Terrorismo y civilización (Prólogo y presentación)

Prólogo a la edición latinoamericana

«Sin duda es algo seve­ra esta teo­ría, pero aun cuan­do sean alar­man­tes las con­se­cuen­cias de la resis­ten­cia al poder, no es menos cier­to que exis­te en la natu­ra­le­za del hom­bre social un dere­cho inalie­na­ble que legi­ti­ma la insu­rrec­ción…»

Simón Bolí­var

Terro­ris­mo y civi­li­za­ción es una admi­ra­ble cons­truc­ción del pen­sa­mien­to, un aná­li­sis magis­tral del terro­ris­mo de Esta­do a tra­vés de la his­to­ria, de su evo­lu­ción des­de la escla­vi­tud has­ta su for­ma actual de levia­tán san­grien­to, ávi­do de capi­tal, depre­da­dor bru­tal de seres huma­nos y del pla­ne­ta. Esta obra lle­ga a los lec­to­res, atra­pa­da en una fre­né­ti­ca para­do­ja que inci­ta a la indig­na­ción: su autor, un pen­sa­dor mar­xis­ta que res­pi­ra altruis­mo y huma­ni­dad, al menos en esta oca­sión no podrá rubri­car­la con su nom­bre y ape­lli­do, por­que el mons­truo terro­ris­ta ha cri­mi­na­li­za­do el pen­sa­mien­to insu­mi­so y liber­ta­rio.

Car­los Tupac es un nom­bre de gue­rra y de com­ba­te, un recur­so de super­vi­ven­cia en medio de un sis­te­ma capi­ta­lis­ta senil y loco aco­sa­do por cri­sis suce­si­vas, de una civi­li­za­ción bur­gue­sa en deca­den­cia, viru­len­ta en su ago­nía, que no duda en matar o encar­ce­lar todo pen­sa­mien­to que abra­ce la uto­pía de dig­ni­fi­car al ser humano. Car­los Tupac es la imbri­ca­ción poten­te de teo­ría libe­ra­do­ra y pra­xis gue­rre­ra enfren­tan­do en la are­na la injus­ti­cia secu­lar de un sis­te­ma opro­bio­so; ese nom­bre somos todos los que lucha­mos por el cam­bio radi­cal de la socie­dad resis­tién­do­nos al desar­me ideo­ló­gi­co. La vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, la rebel­día fren­te a regí­me­nes injus­tos, es un dere­cho uni­ver­sal irre­nun­cia­ble, que no pue­de ser arro­ja­do a la defla­gra­ción del olvi­do, y es al mis­mo tiem­po una bofe­ta­da a cier­ta izquier­da pusi­lá­ni­me, que por arti­fi­cios psi­co­ló­gi­cos, mediá­ti­cos, se cree derro­ta­da, y que atrin­che­ra­da en su cobar­día, duda de la capa­ci­dad de lucha de los pue­blos; izquier­da de dis­cur­so enaje­na­do, incohe­ren­te, que a nom­bre de un paci­fis­mo des­mo­vi­li­za­dor y cri­mi­nal, con­de­na la vio­len­cia «ven­ga de don­de vinie­re» -así, sin nom­bre y sin ape­lli­do, sin his­to­ria y sin con­tex­to-, que casi siem­pre ter­mi­na abra­za­da con el refor­mis­mo que apun­ta­la al sis­te­ma. De mane­ra per­ti­nen­te nos recuer­da el autor, que, en el preám­bu­lo mis­mo de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos apro­ba­da por la ONU en 1948, se con­sa­gra y legi­ti­ma el dere­cho a la rebe­lión. Bolí­var, el Liber­ta­dor, afin­ca­do en el con­tex­to his­tó­ri­co de la Car­ta de Jamai­ca, plan­tea en El Correo del Ori­no­co, que:

«El hom­bre social pue­de cons­pi­rar con­tra toda ley posi­ti­va que ten­ga encor­va­da su cer­viz, escu­dán­do­se con la ley natu­ral…» /​«A fin de no embro­llar la gra­má­ti­ca de la razón, debe dar­se el nom­bre de insu­rrec­ción a toda con­ju­ra­ción que ten­ga por obje­to mejo­rar el hom­bre, la patria y el uni­ver­so…» /​«La insu­rrec­ción se anun­cia con el espí­ri­tu de paz, se resis­te con­tra el des­po­tis­mo por­que éste des­tru­ye la paz, y no toma las armas sino para obli­gar a sus enemi­gos a la paz… Ha sido tal en esta par­te el des­po­tis­mo de muchos legis­la­do­res que a pesar de lo insen­sa­tos que eran sus códi­gos, han exi­gi­do, sin embar­go, una obe­dien­cia cie­ga.» /​«Auto-con­cep­tua­dos arbi­tra­ria­men­te para espe­cu­lar sobre lo jus­to y lo injus­to y acos­tum­bra­dos “a poner la ley en con­tra­dic­ción con la natu­ra­le­za” pre­ten­den obli­gar a los pue­blos “a divor­ciar­se de su inte­li­gen­cia para no ver­se for­za­dos al subli­me aten­ta­do de derri­bar el poder tirá­ni­co”.» /​«Cuan­do un códi­go polí­ti­co no pue­de sos­te­ner la mira­da de la razón, el poder que lo pro­te­ge es un insul­to hecho a la natu­ra­le­za huma­na, y si se corre el ries­go en derri­bar­lo, a lo menos no es cri­men hacer­lo.» /​«Sin duda es algo seve­ra esta teo­ría, pero aun cuan­do sean alar­man­tes las con­se­cuen­cias de la resis­ten­cia al poder, no es menos cier­to que exis­te en la natu­ra­le­za del hom­bre social un dere­cho inalie­na­ble que legi­ti­ma la insu­rrec­ción…» /​«Es, pues, la insu­rrec­ción por su natu­ra­le­za un acto legí­ti­mo: ella anun­cia que si hay en un Esta­do un poder esen­cial­men­te per­ver­so, el hom­bre-ciu­da­dano sabrá bus­car los medios de derri­bar­lo.» /​«Bien sé que esta doc­tri­na con­tra­ría todas las preo­cu­pa­cio­nes con que un cen­te­nar de ladro­nes coro­na­dos gobier­nan la tie­rra…» /​«En una pala­bra, de todo lo que con­tra­ría a la mag­na car­ta de los dere­chos del hom­bre, que la natu­ra­le­za ha escri­to en nues­tros cora­zo­nes con sus pro­pias manos; alum­brar con la antor­cha de la filo­so­fía las opre­sio­nes de toda espe­cie; con­vo­car la fuer­za públi­ca para aca­bar con los tira­nos bajo las rui­nas de su pro­pia gran­de­za: tal ha sido des­de la infan­cia de las monar­quías el des­tino de todos cuan­tos han naci­do con su alma ele­va­da y tal el ver­da­de­ro títu­lo que tie­nen a ser lla­ma­dos bien­he­cho­res de los hom­bres, todos los que así lo hacen».

Tam­bién plan­tea­ba el Liber­ta­dor Simón Bolí­var que el pen­sa­mien­to es el «pri­me­ro y más ines­ti­ma­ble don de la natu­ra­le­za. Ni aún la ley mis­ma podrá jamás prohi­bir­lo».

Toda­vía que­dan por ahí virre­yes tro­glo­di­tas en el Esta­do espa­ñol, nos­tál­gi­cos de la inqui­si­ción, opo­nién­do­se a la inde­pen­den­cia de los pue­blos que expo­lia­ron duran­te siglos y sojuz­gan­do pue­blos como el vas­co; que encar­ce­lan por difun­dir el pen­sa­mien­to alter­na­ti­vo o por el deli­to inexis­ten­te de entre­vis­tar a líde­res inde­pen­den­tis­tas.

