre­ta­men­te, en el terro­ris­mo eco­nó­mi­co, sus buro­cra­cias alta­men­te tec­ni­fi­ca­das son impres­cin­di­bles para apli­car la vio­len­cia labo­ral, su coer­ción sor­da, que que­da expre­sa­da en el con­cep­to de «cuo­ta de plus­va­lía» o gra­do de explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, vol.1, p. 160 y ss., a par­tir del cual se deri­van otras vio­len­cias más explí­ci­tas. La «razón ins­tru­men­tal» capi­ta­lis­ta pue­de cal­cu­lar con bas­tan­te pre­ci­sión la cuo­ta de plus­va­lía y explo­ta­ción que ten­drá que impo­ner a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, las can­ti­da­des de bom­bas que ten­drá que lan­zar con­tra un pue­blo antes de inva­dir­lo, y el tan­to por cien­to de pobla­ción que debe­rá ser exter­mi­na­da para garan­ti­zar lo que Kla­re ha defi­ni­do como el secre­to de la polí­ti­ca ener­gé­ti­ca de Esta­dos Uni­dos, cam­biar «san­gre por petró­leo» Michael T. Kla­re: «San­gre por petró­leo: la estra­te­gia ener­gé­ti­ca de Bush y Che­ney», en El nue­vo desafío impe­rial, Clac­so, Bue­nos Aires 2005, p. 207 y ss.. Pue­de sor­pren­der esta afir­ma­ción, pero con­vie­ne leer a N. Gar­cía cuan­do demues­tra cómo, des­de su orí­ge­nes, Esta­dos Uni­dos recu­rrió a méto­dos de «com­pra, des­po­jo, ase­si­na­to, inva­sio­nes; todas las accio­nes posi­bles se uti­li­za­ron para ase­gu­rar ese movi­mien­to» Nés­tor Gar­cía Itur­be: Esta­dos Uni­dos, de raíz, Cen­tro de Estu­dios Mar­tiano, La Haba­na, Cuba. 2007, p. 88., el de la expan­sión en todas las direc­cio­nes, y por qué el autor sin­te­ti­za más ade­lan­te de esta for­ma la natu­ra­le­za de la polí­ti­ca exte­rior yan­qui duran­te la lla­ma­da «gue­rra fría»: «Inge­ren­cia y agre­sión» Nés­tor Gar­cía Itur­be: Esta­dos Uni­dos, de raíz, op. cit., pp. 261–301..

Por su par­te, Theo­to­nio dos San­tos habla cla­ra­men­te de «el terror como arma de la aven­tu­ra hege­mó­ni­ca» Theo­to­nio dos San­tos: Del terror a la espe­ran­za, Mile­nio­Li­bre, Vene­zue­la 2006, p. 362 y ss. de Esta­dos Uni­dos. Debe­mos acu­sar de lo mis­mo al res­to de Esta­dos impe­ria­lis­tas, pero expli­can­do que, antes del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, el terror y las vio­len­cias extre­mas de los impe­rios pasa­dos nun­ca pudie­ron lle­gar a los nive­les de sofis­ti­ca­ción cuan­ti­ta­ti­va aun­que cam­bia­sen san­gre por muje­res, por caba­llos, por tri­go, por escla­vos o por oro. El capi­ta­lis­mo tam­bién hace lo mis­mo, pero des­de y para una estruc­tu­ra explo­ta­do­ra cua­li­ta­ti­va­men­te más injus­ta.

Más aún:

«la tor­tu­ra es uno de los fun­da­men­tos del actual Esta­do-ins­ti­tu­ción; una máqui­na com­pues­ta por el poder legis­la­ti­vo con sus leyes de excep­ción, por el poder judi­cial que no inves­ti­ga los casos de tor­tu­ra y por el eje­cu­ti­vo que nom­bra, entre otros, los minis­tros de Jus­ti­cia e Inte­rior supe­rio­res inme­dia­tos de los fun­cio­na­rios que prac­ti­can las tor­tu­ras» Aiert Larrar­te: «Maki­na, ingu­ri­ma­ria eta ice­ber­ga», Herria 2000 Eli­za, nº 219, 2009, p. 19..

Por últi­mo, la tor­tu­ra bur­gue­sa se dife­ren­cia de la pre­ca­pi­ta­lis­ta en algo que pare­ce secun­da­rio pero que resul­ta cen­tral des­de la pers­pec­ti­va del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, del mar­xis­mo. Gross­man nos ofre­ce una pis­ta deci­si­va. Tras deta­llar las tres fases en las que los nazis divi­dían la entra­da en Tre­blin­ka de las nue­vas reme­sas de pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros, a cada cual más dura y atroz, dice: «Aca­ba­ba la tor­tu­ra de la gen­te con men­ti­ras; la tor­tu­ra de no saber, una fie­bre que los lle­va­ba en pocos minu­tos de la espe­ran­za a la deses­pe­ra­ción, de expec­ta­ti­vas de vida a visio­nes de muer­te… Y cuan­do lle­ga­ba el momen­to de la últi­ma eta­pa del robo a los muer­tos vivien­tes, los ale­ma­nes cam­bia­ban de pron­to la for­ma de tra­tar a las víc­ti­mas. Arran­ca­ban los ani­llos de sus dedos, los pen­dien­tes de sus ore­jas», e impri­mían una rapi­dez aún mayor a todo el pro­ce­so dan­do gran­des gri­tos. Gross­man sigue: «Sabe­mos por la cruel reali­dad de los últi­mos años que una per­so­na des­nu­da pier­de inme­dia­ta­men­te la fuer­za de resis­tir, para luchar con­tra su des­tino. Cuan­do se la des­nu­da, una per­so­na pier­de inme­dia­ta­men­te el ins­tin­to de super­vi­ven­cia y acep­ta su des­tino como inevi­ta­ble» Ant­hony Bee­vor: Un escri­tor en gue­rra. Vasi­li Gross­man en el Ejér­ci­to Rojo, 1941–1945, op. cit., p. 360.. E inme­dia­ta­men­te des­pués los nazis les qui­ta­ban lo poco que les que­da­ba, un tro­zo de jabón y toa­lla, obli­gán­do­les a andar des­nu­dos con los bra­zos en alto. En otro momen­to, Gross­man dice que uno de los coman­dan­tes del cam­po tenía un perro amaes­tra­do para arran­car a mor­dis­cos los geni­ta­les de los hom­bres vivos, des­nu­dos e inde­fen­sos Ant­hony Bee­vor: Un escri­tor en gue­rra. Vasi­li Gross­man en el Ejér­ci­to Rojo, 1941–1945, op. cit., p. 363..

Los nazis habían con­cen­tra­do en poco tiem­po, y en el plano de la tor­tu­ra, lo bási­co de la sub­sun­ción real del capi­ta­lis­mo: al ini­cio, el pro­ce­so explo­ta­dor-tor­tu­ra­dor se ini­cia con pro­me­sas vagas, con espe­ran­zas de que no será mucha la dure­za de la explo­ta­ción y de que al final se evi­ta­rá lo peor. Cual­quier obre­ro u obre­ra con un míni­mo de con­cien­cia va en las mis­mas con­di­cio­nes psi­co­ló­gi­cas al tra­ba­jo: que aca­be cuan­to antes la jor­na­da para poder vol­ver a casa, a su vida libre y pro­pia. Des­pués, el pro­ce­so explo­ta­dor-tor­tu­ra­dor se va endu­re­cien­do con­for­me la patro­nal aumen­ta el rit­mo e inten­si­dad del tra­ba­jo, y las espe­ran­zas se van ago­tan­do con­for­me trans­cu­rre la vida del tra­ba­ja­dor, que cae en la apa­tía desilu­sio­na­da y derro­tis­ta, en la espe­ra a que aca­be su vida labo­ral, al igual que el tor­tu­ra­do se des­plo­ma en el vacío sin fon­do de la deses­pe­ra­ción. En este mun­do, el explo­ta­do-tor­tu­ra­do sólo oye las órde­nes de tra­ba­jar más y más rápi­do, de no per­der tiem­po, de cum­plir los obje­ti­vos, de obe­de­cer. Y de la mis­ma for­ma que al tor­tu­ra­do se le des­po­ja de toda refe­ren­cia a su vida inter­na y exter­na, a su iden­ti­dad al ser des­nu­da­do y al arran­cár­se­le todo recuer­do por ínti­mo que sea, tam­bién el asa­la­ria­do tie­ne que poner­se su uni­for­me, o las ropas que le man­da la empre­sa, o man­te­ner una ima­gen labo­ral acor­de con la explo­ta­ción que sufre.

Sabe­mos que el uni­for­me des­per­so­na­li­za, uni­for­mi­za y exter­mi­na la iden­ti­dad indi­vi­dual para impo­ner la iden­ti­dad del patrón, de la máqui­na. Y aun­que no se impon­ga el uni­for­me, sí se impo­ne una for­ma de ves­tir acor­de con la ima­gen que nece­si­ta la empre­sa, no se admi­te la ima­gen pro­pia de la explo­ta­da y del explo­ta­do. Por esto mis­mo, la gen­te se vuel­ve a ves­tir con su ropa al aca­bar la jor­na­da, bus­can­do reen­con­trar su iden­ti­dad per­so­nal, la que han teni­do que aban­do­nar para la explo­ta­ción. La des­nu­dez del tor­tu­ra­do es la quin­tae­sen­cia de la des­per­so­na­li­za­ción abso­lu­ta del tra­ba­ja­dor aun­que éste vaya ves­ti­do. En la reali­dad esen­cial, uno y otro están des­per­so­na­li­za­dos de todo por­que se les ha nega­do su iden­ti­dad. La dife­ren­cia estri­ba en que al tor­tu­ra­do se le ha lle­va­do al lími­te abso­lu­to de la des­nu­dez físi­ca mien­tras que al explo­ta­do se le ha lle­va­do a la des­nu­dez moral y per­so­nal. Al final del pro­ce­so, el tor­tu­ra­do es intro­du­ci­do en la cáma­ra de gas o exter­mi­na­do de cual­quier otro modo, del mis­mo modo que el capi­ta­lis­mo des­tro­za fuer­za de tra­ba­jo ago­ta­da, mer­can­cías obso­le­tas y recur­sos natu­ra­les. El exter­mi­nio del tor­tu­ra­do es la quin­tae­sen­cia del aban­dono del tra­ba­ja­dor a su suer­te con una pen­sión que le da jus­to para mal­vi­vir has­ta que mue­re al poco tiem­po.

El méto­do mar­xis­ta con­sis­te en estu­diar las con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas en su máxi­mo gra­do de irre­con­cia­bi­li­dad. Marx estu­dió el capi­ta­lis­mo bri­tá­ni­co por­que era el más desa­rro­lla­do de su épo­ca. Para com­pren­der la dia­léc­ti­ca entre terro­ris­mo, tor­tu­ra y Esta­do debe­mos estu­diar el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano con la ayu­da de Chomsky:

«En los sesen­ta años pasa­dos, las víc­ti­mas en todo el mun­do han sopor­ta­do el para­dig­ma de tor­tu­ra de la CIA, desa­rro­lla­do a un cos­to que lle­gó a mil millo­nes de dóla­res anua­les, según docu­men­ta el his­to­ria­dor Alfred McCoy en su libro A Ques­tion of Tor­tu­re. Allí mues­tra cómo los méto­dos de tor­tu­ra desa­rro­lla­dos por la CIA a par­tir de la déca­da de 1950 apa­re­cen, con pocas varian­tes, en las foto­gra­fías infa­mes de la pri­sión de Abu Ghraib, en Iraq. No hay hipér­bo­le en el títu­lo del pene­tran­te estu­dio de Jen­ni­fer Har­bury sobre el his­to­rial de tor­tu­ra esta­dou­ni­den­se: Truth, Tor­tu­re, and the Ame­ri­can Way. Así pues, es suma­men­te enga­ño­so, por decir lo menos, que los inves­ti­ga­do­res del des­cen­so de la ban­da de Bush a las cloa­cas del mun­do lamen­ten que al empren­der la gue­rra con­tra el terro­ris­mo, Esta­dos Uni­dos haya extra­via­do el rum­bo. No se quie­re decir con esto que Bush-Che­ney-Rums­feld, et al., no hayan incor­po­ra­do inno­va­cio­nes impor­tan­tes. En la prác­ti­ca nor­mal esta­dou­ni­den­se, la tor­tu­ra se enco­men­da­ba a sub­si­dia­rios, no la eje­cu­ta­ban esta­dou­ni­den­ses direc­ta­men­te en cáma­ras de tor­tu­ra pro­pias, ins­ta­la­das por su gobierno. En pala­bras de Allan Nairn, quien ha lle­va­do a cabo algu­nas de las inves­ti­ga­cio­nes más reve­la­do­ras y vale­ro­sas sobre el tema, lo que la [prohi­bi­ción de la tor­tu­ra] de Oba­ma can­ce­la es ese peque­ño por­cen­ta­je de tor­tu­ra que hoy rea­li­zan esta­dou­ni­den­ses, pero con­ser­va el con­jun­to abru­ma­dor de la tor­tu­ra del sis­te­ma, que es lle­va­do a cabo por extran­je­ros bajo patro­ci­nio esta­dou­ni­den­se. Oba­ma podría dejar de apo­yar a fuer­zas extran­je­ras que tor­tu­ran, pero ha ele­gi­do no hacer­lo» Noam Chomsky: Por qué no pode­mos ver ni los árbo­les ni el bos­que: tor­tu­ra y amne­sia his­tó­ri­ca, http://​www​.rcci​.net/​g​l​o​b​a​l​i​z​a​c​ion, junio de 2009..

¿Puede existir terrorismo sin Estado?

Hemos vis­to has­ta aquí las bases mate­ria­les, obje­ti­vas, que sos­tie­nen la estruc­tu­ra del Esta­do como par­te esen­cial del sis­te­ma capi­ta­lis­ta en su con­jun­to, como el engar­ce impres­cin­di­ble entre la vio­len­cia bur­gue­sa y la civi­li­za­ción del capi­tal. Sin embar­go, una corrien­te de la cas­ta inte­lec­tual se empe­ci­na en negar o redu­cir el papel del Esta­do tan­to en la socie­dad capi­ta­lis­ta como, muy espe­cial­men­te, la nece­si­dad del Esta­do obre­ro y del poder popu­lar en el trán­si­to al socia­lis­mo. Debe­mos sol­ven­tar este esco­llo antes de poder seguir inves­ti­gan­do qué es el terro­ris­mo. Si nega­mos la impor­tan­cia del Esta­do o la redu­ci­mos a su míni­ma expre­sión, nega­mos a la vez la esen­cia gené­ti­co-estruc­tu­ral de la vio­len­cia en toda socie­dad explo­ta­do­ra y la natu­ra­le­za his­tó­ri­co-gené­ti­ca de esa vio­len­cia en el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, con lo que el terro­ris­mo que­da redu­ci­do a una sim­ple explo­sión casual y aza­ro­sa del irra­cio­na­lis­mo de los ins­tin­tos ase­si­nos de la ani­ma­li­dad gené­ti­ca de nues­tra espe­cie.

Aun­que parez­ca una here­jía, hay que admi­tir la res­pon­sa­bi­li­dad de Fou­cault en el debi­li­ta­mien­to de las nocio­nes de «poder de cla­se», «poder esta­tal», etcé­te­ra; o sea, de la licua­ción del papel del Esta­do como cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co y fre­cuen­te­men­te tác­ti­co de los micro­po­de­res que Fou­cault ana­li­zó. Des­de una visión bene­vo­len­te de Fou­cault, es inne­ga­ble que pode­mos apren­der algu­nas cosas por él apor­ta­das. Ésta es la idea de F. J. Mar­tí­nez que sos­tie­ne que la con­cep­ción del poder de Fou­cault no resi­de sólo en el Esta­do, sino en otras muchas ins­ti­tu­cio­nes y apa­ra­tos, siguien­do en esto a Grams­ci, y cri­ti­can­do a la escue­la alt­hus­se­ria­na. Según la ver­sión de este autor, entre las onto­lo­gías de Fou­cault des­ta­ca su últi­ma fase en la que «sus­ti­tu­ye la con­cep­ción nega­ti­va, repre­so­ra y exclu­yen­te que tenía el poder en la His­to­ria de la locu­ra por una noción más fle­xi­ble, según la cual, el poder, más que repri­mir y negar, recon­du­ce, orien­ta, diri­ge, dis­ci­pli­na, en una pala­bra, las ener­gías y espe­cial­men­te la sexual, sobre la que se mon­ta un cuer­po teó­ri­co y prác­ti­co con­si­de­ra­ble en el que se unen el poder reli­gio­so, el poder polí­ti­co y el poder médi­co» Fran­cis­co J. Mar­tí­nez Mar­tí­nez: Las onto­lo­gías de M. Fou­cault, FIM, Madrid 1991, p. 143.. En reali­dad, en estas pala­bras no apa­re­ce nada esen­cial­men­te nove­do­so, sobre todo si par­ti­mos de la dia­léc­ti­ca de la pro­duc­ción y repro­duc­ción antes vis­ta, y si hemos sido radi­cal­men­te crí­ti­cos con­tra las «hin­cha­das vacie­da­des» de Alt­hus­ser, como las defi­nió M. Sacris­tán.

Hay que decir que Fou­cault amplía y mejo­ra el sen­de­ro por el que se intro­du­jo en la pro­gre­sía euro­cén­tri­ca la creen­cia de que el Esta­do ya no era nece­sa­rio, ya no tenía sen­ti­do, y de que el poder de cla­se como uni­dad de obje­ti­vos cen­tra­li­za­dos en el Esta­do había des­apa­re­ci­do con éste. Agran­da­da esta bre­cha, lue­go vinie­ron los post­mo­der­nos y Negri, y toda la recua de char­la­ta­nes, mien­tras que el impe­ria­lis­mo for­ta­le­cía y amplia­ba sus Esta­dos, los rela­cio­na­ba mejor entre ellos y se lan­za­ba a una ofen­si­va mun­dial en la que el terro­ris­mo iba adqui­rien­do cotas insos­pe­cha­bles. Una de las mejo­res sín­te­sis comu­nes, al uso del pen­sa­mien­to ofi­cial, de la obra de Fou­cault en la fase de 1970 a 1980, cen­tra­da en los tex­tos bási­cos de Vigi­lar y cas­ti­garHis­to­ria de la sexua­li­dad, nos la ofre­ce M. Poster al mos­trar cómo en ambos tex­tos Fou­cault sos­tie­ne que «cono­ci­mien­to y poder están pro­fun­da­men­te inter­re­la­cio­na­dos, y que su con­fi­gu­ra­ción gra­vi­ta como una pre­sen­cia impo­nen­te sobre la socie­dad indus­trial avan­za­da, impreg­nan­do los replie­gues más ínti­mos de la vida coti­dia­na. La for­ma de domi­na­ción carac­te­rís­ti­ca del capi­ta­lis­mo avan­za­do no es la explo­ta­ción, ni la alie­na­ción, ni la repre­sión, ni la anomia, ni la con­duc­ta dis­fun­cio­nal. Es una nue­va pau­ta de con­trol social que está encas­tra­da en la prác­ti­ca de varios y nume­ro­sos pun­tos del cam­po social, for­man­do una cons­te­la­ción de estruc­tu­ras que está a la vez en todas par­tes y en nin­gu­na» M. Poster: Fou­cault, el mar­xis­mo y la his­to­ria, Pai­dós, Bue­nos Aires 1987, pp. 117–118..

Según este autor, Fou­cault barre y echa a la basu­ra todas las teo­rías ante­rio­res. Pero si nos fija­mos bien, el grue­so de ellas son mar­xis­tas: explo­ta­ción, alie­na­ción y repre­sión; la anomia, per­te­ne­ce a Durk­heim, al que vol­ve­re­mos al ana­li­zar el papel de la socio­lo­gía en la legi­ti­ma­ción del terro­ris­mo. Y la con­duc­ta dis­fun­cio­nal hace refe­ren­cia al fun­cio­na­lis­mo yan­qui des­de que Par­sons le dio cuer­po Tal­cott Par­sons: El sis­te­ma social, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 1999, pp. 239–307. en la mitad del siglo XX, en los años dora­dos del impe­ria­lis­mo yan­qui, corrien­te ofi­cial y domi­nan­te de la socio­lo­gía en cuan­to base «cien­tí­fi­ca» de la ideo­lo­gía bur­gue­sa, corrien­te ofi­cial que sigue domi­nan­do con adap­ta­cio­nes suce­si­vas y que expli­ca cómo y por qué hay que inte­grar en la repro­duc­ción del capi­ta­lis­mo a las «con­duc­tas anó­ma­las». Según la ver­sión de Poster, Fou­cault no deja títe­re con cabe­za, cuan­do en reali­dad lo que hace, según este autor, es ata­car lo esen­cial de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria, la exis­ten­cia obje­ti­va de la explo­ta­ción asa­la­ria­da, y embe­lle­cer el ata­que cen­tral con otros ata­ques secun­da­rios y nada ori­gi­na­les a la socio­lo­gía en dos de sus ramas polí­ti­cas más comu­nes. Por últi­mo, y para no exten­der­nos, no pode­mos dejar de recor­dar el «mis­te­rio de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad» y todo el idea­lis­mo bara­to cuan­do lee­mos que el con­trol social está «a la vez en todas par­tes y en nin­gu­na». Jue­gos de pala­bras típi­cos de la teo­lo­gía.

Noso­tros pre­fe­ri­mos dar­le la pala­bra a M. Ivo Deli­ca­do, que está en lo cier­to al decir:

«El pro­ble­ma del plan­tea­mien­to fou­caul­tiano es que si resul­ta com­ple­ta­men­te irre­le­van­te quién ejer­za el poder, éste ya no es tal por­que se disi­pa como el humo. Pare­ce que se olvi­da del sen­ti­do del poder, esto es, de con­cre­tar hacia dón­de y des­de dón­de sur­ge el poder. Cuan­do el poder no lo ejer­ce nadie, ya no pode­mos hablar de poder. Si nadie vigi­la a nadie, pues­to que cual­quie­ra lo pue­de hacer, no hay razón lógi­ca para sen­tir­se vigi­la­do. Pen­sar que todos lle­ga­mos a ejer­cer el poder del mis­mo modo, es una mane­ra de decir que no hay poder y, por lo tan­to, de elu­dir el pro­ble­ma. En este pre­ci­so pun­to es don­de Fou­cault nos mues­tra su lado más nihi­lis­ta o nega­dor del lími­te. En el ámbi­to de una micro­fí­si­ca del poder no es posi­ble hablar de poder. Si cual­quie­ra pue­de ejer­cer el poder, nadie tie­ne por qué ejer­cer­lo» Mar­tín Ivo Deli­ca­do Cár­de­nas: «De la caver­na al pan­óp­ti­co. Con­si­de­ra­cio­nes en torno al poder», en Cua­der­nos de Mate­ria­les, nº 13, Poder y con­trol social..

Des­de esta pers­pec­ti­va mar­xis­ta, D. Kru­jos­ki pro­fun­di­za en una crí­ti­ca que lle­ga a la raíz mis­ma de la debi­li­dad de Fou­cault en lo rela­cio­na­do con la teo­ría del poder y del Esta­do: la ausen­cia de un estu­dio crí­ti­co de las rela­cio­nes entre lo polí­ti­co y lo eco­nó­mi­co: «Pero de la lec­tu­ra de muchos tra­ba­jos de F (Fou­cault) se des­pren­de que, para este autor, las rela­cio­nes de poder no tie­nen otro fun­da­men­to que ellas mis­mas. En tal sen­ti­do no pudo pro­veer­nos de un aná­li­sis de las fuen­tes del poder, pues­to que sus refle­xio­nes no enca­ra­ron deta­lla­da­men­te las rela­cio­nes entre la polí­ti­ca y la eco­no­mía. Aun­que reco­no­cie­ra que la exis­ten­cia de las téc­ni­cas dis­ci­pli­na­rias se vin­cu­la­ba ínti­ma­men­te con lo eco­nó­mi­co, esa dimen­sión ape­nas aso­ma en algu­nos de sus tex­tos. Jus­ta­men­te en Vigi­lar y cas­ti­gar su ana­lí­ti­ca del poder pre­sen­ta esa inex­pli­ca­ción de las resis­ten­cias, cómo un indi­vi­duo tan maquí­ni­ca­men­te cons­trui­do podría ser capaz de opo­ner­se a la domi­na­ción, si bien F reco­no­ció que el carác­ter rela­cio­nal del poder impli­ca una cons­tan­te ten­sión entre el poder y la opo­si­ción, don­de hay poder siem­pre hay resis­ten­cia, sus afir­ma­cio­nes, por su indis­tin­ción y gene­ra­li­dad, no resuel­ven el pro­ble­ma de la ausen­cia de fun­da­men­to de las resis­ten­cias. Si no se pue­de fun­da­men­tar el poder fue­ra del poder mis­mo, si no se des­ve­la la cons­te­la­ción com­ple­ja entre domi­na­ción y explo­ta­ción, entre lo polí­ti­co y lo eco­nó­mi­co, el poder aca­ba por ser abso­lu­ti­za­do y esen­cia­li­za­do».

D. Kru­jos­ki con­ti­núa dicien­do que Fou­cault no lle­ga a tener una con­cep­ción ver­da­de­ra­men­te crí­ti­ca de la moder­ni­dad capi­ta­lis­ta, sino una visión limi­ta­da por el influ­jo de Weber en la que des­apa­re­ce la dia­léc­ti­ca de las con­tra­dic­cio­nes en el inte­rior de la moder­ni­dad capi­ta­lis­ta, que es la que per­mi­te com­pren­der por qué sur­ge real­men­te la lucha de cla­ses. Los con­cep­tos de explo­ta­ción asa­la­ria­da, de plus­va­lía y de mer­can­cía son inhe­ren­tes al de «moder­ni­dad», y ni Weber ni Fou­cault los enten­die­ron, como tam­po­co Hork­hei­mer y Adorno. Pero al des­co­no­cer la dia­léc­ti­ca de la explo­ta­ción inhe­ren­te a la moder­ni­dad capi­ta­lis­ta, se des­co­no­ce obli­ga­to­ria­men­te la dia­léc­ti­ca entre poder y Esta­do, otra de las limi­ta­cio­nes de Fou­cault:

«Otra de las limi­ta­cio­nes del plan­tea­mien­to de F (Fou­cault) es que no nos acla­ra la rela­ción entre la posi­ti­vi­dad del poder, su carác­ter esen­cial­men­te pro­duc­ti­vo, y ese núcleo coac­ti­vo que es tam­bién esen­cial a todo poder, no pre­ci­sa esa natu­ra­le­za coer­ci­ti­va e impo­si­ti­va, el refe­ren­te de la coac­ción que el poder repre­sen­ta en la socie­dad capi­ta­lis­ta. Lo que qui­zá le lle­vó a sub­va­lo­rar el papel del Esta­do en la con­for­ma­ción y man­te­ni­mien­to de la domi­na­ción moder­na. La obser­van­cia del aná­li­sis de la lucha de cla­ses per­mi­tió a Grams­ci sal­var algu­nas uni­la­te­ra­li­da­des pre­sen­tes en F, ambos coin­ci­die­ron en que el poder no es algo impues­to des­de arri­ba, com­pren­dien­do que es pro­du­ci­do y repro­du­ci­do en los inters­ti­cios de la vida coti­dia­na, el poder es ubi­cuo, pero Grams­ci al con­tra­rio de F no evo­ca la ima­gen de ubi­cui­da­des “inca­li­fi­ca­bles e incuan­ti­fi­ca­bles” de poder, si el poder está en todas par­tes, no está en todas par­tes en la mis­ma for­ma y el mis­mo gra­do, algu­nos gru­pos socia­les poseen más poder eco­nó­mi­co, social y cul­tu­ral que otros, y poseen estos dos últi­mos por­que poseen el pri­me­ro, y en tan­to este des­ba­lan­ce de poder no es fácil­men­te sub­ver­ti­ble, exis­te una direc­cio­na­li­dad de las rela­cio­nes de poder. Mien­tras Grams­ci coin­ci­de con F en sus tesis sobre la ubi­cui­dad del poder, difie­re de aquel cuan­do espe­ci­fi­ca el carác­ter igual­men­te ubi­cuo de la desigual­dad de las rela­cio­nes de poder. Si bien todos los indi­vi­duos son sitios del poder, no todos ellos incor­po­ran, cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va­men­te, la mis­ma for­ma de poder. Algu­nos poseen más, y otros menos, y la direc­cio­na­li­dad del poder en las rela­cio­nes de poder tie­ne como fina­li­dad la con­ser­va­ción de este balan­ce desigual de poder» Die­go Kru­jos­ki: Ubi­cuo poder: Ubi­cua dife­ren­cia. El lega­do de Fou­cault y el mar­xis­mo, http://​www​.corrien​te​pra​xis​.org​.ar, 19 de agos­to de 2007..

Sin embar­go, para cono­cer qué es el terro­ris­mo debe­mos uti­li­zar con­cep­tos deci­si­vos como los de polí­ti­ca, eco­no­mía, explo­ta­ción, mer­can­cía, Esta­do, etcé­te­ra, cosa que, como hemos vis­to en la crí­ti­ca de Kru­jos­ki a Fou­cault, éste no emplea.

Por otra par­te, es meri­to­rio el esfuer­zo de D. Pier­bat­tis­ti por lle­nar los vacíos de Fou­cault en lo rela­cio­na­do con el poder, median­te la ayu­da de Clau­se­witz, dejan­do aho­ra de lado algu­nas dis­cre­pan­cias sobre todo en lo rela­cio­na­do a las dife­ren­cias entre la lógi­ca dia­léc­ti­ca y la «lógi­ca estra­té­gi­ca» que pro­po­ne el autor. Insis­tir en la impor­tan­cia de los «obje­ti­vos polí­ti­cos» es vital si la polí­ti­ca se entien­de en su sen­ti­do mar­xis­ta, como quin­tae­sen­cia de la explo­ta­ción y del poder de cla­se. Tam­bién es impor­tan­te la recu­pe­ra­ción del «mode­lo de gue­rra», cogi­do de otro autor que Pier­bat­tis­ti cita:

«La impor­tan­cia del mode­lo de gue­rra es que se tra­ta de un ejer­ci­cio sobre la con­fron­ta­ción de fuer­zas mate­ria­les, que per­mi­te obser­var la mate­ria­li­dad de las fuer­zas socia­les. Así, empie­za a obje­ti­var­se, a tomar­se con­cien­cia del ámbi­to del poder como “modo de pro­duc­ción”. El mode­lo de la gue­rra, ori­gi­na­do en el cam­po del enemi­go, empie­za a cla­ri­fi­car el ámbi­to del poder por­que nos advier­te de la mate­ria­li­dad de las fuer­zas socia­les, pero, ade­más, por­que nos indi­ca que la fuer­za mate­rial devie­ne no sólo de los ins­tru­men­tos mate­ria­les sino de los cuer­pos; y, en par­ti­cu­lar, de la rela­ción entre el ámbi­to de las cosas y el ámbi­to de los cuer­pos. Éste es el camino por el que se ha empe­za­do a tomar con­cien­cia del poder. El ámbi­to del poder es, de una mane­ra u otra, el lar­go pro­ce­so de cons­ti­tu­ción de la mate­ria­li­dad invo­lu­cra­da –pero siem­pre mis­ti­fi­ca­da, encu­bier­ta, enmas­ca­ra­da– en las rela­cio­nes socia­les entre los cuer­pos» Damián Pier­bat­tis­ti: Clau­se­witz-Fou­cault: apun­tes para un deba­te inexis­ten­te, Herra­mien­ta, nº 36, Bue­nos Aires, octu­bre 2007..

Por últi­mo, otro de los cam­pos de inves­ti­ga­ción que per­mi­te el «mode­lo de gue­rra» es el de replan­tear las rela­cio­nes entre vio­len­cia-terro­ris­mo, patriar­ca­do y su sis­te­ma de saber, y la crí­ti­ca femi­nis­ta a favor del deno­mi­na­do «pri­vi­le­gio epis­te­mo­ló­gi­co», es decir, que para cono­cer bien la situa­ción de las gen­tes opri­mi­das, hay que ser per­so­na o colec­ti­vo opri­mi­do, en este caso las muje­res. Ade­más, y aquí vie­ne la crí­ti­ca a Fou­cault, esta corrien­te femi­nis­ta que se decla­ra­ba deu­do­ra del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co mar­xis­ta, sos­tie­ne que Fou­cault «no admi­te que el dis­cur­so de un gru­po opri­mi­do sea mejor, en el sen­ti­do de más cer­cano a la reali­dad, que los dis­cur­sos domi­nan­tes. Para él no exis­te nin­gu­na pers­pec­ti­va pri­vi­le­gia­da epis­te­mo­ló­gi­ca­men­te para la ela­bo­ra­ción del cono­ci­mien­to. El dis­cur­so de las muje­res sería, para Fou­cault, un dis­cur­so más» Car­men Maga­llón Pór­to­les: «Pri­vi­le­gio epis­té­mi­co, ver­dad y rela­cio­nes de poder», en Inter­ac­cio­nes cien­cia y géne­ro, Ica­ria, Bar­ce­lo­na 1999, p. 66.. Esta crí­ti­ca, ade­más de demo­le­do­ra por­que va a la raíz del pro­ble­ma del cono­ci­mien­to des­de el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co, es cohe­ren­te con las dos vis­tas ante­rior­men­te. Exis­te una estruc­tu­ra de vio­len­cia que fun­cio­na uni­ta­ria­men­te en toda la socie­dad patriar­co-bur­gue­sa para garan­ti­zar el bene­fi­cio, uni­dad que sin embar­go no anu­la la gran auto­no­mía de algu­nas de sus par­tes sino que la exi­ge para lograr mejor sus obje­ti­vos. Pero, al final del aná­li­sis, las diver­sas vio­len­cias no remi­ten al Esta­do como cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co, lo que suce­de tam­bién con la vio­len­cia y el terro­ris­mo patriar­cal que en lo fun­da­men­tal se ter­mi­na rigien­do por las gran­des deci­sio­nes esta­ta­les en aspec­tos vita­les como la polí­ti­ca pobla­cio­nal, los gas­tos socia­les y públi­cos, la polí­ti­ca sani­ta­ria, edu­ca­ti­va, etcé­te­ra, y la mayor o menos indi­fe­ren­cia legal y puni­ti­va con res­pec­to al terro­ris­mo sexual que pade­cen las muje­res.

La visión mar­xis­ta sos­tie­ne que son los gru­pos opri­mi­dos, en este caso las muje­res, los más capa­ci­ta­dos para com­pren­der des­de den­tro la diná­mi­ca de explo­ta­ción y vio­len­cia, por­que la viven en car­ne pro­pia, mien­tras que des­de fue­ra es mucho más difí­cil enten­der­lo, o impo­si­ble. Aho­ra bien, nada de esto se com­pren­de­ría si no se vie­se que las explo­ta­cio­nes que ejer­ce el capi­ta­lis­mo sobre diver­sos colec­ti­vos –bási­ca­men­te, patriar­cal, sexual, etcé­te­ra; etno-nacio­nal, racis­ta, etcé­te­ra, y de cla­se– son dife­ren­tes y espe­cí­fi­cas en su for­ma pero coin­ci­den­tes en su obje­ti­vo bási­co: la obten­ción de bene­fi­cio mate­rial y sim­bó­li­co. Es sobre todo en este segun­do aspec­to, el más ocul­to, en el que el Esta­do jue­ga su papel cen­tra­li­za­dor deci­si­vo. Dado que Fou­cault se des­preo­cu­pa del Esta­do y de la cen­tra­li­dad de la vio­len­cia, dado que se des­preo­cu­pa de las dife­ren­cias en las explo­ta­cio­nes, por éstos y otros moti­vos, su apor­ta­ción al tema que tra­ta­mos –todo lo rela­cio­na­do con el terro­ris­mo–, sien­do váli­da en lo micro y ais­la­do, falla en lo deci­si­vo, en lo macro y en lo estruc­tu­ral. El «mode­lo de gue­rra», por el con­tra­rio, per­mi­te estu­diar cómo las diver­sas estra­te­gias par­cia­les y par­ti­cu­la­res de los micro­po­de­res con­cre­tos ter­mi­nan o empie­zan con­flu­yen­do en el Esta­do para mejor obte­ner sus obje­ti­vos, aun­que muchas de sus tác­ti­cas se ejer­ci­ten de mane­ra tan autó­no­ma y dis­tan­te en lo coti­diano del Esta­do que parez­can ser ple­na­men­te inde­pen­dien­tes de éste, cuan­do no es cier­to.

El «mode­lo de gue­rra» nos remi­te al Esta­do domi­nan­te, a las con­tra­dic­cio­nes de todo tipo, des­de las de sexo-géne­ro has­ta las cla­sis­tas pasan­do por las nacio­na­les. Los micro­po­de­res y las resis­ten­cias con­cre­tas que gene­ran y a las que se enfren­tan, tie­nen en el Esta­do su cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de modo que, como vere­mos en su momen­to, si al Esta­do le intere­sa ocul­tar, dis­mi­nuir o mani­pu­lar la reali­dad del terro­ris­mo empre­sa­rial, los lla­ma­dos «acci­den­tes de tra­ba­jo», o del terro­ris­mo racis­ta, o del terro­ris­mo machis­ta, o de otros terro­ris­mos, si quie­re hacer­lo, y lo quie­re, tie­ne recur­sos de sobra para lograr­lo. Com­pa­ran­do la minús­cu­la can­ti­dad de tex­tos cien­tí­fi­co-crí­ti­cos sobre la vio­len­cia –al mar­gen de lo que pen­se­mos hacia cada uno de ellos– con la enor­me can­ti­dad de toda cla­se de publi­ca­cio­nes y otros medios pro­pa­gan­dís­ti­cos bur­gue­ses, vien­do tama­ña des­pro­por­ción com­pren­de­mos más fácil­men­te la derro­ta de la izquier­da a la hora de defen­der y legi­ti­mar la teo­ría de la vio­len­cia y reba­tir la pro­pa­gan­da del «terro­ris­mo». Den­tro de esta des­pro­por­ción de medios, tam­bién jue­gan a favor del sis­te­ma capi­ta­lis­ta otros ins­tru­men­tos como son la alie­na­ción y el feti­chis­mo de la mer­can­cía que si bien actúan en una esfe­ra bási­ca de la reali­dad social, la más pro­fun­da y deci­si­va como es la de la pro­duc­ción y repro­duc­ción, por ello mis­mo tie­nen efec­tos devas­ta­do­res sobre la capa­ci­dad huma­na de con­cien­cia crí­ti­ca, anu­lán­do­la muchas veces.

No pode­mos exten­der­nos en una crí­ti­ca gene­ral de Fou­cault, pero, para aca­bar este pun­to, debe­mos decir que pre­ci­sa­men­te es en lo rela­cio­na­do con el Esta­do como apa­ra­to cen­tra­li­za­dor y defi­ni­dor de la estra­te­gia de vio­len­cia, mie­do y terror de la bur­gue­sía, en don­de han sur­gi­do opi­nio­nes duras con­tra este inves­ti­ga­dor al cual nadie nie­ga sus méri­tos en cues­tio­nes secun­da­rias. J. Fon­ta­na, tras reco­no­cer que las obras fun­da­men­ta­les de Fou­cault apor­ta­ron una crí­ti­ca de los meca­nis­mos ocul­tos del poder que el saber esta­ble­ci­do, los his­to­ria­do­res ofi­cia­les y domi­nan­tes, había pasa­do por alto. Pero aña­de de inme­dia­to que:

«Sor­pren­de por otro lado que el poder, que se supo­ne con­tro­la tan efi­caz­men­te la socie­dad, con­sin­tie­se que sus méto­dos ocul­tos fue­sen denun­cia­dos por un hom­bre a quien per­mi­tían que lle­ga­se a una cáte­dra del Collè­ge de Fran­ce a los cua­ren­ta y cua­tro años. Se ha dicho que resul­ta­ba útil por­que ale­ja­ba a los inte­lec­tua­les crí­ti­cos de cues­tio­nes como las de la eco­no­mía, que afec­tan direc­ta­men­te “al poder”, y los des­via­ba hacia el terreno de la filo­so­fía: hacia unas teo­ri­za­cio­nes expre­sa­das en len­gua­jes codi­fi­ca­dos y con un voca­bu­la­rio eso­té­ri­co, apto sola­men­te para los ini­cia­dos. Con moti­vo de la publi­ca­ción de Sur­vei­ller et punir, Jean Léo­nard obser­vó que Fou­cault abu­sa­ba en sus denun­cias de expre­sio­nes imper­so­na­les y se pre­gun­ta­ba: “no se sabe quié­nes son los auto­res: ¿poder de quién?”. Esto no sig­ni­fi­ca, sin embar­go, que Fou­cault fue­se un ins­tru­men­to cons­cien­te del sis­te­ma; la con­fu­sa evo­lu­ción de sus ideas polí­ti­cas, que pasa­ron en pocos años de la pro­xi­mi­dad al maoís­mo al des­cu­bri­mien­to, con moti­vo de un via­je a Irán en 1978, de “una polí­ti­ca espi­ri­tual que era un mode­lo para todo el mun­do” –segui­da, poco des­pués, por el desen­can­to ante “el gobierno sedien­to de san­gre de un cle­ro fun­da­men­ta­lis­ta”–, refle­ja las fluc­tua­cio­nes de su vida» Josep Fon­ta­na: La His­to­ria de los Hom­bres, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2001, p. 289..

Des­pués de esta demo­le­do­ra anda­na­da, Fon­ta­na con­ti­núa reco­no­cien­do que los pro­ble­mas plan­tea­dos por Fou­cault eran impor­tan­tes, aun­que esta­ban pre­sen­ta­dos con­fu­sa­men­te y «a veces de for­ma tram­po­sa», y que su influen­cia en los his­to­ria­do­res, en la mejo­ra del méto­do his­tó­ri­co gra­cias a sus apor­ta­cio­nes, fue muy redu­ci­da debi­do a su «cono­ci­mien­to ses­ga­do y esca­so de las fuen­tes, agra­va­do por el uso de citas tex­tua­les adul­te­ra­das y por la for­mu­la­ción de afir­ma­cio­nes de for­ma vaga, que no per­mi­tía some­ter­las a crí­ti­ca» Josep Fon­ta­na: La His­to­ria de los Hom­bres, op. cit., pp. 289–290.. Tras exten­der­se un poco más en éstas y otras limi­ta­cio­nes de Fou­cault, Fon­ta­na pasa a expo­ner el defi­ni­ti­va­men­te escla­re­ce­dor com­por­ta­mien­to del filó­so­fo fran­cés a raíz de las crí­ti­cas que P. Vilar hizo a uno de sus escri­tos publi­ca­do en un volu­men espe­cial, Fai­re de l’histoire, edi­ta­do por los Anna­les: «El pri­mer pro­ble­ma lo tuvie­ron con la con­tri­bu­ción de Pie­rre Vilar a Fai­re de l’histoire, que los com­pi­la­do­res no se habían preo­cu­pa­do de leer antes de dar­la a la impren­ta. El tex­to con­te­nía una denun­cia de las tram­pas y erro­res de Fou­cault y daba a enten­der que eran tan gran­des que sólo podían ser deli­be­ra­dos. La ira de Fou­cault ante esta denun­cia le lle­vó a exi­gir a los com­pi­la­do­res que el tex­to de Vilar se reti­ra­se en la segun­da edi­ción, deman­da pro­pia de la mise­ria moral del per­so­na­je y que demues­tra su inca­pa­ci­dad de enfren­tar­se a una crí­ti­ca hecha con rigor» Josep Fon­ta­na: La His­to­ria de los hom­bres, op. cit., p. 191.. Y a pie de pági­na, Fon­ta­na expli­ca cómo la pre­sen­cia de un his­to­ria­dor mar­xis­ta de la talla de P. Vilar ser­vía para dar «color pro­gre­sis­ta» a una revis­ta, los Anna­les, en la que escri­bían auto­res de la extre­ma dere­cha, y que otro his­to­ria­dor de pres­ti­gio inne­ga­ble, Hamil­ton, salió en defen­sa de P. Vilar por­que encon­tra­ba que su denun­cia a Fou­cault era «total­men­te apro­pia­da».

Nos hemos exten­di­do en estas cues­tio­nes por­que no sean «meno­res» o «secun­da­rias», o por­que coin­ci­dan con nues­tra visión crí­ti­ca de las apor­ta­cio­nes y limi­ta­cio­nes de Fou­cault, sino por­que tocan un tema cen­tral en el deba­te sobre el terro­ris­mo: en la medi­da en que el Esta­do des­apa­re­ce de la teo­ría, o es redu­ci­do a una mera abs­trac­ción sin impor­tan­cia en la opre­sión socio­po­lí­ti­ca, sin inci­den­cia en la explo­ta­ción social, sin res­pon­sa­bi­li­da­des en la domi­na­ción cul­tu­ral e ideo­ló­gi­ca, al mar­gen de la dic­ta­du­ra de sexo-gene­ro patriar­cal, etcé­te­ra, en esta medi­da se faci­li­ta la pene­tra­ción de la ideo­lo­gía bur­gue­sa en todos los reco­ve­cos de la socie­dad. Y una de las carac­te­rís­ti­cas de la ideo­lo­gía bur­gue­sa es que se pre­sen­ta así mis­ma como el decha­do de las vir­tu­des del paci­fis­mo, y con­de­na a la teo­ría mar­xis­ta y a la pra­xis revo­lu­cio­na­ria como la quin­tae­sen­cia del terro­ris­mo.

Es cier­to que Fou­cault no ha lle­ga­do a tan­to, y que en muchas de sus obras apa­re­cen denun­cias de vio­len­cias bur­gue­sas y actos de soli­da­ri­dad con­tra el terro­ris­mo y el fas­cis­mo, pero sus debi­li­da­des y silen­cios faci­li­tan que la ideo­lo­gía del capi­tal se cue­le por otros res­qui­cios, del mis­mo modo que suce­de lo mis­mo con el estruc­tu­ra­lis­mo «mar­xis­ta» en el que no apa­re­ce en modo alguno la volun­tad cons­cien­te de la cla­se bur­gue­sa para cau­sar el mayor daño posi­ble, para ate­rro­ri­zar físi­ca y men­tal­men­te todo lo posi­ble a la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra cuan­do esta bur­gue­sía ve en peli­gro su pro­pie­dad pri­va­da, su Esta­do y su mono­po­lio de la vio­len­cia. La tesis alt­hus­se­ria­na de la «his­to­ria sin suje­to» es inca­paz de enten­der que el terro­ris­mo lo apli­can suje­tos socia­les pre­ci­sos, con nom­bres y ape­lli­dos, con domi­ci­lios, cuen­tas corrien­tes y con gran­dí­si­mas pro­pie­da­des pri­va­das. Por últi­mo, tam­po­co el post­mo­der­nis­mo es capaz de cri­ti­car el terror y su papel en la his­to­ria huma­na por­que ello le obli­ga­ría a recu­rrir a con­cep­tos del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co como «modos de pro­duc­ción», «cla­ses socia­les» y otros que son recha­za­dos como «meta­rre­la­tos».

Poder popular contra terror

La eva­nes­cen­cia del papel del Esta­do en el impe­ria­lis­mo de fina­les del siglo XX y comien­zos del XXI fue faci­li­ta­da, en bue­na medi­da, por los «des­cu­bri­mien­tos» de Fou­cault y por el recha­zo explí­ci­to de la dia­léc­ti­ca. La tesis fou­caul­tia­na del «bio­po­der», que pare­ce mate­ria­li­zar­se en la pano­plia de apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos y medios psi­co­ló­gi­cos de con­trol social, des­de la video­vi­gi­lan­cia y los bra­za­le­tes elec­tró­ni­cos para los cri­te­rios médi­cos, es actua­li­za­da según D. Ben­saïd por una corrien­te inte­lec­tual que va des­de Negri has­ta G. Agam­ben, según la cual la «omni­pre­sen­cia del con­trol uni­for­me» Daniel Ben­saïd: Elo­gio de la polí­ti­ca pro­fa­na, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 2009, p. 69. anu­la­ría la capa­ci­dad de lucha y resis­ten­cia de las masas explo­ta­das en los múl­ti­ples cam­pos en don­de sufre esa explo­ta­ción, lo cual no es cier­to y sí es muy peli­gro­so por cuan­to des­mo­ra­li­za­dor y des­mo­vi­li­za­dor.

Las obras de Negri y de Hollo­way son, por aho­ra, la espu­ma hue­ca e inasi­ble teó­ri­ca­men­te de la eva­nes­cen­cia del Esta­do y del terro­ris­mo. Hace pocos años era mucho más urgen­te que aho­ra des­mon­tar las vague­da­des de Negri pero la pre­ci­pi­ta­ción de la cri­sis capi­ta­lis­ta des­de verano de 2007, las inter­ven­cio­nes de los Esta­dos capi­ta­lis­tas entre­gan­do al capi­tal finan­cie­ro ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro públi­co a cos­ta de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, y el endu­re­ci­mien­to impe­ria­lis­ta, es decir, el derrum­be de la fic­ción post­mo­der­nis­ta, ha deja­do a Negri en el más espan­to­so de los ridícu­los. De cual­quier modo, quien desee acce­der a una crí­ti­ca más dete­ni­da del refor­mis­mo de Negri pue­de leer el tex­to ¿Mar­xis­mo en el siglo XXI? Iña­ki Gil de San Vicen­te: ¿Mar­xis­mo en el siglo XXI?, Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ecua­dor, 2007, pp. 175–227, a dis­po­si­ción tam­bién en inter­net.. Suce­de lo con­tra­rio en el caso de Hollo­way por la sim­ple razón de que la cri­sis capi­ta­lis­ta ha demos­tra­do que el accio­nar del Esta­do bur­gués se ace­le­ra en situa­cio­nes como las actua­les, y que, fren­te a ello, el movi­mien­to obre­ro, los pue­blos opri­mi­dos, las muje­res explo­ta­das, etcé­te­ra, nece­si­tan sus pro­pios pode­res de auto­de­fen­sa y de avan­ce en la libe­ra­ción.

La reali­dad es tozu­da y recien­te­men­te se acu­mu­lan las infor­ma­cio­nes fide­dig­nas que indi­can que se están inten­si­fi­can­do los pla­nes impe­ria­lis­tas con­tra Vene­zue­la, pla­nes que van des­de la ame­na­za exter­na, con las bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas en Colom­bia, la IV Flo­ta, has­ta el entre­na­mien­to de terro­ris­tas vene­zo­la­nos para que pro­vo­quen ten­sio­nes inter­nas que des­es­ta­bi­li­cen el país. Tenien­do en cuen­ta todo esto, P. F. Alva­ra­do se pre­gun­ta si Esta­dos Uni­dos no esta­rá reac­ti­van­do con­tra Vene­zue­la la vie­ja y fra­ca­sa­da Ope­ra­ción Man­gos­ta idea­da por la admi­nis­tra­ción Ken­nedy a fina­les de 1962 des­ti­na­da a sumir a Cuba en el caos median­te cen­te­na­res de actos terro­ris­tas Percy Fran­cis­co Alva­ra­do Godoy: ¿Des­em­pol­va la CIA la Ope­ra­ción Man­gos­ta con­tra Vene­zue­la?, http://​www​.rebe​lion​.org, 30 de sep­tiem­bre de 2009.. Lo que aho­ra más nos intere­sa de tales infor­ma­cio­nes es que mues­tran, pri­me­ro, cómo el impe­ria­lis­mo sigue exis­tien­do y sien­do uno, en con­tra de las afir­ma­cio­nes de Negri, y, segun­do, cómo la exis­ten­cia de un poder que cuen­te con una amplí­si­ma par­ti­ci­pa­ción y apo­yo popu­la­res es deci­si­va para derro­tar al terro­ris­mo en sus for­mas per­ma­nen­tes, tan­to en la Cuba de 1962 como en la Vene­zue­la actual, en con­tra de las ideas de Hollo­way. Si el impe­ria­lis­mo fra­ca­só con­tra Cuba fue debi­do, fun­da­men­tal­men­te, al poder popu­lar cubano, y si está fra­ca­san­do con­tra Vene­zue­la es debi­do, fun­da­men­tal­men­te, al poder popu­lar boli­va­riano. La dia­léc­ti­ca nos per­mi­te fun­dir en una sola lec­ción teó­ri­ca las expe­rien­cias cuba­na y vene­zo­la­na, ense­ñán­do­nos la impor­tan­cia inne­ga­ble del poder popu­lar para ven­cer al terro­ris­mo, al impe­ria­lis­mo, des­au­to­ri­zan­do así a Negri y a Hollo­way.

Hollo­way ata­ca la raíz mis­ma de la teo­ría mar­xis­ta del Esta­do y del poder obre­ro cuan­do des­au­to­ri­za de for­ma lapi­da­ria y sin argu­men­to alguno toda la obra de Lenin, Rosa Luxem­burg, Trotsky, Grams­ci, Mao, el Che. Todos quie­ren luchar con­tra el poder bur­gués median­te otro poder, el pro­le­ta­rio, y eso es un error. Hollo­way no ana­li­za las tesis de cada uno de estos revo­lu­cio­na­rios, sino que los exco­mul­ga a todos a la vez y sin prue­bas, con afir­ma­cio­nes gené­ri­cas John Hollo­way: Cam­biar el mun­do sin tomar el poder, Herra­mien­ta, Bue­nos Aires 2002, p. 37.. Excep­tuan­do la par­te dedi­ca­da al feti­chis­mo, que pue­de ser leí­da con aten­ción, la fal­ta de con­te­ni­do real de sus tesis reapa­re­ce nada más ter­mi­nar ese tema, y lle­ga al cul­men de la nada cuan­do inten­ta des­cri­bir la «reali­dad mate­rial» del anti-poder, afir­man­do que «el anti-poder es ubi­cuo […] su invi­si­bi­li­dad» John Hollo­way: Cam­biar el mun­do sin tomar el poder, op. cit., p. 226., fra­se de cla­ras reso­nan­cias fou­caul­tia­nas. Una empre­sa recu­pe­ra­da por los tra­ba­ja­do­res y man­te­ni­da en su poder asam­blea­rio, defen­dién­do­la de las agre­sio­nes del Esta­do bur­gués, esta expe­rien­cia no tie­ne nada de ubi­cuo, no es invi­si­ble, sino que es un cam­po de lucha abso­lu­ta­men­te mate­rial, con­cre­to y pal­pa­ble Fre­te­co: Aper­tu­ra del Segun­do Encuen­tro Lati­noa­me­ri­cano de empre­sas recu­pe­ra­das por sus tra­ba­ja­do­res, http://​www​.elmi​li​tan​te​.org, 26 de junio de 2009., en el que se deba­ten de nue­vo bue­na par­te o todas las tesis clá­si­cas del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio des­de el ini­cio del coope­ra­ti­vis­mo y del con­se­jis­mo. Podría­mos seguir con el res­to de luchas obre­ras y popu­la­res que han logra­do avan­zar y asen­tar­se, siquie­ra tran­si­to­ria­men­te a la espe­ra de poder resis­tir el con­tra­ata­que bur­gués, para ver lo espu­rio de la dema­go­gia de Hollo­way.

Pero flo­tar en una abs­trac­ción tan vapo­ro­sa a la fuer­za gene­ra con­tra­dic­cio­nes, sobre todo si su autor usa ter­mi­no­lo­gía mar­xis­ta, como se apre­cia en un tex­to algo pos­te­rior: «El dine­ro y la pro­pie­dad son for­mas muy vio­len­tas de lucha. Sin duda, han cau­sa­do en los recien­tes vein­te años muchas más muer­tes que todas las gue­rras libra­das en el últi­mo siglo. Cada día mue­ren 35 mil niños, sim­ple­men­te por­que la pro­pie­dad y el dine­ro les sepa­ran de lo que nece­si­tan para sobre­vi­vir» John Hollo­way: «¿Dón­de está la lucha de cla­ses hoy?», en Anta­go­nis­mo social y mar­xis­mo crí­ti­co, Herra­mien­ta, Bue­nos Aires 2004, p. 101.. ¿Cuá­les son las media­cio­nes que per­mi­ten que el dine­ro y la pro­pie­dad maten a 35.000 niños al día en todo el mun­do? No encon­tra­re­mos res­pues­ta algu­na a esta pre­gun­ta, pese a que es fun­da­men­tal para avan­zar en las luchas con­cre­tas, nada ubi­cuas e invi­si­bles, con­tra las cau­sas de tan­tas muer­tes. En el mis­mo escri­to lee­mos:

«El con­cep­to de cla­se sub­ra­ya el hecho de que detrás de las cues­tio­nes par­ti­cu­la­res (por ejem­plo: con­tra el sida en Áfri­ca, por copiar músi­ca en inter­net, con­tra la pobre­za en Amé­ri­ca Lati­na, etcé­te­ra) exis­te una lucha úni­ca: la lucha del capi­tal para extraer ganan­cias, es decir, la lucha de par­te del capi­tal por explo­tar, con­ver­tir el hacer en tra­ba­jo e impo­ner su for­ma de rela­cio­nes labo­ra­les; y la lucha de nues­tra par­te en con­tra de todo esto, por una for­ma dife­ren­te de hacer, una socie­dad basa­da en el reco­no­ci­mien­to de la dig­ni­dad huma­na» John Hollo­way: «¿Dón­de está la lucha de cla­ses hoy?», op. cit., p. 102..

Para luchar con­tra el sida en Áfri­ca ¿es nece­sa­rio dis­po­ner de pode­res popu­la­res arma­dos e inter­na­cio­nal­men­te coor­di­na­dos –un Esta­do– capa­ces de ven­cer a las trans­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas de la salud, y pre­sio­nar en las Nacio­nes Uni­das para dete­ner la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de paten­tes de los des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos? Hollo­way no res­pon­de, cuan­do tie­ne a su dis­po­si­ción toda la impre­sio­nan­te expe­rien­cia cuba­na, con sus logros y con­quis­tas mun­dial­men­te reco­no­ci­das Movi­mien­to Boli­va­riano de Soli­da­ri­dad con Cuba: La ver­dad de la coope­ra­ción médi­ca cuba­na, http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 3 de sep­tiem­bre de 2009.. ¿Cómo luchar con­tra la pro­pie­dad cul­tu­ral y a favor de bajar­se la músi­ca en inter­net si no es con gran­des movi­li­za­cio­nes que pre­sio­nen a las trans­na­cio­na­les y que, ade­más de hablar de «dig­ni­dad huma­na», sobre todo reivin­di­quen el saber colec­ti­vo, des­mer­can­ti­li­za­do? ¿Se pue­de avan­zar mucho en esta lucha sin un poder de masas capaz de meter en cin­tu­ra al capi­ta­lis­mo? J. Fer­nán­dez Bul­té cuen­ta en su pró­lo­go a un libro bási­co, cómo actua­ron Fidel Cas­tro y la revo­lu­ción cuba­na en 1966 para rom­per el cer­co eco­nó­mi­co y polí­ti­co impe­ria­lis­ta que esta­ba a pun­to de dejar sin libros al pue­blo: nacio­na­li­zan­do la cul­tu­ra, sal­tan­do por enci­ma de la legis­la­ción bur­gue­sa inter­na­cio­nal y con­tac­tan­do direc­ta­men­te con los auto­res sin res­pe­tar el dere­cho bur­gués de la indus­tria cul­tu­ral capi­ta­lis­ta Julio Fer­nán­dez Bul­té en Dere­cho de ¿autor?, de Lillian Álva­rez Nava­rre­te, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2004, pp. VII-XVI.. Sin un Esta­do inde­pen­dien­te, Cuba jamás hubie­ra podi­do tomar aque­lla deci­sión trans­cen­den­tal para su futu­ro. ¿Cómo luchar con­tra el ham­bre en Amé­ri­ca Lati­na si no es fre­nan­do en seco a sus bur­gue­sías y al impe­ria­lis­mo? Pon­ga­mos el ejem­plo de Boli­via, que es el de toda Amé­ri­ca: las suble­va­cio­nes popu­la­res en defen­sa del agua, del gas y de los recur­sos del país han pues­to en el orden del día el pro­ble­ma del poder popu­lar más a la izquier­da que los gobier­nos pro­gre­sis­tas actua­les Yas­ser Gómez: El mar­xis­mo tene­mos que india­ni­zar­lo. Entre­vis­ta a Feli­pe Quis­pe «El Mall­ku», http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 5 de sep­tiem­bre de 2009..

Hemos res­pon­di­do a cada una de las gene­ra­li­da­des de Hollo­way con su corres­pon­dien­te crí­ti­ca con­cre­ta, basa­da en expe­rien­cias socia­les pre­ci­sas, que han cos­ta­do sufri­mien­tos y san­gre, y que moti­van refle­xio­nes teó­ri­cas muy ricas y deci­si­vas. No es éste el sitio para exten­der­nos en esta cues­tión por­que nece­si­ta­ría­mos varias pági­nas más, pues some­ter a crí­ti­ca una abs­trac­ción exi­ge, en pri­mer lugar, sen­tar las bases his­tó­ri­cas de las que se par­te, con­tras­ta­das y con­tras­ta­bles, para no dege­ne­rar en el mis­mo bizan­ti­nis­mo meta­fí­si­co de Hollo­way y, des­pués, mos­trar que todas ellas nos con­du­cen al pro­ble­ma del Esta­do, de las vio­len­cias y del terro­ris­mo como arma últi­ma del poder bur­gués tan­to en las cues­tio­nes plan­tea­das por Hollo­way como en todas las res­tan­tes. A. Borón ha des­mon­ta­do de mane­ra bri­llan­te el idea­lis­mo sub­ya­cen­te en la tesis de Hollo­way y de otros auto­res de lo que él defi­ne como un «extra­vío teó­ri­co-polí­ti­co» en un momen­to en el que el capi­ta­lis­mo está intere­sa­do en ocul­tar el papel cri­mi­nal de su Esta­do mien­tras que, a la vez, lo refuer­za y expan­de en sus fuer­zas arma­das y sus pre­sio­nes eco­nó­mi­cas por todo el pla­ne­ta. La crí­ti­ca de Borón a Hollo­way es radi­cal no sólo en el fon­do sino tam­bién en la for­ma, por­que sos­tie­ne que el plan­tea­mien­to de Hollo­way no es utó­pi­co, sino qui­jo­tes­co o qui­mé­ri­co, algo total­men­te opues­to a la uto­pía Ati­lio Borón: «Poder, “con­tra­po­der” y “anti­po­der”», en Con­tra y más allá del capi­tal, J. Hollo­way, Edit. Mile­nio Libre, Cara­cas 2006, p. 156.. Por su par­te, G. Almey­ra, en su crí­ti­ca a Hollo­way, repro­chán­do­le que des­co­no­ce lo que suce­de en Argen­ti­na, en Chia­pas, y en otros luga­res, pone el dedo en la lla­ga: «Pero la polí­ti­ca tie­ne a su favor que el capi­tal, para rea­li­zar­se, nece­si­ta tam­bién hacer polí­ti­ca, nece­si­ta terri­to­rio, nece­si­ta el Esta­do (las leyes favo­ra­bles, los jue­ces corrup­tos, los poli­cías repre­si­vos, etcé­te­ra.)» Gui­ller­mo Almey­ra: El difi­cul­to­so no-asal­to al no-cie­lo, op. cit., p. 174.. Y por no repe­tir­nos, D. Ben­saïd, en el mis­mo volu­men y tras repa­sar muchas expe­rien­cias his­tó­ri­cas inclui­da la zapa­tis­ta, dice que «Hollo­way ali­men­ta ilu­sio­nes peli­gro­sas» Daniel Ben­saïd: ¿La revo­lu­ción sin tomar el poder?, op. cit., p. 193..

Con todo, una de las crí­ti­cas más demo­le­do­ras a las peli­gro­sas ilu­sio­nes qui­jo­tes­cas de Hollo­way, la encon­tra­mos en las decla­ra­cio­nes de un mili­tar argen­tino reti­ra­do que sí cono­ce des­de den­tro cómo es el apa­ra­to esta­tal en su núcleo duro, en esos jue­ces corrup­tos, en esa poli­cía repre­so­ra, en esas leyes que siem­pre favo­re­cen al capi­tal y en ese ejér­ci­to for­ma­do para el gol­pe mili­tar. H. Balles­ter dijo en 2001 que las fuer­zas arma­das argen­ti­nas tenían «sólo misio­nes repre­si­vas» con­tra quie­nes recha­zan el neo­li­be­ra­lis­mo, con­tra las rebe­lio­nes cam­pe­si­nas y con­tra los pue­blos del mun­do que recha­zan el orden impe­ria­lis­ta. Sigue expli­can­do cómo a par­tir de 1930 el ejér­ci­to se dis­tan­cia cada vez más del pue­blo y tras enu­me­rar una ener­van­te lis­ta de gol­pes mili­ta­res que «van aumen­tan­do en fre­cuen­cia y viru­len­cia», has­ta lle­gar al de 1976–1983 con­clu­ye: «Deja­ron así de ser las Fuer­zas Arma­das nacio­na­les para con­ver­tir­se en las fuer­zas de la repre­sión de regí­me­nes repu­dia­dos por la mayo­ría de la pobla­ción, ya que no sir­ven a intere­ses argen­ti­nos sino forá­neos, así como de los ser­vi­do­res ver­nácu­los que van sobre­vi­vien­do a todos los cam­bios de gobierno, sean dic­ta­du­ras mili­ta­res o demo­cra­cias de baja inten­si­dad» Hora­cio Balles­ter: «El poder mili­tar», en El poder en la socie­dad pos­mo­der­na, Pro­me­teo, Bue­nos Aires 2001, pp. 128–129.. Una de las cosas bue­nas de estas pala­bras es que están dichas en un deba­te sobre la socie­dad post­mo­der­na, pre­sen­tan­do una visión de lar­go alcan­ce, una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca cohe­ren­te que cri­ti­ca el mito de la des­apa­ri­ción del poder de cla­se y su difu­mi­na­ción entre la socie­dad.

Hemos ini­cia­do este capí­tu­lo sobre el Esta­do como el engar­ce entre la vio­len­cia y la civi­li­za­ción del capi­tal, como el cen­tro que diri­ge el terro­ris­mo que garan­ti­za la pro­pie­dad pri­va­da en los momen­tos crí­ti­cos, y lo hemos con­clui­do vien­do la incon­sis­ten­cia de las tesis que ase­gu­ran que el Esta­do ha deja­do de exis­tir, o ya no es impor­tan­te, pre­ci­sa­men­te cuan­do el capi­tal cul­mi­na la fusión entre mili­ta­ris­mo y Esta­do. Pero debe­mos ser más pre­ci­sos en nues­tro aná­li­sis una vez que nos hemos libe­ra­do de los tópi­cos refor­mis­tas.

Terrorismo e ideología burguesa

Las ciencias de terror aplicado

Mien­tras que la mili­ta­ri­za­ción capi­ta­lis­ta era inse­pa­ra­ble del for­ta­le­ci­mien­to del Esta­do bur­gués, mien­tras que la lis­ta de gol­pes mili­ta­res y de Esta­do se acre­cen­ta­ba des­de fina­les de la gue­rra mun­dial, en 1945, mien­tras que las olea­das repre­si­vas «sua­ves» o «duras» se suce­dían en los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos para derro­tar la olea­da pre­rre­vo­lu­cio­na­ria ini­cia­da a fina­les de los años sesen­ta, y, por no exten­der­nos, mien­tras que los Esta­dos mul­ti­pli­ca­ban sus inter­ven­cio­nes eco­nó­mi­cas en los ochen­ta para impo­ner la «sali­da neo­li­be­ral», por el lado de la cas­ta inte­lec­tual y aca­dé­mi­ca se pro­ce­día jus­to en la direc­ción con­tra­ria: negar­lo todo, o lo esen­cial, como hemos vis­to en el caso de Fou­cault y otros. Lo peor de este retro­ce­so o hui­da es que se ha dado no sola­men­te en el momen­to de mayor ofen­si­va impe­ria­lis­ta a esca­la mun­dial des­de el esta­lli­do de la gue­rra de 1939–1945, con las espe­luz­nan­tes expe­rien­cias prác­ti­cas amon­to­na­das des­de enton­ces, sino tam­bién en un momen­to en el que la teo­ría revo­lu­cio­na­ria abier­ta o encu­bier­ta esta­ba apor­tan­do bri­llan­tes ideas al res­pec­to, sobre el insus­ti­tui­ble papel del Esta­do para la con­ti­nui­dad del capi­ta­lis­mo.

Empe­za­mos recu­rrien­do a una obra colec­ti­va sobre las rela­cio­nes entre eco­no­mía, polí­ti­ca y mili­ta­ris­mo en Esta­dos Uni­dos entre 1945 y 1985, con una crí­ti­ca total­men­te pre­mo­ni­to­ria de los efec­tos a lar­go pla­zo de la polí­ti­ca ini­cia­da por la admi­nis­tra­ción Reagan, con­sis­ten­te en reac­ti­var al máxi­mo la doc­tri­na Mon­roe, en masi­fi­car la polí­ti­ca del mie­do interno en Esta­dos Uni­dos a un enemi­go impla­ca­ble y en pasar a la ofen­si­va en la lucha mun­dial con­tra el comu­nis­mo M. A. Cabre­ra, P. Cal­de­rón y M. P. Col­che­ro: EEUU 1945–1985 Eco­no­mía Polí­ti­ca y mili­ta­ri­za­ción de la Eco­no­mía, Iepa­la, Madrid 1985, p. 337.. Para com­pren­der en su jus­to alcan­ce las impli­ca­cio­nes de estas pala­bras tene­mos el ejem­plo de la tris­te­men­te Escue­la de las Amé­ri­cas crea­da en 1946, tras­la­da­da de lugar en 1984, cuan­do fue saca­da de Pana­má, cam­bián­do­le el nom­bre en 2001 tras cono­cer­se muchos datos sobre su res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta en gol­pes de Esta­do, en dece­nas de miles de des­apa­ri­cio­nes y ase­si­na­tos, en incon­ta­bles deten­cio­nes y tor­tu­ras, en cam­pa­ñas de gue­rra psi­co­ló­gi­ca y de vio­len­cia reac­cio­na­ria de toda índo­le, y en muchas otras accio­nes terro­ris­tas. Se cal­cu­lan que ha for­ma­do en las suce­si­vas doc­tri­nas de con­tra­in­sur­gen­cia a más de 60.000 mili­ta­res, poli­cías y agen­tes de nada menos que vein­ti­trés paí­ses. Lo que nos intere­sa de este ejem­plo, que no es el úni­co, es la tri­ple lec­ción con­sis­ten­te en, pri­me­ro, que apli­ca­ba el pen­sa­mien­to ela­bo­ra­do por inves­ti­ga­do­res siem­pre rela­cio­na­dos con el Esta­do y sus fuer­zas arma­das; segun­do, tenía una direc­ta rela­ción con las indus­trias polí­ti­co-mediá­ti­cas de ésos y otros paí­ses y, ter­ce­ro, res­pon­día a una visión mun­dial del impe­ria­lis­mo yan­qui, no sólo a una visión estric­ta­men­te lati­noa­me­ri­ca­na. Pero al final del aná­li­sis minu­cio­so de todas las varian­tes, dife­ren­cias y mati­ces que apa­re­cen en la super­fi­cie de las prác­ti­cas geo­es­tra­té­gi­cas del impe­ria­lis­mo, en nues­tro caso del nor­te­ame­ri­cano ejem­pla­ri­za­do en la Escue­la de las Amé­ri­cas, lo que des­cu­bri­mos no es otra cosa que «como resul­ta des­ca­ra­da­men­te paten­te, una vez más, éste es el ver­da­de­ro sen­ti­do de los con­cep­tos geo­es­tra­té­gi­cos: siem­pre tie­nen una fina­li­dad prin­ci­pal socio­eco­nó­mi­ca y sólo secun­da­ria­men­te mili­tar, polí­ti­ca o ideo­ló­gi­ca» M. A. Cabre­ra, P. Cal­de­rón y M. P. Col­che­ro: EEUU 1945–1985 Eco­no­mía Polí­ti­ca y mili­ta­ri­za­ción de la eco­no­mía, op. cit., p. 366..

Este tex­to abar­ca una épo­ca en la que el impe­ria­lis­mo man­tu­vo gran­des gue­rras en defen­sa de sus intere­ses pero tam­bién desa­rro­lló nue­vos méto­dos de domi­na­ción indi­rec­ta median­te el poder de pene­tra­ción de las gran­des empre­sas mono­po­lís­ti­cas. No vamos a exten­der­nos aquí en las carac­te­rís­ti­cas de los con­glo­me­ra­dos trans­na­cio­na­les que, sin ape­nas recu­rrir a la vio­len­cia, inva­dían eco­nó­mi­ca­men­te a los paí­ses débi­les, empo­bre­cién­do­los toda­vía más. Duran­te la déca­da de 1960 el poder efec­ti­vo de los mono­po­lios era ya incues­tio­na­ble, y su fal­ta de escrú­pu­los gene­ra­ba cada vez más preo­cu­pa­cio­nes en los paí­ses en los que se asen­ta­ban las trans­na­cio­na­les. En una bri­llan­te sín­te­sis, J. Cam­bre pre­sen­tó una «lis­ta de seis temo­res de los paí­ses fren­te al poder impa­ra­ble de los mono­po­lios:

  1. Temor de que la com­pa­ñía mul­ti­na­cio­nal toma­rá mucho y deja­rá poco.
  2. Temor de que […] aplas­ta­rá la com­pe­ten­cia en el país pene­tra­do y alcan­za­rá rápi­da­men­te una domi­na­ción mono­po­lís­ti­ca del mer­ca­do y tal vez del con­jun­to de la eco­no­mía nacio­nal.
  3. Temor del país pene­tra­do de hacer­se depen­dien­te de las fuen­tes extran­je­ras en lo que res­pec­ta a la tec­no­lo­gía moder­na.
  4. Temor de que las sub­si­dia­rias de las com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les se usen como un ins­tru­men­to de polí­ti­ca exte­rior del gobierno del país en el que está radi­ca­da la com­pa­ñía matriz.
  5. Temor de que los mejo­res empleos se otor­ga­rán a los ciu­da­da­nos del país ori­gi­na­rio de la empre­sa mul­ti­na­cio­nal y no a los ciu­da­da­nos de la nación pene­tra­da.
  6. Temor de que la com­pa­ñía matriz adop­te deci­sio­nes en fla­gran­te des­con­si­de­ra­ción […] de la eco­no­mía nacio­nal del país pene­tra­do…
  7. Eso pue­de ocu­rrir sim­ple­men­te si una empre­sa sub­si­dia­ria orien­ta­da hacia la expor­ta­ción reci­be órde­nes de la casa matriz de que cese de expor­tar a deter­mi­na­do mer­ca­do extran­je­ro debi­do a pre­sio­nes polí­ti­cas del gobierno del país ori­gi­na­rio» J. Cam­bre: Nue­vo poder del capi­ta­lis­mo, ZYX, Madrid 1972, pp. 97–98..

Como se apre­cia, estos temo­res sur­gían de las entra­ñas mis­mas de los pue­blos ante, pri­me­ro, el poder de saqueo de las mul­ti­na­cio­na­les; segun­do, ante su con­trol interno cre­cien­te de los pue­blos pene­tra­dos, y, ter­ce­ro y espe­cial­men­te, ante su pér­di­da de inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca de fac­to, que no de su inde­pen­den­cia for­mal y apa­ren­te, sino de su deci­si­va inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, supe­ra­da por el poder de las trans­na­cio­na­les. Lógi­ca­men­te, la nece­si­dad de ase­gu­rar esta inde­pen­den­cia real cre­ció en res­pues­ta a dichos temo­res, pero a la vez y en sen­ti­do opues­to, tam­bién cre­ció la deter­mi­na­ción de las mul­ti­na­cio­na­les y de sus Esta­do-cuna, del impe­ria­lis­mo en suma, por aplas­tar de cual­quier modo tales resis­ten­cias. Es en este con­tex­to mun­dial de pola­ri­za­ción entre los pue­blos y el impe­ria­lis­mo en don­de tene­mos que ubi­car el ascen­so del mili­ta­ris­mo capi­ta­lis­ta en estos años.