«No ten­ga­mos mie­do a la liber­tad; no nos con­ten­te­mos con la que otros con­quis­ta­ron –nos dice Car­los Tupac-, luche­mos para mejo­rar­la y ampliar­la». Bolí­var jun­ta las coin­ci­den­cias, los anhe­los de inde­pen­den­cia, jus­ti­cia y liber­tad de los com­po­nen­tes socia­les del hemis­fe­rio, de indios, negros y crio­llos, y con ellos empu­ña la ban­de­ra de la Gran Nación de Repú­bli­cas, de la con­cien­cia de patria, de la sobe­ra­nía del pue­blo, de la inde­pen­den­cia, de la dig­ni­dad huma­na, y coman­da per­so­nal­men­te en los cam­pos de bata­lla, como pra­xis con­gruen­te, la vic­to­ria de la espe­ran­za. Es un impe­ra­ti­vo reto­mar uni­dos estas sagra­das ban­de­ras.

Están en con­fron­ta­ción un dere­cho uni­ver­sal con la irra­cio­na­li­dad de una civi­li­za­ción bur­gue­sa terro­ris­ta que pre­ten­de endil­gar­le su pro­pia con­di­ción a la lucha jus­ta de los pue­blos por una nue­va socie­dad sin explo­ta­dos. Tipi­fi­car como terro­ris­mo el dere­cho a la rebe­lión es ir en con­tra­vía de nor­mas admi­ti­das por los mis­mos Esta­dos en un momen­to de la his­to­ria. Inde­pen­dien­te­men­te de que haga par­te de un cuer­po nor­ma­ti­vo es un dere­cho natu­ral. Por enci­ma de la lega­li­dad pre­do­mi­na la legi­ti­mi­dad de la rebe­lión deri­va­da de la jus­ti­cia de sus actos.

Marx defi­ne al terro­ris­mo como vio­len­cia opre­so­ra des­ti­na­da a man­te­ner la explo­ta­ción, la alie­na­ción y la des­hu­ma­ni­za­ción.

La lega­li­dad como ramal de la vio­len­cia del poder, como impo­si­ción de la cla­se domi­nan­te, nun­ca pue­de rele­var la legi­ti­mi­dad basa­da en la jus­ti­cia del empe­ño altruis­ta que per­si­gue el bien común.

El dere­cho tie­ne una filo­so­fía, y ésta res­pon­de a intere­ses de cla­se. El revo­lu­cio­na­rio mili­ta y com­ba­te en las hues­tes que enar­bo­lan la ori­fla­ma de la jus­ti­cia social y defien­de los intere­ses de las mayo­rías. Ésa es la filo­so­fía del revo­lu­cio­na­rio. Bolí­var no tenía ley dis­tin­ta a la de cum­plir la volun­tad públi­ca.

Para Car­los Tupac los valo­res de la resis­ten­cia, de la lucha y de la revo­lu­ción con­tra la injus­ti­cia, siem­pre serán valo­res uni­ver­sa­les.

No es de extra­ñar que en las pri­me­ras líneas de Terro­ris­mo y civi­li­za­ción, se rese­ñe el hecho de que varias orga­ni­za­cio­nes, par­ti­dos, sin­di­ca­tos, y per­so­nas indi­vi­dua­les de Lati­noa­mé­ri­ca, y de Euro­pa, tra­ba­jen colec­ti­va­men­te por ins­ti­tuir la fecha del 26 de mar­zo, que reme­mo­ra la muer­te del coman­dan­te gue­rri­lle­ro Manuel Maru­lan­da Vélez, como día del dere­cho uni­ver­sal a la rebe­lión arma­da.

Ni en el oca­so de la civi­li­za­ción bur­gue­sa que hoy trans­cu­rre ante los ojos del mun­do, podrá haber tran­si­ción pací­fi­ca a un nue­vo orden social de amplia demo­cra­cia, sin explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, sin Esta­do. El deno­mi­na­do cen­tro del mun­do capi­ta­lis­ta no se derrum­ba­rá solo. Hay que derri­bar­lo. Nin­gún impe­rio ha caí­do sin el esta­lli­do múl­ti­ple de la incon­for­mi­dad popu­lar. Aco­rra­la­do por la cri­sis el Esta­do impe­rial, escu­da­do en la tec­no­lo­gía des­truc­ti­va, la peda­go­gía del mie­do, las cien­cias socia­les que lo recu­bren y la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca, será mucho más agre­si­vo y con­tu­maz. No se resig­na­rá man­sa­men­te a aban­do­nar sus pri­vi­le­gios; por ello los pue­blos deben pre­pa­rar­se para ata­car­lo de mane­ra resuel­ta con todos los medios a su alcan­ce, has­ta rom­per defi­ni­ti­va­men­te las cade­nas de la opre­sión.

Tran­si­tan­do la sen­da, la ala­me­da tra­za­da por el mar­xis­mo, pode­mos ase­gu­rar que la crí­ti­ca de las armas debe acom­pa­ñar hoy la gue­rra de las ideas. Con­ju­gar la vía polí­ti­ca, de la movi­li­za­ción de pue­blos, con la vía arma­da (según la situa­ción con­cre­ta), cons­ti­tu­ye una estra­te­gia acer­ta­da, fun­da­men­tal, que nin­gún revo­lu­cio­na­rio ver­da­de­ro pue­de desechar en la cons­truc­ción del ideal de nue­vo poder, por­que ella es garan­tía de vic­to­ria.

Oídos sor­dos al con­for­mis­mo, al refor­mis­mo y al paci­fis­mo des­con­tex­tua­li­za­do alia­dos y orques­ta­dos con la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca, si que­re­mos edi­fi­car un nue­vo mun­do de jus­ti­cia y huma­ni­dad. Ellos son el arti­fi­cio de la opre­sión para pro­pi­ciar el desar­me ideo­ló­gi­co, moral, y la defec­ción en una con­tien­da por la dig­ni­dad huma­na que nun­ca debe aflo­jar.

Esta lucha debe apo­yar­se en el mar­xis­mo, que no es un pen­sa­mien­to petri­fi­ca­do. El mar­xis­ta y cien­tí­fi­co de la eco­no­mía, Jor­ge Beins­tein, nos con­vo­ca a reto­mar el mar­xis­mo, pen­sa­mien­to crí­ti­co enrai­za­do en la rebel­día de los explo­ta­dos, enemi­go irre­con­ci­lia­ble del con­for­mis­mo; vol­ver a Marx no para repe­tir­lo sino para avan­zar mucho más allá, ade­cuán­do­lo al con­tex­to his­tó­ri­co, a la reali­dad con­cre­ta. Tomar lo mejor del pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio mun­dial para sumar­lo a la con­cep­ción eman­ci­pa­do­ra autóc­to­na, a nues­tra expe­rien­cia his­tó­ri­ca, a nues­tras cos­tum­bres y visión libe­ra­do­ra para emplear­lo como arie­te demo­le­dor en la cons­truc­ción de la nue­va socie­dad, tal como en esta obra lo sugie­re Car­los Tupac.

Terro­ris­mo y civi­li­za­ción hace un reco­rri­do muy com­ple­to por los hitos de la huma­ni­dad, los modos de pro­duc­ción, para cons­ta­tar en los folios de la his­to­ria que la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre siem­pre se ha basa­do en el uso de la vio­len­cia y el terror, mos­tran­do al mis­mo tiem­po la pro­fun­da hue­lla de la resis­ten­cia y la rebel­día de los pue­blos fren­te a la sub­yu­ga­ción, con sus vic­to­rias y fra­ca­sos, con para­dig­mas legen­da­rios como el levan­ta­mien­to de Espar­ta­co -héroe de Marx-, o el aplas­tan­te levan­ta­mien­to de los pue­blos opri­mi­dos por los asi­rios des­tru­yen­do con su vio­len­cia arro­lla­do­ra y jus­ta la ciu­dad de Níni­ve capi­tal de aquel impe­rio de opre­sión; con­sa­gran­do siem­pre, como un dere­cho inalie­na­ble, la vio­len­cia de los some­ti­dos con­tra la vio­len­cia injus­ta de las cla­ses domi­nan­tes.

El esplen­dor de los héroes liber­ta­rios, la epo­pe­ya de los pue­blos en lucha por su dig­ni­dad, real­men­te debe ser algo más que un recuer­do his­tó­ri­co. Repre­sen­tan un ejem­plo éti­co-moral y socio polí­ti­co váli­do para luchar con­tra la explo­ta­ción de todos los modos de pro­duc­ción, con­tra el terro­ris­mo patriar­cal, asi­rio, escla­vis­ta, de la cruz y la inqui­si­ción, del capi­ta­lis­mo, por­que nos apor­tan expe­rien­cias, insu­mos y per­tre­chos para la lucha actual.

Des­de el mar­xis­mo Car­los Tupac, res­pal­da­do por una cons­te­la­ción de auto­res y fuen­tes, teo­ri­za diá­fa­na­men­te sobre la vio­len­cia jus­ta e injus­ta, sobre la dia­léc­ti­ca entre fines y medios y en torno al deba­te del mal menor nece­sa­rio des­de su espe­ci­fi­ci­dad y sin per­der de vis­ta la tota­li­dad y su con­tex­to. Plan­tea sin ador­nos ni pará­bo­las retó­ri­cas que quien quie­re el fin, quie­re los medios, y que la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, jus­ta, asu­mi­da como un mal menor nece­sa­rio, como un medio for­za­do, una vez logra­do el obje­ti­vo, cesa, por­que des­apa­re­cen las cau­sas que jus­ti­fi­ca­rían su uti­li­za­ción a futu­ro. Pre­vie­ne con­tra el con­for­mis­mo, la cobar­día y el paci­fis­mo a ultran­za, y con Marx aler­ta sobre «los ami­gos hipó­cri­tas que ase­gu­ran estar de acuer­do con los prin­ci­pios, pero que dudan de la posi­bi­li­dad de rea­li­zar­los, por­que el mun­do, pre­ten­di­da­men­te no ha madu­ra­do aún para ellos; por esta razón desis­ten inclu­so de con­tri­buir a su madu­ra­ción, pre­fi­rien­do com­par­tir en este valle de lágri­mas la suer­te común de todo lo malo».

El mar­xis­mo –afir­ma G. Mury- es una filo­so­fía del hom­bre; pero del hom­bre com­ba­ti­vo y no de la víc­ti­ma dolo­ro­sa. Una filo­so­fía del enfren­ta­mien­to, no de la resig­na­ción fren­te al sufri­mien­to pro­pio y ajeno.

Sin lucha resuel­ta no es posi­ble cons­truir un mun­do jus­to, humano y fra­terno, con una nue­va con­cep­ción de la natu­ra­le­za, que siem­bre en la con­cien­cia que esta no es para domi­nar­la ni des­truir­la.

A pro­pó­si­to, ¿no será que ha lle­ga­do el momen­to de dar un sal­to inequí­vo­co y gene­ra­li­za­do res­pec­to de aque­lla con­cep­ción de un amplio sec­tor mar­xis­ta que mira la natu­ra­le­za den­tro de la encor­se­ta­da acep­ción de obje­to y medio uni­ver­sal de tra­ba­jo? La natu­ra­le­za es más que eso; no esta­mos fue­ra de ella. Somos natu­ra­le­za, y todo daño que se le infli­ja rever­ti­rá en con­tra de la vida mis­ma. Nadie debe ser pro­pie­ta­rio ni siquie­ra tran­si­to­rio de la tie­rra –dice Marx-, a lo sumo, su usu­fruc­tua­rio. Con la tie­rra debe haber un víncu­lo de otro tipo deri­va­do del pro­ce­so his­tó­ri­co de socia­li­za­ción que ha ido for­jan­do el hom­bre. Sus­ci­tan estas refle­xio­nes, los pro­fun­dos plan­tea­mien­tos de Car­los Tupac en su pre­sen­te obra.

La lucha por la alter­na­ti­va anti­ca­pi­ta­lis­ta es impos­ter­ga­ble, y exi­ge una bata­lla sin tre­gua y sin cuar­tel con­tra el refor­mis­mo, con­tra aque­llos pen­sa­do­res que ofi­cian como sacer­do­tes del con­for­mis­mo y la clau­di­ca­ción. Hay que des­en­mas­ca­rar a los agen­tes encu­bier­tos del desar­me ideo­ló­gi­co al ser­vi­cio de la explo­ta­ción. La actual cri­sis de civi­li­za­ción, el hun­di­mien­to pau­la­tino, inde­fec­ti­ble, del cen­tro del mun­do capi­ta­lis­ta, ha vuel­to añi­cos su pero­ra­ta sobre el fin de la his­to­ria, la difu­mi­na­ción del papel del Esta­do, la nega­ción de la lucha de cla­ses, la «bon­dad» del desar­me de los pue­blos… El Esta­do impe­rial que no veían o invi­si­bi­li­za­ban a pro­pó­si­to, aho­ra toma deses­pe­ra­da­men­te las rien­das para inten­tar un sal­va­men­to qui­mé­ri­co del sis­te­ma. Todos sabe­mos que des­pués de los ino­cuos tra­ta­mien­tos de cho­que, de la inuti­li­dad de la finan­cie­ri­za­ción, inten­ta­rá res­ta­ble­cer el con­trol a tra­vés de inva­sio­nes de rapi­ña y terro­ris­mo exa­cer­ba­do… Nece­sa­ria, muy nece­sa­ria la crí­ti­ca de Car­los Tupac al postes­truc­tu­ra­lis­mo para resi­tuar el papel del Esta­do como ins­tru­men­to de cla­se y máqui­na de terror. Ate­rri­za a los que se ele­van con las fan­ta­sías de Fou­cault en cuan­to al rol de los micro­po­de­res y tri­tu­ra con sus pre­ci­sio­nes a quie­nes des­de el estruc­tu­ra­lis­mo y el post­mo­der­nis­mo des­va­ne­cen u ocul­tan la exis­ten­cia del Esta­do para des­ac­ti­var la lucha. Los pue­blos del mun­do, o luchan o pere­cen en la sumi­sión. Nada podrán per­der fue­ra de sus pro­pias cade­nas. Los «post» (moder­nis­mo, estruc­tu­ra­lis­mo) el posi­ti­vis­mo y el refor­mis­mo, están encon­tran­do su sitio en el basu­ral de la his­to­ria. Como efec­to de la cri­sis sis­té­mi­ca han empe­za­do a cerrar, por quie­bra tam­bién, las lujo­sas bou­ti­ques de las ideo­lo­gías de moda.

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta es un bar­co mal­tre­cho y esco­ra­do avan­zan­do hacia la tor­men­ta, empu­ja­do por ráfa­gas suce­si­vas de cri­sis (finan­cie­ra, ener­gé­ti­ca, ambien­tal, ali­men­ta­ria, del com­ple­jo mili­tar indus­trial). Como afir­ma J. Beins­tein, no se tra­ta de un pro­ble­ma en la nave insig­nia de la flo­ta; es que no hay más naves. No sobre­agua­rán otras en la peri­fe­ria emer­gen­te. Es el cen­tro del mun­do el que se hun­de. De nada ser­vi­rá el tra­ta­mien­to de cho­que de las inyec­cio­nes finan­cie­ras; y la tabla de sal­va­ción -que se supo­nía sería la gue­rra colo­nial de Eura­sia para apo­de­rar­se de los recur­sos ener­gé­ti­cos del Cas­pio-, fra­ca­só con el empan­ta­na­mien­to melan­có­li­co del com­ple­jo mili­tar indus­trial en el tea­tro de Irak y Afga­nis­tán. Esa aven­tu­ra mili­tar devino en una gran derro­ta geo­po­lí­ti­ca para el impe­rio washing­to­niano.

Las cir­cuns­tan­cias son favo­ra­bles para la lucha y la movi­li­za­ción de pue­blos. El fin de la civi­li­za­ción bur­gue­sa no está a la vuel­ta de la esqui­na. La deca­den­cia y ago­nía se insi­núan pro­lon­ga­das, pero ella depen­de de la resis­ten­cia y la lucha múl­ti­ple, gene­ra­li­za­da, del mun­do de los exclui­dos.