Pero sin duda fue G. Menahem quien más «acer­tó» en la natu­ra­le­za de la mili­ta­ri­za­ción y en su ten­den­cia expan­si­va en todos los sen­ti­dos, espe­cial­men­te en lo que con­cier­ne a la deter­mi­na­ción de la cien­cia y del cono­ci­mien­to por los intere­ses mili­ta­res. Al final de su actual e impre­sio­nan­te tex­to, pese a los años trans­cu­rri­dos, el autor ana­li­za «el con­trol de las masas en vías de insu­rrec­ción y las téc­ni­cas de la “repre­sión sua­ve”» cons­ta­tan­do los «gigan­tes­cos esfuer­zos para sofo­car los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal en todo el mun­do» Geor­ge Menahem: La cien­cia y la ins­ti­tu­ción mili­tar, Ica­ria, Bar­ce­lo­na 1977, p. 258. rea­li­za­do por Esta­dos Uni­dos en la segun­da mitad de los años seten­ta del siglo XX. Sos­tie­ne que a comien­zos de los años sesen­ta Esta­dos Uni­dos era cons­cien­te de que el orden mun­dial e interno sufría una cri­sis preo­cu­pan­te, por lo que deci­dió «recu­rrir una vez más a su valio­sa alia­da, la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y téc­ni­ca» que, entre otras muchas medi­das, tomó la de fichar en los nue­vos orde­na­do­res las carac­te­rís­ti­cas de cada uno de los hom­bres mayo­res de 14 años de la pobla­ción del Sur del Viet­nam, ade­más de otras medi­das de con­trol y pre­ven­ción anti insu­rrec­cio­nal Geor­ge Menahem: La cien­cia y la ins­ti­tu­ción mili­tar, op. cit., p. 260.. Sigue mos­tran­do cómo en 1973 la OTAN empe­zó a inves­ti­gar los aspec­tos psi­co­so­má­ti­co, psi­co­diag­nós­ti­co y tera­péu­ti­co de la agre­si­vi­dad huma­na, ayu­da­da por espe­cia­lis­tas de la Ale­ma­nia Fede­ral, con avan­ces en el uso del méto­do de la pri­va­ción sen­so­rial, del ais­la­mien­to total impues­to a los pri­sio­ne­ros, así como de la «cáma­ra inso­no­ri­za­da» en la que se daban a los pri­sio­ne­ros pro­duc­tos quí­mi­co-far­ma­céu­ti­cos. Se inves­ti­gó tam­bién sobre las pri­me­ras posi­bi­li­da­des de mani­pu­lar gené­ti­ca­men­te a las pobla­cio­nes y aun­que se decía que aque­llo era cien­cia-fic­ción, el autor sos­tie­ne que «la pro­duc­ción de armas étni­cas que ata­ca­rían selec­ti­va­men­te a cier­tas pobla­cio­nes con carac­te­rís­ti­cas gené­ti­cas espe­cia­les y sólo a esas pobla­cio­nes, pare­ce, por el con­tra­rio, per­te­ne­cer por com­ple­to a la reali­dad pre­sen­te» Geor­ge Menahem: La cien­cia y la ins­ti­tu­ción mili­tar, op. cit., pp. 262–263..

Menahem infor­ma que dece­nas de miles de poli­cías y mili­ta­res de todo el «mun­do libre» fue­ron entre­na­dos en estas nove­da­des a la vez que apor­ta­ban sus expe­rien­cias prác­ti­cas. Espe­cial impor­tan­cia adquie­re su crí­ti­ca al com­por­ta­mien­to repre­si­vo del «refor­mis­mo del par­ti­do socia­lis­ta fran­cés», y hablan­do sobre la «repre­sión sua­ve» sos­tie­ne que es tími­da «en com­pa­ra­ción con aque­llos pro­ce­di­mien­tos futu­ros que pro­me­ten los estu­dios del psi­quis­mo y de los com­pues­tos psi­có­tro­pos […] La pri­va­ción sen­so­rial es refor­za­da por un “rui­do blan­co” con­ti­nuo que sofo­ca todos los demás rui­dos pro­du­ci­dos por el pri­sio­ne­ro en su cel­da, con el obje­to de debi­li­tar su resis­ten­cia psí­qui­ca a los inte­rro­ga­to­rios». Pero, tras reco­no­cer que toda­vía, a media­dos de los años seten­ta, tales méto­dos eran apli­ca­dos en peque­ñas dosis, no duda en sos­te­ner que su apli­ca­ción a gran esca­la depen­de­rá de si se agu­di­za o no la lucha de cla­ses Geor­ge Menahem: La cien­cia y la ins­ti­tu­ción mili­tar, op. cit., p. 268..

Por últi­mo, para lo que aquí nos intere­sa, el autor da cuen­ta de la evo­lu­ción has­ta ese momen­to de tres con­tra­dic­cio­nes en la vio­len­cia, y avan­za otras tres hipó­te­sis sobre su evo­lu­ción pre­vi­si­ble: la pri­me­ra es que des­de 1789 los con­flic­tos entre las gran­des poten­cias han adqui­ri­do la for­ma de gue­rra total, pero todo indi­ca que la tec­ni­fi­ca­ción cien­tí­fi­ca de la gue­rra está aca­ban­do con la soli­da­ri­dad y la dis­ci­pli­na al esti­lo anti­guo impo­nién­do­se la aplas­tan­te supe­rio­ri­dad de la moder­na téc­ni­ca de la gue­rra cien­tí­fi­ca; la segun­da es que en las gue­rras con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias, en las gue­rras con­tra las luchas de libe­ra­ción nacio­nal tam­bién se impo­ne la alta tec­no­lo­gía des­ti­na­da a aplas­tar y des­truir a los pue­blos rebel­des, mien­tras que la anti­gua «valen­tía colo­nial» es suplan­ta­da por «un dilu­vio de fue­go y de muer­te auto­ma­ti­za­do»; y la ter­ce­ra es que la repre­sión de las luchas revo­lu­cio­na­rias en las metró­po­lis impe­ria­lis­tas tam­bién se está moder­ni­zan­do y tec­ni­fi­can­do con rapi­dez en todos los sen­ti­dos, espe­cial­men­te con la ayu­da de la elec­tró­ni­ca, y lo que es más impor­tan­te, en las metró­po­lis se tien­de a uti­li­zar los méto­dos de «inves­ti­ga­ción y ani­qui­la­mien­to» o de «des­truc­ción y paci­fi­ca­ción» expe­ri­men­ta­dos en la sofo­ca­ción de las gue­rras de libe­ra­ción nacio­nal Geor­ge Menahem: La cien­cia y la ins­ti­tu­ción mili­tar, op. cit., pp. 269–270..

Un ter­cio de siglo más tar­de, las tres hipó­te­sis sobre los desa­rro­llos ten­den­cia­les fuer­tes han sido con­fir­man­das inequí­vo­ca­men­te tan­to por la evo­lu­ción del capi­ta­lis­mo como por otros estu­dios que han apor­ta­do nue­vos datos. Por ejem­plo, G. Pic­co­li ha recor­da­do que ya en 1954 el pre­si­den­te Eisen­ho­wer había cons­ti­tui­do una comi­sión para estu­diar for­mas de gue­rra que más tar­de se deno­mi­na­rían de «con­tra­in­sur­gen­cia», para ata­car a los enemi­gos de Esta­dos Uni­dos con méto­dos no con­ven­cio­na­les, de gue­rra no decla­ra­da ofi­cial y legal­men­te, méto­dos en los que la pro­pa­gan­da y lo que aho­ra se defi­ne como «gue­rra psi­co­ló­gi­ca» ya esta­ban enun­cia­dos en su núcleo. Fue a par­tir de ese estu­dio que se avan­zó en la indus­tria del cine como arma de con­tra­in­sur­gen­cia, de modo que Holly­wood empe­zó años más tar­de a inun­dar el mun­do con las pelí­cu­las de Sta­llo­ne, Sch­warz­neg­ger y otros per­so­na­jes idén­ti­cos, de mane­ra que una inves­ti­ga­ción de la UNESCO de 1997 mos­tra­ba que 9 de cada 10 niños se iden­ti­fi­ca­ban con esos per­so­na­jes Gui­do Pic­co­li: El sis­te­ma del pája­ro. Colom­bia, labo­ra­to­rio de bar­ba­rie, Txa­la­par­ta, Tafa­lla 2004, pp. 226–227.. Más ade­lan­te, este inves­ti­ga­dor expli­ca cómo esa línea abier­ta en 1954, refor­za­da tras la humi­llan­te derro­ta impe­ria­lis­ta en Viet­nam, lle­vó a la crea­ción de «ejér­ci­tos pri­va­dos» ase­si­nos y cri­mi­na­les en gra­do extre­mo, sub­ven­cio­na­dos por los Esta­dos, que ope­ra­ban al mar­gen de la pro­pia ley bur­gue­sa. Gru­pos terro­ris­tas que no sola­men­te ase­si­na­ban en el Ter­cer Mun­do sino tam­bién en Esta­dos capi­ta­lis­tas «demo­crá­ti­cos» como la red Gla­dio en Ita­lia, o los GAL con­tra Eus­kal Herria Gui­do Pic­co­li: El sis­te­ma del pája­ro. Colom­bia, labo­ra­to­rio de bar­ba­rie, op. cit., pp. 229–231..

Por otra par­te, asis­ti­mos a una sín­te­sis de las tres hipó­te­sis avan­za­das por Menahem, para ser apli­ca­da en la lucha con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria en los enor­mes, den­sos, enre­ve­sa­dos y has­ta caó­ti­cos espa­cios urba­nos en los que las gran­des zonas indus­tria­les se entre­mez­clan con las vías de trans­por­te, con barria­das popu­la­res y empo­bre­ci­dos, con zonas de alma­ce­na­mien­to de toda serie de pro­duc­tos y mer­can­cías, con islo­tes bur­gue­ses aco­ra­za­dos y pro­te­gi­dos por tro­pas pri­va­das, con aero­puer­tos cada vez más cer­ca­nos a estas gigan­tes­cas conur­ba­cio­nes y con ins­ta­la­cio­nes por­tua­rias sitas en su mis­mo cen­tro geo­grá­fi­co.

L. Phi­lip­pe ha estu­dia­do las nue­vas estra­te­gias mili­ta­res impe­ria­lis­tas Ley­ma­rie Phi­lip­pe: Hacia la codi­fi­ca­ción de una doc­tri­na. Los ejér­ci­tos se pre­pa­ran para el com­ba­te urbano, http://​www​.rcci​.net/​g​l​o​b​a​l​i​z​a​c​ion, mayo de 2009. ante estas nue­vas reali­da­des. Los mili­ta­res saben que los medios urba­nos des­tro­za­dos por la gue­rra y los bom­bar­deos masi­vos son espe­cial­men­te aptos para la gue­rra irre­gu­lar urba­na, en don­de la moder­na tec­no­lo­gía blin­da­da y el con­trol aéreo masi­vo pier­den mucha de su efec­ti­vi­dad. Y lo más gra­ve para el impe­ria­lis­mo es que la mitad de la pobla­ción mun­dial vive ya en estas gigan­tes­cas conur­ba­cio­nes cada día más difí­ci­les de con­tro­lar. Estas recien­tes mejo­ras repre­si­vas ahon­dan en las refle­xio­nes sobre el mis­mo pro­ble­ma que ya se hacían con ante­rio­ri­dad y que engar­zan direc­ta­men­te con los aná­li­sis de Menahem de hace un ter­cio de siglo. Aquí debe­mos recor­dar con espe­cial inte­rés el acier­to que tuvo la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta cuan­do repar­tió masi­va­men­te el libro sobre la insu­rrec­ción arma­da, arri­ba cita­do, sobre todo las pági­nas dedi­ca­das a la lucha en las calles de las gran­des ciu­da­des A. Neu­berg: La insu­rrec­ción arma­da, op. cit., pp. 231–265., que adquie­ren cada día más impor­tan­cia por la ten­den­cia obje­ti­va a la urba­ni­za­ción del mun­do Infor­me de World Wacht Ins­ti­tu­te, en http://​www​.gara​.net, 2 de mayo de 2007., por el cre­ci­mien­to de las conur­ba­cio­nes masi­vas en las que las enor­mes barria­das empo­bre­ci­das rodean a los peque­ños núcleos aco­ra­za­dos en los que se refu­gia la gran bur­gue­sía mos­tran­do la reali­dad del poder capi­ta­lis­ta Aksel Álva­rez: La con­fi­gu­ra­ción del terri­to­rio: Expre­sión del poder, http://​www​.apo​rrea​.org, 24 de noviem­bre de 2007., y por­que en estas luchas la cla­se domi­nan­te apli­ca bue­na par­te de sus más recien­tes inno­va­cio­nes repre­si­vas y pla­nes estra­té­gi­cos, como ha demos­tra­do D. Har­vey en su inves­ti­ga­ción sobre Nue­va York David Hat­vey: Bre­ve his­to­ria del neo­li­be­ra­lis­mo, Akal, Madrid 2007, p. 53 y ss. o en gene­ral sobre todos los espa­cios urba­nos empo­bre­ci­dos y en los subur­bios míse­ros Mike Davis: Los subur­bios de las ciu­da­des del ter­cer mun­do son el nue­vo esce­na­rio geo­po­lí­ti­co deci­si­vo, http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 10 de mar­zo de 2007., con el agra­van­te de que aho­ra las fuer­zas impe­ria­lis­tas extien­den su estra­te­gia a los cen­tros urba­nos del capi­ta­lis­mo más desa­rro­lla­do, en don­de la pobre­za avan­za más y más, lle­van­do la «gue­rra con­tra los pobres» Raúl Zibe­chi: Gue­rra con­tra los pobres: la mili­ta­ri­za­ción de las peri­fe­rias urba­nas, http://​www​.lahai​ne​.org, 17 de febre­ro de 2008. a su pro­pio inte­rior.

Un tema que nos lle­va­ría mucho tiem­po ana­li­zar es el de los cam­bios pre­me­di­ta­dos intro­du­ci­dos por el poder en la geo­gra­fía urba­na para faci­li­tar la repre­sión. Des­de hace tiem­po se cono­ce la efec­ti­vi­dad con­tro­la­do­ra del deno­mi­na­do «orden ocul­to» en todo espa­cio urbano, que bus­ca más la fun­ción social impues­ta por el sis­te­ma que la feli­ci­dad y el libre desa­rro­llo del indi­vi­duo, o usan­do el ejem­plo del autor, el del ama de casa que ha de mal­vi­vir sin ale­gría ni liber­tad algu­na en el urba­nis­mo ofi­cial Emi­le Aillaud: Orden ocul­to, des­or­den apa­ren­te, Biblio­te­ca CIM, Madrid 1976, p. 158., en el urba­nis­mo idea­do por la cla­se domi­nan­te. El «orden ocul­to» actual es resul­ta­do de una lar­ga evo­lu­ción pre­via en la que la inter­ac­ción de con­cep­tos como geo­gra­fía, poder y modo de pro­duc­ción es deci­si­vo como se ha demos­tra­do Joan-Euge­ni Sán­chez: La geo­gra­fía y el espa­cio social del poder, Edit. Los Libros de la Fron­te­ra, Bar­ce­lo­na 1981, p. 211., de modo que las luchas socia­les y las estra­te­gias repre­si­vas de pla­ni­fi­ca­ción urba­na en el capi­ta­lis­mo lle­gan a fusio­nar­se en una sola. L. E. Zava­le­ta inves­ti­gó en 1998 la estra­te­gia de con­trol social den­tro de la gran arqui­tec­tu­ra pre­co­lom­bi­na en Perú Luis Enri­que Zava­le­ta Pare­des: Arqui­tec­tu­ra y con­trol social: los acce­sos en el cen­tro urbano de Hua­cas del sol y la luna, valle de Moche, http://​www​.arqueo​lo​gia​.depe​ru​.com, mos­tran­do la uni­dad de intere­ses de domi­na­ción social y de pla­ni­fi­ca­ción arqui­tec­tó­ni­ca y urba­na, que tie­ne cada vez más en cuen­ta los pro­ble­mas de con­trol y pre­ven­ción de las resis­ten­cias popu­la­res en cual­quie­ra de sus for­mas de acción, para lo que el poder intro­du­ce las más recien­tes tec­no­lo­gías. P. Viri­lio ha ana­li­za­do cómo la video­vi­gi­lan­cia omni­pre­sen­te que infec­ta nues­tras vidas está poten­cian­do la «dela­ción gene­ra­li­za­da» Paul Viri­lio: «Video­vi­gi­lan­cia y dela­ción gene­ra­li­za­da», en La post-tele­vi­sión, Ica­ria, Bar­ce­lo­na 2002, pp. 73–80..

En 2005 se publi­có un estu­dio sobre las resis­ten­cias y luchas a esca­la mun­dial al calor del aumen­to de la explo­ta­ción impe­ria­lis­ta. En el capí­tu­lo dedi­ca­do a la repre­sión de las pro­tes­tas socia­les se demos­tró el pro­ce­so de endu­re­ci­mien­to, en todos los sen­ti­dos, de las accio­nes puni­ti­vas que esta­ba tenien­do lugar en las «demo­cra­cias occi­den­ta­les» con­tra las movi­li­za­cio­nes socia­les. Con­for­me aca­ba­ba el siglo XX la repre­sión de los dere­chos demo­crá­ti­cos ha ido en aumen­to, sobre todo cuan­do ata­ñen a dere­chos de mani­fes­ta­ción, orga­ni­za­ción, expre­sión y otros. Uno de los argu­men­tos que el poder emplea para jus­ti­fi­car sus tro­pe­lías es el del fin de la polí­ti­ca en el sen­ti­do de acti­vi­dad públi­ca orga­ni­za­da fue­ra de los cau­ces estric­ta­men­te elec­to­ra­les. La ideo­lo­gía del fin de la polí­ti­ca Dona­te­lla della Por­ta y H. Reiter: «Las medi­das poli­cía­cas fren­te a las pro­tes­tas alter­mun­dia­lis­tas», en Glo­ba­li­za­ción de las resis­ten­cias, Ica­ria, Bar­ce­lo­na 2005, pp. 287–303., jalea­da por la dere­cha neo­li­be­ral, ha sido tam­bién acep­ta­da por la «izquier­da» que se limi­ta exclu­si­va­men­te a las cam­pa­ñas elec­to­ra­les habien­do desis­ti­do ya de cual­quier pre­sen­cia en los con­flic­tos, en las fábri­cas y en la calle, de modo que, a su ampa­ro, el poder repri­me con cre­cien­te faci­li­dad por­que adu­ce que toda acción no limi­ta­da al mar­co legal esta­ble­ci­do sale fue­ra de la ley. Esta ten­den­cia repre­si­va al alza es defi­ni­da por D. Ben­saïd como «esta­do de excep­ción corrien­te» pen­sa­do para res­pon­der con rapi­dez a esta­lli­dos socia­les como el de oto­ño de 2005 en las barria­das empo­bre­ci­das fran­ce­sas Daniel Ben­saïd: Elo­gio de la polí­ti­ca pro­fa­na, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 2009, p. 57 y ss., que el autor ana­li­za y a la que vol­ve­re­mos.

A la vez, las poli­cías recu­rren a arma­men­to espe­cia­li­za­do en el con­trol de masas Pablo Elor­duy: Cre­ce el uso de las armas des­ti­na­das al con­trol de masas, http://​www​.lahai​ne​.org, 6 de noviem­bre de 2008., como las pis­to­las y porras eléc­tri­cas, gases para­li­zan­tes, caño­nes de agua con colo­ran­tes, entre otros, inclui­das las nue­vas armas sóni­cas toda­vía en expe­ri­men­ta­ción y que han sido uti­li­za­das por la dic­ta­du­ra hon­du­re­ña y por la poli­cía nor­te­ame­ri­ca­na con­tra los mani­fes­tan­tes que pro­tes­ta­ban con­tra la reunión del G-20 en Pit­ts­burg Eva Golin­ger: La Gue­rra Sóni­ca de Washin­tong, http://​www​.rebe​lion​.org, 30 de sep­tiem­bre de 2009.. Éstas y otras armas que están en perío­do de prue­ba están idea­das para repri­mir las «nue­vas» for­mas de pro­tes­tas que van cre­cien­do en las gran­des conur­ba­cio­nes del pla­ne­ta. Por ejem­plo, la que­ma de coches lujo que apar­can en los barrios pobres y alter­na­ti­vos, coches de per­so­nas que empie­zan a resi­dir en esos barrios ace­le­ran­do el pro­ce­so de expul­sión del pue­blo y de trans­for­ma­ción de los barrios popu­la­res en zonas bur­gue­sas resi­den­cia­les, pro­ce­so de expul­sión de las masas tra­ba­ja­do­ras y de abur­gue­sa­mien­to que se deno­mi­na gen­tri­fi­ca­ción Tages­zei­tung: ¿Es la que­ma de auto­mó­vi­les de lujo una acción polí­ti­ca?, http://​www​.rebe​lion​.org, 19 de sep­tiem­bre de 2009.. Por su par­te, D. Har­vey expli­ca así qué es la gen­tri­fi­ca­ción: «expul­sión de la pobla­ción de un barrio dete­rio­ra­do para aumen­tar el pre­cio de las vivien­das, que obli­gan a las cla­ses popu­la­res a des­pla­zar­se» C. Prieto-D.Harvey: Esto no es el final del mode­lo neo­li­be­ral sino una inten­si­fi­ca­ción del mis­mo, http://​www​.lahai​ne​.org, 16 de octu­bre de 2008.. Los cam­bios urba­nos en detri­men­to de las cla­ses opri­mi­das, el aumen­to de la explo­ta­ción y el des­cen­so de los sala­rios, el aumen­to de la repre­sión y de las vigi­lan­cias, etcé­te­ra, ter­mi­nan gene­ran­do más pro­tes­tas.

No hay duda de que los gigan­tes­cos espa­cios urba­nos empo­bre­ci­dos y sobre­ex­plo­ta­dos son ya una de las mayo­res inquie­tu­des de las fuer­zas repre­si­vas capi­ta­lis­tas. B. Lima Rocha ha estu­dia­do la explo­si­va situa­ción de la «gue­rra urba­na» en Río de Janei­ro Bruno Lima Rocha: El capi­ta­lis­mo sal­va­je y la gue­rra urba­na en Río de Janei­ro, http://www.enlacesocialista.org.mex, 16 de noviem­bre de 2009., mos­tran­do cómo inter­ac­túan las fuer­zas poli­cia­les y mili­ta­res, las ban­das para­po­li­cia­les, las ban­das de las dro­gas, bajo la indi­fe­ren­cia cal­cu­la­da del poder esta­tal, en medio de una reali­dad de pobre­za y mise­ria en la que la delin­cuen­cia apa­re­ce como una de las for­mas más rápi­das de obten­ción de recur­sos bási­cos. En esta gue­rra urba­na coti­dia­na el poder esta­tal no duda en recu­rrir, cuan­do quie­re, a las mejo­res armas de alta tec­no­lo­gía a la vez que a las tác­ti­cas más sinies­tras y oscu­ras de pro­vo­ca­ción, espio­na­je y gue­rra sucia, en un con­tex­to bru­tal deter­mi­na­do por el capi­ta­lis­mo sal­va­je. La dere­cha y las fuer­zas reac­cio­na­rias, que son las cau­san­tes de esta reali­dad, la mani­pu­lan para gene­rar mie­do y terror entre la pobla­ción sin con­cien­cia crí­ti­ca con la pro­pa­gan­da de la «inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na». En Vene­zue­la y espe­cial­men­te en Cara­cas pero tam­bién en otras gran­des urbes, como indi­ca M. Gua­glia­no­ne Miguel Gua­glia­no­ne: La vio­len­cia urba­na, http://​www​.apo​rrea​.org, 14 de diciem­bre de 2009., la reac­ción exa­ge­ra la reali­dad de la «vio­len­cia urba­na» para inten­tar debi­li­tar el pro­ce­so boli­va­riano.

En el Esta­do fran­cés van a fun­cio­nar los dro­nes, avio­nes tele­di­ri­gi­dos de obser­va­ción, para con­tro­lar las gran­des barria­das popu­la­res: «se tra­ta más de crear un cli­ma de des­con­fian­za hacia los habi­tan­tes de los subur­bios que de bus­car la reduc­ción de una vio­len­cia real. La metá­fo­ra es obvia: las ciu­da­des deben estar rodea­das de muros vir­tua­les bajo con­trol aéreo per­ma­nen­te. La sen­sa­ción de vivir en terri­to­rios ocu­pa­dos mili­tar­men­te, en una espe­cie de colo­ni­za­ción, ya está inte­rio­ri­za­da por nume­ro­sos jóve­nes pro­ce­den­tes de la inmi­gra­ción des­de las revuel­tas de noviem­bre de 2005 duran­te las cua­les se ins­tau­ró la ley de esta­do de emer­gen­cia, apli­ca­da por pri­me­ra vez des­de la gue­rra de Arge­lia. […] Esta lógi­ca de gue­rra colo­nial con­du­ce a tra­ge­dias como la de la muer­te de Chun­lan Zhang Liu, un chino sin pape­les que se arro­jó por una ven­ta­na el 21 de sep­tiem­bre de 2007 para huir de un con­trol de la poli­cía. Ante­rior­men­te, en dos meses, otros cua­tro extran­je­ros tam­bién se lan­za­ron por las ven­ta­nas, lo que demues­tra el mie­do que se ha apo­de­ra­do de los hoga­res de miles de fami­lias que no se atre­ven a salir, via­jar, ir al tra­ba­jo, acu­dir a la escue­la… un escar­nio de los dere­chos fun­da­men­ta­les» Noël Mamè­re: Los subur­bios fran­ce­ses bajo vigi­lan­cia tele­di­ri­gi­da, http://​www​.rebe​lion​.org, 26 de noviem­bre de 2008.. Sin exten­der­nos, pero para rese­ñar un dato muy ilus­tra­ti­vo sobre el avan­ce de la repre­sión lega­li­za­da, tene­mos las nue­vas leyes coer­ci­ti­vas imple­men­ta­das en Bél­gi­ca Jean-Clau­de Paye: Bél­gi­ca per­fec­cio­na su ley anti­te­rro­ris­ta, http://​www​.vien​to​sur​.info, 4 de julio de 2009., país teni­do por uno de los más «demó­cra­tas» de Euro­pa, que redu­ce los dere­chos inter­nos con la excu­sa de vigi­lar la acción polí­ti­ca de orga­ni­za­cio­nes prohi­bi­das en Tur­quía.

T. Burg­hardt ha inves­ti­ga­do los recien­tes desa­rro­llos mili­ta­res en neu­ro­cien­cia des­ti­na­dos a crear el «gue­rre­ro per­fec­to», el sol­da­do inven­ci­ble en el com­ba­te urbano, en esas abi­ga­rra­das exten­sio­nes de edi­fi­cios, fábri­cas, alma­ce­nes y carre­te­ras que inva­den la geo­gra­fía mun­dial. Deja cons­tan­cia de las deci­si­vas apor­ta­cio­nes rea­li­za­das por pres­ti­gio­sos psi­quia­tras y psi­có­lo­gos bien paga­dos por la CIA, sacan­do una vez más a la luz el papel de la psi­co­lo­gía en el refor­za­mien­to del capi­ta­lis­mo, tema al que vol­ve­re­mos al ana­li­zar los sui­ci­dios de la gen­te explo­ta­da para esca­par del terro­ris­mo empre­sa­rial, y aña­de:

«La Agen­cia de Pro­yec­tos de Inves­ti­ga­ción Avan­za­da de la Defen­sa [Esta­dos Uni­dos] (DARPA, siglas en inglés) que no se sien­te pre­ci­sa­men­te muy con­tur­ba­da por con­si­de­ra­cio­nes de carác­ter éti­co, ha esta­do explo­tan­do y sir­vién­do­se de los avan­ces de la tec­no­lo­gía pun­ta en neu­ro­cien­cia, orde­na­do­res y robó­ti­ca en su inten­to de cons­truir el “gue­rre­ro per­fec­to”. Los inves­ti­ga­do­res de la DARPA, al ajus­tar­se y apro­ve­char toda una serie de pro­yec­tos para su obje­ti­vo de “domi­nar” el “cam­po de bata­lla” urbano del sur glo­bal y de las ciu­da­des de la “patria”, están pasan­do cons­cien­te­men­te des­aper­ci­bi­dos» Tom Burg­hardt: Neu­ro­cien­cia, segu­ri­dad nacio­nal y gue­rra con­tra el terror, http://​www​.rebe​lion​.org, 7 de agos­to de 2008..

Uno de los obje­ti­vos de estos estu­dios es el de aumen­tar al máxi­mo la pre­ci­sión y exac­ti­tud no sólo del mate­rial sino de las tro­pas:

«Los estra­te­gas nor­te­ame­ri­ca­nos han desafia­do el con­cep­to de pre­ci­sión dimen­sio­nal com­ple­ta, a par­tir de la con­si­de­ra­ción de la vul­ne­ra­bi­li­dad de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses a las asi­me­trías y como for­ma de jus­ti­fi­car el desa­rro­llo de arma­men­tos más sofis­ti­ca­dos, de mayor pre­ci­sión físi­ca (al impac­tar los blan­cos) y psi­co­ló­gi­ca. La pre­ci­sión físi­ca se deri­va del per­fec­cio­na­mien­to de los sis­te­mas lla­ma­dos inte­li­gen­tes y de la habi­li­dad de ajus­tar o gra­duar los efec­tos de un arma­men­to par­ti­cu­lar. La pre­ci­sión psi­co­ló­gi­ca es más com­ple­ja, pues se tra­ta de con­se­guir que, en una ope­ra­ción mili­tar, el enemi­go y la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal ten­gan opi­nio­nes y con­duc­tas que se aven­gan a los intere­ses de los Esta­dos Uni­dos […] La psi­co­tec­no­lo­gía es la cien­cia que desa­rro­lla arma­men­tos no leta­les de alta pre­ci­sión psi­co­ló­gi­ca diri­gi­dos a mani­pu­lar el pen­sa­mien­to y la con­duc­ta del ser humano. En estos momen­tos, se está crean­do una tec­no­lo­gía que ofrez­ca la posi­bi­li­dad de alte­rar las per­cep­cio­nes de la audien­cia blan­ca median­te el incre­men­to del mie­do, de una total tran­qui­li­dad o de cual­quier reac­ción reque­ri­da para lograr sus obje­ti­vos» Emi­liano Lima y Mer­ce­des Car­do­so: La sico­tec­no­lo­gía y los sinies­tros labo­ra­to­rios del Pen­tá­gono para inter­ve­nir el cere­bro humano, http://​www​.lahai​ne​.org, 25 de noviem­bre de 2006..

La cien­cia del terror no se detie­ne con tales logros, sino que res­pon­dien­do a las nece­si­da­des del impe­ria­lis­mo, que pre­vé una agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles y un aumen­to de las resis­ten­cias mun­dia­les, está desa­rro­llan­do en los últi­mos tiem­pos diez inves­ti­ga­cio­nes repre­si­vas en las que los ejér­ci­tos van a tener un papel deci­si­vo, según infor­mes de pren­sa crí­ti­ca. De entre ellos que­re­mos des­ta­car, ade­más del uso cre­cien­te de toda serie de dro­gas y psi­co­fár­ma­cos, para­psi­co­lo­gía inclui­da, tam­bién la uti­li­za­ción de coba­yas huma­nas, y muy espe­cial­men­te la crea­ción del «sol­da­do per­fec­to», del «gue­rre­ro 24÷7», capaz de man­te­ner su capa­ci­dad de muer­te todas las horas del día duran­te los sie­te días de la sema­na gra­cias a píl­do­ras esti­mu­lan­tes cada vez más efi­cien­tes y com­pa­ti­bles con la com­ple­ja tec­no­lo­gía del arma­men­to actual http://​www​.rebe​lion​.org, 5 de sep­tiem­bre de 2009..

Éstos y otros pla­nes no se rea­li­zan ais­la­da­men­te sino que per­te­ne­cen a para­dig­mas, doc­tri­nas y sis­te­mas de con­tra­in­sur­gen­cia que los Esta­dos impe­ria­lis­tas van ela­bo­ran­do y reela­bo­ran­do perió­di­ca­men­te, tan­to a nivel gene­ral como a nivel con­cre­to, pla­nes glo­ba­les y pla­nes par­cia­les, siem­pre den­tro de una pers­pec­ti­va de lar­go pla­zo. Por lo común, y has­ta aho­ra, los res­tos de las vie­jas liber­ta­des bur­gue­sas que sobre­vi­ven mal que bien en Esta­dos Uni­dos están per­mi­tien­do que se conoz­can algu­nos de estos pla­nes, no todos. Retro­ce­dien­do cro­no­ló­gi­ca­men­te del pre­sen­te al pasa­do, vemos que el inves­ti­ga­dor cubano E. Acos­ta Matos ha publi­ca­do recien­te­men­te sus estu­dios sobre el manual Coun­trein­sur­gency, de diciem­bre de 2006, es el que rige ofi­cial­men­te la polí­ti­ca en este cam­po del Ejér­ci­to y el Cuer­po de Mari­nes de Esta­dos Uni­dos. A pesar de que pre­sen­ta algu­nas pági­nas cen­su­ra­das, la mayo­ría de sus 282 cuar­ti­llas pue­den ser con­sul­ta­das en inter­net. Se iden­ti­fi­ca por las siglas FM 3–24 y MCWP 3−33.5, sus­ti­tu­ye a otros manua­les seme­jan­tes de 1980 y de 2004, y está fir­ma­do por los gene­ra­les David H. Pea­treus y James F. Amos. En su «Intro­duc­ción» reco­no­ce que vie­ne a lle­nar «la bre­cha doc­tri­nal de los últi­mos vein­te años», por lo que ha de ser con­si­de­ra­do lo más actual y vigen­te del pen­sa­mien­to con­tra­in­sur­gen­te yan­qui. Acos­ta Matos resu­me así este docu­men­to:

«Algu­nas de sus defi­ni­cio­nes per­mi­ten enten­der mejor lo que ha ocu­rri­do en Hon­du­ras, pues faci­li­ta enten­der la men­ta­li­dad de los jefes mili­ta­res for­ma­dos en tales doc­tri­nas:

  • «En el ejér­ci­to y los mari­nes reco­no­cen que cada insur­gen­cia es con­tex­tual y pre­sen­ta desafíos par­ti­cu­la­res. Usted no pue­de com­ba­tir de la mis­ma mane­ra a los par­ti­da­rios de Sad­dam Hus­sein y a los extre­mis­tas islá­mi­cos, como com­ba­tió al Viet­cong o los Tupa­ma­ros.
  • Las insur­gen­cias, aún en nues­tros días, siguen sien­do gue­rras den­tro de un mis­mo pue­blo. Ellas uti­li­zan varian­tes de los están­da­res, pero coin­ci­den en for­mar par­te de un mis­mo plan revo­lu­cio­na­rio.
  • Con­du­cir ope­ra­cio­nes de con­tra­in­sur­gen­cia exi­to­sas requie­re de fuer­zas fle­xi­bles, guia­das por jefes ági­les, bien infor­ma­dos y cul­tu­ral­men­te astu­tos.
  • La insur­gen­cia es un movi­mien­to orga­ni­za­do que bus­ca derro­car a un gobierno cons­ti­tui­do median­te el uso de la sub­ver­sión y de con­flic­tos arma­dos. La con­tra­in­sur­gen­cia son accio­nes mili­ta­res, para­mi­li­ta­res, polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, psi­co­ló­gi­cas y cívi­cas toma­das para derro­tar a los insur­gen­tes. Ambas son caras de un mis­mo fenó­meno que ha sido lla­ma­do tam­bién “gue­rra revo­lu­cio­na­ria” o “gue­rra inter­na”.
  • El éxi­to dura­de­ro de las ope­ra­cio­nes con­tra­in­sur­gen­tes depen­de de que el pue­blo acep­te ser gober­na­do por el gobierno. Para ello el gobierno debe­rá eli­mi­nar tan­tas cau­sas de la insur­gen­cia como sea posi­ble. Eso inclu­ye eli­mi­nar a los extre­mis­tas cuyas creen­cias sean incom­pa­ti­bles con el gobierno”.
  • La res­pues­ta (con­tra­in­sur­gen­te) a una gue­rra inter­na no pue­de ser “lim­pia”; muchas de las reglas vigen­tes favo­re­cen a los insur­gen­tes.
  • La omni­pre­sen­cia de los nue­vos medios de comu­ni­ca­ción de alcan­ce glo­bal, afec­ta la con­duc­ción de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res como nun­ca antes… Entre­ne a los sol­da­dos y mari­nes para que con­si­de­ren esa audien­cia glo­bal, ellos debe­rán asu­mir que todo lo que hagan será publi­ca­do. Ayu­de a los repor­te­ros a narrar su his­to­ria y ellos le ayu­da­rán a dar una ima­gen mili­tar favo­ra­ble» Elía­des Acos­ta Matos: Gol­pes sua­ves y manua­les de con­tra­in­sur­gen­cia, http://​www​.rebe​lion​.org, 23 de agos­to de 2009..

Nydia Egremy resu­mía, muy poco antes, el manual titu­la­do Tác­ti­cas en con­tra­in­sur­gen­cia, dicien­do que:

«El manual de tác­ti­ca con­tra­in­sur­gen­te que des­cla­si­fi­có el Pen­tá­gono en abril pasa­do con­cen­tra la expe­rien­cia de déca­das de lucha a nivel glo­bal y la adap­ta a las ciu­da­des, futu­ro esce­na­rio de los con­flic­tos. El docu­men­to, que sir­ve de base para com­ba­tir gue­rri­llas de todo el mun­do, dic­ta que la con­tra­in­sur­gen­cia debe ser total: invo­lu­cra “todas las accio­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, mili­ta­res, para­mi­li­ta­res, psi­co­ló­gi­cas y cívi­cas que pue­dan ser toma­das por un gobierno para lograr su obje­ti­vo […] La urba­ni­za­ción, vis­ta como el desa­rro­llo de las zonas urba­nas, debi­do al cre­ci­mien­to pobla­cio­nal y a la migra­ción rural, avan­za a un rit­mo tal que en 2008 vivía en zonas urba­nas casi el 50 por cien­to de la pobla­ción mun­dial, con­tra lo que ocu­rría en 1950 cuan­do ape­nas vivía en ciu­da­des el 29 por cien­to de las per­so­nas. Esa ten­den­cia per­mi­te a los estra­te­gas esta­dou­ni­den­ses anti­ci­par que, para 2050, el 60 por cien­to de los habi­tan­tes del pla­ne­ta resi­di­rá en ciu­da­des, con lo que “exis­te un alto poten­cial” para que las futu­ras insur­gen­cias naz­can, se nutran y se com­ba­tan en zonas urba­nas» Nydia Egremy: Con­tra­in­sur­gen­cia para el siglo XXI, http://​www​.rebe​lion​.org, 1 de julio de 2009..

A mitad de 2008 se cono­ció un manual mili­tar esta­dou­ni­den­se que sin­te­ti­za­ba su doc­tri­na de gue­rra sucia, psi­co­ló­gi­ca, pro­pa­gan­dís­ti­ca y otros aspec­tos de la gue­rra sucia, prac­ti­ca­da en la déca­da de 1994 y 2004 en prác­ti­ca­men­te todo el mun­do. J. Assan­ge lo ha sin­te­ti­za­do así:

«Cómo entre­nar clan­des­ti­na­men­te a para­mi­li­ta­res, cen­su­rar la pren­sa, prohi­bir los sin­di­ca­tos, emplear terro­ris­tas, rea­li­zar alla­na­mien­tos sin man­da­to judi­cial, sus­pen­der los recur­sos de ampa­ro, ocul­tar las vio­la­cio­nes de la Con­ven­ción de Gine­bra y hacer que la pobla­ción lo ado­re» Julian Assan­ge: Manual mili­tar fil­tra­do de EE.UU, http://​www​.rebe​lion​.org, 24 de junio de 2008..

Pero de este docu­men­to nos intere­sa ade­más de su valor en sí, tam­bién el hecho de que abar­ca una déca­da deci­si­va, la que con­clu­ye poco des­pués del 11 de sep­tiem­bre de 2001.

Otros manua­les y pro­gra­mas mili­ta­res tan­to de Esta­dos Uni­dos como de dife­ren­tes poten­cias –recor­de­mos el Plan Zona Espa­cial Nor­te ela­bo­ra­do por el Esta­do espa­ñol entre fina­les de 1982 y comien­zos de 1983 por el gobierno del par­ti­do socia­lis­ta Anua­rio Egin 1983, Orain, Liza­rra 1984, pp. 106–126., así como la estre­cha cola­bo­ra­ción mutua entre los ser­vi­cios israe­líes del Mos­sad y la poli­cía espa­ño­la en esos años y pos­te­rior­men­te AA.VV.: Eus­ka­di eta aska­ta­su­na, Txa­la­par­ta, Tafa­lla 1994, tomo 6, p. 87.– insis­tían en el mis­mo obje­ti­vo y con las mis­mas estra­te­gias, aun­que con tác­ti­cas algo dife­ren­tes. W. Blum ha extrac­ta­do manua­les mili­ta­res y de la CIA des­de 1950 has­ta 1984. Vea­mos uno des­cla­si­fi­ca­do en 1997 y que en sus 1.440 pági­nas tra­ta sobre los méto­dos emplea­dos en rela­ción con el gol­pe de Esta­do en Gua­te­ma­la: «Téc­ni­ca del Salón de Reunio­nes: (Asesino)#1 entra en el salón rápi­da­men­te pero con cal­ma. #2 se para en la puer­ta de entra­da y abre fue­go sobre el pri­mer suje­to que reac­cio­na. Hace un giro a tra­vés del gru­po hacia el cen­tro del gru­po de gen­te. Tira varias ráfa­gas has­ta vaciar el car­ga­dor al final del giro. #1 vigi­la al gru­po para impe­dir reac­cio­nes indi­vi­dua­les peli­gro­sas; si es nece­sa­rio, dis­pa­ra ráfa­gas suel­tas de tres tiros. #2 ter­mi­na de dis­pa­rar. Da la orden de “cam­bio”. Sal­ta hacia atrás a tra­vés de la puer­ta. Sus­ti­tu­ye el car­ga­dor vacío. Cubre el corre­dor. #1 al reci­bir el coman­do “cam­bio” abre fue­go sobre el lado opues­to del obje­ti­vo. Tira una ráfa­ga giran­do a tra­vés del gru­po. Deja pro­pa­gan­da para impli­car a la opo­si­ción» William Blum: Esta­do villano, op. cit., p. 68..

Sería pro­li­jo incluir aquí todos los extrac­tos rea­li­za­dos por este autor, pese a que estre­me­cen por su bru­ta­li­dad fría y metó­di­ca­men­te dise­ña­da. Sí debe­mos rese­ñar uno que con­ca­te­na direc­ta­men­te con la lar­ga expe­rien­cia de los pode­res domi­nan­tes apren­di­da median­te el recur­so de cri­mi­na­les y soció­pa­tas para mejo­rar sus tro­pe­lías terro­ris­tas. El 17 de octu­bre de 1984 el dia­rio New York Times publi­ca un manual titu­la­do Ope­ra­cio­nes Psi­co­ló­gi­cas en la Gue­rra de Gue­rri­lla en el que, entre otras cosas se dice: «Si es posi­ble, debe emplear­se a cri­mi­na­les pro­fe­sio­na­les para rea­li­zar tareas espe­cí­fi­cas selec­cio­na­das» William Blum: Esta­do villano, op. cit., p. 72.. No es la pri­me­ra vez que Esta­dos Uni­dos recu­rre a cri­mi­na­les para luchar con­tra la eman­ci­pa­ción huma­na. Son sobra­da­men­te cono­ci­das las nego­cia­cio­nes y acuer­dos man­te­ni­dos entre la mafia y el gobierno nor­te­ame­ri­cano para que los cri­mi­na­les mafio­sos ita­lia­nos ayu­da­ran a los ejér­ci­tos nor­te­ame­ri­ca­nos a debi­li­tar la reta­guar­dia enemi­ga en Sici­lia y en la penín­su­la ita­lia­na a cam­bio de que la mafia recu­pe­ra­ra y amplia­ra su poder, debi­li­ta­do por la repre­sión fas­cis­ta, y sabe­mos tam­bién las dife­ren­cias de cri­te­rio entre el gobierno bri­tá­ni­co y el esta­dou­ni­den­se al res­pec­to Richard Dea­con: His­to­ria del ser­vi­cio secre­to bri­tá­ni­co, Edic. Pica­zo, Bar­ce­lo­na 1973, p. 366 y ss.. Igual­men­te es cono­ci­do el méto­do nazi de refor­zar sus tro­pas de ocu­pa­ción y de lucha con­tra la gue­rri­lla y los par­ti­sa­nos inte­gran­do en sus uni­da­des más inhu­ma­nas a los cri­mi­na­les dete­ni­dos en las cár­ce­les de los paí­ses ocu­pa­dos. Pen­sa­mos que es inne­ce­sa­rio exten­der­nos en la inaca­ba­ble biblio­gra­fía que demues­tra la fusión entre ser­vi­cios secre­tos, terro­ris­mo y cri­men orga­ni­za­do.

Inse­pa­ra­ble de lo que esta­mos vien­do, son las cone­xio­nes entre el cri­men, las dro­gas, el fas­cis­mo y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, no sola­men­te en Colom­bia, que es el «nar­co Esta­do» por exce­len­cia, sino en las «socie­da­des demo­crá­ti­cas». Se tra­ta de una lar­ga his­to­ria que dio un sal­to sig­ni­fi­ca­ti­vo con la repre­sión de la Comu­na de París en 1871, que dio otro sal­to en las fuer­zas arma­das con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias ale­ma­nas en la revo­lu­ción de 1918–1919, y que tuvo su defi­ni­ti­va irrup­ción con el fas­cis­mo, cuan­do estos regí­me­nes abrían las puer­tas de las cár­ce­les para inte­grar en sus escua­dras de ase­si­nos a lo peor de la esco­ria cri­mi­nal. P. Eche­ve­rria Pedro Eche­ve­rria V.: Espio­na­je y ban­das para­mi­li­ta­res, armas de «inte­li­gen­cia» en gobier­nos fas­cis­tas, http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 21 de agos­to de 2009. ha hecho un segui­mien­to de esta his­to­ria de terror ins­ti­tu­cio­na­li­za­do, y nos remi­ti­mos a ella.

Las deci­sio­nes de inte­grar al cri­men orga­ni­za­do o a cri­mi­na­les a títu­lo indi­vi­dual en las estra­te­gias repre­si­vas son toma­das por los apa­ra­tos esta­ta­les que pue­den recu­rrir a espe­cia­lis­tas que no tra­ba­jan en el Esta­do. El his­to­ria­dor J. Kee­gan defi­ne como «aca­dé­mi­cos inte­gra­dos en las ins­ti­tu­cio­nes direc­tri­ces de la polí­ti­ca de los gobier­nos occi­den­ta­les» John Kee­gan: His­to­ria de la gue­rra, Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na 1995, p. 454. a los gru­pos de exper­tos en con­tra­in­sur­gen­cia, en pla­ni­fi­ca­ción polí­ti­co-mili­tar estra­té­gi­ca que se inser­ta­ron per­ma­nen­te­men­te o para tareas con­cre­tas en los Esta­dos impe­ria­lis­tas. En este sen­ti­do cla­ve recu­rri­mos a W. Blum cuan­do cita las pala­bras del his­to­ria­dor Chris­top­her Sim­pson en su estu­dio Cien­cia de la Coer­ción:

«Las agen­cias mili­ta­res, de inte­li­gen­cia y de pro­pa­gan­da como el Depar­ta­men­to de Defen­sa y la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia, ayu­da­ron a finan­ciar sus­tan­cial­men­te todas las inves­ti­ga­cio­nes de la gene­ra­ción pos­te­rior a la Segun­da Gue­rra Mun­dial en téc­ni­cas de per­sua­sión, medi­ción de opi­nio­nes, inte­rro­ga­to­rio, movi­li­za­ción mili­tar y polí­ti­ca, pro­pa­ga­ción ideo­ló­gi­ca, y otras cues­tio­nes rela­cio­na­das».

Y W. Blum con­ti­núa infor­man­do que en 1999 la Admi­nis­tra­ción Clin­ton anun­ció que esta­ba for­man­do un nue­vo gru­po de infor­ma­ción públi­ca inter­na­cio­nal «para influir sobre las audien­cias extran­je­ras» Wiliam Blum: Esta­do villano, Casa Edi­to­rial Abril, La Haba­na 2005, p. 294..

La inter­ac­ción entre per­so­nas indi­vi­dua­les, par­ti­dos polí­ti­cos y apa­ra­tos de Esta­do jue­ga aquí, y en todo, un papel des­ta­ca­do. De hecho, la teo­ría mar­xis­ta del Esta­do par­te de esta inter­ac­ción para estu­diar sus auto­no­mías rela­ti­vas con res­pec­to a la cen­tra­li­dad estra­té­gi­ca que cum­ple el Esta­do median­te sus múl­ti­ples ten­tácu­los. Muy recien­te­men­te, una inves­ti­ga­ción de D. Fer­nán­dez ha saca­do a la luz la estre­cha cone­xión entre el terro­ris­mo prac­ti­ca­do por los GAL, la poli­cía, el nar­co­trá­fi­co y la extre­ma dere­cha en el Esta­do espa­ñol. El autor nos recuer­da que:

«Los GAL se suman a la lar­ga lis­ta de siglas que antes, en el perío­do de tran­si­ción, bajo diver­sas siglas (BVE, ATE, GAE, AAA) y siem­pre conec­ta­das con las ter­mi­na­les del Esta­do, ope­ra­ron con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co cau­san­do 43 muer­tes» David Fer­nán­dez: GAL, poli­cías, nar­co­trá­fi­co y ultra­de­re­cha, http://​www​.boltxe​.info, 13 de sep­tiem­bre de 2009..

Doctrinas de contrainsurgencia

Vea­mos aho­ra un ejem­plo de esta inter­ac­ción entre per­so­nas, par­ti­dos y Esta­do. G. Regan ha estu­dia­do cómo los nazis, espe­cial­men­te Goeb­bels, ana­li­za­ron al deta­lle los erro­res come­ti­dos por el Esta­do ale­mán en todo lo rela­cio­na­do con la pro­pa­gan­da duran­te la gue­rra mun­dial de 1914–1918, así como los acier­tos de las poten­cias enemi­gas. Y basán­do­se en las opi­nio­nes de H. Tre­vor-Roper al res­pec­to, afir­ma:

«La cam­pa­ña de pro­pa­gan­da ale­ma­na resul­tó ser un error catas­tró­fi­co, una lec­ción de cómo alie­nar la opi­nión neu­tral. Resul­ta intere­san­te com­pro­bar que el pro­pa­gan­dis­ta maes­tro de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Joseph Goeb­bels, al resu­mir su filo­so­fía gene­ral, mues­tra lo mucho que apren­dió de los fallos de sus ante­ce­so­res de 1914: “El prin­ci­pio fun­da­men­tal de toda pro­pa­gan­da –decla­ró– era la repe­ti­ción de argu­men­tos efi­ca­ces”; pero estos argu­men­tos no debían ser dema­sia­do refi­na­dos, habi­da cuen­ta que no se pre­ten­día con­ven­cer a los inte­lec­tua­les. De hecho, los inte­lec­tua­les nun­ca hubie­ran sido con­ver­ti­dos y de cual­quier modo aca­ban acep­tan­do al más fuer­te; “hay que diri­gir­se por tan­to al hom­bre de la calle”. Por con­si­guien­te, los argu­men­tos han de ser tos­cos, cla­ros y vigo­ro­sos, ape­lar a los ins­tin­tos y emo­cio­nes, no al inte­lec­to. La ver­dad no impor­ta en abso­lu­to y está total­men­te subor­di­na­da a la tác­ti­ca y la psi­co­lo­gía, pero las men­ti­ras con­ve­nien­tes… siem­pre deben resul­tar creí­bles. De acuer­do con estas direc­tri­ces gene­ra­les, se darán ins­truc­cio­nes pre­ci­sas. “El odio y el des­pre­cio deben diri­gir­se a indi­vi­duos con­cre­tos…”» Geof­frey Regan: His­to­ria de la incom­pe­ten­cia mili­tar, Edic. Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1989, pp. 191–192..

Goeb­bels lle­va­ba tiem­po estu­dian­do por su cuen­ta el arte de la mani­pu­la­ción de masas, y el par­ti­do nazi le ayu­dó a sis­te­ma­ti­zar sus inves­ti­ga­cio­nes de modo que, cuan­do acce­die­ron al poder esta­tal, los nazis pusie­ron a dis­po­si­ción de los exper­tos en pro­pa­gan­da diri­gi­dos por Goeb­bels toda la enor­me fuer­za buro­crá­ti­ca del Esta­do ale­mán férrea­men­te con­tro­la­do, ponien­do en fun­cio­na­mien­to «Los prin­ci­pios de la pro­pa­gan­da fas­cis­ta:

  1. Prin­ci­pio de sim­pli­fi­ca­ción y del enemi­go úni­co. Adop­tar una úni­ca idea, un úni­co sím­bo­lo. Indi­vi­dua­li­zar al adver­sa­rio en un úni­co enemi­go.
  2. Prin­ci­pio del méto­do de con­ta­gio. Reunir diver­sos adver­sa­rios en una sola cate­go­ría o indi­vi­duo. Los adver­sa­rios han de cons­ti­tuir­se en suma indi­vi­dua­li­za­da.
  3. Prin­ci­pio de la trans­po­si­ción. Car­gar sobre el adver­sa­rio los pro­pios erro­res o defec­tos, res­pon­dien­do al ata­que con el ata­que. “Si no pue­des negar las malas noti­cias, inven­ta otras que las dis­trai­gan”.
  4. Prin­ci­pio de la exa­ge­ra­ción y des­fi­gu­ra­ción. Con­ver­tir cual­quier anéc­do­ta, por peque­ña que sea, en ame­na­za gra­ve.
  5. Prin­ci­pio de la vul­ga­ri­za­ción. “Toda pro­pa­gan­da debe ser popu­lar, adap­tan­do su nivel al menos inte­li­gen­te de los indi­vi­duos a los que va diri­gi­da. Cuan­to más gran­de sea la masa a con­ven­cer, más peque­ño ha de ser el esfuer­zo men­tal a rea­li­zar. La capa­ci­dad recep­ti­va de las masas es limi­ta­da y su com­pren­sión esca­sa; ade­más, tie­nen gran faci­li­dad para olvi­dar”.
  6. Prin­ci­pio de orques­ta­ción. “La pro­pa­gan­da debe limi­tar­se a un núme­ro peque­ño de ideas y repe­tir­las incan­sa­ble­men­te, pre­sen­tar­las una y otra vez des­de dife­ren­tes pers­pec­ti­vas, pero siem­pre con­ver­gien­do sobre el mis­mo con­cep­to. Sin fisu­ras ni dudas”. “Si una men­ti­ra se repi­te sufi­cien­te­men­te, aca­ba por con­ver­tir­se en ver­dad”.
  7. Prin­ci­pio de reno­va­ción. Hay que emi­tir cons­tan­te­men­te infor­ma­cio­nes y argu­men­tos nue­vos a un rit­mo tal que, cuan­do el adver­sa­rio res­pon­da, el públi­co esté ya intere­sa­do en otra cosa. Las res­pues­tas del adver­sa­rio nun­ca han de poder con­tra­rres­tar el nivel cre­cien­te de acu­sa­cio­nes.
  8. Prin­ci­pio de la vero­si­mi­li­tud. Cons­truir argu­men­tos a par­tir de fuen­tes diver­sas, a tra­vés de los lla­ma­dos glo­bos son­das o de infor­ma­cio­nes frag­men­ta­rias.
  9. Prin­ci­pio de la silen­cia­ción. Aca­llar las cues­tio­nes sobre las que no se tie­nen argu­men­tos y disi­mu­lar las noti­cias que favo­re­cen al adver­sa­rio, tam­bién con­tra­pro­gra­man­do con la ayu­da de medios de comu­ni­ca­ción afi­nes.
  10. Prin­ci­pio de la trans­fu­sión. Por regla gene­ral, la pro­pa­gan­da ope­ra siem­pre a par­tir de un sus­tra­to pre­exis­ten­te, ya sea una mito­lo­gía nacio­nal o un com­ple­jo de odios y pre­jui­cios tra­di­cio­na­les. Se tra­ta de difun­dir argu­men­tos que pue­dan arrai­gar en acti­tu­des pri­mi­ti­vas.
  11. Prin­ci­pio de la una­ni­mi­dad. Lle­gar a con­ven­cer a mucha gen­te que pien­sa “como todo el mun­do”, crean­do una fal­sa impre­sión de una­ni­mi­dad» Goeb­bels: http://​www​.boltxe​.info, 10 de abril de 2008..

La cas­ta inte­lec­tual bur­gue­sa ha deba­ti­do sobre si estos méto­dos de pro­pa­gan­da se pue­den apli­car o no en las «socie­da­des demo­crá­ti­cas» o «abier­tas», ya que se supo­ne que en éstas la «liber­tad de pren­sa y de mer­ca­do» exi­ge que exis­ta una varie­dad en la infor­ma­ción, lo que anu­la toda posi­bi­li­dad de una pro­pa­gan­da cen­tra­li­za­da esta­tal­men­te. Pero se tra­ta de un deba­te bizan­tino des­ti­na­do a ocul­tar la reali­dad de fon­do. En sep­tiem­bre de 1880 el perio­dis­ta neo­yor­quino John Swin­ton reco­no­ció que:

«No exis­te en Amé­ri­ca pren­sa libre ni inde­pen­dien­te. Uste­des lo saben tan­to como yo. Nin­guno de uste­des se atre­ve a escri­bir su opi­nión hones­ta­men­te y saben que si lo hacen no serán publi­ca­das. Me pagan un sala­rio para que no publi­que mis opi­nio­nes y todos sabe­mos que si nos aven­tu­ra­mos a hacer­lo nos encon­tra­re­mos en la calle inme­dia­ta­men­te. El tra­ba­jo del perio­dis­ta es la des­truc­ción de la ver­dad, la men­ti­ra paten­te, la per­ver­sión de los hechos y la mani­pu­la­ción de la opi­nión al ser­vi­cio de las Poten­cias del Dine­ro. Somos los ins­tru­men­tos obe­dien­tes de los Pode­ro­sos y de los Ricos que mue­ven las cuer­das tras bas­ti­do­res. Nues­tros talen­tos, nues­tras facul­ta­des y nues­tras vidas les per­te­ne­cen. Somos pros­ti­tu­tas del inte­lec­to. Todo esto lo saben uste­des igual que yo» D. Blei­trach, V. Dedaj y M. Vivas: Esta­dos Uni­dos o el impe­rio del mal en peor, Edit. José Mar­tí, La Haba­na, Cuba 2006, p. 161..

No se pue­de negar la actua­li­dad de esta con­fe­sión auto­crí­ti­ca rea­li­za­da pre­ci­sa­men­te en una fase his­tó­ri­ca en la que la extre­ma corrup­ción socio­eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca domi­na­ba en Esta­dos Uni­dos, y de la reunión cele­bra­da un ter­cio de siglo des­pués. Era tan­ta la podre­dum­bre que «en la elec­ción pre­si­den­cial de 1876 los repu­bli­ca­nos tuvie­ron que echar mano del frau­de para ase­gu­rar la con­ti­nui­dad en la cum­bre polí­ti­ca», al igual que lo vol­ve­ría a hacer la Admi­nis­tra­ción Bush a comien­zos del siglo XXI. R. San Mar­tín, autor de la cita ante­rior, nos ha deja­do una sober­bia des­crip­ción del con­tex­to nor­te­ame­ri­cano en el que J. Swin­ton reali­zó su auto­crí­ti­ca en 1880. R. San Mar­tín afir­ma que: «Sien­do la polí­ti­ca una rama de los nego­cios, la éti­ca de éstos se con­vir­tió en la de aqué­llos […] Como en un jue­go de mario­ne­tas, los muñe­cos y sus voces obe­de­cían a unos pocos» Rafael San Mar­tín: Bio­gra­fía del Tío Sam, Edit. Cien­cias Socia­les, La Haba­na, Cuba 2006, tomo I, pp. 287–288.. Por su par­te, H. Zinn tam­bién expli­ca el con­tex­to repre­si­vo rei­nan­te en aque­llos años, espe­cial­men­te en las masa­cres de las huel­gas obre­ras, en el endu­re­ci­mien­to del tra­to a los negros «libres» ofi­cial­men­te, etcé­te­ra, mos­tran­do cómo la cla­se domi­nan­te se enri­que­ció al máxi­mo entre otras cosas explo­tan­do a las cre­cien­tes masas de emi­gran­tes que lle­ga­ban des­de Euro­pa y des­de Asia, y cómo esta cla­se pro­pie­ta­ria supo apli­car diver­sos bare­mos, recom­pen­sas y cas­ti­gos dife­ren­cia­dos, a unas cla­ses explo­ta­das mul­ti­di­vi­di­das en frac­cio­nes que se enfren­ta­ban mutua­men­te Howard Zinn: La otra his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, Hiru Argi­ta­letxea, Hon­da­rri­bia 1997, p. 224..

Está cla­ro que la auto­crí­ti­ca de J. Swin­ton expre­sa la dic­ta­du­ra bur­gue­sa en todo lo refe­ren­te a la «infor­ma­ción social», en una épo­ca deci­si­va para el asen­ta­mien­to del impe­ria­lis­mo yan­qui. Vea­mos a modo de resu­men lo que dice R. San Mar­tín:

«La pren­sa –con la hon­ro­sa extra­ñe­za de casos ais­la­dos– era más que con­ser­va­do­ra, reac­cio­na­ria. Hubo defor­ma­ción, pre­jui­cios y hos­ti­li­dad hacia la ince­san­te evo­lu­ción social y, por enci­ma de todo, incom­pren­sión áspe­ra por las deman­das socia­les. Gra­cias al mono­po­lio de los medios de infor­ma­ción, los gran­des medios o cual­quie­ra de sus ema­na­cio­nes podían hacer lo que les vinie­ra en gana, fue­se o no legal, aun den­tro de un sis­te­ma don­de no había códi­go que no obe­de­cie­ra el deseo expre­so de los man­do­nes con­sa­gra­dos. Las pla­nas de los perió­di­cos se podían abrir sin temor, con la segu­ri­dad de no hallar allí nin­gún espec­tro sha­kes­pea­riano […] y las acti­vi­da­des cul­tu­ra­les –pro­du­ci­das, dis­tri­bui­das, y aun con­su­mi­das bajo orden– se con­vir­tie­ron en par­te comer­cial del anda­mia­je coti­diano, y si no eran con­si­de­ra­das ven­ta­jo­sas para los cus­to­dios del sis­te­ma, enton­ces tenían poca o nin­gu­na tras­cen­den­cia públi­ca. Como el pen­sa­mien­to (la pri­mor­dial bujía huma­na) era sub­ver­si­vo, los cen­so­res se con­su­mían alzan­do diques. Como la labor obce­ca­da de Sísi­fo los cer­ce­na­do­res tri­tu­ra­ban, supri­mían o muti­la­ban las expre­sio­nes crea­do­ras, arro­gán­do­se el dere­cho de anun­ciar lo que se podía con­su­mir como si fue­ra pro­pie­dad defi­ni­ti­va de su pecu­liar con­cep­ción ideo­ló­gi­ca» Rafael San Mar­tín: Bio­gra­fía del Tío Sam, op. cit., tomo I, pp. 350–351..

La rápi­da evo­lu­ción pos­te­rior a la auto­crí­ti­ca de J. Swin­ton de la indus­tria mediá­ti­ca como ins­tru­men­to del poder polí­ti­co que­da­ría con­fir­ma­da con la suce­sión de even­tos inter­na­cio­na­les en los que diver­sos Esta­dos capi­ta­lis­tas regla­men­ta­ban y ase­gu­ra­ban la pro­pie­dad bur­gue­sa de la crea­ti­vi­dad inte­lec­tual. Así en 1886 tuvo lugar el pri­me­ro y deci­si­vo Con­ve­nio de Ber­na, revi­sa­do y amplia­do en el Con­ve­nio de Ber­lín en 1908 para incluir la pro­pie­dad bur­gue­sa sobre las obras foto­grá­fi­cas y cine­ma­to­grá­fi­cas. En el Acta de Roma de 1928 se ins­tau­ra la pro­pie­dad de las obras ela­bo­ra­das para la radio­di­fu­sión, y así has­ta la actua­li­dad Lillian Álva­rez Nava­rre­te: Dere­cho de ¿autor?, Edit. Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 75.. Debe­mos insis­tir aquí en el papel deci­si­vo juga­do por los Esta­dos bur­gue­ses en la regu­la­ción de la pro­pie­dad pri­va­da inte­lec­tual, pro­pie­dad impres­cin­di­ble para la expan­sión de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca ya que sin ella no dis­pon­dría de las fuer­zas repre­si­vas sufi­cien­tes para expro­piar a las cla­ses, pue­blos y muje­res explo­ta­das de sus bie­nes inte­lec­tua­les colec­ti­va­men­te crea­dos. La pro­duc­ción indus­trial de cul­tu­ra bur­gue­sa exi­ge la expro­pia­ción de la capa­ci­dad colec­ti­va de pro­duc­ción de cul­tu­ra libre y crí­ti­ca, anu­lan­do su valor de uso y redu­cién­do­la a sim­ple mer­can­cía, a sim­ple valor de cam­bio. Pero antes de exten­der­nos con más deta­lle en los efec­tos anti­cul­tu­ra­les de la pri­va­ti­za­ción bur­gue­sa, y en con­cre­to la mul­ti­pli­ca­ción de las «gue­rras cul­tu­ra­les», debe­mos ana­li­zar con un poco de deta­lle la indus­tria mediá­ti­ca.

Sólo trein­ta y sie­te años más tar­de de la con­fe­sión de J. Swin­ton, en mar­zo de 1917, los dos capi­ta­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos más gran­des de aquél enton­ces, los ban­que­ros Roc­ke­fe­ller y Mor­gan, orga­ni­za­ron una reunión con la asis­ten­cia de los doce hom­bres más influ­yen­tes en la indus­tria perio­dís­ti­ca:

«Lle­ga­ron a la con­clu­sión de que sólo era nece­sa­rios hacer­se con el con­trol de vein­ti­cin­co de los perió­di­cos más impor­tan­tes […] se com­pró la línea edi­to­rial de los perió­di­cos, a los que se paga­ba men­sual­men­te; se colo­có a un direc­tor en cada dia­rio, que se encar­ga­ba de super­vi­sar y corre­gir ade­cua­da­men­te la infor­ma­ción sobre mili­ta­ris­mo, polí­ti­cas finan­cie­ras y otros temas de natu­ra­le­za nacio­nal e inter­na­cio­nal con­si­de­ra­dos vita­les para los intere­ses de los com­pra­do­res» Cris­ti­na Mar­tín: El Club Bil­der­berg, Arco­Pre­sigs, Bar­ce­lo­na 2008, pp. 238–239..

Roc­ke­fe­ller y Mor­gan, y otros mag­na­tes, que­rían que Esta­dos Uni­dos entra­ra en la gue­rra de 1914 y nece­si­ta­ban urgen­te­men­te ven­cer el pro­fun­do recha­zo a la gue­rra exis­ten­te en la socie­dad yan­qui. La mili­ta­ri­za­ción mate­rial y cul­tu­ral, el cul­to a la gue­rra en todos sus sen­ti­dos, fue uno de los ejes de la pro­pa­gan­da sis­te­má­ti­ca rea­li­za­da por la pren­sa. Pero el con­trol de la pren­sa no se limi­ta­ba al inte­rior de Esta­dos Uni­dos sino que, a los pocos años, los ten­tácu­los yan­quis diri­gían muchos de los perió­di­cos ame­ri­ca­nos bien por el direc­to poder eco­nó­mi­co, bien por el indi­rec­to con­trol polí­ti­co dis­fra­za­do de «liber­tad de expre­sión».

A media­dos del siglo XX tuvo lugar una reunión de la Socie­dad Inter­ame­ri­ca­na de Pren­sa en la que la CIA dio un gol­pe, impo­nien­do el con­trol yan­qui sobre esta Socie­dad que debía cui­dar de la liber­tad de pren­sa e infor­ma­ción y de un códi­go éti­co, en todos los paí­ses ame­ri­ca­nos. Inves­ti­ga­do este gol­pe de mano, E. Vera se pre­gun­ta:

«¿Es que se pue­den pro­mo­ver y orga­ni­zar gol­pes de Esta­do con­tra gobier­nos demo­crá­ti­cos sin otro ries­go que el del dere­cho sólo indi­vi­dual de no adqui­rir la publi­ca­ción y de no ver o escu­char espa­cios en la radio y en la tele­vi­sión? De ser así, todo que­da­ría redu­ci­do a la “éti­ca” de la impu­ni­dad, como una reli­gión de nue­vo tipo con igle­sias en lugar de medios. Y lo trá­gi­co es que hoy es así y de esa for­ma lo pro­cla­ma y res­pal­da la Socie­dad Inter­ame­ri­ca­na de Pren­sa, des­de que hace cin­cuen­ta y ocho años secues­tra­ron esa liber­tad median­te una manio­bra de la CIA y del Depar­ta­men­to de Esta­do en el gol­pe orga­ni­za­do y dado en New York don­de la per­ver­si­dad impe­ria­lis­ta pasó de tener un voto a con­tar con 424, median­te la refor­ma esta­tu­ta­ria, des­pués de impe­dir la asis­ten­cia de los pocos miem­bros pro­gre­sis­tas que la inte­gra­ban des­de 1943, cuan­do fue fun­da­da en La Haba­na. El con­cep­to de pren­sa como empre­sa pri­va­da que está en el ori­gen y la actua­li­dad de la SIP es la nega­ción del perio­dis­mo y la dig­na y éti­ca fun­ción de los perio­dis­tas que son fie­les en la defen­sa de la res­pon­sa­bi­li­dad social, de los intere­ses popu­la­res, razón prin­ci­pal de una pro­fe­sión que, ade­más, tra­tan de negar como tal median­te las más diver­sas for­mas. Esto últi­mo es así por­que a los gran­des pro­pie­ta­rios les resul­ta incó­mo­do estar obli­ga­dos a con­tra­tar a perio­dis­tas con éti­ca pro­fe­sio­nal. Nada de com­par­tir la liber­tad de pren­sa es la máxi­ma que pre­ten­den tener sus due­ños abso­lu­tos» Ernes­to Vera: Doble terro­ris­mo impe­rial: de Esta­do y mediá­ti­co, http://​www​.alai​net​.org, 4 de abril de 2008..

Una vez rea­li­za­do este rápi­do repa­so nece­sa­rio para dis­po­ner de una base his­tó­ri­ca y teó­ri­ca que mues­tre que no tie­ne mayor sen­ti­do per­der el tiem­po en dis­qui­si­cio­nes sobre si la pro­pa­gan­da nazi se pue­de apli­car o no en la «demo­cra­cia», pode­mos leer la opi­nión de W. Colby, ex direc­tor de la CIA, que decla­ró tran­qui­la­men­te que «La CIA con­tro­la a todos los que tie­nen cier­ta impor­tan­cia en los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción» D. Blei­trach, V. Dedaj y M. Vivas: Esta­dos Uni­dos o el impe­rio del mal en peor, Edit. José Mar­tí, La Haba­na, Cuba 2006, p. 14.. La bur­gue­sía nor­te­ame­ri­ca­na no ha nece­si­ta­do del nazis­mo para diri­gir la pro­pa­gan­da polí­ti­ca, por­que dis­po­ne de otros meca­nis­mos menos osten­to­sos y bur­dos, más invi­si­bi­li­za­dos pero más efec­ti­vos por ello mis­mo, como la CIA, ade­más de otros méto­dos. Deja­do esto cla­ro, es decir, no cayen­do en la tram­pa de la ver­bo­rrea aca­de­mi­cis­ta, lo pri­me­ro que debe­mos hacer antes de intro­du­cir­nos en el tema de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca, de la con­tra­in­sur­gen­cia polí­ti­co-mili­tar y de la mani­pu­la­ción infor­ma­ti­va, es dar una defi­ni­ción váli­da. F. Sie­rra Caba­lle­ro ha hecho deci­si­vas apor­ta­cio­nes al tema que tra­ta­mos, algu­nas de las cua­les vamos a uti­li­zar aquí. Empe­ce­mos por esta defi­ni­ción impres­cin­di­ble para enten­der todo lo que sigue:

«La gue­rra de baja inten­si­dad se defi­ni­rá aquí como el arte y la cien­cia de uti­li­za­ción del poder polí­ti­co, eco­nó­mi­co, psi­co­ló­gi­co y mili­tar de un gobierno, inclu­yen­do la poli­cía y las fuer­zas inter­nas de segu­ri­dad, para evi­tar o ven­cer a la insur­gen­cia, más allá o por enci­ma de la opo­si­ción polí­ti­ca y de la opi­nión públi­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal» Fran­cis­co Sie­rra Caba­lle­ro: «Ante­ce­den­tes y con­tex­to polí­ti­co de la gue­rra total. La infor­ma­ción, la pro­pa­gan­da y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca en Chia­pas», en Comu­ni­ca­ción en insur­gen­cia, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1997, p. 138..

Y des­pués:

«Si la gue­rra de baja inten­si­dad se carac­te­ri­za por ser en cier­to modo una for­ma reno­va­da de gue­rra sucia encu­bier­ta que se des­ta­ca por per­ma­ne­cer ocul­ta a la opi­nión públi­ca, es nece­sa­rio igual­men­te des­ta­car la natu­ra­le­za de esta doc­tri­na con­tra­in­sur­gen­te como una estra­te­gia de gue­rra pro­lon­ga­da –esto es, la doc­tri­na de la gue­rra de baja inten­si­dad vie­ne sien­do, en reali­dad, una gue­rra total y per­ma­nen­te– en la que se emplean todo tipo de medios psi­co­ló­gi­cos y de per­sua­sión para la derro­ta polí­ti­co-mili­tar de las tro­pas y ejér­ci­tos insur­gen­tes. En otras pala­bras, la gue­rra de baja inten­si­dad pue­de con­si­de­rar­se una varian­te mili­tar de inter­ven­ción polí­ti­ca basa­da en la pro­pa­gan­da y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca. Más aún, la gue­rra y la pro­pa­gan­da son aquí una y la mis­ma cosa. Pues la gue­rra psi­co­ló­gi­ca cons­ti­tu­ye actual­men­te el fac­tor polí­ti­co-mili­tar deci­si­vo para la vic­to­ria en la estra­te­gia de gue­rra de baja inten­si­dad. En ella se inte­gran nume­ro­sas acti­vi­da­des de tipo mili­tar, polí­ti­co, ideo­ló­gi­co, cul­tu­ral e infor­ma­ti­vo» Fran­cis­co Sie­rra Caba­lle­ro: «Ante­ce­den­tes y con­tex­to polí­ti­co de la gue­rra total. La infor­ma­ción, la pro­pa­gan­da y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca en Chia­pas», op. cit., pp. 146–147..

A par­tir de esta defi­ni­ción pode­mos empe­zar estu­dian­do el papel de la mani­pu­la­ción de masas como requi­si­to impres­cin­di­ble para garan­ti­zar la efec­ti­vi­dad de la pro­pa­gan­da polí­ti­ca y de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca. Nos con­vie­ne leer en este sen­ti­do, pri­me­ro, la impre­sio­nan­te lis­ta de men­ti­ras rea­li­za­das por el gobierno Bush sobre Iraq:

«Según un estu­dio recien­te del Cen­tro para la Inte­gri­dad Públi­ca, los altos fun­cio­na­rios de la Admi­nis­tra­ción Bush con­ta­ron al menos 935 men­ti­ras sobre Iraq en 532 oca­sio­nes dis­tin­tas. Estas inclu­ye­ron 259 men­ti­ras de Bush, 254 men­ti­ras del Secre­ta­rio de Esta­do Colin Powell, 109 men­ti­ras del Secre­ta­rio de Defen­sa Donald Rumbs­feld, 109 men­ti­ras del Secre­ta­rio de Pren­sa Ari Fleis­cher, 56 men­ti­ras de la Con­se­je­ra para la Segu­ri­dad Nacio­nal Con­di Rice y 48 men­ti­ras del Vice­pre­si­den­te Che­ney» Bob Fer­tik: ¿De cuán­tas muje­res y niñas pros­ti­tui­das es res­pon­sa­ble Bush?, http://​www​.rebe​lion​.org, 25 de mar­zo de 2008..

Y des­pués a María Vic­to­ria Rey­zá­bal:

«Los recur­sos de la pro­pa­gan­da son tan diver­sos que resul­ta­ría impo­si­ble hacer una sis­te­ma­ti­za­ción exhaus­ti­va. F. Mun­né (1980, 159) sugi­rió los siguien­tes prin­ci­pios bási­cos:

  • Regla de la sim­pli­fi­ca­ción. Exi­ge redu­cir la infor­ma­ción al míni­mo. Los lemas polí­ti­cos y, en gene­ral, los esló­ga­nes cons­ti­tu­yen un buen ejem­plo.
  • Regla de la exa­ge­ra­ción. Impli­ca ofre­cer úni­ca­men­te los con­te­ni­dos favo­ra­bles al emi­sor, enfa­ti­zán­do­los al máxi­mo.
  • Regla de la orques­ta­ción. Se debe repe­tir una y otra vez la idea cen­tral, varián­do­la de acuer­do con las carac­te­rís­ti­cas del medio y de la audien­cia.
  • Regla de con­ta­gio. Para crear una­ni­mi­dad se recu­rre a ideas comu­nes (la amis­tad, la soli­da­ri­dad…), al tes­ti­mo­nio de per­so­nas con pres­ti­gio o popu­la­res o a expre­sio­nes masi­vas que favo­rez­can la impre­sión de uni­dad».