El impe­rio acu­mu­la la expe­rien­cia de la vio­len­cia terro­ris­ta de los modos de pro­duc­ción ins­cri­tos en la his­to­ria de la huma­ni­dad: el terro­ris­mo asi­rio con su peda­go­gía del mie­do y el terror cal­cu­la­do; el terro­ris­mo tor­tu­ra­dor patriar­cal-cató­li­co-feu­dal, fusio­na­do por la inqui­si­ción, como lo rese­ña en deta­lle en Terro­ris­mo y civi­li­za­ción, Car­los Tupac. «El capi­tal vino al mun­do cho­rrean­do san­gre por todos los poros, des­de los pies a la cabe­za», afir­ma Marx. Se inau­gu­ró con la escla­vi­tud de niños y la legis­la­ción san­grien­ta, estam­pó su vio­len­cia sor­da en el con­tra­to de tra­ba­jo, apo­yó sus inva­sio­nes colo­nia­les en apá­tri­das cola­bo­ra­cio­nis­tas, se blin­dó con armas mor­tí­fe­ras, apli­có la cien­cia al terror, refi­nó la tor­tu­ra, redi­men­sio­nó la peda­go­gía del mie­do con sus des­apa­ri­cio­nes for­zo­sas y la repre­sión alea­to­ria, incre­men­tó su flo­ta y sus mari­nes, desa­rro­lló la psi­co­téc­ni­ca, per­fec­cio­nó los ardi­des de la pro­pa­gan­da nazi, con­vir­tió las cien­cias socia­les en su escu­do, recu­rrió a la gue­rra cul­tu­ral, uti­li­zó el Esta­do como máqui­na de obe­dien­cia y disua­sión, desa­rro­lló la indus­tria mediá­ti­ca de la mani­pu­la­ción… y creó, como dice Schulz, una estruc­tu­ra arca­na clan­des­ti­na de repre­sión para ocul­tar el carác­ter cri­mi­nal y terro­ris­ta del Esta­do impe­rial.

Un récord de recur­sos y medios, apa­ren­te­men­te imba­ti­ble, pero atas­ca­do como su maqui­na­ria del com­ple­jo mili­tar indus­trial -aho­ra tam­bién ener­gé­ti­co-finan­cie­ro- en Irak y Afga­nis­tán, don­de la peda­go­gía de la resis­ten­cia y la rebe­lión de los pue­blos se eri­ge como para­dig­ma heroi­co, libe­ra­dor, para los pobres de la tie­rra. A pesar de la tec­no­lo­gía de pun­ta, las gue­rras se ganan con sol­da­dos, y el pro­ble­ma es que los sol­da­dos yan­quis ya no tie­nen moti­va­ción. No hay espa­cio para una tran­si­ción tran­qui­la. El capi­ta­lis­mo en deca­den­cia será más agre­si­vo, pero es más pode­ro­sa la fuer­za éti­ca-moral de un mun­do uni­do resuel­to a reven­tar cade­nas en pos de su des­tino, el socia­lis­mo, que es liber­tad y dig­ni­dad.

Per­sua­di­do de ese poder moral, decía Bolí­var con teme­ri­dad: «No tene­mos más armas para hacer fren­te al enemi­go que nues­tros bra­zos, nues­tros pechos, nues­tros caba­llos y nues­tras lan­zas». Y ven­ció con un ejér­ci­to de pue­blos en el cam­po de bata­lla.

Escri­bía Rosa Luxem­burg, cua­tro años antes de ser ase­si­na­da por los Frei­korps: «El socia­lis­mo no cae­rá como maná del cie­lo, sólo se lo gana­rá en una lar­ga cade­na de pode­ro­sas luchas, de ellas depen­de el futu­ro de la cul­tu­ra y la huma­ni­dad».

Terro­ris­mo y civi­li­za­ción es un libro urgen­te y nece­sa­rio para todos los insu­mi­sos y rebel­des del mun­do. Nos dota de per­tre­chos pode­ro­sos para la gue­rra de las ideas con­tra la injus­ta y deca­den­te civi­li­za­ción bur­gue­sa.

Iván Már­quez
Inte­gran­te del Secre­ta­ria­do de las FARC
2012

Presentación

Este tex­to se ini­ció con el obje­ti­vo de estu­diar en poco espa­cio qué es el terro­ris­mo, pero ha ter­mi­na­do refle­xio­nan­do con algu­na pro­fun­di­dad, aun­que no toda la nece­sa­ria, sobre qué fun­ción tie­ne el terro­ris­mo en la civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta. Los moti­vos de seme­jan­te amplia­ción y a la vez con­cre­ción se resu­men en uno solo: en la medi­da en que estu­diá­ba­mos el terro­ris­mo, y todo el pro­ce­so que le ante­ce­de, veía­mos que había que pro­fun­di­zar has­ta algo ele­men­tal como era y es la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas en gene­ral, y en las socie­da­des capi­ta­lis­tas en con­cre­to, en el pro­ce­so de pro­duc­ción de plus­va­lor, de plus­va­lía. El secre­to del terro­ris­mo radi­ca en estas dos reali­da­des his­tó­ri­cas, como vere­mos, por­que el terro­ris­mo es el últi­mo recur­so que dis­po­ne la pro­pie­dad pri­va­da para ase­gu­rar su exis­ten­cia. Nues­tra cer­ti­dum­bre se refor­zó aún más, si ello era posi­ble, cuan­do leí­mos en la pren­sa las decla­ra­cio­nes del Coman­dan­te Chá­vez y del Pre­si­den­te Gad­da­fi en las que plan­tea­ban la nece­si­dad de rede­fi­nir el con­cep­to de «terro­ris­mo» http://​www​.publi​co​.es, 29 de sep­tiem­bre de 2009.. Vene­zue­la y Libia son dos Esta­dos que han plan­ta­do cara al poder impe­ria­lis­ta y, por ello, cono­cen de pri­me­ra mano la urgen­cia de exten­der la famo­sa «lucha de ideas» al inte­rior de uno de los mitos reac­cio­na­rios más pode­ro­sos en la actua­li­dad, el del «terro­ris­mo» defi­ni­do por la cas­ta inte­lec­tual capi­ta­lis­ta.

Des­de el prin­ci­pio de la inves­ti­ga­ción apa­re­ció el pro­ble­ma del exce­den­te de pobla­ción o, en tér­mi­nos actua­les, lo que se defi­ne como «pobla­ción sobran­te». Según M. Frey­tas:

«La “pobla­ción sobran­te” (los des­po­seí­dos y famé­li­cos de la tie­rra) son las masas expul­sa­das del cir­cui­to del con­su­mo como emer­gen­te de la diná­mi­ca de con­cen­tra­ción de rique­za en pocas manos. Estas masas des­po­seí­das, que se mul­ti­pli­can en las peri­fe­rias de Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na, no reúnen los están­da­res del con­su­mo bási­co (super­vi­ven­cia míni­ma) que requie­re la estruc­tu­ra fun­cio­nal del sis­te­ma para gene­rar ren­ta­bi­li­dad y nue­vos ciclos de con­cen­tra­ción de acti­vos empre­sa­ria­les y for­tu­nas per­so­na­les» Manuel Frey­tas: Ham­bre: El dile­ma del capi­ta­lis­mo con la “pobla­ción sobran­te”: mer­can­cía sin ren­ta­bi­li­dad, http://​www​.apo​rrea​.org, 26 de sep­tiem­bre de 2009..