La inves­ti­ga­do­ra con­ti­núa ana­li­zan­do la «espe­ci­fi­ci­dad de la pro­pa­gan­da […]:

  • Uso de este­reo­ti­pos. Con­sis­te en “tipi­fi­car” a la gen­te o cual­quier aspec­to de la reali­dad median­te pala­bras o expre­sio­nes gene­ra­li­za­do­ras, crean­do una impre­sión que, a la lar­ga, resul­ta casi impermea­ble a los datos que apor­ta la expe­rien­cia direc­ta. Así, la per­cep­ción de “los negros”, “los capi­ta­lis­tas”, “los vas­cos”, etcé­te­ra, y la reac­ción ante ellos no se expli­can por sus carac­te­rís­ti­cas como indi­vi­duos, sino en fun­ción de cier­tos jui­cios pre­con­ce­bi­dos y gene­ra­li­za­do­res.
  • Sus­ti­tu­ción de unos nom­bres por otros con fuer­te con­no­ta­ción emo­cio­nal. En muchas oca­sio­nes, el pro­pa­gan­dis­ta recu­rre a tér­mi­nos con fuer­te con­no­ta­ción emo­cio­nal. Así, en lugar de “comu­nis­ta” se habla de “rojo”, o de “facha” para refe­rir­se a alguien con ideas con­ser­va­do­ras…
  • Selec­ción de infor­ma­ción. Como se seña­ló ante­rior­men­te, la cen­su­ra es el ejem­plo más extre­mo, aun­que exis­ten for­mas de selec­ción mucho más suti­les.
  • Men­ti­ra. La pro­pa­gan­da, en la medi­da que ofre­ce sólo deter­mi­na­dos aspec­tos de la reali­dad favo­ra­bles a los obje­ti­vos de su emi­sor, impli­ca casi inva­ria­ble­men­te la dis­tor­sión de la infor­ma­ción, defor­ma­ción que en oca­sio­nes se con­vier­te en enga­ño des­ca­ra­do. La mate­ria y los meca­nis­mos de las men­ti­ras pro­pa­gan­dís­ti­cas resul­tan varia­dos y suti­les.
  • Repe­ti­ción. La reite­ra­ción cons­tan­te de cier­tas cues­tio­nes cons­ti­tu­ye un fac­tor deci­si­vo para que un deter­mi­na­do men­sa­je sea asi­mi­la­do por el públi­co, inclu­so cuan­do se tra­ta de fra­ses sin nin­gún con­te­ni­do impor­tan­te. Para evi­tar el abu­rri­mien­to y la pér­di­da de inte­rés del públi­co que esta téc­ni­ca pue­de con­lle­var, se ha de diver­si­fi­car el medio o el “envol­to­rio” de las ideas repe­ti­das. Lo que se deno­mi­na “orques­ta­ción de un tema” (Dome­nach, J. M.: 1963, 65–71) con­sis­te en la repro­duc­ción del mis­mo a tra­vés de todos los medios pro­pa­gan­dís­ti­cos posi­bles, median­te las varia­cio­nes for­ma­les que resul­ten más ade­cua­das para los diver­sos públi­cos.
  • Sim­pli­fi­ca­ción de la infor­ma­ción. El pro­pa­gan­dis­ta pres­cin­de de cual­quier argu­men­ta­ción racio­nal, sus­ti­tu­yén­do­la por afir­ma­cio­nes rotun­das a favor de su tesis, eli­mi­nan­do la posi­bi­li­dad de que exis­tan dudas, cues­tio­na­mien­tos o alter­na­ti­vas fren­te a lo que él defien­de. Para lograr esta rotun­di­dad, sim­pli­fi­ca al máxi­mo la infor­ma­ción que apor­ta, pre­sen­tán­do­la median­te con­cre­cio­nes extre­ma­da­men­te con­den­sa­das y con­clu­yen­tes: mani­fies­tos, pro­fe­sio­nes de fe, decla­ra­cio­nes, cate­cis­mos… aun­que sin duda los ejem­plos más para­dig­má­ti­cos son las con­sig­nas, los esló­ga­nes y en gene­ral los sím­bo­los de diver­sa natu­ra­le­za (icó­ni­cos: como ban­de­ras o insig­nias; ges­tua­les: como los salu­dos; musi­ca­les: como los him­nos, etcé­te­ra).
  • Seña­lar al enemi­go. Las acu­sa­cio­nes y la desig­na­ción de adver­sa­rios (inclu­so aun­que no exis­tan en reali­dad) cons­ti­tu­yen el otro com­po­nen­te esen­cial de cual­quier men­sa­je pro­pa­gan­dís­ti­co. Esta manio­bra tie­ne nota­bles con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas: favo­re­ce la cohe­sión gru­pal, esti­mu­la el ins­tin­to de auto­de­fen­sa jun­to con las emo­cio­nes aso­cia­das a él, actuan­do como poten­te estí­mu­lo catár­ti­co, movi­li­za­dor y “puri­fi­ca­dor” de nume­ro­sas frus­tra­cio­nes que se cana­li­zan a tra­vés de la agre­si­vi­dad hacia ese enemi­go externo.
  • Alu­sión a la auto­ri­dad. Ya nos hemos refe­ri­do ante­rior­men­te a la pode­ro­sa influen­cia que ejer­ce la visión de cier­tas figu­ras a las que el públi­co otor­ga su con­fian­za incon­di­cio­nal por razo­nes hete­ro­gé­neas. La refe­ren­cia a tales per­so­na­jes pue­de sus­ti­tuir y tener tan­to o mayor efec­to que cual­quier prue­ba, demos­tra­ción o argu­men­ta­ción» María Vic­to­ria Rey­zá­bal: Pro­pa­gan­da y mani­pu­la­ción, Acen­to Edi­to­rial, Madrid 1999, pp. 171–174..
  • Los inves­ti­ga­do­res Car­los Quin­te­ro y Jes­si­ca Retis han resu­mi­do de esta for­ma los diver­sos recur­sos que emplea simul­tá­nea­men­te la pro­pa­gan­da ofi­cial:

    • «Nomi­na­ción. Con­sis­te en cali­fi­car una idea, una situa­ción, un líder, un opo­nen­te, con un cali­fi­ca­ti­vo pode­ro­so emo­cio­nal­men­te, posi­ti­vo o nega­ti­vo, según las inten­cio­nes. Así, los polí­ti­cos con­ser­va­do­res son reac­cio­na­rios según sus adver­sa­rios, que a su vez pue­den ser tacha­dos –en el con­tex­to de los noven­ta– de rojos. Las modas socio­po­lí­ti­cas de cada momen­to van dic­tan­do cuá­les son las eti­que­tas bue­nas y las malas.
    • La gene­ra­li­dad bri­llan­te. Es el uso del este­reo­ti­po como ins­tru­men­to para la des­ca­li­fi­ca­ción. Si en la nomi­na­ción la rela­ción entre el cali­fi­ca­ti­vo y el obje­to era arbi­tra­ria, con el uso del este­reo­ti­po el pro­pa­gan­dis­ta sim­ple­men­te apro­ve­cha las gene­ra­li­za­cio­nes sim­plis­tas que toda comu­ni­dad tie­ne sobre otros gru­pos, nacio­na­li­da­des o razas. Así tene­mos al tec­nó­cra­ta frío, cal­cu­la­dor y cua­dri­cu­la­do, al indio (como vere­mos más ade­lan­te) débil, inca­paz de saber lo que quie­re y de orga­ni­zar­se y, por tan­to, mani­pu­la­ble.
    • El lla­ma­do a la sen­ci­llez del pue­blo. Este recur­so se basa en la per­cep­ción –tam­bién este­reo­ti­pa­da– del indi­vi­duo sen­ci­llo, poco pre­pa­ra­do como garan­te de la sabi­du­ría popu­lar. Al ser este seg­men­to el que mayor can­ti­dad de pobla­ción agru­pa, el pro­pa­gan­dis­ta se esfor­za­rá por hacer ver que la gen­te sen­ci­lla está con su pro­gra­ma y con­tra el del opo­nen­te, según los casos. Con­se­cuen­te­men­te el nivel de los razo­na­mien­tos se redu­ce al míni­mo, y se tra­ta de expo­ner siem­pre los pro­ble­mas en tér­mi­nos sim­ples, mani­queos y pola­ri­za­dos: bue­nos con­tra malos, blan­cos con­tra negros. La fra­se cor­ta pero car­ga­da de sig­ni­fi­ca­do, el eslo­gan, son la mues­tra pal­pa­ble de este reduc­cio­nis­mo inte­lec­tual.
    • Muy uni­do al ante­rior se encuen­tra el recur­so de la ilu­sión de uni­ver­sa­li­dad, tam­bién cono­ci­do como el “vagón de cola” (el más len­to). Hay que esfor­zar­se por demos­trar que todo el mun­do comul­ga con el pro­yec­to, el líder para, ape­lan­do al sen­ti­mien­to gre­ga­rio del indi­vi­duo, lograr la adhe­sión de las masas. Éste es el sen­ti­do de los míti­nes masi­vos y tam­bién del empe­ño de los polí­ti­cos de mos­trar­se como gana­do­res en las encues­tas elec­to­ra­les: invi­tar a la gen­te a unir­se al ban­do al que todos van.
    • La men­ti­ra. Emplea­da en pro­por­cio­nes ade­cua­das y con inte­li­gen­cia pue­de resul­tar el arma más per­sua­si­va. Como afir­ma­ba Goeb­bels, maes­tro indis­cu­ti­ble en su mane­jo, la úni­ca con­di­ción para usar la men­ti­ra –asu­mi­da la fal­ta de escrú­pu­los– es que per­si­ga el mis­mo obje­ti­vo que el res­to de la cam­pa­ña y que, sobre todo, resul­te creí­ble. Así, la calum­nia sobre la supues­ta mal­ver­sa­ción de fon­dos del enemi­go polí­ti­co es mucho más efec­ti­va si ya se le ha carac­te­ri­za­do como des­ho­nes­to ante la opi­nión públi­ca. Pero la acu­sa­ción fal­sa es sólo una de las múl­ti­ples varian­tes de la men­ti­ra […] en un con­flic­to béli­co, cuan­do las afir­ma­cio­nes ver­ti­das son a veces impo­si­bles de com­pro­bar, la men­ti­ra se hace tan­to o más fre­cuen­te que la ver­dad» Car­los Quin­te­ro y Jés­si­ca Retis Rivas: «Gue­rra en los medios», en Comu­ni­ca­ción e insur­gen­cia, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1997, pp. 243–245..

    Es con­ve­nien­te pre­ci­sar aquí que no debe­mos caer en una visión erró­nea de la indus­tria mediá­ti­ca en el sen­ti­do de que su cen­su­ra y silen­cio, sus men­ti­ras y mani­pu­la­cio­nes, se basan en redu­cir las infor­ma­cio­nes, en dar pocas infor­ma­cio­nes. Al con­tra­rio, como bien advier­te R. Reig:

    «El con­trol de los medios de comu­ni­ca­ción de masas sobre la socie­dad no se pro­du­ce por medio del défi­cit infor­ma­ti­vo sino, al revés, por medio de la hiper­in­fla­ción de datos, espa­cios y publi­ca­cio­nes. Esto es posi­ble por­que el recep­tor care­ce de capa­ci­dad sin­cró­ni­ca o inter­pre­ta­ti­va, care­ce de poso cul­tu­ral, docu­men­tal e, inclu­so, ideo­ló­gi­co (refe­ren­tes). Una vez que la socie­dad en su gene­ra­li­dad es pri­va­da de este requi­si­to indis­pen­sa­ble (que con­lle­va no la infor­ma­ción sino el cono­ci­mien­to) se pue­de auto­le­gi­ti­mar cual­quier seg­men­to social domi­nan­te y cual­quier medio de comu­ni­ca­ción afir­man­do que el ciu­da­dano es libre y vive en demo­cra­cia. Pero la base esen­cial para tener ambas cua­li­da­des y ven­ta­jas en reali­dad no exis­te o ape­nas se da. Lo que se da es un dis­cur­so domi­nan­te por­cen­tual­men­te abru­ma­dor con res­pec­to a otros. Pero con la pre­sen­cia de estos otros tra­ta de legi­ti­mar­se» Ramón Reig: El con­trol de la comu­ni­ca­ción de masas, Liber­ta­rias, Madrid 1995, p. 52..

    Vis­to lo ante­rior, pode­mos aho­ra pasar a una com­pa­ra­ción más dete­ni­da de las simi­li­tu­des entre la prác­ti­ca repre­si­va en Eus­kal Herria y las lec­cio­nes extraí­das por el pro­fe­sor Piza­rro­so tras su estu­dio de la pri­me­ra gue­rra del Gol­fo, en 1991, «expli­ca que:

    1. La con­fi­gu­ra­ción de una cober­tu­ra total a esca­la pla­ne­ta­ria por la ima­gen mono­pó­li­ca esta­dou­ni­den­se de la CNN (Glo­bal jour­na­lism).
    2. La depen­den­cia casi total de las imá­ge­nes pro­por­cio­na­das por agen­cias mili­ta­res bajo con­trol del Pen­tá­gono.
    3. La ten­den­cia a edi­to­ria­li­zar la infor­ma­ción para­le­la­men­te al ple­ga­mien­to edi­to­rial de los medios perio­dís­ti­cos según los intere­ses nacio­na­les de segu­ri­dad.
    4. La uti­li­za­ción de la gue­rra como espec­tácu­lo o como nego­cio infor­ma­ti­vo.
    5. La pri­ma­cía de la ima­gen sobre la pala­bra en la cober­tu­ra de la gue­rra, ya sea a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción en tele­vi­sión o por medio del recur­so perio­dís­ti­co a la info­gra­fía del orde­na­dor, para ilus­trar las manio­bras mili­ta­res.
    6. Y el impe­rio mediá­ti­co de la reali­dad vir­tual en la repre­sen­ta­ción infor­ma­ti­va del con­flic­to.

    Todo ello ase­gu­ra­do y faci­li­ta­do median­te “el uso inten­si­vo de la des­in­for­ma­ción y la pro­pa­gan­da, pero tam­bién de la cien­cia social apli­ca­da” lo que per­mi­tió mani­pu­lar la opi­nión gene­ral que duda­ba sobre la nece­si­dad de la inva­sión de Kuwait y que “aca­bó con­vir­tién­do­se en un sí afir­ma­ti­vo uná­ni­me, por efec­to inten­cio­nal de la espi­ral de son­deos que pul­sa­ron la opi­nión públi­ca”» Fran­cis­co Sie­rra Caba­lle­ro: «Ante­ce­den­tes y con­tex­to polí­ti­co de la gue­rra total. La infor­ma­ción, la pro­pa­gan­da y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca en Chia­pas», op. cit., pp. 47–48..

    Pase­mos aho­ra a las tesis de Kla­re sobre la gue­rra de baja inten­si­dad, y com­pa­ré­mos­las con la situa­ción vas­ca:

    1. «La gue­rra de baja inten­si­dad se carac­te­ri­za gene­ral­men­te por una estra­te­gia con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria diri­gi­da a defen­der los regí­me­nes exis­ten­tes y los intere­ses eco­nó­mi­cos del orden social domi­nan­te en los paí­ses alia­dos fren­te a los levan­ta­mien­tos y movi­li­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias.
    2. La cam­pa­ña con­tra­in­sur­gen­te de inter­ven­ción inclu­ye en la lucha con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria for­mas mili­ta­res y polí­ti­cas de com­ba­te. En vir­tud del carác­ter social de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, las accio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos inclu­yen todas las for­mas posi­bles que pue­dan neu­tra­li­zar el des­con­ten­to públi­co median­te ini­cia­ti­vas socia­les, polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas diri­gi­das a ganar las men­tes y cora­zo­nes a favor del gobierno alia­do.
    3. La par­ti­ci­pa­ción mili­tar com­pren­de el des­plie­gue de uni­da­des y ope­ra­ti­vos espe­cia­les de eli­te, alta­men­te adies­tra­dos, con el fin de inter­ve­nir efi­caz­men­te en accio­nes qui­rúr­gi­cas que requie­ren el con­cur­so y lide­raz­go de Esta­dos Uni­dos.
    4. La natu­ra­le­za ambi­va­len­te de la gue­rra de baja inten­si­dad favo­re­ce el recur­so a una amplia gama de ope­ra­ti­vos mili­ta­res alter­nan­do dife­ren­tes tipos de manio­bras según el con­tex­to de inter­ven­ción.
    5. El desa­rro­llo y apli­ca­ción de la doc­tri­na de la gue­rra de baja inten­si­dad en el extran­je­ro exi­ge un tipo de acción mili­tar rápi­da y efi­caz, median­te el uso aplas­tan­te de la fuer­za y la poten­cia de fue­go.
    6. El exi­to­so y buen desem­pe­ño mili­tar en la gue­rra exi­ge una con­ti­nua inter­ven­ción polí­ti­ca en el plano mili­tar, ganan­do la bata­lla en el fren­te civil median­te la lucha polí­ti­ca y psi­co­ló­gi­ca que legi­ti­ma la solu­ción de la fuer­za mili­tar como el mejor ins­tru­men­to polí­ti­co para com­ba­tir las ame­na­zas des­es­ta­bi­li­za­do­ras de los movi­mien­tos sub­ver­si­vos y sedi­cio­sos, a tra­vés de una sofis­ti­ca­da e impac­tan­te cam­pa­ña infor­ma­ti­va, con obje­to de modi­fi­car las acti­tu­des públi­cas edu­can­do a la ciu­da­da­nía en los valo­res del orden y la segu­ri­dad nacio­nal» Fran­cis­co Sie­rra Caba­lle­ro: «Ante­ce­den­tes y con­tex­to polí­ti­co de la gue­rra total. La infor­ma­ción, la pro­pa­gan­da y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca en Chia­pas», op. cit., p. 133..

    Lue­go, F. Sie­rra Caba­lle­ro con­ti­núa afir­man­do que ocho pun­tos carac­te­ri­za­rían en prin­ci­pio la nue­va pers­pec­ti­va de lucha con­tra la insur­gen­cia en tér­mi­nos de estra­te­gia mili­tar:

    1. «El enfo­que de cora­zo­nes y men­tes, cuyo obje­ti­vo será con­quis­tar la volun­tad de la pobla­ción más que la ocu­pa­ción mili­tar de terri­to­rios.
    2. El mode­ra­do uso admi­nis­tra­ti­vo de la fuer­za mili­tar asu­mien­do la idea de que las matan­zas pue­den ganar las bata­llas, pero al final per­der la gue­rra.
    3. El tra­ba­jo de inte­li­gen­cia acer­ca de las con­di­cio­nes polí­ti­cas, socia­les, eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les para tomar en cuen­ta las carac­te­rís­ti­cas del con­tex­to de inter­ven­ción.
    4. La estra­te­gia de cons­truc­ción nacio­nal, basa­da en el esta­ble­ci­mien­to de un sis­te­ma social alter­na­ti­vo que haga fren­te a las desigual­da­des e injus­ti­cias socia­les en el ori­gen de la gue­rri­lla median­te refor­mas par­cia­les.
    5. La moder­ni­za­ción y capa­ci­ta­ción de las fuer­zas loca­les alia­das para ganar el apo­yo y pres­ti­gio nacio­nal entre la pobla­ción en aras a la par­ti­ci­pa­ción en los pro­yec­tos de cons­truc­ción nacio­nal según la direc­ción polí­ti­ca de la gue­rra.
    6. El enfo­que regio­nal de los con­flic­tos, fren­te a la pers­pec­ti­va mili­tar loca­lis­ta.
    7. La coor­di­na­ción diná­mi­ca de las diver­sas fuer­zas arma­das, así como de las agen­cias de inte­li­gen­cia civil, de ayu­da y desa­rro­llo, y los sis­te­mas de infor­ma­ción.
    8. La polí­ti­ca infor­ma­ti­va de con­trol, cen­su­ra, des­in­for­ma­ción y pro­pa­gan­da para lograr el apo­yo de la pobla­ción nor­te­ame­ri­ca­na y de la pobla­ción extran­je­ra duran­te las estra­te­gias de con­tra­in­sur­gen­cia en bus­ca de la con­fu­sión de la opi­nión públi­ca, opues­ta a la gue­rra sucia en otros paí­ses» Fran­cis­co Sie­rra Caba­lle­ro: «Ante­ce­den­tes y con­tex­to polí­ti­co de la gue­rra total. La infor­ma­ción, la pro­pa­gan­da y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca en Chia­pas», op. cit., pp. 134–135..

    Para con­cluir con las apor­ta­cio­nes de este inves­ti­ga­dor y recu­rrien­do a otro libro suyo, lea­mos estas pala­bras:

    «Las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas (PSYOP) de las fuer­zas espe­cia­les com­pren­den, a este res­pec­to, el recur­so a estra­te­gias de infor­ma­ción, pro­pa­gan­da y des­in­for­ma­ción a todos los nive­les. La ins­tru­men­ta­li­za­ción mediá­ti­ca admi­te gra­dos y esca­las dife­ren­tes de mani­pu­la­ción, con­trol, cen­su­ra y des­in­for­ma­ción, con­for­me a la inten­si­dad del con­flic­to y la esca­la­da mili­tar en el con­ti­nuun de gra­da­ción de la gue­rra a la situa­ción de paz, median­te la pro­pa­ga­ción de los intere­ses mili­ta­res en la pren­sa, los medios audio­vi­sua­les, los líde­res de opi­nión e inclu­so la comu­ni­ca­ción inter­per­so­nal cara a cara, a fin de influir en el con­jun­to de las audien­cias y lograr:

    1. El desa­rro­llo a lar­go pla­zo de los obje­ti­vos esta­dou­ni­den­ses, influ­yen­do en las acti­tu­des de la pobla­ción de for­ma deter­mi­nan­te.
    2. El con­trol mili­tar de las ins­ti­tu­cio­nes y de los pode­res polí­ti­cos nacio­na­les y las agen­cias civi­les bajo la super­vi­sión del ejér­ci­to y la Agen­cia de Infor­ma­ción de Esta­dos Uni­dos a tra­vés del esta­ble­ci­mien­to de la Jun­ta de Esta­do (JCS).
    3. La efec­ti­vi­dad de las cam­pa­ñas de pla­ni­fi­ca­ción infor­ma­ti­va desa­rro­lla­das por los téc­ni­cos de la divi­sión PSYOP en dife­ren­tes seg­men­tos espe­cí­fi­cos de audien­cia.
    4. La pene­tra­ción de las téc­ni­cas audio­vi­sua­les entre dife­ren­tes gru­pos de pobla­ción (tar­get) y la difu­sión de los men­sa­jes pla­nea­dos para pro­mo­ver el res­pal­do o la neu­tra­li­dad amis­to­sa de las audien­cias duran­te la misión mili­tar, al fin de evi­tar las resis­ten­cias y opo­si­cio­nes al cum­pli­mien­to de sus obje­ti­vos tác­ti­cos y estra­té­gi­cos de gue­rra psi­co­ló­gi­ca» Fran­cis­co Sie­rra Caba­lle­ro: Los pro­fe­sio­na­les del silen­cio. La infor­ma­ción y la gue­rra en la doc­tri­na de los EEUU, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 2002, pp. 57–58..

    M. Collon ha defi­ni­do así el Hilo de Ariad­na que nos guía por los veri­cue­tos de la pro­pa­gan­da de gue­rra del impe­ria­lis­mo:

    «Emplee usted esta parri­lla de lec­tu­ra en los pró­xi­mos con­flic­tos, se sor­pren­de­rá de encon­trar­los a cada vez y siem­pre níti­dos. Vea­mos.

    1. Ocul­tar la his­to­ria.
    2. Ocul­tar los intere­ses eco­nó­mi­cos.
    3. Dia­bo­li­zar al adver­sa­rio.
    4. Blan­quear a nues­tros gobier­nos y a sus pro­te­gi­dos.
    5. Mono­po­li­zar la infor­ma­ción, excluir el ver­da­de­ro deba­te.

    Apli­ca­ción al caso de Hon­du­ras – julio de 2009:

    1. Ocul­tar la his­to­ria. Hon­du­ras es el ejem­plo per­fec­to de la lla­ma­da “Repú­bli­ca bana­ne­ra” en las manos de Esta­dos Uni­dos. Depen­den­cia y saqueo colo­nial cau­sa­ron una enor­me bre­cha: ricos-pobres. Un 77% de pobres según la ONU. El ejér­ci­to hon­du­re­ño fue for­ma­do y adoc­tri­na­do –para los peo­res crí­me­nes– por el Pen­tá­gono. El emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se John Negro­pon­te (1981−1985) fue apo­da­do “el virrey de Hon­du­ras”.
    2. Ocul­tar los intere­ses eco­nó­mi­cos. En la actua­li­dad, las mul­ti­na­cio­na­les USA (plá­tano Chi­qui­ta, café, petró­leo, far­ma­cia…) quie­ren impe­dir a este país con­quis­tar su inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca. Como Sura­mé­ri­ca se une y tran­si­ta hacia la izquier­da, Washing­ton quie­re impe­dir a Cen­troa­mé­ri­ca seguir la mis­ma vía.
    3. Dia­bo­li­zar al adver­sa­rio. Los medios de comu­ni­ca­ción acu­sa­ron al pre­si­den­te Zela­ya de que­rer hacer­se reele­gir para pre­pa­rar una dic­ta­du­ra. Silen­cio sobre sus pro­yec­tos socia­les: aumen­to del suel­do míni­mo, lucha con­tra la ultra explo­ta­ción en las fábri­cas-cár­cel de las empre­sas esta­dou­ni­den­ses, dis­mi­nu­ción del pre­cio de los medi­ca­men­tos, ayu­da a los cam­pe­si­nos opri­mi­dos. Silen­cio tam­bién sobre su nega­ti­va a cubrir los actos terro­ris­tas made in CIA. Silen­cio sobre la impre­sio­nan­te resis­ten­cia popu­lar.
    4. Blan­quear a nues­tros gobier­nos y sus pro­te­gi­dos. Se ocul­ta la finan­cia­ción del gol­pe por la CIA. Se pre­sen­ta­ba a Ova­da como neu­tro mien­tras que él se nega­ba a encon­trar­se y sos­te­ner el pre­si­den­te Zela­ya. Si hubie­ra apli­ca­do la ley habría supri­mi­do la ayu­da de Esta­dos Uni­dos a Hon­du­ras, lo que habría dete­ni­do rápi­da­men­te el gol­pe de Esta­do. Le Mon­de y la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción blan­queó la dic­ta­du­ra mili­tar hablan­do de “con­flic­to entre pode­res”. Las imá­ge­nes de repre­sión san­grien­ta no se mues­tran al públi­co. En resu­men, un con­tras­te sor­pren­den­te entre la dia­bo­li­za­ción de Irán y la dis­cre­ción sobre el gol­pe de Esta­do hon­du­re­ño made in CIA.
    5. Mono­po­li­zar la infor­ma­ción, excluir el ver­da­de­ro deba­te. La pala­bra se reser­va a las fuen­tes y exper­tos “acep­ta­bles” para el sis­te­ma. Se cen­su­ra todo aná­li­sis crí­ti­co sobre la infor­ma­ción. Es así como nues­tros medios de comu­ni­ca­ción impi­den un ver­da­de­ro deba­te sobre el papel de las mul­ti­na­cio­na­les, de Esta­dos Uni­dos y de la Unión Euro­pea en el sub­de­sa­rro­llo de Amé­ri­ca Lati­na. En Hon­du­ras, los mani­fes­tan­tes gri­tan “¡Tele­Sur! ¡Tele­Sur!” para salu­dar al úni­co canal de tele­vi­sión que los infor­ma correc­ta­men­te» Michel Collon: Hilo de Ariad­na para reco­rrer los hilos de las cin­co reglas de pro­pa­gan­da de gue­rra, http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 10 de julio de 2009..

    Para con­cluir este apar­ta­do sobre doc­tri­nas de con­tra­in­sur­gen­cia, es con­ve­nien­te no sólo recor­dar que los Esta­dos impe­ria­lis­tas man­tie­nen des­de hace déca­das una cre­cien­te alian­za repre­si­va a esca­la mun­dial, sino que es nece­sa­rio insis­tir en que tal coor­di­na­ción se está estre­chan­do en los últi­mos años. Un his­to­ria­dor como Ch. Tilly, que no pue­de ser defi­ni­do como crí­ti­co radi­cal del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, ha reco­no­ci­do recien­te­men­te que «duran­te estos últi­mos años, la poli­cía y los pro­fe­sio­na­les de la segu­ri­dad coin­ci­den en con­fe­ren­cias inter­na­cio­na­les en las que se orga­ni­zan talle­res sobre estra­te­gias para con­tro­lar a las muche­dum­bres, asis­ten ase­so­res espe­cia­li­za­dos que dan a cono­cer las últi­mas nove­da­des en “bue­nas prác­ti­cas” y don­de los fun­cio­na­rios expe­ri­men­tan con nue­vas tec­no­lo­gías de vigi­lan­cia y con­trol fron­te­ri­zo para tener bajo con­trol las pro­tes­tas polí­ti­cas inter­na­cio­na­li­za­das. Esto ha desem­bo­ca­do en una cier­ta con­ver­gen­cia en las estra­te­gias de con­trol de las mul­ti­tu­des» Char­les Tilly: Los movi­mien­tos socia­les, 1768–2008, Edit. Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2009, p. 225.. Se tra­ta de la «glo­ba­li­za­ción repre­si­va» que va pare­ja a la «glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca».

    Pedagogía del miedo

    Son varias las cons­tan­tes que reapa­re­cen a lo lar­go de las doc­tri­nas de con­tra­in­sur­gen­cia, de las estra­te­gias repre­si­vas, de los nive­les dife­ren­tes pero coor­di­na­dos de mili­ta­ri­za­ción social, etcé­te­ra, que hemos vis­to arri­ba, pero aquí vamos a desa­rro­llar sola­men­te la rela­cio­na­da con el mie­do pro­vo­ca­do, con la dosi­fi­ca­ción cal­cu­la­da del terror en las socie­da­des capi­ta­lis­tas. Dia­bo­li­zar al pre­si­den­te Zela­ya es intro­du­cir el mie­do en la pobla­ción que no tie­ne un nivel de con­cien­cia polí­ti­ca sufi­cien­te, ate­mo­ri­zar­le de tal mane­ra que no pue­da esta­ble­cer un diá­lo­go crí­ti­co con otras per­so­nas sobre el gol­pe de Esta­do, que no pue­da leer un revis­ta o libro, u oír un pro­gra­ma radio­fó­ni­co, etcé­te­ra, sin sen­tir algu­na for­ma de angus­tia, temor o mie­do que blo­quee u oscu­rez­ca la capa­ci­dad huma­na de pen­sa­mien­to racio­nal y obje­ti­vo, empan­ta­nán­do­la en el fan­go de la emo­ti­vi­dad, del egoís­mo y del shock para­li­zan­te inca­paz de reac­cio­nar.

    Exis­ten dos méto­dos de estu­dio y crí­ti­ca de estos pro­ce­di­mien­tos repre­si­vos. Uno es el for­mal, el que inves­ti­ga con más o menos rigor las par­tes exter­nas del pro­ble­ma, sin remon­tar­se mucho en su pasa­do y pres­tan­do poca aten­ción a las inter­ac­cio­nes de ese pro­ble­ma con el res­to de pro­ble­mas rela­cio­na­dos con él. La dia­léc­ti­ca ofre­ce otro méto­do que no des­de­ña las apor­ta­cio­nes del ante­rior, las asu­me y las con­si­de­ra váli­das, pero la dia­léc­ti­ca no se limi­ta a lo externo, tam­po­co se con­ten­ta con el pasa­do recien­te y recha­za el ais­la­mien­to del pro­ble­ma tra­ta­do. Un ejem­plo del pri­mer méto­do lo tene­mos en el libro de J. F. Alcán­ta­ra que defi­ne la polí­ti­ca del mie­do «como una nue­va mane­ra de enten­der la polí­ti­ca en la cual los dis­cur­sos polí­ti­cos no enfa­ti­zan las pro­me­sas de un futu­ro mejor, sino que abun­dan en pro­fe­ti­zar el catas­tro­fis­mo deri­va­do de no obe­de­cer al pie de la letra lo que nos está orde­nan­do el polí­ti­co de turno. Si tra­di­cio­nal­men­te la polí­ti­ca ha con­sis­ti­do en desa­rro­llar accio­nes que desem­bo­ca­rían en un futu­ro mejor y en expli­car­las al pue­blo para ganar su apo­yo, la polí­ti­ca del mie­do recu­rre a la segu­ri­dad (gene­ral­men­te la segu­ri­dad nacio­nal) para obte­ner el apo­yo incon­di­cio­nal de la ciu­da­da­nía a una serie de medi­das polí­ti­cas que de otra for­ma no serían res­pal­da­das» José F. Alcán­ta­ra: La socie­dad de con­trol, Edic. El Cobre, Bar­ce­lo­na 2008, p. 57.. El autor afir­ma que la polí­ti­ca del mie­do es ante­rior a los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001 en Esta­dos Uni­dos, y que éstos fue­ron sólo una excu­sa para relan­zar­la con más fuer­za y alcan­ce. Hacién­do­se eco de la doc­tri­na del shock de N. Klein dice que ésta «se rela­cio­na ínti­ma­men­te con la polí­ti­ca del mie­do, pues el shock es por defi­ni­ción un esta­do tran­si­to­rio y supe­ra­ble. La polí­ti­ca del mie­do per­si­gue man­te­ner a la pobla­ción sumi­da en un esta­do de shock para poder lle­var a cabo medi­das y refor­mas impo­pu­la­res» José F. Alcán­ta­ra: La socie­dad de con­trol, op. cit., p. 63..

    Estan­do de acuer­do con la defi­ni­ción, sin embar­go nos pare­ce limi­ta­da en cuan­to a su alcan­ce. La polí­ti­ca del mie­do no se limi­ta sólo a la polí­ti­ca en el sen­ti­do de gober­na­bi­li­dad, es decir en el sen­ti­do bur­gués, sino a la polí­ti­ca como sín­te­sis de la explo­ta­ción, como la eco­no­mía con­cen­tra­da, como base esen­cial que garan­ti­za la acu­mu­la­ción amplia­da del sis­te­ma. La polí­ti­ca del mie­do no es nue­va, sino que se remon­ta pre­ci­sa­men­te al naci­mien­to de la mis­ma polí­ti­ca enten­di­da en el sen­ti­do que noso­tros le damos, es decir, como polí­ti­ca del poder explo­ta­dor. Al hablar de «polí­ti­co de turno» pare­ce indi­car que se tra­ta de una cues­tión de per­so­na­li­da­des indi­vi­dua­les en vez de una polí­ti­ca sis­te­má­ti­ca y total. Si bien es cier­to que el catas­tro­fis­mo en uti­li­za­do en la polí­ti­ca del mie­do, lo más impor­tan­te de ésta radi­ca en que a par­tir de un momen­to pre­ci­so no se limi­ta a la ambi­güe­dad inhe­ren­te a la catás­tro­fe sino que pre­ci­sa con algún deta­lle en qué va a con­sis­tir esa catás­tro­fe, qué daños va a cau­sar, y lo hace así por­que bus­ca pro­du­cir no sólo mie­do sino terror, o sea, mie­do incon­tro­la­do e incon­tro­la­ble, ate­rro­ri­zar, y eso requie­re adver­tir que, por ejem­plo, si el ejér­ci­to va a dar un gol­pe mili­tar es para exter­mi­nar físi­ca­men­te a los revo­lu­cio­na­rios y a las per­so­nas rela­cio­na­das con ellos. Un ejem­plo entre millo­nes lo tene­mos en el ban­do mili­tar del gene­ral Mola suble­va­do en 1936.

    El méto­do dia­léc­ti­co va más lejos ya que, en este pro­ble­ma con­cre­to, lo pri­me­ro que hace es esta­ble­cer qué rela­cio­nes exis­ten entre la obe­dien­cia y el pro­ce­so que va de la preo­cu­pa­ción al terror, pasan­do por la inquie­tud, para con­cluir en el mie­do a la liber­tad. Tras expli­car que es el poder exis­ten­te en cada épo­ca quien deter­mi­na e impo­ne qué es lo racio­nal e irra­cio­nal, qué es la obe­dien­cia y la desobe­dien­cia, A. Sán­chez Váz­quez aña­de:

    «Se obe­de­ce por­que es racio­nal obe­de­cer y es racio­nal lo que el poder deter­mi­na; o lo que es lo mis­mo: el poder pre­sen­ta su que­rer, el inte­rés par­ti­cu­lar que expre­sa, como racio­nal y uni­ver­sal. Así, pues, obe­de­cer por razo­nes es, en defi­ni­ti­va, obe­de­cer por las razo­nes del poder […] en cuan­to que la moral for­ma par­te de la ideo­lo­gía domi­nan­te y ésta no pue­de ser sepa­ra­da del poder al que sir­ve, se obe­de­ce por­que así lo impo­ne el poder […] el suje­to cree que no se jus­ti­fi­ca asu­mir ese ries­go y enton­ces obe­de­ce por­que no le que­da otra alter­na­ti­va» Adol­fo Sán­chez Váz­quez: Entre la reali­dad y la uto­pía, FCE, Méxi­co 1999, pp. 20–22..

    ¿A qué ries­go se refie­re el autor? Al de sufrir daños de cual­quier tipo e inclu­so per­der la vida si no obe­de­cie­ra, es decir, el pro­ble­ma del mie­do.

    ¿Cuál es la base obje­ti­va, mate­rial y social del mie­do? La res­pues­ta nos la da E. Fromm:

    «En la his­to­ria huma­na has­ta el momen­to actual el hom­bre ha vis­to limi­ta­da su liber­tad de actuar por obra de dos fac­to­res: el uso de la fuer­za por los gober­nan­tes (esen­cial­men­te su capa­ci­dad de matar a quie­nes se opo­nían), y lo que es más impor­tan­te, la ame­na­za del ham­bre con­tra quie­nes no esta­ban dis­pues­tos a acep­tar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de exis­ten­cia social que se les impo­nían» Erich Fromm: Sobre la desobe­dien­cia y otros ensa­yos, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 1984, p. 129..

    Sabe­mos que el ham­bre es un ins­tin­to bási­co, pero tam­bién exis­te el «ham­bre indu­ci­da» social­men­te por la pre­sión con­su­mis­ta, por lo que antes de lle­gar al ham­bre físi­co pue­den sufrir­se otras «ham­bres» meno­res pero que tam­bién nos lle­ven a la ren­di­ción y al mie­do. Las «cri­sis de des­abas­te­ci­mien­to» pro­vo­ca­das por la reac­ción bur­gue­sa para derro­tar a los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios, como vimos en el Chi­le de 1973, bus­can pre­ci­sa­men­te esto, crear páni­co y reac­ción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria median­te el mie­do a las «ham­bres» y sobre todo al ham­bre físi­co.

    Lo mis­mo debe­mos decir con res­pec­to al mie­do al des­pi­do y por tan­to del mie­do a la huel­ga, a la lucha y a la liber­tad, por­que el des­pi­do del tra­ba­jo nos deja des­pro­te­gi­dos fren­te al ham­bre social­men­te defi­ni­da en ese momen­to, fren­te al con­su­mis­mo. Con res­pec­to al uso de la fuer­za por los gober­nan­tes, tene­mos que hablar no sólo de vio­len­cias físi­cas sino tam­bién de la dosi­fi­ca­ción del mie­do, del terror cal­cu­la­do que apli­ca el gober­nan­te. Scott habla de la «enor­me liber­tad» de tie­nen los amos, los seño­res, los brah­ma­nes para apli­car el terror de for­ma arbi­tra­ria sobre las per­so­nas opri­mi­das median­te pali­zas, vio­la­cio­nes sexua­les, vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca, median­te humi­lla­cio­nes e insul­tos y muchas otras vio­len­cias. James C. Scott: Los domi­na­dos y el arte de la resis­ten­cia, Txa­la­par­ta, Tafa­lla 2003, p. 49.. Esta liber­tad no ha des­apa­re­ci­do en el capi­ta­lis­mo sino que se pre­sen­ta con más méto­dos y por ello con más efec­ti­vi­dad invi­si­ble. El terror arbi­tra­rio ha sido siem­pre uno de los méto­dos fun­da­men­ta­les en la peda­go­gía del mie­do y en el terror cal­cu­la­do por­que, como vere­mos, some­te a las per­so­nas o colec­ti­vos que lo pade­cen a un per­ma­nen­te terror pró­xi­mo, inme­dia­to pero impre­de­ci­ble, for­tui­to, capri­cho­so e incon­tro­la­ble, lo que mul­ti­pli­ca todos los temo­res a lo des­co­no­ci­do pero terri­ble.

    E. Fromm ha estu­dia­do la diná­mi­ca que con­clu­ye en el mie­do a la liber­tad como una de las reali­da­des que más faci­li­tan la con­ti­nui­dad del capi­ta­lis­mo. Fromm insis­te en la natu­ra­le­za dia­léc­ti­ca de la liber­tad: apre­cia­mos los logros posi­ti­vos de la liber­tad con­quis­ta­da con res­pec­to a las opre­sio­nes del pasa­do, pero no nos atre­ve­mos a enfren­tar­nos a los cos­tos y ries­gos que supo­ne con­quis­tar la liber­tad en el pre­sen­te, aho­ra mis­mo, y en el futu­ro Erich Fromm: El mie­do a la liber­tad, Pla­ne­ta-Agos­ti­ni, Bar­ce­lo­na 1985, p. 128 y ss.. Tene­mos mie­do a la liber­tad y nos con­ten­ta­mos con la que otros con­quis­ta­ron para noso­tros pero no lucha­mos para mejo­rar­la y ampliar­la. Más ade­lan­te el autor expli­ca cómo es el mer­ca­do capi­ta­lis­ta el que defi­ne nues­tra per­so­na­li­dad con­de­nán­do­nos a un ais­la­mien­to total que no es sino el refle­jo de que somos sim­ples mer­can­cías huma­nas, y aquí Fromm expo­ne la teo­ría mar­xis­ta del feti­chis­mo, del extra­ña­mien­to Erich Fromm: El mie­do a la liber­tad, op. cit., p. 143., impres­cin­di­ble para enten­der el pro­ble­ma del mie­do a la liber­tad. Con­ti­núa denun­cian­do los efec­tos de las téc­ni­cas de mar­ke­ting para mul­ti­pli­car la irra­cio­na­li­dad con­su­mis­ta, «méto­dos de embo­ta­mien­to de la capa­ci­dad de pen­sa­mien­to crí­ti­co que son más peli­gro­sos para las liber­ta­des y la demo­cra­cia que muchos ata­ques abier­tos» Erich Fromm: El mie­do a la liber­tad, op. cit., p. 153.. E. Fromm tras denun­ciar que «en su mayo­ría, los psi­quia­tras acep­tan como un supues­to indis­cu­ti­ble la estruc­tu­ra de su pro­pia socie­dad» Erich Fromm: El mie­do a la liber­tad, op. cit., p. 163., se extien­de en los meca­nis­mos de eva­sión desa­rro­lla­dos por la socie­dad bur­gue­sas que nos «libe­ran» del pro­ble­ma de enfren­tar­nos a nues­tro mie­do a la liber­tad: el auto­ri­ta­ris­mo, la des­truc­ti­vi­dad y la con­for­mi­dad auto­má­ti­ca.

    No pode­mos exten­der­nos en la diná­mi­ca de estos gran­des meca­nis­mos de eva­sión, sus cone­xio­nes y en cómo com­ba­tir­los. Debe­mos dar un paso más y par­tien­do de lo vis­to, defi­nir lo que es el mie­do, sabien­do que toda defi­ni­ción se carac­te­ri­za por dete­ner el movi­mien­to de lo real y, lo que es peor, por para­li­zar la vida bullen­te de las con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas inser­tas en la reali­dad en cam­bio y en per­ma­nen­cia. Tenien­do esto en cuen­ta, pode­mos decir que el «mie­do» es una par­te, un momen­to, del pro­ce­so gene­ral que par­te del ins­tin­to de super­vi­ven­cia y aca­ba en el páni­co para­li­zan­te o con la resis­ten­cia deses­pe­ra­da. De entre todas las defi­ni­cio­nes que hemos leí­do, empe­za­mos con la que ofre­ce Enri­que Gon­zá­lez Duro:

    «El mie­do ha sido –y es– un sen­ti­mien­to per­ma­nen­te, recu­rren­te o muy fre­cuen­te en la vida y en la obra de los hom­bres; un mie­do mayor o menor, indi­vi­dua­li­za­do o colec­ti­vo, según los tiem­pos en los que se viva. El mie­do sur­ge espon­tá­nea­men­te cuan­do algo o alguien nos ame­na­za con hacer­nos daño o des­truir­nos, hacién­do­nos reac­cio­nar: la inhi­bi­ción para­li­zan­te, la hui­da, la reac­ción catas­tró­fi­ca, la defen­sa o el ata­que. El valor, cuan­do no es orgu­llo nar­ci­sis­ta o pom­po­sa vani­dad, encu­bre el mie­do o pue­de resul­tar sui­ci­da» Enri­que Gon­zá­lez Duro: Bio­gra­fía del mie­do, Edit, Deba­te, Bar­ce­lo­na 2007, p. 15..

    Esta rela­ción entre mie­do y valor, entre pasi­vi­dad y resis­ten­cia, entre hui­da ate­rro­ri­za­da y ata­que deses­pe­ra­do, va a ser muy impor­tan­te en todo lo que sigue por­que sir­ve para expli­car­nos uno de los pro­ble­mas de fon­do de la peda­go­gía del mie­do apli­ca­da por la cla­se domi­nan­te y, a par­tir de ahí, la nece­si­dad que tie­ne de dosi­fi­car la pro­vo­ca­ción del mie­do median­te el terror cal­cu­la­do, que más ade­lan­te estu­dia­re­mos, para que no ter­mi­ne esca­pán­do­se­le la situa­ción al gene­rar una masi­va reac­ción de valor entre la gen­te explo­ta­da que se ha har­ta­do de aguan­tar pasi­va­men­te. La dosi­fi­ca­ción del mie­do y el terror cal­cu­la­do son tan­to más efec­ti­vos cuan­to que se apli­can no sobre gru­pos que pue­den pen­sar y reac­cio­nar colec­ti­va­men­te, sino sobre indi­vi­duos ato­mi­za­dos, sepa­ra­dos unos de otros aun­que vivan en colec­ti­vi­dad, que no pue­den o no se atre­ven a comen­tar con otros indi­vi­duos, con sus veci­nos y otras per­so­nas cono­ci­das, la reali­dad social car­ga­da de vio­len­cia opre­so­ra y de terror repre­si­vo, sino que pade­cen en silen­cio su mie­do y su terror, sin bus­car apo­yo en nadie y sin dar a nadie apo­yo. La razón por la que el poder bus­ca man­te­ner y aumen­tar el ais­la­mien­to indi­vi­dua­lis­ta radi­ca en que: «el mie­do com­par­ti­do une y refuer­za, o al menos con­sue­la. En deter­mi­na­das épo­cas y cir­cuns­tan­cias hubo pobla­cio­nes que vivie­ron ate­rro­ri­za­das y, no obs­tan­te, pudie­ron diver­tir­se y has­ta rebe­lar­se» Enri­que Gon­zá­lez Duro: Bio­gra­fía del mie­do, op. cit., p. 16..

    La inves­ti­ga­do­ra María Inés Mudrov­cic sos­tie­ne que:

    «En el mie­do sur­ge algo externo que pare­ce poner en peli­gro la con­ser­va­ción del indi­vi­duo o los miem­bros de su gru­po, pero siem­pre de modo que –en esto estri­ba la dife­ren­cia con el sus­to y la agi­ta­ción– la ame­na­za no es como direc­ta­men­te actual y pal­pa­ble, sino como posi­ble, según nos dic­ta la expe­rien­cia […] La angus­tia no sabe lo que teme. Pero el mie­do siem­pre tie­ne un obje­to que, o bien está pre­sen­te, o bien es actua­li­za­do en tan­to que repre­sen­ta­ción de una ame­na­za futu­ra […] Debi­do a las fuer­tes emo­cio­nes de terror y sor­pre­sa cau­sa­dos por cier­tos even­tos, la men­te se diso­cia: es inca­paz de regis­trar la heri­da de la psi­que por­que los meca­nis­mos ordi­na­rios de con­cien­cia y cog­ni­ción son des­trui­dos, por lo que dichos acon­te­ci­mien­tos no son incor­po­ra­dos al espa­cio de expe­rien­cia del indi­vi­duo…» María Inés Mudrov­cic: «Trau­ma, mie­do y memo­ria», en Mie­dos y memo­rias en las socie­da­des con­tem­po­rá­neas, Comu­ni­cAr­te Edit., Argen­ti­na 2006, pp. 207–208..

    Por su par­te, Pau­la Rodrí­guez Marino, a la que hemos cita­do ante­rior­men­te en su afir­ma­ción de que sub­sis­ten difi­cul­ta­des para dife­ren­ciar angus­tia, mie­do y terror, pero, siguien­do a Freud, más ade­lan­te sos­tie­ne que «la angus­tia invo­lu­cra a un esta­do de expec­ta­ti­va fren­te a un peli­gro, lo que per­mi­ti­ría cier­ta pre­pa­ra­ción fren­te al peli­gro aun­que éste sea des­co­no­ci­do mien­tras que el mie­do requie­re nece­sa­ria­men­te la pre­sen­cia del obje­to que pro­vo­ca este sen­ti­mien­to. Lo dis­tin­ti­vo del terror sería, enton­ces, la fal­ta de pre­pa­ra­ción fren­te al peli­gro, la sor­pre­sa». Siguien­do a Freud y a Kauf­man, la auto­ra dice que «esta ausen­cia de una pro­tec­ción anti­ci­pa­to­ria se reco­no­ce tam­bién en la viven­cia del even­to o expe­rien­cia trau­má­ti­ca. La vio­len­cia y la masi­vi­dad del acon­te­ci­mien­to trau­má­ti­co pue­den pro­du­cir una ausen­cia o inca­pa­ci­dad de res­pon­der de for­ma ade­cua­da» Pau­la Rodrí­guez Marino: «Exi­lio, trau­ma y mie­do…», en Mie­dos y memo­rias en las socie­da­des con­tem­po­rá­neas, op. cit., p. 250.. El arro­lla­dor impac­to de la vio­len­cia terro­rí­fi­ca pue­de inca­pa­ci­tar y de hecho inca­pa­ci­ta a las per­so­nas, anu­lán­do­las, para­li­zan­do su capa­ci­dad de res­pues­ta racio­nal. Emi­lio Cren­zel sos­tie­ne esto mis­mo cuan­do dice que: «el terror inter­vie­ne des­man­te­lan­do o deses­truc­tu­ran­do las defen­sas ope­ra­ti­vas de los suje­tos, que­bran­do sus ima­gi­na­rios socia­les y sus recur­sos per­so­na­les pre­exis­ten­tes» Emi­lio Cren­zel: «Car­tas a Vide­la: una explo­ra­ción sobre el mie­do, el terror y la memo­ria», en Mie­dos y memo­rias en las socie­da­des con­tem­po­rá­neas, op. cit., p. 135..

    Otras inves­ti­ga­cio­nes aña­den una tesis muy impor­tan­te para nues­tra refle­xión sobre el terro­ris­mo. Según W. F. Sto­ne, la teo­ría de la mani­pu­la­ción del terror per­mi­te expli­car por qué son las per­so­nas auto­ri­ta­rias, débi­les psi­co­ló­gi­ca­men­te, con iden­ti­da­des poco desa­rro­lla­das y, por tan­to, nece­si­ta­das de una auto­ri­dad supe­rior que las pro­te­ja y guíe, las más mani­pu­la­bles por el terror indu­ci­do o pro­vo­ca­do por el poder esta­ble­ci­do. Hacien­do refe­ren­cia a otras inves­ti­ga­cio­nes, Sto­ne dice que «el auto­ri­ta­rio tien­de a uti­li­zar la supers­ti­ción y la este­reo­ti­pia para des­pla­zar la cau­sa­li­dad hacia fuer­zas exter­nas, fue­ra del con­trol per­so­nal. El mie­do a la pro­pia debi­li­dad le lle­va a valo­rar exa­ge­ra­da­men­te el poder y la fuer­za» William F. Sto­ne: «Mani­pu­la­ción del terror y auto­ri­ta­ris­mo», en Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca, Valen­cia, nº 23, 2001, p. 8.. La «con­cien­cia de la muer­te» es mani­pu­la­da, amplia­da y orien­ta­da hacia los fines dic­ta­dos por el poder esta­ble­ci­do. Las per­so­nas con una auto­es­ti­ma e iden­ti­dad sóli­das, esta­bles y demo­crá­ti­cas pue­den con­tro­lar mucho mejor el mie­do a la muer­te y a todo lo que le pre­ce­de, como el dolor y el sufri­mien­to, racio­na­li­zán­do­lo.

    Pero las per­so­nas con débil iden­ti­dad y auto­es­ti­ma, que nece­si­tan de la auto­ri­dad exter­na, tie­nen más difi­cul­ta­des para racio­na­li­zar la muer­te, tie­nen mucho más mie­do a lo des­co­no­ci­do, a los peli­gros que ace­chan y que pue­den ace­le­rar la muer­te y los dolo­res insu­fri­bles que se le supo­ne. En base a esto, el terro­ris­mo, ade­más de exter­mi­nar toda resis­ten­cia, tam­bién logra movi­li­zar en su apo­yo a un sec­tor social carac­te­ri­za­do por su nece­si­dad de pro­tec­ción. Por tan­to, la pro­pa­gan­da bur­gue­sa bus­ca ampliar la base social auto­ri­ta­ria que apo­ye al terro­ris­mo capi­ta­lis­ta, que apo­ye a Hitler, a Fran­co, a Pino­chet… «La lite­ra­tu­ra sugie­re cier­to para­le­lis­mo con los resul­ta­dos empí­ri­cos sobre el auto­ri­ta­ris­mo, en cuan­to que la acti­va­ción de la ansie­dad, por el recuer­do o con­cien­cia de la muer­te, pro­du­ce con­duc­tas que se han des­cri­to amplia­men­te como carac­te­rís­ti­cas de indi­vi­duos que pun­túan muy alto en la esca­la de Auto­ri­ta­ris­mo de Dere­chas (RWA) y la esca­la F» William F. Sto­ne: «Mani­pu­la­ción del terror y auto­ri­ta­ris­mo», op. cit., p. 15..

    Vamos a poner un ejem­plo sobre cómo fun­cio­na la peda­go­gía del mie­do y del terror cal­cu­la­do en un caso verí­di­co que reunía el shock de la sor­pre­sa, la vio­len­cia medi­da que bus­ca que la vic­ti­ma sal­te del mie­do con­tro­la­do al terror incon­tro­la­ble y, al final, la obten­ción del obje­ti­vo bus­ca­do por el agre­sor. Se tra­ta de los méto­dos de inti­mi­da­ción emplea­dos por los ejér­ci­tos napo­leó­ni­cos para vivir del saqueo y del robo de los recur­sos de las pobla­cio­nes que inva­dían, para ali­viar así el peso y el volu­men de sus trans­por­tes adqui­rien­do más rapi­dez de movi­mien­tos y pudien­do trans­por­tar más armas y muni­cio­nes. C. Sum­mer­vi­lle narra en su inves­ti­ga­ción sobre la gue­rra entre bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses en la Penín­su­la Ibé­ri­ca, cuan­do el ejér­ci­to bri­tá­ni­co huía a toda pri­sa hacia Gali­cia para embar­car des­tino a Gran Bre­ta­ña per­se­gui­do muy de cer­ca por los fran­ce­ses:

    «Pero los sol­da­dos no podían obte­ner nada de sus exas­pe­ra­dos ofi­cia­les, ni de los empo­bre­ci­dos cam­pe­si­nos que, natu­ral­men­te, solían pro­te­ger el poco forra­je que poseían. Aque­llos pri­sio­ne­ros fran­ce­ses que mar­cha­ban con las colum­nas de Moo­re se diver­tían, aun­que les saca­ba de qui­cio la fal­ta de expe­rien­cia que sus cap­to­res demos­tra­ban ante la dura reali­dad de la vida en cam­pa­ña. En una oca­sión, un ofi­cial fran­cés se ofre­ció volun­ta­ria­men­te para con­se­guir comi­da para los hom­bres que los escol­ta­ban. Ense­gui­da man­dó lla­mar a uno de los patriar­cas de una aldea y antes de decir nada lo derri­bó de un gol­pe para lue­go exi­gir­le desa­yuno para todo el gru­po. Poco des­pués el pobre hom­bre vol­vió a apa­re­cer con todo lo que habían pedi­do» Chris­top­her Sum­mer­vi­lle: La mar­cha de la muer­te, RBA, 2006, p. 128..

    Esta­mos ya, por tan­to, en con­di­cio­nes para pasar a estu­diar qué es la peda­go­gía del mie­do. R. Rodrí­guez Molas empie­za su magis­tral obra sobre la repre­sión y la tor­tu­ra en Argen­ti­na con estas pala­bras extraí­das de su capí­tu­lo sobre los comien­zos de la peda­go­gía del mie­do: «Como es sabi­do, la tor­tu­ra “legal” de los códi­gos pri­mi­ti­vos y la con­tem­po­rá­nea de las socie­da­des repre­si­vas defi­nen un cri­te­rio de “jus­ti­cia” y poder impues­tos a tra­vés del domi­nio y el terror» Ricar­do Rodrí­guez Molas: His­to­ria de la tor­tu­ra. El orden repre­si­vo en la Argen­ti­na, EUDEBA S.E.M., 1984, p. 5.. Hay muy poco escri­to sobre la peda­go­gía del mie­do, aun­que sea impres­cin­di­ble como basa­men­to del pro­ce­so que va de la inquie­tud ini­cial al terror últi­mo, como expre­sión del páni­co ante la apli­ca­ción del terro­ris­mo; pro­ce­so que en nin­gún momen­to ter­mi­na de sepa­rar­se del Esta­do aun­que algu­nas de sus plas­ma­cio­nes con­cre­tas fun­cio­nen con una auto­no­mía tal que seme­je inde­pen­den­cia de fac­to con res­pec­to al Esta­do. Por ejem­plo, uno de los cam­pos en don­de más se apre­cia el jue­go entre depen­den­cia, auto­no­mía o inde­pen­den­cia for­mal con res­pec­to al Esta­do es el de la edu­ca­ción, des­de la públi­ca ejer­ci­da direc­ta­men­te por fun­cio­na­rios esta­ta­les has­ta la pri­va­da ejer­ci­da por empre­sas o gru­pos reli­gio­sos.

    El autor al que recu­rri­mos dice unas pági­nas más ade­lan­te que:

    «La peda­go­gía del mie­do, la fuer­za irra­cio­nal, se expan­de asi­mis­mo a otros ámbi­tos. Los cas­ti­gos en las escue­las eran tra­di­cio­na­les en el Anti­guo Régi­men. Ian Gib­son, un pres­ti­gio­so his­pa­nis­ta naci­do en Irlan­da, estu­dia en su admi­ra­ble libro El vicio inglés, la cos­tum­bre de azo­tar a los niños en Gran Bre­ta­ña. En el ámbi­to espa­ñol y ame­ri­cano esa ten­den­cia no le iba a la zaga. Como es sabi­do, en las escue­las públi­cas y pri­va­das los azo­tes y los pal­me­ta­zos eran una prác­ti­ca coti­dia­na, sin olvi­dar­nos de otros cas­ti­gos cor­po­ra­les a los que alu­den los libros de memo­rias, con­si­de­rán­do­se­los de impor­tan­cia fun­da­men­tal para la for­ma­ción del carác­ter de la juven­tud» Ricar­do Rodrí­guez Molas: His­to­ria de la tor­tu­ra y el orden repre­si­vo en la Argen­ti­na, op. cit., p. 26..

    Más toda­vía y para con­cluir con el inves­ti­ga­dor que ha rea­li­za­do una de las mejo­res crí­ti­cas del terro­ris­mo que haya­mos leí­do nun­ca, vea­mos la siguien­te cita en la que R. Rodrí­guez mues­tra cómo inter­ac­túan diver­sos nive­les de la reali­dad repre­si­va, sin olvi­dar nun­ca la pre­sen­cia más cer­ca­na que leja­na, o inser­ta en ellos mis­mo, del poder, del Esta­do:

    «Pero es posi­ble decir­lo mejor toda­vía, y es que por lógi­ca, sin nin­gu­na duda, la moral exclu­si­va­men­te uti­li­ta­ria e indi­vi­dua­lis­ta incul­ca­da des­de el poder, una acción que no es recien­te, se mues­tra into­le­ran­te y en el mejor de los casos indi­fe­ren­te ante las agre­sio­nes a los dere­chos huma­nos. Y no sólo no se com­pro­me­te en la defen­sa de los mili­tan­tes polí­ti­cos, tam­po­co en la de aque­llos que tras­gre­den las reglas de la sexua­li­dad con­si­de­ra­da, por decir­lo así, como “nor­mal”. No es nece­sa­rio vol­ver a insis­tir en el hecho de que la repre­sión, todos los tipos de repre­sión, están pro­fun­da­men­te arrai­ga­dos en la socie­dad argen­ti­na. Con insis­ten­cia se tra­tó de ani­qui­lar por todos los modos posi­bles cual­quier expre­sión racio­nal e inde­pen­dien­te, con­di­cio­nan­do por todos los medios, mecá­ni­ca­men­te se ha obser­va­do, des­de las escue­las y los medios de comu­ni­ca­ción “la ense­ñan­za de idea­les y sím­bo­los emo­cio­na­li­za­dos, median­te la pla­ni­fi­ca­ción y coor­di­na­ción de los ambien­tes, los equi­pos de tra­ba­jo y los jue­gos, y des­pués median­te una pro­pa­gan­da inte­li­gen­te” (Mann­heim 1963, 335). A este pro­ce­so de fusión y coor­di­na­ción, suman la doc­tri­na de los “valo­res más altos”, los de la “tra­di­ción” o los ya alu­di­dos de la “civi­li­za­ción occi­den­tal y cris­tia­na” (todos ellos for­mas indu­da­bles de infa­li­bi­li­dad), en sus­ten­to de los cua­les jus­ti­fi­can la cen­su­ra y toda cla­se de repre­sión y vio­len­cia.

    »En esto estri­ba el carác­ter auto­ri­ta­rio de un amplio sec­tor de la pobla­ción. Es posi­ble men­cio­nar nume­ro­sos casos en rela­ción a una situa­ción que en gran medi­da moti­va el desin­te­rés en ana­li­zar las cau­sas más pro­fun­das del auto­ri­ta­ris­mo. ¿Por qué esto? Sobre todo, qui­zá sea debi­do al hecho de que es más sim­ple y menos com­pli­ca­do prac­ti­car el olvi­do, y ese ejer­ci­cio se ha obser­va­do con suma fre­cuen­cia. Por otra par­te, tal como son las cosas, sue­le caer­se en lo anec­dó­ti­co y super­fi­cial. En ese aspec­to, y fren­te a los pro­ble­mas que afec­tan a nues­tra reali­dad y que inter­fie­ren en el logro de la feli­ci­dad indi­vi­dual genui­na, una y otra vez sec­to­res polí­ti­cos y con­fe­sio­na­les acu­san al sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal de fomen­tar la por­no­gra­fía (“demo­cra­cia por­no­grá­fi­ca”, dicen con refe­ren­cia a la mayor per­mi­si­bi­li­dad en las rela­cio­nes coti­dia­nas y dejan a un lado las defor­ma­cio­nes pro­pias de una socie­dad alie­nan­te que con­si­de­ra a la mujer como un sim­ple obje­to sexual)» Ricar­do Rodrí­guez Molas: His­to­ria de la tor­tu­ra y el orden repre­si­vo en la Argen­ti­na, EUDEBA S.E.M., 1984, p. 97..

    Como vemos, la peda­go­gía del mie­do apli­ca­da des­de el poder cen­tral y los micro­po­de­res cir­cun­dan­tes a éste, como la Igle­sia, por ejem­plo, pro­du­ce per­so­nas que ade­más de auto­ri­ta­rias, están desin­te­re­sa­das e inca­pa­ci­ta­das para ana­li­zar las cau­sas más pro­fun­das del auto­ri­ta­ris­mo, cen­su­ra, repre­sión y vio­len­cia que pade­cen y que a la vez ejer­ci­tan. Cuan­do el autor insis­te en que estu­dia a la socie­dad argen­ti­na, debe­mos con­cluir que no pien­sa que dicha socie­dad sea ácra­ta, anar­quis­ta, sin Esta­do, o que inclu­so haya lle­ga­do ya al comu­nis­mo. Nada de esto, inves­ti­ga y denun­cia radi­cal­men­te el papel del Esta­do y del terro­ris­mo en la his­to­ria argen­ti­na, sin olvi­dar­se de las ayu­das que ha reci­bi­do y reci­be de otros micro­po­de­res como el ecle­siás­ti­co. Por tan­to, pode­mos con­cluir dicien­do que uno de los obje­ti­vos prio­ri­ta­rios de la peda­go­gía del mie­do es pro­te­ger­se a sí mis­ma al pro­du­cir suje­tos tan obe­dien­tes que ni pien­san en pre­gun­tar por qué obe­de­cen, que ni siquie­ra sepan que cum­ple con uno de los meca­nis­mos de eva­sión cita­dos por Fromm: el con­sen­ti­mien­to mecá­ni­co, y el otro obje­ti­vo es borrar para siem­pre el mayor ras­tro posi­ble de sus atro­ci­da­des, hacer­las des­apa­re­cer tan­to en la memo­ria y en la his­to­ria, como en los posi­bles res­tos que pudie­ran denun­ciar el cri­men.

    La peda­go­gía del mie­do se sus­ten­ta y se ejer­ce median­te el deno­mi­na­do «len­gua­je del mie­do», tal como lo han defi­ni­do los inves­ti­ga­do­res que estu­dia­ron el terro­ris­mo pade­ci­do por el pue­blo chi­leno bajo la dic­ta­du­ra de Pino­chet. El Comi­té de Defen­sa de los Dere­chos del Pue­blo, CODEPU, ela­bo­ró un impre­sio­nan­te estu­dio de los efec­tos del terro­ris­mo en el capí­tu­lo dedi­ca­do a la socie­dad repre­si­va y, espe­cial­men­te, al len­gua­je del mie­do. Tras expo­ner la diná­mi­ca del terror y del terro­ris­mo, aña­de:

    «El fac­tor común a los ele­men­tos seña­la­dos de esta gue­rra psi­co­ló­gi­ca es el Mie­do. El mie­do es, en todas sus moda­li­da­des de exis­ten­cia, al mis­mo tiem­po medio y fin, con­di­ción nece­sa­ria y resul­ta­do pro­cu­ra­do. El mie­do, como situa­ción pla­ni­fi­ca­da­men­te crea­da y exa­cer­ba­da por el poder del Esta­do dic­ta­to­rial, ha deja­do de ser una reac­ción natu­ral que pro­te­ge al suje­to y una viven­cia pura­men­te indi­vi­dual, para trans­for­mar­se en tras­fon­do y nexo de las rela­cio­nes seda­les, es decir, de la comu­ni­ca­ción entre las per­so­nas».

    Poco des­pués pre­sen­ta las siguien­tes con­clu­sio­nes:

    1. Para gran par­te de la pobla­ción en Chi­le bajo dic­ta­du­ra, el mie­do dejó de ser una reac­ción indi­vi­dual tran­si­to­ria y ha deve­ni­do en tras­fon­do y nexo comu­ni­ca­cio­nal per­ma­nen­te.
    2. La situa­ción gene­ral de con­tex­to está deter­mi­na­da por un dis­cur­so del poder que es un con­ti­nuum de men­sa­jes doble vin­cu­lan­tes. Éste ha sus­ti­tui­do la bási­ca con­fian­za inter­ac­cio­nal por des­con­fian­za.
    3. Las dis­tor­sio­nes de reglas y hábi­tos comu­ni­ca­cio­na­les se rigen pre­do­mi­nan­te­men­te por la nega­ción, el fin­gi­mien­to y el ocul­ta­mien­to.
    4. El con­cep­to psi­co­ló­gi­co de nega­ción no ago­ta la expli­ca­ción, ni inclu­ye las for­mas prin­ci­pa­les de la comu­ni­ca­ción del mie­do.
    5. El fin­gi­mien­to y el ocul­ta­mien­to acti­vo son ver­da­de­ras téc­ni­cas lúci­das de sobre­vi­ven­cia. Podrán gra­dual­men­te dejar de ser uti­li­za­das en la medi­da que se recons­tru­ya la mutua con­fian­za gru­pal y social.
    6. Los meca­nis­mos de fin­gi­mien­to, ocul­ta­mien­to y nega­ción intra­gru­pa­les (ejem­plo: fami­lia) van fuer­te­men­te acom­pa­ña­dos de pro­ce­sos de cul­pa, hos­ti­li­dad y sole­dad.
    7. Los fenó­me­nos des­cri­tos, espe­cial­men­te los de la des­con­fian­za bási­ca pro­vo­ca­dos por la tor­tu­ra son de pri­me­ra impor­tan­cia en la psi­co­te­ra­pia CODEPU: Per­so­na, Esta­do, Poder. Estu­dios sobre salud men­tal – Chi­le 1972–1989, http://​www​.dere​chos​.org/​n​i​z​kor, 5 de mar­zo de 2002..

    Figura del amo y de los intocables

    Por uno u otro moti­vo, aquí nos vie­ne muy bien recor­dar el poder dis­ci­pli­na­dor que tie­ne la deno­mi­na­da «figu­ra del Amo», según la feliz expre­sión de D. Sibony en su estu­dio sobre la indi­fe­ren­cia polí­ti­ca de las gen­tes explo­ta­das Daniel Sibony: «De la indi­fe­ren­cia en mate­ria de polí­ti­ca», en Locu­ra y socie­dad segre­ga­ti­va, Arman­do Ver­di­glio­ne, Edit. Anagra­ma, Bar­ce­lo­na 1976, p. 108.. En la medi­da en que la par­ti­ci­pa­ción en polí­ti­ca pue­de lle­gar a cues­tio­nar el orden esta­ble­ci­do, en esa medi­da inter­vie­ne la «figu­ra del Amo» auto­ri­ta­rio y coer­ci­ti­vo que el poder intro­du­jo en nues­tra per­so­na­li­dad, con­du­cién­do­nos a la indi­fe­ren­cia social. El Amo está siem­pre pre­sen­te como figu­ra ideal que se adap­ta a cual­quier con­tex­to, unas veces cas­ti­gan­do y otras pro­te­gien­do, pero siem­pre ase­gu­ran­do la obe­dien­cia ya que:

    «Mien­tras obe­dez­co al poder del Esta­do, de la Igle­sia o de la opi­nión públi­ca, me sien­to segu­ro y pro­te­gi­do. En ver­dad, poco impor­ta cuál es el poder al que obe­dez­co. Es siem­pre una ins­ti­tu­ción, unos hom­bres, que uti­li­zan de una u otra mane­ra la fuer­za y que pre­ten­den frau­du­len­ta­men­te poseer la omnis­cien­cia y la omni­po­ten­cia. Mi obe­dien­cia me hace par­ti­ci­par del poder que reve­ren­cio, y por ello me sien­to fuer­te. No pue­do come­ter erro­res, pues ese poder deci­de por mí; no pue­do estar solo, por­que él me vigi­la; no pue­do come­ter peca­dos, por­que él no me per­mi­te hacer­lo, y aun­que los come­ta, el cas­ti­go es sólo un modo de vol­ver al poder omní­mo­do» Erich Fromm: Sobre la desobe­dien­cia y otros ensa­yos, Pai­dos Stu­dio, Bar­ce­lo­na 1984, pp. 9–15..

    La «figu­ra del Amo» es espe­cial­men­te nece­sa­ria en las estruc­tu­ras e ins­tan­cias encar­ga­das de garan­ti­zar el poder esta­ble­ci­do, en las que la dis­ci­pli­na y la jerar­quía tie­nen un papel cla­ve en el con­trol de las ansias de liber­tad de sus miem­bros, para man­te­ner­los siem­pre sumi­sos y obe­dien­tes a las órde­nes, al mar­gen de éstas y de a quie­nes afec­ten, al mar­gen de quien sean sus víc­ti­mas. La «figu­ra del Amo» es cen­tral en las fuer­zas repre­si­vas, sean de repre­sión mate­rial o espi­ri­tual. Ya hemos vis­to el cui­da­do que ponen los Esta­dos bur­gue­ses en la for­ma­ción de sus tor­tu­ra­do­res, y una preo­cu­pa­ción simi­lar tie­nen en man­te­ner la fide­li­dad de sus ejér­ci­tos, para lo que no dudan en man­te­ner for­mas dis­ci­pli­na­rias apren­di­das de los ejér­ci­tos anti­guos por­que ata­ñen a lo más pro­fun­do de la estruc­tu­ra psí­qui­ca, al mie­do y al terror a lo into­ca­ble, al tabú que supo­ne la «figu­ra del Amo». J. Zulai­ka ha estu­dia­do el pro­ce­so de impo­si­ción del terror del sol­da­do a los «into­ca­bles» Jose­ba Zulai­ka: Chi­vos y sol­da­dos, Edit. Baro­ja, San Sebas­tián 1989, pp. 85–92., a los ofi­cia­les, que son la expre­sión cor­pó­rea del tabú a la «figu­ra del Amo», del ser supe­rior que dis­po­ne de la vida del sol­da­do. Recor­de­mos que Jeno­fon­te nos dejó escri­ta la impor­tan­cia de este méto­do dis­ci­pli­na­rio basa­do en el mie­do al supe­rior jerár­qui­co antes que al enemi­go.

    Natu­ral­men­te, aquí habla­mos de los ejér­ci­tos opre­so­res, por­que la dis­ci­pli­na cam­bia cua­li­ta­ti­va­men­te en los ejér­ci­tos for­ma­dos para las gue­rras jus­tas y libe­ra­do­ras. Clau­se­witz ya se per­ca­tó de esta dife­ren­cia sus­tan­ti­va aun­que uti­li­za­ba una ter­mi­no­lo­gía un tan­to con­fu­sa, en lo rela­cio­na­do con la gue­rra jus­ta y con la rela­ción entre los fines y los medios, como demues­tra O. Kor­fes Otto Kor­fes: «De la gue­rra y su influen­cia sobre la pos­te­ri­dad», en Clau­se­witz en el pen­sa­mien­to mar­xis­ta, PyP, nº 75, Méxi­co 1979, p. 180 y ss.. Todo lo con­tra­rio a los «into­ca­bles», al Amo, es la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria la que, según Trotsky y sus tex­tos con­tra los deser­to­res del Ejér­ci­to Rojo, plan­tea la cues­tión de la obe­dien­cia cons­cien­te en el nivel deci­si­vo de optar entre el obre­ro huel­guis­ta que lucha por su país y el esqui­rol que ven­de a sus com­pa­ñe­ros, a la empre­sa y a su país a los amos inter­nos y exter­nos por pocas mone­das Trotsky: «Deser­ción y tri­bu­na­les», en Escri­tos mili­ta­res, Rue­do Ibé­ri­co, París 1976, tomo 2, pp. 141–146..