Esta­mos de acuer­do con esta defi­ni­ción por­que reco­no­ce que la pobla­ción sobran­te está com­pues­ta por «des­po­seí­dos», por quie­nes no tie­nen otra pro­pie­dad «pri­va­da» que su fuer­za de tra­ba­jo, y por­que este pro­ce­so res­pon­de a la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les a esca­la mun­dial. Pero no esta­mos de acuer­do en que se hable sólo de con­su­mo, por­que el pun­to crí­ti­co es el de cuan­ta fuer­za de tra­ba­jo nece­si­ta cual­quier poder en cual­quier épo­ca para obte­ner un bene­fi­cio. El con­su­mo es muy impor­tan­te pero lo deci­si­vo es la pro­duc­ción de valor. Fue­ron «pobla­ción sobran­te», por ejem­plo, los pue­blos exter­mi­na­dos o expul­sa­dos por­que no era ren­ta­ble su explo­ta­ción escla­vis­ta. Más tar­de, los con­quis­ta­do­res deja­ban con vida a las muje­res y a la infan­cia, matan­do al res­to, por­que las pri­me­ras sí eran ren­ta­bles, no sobra­ban, no eran impro­duc­ti­vas. Des­pués, empe­za­ron a res­pe­tar la vida de las per­so­nas adul­tas con cono­ci­mien­tos arte­sa­na­les y téc­ni­cos, has­ta ter­mi­nar escla­vi­zan­do a pue­blos ente­ros. Se tra­ta de la lógi­ca de la ren­ta­bi­li­dad de la fuer­za psi­co­so­má­ti­ca de tra­ba­jo, que con­sis­te en que inclu­so las per­so­nas ancia­nas, en la medi­da en que pue­dan mover­se, son «pro­duc­ti­vas» siem­pre y cuan­do argu­men­ten a favor de la pasi­vi­dad y del some­ti­mien­to a la explo­ta­ción, des­alen­tan­do a los jóve­nes en sus afa­nes de revan­cha con­tra los explo­ta­do­res. Ire­mos vien­do cómo la lógi­ca de la explo­ta­ción deter­mi­na­rá que la pobla­ción flo­tan­te se amplíe o decrez­ca según las nece­si­da­des de los modos de pro­duc­ción, has­ta lle­gar al capi­ta­lis­ta en el que el ejér­ci­to indus­trial de reser­va es una autén­ti­ca «pobla­ción sobran­te» a la espe­ra de encon­trar un explo­ta­dor que la ago­te y estru­je.

La «pobla­ción sobran­te» tam­bién cre­ce en los paí­ses impe­ria­lis­tas a cau­sa del aumen­to del paro estruc­tu­ral, del subem­pleo y de la pre­ca­rie­dad vital, no sólo en cuan­to al con­su­mo, a la pobre­za, con los pará­me­tros de con­su­mo bási­co y de super­vi­ven­cia «míni­ma» esta­ble­ci­dos en estas socie­da­des. Es «pobla­ción sobran­te» por­que el capi­ta­lis­mo euro­cén­tri­co actual no pue­de inte­grar en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo «nor­mal», el regu­la­do por el key­ne­sia­nis­mo y tay­lor-for­dis­mo, la fuer­za de tra­ba­jo en su tota­li­dad, con­de­nán­do­la al paro encu­bier­to y recu­rren­te, al subem­pleo como hemos dicho, o direc­ta­men­te al paro estruc­tu­ral. Pero ade­más hay que tener en cuen­ta la esfe­ra del con­su­mo y de la insa­tis­fac­ción de las nece­si­da­des bási­cas de quie­nes toda­vía no están en con­di­cio­nes de ser explo­ta­dos, la infan­cia, o de quie­nes ya no tie­nen fuer­zas para seguir sién­do­lo, como la ancia­ni­dad. Por ejem­plo, esos 12 millo­nes de niños esta­dou­ni­de­ses con gra­ves pro­ble­mas de ali­men­ta­ción y pobre­za Nao­mi Spen­cer: Doce millo­nes de niños en Esta­dos Uni­dos se enfren­tan al ham­bre y a la inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, http://​www​.rebe​lion​.org, 13 de mayo de 2009.. Más ade­lan­te, al estu­diar las rela­cio­nes entre las éti­cas y las vio­len­cias, vol­ve­re­mos al con­cep­to de nece­si­da­des huma­nas y a la tesis de Marx al res­pec­to, pero aho­ra debe­mos pre­ci­sar esta cues­tión afir­man­do la dia­léc­ti­ca entre nece­si­da­des «obje­ti­vas» y nece­si­da­des «ver­da­de­ras» como expre­sión de la dia­léc­ti­ca entre las nece­si­da­des de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta y la pro­duc­ción por el capi­ta­lis­mo de nece­si­da­des con­su­mis­tas Luis Balles­ter Bra­ge: Las nece­si­da­des socia­les, Sín­te­sis, Madrid 1999, pp. 249–280.. Según el desa­rro­llo de estas dia­léc­ti­cas, las nece­si­da­des «míni­mas», «ver­da­de­ras», «obje­ti­vas», etc., varían sobre un fon­do de pura sub­sis­ten­cia vital.

Tam­bién con­si­de­ra­mos «pobla­ción sobran­te» a la cre­cien­te can­ti­dad de gen­te pri­sio­ne­ra en los paí­ses impe­ria­lis­tas por cual­quier moti­vo, inclui­dos los ofi­cial­men­te polí­ti­cos y los no reco­no­ci­dos ofi­cial­men­te como «polí­ti­cos» pero que res­pon­den, en últi­ma ins­tan­cia, al empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo. Las poten­cias impe­ria­lis­tas no pue­den tras­la­dar dece­nas de miles de per­so­nas de los pena­les euro­peos a otros con­ti­nen­tes, o de los pena­les de la cos­ta atlán­ti­ca de Esta­dos Uni­dos hacia el oes­te, hacia la cos­ta pací­fi­ca, ocu­pan­do las pra­de­ras y exter­mi­nan­do las nacio­nes indias, civi­li­zán­do­las, como ocu­rrió duran­te los siglos deci­si­vos para el asen­ta­mien­to del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Sin embar­go, que sea sobran­te no sig­ni­fi­ca que sea «exclui­da» del pro­ce­so pro­duc­ti­vo en cuan­to tal. Al con­tra­rio, cada vez más, la nece­si­dad capi­ta­lis­ta de encon­trar nue­vas ramas pro­duc­ti­vas está avan­zan­do en la pri­va­ti­za­ción de las cár­ce­les, crean­do la indus­tria car­ce­la­ria que se expan­dió por los Esta­dos más con­ser­va­do­res de Esta­dos Uni­dos en la segun­da mitad de los años noven­ta, en Texas por ejem­plo Nao­mi Klein: La doc­tri­na del shock, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2007, pp. 393–394., y que para fina­les de 2006 eran una ver­da­de­ra «inver­sión con futu­ro» Andrés Orte­ga: Cár­ce­les pri­va­das: inver­sión con futu­ro, http://​www​.elpais​.com, 18 de diciem­bre de 2006..

Des­de esta pers­pec­ti­va, el con­cep­to de «pobla­ción sobran­te» debe inte­grar­se en un pro­ce­so gene­ral que empie­za en la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y con­clu­ye en la muer­te natu­ral o por exter­mi­nio terro­ris­ta. L. Bel­trán Acos­ta nos ayu­da a com­pren­der todo el pro­ce­so al recor­dar la dife­ren­cia­ción que los espa­ño­les hacían entre indios de paz y de tra­ba­jo e indios de gue­rra. Para los inva­so­res los pri­me­ros eran los explo­ta­bles, mien­tras que los segun­dos eran los que había que exter­mi­nar. Los «indios sobran­tes», aña­di­mos noso­tros, apa­re­cían cuan­do los explo­ta­bles que­da­ban ago­ta­dos por el bru­tal sobre­tra­ba­jo y debían ser aban­do­na­dos a su suer­te y reem­pla­za­dos por otros aptos, toda­vía con fuer­za físi­ca. Recor­de­mos aquí la espe­luz­nan­te des­crip­ción de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo escla­vis­tas impues­tas por los espa­ño­les en las minas de pla­ta de Poto­sí, rea­li­za­da por E. Galeano Eduar­do Galeano: Las venas abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na, Siglo XXI, Madrid 1985, pp. 58–65..

Pero tam­bién se con­ver­tían en «sobran­tes» cuan­do recha­za­ban esa explo­ta­ción por cual­quier moti­vo y sobre todo cuan­do se suble­va­ban con­tra ella. Enton­ces, según nues­tra inter­pre­ta­ción, pasa­ban a ser «sobran­tes peli­gro­sos» por­que se habían con­cien­cia­do y orga­ni­za­do has­ta lle­gar a ser «indios de gue­rra», es decir, exter­mi­na­bles median­te la tor­tu­ra y el terro­ris­mo. Entre las atro­ci­da­des repre­si­vas prac­ti­ca­das por los espa­ño­les con­tra los «sobran­tes peli­gro­sos», L. Bel­trán Acos­ta nos resu­me éstas: «los geno­ci­dios a pue­blos ente­ros, empa­la­mien­to de des­ta­ca­dos jefes rebel­des o indios «desobe­dien­tes», enca­de­na­mien­tos, ase­si­na­tos selec­ti­vos, mar­cas con herra­du­ras, con hie­rros can­den­tes o al rojo vivo, muti­la­cio­nes, jugar­los en mesas de tru­cos o en cual­quier otro jue­go, uti­li­zar­los como blan­cos fijos o blan­cos móvi­les para afi­nar la pun­te­ría en sus fre­cuen­tes cam­pa­ñas de cace­ría, col­gar­los por las extre­mi­da­des supe­rio­res o infe­rio­res en árbo­les, entre otras muchas cruel­da­des», o lo que es peor, uti­li­zar­los como tro­pas repre­si­vas «en el ejér­ci­to espa­ñol para enfren­tar a los indios de gue­rra» Luís Bel­trán Acos­ta: La Ver­da­de­ra Resis­ten­cia Indí­ge­na Con­tra la Coro­na Espa­ño­la, Edic. Aku­ri­na, Cara­cas 2009, pp. 145–155.. Inclu­so vere­mos en su momen­to cómo, actual­men­te, ya se está hablan­do de los 100 millo­nes de jóve­nes musul­ma­nes «sobran­tes». El terro­ris­mo es el últi­mo recur­so del poder explo­ta­dor para des­truir a los «sobran­tes peli­gro­sos».

En el capi­ta­lis­mo no hay nada defi­ni­ti­va­men­te exclui­do del pro­ce­so de pro­duc­ción por­que una de sus carac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas es que nece­si­ta impo­ner la mer­can­ti­li­za­ción de todo lo exis­ten­te, y la lla­ma­da «mar­gi­na­li­dad» per­mi­te abrir gran can­ti­dad de «nego­cios huma­ni­ta­rios» en los que las ONG extraen bene­fi­cios sufi­cien­tes, tam­bién por par­te de las anti­guas izquier­das Miguel Rome­ro: La “irre­sis­ti­ble ascen­sión” de la tec­no­cra­cia com­pa­si­va, http://​www​.revis​ta​pue​blos​.org, 24 de junio de 2009. recon­ver­ti­das aho­ra en gru­pos de ayu­da huma­ni­ta­ria. Sin embar­go, del mis­mo modo en que el capi­ta­lis­mo tien­de a supe­rar sus cri­sis eco­nó­mi­cas des­tru­yen­do enor­mes masas de capi­tal sobran­te, impro­duc­ti­vo, de la mis­ma for­ma tien­de a supe­rar sus cri­sis socio­po­lí­ti­cas, sus cri­sis de poder, des­tru­yen­do sin pie­dad a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, a los sec­to­res más cons­cien­tes y orga­ni­za­dos de las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos. En ambas cri­sis, el terro­ris­mo es la solu­ción defi­ni­ti­va. En la pri­me­ra, en la mera cri­sis eco­nó­mi­ca, el paro masi­vo es la for­ma más dura del terror para­li­zan­te; y, en la segun­da, en la cri­sis de poder, en la cri­sis polí­ti­co-eco­nó­mi­ca en la que las masas tra­ba­ja­do­ras luchan por aca­bar con la pro­pie­dad pri­va­da, en esas cri­sis deci­si­vas, el terro­ris­mo masi­vo fre­cuen­te­men­te en for­ma de gue­rras mun­dia­les, es la úni­ca solu­ción para el capi­ta­lis­mo.

El con­cep­to de «pobla­ción sobran­te» vuel­ve a ser­nos útil en este caso, en el del des­em­pleo y paro pro­du­ci­do cons­cien­te­men­te por la bur­gue­sía para debi­li­tar al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. En la teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis se entien­de que un fac­tor que ayu­da a la caí­da de la tasa media de bene­fi­cios es la lucha obre­ra y popu­lar con­tra la explo­ta­ción, a favor de mejo­res sala­rios direc­tos e indi­rec­tos. La lucha del pue­blo tra­ba­ja­dor ace­le­ra la ten­den­cia a la caí­da de la tasa de bene­fi­cios, que tam­bién des­cien­de por otros fac­to­res inser­tos en las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo. Muchas obre­ras y obre­ros cons­cien­tes son «pobla­ción sobran­te peli­gro­sa» que debe ser expul­sa­da de las fábri­cas, con­de­na­da al paro o a la pri­sión. La inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca, la sus­ti­tu­ción de tra­ba­jo vivo, humano, por tra­ba­jo muer­to, por máqui­nas, tie­ne tam­bién, y en deter­mi­na­das luchas obre­ras sobre todo, el obje­ti­vo de debi­li­tar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra Louis Gill: Fun­da­men­tos y lími­tes del capi­ta­lis­mo, Edit. Trot­ta, Madrid 2002, pp. 535–587., lo mis­mo que lo tenía el expul­sar fami­lias cam­pe­si­nas ente­ras para intro­du­cir trac­to­res.

Pero con­for­me la lucha obre­ra y popu­lar se radi­ca­li­za, inten­si­fi­ca y extien­de, a lo lar­go de esta diná­mi­ca ascen­den­te, la bur­gue­sía tam­bién amplía sus repre­sio­nes, y del cie­rre de un taller o de una empre­sa para derro­tar una huel­ga con­cre­ta, la cla­se domi­nan­te, ayu­da­da por su Esta­do, no duda en pasar al des­man­te­la­mien­to de gran­des empre­sas y zonas indus­tria­les com­ple­tas para aca­bar con la lucha revo­lu­cio­na­ria, sobre todo cuan­do adquie­re la for­ma de lucha arma­da. Al igual que los yan­quis des­fo­res­ta­ban zonas ente­ras con el agen­te naran­ja en Viet­nam para aca­bar con la gue­rri­lla, ade­cuan­do las tác­ti­cas espa­ño­las de exter­mi­nio del pue­blo cubano, de la mis­ma for­ma la bur­gue­sía ita­lia­na pro­ce­de a cerrar las fábri­cas más com­ba­ti­vas, como lo hizo al cerrar las fábri­cas en las que tenían sus bases de repro­duc­ción las orga­ni­za­cio­nes arma­das comu­nis­tas, las Bri­ga­das Rojas, por ejem­plo. M. Moret­ti ha narra­do cómo fun­cio­nó la alian­za entre la repre­sión empre­sa­rial cerran­do gran­des indus­trias, como la Pire­lli y otras, en las que la lucha arma­da tenía sus cen­tros de reclu­ta­mien­to y pen­sa­mien­to colec­ti­vo, y la repre­sión más espe­cia­li­za­da rea­li­za­da por el Esta­do que se ejer­cía en toda Ita­lia con­tra las Bri­ga­das Rojas. La repre­sión «pri­va­da» empre­sa­rial tenía el apo­yo de las bur­gue­sías inter­na­cio­na­les que no duda­ban en ayu­dar a la ita­lia­na como en el caso de los neu­má­ti­cos fabri­ca­dos en el Esta­do espa­ñol que des­tro­za­ron el movi­mien­to obre­ro de la Pire­lli ita­lia­na Mario Moret­ti: Bri­ga­das Rojas, Akal, Madrid 2002, p. 63 y ss.. Por últi­mo, si estas repre­sio­nes no detie­nen el avan­ce revo­lu­cio­na­rio, el terro­ris­mo apli­ca­do masi­va­men­te es la úni­ca solu­ción en estas cri­sis por­que la acción revo­lu­cio­na­ria ha sido deci­si­va para des­en­ca­de­nar­la, para debi­li­tar la tasa de bene­fi­cios, para debi­li­tar las fuer­zas repre­si­vas y el poder bur­gués. La teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis Anwar Shaikh: Valor, acu­mu­la­ción y cri­sis, Edic. RyR, Bue­nos Aires 2006, p. 307 y ss. expli­ca la nece­si­dad que tie­ne la bur­gue­sía de recu­rrir al terro­ris­mo pre­ci­sa­men­te por el papel cla­ve de la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria en la pro­fun­di­za­ción de las cri­sis del capi­tal.