    Man­te­ner acti­vo el mie­do a la trans­gre­sión del tabú al amo, a los into­ca­bles, es una prio­ri­dad vital en cual­quier ejér­ci­to basa­do en la dis­ci­pli­na no asu­mi­da cons­cien­te­men­te, basa­do en la dis­ci­pli­na coer­ci­ti­va e impues­ta, en la del patrón y el capi­tal. En lo que res­pec­ta a la intro­duc­ción del mie­do en los ejér­ci­tos, para man­te­ner­los fana­ti­za­dos, vamos a recu­rrir a la expe­rien­cia vene­zo­la­na ante­rior al actual pro­ce­so boli­va­riano que pre­ci­sa­men­te con­sis­te en lo con­tra­rio: en devol­ver la cons­cien­cia y liber­tad al pue­blo y a sus fuer­zas arma­das; y en lo que res­pec­ta al segun­do obje­ti­vo, garan­ti­zar el silen­cio pro­pio y ajeno, más ade­lan­te dire­mos algo sobre las des­apa­ri­cio­nes for­za­das. En la déca­da de 1950 este país se encon­tra­ba en una fuer­te cri­sis socio­po­lí­ti­ca deter­mi­na­da por la opción pro­yan­qui de su bur­gue­sía, dis­pues­ta a ven­der el país y sus enor­mes rique­zas ener­gé­ti­cas al impe­ria­lis­mo para ase­gu­rar su poder y aumen­tar sus bene­fi­cios. El sen­ti­mien­to nacio­nal vene­zo­lano se plas­mó entre otras cosas en el for­ta­le­ci­mien­to de orga­ni­za­cio­nes arma­das revo­lu­cio­na­rias con cone­xio­nes den­tro del ejér­ci­to que ya des­de 1957 tenía en su inte­rior gru­pos sim­pa­ti­zan­tes con el inde­pen­den­tis­mo pro­gre­sis­ta. En 1962 estos gru­pos se acer­ca­ron a las gue­rri­llas y en 1963 se crea­ron las Fuer­zas Arma­das de Libe­ra­ción Nacio­nal. Uno de sus docu­men­tos más cono­ci­dos fue el lla­ma­mien­to al res­to del ejér­ci­to ofi­cial vene­zo­lano, publi­ca­do en 1964, en el que se argu­men­ta­ba por qué se debía optar por la demo­cra­cia y la inde­pen­den­cia nacio­nal, ya que:

    «Vene­zue­la es actual­men­te un país sub­de­sa­rro­lla­do, depen­dien­te, por obra y gra­cia de nues­tros gober­na­do­res, del colo­so del nor­te quien con la inver­sión de capi­ta­les en nues­tro terri­to­rio, ha logra­do poner a su ser­vi­cio la mayo­ría de nues­tras rique­zas natu­ra­les con­tan­do con la com­pli­ci­dad de los círcu­los gober­nan­tes y de algu­nos sec­to­res eco­nó­mi­cos crio­llos, que medran al ampa­ro de esa entre­ga. Tener con­cien­cia nacio­na­lis­ta sig­ni­fi­ca dis­po­si­ción y acti­tud de com­ba­te ante esa pene­tra­ción y la trai­ción de los ser­vi­les crio­llos. Tener con­cien­cia nacio­na­lis­ta es negar­se a apo­yar un gobierno que no res­pon­de a la defen­sa de los intere­ses nacio­na­les y se empe­ña en obs­ta­cu­li­zar y dete­ner la cons­truc­ción del país inde­pen­dien­te­men­te, con sus indus­trias bási­cas ela­bo­ran­do nues­tras mate­rias pri­mas; par­ti­ci­pan­do de mayo­res bene­fi­cios en la indus­tria petro­le­ra y rea­li­zan­do una efec­ti­va refor­ma agra­ria que reivin­di­que a nues­tro cam­pe­sino. Tener con­cien­cia nacio­na­lis­ta es estar en cono­ci­mien­to de las tre­men­das injus­ti­cias socia­les exis­ten­tes en nues­tro país y tra­ba­jar por reme­diar­las. Es tener con­cien­cia de que no pode­mos espe­rar de gobier­nos como el actual la solu­ción de esos pro­ble­mas por su carác­ter anti­pa­trió­ti­co y anti­na­cio­nal. […]

    »Hemos per­mi­ti­do que estos gobier­nos ven­dan a Vene­zue­la, noso­tros que nos lla­ma­mos sus más ardien­tes defen­so­res. Hemos per­mi­ti­do que tra­fi­quen con nues­tra sobe­ra­nía y la media­ti­cen intere­ses extran­je­ros. Si por sobe­ra­nía enten­de­mos la inde­pen­den­cia com­ple­ta que deben tener los paí­ses para deci­dir sobre los pro­ble­mas que afec­tan su vida inter­na y sus rela­cio­nes exter­nas, debe­mos admi­tir que hemos sido unos vul­ga­res alcahue­tes de estos gobier­nos; de todos es cono­ci­do la influen­cia que tie­ne el Depar­ta­men­to de Esta­do nor­te­ame­ri­cano en la polí­ti­ca nacio­nal y bien sabe­mos cómo se mue­ve la misión mili­tar de ese mis­mo país en nues­tro medio mili­tar. Nin­gún pro­nun­cia­mien­to se ha dado sin su con­sen­ti­mien­to: es más, muchas son las veces que lo han pro­pi­cia­do cuan­do el gobierno de turno no se avie­ne a sus direc­ti­vas» AA.VV.: De mili­ta­res para mili­ta­res, Minis­te­rio de la Cul­tu­ra, Edit. El Perro y la Rana, Cara­cas, Vene­zue­la 2006, pp. 199–200..

    Como res­pues­ta al peli­gro que este lla­ma­mien­to revo­lu­cio­na­rio supo­nía para la bur­gue­sía vene­zo­la­na, cons­cien­te de que el sen­ti­mien­to inde­pen­den­tis­ta en con­tra del domi­nio de Esta­dos Uni­dos podía arrai­gar en amplios sec­to­res del ejér­ci­to, ésta res­pon­dió apli­can­do una autén­ti­ca peda­go­gía del mie­do den­tro de las uni­da­des mili­ta­res, méto­do des­truc­ti­vo resu­mi­do así por el docu­men­to de las Fuer­zas Arma­das de Libe­ra­ción Nacio­nal (FALN) de 1963:

    «El mie­do fue intro­du­ci­do en los sec­to­res mili­ta­res como obje­ti­vo ini­cial para el debi­li­ta­mien­to de la moral. Bajo la ame­na­za cons­tan­te del Ser­vi­cio de Infor­ma­ción de las Fuer­zas Arma­das (SIFA), se creó un esta­do de desaso­sie­go que lue­go se tra­du­ci­ría en la divi­sión de los cua­dros per­ma­nen­tes. La her­man­dad de pro­mo­ción, el espí­ri­tu de cuer­po, el sim­ple com­pa­ñe­ris­mo, fue­ron des­te­rra­dos por la apren­sión. Al crear sos­pe­chas recí­pro­cas y psi­co­sis per­se­cu­to­rias, los ser­vi­cios de espio­na­je hicie­ron sal­tar todos los víncu­los mora­les y fra­ter­na­les que ase­gu­ra­ban la uni­dad mili­tar. ¿Cómo estre­char la soli­da­ri­dad en una fami­lia lle­na de temo­res y aco­rra­la­da por la situa­ción? ¿Qué gra­do de con­fian­za pue­de exis­tir entre cole­gas que se temen entre sí? ¿Cómo coor­di­nar accio­nes entre gen­te que deben pro­te­ger­se los unos con­tra los otros? Y éste era exac­ta­men­te el obje­ti­vo del SIFA: inhi­bir­nos, des­ar­ti­cu­lar­nos, para lue­go entre­gar­nos ata­dos a los capri­chos de polí­ti­cos ines­cru­pu­lo­sos. Sin embar­go, la obra de los par­ti­dos de gobierno no está con­clui­da. Aún que­dan reser­vas mora­les para enfren­tar­nos a esta vil manio­bra y derro­tar­la. Debe­mos cal­cu­lar los ries­gos de la dela­ción y tomar pro­vi­den­cias con­tra sus efec­tos, pero es pre­ci­so, hoy más que nun­ca, unir­nos con­tra los enemi­gos, echar por la bor­da los temo­res y acep­tar el reto que se nos está lan­zan­do. […] Lo úni­co que se opo­ne a esta gran jor­na­da es el mie­do, por mie­do hemos sido divi­di­dos, por mie­do hemos lucha­do unos con­tra otros, por mie­do hemos apo­ya­do un gobierno de apá­tri­das, y si con­ti­nua­mos bus­can­do excu­sas para jus­ti­fi­car el mie­do, será el mie­do al epi­ta­fio escri­to sobre la tum­ba de una ins­ti­tu­ción que no tuvo hom­bres que la defen­die­ran y sobre una Patria que no tuvo hijos que la sal­va­ran» AA.VV.: De mili­ta­res para mili­ta­res, op. cit., pp. 128–129..

    Si nos fija­mos bien, la tác­ti­ca de intro­du­cir el mie­do para rom­per la soli­da­ri­dad colec­ti­va de un cuer­po selec­to y espe­cia­li­za­do como es el mili­tar, que aquí se des­cri­be cru­da­men­te, sir­ve en lo esen­cial para des­tro­zar cual­quier otra soli­da­ri­dad colec­ti­va, des­de la de una plan­ti­lla de tra­ba­ja­do­res en huel­ga, has­ta la de una aso­cia­ción de veci­nos, pasan­do por un sin­di­ca­to estu­dian­til y ter­mi­nan­do en una pode­ro­sa movi­li­za­ción de masas. El valor fun­da­men­tal de este ejem­plo radi­ca no sólo en que des­cri­be cómo se pro­vo­ca el mie­do a los demás, el rece­lo y la duda, la sos­pe­cha hacia los com­pa­ñe­ros, etcé­te­ra, sino sobre todo en que todo esto res­pon­de a un plan dise­ña­do y apli­ca­do des­de los apa­ra­tos del Esta­do y con el apo­yo de pode­res extran­je­ros, en este caso des­de el Esta­do vene­zo­lano y la ayu­da de los exper­tos yan­quis. Un plan des­ti­na­do a depu­rar de demó­cra­tas y per­so­nas crí­ti­cas y libres un ins­tru­men­to deci­si­vo en la apli­ca­ción del terror como es el ejér­ci­to, apa­ra­to vital para la cla­se bur­gue­sa. Como vere­mos más ade­lan­te, el Esta­do pro­du­ce sus pro­pios fun­cio­na­rios con men­ta­li­dad esta­ta­lis­ta, el terror esta­tal nece­si­ta y pro­du­ce las per­so­na­li­da­des terro­ris­tas que apli­can y mejo­ran en la prác­ti­ca dicho terror en cual­quie­ra de sus for­mas. La depu­ra­ción del ejér­ci­to es, des­de esta pers­pec­ti­va, una nece­si­dad per­ma­nen­te para garan­ti­zar su efec­ti­vi­dad en el momen­to de apli­car el terror, como lo demos­tró la pro­pia expe­rien­cia vene­zo­la­na has­ta la vic­to­ria del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio actual.

    Pero aquí, en Vene­zue­la, como en otros muchos luga­res la peda­go­gía del mie­do falló en su efec­ti­vi­dad y una bue­na par­te del ejér­ci­to se inte­gró al cabo de los años a la lucha eman­ci­pa­do­ra de su pue­blo. Sin embar­go, la derro­ta del impe­ria­lis­mo no ha sig­ni­fi­ca­do que éste die­ra por per­di­dos defi­ni­ti­va­men­te sus intere­ses eco­nó­mi­cos y geo­es­tra­té­gi­cos en la región. Al con­tra­rio, como ha demos­tra­do C. Lanz, Esta­dos Uni­dos recu­rre a una empre­sa espe­cia­li­za­da en la mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca y pro­pa­gan­dis­ta de masas lla­ma­da The Ren­don Group, para ampli­fi­car e inten­si­fi­car el uso de tác­ti­cas per­te­ne­cien­tes a la peda­go­gía del mie­do con­tra Vene­zue­la. Cen­trán­do­se en el obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de des­tro­zar físi­ca y sim­bó­li­ca­men­te al coman­dan­te Chá­vez, esta empre­sa ha idea­do y apli­ca sis­te­má­ti­ca­men­te un plan con cua­tro obje­ti­vos, de menor a mayor:

    1. Cri­mi­na­li­zar y des­pres­ti­giar la figu­ra pre­si­den­cial.
    2. Des­le­gi­ti­mar el cam­bio y el con­jun­to de las ins­ti­tu­cio­nes.
    3. Gene­rar escep­ti­cis­mo o desen­can­to, con pro­yec­cio­nes elec­to­ra­les.
    4. Legi­ti­mar la emer­gen­cia de meca­nis­mos vio­len­tos, arma­dos y no arma­dos, como pre­pa­ra­ción de un mag­ni­ci­dio, gol­pe sua­ve o una inter­ven­ción mili­tar forá­nea Car­los Lanz Rodrí­guez: , VII Cum­bre Social por la Unión Lati­noa­me­ri­ca­na y Cari­be­ña, Cara­cas­Las ope­ra­cio­nes de “The Ren­don Group” cen­tra­das en la cri­mi­na­li­za­ción del Coman­dan­te Chá­vez 2008, p. 13..

    Como se apre­cia, esta­mos ante una estra­te­gia que va de ata­ques meno­res a mayo­res, de cen­trar­se con­tra una per­so­na, Chá­vez, para ir amplián­do­se has­ta lle­gar a la inva­sión extran­je­ra de una nación.

    A cada paso ade­lan­te en la estra­te­gia corres­pon­de un aumen­to en la pro­vo­ca­ción del mie­do. Pri­me­ro, se ata­ca a la auto­ri­dad supre­ma, bus­can­do ade­más de su des­pres­ti­gio y debi­li­ta­mien­to polí­ti­co, tam­bién el aumen­to de la incer­ti­dum­bre y des­mo­ra­li­za­ción en sus inme­dia­tos segui­do­res, los más sóli­dos y fie­les. Si bien una de las reac­cio­nes de la gen­te cuan­do se sien­te ata­ca­da en su soli­dez colec­ti­va es la de refor­zar­la y cohe­sio­nar­la, tam­bién ocu­rre que sur­gen grie­tas inter­nas en su cohe­sión, fisu­ras poco visi­bles que pue­den agran­dar­se según deri­ve el con­flic­to. Bus­can­do aumen­tar­las, The Ren­don Group lan­za el segun­do ata­que con­sis­ten­te en minar la legi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes ele­gi­das por el pue­blo y del pro­ce­so demo­crá­ti­co en gene­ral, con lo que se amplía la pobla­ción afec­ta­da, la mayo­ría inclu­so que apo­ya el pro­ce­so demo­crá­ti­co aun­que ten­ga algu­nas dife­ren­cias con res­pec­to a Chá­vez, mayo­ría some­ti­da a una gue­rra psi­co­ló­gi­ca y pro­pa­gan­dís­ti­ca que bus­ca minar la esta­bi­li­dad del sis­te­ma en su pro­pia base. El obje­ti­vo no es otro que, en ter­cer lugar, alte­rar el resul­ta­do elec­to­ral, es decir, derro­tar la demo­cra­cia por méto­dos apa­ren­te­men­te «demo­crá­ti­cos» obte­ni­dos median­te la mani­pu­la­ción masi­va de todo lo que sea sus­cep­ti­ble de ser mani­pu­la­do. Cuar­to y últi­mo, tan­to como resul­ta­do de lo ante­rior o como alter­na­ti­va extre­ma, el poder pien­sa en la uti­li­za­ción de un capí­tu­lo en el que la vio­len­cia terro­ris­ta adquie­re todas sus for­mas, des­de el mag­ni­ci­dio has­ta la vio­len­cia sim­bó­li­ca, no arma­da, ter­mi­nan­do en la inva­sión pura y dura.

    Vemos níti­da­men­te la peda­go­gía del mie­do en acción des­de la sim­ple pro­pa­gan­da con­tra una per­so­na has­ta la inva­sión mili­tar. La mayor par­te de las veces, el poder domi­nan­te no nece­si­ta lle­gar al extre­mo del terro­ris­mo en toda su extre­ma bru­ta­li­dad, sino que detie­ne el pro­ce­so en un momen­to deter­mi­na­do por­que ya ha obte­ni­do los resul­ta­dos que bus­ca­ba. Con mucha fre­cuen­cia, la efec­ti­vi­dad de los nive­les infe­rio­res del terro­ris­mo apli­ca­do por micro­po­de­res es la que evi­ta que ten­gan que entrar en acción nive­les supe­rio­res, más gene­ra­li­za­dos y amplios, aun­que no siem­pre. H. Zinn nos ofre­ce un ejem­plo del fra­ca­so de uno de los nive­les inter­me­dios de la vio­len­cia terro­ris­ta apli­ca­da por un micro­po­der como era la patro­nal del nego­cio de taxis en sus años jóve­nes. Este his­to­ria­dor nos narra cómo impac­tó en su pro­ce­so de toma de con­cien­cia de cla­se la pali­za que le die­ron al padre de su ami­go León «los mato­nes del bur­gués», del empre­sa­rio que con­tro­la­ba el nego­cio del taxi, «por inten­tar cons­ti­tuir con sus com­pa­ñe­ros un sin­di­ca­to de taxis­tas» Howard Zinn: Nadie es neu­tral en un tren en mar­cha, Hiru Argi­ta­letxea, Hon­da­rri­bia 2001, p. 235.. Pero, des­gra­cia­da y sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, la efec­ti­vi­dad para­li­zan­te de estos nive­les inter­me­dios de inti­mi­da­ción median­te actos terro­ris­tas diri­gi­dos con­tra las per­so­nas que comien­zan las luchas por los dere­chos demo­crá­ti­cos más ele­men­ta­les, como el de sin­di­ca­ción en este caso, es mayor de lo que sos­pe­cha­mos, aun­que no es nun­ca abso­lu­ta.

    Lo deci­si­vo es su efec­ti­vi­dad, aun­que inclu­so ni se hable de peda­go­gía del mie­do. E. Gon­zá­lez Duro, basán­do­se en la teo­ría de Bat­jin sobre el «mie­do cós­mi­co», el que tie­ne en sí y de por sí la espe­cie huma­na hacia las fuer­zas des­en­ca­de­na­das de la Natu­ra­le­za ingo­ber­na­ble, uti­li­za el con­cep­to de «mie­do ofi­cial», el cons­trui­do por el poder exis­ten­te en cada épo­ca y socie­dad, acer­cán­do­se a la teo­ría de la peda­go­gía del mie­do, de hecho la pone en prác­ti­ca aun­que sin nom­brar­la, al sos­te­ner des­de el comien­zo de su obra que «el poder, que a menu­do se dis­fra­za de Dios o pac­ta con algu­na Igle­sia, pro­du­ce el mie­do, some­te a los mie­do­sos, los cul­pa­bi­li­za por ello y los cas­ti­ga» Enri­que Gon­zá­lez Duro: Bio­gra­fía del mie­do, Edit, Deba­te, Bar­ce­lo­na 2007, p. 12.. Y mucho más ade­lan­te dice:

    «La pro­duc­ción de “mie­do ofi­cial” era –y es– la cla­ve de la efi­cien­cia del poder. El poder terre­nal no venía –no vie­ne– al res­ca­te de los seres huma­nos pre­sos del mie­do, pero hacía –hace– por con­ven­cer a sus súb­di­tos que sí lo hace. Para que el poder se con­gra­cia­se y se gana­se su leal­tad al ser duro con lo que aqué­llos temían, pri­me­ro debía pro­du­cir el “capi­tal del mie­do”. Para que el poder dure, hay que hacer a los seres huma­nos vul­ne­ra­bles, inse­gu­ros y teme­ro­sos, y man­te­ner­los en dicha situa­ción […] Vol­ver a la gen­te inse­gu­ra y sumi­sa fue la tarea que más ocu­pa­dos tuvo a la CIA y al FBI tras los aten­ta­dos del 2001» Enri­que Gon­zá­lez Duro: Bio­gra­fía del mie­do, op. cit., p. 209..

    Y más ade­lan­te:

    «El man­te­ni­mien­to de la ideo­lo­gía del mie­do se ha con­ver­ti­do en un arma polí­ti­ca, en par­ti­cu­lar en las estra­te­gias de los gran­des pode­res: con­fir­mar la cul­pa defi­ni­ti­va e intrín­se­ca del otro y la nece­si­dad de pro­te­ger­se a sí mis­mo median­te las medi­das de segu­ri­dad o por la fuer­za de las armas […] Cuan­do las auto­ri­da­des con­cen­tran los temo­res del públi­co a la ame­na­za terro­ris­ta, adquie­ren una liber­tad de movi­mien­tos que no sería ima­gi­na­ble si se tra­tar­se de otro enemi­go públi­co, autén­ti­co o supues­to. En nin­gún otro caso pue­de estar tan segu­ro el Esta­do, en su cali­dad de defen­sor de la ley, de que sus ciu­da­da­nos están dis­pues­tos a tomar el no cum­pli­mien­to de los peli­gros como prue­ba de su reali­dad y del papel mise­ri­cor­dio­so de los orga­nis­mos de segu­ri­dad del Esta­do que advir­tie­ron de su inmi­nen­cia» Enri­que Gon­zá­lez Duro: Bio­gra­fía del mie­do, op. cit., p. 254..

    Por otra par­te, la pro­duc­ción de mie­do está faci­li­ta­da por otras fuer­zas y reali­da­des socia­les que exis­ten al mar­gen de cómo las inter­pre­te­mos o pen­se­mos sobre ellas. Por ejem­plo, tie­ne razón M. Brin­ton cuan­do expli­ca cómo en los momen­tos angus­tio­sos, quie­nes no han desa­rro­lla­do sufi­cien­te inde­pen­den­cia psi­co­ló­gi­ca, afec­ti­va y emo­cio­nal, crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca, teó­ri­ca y polí­ti­ca, éti­ca y moral, tien­den a adop­tar «acti­tu­des infan­ti­les cuan­do se ponen fren­te a fren­te con los que sim­bo­li­zan la auto­ri­dad, con los que repre­sen­tan en la esca­la de la socie­dad la ima­gen de sus padres (es decir, los diri­gen­tes del Esta­do, los jefes de las fábri­cas, los curas, los polí­ti­cos con­sa­gra­dos, etcé­te­ra)» Mau­ri­ce Brin­ton: Lo irra­cio­nal en polí­ti­ca, Edit. Agui­le­ra, Madrid 1977, p. 81..

    El poten­cial teó­ri­co-crí­ti­co de estas pala­bras es inne­ga­ble y ale­tea en todo el tex­to que aquí se pre­sen­ta, reapa­re­cien­do espe­cí­fi­ca­men­te cuan­do ana­li­ce­mos la vital unión entre Esta­do, terro­ris­mo y tor­tu­ra. Tie­ne tam­bién razón P. Brück­ner cuan­do no duda en decir que:

    «La prohi­bi­ción colec­ti­va de bus­car o pre­gun­tar fue­ra del cam­po de los pro­ble­mas abier­tos (los que están per­mi­ti­dos por los esti­los edu­ca­ti­vos auto­ri­ta­rios) pro­vo­ca mie­do en el que se atre­ve a hacer­lo, si es que ha lle­ga­do ya a pro­yec­tar sobre sí mis­mo aque­llas exi­gen­cias de prohi­bi­ción; inclu­so las des­via­cio­nes de un méto­do esta­ble­ci­do, lle­gan a pro­du­cir­le intran­qui­li­dad. Aquí es don­de ter­mi­na la for­ma­ción y comien­za la obe­dien­cia social» Peter Brück­ner: «Sobre la pato­lo­gía de la obe­dien­cia», en Psi­co­lo­gía polí­ti­ca, AA.VV., Barral Edit., Bar­ce­lo­na 1971, p. 182..

    Por no exten­der­nos, L. Rozitch­ner sos­tie­ne en su impre­sio­nan­te capí­tu­lo sobre la trans­for­ma­ción de las cate­go­rías bur­gue­sas fun­da­men­ta­les, que la úni­ca sali­da es la revo­lu­ción colec­ti­va que des­tru­ya los mode­los de some­ti­mien­to. Pues bien, al plan­tear la urgen­te nece­si­dad de intro­du­cir al suje­to en la his­to­ria, el autor afir­ma que «la libi­do, por terror y sen­ti­mien­to de muer­te del yo, no pue­de inves­tir los obje­tos del mun­do exte­rior nega­dos por el super­yó. Y el sín­to­ma expre­sa dón­de va a parar la libi­do obje­tal: a inves­tir una for­ma sus­ti­tu­ta, un obje­to ideal o tal vez alu­ci­na­do, pero siem­pre sub­je­ti­vo. La agre­si­vi­dad, que el ins­tin­to de vida ten­dría que orien­tar hacia el obs­tácu­lo que se opo­ne en el mun­do a la satis­fac­ción, es vuel­to aquí tam­bién a lo sub­je­ti­vo, con­ver­ti­do en maso­quis­mo, con­tra el mis­mo suje­to» León Rozitch­ner: Freud y los lími­tes del indi­vi­dua­lis­mo bur­gués, Siglo XXI, Bue­nos Aires, Argen­ti­na 1972, p. 269.. El terror intro­du­ci­do en el yo impi­de al suje­to tomar con­cien­cia de la reali­dad, del mun­do exte­rior, por­que el super­yó se lo impi­de, le nie­ga la posi­bi­li­dad de ver el mun­do tal cual es, mien­tras que sólo le per­mi­te ver­lo de for­ma alu­ci­na­da, siem­pre sub­je­ti­va­men­te.

    A la vez, ese terro­ris­mo que el super­yó ejer­ce sobre el yo, hace que la per­so­na no se enfren­te a los obs­tácu­los, a la opre­sión en suma, que le aplas­tan con la infe­li­ci­dad, sino que en esa inver­sión sub­je­ti­va y alu­ci­na­da, el suje­to se vuel­va con­tra sí mis­mo de mane­ra maso­quis­ta en vez de con­tra la domi­na­ción y explo­ta­ción que sufre. Pero el super­yó es una cons­truc­ción social impues­ta gene­ral­men­te por la pre­sión de los com­po­nen­tes más auto­ri­ta­rios y reac­cio­na­rios de la socie­dad bur­gue­sa, de modo que, median­te mil veri­cue­tos, des­cu­bri­mos el fino hilo que conec­ta el maso­quis­mo resul­tan­te con la estruc­tu­ra terro­ris­ta de la socie­dad del capi­tal.

    Creación del miedo y del gran pánico

    Debe­mos hacer una mati­za­ción crí­ti­ca a estas pala­bras aun admi­tien­do la correc­ción de la tesis de fon­do sobre los efec­tos del mie­do. Pen­sa­mos que la efec­ti­vi­dad de la pro­pa­gan­da anti «terro­ris­ta» es mucha, pero que otras mani­pu­la­cio­nes del mie­do y del terror de masas pro­du­cen tam­bién los mis­mos efec­tos esen­cia­les, bene­fi­cio­sos para las cla­ses domi­nan­tes. Se tra­ta de ana­li­zar cada caso con­cre­to en su situa­ción con­cre­ta, cada crea­ción y mani­pu­la­ción con­cre­ta del mie­do con­cre­to que una vez será al «terro­ris­mo», otra vez será al «comu­nis­mo bol­che­vi­que» y otras veces será a cosas dife­ren­tes pero que cum­plen la mis­ma fun­ción. Hace tiem­po F. Neu­mann mos­tró cómo la mani­pu­la­ción polí­ti­ca de la ansie­dad colec­ti­va y del mie­do social ha sido una de las razo­nes de las masi­vas res­pues­tas reac­cio­na­rias orien­ta­das con­tra «enemi­gos exte­rio­res» e «inte­rio­res» pre­sen­ta­dos en for­ma de «cons­pi­ra­ción» des­de el ini­cio del siglo XVII: la de los jesui­tas, la franc­ma­so­na, la comu­nis­ta, la capi­ta­lis­ta, la judía, con­clu­yen­do muy acer­ta­da­men­te con la tesis de que «el mun­do se ha hecho más sus­cep­ti­ble al cre­ci­mien­to de movi­mien­tos de masa regre­si­vos» Franz Neu­mann: «Ansie­dad y polí­ti­ca», en Mie­do y socie­dad, Rollo May y otros, Edi­to­rial Escue­la, Argen­ti­na 1976, pp. 43–78.. Mie­do y ansie­dad que bus­ca­ban en el dic­ta­dor la reen­car­na­ción pro­tec­to­ra de la ima­gen míti­ca de la auto­ri­dad pater­na a la que se obe­de­ce sin con­di­cio­nes.

    Des­de enton­ces, se han crea­do nue­vas «cons­pi­ra­cio­nes» exte­rio­res e inte­rio­res que, sin rom­per en abso­lu­to con la lógi­ca de lo expues­to, sino con­fir­mán­do­la, han amplia­do los obje­ti­vos a cri­mi­na­li­zar, per­se­guir y exter­mi­nar por los movi­mien­tos reac­cio­na­rios. Pero, antes de seguir y para con­tex­tua­li­zar el pro­ble­ma, debe­mos remar­car una diná­mi­ca que sola­men­te el mar­xis­mo ha estu­dia­do con rigor y que es deci­si­va para enten­der el con­tex­to ideo­ló­gi­co mun­dial actual y el papel que cum­ple la peda­go­gía del mie­do en la civi­li­za­ción bur­gue­sa de comien­zos del siglo XXI. Nos refe­ri­mos al aumen­to de corrien­tes ideo­ló­gi­cas que van des­de el irra­cio­na­lis­mo en sus for­mas más tos­cas has­ta el des­pre­cio sutil y deli­ca­do de la valía del méto­do cien­tí­fi­co-crí­ti­co, si com­pa­ra­mos su des­com­po­si­ción actual con su opti­mis­mo racio­na­lis­ta y huma­nis­ta bur­gue­ses en el siglo XVIII y a comien­zos del siglo XIX. Sin exten­der­nos aho­ra, Engels ya demos­tró que la filo­so­fía bur­gue­sa había lle­ga­do al final de su capa­ci­dad crea­ti­va pro­gre­sis­ta Engels: Lud­wig Feuer­bach y el fin de la filo­so­fía clá­si­ca ale­ma­na, Obras Esco­gi­das, op. cit., tomo III, pp. 379–395., indi­can­do que sola­men­te el movi­mien­to obre­ro podía abrir una nue­va eta­pa en el cono­ci­mien­to humano en el sen­ti­do ver­da­de­ro del tér­mino, es decir, como libe­ra­ción de las poten­cia­li­da­des inser­tas en el valor de uso. Engels con­clu­yó el tex­to aho­ra cita­do en 1886 y para enton­ces tenía a su dis­po­si­ción una abun­dan­te can­ti­dad de tex­tos que con­fir­ma­ban no sólo el ago­ta­mien­to del pro­gre­sis­mo bur­gués, sino su des­ca­ra­do retro­ce­so.

    Con­for­me la bur­gue­sía mun­dial cons­ta­ta­ba des­de la cri­sis revo­lu­cio­na­ria de 1848 y espe­cial­men­te des­de la de 1871 que su poder era cada vez más cues­tio­na­do en el capi­ta­lis­mo occi­den­tal, pero tam­bién por par­te de los pue­blos explo­ta­dos en otros con­ti­nen­tes, des­de estas fechas, dicho a gran­des ras­gos, se ini­ció un retro­ce­so teó­ri­co e ideo­ló­gi­co que aquí sola­men­te vamos a pre­sen­tar en sus aspec­tos cen­tra­les. Por un lado, en la eco­no­mía polí­ti­ca bur­gue­sa se pro­du­jo un espec­ta­cu­lar retro­ce­so de los logros ini­cia­les de los eco­no­mis­tas clá­si­cos, a las vul­ga­ri­da­des sub­je­ti­vis­tas de la «teo­ría» mar­gi­na­lis­ta y espe­cial­men­te de la «escue­la aus­tria­ca» en la déca­da de 1870 en ade­lan­te AA.VV.: His­to­ria de las doc­tri­nas eco­nó­mi­cas, Edit. Pue­blo y Edu­ca­ción, La Haba­na 1980, tomo I, pp. 561–612.. Por otro lado, el grue­so de la filo­so­fía bur­gue­sa se fue incli­nan­do al irra­cio­na­lis­mo, como demos­tró Lukács en uno de sus libros clá­si­cos en el que exten­dió su crí­ti­ca a la socio­lo­gía, al dar­wi­nis­mo social y al racis­mo, mos­tran­do sus cone­xio­nes de fon­do con el fas­cis­mo Georg Lukács: El asal­to a la razón, Gri­jal­bo, Bar­ce­lo­na 1975, pp. 471–580.. Por últi­mo, sobre esta base racis­ta y occi­den­ta­lis­ta se pro­du­jo una mul­ti­pli­ca­ción de tesis sobre el con­trol social masi­vo, sobre la jus­ti­fi­ca­ción de las vigi­lan­cias y de las repre­sio­nes «cien­tí­fi­ca­men­te apli­ca­das», etcé­te­ra, en su mayo­ría de ori­gen yan­qui Step­han L. Cho­ro­ver: Del géne­sis al geno­ci­dio, M. I. Orbis, Bar­ce­lo­na 1986, p. 83 y ss., des­de fina­les del siglo XIX que tien­den a reapa­re­cer una y otra vez al calor de las urgen­cias eco­nó­mi­cas y mili­ta­res del impe­ria­lis­mo, como se ha com­pro­ba­do en las duras pug­nas sobre el desa­rro­llo de las inves­ti­ga­cio­nes del geno­ma humano, con las gran­des posi­bi­li­da­des de con­trol polí­ti­co y mar­gi­na­ción social que pue­den crear si sus efec­tos nega­ti­vos no son con­tro­la­dos, si el poder capi­ta­lis­ta emplea en su bene­fi­cio una de «las dos caras de Jano» José San­mar­tín: «Pro­yec­to del Geno­ma Humano: de la cien­cia a la socie­dad», en El lega­do filo­só­fi­co y cien­tí­fi­co del siglo XX, Cáte­dra, Madrid 2005, pp. 815–818..

    Esta invo­lu­ción se fue dan­do a la vez que el refor­za­mien­to de la ideo­lo­gía libe­ral for­ma­da des­de fina­les del siglo XVIII y que desa­rro­lla­ría su núcleo cen­tral con la teo­ría mar­gi­na­lis­ta o de la pre­fe­ren­cia sub­je­ti­va, que aban­do­na toda pre­ten­sión de obje­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca ini­cial­men­te pre­sen­te en la teo­ría clá­si­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca bur­gue­sa, pero aban­do­na­da des­pués. A. Vachet. sin­te­ti­za la ideo­lo­gía libe­ral en cua­tro pun­tos deci­si­vos para enten­der las jus­ti­fi­ca­cio­nes de todas las atro­ci­da­des come­ti­das por el terro­ris­mo des­de la irrup­ción bur­gue­sa:

    1. El dere­cho de pro­pie­dad deter­mi­na todo dere­cho y todo deber.
    2. La prio­ri­dad de la pro­pie­dad pri­va­da exi­ge la prio­ri­dad del indi­vi­duo pro­pie­ta­rio sobre la socie­dad.
    3. La natu­ra­le­za y la razón están para impul­sar el desa­rro­llo del indi­vi­duo pro­pie­ta­rio.
    4. El indi­vi­dua­lis­mo tam­bién está bajo la féru­la de la pro­pie­dad pri­va­da y de las exi­gen­cias inhe­ren­tes a la pro­duc­ción de bie­nes André Vachet: La ideo­lo­gía libe­ral, Edit. Fun­da­men­tos, Madrid 1973, tomo 2, p. 115..

    Y más ade­lan­te:

    «El mode­lo fisio­crá­ti­co que cali­fi­ca al indi­vi­dua­lis­mo por la pro­pie­dad pue­de exten­der­se, sin difi­cul­ta­des y con pocas modi­fi­ca­cio­nes, a la tota­li­dad del libe­ra­lis­mo. Tan­to en un caso como en otro, hay una reduc­ción del indi­vi­dua­lis­mo a su con­te­ni­do eco­nó­mi­co; lo que impli­ca la subor­di­na­ción pre­via de la expre­sión de los valo­res huma­nos no eco­nó­mi­cos al pro­ce­so de la pro­duc­ción, de la cir­cu­la­ción y de la apro­pia­ción de bie­nes. De esta for­ma, la pro­pie­dad se ha de ver libre de con­tro­les, bien mora­les, en vir­tud de una teo­ría de la jus­ti­cia rela­ti­va al orden eco­nó­mi­co; bien de la socie­dad, por la fina­li­dad de las fun­cio­nes polí­ti­cas exclu­si­va­men­te limi­ta­das a man­te­ner el orden esen­cial nece­sa­rio para la con­se­cu­ción de los intere­ses eco­nó­mi­cos del indi­vi­duo y de la socie­dad. De esta for­ma, la liber­tad, la igual­dad y la segu­ri­dad se con­ci­ben tan sólo como anexos nece­sa­rios de la pro­pie­dad que, al deter­mi­nar­los, los subor­di­na» André Vachet: La ideo­lo­gía libe­ral, Edit. Fun­da­men­tos, Madrid 1973, tomo 2, p. 171..

    Fue este mag­ma ideo­ló­gi­co cen­tra­do en la dic­ta­du­ra del bene­fi­cio bur­gués a cual­quier pre­cio, el que, por un lado, actua­li­zó la esen­cia terro­ris­ta del cris­tia­nis­mo pla­tó­ni­co y agus­ti­niano con la apa­ri­ción del fun­da­men­ta­lis­mo y el inte­gris­mo; por otro lado, poten­ció la amplia corrien­te con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria que va des­de el fas­cis­mo al mili­ta­ris­mo y, por últi­mo, unió lo ante­rior con el racis­mo y la creen­cia de la supre­ma­cía occi­den­tal. La revo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917 fue el aglu­ti­nan­te de esta mez­cla explo­si­va y su esta­lli­do en una polí­ti­ca inter­na­cio­nal impe­ria­lis­ta de azu­za­mien­to del mie­do a esca­la nun­ca vis­tas con ante­rio­ri­dad, ni inclu­so duran­te el terro­ris­mo con­tra la Comu­na de 1871. Estu­dian­do el con­tex­to euro­peo de for­ta­le­ci­mien­to de las corrien­tes de izquier­da y de extre­ma dere­cha tras la gue­rra de 1914–1918 y espe­cial­men­te bajo el impac­to del sur­gi­mien­to de la URSS en las enfren­ta­das cla­ses socia­les del con­ti­nen­te, G. Kol­ko escri­be que:

    «Una dere­cha cada vez más fuer­te se dedi­có a exten­der el mie­do a la Unión Sovié­ti­ca entre la pobla­ción, logran­do per­sua­dir inclu­so a muchos de los que antes habían creí­do en el sis­te­ma par­la­men­ta­rio. A mitad de la déca­da de 1920, cuan­do empe­zó a dis­mi­nuir el mie­do a la izquier­da, éste vol­vió a ser ali­men­ta­do por las con­se­cuen­cias de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, y des­pués por la gue­rra civil espa­ño­la y por la for­ma­ción del Fren­te Popu­lar en Fran­cia» Gabriel Kol­ko: El siglo de las gue­rras. Polí­ti­ca, con­flic­tos y socie­dad des­de 1914, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2005, p. 169..

    Tenien­do en cuen­ta la defi­ni­ción amplia, pro­ce­sual e inclu­si­va del con­cep­to de terro­ris­mo como últi­mo pel­da­ño del pro­ce­so ascen­den­te que se ini­cia en la preo­cu­pa­ción e inquie­tud y tras pasar por las diver­sas for­mas de mie­do a la vio­len­cia, se trans­for­ma en terror y en páni­co en la mis­ma diná­mi­ca en la que las vio­len­cias se con­cre­tan en terro­ris­mos, tenien­do en cuen­ta esta defi­ni­ción dia­léc­ti­ca, es inne­ga­ble que el pro­ce­so des­cri­to por el his­to­ria­dor G. Kol­ko acae­ci­do en los años vein­te y trein­ta del siglo XX debe ser enten­di­do como una de las for­mas de la diná­mi­ca del cho­que de con­tra­dic­cio­nes irre­so­lu­bles que aca­ba­ron en el terro­ris­mo masi­vo de la gue­rra de 1939–1945. Tan­to el fas­cis­mo como la dere­cha en cual­quie­ra de sus for­mas de poder, des­de el mili­ta­ris­mo has­ta la «demo­cra­cia» bur­gue­sa, se dedi­ca­ron con sis­te­má­ti­ca insis­ten­cia a pro­du­cir mie­do al comu­nis­mo, a la URSS y a los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios en Euro­pa, mie­do des­ti­na­do a ampliar las bases de apo­yo social reac­cio­na­rio para gol­pes repre­si­vos pos­te­rio­res. El nazi­fas­cis­mo, ade­más de esto, con­cre­tó aún más el obje­ti­vo de su mie­do y de su polí­ti­ca de terror: pre­pa­rar las con­di­cio­nes ade­cua­das para la inva­sión de la URSS y su des­truc­ción. Quie­re esto decir que el inhu­mano terro­ris­mo apli­ca­do lue­go ya esta­ba in nuce, en cier­nes, en su esen­cia, en la pro­pa­ga­ción del mie­do des­de la déca­da de los años vein­te.

    Aun­que se tra­ta de un colec­ti­vo de inves­ti­ga­do­res no carac­te­ri­za­do por su radi­ca­li­dad crí­ti­ca, quie­nes han estu­dia­do la induc­ción por la bur­gue­sía inter­na­cio­nal de un cli­ma social masi­vo de mie­do y terror, de dere­chis­mo faná­ti­co, mili­ta­ris­ta, racis­ta y reli­gio­so en res­pues­ta a la olea­da revo­lu­cio­na­ria mun­dial ini­cia­da con la revo­lu­ción bol­che­vi­que de octu­bre de 1917, no han duda­do en deno­mi­nar dicho cli­ma social como el «gran páni­co» pro­vo­ca­do por una des­bor­dan­te cam­pa­ña pro­pa­gan­dis­ta que crea­ba «las infor­ma­cio­nes más inve­ro­sí­mi­les, como “la nacio­na­li­za­ción de las muje­res”, pro­vo­ca­ron un esta­do de “his­te­ria colec­ti­va”» Mau­ri­ce Crou­zet (direc.): La épo­ca con­tem­po­rá­nea. En bus­ca de una nue­va civi­li­za­ción, Edic. Des­tino, Bar­ce­lo­na 1982, pp. 99–100.. Todo valía con tal de para­li­zar pri­me­ro y lue­go derro­tar la revo­lu­ción que avan­za­ba por tan­tos paí­ses y pue­blos. Muchas bur­gue­sías lai­cas y cul­tas, que habían defen­di­do la sepa­ra­ción entre su Esta­do y la Igle­sia has­ta 1913, en 1918–1919 se vol­vie­ron rápi­da­men­te hacia la Igle­sia alián­do­se con ella para defen­der el orden y col­mán­do­la de rique­zas y pri­vi­le­gios. Espe­cial impor­tan­cia tie­ne para nues­tro estu­dio el aná­li­sis que hacen sobre el papel de la Igle­sia cató­li­ca que en todas par­tes optó por refor­zar el con­ser­va­du­ris­mo y la reac­ción más auto­ri­ta­ria median­te los gru­pos de Acción Cató­li­ca, y con res­pec­to a Esta­dos Uni­dos, citan a las igle­sias pro­tes­tan­tes con entu­sias­mo al ata­que a «cual­quier movi­mien­to de refor­ma social sus­cep­ti­ble de ame­na­zar el orden esta­ble­ci­do» Mau­ri­ce Crou­zet (direc.): La épo­ca con­tem­po­rá­nea. En bus­ca de una nue­va civi­li­za­ción, op. cit., p. 107..

    Fue den­tro de seme­jan­te reac­ción auto­ri­ta­ria hacia el con­ser­va­du­ris­mo en todos los sen­ti­dos, cuan­do irrum­pió Spen­gler con su tex­to La deca­den­cia de Occi­den­te de 1918–1922, es decir, en pleno auge del bol­che­vis­mo y en medio del espan­to de la bur­gue­sía. Lue­go irrum­pió Toyn­bee con su obra Estu­dio de la His­to­ria, publi­ca­da entre 1933 y 1961, ambos, sen­ta­ron la base de la ideo­lo­gía impe­ria­lis­ta actual pese a las dis­cre­pan­cias for­ma­les que exis­tían entre sus con­cep­cio­nes. J. Fon­ta­na ha mos­tra­do la unión reac­cio­na­ria entre el irra­cio­na­lis­mo de Spen­gler y el con­ser­va­du­ris­mo de Toyn­bee, quien pri­me­ro se acer­có a Hitler y des­pués defen­dió los intere­ses de Esta­dos Uni­dos como la poten­cia encar­ga­da de lle­var la civi­li­za­ción occi­den­tal a su esplen­dor, con­vir­tién­do­se duran­te bas­tan­tes años en una espe­cie de «his­to­ria­dor ofi­cial», pese a la nula cali­dad de su obra, que pue­de ser defi­ni­da como un gran «enga­ño inte­lec­tual» Josep Fon­ta­na: La his­to­ria de los hom­bres, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2001, pp. 188–191.. Como mues­tra de la ideo­lo­gía sub­ya­cen­te en esta obra de Toyn­bee vale, entre otras muchas, esta fra­se: «El ata­que musul­mán a la Cris­tian­dad Occi­den­tal…» y todo el párra­fo que sigue, que pre­sen­ta a la «Cris­tian­dad Occi­den­tal y Orien­tal» como agre­di­das por el «ata­que musul­mán» cuan­do la reali­dad his­tó­ri­ca fue mucho más com­ple­ja. Otro ejem­plo lo tene­mos en el tono peyo­ra­ti­vo y des­pec­ti­vo hacia Etio­pía, pese a ser de reli­gión cris­tia­na mono­fi­si­ta, que es cali­fi­ca­da como «fósil» estan­ca­do cul­tu­ral­men­te sobre un «fon­do de apa­tía» por no haber apren­di­do de los cua­tro ata­ques de inva­so­res supe­rio­res en cul­tu­ra, un ata­que islá­mi­co en la pri­me­ra mitad del siglo XVI, y los tres siguien­tes cató­li­cos Arnold Toyn­bee: Estu­dio de la His­to­ria, Pla­ne­ta-Agos­ti­ni, Bar­ce­lo­na 1985, tomo I, pp. 152–155..

    De cual­quier modo, Toyn­bee segui­rá sien­do uti­li­za­do como fuen­te de argu­men­tos a favor del sis­te­ma, aun­que sea indi­rec­ta­men­te y a pesar de reco­no­cer su esco­ra­mien­to prooc­ci­den­ta­lis­ta Ade­la Gar­zón Pérez: «Psi­co­lo­gía polí­ti­ca y el estu­dio de la his­to­ria», en Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca, Valen­cia, nº 29, 2004, pp. 87–104., como se com­prue­ba leyen­do a A. Gar­zón Pérez en su artícu­lo sobre la visión psi­co­ló­gi­ca de Toyn­bee.

    Jus­to cuan­do Toyn­bee empe­za­ba a sabo­rear la glo­ria se ini­cia­ba el len­to ascen­so neo­li­be­ral cuyos ideó­lo­gos –von Hayek, Fried­mann, von Mises y has­ta Pop­per duran­te un tiem­po– se habían orga­ni­za­do como gru­po de pre­sión en 1947 cele­bran­do su pri­me­ra asam­blea en el bal­nea­rio sui­zo de Mont Pele­rin. El docu­men­to fun­da­cio­nal empe­za­ba así: «Los valo­res cen­tra­les de la civi­li­za­ción están en peli­gro». Vemos así su direc­ta cone­xión con Spen­gler y con Toyn­bee, aun­que su fuer­te no era la his­to­ria sino una ver­sión empo­bre­ci­da de la eco­no­mía polí­ti­ca clá­si­ca bur­gue­sa, here­de­ra de los gran­des defen­so­res de la teo­ría mar­gi­na­lis­ta o «escue­la aus­tria­ca». Tan­to el mar­gi­na­lis­mo al final del siglo XIX como, sobre todo, el neo­li­be­ra­lis­mo a media­dos del XX tenían como úni­co obje­ti­vo aca­bar con la crí­ti­ca mar­xis­ta al capi­ta­lis­mo y, en menor medi­da, aca­bar tam­bién con la corrien­te bur­gue­sa refor­mis­ta inau­gu­ra­da por Key­nes. D. Har­vey expli­ca cómo los sec­to­res más reac­cio­na­rios de la alta bur­gue­sía impe­ria­lis­ta, espe­cial­men­te la nor­te­ame­ri­ca­na, iban aumen­tan­do su apo­yo eco­nó­mi­co y polí­ti­co al gru­po de Mont Pele­rin, has­ta que éste empe­zó a adqui­rir poder polí­ti­co en la déca­da de los años seten­ta del siglo XX David Har­vey: Bre­ve his­to­ria del neo­li­be­ra­lis­mo, Akal, Madrid 2007, pp. 26–37..

    Mien­tras la bur­gue­sía más reac­cio­na­ria se reor­ga­ni­za­ba para lan­zar­se al con­tra­ata­que, otros ideó­lo­gos refor­za­ban por su cuen­ta la tesis de la urgen­te res­pues­ta occi­den­tal a la cre­cien­te ame­na­za orien­tal, iden­ti­fi­ca­da con el comu­nis­mo. A comien­zos de 1956 el ita­liano J. Evo­la dis­fra­zó su ante­rior fas­cis­mo de un occi­den­ta­lis­mo anti­co­mu­nis­ta, dic­ta­to­rial y mili­ta­ri­za­do, reac­tua­li­zan­do el mito de Gog y Magog. Evo­la se dedi­ca en su tex­to a adap­tar el mie­do y el terror apo­ca­líp­ti­co des­cri­to en el Anti­guo Tes­ta­men­to como una fuer­za des­truc­to­ra que emer­ge de lo más pro­fun­do de Asia a las con­di­cio­nes de la mitad del siglo XX, insis­tien­do en la impor­tan­cia de luchar con­tra el «enemi­go interno», con­tra el des­or­den social, y «que las hor­das de Gog y Magog repre­sen­tan en últi­ma ins­tan­cia a las masas sin ros­tro, al reino de la can­ti­dad, a la huma­ni­dad colec­ti­vi­za­da y mate­ria­li­za­da, al anti-Esta­do afir­ma­do por el fren­te de la sub­ver­sión mun­dial» Julios Evo­la: Las hor­das de Gog y Magog, en http://​www​.juliu​se​vo​la​.blo​gia​.com, es decir, con­tra el socia­lis­mo y el comu­nis­mo.

    La occi­den­ta­li­za­ción fue uni­da a la cris­tia­ni­za­ción. A comien­zos de la déca­da de 1950, un movi­mien­to con­ser­va­dor nor­te­ame­ri­cano deno­mi­na­do Caba­lle­ros de Colón empe­zó una cam­pa­ña para intro­du­cir a dios en la pro­me­sa de fide­li­dad a Esta­dos Uni­dos que todas las escue­las rea­li­zan cada maña­na. Según des­cri­be S. Geor­ge, en 1954 el pre­si­den­te Eisen­ho­wer apro­bó el cam­bio con estas pala­bras: «De este modo reafir­ma­mos la tras­cen­den­cia de la fe reli­gio­sa en la heren­cia y el futu­ro de Esta­dos Uni­dos; de este modo refor­za­mos cons­tan­te­men­te nues­tras armas espi­ri­tua­les, que siem­pre serán el recur­so más pode­ro­so de nues­tro país en la paz y en la gue­rra» Susan Geor­ge: El pen­sa­mien­to secues­tra­do, Públi­co, Madrid 2009, p. 243.. Con la ben­di­ción pre­si­den­cial, la irra­cio­na­li­dad daba un paso deci­si­vo en el cora­zón del impe­ria­lis­mo más ase­sino y terro­ris­ta que pade­ció la huma­ni­dad has­ta ese momen­to. Seme­jan­te deci­sión no es casual ya que jus­to en esos mis­mos años, la Igle­sia cató­li­ca euro­pea ve con extre­ma preo­cu­pa­ción cómo des­cien­den las voca­cio­nes sacer­do­ta­les, cómo par­te del cle­ro joven empie­za a pre­gun­tar­se por el socia­lis­mo y cómo, en 1952, el papa Pío XII reco­no­ce la exis­ten­cia de «una cri­sis bas­tan­te gra­ve» Andrea Ricar­di: El poder del papa, PPC, Madrid 1997, p. 180..

    Una vez asen­ta­da la tesis doble de que Occi­den­te está en peli­gro, pese a ser la civi­li­za­ción supe­rior, y que el cris­tia­nis­mo es un arma espi­ri­tual deci­si­va para su recu­pe­ra­ción, el impe­ria­lis­mo endu­re­ce sus pos­tu­ras en todos los pla­nos, como el inten­to de inva­sión de Cuba en 1962, y una lar­ga lis­ta de agre­sio­nes que no pode­mos resu­mir aquí. La patro­nal yan­qui da mues­tras extre­mas de inquie­tud a fina­les de esa déca­da y en 1971 apa­re­ce el Memo­ran­do Powell Susan Geor­ge: El pen­sa­mien­to secues­tra­do, op. cit., p. 261 y ss., un lla­ma­mien­to a la total movi­li­za­ción de la bur­gue­sía nor­te­ame­ri­ca­na para tomar la ofen­si­va social ante la cri­sis gene­ra­li­za­da que debi­li­ta inter­na y exter­na­men­te a Esta­dos Uni­dos. De esta for­ma, va toman­do cuer­po la con­tra­ofen­si­va ideo­ló­gi­ca reac­cio­na­ria que pre­ce­de­rá a la con­tra­ofen­si­va neo­li­be­ral ini­cia­da jus­to en 1973 con el gol­pe mili­tar de Pino­chet en Chi­le. A par­tir del acer­ca­mien­to y prác­ti­ca fusión en una sola diná­mi­ca de varias corrien­tes reac­cio­na­rias a fina­les de los años sesen­ta y comien­zos de los seten­ta, se sien­tan las bases para el refor­za­mien­to del irra­cio­na­lis­mo y del euro­cen­tris­mo. La déca­da de 1980 será la del ata­que en toda regla y, tras la implo­sión de la URSS, el impe­ria­lis­mo bus­ca­rá otro «peli­gro», otro «enemi­go mor­tal» de la civi­li­za­ción cris­tia­na, el Islam. Pre­via­men­te, en 1992, Fuku­ya­ma había ase­gu­ra­do que la lucha de cla­ses ya no exis­ti­ría nun­ca más debi­do al fin de la his­to­ria y un año más tar­de, en 1993, Hun­ting­ton decre­tó que el nue­vo enemi­go sería el Islam. El caso de Toyn­bee con res­pec­to a Fuku­ya­ma y Hun­ting­ton ya ha sido ana­li­za­do por M. Garri­do Manuel Garri­do: «El can­to de cis­ne de la gran filo­so­fía euro­pea», en El lega­do filo­só­fi­co y cien­tí­fi­co del siglo XX, Cáte­dra, Madrid 2005, p. 67. y no me extien­do al res­pec­to, pero sí es con­ve­nien­te recor­dar la crí­ti­ca que W. D. Mig­no­lo hace a Hun­ting­ton de que «no per­ci­be el fas­cis­mo y el nazis­mo como auto­ri­ta­rios», ni tam­po­co per­ci­be los cam­bios en el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano des­en­ca­de­na­dos con su cre­cien­te auto­ri­ta­ris­mo Wal­ter D. Mig­no­lo: «La colo­nia­li­dad a lo lar­go y a lo ancho: el hemis­fe­rio occi­den­tal en el hori­zon­te colo­nial de la moder­ni­dad», en La colo­nia­li­dad del saber: euro­cen­tris­mo y cien­cias socia­les, Clac­so, Argen­ti­na 2003, p. 78. tras 1945, por ceñir­nos a lo que más nos intere­sa aho­ra sobre las bases ideo­ló­gi­cas auto­ri­ta­rias que sos­tie­nen el terro­ris­mo des­en­ca­de­na­do en las dos últi­mas déca­das con­tra la huma­ni­dad por el impe­ria­lis­mo.

    Debe insis­tir­se en que por deba­jo de los cam­bios y de las nove­da­des que se han pro­du­ci­do inclu­so des­de ini­cios del siglo XVII, por admi­tir la fecha dada por Neu­mann, en el inte­rior de estos pro­ce­sos se man­tie­ne una con­ti­nui­dad esen­cial en lo bási­co deter­mi­na­da por la con­ti­nui­dad de las con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes al capi­ta­lis­mo. Esta reali­dad de fon­do es la que deter­mi­na que perió­di­ca­men­te resur­jan com­por­ta­mien­tos de masas como los que esta­mos ana­li­zan­do, y que per­ma­nen­te­men­te exis­ta una espe­cie de «reser­va reac­cio­na­ria» más o menos inac­ti­va pero siem­pre expec­tan­te, que fun­cio­na en la coti­dia­nei­dad y has­ta en nive­les de la vida públi­ca, for­ma­da por ese rami­fi­ca­do y poli­fa­cé­ti­co uni­ver­so de obe­dien­cias, sumi­sio­nes, angus­tias y mie­dos, mag­ma irra­cio­nal mani­pu­la­ble por el poder y que no siem­pre nece­si­ta de un líder caris­má­ti­co, del cesa­ris­mo ni de la dic­ta­du­ra para expre­sar­se. No hay que des­pre­ciar la alta capa­ci­dad de las socie­da­des capi­ta­lis­tas «demo­crá­ti­cas» y «nor­ma­les», con sus sis­te­mas polí­ti­co-par­la­men­ta­rios y sus «dere­chos civi­les», para reac­ti­var las «reser­vas de reac­ción» laten­tes en la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas. La civi­li­za­ción bur­gue­sa pue­de recu­rrir a las vie­jas tác­ti­cas del cesa­ris­mo pero tam­bién a las moder­nas de la rota­ción perió­di­ca de los «gobier­nos demo­crá­ti­cos» ele­gi­dos elec­to­ral­men­te, para reac­ti­var total o par­cial­men­te la reser­va de reac­ción auto­ri­ta­ria.

    Bien es cier­to que nun­ca se tra­ta de una inci­ta­ción mecá­ni­ca, de un plan per­fec­to que fun­cio­na de mara­vi­lla, por­que el incons­cien­te colec­ti­vo, no en el sen­ti­do jun­giano, tie­ne una auto­no­mía apre­cia­ble y sus pro­pios rit­mos, y que sobre todo está mina­do por las con­tra­dic­cio­nes socia­les obje­ti­vas; pero sien­do esto ver­dad, tam­bién lo es que los Esta­dos pres­tan espe­cial aten­ción a las téc­ni­cas de mani­pu­la­ción de la lla­ma­da «opi­nión públi­ca», que es una de las capas super­fi­cia­les del mag­ma de reser­va reac­cio­na­ria. Por ejem­plo, con res­pec­to a la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos, D. Har­vey ha escri­to que este país:

    «tam­bién tie­ne su lado oscu­ro sem­bra­do de la para­noia sobre temi­bles ame­na­zas de fuer­zas enemi­gas y malig­nas pro­ve­nien­tes del exte­rior. Se teme a los extran­je­ros y emi­gran­tes, a los agi­ta­do­res exter­nos y, actual­men­te, por supues­to, a los “terro­ris­tas”. Esto con­du­ce a un círcu­lo vicio­so interno y a la clau­su­ra de los dere­chos y liber­ta­des civi­les que hemos cono­ci­do en epi­so­dios como la per­se­cu­ción de los anar­quis­tas en la déca­da de 1920, el macar­tis­mo de la déca­da de 1950 diri­gi­do con­tra los comu­nis­tas y sus sim­pa­ti­zan­tes, la veta para­noi­ca de Richard Nixon res­pec­to a los opo­si­to­res a la gue­rra de Viet­nam y, des­de el 11 de sep­tiem­bre, la ten­den­cia a tachar toda crí­ti­ca a las polí­ti­cas de la Admi­nis­tra­ción como una for­ma de ayu­da y de inci­tar al enemi­go. Este tipo de nacio­na­lis­mo con­ver­ge fácil­men­te con el racis­mo (más en par­ti­cu­lar hacia los ára­bes), con la res­tric­ción de las liber­ta­des civi­les (la Patriot Act), el freno de las liber­ta­des de pren­sa (el encar­ce­la­mien­to de perio­dis­tas por no rebe­lar sus fuen­tes), y la opción de la encar­ce­la­ción y de la pena de muer­te para tra­tar la cri­mi­na­li­dad» David Har­vey: Bre­ve his­to­ria del neo­li­be­ra­lis­mo, op. cit., pp. 214–215..

    D. Har­vey hubie­ra podi­do empe­zar su lis­ta de olea­das cri­mi­na­li­za­do­ras y repre­si­vas habi­das en Esta­dos Uni­dos no en la déca­da de 1920 sino bas­tan­te antes, des­de la fun­da­ción de las colo­nias en el siglo XVII y sobre todo des­de 1733 con la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la per­se­cu­ción y exter­mi­nio de las nacio­nes indias, la escla­vi­za­ción afri­ca­na y la mez­cla de des­pre­cio, odio y mie­do a estas pobla­cio­nes y a los mexi­ca­nos y lati­noa­me­ri­ca­nos, o el Ku Kus Klan con toda su para­fer­na­lia pre­fas­cis­ta, sádi­ca y abso­lu­ta­men­te racis­ta. Tie­ne razón al decir que el macar­tis­mo de los años cin­cuen­ta fue una de las olea­das reac­cio­na­rias más fuer­tes por­que se basa­ba en una pro­fun­da base psi­co­ló­gi­ca de masas carac­te­ri­za­da por el «sen­ti­mien­to de mie­do y de insig­ni­fi­can­cia» que domi­na­ba a la socie­dad yan­qui como ya estu­dió E. Fromm una déca­da antes Erich Fromm: El mie­do a la liber­tad, Pla­ne­ta-Agos­ti­ni, Bar­ce­lo­na 1985, p. 157.. El macar­tis­mo fue tam­bién una mane­ra de mani­pu­lar la insig­ni­fi­can­cia aumen­tan­do el orgu­llo impe­ria­lis­ta median­te la exa­cer­ba­ción del mie­do al comu­nis­mo inva­sor; una tác­ti­ca que fue par­cial­men­te reac­ti­va­da por el reaga­nis­mo en los años ochen­ta para recu­pe­rar el orgu­llo yan­qui tras la aplas­tan­te derro­ta de Viet­nam, y que fue más tar­de defi­ni­ti­va­men­te recu­pe­ra­da por la Admi­nis­tra­ción Bush a comien­zos del siglo XXI en su cru­za­da «anti­te­rro­ris­ta» Manuel Cas­tro Rodrí­guez: ¿Segu­ri­dad o Mccart­his­mo?, http://​www​.kao​sen​la​red​.org, 8 de octu­bre de 2007..

    J. Fon­ta­na ha expues­to cómo fue la «acción repre­si­va» desata­da con­tra la inte­lec­tua­li­dad nor­te­ame­ri­ca­na con la excu­sa del «peli­gro comu­nis­ta». Como míni­mo, nada menos que 170 libros fue­ron denun­cia­dos por con­te­ner expre­sio­nes con­si­de­ra­das pro­co­mu­nis­tas. En las uni­ver­si­da­des y en la ense­ñan­za supe­rior se pro­du­je­ron «cen­te­na­res de des­pi­dos» por la mis­ma razón Josep Fon­ta­na: La His­to­ria de los Hom­bres, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2001, p. 263.. Muchos de esos des­pi­dos res­pon­dían tam­bién a ven­gan­zas per­so­na­les de inte­lec­tua­les de dere­chas para des­alo­jar de los pues­tos supe­rio­res a los de izquier­das, que­dán­do­se con ellos. No hace fal­ta decir que el mie­do a la repre­sión y al des­pi­do aho­gó mucha de la capa­ci­dad crí­ti­ca y crea­ti­va de la inte­lec­tua­li­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Pero el macar­tis­mo no ha des­apa­re­ci­do, sino que está acti­vo y se ha exten­di­do más allá de Esta­dos Uni­dos para des­ple­gar­se por Lati­noa­mé­ri­ca de mano de pode­res cri­mi­na­les y terro­ris­tas como son los que superan­do las fron­te­ras colom­bia­nas se expan­den y ata­can a todas las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que com­ba­ten al impe­ria­lis­mo, como ha denun­cia­do C. Casa­nue­va Car­los Casa­nue­va: Vuel­ve el macar­tis­mo, http://​www​.laro​sa​blin​da​da​.org, 25 de junio de 2009. con toda serie de argu­men­tos incues­tio­na­bles.

    Lle­ga­dos a este pun­to debe­mos pre­ci­sar un poco más la dia­léc­ti­ca entre lo gené­ti­co-estruc­tu­ral de la peda­go­gía del mie­do y del terror cal­cu­la­do, que hemos vis­to se remon­ta como méto­do a la Anti­güe­dad, con datos fia­bles, y lo his­tó­ri­co-gené­ti­co, es decir, las for­mas par­ti­cu­la­res que adquie­re en cada modo de pro­duc­ción basa­do en la pro­pie­dad pri­va­da. En con­cre­to, debe­mos ver la ten­den­cia capi­ta­lis­ta a la inten­si­fi­ca­ción del mie­do y del terro­ris­mo en los suce­si­vos cam­bios de hege­mo­nía den­tro de este modo de pro­duc­ción, has­ta lle­gar a la situa­ción pre­sen­te. Arrig­hi y Shil­ver plan­tean sin tapu­jos la ten­den­cia al aumen­to del «caos sis­té­mi­co», es decir, de las cri­sis de todo tipo que al con­fluir en una de cua­li­dad mayor gene­ra con­tex­tos caó­ti­cos, espe­cial­men­te pro­pen­sos a la mani­pu­la­ción y a la pro­vo­ca­ción del mie­do por las cla­ses domi­nan­tes y sus Esta­dos:

    «En las ante­rio­res tran­si­cio­nes hege­mó­ni­cas, los gru­pos domi­nan­tes sólo asu­mie­ron exi­to­sa­men­te la tarea de crear un nue­vo orden mun­dial tras impor­tan­tes gue­rras, la pro­pa­ga­ción del caos sis­té­mi­co y las inten­sas pre­sio­nes ejer­ci­das por par­te de los diver­sos movi­mien­tos de pro­tes­ta y auto­pro­tec­ción. Esta pre­sión des­de aba­jo se ha amplia­do y pro­fun­di­za­do de una tran­si­ción a otra, ori­gi­nan­do blo­ques socia­les más volu­mi­no­sos con cada nue­va hege­mo­nía. Así pues, cabe espe­rar que las con­tra­dic­cio­nes socia­les desem­pe­ñen un papel mucho más deci­si­vo que nun­ca en la con­fi­gu­ra­ción tan­to de la tran­si­ción mis­ma como del nue­vo orden mun­dial que final­men­te emer­ja del inmi­nen­te caos sis­té­mi­co» G. Arrig­hi y B. J. Sil­ver: Caos y orden en el sis­te­ma-mun­do moderno, Akal, Madrid 2001, p. 292..

    Hay que decir que las tran­si­cio­nes hege­mó­ni­cas son, según estos auto­res, los pro­ce­sos cada vez más ten­sos de reor­de­na­ción de los pode­res glo­ba­les den­tro del capi­ta­lis­mo, es decir, del poder del nor­te de Ita­lia al espa­ñol, de éste al holan­dés, de éste al bri­tá­ni­co, de éste al nor­te­ame­ri­cano, tenien­do en cuen­ta los inten­tos deses­pe­ra­dos de otros pode­res como el fran­cés, el ale­mán y el ita­liano, bási­ca­men­te, para des­pla­zar a los ante­rio­res impo­nién­do­se ellos. Los caos sis­té­mi­cos que han esta­lla­do en estos trán­si­tos han ido agu­di­zán­do­se, amplián­do­se e inten­si­fi­cán­do­se, y aun­que los auto­res dejan abier­ta la posi­bi­li­dad de que el actual caos no tie­ne por qué resol­ver­se con un esta­lli­do peor que los ante­rio­res, no hay que des­car­tar esa posi­bi­li­dad. Pero lo que sí es cier­to es que los pocos años trans­cu­rri­dos des­de la edi­ción de ese libro ates­ti­guan que el caos sis­té­mi­co ha aumen­ta­do en su expre­sión deci­si­va: el agra­va­mien­to de las con­di­cio­nes de vida del pla­ne­ta, el aumen­to de la explo­ta­ción, la cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo y la ten­den­cia a la radi­ca­li­za­ción de las luchas socia­les de toda índo­le.

    Por tan­to, en res­pues­ta, el impe­ria­lis­mo está aumen­tan­do todo lo rela­cio­na­do con el pro­ce­so que va de las vio­len­cias sim­bó­li­cas a las físi­cas, y de éstas al terro­ris­mo, pero tam­bién está aumen­tan­do otro com­po­nen­te del caos, el del mie­do mani­pu­la­do social­men­te a raíz de pro­ble­mas más o menos gra­ves. Hace unos años se popu­la­ri­zó la deno­mi­na­ción de «socie­dad del ries­go» a par­tir del libro del mis­mo títu­lo de U. Beck, que rezu­ma­ba refor­mis­mo por todas sus pági­nas, cuan­do real­men­te esta­mos inmer­sos en «el peli­gro del mie­do», como sugie­re Ana Deli­ca­do que par­te de la teo­ría del shock de N. Klein para ana­li­zar cómo los pode­res atur­den a la ciu­da­da­nía con la pro­vo­ca­ción de mie­dos para «abrir el camino a la impo­si­ción de pro­gra­mas eco­nó­mi­cos y a la res­tric­ción de dere­chos civi­les» Ana Deli­ca­do Pala­cios: El peli­gro del mie­do, http://www.rebelión.org, 16 de mayo de 2009..

    Hemos empe­za­do este capí­tu­lo estu­dian­do la nece­si­dad cre­cien­te que el capi­ta­lis­mo tie­ne de su Esta­do para, entre otras cosas, cen­tra­li­zar cada vez mejor la ampli­tud, den­si­dad y com­ple­ji­dad que va adqui­rien­do el pro­ce­so que aca­ba en el terro­ris­mo. Más aún, gra­cias al Esta­do, la mili­ta­ri­za­ción capi­ta­lis­ta que hemos vis­to arri­ba está pene­tran­do en el con­jun­to de la socie­dad, no sólo en la eco­no­mía y en el Esta­do, en don­de ya lo ha hecho hace tiem­po. Pode­mos hablar, así, de una espe­cie de «cul­tu­ra gene­ral del mie­do» que R. Vidal Jimé­nez defi­ne con cin­co carac­te­rís­ti­cas:

    1. «con­ver­sión del “esta­do (social) de excep­cio­na­li­dad” en “esta­do de nor­ma­li­dad”;
    2. con­cep­ción poli­cial-delic­ti­va del “terro­ris­mo”;
    3. la defen­sa (acrí­ti­ca) de la nece­si­dad (his­tó­ri­ca) de la “lucha per­ma­nen­te” entre el Bien y el Mal;
    4. mani­pu­la­ción e inver­sión neo­lin­güís­ti­ca y
    5. cri­mi­na­li­za­ción sis­te­má­ti­ca de las víc­ti­mas de la glo­ba­li­za­ción “neo-libe­ral”» Rafael Vidal Jimé­nez: Capi­ta­lis­mo (dis­ci­pli­na­rio) de redes y cul­tu­ra (glo­bal) del mie­do, Edic. del Signo, Bue­nos Aires 2005, pp. 105–118..

    En la medi­da en que el Esta­do bur­gués ha ido aca­pa­ran­do pode­res repre­si­vos, tam­bién se ha expan­di­do la «cul­tu­ra gene­ral del mie­do», y vice­ver­sa, por­que mie­do y Esta­do for­man una uni­dad como se vuel­ve a com­pro­bar en el caso argen­tino, por citar uno sólo:

    «La esca­la­da fas­cis­ta, alen­ta­da des­de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción masi­va, nece­si­ta “domes­ti­car” median­te el mie­do y tras­la­dar la res­pon­sa­bi­li­dad de la inse­gu­ri­dad coti­dia­na a sus víc­ti­mas […] Quie­tud, silen­cio, encie­rro, ais­la­mien­to, des­dén. La exis­ten­cia con­de­na­da a bal­bu­cear entre cua­tro pare­des. Alguien, algu­na vez, lla­mó some­ti­mien­to a esta situa­ción. Some­ter­se: aco­mo­dar­se a una reali­dad fra­gua­da que anu­la nues­tros deseos e inclu­so igno­ra nues­tras nece­si­da­des bási­cas, pero que por razo­nes muy com­ple­jas, diría­se que cul­tu­ra­les y atá­vi­cas, acep­ta­mos como orden natu­ral, prees­ta­ble­ci­do e invio­la­ble. Some­ter: subor­di­nar la volun­tad o el jui­cio pro­pios a los de otra per­so­na o gru­po. Incul­car y pro­pa­gar el temor en una socie­dad, es aca­so el modo más sutil y cer­te­ro para man­te­ner un esta­do de some­ti­mien­to que, en más de una oca­sión, se ase­me­ja a la escla­vi­tud. Por­que uno, de pron­to, ape­nas pien­sa en esca­par solo y a las corri­das entre el mai­zal. Y no hay mejor boca­do para el poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co que la sole­dad, el indi­vi­dua­lis­mo, poner­se a res­pon­der solo y a las pata­das. El temor, cuan­do está fun­da­do en un rece­lo gene­ra­li­za­do, crea soli­da­ri­da­des efí­me­ras y echa por tie­rra la soli­da­ri­dad fran­ca y dura­de­ra» Her­nán López Echa­gue: Argen­ti­na: Cons­truc­ción del mie­do, http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 30 de octu­bre de 2008..

    Miedo difuso y miedos concretos

    La peda­go­gía del mie­do y la dosi­fi­ca­ción cal­cu­la­da del terror se extien­den como una lacra por la socie­dad bur­gue­sa bajo el impul­so, por un lado, de las fuer­zas antes ana­li­za­das pero tam­bién y por otro lado, bajo el impul­so de la pro­pia coer­ción sor­da de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Una vez más, debe­mos recu­rrir al méto­do dia­léc­ti­co para saber cómo inter­ac­túan ambas fuer­zas en la tota­li­dad del sis­te­ma de pro­duc­ción y repro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Dos inves­ti­ga­do­ras, de inne­ga­ble valía cien­tí­fi­ca, estu­dia­ron en 2003 la ten­den­cia al aumen­to de los ata­ques de páni­co entre la pobla­ción argen­ti­na y mun­dial, con­tex­tua­li­zan­do su incre­men­to den­tro de las cri­sis de todo tipo gene­ra­das por la evo­lu­ción capi­ta­lis­ta recien­te, la que pode­mos defi­nir como «glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral». Tras un repa­so de las nue­vas reali­da­des pro­ble­má­ti­cas, las inves­ti­ga­do­ras lle­ga­ron a la con­clu­sión de que:

    «Estos cam­bios han ges­ta­do movi­mien­tos de dis­per­sión social y pro­ce­sos de fra­gi­li­za­ción y frag­men­ta­ción sub­je­ti­va y vin­cu­lar, dan­do lugar a nume­ro­sos sín­to­mas pató­ge­nos y a pro­ce­sos de inten­so sufri­mien­to psí­qui­co. Qui­ro­ga ha obser­va­do que la agu­di­za­ción de la cri­sis nos ha expues­to a quie­bres y dis­con­ti­nui­da­des que impli­can una rup­tu­ra de nues­tra coti­dia­ni­dad, gene­ran­do inten­sas viven­cias de con­fu­sión, incer­ti­dum­bre y ambi­güe­dad. Y que esta cri­sis adquie­re la cali­dad de emer­gen­cia social. Es una situa­ción lími­te, tie­ne un aspec­to de peli­gro­si­dad en tér­mi­nos de desin­te­gra­ción. Está afec­ta­do el pro­yec­to, tan­to en su dimen­sión indi­vi­dual como colec­ti­va, y pue­de dar­se una pér­di­da del sen­ti­do, de la visión del futu­ro. La OMS, en 1997, plan­teó que esta­mos ante una ver­da­de­ra catás­tro­fe epi­de­mio­ló­gi­ca, en la que los des­ór­de­nes men­ta­les repre­sen­tan el 12 por cien­to de las cau­sas de enfer­me­dad en todo el mun­do» Maria Dolo­res Gali­ña­nes y Mar­ta Her­nán­dez: Los ata­ques de páni­co en el mar­co de la cri­sis social, http://​www​.corrien​te​pra​xis​.org​.ar, 30 de enero de 2003..

    Una de las mejo­res expo­si­cio­nes de los efec­tos des­truc­ti­vos del capi­ta­lis­mo en su acción per­ma­nen­te sobre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras a comien­zos del siglo XXI nos la ofre­ce W. Darak­jian, quien tras expli­car qué es la «expe­rien­cia de rup­tu­ra» de la uni­dad colec­ti­va que envuel­ve, pro­te­ge y dota de sen­ti­do a la vida de la per­so­na, pasa a expo­ner la impor­tan­cia del «apun­ta­la­mien­to gru­pal», es decir «el tra­ba­jo en gru­po sig­ni­fi­ca, sobre todo para aque­llas per­so­nas some­ti­das a con­di­cio­nes de caren­cia, ais­la­mien­to, des­am­pa­ro y otras for­mas de vio­len­cia, los bene­fi­cios de sen­tir­se par­te de un gru­po, al cum­plir éste fun­cio­nes de apo­ya­tu­ra, con­ten­ción, pro­tec­ción y orga­ni­za­ción. El psi­quis­mo se cons­tru­ye a tra­vés de la apo­ya­tu­ra gru­pal, cum­plien­do el gru­po una fun­ción anaclí­ti­ca para el suje­to. Todo apo­yo per­te­ne­ce a una red de apo­ya­tu­ras, sig­ni­fi­ca una mutua­li­dad de apo­yos y pue­de expli­car­se a tra­vés de la noción de con­tra­to de apo­ya­tu­ra: una rela­ción de reci­pro­ci­dad en el pla­cer y el bene­fi­cio del apo­yo mutuo». Pues bien, cada vez aumen­tan las fuer­zas que des­tru­yen lo colec­ti­vo e impo­nen el trau­ma de la rup­tu­ra del gru­po viven­cial, y entre ellas des­ta­ca lo que W. Darak­jian defi­ne como:

    «La vio­len­cia de la desocu­pa­ción. La expe­rien­cia para un suje­to de haber esta­do some­ti­do a pér­di­das muy sig­ni­fi­ca­ti­vas, a dife­ren­tes moda­li­da­des de desapun­ta­la­mien­to, exclu­sión –expul­sión– social y eco­nó­mi­ca, situa­cio­nes de injus­ti­cia u otras múl­ti­ples for­mas de vio­len­cia que se poten­cian entre sí, lle­ga a pro­du­cir en el psi­quis­mo un efec­to del orden de lo trau­má­ti­co, de des­truc­ción de las tra­mas repre­sen­ta­cio­na­les. Sabe­mos que el tra­ba­jo cum­ple una fun­ción cons­ti­tu­ti­va deter­mi­nan­te en los pro­ce­sos de sub­je­ti­va­ción e iden­ti­ta­rios. Los sen­ti­mien­tos de fra­ca­so de los pro­yec­tos vivi­dos como per­so­na­les y de infe­rio­ri­dad, cuan­do se pier­de un empleo (sobre todo en cier­tas con­di­cio­nes, edad, etcé­te­ra) pue­den con­du­cir a esta­dos de pará­li­sis psí­qui­ca, de empo­bre­ci­mien­to men­tal pro­gre­si­vo, de inca­pa­ci­dad de ima­gi­nar y de inhi­bi­ción de la crea­ti­vi­dad […]. Tie­ne lugar un pro­ce­so de “ava­sa­lla­mien­to del yo” que com­pro­me­te su con­di­ción de ser pen­san­te y desean­te (V. Gior­gi, 1990). Se acti­van, de este modo, la com­pul­sión a la repe­ti­ción, las catec­ti­za­cio­nes frá­gi­les y pre­ca­rias, la pre­dis­po­si­ción a la (auto) agre­sión por los mon­tos de agre­sión libre (actin­gout), las soma­ti­za­cio­nes. La afec­ción de la vida vin­cu­lar cons­ti­tu­ye una dimen­sión cen­tral de la tra­ma. El aná­li­sis del enor­me impac­to en las pare­jas y en los gru­pos fami­lia­res, sobre su (des)estructuración, sobre sus pro­yec­tos, sobre su vida, exce­de­ría los obje­ti­vos de este tra­ba­jo […] el cir­cui­to se cie­rra para el suje­to mul­ti­di­men­sio­nal­men­te afec­ta­do, al pro­du­cir­se un des­men­ti­mien­to o desen­ten­di­mien­to por par­te de los esta­men­tos del poder polí­ti­co ins­ti­tui­do, induc­to­res de los dis­po­si­ti­vos de estig­ma­ti­za­ción y pri­va­ti­za­ción de la cul­pa» Wil­son Darak­jian Fajar­do: «“Que no haya sole­dad…” Acer­ca de la cri­sis y la fun­ción de los víncu­los en la cons­truc­ción de lo nue­vo», en Salud men­tal y dere­chos huma­nos, Edi­cio­nes Madres de Pla­za de Mayo, Bue­nos Aires 2004, pp. 273–274..

    El des­pi­do del pues­to de tra­ba­jo, el des­em­pleo, es pre­sen­ta­do como des­gra­cia per­so­nal for­tui­ta, aza­ro­sa, sin con­te­ni­do vio­len­to alguno. El mar­xis­mo afir­ma que el des­pi­do es una for­ma más de la «vio­len­cia social» que ejer­ce la bur­gue­sía con­tra el pro­le­ta­ria­do, como sos­tie­ne A. Tole­do en su comen­ta­rio sobre el tex­to colec­ti­vo titu­la­do «El des­pi­do o la vio­len­cia del poder pri­va­do» Albert Tole­do: «El des­pi­do como vio­len­cia social», en Sin­Mu­ro, nº 35, diciem­bre 2009, pp. 29–31., en el que se demues­tra la estre­cha unión entre el sis­te­ma jurí­di­co bur­gués y la vio­len­cia pri­va­da de la patro­nal, cone­xión que per­mi­te ocul­tar el hecho de que el des­pi­do labo­ral es una for­ma de vio­len­cia. Por su par­te, la inves­ti­ga­do­ra M.ª del R. Arre­gui ha estu­dia­do dete­ni­da­men­te los efec­tos glo­ba­les de la pre­ca­ri­za­ción en toda la vida de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y muy espe­cial­men­te en su capa­ci­dad de inter­pre­tar la reali­dad e idear un pro­yec­to de futu­ro a medio y lar­go pla­zo:

    «El fin del con­tra­to regu­lar es tam­bién el del tiem­po de la pre­vi­si­bi­li­dad del tra­ba­jo, de des­ti­nos cer­te­ros y de enrai­za­mien­tos geo­grá­fi­cos que habi­li­tan com­pro­mi­sos a lar­go pla­zo y asun­ción del ries­go en fun­ción de un por­ve­nir posi­ble. Hoy el des­tino es de incer­ti­dum­bre, con­fi­gu­ran­do un gran inte­rro­gan­te para todos y cada uno de los tra­ba­ja­do­res y el com­pro­mi­so en la lucha una apues­ta en el vacío, por­que la lucha por el futu­ro impli­ca la cer­ti­dum­bre de que el futu­ro exis­te. Las nue­vas rela­cio­nes labo­ra­les han dado sur­gi­mien­to a un tipo de tra­ba­ja­dor carac­te­ri­za­do por una “men­ta­li­dad pre­ca­ri­za­da”. Al estar rota la posi­bi­li­dad de vivir una narra­ti­va labo­ral de lar­go alien­to, por­que el ofi­cio que se ocu­pa tal vez dure sólo un año, algo menos o un poco más; por el des­pi­do o la bús­que­da de una ocu­pa­ción más ven­ta­jo­sa, el tra­ba­ja­dor recons­tru­ye sim­bó­li­ca­men­te esque­mas de acción frag­men­ta­dos y super­pues­tos, que anu­lan la posi­bi­li­dad de una arti­cu­la­ción estra­té­gi­ca» María del Rosa­rio Arre­gui: «Cri­sis de la moder­ni­dad y cul­tu­ras labo­ra­les», en Salud men­tal y dere­chos huma­nos, op. cit., pp. 291..

    Antes de desa­rro­llar las poten­cia­li­da­des teó­ri­cas del con­cep­to de «men­ta­li­dad pre­ca­ri­za­da» en lo refe­ren­te a la explo­ta­ción asa­la­ria­da, debe­mos englo­bar el nivel de la explo­ta­ción del tra­ba­jo en la tota­li­dad de la pre­ca­ri­za­ción vital y del mie­do difu­so o con­cre­to que le acom­pa­ña para dis­po­ner de una pers­pec­ti­va más amplia. El aumen­to de la inquie­tud por el futu­ro va uni­do al aumen­to de las ansie­da­des y, en gene­ral, de todo el pro­ce­so que con­clu­ye en el terror y en el páni­co según esta­mos vien­do en este tex­to, pese a lo com­ple­jo que resul­ta defi­nir for­mal­men­te sus nive­les y sus inter­re­la­cio­nes. Con­for­me avan­za­ba la cri­sis de fon­do del capi­ta­lis­mo y con ella las medi­das repre­si­vas gene­ra­les apli­ca­das por la bur­gue­sía, antes de que la cri­sis finan­cie­ra apa­re­cie­se públi­ca, ofi­cial­men­te en verano de 2007, para enton­ces era paten­te que el mie­do, tal cual lo ana­li­za­mos aquí, se exten­día por den­tro de la coti­dia­nei­dad bur­gue­sa. J. Bal­boa lo plas­mó así:

    «Vivi­mos sobre el mie­do. Mie­do al fra­ca­so, mie­do a la sole­dad, mie­do a la muer­te. Mie­do a la pobre­za, mie­do a la mar­gi­na­ción. Mie­do a las enfer­me­da­des, a la inse­gu­ri­dad. Mie­do a la exclu­sión. Mie­do a los delin­cuen­tes, mie­do a la pri­sión. Mie­do a los extra­ños, mie­do a per­der el tra­ba­jo, a per­der la vivien­da. Mie­do a la vio­len­cia. Y mie­do tras mie­do mar­can el sino de nues­tras accio­nes, de nues­tras deci­sio­nes, de nues­tras opi­nio­nes y de nues­tra visión de la socie­dad. Una autén­ti­ca olea­da de mie­dos y temo­res se expan­den por el cuer­po social. Pero, antes de nada, ¿qué es el mie­do? El meca­nis­mo del mie­do (según la RAE: 1. m. Per­tur­ba­ción angus­tio­sa del áni­mo por un ries­go o daño real o ima­gi­na­rio. 2. m. Rece­lo o apren­sión que alguien tie­ne de que le suce­da algo con­tra­rio a lo que desea.), pue­de esque­ma­ti­zar­se a par­tir de los siguien­tes ele­men­tos: el obje­to que cau­sa el mie­do, cier­to des­co­no­ci­mien­to (sobre el obje­to o sobre cómo afron­tar el peli­gro), la pará­li­sis y la reac­ción hacia la segu­ri­dad bus­ca­da por par­te del suje­to ate­mo­ri­za­do. El ele­men­to común a todo temor, a todo mie­do, es cier­to des­co­no­ci­mien­to sobre el obje­to que lo gene­ra: toda una aureo­la de igno­ran­cia cubre el fenó­meno en sí (sea una bru­ja, una posi­ble pan­de­mia, un enemi­go pode­ro­so, una ame­na­za natu­ral de efec­tos catas­tró­fi­cos, un terro­ris­ta, un Dios o cual­quier otra cosa). Pode­mos afir­mar que el mie­do aumen­ta de mane­ra direc­ta­men­te pro­por­cio­nal al des­co­no­ci­mien­to sobre el obje­to temi­do o al des­co­no­ci­mien­to (o impo­ten­cia) ante cómo afron­tar­lo» Jau­me Bal­boa: Entre el mie­do y la vio­len­cia. Estra­te­gia de terror y de repre­sión para el con­trol social, http://​www​.lahai​ne​.org, 29 de junio de 2006..

    Pedro Miguel ha rea­li­za­do un estu­dio sobre el mie­do idén­ti­co en lo esen­cial al de J. Bal­boa, pero ciñén­do­se a la reali­dad de Méxi­co, reali­dad que pode­mos exten­der a la de otros muchos paí­ses:

    «En las zonas del país que han teni­do la des­gra­cia de ser selec­cio­na­das por el régi­men espu­rio para exhi­bir múscu­lo y deter­mi­na­ción, la gen­te vive ate­rro­ri­za­da por el pode­río de los cár­te­les, pero tam­bién por un Esta­do de dere­cho que se expre­sa en cateos, arres­tos, tor­tu­ras y hechos peo­res, per­pe­tra­dos sin orden judi­cial algu­na, las más de las veces, en rete­nes y “con­tro­les” en los que no es fácil dis­tin­guir si el enemi­go a ven­cer es el nar­co o la pobla­ción civil, en un apa­ra­to poli­cial y mili­tar que actúa libre de escrú­pu­los lega­les y huma­ni­ta­rios. En el devas­ta­do terri­to­rio de la eco­no­mía se vive en la zozo­bra de per­der el empleo, de enfren­tar incre­men­tos súbi­tos e impre­vis­tos de pre­cios, de pade­cer aco­sos hacen­da­rios sin sen­ti­do ni jus­ti­fi­ca­ción, de sufrir –bien lo saben los empre­sa­rios– peti­cio­nes de diez­mos, que se lla­man mor­di­das, en el reco­do menos pen­sa­do de un trá­mi­te o auto­ri­za­ción, de ama­ne­cer con la noti­cia de un nue­vo endeu­da­mien­to colo­sal, de una deva­lua­ción sor­pre­si­va. Sobre­lle­va­mos el temor a que cual­quier día nos roben la car­te­ra, el coche, los recur­sos natu­ra­les de la nación, el dere­cho al libre trán­si­to, las con­quis­tas labo­ra­les, la pla­ya públi­ca, el sen­ti­do de nues­tro voto. Pade­ce­mos la pre­sen­cia de un gobierno que se las da de hones­to pero que, siem­pre que encuen­tra la opor­tu­ni­dad, echa un peda­ci­to de país a los bol­si­llos de sus inte­gran­tes o a los de sus socios nacio­na­les o forá­neos» Pedro Miguel: El gobierno del mie­do, http://​www​.enla​ce​so​cia​lis​ta​.org​.mx, 14 de julio de 2009..

    El con­cep­to de «men­ta­li­dad pre­ca­ri­za­da» que ha estu­dia­do Arre­gui es tre­men­da­men­te ilus­tra­ti­vo de los efec­tos des­truc­to­res de la inter­ac­ción de todas las for­mas de pre­sión físi­ca y psi­co­ló­gi­ca del capi­ta­lis­mo. La cre­cien­te posi­bi­li­dad de ser echa­do del pues­to de tra­ba­jo cayen­do en la cate­go­ría del pre­ca­ria­do o subem­pleo, peor inclu­so, cayen­do en el des­em­pleo cró­ni­co o per­ma­nen­te según las cir­cuns­tan­cias, esta inquie­tud laten­te en toda per­so­na que no tie­ne medios de pro­duc­ción pro­pios y que depen­de exclu­si­va­men­te de ven­der su fuer­za de tra­ba­jo por un sala­rio, inquie­tud que con suma faci­li­dad se trans­for­ma en mie­do cons­cien­te y lue­go en terror difu­so, en una locu­ra ya que la psi­co­pa­to­lo­gía es con­sus­tan­cial al capi­ta­lis­mo Gui­ller­mo F. Paro­di: El capi­ta­lis­mo como psi­co­pa­to­lo­gía, http://​www​.rebe​lion​.org, 27 de mar­zo de 2008.. Son todas estas con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les las que expli­can que el 73% de las per­so­nas asa­la­ria­das en el Esta­do espa­ñol estén «que­ma­das», sufran estrés, según lo con­fir­ma un estu­dio de la UGT basa­do en 4.000 encues­tas:

    «Las situa­cio­nes de estrés labo­ral, muy exten­di­das entre la pobla­ción ocu­pa­da, pue­den deber­se a diver­sos fac­to­res, entre los que se encuen­tran la fal­ta de auto­no­mía en el pues­to de tra­ba­jo, inse­gu­ri­dad res­pec­to a las con­di­cio­nes labo­ra­les y al futu­ro e inde­fi­ni­ción sobre las tareas a desa­rro­llar […] sie­te de cada diez tra­ba­ja­do­res “se sien­ten que­ma­dos” por su tra­ba­jo. Esta sen­sa­ción se deno­mi­na sín­dro­me de bur­nout y está direc­ta­men­te rela­cio­na­do tan­to con fac­to­res físi­cos (cefa­leas, dolo­res mus­cu­la­res, fati­ga cró­ni­ca, etcé­te­ra) y psi­co­ló­gi­cos (frus­tra­ción, ansie­dad, irri­ta­bi­li­dad), como con aspec­tos orga­ni­za­ti­vos (menor ren­di­mien­to, absen­tis­mo labo­ral)». […]

    «El infor­me del sin­di­ca­to reve­la ade­más que hablar a gri­tos, cri­ti­car la vida pri­va­da y ser ame­na­za­dos, igno­ra­dos o asig­na­dos a luga­res ais­la­dos son otras con­duc­tas que pade­cen algu­nos tra­ba­ja­do­res en su lugar de tra­ba­jo y que pue­den afec­tar a su salud. […] El 26% de los tra­ba­ja­do­res se encuen­tran en ries­go de aco­so al desa­rro­llar su acti­vi­dad en un ambien­te que cali­fi­can de “hos­ti­ga­dor”. Un 2% de las per­so­nas entre­vis­ta­das son víc­ti­mas de aco­so moral en el tra­ba­jo de mane­ra per­ma­nen­te y un 15% reco­no­cen haber sido víc­ti­mas pun­tua­les […] el 43% de los encues­ta­dos dicen haber sufri­do abu­so por par­te de sus supe­rio­res y más de la mitad de las víc­ti­mas de aco­so se que­jan de haber reci­bi­do un com­por­ta­mien­to veja­to­rio median­te gri­tos. Este tipo de com­por­ta­mien­tos pue­de pro­vo­car depre­sio­nes en los tra­ba­ja­do­res y con­du­cir, por tan­to, a la baja labo­ral. Den­tro de los tra­ba­ja­do­res entre­vis­ta­dos para el estu­dio que esta­ban de baja por depre­sión, el 35% se vie­ron some­ti­dos a inti­mi­da­cio­nes y ame­na­zas, el 32% a aco­so moral, el 26% a algún tipo de vio­len­cia ver­bal y el 23% sufrie­ron agre­sio­nes físi­cas» http://​www​.cin​co​dias​.com, 2 de junio de 2008..

    En verano de 2008 el INE dio a cono­cer datos impac­tan­tes sobre la reali­dad de la coer­ción sor­da de la patro­nal sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra: el 80% de los tra­ba­ja­do­res ase­gu­ró sufrir sobre­car­ga de tra­ba­jo o pre­sio­nes de tiem­po para que hicie­ran en menos tiem­po el tra­ba­jo encar­ga­do. Ade­más, el 11% decla­ra­ba haber sufri­do vio­len­cia en el tra­ba­jo y el 7,4% haber pade­ci­do aco­so o inti­mi­da­ción, y los por­cen­ta­jes aumen­ta­ban en las muje­res, subien­do al 11,7% y al 9,4% res­pec­ti­va­men­te. Un año antes, un estu­dio de la OIT sobre las con­di­cio­nes psi­co­ló­gi­cas de los tra­ba­ja­do­res de la Unión Euro­pea decía que el 75% de los tra­ba­ja­do­res euro­peos pade­cía estrés debi­do al tra­ba­jo y que el 30% de las bajas labo­ra­les tenían esa cau­sa. El mis­mo estu­dio con­cluía advir­tien­do que para el 2020 la depre­sión pro­du­ci­da por el estrés será la prin­ci­pal cau­sa de bajas labo­ra­les. Sin embar­go, en una demos­tra­ción de la pecu­lia­ri­dad de la socio­lo­gía ofi­cial espa­ño­la, el gobierno espa­ñol redu­cía al 30% el por­cen­ta­je de tra­ba­ja­do­res del Esta­do con estrés labo­ral http://​www​.abc​.es, 17 de mar­zo de 2007.. Debe­re­mos recor­dar estas cifras cuan­do vea­mos el pro­ble­ma del sui­ci­dio en aumen­to como res­pues­ta esca­pis­ta y de pro­tes­ta pasi­va con­tra el incre­men­to de toda serie de pre­sio­nes y vio­len­cias capi­ta­lis­tas.

    Sien­do estos datos impac­tan­tes, no des­cu­bren toda la gra­ve­dad del pro­ble­ma por varias razo­nes que con­cier­nen, por un lado, a los lími­tes del méto­do y, por otro, a que exis­ten colec­ti­vos de tra­ba­ja­do­res toda­vía más inde­fen­sos y pre­sio­na­dos has­ta nive­les muy altos, como son los emi­gran­tes. El obje­ti­vo de las leyes de repa­tria­ción de emi­gran­tes no es tan­to el de repa­triar­los como el de ate­rro­ri­zar a estas pobla­cio­nes, y a la vez intro­du­cir el mie­do entre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras autóc­to­nas con deno­mi­na­da «des­lo­ca­li­za­ción in situ», que con­sis­te pre­ci­sa­men­te en que «el recur­so al tra­ba­jo de extran­je­ros en situa­ción irre­gu­lar per­mi­te recons­truir en nues­tras pro­pias ciu­da­des, en nues­tros pro­pios paí­ses, las con­di­cio­nes pro­pias de la mano de obra en los paí­ses del Ter­cer Mun­do. Esto es, sala­rios muy bajos, pro­tec­cio­nes redu­ci­das al míni­mo, nada de dere­chos sin­di­ca­les, con­di­cio­nes de tra­ba­jo espan­to­sas, tiem­po ili­mi­ta­do de tra­ba­jo, con­tra­tos sala­ria­les no res­pe­ta­dos por­que los pagos se hacen siem­pre en mano, etcé­te­ra. Por con­si­guien­te, las empre­sas que no pue­den des­lo­ca­li­zar, recu­rren al tra­ba­jo ile­gal como un sus­ti­tu­ti­vo de las des­lo­ca­li­za­cio­nes: «esto me ha lle­va­do a hablar de des­lo­ca­li­za­cio­nes in situ. En cier­ta medi­da, la des­lo­ca­li­za­ción in situ es aún más ven­ta­jo­sa que la des­lo­ca­li­za­ción en el extran­je­ro por­que si des­lo­ca­li­zas en el extran­je­ro, por una par­te, pue­des tener un pro­ble­ma de retra­sos (y gas­tos de trans­por­te para repa­triar tu pro­duc­ción), y por otra estás obli­ga­do a expor­tar algu­nos direc­ti­vos o algu­nos téc­ni­cos que cues­tan muy caro. Cuan­do des­lo­ca­li­zas in situ, no hay gas­tos de trans­por­te, no hay demo­ras ni cua­dros expa­tria­dos. Pien­so que este meca­nis­mo expli­ca la per­ma­nen­cia del tra­ba­jo ile­gal en nues­tras socie­da­des» Emma­nuel Terray: La polí­ti­ca apli­ca­da no pre­ten­de expul­sar a la gen­te, sino ate­rro­ri­zar­la, http://​www​.rebe​lion​.org, 15 de agos­to de 2008..

    Las cri­sis eco­nó­mi­cas mul­ti­pli­can las vio­len­cias que sufren las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, lo que, según M. Gon­zá­lez:

    «gene­ra sen­ti­mien­tos de males­tar, preo­cu­pa­ción, temor, des­con­cier­to. Es posi­ble que bue­na par­te de las per­so­nas no sepan exac­ta­men­te qué es lo que vie­ne a raíz de la cri­sis eco­nó­mi­ca, pero sí sien­ten en el bol­si­llo y en el estó­ma­go lo que está pasan­do. En tér­mi­nos estric­ta­men­te psi­co­ló­gi­cos habrá más frus­tra­ción, ten­sión, des­con­ten­to. A nivel indi­vi­dual la reac­ción depen­de de una serie de fac­to­res. La pér­di­da de esta­tus, nivel de vida o las mis­mas posi­bi­li­da­des de vivir pue­de gene­rar una serie de reac­cio­nes, inclu­so equi­pa­ra­bles a las de la pér­di­da de un obje­to que­ri­do. La esca­sez de recur­sos gene­ra ten­sión y males­tar en tan­to que no es posi­ble satis­fa­cer las diver­sas nece­si­da­des. […] Des­or­ga­ni­za­da muchas veces, orga­ni­za­da en otras, la indig­na­ción popu­lar pue­de expre­sar­se en esta­lli­dos sor­dos de cóle­ra y en pro­tes­tas más sos­te­ni­das y pla­ni­fi­ca­das. Es nece­sa­rio recor­dar que las per­so­nas están sien­do ame­na­za­das en su pro­pia sub­sis­ten­cia y toda la ira y la des­es­pe­ran­za se pue­de cana­li­zar a tra­vés de for­mas vio­len­tas de reivin­di­car la cor­po­ra­li­dad sufrien­te. […] Se gene­ra incer­ti­dum­bre, no se sabe qué pasa­rá, aun­que usual­men­te se ten­ga cier­ta sen­sa­ción de des­es­pe­ran­za y des­alien­to. Se bus­can chi­vos expia­to­rios y se pue­den tomar diver­sas medi­das para “paliar” la cri­sis. Sen­ti­mien­tos xeno­fó­bi­cos ya pre­sen­tes pue­den salir refor­za­dos, entre otras posi­bi­li­da­des. […] El pro­ble­ma es que bue­na par­te de los acto­res eco­nó­mi­cos fuer­tes (inclu­yen­do gobier­nos), pue­den pen­sar en cla­ve neo­li­be­ral y que­rer con­ti­nuar “ajus­tan­do” las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, no sus­ti­tu­yén­do­las por otras alter­na­ti­vas. Seguir hacia el sui­ci­dio colec­ti­vo les pare­ce­rá la opción más “natu­ral”» Mariano Gon­zá­lez: Algu­nos efec­tos psi­co­so­cia­les de la crí­sis eco­nó­mi­ca glo­bal, http://​www​.rebe​lion​.org, 6 de junio de 2008..

    La ten­den­cia a algo simi­lar al «sui­ci­dio colec­ti­vo» al que se refie­re este autor ya fue teo­ri­za­da por el mar­xis­mo des­de hace siglo y medio, y ha ido toman­do cuer­po pos­te­rior­men­te. Pero aho­ra no pode­mos exten­der­nos en este pro­ble­ma. Si que­re­mos estu­diar por qué aumen­tan los sui­ci­dios y qué rela­ción tie­ne este incre­men­to con el dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo debe­mos par­tir de todo lo que hemos vis­to has­ta aquí que que­da con­fir­ma­do con los resul­ta­dos de una recien­te inves­ti­ga­ción rea­li­za­da en diez gran­des conur­ba­cio­nes pla­ne­ta­rias que con­clu­ye afir­man­do que vivi­mos «atra­pa­dos en el mie­do», que las socie­da­des más «segu­ras» son las más ate­mo­ri­za­das y que los fac­to­res que más mie­do pro­du­cen entre la pobla­ción son la pre­ca­rie­dad de la exis­ten­cia, el racis­mo y la tec­no­lo­gía. Una de sus con­clu­sio­nes nos lle­va direc­ta­men­te a la explo­ta­ción patriar­cal y cla­sis­ta como dos cau­sas direc­tas del mie­do:

    «Cun­de un poco más entre las muje­res, y sobre todo entre los que tie­nen menos medios, menos cul­tu­ra y más años. Lo sufren el 8% de los que viven en fami­lias aco­mo­da­das fren­te al 22,5% de los que pro­vie­nen de ori­gen humil­de; el 27,5% de los que sólo tie­nen edu­ca­ción pri­ma­ria fren­te al 10% de los que han reci­bi­do una edu­ca­ción supe­rior». Ade­más: «El mie­do es una ganan­cia per­ma­nen­te para los polí­ti­cos que pare­cen arro­gar­se el deber de aca­bar con él. Lo mis­mo vale para las empre­sas que nos ofre­cen segu­ri­dad pri­va­da. Unos y otros pre­fie­ren no resol­ver nues­tros mie­dos, por­que cada uno de ellos gene­ra nue­vos rédi­tos». Y por no exten­der­nos: «Sen­ti­mos un mie­do nue­vo que resu­me todos los demás. “Es el temor a no ser ade­cua­do, a no ser­vir. Sabe­mos que pode­mos ser exclui­dos si no somos lo sufi­cien­te­men­te hábi­les”. Ese mie­do vie­ne de todos los rin­co­nes del capi­ta­lis­mo glo­bal, con­clu­yó el soció­lo­go de la moder­ni­dad líqui­da: “Podría des­apa­re­cer la empre­sa para la que tra­ba­ja­mos, podrían no hacer fal­ta más nues­tras com­pe­ten­cias”» Miguel Mora: Vivi­mos atra­pa­dos en el mie­do, en http://​www​.elpais​.com, 3 de octu­bre de 2008..

    A estas con­clu­sio­nes lógi­cas y más que pre­vi­si­bles, debe­mos aña­dir­le, sin embar­go, otros fac­to­res que pue­den pre­sio­nar e inci­tar al sui­ci­do como, por ejem­plo, el empeo­ra­mien­to de la salud como con­se­cuen­cia del paro o del mie­do al paro. Un estu­dio ha con­fir­ma­do que el 96% de los tra­ba­ja­do­res del Esta­do espa­ñol tie­nen pro­ble­mas de insom­nio rela­cio­na­dos con el tra­ba­jo y que el 81% los tie­ne rela­cio­na­dos con la bús­que­da de tra­ba­jo; tam­bién indi­ca que entre los tra­ba­ja­do­res ingle­ses que pier­den su tra­ba­jo las posi­bi­li­da­des de infar­to aumen­tan un 54% y que aumen­tan un 83% las pro­ba­bi­li­da­des de sufrir algún pro­ble­ma de salud entre los nue­vos para­dos que se encuen­tran sanos http://​www​.gara​.net, 20 de julio de 2009.. La cla­ra ten­den­cia al empeo­ra­mien­to de la salud como efec­to de la cri­sis, que pue­de agra­var otras enfer­me­da­des psi­co­fí­si­cas, pue­de a su vez tomar mayor impul­so debi­do a las pre­sio­nes muy suti­les del capi­ta­lis­mo con­tra la vida, tan suti­les que se dis­fra­zan jus­to de lo con­tra­rio, de que son medi­das de pro­tec­ción de la salud median­te la crea­ción de supues­tas enfer­me­da­des o de la pro­li­fe­ra­ción de toda serie de peli­gros y fac­to­res pató­ge­nos que nos indu­cen a un sobre­gas­to en sani­dad con el con­si­guien­te aumen­to de la pre­sión psi­co­ló­gi­ca y eco­nó­mi­ca. Se tra­ta de lo que Jose­fa Vivan­co ha defi­ni­do dicien­do que «a la inven­ción de enfer­me­da­des le lla­man el mar­ke­ting del mie­do» Jose­fa Vivan­co: http://​www​.gara​.net, 11 de junio de 2008., o dicho en pala­bras de M. Jara, el mar­ke­ting del mie­do «es el nego­cio de crear temor para ven­der su tra­ta­mien­to» Miguel Jara: La salud que vie­ne, http://​www​.lahai​ne​.org, 10 de noviem­bre de 2009.. Si al con­jun­to de pre­sio­nes de todo tipo que a dia­rio macha­can nues­tro equi­li­brio psi­co­so­má­ti­co –el 80% de per­so­nas que acu­den al médi­co por dolor sufren algún tras­torno depre­si­vo http://​www​.abc​.es, 26 de junio de 2008.– le suma­mos las del mar­ke­ting del mie­do sobre nues­tro esta­do real de salud, com­pren­de­re­mos cómo y por qué se hace más res­ba­la­di­za la pen­dien­te que nos lle­va del estrés y toda serie de preo­cu­pa­cio­nes al fon­do de la depre­sión y de otras cri­sis, fon­do que en bas­tan­tes casos es el tram­po­lín al sui­ci­dio.

    Tan­to el mar­ke­ting del mie­do como la cer­ti­dum­bre de que la cri­sis capi­ta­lis­ta daña la salud obre­ra como, por no exten­der­nos, el hecho de que muchos tra­ba­ja­do­res que saben que su salud no está bien, que empeo­ra, éstos y otros fac­to­res empu­jan a las cla­ses opri­mi­das a ocul­tar sus pro­ble­mas de salud para no coger una baja por el ries­go de per­der su pues­to de tra­ba­jo o de ver redu­ci­do su sala­rio. Los sin­di­ca­tos ale­ma­nes han denun­cia­do esta situa­ción y han adver­ti­do que aumen­ta el dopa­je entre los tra­ba­ja­do­res para dar la sen­sa­ción de que se encuen­tran sanos: «Las pro­pias cajas de salud han reco­no­ci­do que el temor a la pér­di­da de empleo ha hecho caer en pica­do las soli­ci­tu­des de bajas labo­ra­les por enfer­me­dad. Mien­tras éstas alcan­za­ban un por­cen­ta­je del 5,07 por cien­to hace unos años, actual­men­te se sitúan a un nivel de 3,24 por cien­to y con ten­den­cia a redu­cir­se aún más» http://​www​.rebe​lion​.org, 16 de julio de 2009.. Pero el pro­ble­ma es más gra­ve de lo que pare­ce por­que a la ocul­ta­ción de sus dolen­cias y enfer­me­da­des por par­te de los tra­ba­ja­do­res hay que sumar­le el silen­cio cre­cien­te de la patro­nal que ocul­ta el 50,2% de las enfer­me­da­des de sus asa­la­ria­dos Juan­jo Bas­te­rra: Los empre­sa­rios ocul­tan más del 50% de las enfer­me­da­des, http://​www​.gara​.net, 17 de agos­to de 2009. por­que lo fun­da­men­tal para el capi­ta­lis­mo no es la salud huma­na, sino la salud de los bene­fi­cios, y más en medio de una cri­sis tan dura como la actual. Peor aún, se ha sabi­do que la Segu­ri­dad Social del Esta­do espa­ñol ha paga­do 30 millo­nes de euros para que los médi­cos pres­cri­ban menos bajas por enfer­me­dad, siguien­do un pro­gra­ma de reduc­ción de bajas en base a una lis­ta de cator­ce pato­lo­gías que abar­can el 30% de todas las inca­pa­ci­da­des labo­ra­les http://​www​.rebe​lion​.org, 23 de diciem­bre de 2009.

    Aquí tene­mos uno de tan­tos ejem­plos sobre el mie­do coti­diano que pade­ce la cla­se tra­ba­ja­do­ra por la coer­ción sor­da del capi­tal, por el hecho incon­tro­ver­ti­ble de que el pue­blo tra­ba­ja­dor sufre y depen­de de la nue­va escla­vi­za­ción asa­la­ria­da impues­ta por el capi­ta­lis­mo. Sin el sala­rio que reci­be a cam­bio de una par­te del pro­duc­to de su fuer­za de tra­ba­jo, sin ese sala­rio el pue­blo tra­ba­ja­dor ter­mi­na con­de­na­do al ham­bre más tem­prano que tar­de, una vez ago­ta­dos los aho­rros que había acu­mu­la­do a lo lar­go de su vida. El mie­do al paro, el terror a que­dar­se sin medios de sub­sis­ten­cia, qui­ta el sue­ño, como hemos vis­to. Y lo que es peor, ese com­ple­jo mun­do de sen­sa­cio­nes de depen­den­cia e inde­fen­sión abso­lu­tas en últi­ma ins­tan­cia, en el momen­to de la ver­dad, ate­rro­ri­zan tan­to a la moder­na escla­vi­tud asa­la­ria­da que ésta es capaz de hacer­se el hara­ki­ri en vida, en dejar­se morir poco a poco con tal de seguir obte­nien­do el sala­rio escla­vi­zan­te del que mal­vi­ven. No hay otro cali­fi­ca­ti­vo que terror para desig­nar esta man­se­dum­bre aco­bar­da­da, un terror que lle­va a un sui­ci­dio len­to, sos­te­ni­do y cons­cien­te. Un terror refor­za­do por el pre­me­di­ta­do terro­ris­mo de la patro­nal que ocul­ta la mitad de las enfer­me­da­des que ella mis­ma pro­vo­ca a sus escla­vos asa­la­ria­dos. Como efec­to de esta inso­por­ta­ble reali­dad coti­dia­na, sur­ge el deno­mi­na­do «sín­dro­me de fati­ga cró­ni­ca» Sal­va­dor López Arnal: Des­de una docu­men­ta­da rebel­día. Rese­ña de Cla­ra Val­ver­de, http://​www​.rebe​lion​.org, 27 de diciem­bre de 2009., que expre­sa el ago­ta­mien­to psi­co­so­má­ti­co del ser humano debi­do a la sobre­ex­plo­ta­ción capi­ta­lis­ta.

    No debe sor­pren­der a nadie, por tan­to, que se dis­pa­re el con­su­mo ansio­so y deses­pe­ra­do de psi­co­fár­ma­cos y anti­de­pre­si­vos Noe­mi Navas: Las ven­tas de anti­de­pre­si­vos se incre­men­tan por enci­ma del mer­ca­do far­ma­céu­ti­co, http://​www​.cin​co​dias​.com, 3 de noviem­bre de 2008., de dro­gas lega­les e ile­ga­les Raúl Bra­cho: Cuan­do a la feli­ci­dad la lla­man dro­ga, http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 22 de julio de 2009., para paliar una vida tan míse­ra en el fon­do. Y tam­po­co debe cau­sar escán­da­lo el que se demues­tre que la cocaí­na arra­sa entre los jóve­nes tra­ba­ja­do­res del metal en Ita­lia, con unos efec­tos demo­le­do­res sobre su con­cien­cia de cla­se y su futu­ro per­so­nal: «En la fábri­ca Sevel en Val di San­gro uno de cada dos obre­ros con­su­me sus­tan­cias estu­pe­fa­cien­tes. Lo mis­mo suce­de en luga­res en los que la edad media es muy baja. Se esni­fa para aguan­tar “una mier­da de tra­ba­jo, una mier­da de vida”, por­que todo el mun­do lo hace, por­que la fábri­ca ya no es una comu­ni­dad. Tra­pi­cheo, robos, regis­tros de la poli­cía. El pol­vo blan­co cam­bia la rela­ción con el tra­ba­jo y el sin­di­ca­to. En la cade­na de mon­ta­je se han dado casos de chi­cas que se pros­ti­tuían para pagar­se la dosis. Aho­ra son menos. Sólo lo hacen cuan­do se ter­mi­na el suel­do» Loris Cam­pet­ti: La cocaí­na arra­sa en las fábri­cas entre los más jóve­nes, http://​www​.rebe​lion​.org, 21 de sep­tiem­bre de 2008.. La cocaí­na y otras dro­gas no son úni­ca­men­te un arma de des­truc­ción bio­ló­gi­ca del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio occi­den­tal sino, a la vez, un gran nego­cio del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano Her­nán Carre­ra: Esta­dos Uni­dos y los qui­nien­tos mil millo­nes de dóla­res del nego­cio de la dro­ga, http://​www​.rebe​lion​.org, 6 de diciem­bre de 2008. y un ins­tru­men­to muy impor­tan­te en la nue­va divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo que Esta­dos Uni­dos quie­re impo­ner a otros paí­ses, lo que ame­na­za las luchas y las resis­ten­cias de todo tipo, por­que ata­can direc­ta­men­te la capa­ci­dad cog­ni­ti­va y de pen­sa­mien­to crí­ti­co Raúl Cres­po: USA, Las dro­gas un gran nego­cio direc­to al cere­bro, http://​www​.apo​rrea​.org, 5 de sep­tiem­bre de 2008. de estos pue­blos rebel­des, como es el caso actual de la ofen­si­va impe­ria­lis­ta para pudrir la revo­lu­ción boli­va­ria­na en Vene­zue­la median­te la gue­rra de las dro­gas.

    De la desesperación al suicidio

    No pode­mos abs­traer­nos de estas esca­lo­frian­tes reali­da­des que, de mil mane­ras, pudren la vida coti­dia­na de las cla­ses y de los pue­blos explo­ta­dos, enton­te­cién­do­los y lle­van­do imper­cep­ti­ble­men­te a muchas per­so­nas a calle­jo­nes sin sali­da, a situa­cio­nes depre­si­vas tan pro­lon­ga­das y pro­fun­das que, al final, sola­men­te el sui­ci­dio apa­re­ce como la úni­ca sali­da. La alar­ma sobre el aumen­to de los sui­ci­dios a con­se­cuen­cia del empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, de la explo­ta­ción, venía dada des­de hace mucho tiem­po, pero dio un sal­to sig­ni­fi­ca­ti­vo cuan­do estu­dios sol­ven­tes mos­tra­ron que el gobierno japo­nés esta­ba toman­do medi­das para redu­cir el alar­man­te aumen­to de los sui­ci­dios que, jun­to con Rusia, lle­ga­ba a las cotas más altas de las esta­dís­ti­cas inter­na­cio­na­les cono­ci­das has­ta ese momen­to. El estu­dio del gobierno japo­nés con­cluía que los jóve­nes y los tra­ba­ja­do­res jubi­la­dos o en paro daban las tasas más altas de sui­ci­dio en res­pues­ta a que no alcan­za­ban el nivel de pres­ti­gio social impues­to por el com­pe­ti­ti­vis­mo o por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos http://​www​.20mi​nu​tos​.es, 22 de junio de 2007. en una eco­no­mía capi­ta­lis­ta que en 2007 arras­tra­ba una lar­ga déca­da de cri­sis. Natu­ral­men­te el estu­dio ofi­cial no entra­ba en nin­gún momen­to a cues­tio­nar la esen­cia capi­ta­lis­ta de ambas razo­nes fun­da­men­ta­les. Pero al poco tiem­po se tuvo cono­ci­mien­to de estu­dios, tan­to o más con­clu­yen­tes, que demues­tran que la pro­lon­ga­da cri­sis eco­nó­mi­ca japo­ne­sa está agu­di­zan­do no sólo la muer­te por ago­ta­mien­to labo­ral, sino tam­bién los sui­ci­dios:

    «Aun­que el karos­hi, como se le cono­ce en el país asiá­ti­co a esta cau­sa de muer­te, no es un fenó­meno ais­la­do, ya había dado seña­les alar­man­tes en la déca­da de los sesen­ta, lo cier­to es que la cri­sis y su par­ti­cu­lar impac­to en la segun­da eco­no­mía del mun­do aumen­ta­ron los casos y las víc­ti­mas. Espe­cia­lis­tas ase­gu­ran que inclu­so ha deri­va­do en otra mani­fes­ta­ción, igual­men­te terri­ble: el sui­ci­dio» Nyliam Váz­quez Gar­cía: La cri­sis, ¿mata?, http://​www​.rebe​lion​.org, 27 de diciem­bre de 2009..

    Otra inves­ti­ga­ción demos­tra­ba que en la India se habían pro­du­ci­do unos 150.000 sui­ci­dios de cam­pe­si­nos entre 1997 y 2005 como con­se­cuen­cia de los desas­tres de toda índo­le cau­sa­dos por las impo­si­cio­nes del neo­li­be­ra­lis­mo, de las trans­na­cio­na­les agro­pe­cua­rias y de los trans­gé­ni­cos, etcé­te­ra. O sea, un sui­ci­dio cada poco más de media hora P. Sai­nath: Un cam­pe­sino se sui­ci­da cada 32 minu­tos en la India, http://​www​.rebe​lion​.org, 20 de noviem­bre de 2007. moti­va­do por la des­truc­ción súbi­ta y brus­ca, sin nin­gu­na alter­na­ti­va de refor­ma de las for­mas cul­tu­ra­les y pro­duc­ti­vas que duran­te siglos había garan­ti­za­do con muchos pro­ble­mas, pero garan­ti­za­do a la pos­tre, la sub­sis­ten­cia del cam­pe­si­na­do hin­dú. En Méxi­co, en enero de 2001, se lle­gó a con­ta­bi­li­zar un sui­ci­dio cada tres días, la mayo­ría de ellos en las barria­das empo­bre­ci­das y gol­pea­das por la cri­sis. La depre­sión, el «fra­ca­so vital», el empo­bre­ci­mien­to, la impu­ni­dad de la vio­len­cia opre­so­ra y el aumen­to de las vio­len­cias cri­mi­na­les y delin­cuen­cia­les, éstos y otros fac­to­res cons­ti­tu­yen la base del aumen­to de los sui­ci­dios y del empeo­ra­mien­to de la salud men­tal colec­ti­va: «La mayo­ría de los sui­ci­das en Méxi­co son de estra­tos socia­les pobres o mar­gi­na­dos» A. Blan­ca Agui­lar Pla­ta: «Memo­ria coti­dia­na», en La vio­len­cia nues­tra de cada día, PyV Edi­to­rial, Méxi­co 2007, pp. 203–204..

    Uno de los ejem­plos más recien­tes que vuel­ven a con­fir­mar el com­ple­jo pro­ce­so de fases inter­ac­ti­vas que cul­mi­na en el terror y en el terro­ris­mo, pero que empie­za en la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes socia­les, pasan­do por la apli­ca­ción de la peda­go­gía del mie­do, etcé­te­ra, lo tene­mos en la inves­ti­ga­ción de N. Tur­se sobre el aumen­to de los efec­tos «en san­gre», no sólo en dóla­res y cen­ta­vos de la cri­sis finan­cie­ra en Esta­dos Uni­dos. Tur­se repa­sa las con­se­cuen­cias «en san­gre» de la gran cri­sis ini­cia­da en 1929 y de otras meno­res suce­di­das pos­te­rior­men­te, dete­nién­do­se en la can­ti­dad de actos deses­pe­ra­dos que pue­den cul­mi­nar en ase­si­na­tos y sui­ci­dios, cau­sa­dos por el páni­co y el terror gene­ra­dos por los efec­tos des­truc­to­res de la cri­sis:

    «El sui­ci­dio es, sin embar­go, sólo un tipo de acto extre­mo para el cual la catás­tro­fe finan­cie­ra pare­ce haber sido el cata­li­za­dor. Des­de comien­zos del año, his­to­rias de resis­ten­cia a des­alo­jos, auto­de­fen­sa arma­da, cani­ci­dios, incen­dios pre­me­di­ta­dos, heri­das auto­in­fli­gi­das, ase­si­na­tos, así como sui­ci­dios, espe­cial­men­te como reac­ción a la cri­sis de las eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias, se han mul­ti­pli­ca­do en las noti­cias loca­les, aun­que la mayo­ría de los infor­mes han pasa­do des­aper­ci­bi­dos a esca­la nacio­nal, como ha suce­di­do con todas las pau­tas rela­cio­na­das con estos even­tos. Aun­que es impo­si­ble saber qué fac­to­res, inclu­yen­do los pro­fun­da­men­te per­so­na­les, con­tri­bu­yen a seme­jan­tes actos extre­mos, vio­len­tos u otros, muchos pare­cen estar inne­ga­ble­men­te vin­cu­la­dos con la cri­sis actual. ¡No es de extra­ñar! Las tasas de estrés, depre­sión y sui­ci­dio aumen­tan inva­ria­ble­men­te en tiem­pos de con­fu­sión eco­nó­mi­ca. Como Kath­leen Hall, fun­da­do­ra y direc­to­ra eje­cu­ti­va del Stress Ins­ti­tu­te de Atlan­ta, dijo a Step­ha­nie Armour de USA Today ante­rior­men­te duran­te este año: “Los sui­ci­dios tie­nen mucho que ver con la eco­no­mía.”» Nick Tur­se: Comien­zan a medir la catás­tro­fe finan­cie­ra en EEUU no sólo en dóla­res y cen­ta­vos, sino en san­gre, http://​www​.rebe​lion​.org, 22 de octu­bre de 2008..

    Por eco­no­mía debe­mos enten­der la tota­li­dad del pro­ce­so de pro­duc­ción y repro­duc­ción al que nos hemos refe­ri­do ante­rior­men­te, en el que el Esta­do de cla­se jue­ga un papel cru­cial. Con­si­de­ran­do todo lo que veni­mos expo­nien­do, resul­ta des­gra­cia­da­men­te com­pren­si­ble que aumen­ten las tasas de sui­ci­dio juve­nil en Méxi­co, Colom­bia y Esta­dos Uni­dos a la vez que aumen­te el uso de estu­pe­fa­cien­tes en estos paí­ses y en Cana­dá Javier Mona­gas Mai­ta: Las juven­tu­des mexi­ca­na, colom­bia­na y esta­dou­ni­de­se se sui­ci­dan, http://​www​.apo​rrea​.org, 22 de agos­to de 2009.. Las razo­nes expues­tas por el autor de este tex­to son esen­cial­men­te idén­ti­cas, y casi for­mal­men­te tam­bién, que las que ofre­ce por su par­te P. A. Hon­ru­bia en su recien­te estu­dio sobre las con­se­cuen­cias nefas­tas de la alie­na­ción con­su­mis­ta sobre la enfer­me­dad men­tal, apor­tan­do datos que corro­bo­ran lo vis­to has­ta aquí, de entre los cua­les des­ta­ca­mos el que mues­tra cómo han aumen­ta­do las depre­sio­nes infan­ti­les en paí­ses como el Esta­do espa­ñol, Esta­dos Uni­dos y Japón Pedro Anto­nio Hon­ru­bia Hur­ta­do: Alie­na­ción con­su­mis­ta y enfer­me­dad men­tal en el Capi­ta­lis­mo: Aná­li­sis dia­léc­ti­co de una rela­ción evi­den­te, http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 23 de agos­to de 2009.. Y como sín­te­sis esca­lo­frian­te de lo vis­to has­ta aquí nos encon­tra­mos con la noti­cia de que Irlan­da repar­ti­rá más de 100.000 folle­tos sobre salud men­tal para pre­ve­nir el aumen­to de sui­ci­dios moti­va­dos por la cri­sis. El des­em­pleo cre­cien­te en Irlan­da, que se ha dupli­ca­do en un año lle­gan­do casi al 12% y que se esti­ma lle­ga­rá al 15% en 2010, es el res­pon­sa­ble de que el ries­go de sui­ci­dio se dis­pa­re un 70%. De hecho la cifra de per­so­nas que se pro­vo­ca­ron daños por su pro­pia volun­tad subió a 200 por cada 100.000 en 2008, com­pa­ra­das con las 188 por 100.000 del año ante­rior. Para los adul­tos jóve­nes irlan­de­ses el sui­ci­dio es la prin­ci­pal cau­sa de muer­te http://​www​.elmun​do​.es, 30 de julio de 2009., mien­tras que en el Esta­do espa­ñol el sui­ci­dio es la segun­da cau­sa de falle­ci­mien­to juve­nil http://​www​.publi​co​.es, 2 de noviem­bre de 2009..

    La deci­sión irlan­de­sa no es des­ca­be­lla­da, al con­tra­rio. Las fuer­zas sin­di­ca­les y los tra­ba­ja­do­res de la trans­na­cio­nal Fran­ce Télé­com están preo­cu­pa­dos por el aumen­to de los sui­ci­dios en esta empre­sa, con una tasa que quin­tu­pli­ca Eduar­do Feb­bro: Deja­ron sus vidas en Fran­ce Télé­com, http://​www​.rebe​lion​.org, 20 de sep­tiem­bre de 2009. la tasa esta­tal de sui­ci­dios. Acha­can el incre­men­to a los cam­bios pro­du­ci­dos tras la pri­va­ti­za­ción de la empre­sa, que era de capi­tal públi­co y que fue ven­di­da por el gobierno fran­cés al capi­tal pri­va­do en 1997 pero con un 26% de capi­tal públi­co. La direc­ción nie­ga la impor­tan­cia de los sui­ci­dios aun­que reco­no­ce que los cam­bios por ella intro­du­ci­dos han podi­do pro­vo­car estrés http://​www​.elmun​do​.es, 13 de agos­to de 2009. entre los tra­ba­ja­do­res, y ha toma­do la solu­ción de aumen­tar el núme­ro de psi­có­lo­gos. La pro­pie­dad esta­tal de una empre­sa en modo alguno sig­ni­fi­ca pro­pie­dad colec­ti­va de los medios de pro­duc­ción ya que todo depen­de de a qué cla­se social obe­de­ce ese Esta­do. Fran­ce Télé­com era una empre­sa públi­ca con­tro­la­da por un Esta­do bur­gués. Aún así, man­te­nía una polí­ti­ca social menos dura y explo­ta­do­ra que la impues­ta por el capi­tal pri­va­do, igual­men­te bur­gués. Pero los nue­vos pro­pie­ta­rios, libres por fin de todo con­trol públi­co por limi­ta­do que fue­ra, mul­ti­pli­ca­ron tan­to la explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res que cre­ció la tasa de sui­ci­dios. Tras unos años de pasi­vi­dad y silen­cio, y sola­men­te des­pués de que sean inocul­ta­bles los efec­tos cri­mi­na­les de su polí­ti­ca de explo­ta­ción y de que se ace­le­re el «efec­to de con­ta­gio», la patro­nal ha deci­di­do sus­pen­der duran­te mes y medio, has­ta fina­les de octu­bre de 2009, los cam­bios de los pues­tos de tra­ba­jo, cau­sa apa­ren­te de los sui­ci­dios e incre­men­tar la plan­ti­lla de psi­có­lo­gos http://​www​.gara​.net, 15 de sep­tiem­bre de 2009..

    Los sui­ci­dios en Fran­ce Télé­com han ser­vi­do para sacar a la luz públi­ca la exis­ten­cia de un pro­ble­ma sis­te­má­ti­ca­men­te silen­cia­do por la pren­sa bur­gue­sa, como denun­cia I. Piñuel, que sos­tie­ne que en el Esta­do espa­ñol se sui­ci­dan entre 300 y 400 per­so­nas al año por pro­ble­mas en el tra­ba­jo Miguel López: Fran­ce tele­com ¿un hecho ais­la­do?, http://​www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net, nº 109–110.. Estas cifras supo­nen un incre­men­to del 50% con res­pec­to a las de hace tres años. Lo gra­ve es que hay muchas «muer­tes natu­ra­les» que no se decla­ran como sui­ci­dios por­que no se han estu­dia­do sus rela­cio­nes con­cre­tas con las depre­sio­nes que habían pade­ci­do los afec­ta­dos, ya que el sis­te­ma médi­co no tie­ne en cuen­ta éstas y otras pro­ble­má­ti­cas, y eso a pesar de que más del 50% de las per­so­nas que se qui­tan la vida volun­ta­ria­men­te acu­den antes al médi­co http://​www​.elpais​.com, 2 de noviem­bre de 2009.. La indi­fe­ren­cia de la salud públi­ca hacia estos sín­to­mas tan alar­man­tes es una mues­tra del papel que jue­ga el sis­te­ma de salud en la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, en la ocul­ta­ción de los efec­tos des­truc­to­res del capi­ta­lis­mo, en el silen­cia­mien­to del mie­do y has­ta del terror psí­qui­co que sufren muchos explo­ta­dos que les lle­va al sui­ci­dio ante la impo­si­bi­li­dad de solu­cio­nar la siguien­te refle­xión: «Este tra­ba­jo me está matan­do» Julio Godoy: Este tra­ba­jo me está matan­do, http://​www​.rebe​lion​.org, 17 de octu­bre de 2009..

    ¿Qué fun­ción jue­ga aquí la psi­co­lo­gía? Dejan­do aho­ra de lado la situa­ción actual de esta dis­ci­pli­na, su cri­sis de pers­pec­ti­va debi­do a los cam­bios habi­dos en el capi­ta­lis­mo Julio Seoa­ne: «Psi­co­lo­gía», en El lega­do filo­só­fi­co y cien­tí­fi­co del siglo XX, Cáte­dra, Madrid 2005, pp. 821–841., hay que decir que su ori­gen data de las inquie­tu­des del poder ante los efec­tos socia­les per­tur­ba­do­res cau­sa­dos por otra cri­sis demo­le­do­ra, la de la indus­tria­li­za­ción capi­ta­lis­ta, que des­tro­zó la salud psi­co­so­má­ti­ca del pro­le­ta­ria­do bri­tá­ni­co en el siglo XIX. Los méri­tos de Engels son muchos, y uno de ellos con­sis­te en haber sido de los pri­me­ros en hacer una rigu­ro­sa inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­co-crí­ti­ca en 1845–1846 de los efec­tos de la indus­tria­li­za­ción capi­ta­lis­ta sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra: «Todo cuan­to mayor vio­len­cia des­pier­ta nues­tra repug­nan­cia y nues­tra indig­na­ción es de ori­gen más recien­te, per­te­ne­ce a la épo­ca indus­trial» Engels: La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra, Crí­ti­ca, OME, Bar­ce­lo­na 1978, tomo 6, p. 309.. Fue la «épo­ca indus­trial» la que pro­pa­gó el alcoho­lis­mo masi­vo, el ham­bre, la sucie­dad y el hun­di­mien­to de la salud de las cla­ses explo­ta­das. Todo esto lle­vó a un aumen­to gene­ra­li­za­do de las «enfer­me­da­des men­ta­les» y a la apa­ri­ción del mie­do a sus efec­tos en la bur­gue­sía, mie­do que se expre­sa­ba en toda una serie de artícu­los apa­re­ci­dos en la pren­sa y en las inquie­tu­des en el inte­rior de esta cla­se domi­nan­te José Luis Peset: Cien­cia y mar­gi­na­ción, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1983, p. 97.. La psi­co­lo­gía tie­ne en este mie­do bur­gués, una de sus razo­nes his­tó­ri­cas de sur­gi­mien­to.

    Una res­pues­ta más gene­ral la encon­tra­mos en la teo­ría sobre «la obser­va­ción del hom­bre» Julia Vale­ra y F. Álva­rez-Uría: Las redes de la psi­co­lo­gía, Edic. Liber­ta­rias, Madrid 1986, pp. 63–104. que des­cri­be cómo la psi­co­lo­gía fue crea­da a fina­les del siglo XIX con el obje­ti­vo, entre otros, de aumen­tar el con­trol de la fuer­za de tra­ba­jo, de vigi­lar a las «cla­ses peli­gro­sas» y domes­ti­car­las psi­co­ló­gi­ca­men­te. A gran­des ras­gos, los fun­da­men­tos de la psi­co­lo­gía, des­de esta visión crí­ti­ca, sur­gie­ron den­tro del con­tex­to de las nece­si­da­des de la bur­gue­sía euro­pea y ale­ma­na en la épo­ca de Bis­marck para ven­cer al movi­mien­to obre­ro en gene­ral y espe­cial­men­te al socia­lis­mo en ascen­so. Y la res­pues­ta con­cre­ta la cono­ce­mos al saber que un gru­po de psi­co­ana­lis­tas espe­cia­li­za­dos en enfer­me­da­des labo­ra­les, según les lla­man, han pro­nos­ti­ca­do más sui­ci­dios si con­ti­núan apli­cán­do­se sis­te­mas dis­ci­pli­na­rios copia­dos del ejér­ci­to http://​www​.elpais​.com, 15 de sep­tiem­bre de 2009., des­ti­na­dos a impe­dir que los jefes y capa­ta­ces conoz­can a los tra­ba­ja­do­res y con­fra­ter­ni­cen un poco con ellos, rom­pien­do así posi­bles lazos de soli­da­ri­dad y resis­ten­cia fren­te al aumen­to de la explo­ta­ción. Los psi­co­ana­lis­tas apli­can los des­cu­bri­mien­tos de Freud y pos­te­rio­res avan­ces para mejo­rar el con­trol de la fuer­za de tra­ba­jo redu­cien­do tran­si­to­ria­men­te las for­mas más inhu­ma­nas de explo­ta­ción asa­la­ria­da, las que pro­vo­can el sui­ci­dio, y mejo­ran­do así a la lar­ga la tasa de explo­ta­ción y la tasa de bene­fi­cios.

    En reali­dad, no esta­mos ante algo abso­lu­ta­men­te nue­vo y des­co­no­ci­do has­ta el pre­sen­te. Ya en 1921 exis­tía el Ins­ti­tu­to Tavis­tock que inves­ti­ga­ba cómo uti­li­zar la estruc­tu­ra psí­qui­ca dete­rio­ra­da de los exsol­da­dos que habían sufri­do las con­mo­cio­nes de la gue­rra de 1914–1918 para pro­du­cir «gene­ra­cio­nes de idio­tas» obe­dien­tes al impe­ria­lis­mo, y que reci­bió fuer­tes apo­yos eco­nó­mi­cos de gran­des capi­ta­lis­tas y Esta­dos bur­gue­ses Andrés Solís Rada: Gene­ra­cio­nes de idio­tas, http://​www​.lahai​ne​.org, 4 de sep­tiem­bre de 2007.. Otro estu­dio­so de esta pro­ble­má­ti­ca des­cu­brió en sus buceos en la his­to­ria lo que sigue:

    «Más allá del pare­ci­do entre las líneas ideo­ló­gi­cas de la “gue­rra psi­co­ló­gi­ca” y las del Con­gre­so por la Liber­tad de la Cul­tu­ra que mues­tran la cohe­ren­cia rela­ti­va del plan con­ce­bi­do por Wis­ner y los diri­gen­tes de la CIA, se pue­de notar que los espe­cia­lis­tas de la “mani­pu­la­ción de masas” son fre­cuen­te­men­te mar­xis­tas arre­pen­ti­dos. Un ejem­plo de ello es la carre­ra de Paul Lazars­feld. A fina­les de los años vein­te, el que será uno de los prin­ci­pa­les ideó­lo­gos de la “comu­ni­ca­ción de masas” es un socia­lis­ta acti­vo. En Fran­cia, tie­ne rela­cio­nes con la SFIO y con Leo Lagran­ge. En 1932, la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller le ofre­ce una beca de dos años para estu­diar en Esta­dos Uni­dos. Con­si­de­ran­do que exis­te “una corres­pon­den­cia meto­do­ló­gi­ca entre la com­pra de jabón y el voto socia­lis­ta”, se da a cono­cer escri­bien­do artícu­los de mar­ke­ting» Denis Boneau: Las cien­cias de la domi­na­ción mun­dial, http://​www​.vol​tai​re​.net, 7 de mar­zo de 2005..

    Al fin y al cabo:

    «Fue un sobrino esta­dou­ni­den­se del pro­pio Freud, Edward Ber­nays, el pri­me­ro en per­ca­tar­se del incal­cu­la­ble poten­cial que las teo­rías de su tío ofre­cían al capi­ta­lis­mo y su visión del mun­do, de la eco­no­mía y del papel que el indi­vi­duo debe jugar en la nue­va socie­dad con­su­mis­ta-capi­ta­lis­ta que esta­ba emer­gien­do. El razo­na­mien­to pro­pues­to por este hom­bre, aun­que con efec­tos devas­ta­do­res para la liber­tad huma­na, fue sen­ci­llo: si es ver­dad eso de que el hom­bre está some­ti­do por una serie de fuer­zas, pul­sio­nes, deseos y nece­si­da­des incons­cien­tes que ni si quie­ra él mis­mo cono­ce, y que ope­ran­do des­de un oscu­ro lugar de la men­te tie­nen capa­ci­dad para influir en la con­duc­ta del hom­bre, tam­bién lo será que, mani­pu­lan­do con­ve­nien­te­men­te estas pul­sio­nes, deseos y nece­si­da­des ocul­tas, quien sea capaz de rea­li­zar tal mani­pu­la­ción será capaz tam­bién de influir direc­ta­men­te, sin que ellos lo sepan, en la con­duc­ta, el pen­sa­mien­to y el com­por­ta­mien­to de estos suje­tos, y todo ello, ade­más, mien­tras que por la vía de los meca­nis­mos cons­cien­tes habi­tua­les se les está dicien­do que se hace jus­ta­men­te lo con­tra­rio» Pedro Anto­nio Hon­ru­bia Hur­ta­do: La ilu­sión de la liber­tad en el Con­su­mis­mo-Capi­ta­lis­mo: Libre de dere­cho, escla­vo de hecho, http://​www​.rebe​lion​.org, 11 de junio de 2008..

    López Arnal ha pre­gun­ta­do a G. Ren­due­les sobre la fun­ción socio­po­lí­ti­ca de la psi­quia­tría y de la psi­co­lo­gía esta­ble­ci­das, y ha obte­ni­do esta res­pues­ta:

    «En el sen­ti­do seña­la­do de psi­quia­tri­zar y de psi­co­lo­gi­zar, son tareas simi­la­res. No se tra­ta de sus­ti­tuir una prác­ti­ca psi­quiá­tri­ca por una psi­co­ló­gi­ca sino de salir­se de ambas redes que limi­tan los aná­li­sis y solu­cio­nes popu­la­res al egoís­mo y al cálcu­lo afec­ti­vo que hoy domi­na la ideo­lo­gía popu­lar y que psi­quia­tras y psi­có­lo­gos refuer­zan como apa­ra­tos del Esta­do que son. Ante un due­lo o un des­pi­do ambos dis­cur­sos recu­rren a metá­fo­ras eco­no­mis­tas para for­mu­lar sus tra­ta­mien­tos: des­in­ver­tir afec­tos del muer­to o el tra­ba­jo per­di­do, vol­ver a inver­tir­los. Cual­quier situa­ción se enmar­ca por ambos gre­mios en las oscu­ras aguas del cálcu­lo egoís­ta que decía Marx. No conoz­co a nadie que haya ido al psi­có­lo­go y le haya prees­cri­to la lucha soli­da­ria con­tra sus males sino cui­dar de sí en el mar­co inti­mis­ta. Nadie que no haya ido y no le hayan dicho que él no pue­de arre­glar el mun­do ni tie­ne cul­pa de sus des­arre­glos y que se afa­ne al car­pe diem. De hecho leer un manual de auto­cui­da­do es una inci­ta­ción al egoís­mo y muchos de los manua­les para muje­res una autén­ti­ca agre­sión a sen­ti­mien­tos altruis­tas: apren­der a decir no, no amar dema­sia­do, cal­cu­lar bien el inter­cam­bio afec­ti­vo para no salir defrau­da­das. En fin, una espe­cie de buen inver­sor no sólo en la bol­sa sino en la casa o la cama» Sal­va­dor López Arnal: Entre­vis­ta con Gui­ller­mo Ren­due­les, psi­quia­tra y ensa­yis­ta, http://​www​.kao​sen​la​red​.net, 1 de julio de 2009..

    S. L. Cho­ro­ver ha escri­to: «Como suce­de con otras muchas eti­que­tas peyo­ra­ti­va, la pala­bra vio­len­cia es fre­cuen­te­men­te uti­li­za­da no para ilu­mi­nar, sino para oscu­re­cer fenó­me­nos mere­ce­do­res de un estu­dio y un aná­li­sis cui­da­do­sos». Sigue afir­man­do que hay vio­len­cias jus­tas e injus­tas Step­han L. Cho­ro­ver: Del géne­sis al geno­ci­dio, M. I. Orbis, Bar­ce­lo­na 1986, p. 183. y con­ti­núa:

    «Duran­te todo el trans­cur­so de la his­to­ria, los prin­ci­pios de un gru­po han sido las here­jías del otro, y una con­duc­ta insen­sa­ta­men­te vio­len­ta pue­de con­ver­tir­se en “resis­ten­cia heroi­ca” cam­bian­do sim­ple­men­te de pers­pec­ti­va. Así, cuan­do quie­nes orga­ni­zan y per­pe­tran la repre­sión son quie­nes se titu­lan auto­ri­dad legí­ti­ma, su actua­ción será cali­fi­ca­da de “paci­fi­ca­do­ra” y reci­be el aplau­so ofi­cial […] las víc­ti­mas de la vio­len­cia ofi­cial son muchí­si­mo más nume­ro­sas que las víc­ti­mas de la vio­len­cia inter­per­so­nal, y sin embar­go el poder de la eti­que­ta­ción es tan gran­de que la vio­len­cia ofi­cial es fre­cuen­te­men­te rede­fi­ni­da para hacer­la apa­re­cer como correc­ta, nece­sa­ria y jus­ta.

    »Los psi­có­lo­gos, psi­quia­tras, psi­co­ci­ru­ja­nos y otros pro­fe­sio­na­les de la salud men­tal se cen­tran por lo gene­ral en el com­por­ta­mien­to del indi­vi­duo, no en el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma. Los tipos de vio­len­cia que les preo­cu­pan son los crí­me­nes, vio­la­cio­nes y dis­tur­bios calle­je­ros que lle­nan nues­tros medios de comu­ni­ca­ción. La ten­den­cio­si­dad social del enfo­que médi­co de la vio­len­cia hace que los posi­bles can­di­da­tos a psi­co­ci­ru­gía o a cual­quier otra for­ma de con­trol de la con­duc­ta sean selec­cio­na­dos entre los miem­bros de las cla­ses infe­rio­res o entre los demen­tes o los deses­pe­ra­dos que depo­si­tan male­ti­nes lle­nos de dina­mi­ta en una ofi­ci­na o en un labo­ra­to­rio, adu­cién­do­se como jus­ti­fi­ca­ción diag­nós­ti­ca que el indi­vi­duo en cues­tión es “inca­paz de con­tro­lar sus impul­sos vio­len­tos”.

    »Pocas veces, sin embar­go, apli­can sus eti­que­tas y pro­po­nen sus tra­ta­mien­tos los pro­fe­sio­na­les de la salud men­tal cuan­do la vio­len­cia es ejer­ci­da por indi­vi­duos que ocu­pan un pues­to ofi­cial: los altos fun­cio­na­rios que orde­na­ron la des­truc­ción de Indo­chi­na median­te bom­bar­deos aéreos y nava­les esca­pa­ron a tales diag­nós­ti­cos y tra­ta­mien­tos. El enfo­que de la vio­len­cia des­de la pers­pec­ti­va de la salud men­tal es selec­ti­vo: lo emplean con las con­duc­tas disi­den­tes de los débi­les» Step­han L. Cho­ro­ver: Del géne­sis al geno­ci­dio, op. cit., p. 184..

    Una de las cosas que sub­ya­ce en éstos y en otros muchos ejem­plos es que las con­tra­dic­cio­nes, ambi­güe­da­des y limi­ta­cio­nes tan­to de las «cien­cias socia­les» como de la psi­co­lo­gía, per­mi­ten al capi­ta­lis­mo desa­rro­llar una vio­len­cia sim­bó­li­ca ape­nas per­cep­ti­ble que amor­ti­gua mucho los efec­tos con­cien­cia­do­res gene­ra­dos por las vio­len­cias físi­cas, de mane­ra que el sis­te­ma pue­de mani­pu­lar las dosis de terror, cal­cu­lar su apli­ca­ción y medir las reac­cio­nes de los explo­ta­dos.

    Violencia cultural y simbólica

    Harry Pross sos­tie­ne que la vio­len­cia físi­ca apa­re­ce cuan­do deja de ser efec­ti­va la vio­len­cia sim­bó­li­ca, la que se ejer­ce median­te los sím­bo­los socia­les crea­dos por la estruc­tu­ra del poder domi­nan­te. Exis­te una «dia­léc­ti­ca del poder» que con­sis­te en la inter­ac­ción entre la orien­ta­ción ver­ti­cal de los sis­te­mas de valor, los que son cons­trui­dos e impues­tos por el poder des­de su posi­ción supe­rior en la esca­la ver­ti­cal, y la orien­ta­ción hori­zon­tal de los sig­nos, que care­cen de valor en com­pa­ra­ción al poder esta­ble­ci­do. Pross dice que:

    «Todo orden polí­ti­co dis­po­ne, así, de su pro­pia “teo­ría del cono­ci­mien­to”, en la cual exis­te más o menos con­for­mi­dad con las reglas. Y más o menos nega­ción del carác­ter mera­men­te sim­bó­li­co de la orga­ni­za­ción. El “hacer como sí”, las men­ti­ras tie­nen aquí su razón de ser […] Quien pue­de impo­ner la vali­dez de deter­mi­na­dos sig­ni­fi­ca­dos, deter­mi­na­da por jerar­quías “ver­ti­ca­les” de valor y mate­ria­li­za­ción hori­zon­tal de sig­nos, ejer­ce “vio­len­cia sim­bó­li­ca”. La vio­len­cia sim­bó­li­ca es el poder de impo­ner a otros seres huma­nos la vali­dez de sig­ni­fi­ca­do median­te sig­nos, con el efec­to de que estos otros seres huma­nos se iden­ti­fi­quen con el sig­ni­fi­ca­do vali­da­do» Harry Pross: La vio­len­cia de los sím­bo­los socia­les, Anth­ro­pos, Bar­ce­lo­na 1989, pp. 112–113..

    Es cier­to que la for­ma de expre­sión de Pross pue­de indu­cir a la elu­cu­bra­ción abs­trac­ta des­li­ga­da de toda reali­dad de explo­ta­ción mate­rial, al usar exclu­si­va­men­te una ter­mi­no­lo­gía cen­tra­da en los sig­nos y en los sig­ni­fi­can­tes, en su inter­ac­ción, y en sus resul­ta­dos en la evo­lu­ción de la sim­bo­lo­gía social. Pero si nos fija­mos bien des­cu­bri­mos que, por deba­jo de tan­to fra­seo­lo­gía, hay dos cr��ticas que nos son de gran uti­li­dad para nues­tra refle­xión: que la vio­len­cia sim­bó­li­ca está basa­da en la impo­si­ción rea­li­za­da por el poder domi­nan­te y que, ade­más, este poder polí­ti­co ela­bo­ra, en el ámbi­to de la polí­ti­ca, una «teo­ría del cono­ci­mien­to» que no es neu­tral sino que for­ma par­te de la mis­ma domi­na­ción. Esta segun­da tesis es repe­ti­da más ade­lan­te:

    «Todo el énfa­sis pues­to en la comu­ni­ca­ción pare­ce ser inú­til si el recep­tor no está en con­di­cio­nes de remi­tir las comu­ni­ca­cio­nes pre­ten­di­das a sus pro­pias repre­sen­ta­cio­nes de valor. Lo deci­si­vo es la vali­dez; pero vali­dez no sig­ni­fi­ca ver­dad. Esto impli­ca una serie de cues­tio­nes rela­cio­na­das con la polí­ti­ca de con­fian­za o falaz […] El aná­li­sis de la comu­ni­ca­ción polí­ti­ca tam­bién sig­ni­fi­ca siem­pre aná­li­sis de vio­len­cia sim­bó­li­ca» Harry Pross: La vio­len­cia de los sím­bo­los socia­les, op. cit., pp. 136–137..

    Por tan­to, de lo que se tra­ta con la vio­len­cia sim­bó­li­ca del poder no es desa­rro­llar la ver­dad, sino la vali­dez y efec­ti­vi­dad del sis­te­ma de comu­ni­ca­ción y de crea­ción de sím­bo­los socia­les por par­te del poder esta­ble­ci­do. O sea, su obje­ti­vo no es cons­truir ver­dad sino ampliar el poder que ya deten­ta, o al menos ase­gu­rar­lo, repro­du­cir­lo. Por tan­to, la «teo­ría del cono­ci­mien­to» ela­bo­ra­da por el poder y que se desa­rro­lla median­te su comu­ni­ca­ción polí­ti­ca y su vio­len­cia sim­bó­li­ca, esa «teo­ría» supues­ta­men­te des­ti­na­da a crear ver­dad, sola­men­te está en fun­ción de crear efec­ti­vi­dad de domi­na­ción sim­bó­li­ca, y si esta falla la vio­len­cia sim­bó­li­ca deja paso a la vio­len­cia mate­rial, físi­ca.

    Sin hablar de vio­len­cia sim­bó­li­ca, pero sí de explo­ta­ción lin­güís­ti­ca, F. Ros­si-Lan­di pro­fun­di­za en el mis­mo pro­ble­ma cru­cial, ayu­dán­do­nos a com­pren­der mejor la dia­léc­ti­ca entre vio­len­cias, len­gua­je y eco­no­mía mer­can­til, y, más espe­cí­fi­ca­men­te y para lo que nos intere­sa, la dia­léc­ti­ca entre deseo, pri­vi­le­gio y explo­ta­ción en el len­gua­je que da como resul­ta­do, entre otros, la exis­ten­cia de un «terro­ris­mo lin­güís­ti­co» Ferru­cio Ros­si-Lan­di: «Sobre el dine­ro lin­güís­ti­co», en Locu­ra y socie­dad segre­ga­da, Anagra­ma, Bar­ce­lo­na 1976, pp. 149–155. inse­pa­ra­ble de la alie­na­ción. Este autor reco­no­ce que son muchas las refe­ren­cias a las cone­xio­nes inter­nas entre dine­ro, saber y len­gua­je, y que él sola­men­te apor­ta unas ideas más. Aun así es nece­sa­rio recor­dar aho­ra que la cla­se domi­nan­te dis­po­ne de muchos más medios de pro­duc­ción lin­güís­ti­ca, usan­do su supe­rio­ri­dad en esta cues­tión deci­si­va como ins­tru­men­to de domi­na­ción. Des­de esta pers­pec­ti­va, la edu­ca­ción y la escue­la, por ejem­plo, son ins­tru­men­tos de «gue­rra de los ricos con­tra los pobres». No son sim­ples sis­te­mas de ideo­lo­gi­za­ción, que tam­bién, sino que, en lo deci­si­vo, son armas de la gue­rra lin­güís­ti­co-cul­tu­ral del capi­tal con­tra el tra­ba­jo, gue­rra lin­güís­ti­ca que tam­bién exis­te en las ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas ya que éstas tam­bién están regi­das por la gue­rra de «los diri­gen­tes con­tra los subor­di­na­dos». La explo­ta­ción y el terro­ris­mo lin­güís­ti­cos son com­po­nen­tes deci­si­vos de la estruc­tu­ra de poder exis­ten­te, y con­di­cio­nan en bene­fi­cio de éste la com­pren­sión de la reali­dad que hacen las cla­ses explo­ta­das.

    Por su par­te, P. Bour­dieu ha estu­dia­do crí­ti­ca­men­te la «cons­truc­ción esta­tal de las men­ta­li­da­des» insis­tien­do en la par­ti­cu­lar efi­ca­cia sim­bó­li­ca que ejer­ce el Esta­do, afir­man­do que «las rela­cio­nes de fuer­za más bru­ta­les son al mis­mo tiem­po rela­cio­nes sim­bó­li­cas y los actos de sumi­sión, de obe­dien­cia, son actos cog­ni­ti­vos que, en tan­to que tales, ponen en mar­cha unas estruc­tu­ras cog­ni­ti­vas, unas for­mas y unas cate­go­rías de per­cep­ción, unos prin­ci­pios de visión y de divi­sión […] en las socie­da­des dife­ren­cia­das, el Esta­do está en con­di­cio­nes de impo­ner y de incul­car la for­ma uni­ver­sal, a esca­la de un ámbi­to terri­to­rial deter­mi­na­do, unas estruc­tu­ras cog­ni­ti­vas y eva­lua­ti­vas idén­ti­cas o pare­ci­das y que debi­do a ello cons­ti­tu­ye el fun­da­men­to de un “con­for­mis­mo lógi­co” y de un “con­for­mis­mo moral”». El autor sigue deta­llan­do cómo el Esta­do logra impo­ner «lla­ma­das al orden» Pie­rre Bour­dieu: Razo­nes prác­ti­cas, Anagra­ma, Bar­ce­lo­na 1997, pp. 115–125. que se intro­du­cen pro­fun­da­men­te en la men­ta­li­dad social for­ta­le­cien­do un «orden sim­bó­li­co» que abar­ca la tota­li­dad de la exis­ten­cia huma­na. Dejan­do de lado algu­nas crí­ti­cas no nece­sa­rias aho­ra, esta tesis de Bour­dieu faci­li­ta la com­pren­sión de las inter­ac­cio­nes entre las vio­len­cias físi­cas y sim­bó­li­cas, el terro­ris­mo lin­güís­ti­co, el dine­ro del len­gua­je, etcé­te­ra, median­te la inter­ven­ción del Esta­do como otra fuer­za vio­len­ta en la ela­bo­ra­ción de una ideo­lo­gía ade­cua­da a las nece­si­da­des de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Es aquí, en la cons­truc­ción esta­tal de las men­ta­li­da­des, y en todo este capí­tu­lo en gene­ral, en don­de debe­mos recor­dar lo arri­ba expues­to sobre los esfuer­zos del Esta­do bur­gués por impo­ner su defi­ni­ción de terro­ris­mo, ocul­tan­do su prác­ti­ca cri­mi­nal, y hacien­do creer que el terro­ris­mo es la vio­len­cia defen­si­va de las masas explo­ta­das con­tra el opre­sor.

    Aquí con­vie­ne recor­dar la feliz y acer­ta­da defi­ni­ción de las «cien­cias socia­les» como «vio­len­cia epis­té­mi­ca» dada por Gaya­rik Spi­vak y recor­da­da por S. Cas­to-Gómez en su crí­ti­ca a las «cien­cias socia­les» en cuan­to ins­tru­men­tos para crear obe­dien­cia, refor­zar el orden e impo­ner las dis­ci­pli­nas de explo­ta­ción San­tia­go Cas­tro-Gómez: «Cien­cias socia­les, vio­len­cia epis­té­mi­ca y el pro­ble­ma de la “inven­ción del otro”», en La colo­nia­li­dad del saber: euro­cen­tris­mo y cien­cias socia­les, Edgar­do Lan­der (com­pi­la­dor), Clac­so, Bue­nos Aires 2003, pp. 145–161.. Por vio­len­cia epis­té­mi­ca hemos de enten­der el con­jun­to de meca­nis­mos que per­mi­ten al poder crear una masa dócil, obe­dien­te y pasi­va que ade­más de cum­plir mecá­ni­ca­men­te lo que está man­da­do, tam­bién inter­pre­te su reali­dad según una epís­te­me que en reali­dad no la cues­tio­na sino que la legi­ti­ma, y vie­ne a decir los mis­mo que la «teo­ría del cono­ci­mien­to» de Pross, ela­bo­ra­da bajo la pre­sión de la vio­len­cia sim­bó­li­ca y físi­ca, y que la tesis del «dine­ro lin­güís­ti­co» de F. Ros­si-Lan­di, que con­sis­te en el len­gua­je ela­bo­ra­do bajo la pre­sión de la cla­se pro­pie­ta­ria del dine­ro, de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Las tres insis­ten en el peso deter­mi­nan­te de las vio­len­cias en el desa­rro­llo del cono­ci­mien­to humano, aun­que la de F. Ros­si-Lan­di da más en el cla­vo, a nues­tro enten­der. Tan­to Pross como F. Ros­si-Lan­di tie­nen razón si enten­de­mos la «teo­ría del cono­ci­mien­to» y el «dine­ro lin­güís­ti­co» en su sen­ti­do res­tric­ti­vo y muy con­cre­to en su alcan­ce his­tó­ri­co, es decir, den­tro del mar­co de un modo de pro­duc­ción o den­tro de la eco­no­mía mer­can­til des­de sus orí­ge­nes hace muy pocos miles de años.

    Sin embar­go, yerran si las enten­de­mos como la capa­ci­dad de la espe­cie huma­na para cono­cer la reali­dad y trans­for­mar­la a lo lar­go de su auto­gé­ne­sis siem­pre rela­cio­na­do median­te el tra­ba­jo social con la ten­den­cia obje­ti­va de desa­rro­llo de lo com­ple­jo a par­tir de lo sim­ple. El méto­do dia­léc­ti­co asu­me la inter­ac­ción de ambos extre­mos den­tro de una tota­li­dad his­tó­ri­ca de lar­go alcan­ce cons­tre­ñi­da, a su vez, por las con­tra­dic­cio­nes inter­nas, entre ellas la con­tra­dic­ción entre el efec­to retar­da­ta­rio y reac­cio­na­rio de las vio­len­cias opre­so­ras, sean físi­cas o sim­bó­li­cas, y el efec­to pro­gre­sis­ta e impul­sor de las vio­len­cias libe­ra­do­ras. Dicho escue­ta­men­te, el cono­ci­mien­to de lo com­ple­jo a par­tir de lo sim­ple es lo que defi­ne la obje­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca a lo lar­go de los modos de pro­duc­ción Julián Mateos Tor­nés: Tipos his­tó­ri­cos de uni­dad del cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 1986, p. 114 y ss. mien­tras que la impo­si­ción de lo sim­ple, del dog­ma y de las creen­cias median­te los sis­te­mas de domi­na­ción mate­rial y sim­bó­li­ca, es lo que defi­ne tan­to la «teo­ría del cono­ci­mien­to» ela­bo­ra­da por las cla­ses explo­ta­do­ras den­tro de cada modo de pro­duc­ción, como el «dine­ro lin­güís­ti­co» a par­tir de los intere­ses de las mino­rías pro­pie­ta­rias.

    Por tan­to, den­tro de la «teo­ría del cono­ci­mien­to» y del «dine­ro lin­güís­ti­co», así como de la «vio­len­cia epis­té­mi­ca», sis­te­mas inter­pre­ta­ti­vos todos ellos gene­ra­dos por el poder domi­nan­te, siem­pre exis­te un con­te­ni­do de ver­dad obje­ti­va que fun­cio­na en la prác­ti­ca, pero tapa­do y supe­di­ta­do por la ideo­lo­gía y la sub­je­ti­vi­dad social­men­te impues­tas por las vio­len­cias sim­bó­li­cas y mate­ria­les explo­ta­do­ras, y por el impac­to alie­nan­te y terro­ris­ta del len­gua­je del dine­ro. La rela­ción entre el con­te­ni­do de ver­dad y la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va que crea la ideo­lo­gía domi­nan­te, que va des­de el dine­ro nece­sa­rio para poner en mar­cha la pro­duc­ción has­ta el accio­nar de las vio­len­cias inhe­ren­tes a la pro­pie­dad pri­va­da, se hizo más com­ple­ja con la con­ver­sión de la impren­ta en un nego­cio mer­can­til des­de el siglo XV en ade­lan­te, sobre todo cuan­do los nue­vos empre­sa­rios de la indus­tria del libro empe­za­ron a encar­gar por su cuen­ta Peter Bur­ke: His­to­ria social del cono­ci­mien­to, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2002, p. 207. y en base a cri­te­rios de ren­ta­bi­li­dad comer­cial tex­tos clá­si­cos, tra­duc­cio­nes y libros de con­sul­ta, inau­gu­ran­do así lo que lle­ga­ría a ser lo que aho­ra es la pode­ro­sa indus­tria cul­tu­ral, en el sen­ti­do cua­li­ta­ti­vo de indus­tria capi­ta­lis­ta, no el de «indus­tria» pre­ca­pi­ta­lis­ta en la que la pro­duc­ción de «mer­can­cías cul­tu­ra­les» esta­ba supe­di­ta­da a la supre­ma­cía últi­ma del valor de uso, como era el caso gre­co­rro­mano Gugliel­mo Cava­llo: «Entre el volu­men y el codex. La lec­tu­ra en el mun­do romano», en His­to­ria de la lec­tu­ra en el mun­do occi­den­tal, Tau­rus, Méxi­co 2006, pp. 99–139..

    Debe­mos exten­der­nos un poco más en esta cues­tión, que engar­za direc­ta­men­te con lo arri­ba expues­to sobre el méto­do dia­léc­ti­co y el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, por­que hay que evi­tar el error de negar o redu­cir drás­ti­ca­men­te la vali­dez trans­for­ma­do­ra del cono­ci­mien­to humano al sobre­va­lo­rar el impac­to de las vio­len­cias en su pra­xis. A. Sohn Ret­hel avan­zó una teo­ría muy escla­re­ce­do­ra que reúne lo has­ta aquí vis­to pero que va más allá, a lo que deno­mi­na «con­cien­cia fal­sa nece­sa­ria» y que expo­ne el hecho de que, des­de el sur­gi­mien­to de la eco­no­mía mer­can­til y de las vio­len­cias que le son implí­ci­tas, la cla­se domi­nan­te impo­ne una con­cien­cia fal­sa a las cla­ses domi­na­das, pero esta con­cien­cia fal­sa no anu­la la vali­dez del méto­do cien­tí­fi­co que sigue sien­do capaz de des­cu­brir la ver­dad, como demos­tró Marx entre otros muchos. Bajo la eco­no­mía dine­ra­ria, bajo el «dine­ro lin­güís­ti­co», el ser humano está enga­ña­do pero hun­di­do en el error:

    «Es inocen­te de su fal­sa con­cien­cia nece­sa­ria, y ni la cruel­dad ni la mor­tan­dad que ella pro­vo­ca entre los hom­bres pue­de impe­dir que la huma­ni­dad desa­rro­lle la volun­tad de luchar por una socie­dad sin cla­ses» Alfred Sohn Ret­hel: Tra­ba­jo manual y tra­ba­jo inte­lec­tual, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na. 1979, p. 196..

    La fal­sa con­cien­cia es nece­sa­ria por con­di­cio­nes obje­ti­vas e his­tó­ri­cas, por­que las cla­ses explo­ta­das aún no han podi­do supe­rar el enga­ño y la fal­se­dad con la que inter­pre­tan su exis­ten­cia. Pero el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co y crí­ti­co no pro­du­ce erro­res sino ver­da­des, aun­que la eco­no­mía mer­can­til, la explo­ta­ción y las vio­len­cias de todo tipo impi­dan que la crí­ti­ca lle­gue a las masas tra­ba­ja­do­ras. La cruel­dad de las cla­ses domi­nan­tes cau­sa mor­tan­dad entre las explo­ta­das, y la con­cien­cia fal­sa de éstas actúa como un opiá­ceo, una dro­ga que les ador­mi­la y enton­te­ce. Ade­más de estas for­mas vio­len­tas y crue­les, según A. Sohn Ret­hel el capi­ta­lis­mo tie­ne otros méto­dos para domi­nar, como son la natu­ra­le­za mis­ma del pro­ce­so pro­duc­ti­vo asa­la­ria­do y, el que más nos intere­sa aho­ra, el impe­ria­lis­mo como alter­na­ti­va de esca­pe para evi­tar la gue­rra civil den­tro de los gran­des paí­ses capi­ta­lis­tas Alfred Sohn Ret­hel: Tra­ba­jo manual y tra­ba­jo inte­lec­tual, op. cit., p. 144.. Como vemos, los tres méto­dos nos remi­ten siem­pre a las vio­len­cias bur­gue­sas, sea en su for­ma ideo­ló­gi­ca y sim­bó­li­ca, cul­tu­ral, sea en su for­ma vio­len­ta­men­te físi­ca, sea median­te el impe­ria­lis­mo con sus gue­rras injus­tas y sus masa­cres. Por otra par­te, el méto­do cien­tí­fi­co en el capi­ta­lis­mo está suje­to al dic­ta­do de la apro­pia­ción pri­va­da, a la lógi­ca de la pro­duc­ción pri­va­da, mien­tras que en el socia­lis­mo está suje­to a lógi­ca de la pro­duc­ción colec­ti­va Alfred Sohn Ret­hel: Tra­ba­jo manual y tra­ba­jo inte­lec­tual, op. cit., p. 179 y ss..

    El capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo ha logra­do en bue­na medi­da ocul­tar esta reali­dad e impo­ner el mito, la creen­cia social, de que hemos entra­do en la «era del saber», en la «socie­dad del cono­ci­mien­to». Así, en un mun­do don­de el «cono­ci­mien­to» defi­ni­do abs­trac­ta­men­te for­ma la base onto­ló­gi­ca a par­tir de la cual ela­bo­rar la epis­te­mo­lo­gía, en este mun­do ideal han des­apa­re­ci­do las estruc­tu­ras socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, los intere­ses de la cla­se pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, de mane­ra que el «saber» está al alcan­ce de todos, sien­do una opción indi­vi­dual, de vagan­cia y desin­te­rés egoís­ta, el no adqui­rir­lo. Por tan­to, la res­pon­sa­bi­li­dad últi­ma y defi­ni­ti­va de la pobre­za, de la enfer­me­dad y del ham­bre no radi­ca en la irra­cio­na­li­dad capi­ta­lis­ta sino en los «fra­ca­sa­dos». R. Vega Can­tor sos­tie­ne, con razón, que este esque­ma reac­cio­na­rio corres­pon­de a la visión neo­li­be­ral que par­lo­tea sobre la «socie­dad del cono­ci­mien­to», defi­ni­do éste des­de la «lógi­ca mecá­ni­ca» Raúl Vega Can­tor: «La “socie­dad del cono­ci­mien­to”: una fala­cia comer­cial del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo», en Herra­mien­ta, Bue­nos Aires, nº 35, junio de 2007, p. 176. que con­sis­te en sumar la tec­no­lo­gía a la can­ti­dad de infor­ma­ción para dar como resul­ta­do el cono­ci­mien­to mecá­ni­ca­men­te enten­di­do. La crí­ti­ca de Vega Can­tor lle­ga a su cul­men en la res­pues­ta que da a la pre­gun­ta: «¿“Socie­dad del cono­ci­mien­to” o capi­ta­lis­mo de la igno­ran­cia gene­ra­li­za­da?». No tene­mos espa­cio para desa­rro­llar todas las ricas impli­ca­cio­nes de su res­pues­ta, pero sí debe­mos rese­ñar la par­te en la que denun­cia la «des­truc­ción de miles de len­guas», «la bes­tial homo­ge­nei­za­ción cul­tu­ral» y «la ero­sión cul­tu­ral» Raúl Vega Can­tor: «La “socie­dad del cono­ci­mien­to”: una fala­cia comer­cial del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo», op. cit., pp. 179–183. que está impo­nien­do el capi­ta­lis­mo apli­can­do todos sus recur­sos de domi­na­ción.

    Un ejem­plo que con­fir­ma lo dicho aquí lo encon­tra­mos en las decla­ra­cio­nes de Ada Yonath, Pre­mio Nobel de Quí­mi­ca de 2009, en las que mues­tra todas las gran­de­zas y limi­ta­cio­nes que cho­can como uni­dad de con­tra­rios en la mayo­ría inmen­sa de lo que se defi­ne como «mun­do cien­tí­fi­co». Por un lado, esta inves­ti­ga­do­ra reco­no­ce sin amba­ges que «inves­ti­gar en una empre­sa es per­der inde­pen­den­cia cien­tí­fi­ca» http://​www​.elpais​.com, 4 de noviem­bre de 2009., en el sen­ti­do de que las exi­gen­cias patro­na­les, el dic­ta­do de la tasa de bene­fi­cios, etcé­te­ra, anu­lan la inde­pen­den­cia crea­ti­va del méto­do cien­tí­fi­co al redu­cir­lo a sim­ple fuer­za cua­li­fi­ca­da de tra­ba­jo asa­la­ria­do, suje­to a la domi­na­ción del capi­tal y a sus nece­si­da­des de acu­mu­la­ción. Pero por otro lado, seme­jan­te crí­ti­ca que­da prác­ti­ca­men­te redu­ci­da a una sim­ple pata­le­ta cuan­do reco­no­ce que los y las cien­tí­fi­cas no deben inmis­cuir­se en polí­ti­ca, no deben salir en defen­sa de las masas pales­ti­nas opri­mi­das por Israel y deben limi­tar­se a su «tra­ba­jo cien­tí­fi­co». Ada Yonath hizo unas decla­ra­cio­nes pidien­do la libe­ra­ción de las y los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos pales­ti­nos, y fue­ron tan­tas las adver­ten­cias reci­bi­das que ha deci­di­do no hacer más decla­ra­cio­nes «polí­ti­cas», asu­mien­do el prin­ci­pio bur­gués de la incom­pa­ti­bi­li­dad entre los «jui­cios de hecho» y los «jui­cios de valor».

    La vio­len­cia cul­tu­ral y sim­bó­li­ca tie­ne en el prin­ci­pio bur­gués de una «cien­cia libre de valo­res», de la sepa­ra­ción abso­lu­ta entre «jui­cios de valor» y «jui­cios de hecho», uno de sus fun­da­men­tos más reac­cio­na­rios, for­ta­le­ci­do con el mito de la «socie­dad del cono­ci­mien­to». En pági­nas pos­te­rio­res vol­ve­re­mos al con­te­ni­do reac­cio­na­rio de esta men­ti­ra sobre la sepa­ra­ción total entre axio­lo­gía y epis­te­mo­lo­gía, cues­tión que reco­rre toda nues­tra refle­xión des­de que hemos empe­za­do expo­nien­do la éti­ca mar­xis­ta y el pro­ble­ma de las vio­len­cias y del terro­ris­mo. Para com­pren­der mejor la con­tra­dic­ción irre­so­lu­ble que mina el pen­sa­mien­to de la Pre­mio Nobel y del «mun­do cien­tí­fi­co», en gene­ral, pode­mos recu­rrir a la crí­ti­ca que rea­li­za B. Eas­lea a este prin­ci­pio bur­gués, a la fun­ción que cum­ple en la domi­na­ción socio­cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta. A lo lar­go de varias pági­nas, Eas­lea argu­men­ta cómo el capi­ta­lis­mo se ampa­ra en la «cien­cia libre de valo­res» para impo­ner sus intere­ses, para impe­dir el desa­rro­llo del pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co-crí­ti­co, lle­gan­do a pre­de­cir, en sen­ti­do gene­ral, lo que podía haber­le suce­di­do a Ada Yinath si hubie­ra con­ti­nua­do «metién­do­se en polí­ti­ca» a favor de la nación pales­ti­na. Hace más de un ter­cio de siglo Eas­lea escri­bió:

    «Aque­llos cien­tí­fi­cos socia­les que se dan cuen­ta de la feal­dad de los fenó­me­nos del ham­bre, de la pri­va­ción y de la opre­sión, y, más aún, de que se tra­ta de una feal­dad que pue­de y debe eli­mi­nar­se, tie­nen que com­pro­me­ter­se con un pro­gra­ma de inves­ti­ga­ción que cuan­do menos se enfren­te a las estruc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les bási­cas de diver­sos paí­ses, y qui­zá de aque­llos en los que viven. En este caso se expo­nen a peli­gros físi­cos. La posi­ción del cien­tí­fi­co social no es envi­dia­ble. No obs­tan­te, no hay fór­mu­la algu­na para sos­la­yar la res­pon­sa­bi­li­dad de las opcio­nes mora­les y polí­ti­cas. La opción de la “neu­tra­li­dad” moral y polí­ti­ca, que gene­ral­men­te se adop­ta a par­tir de una situa­ción ven­ta­jo­sa de bien­es­tar mate­rial, supo­ne igual­men­te un com­pro­mi­so, y es un com­pro­mi­so en favor del sta­tu quo y de ser­vi­cio al poder polí­ti­co de fac­to. La pre­ten­sión de que la cien­cia en sí dic­ta la “neu­tra­li­dad” moral y polí­ti­ca supo­ne, en el mejor de los casos, un auto­en­ga­ño y, en el peor, un inten­to deli­be­ra­do de uti­li­zar el pres­ti­gio de la “cien­cia” como medio de ase­gu­rar el sta­tu quo» Brian Eas­lea: La libe­ra­ción social y los obje­ti­vos de la cien­cia, Siglo XXI, Madrid 1981, pp. 240–241..

    Es indu­da­ble que las decla­ra­cio­nes de la Pre­mio Nobel dejan meri­dia­na­men­te cla­ro que ha sen­ti­do sobre sí revo­lo­tear algu­na espe­cie de «peli­gro físi­co», o de ame­na­zas o de «adver­ten­cias pro­fe­sio­na­les» que pudie­ran mer­mar su «situa­ción ven­ta­jo­sa de bien­es­tar mate­rial», de mane­ra que ha retro­ce­di­do de su ante­rior valen­tía expues­ta a todos los ries­gos per­so­na­les al segu­ro refu­gio del silen­cio «neu­tral» que se supo­ne inhe­ren­te a la «cien­cia». Pero esta coer­ción sor­da o sono­ra de la vio­len­cia cul­tu­ral y sim­bó­li­ca sobre los cien­tí­fi­cos supe­ran los lími­tes de la tole­ran­cia del poder, en este caso del terro­ris­mo sio­nis­ta, es sola­men­te una par­te de la tota­li­dad de vio­len­cias inse­pa­ra­bles del pro­ce­so de pro­duc­ción de pen­sa­mien­to bur­gués. Sin exten­der­nos, sí debe­mos rese­ñar rápi­da­men­te la vio­len­cia sim­bó­li­ca que ope­ra a tra­vés de las men­ti­ras, frau­des y enga­ños sis­te­má­ti­cos rea­li­za­dos por la indus­tria tecno-cien­tí­fi­ca. F. di Troc­chio es impla­ca­ble en la crí­ti­ca del «cien­tí­fi­co como impos­tor» Fede­ri­co di Troc­chio: Las men­ti­ras de la cien­cia, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 1997, pp. 407–438.. Espe­cial con­te­ni­do inhu­mano tie­nen los frau­des que ata­ñen a la salud rea­li­za­dos por las indus­trias de la bio­tec­no­lo­gía y la medi­ci­na, enga­ños impres­cin­di­bles para sos­te­ner el mar­ke­ting del mie­do antes ana­li­za­do, indus­trias en las que «el frau­de en la cien­cia exis­te des­de siem­pre» Juan Car­los López en http://​www​.publi​co​.es, 6 de abril de 2008., según reco­no­ce el direc­tor de la pres­ti­gio­sa revis­ta Natu­re Medi­ci­ne.

    Tras este repa­so de algu­nos auto­res esta­mos en con­di­cio­nes de sumer­gir­nos en los entre­si­jos de la ideo­lo­gía bur­gue­sa, en cuan­to cono­ci­mien­to inver­ti­do de la reali­dad, bus­can­do cuá­les son sus rela­cio­nes estruc­tu­ra­les con la coer­ción sor­da del capi­tal, con las vio­len­cias en todas sus for­mas, con los mie­dos y, al final, con el terro­ris­mo. Inter­pre­ta­mos una reali­dad móvil y con­tra­dic­to­ria con las cate­go­rías está­ti­cas y meca­ni­cis­tas de la ideo­lo­gía bur­gue­sa, y somos inca­pa­ces de tomar con­cien­cia de que el mie­do, en gene­ral, es una par­te sus­tan­ti­va del pen­sa­mien­to bur­gués. De hecho, aho­ra mis­mo, la socie­dad inter­pre­ta sus pro­ble­mas des­de las vio­len­cias sim­bó­li­cas y epis­té­mi­cas, y des­de las teo­rías que se sus­ten­tan en los mie­dos incons­cien­tes a trans­for­mar crí­ti­ca­men­te la reali­dad, mie­dos gene­ra­dos por esas vio­len­cias. Cri­ti­car el mie­do, des­cu­brir su ori­gen socio­his­tó­ri­co, es cri­ti­car la for­ma de no-pen­sar y de obe­de­cer mecá­ni­ca­men­te a las reglas de la creen­cia mie­do­sa, aco­bar­da­da. Y es así por­que la cons­truc­ción del mie­do es inse­pa­ra­ble de la cons­truc­ción de las reglas que con­ven­cen a la gen­te de que el mie­do, ade­más de nece­sa­rio, tam­bién es bueno. Por esto mis­mo, el len­gua­je no es neu­tral, sino que ya está con­di­cio­na­do por las estruc­tu­ras de poder; tam­po­co es una cons­truc­ción natu­ral, que emer­ge de sí mis­mo, impo­lu­to, sin depen­der para nada de las con­tra­dic­cio­nes socia­les, de las nece­si­da­des y de las limi­ta­cio­nes his­tó­ri­cas. El len­gua­je, al con­tra­rio, lo mis­mo que el cono­ci­mien­to, está deter­mi­na­do por las con­tra­dic­cio­nes socia­les, las expre­sa y las repro­du­ce, pero, des­de el sur­gi­mien­to del poder mino­ri­ta­rio, con­di­cio­na­do por el mie­do arti­fi­cial que ese poder intro­du­ce con su peda­go­gía entre las masas a las que explo­ta.

    Has­ta aho­ra hemos estu­dia­do sólo una par­te de la vio­len­cia cul­tu­ral, pre­ci­sa­men­te la más sim­bó­li­ca en el sen­ti­do de que no apa­ren­ta tener una rela­ción direc­ta con la mate­ria­li­dad físi­ca de la vio­len­cia prác­ti­ca. Sin embar­go, los lazos entre la vio­len­cia sim­bó­li­ca y la mate­rial son muy estre­chos. Por ejem­plo, la vio­len­cia cul­tu­ral es direc­ta­men­te mate­rial cuan­do se saquea el arte y la lite­ra­tu­ra, cuan­do los inva­so­res vacían las biblio­te­cas y museos de los inva­di­dos. Sabe­mos que Roma orde­nó coger vivo a Arquí­me­des para explo­tar sus cono­ci­mien­tos en su bene­fi­cio, pero que un legio­na­rio lo mató. Sabe­mos que Napo­león roba­ba con pla­ni­fi­ca­da meto­do­lo­gía las mejo­res Svend Dahl: His­to­ria del libro, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1997, p. 218 y ss. biblio­te­cas de los paí­ses que ocu­pa­ba. Nos can­sa­ría­mos citan­do ejem­plos pasa­dos. En el pre­sen­te, otra for­ma de vio­len­cia cul­tu­ral es la impo­si­ción por el impe­ria­lis­mo de la polí­ti­ca de paten­tes, con casos inhu­ma­nos como el de la salud, por ejem­plo, la «bata­lla cul­tu­ral» María Vic­to­ria Kan: La bata­lla cul­tu­ral aso­cia­da a la pro­pie­dad inte­lec­tual en la A/​H1N1, http://​www​.rebe​lion​.org, 27 de octu­bre de 2009. que se está libran­do a gran esca­la por la pro­pie­dad inte­lec­tual de las vacu­nas con­tra la gri­pe A/​H1N1. Que nadie crea que la «bata­lla cul­tu­ral» por las paten­tes sani­ta­rias está libre de las mil vio­len­cias suti­les o abier­tas que ate­mo­ri­za­ron a Ada Yinath, Pre­mio Nobel en Quí­mi­ca. En abso­lu­to. De hecho, las trans­na­cio­na­les de la salud, de la ali­men­ta­ción, y de otros sec­to­res, patro­ci­nan las inves­ti­ga­cio­nes quí­mi­cas, bio­tec­no­ló­gi­cas, gené­ti­cas, etcé­te­ra, apo­ya­das por sus Esta­dos res­pec­ti­vos. Las cone­xio­nes entre la vio­len­cia cul­tu­ral y la mate­rial apa­re­cen al des­nu­do en todo lo rela­cio­na­do con las paten­tes de la salud aun­que la pro­pa­gan­da impe­ria­lis­ta quie­ra ocul­tar­lo crean­do ilu­sio­nes fal­sas Fren­te de Tra­ba­ja­do­res Socia­lis­tas Boli­va­ria­nos del MPPILCO-SAPI: Paten­tes, Men­ti­ras y Medi­ca­men­tos, http://​www​.apo​rrea​.org, 30 de sep­tiem­bre de 2008..

    A la vez, estas indus­trias tie­nen cone­xio­nes direc­tas o indi­rec­tas con la indus­tria cul­tu­ral que fabri­ca modas ideo­ló­gi­cas des­ti­na­das a legi­ti­mar la creen­cia en el deter­mi­nis­mo gené­ti­co, en el racis­mo y en la supe­rio­ri­dad blan­ca para jus­ti­fi­car el con­trol impe­ria­lis­ta del mun­do. Sien­do cier­to que exis­te una base bio­ló­gi­ca en el pro­ce­so de cono­ci­mien­to Juan B. Fuen­tes Orte­ga: «El cono­ci­mien­to como hecho bio­ló­gi­co», en Com­pen­dio de Epis­te­mo­lo­gía, Edit. Trot­ta, Bar­ce­lo­na 2000, pp. 88–94, no lo es menos que dicha base está pene­tra­da y con­di­cio­na­da inter­na­men­te por la reali­dad socio­his­tó­ri­ca huma­na, por su evo­lu­ción y por sus con­tra­dic­cio­nes. La cons­tan­te influen­cia de los valo­res socia­les en el pro­ce­so de cono­ci­mien­to inser­to en todo len­gua­je, es decir, la dia­léc­ti­ca entre las axio­lo­gías y los cono­ci­mien­tos, es espe­cial­men­te pro­ble­má­ti­ca y a la vez cier­ta cuan­do desa­rro­lla­mos las cone­xio­nes entre el terro­ris­mo, el terror, la agre­si­vi­dad y la vio­len­cia, como hemos vis­to en el caso del patriar­ca­do y de sus efec­tos en la sín­te­sis entre valo­res machis­tas y len­gua­je, así como en el rápi­do repa­so a los suce­si­vos modos de pro­duc­ción. La cul­tu­ra bur­gue­sa está muy fuer­te­men­te influen­cia­da por el deter­mi­nis­mo inhe­ren­te a la socio­bio­lo­gía y el neo­dar­wi­nis­mo, a pesar de que no se hayan podi­do encon­trar bases cien­tí­fi­cas que los jus­ti­fi­quen pese a los esfuer­zos deses­pe­ra­dos por lograr­lo, algu­nos estram­bó­ti­cos y todos ellos reac­cio­na­rios Lewon­tin, Rose y Kamin: No está en los genes. Racis­mo, gené­ti­ca e ideo­lo­gía, Edit. Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1987, p. 283 y ss.

    Lo rela­cio­na­do con la vio­len­cia en cual­quie­ra de sus for­mas, pero muy espe­cial­men­te con la vio­len­cia defen­si­va apli­ca­da por quie­nes sufren explo­ta­ción, ha sido uno de los cam­pos más tra­ba­ja­dos por la elu­cu­bra­ción reac­cio­na­ria de deter­mi­nis­mo gené­ti­co Step­han L. Cho­ro­ver: «Del géne­sis al geno­ci­dio. La socio­bio­lo­gía en cues­tión», Orbis, nº 21, Bar­ce­lo­na 1986, p. 179 y ss., pese a que tras muchos estu­dios, pres­ti­gio­sos inves­ti­ga­do­res «neu­tra­les» no dudan en reco­no­cer que «la neu­ro­bio­lo­gía de la agre­si­vi­dad huma­na cons­ti­tu­ye un cam­po de estu­dios que plan­tea gran­des difi­cul­ta­des. A pesar de su gran inte­rés e impor­tan­cia, los avan­ces en esta área de cono­ci­mien­to son len­tos y cos­to­sos […] El con­cep­to de agre­si­vi­dad es difí­cil de aco­tar. Has­ta la fecha no se ha esta­ble­ci­do una defi­ni­ción acep­ta­da de for­ma uni­ver­sal por la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca» D. Huer­tas, J.J. López-Ibor y María D. Cres­po: Neu­ro­bio­lo­gía de la agre­si­vi­dad, Ars Médi­ca, Bar­ce­lo­na 2004, p. 139. A pesar de los fra­ca­sos a la hora de inten­tar demos­trar la supues­ta vera­ci­dad cien­tí­fi­ca del gene­tis­mo, no des­apa­re­ce­rán los esfuer­zos para lograr­lo por dos razo­nes: una, por nece­si­dad ideo­ló­gi­ca y de orden social capi­ta­lis­ta; y, otra, por nece­si­dad de encon­trar una jus­ti­fi­ca­ción éti­ca que ocul­te o legi­ti­me la cre­cien­te masa de capi­ta­les que se invier­ten en la indus­tria de la bio­tec­no­lo­gía Noe­mí Navas: La bio­tec­no­lo­gía sedu­ce al capi­tal y a los fabri­can­tes, http://​www​.cin​co​dias​.com, 31 de octu­bre de 2007., una indus­tria que se rige por las mis­mas leyes eco­nó­mi­cas que el res­to del capi­ta­lis­mo como demues­tran las inves­ti­ga­do­ras Hub­bard y Wald Ruth Hub­bard y Eli­jah Wald: El mito del gen, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 1999, pp. 203–222.. Y una de las gran­des barre­ras que fre­nan los avan­ces crí­ti­cos al res­pec­to no es otra que, vol­vien­do a la inter­ac­ción «cien­cia-valo­res», la fuer­za de la opre­sión patriar­cal en la acti­vi­dad cien­tí­fi­ca por la per­vi­ven­cia de lo que V. Stolc­ke deno­mi­na el sexo de la bio­tec­no­lo­gía Vere­na Stolc­ke: «El sexo de la bio­tec­no­lo­gía», en Genes en el labo­ra­to­rio y en la fábri­ca, Ali­cia Durán y J. Riech­mann (coord.), Trot­ta, Madrid 1998, pp. 99–118.. Más ade­lan­te, cuan­do vea­mos el papel de la antro­po­lo­gía y de la socio­lo­gía en el refor­za­mien­to del impe­ria­lis­mo, vere­mos cómo la socio­bio­lo­gía apa­re­ce como el puen­te que conec­ta las «cien­cias natu­ra­les» con las «cien­cias socia­les», según la defi­ni­ción ofi­cial al uso.

    No sola­men­te en la mejo­ra cien­tí­fi­ca de la tor­tu­ra, como hemos vis­to, que es un com­po­nen­te bási­co del terro­ris­mo, sino tam­bién en otros de sus ele­men­tos cen­tra­les, como son los rela­cio­na­dos con las mejo­ras del arma­men­to y del arte de la gue­rra en cual­quie­ra de sus moda­li­da­des, la bio­tec­no­lo­gía, la sín­te­sis entre nano­tec­no­lo­gía y gené­ti­ca, por no exten­der­nos Nick Tur­se: Cho­que del futu­ro en la Con­fe­ren­cia Cien­tí­fi­ca del Ejér­ci­to de EE.UU, http://​www​.rebe​lion​.org, 20 de enero de 2009., jue­gan un papel cla­ve en lo mate­rial de la leta­li­dad, mien­tras que las men­ti­ras ideo­ló­gi­cas crea­das por la socio­bio­lo­gía y el dar­wi­nis­mo social lo jue­gan en la gue­rra psi­co­ló­gi­ca, pro­pa­gan­dís­ti­ca y mediá­ti­ca. Yen­do más al fon­do, debi­do a las difu­sas y poro­sas fron­te­ras con­ven­cio­na­les que deli­mi­tan en la con­cep­ción bur­gue­sa los cam­pos de las «cien­cias socia­les» con los de las «cien­cias natu­ra­les», que en par­te pero no en todo corres­pon­de a la obje­ti­va uni­dad mate­rial del mun­do, hay que decir que tam­bién las «cien­cias socia­les» son ins­tru­men­ta­das por la bur­gue­sía para faci­li­tar la acu­mu­la­ción de capi­tal, en gene­ral, a la vez que en lo par­ti­cu­lar muchas de ellas sir­ven acti­va­men­te como medios direc­ta o indi­rec­ta­men­te coad­yu­van­tes a la gue­rra impe­ria­lis­ta y al terro­ris­mo.

    Colonialismo científico

    En 1970 la Uni­ver­si­dad de La Haba­na publi­có un tex­to colec­ti­vo de obli­ga­da lec­tu­ra titu­la­do Impe­ria­lis­mo y Cien­cias Socia­les en el que se deta­lla la pro­fun­da imbri­ca­ción de las «cien­cias socia­les» con el terro­ris­mo yan­qui. Para lo que aho­ra tra­ta­mos, nos intere­sa espe­cial­men­te la expli­ca­ción del «colo­nia­lis­mo cien­tí­fi­co» como una de las tres for­mas del colo­nia­lis­mo en gene­ral, sien­do las otras dos, el colo­nia­lis­mo polí­ti­co y el eco­nó­mi­co. Según los inves­ti­ga­do­res cuba­nos:

    «Nos refe­ri­re­mos al colo­nia­lis­mo cien­tí­fi­co, cuan­do el pro­ce­so de adqui­si­ción de cono­ci­mien­tos sobre un país, se encuen­tra fue­ra de él. Esto pue­de rea­li­zar­se de diver­sas for­mas, una de ellas es recla­mar el dere­cho de acce­so ili­mi­ta­do a la infor­ma­ción de otros paí­ses; otra es la de expor­tar infor­ma­ción sobre ese país a otro, pro­ce­sar­la allí y regre­sar­la como una mag­ní­fi­ca obra ter­mi­na­da, en for­ma de libros, artícu­los, etcé­te­ra. Esto es simi­lar –como ha seña­la­do el soció­lo­go argen­tino Jor­ge Gra­cia­re­na– a lo que suce­de con las mate­rias pri­mas expor­ta­das a un bajo pre­cio e impor­ta­das a un altí­si­mo cos­to como exce­len­tes pro­duc­tos. Las fases más impor­tan­tes, más crea­ti­vas, más difí­ci­les del pro­ce­so pro­duc­ti­vo tie­nen lugar en cual­quier otro país. Bajo el pro­gra­ma de asis­ten­cia téc­ni­ca, vemos el éxo­do de inte­li­gen­cias. Es bien cono­ci­do por todos, como los jóve­nes inte­lec­tua­les son invi­ta­dos y admi­ti­dos en socie­dad, sien­do per­sua­di­dos pos­te­rior­men­te a per­ma­ne­cer en esos paí­ses ricos, pasan­do en ellos toda su eta­pa crea­do­ra, des­pués de lo cual pue­den o no ser reex­por­ta­dos para sus res­pec­ti­vos paí­ses o ser envia­dos a una orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal. […] la mayo­ría de las veces suce­de que los inte­lec­tua­les de los paí­ses cien­tí­fi­ca­men­te desa­rro­lla­dos cono­cen más sobre los paí­ses colo­ni­za­dos que lo que éstos cono­cen sobre si mis­mos» AA.VV.: Impe­ria­lis­mo y Cien­cias Socia­les. La pene­tra­ción de las fun­da­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas y la com­pra­ven­ta de (algu­nos) inte­lec­tua­les lati­noa­me­ri­ca­nos, Refe­ren­cias, La Haba­na, Cuba 1970, p. 20, tam­bién en http://​www​.amau​ta​.lahai​ne​.org.

    Esta últi­ma fra­se es deci­si­va para nues­tra defi­ni­ción de terro­ris­mo por­que nos per­mi­te com­pren­der en su pleno alcan­ce cómo el impe­ria­lis­mo desa­rro­lla tác­ti­cas y estra­te­gias con­tra­in­sur­gen­tes, de gue­rra psi­co­ló­gi­ca, de pro­pa­gan­da polí­ti­ca sis­te­má­ti­ca inter­na y exter­na, y de mani­pu­la­ción mediá­ti­ca, inser­tas en la peda­go­gía del mie­do que antes hemos ana­li­za­do, en base a los pro­fun­dos cono­ci­mien­tos que posee de la cul­tu­ra e iden­ti­dad, de las tra­di­cio­nes y cos­tum­bres, de las con­tra­dic­cio­nes, ten­sio­nes y fallas inter­nas del pue­blo al que quie­re domi­nar. No es por casua­li­dad que en el mis­mo tex­to se ana­li­ce más ade­lan­te la fun­ción de antro­pó­lo­gos que recu­rren a tram­pas y sobor­nos, y de soció­lo­gos que ter­mi­nan asu­mien­do los valo­res de la poten­cia extran­je­ra domi­nan­te AA.VV.: Impe­ria­lis­mo y Cien­cias Socia­les. La pene­tra­ción de las fun­da­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas y la com­pra­ven­ta de (algu­nos) inte­lec­tua­les lati­noa­me­ri­ca­nos, op. cit., p. 25 y ss., como ins­tru­men­tos de dicho poder impe­ria­lis­ta. Aun­que ya hemos estu­dia­do algu­nos sis­te­mas, para­dig­mas y estra­te­gias de con­tra­in­sur­gen­cia en todos los sen­ti­dos, sí es cier­to que ape­nas nos hemos vol­ca­do en la fun­ción de las «cien­cias socia­les» den­tro de la con­tra­in­sur­gen­cia, tema que aho­ra debe­mos desa­rro­llar más en exten­so por su deci­si­va impor­tan­cia.

    Tene­mos así, sobre el papel, varias de las pie­zas del puzz­le que nos van a per­mi­tir com­ple­tar la visión teó­ri­ca y polí­ti­ca deci­si­va: el impe­ria­lis­mo usa las «cien­cias socia­les» para crear una «indus­tria de la con­tra­in­sur­gen­cia»:

    «En pági­nas atrás hemos men­cio­na­do las denun­cias for­mu­la­das por Peter Henig en la NACLA News­let­ter, res­pec­to de la exis­ten­cia de una for­mi­da­ble indus­tria de la con­tra­in­sur­gen­cia. Henig reve­ló que ade­más de las fábri­cas a las que se asig­na con­tra­tos para pro­du­cir artícu­los o equi­pos mate­ria­les des­ti­na­dos a repri­mir movi­mien­tos insu­rrec­cio­na­les de toda índo­le, des­de los tra­di­cio­na­les gases lacri­mó­ge­nos has­ta armas de gue­rra con­ven­cio­na­les como heli­cóp­te­ros, exis­te la indus­tria de la inves­ti­ga­ción de la con­tra­in­sur­gen­cia. Seña­ló que en el léxi­co de esa indus­tria, los “pro­duc­tos” se divi­den en duros y blan­dos. Entre los pro­duc­tos duros figu­ran los arma­men­tos, equi­pos y mate­ria­les elec­tró­ni­cos y todo lo vin­cu­la­do a esa rama, inclu­yen­do la inves­ti­ga­ción en los cam­pos de las mate­má­ti­cas, la físi­ca, la quí­mi­ca, la bio­lo­gía, la astro­náu­ti­ca, etcé­te­ra.

    »Entre los pro­duc­tos blan­dos se cuen­tan tan­to las reco­men­da­cio­nes sobre cómo mane­jar a cam­pe­si­nos que según los ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses de Inte­li­gen­cia están en el perío­do de pre­gue­rri­lla, cuan­to los sis­te­mas de per­sua­sión del tipo Cuer­po de Paz o Acción Cívi­ca Comu­ni­ta­ria, o los estu­dios de vul­ne­ra­bi­li­dad de bie­nes tan pre­cio­sos como podría ser­lo los de la Creo­le Petro­leum Com­pany, de Vene­zue­la, ante la even­tua­li­dad de ata­ques de gue­rri­lle­ros o la acción de los sim­ples sabo­tea­do­res. Exis­te una desig­na­ción con­ven­cio­nal para estos dos tipos de indus­trias: COIN R&D Indus­tries (Counter­in­sur­ge­ney líe­search and Deve­lop­ment Indus­tries, o Indus­trias de Inves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo Con­tra­in­su­rrec­cio­nal)» AA.VV.: Impe­ria­lis­mo y Cien­cias Socia­les. La pene­tra­ción de las fun­da­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas y la com­pra­ven­ta de (algu­nos) inte­lec­tua­les lati­noa­me­ri­ca­nos, op. cit., p. 43..

    La denun­cia incues­tio­na­ble rea­li­za­da en este libro de 1970 se ha vis­to con­fir­ma­da, actua­li­za­da y enri­que­ci­da por muchos estu­dios pos­te­rio­res sobre el papel reac­cio­na­rio de antro­pó­lo­gos y soció­lo­gos. Ade­más, su crí­ti­ca refuer­za una lar­ga corrien­te de denun­cia del papel juga­do por los famo­sos «via­je­ros», «geó­gra­fos», «explo­ra­do­res», «comer­cian­tes» y «misio­ne­ros» des­de la Anti­güe­dad como espías de poten­cias extran­je­ras. Ya hemos dicho algo con res­pec­to a Roma en este sen­ti­do. Más tar­de, los sacer­do­tes y frai­les espa­ño­les juga­ron un des­ta­ca­do papel en el estu­dio de las debi­li­da­des de los pue­blos de Méxi­co Nydia Egremy: Con­tra­in­sur­gen­cia para el siglo XXI, http://​www​.rebe​lion​.org, 1 de julio de 2009. para faci­li­tar su con­quis­ta y la de toda Lati­noa­mé­ri­ca más tar­de. En otros tex­tos ya hemos habla­do sobre las direc­tas cone­xio­nes de los antro­pó­lo­gos con el capi­ta­lis­mo en gene­ral, des­de el con­su­mis­mo has­ta la tor­tu­ra, pasan­do por la cul­tu­ra, la explo­ta­ción, etcé­te­ra; pero aquí debe­mos insis­tir sobre este par­ti­cu­lar y la mejor for­ma de hacer­lo es recu­rrien­do a la luci­dez crí­ti­ca de G. López y Rivas en su tex­to Antro­po­lo­gía, con­tra­in­sur­gen­cia y terro­ris­mo glo­bal que repro­du­ci­mos amplia­men­te por su extre­ma impor­tan­cia:

    «Ya en su sesión anual en noviem­bre de 2006 y con la pre­sen­cia de cien­tos de sus inte­gran­tes, la Ame­ri­can Anth­ro­po­lo­gi­cal Asso­cia­tion con­de­nó por una­ni­mi­dad “el uso del cono­ci­mien­to antro­po­ló­gi­co como ele­men­to de tor­tu­ra físi­ca y sico­ló­gi­ca”, ante el ale­ga­to de que los tor­tu­ra­do­res de la pri­sión Abu Ghraib, en Iraq, pudie­ron ser ins­pi­ra­dos por la obra de un antro­pó­lo­go, a par­tir de la idea que “hom­bres ára­bes humi­lla­dos sexual­men­te podrían lle­gar a ser infor­man­tes come­di­dos” (Matt­hew B. Stan­dard, “Mont­go­mery McFate’Mission. Can one anth­ro­po­lo­gist pos­sibly steer the cour­se in Iraq?”, San Fran­cis­co Chro­ni­cle, 29 de abril de 2007).

    »En julio de 2007, el antro­pó­lo­go Rober­to J. Gon­zá­lez escri­bió un exce­len­te artícu­lo (“¿Hacia una antro­po­lo­gía mer­ce­na­ria? El nue­vo manual de con­tra­in­sur­gen­cia del Ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos FM-3–24 y el com­ple­jo mili­tar-antro­po­ló­gi­co”, Anth­ro­po­logy Today, vol. 23, nº 3, junio de 2007), en el que deta­lla crí­ti­ca­men­te las con­tri­bu­cio­nes de antro­pó­lo­gos en la ela­bo­ra­ción de dicho manual. Gon­zá­lez demues­tra, inclu­so, que algu­nas de estas “con­tri­bu­cio­nes” no son inno­va­do­ras des­de el pun­to de vis­ta de la teo­ría antro­po­ló­gi­ca y más bien pare­cen “un libro de tex­to intro­duc­to­rio de antro­po­lo­gía sim­pli­fi­ca­do –aun­que con pocos ejem­plos y sin ilus­tra­cio­nes.”

    »La antro­po­lo­gía mer­ce­na­ria esta­dou­ni­den­se se carac­te­ri­za por la beli­ge­ran­cia y el cinis­mo con que jus­ti­fi­ca la estre­cha cola­bo­ra­ción entre antro­pó­lo­gos y mili­ta­res en gue­rras impe­ria­lis­tas y vio­la­to­rias de los más ele­men­ta­les dere­chos huma­nos y los prin­ci­pios fun­da­cio­na­les de la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das. Una de sus más ague­rri­das defen­so­ras y auto­ras inte­lec­tua­les es la antro­pó­lo­ga esta­dou­ni­den­se Mont­go­mery McFa­te, quien se impu­so la tarea de “edu­car” a los mili­ta­res y cuya misión en los últi­mos cin­co años ha sido con­ven­cer a los estra­te­gas de la con­tra­in­sur­gen­cia de que la “antro­po­lo­gía pue­de ser un arma más efec­ti­va que la arti­lle­ría”. McFa­te igno­ra y le exas­pe­ran las crí­ti­cas de sus cole­gas en la aca­de­mia, a quie­nes con­si­de­ra ence­rra­dos en una torre de mar­fil y más “intere­sa­dos en ela­bo­rar reso­lu­cio­nes que en encon­trar solu­cio­nes”. Ella es aho­ra la “comi­sa­ría polí­ti­ca” de los mili­ta­res, una de las auto­ras del cita­do manual de con­tra­in­sur­gen­cia, crea­do­ra del pro­gra­ma Sis­te­ma Ope­ra­ti­vo de Inves­ti­ga­ción Huma­na en el Terreno, ini­cia­do por el Pen­tá­gono, y con­se­je­ra de la Ofi­ci­na del Secre­ta­rio de Defen­sa. Todo un éxi­to del Ame­ri­can way of life.

    »En reali­dad, la par­ti­ci­pa­ción de antro­pó­lo­gos en misio­nes colo­nia­les e impe­ria­lis­tas es tan anti­gua como la pro­pia antro­po­lo­gía, la cual se esta­ble­ce como cien­cia estre­cha­men­te liga­da al colo­nia­lis­mo y a los esfuer­zos por impo­ner en el ámbi­to mun­dial las rela­cio­nes de domi­na­ción y explo­ta­ción capi­ta­lis­tas. Un clá­si­co sobre el tema es el libro de Gerard Leclercq, Anth­ro­po­lo­gie et colo­nia­lis­me (Paris, Librai­rie Art­he­me Fayard, 1972) que en su intro­duc­ción asien­ta: “El naci­mien­to común del impe­ria­lis­mo colo­nial con­tem­po­rá­neo y de la antro­po­lo­gía igual­men­te con­tem­po­rá­nea pue­de situar­se en la segun­da mitad del siglo XIX. Tra­ta­re­mos de poner en evi­den­cia la rela­ción de la ideo­lo­gía impe­ria­lis­ta, de la que la antro­po­lo­gía no es sino uno de sus ele­men­tos, con la ideo­lo­gía colo­nial, y las razo­nes por las cua­les una inves­ti­ga­ción ‘sobre el terreno’ se hacía nece­sa­ria y posi­ble por la colo­ni­za­ción de tipo impe­ria­lis­ta”.

    »Hay que recor­dar en Méxi­co el papel pro­ta­go­nis­ta que juga­ron los antro­pó­lo­gos en la ela­bo­ra­ción de las polí­ti­cas indi­ge­nis­tas des­de el momen­to en que Manuel Gamio –padre fun­da­dor de la dis­ci­pli­na en este país– defi­nió a la antro­po­lo­gía como “la cien­cia del buen gobierno”, ini­cián­do­se un mari­da­je entre antro­pó­lo­gos y el Esta­do mexi­cano que fue roto en par­te cuan­do el movi­mien­to estu­dian­til-popu­lar de 1968 creó las con­di­cio­nes para que las corrien­tes crí­ti­cas se mani­fes­ta­ran y denun­cia­ran el papel de com­pli­ci­dad de la antro­po­lo­gía mexi­ca­na post­re­vo­lu­cio­na­ria en el afian­za­mien­to del colo­nia­lis­mo interno que rom­pió la rebe­lión zapa­tis­ta. El gro­tes­co maqui­lla­je cul­tu­ral de la antro­po­lo­gía con­tra­in­sur­gen­te no cam­bia la natu­ra­le­za bru­tal de la ocu­pa­ción impe­ria­lis­ta ni gana­rá la men­te y los cora­zo­nes de la resis­ten­cia y de los millo­nes de esta­dou­ni­den­ses que se mani­fies­tan de mane­ra cre­cien­te con­tra la gue­rra» Gil­ber­to López y Rivas: Antro­po­lo­gía, con­tra­in­sur­gen­cia y terro­ris­mo glo­bal, en http://​www​.tlax​ca​la​.es, 23 de julio de 2008..

    Pode­mos con­cre­tar el papel repre­sor glo­bal que cum­plen muchos antro­pó­lo­gos en base a las posi­bi­li­da­des tre­men­das que le ofre­ce esta «cien­cia social» nada neu­tral, con un ejem­plo muy recien­te que mues­tra la inter­ac­ción de todas las for­mas de opre­sión impe­ria­lis­ta que faci­li­ta esta «cien­cia social» inser­ta en el colo­nia­lis­mo cul­tu­ral, pero cuyas capa­ci­da­des de inno­va­ción teó­ri­ca cua­li­ta­ti­va están ya ago­ta­das, como demues­tra P. Gar­cía Oli­vo en su exten­sa crí­ti­ca a la antro­po­lo­gía por­que:

    «El aná­li­sis antro­po­ló­gi­co nun­ca cam­bia de plano, nun­ca afron­ta una ver­da­de­ra “expli­ca­ción”, remon­tan­do el nivel empí­ri­co-des­crip­ti­vo; el aná­li­sis antro­po­ló­gi­co no pone a prue­ba la teo­ría, no ela­bo­ra una teo­ría, quie­bra la dia­léc­ti­ca entre la ver­tien­te teó­ri­ca y la ver­tien­te prác­ti­ca de la inves­ti­ga­ción, entre lo con­cep­tual y lo empí­ri­co, y se limi­ta a “ilus­trar” para cada caso con­cre­to (para cada “socie­dad pri­mi­ti­va” par­ti­cu­lar) lo que pre­su­po­ne dog­má­ti­ca­men­te, lo que pre­juz­ga, aque­llo que arras­tra des­de el momen­to ori­gi­na­rio, limi­nar, de los a prio­ri teó­ri­co-socia­les del méto­do de inves­ti­ga­ción –la con­cep­ción de los sis­te­mas socia­les como “todos auto-regu­la­dos”, como “uni­da­des fun­cio­na­les”, pro­yec­ción del “equi­li­brio” y de la “armo­nía” que el pen­sa­mien­to libe­ral sue­ña en las socie­da­des bur­gue­sas con­tem­po­rá­neas… […] Por su matriz “colo­nial”, por su indi­gen­cia etno­cén­tri­ca y por su soli­da­ri­dad ape­nas vela­da con los fines y pro­ce­di­mien­tos del capi­ta­lis­mo ava­sa­lla­dor, la antro­po­lo­gía, saber “reclu­ta­do”, no es hoy mucho más que un zom­bi (tam­bién en su segun­da acep­ción: “aton­ta­do, que se com­por­ta como un autó­ma­ta”, Dic­cio­na­rio de la len­gua espa­ño­la), “muer­to vivien­te” como las fami­lias, los sin­di­ca­tos, los par­ti­dos, las escue­las…» Pedro Gar­cía Oli­vo: La antro­po­lo­gía como saber reclu­ta­do, http://​www​.lahai​ne​.org, 5 de agos­to de 2009..

    El antro­pó­lo­go P. Fuchs, que des­tro­za los dog­mas de la antro­po­lo­gía nor­te­ame­ri­ca­na sobre la his­to­ria de los pue­blos andi­nos, demos­tran­do que el asen­ta­mien­to humano es ante­rior a lo acep­ta­do por ésta, no duda en denun­ciar su domi­na­ción cul­tu­ral al res­pec­to, refor­za­da por el hecho de que Esta­dos Uni­dos posee los mate­ria­les de Machu Pic­chu, que deben ser devuel­tos a Perú Jacin­to Antón: El enig­ma del círcu­lo ritual de Sachín Bajo, http://​www​.elpais​.com, 29 de octu­bre de 2008.. El colo­nia­lis­mo cul­tu­ral mues­tra aquí su euro­cen­tris­mo al recha­zar que exis­tan pobla­mien­tos andi­nos ante­rio­res a los asen­ta­dos en terri­to­rios del actual Esta­dos Uni­dos. El impe­ria­lis­mo polí­ti­co-cul­tu­ral nece­si­ta un refe­ren­te his­tó­ri­co para jus­ti­fi­car su pre­ten­di­da supe­rio­ri­dad «natu­ral» como base de su impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co y polí­ti­co-mili­tar. A. Qui­jano ha mos­tra­do cómo el apa­ra­to cul­tu­ral yan­qui, ade­más de pro­ve­nir direc­ta­men­te del apa­ra­to cul­tu­ral euro­peo, es una pie­za cla­ve en la explo­ta­ción impe­ria­lis­ta de los pue­blos de las Amé­ri­cas, insis­tien­do en el papel cen­tral que jue­ga el euro­cen­tris­mo en la diná­mi­ca de opre­sión racis­ta, de mul­ti­di­vi­sión de la fuer­za de tra­ba­jo, de legi­ti­ma­ción de los meca­nis­mos de explo­ta­ción asa­la­ria­da, de des­na­cio­na­li­za­ción de los pue­blos y de inten­to de re-nacio­na­li­za­ción a par­tir de la cul­tu­ra bur­gue­sa nor­te­ame­ri­ca­na Anibal Qui­jano: «Colo­nia­li­dad del poder, euro­cen­tris­mo y Amé­ri­ca Lati­na», en La colo­nia­li­dad del saber: euro­cen­tris­mo y cien­cias socia­les, op. cit., pp. 201- 242.. Aho­ra bien, no debe­mos olvi­dar que como en el res­to de las «cien­cias socia­les», tam­bién en la antro­po­lo­gía exis­ten per­so­nas de bien, inves­ti­ga­do­res crí­ti­cos y revo­lu­cio­na­rios que se nie­gan a ser zom­bis del capi­ta­lis­mo, a que la bur­gue­sía impon­ga la «uti­li­za­ción mer­ce­na­ria de la antro­po­lo­gía» Gil­ber­to López Rivas: Antro­po­lo­gía lati­noa­me­ri­ca­na y trans­na­cio­na­li­za­ción neo­li­be­ral, http://​www​.rebe​lion​.org, 4 de agos­to de 2008. des­ti­na­da, sobre todo, a for­mar a los ejér­ci­tos opre­so­res en sus gue­rras con­tra la eman­ci­pa­ción de los pue­blos indios y con­tra el res­to de las Amé­ri­cas, como muy correc­ta­men­te denun­ció G. López Rivas.

    Según Rush­koff:

    «El fun­da­men­to his­tó­ri­co de la comu­ni­ca­ción de masas se encuen­tra en siglos de coer­ción cul­tu­ral impe­ria­lis­ta. Finan­cia­dos prin­ci­pal­men­te por sus gobier­nos, antro­pó­lo­gos bien inten­cio­na­dos –y unos cuan­tos no tan bien­in­ten­cio­na­dos– desa­rro­lla­ron méto­dos de aná­li­sis y direc­ción mien­tras estu­dia­ban pue­blos pri­mi­ti­vos con cul­tu­ras extra­ñas. Cons­cien­tes o no de las inten­cio­nes de sus patro­ci­na­do­res, estos antro­pó­lo­gos pre­pa­ra­ron el terreno a las pos­te­rio­res inva­sio­nes mili­ta­res […] Inva­ria­ble­men­te, el pro­ce­so de domi­na­ción cul­tu­ral seguía los tres mis­mos pasos que hoy uti­li­zan los espe­cia­lis­tas en rela­cio­nes públi­cas: pri­me­ro, des­cu­brir los mitos domi­nan­tes de la pobla­ción y, duran­te el pro­ce­so, con­se­guir su con­fian­za; segun­do, encon­trar supers­ti­cio­nes o lagu­nas en sus creen­cias; y, ter­ce­ro, reem­pla­zar la supers­ti­cio­nes o incre­men­tar­las con hechos que modi­fi­quen las per­cep­cio­nes o leal­tad del gru­po» Dou­glas Rush­koff: Coer­ción. Por qué hace­mos caso a lo que nos dicen, La Lie­bre de Mar­zo, Bar­ce­lo­na 2001, p. 160..

    D. Rush­koff insis­te mucho en el papel de los misio­ne­ros cris­tia­nos como pre­de­ce­so­res de las inva­sio­nes pos­te­rio­res, como pre­de­ce­so­res de la antro­po­lo­gía bur­gue­sa. Y el autor aña­de más ade­lan­te:

    «En la déca­da de los ochen­ta, todas estas téc­ni­cas de gue­rra psi­co­ló­gi­ca fue­ron reuni­das en un volu­men de la CIA bajo el nom­bre de Coun­ter Inte­lli­gen­ce Study Manual, uti­li­za­do prin­ci­pal­men­te en los con­flic­tos de Amé­ri­ca Cen­tral […] Para reunir infor­ma­ción sobre una deter­mi­na­da pobla­ción, los agen­tes se mez­clan entre la gen­te y asis­ten a “acti­vi­da­des pas­to­ra­les, fies­tas, cum­plea­ños e inclu­so vela­to­rios y entie­rros” con el fin de estu­diar sus creen­cias y aspi­ra­cio­nes. Tam­bién orga­ni­zan gru­pos de dis­cu­sión para medir el apo­yo local a las accio­nes pla­nea­das. El pro­ce­so de mani­pu­la­ción se pone en mar­cha y los agen­tes iden­ti­fi­can y reclu­tan a “ciu­da­da­nos bien situa­dos” para que sir­van como mode­lo de coope­ra­ción, ofre­cién­do­les tra­ba­jos ino­cuos apa­ren­te­men­te impor­tan­tes. A con­ti­nua­ción, trans­mi­ten con­cep­tos difí­ci­les o irra­cio­na­les a tra­vés de esló­ga­nes sim­ples […] En los casos en que los intere­ses de la CIA se opo­nen de modo irre­con­ci­lia­ble a los de la pobla­ción, el manual sugie­re la crea­ción de una orga­ni­za­ción que actúe como tapa­de­ra, con una serie de obje­ti­vos muy dife­ren­tes a sus ver­da­de­ras inten­cio­nes. Final­men­te, todos los esfuer­zos para garan­ti­zar la con­ver­sión deben adap­tar­se a las ten­den­cias pre­exis­ten­tes de la pobla­ción selec­cio­na­da: “Debe­mos incul­car a la gen­te toda esta infor­ma­ción de for­ma sutil, para que esos sen­ti­mien­tos parez­can haber naci­do por sí mis­mos, espon­tá­nea­men­te”» Dou­glas Rush­koff: Coer­ción. Por qué hace­mos caso a lo que nos dicen, op. cit., pp. 164–165..

    J. Gel­man afir­ma que des­de 2003 el impe­ria­lis­mo está capa­ci­tan­do a sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia con nue­vas teo­rías y cam­pos de las «cien­cias socia­les» que antes ape­nas eran obje­to de aten­ción:

    «La idea ori­gi­na­ria nació en la cabe­za del antro­pó­lo­go Felix Moos, un acé­rri­mo defen­sor de la rela­ción de los cien­tí­fi­cos con el Pen­tá­gono y con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, así como del empleo de la antro­po­lo­gía en la gue­rra “anti­te­rro­ris­ta”. Duran­te años ha dic­ta­do cur­sos sobre Vio­len­cia y terro­ris­mo en la Uni­ver­si­dad de Kan­sas y des­pués de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre recu­rrió a la CIA para que el Sena­do finan­cia­ra su pro­pues­ta de amal­ga­mar antro­po­lo­gía, aca­de­mia, aná­li­sis de inte­li­gen­cia y capa­ci­ta­ción de espías. El resul­ta­do es el Prisp, los beca­rios estu­dian quí­mi­ca, psi­co­lo­gía o bio­lo­gía, ade­más de dos idio­mas por lo menos, y su empe­ño pre­sen­te y futu­ro no es cono­ci­do por pro­fe­so­res, admi­nis­tra­do­res y com­pa­ñe­ros de aula. Así cum­plen su pri­me­ra misión encu­bier­ta. Los tor­tu­ra­do­res de Abu Ghraib uti­li­za­ron téc­ni­cas de humi­lla­ción pro­pias de una cul­tu­ra cuan­do des­nu­da­ban a los pri­sio­ne­ros, les hacían ves­tir pren­das feme­ni­nas, los foto­gra­fia­ban en pos­tu­ras ini­cuas y los azu­za­ban con perros para obte­ner con­fe­sio­nes. Algún man­do de la CIA habrá leí­do el libro del antro­pó­lo­go Rap­hael Patai titu­la­do The Arab Mind (Sprin­ger, Nue­va York, 2002) en el que se sub­ra­ya el abo­rre­ci­mien­to que los ára­bes sien­ten en gene­ral por los perros y por la degra­da­ción sexual. Esto plan­tea pro­ble­mas éti­cos a los pro­fe­so­res y espe­cia­lis­tas civi­les, simi­la­res de algún modo a los que han expe­ri­men­ta­do algu­nos cien­tí­fi­cos que fabri­ca­ron la bom­ba ató­mi­ca» Juan Gel­man: La inva­sión de los espías, http://​www​.rebe​lion​.org, 29 de junio de 2009..

    La antro­po­lo­gía es una dis­ci­pli­na nece­sa­ria en la «gue­rra cul­tu­ral» que el impe­ria­lis­mo ha decla­ra­do a los pue­blos rebel­des. La antro­po­lo­gía ofi­cial, domi­nan­te, tie­ne en su para­dig­ma interno la obse­sión de cono­cer «neu­tral­men­te» la cul­tu­ra de los pue­blos, pero siem­pre tra­ba­jan­do des­de y para los intere­ses del impe­ria­lis­mo. De nue­vo, es G. López el que nos expli­ca que como las inva­sio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas van con­tra pue­blos con cul­tu­ras extra­ñas, los «cien­tí­fi­cos socia­les» yan­quis han de cola­bo­rar estre­cha­men­te en la gue­rra.

    «La antro­pó­lo­ga con­tra­in­sur­gen­te Mont­go­mery McFa­te lo expli­ca de esta mane­ra:

    «“En un con­flic­to entre adver­sa­rios simé­tri­cos, en el que ambos son equi­va­len­te­men­te igua­les y usan tec­no­lo­gía simi­lar, com­pren­der la cul­tu­ra del adver­sa­rio es en gran par­te irre­le­van­te. La gue­rra fría, con toda su com­ple­ji­dad, enfren­tó entre sí a dos pode­res de heren­cia euro­pea. En una ope­ra­ción de con­tra­in­sur­gen­cia con­tra un adver­sa­rio no occi­den­tal, sin embar­go, la cul­tu­ra es impor­tan­te” (Mili­tary Review, mar­zo-abril, 2005). Ya que los coman­dan­tes y estra­te­gas mili­ta­res requie­ren “pro­fun­di­zar en las cul­tu­ras, per­cep­cio­nes, valo­res, creen­cias y pro­ce­sos de toma de deci­sio­nes de indi­vi­duos y gru­pos”, el Pen­tá­gono inte­gró equi­pos de exper­tos en eco­no­mía, antro­po­lo­gía y cien­cia polí­ti­ca […] Los antro­pó­lo­gos-mili­ta­res defi­nen –con la ayu­da del pla­gio ya denun­cia­do– con­cep­tos como socie­dad, gru­po étni­co, tri­bu, redes, ins­ti­tu­cio­nes, roles y esta­tus, estruc­tu­ra y nor­mas socia­les, cul­tu­ra, iden­ti­dad, sis­te­ma de creen­cias, valo­res, acti­tu­des y per­cep­cio­nes, len­gua­je, poder y auto­ri­dad, fuer­za coer­ci­ti­va, capi­tal social, par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, entre otros. Todo para cono­cer lo que real­men­te intere­sa a los mili­ta­res: los insur­gen­tes, sus obje­ti­vos, moti­va­cio­nes, apo­yo o tole­ran­cia de la pobla­ción hacia ellos, sus capa­ci­da­des y vul­ne­ra­bi­li­da­des, for­mas de orga­ni­za­ción, líde­res y per­so­na­li­da­des cla­ves, acti­vi­da­des y rela­cio­nes polí­ti­cas, liber­tad de movi­mien­to, sus­ten­tos logís­ti­cos, finan­cie­ros y de inte­li­gen­cia, nue­vos reclu­tas, arma­men­to y capa­ci­da­des mili­ta­res, entre­na­mien­to, etcé­te­ra» Gil­ber­to López y Rivas: Inte­li­gen­cia en la con­tra­in­sur­gen­cia, http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx, 14 de diciem­bre de 2007..

    Guerras culturales y pueblos en lucha

    La colo­ni­za­ción cul­tu­ral que hemos ana­li­za­do es par­te de un pro­ce­so más amplio que recu­rre a la gue­rra cul­tu­ral, que a su vez es una par­te de una estra­te­gia impe­ria­lis­ta más amplia, la de la gue­rra per­ma­nen­te. A. Recal­de ha estu­dia­do par­te de esta diná­mi­ca glo­bal des­de la pers­pec­ti­va con­cre­ta del papel juga­do por la indus­tria del cine como ele­men­to cla­ve de la colo­ni­za­ción cul­tu­ral yan­qui. Ha sin­te­ti­za­do cin­co pun­tos: uno, hace apo­lo­gía del orden repre­si­vo interno a Esta­dos Uni­dos; dos, cons­tru­ye los «enemi­gos exter­nos» a los que hay que ata­car, des­truir y saquear por la impor­tan­cia de sus recur­sos; tres, usan­do al «peli­gro externo» legi­ti­ma el con­trol, la vigi­lan­cia y la repre­sión inter­na; cua­tro, legi­ti­ma el papel de las fuer­zas mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas y, cin­co, insis­te en que el des­tino yan­qui es sal­var al mun­do Aritz Recal­de: La colo­ni­za­ción cul­tu­ral. Par­te I: La indus­tria cul­tu­ral nor­te­ame­ri­ca­na y la gue­rra per­ma­nen­te, http://​www​.rebe​lion​.org, 10 de octu­bre de 2009..

    La «gue­rra cul­tu­ral», según E. Acos­ta Matos, debe ser enten­di­da de for­ma amplia, a esca­la mun­dial, y no mera­men­te res­trin­gi­da a esca­la esta­tal, entre diver­sos com­po­nen­tes de la «cul­tu­ra» de un país. La «gue­rra cul­tu­ral» es así el con­jun­to de pre­sio­nes ideo­ló­gi­cas, cul­tu­ra­les, artís­ti­cas, cien­tí­fi­cas, etcé­te­ra, que el impe­ria­lis­mo rea­li­za con­tra los pue­blos que se nie­gan a ple­gar­se a sus exi­gen­cias:

    «Las gue­rras cul­tu­ra­les for­man y for­ma­rán par­te des­ta­ca­da en las estra­te­gias mun­dia­les de domi­na­ción y expan­sión impe­ria­lis­tas en el siglo XXI, de hecho su ori­gi­na­li­dad radi­ca, pre­ci­sa­men­te, en que son las que mejor expre­san, y de mane­ra más con­cen­tra­da, los cam­bios sufri­dos por los meca­nis­mos de pene­tra­ción, domi­na­ción y recon­quis­ta del impe­ria­lis­mo en nues­tros días, que a su vez refle­jan, a fin de cuen­tas, los cam­bios expe­ri­men­ta­dos en la pro­fun­di­dad de su sis­te­ma pro­duc­ti­vo y repro­duc­ti­vo. No son las fron­te­ras terres­tres, aéreas o marí­ti­mas las que debe­rán ser vul­ne­ra­das para implan­tar el domi­nio uni­ver­sal del capi­tal; no son ejér­ci­tos enemi­gos a los que hay que derro­tar en el cam­po de bata­lla para izar sobre terri­to­rio ocu­pa­do las ban­de­ras de las metró­po­lis ni obli­gar a las nacio­nes ven­ci­das a abrir­se a su insa­cia­ble sed de mer­ca­dos y ganan­cias. Hoy los arro­lla­do­res avan­ces en las cien­cias, las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y las tec­no­lo­gías hacen de la esfe­ra cul­tu­ral y de la men­te de los hom­bres el cam­po de bata­lla defi­ni­ti­vo, la últi­ma fron­te­ra a con­quis­tar, el últi­mo reduc­to enemi­go a asal­tar» Elia­des Acos­ta Matos: Las gue­rras cul­tu­ra­les: inti­man­do con la his­to­ria, http://​www​.rebe​lion​.org, 27 de diciem­bre de 2008..

    Las gue­rras cul­tu­ra­les pue­den ser ras­trea­das des­de la épo­ca de Roma, si no antes, ya que ésta «tole­ra­ba las reli­gio­nes aje­nas mien­tras no supu­sie­ran una ame­na­za para su domi­nio, pero no vaci­la­ba en aplas­tar las cos­tum­bres reli­gio­sas que for­ta­le­cían la iden­ti­dad local de sus súb­di­tos más revol­to­sos» Roger Osbor­ne: Civi­li­za­ción, op. cit., p. 131.. En el escla­vis­mo la gue­rra cul­tu­ral tenía unas limi­ta­cio­nes pre­ci­sas, que la bur­gue­sía ha supe­ra­do por­que se tra­ta de otro modo de pro­duc­ción. Pero, como en la anti­güe­dad, si falla la gue­rra cul­tu­ral el impe­ria­lis­mo, fue­ra el romano o el yan­qui, no tie­ne más reme­dio que recu­rrir a la gue­rra clá­si­ca, a la inva­sión mili­tar. En la tesis de E. Acos­ta se echa en fal­ta esta pre­ci­sión así como la inter­ac­ción entre las pre­sio­nes mili­ta­res, eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, por un lado, y por otro la gue­rra cul­tu­ral. La tesis de E. Acos­ta da la sen­sa­ción de que lo mili­tar ha per­di­do fuer­za fren­te a lo cul­tu­ral pero la reali­dad mues­tra que, pri­me­ro, son las con­tra­dic­cio­nes inter­nas de los pue­blos las cau­san­tes de su derro­ta; segun­do, que estas con­tra­dic­cio­nes son azu­za­das por pre­sio­nes eco­nó­mi­co-mili­ta­res exter­nas y que, ter­ce­ro, la gue­rra cul­tu­ral, sien­do impor­tan­te, es una par­te del pro­ce­so, no el pro­ce­so mis­mo.

    Por ejem­plo, la inter­ac­ción entre ser­vi­cios de inte­li­gen­cia y pre­sión cul­tu­ral es inne­ga­ble, como ha demos­tra­do J. Petras en su estu­dio sobre las estre­chas cone­xio­nes entre la CIA y la Fun­da­ción Ford James Petras: Impe­rio vs resis­ten­cia, Casa Edi­to­ra Abril, La Haba­na 2004, pp. 38–42., que como es sabi­do tie­ne una espe­cial inci­den­cia en la evo­lu­ción de las modas cul­tu­ra­les bur­gue­sas. Tenien­do en cuen­ta estas inter­ac­cio­nes la gue­rra cul­tu­ral, en sí mis­ma una reali­dad, debe ser teni­da como un capí­tu­lo impor­tan­te de lo que muchos defi­nen como «gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción» Jut­ta Sch­mitt: Gue­rra de Cuar­ta Gene­ra­ción: Tras­tor­nan­do nues­tras men­tes hacia la sumi­sión total, http://​www​.lahai​ne​.org, 25 de agos­to de 2009. y que con­sis­te en la efec­ti­va inte­gra­ción en una estra­te­gia úni­ca de agre­sio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les y pro­pa­gan­dís­ti­cas, y mili­ta­res. Pero fue F. Sto­nor Saun­ders la que en 1999 publi­có la demo­le­do­ra inves­ti­ga­ción sobre la gue­rra cul­tu­ral que la CIA lle­va­ba prac­ti­can­do con­tra el socia­lis­mo y comu­nis­mo des­de hacía déca­das. Inte­lec­tua­les «apo­lí­ti­cos y neu­tra­les» e inclu­so «pro­gre­sis­tas» que­da­ron al des­cu­bier­to como agen­tes volun­ta­rios o invo­lun­ta­rios, incons­cien­tes, de la CIA. Tie­ne razón C. M. Tur Car­los M. Tur Donat­ti: La CIA y la Gue­rra Cul­tu­ral, http://​www​.vol​tai​re​net​.org cuan­do dice que el libro de Saun­ders no pres­ta aten­ción a otros con­ti­nen­tes, espe­cial­men­te a Cen­troa­mé­ri­ca y Suda­mé­ri­ca, y por eso apor­ta sus pro­pias inves­ti­ga­cio­nes y reco­men­da­cio­nes al res­pec­to. De cual­quier modo, el con­cep­to de «gue­rra cul­tu­ral» que aho­ra tra­ta­mos es más pro­fun­do que el desa­rro­lla­do por Saun­ders y C. M. Tur.

    Pero aho­ra nos intere­sa insis­tir en la rela­ción entre las gue­rras cul­tu­ra­les y todo lo que hemos vis­to arri­ba sobre la «vio­len­cia epis­té­mi­ca» por citar uno de los varios sinó­ni­mos sobre la dia­léc­ti­ca entre ideo­lo­gía bur­gue­sa y vio­len­cia sim­bó­li­ca capi­ta­lis­ta. En este sen­ti­do R. Gon­zá­lez nos ayu­da mucho cuan­do estu­dian­do la rela­ción entre hege­mo­nía impe­ria­lis­ta y gue­rra cul­tu­ral sos­tie­ne que debe­mos:

    «con­ce­bir la hege­mo­nía como un fenó­meno mul­ti­di­men­sio­nal, más allá de los lími­tes del pode­río eco­nó­mi­co y mili­tar, basa­do en la capa­ci­dad para gene­ra­li­zar una visión del mun­do. El pode­río mili­tar y la orga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca, para ser efi­ca­ces, deben cons­truir “dis­cur­sos de ver­dad” y con­ven­cer de su infa­li­bi­li­dad y de su inma­nen­cia, al tiem­po que deben estar inte­gra­dos a una visión del mun­do capaz de brin­dar expli­ca­cio­nes cohe­ren­tes en todos los cam­pos, sin olvi­dar el de la vida coti­dia­na. El sopor­te de la hege­mo­nía radi­ca en la capa­ci­dad para uni­ver­sa­li­zar la con­cep­ción pro­pia del mun­do, de modo tal que des­pla­ce la pers­pec­ti­va de un mun­do pen­sa­do sobre otras bases, al pun­to de lle­gar a admi­tir­lo como desea­ble pero impo­si­ble de alcan­zar. En con­se­cuen­cia, des­de la pers­pec­ti­va hege­mó­ni­ca actual, la bata­lla pri­me­ra es con­tra cual­quier posi­bi­li­dad de orga­ni­za­ción dis­tin­ta de la capi­ta­lis­ta, sin dis­tin­guir si se tra­ta de heren­cias cul­tu­ra­les, prin­ci­pios reli­gio­sos o tra­di­cio­nes, inven­cio­nes, uto­pías, indis­ci­pli­nas o rebel­días» Rolan­do Gon­zá­lez Patri­cio: Hege­mo­nía y gue­rra cul­tu­ral, http://​www​.cuba​so​cia​lis​ta​.cu, julio de 2005..

    El autor expo­ne la impor­tan­cia del con­su­mo de la cul­tu­ra pro­du­ci­da por las trans­na­cio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nas que mayo­ri­ta­ria­men­te mono­po­li­zan la indus­tria cul­tu­ral, una de las más pode­ro­sas de Esta­dos Uni­dos.

    La pro­duc­ción de «dis­cur­sos de ver­dad» se rea­li­za den­tro de la lógi­ca del capi­tal, de su vio­len­cia implí­ci­ta e invi­si­ble, sim­bó­li­ca y cul­tu­ral, pero tam­bién mate­rial cuan­do es nece­sa­rio. Y es aquí en don­de tene­mos que avan­zar un poco más, has­ta lle­gar a la socio­lo­gía en cuan­to for­ma «cien­tí­fi­ca» de la ideo­lo­gía bur­gue­sa. Sobre la psi­co­lo­gía, la psi­quia­tría, el psi­co­aná­li­sis, etcé­te­ra, hemos vis­to lo fun­da­men­tal ante­rior­men­te, así que aho­ra vamos a hablar sobre socio­lo­gía, sin pre­ten­der abar­car amplia­men­te un pro­ble­ma casi inabar­ca­ble, a no ser que le dedi­cá­se­mos un libro a él solo. Al igual que en la antro­po­lo­gía y en otras ramas de las «cien­cias socia­les», en la socio­lo­gía tam­bién exis­ten inves­ti­ga­do­res de izquier­da e inclu­so comu­nis­tas, pero los pun­tos de rup­tu­ra entre el mar­xis­mo y el grue­so de la socio­lo­gía radi­ca, uno, en que el pri­me­ro estruc­tu­ra su méto­do alre­de­dor del pro­ce­so de pro­duc­ción y el segun­do lo hace alre­de­dor del pro­ce­so de cir­cu­la­ción, y que el pri­me­ro apli­ca la dia­léc­ti­ca y el segun­do no. Aho­ra no pode­mos exten­der­nos en estos pun­tos de rup­tu­ra que deter­mi­nan todos los demás y que se sin­te­ti­zan tan­to en la crí­ti­ca de Marx a Com­te, y que no repro­du­ci­mos aquí «Car­ta de Marx a Engels del 7 de julio de 1866», en Car­tas sobre las cien­cias de la natu­ra­le­za y las mate­má­ti­cas, Anagra­ma, Bar­ce­lo­na 1975, p. 48., en la que, entre otras cosas, sale en defen­sa de Hegel, como, pro­fun­di­zan­do en esta crí­ti­ca deci­si­va, en el plan­tea­mien­to de H. Lefreb­vre cuan­do hun­de el posi­ti­vis­mo Hen­ri Lefeb­vre: Lógi­ca for­mal, lógi­ca dia­léc­ti­ca, Siglo XXI, Madrid 1972, pp. 84–87. de Com­te por su inca­pa­ci­dad para enten­der la dia­léc­ti­ca de lo social.

    Podrá obje­tar­se que des­de Com­te la socio­lo­gía ha varia­do mucho, ha asu­mi­do par­te de las crí­ti­cas mar­xis­tas y ha mejo­ra­do su capa­ci­dad de estu­dio de las con­tra­dic­cio­nes socia­les. Care­ce­mos de espa­cio para exten­der­nos en esta cues­tión, par­te de la cual vol­ve­re­mos a tocar más ade­lan­te. Aho­ra nos intere­sa reco­men­dar la sín­te­sis demo­le­do­ra sobre la socio­lo­gía de Com­te rea­li­za­da por M. Mar­tín Serrano, en la que demues­tra la con­ti­nui­dad de una mis­ma ideo­lo­gía bur­gue­sa a lo lar­go de las diver­sas modas socio­ló­gi­cas des­de Com­te has­ta la teo­ría de los sis­te­mas, siem­pre man­te­nien­do «la apa­rien­cia de neu­tra­li­dad […] de cien­ti­fi­ci­dad […] apli­ca­da al con­trol social» Manuel Mar­tín Serrano: Com­te, el padre nega­do, Akal, Madrid 1976, p. 97.. Según dice este autor, Com­te es el «padre nega­do» de la socio­lo­gía por­que no dudó en defen­der públi­ca­men­te que el obje­ti­vo de su nue­va «cien­cia» era sal­var el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. El grue­so de la socio­lo­gía sigue con ese mis­mo obje­ti­vo pero sin reco­no­cer­lo ofi­cial­men­te. Para comien­zos de la déca­da de 1960 era inne­ga­ble que en Esta­dos Uni­dos la socio­lo­gía era una «indus­tria» con miles de tra­ba­ja­do­res Roger Girod: «La inves­ti­ga­ción socio­ló­gi­ca y el pro­gre­so social», en Mar­xis­mo y socio­lo­gía, J. Álva­rez Edi­tor, Bue­nos Aires 1964, pp. 162–169. sub­ven­cio­na­da gene­ro­sa­men­te por gran­des capi­ta­lis­tas como Roc­ke­fe­ller, Car­ne­gie y otros, por uni­ver­si­da­des pri­va­das, por el gobierno fede­ral y has­ta por gru­pos finan­cie­ros que bus­ca­ban, ade­más de infor­ma­ción para sus nego­cios, tam­bién la crea­ción de peque­ños cen­tros pri­va­dos de inves­ti­ga­ción socio­ló­gi­ca que sir­vie­ran de tapa­de­ra para inver­tir en bol­sa y defrau­dar al fis­co.

    Como deci­mos, más ade­lan­te cri­ti­ca­re­mos con más deta­lle el papel de la socio­lo­gía en la jus­ti­fi­ca­ción del capi­ta­lis­mo des­de fina­les del siglo XX, para lo que sim­ple­men­te ten­dría­mos que leer a Weber, su defen­sa del impe­ria­lis­mo ale­mán de comien­zos del siglo XX y su satis­fe­cho orgu­llo al dar una con­fe­ren­cia con­tra el mar­xis­mo Weber: «El socia­lis­mo», en Escri­tos polí­ti­cos, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1999, pp. 305–349. a la ofi­cia­li­dad del ejér­ci­to ale­mán en verano de 1918; o limi­tar­nos a ver el tra­ba­jo rea­li­za­do por Durk­heim en el for­ta­le­ci­mien­to del impe­ria­lis­mo fran­cés, en su defen­sa del socia­lis­mo utó­pi­co y en su crí­ti­ca del socia­lis­mo mar­xis­ta con sus vul­ga­ri­da­des sobre que las dife­ren­cias entre el «socia­lis­mo» y el «comu­nis­mo» radi­can en sus dife­ren­tes alter­na­ti­vas al con­su­mo Émi­le Durk­heim: El socia­lis­mo, Edit. Nacio­nal, Madrid 1982, p. 145., o el papel de Pare­to con el impe­ria­lis­mo ita­liano, o la opción anti­bol­che­vi­que de Soro­kin, y un inaca­ba­ble etcé­te­ra. R. Lanz ha resu­mi­do la incom­pa­ti­bi­li­dad últi­ma entre mar­xis­mo y socio­lo­gía negan­do el argu­men­to mayor de ésta, negan­do que exis­ta «lo social» Rigo­ber­to Lanz: Mar­xis­mo y socio­lo­gía, Fon­ta­ma­ra, Bar­ce­lo­na 1981, pp. 163–164., que es supues­ta­men­te el obje­ti­vo pro­pio de la socio­lo­gía. Lanz sos­tie­ne que sí exis­te «lo eco­nó­mi­co», «lo polí­ti­co» y «lo ideo­ló­gi­co-cul­tu­ral», inter­ac­tuan­do siem­pre den­tro de la tota­li­dad social capi­ta­lis­ta, en la que, al final, «lo eco­nó­mi­co» deter­mi­na al res­to. Pero «lo social» no exis­te como esfe­ra espe­cí­fi­ca, cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­cia­da, por­que, en reali­dad, está den­tro de las demás. Esta­mos de acuer­do con esta crí­ti­ca que nos expli­ca el por qué de la supi­na igno­ran­cia de los soció­lo­gos en todo lo rela­cio­na­do con la eco­no­mía, con la polí­ti­ca y con la cul­tu­ra e ideo­lo­gía. Por su par­te, A. Rome­ro Reyes estu­dia las rela­cio­nes entre eco­no­mía bur­gue­sa, «cien­cia social», alie­na­ción y feti­chis­mo, ade­lan­tan­do razo­nes para el pos­te­rior capí­tu­lo sobre la socio­lo­gía como arma del impe­ria­lis­mo y para el deba­te sobre la con­fron­ta­ción entre el «mar­xis­mo euro­cén­tri­co» y el «mar­xis­mo lati­noa­me­ri­cano» des­de la pers­pec­ti­va de la colo­ni­za­ción del pen­sa­mien­to crí­ti­co lati­noa­me­ri­cano Anto­nio Rome­ro Reyes: Teo­ría eco­nó­mi­ca y cien­cias socia­les: Alie­na­ción, feti­chis­mo y colo­ni­za­ción, http://​www​.corren​troig​.org, 27 de sep­tiem­bre de 2009 por la razón ins­tru­men­tal, meca­ni­cis­ta y gra­dua­lis­ta euro­cén­tri­ca.

    Vea­mos sola­men­te tres ejem­plos de cómo la socio­lo­gía, ais­la­da de lo real en su bur­bu­ja «cien­tí­fi­ca», ela­bo­ra «teo­rías» en bene­fi­cio de la cla­se domi­nan­te. El pri­me­ro es la explí­ci­ta reco­men­da­ción que hace el Manual de Terro­ris­mo y Gue­rri­lla Urba­na antes cita­do, en su capí­tu­lo sép­ti­mo «Aná­li­sis de inte­li­gen­cia del terro­ris­mo», sobre la nece­si­dad de usar méto­dos tales comos la induc­ción y la deduc­ción, pero muy espe­cial­men­te la deno­mi­na­da «teo­ría de los jue­gos», que ya fue des­tro­za­da teó­ri­ca­men­te por D. Ben­saïd cuan­do demos­tró que «luchar no es jugar» Daniel Ben­saïd: Marx intem­pes­ti­vo, Edic. Herra­mien­ta, Bue­nos Aires 2003, pp. 187–243.. El segun­do, es la ver­bo­rrea hue­ca y refor­mis­ta de la socio­lo­gía ofi­cial espa­ño­la cuan­do se enfren­ta a uno de los pro­ble­mas deci­si­vos, el del Esta­do como cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de las diver­sas frac­cio­nes de la bur­gue­sía des­de los intere­ses de la más pode­ro­sa. En una exten­sa com­pi­la­ción de tex­tos que vol­ve­re­mos a usar des­pués, apa­re­cen varios artícu­los sobre el Levia­tán, escri­to por Hob­bes en 1651. Los auto­res no hacen nin­gún esfuer­zo por com­pa­rar la ver­sión hob­be­sia­na del Esta­do de la mitad del siglo XVII, pro­gre­sis­ta com­pa­ra­da con el poder medie­val, con su evo­lu­ción des­de enton­ces has­ta aho­ra, y menos aún refle­xio­nan sobre la con­tra­dic­ción hob­be­sia­na entre el dere­cho abs­trac­to a la rebe­lión con­tra la injus­ti­cia y la defen­sa del poder repre­si­vo del Esta­do AA.VV.: His­to­ria de la filo­so­fía, Edit. Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo I, pp. 212–214. por Hob­bes, cuya filo­so­fía es defi­ni­da por J. M. Ber­mu­do como «la razón del orden» José Manuel Ber­mu­do: La Filo­so­fía moder­na y su pro­yec­ción con­tem­po­rá­nea, Bar­ca­no­va, Bar­ce­lo­na 1983, pp. 54–60.. Tam­po­co ana­li­zan si Hob­bes par­tía de una inter­pre­ta­ción equi­vo­ca­da de la «natu­ra­le­za huma­na», según afir­ma E. Gell­ner Ernest Gell­ner: Antro­po­lo­gía y polí­ti­ca, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1999, p. 233.. La atem­po­ra­li­dad y el olvi­do de la his­to­ria, o sea, la nega­ción de la dia­léc­ti­ca, apa­re­ce en el tex­to de F. Valles­pín sobre todo en su capí­tu­lo sobre «el con­ser­va­cio­nis­mo del mie­do» Fer­nan­do Valles­pín: «¿Vuel­ve el Levia­tán?», en Lo que hacen los soció­lo­gos, CIS, Madrid 2007, pp. 213–215. reple­to de tópi­cos ofi­cia­les como los del mie­do al «terro­ris­mo» isla­mis­ta y otros más, pero sin refe­ren­cia algu­nas a las explo­ta­cio­nes y a las vio­len­cias capi­ta­lis­tas.

    La crí­ti­ca mar­xis­ta a la socio­lo­gía que­da con­fir­ma­da al leer dos de las ponen­cias reco­gi­das en este com­pen­dio. Ambas están rea­li­za­das por soció­lo­gos rela­cio­na­dos de algún modo con Eus­kal Herria, y escri­tas en unos años espe­cial­men­te duros y ten­sos. Nin­gu­na de las dos dedi­ca una sola pala­bra a la reali­dad vas­ca, que no exis­te para las refle­xio­nes socio­ló­gi­cas sobre el Levia­tán espa­ñol. G. Gat­ti, que estu­dia la cri­sis de la socio­lo­gía y la cri­sis del Esta­do-nación no inten­ta pisar el sue­lo de las con­tra­dic­cio­nes reales del Esta­do y los pue­blos y sus cla­ses socia­les, con­tra­dic­cio­nes que en Eus­kal Herria esta­llan por todas par­tes, sino que se refu­gia en el reino de la nada pro­po­nien­do el estu­dio del «des­aco­ple» Gabriel Gat­ti: «Oiga, señor pro­fe­sor, y si el Levia­tán ya no exis­te, ¿para qué la teo­ría socio­ló­gi­ca», en Lo que hacen los soció­lo­gos, op. cit., pp. 78–79. entre la socio­lo­gía y la socie­dad, lo que no resuel­ve abso­lu­ta­men­te nada aun­que garan­ti­za a la cas­ta socio­ló­gi­ca su sala­rio a per­pe­tui­dad ya que podrá seguir diva­gan­do sobre lo inexis­ten­te. A. Gurrutxa­ga pare­ce ser algo más explí­ci­to, pero esta apa­rien­cia des­apa­re­ce cuan­do nos fija­mos en su pro­pues­ta últi­ma al decir que la esta­ta­li­dad «se cons­ti­tu­ye en la con­fi­gu­ra­ción polí­ti­ca que per­mi­te par­ti­ci­par en la red y en el jue­go del repar­to del poder. Los gobier­nos micro, las orga­ni­za­cio­nes meso y las redes macro, con­fi­gu­ran un terri­to­rio don­de son la inter­de­pen­den­cia y el jue­go de la rela­ción los que man­tie­nen abier­ta la fron­te­ra de la rela­ción» Ander Gurrutxa­ga Abad: «Sobre el Esta­do-nación: La Esta­ta­li­dad o los Sue­ños de Levia­tán», en Lo que hacen los soció­lo­gos, op. cit., p. 203.. Cual­quie­ra que conoz­ca lo más míni­mo de la reali­dad vas­ca sabe que estas pala­bras de A. Gurrutxa­ga dis­tor­sio­nan total­men­te la reali­dad de repre­sión sis­te­má­ti­ca y nega­ción de dere­chos demo­crá­ti­cos ele­men­ta­les impues­ta por el Esta­do espa­ñol. La socio­lo­gía de este autor sir­ve pre­ci­sa­men­te para las con­tra­dic­cio­nes socia­les en base a una pala­bre­ría asa­la­ria­da que úni­ca­men­te bene­fi­cia al Esta­do espa­ñol.

    El ter­cer y últi­mo ejem­plo sobre­co­ge por­que mues­tra cómo el impe­ria­lis­mo uti­li­za todas las tác­ti­cas e ins­tru­men­tos a su dis­po­si­ción, crean­do los que hagan fal­ta, nos lo ofre­ce A. Brot en su ter­ce­ra entre­ga sobre la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na de la «gue­rra sin fin». Comen­tan­do la tesis geno­ci­da de que nada menos que 100 millo­nes de jóve­nes musul­ma­nes son «super­fluos», el autor aña­de que:

    «Die Zeit, que fue­ra otro­ra el prin­ci­pal sema­na­rio libe­ral, el por­taes­tan­dar­te del “huma­nis­mo lai­co” y del atlan­ti­cis­mo ilus­tra­do, es aho­ra el buque insig­nia del neo­con­ser­va­du­ris­mo neo­li­be­ral, un híbri­do de The New Repu­blicNatio­nal Review, es infa­ti­ga­ble en su misión de con­ver­tir a sus lec­to­res, en su mayo­ría edu­ca­dos, a las nue­vas exi­gen­cias de la alian­za ale­ma­na con Israel y Esta­dos Uni­dos. Abrió sus pági­nas a los que se dedi­can a sem­brar el odio dis­fra­za­do de cien­cias socia­les, con mer­can­cías que tie­nen un pare­ci­do extra­ño con las que fue­ron pre­go­na­das en sus días por los ideó­lo­gos de la extre­ma dere­cha. Entre ellos se encuen­tra el soció­lo­go Gun­nar Hein­sohn, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bre­men, don­de diri­ge el Ins­ti­tu­to Rap­hael Lem­kin de Inves­ti­ga­ción Com­pa­ra­ti­va del Geno­ci­dio. Sos­tie­ne que la “hiper­tro­fia juve­nil” –el rápi­do aumen­to de jóve­nes des­em­plea­dos o subem­plea­dos en los paí­ses islá­mi­cos– enfren­ta a Occi­den­te con el impe­ra­ti­vo de selec­cio­nar­los para evi­tar que la ame­na­za terro­ris­ta lle­gue a ser incon­tro­la­ble: sea ins­ti­gan­do gue­rras civi­les en esos paí­ses o median­te la inter­ven­ción (se podría cali­fi­car­las de “gue­rras de sanea­mien­to demo­grá­fi­co”). En Die Zeit desa­rro­lló esta tesis con refe­ren­cia a los pro­ble­mas que los “civi­li­za­dos” israe­líes encuen­tran al enca­rar a los bár­ba­ros terro­ris­tas y, espe­cial­men­te, a los ata­can­tes sui­ci­das. Los pales­ti­nos, sin embar­go, pre­sen­tan para él, en pocas pala­bras, no sólo el pro­ble­ma terro­ris­ta sino la gene­ra­ción de una socie­dad par­ti­cu­lar­men­te depra­va­da y defec­tuo­sa que inclu­so pro­du­ce muje­res ata­can­tes sui­ci­das. Hein­sohn no ve, por lo tan­to, dife­ren­cia algu­na entre la mujer hutu que enar­bo­la un mache­te para matar a sus veci­nos tutsi y la mujer pales­ti­na que se colo­ca un cin­tu­rón con explo­si­vos para matar a inocen­tes civi­les israe­líes» Axel Brot: Pre­pa­ra­ción para la gue­rra sin fin, http://​www​.rebe​lion​.org, 26 de mar­zo de 2008..

    Pue­de obje­tar­se que G. Hein­sohn es un soció­lo­go ais­la­do entre miles de pro­fe­sio­na­les de esta «cien­cia», o como ha dicho R. Girod, tra­ba­ja­do­res de esta «indus­tria»; pero, tras lo que hemos vis­to, la socio­lo­gía está estruc­tu­ra­da pre­ci­sa­men­te para faci­li­tar la for­mu­la­ción de pro­pues­tas de esta índo­le bajo apa­rien­cia cien­tí­fi­ca. Poco antes hemos repa­sa­do muy rápi­da­men­te las cone­xio­nes de soció­lo­gos tan impor­tan­tes como Weber, Durk­heim, Pare­to, Soro­kin con el impe­ria­lis­mo en gene­ral y con sus res­pec­ti­vas bur­gue­sías en con­cre­to, del mis­mo modo que hemos vis­to que Com­te era «el padre nega­do» por la socio­lo­gía de siem­pre por­que su sin­ce­ro con­ser­va­du­ris­mo no con­vie­ne a la ima­gen neu­tral y has­ta pro­gre­sis­ta de la cas­ta socio­ló­gi­ca. Den­tro de las ideo­lo­gías par­ti­cu­la­res de éstos y otros soció­lo­gos, la men­ta­li­dad occi­den­tal y euro­peís­ta ha sido un ele­men­to cohe­sio­na­dor de sus teo­rías. Como siem­pre, debe­mos rea­li­zar una doble y uni­ta­ria crí­ti­ca para des­cu­brir las con­tra­dic­cio­nes del pro­ble­ma que ana­li­za­mos. Por un lado, intro­du­cir­nos en lo más pro­fun­do de sus raí­ces his­tó­ri­cas y de su pre­sen­te y, por otro lado, y a la vez, rela­cio­nar el movi­mien­to de sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas con el con­tex­to externo que envuel­ve a este pro­ble­ma. En el tema que tra­ta­mos, el terro­ris­mo, pode­mos des­cu­brir la cone­xión entre ambos pasos simul­tá­neos siguien­do con el méto­do que tan­to hemos apli­ca­do en estas pági­nas, el de estu­diar la his­to­ria mili­tar de los pue­blos para des­cu­brir en ella, en sus prác­ti­cas, lo que no pue­den com­pren­der las «cien­cias socia­les» domi­nan­tes.

    Las resis­ten­cias fre­cuen­te­men­te deses­pe­ra­das de los pue­blos «atra­sa­dos» a acep­tar incon­di­cio­nal­men­te los bene­fi­cios de la «supe­rior» cul­tu­ra euro­pea, asom­bró y des­con­cer­tó a los occi­den­ta­les, y del mis­mo modo en que la «cues­tión social», «lo social», fue un obje­to de estu­dio crea­do para expli­car y ven­cer la resis­ten­cias de las cla­ses explo­ta­das inter­nas, y del mis­mo modo en que el Esta­do y su buro­cra­cia fue otro obje­to de estu­dio crea­do para expli­car y ven­cer las resis­ten­cias de Esta­dos euro­peos más débi­les a las exi­gen­cias de los más pode­ro­sos, tam­bién las «cien­cias socia­les» se mol­dea­ron y crea­ron obje­tos de estu­dio des­ti­na­dos a com­pren­der y ven­cer las resis­ten­cias de los pue­blos «atra­sa­dos». Son cono­ci­dos los impac­tos en el pen­sa­mien­to euro­peo de la suble­va­ción diri­gi­da por Túpac Ama­ru de 1780, de la revo­lu­ción en Hai­tí de 1789, de las inter­mi­ten­tes resis­ten­cias chi­nas a los ata­ques euro­peos duran­te el siglo XIX, de la suble­va­ción de los cipa­yos en 1857, de la gue­rra de Sudán de fina­les del siglo XIX, e inclu­so de las resis­ten­cias de los boers sud­afri­ca­nos de ori­gen euro­peo a las inva­sio­nes ingle­sas entre 1880 y 1892, sin hablar de las gue­rras zulúes, y de la vic­to­ria de Japón sobre Rusia en 1905. Sin embar­go, la lis­ta es mucho más exten­sa y pro­lon­ga­da en el tiem­po. Vamos a ver unos pocos ejem­plos siguien­do un orden cro­no­ló­gi­co:

    El pri­me­ro es el des­pre­cio racis­ta del ejér­ci­to fran­cés a los mexi­ca­nos al comien­zo de su inva­sión en 1862, o dicho en pala­bras del gene­ral Latri­lle: «Tene­mos sobre los mexi­ca­nos tal supe­rio­ri­dad de raza, orga­ni­za­ción, dis­ci­pli­na, mora­li­dad y ele­va­dos sen­ti­mien­tos, que os rue­go digáis al empe­ra­dor que a par­tir de este momen­to y a la cabe­za de 6.000 hom­bres, soy el amo de Méxi­co» Car­los Roca: San­gre de valien­tes, RBA, Bar­ce­lo­na 2007, p. 143.. No hace fal­ta recor­dar que, tras la pri­me­ra bata­lla con los «infe­rio­res» mexi­ca­nos en Pue­bla el 5 de mayo, el colo­nia­lis­mo fran­cés tuvo que enviar a toda pri­sa 30.000 sol­da­dos más, y hace menos fal­ta decir que el Esta­do fran­cés per­dió la gue­rra.

    El segun­do narra cómo los nor­te­ame­ri­ca­nos no pudie­ron dar cré­di­to a las noti­cias que ase­gu­ra­ban que los siux habían aplas­ta­do a la caba­lle­ría man­da­da por Cus­ter en Little Big­horn en 1876, y ante la inne­ga­ble ver­dad de la derro­ta ter­mi­na­ron cre­yen­do que en reali­dad el jefe Toro Sen­ta­do no era un indio como los demás, bár­ba­ro, atra­sa­do e igno­ran­te, sino un blan­co dis­fra­za­do de indio apo­da­do Bison­te. Los nor­te­ame­ri­ca­nos no podían ima­gi­nar que Toro Sen­ta­do hubie­ra emplea­do tác­ti­cas uti­li­za­das por Napo­león Evan S. Con­nell: Cus­ter: La masa­cre del 7º de caba­lle­ría, RBA, Bar­ce­lo­na 2006, p. 289..

    El ter­ce­ro es espe­cial­men­te valio­so por­que tuvo un efec­to muy impor­tan­te en la for­ma­ción de la teo­ría leni­nis­ta de la opre­sión nacio­nal. Lenin sin­tió una pro­fun­da admi­ra­ción por la resis­ten­cia nacio­nal chi­na Lenin: La gue­rra con Chi­na, Obras Com­ple­tas, op. cit., tomo 4, pp. 397–402. con­tra la inva­sión inter­na­cio­nal de fina­les del siglo XIX, diri­gi­da por el Movi­mien­to Yije­tuan o Socie­dad de Jus­ti­cia y Armo­nía cuya fuer­za mayo­ri­ta­ria era el cam­pe­si­na­do. Los ejér­ci­tos inva­so­res no espe­ra­ban encon­trar­se con una resis­ten­cia popu­lar tan orga­ni­za­da e impla­ca­ble, repi­tién­do­se una espe­cie de ley según la cual: «toda fuer­za con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria se sobre­es­ti­ma siem­pre y menos­pre­cia la fuer­za de la revo­lu­ción popu­lar. Los inva­so­res salie­ron de Tien­tsin cre­yen­do que en un par de horas podrían lle­gar a Pekín. Pero por la acción del Movi­mien­to Yije­tuan, su plan se vino aba­jo. Para lle­gar a Lang­fang, a esca­sos 60 kiló­me­tros de Tien­tsin, emplea­ron cin­co días y allí per­ma­ne­cie­ron inmo­vi­li­za­dos» AA.VV.: El Movi­mien­to Yije­tuan, Edic. Len­guas Extran­je­ras, Pekín 1978, p. 61.. Los cam­pe­si­nos habían des­trui­do las vías del tren, las carre­te­ras y los puen­tes esta­ban cor­ta­dos, y apli­ca­ban todos los méto­dos de lucha con­tra los inva­so­res que sólo podían mover­se de noche y con muchas pre­cau­cio­nes. Pero enton­ces la cla­se rica de la región de Tien­tsin nego­ció con el enemi­go un acuer­do de cola­bo­ra­ción, vol­vien­do su arti­lle­ría AA.VV.: El Movi­mien­to Yije­tuan, op. cit., p. 66. con­tra el Movi­mien­to Yije­tuan mucho más nume­ro­so pero casi des­ar­ma­do, cau­sán­do­le gra­ves pér­di­das. La región fue ocu­pa­da por los impe­ria­lis­tas has­ta agos­to de 1902.

    El cuar­to ejem­plo mues­tra cómo el sen­ti­mien­to de supe­rio­ri­dad euro­cén­tri­ca era tan acen­tua­do en los ser­vi­cios poli­cia­les espa­ño­les duran­te la inva­sión de Marrue­cos, que fue­ron inca­pa­ces de detec­tar no sólo la pro­gre­si­va radi­ca­li­za­ción de las pobla­cio­nes de la zona, sino lo que es peor, que inclu­so siguie­ron cre­yen­do en la «fide­li­dad a Espa­ña» de muchas cabi­las que ya habían deci­di­do suble­var­se en 1921, pre­ci­pi­tan­do así la aplas­tan­te derro­ta espa­ño­la en Annual Anto­nio Carras­co Gar­cía: Annual 1921, RBA, Bar­ce­lo­na 2007, p. 7..

    El quin­to tra­ta sobre cómo los soma­líes des­cu­brie­ron los pun­tos débi­les del ejér­ci­to yan­qui en la bata­lla de Moga­dis­cio en octu­bre de 1993, ven­cién­do­lo. Dice M. Bor­den que los soma­líes se per­ca­ta­ron del mie­do a la muer­te de los sol­da­dos yan­quis pese a ser las tro­pas esco­gi­das más entre­na­das, espe­cia­li­za­das y arma­das del mun­do. Se die­ron cuen­ta que los ata­ques yan­quis «esta­ban pen­sa­dos para cas­ti­gar con impu­ni­dad des­de lejos. Cuan­do los ran­gers hacían su apa­ri­ción, baja­ban depri­sa de los heli­cóp­te­ros, se apo­de­ra­ban de sus pri­sio­ne­ros y des­apa­re­cían antes de que se cons­ti­tu­ye­ra una fuer­za sig­ni­fi­ca­ti­va para com­ba­tir­los. Si se des­pla­za­ban por tie­rra, lo hacían en con­voys blin­da­dos […] Para matar a los ran­gers, había que hacer­les resis­tir y luchar. La res­pues­ta esta­ba en derri­bar un heli­cóp­te­ro. Par­te de la fal­sa supe­rio­ri­dad de los esta­dou­ni­den­ses, su reti­cen­cia a morir, sig­ni­fi­ca­ría que harían cual­quier cosa para pro­te­ger­se mutua­men­te, algo que era intré­pi­do pero a veces tam­bién impru­den­te» Marck Bor­den: Black Hawk derri­ba­do, RBA, Bar­ce­lo­na 2007, p. 124..

    Y el sex­to y últi­mo, es la cri­sis de moral de com­ba­te del ejér­ci­to yan­qui en Iraq y en Afga­nis­tán, debi­do a las resis­ten­cias que encuen­tra, y que se mues­tra tan­to en el aumen­to de los sui­ci­dios Mark Thom­pson: ¿Por qué se sui­ci­dan los reclu­ta­do­res del ejér­ci­to de EEUU?, http://​www​.rebe​lion​.org, 5 de mayo de 2009. como en las difi­cul­ta­des cre­cien­tes en la inva­sión a Afga­nis­tán.

    Dejan­do de lado, como deci­mos, «lo social» den­tro del capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta, éstas y otras derro­tas humi­llan­tes for­za­ron a las «cien­cias socia­les» a estre­char sus lazos con el impe­ria­lis­mo. La antro­po­lo­gía fue una de las res­pues­tas y otra la socio­bio­lo­gía, exis­tien­do una cone­xión entre ellas en lo tocan­te a la inter­pre­ta­ción de las hipó­te­sis avan­za­das por los etnó­lo­gos Lewon­tin, Rose y Kamin: No está en lo genes, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2003, p. 300 y ss. sobre las cos­tum­bres de los pue­blos «atra­sa­dos». La férrea visión deter­mi­nis­ta de la socio­bio­lo­gía Lewon­tin, Rose y Kamin: No está en lo genes, op. cit., pp. 13–81. garan­ti­za­ba la vic­to­ria segu­ra de la civi­li­za­ción occi­den­tal sobre el res­to del pla­ne­ta, sien­do cues­tión de tiem­po el que éste lo acep­ta­se. El trán­si­to del colo­nia­lis­mo al impe­ria­lis­mo está reple­to de refle­xio­nes occi­den­ta­les sobre cómo ace­le­rar la vic­to­ria occi­den­tal, pero tam­bién, como hemos vis­to ante­rior­men­te, sobre la deca­den­cia y derro­ta de Occi­den­te, así que no vamos a repe­tir­nos.

    Pero ¿qué es el euro­cen­tris­mo? Sin gran­des pre­ci­sio­nes, pode­mos decir que es la ideo­lo­gía que jus­ti­fi­ca la supe­rio­ri­dad del capi­ta­lis­mo occi­den­tal sobre el res­to de la huma­ni­dad, ideo­lo­gía que se hace fuer­te en el con­cep­to de «civi­li­za­ción». D. Ben­saïd sos­tie­ne que este con­cep­to se ter­mi­nó de impo­ner a media­dos del siglo XIX y que des­de enton­ces ha tra­ta­do a los pue­blos no occi­den­ta­les como «infan­ti­li­za­dos». Dice ade­más que hay que par­tir de la expan­sión colo­nial ace­le­ra­da des­de el mer­can­ti­lis­mo del siglo XVII para ver cómo la moral y el dere­cho bur­gue­ses van impo­nién­do­se a la vez que las con­quis­tas y el repar­to del mun­do entre las poten­cias euro­peas, como se vio en el con­gre­so de Ber­lín en 1884 y 1885. Y con­clu­ye dicien­do que aun­que han habi­do algu­nos cam­bios en los últi­mos tiem­pos, reco­no­cién­do­se una cier­ta dosis de sobe­ra­nía a los pue­blos no occi­den­ta­les des­co­lo­ni­za­dos, éstos siguen sien­do con­si­de­ra­dos como «meno­res» bajo tute­la occi­den­tal Daniel Ben­saïd: Elo­gio de la polí­ti­ca pro­fa­na, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 2009, pp. 141–142.. R. Osbor­ne dice que una «cons­tan­te occi­den­tal des­de el siglo XVI» es des­pre­ciar al res­to de cul­tu­ras defi­nién­do­las como «atra­sa­das», «retró­gra­das» o «sub­de­sa­rro­lla­das», des­ca­li­fi­ca­cio­nes rea­li­za­das des­de una creen­cia en una pro­gre­sión lineal que va des­de la Edad de Pie­dra has­ta el pre­sen­te. Lo peor es que: «No dis­po­ne­mos de un apa­ra­to con­cep­tual que nos per­mi­ta enfren­tar­nos a una socie­dad cuyo desa­rro­llo no se ajus­te a este mode­lo, así que obli­ga­mos a los demás a ajus­tar­se al nues­tro». Inca­pa­ces de enten­der a otras cul­tu­ras y pue­blos, les obli­ga­mos a que se ajus­ten a nues­tras creen­cias, o los des­trui­mos. La supe­rio­ri­dad mili­tar per­mi­te a Occi­den­te: «infli­gir una bru­ta­li­dad indes­crip­ti­ble con el obje­ti­vo de des­truir otra civi­li­za­ción» Roger Osbor­ne: Civi­li­za­ción, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2007, pp. 308–309..

    Una de las mejo­res defi­ni­cio­nes del euro­cen­tris­mo es la de E. Dus­sel quien, tras afir­mar que la «moder­ni­dad» sur­ge al final del siglo XV con la con­quis­ta de las Amé­ri­cas, momen­to en el que el ego cogi­to moderno es ante­ce­di­do en más de un siglo por el ego con­gi­ro, pro­po­ne sie­te carac­te­rís­ti­cas de la «moder­ni­dad»:

    1. el euro­cen­tris­mo se defi­ne supe­rior a otras civi­li­za­cio­nes y cul­tu­ras;
    2. al ser supe­rior tie­ne la obli­ga­ción moral de desa­rro­llar a los más pri­mi­ti­vos, rudos y bár­ba­ros;
    3. este desa­rro­llo debe ser siem­pre copia y cal­co del ante­rior desa­rro­llo euro­peo;
    4. dado que el bár­ba­ro se resis­te a ser civi­li­za­do, el euro­cen­tris­mo debe apli­car la gue­rra jus­ta colo­nial en bien del bár­ba­ro;
    5. las víc­ti­mas de la gue­rra jus­ta colo­nial son por ello inevi­ta­bles y tie­nen el sen­ti­do casi-ritual de víc­ti­mas pro­pi­cia­to­rias en el sacri­fi­cio;
    6. la nega­ti­va del bár­ba­ro a ser civi­li­za­do exi­me de toda cul­pa a la moder­ni­dad, tras­la­da ésta a los bár­ba­ros por resis­tir­se y dota al euro­cen­tris­mo de con­te­ni­do eman­ci­pa­dor; y
    7. por esto, son inevi­ta­bles los cos­tos de la moder­ni­za­ción de los pue­blos atra­sa­dos e inma­du­ros Enri­que Dus­sel: «Euro­pa, moder­ni­dad y euro­cen­tris­mo», en La colo­nia­li­dad del saber: euro­cen­tris­mo y cien­cias socia­les, CLACSO, Bue­nos Aires 2003, pp. 48–49..

    Hay otras crí­ti­cas del euro­cen­tris­mo. Por ejem­plo, des­ta­ca por su pre­ci­sión la de H. Moniot, aun­que sin la rique­za teó­ri­ca que logra Dus­sel gra­cias a la radi­ca­li­dad de su méto­do. Moniot redu­ce a tres las carac­te­rís­ti­cas del euro­cen­tris­mo: una, la de Occi­den­te como la par­te cen­tral del mun­do; otra, la visión de ven­ce­do­res, la visión lineal de la his­to­ria que ve el mun­do sólo des­de la pers­pec­ti­va euro­pea, y, la ter­ce­ra, hablar a la lige­ra de las otras cul­tu­ras, que son del pasa­do, de modo que el sal­va­je mues­tra nues­tro pro­gre­so, la uni­ver­sa­li­dad de nues­tra civi­li­za­ción H. Moniot: «Euro­cen­tris­mo», en Dic­cio­na­rio de cien­cias his­tó­ri­cas, A. Bur­guè­rie (coord), Akal, Madrid 1991, pp. 287–288.. Tam­bién des­ta­ca la de J. M. Hob­son, que ha escri­to un demo­le­dor capí­tu­lo sobre «la inven­ción de la cris­tian­dad» en su libro acer­ca de los orí­ge­nes orien­ta­les de Occi­den­te. En esas pági­nas mues­tra cómo los pode­res feu­da­les euro­peos emplea­ron todos los recur­sos, des­de la men­ti­ra has­ta la repre­sión pasan­do por las «terro­rí­fi­cas imá­ge­nes» del infierno, para, en pri­mer lugar, poner orden social interno con­tra las masas cam­pe­si­nas y los pue­blos; en segun­do lugar, crear un mito reli­gio­so cohe­sio­na­dor y, por últi­mo, crear un «enemi­go externo» que exi­gie­ra la uni­dad inter­na para lo que se pro­ce­dió a cri­mi­na­li­zar y fal­sear la reli­gión islá­mi­ca, repre­sen­tan­te de una cul­tu­ra muy supe­rior a la euro­pea John M. Hob­son: Los orí­ge­nes orien­ta­les de la civi­li­za­ción de occi­den­te, Edit. Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2006, pp. 145–165..

    Y por no exten­der­nos, recor­de­mos tam­bién el tex­to clá­si­co de S. Amin, El euro­cen­tris­mo. Crí­ti­ca de una ideo­lo­gía, en el que adver­tía a la izquier­da occi­den­tal de que si no supe­ra­ba su euro­cen­tris­mo: «el socia­lis­mo occi­den­tal segui­rá con­de­na­do al estan­ca­mien­to» Samir Amin: El euro­cen­tris­mo. Crí­ti­ca de una ideo­lo­gía, Siglo XXI, Méxi­co 1989, p. 135.. La adver­ten­cia de S. Amin ha sido con­fir­ma­da por la prác­ti­ca des­apa­ri­ción de la izquier­da que exis­tía a fina­les de los años ochen­ta y comien­zos de los noven­ta en Euro­pa, y es que el euro­cen­tris­mo es una pode­ro­sa arma de inte­gra­ción en la lógi­ca capi­ta­lis­ta. Tam­bién han sido con­fir­ma­das por el com­por­ta­mien­to de la «izquier­da» euro­oc­ci­den­tal cedien­do ante el endu­re­ci­mien­to mili­ta­ris­ta del impe­ria­lis­mo pre­ci­sa­men­te des­de fina­les de los ochen­ta y en con­cre­to con el pri­mer ata­que a Iraq en 1991. Des­de enton­ces, la «izquier­da» euro­cén­tri­ca ha sido un fiel ins­tru­men­to del impe­ria­lis­mo yan­qui con una u otra jus­ti­fi­ca­ción.

    La inves­ti­ga­do­ra ecua­to­ria­na E. Sil­va ha pues­to varios ejem­plos con­clu­yen­tes sobre los desas­tro­sos efec­tos del euro­cen­tris­mo en la capa­ci­dad de estu­dio crí­ti­co de la reali­dad lati­noa­me­ri­ca­na y ecua­to­ria­na, espe­cial­men­te, en lo que aho­ra nos intere­sa a noso­tros, sobre la capa­ci­dad de la inte­lec­tua­li­dad pro­gre­sis­ta y revo­lu­cio­na­ria para com­pren­der la ver­da­de­ra fuer­za eman­ci­pa­do­ra dor­mi­da laten­te en las nacio­nes indí­ge­nas, supues­ta­men­te derro­ta­das de mane­ra defi­ni­ti­va. Tras denun­ciar el con­cep­to de «blan­co-mes­ti­zo intro­du­ci­do por las cien­cias socia­les del Nor­te» Eri­ka Sil­va Char­vet: Iden­ti­dad nacio­nal y poder, Edic. Abya-Yala, Qui­to, Ecua­dor 2004, p. 31., por el euro­cen­tris­mo, la inves­ti­ga­do­ra pro­ce­de a narrar cómo el movi­mien­to indi­ge­nis­ta, apa­ren­te­men­te extin­gui­do de for­ma irre­cu­pe­ra­ble, irrum­pió sin embar­go en la reali­dad socio­po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na con efec­tos sís­mi­cos para sor­pre­sa y des­con­cier­to de los «cien­tí­fi­cos socia­les», demos­tran­do que el Mito de la Raza Ven­ci­da Eri­ka Sil­va Char­vet: Iden­ti­dad nacio­nal y poder, op. cit., p. 56 y ss. era sólo eso, un mito cons­trui­do por la cla­se domi­nan­te blan­ca para man­te­ner su poder. Son varias las razo­nes que expli­can por qué la «cien­cia social» euro­cén­tri­ca no pudo per­ca­tar­se de la reor­ga­ni­za­ción y exten­sión de la con­cien­cia india, negan­do inclu­so que ésta exis­tie­ra.

    Según E. Sil­va, el euro­cen­tris­mo o las «cien­cias socia­les del Nor­te», no pudo com­pren­der nun­ca la efec­ti­va y rica com­ple­ji­dad de las for­mas de defen­sa de las nacio­nes ori­gi­na­rias, dado que las des­pre­cia­ba y sigue des­pre­cián­do­las, que han res­pon­di­do en par­te y ade­más de otras resis­ten­cias, tam­bién con una espe­cie de tác­ti­ca del judo­ka: «Qui­zá, des­pués de todo, haya­mos uti­li­za­do esa gra­má­ti­ca de la domi­na­ción para rebe­lar­nos sutil­men­te con­tra ese poder, para bur­lar­nos de él, para decir­le que nos damos cuen­ta de todas sus juga­das. Como cuan­do deci­mos “no sea mali­to”, jui­cio éti­co envuel­to en un rue­go, median­te el cual obli­ga­mos moral­men­te al poder que nos coac­cio­na» Eri­ka Sil­va Char­vet: Iden­ti­dad nacio­nal y poder, op. cit., p. 47.. Para evi­tar equí­vo­cos de mono­cau­sa­li­dad en las for­mas de resis­ten­cia ante la opre­sión, hay que decir que la auto­ra habla de otras for­mas «duras» de resis­ten­cia, suble­va­cio­nes, etcé­te­ra, de la impor­tan­cia cla­ve del con­trol del terri­to­rio por los indí­ge­nas y, por ir aca­ban­do, del valor de esta inter­ac­ción de méto­dos de lucha en un con­tex­to opre­si­vo bru­tal, terro­ris­ta y racis­ta, con «cas­ti­gos, tor­tu­ras y humi­lla­cio­nes» inser­tos en los «ritua­les racis­tas» Eri­ka Sil­va Char­vet: Iden­ti­dad nacio­nal y poder, op. cit., p. 29. des­ti­na­dos a refor­zar y per­pe­tuar la esci­sión social entre explo­ta­do­res blan­cos y el res­to de los explo­ta­dos, espe­cial­men­te los indios ori­gi­na­rios.

    La sociología como arma imperialista

    Pero ade­más de ser «cien­cias socia­les del Nor­te», son tam­bién «cien­cias socia­les» bur­gue­sas den­tro del Nor­te, en el cora­zón del impe­ria­lis­mo. La ideo­lo­gía euro­cén­tri­ca fun­cio­na­ba ya como uni­fi­ca­do­ra del colo­nia­lis­mo euro­peo del siglo XIX cuan­do varios ejér­ci­tos inva­dían con­jun­ta­men­te un país «atra­sa­do», o cuan­do las poten­cias euro­peas nego­cia­ban la repar­ti­ción de con­ti­nen­tes ente­ros. Por ejem­plo, las con­tra­dic­cio­nes entre el impe­rio espa­ñol en deca­den­cia y el impe­ria­lis­mo yan­qui en ascen­so, que se expre­sa­ron en dos gue­rras como las de Cuba y Fili­pi­nas, des­apa­re­cie­ron rápi­da­men­te cuan­do se tra­tó de pre­ser­var los valo­res de la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta pen­sa­da en tér­mi­nos euro­cén­tri­cos ante los pue­blos inde­pen­den­tis­tas en el Cari­be y en Asia. Las dos poten­cias que se habían enfren­ta­do mili­tar­men­te, nego­cia­ron entre ellas para impe­dir la ver­da­de­ra inde­pen­den­cia de los pue­blos que opri­mían y garan­ti­zar los intere­ses de un impe­ria­lis­mo euro­cén­tri­co en ascen­so, como era el yan­qui. Se tra­tó de la mis­ma lógi­ca de cla­se que había uni­do trein­ta años antes a la bur­gue­sía fran­ce­sa y ale­ma­na para exter­mi­nar la Comu­na de París de 1871, pero aho­ra en el con­tex­to inter­na­cio­nal.

    Otro tan­to, en lo bási­co, suce­dió con el nazis­mo en la gue­rra de 1939–1945, que no tuvo repa­ro alguno en reclu­tar tro­pas de «razas infe­rio­res» Chris­top­her Ailsby: Mer­ce­na­rios de Hitler, Lib­sa, Madrid 2006, p. 105 y ss., con la excu­sa de defen­der a Occi­den­te del comu­nis­mo. En este caso el eur­co­cen­tris­mo más faná­ti­co se vol­vió fle­xi­ble e inclu­yen­te, del mis­mo modo que más tar­de el fun­da­men­ta­lis­mo cris­tiano yan­qui ter­mi­nó mati­zan­do sus ata­ques al isla­mis­mo para no indis­po­ner a las bur­gue­sías ára­bes, y del mis­mo modo que la social­de­mo­cra­cia espa­ño­la ha inven­ta­do la «alian­za de civi­li­za­cio­nes» para inten­tar redu­cir el males­tar anti­oc­ci­den­tal cre­cien­te en el mun­do explo­ta­do por el euro­cen­tris­mo, pero sin dis­tan­ciar­se en lo esen­cial de la estra­te­gia yan­qui John Brown: «Males­tar en las civi­li­za­cio­nes», Vien­to Sur, Madrid, nº 96, mar­zo 2008, pp. 19–27. de la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo», como muy bien ha argu­men­ta­do J. Brown. Que­re­mos decir con esto que par­tes del euro­cen­tris­mo son capa­ces de recon­si­de­rar sus for­mas pun­tua­les de mani­fes­ta­ción públi­ca, qui­tán­do­les car­ga nega­ti­va y exclu­yen­te.

    Una vez más hay que vol­ver la mira­da a los ten­tácu­los del Esta­do, camu­fla­dos fre­cuen­te­men­te en la nebu­lo­sa de la «socie­dad civil» que sir­ve para ocul­tar la efec­ti­va tele­di­rec­ción rea­li­za­da por los apa­ra­tos de poder median­te sub­ven­cio­nes y apo­yos de todo tipo a deter­mi­na­das opcio­nes ideo­ló­gi­cas que intere­sa refor­zar en la lucha per­ma­nen­te con­tra la izquier­da revo­lu­cio­na­ria. Y una de las pri­me­ras tareas del Esta­do bur­gués es la de ocul­tar su con­te­ni­do explo­ta­dor, su prác­ti­ca repre­si­va, espe­cial­men­te cuan­do ésta actúa en su for­ma extre­ma, median­te el terro­ris­mo bru­tal apli­ca­do con un gol­pe de Esta­do. Es aquí don­de la deno­mi­na­da «cien­cia polí­ti­ca», par­te de la «cien­cia social», actúa abier­ta­men­te para ocul­tar la esen­cia terro­ris­ta del Esta­do bur­gués. A. Borón ha demos­tra­do cómo en Amé­ri­ca Lati­na la corrien­te hege­mó­ni­ca en la «cien­cia polí­ti­ca», repre­sen­ta­da en este caso por el Infor­me 2009 de la Cor­po­ra­ción Lati­no­ba­ró­me­tro, sita en San­tia­go de Chi­le, ha esca­mo­tea­do los gol­pes de Esta­do habi­dos en los últi­mos trein­ta y un años, pre­sen­tan­do una ima­gen fal­sa Ati­lio Borón: Invi­si­bi­li­zan­do gol­pes de Esta­do, http://​www​.rebe​lion​.org, 4 de enero de 2010. de la reali­dad socio­po­lí­ti­ca en ese con­ti­nen­te tan lucha­dor y tan macha­ca­do.

    Otro ejem­plo de la fun­ción de la «cien­cia polí­ti­ca» nos los ofre­ce el Minis­te­rio de Cul­tu­ra del gobierno impe­ria­lis­ta de Espa­ña que ha sub­ven­cio­na­do un libro de E. del Río en el que ata­ca el «colec­ti­vis­mo» anti­oc­ci­den­tal de las izquier­das euro­peas. Un libro que ha mere­ci­do una crí­ti­ca sua­ve de R. Tou­ri­ño Rober­to Tou­ri­ño: Crí­ti­ca de Crí­ti­ca del colec­ti­vis­mo euro­peo anti­oc­ci­den­tal de Euge­nio del Rio, http://​www​.pen​sa​mien​to​cri​ti​co​.org, 20 de abril de 2009. que no va al fon­do del pro­ble­ma que no es otro que el des­plo­me del autor de su anti­guo maoís­mo al fan­go de la socio­lo­gía. Una de las dife­ren­cias entre la socio­lo­gía, la webe­ria­na en con­cre­to, y el mar­xis­mo, es que la pri­me­ra estruc­tu­ra sus ideas en base a los «tipos idea­les», mien­tras que el mar­xis­mo lo hace alre­de­dor del con­cep­to de modo de pro­duc­ción, del que hemos dicho algo al comien­zo de este libro. E. del Río no habla de «tipos idea­les», pero sí de «con­cep­to ideal» para defi­nir lo esen­cial del capi­ta­lis­mo, «con­cep­to ideal» Euge­nio del Rio: Crí­ti­ca del colec­ti­vis­mo euro­peo anti­oc­ci­den­tal, Tala­sa, Madrid 2007, p. 142 y ss. que lue­go tie­ne que ser con­cre­ta­do por el estu­dio de las socie­da­des par­ti­cu­la­res de for­ma pare­ci­da a como el con­cep­to de modo de pro­duc­ción debe inter­ac­tuar con el de for­ma­ción socio­eco­nó­mi­ca. No tene­mos espa­cio para expo­ner la dife­ren­cia abso­lu­ta entre modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta y con­cep­to ideal de capi­ta­lis­mo, que nos remi­te a la dife­ren­cia entre la prio­ri­dad his­tó­ri­ca de la pro­duc­ción sobre el con­su­mo. Pero el des­plo­me al fon­do de la socio­lo­gía se con­fir­ma con la acep­ta­ción de otra de las corrien­tes fun­da­men­ta­les de esta dis­ci­pli­na bur­gue­sa, la de Durk­heim sobre la divi­sión del tra­ba­jo Euge­nio del Rio: Crí­ti­ca del colec­ti­vis­mo euro­peo anti­oc­ci­den­tal, op. cit., p. 268. y de otros soció­lo­gos como Sim­mel, así como la des­apa­ri­ción del méto­do mar­xis­ta.

    Con el apo­yo del gobierno impe­ria­lis­ta de Espa­ña, el autor inten­ta con­ven­cer a las izquier­das que aban­do­nen un «colec­ti­vis­mo» auto­ri­ta­rio y «pre­mo­derno» que lle­gó a tener gran arrai­go debi­do a la revo­lu­ción rusa cuyas con­tra­dic­cio­nes no ana­li­za en nin­gún momen­to, sino que la con­si­de­ra como un pro­ce­so lineal y cohe­ren­te de prin­ci­pio a fin. Una izquier­da que ha miti­fi­ca­do lo pre­mo­derno e inclu­so lo pri­mi­ti­vo, sin olvi­dar la for­ma de vida medie­val Euge­nio del Rio: Crí­ti­ca del colec­ti­vis­mo euro­peo anti­oc­ci­den­tal, op. cit., p. 152., y que se deja sub­yu­gar por los «pro­nun­cia­dos ras­gos colec­ti­vis­tas y pre­mo­der­nos» Euge­nio del Rio: Crí­ti­ca del colec­ti­vis­mo euro­peo anti­oc­ci­den­tal, op. cit., pp. 211–213. de los movi­mien­tos reivin­di­ca­ti­vos nacio­na­les, como se lee en uno de los apar­ta­dos que mejor expli­ca por qué ha sido sub­ven­cio­na­do el libro por el nacio­na­lis­mo espa­ñol. ¿Qué con­quis­tas ha logra­do la Euro­pa «moder­na»? Ade­más de, por ejem­plo, el key­ne­sia­nis­mo Euge­nio del Rio: Crí­ti­ca del colec­ti­vis­mo euro­peo anti­oc­ci­den­tal, op. cit., p. 142., tam­bién «los dere­chos indi­vi­dua­les, la auto­no­mía per­so­nal, la lai­ci­dad, la igual­dad de la mujer, el plu­ra­lis­mo, el Esta­do garan­te del Dere­cho, some­ti­do él mis­mo al Dere­cho» Euge­nio del Rio: Crí­ti­ca del colec­ti­vis­mo euro­peo anti­oc­ci­den­tal, op. cit., p. 269.. Obvia­men­te, la tesis del autor no es tan bur­da y tos­ca como para des­co­no­cer los cos­tos huma­nos euro­peos y mun­dia­les nece­sa­rios para con­se­guir la «tole­ran­cia […] uno de los ele­men­tos carac­te­rís­ti­cos de la socie­dad euro­pea moder­na».

    Vamos a con­cluir con otro ejem­plo, de entre los muchos dis­po­ni­bles, de ayu­da del impe­ria­lis­mo espa­ñol al refor­mis­mo y a la socio­lo­gía. Se tra­ta del com­pen­dio de obras edi­ta­do por el ofi­cial Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes Socio­ló­gi­cas en home­na­je a C. Moya, al que ya hemos recu­rri­do ante­rior­men­te. La pri­me­ra ponen­cia, la de J. Alma­raz, tie­ne la vir­tud de saber esqui­var ágil­men­te la teo­ría mar­xis­ta del impe­ria­lis­mo en el lar­go reco­rri­do bas­tan­te ecléc­ti­co de auto­res en los que no pue­den fal­tar algu­nos mar­xis­tas de la «escue­la de la depen­den­cia» y Wallers­tein, pero que ter­mi­na esco­rán­do­se hacia Luh­mann. Pero el euro­cen­tris­mo sub­ya­cen­te en su tesis se tras­lu­ce en el len­gua­je, en los con­cep­tos que usa:

    «Las socie­da­des avan­za­das se vie­ron con­fron­ta­das con los aspec­tos y efec­tos no pre­ten­di­dos de los pro­ce­sos que habían cons­trui­do su pro­pia moder­ni­dad y que aho­ra ponían en cues­tión la vali­dez del mode­lo a expor­tar. En el cur­so de la expan­sión mun­dial, impor­tan­tes ele­men­tos cons­ti­tu­ti­vos de las socie­da­des se sol­ta­ron y cobra­ron auto­no­mía pro­pia y se gene­ró un espa­cio en el que sur­gie­ron acon­te­ci­mien­tos y pro­ce­sos que ya no eran atri­bui­dos a aque­llas socie­da­des. El sue­ño de etno­mun­do occi­den­tal pasó a con­ver­tir­se en estu­por ante un uni­ver­so poli­cén­tri­co real ante el cual la teo­ría social canó­ni­ca se mues­tra insu­fi­cien­te y, aca­so, inade­cua­da» José Alma­raz: «Hacia una for­mu­la­ción ana­lí­ti­ca de la socie­dad mun­dial de Ros­tow a Luh­mann», en Lo que hacen los soció­lo­gos, CIS, Madrid 2007, p. 513..

    De inme­dia­to sur­gen algu­nas pre­gun­tas: ¿Las «socie­da­des avan­za­das» no serán por un casual las socie­da­des capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les? ¿El con­cep­to de «los aspec­tos y efec­tos no pre­ten­di­dos» no sue­na a «efec­tos cola­te­ra­les no desea­dos», excu­sa inven­ta­da por el ejér­ci­to yan­qui para lamen­tar-jus­ti­fi­car los ase­si­na­tos de civi­les en los masi­vos bom­bar­deos «selec­ti­vos» sobre los pue­blos que se resis­ten a sus impo­si­cio­nes? ¿De qué «mode­lo a expor­tar» habla, el de los gol­pes de Esta­do, las tor­tu­ras de la CIA, de los israe­líes, de los fran­ce­ses en Arge­lia y Viet­nam, de la doc­tri­na de la «gue­rra pre­ven­ti­va»…? ¿La «expan­sión mun­dial» del «mode­lo a expor­tar» no será por un casual la expan­sión colo­nial pri­me­ro des­de la segun­da mitad del siglo XV, por no hablar de las «cru­za­das» (¿?), has­ta, por últi­mo, el impe­ria­lis­mo actual, el de la vuel­ta de la IV Flo­ta esta­dou­ni­den­se a las aguas de las Amé­ri­cas, el del cer­co mili­tar a Rusia y Chi­na y el de muchas otras accio­nes con­tra los pue­blos del mun­do ente­ro, por par­te de un Esta­dos Uni­dos que se están rear­man­do has­ta lo incon­ce­bi­ble Ernes­to Car­mo­na: Esta­dos Uni­dos refuer­za su impe­rio mili­tar mun­dial, http://​www​.rebe​lion​.org, 30 de abril de 2009.?

    ¿Qué «impor­tan­tes ele­men­tos» se sal­ta­ron y cobra­ron auto­no­mía pro­pia? ¿Las empre­sas comer­cia­les de los siglos XVI-XVIII, con sus ejér­ci­tos de ase­si­nos pri­va­dos, con sus nego­cios direc­tos con las gran­des coro­nas y Esta­dos abso­lu­tis­tas y las ganan­cias de la escla­vi­tud mun­dia­li­za­da; o los mono­po­lios que decla­ra­ron la gue­rra del opio a Chi­na, las exi­gen­cias fero­ces a Lati­noa­mé­ri­ca, las esca­be­chi­nas afri­ca­nas; o los mono­po­lios actua­les que con­tro­lan los pro­duc­tos ener­gé­ti­cos, los bio­ló­gi­cos y quie­ren mono­po­li­zar el agua y los ali­men­tos? ¿La prác­ti­ca de los ejér­ci­tos pri­va­dos de los siglos XVI-XVIII que vuel­ve a prac­ti­car­se aho­ra pero con mucha mayor men­ta­li­dad mer­can­til e impe­ria­lis­ta Dario Azze­lli­ni: Los nue­vos mer­ce­na­rios: La impu­ni­dad orga­ni­za­da en el mar­co de la gue­rra glo­bal per­ma­nen­te, http://​www​.herra​mien​ta​.com​.ar, sep­tiem­bre de 2009.? ¿Qué han hecho duran­te todos estos siglos de inhu­ma­ni­dad moder­na los fla­man­tes «par­la­men­tos demo­crá­ti­cos» occi­den­ta­les para siquie­ra ami­no­rar ésas y otras bru­ta­li­da­des san­gui­na­rias? ¿Aca­so el ase­si­na­to de Allen­de y la dic­ta­du­ra de Pino­chet, los 30.000 «des­apa­re­ci­dos» en Argen­ti­na, y otros muchos ejem­plos atro­ces no son acha­ca­bles direc­ta­men­te a Esta­dos Uni­dos y al impe­ria­lis­mo en gene­ral? ¿Cuál era el «sue­ño del etno­mun­do occi­den­tal»: que más del ochen­ta por cien­to de la huma­ni­dad se deja­se explo­tar y saquear man­sa­men­te para que Occi­den­te siguie­ra des­pil­fa­rran­do con una irra­cio­na­li­dad des­qui­cian­te?

    Ya que habla­mos de «socie­da­des avan­za­das» sería nece­sa­rio exten­der­nos en la expo­si­ción deta­lla­da de las tesis de Sou­za Sil­va sobre cómo se ha for­ma­do his­tó­ri­ca­men­te el con­cep­to de «desa­rro­llo», qué papel ha juga­do en el asen­ta­mien­to del capi­ta­lis­mo euro­cén­tri­co, cómo ha repri­mi­do y daña­do la capa­ci­dad de pen­sa­mien­to crí­ti­co pro­pio de los pue­blos opri­mi­dos por el colo­nia­lis­mo y el impe­ria­lis­mo, etcé­te­ra, pero sería alar­gar nues­tro tex­to en dema­sía:

    «En Occi­den­te, el dere­cho del poder –el dere­cho del más fuer­te– ha pre­va­le­ci­do sobre el poder del Dere­cho. Para jus­ti­fi­car su régi­men de injus­ti­cia, la civi­li­za­ción occi­den­tal creó una cul­tu­ra cíni­ca y otra del mie­do. La cul­tu­ra cíni­ca per­mi­te a muchos gobier­nos usar la men­ti­ra como filo­so­fía de nego­cia­ción públi­ca para ocul­tar la injus­ti­cia que pri­vi­le­gia intere­ses par­ti­cu­la­res, mien­tras que con la cul­tu­ra del mie­do se pue­den mol­dear men­tes obe­dien­tes y cuer­pos dis­ci­pli­na­dos para bana­li­zar la injus­ti­cia social. Cam­bian los acto­res y sus estra­te­gias, eufe­mis­mos y metá­fo­ras enga­ño­sas, pero no cam­bian sus fal­sas pre­mi­sas, pro­me­sas y “bue­nas inten­cio­nes” en apo­yar a los des­fa­vo­re­ci­dos» José de Sou­za Sil­va: Desa­rro­llo y Domi­na­ción. Hacia la des­co­lo­ni­za­ción del pen­sa­mien­to subor­di­na­do al cono­ci­mien­to auto­ri­za­do por el más fuer­te, http://​www​.rcci​.net/​g​l​o​b​a​l​i​z​a​c​ion, abril de 2009..

    La segun­da apor­ta­ción es la de F. Entre­na Durán, una expo­si­ción sin­ce­ra y sim­plo­na del etno­cen­tris­mo occi­den­ta­lis­ta de la socio­lo­gía ins­ti­tu­cio­nal. Aun­que sal­va de este error a unos pocos que no cita, sí sos­tie­ne que todos los soció­lo­gos se preo­cu­pa­ron por las difi­cul­ta­des del trán­si­to del Anti­guo Régi­men a la moder­ni­dad. La falla insu­pe­ra­ble de su tesis radi­ca en que repi­te el error común de defi­nir a Marx y Engels como «soció­lo­gos» aun­que con «un tras­fon­do utó­pi­co-sub­ver­si­vo» o «crí­ti­co-sub­ver­si­vo», reba­ján­do­los al nivel de Com­te y del posi­ti­vis­mo, y cri­ti­can­do a ambos en base a la «auto­ri­dad» de Pop­per. Tras diver­sas diva­ga­cio­nes sobre las dife­ren­cias y simi­li­tu­des entre Marx, Durk­heim, Weber y otros soció­lo­gos, es decir, liqui­da­do el mar­xis­mo como algo opues­to cua­li­ta­ti­va­men­te a la socio­lo­gía, el autor nos lan­za este párra­fo:

    «Par­ti­cu­lar­men­te en el siglo XX, los efec­tos per­ver­sos del refe­ri­do etno­cen­tris­mo occi­den­ta­lis­ta, que alen­tó las ten­ta­ti­vas de expor­tar la moder­ni­za­ción al res­to del mun­do, se debie­ron a que tal etno­cen­tris­mo no sólo sus­ten­ta­ba las teo­rías de la moder­ni­za­ción, sino que tam­bién con­di­cio­na­ban fuer­te­men­te las visio­nes polí­ti­co-eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les de los encar­ga­dos de lle­var a cabo la pues­ta en prác­ti­ca de dichas teo­rías. De ahí el recha­zo vis­ce­ral que en muchos casos sus­ci­ta­ron los pro­ce­sos de moder­ni­za­ción deri­va­dos de esa pues­ta en prác­ti­ca. Unos pro­ce­sos que, en gran medi­da, esta­ban orien­ta­dos por una pers­pec­ti­va de la socie­dad cir­cuns­cri­ta, más o menos explí­ci­ta­men­te, al ámbi­to socio-eco­nó­mi­co, polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal y sim­bó­li­co-cul­tu­ral del Esta­do-nación. Pers­pec­ti­va que, en lo que res­pec­ta a la era de la pre­pon­de­ran­cia del for­dis­mo en el siglo XX, está en con­cor­dan­cia con el hecho de que en dicha era los prin­ci­pa­les acto­res de los pro­ce­sos socio­eco­nó­mi­cos, polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­na­les y sim­bó­li­co-cul­tu­ra­les fue­ran los Esta­do nacio­na­les. Esta­dos nacio­na­les, a menu­do acen­tua­da­men­te cen­tra­lis­tas, cuya con­so­li­da­ción en el con­tex­to libe­ral-capi­ta­lis­ta había esta­do direc­ta­men­te rela­cio­na­da con el pro­ce­so de pro­gre­si­vo afian­za­mien­to de un mer­ca­do de alcan­ce nacio­nal» Fran­cis­co Entre­na Durán: «De la moder­ni­za­ción occi­den­ta­lis­ta al tor­be­llino de la glo­ba­li­za­ción», en Lo que hacen los soció­lo­gos, op. cit., pp. 525–526..

    Como vemos, se tra­ta de la mis­ma lógi­ca que en el párra­fo ante­rior, inclu­so con pala­bras casi igua­les. Por lo tan­to, se repi­te el mis­mo error idea­lis­ta que en la cita pre­ce­den­te: inter­pre­tar el ori­gen de la bru­ta­li­dad impe­ria­lis­ta en el «etno­cen­tris­mo occi­den­ta­lis­ta», en la «teo­ría de la moder­ni­dad», en suma, en la Idea. Según estas citas, resul­ta que Euro­pa desa­rro­lló una Idea, un Pro­yec­to, una Teo­ría de lo moderno, y altruis­ta­men­te qui­so «expor­tar­lo» al res­to del mun­do, que las recha­zó de for­ma vis­ce­ral en muchos casos por­que no com­pren­die­ron que lo fun­da­men­tal era la Idea de la moder­ni­dad, no las for­mas que se uti­li­za­ron. Esta jus­ti­fi­ca­ción idea­lis­ta ocul­ta que no sólo los «encar­ga­dos de lle­var a cabo» la Idea tenían pro­yec­tos dife­ren­tes a los del ideal supues­ta­men­te domi­nan­te, sino que sobre todo los tenían los pro­pios pode­res esta­ble­ci­dos. Como res­pues­ta, lea­mos estas pala­bras de R. Osbor­ne:

    «Si las atro­ci­da­des infli­gi­das a los indí­ge­nas ame­ri­ca­nos hubie­ran cons­ti­tui­do sim­ple­men­te accio­nes de sol­da­dos pro­fe­sio­na­les euro­peos, es posi­ble que el mun­do no euro­peo hubie­ra sali­do mejor para­do. Sin embar­go, los eru­di­tos euro­peos no sen­tían nin­gu­na pri­sa en salir en defen­sa de esos paga­nos pri­mi­ti­vos y atra­sa­dos que habían apa­re­ci­do de súbi­to en su hori­zon­te. Aque­llos que habían estu­dia­do la his­to­ria de Euro­pa, de Asia y de las regio­nes cono­ci­das de Áfri­ca esta­ban empe­zan­do a lle­gar a la con­clu­sión de que los euro­peos y la civi­li­za­ción euro­pea eran sin lugar a dudas supe­rio­res a los pue­blos y a las cul­tu­ras de otros con­ti­nen­tes y que domi­nar a esos pue­blos supo­nía un pro­ce­so “natu­ral”. En reali­dad, los euro­peos tenían muy pocos moti­vos para sen­tir­se supe­rio­res a los extran­je­ros; en el año 1500, menos de cin­cuen­ta millo­nes de habi­tan­tes pobla­ban Euro­pa occi­den­tal, mien­tras que la Chi­na de los Ming y la India mon­gol, dos socie­da­des muy sofis­ti­ca­das, con­tro­la­ban pobla­cio­nes de 200 y de 110 millo­nes res­pec­ti­va­men­te.

    »No obs­tan­te, en 1547, el teó­lo­go espa­ñol Juan Ginés de Sepúl­ve­da escri­bía: “…que con per­fec­to dere­cho los espa­ño­les impe­ran sobre estos bár­ba­ros del Nue­vo Mun­do é islas adya­cen­tes, los cua­les en pru­den­cia, inge­nio, vir­tud y huma­ni­dad son tan infe­rio­res á los espa­ño­les como los niños á los adul­tos y las muje­res á los varo­nes, habien­do entre ellos tan­ta dife­ren­cia como la que va de gen­tes fie­ras y crue­les á gen­tes cle­men­tí­si­mas, de los pro­di­gio­sa­men­te intem­pe­ran­tes á los con­ti­nen­tes y tem­pla­dos, y estoy por decir que de monos á hom­bres”» Roger Osbor­ne: Civi­li­za­ción, op. cit., p. 290..

    Ade­más de esta incon­tes­ta­ble crí­ti­ca de R. Osbor­ne, sabe­mos tam­bién que la razón fun­da­men­tal de la expul­sión de los judíos del «cató­li­co» reino de Cas­ti­lla fue el saqueo de sus rique­zas para, entre otros gas­tos, sufra­gar la expe­di­ción de Colón en 1492, y sabe­mos que las rique­zas de los judíos exter­mi­na­dos por los nazis sir­vie­ron para la eco­no­mía de gue­rra ale­ma­na. Era la mis­ma lógi­ca pero con una dis­tan­cia de cin­co siglos. Galeano nos recuer­da que Her­nán Cor­tés reci­bió como pre­mio por sus haza­ñas nada menos que vein­ti­trés mil indios en explo­ta­ción de vasa­lla­je Eduar­do Galeano: Las venas abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na, Siglo XXI, Méxi­co 1985, p. 64., del mis­mo modo que los mono­po­lios yan­quis bien rela­cio­na­dos con la Admi­nis­tra­ción Bush, espe­cial­men­te las empre­sas de ejér­ci­tos mer­ce­na­rios, están sien­do las más bene­fi­cia­das por el geno­ci­dio ira­quí. Cono­ce­mos la res­pues­ta del con­quis­ta­dor espa­ñol Fran­cis­co de Piza­rro al frai­le que le repro­cha­ba sus méto­dos sal­va­jes con­tra la pobla­ción india, pidién­do­le que les tra­ta­ra de mejor mane­ra:

    «No he veni­do aquí para eso, sino para sacar­les el oro» Ant­hony Pag­den: Pue­blos e Impe­rios, Mon­da­do­ri, Bar­ce­lo­na 2002, p. 92., y como con­se­cuen­cia de esta obse­si­va fie­bre por el oro, los pue­blos andi­nos y ame­ri­ca­nos han sido masa­cra­dos. Bas­ta ver la sobre­ex­plo­ta­ción de las venas de pla­ta de Sumaj Orco, Poto­sí, des­de 1545 «por colo­nia­lis­tas, neo­co­lo­nia­lis­tas, impe­ria­lis­tas y trans­na­cio­na­les bur­gue­sas espa­ño­las, esta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cas y chi­le­nas» Fer­nan­do Acos­ta Rive­ros: Las rique­zas de Poto­sí son para los boli­via­nos, http://​www​.apo​rrea​.org, 4 de sep­tiem­bre de 2009., y siem­pre en detri­men­to del empo­bre­ci­do y macha­ca­do pue­blo boli­viano.

    Y por no abu­sar, tene­mos la con­clu­yen­te afir­ma­ción de C. M. Cipo­lla sobre lo que esta­mos tra­tan­do: «La reli­gión faci­li­tó el pre­tex­to y el oro el móvil» Car­lo. M. Cipo­lla: Las máqui­nas del tiem­po y de la gue­rra, Edit. Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1999, p. 179.. El impe­ria­lis­mo quie­re que­dar­se con el oro y el exce­den­te social acu­mu­la­do por los pue­blos, el petró­leo y el gas, los mine­ra­les estra­té­gi­cos, el agua y los ali­men­tos, la bio­di­ver­si­dad, apro­piar­se median­te paten­tes de las reser­vas gené­ti­cas del pla­ne­ta y un lar­go etcé­te­ra. La dife­ren­cia entre la res­pues­ta sin­ce­ra, direc­ta y bru­tal en su laco­nis­mo de Piza­rro y la del impe­ria­lis­mo es que aquel ban­do­le­ro lo decía abier­ta­men­te y los actua­les dicen que actúan en nom­bre de lo que ellos deno­mi­nan «civi­li­za­ción», «pro­gre­so», «dere­chos huma­nos» y «demo­cra­cia».

    Dis­cu­tir si la pri­me­ra ven­ta públi­ca de escla­vos en el Por­tu­gal de 1444, la expul­sión de los judíos, el rega­lo de vasa­llos a Cor­tés, que pro­ce­día de una fami­lia de la «baja bur­gue­sía» Roger Osbor­ne: Civi­li­za­ción, op. cit., p. 283., o la sin­ce­ri­dad de Piza­rro eran actos «moder­nos» o «pre­mo­der­nos» care­ce de sen­ti­do por­que todos ellos, tan­to las ins­ti­tu­cio­nes monár­qui­cas y los Esta­dos así como la Igle­sia en cuan­to poder, como los aven­tu­re­ros arrui­na­dos y ham­brien­tos que cum­plían sus órde­nes, asu­mían y prac­ti­ca­ban los valo­res deci­si­vos de la eco­no­mía mer­can­til, denun­cia­dos en su ori­gen por Demó­cri­to, como hemos vis­to. Saquear el exce­den­te social acu­mu­la­do de los pue­blos con­quis­ta­dos ha sido y sigue sien­do una de las for­mas de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal, al mar­gen de que los cri­mi­na­les encar­ga­dos de hacer­lo y quie­nes les man­da­ban fue­ran cons­cien­tes o no de ello, tuvie­ran una mez­cla de men­ta­li­dad feu­dal y bur­gue­sas, siem­pre mer­can­til, pero que se acer­ca­ba a una visión pro­to­ca­pi­ta­lis­ta. He esco­gi­do la fecha crí­ti­ca de ini­cio del colo­nia­lis­mo euro­peo por­que mues­tra mejor que nin­gu­na otra la cone­xión estruc­tu­ral del pro­to­ca­pi­ta­lis­mo con la lógi­ca del capi­tal en su for­ma mer­can­til, que como nos dice Marx con ple­na razón exis­tía ya en la Anti­güe­dad.

    Un poco más tar­de se ini­ció la ofi­cia­li­za­ción del terro­ris­mo, con el triun­fo defi­ni­ti­vo del sis­te­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta en lo mili­tar, polí­ti­co y cul­tu­ral, no sola­men­te en lo eco­nó­mi­co, a par­tir del siglo XVII, eso que lla­man «moder­ni­dad» y que no es sino una for­ma ver­gon­zo­sa y cobar­de de citar al capi­ta­lis­mo sin nom­brar al mons­truo. Moloch que fue engen­dra­do, se for­mó, nació y gozó de sus pri­me­ras ale­grías ase­si­nas entre todas las for­mas de terro­ris­mo y peda­go­gía del mie­do por­que, como demos­tró al hablar de la gue­rra de los Trein­ta Años en 1618–1648: «la gue­rra favo­re­ció los avan­ces de la cen­tra­li­za­ción y del abso­lu­tis­mo, sobre todo a tra­vés de la inten­si­fi­ca­ción y exten­sión del impues­to. Las expe­rien­cias y con­se­cuen­cias de la gue­rra se hallan pre­sen­tes en la mayor par­te de las rebe­lio­nes de la épo­ca, sean deses­pe­ra­dos alza­mien­tos cam­pe­si­nos y urba­nos, o bien movi­mien­tos de mayor enjun­dia polí­ti­ca, cana­li­za­dos en defen­sa del sis­te­ma de liber­ta­des pro­vin­cia­les» AA.VV.: «La gue­rra de los 30 años», Madrid 1985, nº 83, p. 27. . Des­de sus géne­sis, terror y capi­tal van jun­tos, son lo mis­mo, aun­que lo tape­mos con la ensan­gren­ta­da seda de la moder­ni­dad.

    Por otra par­te ¿qué sig­ni­fi­ca «la era de la pre­pon­de­ran­cia del for­dis­mo en el siglo XX? ¿Se refie­re a la era de la expan­sión del impe­ria­lis­mo ante­rior a la irrup­ción del post-for­dis­mo, del toyo­tis­mo y de la pro­duc­ción fle­xi­ble, y con ella a la era de la liqui­da­ción del tay­lo­ris­mo y del mal lla­ma­do «Esta­do del bien­es­tar»? De ser cier­to ¿quie­re decir que con la lla­ma­da «glo­ba­li­za­ción», que dicen que ha suce­di­do al for­dis­mo, ya no exis­te impe­ria­lis­mo? T. Negri y otros muchos, inten­ta­ron con­fir­mar la mis­ma tesis con argu­men­tos dis­tin­tos, pero la reali­dad les ha des­men­ti­do pre­ci­sa­men­te de la mane­ra más direc­ta­men­te rela­cio­na­da con todo lo que tie­nen que ver con el terro­ris­mo, con el mie­do ofi­cial y con la peda­go­gía del mie­do, o sea, con el recru­de­ci­mien­tos de las pre­sio­nes de todo tipo, de las gue­rras y de las ten­sio­nes inter­na­cio­na­les, como en los tiem­pos del impe­ria­lis­mo «clá­si­co», ése que ya debía haber­se extin­gui­do de ser cier­tas las vague­da­des de la socio­lo­gía. Es tan pue­ril la fra­se cita­da que no mere­ce la pena seguir ana­li­zán­do­la, y menos aún los tópi­cos sobre el Esta­do-nación.

    La ter­ce­ra y últi­ma apor­ta­ción es la de E. Lamo de Espi­no­sa, la menos euro­cen­tris­ta en apa­rien­cia, la que mejor se escon­de tras unas pocas pala­bras «de izquier­da» que cita algu­na vez al impe­ria­lis­mo e inclu­so a Marx. Pero se tra­ta de un impe­ria­lis­mo y de un Marx sin lucha de cla­ses, sin gue­rras de libe­ra­ción nacio­nal y social de los pue­blos, sino sólo la mar­cha a toque de tam­bor del desa­rro­llo tec­no­cien­tí­fi­co desin­fec­ta­do de toda natu­ra­le­za bur­gue­sa, de un poder tec­no­cien­tí­fi­co que es par­te del capi­tal cons­tan­te y fijo, como lo demos­tró el Marx dia­léc­ti­co, sino al con­tra­rio:

    «Pero una mira­da al mun­do des­de fue­ra de los paí­ses lo que mues­tra es un pro­ce­so civi­li­za­to­rio y homo­ge­nei­za­dor que tie­ne su motor en la tec­no­cien­cia, se extien­de por la eco­no­mía, que tira de la cul­tu­ra y éstas de la polí­ti­ca. Marx tenía razón: no es la con­cien­cia lo que deter­mi­na el ser social, sino al con­tra­rio. Y no sería mala cosa que vol­vié­ra­mos a un sano mate­ria­lis­mo: los modos y téc­ni­cas de pro­duc­ción se difun­den antes de hacer­lo los hábi­tos y los valo­res o las creen­cias, pero impli­can esti­los de vida que, a la pos­tre, alte­ran la con­cien­cia ajus­tán­do­la a las prác­ti­cas. […] La huma­ni­dad sigue una sen­da de pro­gre­so inin­te­rrum­pi­do […] La varia­ble dina­mi­za­do­ra que tira del progreso/​evolución de la huma­ni­dad es, al igual que siem­pre, la téc­ni­ca y la cien­cia en sus más varia­das dimen­sio­nes […] Que ese pro­gre­so se mani­fies­ta pri­me­ro en cier­tos gru­pos huma­nos más pre­pa­ra­dos para inno­var, antes de difun­dir­se a otros. No todas las socie­da­des están igual­men­te pre­pa­ra­das o incen­ti­va­das para inno­var, de modo que son algu­nos paí­ses (gru­pos) que pro­gre­san más los que mar­can el camino a los demás, los más moder­nos (o avan­za­dos o evo­lu­cio­na­dos, es lo mis­mo) le mar­can el camino a los menos moder­nos. Que duran­te muchos siglos han sido los paí­ses occi­den­ta­les los mejor pre­pa­ra­dos para la inno­va­ción. Que el res­to del mun­do, mar­gi­na­do has­ta hace pocos años de esta diná­mi­ca de pro­gre­so his­tó­ri­co-uni­ver­sal, ha ini­cia­do tam­bién su moder­ni­za­ción […] que tam­bién es una occi­den­ta­li­za­ción […] hay espa­cios en los que se con­quis­ta dan­do pasos a diná­mi­cas reac­ti­vas, usual­men­te de base étni­co-cul­tu­ral, que son la excep­ción que mejor prue­ba la vali­dez de la regla del pro­gre­so» Emi­lio Lamo de Espi­no­sa: «La glo­ba­li­za­ción cul­tu­ral ¿cri­sol, ensa­la­da o gaz­pa­cho civi­li­za­to­rio?», en Lo que hacen los soció­lo­gos, CIS, Madrid 2007, pp. 571–572..

    Una de las cosas que hay que cri­ti­car a Lamo de Espi­no­sa es la ¿deli­be­ra­da? ter­gi­ver­sa­ción que hace de Marx al redu­cir su teo­ría a un sim­ple mate­ria­lis­mo meca­ni­cis­ta y tec­ni­cis­ta, según el cual el motor de la his­to­ria no es la lucha de cla­ses sino el desa­rro­llo de la téc­ni­ca. Esta fal­si­fi­ca­ción, que extir­pa brus­ca y bur­da­men­te la dia­léc­ti­ca con­sus­tan­cial al mar­xis­mo, podía tener una remo­ta jus­ti­fi­ca­ción al comien­zo de la segun­da mitad del siglo XIX, y tal vez un poco más tar­de, cuan­do toda­vía era muy difí­cil acce­der a tex­tos bási­cos del mar­xis­mo. Tam­bién hay que decir que el pro­pio Engels fue cons­cien­te del error come­ti­do al haber insis­ti­do por razo­nes de tác­ti­ca polí­ti­co-cul­tu­ral inme­dia­ta más en los aspec­tos direc­ta­men­te eco­nó­mi­cos que en una expli­ca­ción tota­li­zan­te y dia­léc­ti­ca de sus teo­rías Engels: Car­ta a José Bloch del 22 de sep­tiem­bre de 1890, Obras Esco­gi­das, op. cit., tomo III, p. 515.. Pero actual­men­te ya es impo­si­ble seguir sos­te­nien­do el deter­mi­nis­mo tec­ni­cis­ta como la base del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co.

    Otra cosa que hay que cri­ti­car al autor es su defen­sa del deter­mi­nis­mo euro­cén­tri­co al sos­te­ner que «la huma­ni­dad sigue una sen­da de pro­gre­so inin­te­rrum­pi­do […] La varia­ble dina­mi­za­do­ra que tira del progreso/​evolución de la huma­ni­dad es, al igual que siem­pre, la téc­ni­ca y la cien­cia en sus más varia­das dimen­sio­nes…». Esto no es cier­to ya que la huma­ni­dad ha sufri­do estre­pi­to­sos retro­ce­sos en su «pro­gre­so», y ha sufri­do extin­cio­nes socio­cul­tu­ra­les com­ple­tas, pue­blos que han sido exter­mi­na­dos o que han des­apa­re­ci­do de la faz de la tie­rra por diver­sas razo­nes. Otra cosa hubie­ra sido si el autor hubie­se dicho que la his­to­ria huma­na avan­za en medio de los vai­ve­nes, estan­ca­mien­tos, retro­ce­sos y extin­cio­nes de ramas evo­lu­ti­vas com­ple­tas, debi­do a la com­ple­ja dia­léc­ti­ca entre el azar y la nece­si­dad, pero no lo ha dicho y ha pre­fe­ri­do una for­ma mecá­ni­ca y lineal, rec­ti­lí­nea. Del mis­mo modo, tam­po­co es cier­to que sea la tec­no­cien­cia, en sus más varia­das dimen­sio­nes, la varia­ble que tira del pro­gre­so. La téc­ni­ca y la cien­cia son par­tes de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y están con­di­cio­na­das por la dia­léc­ti­ca entre éstas y las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción, es decir, por la lucha de cla­ses como sín­te­sis de ambas.

    Por ejem­plo, bue­na par­te del sis­te­ma tec­no­cien­tí­fi­co impe­ria­lis­ta está pen­sa­do para vam­pi­ri­zar la capa­ci­dad inte­lec­tual de los pue­blos empo­bre­ci­dos, qui­tar­les su fuer­za de tra­ba­jo cua­li­fi­ca­da, impe­dir que paten­ten, desa­rro­llen y comer­cia­li­cen sus inven­tos, en suma, aho­gar­los en la igno­ran­cia fun­cio­nal o abso­lu­ta para mejor explo­tar­los. Inclu­so un «crí­ti­co» del capi­ta­lis­mo tan blan­do y super­fi­cial como Sti­glitz sos­tie­ne que el régi­men de «pro­pie­dad inte­lec­tual», basa­do en el sis­te­ma de paten­tes, fre­na el avan­ce cien­tí­fi­co y téc­ni­co Dugie Stan­de­forg: El régi­men de pro­pie­dad inte­lec­tual fre­na la cien­cia y la inno­va­ción, según afir­man lau­rea­dos del Pre­mio Nobel, http://​www​.rebe​lion​.org, 24 de agos­to de 2008.. Olvi­dar este suc­cio­na­mien­to masi­vo de la inte­li­gen­cia huma­na por el impe­ria­lis­mo y defen­der una visión idea­lis­ta de la tec­no­cien­cia es uno de los mejo­res favo­res que se pue­den hacer en la actua­li­dad al sis­te­ma capi­ta­lis­ta por­que nie­ga el efec­ti­vo con­trol de las inves­ti­ga­cio­nes en I+D+i por las trans­na­cio­na­les que mono­po­li­zan la tec­no­cien­cia y sus efec­tos polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, mili­ta­res, éti­cos y mora­les Ale­xis Schlach­ter: El saber humano: entre la cien­cia y el mer­can­ti­lis­mo, Gram­ma Inter­na­cio­nal, Cuba, 2 de mar­zo de 2001..

    Se hace un favor ines­ti­ma­ble al impe­ria­lis­mo al sos­te­ner lo ante­rior, por­que esa fal­se­dad es la que per­mi­te afir­ma­cio­nes como ésta: «No todas las socie­da­des están igual­men­te pre­pa­ra­das o incen­ti­va­das para inno­var, de modo que son algu­nos paí­ses (gru­pos) que pro­gre­san más los que mar­can el camino a los demás, los más moder­nos (o avan­za­dos o evo­lu­cio­na­dos, es lo mis­mo) le mar­can el camino a los menos moder­nos». ¿Por qué unas socie­da­des están más o menos pre­pa­ra­das e incen­ti­va­das para las inno­va­cio­nes tec­no­cien­tí­fi­cas que otras? El autor no lo dice pese a que todos los estu­dios his­tó­ri­cos mues­tran que la capa­ci­dad de inven­ti­va huma­na depen­de de los con­tex­tos socia­les. Por ejem­plo, es muy cono­ci­da la anéc­do­ta verí­di­ca con­ta­da por J. Need­ham sobre cómo un car­ni­ce­ro chino demos­tró que estu­dian­do el Tao se podía aho­rrar tiem­po, tra­ba­jo y mate­rial al redu­cir de cin­cuen­ta gol­pes a sólo tres los nece­sa­rios para desollar un novi­llo Joseph Need­ham: La gran titu­la­ción. Cien­cia y socie­dad en Orien­te y Occi­den­te, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 1977, p. 164.. Logros como el de la drás­ti­ca reduc­ción del núme­ro de gol­pes para desollar un ani­mal, exis­ten por doquier, lo que ocu­rre es que el euro­cen­tris­mo de las «cien­cias socia­les» se ha nega­do a estu­diar otras expe­rien­cias no euro­peas. Si lo hubie­ra hecho, hubie­se des­cu­bier­to des­con­cer­ta­da que en reali­dad: «duran­te el perío­do de 1500–1800 Euro­pa se limi­tó a acor­tar dis­tan­cias para alcan­zar a Orien­te. Euro­pa no fue una zona de desa­rro­llo tem­prano, sino tar­dío, que gozó de las “ven­ta­jas del atra­so eco­nó­mi­co”. Es decir, no abrió la sen­da de su pro­pio desa­rro­llo ella sola, sino que con­ti­nuó asi­mi­lan­do o emu­lan­do las car­te­ras de recur­sos supe­rio­res que habían sido ini­cia­das como con­se­cuen­cia del desa­rro­llo tem­prano de los orien­ta­les, y que se trans­mi­tie­ron gra­cias a la glo­ba­li­za­ción orien­tal. Ade­más, la incau­ta­ción de los recur­sos de Amé­ri­ca y Áfri­ca por par­te de Euro­pa con­tri­bu­yó tam­bién a que ésta fue­ra acor­tan­do dis­tan­cias» John M. Hob­son: Los orí­ge­nes orien­ta­les de la civi­li­za­ción de occi­den­te, op. cit., pp. 222–223..

    En tér­mi­nos mar­xis­tas, por «ven­ta­jas del atra­so eco­nó­mi­co» debe­mos enten­der sim­ple­men­te el accio­nar de la ley del desa­rro­llo desigual y com­bi­na­do que, entre otras muchas cosas bue­nas, tie­ne que des­au­to­ri­za radi­cal­men­te toda afir­ma­ción de eter­na supe­rio­ri­dad de una cul­tu­ra sobre las res­tan­tes. Pero no es éste el momen­to para exten­der­nos sobre esta ley, aun­que indi­rec­ta­men­te ya la esta­mos apli­can­do al pre­gun­tar­nos ¿por qué algu­nas socie­da­des están más pre­pa­ra­das para inno­var que otras? ¿Será por­que las más pre­pa­ra­das son a la vez las más «inte­li­gen­tes» y «aptas para la super­vi­ven­cia» según dice la socio­bio­lo­gía? El autor no lo dice, aun­que la res­pues­ta es muy sim­ple: por­que en algu­nas de ellas se jun­ta­ron deter­mi­na­das con­di­cio­nes pro­duc­ti­vas que exi­gían y con­lle­va­ban la nece­si­dad de la inno­va­ción. Una vez más, el con­tras­te entre la cul­tu­ra asiá­ti­ca, chi­na e india, y la euro­pea, nos ayu­da a resol­ver este fal­so enig­ma.

    Según J. Need­ham y A. Hau­dri­cout:

    «Des­de el pun­to de vis­ta del ori­gen de la Cien­cia y de su pro­gre­so, tie­ne con­se­cuen­cias impor­tan­tes la desigual­dad en la pro­duc­ción mer­can­til. Ante todo, don­de esa pro­duc­ción se desa­rro­lla, la prác­ti­ca del comer­cio y de la cir­cu­la­ción mone­ta­ria da paso al tra­ta­mien­to mate­má­ti­co del valor de la mer­can­cía, cate­go­ría abs­trac­ta y uni­ver­sal que se con­cre­ta en mone­da. Efec­ti­va­men­te, en Chi­na a pesar de cier­to desen­vol­vi­mien­to ban­ca­rio y de la inven­ción del papel mone­da, los impues­tos y el canon de la tie­rra se paga­ban siem­pre en espe­cie. Aho­ra bien, sí es cier­to que los chi­nos esta­ban acos­tum­bra­dos a tomar medi­das con pre­ci­sión por lo que se refie­re a los obje­tos con­cre­tos, sus con­cep­tos pre­cien­tí­fi­cos eran por natu­ra­le­za cua­li­ta­ti­vos y poco sus­cep­ti­bles de medi­ción: por ejem­plo, no es posi­ble medir los tem­blo­res de tie­rra con los sis­mó­gra­fos inven­ta­dos en Chi­na en el siglo II, sen­ci­lla­men­te por­que esos fenó­me­nos se deben a coli­sio­nes impre­vi­si­bles del yin y el yang» J. Need­ham y A. Hau­dri­court: «Las cien­cias en la Chi­na medie­val», en His­to­ria gene­ral de las cien­cias, AA.VV., Orbis, Bar­ce­lo­na 1988, volu­men 3, pp. 581–582..

    A. W. Crosby ha expli­ca­do cómo en el siglo XVI Occi­den­te iba detrás de Orien­te en muchas cues­tio­nes y que segui­ría por detrás has­ta el siglo XIX, pero no en otras que serían deci­si­vas para el futu­ro, bási­ca­men­te en los méto­dos mate­má­ti­cos, admi­nis­tra­ti­vos, tem­po­ra­les, espa­cia­les y artís­ti­cos para cuan­ti­fi­car Alfred W. Crosby: La medi­da de la reali­dad, Edit. Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1988, p. 187 y ss. la reali­dad, méto­dos esen­cial­men­te uni­dos al cre­ci­mien­to del capi­ta­lis­mo mer­can­til. Por su par­te, C. M. Cipo­lla narra cómo era des­pre­cia­do el tra­ba­jo de los arte­sa­nos en la Chi­na de la dinas­tía Ming: «El sis­te­ma de valo­res socia­les domi­nan­tes en la Chi­na de los Ming obs­ta­cu­li­zó el pro­gre­so de la tec­no­lo­gía» Car­lo. M. Cipo­lla: Las máqui­nas del tiem­po y de la gue­rra, op. cit., p. 71., mien­tras que en Euro­pa la expan­si­va «cien­cia de la balís­ti­ca» influ­yó en la revo­lu­ción cien­tí­fi­ca del siglo XVII Car­lo. M. Cipo­lla: Las máqui­nas del tiem­po y de la gue­rra, op. cit., p. 189., tesis defen­di­da por otros muchos espe­cia­lis­tas, inclui­dos los menos crí­ti­cos con el capi­ta­lis­mo, los que minus­va­lo­ran todo lo posi­ble la dia­léc­ti­ca entre opre­sión, gue­rra y tec­no­cien­cia, aun­que no ten­gan más reme­dio que admi­tir que la mejo­ra en la pro­duc­ción de caño­nes en Gran Bre­ta­ña fue deci­si­va para poder mon­tar la máqui­na de vapor de Boul­ton y Watt T. K. Derry y Tre­vor I. Williams: His­to­ria de la tec­no­lo­gía, Siglo XXI, Madrid 1980, tomo 2, pp. 400–401..

    Ade­más de des­de­ñar la abru­ma­do­ra can­ti­dad de prue­bas sobre las capa­ci­da­des inven­ti­vas de otros pue­blos, pero aplas­ta­dos por las espe­cia­les con­di­cio­nes socio­his­tó­ri­cas euro­peas, Lamo de Espi­no­sa olvi­da o silen­cia tam­bién que esas dis­tan­cias pro­vie­nen, por un lado, de las férreas exi­gen­cias impues­tas por la eco­no­mía mer­can­til a los Esta­dos euro­peos y, por otro, a la fusión entre gue­rra y tec­no­cien­cia. Entre otros muchos inves­ti­ga­do­res, H. Duch­hardt demos­tró cómo la alian­za entre el Esta­do abso­lu­tis­ta y la bur­gue­sía ascen­den­te poten­cia­ron una deci­si­va uni­dad de cono­ci­mien­to y poder al inte­grar geo­me­tría, artes, mate­má­ti­cas, for­ti­fi­ca­cio­nes mili­ta­res, esta­ta­lis­mo, Aca­de­mias y cien­ti­fis­mo Heinz Duch­hardt: La épo­ca del abso­lu­tis­mo, Alta­ya, Madrid 1997, pp. 119–123.. La fusión de poder y cono­ci­mien­to, que venía de anti­guo, se expan­dió e inten­si­fi­có bajo la férrea dic­ta­du­ra de la ley de la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal, sien­do este pro­ce­so sis­té­mi­co el que expli­ca que cuan­do en 1776 Boul­ton invi­tó a Bos­well a su fábri­ca en la que se pro­du­cía en serie la máqui­na de vapor de Watt, pare­ce que le dijo: «Aquí ven­do señor lo que todo el mun­do desea tener: poder» AA.VV.: La sin­ra­zón en las cien­cias, los ofi­cios y las artes, Mutu­rre­ko Buru­ta­zaioak, Bil­bao 2000, p. 82..

    Otra carac­te­rís­ti­ca de la expan­sión capi­ta­lis­ta inser­ta en esta diná­mi­ca de cre­ci­mien­to pro­pio a la vez que de blo­queo y asfi­xia de otras poten­cias no occi­den­ta­les, fue la deli­be­ra­da polí­ti­ca de inva­sio­nes y agre­sio­nes de todas cla­ses que el capi­ta­lis­mo ha lan­za­do duran­te cin­co siglos con­tra paí­ses y cul­tu­ras que eran muy supe­rio­res a la euro­cén­tri­ca en todos los aspec­tos, pero a las cua­les ha logra­do ven­cer y con­de­nar al empo­bre­ci­mien­to y a la depen­den­cia, tras arrui­nar­las y saquear­las lo más posi­ble. Inde­pen­dien­te­men­te de que toda­vía se siga deba­tien­do has­ta qué gra­do la expan­sión capi­ta­lis­ta euro­pea se vio faci­li­ta­da por las sobre­ga­nan­cias del colo­nia­lis­mo y del impe­ria­lis­mo para el bene­fi­cio de toda la pobla­ción euro­pea o sola­men­te de sus cla­se domi­nan­te Josep Fon­ta­na: La his­to­ria de los hom­bres, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2001, p. 343 y ss., lo cier­to es que sin tales bene­fi­cios la expan­sión capi­ta­lis­ta hubie­ra sido más len­ta, y otras socie­da­des cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca­men­te supe­rio­res hubie­ran resis­ti­do más tiem­po y tal vez, sin caer en la his­to­ria fic­ción, la evo­lu­ción mun­dial y el pre­sen­te hubie­sen sido dife­ren­tes.

    El caso de la India es para­dig­má­ti­co: sin la ingen­te trans­fe­ren­cia de valor hacia Gran Bre­ta­ña, ase­gu­ra­da por su supe­rio­ri­dad mili­tar, es dis­cu­ti­ble pre­ci­sar cuán­do y cómo se hubie­ra pro­du­ci­do la revo­lu­ción indus­trial ingle­sa. Bas­ta leer los datos ofre­ci­dos por J. F. C. Fuller sobre las ingen­tes masas de pla­ta, oro y otras rique­zas obte­ni­das por los ingle­ses sólo con la vic­to­ria en la bata­lla de Plas­sey en 1757 para com­pren­der que:

    «La gran reser­va y depó­si­to de meta­les pre­cio­sos que era la India que­da­ba abier­ta y des­de 1757 las enor­mes for­tu­nas ama­sa­das en Orien­te fue­ron tras­la­da­das a Ingla­te­rra para finan­ciar las deman­das de la era indus­trial, sumi­nis­trar a ésta lo que iba a ser su san­gre y, a tra­vés de la mis­ma, crear un nue­vo y titá­ni­co mun­do. Del mis­mo modo que Ale­jan­dro hizo cir­cu­lar el oro de Per­sia y los pro­cón­su­les roma­nos se apo­de­ra­ron del botín de Gre­cia y del Pon­to, y los con­quis­ta­do­res espa­ño­les con­si­guie­ron la pla­ta del Perú, a par­tir de enton­ces los nababs ingle­ses, los prín­ci­pes, mer­ca­de­res y aven­tu­re­ros, segui­do­res e imi­ta­do­res de los Seth y de los Omi­chand, des­hi­cie­ron el hie­lo que ocul­ta­ba los teso­ros indos­ta­nos, deján­do­los al des­cu­bier­to y hacién­do­los con­ver­ger hacia Ingla­te­rra: “No es exa­ge­ra­do afir­mar –escri­be Brooks Adams– que el des­tino de Euro­pa depen­dió de la con­quis­ta de Ben­ga­la”. Los efec­tos fue­ron inme­dia­tos y mila­gro­sos. Antes de 1757 la maqui­na­ria para hilar el algo­dón era en Ingla­te­rra casi tan pri­mi­ti­va como en la India, mien­tras la indus­tria del hie­rro se halla­ba en un abso­lu­to decli­nar. De pron­to, todo cam­bió. En 1760 apa­re­ció la lan­za­de­ra; en 1764 la máqui­na de hilar de Har­grea­ves y en 1768 la maqui­na­ria pro­pul­so­ra de Cartw­right» J.F.C. Fuller: Bata­llas deci­si­vas, RBA, Bar­ce­lo­na 2006, tomo III, pp. 100–111..

    Tam­bién es para­dig­má­ti­co el caso de Hai­tí por­que sir­ve para ana­li­zar el pro­ble­ma des­de una pers­pec­ti­va aún más cru­da y des­nu­da que la vis­ta en la India. La obse­sión de todas las poten­cias colo­nia­lis­tas des­de media­dos del siglo XVIII, como míni­mo, fue con­tro­lar Hai­tí por su alta pro­duc­ti­vi­dad de azú­car, una de las mer­can­cías más codi­cia­das de la épo­ca y que exi­gía una enor­me masa de tra­ba­jo escla­vi­za­do. La revo­lu­ción José Luciano Fran­co: His­to­ria de la revo­lu­ción de Hai­tí, Cien­cias Socia­les, La Haba­na, Cuba 2004, p. 15 y ss. hai­tia­na fue un maza­zo para el colo­nia­lis­mo euro­peo por­que supri­mió una de las pie­zas cla­ves de la divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo enton­ces exis­ten­te, y sobre todo para el ya decré­pi­to impe­rio espa­ñol por­que:

    «Hai­tí dio apo­yo mate­rial y alien­to espi­ri­tual a las luchas de libe­ra­ción en la Amé­ri­ca his­pa­na. El giro radi­cal y eman­ci­pa­dor que adop­tó Simón Bolí­var en 1815 esta­ba direc­ta­men­te vin­cu­la­do al apo­yo que reci­bió de Hai­tí. Tras sufrir una serie de derro­tas entre 1811 y 1815, Bolí­var ape­ló al pre­si­den­te Pétion en peti­ción de ayu­da, y éste se la con­ce­dió bajo la con­di­ción de que se com­pro­me­tie­ra a libe­rar a los escla­vos de todas las tie­rras que con­si­guie­ra inde­pen­di­zar de Espa­ña. La polí­ti­ca eman­ci­pa­do­ra de Bolí­var radi­ca­li­zó la lucha por la inde­pen­den­cia y le hizo entrar en con­flic­to con muchos repu­bli­ca­nos posee­do­res de escla­vos» Beverly J. Sil­ver y Eric Sla­ter: «Los orí­ge­nes socia­les de las hege­mo­nías mun­dia­les», en Caos y orden en el sis­te­ma-mun­do moderno, G. Arrig­hi, Akal, Madrid 1999, p. 177..

    Tam­bién fue un maza­zo para el Esta­do fran­cés cuyas tro­pas fue­ron ven­ci­das en noviem­bre de 1803 y en enero de 1804, los nue­vos diri­gen­tes de la isla recu­pe­ra­ron su nom­bre indio. «He dado san­gre por san­gre a los caní­ba­les fran­ce­ses», pro­cla­mó Des­sa­li­nes. «He ven­ga­do a Amé­ri­ca» Pau Far­mer: Hai­tí. Para qué, Argi­ta­letxe Hiru, Hon­da­rri­bia 1994, pp. 69–81..

    No hace fal­ta decir que de inme­dia­to fue tam­bién una inso­por­ta­ble ame­na­za para Esta­dos Uni­dos ya que sus escla­vos del sur mejo­ra­ron sus téc­ni­cas de lucha y resis­ten­cia gra­cias a la vic­to­ria de sus her­ma­nos hai­tia­nos. Como sín­te­sis de todos estos efec­tos, pode­mos decir que la revo­lu­ción hai­tia­na negó radi­cal­men­te el axio­ma euro­cén­tri­co y occi­den­ta­lis­ta, la euro­pei­dad. Tie­ne toda la razón W. D. Mig­no­lo cuan­do mar­ca las dife­ren­cias cua­li­ta­ti­vas entre los revo­lu­cio­na­rios crio­llos ame­ri­ca­nos, bási­ca­men­te Bolí­var y Jef­fer­son, for­ma­dos en la euro­pei­dad y defen­so­res de la mis­ma, pese a las dife­ren­cias secun­da­rias entre ellos, y la pra­xis de los revo­lu­cio­na­rios hai­tia­nos: «Jef­fer­son nega­ba a Euro­pa, no la euro­pei­dad. Los revo­lu­cio­na­rios hai­tia­nos Tous­saint l’Ouverture y Jean Jaques Des­sa­li­nes, en cam­bio, nega­ron Euro­pa y la euro­pei­dad» Wal­ter D. Mig­no­lo: «La colo­nia­li­dad a lo lar­go y a lo ancho: el hemis­fe­rio occi­den­tal en el hori­zon­te colo­nial de la moder­ni­dad», en La colo­nia­li­dad del saber: euro­cen­tris­mo y cien­cias socia­les. Pers­pec­ti­vas lati­noa­me­ri­ca­nas, Edgar­do Lan­der (com­pi­la­dor), Clac­so, Bue­nos Aires 2003, p. 69.. La crí­ti­ca prác­ti­ca de la euro­pei­dad era refor­za­da ade­más, como hemos dicho, por la recu­pe­ra­ción del nom­bre ances­tral de la isla, Hai­tí, en un acto que era mucho más que sim­bó­li­co. W. D. Mig­no­lo no habla de esta cues­tión que, sin embar­go, tie­ne para noso­tros una impor­tan­cia cla­ve ya que expre­sa la volun­tad de los revo­lu­cio­na­rios de fusio­nar en la prác­ti­ca libe­ra­do­ra dos cul­tu­ras macha­ca­das por la euro­pei­dad y el euro­cen­tris­mo.

    Por estas razo­nes, todas las poten­cias colo­nia­lis­tas e impe­ria­lis­tas se vol­ca­ron para des­truir cuan­to antes el poten­cial eman­ci­pa­dor hai­tiano: había que arran­car la raíz liber­ta­do­ra para impe­dir que se pro­pa­ga­ra. Aho­ra, Hai­tí es uno de los Esta­dos más empo­bre­ci­dos del mun­do. Otro tan­to suce­dió, por ejem­plo, con la revo­lu­ción nica­ra­güen­se casi un siglo des­pués, que ven­ció a un cri­mi­nal terro­ris­ta como Somo­za, hom­bre cla­ve de Esta­dos Uni­dos en Cen­troa­mé­ri­ca. Los san­di­nis­tas vic­to­rio­sos no pudie­ron apli­car su pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio por­que Esta­dos Uni­dos, con la ayu­da de Euro­pa, se lan­zó a aplas­tar ese logro his­tó­ri­co median­te el terro­ris­mo y la gue­rra. Aho­ra sabe­mos has­ta dón­de ha sido hun­di­do el pue­blo nica­ra­güen­se, cuán­to ha retro­ce­di­do en su cali­dad de vida, bajo el ata­que del impe­ria­lis­mo. ¿Y qué decir sobre Cuba?

    Silen­ciar la impor­tan­cia cla­ve de las gue­rras colo­nia­les e impe­ria­lis­tas, del comer­cio desigual, de la trans­fe­ren­cia de valor des­ca­ra­da­men­te bene­fi­cio­sa para Occi­den­te, etcé­te­ra, hacer esto es no sólo embe­lle­cer la his­to­ria cri­mi­nal del capi­ta­lis­mo sino tam­bién impe­dir que los pue­blos macha­ca­dos conoz­can la suya, con­de­nán­do­los a seguir en la explo­ta­ción. Las con­se­cuen­cias desas­tro­sas a cor­to y lar­go pla­zo que tuvie­ron que pagar los pue­blos masa­cra­dos –que siguen pagan­do aho­ra en for­ma de eso que lla­man «deu­da exter­na» y que expre­sa una de las nue­vas for­mas de agre­sión impues­ta des­de la segun­da mitad del siglo XX– fue­ron y son estre­me­ce­do­ras, lo que pro­pi­ció toda cla­se de resis­ten­cias aplas­ta­das con impla­ca­ble terro­ris­mo por Occi­den­te: recor­de­mos sólo la rebe­lión india de 1857 y los méto­dos bri­tá­ni­cos emplea­dos con­tra ella. Muchos de esos pue­blos fue­ron sim­ple­men­te exter­mi­na­dos, y otros sufrie­ron tales pre­sio­nes socio­cul­tu­ra­les que que­da­ron deses­truc­tu­ra­dos, rotos en su iden­ti­dad ante­rior. Aquí con­vie­ne vol­ver a las correc­tas afir­ma­cio­nes de Hob­son:

    «La con­ver­sión cul­tu­ral fue de la mano de la estra­te­gia de con­ten­ción, cuya fina­li­dad era man­te­ner a un nivel bajo a los pue­blos y a las eco­no­mías de Orien­te […] la misión civi­li­za­do­ra debía con­se­guir la con­ver­sión de Orien­te según las pau­tas mar­ca­das por Occi­den­te para erra­di­car la ame­na­za a su iden­ti­dad que Orien­te plan­tea­ba […] la con­ver­sión cul­tu­ral y la con­ten­ción impli­ca­ban la repre­sión de Orien­te. La con­ver­sión cul­tu­ral encar­na­ba la esen­cia mis­ma del racis­mo implí­ci­to, según el cual la iden­ti­dad y cul­tu­ra del gru­po en cues­tión debían ser erra­di­ca­das y reem­pla­za­das por la cul­tu­ra “supe­rior” de la poten­cia impe­rial. De hecho, la con­ver­sión cul­tu­ral es equi­va­len­te a lo que Pie­rre Clas­tres lla­ma “etno­ci­dio”» John M. Hob­son: Los orí­ge­nes orien­ta­les de la civi­li­za­ción de occi­den­te, op. cit., p. 320..

    Decir que es el país más «moderno» el que mar­ca el camino al «atra­sa­do», ade­más de lo que supo­ne de acep­ta­ción de la axio­lo­gía bur­gue­sa, de sus valo­res y defi­ni­ción del «pro­gre­so», mues­tra tam­bién una inca­pa­ci­dad para com­pren­der que pue­den exis­tir otras for­mas de pro­gre­so no capi­ta­lis­ta. Aho­ra bien, si esto fue­ra cier­to, ¿por qué no se han desa­rro­lla­do lo sufi­cien­te? Sólo hay dos for­ma de res­pon­der a esta pre­gun­ta: una, la de reco­no­cer que el domi­nio mun­dial del capi­tal asfi­xia cual­quier otra for­ma de pro­gre­so cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­te y supe­rior, lo que ocu­rre en la prác­ti­ca his­tó­ri­ca sea en la for­ma de etno­ci­dio, de acul­tu­ra­ción, pero sobre todo de obse­si­vo anti­co­mu­nis­mo. La otra res­pues­ta es des­li­zar­se de algún modo o total­men­te al cena­gal de la «supe­rio­ri­dad occi­den­tal» sea en for­ma explí­ci­ta del racis­mo euro­cén­tri­co, del gene­tis­mo y del dar­wi­nis­mo social, o sea de mane­ra impre­ci­sa, abs­trac­ta y vaga como hace el autor. La tesis de que «el res­to del mun­do, mar­gi­na­do has­ta hace pocos años de esta diná­mi­ca de pro­gre­so his­tó­ri­co-uni­ver­sal, ha ini­cia­do tam­bién su moder­ni­za­ción […] que tam­bién es una occi­den­ta­li­za­ción […]», con­fir­ma la natu­ra­le­za bur­gue­sa del plan­tea­mien­to que ana­li­za­mos.

    Tres pre­gun­tas sen­ci­llas mues­tran lo insos­te­ni­ble del plan­tea­mien­to que cri­ti­ca­mos: ¿es la deu­da exter­na del lla­ma­do Ter­cer Mun­do un efec­to de esa «mar­gi­na­ción»? ¿Ha sido la implo­sión de la URSS y de su blo­que, y la reins­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo en Chi­na Popu­lar, efec­tos de la «mar­gi­na­ción» o efec­tos de la dia­léc­ti­ca entre, por un lado, la dege­ne­ra­ción buro­crá­ti­ca inter­na y, por otro, las impre­sio­nan­tes agre­sio­nes de todo tipo sufri­das por estos pue­blos des­de que no obe­de­cie­ron al impe­ria­lis­mo? Y por últi­mo ¿es el terri­ble pano­ra­ma futu­ro mun­dial y el pre­sen­te de ham­bre, enfer­me­dad, catás­tro­fe medioam­bien­tal, etcé­te­ra, efec­to de la «mar­gi­na­ción» o del capi­ta­lis­mo? La tesis de «mar­gi­na­ción» esta­lla en peda­zos cuan­do vemos que en la rica, cul­ta y demo­crá­ti­ca Ale­ma­nia, uno de cada seis niños y niñas cre­ce en situa­ción pre­ca­ria Eva Usi: Advier­ten sobre pobre­za infan­til en Ale­ma­nia, http://​www​.rebe​lion​.org, 27 de sep­tiem­bre de 2009., en un con­tex­to social en el que va cre­cien­do la pobre­za entre la pobla­ción ale­ma­na adul­ta Ingo Nie­bel: La pobre­za es una reali­dad que tam­bién exis­te en la rica Ale­ma­nia, http://​www​.gara​.net, 23 de sep­tiem­bre de 2009..

    La pobre­za va cre­cien­do en el cen­tro impe­ria­lis­ta y no pre­ci­sa­men­te por su «mar­gi­na­ción» sino por el capi­ta­lis­mo, más con­cre­ta­men­te por­que el pue­blo tra­ba­ja­dor no con­si­gue dete­ner la ofen­si­va bur­gue­sa y con­tra­ata­car con sus luchas logran­do una subida de los sala­rios direc­tos e indi­rec­tos, de las ayu­das socia­les y otras con­quis­tas. Es la lucha de cla­ses, en suma, la res­pon­sa­ble del empo­bre­ci­mien­to y no la «mar­gi­na­ción». La fra­seo­lo­gía socio­ló­gi­ca fra­ca­sa de nue­vo en la expli­ca­ción de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas de «lo social», lo que le impo­si­bi­li­ta crear una teo­ría crí­ti­ca de las vio­len­cias bur­gue­sas y del terro­ris­mo como su últi­ma expre­sión.

    Resumen

    Población sobrante peligrosa

    Al comien­zo de este tex­to hemos defi­ni­do el terro­ris­mo como el recur­so últi­mo de que dis­po­ne la cla­se pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas para ase­gu­rar su pro­pie­dad. El terro­ris­mo es inse­pa­ra­ble de la pro­pie­dad pri­va­da, no pue­de exis­tir sin esta for­ma his­tó­ri­ca de explo­ta­ción y, por tan­to, la for­ma más bru­tal e inhu­ma­na, y dia­léc­ti­ca­men­te la for­ma más civi­li­za­da y tec­no­cien­tí­fi­ca de terro­ris­mo es la capi­ta­lis­ta, la del terro­ris­mo con­sus­tan­cial a la civi­li­za­ción bur­gue­sa.

    Hemos defi­ni­do la civi­li­za­ción como la sín­te­sis social de un modo de pro­duc­ción. Una vez impues­ta la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, una vez impues­ta la explo­ta­ción de la mujer por el hom­bre en cuan­to sim­ple «ins­tru­men­to de pro­duc­ción», des­de esta derro­ta his­tó­ri­ca de la espe­cie huma­na, todas las civi­li­za­cio­nes pos­te­rio­res han sido la expre­sión con­tra­dic­to­ria de los intere­ses de sus cla­ses domi­nan­tes. Expre­sión con­tra­dic­to­ria por cuan­to las cla­ses explo­ta­das, los pue­blos opri­mi­dos y las muje­res han deja­do de algún modo hue­llas y ras­tros de sus luchas y de sus espe­ran­zas en la cul­tu­ra popu­lar y en la iden­ti­dad colec­ti­va. Por esto, en todas las civi­li­za­cio­nes basa­das en la pro­pie­dad pri­va­da, las vio­len­cias injus­tas han teni­do y tie­nen como sus obje­ti­vos repre­so­res fun­da­men­ta­les a las mino­rías lucha­do­ras y, si estos méto­dos han fra­ca­sa­do, el terro­ris­mo ha teni­do y tie­ne como obje­ti­vo la des­truc­ción de toda capa­ci­dad de lucha, o sen­ci­lla­men­te el ani­qui­la­mien­to físi­co de la resis­ten­cia.

    Hemos recu­rri­do al con­cep­to de «pobla­ción sobran­te» para expre­sar toda aque­lla par­te de la pobla­ción no ren­ta­ble para la cla­se domi­nan­te que, por ello mis­mo, debe ser mar­gi­na­da o deja­da de lado has­ta su muer­te, o repri­mi­da y exter­mi­na­da si se trans­for­ma en «pobla­ción sobran­te peli­gro­sa». Las y los obre­ros en huel­ga, por ejem­plo, pue­den lle­gar a ser «pobla­ción sobran­te peli­gro­sa» que debe ser repri­mi­da median­te el des­em­pleo masi­vo, y si estas repre­sio­nes ini­cia­les no derro­tan la lucha social, la cla­se domi­nan­te extien­de e inten­si­fi­ca sus ata­ques, empe­zan­do por el mie­do a las mul­tas y a la cár­cel, lle­gan­do a una esca­la de terro­ris­mos que pue­de cul­mi­nar en el baño de san­gre. Sobre esos mon­to­nes de cadá­ve­res, el capi­tal inten­ta­rá reini­ciar su pro­ce­so de acu­mu­la­ción amplia­da.

    Hemos habla­do de cómo la teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis capi­ta­lis­ta expli­ca la lógi­ca del terro­ris­mo al plan­tear la nece­si­dad cie­ga que tie­ne este modo de pro­duc­ción de des­truir fuer­zas pro­duc­ti­vas obso­le­tas, no ren­ta­bles, sobran­tes, para «libe­rar» el mer­ca­do de la sobre­pro­duc­ción exce­den­ta­ria, para ani­qui­lar la com­pe­ten­cia a cual­quier pre­cio, inclui­das las gue­rras mun­dia­les, para reini­ciar a una esca­la supe­rior el ciclo de pro­duc­ción, cir­cu­la­ción y rea­li­za­ción del bene­fi­cio. El terro­ris­mo es par­te esen­cial de la cri­sis capi­ta­lis­ta ya que el ser humano es la prin­ci­pal fuer­za pro­duc­ti­va, y la sali­da de toda cri­sis exi­ge la des­truc­ción median­te múl­ti­ples vio­len­cias de ingen­tes masas de fuer­za de tra­ba­jo huma­na acu­mu­la­da en for­ma de mer­can­cías, infra­es­truc­tu­ras, ciu­da­des, uni­ver­si­da­des, obras de arte y museos, es decir, en for­ma de capi­tal cons­tan­te y de tra­ba­jo muer­to aun­que sea tra­ba­jo alta­men­te cua­li­fi­ca­do; y simul­tá­nea­men­te, a la vez, des­truir la fuer­za de tra­ba­jo social en for­ma de capi­tal varia­ble y de tra­ba­jo vivo. La acu­mu­la­ción de capi­tal se basa, en últi­ma ins­tan­cia, en el terror mate­rial, moral y sim­bó­li­co inhe­ren­te a la explo­ta­ción asa­la­ria­da, y la garan­tía de reini­cio de la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal se basa en el terro­ris­mo, que no es otra cosa que el terror amplia­do a su máxi­ma leta­li­dad.

    Hemos vis­to des­pués cómo la bur­gue­sía había triun­fa­do al impo­ner su defi­ni­ción de «terro­ris­mo» a esca­la mun­dial, a pesar de los esfuer­zos de las izquier­das revo­lu­cio­na­rias en seguir expli­can­do y divul­gan­do la teo­ría mar­xis­ta de la vio­len­cia, base inex­cu­sa­ble para enten­der el terro­ris­mo. Lo esen­cial de esta teo­ría se basa en la dia­léc­ti­ca entre las con­tra­dic­cio­nes obje­ti­vas y estruc­tu­ra­les del capi­ta­lis­mo y las con­tra­dic­cio­nes sub­je­ti­vas que se gene­ran en res­pues­ta a las ante­rio­res. Den­tro de las con­tra­dic­cio­nes sub­je­ti­vas, la éti­ca, la teo­ría y el deseo de un mun­do cua­li­ta­ti­va­men­te mejor, sin explo­ta­ción, jue­gan un papel cla­ve; es decir, el deno­mi­na­do «fac­tor sub­je­ti­vo» siem­pre inser­to en el movi­mien­to de la reali­dad obje­ti­va y de sus con­tra­dic­cio­nes es impres­cin­di­ble no sólo para defi­nir qué es la reali­dad sino tam­bién para saber, que­rer y poder optar por una alter­na­ti­va revo­lu­cio­na­ria a la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, a su terro­ris­mo con­sus­tan­cial, median­te otra for­ma de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción basa­da en la pro­pie­dad colec­ti­va de las fuer­zas pro­duc­ti­vas.

    El estu­dio de las vio­len­cias múl­ti­ples requie­re de un méto­do que asu­ma el valor de la éti­ca tan­to como el de la eco­no­mía y la polí­ti­ca, por citar las «dis­ci­pli­nas» más nom­bra­das, y que asu­ma la his­to­ria huma­na mate­rial como el úni­co esce­na­rio real de exis­ten­cia. Al decla­rar la his­to­ri­ci­dad y la mate­ria­li­dad como las dos caras del mis­mo méto­do, las dio­sas y dio­ses, las reli­gio­nes en suma, pier­den su valor expli­ca­ti­vo aun­que man­ten­gan un decre­cien­te valor rela­ti­vo en la matriz social de cada modo de pro­duc­ción. Por el con­tra­rio, la pro­pie­dad, sea cual fue­re su for­ma, apa­re­ce como el pun­to crí­ti­co sobre el que pivo­tan las vio­len­cias y los terro­ris­mos. La vio­len­cia injus­ta y opre­so­ra es aque­lla que impo­ne y sos­tie­ne la pro­pie­dad pri­va­da, y la vio­len­cia jus­ta y libe­ra­do­ra es la que defien­de o recu­pe­ra la pro­pie­dad colec­ti­va, públi­ca. Sea en for­ma míti­ca, reli­gio­sa, utó­pi­ca o mile­na­ris­ta, la cul­tu­ra popu­lar con­ser­va mal que bien res­tos des­fi­gu­ra­dos y borro­sos, pero laten­tes. Sin embar­go, la alie­na­ción y el feti­chis­mo ter­gi­ver­san la com­pren­sión de las cau­sas reales de las vio­len­cias, invier­ten la reali­dad y cosi­fi­can las rela­cio­nes socia­les, pre­sen­tan la paz jus­ta como la vio­len­cia de las masas tra­ba­ja­do­ras, y el sis­te­ma de explo­ta­ción y sus vio­len­cias como la paz ofi­cial ben­de­ci­da por las fuer­zas del más allá. Es por esto que la lucha éti­co-polí­ti­ca y teó­ri­ca con­tra la ideo­lo­gía jus­ti­fi­ca­to­ria de la pro­pie­dad pri­va­da es y debe ser per­ma­nen­te, por­que es ella la que tam­bién jus­ti­fi­ca los terro­ris­mos que la sos­tie­nen.

    La rela­ción entre los fines por los que se lucha y los medios que se apli­can para lograr esos fines es cen­tral en esta visión éti­co-polí­ti­ca y teó­ri­ca, como tam­bién lo es el cri­te­rio del mal menor nece­sa­rio. Un medio malo no pue­de obte­ner nun­ca un fin bueno, y ambos, medio y fin, inter­ac­túan per­ma­nen­te­men­te y se trans­for­man uno en otro duran­te el pro­ce­so de libe­ra­ción huma­na. Debi­do a esto, todo pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que repi­ta el error de apli­car medios malos ter­mi­na más tem­prano que tar­de des­vián­do­se de su obje­ti­vo y cayen­do bien en el refor­mis­mo bien en la reac­ción, o desin­te­grán­do­se. Una de las carac­te­rís­ti­cas del refor­mis­mo es pre­ci­sa­men­te la de supe­di­tar los fines a los medios, hacien­do de éstos el fin en sí mis­mo y renun­cian­do a los obje­ti­vos ini­cia­les. Por otra par­te, sola­men­te las cla­ses explo­ta­do­ras prac­ti­can el cri­te­rio inmo­ral y anti­éti­co de que el fin jus­ti­fi­ca los medios, y el terro­ris­mo es la expre­sión máxi­ma de la doble moral que siem­pre ha carac­te­ri­za­do a las mino­rías pro­pie­ta­rias de las fuer­zas pro­duc­ti­vas: están dis­pues­tas a apli­car la máxi­ma vio­len­cia con tal de garan­ti­zar sus pri­vi­le­gios, aun­que hablen de paz y jus­ti­cia.

    Para el mar­xis­mo, la vio­len­cia jus­ta no es un fin en sí mis­mo sino un medio tác­ti­co tran­si­to­rio, supe­di­ta­do al obje­ti­vo de la eman­ci­pa­ción huma­na. La vio­len­cia jus­ta es defen­si­va en su sen­ti­do his­tó­ri­co por­que res­pon­de a una pre­via y fun­da­cio­nal vio­len­cia injus­ta, explo­ta­do­ra, que es la que sos­tie­ne el pre­via­men­te ins­tau­ra­do orden opre­sor al que se com­ba­te. Es una vio­len­cia his­tó­ri­ca­men­te defen­si­va, de res­pues­ta, aun­que tran­si­to­ria­men­te deba tomar for­mas ofen­si­vas, de ata­que y de ini­cia­ti­va. Por esto, el mar­xis­mo siem­pre ha bus­ca­do, pri­me­ro, los méto­dos no vio­len­tos y pací­fi­cos de acción polí­ti­ca y sola­men­te cuan­do no ha teni­do más reme­dio ha recu­rri­do a la vio­len­cia como ulti­ma ratio, como recur­so supre­mo en una situa­ción insos­te­ni­ble. A la vez que no tenía otra alter­na­ti­va que defen­der­se vio­len­ta­men­te, ha inser­ta­do esa defen­sa en una prác­ti­ca más gene­ral en la que tam­bién había for­mas de lucha no vio­len­ta, pací­fi­cas y de boi­cot acti­vo y pasi­vo, de desobe­dien­cia civil, de obs­truc­ción social de la mecá­ni­ca del poder, de agi­ta­ción coti­dia­na median­te la voz y la pala­bra, así como de una ágil esca­la de for­mas de resis­ten­cia acti­va, de gra­dos de sabo­ta­je y de auto­de­fen­sa.

    La vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, en cual­quie­ra de sus for­mas, es sólo una tác­ti­ca que se inser­ta en una estra­te­gia más amplia, de modo que dicha tác­ti­ca pue­de y debe para­li­zar­se cuan­do se hayan con­quis­ta­do dere­chos cua­li­ta­ti­vos, no for­ma­les ni hue­cos, que per­mi­tan la libre acción polí­ti­ca en las mis­mas con­di­cio­nes de que dis­fru­ta la cla­se bur­gue­sa. Este cri­te­rio debe ser apli­ca­do sobre todo a la for­ma máxi­ma de la vio­len­cia jus­ta y defen­si­va como es la lucha arma­da, sea gue­rri­lle­ra o insu­rrec­cio­nal, ya que, sien­do una nece­sa­ria res­pues­ta en un momen­to con­cre­to, un medio tác­ti­co, pasa a ser un obs­tácu­lo y un freno para el avan­ce revo­lu­cio­na­rio cuan­do se con­quis­tan dere­chos demo­crá­ti­cos ele­men­ta­les. El mar­xis­mo defi­ne la vio­len­cia de res­pues­ta, defen­si­va, como un mal menor nece­sa­rio, es decir, como un mal que hay que apli­car para evi­tar males mayo­res, inne­ce­sa­rios y cua­li­ta­ti­va­men­te más injus­tos e inmo­ra­les por­que podrían haber­se evi­ta­do si se hubie­ra lucha­do a tiem­po con­tra la opre­sión, ven­cién­do­la.

    Hemos vis­to el ejem­plo de los méto­dos de cura apli­ca­dos por el médi­co aun a sabien­das de que pro­du­cen dolor, son ingra­tos y des­agra­da­bles, tie­nen efec­tos cola­te­ra­les no desea­dos, etcé­te­ra, pero siguen sien­do des­gra­cia­da­men­te nece­sa­rios mien­tras no exis­ta un mejor sis­te­ma de cura­ción que reduz­ca el dolor inhe­ren­te al tra­ta­mien­to, o que sea indo­lo­ro. El médi­co ha de tener siem­pre extre­mo cui­da­do en no exce­der­se ni en la inten­si­dad del dolor ni en su dura­ción, bus­can­do redu­cir al máxi­mo los efec­tos no desea­dos, y sus­pen­dien­do al ins­tan­te el tra­ta­mien­to cuan­do éste haya cum­pli­do su obje­ti­vo, o cuan­do se demues­tre no efec­ti­vo, cuan­do su pro­lon­ga­ción injus­ti­fi­ca­da empeo­ra la vida de la per­so­na enfer­ma, pudien­do lle­var­la a la muer­te. Estos prin­ci­pios bási­cos resu­men el cri­te­rio del mal menor nece­sa­rio, mien­tras que el mal mayor inne­ce­sa­rio es el prin­ci­pio éti­co supre­mo de toda mino­ría opre­so­ra que tie­ne medios ade­cua­dos –su Esta­do y sus fuer­zas arma­das– para apli­car las dife­ren­tes inten­si­da­des y for­mas de las vio­len­cias injus­tas, has­ta lle­gar a su expre­sión abso­lu­ta, el terro­ris­mo, el mal mayor inne­ce­sa­rio.

    La bur­gue­sía sos­tie­ne que sus vio­len­cias son moral­men­te jus­tas por­que defien­den su civi­li­za­ción, su ley y orden, su jus­ti­cia. Una gran par­te del impe­ria­lis­mo cree en dio­ses y sos­tie­ne que su vio­len­cia está jus­ti­fi­ca­da por ese dios, y muchos sacer­do­tes y obis­pos han cola­bo­ra­do abier­ta­men­te con el terro­ris­mo más inhu­mano, del mis­mo modo que el Vati­cano ha per­ma­ne­ci­do mudo o ha apo­ya­do implí­ci­ta­men­te cruel­da­des capi­ta­lis­tas. Por lo con­tra­rio, las cla­ses explo­ta­das y los pue­blos opri­mi­dos sos­tie­nen que la vio­len­cia jus­ta moral­men­te es la suya, la de quie­nes se resis­ten y se enfren­tan a la civi­li­za­ción bur­gue­sa. Exis­ten, por tan­to, dos visio­nes irre­con­ci­lia­bles, opues­tas de modo anta­gó­ni­co. Algu­nos inte­lec­tua­les bur­gue­ses sos­tie­nen que no hay modo de deci­dir cual de las dos pos­tu­ras enfren­ta­das tie­ne razón y que, por ello mis­mo, hay que per­ma­ne­cer al mar­gen, ser neu­tral, ser paci­fis­ta y con­fiar en las bon­da­des de la demo­cra­cia, pese a sus imper­fec­cio­nes secun­da­rias. Los res­tan­tes inte­lec­tua­les bur­gue­ses afir­man cíni­ca­men­te que la razón está en la pro­pie­dad pri­va­da y que todo ata­que al «sacro­san­to dere­cho indi­vi­dual» a la pro­pie­dad pri­va­da debe ser per­se­gui­do sin pie­dad.

    El mar­xis­mo sos­tie­ne que sola­men­te el méto­do dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co pue­de expli­car por qué exis­ten dos éti­cas, dos teo­rías, dos vio­len­cias, dos mode­los socia­les anta­gó­ni­cos, en suma, el que se sos­tie­ne en la pro­pie­dad pri­va­da y el que lucha por avan­zar hacia la pro­pie­dad colec­ti­va y comu­nal, hacia la socie­dad comu­nis­ta. Para la defi­ni­ción del terro­ris­mo, este méto­do es deci­si­vo por­que, ade­más de sacar a la luz las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles y las visio­nes opues­tas, tam­bién demues­tra que exis­te un cri­te­rio obje­ti­vo para desig­nar cuál es el mode­lo social correc­to. El cri­te­rio obje­ti­vo no es otro que la opre­sión de la mayo­ría por la mino­ría, la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, la reduc­ción de la espe­cie huma­na a sim­ple ins­tru­men­to de tra­ba­jo, la apro­pia­ción del pro­duc­to del tra­ba­jo social y colec­ti­vo por una mino­ría domi­nan­te que recu­rre a sus vio­len­cias injus­tas y al terro­ris­mo cuan­do ve peli­grar su pro­pie­dad pri­va­da.

    Terrorismos precapitalistas

    El pri­mer terro­ris­mo sur­gió con la vic­to­ria del patriar­ca­do, con la explo­ta­ción de la mujer y con las vio­len­cias que le son inhe­ren­tes. Las socie­da­des en las que la divi­sión sexual del tra­ba­jo corres­pon­día al muy esca­so desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas no cono­cen la opre­sión de la mujer por el hom­bre. La espe­cia­li­za­ción en las tareas no res­pon­de en estas socie­da­des a la impo­si­ción de un sexo-géne­ro, el mas­cu­lino, sobre el otro, el feme­nino, sino a las nece­si­da­des de super­vi­ven­cia de los peque­ños colec­ti­vos que deben maxi­mi­zar en lo posi­ble sus capa­ci­da­des pro­duc­ti­vas. Una serie de cam­bios glo­ba­les, des­de cli­má­ti­cos has­ta el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra, pasan­do por el aumen­to de las vio­len­cias inter­gru­pa­les y el aumen­to del exce­den­te social, en sín­te­sis, van uni­dos a la explo­ta­ción de la mujer, que se trans­for­ma en un «ins­tru­men­to de pro­duc­ción» cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­te de los demás.

    Las vio­len­cias machis­tas con­tra las muje­res tien­den muy rápi­da­men­te al terror físi­co y psi­co­ló­gi­co y de aquí al terro­ris­mo, apli­ca­do bien de for­ma indi­vi­dual bien de for­ma colec­ti­va. La escla­vi­za­ción de muje­res y su ase­si­na­to son prác­ti­cas que van cre­cien­do a la vez que se impo­ne la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, y la pri­me­ra pro­pie­dad fue la mujer en cuan­to obje­to per­te­ne­cien­te al hom­bre. El sis­te­ma patriar­cal fue la pri­me­ra pro­pie­dad pri­va­da exis­ten­te y lue­go se fue adap­tan­do a los suce­si­vos modos de pro­duc­ción, a las suce­si­vas for­mas de pro­pie­dad pri­va­da que ha habi­do. Las vio­len­cias machis­tas caen sobre las muje­res cuan­do los hom­bres quie­ren, pero se endu­re­cen cuan­do éstos com­pren­den que las muje­res luchan para inde­pen­di­zar­se, para dejar de ser su pro­pie­dad. El terro­ris­mo patriar­cal es el últi­mo recur­so de los hom­bres para impe­dir la liber­tad de las muje­res.

    En el modo de pro­duc­ción del comu­nis­mo pri­mi­ti­vo, con su pro­pie­dad colec­ti­va, las vio­len­cias intra­gru­pa­les no eran equi­pa­ra­bles a las exis­ten­tes en los modos de pro­duc­ción basa­dos en la pro­pie­dad pri­va­da. Los pri­me­ros gru­pos huma­nos tenían que cui­dar mucho la paz inter­na para que las ten­sio­nes inter­per­so­na­les no redu­je­ran las esca­sas fuer­zas pro­duc­ti­vas median­te la muer­te, muti­la­ción o dis­ca­pa­ci­ta­ción para el tra­ba­jo de algu­nos de sus miem­bros. Otro tan­to suce­día con las vio­len­cias inter­gru­pa­les, que se regu­la­ban median­te com­ple­jos y efec­ti­vos sis­te­mas nego­cia­do­res y de des­agra­vio com­pen­sa­to­rio, para evi­tar en lo posi­ble la mer­ma de la fuer­za de tra­ba­jo. Esto no quie­re decir que no esta­lla­sen vio­len­cias san­grien­tas y mor­ta­les, pero cuan­do esta­lla­ban no tenían el sen­ti­do de las vio­len­cias cau­sa­das por la pro­pie­dad pri­va­da aun­que lle­ga­sen a adqui­rir una viru­len­cia extre­ma.

    Los pro­ce­sos psi­co­ló­gi­cos de ten­sión, angus­tia, mie­do y terror exis­tían en estas socie­da­des comu­na­les y colec­ti­vis­tas por­que son pro­ce­sos vita­les para la super­vi­ven­cia como espe­cie, pero no exis­tían con el con­te­ni­do social que han adqui­ri­do pos­te­rior­men­te, cau­sa­do por la opre­sión, la explo­ta­ción y la domi­na­ción. La dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va entre terror y terro­ris­mo, en esta pri­me­ra fase, radi­ca pre­ci­sa­men­te en el hecho de que el terro­ris­mo sur­ge cuan­do un gru­po bus­ca la des­truc­ción físi­ca de otro, bien para que­dar­se con sus recur­sos, bien para impe­dir que se suble­ve. La apa­ri­ción de la pro­pie­dad de las tie­rras, base de la agri­cul­tu­ra y del pas­to­reo a gran esca­la, exi­ge el terror patriar­cal y ace­le­ra el sur­gi­mien­to de la vio­len­cia béli­ca. Con el asen­ta­mien­to del modo de pro­duc­ción tri­bu­ta­rio se fusio­nan estos com­po­nen­tes en uno solo y la cruel­dad, la mal­dad y la iniqui­dad socia­les hacen su apa­ri­ción de la mano de la pro­pie­dad pri­va­da, del sur­gi­mien­to de la inci­pien­te eco­no­mía dine­ra­ria y mer­can­til, del valor de cam­bio y de la men­ta­li­dad indi­vi­dua­lis­ta y egoís­ta que le son con­sus­tan­cia­les.

    En el modo de pro­duc­ción tri­bu­ta­rio el terror y el terro­ris­mo son prác­ti­cas recu­rren­tes apli­ca­das por las mino­rías pro­pie­ta­rias para aumen­tar su poder y sus rique­zas y man­te­ner a sus mayo­rías tra­ba­ja­do­ras en la pasi­vi­dad sumi­sa, pero tam­bién para explo­tar a otros pue­blos, impo­ner­les duros tri­bu­tos, escla­vi­zar­los o saquear­los sin pie­dad. Exis­tían for­mas no mate­ria­les de vio­len­cia que faci­li­ta­ban estos obje­ti­vos, como las reli­gio­nes y la vio­len­cia sim­bó­li­ca y cul­tu­ral, etcé­te­ra, des­ti­na­dos a jus­ti­fi­car la explo­ta­ción, pero las vio­len­cias mate­ria­les y el terror-terro­ris­mo eran ya el recur­so direc­to más efec­ti­vo del poder cuan­do sus pri­vi­le­gios eran ame­na­za­dos seria­men­te. La gue­rra en el sen­ti­do moderno empie­za a sur­gir en esta épo­ca aun­que no desa­rro­lla­rá toda su leta­li­dad has­ta el modo de pro­duc­ción escla­vis­ta. Del mis­mo modo, las resis­ten­cias de las cla­ses explo­ta­das son de una vio­len­cia des­co­no­ci­da en el modo comu­nis­ta pri­mi­ti­vo, pero dife­ren­te a las vio­len­cias defen­si­vas pos­te­rio­res, de los escla­vos, cam­pe­si­nos y sier­vos, y sobre todo muy dife­ren­tes a las obre­ras.

    De todos los Esta­dos tri­bu­ta­rios, el asi­rio fue el que más avan­zó en la mer­can­ti­li­za­ción de la gue­rra, desa­rro­llan­do un efec­ti­vo «terror cal­cu­la­do» que superó con cre­ces a otros Esta­dos e impe­rios, como el egip­cio, el chino, el indio, el maya, el azte­ca, el inca y otros. Y aun­que las cla­ses y los pue­blos explo­ta­dos se defen­dían con una vio­len­cia deses­pe­ra­da, ésta nun­ca lle­gó al gra­do de terro­ris­mo por­que era una vio­len­cia de res­pues­ta jus­ta, de resis­ten­cia a la opre­sión. Tales vio­len­cias bus­ca­ban cau­sar el mayor dolor, terror y mor­tan­dad en los opre­so­res, pero no era terro­ris­mo sino sólo en los casos en los que, tras libe­rar­se de la opre­sión, pasa­ban a con­ver­tir­se a su vez en nue­vos opre­so­res, en nue­vos inva­so­res, cam­bio cua­li­ta­ti­vo muy fre­cuen­te. Hubo gue­rras socia­les y nacio­na­les tri­bu­ta­rias que fue­ron jus­tas y defen­si­vas pero a la vez injus­tas y opre­so­ras. Sola­men­te el méto­do dia­léc­ti­co y el con­cep­to de modo de pro­duc­ción nos expli­can estas con­tra­dic­cio­nes his­tó­ri­cas. El terro­ris­mo tri­bu­ta­rio lle­gó a gra­dos extre­mos de bru­ta­li­dad exter­mi­na­do­ra pero siem­pre den­tro de los lími­tes obje­ti­vos insal­va­bles mar­ca­dos por la sín­te­sis y matriz socia­les corres­pon­dien­tes a aque­llas civi­li­za­cio­nes.

    El modo de pro­duc­ción escla­vis­ta creó la gue­rra en su sen­ti­do moderno, y con ella avan­zó un paso deci­si­vo para la ulte­rior apa­ri­ción del terro­ris­mo capi­ta­lis­ta. La fusión entre explo­ta­ción escla­vis­ta y expan­sión mer­can­til fue la base de la gue­rra moder­na, del arte mili­tar inse­pa­ra­ble de la tec­no­cien­cia escla­vis­ta, y de su cul­tu­ra filo­só­fi­ca, esté­ti­ca y éti­ca. Los bellos logros de la civi­li­za­ción gre­co­rro­ma­na se basa­ron, en últi­ma ins­tan­cia, en el terro­ris­mo escla­vis­ta. La men­ta­li­dad mer­can­til de esta civi­li­za­ción exi­gía una vio­len­cia béli­ca total, aplas­tan­te, rápi­da y direc­ta, inse­pa­ra­ble de la lógi­ca del capi­tal comer­cial y finan­cie­ro tal como exis­tía en este modo de pro­duc­ción. Inclu­so la gue­rra sir­vió para la apa­ri­ción embrio­na­ria de una carac­te­rís­ti­ca esen­cial del capi­ta­lis­mo: el sala­rio, que era ori­gi­na­ria­men­te el peda­zo de sal que se entre­ga­ba a los legio­na­rios roma­nos, y que lue­go se trans­for­mó en su suel­do, en su sala­rio, aun­que en el escla­vis­mo no podía exis­tir y de hecho no exis­tió el con­cep­to de tra­ba­jo asa­la­ria­do en su for­ma jurí­di­ca y con­trac­tual bur­gue­sa.

    La limi­ta­ción insal­va­ble del terro­ris­mo escla­vis­ta, san­gui­na­rio en extre­mo, nace de la ausen­cia obje­ti­va del tra­ba­jo asa­la­ria­do, aun­que el sala­rio fun­cio­na­ra embrio­na­ria­men­te en el ejér­ci­to romano. La dis­ci­pli­na, la racio­na­li­dad téc­ni­ca, el aho­rro de tiem­po y ener­gía, la pla­ni­fi­ca­ción estra­té­gi­ca y otras vir­tu­des de la civi­li­za­ción bur­gue­sa exis­tían ya en la gue­rra escla­vis­ta, pero no en la esen­cia de este modo de pro­duc­ción. Por esto mis­mo, el terro­ris­mo escla­vis­ta lle­gó a gra­dos supe­rio­res a los del terro­ris­mo tri­bu­ta­rio cuan­do era prac­ti­ca­do por los ejér­ci­tos, pero su efec­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca últi­ma se colap­só pre­ci­sa­men­te por su inca­pa­ci­dad para repro­du­cir las bases del escla­vis­mo, des­apa­re­ció no tan­to por las inva­sio­nes exte­rio­res cuan­to por su ago­ta­mien­to interno. Las suble­va­cio­nes de los pue­blos y de las masas escla­vas y cam­pe­si­nas explo­ta­das fue­ron tam­bién vio­len­tí­si­mas, no dudan­do en apli­car el terror sobre las ase­si­nas cla­ses oli­gar­cas y sena­to­ria­les, pero care­cían de un pro­yec­to alter­na­ti­vo de socie­dad excep­to algu­nas uto­pías, aun­que sí el de vol­ver a sus paí­ses de ori­gen o expul­sar a los inva­so­res, y, al igual que suce­dió en el modo tri­bu­ta­rio, tam­bién se die­ron casos de luchas libe­ra­do­ras que se con­vir­tie­ron en opre­so­ras.

    El modo de pro­duc­ción feu­dal siguió con las pau­tas del terro­ris­mo pre­ca­pi­ta­lis­ta, con la sal­ve­dad de que el Esta­do, deci­si­vo para su prác­ti­ca, per­dió efec­ti­vi­dad pla­ni­fi­ca­do­ra has­ta la apa­ri­ción del abso­lu­tis­mo. Al igual que los dos modos pre­ce­den­tes, el feu­dal tam­bién esta­ba mili­ta­ri­za­do y aun­que el arte de la gue­rra sufrió un retro­ce­so en su cali­dad lle­gó a alcan­zar pun­tos de vio­len­cia cri­mi­nal tan atro­ces como los ante­rio­res. La inse­gu­ri­dad, el mie­do y el terror tam­bién eran con­sus­tan­cia­les al medioe­vo excep­to en peque­ños luga­res y cor­tos perío­dos de tiem­po, por­que la for­ma de apro­pia­ción del exce­den­te social por par­te de la noble­za era la vio­len­cia direc­ta cuan­do falla­ban las for­mas pre­vias. El terro­ris­mo reli­gio­so juga­ba un papel cen­tral aun­que las gen­tes crea­ron méto­dos de con­tro­lar el mie­do, lo que obli­ga­ba a los pode­res esta­ble­ci­dos a reac­ti­var o inno­var sus vio­len­cias físi­cas y mora­les, o a apli­car nive­les altos de vio­len­cia en la repre­sión de here­jías, revuel­tas, suble­va­cio­nes y gue­rras de resis­ten­cia nacio­nal medie­val.

    La eco­no­mía mer­can­til empe­zó a recu­pe­rar­se des­de el siglo XII y con ella las ciu­da­des y la bur­gue­sía fue­ron adqui­rien­do poder en pug­na cre­cien­te con la cla­se feu­dal. Allí don­de las con­tra­dic­cio­nes socia­les lle­ga­ban a su irre­con­ci­lia­bi­li­dad abso­lu­ta, el poder medie­val recu­rría a la gue­rra san­ta, a la cru­za­da exter­mi­na­do­ra arra­san­do todo lo que encon­tra­ba a su paso. Dado que toda­vía no se había desa­rro­lla­do la men­ta­li­dad bur­gue­sa, los pode­res esta­ble­ci­dos eran capa­ces de man­te­ner lar­gos perío­dos de gue­rra inter­mi­ten­te en exten­sas áreas, gue­rras en las que el terro­ris­mo lo sufrían las masas tra­ba­ja­do­ras mien­tras que las mino­rías pro­pie­ta­rias se libra­ban en la mayo­ría de los casos. Inclu­so cuan­do los nobles eran hechos pri­sio­ne­ros en las bata­llas sal­va­ban sus vidas para que­dar libres tras un res­ca­te, mien­tras que la tro­pa era exter­mi­na­da en la mayo­ría de los casos. Al igual que las rebe­lio­nes socia­les en los modos tri­bu­ta­rio y escla­vis­ta, en el medie­val tam­po­co tenían un pro­yec­to social alter­na­ti­vo si bien sí dis­po­nían de más uto­pías jus­ti­cia­lis­tas, mile­na­ris­tas y heré­ti­cas. Al final del medioe­vo la vio­len­cia gene­ra­li­za­da augu­ra­ba el ini­cio de la tran­si­ción al poder bur­gués.

    Terrorismo capitalista

    El terro­ris­mo capi­ta­lis­ta se dife­ren­cia de los ante­rio­res por un hecho nue­vo: se enfren­ta a un mode­lo social alter­na­ti­vo irre­con­ci­lia­ble y cons­cien­te de su anta­go­nis­mo fron­tal, el comu­nis­mo. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria, la huma­ni­dad está en dis­po­si­ción de guiar cons­cien­te­men­te su auto­gé­ne­sis, pero cho­ca fron­tal­men­te con la civi­li­za­ción bur­gue­sa, la más vio­len­ta de todas las civi­li­za­cio­nes. Los terro­ris­mos ante­rio­res, tri­bu­ta­rio, cla­sis­ta y medie­val, y el patriar­cal reco­rrién­do­los y adap­tán­do­se a sus exi­gen­cias, tenían la ven­ta­ja de que las masas explo­ta­das sobran­tes que había que exter­mi­nar care­cían de una alter­na­ti­va con­cre­ta, eran utó­pi­cas al máxi­mo, lo que redu­cía gran­de­men­te su peli­gro­si­dad his­tó­ri­ca, aun­que su peli­gro­si­dad pun­tual fue­ra muy alta en cada esta­lli­do con­cre­to. Podían asal­tar tem­plos, alma­ce­nes, pala­cios y cas­ti­llos, dego­llar a los pro­pie­ta­rios y expl