Dos son las for­mas más inhu­ma­nas y terro­ris­tas en la que se mani­fies­ta el ata­que con­tra la «pobla­ción sobran­te». Una es endu­re­cer tan­to las pre­sio­nes y ame­na­zas en su con­tra que, al final, algu­nas de ellas ter­mi­nan optan­do por el sui­ci­dio como «alter­na­ti­va» al endu­re­ci­mien­to de las vio­len­cias capi­ta­lis­tas que vere­mos en su momen­to. El sui­ci­dio es una acción últi­ma y deses­pe­ra­da, que si bien se mues­tra de for­ma indi­vi­dual tie­ne un inne­ga­ble con­te­ni­do obje­ti­vo por­que res­pon­de a reali­da­des socia­les inso­por­ta­bles pro­vo­ca­das en bue­na medi­da por el poder esta­ble­ci­do, pero siem­pre por la estruc­tu­ra gene­ral de explo­ta­ción. Un ejem­plo entre muchos lo tene­mos en el sui­ci­dio de un inde­pen­den­tis­ta vas­co, Euge­nio Aran­bu­ru, antes de ser ence­rra­do en las cár­ce­les espa­ño­las http://​www​.elmun​do​.es, 11 de febre­ro de 1997.. Otra es el exter­mi­nio masi­vo o selec­ti­vo de pobla­ción resis­ten­te a la injus­ti­cia y, muy en espe­cial, las des­apa­ri­cio­nes de per­so­nas rea­li­za­das por los Esta­dos, que tam­bién vere­mos en su momen­to. No hace fal­ta salir de la «demo­crá­ti­ca Euro­pa» para sufrir el terro­ris­mo de las des­apa­ri­cio­nes pues aquí mis­mo se prac­ti­can con abso­lu­ta impu­ni­dad, por ejem­plo, con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co como es el caso, por aho­ra el últi­mo, del mili­tan­te Jon Anza; y una for­ma pre­via, un paso ante­rior a la des­apa­ri­ción físi­ca es el secues­tro polí­ti­co por unas horas o días, tam­bién fre­cuen­te en Eus­kal Herria http://​www​.gara​.net, 2 de octu­bre de 2009..

La civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta ha lle­va­do la prác­ti­ca de las des­apa­ri­cio­nes y la pro­vo­ca­ción al sui­ci­dio a nive­les cua­li­ta­ti­vos impo­si­bles en civi­li­za­cio­nes ante­rio­res, en algu­nas de las cua­les tam­bién se prac­ti­ca­ban. Pero come­te­ría­mos un funes­to error meto­do­ló­gi­co si antes de seguir no pre­ci­sa­mos qué es una civi­li­za­ción. Enten­de­mos por civi­li­za­ción la sín­te­sis social de un modo de pro­duc­ción, sín­te­sis que gira alre­de­dor de la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de los valo­res de uso, es decir, de la cul­tu­ra en sen­ti­do mar­xis­ta. Com­pa­ra­da esta defi­ni­ción con la domi­nan­te en el pen­sa­mien­to bur­gués, las dife­ren­cias son abis­ma­les, al igual que los efec­tos que se deri­van de una u otra. La segun­da, la bur­gue­sa, la entien­de como el «con­jun­to de ideas, cien­cias, artes, cos­tum­bres y creen­cias que for­man y carac­te­ri­zan el esta­do social de un pue­blo o de una raza. Es un con­cep­to estre­cha­men­te rela­cio­na­do con el de cul­tu­ra» AA.VV.: «Civi­li­za­ción», en La Enci­clo­pe­dia, Edit. Sal­vat, Madrid 2003, tomo 5, p. 3.322., y ésta es defi­ni­da como: «con­jun­to de pro­duc­cio­nes espe­cí­fi­cas del hom­bre en cuan­to ser dota­do de poder de crea­ción, que trans­for­man tan­to el pro­pio hom­bre como el entorno» AA.VV.: «Cul­tu­ra», en La Enci­clo­pe­dia, op. cit., tomo 6, p. 4155.. Para noso­tros, por el con­tra­rio, la mejor defi­ni­ción es la de S. Amin: «la cul­tu­ra es el modo como se orga­ni­za la uti­li­za­ción de los valo­res de uso […] el capi­ta­lis­mo es el momen­to de la nega­ción del valor de uso, por lo tan­to nega­ción de la cul­tu­ra, nega­ción de la diver­si­dad» Samir Amin: Elo­gio del socia­lis­mo, Anagra­ma, Bar­ce­lo­na 1978, pp. 5–31.. El valor de uso es, como decía Marx, «la uti­li­dad de un obje­to» que, en el capi­ta­lis­mo, adquie­re un valor de cam­bio, o sea, lo que tie­nen en común todos los valo­res de uso den­tro del sis­te­ma capi­ta­lis­ta: que son mer­can­cías fabri­ca­das para ser ven­di­das en el mer­ca­do Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, vol. 1, pp. 3–5..

La civi­li­za­ción, por tan­to, es la sín­te­sis social ela­bo­ra­da a par­tir de la uti­li­za­ción de los valo­res de uso, y dado que en el capi­ta­lis­mo esos valo­res son nega­dos en cuan­to tal para ser trans­for­ma­dos en mer­can­cías ven­di­bles en el mer­ca­do en base a su valor de cam­bio, por esto mis­mo, la civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta es la nega­ción de la cul­tu­ra ver­da­de­ra­men­te huma­na. Esta defi­ni­ción es bási­ca para enten­der el terro­ris­mo por­que éste es el últi­mo recur­so en extre­mo vio­len­to que apli­can las cla­ses pro­pie­ta­rias para garan­ti­zar que se sigan pro­du­cien­do mer­can­cías y valo­res de cam­bio, que la socie­dad siga regi­da por la mer­can­cía en vez de por el valor de uso. El terro­ris­mo se ceba muy pre­me­di­ta­da­men­te con­tra quie­nes quie­ren dejar de ser mer­can­cía des­hu­ma­ni­za­da y ele­var­se a la dig­ni­dad de per­so­na, de ser humano. Dado que la alie­na­ción es la vic­to­ria del valor de cam­bio sobre el valor de uso, no es nece­sa­rio apli­car el terror físi­co a la per­so­na alie­na­da por­que ella mis­ma es su pro­pio poli­cía. El terror para­li­zan­te hay que apli­car­lo a la per­so­na que avan­za en su des­alie­na­ción. Hay que ate­rro­ri­zar­la para que deten­ga ese ascen­so, lo para­li­ce por el mie­do y el terror y, bajo esas pre­sio­nes inhu­ma­nas, se resig­ne pasi­va­men­te obe­de­cien­do al poder. Según van sien­do supe­ra­das las barre­ras repre­si­vas, el poder va apli­can­do vio­len­cias mayo­res des­de las estra­te­gias con­tra­in­sur­gen­tes, has­ta las dic­ta­du­ras, gol­pes de Esta­do, con­tra­rre­vo­lu­cio­nes e inva­sio­nes impe­ria­lis­tas. Con­vie­ne leer el lis­ta­do de accio­nes terro­ris­tas des­de 1949 a 2003 rea­li­za­do por W. Blum Willian Blum: Los crí­me­nes del impe­rio, http://​www​.rebe​lion​.org, 10 de agos­to de 2009., vere­mos que en su inmen­sa mayo­ría son mili­tan­tes cua­li­fi­ca­dos de movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, miem­bros y has­ta pre­si­den­tes de gobier­nos pro­gre­sis­tas que que­rían inde­pen­di­zar­se del domi­nio del impe­ria­lis­mo, etc., es decir, per­so­nas que, de un modo u otro, avan­za­ban en la des­mer­can­ti­li­za­ción de sus pue­blos y de ellas mis­mas.

Pero el terro­ris­mo tam­bién ha exis­ti­do en los modos pre­ca­pi­ta­lis­tas de pro­duc­ción, en los que no fun­cio­na­ban las mis­mas leyes socio­eco­nó­mi­cas, y en los que la legi­ti­mi­dad del poder explo­ta­dor se man­te­nía tan­to sobre la jus­ti­fi­ca­ción reli­gio­sa o vio­len­cia sim­bó­li­ca, como sobre la vio­len­cia direc­ta y físi­ca. En su momen­to nos exten­de­re­mos sobre la impor­tan­cia del modo de pro­duc­ción para enten­der los dife­ren­tes terro­ris­mos pero tam­bién su iden­ti­dad de fon­do. Muy sin­té­ti­ca­men­te expues­to, el terro­ris­mo exis­te des­de que exis­te exce­den­te social acu­mu­la­do, y es un inves­ti­ga­dor mar­xis­ta-cris­tiano, al que vol­ve­re­mos a estu­diar al ana­li­zar las dife­ren­tes éti­cas, el que nos ofre­ce una defi­ni­ción váli­da de lo que es el exce­den­te: «lo que un gru­po pro­du­ce y que no es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio para su sub­sis­ten­cia y su repro­duc­ción», es decir, lo que sobra y lo que se va acu­mu­lan­do poco a poco, y en todas las socie­da­des divi­di­das en cla­ses el exce­den­te social ter­mi­na como pro­pie­dad pri­va­da de «un gru­po de indi­vi­duos dis­tin­to del que lo pro­du­ce» Fra­nçois Hou­tart: Reli­gión y modos de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­tas, Iepa­la Edit., Madrid 1989, p. 56.. Aho­ra bien, echa­mos en fal­ta una visión más pro­fun­da de la his­to­ria, ya que el terro­ris­mo fue prac­ti­ca­do antes de que las cla­ses socia­les estu­vie­ran defi­ni­ti­va­men­te deli­mi­ta­das, por ejem­plo en la épo­ca de tran­si­ción de las cas­tas domi­nan­tes a las cla­ses socia­les pro­pie­ta­rias de las fuer­zas pro­duc­ti­vas.

Odi­fred­di ha res­ca­ta­do del olvi­do intere­sa­do ejem­plos estre­me­ce­do­res del terro­ris­mo hebreo en su expan­sión impe­ria­lis­ta hacia la «tie­rra pro­me­ti­da» a cos­ta de otros pue­blos Pier­gior­gio Odi­fred­di: Por qué no pode­mos ser cris­tia­nos y menos aún cató­li­cos, RBA, Madrid 2008, pp. 62–65., expan­sión diri­gi­da por las cas­tas domi­nan­tes que poseían par­te de la pro­pie­dad colec­ti­va. Se tra­tó del terror de los pue­blos en expan­sión a cos­ta de los débi­les. Pero los datos dis­po­ni­bles en este sen­ti­do son toda­vía más anti­guos, inclu­so si nos move­mos con la máxi­ma pre­cau­ción meto­do­ló­gi­ca dada la rela­ti­va­men­te poca infor­ma­ción exis­ten­te. Live­ra­ni ha estu­dia­do el pro­ce­so de expan­sión y la cri­sis pos­te­rior de la pri­me­ra urba­ni­za­ción cono­ci­da en la his­to­ria, la de la zona de Uruk alre­de­dor del -3400, y ha indi­ca­do que el des­plo­me comer­cial y polí­ti­co de esta impor­tan­te zona fue debi­do muy pro­ba­ble­men­te a la con­fluen­cia de varias cri­sis, entre las que des­ta­ca­ban la difi­cul­tad de con­tro­lar la gran exten­sión de las redes comer­cia­les así como el «“recha­zo” por par­te de las cul­tu­ras indí­ge­nas» Mario Live­ra­ni: El Anti­guo Orien­te, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1995, p. 135. al poder de Uruk, lo que indi­ca la exis­ten­cia de resis­ten­cias étni­cas a la domi­na­ción de Uruk. Des­co­no­ce­mos el gra­do de vio­len­cia de esos con­flic­tos pero pudie­ron ser fuer­tes si con­si­de­ra­mos otros datos que apor­ta el autor sobre ciu­da­des des­trui­das poco des­pués en la mis­ma región Mario Live­ra­ni: El Anti­guo Orien­te, op. cit., p. 179.. Ten­ga­mos en cuen­ta que por aque­lla épo­ca se ini­cia­ba el perío­do de la «gue­rra com­ple­ja», la de la vio­len­cia civi­li­za­da que aca­ba fácil­men­te en el terro­ris­mo, que suce­dió al de la «gue­rra sim­ple», según vere­mos.

El pri­mer y bási­co terro­ris­mo, el más dura­de­ro y exten­di­do en la his­to­ria recien­te, es el patriar­cal, el que sufren las muje­res a manos de los hom­bres. Des­de el momen­to en el que la mujer empe­zó a ser some­ti­da, reba­ja­da a mera pro­pie­dad pri­va­da, a «sim­ple ins­tru­men­to de pro­duc­ción» Karl Marx: Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, Obras Esco­gi­das, Edit. Pro­gre­so, Mos­cú 1976, tomo I, p. 126. en manos del hom­bre, des­de enton­ces, el terro­ris­mo patriar­cal ha ser­vi­do como cam­po de expe­ri­men­ta­ción de otros terro­ris­mos, del tri­bu­ta­rio, del escla­vis­ta, del medie­val y del capi­ta­lis­ta. Las vio­len­cias patriar­ca­les han sabi­do adap­tar­se a las explo­ta­cio­nes espe­cí­fi­cas de estos modos de pro­duc­ción, fusio­nán­do­se con ellos y ayu­dán­do­les. Si la tor­tu­ra es una de las mani­fes­ta­cio­nes extre­mas del terro­ris­mo en gene­ral, la vio­la­ción es la for­ma extre­ma de la tor­tu­ra y del terro­ris­mo patriar­cal. Des­de tiem­pos remo­tos, vio­la­ción y vio­len­cia son una uni­dad en el terro­ris­mo patriar­cal. F. Duroch, exper­ta de Médi­cos Sin Fron­te­ras en vio­len­cia, apun­ta que la vio­la­ción es uti­li­za­da como arma de gue­rra, para recom­pen­sar o remu­ne­rar a los sol­da­dos, para moti­var a las tro­pas, como medio de tor­tu­ra y, en oca­sio­nes, para «humi­llar a los hom­bres de cier­tas comu­ni­da­des». La vio­la­ción sis­te­má­ti­ca tam­bién se emplea para obli­gar a una pobla­ción a des­pla­zar­se e, inclu­so, como arma bio­ló­gi­ca para trans­mi­tir deli­be­ra­da­men­te el virus del sida. «En la gue­rra tam­bién encon­tra­mos explo­ta­ción sexual, pros­ti­tu­ción for­za­da o, inclu­so, escla­vi­tud sexual» Fra­nçoi­se Duroch: La vio­len­cia como arma de gue­rra y poder, http://​www​.gara​.net, 8 de mar­zo de 2009..

La bata­lla con­tra el terro­ris­mo patriar­cal es deci­si­va por­que de su resul­ta­do depen­de la eman­ci­pa­ción huma­na. Engels sen­tía una pro­fun­da admi­ra­ción por Fou­rier, y no tuvo nin­gún pro­ble­ma en reco­no­cer sus méri­tos incues­tio­na­bles, entre ellos el de decir que:

«Él es el pri­me­ro que pro­cla­ma que el gra­do de eman­ci­pa­ción de la mujer en una socie­dad es la medi­da de la eman­ci­pa­ción gene­ral» Engels: Del socia­lis­mo utó­pi­co al socia­lis­mo cien­tí­fi­co, Obras Esco­gi­das, Edit. Pro­gre­so, Mos­cú 1976, tomo III, p. 128..

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: