Dialéctica de la liberación nacional

Presentación

Darío Aran­da se pre­gun­ta por­qué Darío Aran­da: ¿Por qué con­tra los mapu­ches?, 27 de enero de 2018 (https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​i​p​o​r​-​q​u​e​-​c​o​n​t​r​a​-​l​o​s​-​m​a​p​u​che). la nación mapu­che es ata­ca­da tan­ta viru­len­ta­men­te, res­pon­dien­do que la razón es la pro­pie­dad de la tie­rra; cita a Dia­na Len­ton, docen­te en Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires, que sos­tie­ne que la vio­len­cia con­tra este pue­blo tie­ne dos cau­sas: la común que pade­cen otras nacio­nes ori­gi­na­rias, como el Pue­blo Qom, que defien­den los mis­mos dere­chos sobre la tie­rra, y el racis­mo exa­cer­ba­do con­tra los mapu­ches por­que los blan­cos no tole­ran su dig­ni­dad que mira de igual a igual a los blan­cos: «La mira­da racis­ta no tole­ra que un indí­ge­na se posi­cio­ne de igual a igual», sos­tie­ne la antro­pó­lo­ga. Un racis­mo al alza en la bur­gue­sía argen­ti­na Fede­ri­co Pita: Macri y su orgu­llo blan­co, 13 de febre­ro de 2018 (http://​con​tra​he​ge​mo​nia​web​.com​.ar/​m​a​c​r​i​-​y​-​s​u​-​o​r​g​u​l​l​o​-​b​l​a​n​co/)..

La dig­ni­dad for­ma par­te de la cul­tu­ra del pue­blo. Para aca­bar con la resis­ten­cia que nace tam­bién de esta cul­tu­ra, el inva­sor ha de des­truir­la encar­ce­lan­do a quie­nes recrean la cul­tu­ra espi­ri­tual San­dra Tra­fi­laf: La nue­va ofen­si­va del Esta­do con­tra el pue­blo mapu­che, 20 de enero de 2018 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​3​6​809).. La resis­ten­cia mapu­che tam­bién nace de la cul­tu­ra por­que inter­ac­túan tie­rra y cul­tu­ra: «los gru­pos de resis­ten­cia mapu­che tie­nen por obje­to orga­ni­zar accio­nes de auto­de­fen­sa, resis­ten­cia, recu­pe­ra­ción y ocu­pa­ción de sus tie­rras ances­tra­les que les fue­ron roba­das» Juan Gerez: Nación Mapu­che: ¿Por qué con­tra los mapu­ches?, 30 de agos­to de 2017 (http://​www​.resu​men​la​ti​noa​me​ri​cano​.org/​2​0​1​7​/​0​8​/​3​0​/​n​a​c​i​o​n​-​m​a​p​u​c​h​e​-​p​o​r​-​q​u​e​-​c​o​n​t​r​a​-​l​o​s​-​m​a​p​u​c​he/).. Según Llan­ca Marín tie­rra, cul­tu­ra y mujer son una uni­dad:

El rol de la mujer ha sido fun­da­men­tal y pro­ta­gó­ni­co en la lucha por los dere­chos del pue­blo Mapu­che. No se pue­de negar e invi­si­bi­li­zar esto al inte­rior del movi­mien­to. Lo pri­me­ro que debe erra­di­car­se es la inequi­dad inter­na a tra­vés de la modi­fi­ca­ción de aque­llos usos y cos­tum­bres (qui­zás adqui­ri­dos) que per­ju­di­can a las muje­res, enten­der­se que la mujer mapu­che ha esta­do a la par con los hom­bres, ges­tan­do el movi­mien­to, luchan­do por la con­se­cu­ción de los dere­chos como inte­gran­tes de la socie­dad y sobre todo como muje­res. No es difí­cil dar­se cuen­ta de la invi­si­bi­li­dad. Varias orga­ni­za­cio­nes y reco­no­ci­dos diri­gen­tes la pro­mue­ven. Nom­bre de pro­duc­cio­nes musi­ca­les deno­mi­na­das Newen peñi (newen: fuer­za, peñi: her­mano hom­bre). Con­sig­nas arti­cu­la­das des­de lo interno… A la lucha pu peñi, Mari­chi­wew peñi. Nom­bres de orga­ni­za­cio­nes con iden­ti­fi­ca­ción exclu­si­va­men­te mas­cu­li­na o el tras­plan­te de con­cep­tos polí­ti­cos-machis­tas: Mapu­che tra­du­ci­do como hombre/​varón de la tie­rra), Wall mapu tra­du­ci­da como patria. La reivin­di­ca­ción por los dere­chos, la jus­ti­cia, la equi­dad y el res­pe­to que se exi­ge empie­za por casa. Se habla de recons­truir la «patria» Mapu­che y ¿quién dice que debe ser patria que sig­ni­fi­ca lo que es del pater/​padre? El seno de nues­tra exis­ten­cia es la Mapu Ñuke, la madre tie­rra, nues­tra MATRIA y nues­tro espa­cio físi­co es el wall­ma­pu Llan­ca Marín: La Matria Mapu­che y el patriar­ca­do occi­den­tal, 1 de noviem­bre de 2004 (http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​0​4​/​1​1​/​0​1​/​i​n​f​o​r​m​a​c​i​o​n​/​7​5​_​m​a​t​r​i​a​_​m​a​p​u​c​h​e​.​htm)..

En Nues­tra Amé­ri­ca están con­ta­bi­li­za­dos en la actua­li­dad no menos de 259 pro­yec­tos extrac­ti­vis­tas, de los cua­les no menos de 246 encuen­tran resis­ten­cias popu­la­res de las que seis son trans­fron­te­ri­zos; 141 están cri­mi­na­li­za­dos por la bur­gue­sía Véa­se www​.extrac​ti​vis​moen​co​lom​bia​.org. El saqueo extrac­ti­vis­ta se remon­ta a la inva­sión de 1492 como indi­ca Hora­cio Macha­do Aráoz Infor­me OCMAL-CENSAT 2016: Mine­ría, vio­len­cia y cri­mi­na­li­za­ción en Amé­ri­ca Lati­na. Diná­mi­cas y ten­den­cias, 20 de mar­zo de 2017 (www​.extrac​ti​vis​moen​co​lom​bia​.org).. Apre­cia­mos la impor­tan­cia de estas luchas al con­tex­tua­li­zar­las en un con­ti­nen­te ocu­pa­do Mar­ce­lo Colus­si: Latino Amé­ri­ca, terri­to­rio ocu­pa­do, 7 de diciem­bre de 2017 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​3​5​008). por las vio­len­cias de una «glo­ba­li­za­ción etnó­fa­ga» Arman­do Bar­tra: «La cons­pi­ra­ción de los dife­ren­tes (Rese­ña de Elo­gio de la diver­si­dad… de Héc­tor Díaz-Pol­can­co)», Con­tex­to Lati­noa­me­ri­cano, Bogo­tá, nº 2, enero-mar­zo de 2007, p. 206., que exter­mi­na pue­blos median­te etno­ci­dio, enfer­me­dad y cris­tia­nis­mo Palo­ma Var­gas: A 121 años de la extin­ción del pue­blo selk´nam, 23 de agos­to de 2016 (https://www.laizquierdadiario.com/A-121-anos-de-la-extincion-del-pueblo-selk%C2%B4nam)..

L. Pel­tier lle­va 43 años encar­ce­la­do por su «resis­ten­cia nati­va» El gue­rre­ro indio Leo­nard Pel­tier cum­ple 43 años en pri­sio­nes de EEUU!! Cla­mor mun­dial por su liber­tad, 6 de febre­ro de 2018 (http://​www​.resu​men​la​ti​noa​me​ri​cano​.org/​2​0​1​8​/​0​2​/​0​6​/​e​l​-​g​u​e​r​r​e​r​o​-​i​n​d​i​o​-​l​e​o​n​a​r​d​-​p​e​l​t​i​e​r​-​c​u​m​p​l​e​-​4​3​-​a​n​o​s​-​e​n​-​p​r​i​s​i​o​n​e​s​-​d​e​-​e​e​-​u​u​-​c​l​a​m​o​r​-​m​u​n​d​i​a​l​-​p​o​r​-​s​u​-​l​i​b​e​r​t​ad/). en Nor­te­amé­ri­ca. Los Sioux sos­tie­nen su lucha con­tra el oleo­duc­to que atra­vie­sa tie­rras sagra­das de Dako­ta, inva­sión reac­ti­va­da por Trump Julia Carrie Wong y Sam Levin: Los Sioux (tam­bién) se ponen en pie de gue­rra con­tra Donald Trump, 29 de enero de 2011 (http://​www​.eldia​rio​.es/​t​h​e​g​u​a​r​d​i​a​n​/​S​t​a​n​d​i​n​g​-​R​o​c​k​-​S​i​o​u​x​-​o​l​e​o​d​u​c​t​o​-​D​a​k​o​t​a​_​0​_​6​0​5​4​4​0​3​6​2​.​h​tml).. El sin­di­ca­lis­mo de la AFL-CIO apo­ya el oleo­duc­to y cho­ca de fren­te con la reivin­di­ca­ción de los Sioux, revi­vien­do el deba­te de 1980 y con él la lar­ga dispu­ta sobre las rela­cio­nes entre indi­ge­nis­mo y mar­xis­mo Ben­ja­min Balt­ha­ser: Mar­xis­mo y luchas indí­ge­nas, 11 de diciem­bre de 2016 (http://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​2​002).. La cohe­ren­cia de L. Pel­tier es con­ti­nui­dad de la de los indios que resis­tie­ron a los inva­so­res fran­ce­ses des­de comien­zos del siglo XVI Hugo Nés­tor Peña Pupo: Vin­di­ca­ción del piel roja, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2014, pp. 24 y ss.; y tam­bién de los gru­pos de gue­rre­ros que en el siglo XIX sin supe­rar el cen­te­nar de com­ba­tien­tes cada uno de ellos, mos­tra­ron «la épi­ca de la resis­ten­cia de unas nacio­nes que se nega­ban a des­apa­re­cer» Fran­cis­co Gar­cía Alon­so: «La tie­rra llo­ra. La amar­ga his­to­ria de las Gue­rras Indias por la con­quis­ta del Oes­te», Des­per­ta Ferro, Madrid, His­to­ria Moder­na, nº 31, diciem­bre de 2017-enero de 2018, pp.57- 58. cau­san­do reite­ra­dos fra­ca­sos al ejér­ci­to yan­qui com­pues­to de 5.000 sol­da­dos con el mejor equi­pa­mien­to de la épo­ca. El racis­mo blan­co nun­ca olvi­dó estas derro­tas. Reagan «se pro­pu­so ahon­dar la sepa­ra­ción entre los tra­ba­ja­do­res blan­cos y las mino­rías nacio­na­les opri­mi­das, en par­ti­cu­lar los afro­ame­ri­ca­nos» Sha­ron Smith: Fue­go sub­te­rrá­neo, Hiru, Hon­da­rri­bia 2015, pp. 367 y ss., inten­si­fi­can­do la opre­sión de «raza y cla­se» que mos­tra­ría sus inhu­ma­ni­dad con el hura­cán Katri­na en 2005 que gol­peó fun­da­men­tal­men­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra no blan­ca Sha­ron Smith: Fue­go sub­te­rrá­neo, Hiru, Hon­da­rri­bia 2015, pp. 476 y ss..

En Áfri­ca, el pue­blo ¡kung cono­ci­do como bos­qui­mano fue expul­sa­do de sus tie­rras por los Esta­dos y la mul­ti­na­cio­nal holan­de­sa De Brees que con­tro­la el mer­ca­do dia­man­tí­fe­ro mun­dial Ana Macha­do: Bos­qui­ma­nos: la lucha que no cesa, 10 de enero de 2006 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​5​216). y tuvo que sufrir agre­sio­nes, pali­zas y tor­tu­ras para recu­pe­rar­las par­cial­men­te. Los ¡kung siguen de algún modo la sen­da zulú que median­te la for­ma­ción de un Reino inde­pen­dien­te a par­tir de la uni­dad de tres­cien­tos cla­nes pací­fi­cos que vivían en el neo­lí­ti­co, se fusio­na­ron nacio­nal­men­te para resis­tir a los blan­cos crean­do un ejér­ci­to de 40.000 gue­rre­ros que con lan­zas y escu­dos de cue­ro ven­cie­ron varias veces el bri­tá­ni­co Ire­ne Godino Cue­to: «El ejér­ci­to zulú. La máqui­na de gue­rra que desafió a Impe­rio Bri­tá­ni­co», Des­per­ta Ferro, Madrid, His­to­ria Moder­na, nº 31, diciem­bre de 2017-enero de 2018, pp. 58-59..

En Aus­tra­lia, en enero de 2012 un gru­po de 400 abo­rí­ge­nes que­ma­ron la ban­de­ra de Aus­tra­lia fren­te al Par­la­men­to en Syd­ney para denun­ciar los crí­me­nes sufri­dos duran­te 224 años 27 de enero de 2012 www​.elte​le​gra​fo​.com​.ec, acción que es par­te de la «gue­rra secre­ta» John Pil­ger: La gue­rra secre­ta de Aus­tra­lia con­tra los abo­rí­ge­nes, 10 de noviem­bre de 2013 (http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​s​e​c​r​e​t​a​-​d​e​-​a​u​s​t​r​a​l​i​a​-​c​o​n​t​r​a​-​l​o​s​-​a​b​o​r​g​e​nes). con­tra el pue­blo abo­ri­gen des­de el ini­cio de la ocu­pa­ción blan­ca por­que los nati­vos nun­ca se han doble­ga­do del todo. La movi­li­za­ción abo­ri­gen aumen­ta obli­gan­do al Gobierno a pro­me­ter cam­bios en la Cons­ti­tu­ción Mon­tse Mar­tí­nez: Los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos reivin­di­can sus dere­chos al pie del míti­co mon­te Ulu­ru, 25 de mayo de 2017 (https://​www​.elpe​rio​di​co​.com/​e​s​/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​0​1​7​0​5​2​5​/​l​o​s​-​a​b​o​r​i​g​e​n​e​s​-​a​u​s​t​r​a​l​i​a​n​o​s​-​r​e​i​v​i​n​d​i​c​a​n​-​s​u​s​-​d​e​r​e​c​h​o​s​-​a​l​-​p​i​e​-​d​e​l​-​m​i​t​i​c​o​-​m​o​n​t​e​-​u​l​u​r​u​-​6​0​6​0​775).. Los hawaia­nos se movi­li­zan con­tra Face­book Jon Let­man y Julia Carrie Wong: Los hawaia­nos acu­san a Mark Zuc­ker­berg de «neo­co­lo­nia­lis­ta», 26 de enero de 2017 (http://​www​.eldia​rio​.es/​t​h​e​g​u​a​r​d​i​a​n​/​A​c​u​s​a​n​-​Z​u​c​k​e​r​b​e​r​g​-​n​e​o​c​o​l​o​n​i​a​l​i​s​m​o​-​H​a​w​a​i​_​0​_​6​0​5​4​4​0​4​2​7​.​h​tml). recu­pe­ran­do la dig­ni­dad de los pue­blos que ape­nas se opu­sie­ron en un prin­ci­pio a la inva­sión blan­ca pero que, al sufrir su bru­ta­li­dad, los con­mi­na­ban a mar­char­se inme­dia­ta­men­te Ant­hony Pag­den: Pue­blos e Impe­rios, Mon­da­do­ri, Bar­ce­lo­na 2002, p. 18.. Los tahi­tia­nos se suble­va­ron har­tos de los atro­pe­llos occi­den­ta­les Ant­hony Pag­den: Pue­blos e Impe­rios, op. cit., p. 148.. Los mao­ríes lucha­ban feroz­men­te entre sí, pero se unie­ron para repe­ler la ocu­pa­ción. Con el acuer­do de Wai­tan­gi de 1840 acep­ta­ban la admi­nis­tra­ción bri­tá­ni­ca, pero la impa­ra­ble ocu­pa­ción de sus tie­rras ori­gi­nó suce­si­vas insu­rrec­cio­nes, como la de 1843-1846 y 1860, cau­sán­do­les gran­des bajas: «pero poco podían las hachas de pie­dra con­tra el fusil» Alfon­so Láza­ro Díaz: «La expan­sión colo­nial», «El Siglo XIX», en His­to­ria de la Huma­ni­dad, Arlan­za Edi­cio­nes, Madrid 2000, p. 174.. Las rebe­lio­nes de 1883 y 1886 fra­ca­sa­ron por­que eran socie­da­des paleo­lí­ti­cas fren­te al capi­ta­lis­mo indus­trial.

Hemos cita­do muy pocas resis­ten­cias de los pue­blos a las agre­sio­nes capi­ta­lis­tas. ¿Es correc­to uti­li­zar el tér­mino «nacio­nes ori­gi­na­rias», o son «gru­pos» pre-nacio­na­les sin Esta­do, son accio­nes de «indí­ge­nas» con­ver­ti­dos en cam­pe­si­nos o tra­ba­ja­do­res urba­nos sin sen­ti­mien­to nacio­nal Lau­ra «Xiwe» San­ti­llán: La lucha mapu­che, la auto­de­ter­mi­na­ción y el mar­xis­mo, 5 de sep­tiem­bre de 2017 (https://​www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com/​L​a​-​l​u​c​h​a​-​m​a​p​u​c​h​e​-​l​a​-​a​u​t​o​d​e​t​e​r​m​i​n​a​c​i​o​n​-​y​-​e​l​-​m​a​r​x​i​smo).? Nues­tra res­pues­ta tie­ne seis par­tes: en la pri­me­ra hemos leí­do la pre­sen­ta­ción, en la segun­da expon­dre­mos algu­nas expe­rien­cias lati­noa­me­ri­ca­nas, en la ter­ce­ra ana­li­za­re­mos el dog­ma que pre­ten­dió resol­ver para siem­pre el «pro­ble­ma nacio­nal», en la cuar­ta expon­dre­mos la teo­ría del con­cep­to, en la quin­ta vere­mos algu­nos casos de pra­xis nacio­nal de libe­ra­ción y en la sex­ta, un resu­men.

Luchas de nuestros pueblos

En la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na muchos pue­blos tenían una fuer­te iden­ti­dad bajo la domi­na­ción azte­ca e inca: «los pue­blos some­ti­dos y explo­ta­dos ace­cha­ban la oca­sión de la rebe­lión […] el sor­do des­con­ten­to de los pue­blos some­ti­dos» AA.VV.: His­to­ria moder­na, Akal, Madrid 1994, pp. 29-30.. La lar­ga resis­ten­cia zapo­te­ca –«los zapo­te­cas for­ma­ban una tri­bu india muy orgu­llo­sa y aris­ca, los habían con­quis­ta­do dos veces y dos veces se habían reve­la­do, matan­do a los gober­nan­tes azte­cas» Víc­tor W. von Hagen: Azte­cas, mayas e incas, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 1971, p. 72.– al expan­sio­nis­mo mix­te­ca unía su cul­tu­ra con la cons­truc­ción de fuer­tes defen­sas, su vic­to­ria 1497 ase­gu­ró la inde­pen­den­cia has­ta la inva­sión his­pa­na de 1521 Andrés Ciu­dad Ruiz: «El Méxi­co anti­guo», His­to­ria de la Huma­ni­dad, Arlan­za Edi­cio­nes, Madrid 2000, tomo 19, pp. 40-41., proeza sig­ni­fi­ca­ti­va por la impor­tan­cia de la gue­rra para obte­ner escla­vos, tri­bu­tos y tie­rras Mª Jose­fa Igle­sias: «La civi­li­za­ción maya», His­to­ria de la Huma­ni­dad, Arlan­za Edi­cio­nes, Madrid 2000, tomo 19, p. 79.. La nación Tlax­ca­la nun­ca fue ocu­pa­da por los azte­cas sien­do un deci­si­vo alia­do de los his­pa­nos en su con­quis­ta de Méxi­co José Luis de Rojas: «Los azte­cas», His­to­ria de la Huma­ni­dad, Arlan­za Edi­cio­nes, Madrid 2000, tomo 19, pp. 102-152..

Des­de la mitad del siglo XV el prin­ci­pal motor de esta expan­sión mexi­ca «fue una serie de desas­tres natu­ra­les y años de malas cose­chas, que cau­sa­ron ham­bru­nas –como la de 1450, que duró cua­tro años– y obli­ga­ron a los mexi­cas a empren­der cam­pa­ñas para some­ter a las veci­nas regio­nes pro­duc­to­ras. En este sen­ti­do, el prin­ci­pal obje­ti­vo fue la fér­til región agrí­co­la de Chal­co, cuya con­quis­ta dará lugar a una lar­ga cam­pa­ña no aca­ba­da sino has­ta 1456, lo que nos da una sóli­da idea de la tena­ci­dad del pue­blo de Chal­co en defen­sa de su inde­pen­den­cia. La pujan­te ciu­dad de Tla­te­lol­co solo fue ocu­pa­da hacia 1473 «no sin una tenaz resis­ten­cia por par­te de los tla­te­lol­cas, muje­res inclui­das». En sín­te­sis: «La mayo­ría de las cam­pa­ñas fue­ron rea­li­za­das a ins­tan­cias de los comer­cian­tes, quie­nes desea­ban acce­der a nue­vas regio­nes pro­duc­ti­vas para adqui­rir bie­nes y mate­ria­les que, una vez trans­por­ta­dos has­ta Tenoch­titlan, les repor­ta­ban cuan­tio­sos bene­fi­cios. Igual­men­te bene­fi­cia­dos con las con­quis­tas resul­ta­ron sus parien­tes, quie­nes fue­ron ins­ta­la­dos por el sobe­rano como gober­nan­tes de los terri­to­rios y ciu­da­des some­ti­das» Álva­ro Cruz Gar­cía: Los Azte­cas, Edi­mat, Madrid 2006, pp. 41-44.. Los chi­chi­me­ca resis­tie­ron a los espa­ño­les en un una gue­rra de «con­quis­ta sin fin» Enri­que Semo: Con­quis­ta sin fin. Espa­ño­les con­tra chi­chi­me­cas, Memo­ria, Revis­ta crí­ti­ca mili­tan­te, Méxi­co, 2016-3, nº 259.: mien­tras los azte­cas fue­ron ven­ci­dos en tres años el pue­blo chi­chi­me­co se man­tu­vo libre en gran par­te de sus tie­rras duran­te siglos.

En las Anti­llas, antes de la inva­sión his­pa­na: «Los calli­na­gos poseían una auto­con­cien­cia étni­ca expre­sa y esta­ble que los opo­nía a los habi­tan­tes de las Anti­llas Mayo­res y a los arahua­cas con­ti­nen­ta­les y los unía con los gali­bis de habla cari­be […] El meca­nis­mo del man­te­ni­mien­to del etnos de los calli­na­gos dis­per­sos por las Anti­llas Meno­res, es bas­tan­te cla­ro. Qui­zá su fac­tor más esen­cial hayan sido gue­rras exte­rio­res» Eduard Ale­xan­drén­kov: «La pobla­ción de las Anti­llas en la épo­ca pre­co­lo­nial», Los pue­blos autóc­to­nos de Amé­ri­ca Lati­na: pasa­do y pre­sen­te, AC de la URSS, 1984, tomo 1, pp. 180-199.. Los cho­ques entre pue­blos pre­co­lom­bi­nos del área arrui­na­ron el pro­yec­to de los qui­chés de crear un impe­rio tan pode­ro­so como el azte­ca, ya que los cak­chi­que­les ayu­da­ron a los espa­ño­les a derro­tar­los Mario Rober­to Mora­les: Racis­mo peco­lom­bino, 24 de febre­ro de 2004 (http://​www​.lain​sig​nia​.org/​2​0​0​4​/​f​e​b​r​e​r​o​/​c​u​l​_​0​7​2​.​htm).. Al sur, antes de la inva­sión espa­ño­la, gru­pos gua­ra­níes ata­ca­ron al Inca en el alti­plano resis­tien­do todos sus ata­ques para expul­sar­los. En un prin­ci­pio se lle­va­ron bien con los espa­ño­les por­que eran enemi­gos de sus enemi­gos, pero «las nue­vas for­mas de vida tra­je­ron la domi­na­ción, la explo­ta­ción y el régi­men de enco­mien­da» debi­do a lo cual se suble­va­ron algu­nas tri­bus gua­ra­níes L. Cabre­ro Fer­nán­dez: «Las cul­tu­ras de la Amé­ri­ca aus­tral», His­to­ria de la Huma­ni­dad, Arlan­za Edi­cio­nes, Madrid 2000, tomo 21, p. 49..

Cuan­do Colón deci­dió vol­ver a Espa­ña para pre­pa­rar una segun­da inva­sión dejó cua­ren­ta sol­da­dos en el Fuer­te Navi­dad:

Orde­na a sus hom­bres que duran­te la estan­cia bus­quen oro y lo guar­den bien. Estos cum­plen escru­pu­lo­sa­men­te con la orden, saquean­do y humi­llan­do a los nati­vos y for­zán­do­les a decir dón­de se halla el ansia­do metal. Los colo­nos des­co­no­cen a quie­nes tie­nen enfren­te, menos­pre­cian su color, su ape­go a la natu­ra­le­za y el vivir al día, sin ate­so­rar para maña­na. La guar­ni­ción se com­por­tó de for­ma abu­si­va con los indí­ge­nas, espe­cial­men­te con las muje­res, lo cual moti­vó una furio­sa reac­ción de caci­ques veci­nos, enca­be­za­dos por Canoa­bo; estos incen­dia­ron el fuer­te y mata­ron a los espa­ño­les que allí había. […] Canoa­bo será el pri­mer gran con­duc­tor de la resis­ten­cia taí­na has­ta su apre­sa­mien­to y muer­te: lue­go su mujer, Anacao­na, con­ti­núa la lucha has­ta que, enga­ña­da por el gober­na­dor Ovan­do, será que­ma­da viva jun­to a otros caci­ques Miquel Vallés: «1493. Gua­naha­ní. La tie­rra pro­me­ti­da», Días rebel­des. Cró­ni­cas de insu­mi­sión, Octae­dro, Bar­ce­lo­na 2009, pp. 59-61..

Espa­ña cho­có con los nóma­das pica­ches del Nor­te de Chi­le, los puel­ches en el cen­tro y en el Sur los hui­li­ches. Nin­guno cono­cía la escri­tu­ra, lo que con­fir­ma el méri­to de los arau­ca­nos, inte­gra­dos en los puel­ches, que siem­pre resis­tie­ron al Inca. Un pue­blo de cul­tu­ra oral dis­pu­so de bri­llan­tes jefes mili­ta­res entre los que des­ta­có Lau­ta­ro, que ven­ció en la bata­lla del río Bio­bío en 1553 a los espa­ño­les y algu­nos indios alia­dos, apre­san­do a Pedro de Val­di­via, gober­na­dor de Chi­le. Antes de comér­se­lo lo tuvie­ron vivo duran­te tres días: «le echa­ron tie­rra mez­cla­da con pol­vo de oro en la boca y lo baque­tea­ron como a un arca­buz, para que se har­ta­ra de aque­llo que con tan­ta inmi­se­ri­cor­dia bus­ca­ban los lle­ga­dos des­de allen­de los mares» P. O’Donnell: El Rey Blan­co. La his­to­ria argen­ti­na que no nos con­ta­ron, Debol­si­llo, Bue­nos Aires 2004, pp. 118-119. . Espa­ña no pudo des­pla­zar a los arau­ca­nos has­ta que mul­ti­pli­có la pobla­ción blan­ca y dis­pu­so de «las armas de áni­ma raya­da, los navíos de cas­co metá­li­co y gran­des carros de llan­ta de ace­ro» AA.VV.: «Con­quis­ta de Amé­ri­ca», His­to­ria Uni­ver­sal, Sal­vat, Madrid 2004, tomo 14, pp. 239-242..

En 1586 lle­ga­ron los pri­me­ros jesui­tas y 1609 el caci­que gua­ra­ní Ara­pi­san­dú les pidió ayu­da para cris­tia­ni­zar y redu­cir a su pro­pio pue­blo P. O’Donnell: El Rey Blan­co. La his­to­ria argen­ti­na que no nos con­ta­ron, Debol­si­llo, Bue­nos Aires 2004, pp. 125-127.. Bien pron­to las «enco­mien­das» se hicie­ron muy ren­ta­bles, lo que sus­ci­tó la envi­dia de por­tu­gue­ses, espa­ño­les y tra­fi­can­tes de escla­vos, quie­nes entre 1612 y 1638 escla­vi­za­ron unos 300.000 indí­ge­nas P. O’Donnell: op. cit., pp. 156-158.. Los jesui­tas for­ma­ron un ejér­ci­to gua­ra­ní derro­tan­do a los por­tu­gue­ses en Mbo­ro­ré en 1641. Duran­te los san­grien­tos ocho días de gue­rra, los gua­ra­níes estu­vie­ron diri­gi­dos por un com­pa­trio­ta: Nico­lás Ñeen­qui­ru P. O’Donnell: op. cit., pp. 186.. Las «enco­mien­das» explo­ta­ban a indios, mes­ti­zos y euro­peos, los cono­ci­dos «cha­cre­ros» que se opo­nían al poder jesui­ta y empe­za­ban a tener una pro­to­con­cien­cia base del movi­mien­to comu­ne­ro del Para­guay con su pri­me­ra resis­ten­cia en 1644 y 1650 S. Gue­rra Vila­boy: Bre­ve his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, p. 77.. Esta lucha fue una de las razo­nes, ade­más de los ata­ques por­tu­gue­ses, por la que los jesui­tas unie­ron su ejér­ci­to al de los ocu­pan­tes espa­ño­les para aplas­tar suce­si­vas suble­va­cio­nes indí­ge­nas y «comu­ne­ras» en el pri­mer ter­cio del siglo XVIII P. O’Donnell: op. cit., pp. 205..

La polí­ti­ca edu­ca­ti­va espa­ño­la fue un efi­caz méto­do de des­na­cio­na­li­za­ción e impo­si­ción de una iden­ti­dad sumi­sa imple­men­tan­do, como míni­mo, tres tác­ti­cas: una, se ocul­ta­ban sus obje­ti­vos últi­mos, o sea, borrar la iden­ti­dad pro­pia e impo­ner la extran­je­ra de tal modo que no se cono­cie­ra este obje­ti­vo estra­té­gi­co; dos, obte­ner el apo­yo e impli­ca­ción de los caci­ques como garan­tía del pro­ce­so, pues los indios des­con­fia­ban inme­dia­ta­men­te de todos los espa­ño­les y de sus pro­me­sas, pero no de sus éli­tes, gru­pos y cas­tas domi­nan­tes; y, tres, se recu­rría a rega­los, pre­mios, dine­ro y otras ganan­cias inme­dia­tas para mos­trar cuan­tas cosas se podían obte­ner acep­tan­do la cul­tu­ra espa­ño­la L. Ugal­de: El teso­ro de los indios ¿Cómo hacer­los más úti­les a la eco­no­mía espa­ño­la?, UCAB, Cara­cas 2000, pp. 49 y ss..

La Inqui­si­ción era espe­cial­men­te inhu­ma­na cuan­do estos méto­dos falla­ban por­que: «En 1700 los ingre­sos que pro­ve­nían de la rique­za de la Igle­sia cató­li­ca en el Nue­vo Mun­do man­te­nían a la ins­ti­tu­ción cató­li­ca en Espa­ña. Por­tu­gal e Ita­lia» J. D. Cock­croft: Amé­ri­ca Lati­na y Esta­dos Uni­dos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2004, p. 121.. La Igle­sia no podía per­mi­tir que mer­ma­ra la cuan­tía del expo­lio. «La con­quis­ta de Méxi­co fue una cru­za­da reli­gio­sa» Rosau­ra Her­nán­dez: «Ras­gos de iden­ti­dad nacio­nal en la con­cien­cia novohis­pa­na», Iden­ti­da­des y nacio­na­lis­mos, Uni­ver­si­dad Autó­no­ma Metro­po­li­ta­na Azca­potzal­co, Méxi­co 1993, p. 93. que has­ta 1540 que­ma­ba vivos a quie­nes se resis­tie­ran a la cris­tia­ni­za­ción, sal­va­jis­mo que no aca­bó con la visión reli­gio­so-iden­ti­ta­ria de los ven­ci­dos. Enton­ces la Igle­sia optó por sub­su­mir par­te de la iden­ti­dad étni­co-reli­gio­sa mexi­ca en la nue­va iden­ti­dad inva­so­ra, cons­tru­yen­do basí­li­cas e igle­sias sobre tem­plos paga­nos, inte­gran­do dio­ses y dio­sas en el cato­li­cis­mo, crean­do mila­gros y apa­ri­cio­nes de san­tos y vír­ge­nes, como la de Gua­da­lu­pe Rosau­ra Her­nán­dez: «Ras­gos de iden­ti­dad nacio­nal en la con­cien­cia novohis­pa­na», Iden­ti­da­des y nacio­na­lis­mos, Uni­ver­si­dad Autó­no­ma Metro­po­li­ta­na Azca­potzal­co, Méxi­co 1993, pp. 95-98..

Aun así, los jesui­tas pidie­ron en 1738-1739 al rey de Por­tu­gal que decla­ra­se la «gue­rra jus­ta» a la etnia mura, asen­ta­da en la cuen­ca del río Madei­ra en la Ama­zo­nía bra­si­le­ña, para cris­tia­ni­zar­los. Los nati­vos resis­tie­ron y toda­vía eran paga­nos en 1755 sien­do repri­mi­dos aún con mayor dure­za. La Igle­sia y el Esta­do dije­ron en 1786 que la etnia mura se había evan­ge­li­za­do, pero muchos rela­tos de la épo­ca sugie­ren que los con­ver­sos fue­ron una mino­ría de toda la etnia Bruno Andreot­ti: «1750. Bra­sil. Los mura», Días rebel­des. Cró­ni­cas de insu­mi­sión, Octae­dro, Bar­ce­lo­na 2009, pp. 83-84.. Por no alar­gar­nos con­clui­mos en 1902 en Sono­ra con la «enési­ma rebe­lión» Luís Her­nán­dez Nava­rro y Gil­ber­to López y Rivas: «Méxi­co: cho­que de tre­nes. Entre el auto­ri­ta­ris­mo esta­tal y la resis­ten­cia popu­lar», Con­tex­to Lati­noa­me­ri­cano, Bogo­tá, nº 2, enero-mar­zo de 2007, p. 103. de los yaquis, a los que Méxi­co solo se pudo aplas­tar depor­tan­do a los super­vi­vien­tes por tie­rras leja­nas.

Mecánica de lo nacional

¿Cómo inter­pre­tar estas prác­ti­cas de muchas comu­ni­da­des huma­nas? Duran­te casi un siglo el méto­do «ofi­cial» ha sido la dog­má­ti­ca esta­ble­ci­da por Sta­lin: «Nación es una comu­ni­dad huma­na esta­ble, his­tó­ri­ca­men­te for­ma­da y sur­gi­da sobre la base de la comu­ni­dad de idio­ma, de terri­to­rio, de vida eco­nó­mi­ca y de psi­co­lo­gía, mani­fes­ta­da esta en la comu­ni­dad de cul­tu­ra […] Solo la pre­sen­cia con­jun­ta de todos los ras­gos dis­tin­ti­vos for­ma una nación» J. Sta­lin: El mar­xis­mo y la cues­tión nacio­nal, Obras, Mos­cú 1953, tomo 2, pp. 316-317.. Una «curio­si­dad» de la obra de Sta­lin radi­ca en que fue la pri­me­ra en apa­re­ció la pala­bra «mar­xis­mo» en su títu­lo. Has­ta el año de su publi­ca­ción, en 1913, nin­gu­na obra de auto­res mar­xis­tas o no mar­xis­tas, lo había hecho, de for­ma que Sta­lin ter­mi­nó «atri­bu­yén­do­se de este modo, por anti­ci­pa­do, una eti­que­ta de auten­ti­ci­dad» Geor­ge Haupt: «Los mar­xis­tas fren­te a la cues­tión nacio­nal: la his­to­ria del pro­ble­ma», Los mar­xis­tas y la cues­tión nacio­nal, Fon­ta­ma­ra, Bar­ce­lo­na 1980, p, 11..

El tex­to de Sta­lin pasó prác­ti­ca­men­te des­aper­ci­bi­do has­ta que con­tro­ló el poder a fina­les de los años vein­te. Has­ta enton­ces había mucha liber­tad de pen­sa­mien­to: en 1919 en el tex­to ofi­cial de for­ma­ción bol­che­vi­que se escri­bió: «Las ene­mis­ta­des nacio­na­les pro­vie­nen de una épo­ca muy anti­gua. Hubo un tiem­po en el que las dife­ren­tes tri­bus no se con­ten­ta­ban con luchar entre sí, sino que, ade­más, los hom­bres de una tri­bu se comían a los de la otra. Los res­tos de esta bru­tal ene­mis­tad y des­con­fian­za entre nación y nación, entre raza y raza, con­ti­núan exis­tien­do entre los obre­ros y cam­pe­si­nos de todos los paí­ses» H. Buja­rin-E. Preobraz­hens­ki: ABC del Comu­nis­mo, Fon­ta­ma­ra, Bar­ce­lo­na 1977, p. 192.. Lo mis­mo que hacía Lenin en 1900 con el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor V. I. Lenin: La gue­rra con Chi­na, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so Mos­cú, 1981, tomo 4, pp. 397 y ss., pue­blo, cla­se obre­ra, masas tra­ba­ja­do­ras, etc., aquí nación, tri­bu y raza se emplean indis­tin­ta­men­te, nada que ver con el dog­ma de Sta­lin. El libro fue reti­ra­do a fina­les de los años vein­te y sus auto­res ase­si­na­dos en las pur­gas de los años trein­ta.

Según nues­tros datos, Lenin citó a Sta­lin solo una vez en sus abun­dan­tes escri­tos e inter­ven­cio­nes sobre la cues­tión nacio­nal, a fina­les de 1913 V. I. Lenin: Acer­ca del pro­gra­ma nacio­nal del POSDR, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so Mos­cú, tomo 24, p. 239., antes de que se agu­di­za­se la impor­tan­cia de la cues­tión nacio­nal en agos­to de 1914 y tras octu­bre de 1917. M. Löwy expo­ne cin­co pun­tos «inclu­so con­tra­dic­to­rios» entre ambos: uno, Lenin recha­za el con­cep­to de «carác­ter nacio­nal» por psi­co­lo­gi­cis­ta; dos, la cuá­dru­ple exi­gen­cia de Sta­lin «da a su teo­ría un carác­ter dog­má­ti­co, res­tric­ti­vo y rígi­do que no se encuen­tra para nada en Lenin»; tres, Lenin defien­de las aso­cia­cio­nes volun­ta­rias y libres de las nacio­na­li­da­des que lo quie­ran den­tro de un Esta­do, mien­tras que Sta­lin nega­ba esta posi­bi­li­dad, por ejem­plo, a los ale­ma­nes del Bál­ti­co con los de la Trans­cau­ca­sia; cua­tro, Sta­lin no hace nin­gu­na dife­ren­cia entre nacio­na­lis­mo opre­sor y nacio­na­lis­mo opri­mi­do; y, cin­co, Lenin «diri­gía per­so­nal­men­te sus ata­ques más pun­zan­tes con­tra aque­llos que capi­tu­la­ban de mane­ra cons­cien­te o incons­cien­te, direc­ta o indi­rec­ta, fren­te al nacio­na­lis­mo chau­vi­nis­ta “gran ruso”» Michael Löwy: «Pro­ble­ma nacio­nal y mar­xis­mo: sín­te­sis», Patrias o Pla­ne­ta, Homo Sapiens, Argen­ti­na 1998, pp, 40-41..

H. B. Davis dedi­ca un poco más de tres pági­na a Sta­lin, indi­can­do cómo adqui­rió «cate­go­ría de libro de tex­to» aña­dien­do lapi­da­ria­men­te: «Honor que ape­nas mere­ce» Hora­ce B. Davis: Nacio­na­lis­mo y socia­lis­mo, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 1972, p. 214.. A Lenin dedi­ca trein­ta y cua­tro apre­ta­das pági­nas mos­tran­do cómo superó en muchas cosas a Marx y Engels, en nin­gu­na de ellas cita la obra de Sta­lin y solo habla una vez de este para decir que: «Lenin cas­ti­gó sin mise­ri­cor­dia a Sta­lin en un docu­men­to que no se publi­có has­ta 1956, tres años des­pués de la muer­te de Sta­lin» Hora­ce B. Davis: op. cit., p. 269., en don­de dedi­ca media pági­na a citar algu­nos párra­fos de dicho docu­men­to. Por su par­te H. C. d’Encausse se pre­gun­ta:

¿Los esfuer­zos teó­ri­cos de Sta­lin reci­bie­ron la adhe­sión de Lenin como duran­te tres déca­das ha pre­ten­di­do hacer creer toda la escue­la esta­li­nis­ta? No lo pare­ce. Si bien en un prin­ci­pio Lenin había espe­ra­do mucho de este artícu­lo […] se mos­tró des­pués mucho más reser­va­do en la apre­cia­ción del tra­ba­jo rea­li­za­do por Sta­lin. Aun­que no se encuen­tren comen­ta­rios direc­tos del artícu­lo, apa­re­cen en sus obras opi­nio­nes con­tra­rias a las de Sta­lin. El pro­pio Lenin publi­ca en Pros­vecht­che­nie las «Notas crí­ti­cas sobre la cues­tión nacio­nal» don­de cita una sola vez el tra­ba­jo de Sta­lin y solo para remi­tir al lec­tor a un tex­to aus­tria­co cita­do por él. Y lo más gra­ve es que, en su artícu­lo, Lenin no inten­ta en abso­lu­to ela­bo­rar una teo­ría de la nación y cuan­do se refie­re a algu­nas teo­rías de la nación cita la de Bauer-Ren­ner y la de Kautsky. En el fon­do, aún sin mover­se nun­ca de un plano tác­ti­co, Lenin se opo­ne en varias oca­sio­nes a ideas defen­di­das por Sta­lin en algu­nos pun­tos pre­ci­sos, igno­ran­do al mis­mo tiem­po su teo­ría gene­ral Hélè­ne Carrè­re d’Encausse: «Comu­nis­mo y nacio­na­lis­mo», Comu­nis­tas y/​o nacio­na­lis­tas, Anagra­ma, Bar­ce­lo­na 1977, pp. 20-21..

C. Barros sos­tie­ne que Sta­lin uti­li­za el «méto­do des­crip­ti­vo» que Engels había recha­za­do. Ade­más, «el con­cep­to con­di­cio­nes de pro­duc­ción está ausen­te de los aná­li­sis de Bauer y de Sta­lin», con­cep­to que debe­mos en Boro­jov y que es bási­co para enten­der la cues­tión nacio­nal. Antes de seguir con la crí­ti­ca a Sta­lin con­vie­ne dete­ner­nos en el vital con­cep­to de «con­di­cio­nes de pro­duc­ción»:

Las con­di­cio­nes de pro­duc­ción se divi­den tam­bién en mate­ria­les y «espi­ri­tua­les». Las mate­ria­les son «el terri­to­rio y todas las crea­cio­nes cul­tu­ra­les y mate­ria­les del hom­bre». De aquí se dedu­ce que las con­di­cio­nes mate­ria­les son, en par­te, natu­ra­les y, en par­te, his­tó­ri­cas «que se crea­ron duran­te el pro­ce­so pro­duc­ti­vo», como los puer­tos, acue­duc­tos, ferro­ca­rri­les, etc. Den­tro de las con­di­cio­nes «espi­ri­tua­les» se inclu­yen: idio­ma, carác­ter, cos­tum­bres, usos, com­pren­sión del mun­do. La «com­pre­sión del mun­do», como con­di­ción de pro­duc­ción común, no tie­ne aquí el sig­ni­fi­ca­do de una ideo­lo­gía par­ti­cu­lar –la cual nece­sa­ria­men­te es expre­sión de una cla­se nece­sa­ria – , sino el de ese con­jun­to de suti­les mati­ces de pen­sa­mien­to y for­mas de expre­sión que for­man par­te de la cul­tu­ra y de la idio­sin­cra­sia nacio­na­les: «Entre los repre­sen­tan­tes del capi­tal y del tra­ba­jo exis­te un fuer­te víncu­lo téc­ni­co de len­gua­je, y tam­bién una par­te de simi­li­tud, en cier­ta medi­da, en la ideo­lo­gía; a pesar de que exis­te un anta­go­nis­mo pro­fun­do entre la ideo­lo­gía del patrón y la ideo­lo­gía del obre­ro (Boro­jov)» D. Ben Najun: La cues­tión nacio­nal en los escri­tos de Boro­jov, Edi­cio­nes Vas­cas, Donos­tia, p. 81..

Este enma­ra­ña­mien­to entre lo obje­ti­vo y lo sub­je­ti­vo exi­ge de la flui­dez dia­léc­ti­ca solo pen­sa­ble en su inte­rior e inac­ce­si­ble para las cate­go­rías des­crip­ti­vas exte­rio­res al pro­ble­ma. La dife­ren­cia entre Sta­lin y Engels y Marx es la siguien­te:

Las cate­go­rías flui­das de Engels (opo­si­ción a las cate­go­rías fijas), en las que un pue­blo está con­te­ni­do en otro, con­vir­tién­do­se en él al lle­gar a cier­to pun­to las con­tra­dic­cio­nes pro­gre­si­vas, vie­ne de la lógi­ca hege­lia­na y son indis­pen­sa­bles para enten­der lo que esta­mos dicien­do sobre la nación. Interior/​exterior, forma/​contenido, mediación/​inmediación, objetivo/​subjetivo, etcé­te­ra, son dico­to­mías que supo­ne: 1) un pun­to de refe­ren­cia, por lo nor­mal implí­ci­to, que deci­den de pri­me­ras, ya que una cosa pue­den ser tesis o antí­te­sis según el pun­to de obser­va­ción; 2) momen­to dia­léc­ti­co, «prin­ci­pio de todo movi­mien­to, vida y acti­vi­dad», el trán­si­to de un pue­blo a su con­tra­rio. Un buen ejem­plo tene­mos, en el apar­ta­do acer­ca de la «libe­ra­ción de Irlan­da», en la trans­for­ma­ción de las con­di­cio­nes obje­ti­vas de exis­ten­cia nacio­nal en sub­je­ti­vas (fenia­nis­mo), por moti­vo del cam­bio en el con­te­ni­do eco­nó­mi­co de la domi­na­ción ingle­sa, en la ten­ta­ti­va polí­ti­ca de trans­for­ma­ción de las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas de exis­ten­cia nacio­nal (fenia­nis­mo) en obje­ti­vas por la vía de la lucha por la impo­si­ción de deter­mi­na­das con­di­cio­nes de libe­ra­ción nacio­nal (refor­ma agra­ria, inde­pen­den­cia nacio­nal, etcé­te­ra). La pro­ble­má­ti­ca objetivo/​subjetivo está muy pre­sen­te en la obra de Marx y Engels con esta for­mu­la­ción y en rela­ción con otras: teoría/​practica, nece­si­dad /​libertad, etcé­te­ra Car­los Barros: La base mate­rial e his­tó­ri­ca de la nación en Marx, Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la (http://​www​.​h​-deba​te​.com/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​o​l​d​-​d​e​b​a​t​e​s​/​c​b​a​r​r​o​s​/​s​p​a​n​i​s​h​/​m​a​r​x​.​htm)..

Lo nacio­nal preo­cu­pó siem­pre a Lenin, aun­que con mayor o menos inten­si­dad según los momen­tos. Un ejem­plo lo tene­mos en el Con­gre­so de Bakú de 1920 en el que se explo­ra­ron cues­tio­nes que aho­ra empe­za­mos a valo­rar, como la ade­cua­ción de lo uni­ver­sal del mar­xis­mo a las par­ti­cu­la­ri­da­des y sin­gu­la­ri­da­des de cada nación, rom­pien­do con el euro­cen­tris­mo Ser­gio Abraham Mén­dez Mois­sen: Lenin y el mar­xis­mo anti­co­lo­nial: el caso del Con­gre­so de Bakú de 1920, 6 de febre­ro de 2018 (http://​www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com​.uy/​L​e​n​i​n​-​y​-​e​l​-​m​a​r​x​i​s​m​o​-​a​n​t​i​c​o​l​o​n​i​a​l​-​e​l​-​c​a​s​o​-​d​e​l​-​C​o​n​g​r​e​s​o​-​d​e​-​l​o​s​-​P​u​e​b​l​o​s​-​d​e​l​-​E​s​t​e​-​d​e​-​1​920).. Toda­vía en ese tiem­po Lenin y el par­ti­do en su con­jun­to no eran muy cons­cien­tes de que ya empe­za­ba a impo­ner­se en nacio­na­lis­mo gran-ruso sobre los dere­chos nacio­na­les de los pue­blos. La ten­den­cia hacia el Esta­do sovié­ti­co «úni­co» apa­re­ce expre­sa­da por Sta­lin en octu­bre de 1920 al expo­ner la rela­ción entre el Esta­do sovié­ti­co «úni­co» y las «auto­no­mías regio­na­les». Sta­lin cri­ti­ca a la corrien­te bol­che­vi­que que inter­pre­ta la «auto­no­mía sovié­ti­ca, como un mal pasa­je­ro que hay que tole­rar debi­do a deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, pero que debe ser com­ba­ti­do, para supri­mir­lo con el tiem­po» J. Sta­lin: La polí­ti­ca del Poder Sovié­ti­co en la cues­tión nacio­nal, Obras, Mos­cú 1964, tomo IV, p. 378., pero su denun­cia no tie­ne la con­tun­den­cia teó­ri­ca y polí­ti­ca de los plan­tea­mien­tos de Lenin sobre el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción des­de 1913.

La recu­pe­ra­ción inter­na del nacio­na­lis­mo gran-ruso inter­pre­ta­do des­de la «izquier­da» tenía un impul­so en la pro­fun­da cri­sis socio­eco­nó­mi­ca de la URSS que se agu­di­za­ba jus­to enton­ces con suble­va­cio­nes cam­pe­si­nas, pro­tes­tas obre­ras y sobre todo con la insu­rrec­ción de Krons­tadt en mar­zo de 1921. La nue­va polí­ti­ca eco­nó­mi­ca (NEP) fue un inten­to deses­pe­ra­do del par­ti­do para reac­ti­var la eco­no­mía dan­do un res­pi­ro a la bur­gue­sía. Al prin­ci­pio dio algu­nos resul­ta­dos, pero con el tiem­po, sobre todo des­de la cri­sis ali­men­ta­ria de 1928-1929, se agu­di­zó tan­to la lucha con la bur­gue­sía como los con­flic­tos den­tro de la buro­cra­cia. En este con­tex­to de cri­sis el Esta­do res­pon­día cen­tra­li­zán­do­se más y más, ayu­dan­do a recu­pe­rar­se el nacio­na­lis­mo gran-ruso. Con el Segun­do Plan Quin­que­nal de 1932 «la pla­ni­fi­ca­ción aca­bó con­sis­tien­do en un con­jun­to de obje­ti­vos impues­tos des­de arri­ba, sobre los que no había deba­te posi­ble» Xabier Arri­za­ba­lo Mon­to­ro: Capi­ta­lis­mo y eco­no­mía mun­dial, IME, Madrid 2014, p. 267.. Hiper­cen­tra­li­za­ción, nacio­na­lis­mo gran-ruso y recu­pe­ra­ción del patriar­ca­do Marij­ke Colle: Los bol­che­vi­ques y las reivin­di­ca­cio­nes femi­nis­tas: una rela­ción tumul­tuo­sa, 16 de diciem­bre de 2017 (http://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​3​304). se refor­za­ban mutua­men­te. Solo un peque­ño sec­tor bol­che­vi­que tomó con­cien­cia del peli­gro nacio­na­lis­ta gran-ruso des­de comien­zos de 1922, sien­do Lenin su expo­nen­te máxi­mo Javier Villa­nue­va: Lenin y las nacio­nes, Edit. Revo­lu­ción, Madrid 1987, pp. 419-508..

La deri­va nacio­na­lis­ta gran-rusa era par­te de la buro­cra­ti­za­ción que impe­día cada vez más que se deba­tie­sen las tesis de un Lenin físi­ca­men­te ausen­te por su enfer­me­dad mor­tal: «La inter­ven­ción del comu­nis­ta geor­giano P. G. Mdi­va­ni, por ejem­plo, fue decla­ra­da impro­ce­den­te en el con­gre­so cuan­do inten­tó leer par­te de una car­ta que Lenin había escri­to en mar­zo de 1923, que decía que a Lenin le “lle­nan de indig­na­ción la rude­za de Ordz­ho­ni­kid­ze y la con­ni­ven­cia de Sta­lin y Dzerz­hinsky” y que iba a pre­pa­rar “unas notas y un dis­cur­so” sobre los dere­chos de las nacio­nes opri­mi­das que iba a pre­sen­tar en el encuen­tro del par­ti­do» Jack Bar­nes, Ste­ve Clark: «Intro­duc­ción a la edi­ción de 2010», La últi­ma lucha de Lenin. Dis­cur­sos y escri­tos (1922-1923), Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2011, p. 21.. Que la cues­tión nacio­nal era par­te de un deba­te estra­té­gi­co se com­prue­ba leyen­do a Lenin en su crí­ti­ca a Sta­lin V. I. Lenin: Con­tri­bu­ción al pro­ble­ma de las nacio­nes o sobre la «auto­no­mi­za­ción», Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1987, tomo 45, pp, 372-376. pero den­tro de la tota­li­dad de sus tex­tos últi­mos.

Uni­do al nacio­na­lis­mo gran-ruso iba el auge del euro­cen­tris­mo que ya había sido com­ba­ti­do en dos fases por el mar­xis­mo: la pri­me­ra cuan­do Marx y Engels se per­ca­ta­ron des­de la mitad de la déca­da de 1870 que «esta vez la revo­lu­ción empe­za­rá en Orien­te, que ha sido has­ta aho­ra for­ta­le­za inex­pug­na­ble y ejér­ci­to de reser­va de la con­tra­rre­vo­lu­ción» K. Marx a F. Sor­ge en Corres­pon­den­cia, Edit. Car­ta­go, Argen­ti­na 1973, p. 286., y más con­cre­ta­men­te:

Supie­ron des­cu­brir correc­ta­men­te el sig­ni­fi­ca­do del pro­gre­si­vo des­pla­za­mien­to del núcleo del movi­mien­to socia­lis­ta revo­lu­cio­na­rio del cen­tro hacia la peri­fe­ria del mun­do capi­ta­lis­ta: no solo no se opu­sie­ron, en nom­bre de algu­na ideo­lo­gía obre­ris­ta, a dicho desa­rro­llo, sino que, al con­tra­rio, supie­ron indi­car a la tota­li­dad del movi­mien­to los pro­fun­dos moti­vos –el desa­rro­llo desigual y la cri­sis del capi­ta­lis­mo– que pre­si­dían esa his­tó­ri­ca evo­lu­ción. […] Marx y Engels reco­no­cie­ron abier­ta­men­te y teo­ri­za­ron que el desa­rro­llo del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio seña­la­ba la ten­den­cia de que «el cam­po» ase­dia­ba las «ciu­da­des» del capi­ta­lis­mo. Dedu­cían de esta ten­den­cia la cer­te­za de la cri­sis del capi­ta­lis­mo y la ineluc­ta­bi­li­dad de la revo­lu­ción socia­lis­ta. Los hechos pos­te­rio­res a 1917 han con­fir­ma­do ple­na­men­te su pre­vi­sión cien­tí­fi­ca Rena­to Levre­ro: Nación, metró­po­li y colo­nias en Marx y Engels, Anagra­ma, Bar­ce­lo­na 1975, pp. 86-87..

La segun­da, hacia 1920, cuan­do Lenin afir­mó: «Si el pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio vic­to­rio­so rea­li­za entre esos pue­blos una pro­pa­gan­da sis­te­má­ti­ca y los gobier­nos sovié­ti­cos les ayu­dan con todos los medios a su alcan­ce, es erró­neo supo­ner que la fase capi­ta­lis­ta de desa­rro­llo sea inevi­ta­ble para los pue­blos atra­sa­dos […] los paí­ses atra­sa­dos, con la ayu­da del pro­le­ta­ria­do de las nacio­nes ade­lan­ta­das, pue­den pasar al régi­men sovié­ti­co –y, a tra­vés de deter­mi­na­das eta­pas de desa­rro­llo, al comu­nis­mo– sos­la­yan­do en su desen­vol­vi­mien­to la fase capi­ta­lis­ta» V. I. Lenin: Infor­me de la Comi­sión para los Pro­ble­mas Nacio­nal y Colo­nial, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1989, tomo 41, pp. 252-253.. Poco antes había adver­ti­do: «Entre la bur­gue­sía de los paí­ses explo­ta­do­res y la de las colo­nias se ha pro­du­ci­do cier­to acer­ca­mien­to, debi­do a lo cual muy a menu­do –y qui­zá inclu­so en la mayo­ría de los casos– la bur­gue­sía de los paí­ses opri­mi­dos, pese a pres­tar su apo­yo a los movi­mien­tos nacio­na­les, lucha al mis­mo tiem­po de acuer­do con la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta, es decir, al lado de ella, con­tra todos los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios y las cla­ses revo­lu­cio­na­rias» V. I. Lenin: Infor­me de la Comi­sión para los Pro­ble­mas Nacio­nal y Colo­nial, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1989, tomo 41, p. 250..

Aquí Lenin estu­dia­ba el com­por­ta­mien­to de las bur­gue­sías de las nacio­nes opri­mi­das por el impe­ria­lis­mo, que hacían lo mis­mo que las bur­gue­sías en 1917 y 1918 en el impe­rio zaris­ta, por ejem­plo en Ucra­nia: «El recur­so de la Rada al apo­yo ale­mán fue una de las pri­me­ras mani­fes­ta­cio­nes de una ten­den­cia que debía des­pués repro­du­cir­se amplia­men­te, espe­cial­men­te duran­te la gue­rra civil, en todas las tie­rras del exim­pe­rio ruso, pero que encon­tra­ría no pocas con­fir­ma­cio­nes, en los dece­nios suce­si­vos, en otras par­tes del mun­do. La bur­gue­sía de cada nación en par­ti­cu­lar, cuan­do sen­tía ame­na­za­das sus posi­cio­nes de cla­se, esta­ba pron­ta a subor­di­nar las reivin­di­ca­cio­nes nacio­na­les a los intere­ses de la defen­sa del pro­pio poder. Su polí­ti­ca nacio­nal era ins­tru­men­to de su estra­te­gia cla­sis­ta» Giu­sep­pe Bof­fa: La revo­lu­ción rusa, ERA, Méxi­co 1976, volu­men 2, p. 243..

Estas lec­cio­nes no impi­die­ron que, en verano de 1924, el V Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, bas­tan­te con­tro­la­do ya por la buro­cra­cia, bus­ca­se alian­zas con las bur­gue­sías de las nacio­nes opri­mi­das. A los comu­nis­tas chi­nos se les prohi­bió «armar a los obre­ros, crear soviets y com­pro­me­ter a los cam­pe­si­nos en la suble­va­ción» para garan­ti­zar el «blo­que de las cua­tro cla­ses (obre­ros, cam­pe­si­nos, peque­ña bur­gue­sía y bur­gue­sía nacio­nal)» Annie Krie­gel: «La Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal», His­to­ria Gene­ral del Socia­lis­mo, Edi­cio­nes Des­tino, Bar­ce­lo­na 1982, tomo III, p. 96.. En 1926 Buja­rin desa­rro­lló la idea de que la exis­ten­cia de la URSS era la nue­va y deci­si­va con­tra­dic­ción mun­dial que con­de­na­ba defi­ni­ti­va­men­te al capi­ta­lis­mo, por lo que su super­vi­ven­cia pasa­ba a ser deci­si­va, es decir, el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio mun­dial y las luchas de libe­ra­ción debían supe­di­tar­se al desa­rro­llo de la URSS Leo­pol­do Már­mo­ra: El con­cep­to socia­lis­ta de nación, PyP, Méxi­co 1986, pp. 75-76.. Esta idea fue aplau­di­da por la buro­cra­cia que la impu­so en el sex­to con­gre­so de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta en 1928.

Duran­te más de dos años, los comu­nis­tas chi­nos obe­de­cie­ron a la bur­gue­sía que pre­pa­ró tran­qui­la­men­te la masa­cre de abril de 1927, ase­si­nan­do dece­nas de miles de per­so­nas en Shang­hái, Pekín. Nan­kin y Can­tón. El giro de la revo­lu­ción hacia Orien­te fue des­de­ña­do por la buro­cra­cia. Los borra­do­res y apun­tes del últi­mo Marx sobre el poten­cial revo­lu­cio­na­rio de las comu­nas cam­pe­si­nas, sobre el modo de pro­duc­ción asiá­ti­co, sobre una his­to­ria no lineal ni mecá­ni­ca Teo­dor Sha­nin (edit. y pre­sen­ta­dor): El Marx tar­dío y la vía rusa. Marx y la vía rusa. Marx y la peri­fe­ria del capi­ta­lis­mo, Edit. Revo­lu­ción, Madrid 1990., estas pers­pec­ti­vas tan pro­me­te­do­ras cho­ca­ban con la men­ta­li­dad e intere­ses de la buro­cra­cia que tenía en Sta­lin y en su libro de 1913 la excu­sa jus­ti­fi­ca­do­ra, pero la tesis de Buja­rin de 1926 sí la expli­ca­ba.

El Deba­te de Lenin­gra­do E. Man­del: La for­ma­ción del pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co de Marx, Siglo XXI, Madrid 1972, p. 132. de 1931 impu­so el dog­ma de la suce­sión obli­ga­da de eta­pas que toda la huma­ni­dad debía tran­si­tar, linea­li­dad incom­pa­ti­ble con el méto­do de Lenin resu­mi­ble en «¡Saltos!¡Saltos!¡Saltos!» Daniel Ben­saïd: «¡Sal­tos! ¡Sal­tos! ¡Sal­tos!», Lenin reac­ti­va­do. Hacia una polí­ti­ca de la ver­dad, Akal, Madrid 2010, pp. 154-158.. El Deba­te de Lenin­gra­do ren­di­ría sus fru­tos polí­ti­cos des­de 1935 con el fren­te­po­pu­lis­mo: «En la reso­lu­ción del sép­ti­mo con­gre­so mun­dial de la inter­na­cio­nal comu­nis­ta en 1935, la igua­la­ción de los intere­ses de la revo­lu­ción mun­dial con los intere­ses de la polí­ti­ca exte­rior de la Unión Sovié­ti­ca fue expre­sa­men­te con­su­ma­da con todas las con­se­cuen­cias e impli­ca­cio­nes prác­ti­cas del caso» Leo­pol­do Már­mo­ra: El con­cep­to socia­lis­ta de nación, PyP, Méxi­co 1986, p. 77.. La liqui­da­ción de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta en 1943 cerra­ba el círcu­lo.

Pese a todo, Marx y Engels, el poten­cial de las comu­nas cam­pe­si­nas, Lenin y la via­bi­li­dad de los «sal­tos» revo­lu­cio­na­rios y de los soviets de cam­pe­si­nos –«La idea de orga­ni­za­ción sovié­ti­ca es sen­ci­lla y capaz de ser apli­ca­da no solo a las rela­cio­nes pro­le­ta­rias, sino tam­bién a las rela­cio­nes cam­pe­si­nas feu­da­les y semi­feu­da­les» V. I. Lenin: Infor­me de la Comi­sión para los Pro­ble­mas Nacio­nal y Colo­nial, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1989, tomo 41, pp. 251 y ss.–, nos abren un uni­ver­so de refle­xio­nes sobre la car­ga eman­ci­pa­do­ra de los pue­blos mal lla­ma­dos «atra­sa­dos» que supera el espa­cio dis­po­ni­ble. Bás­te­nos decir que las simi­li­tu­des entre la comu­na rusa y el ayllu de los Andes, basa­das «en la pro­pie­dad colec­ti­va de la tie­rra y un apro­ve­cha­mien­to indi­vi­dual de los fru­tos del tra­ba­jo» Javo Ferrei­ra: Comu­ni­dad, indi­ge­nis­mo y mar­xis­mo, La pala­bra obre­ra, Boli­via 2010, pp. 71 y ss. pue­de ayu­dar al sal­to revo­lu­cio­na­rio sin tener que sufrir la dure­za de fases capi­ta­lis­tas, pero eso sería posi­ble si el capi­ta­lis­mo no se habría desa­rro­lla­do total­men­te. De hecho, en los Andes el capi­ta­lis­mo está rom­pien­do la uni­dad comu­nal al enri­que­cer a una mino­ría y empo­bre­cer a una mayo­ría lo que debi­li­ta la soli­da­ri­dad comu­nal Javo Ferrei­ra: Comu­ni­dad, indi­ge­nis­mo y mar­xis­mo, La pala­bra obre­ra, Boli­via 2010, pp. 61 y ss. en bene­fi­cio de la expan­sión capi­ta­lis­ta. A la izquier­da se le pre­sen­ta, por tan­to, una prio­ri­dad urgen­te: mate­ria­li­zar el poten­cial eman­ci­pa­dos de lo nacio­nal-comu­nal, por lla­mar­lo de algún modo.

Por el con­tra­rio, la «doc­tri­na» mecá­ni­ca crea­da por la buro­cra­cia ha ser­vi­do para jus­ti­fi­car la supe­di­ta­ción de los pue­blos al Esta­do «socia­lis­ta», negan­do en la prác­ti­ca su dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción e inde­pen­den­cia. Un ejem­plo recien­te de cómo el «comu­nis­mo» defien­de el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del Esta­do espa­ñol lo tene­mos en S. Arme­si­lla, quien sos­tie­ne que es reac­cio­na­rio «bal­ca­ni­zar Espa­ña» median­te la defen­sa del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos des­de pos­tu­ras de «izquier­das» y «revo­lu­cio­na­rias» San­tia­go Arme­si­lla: El mar­xis­mo y la cues­tión nacio­nal espa­ño­la, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2017, p. 245.; que pre­ten­de demos­trar que Espa­ña sí es una nación en el sen­ti­do pleno de la pala­bra, mien­tras que no lo son ni Cata­lun­ya ni Eus­kal Herria San­tia­go Arme­si­lla: op. cit., pp. 202-218., lo que les per­mi­ti­ría argu­men­tar la nece­si­dad de una «Repú­bli­ca Uni­ta­ria, Uni­ca­me­ral, Cen­tra­lis­ta, Pre­si­den­cia­lis­ta, Socia­lis­ta e Inter­na­cio­na­lis­ta» San­tia­go Arme­si­lla: op. cit., p. 324..

Dialéctica de lo nacional

La base del dog­ma nacio­na­lis­ta de Sta­lin es el recha­zo de la teo­ría del con­cep­to apli­ca­da a la opre­sión de los pue­blos. Es la esen­cia dia­léc­ti­ca de esta teo­ría la que lle­vó a Lenin a huir de toda defi­ni­ción cerra­da de nación, pue­blo, cla­se, etc. Pero ¿qué es la teo­ría del con­cep­to? No es una pre­gun­ta pedan­te sino cen­tral, polí­ti­ca­men­te deci­si­va. Antes de res­pon­der­la hemos de decir que la incom­pren­sión de la filo­so­fía de Marx tam­bién favo­re­ció la supre­ma­cía del meca­ni­cis­mo: «Cual­quier cono­ce­dor de la bio­gra­fía de Marx y Engels sabe que el peso de la filo­so­fía de Hegel es deter­mi­nan­te en su obra inte­lec­tual. Marx lle­gó a muchas de sus con­clu­sio­nes apli­can­do la lógi­ca hege­lia­na al mun­do social del que fue con­tem­po­rá­neo» Mario José Cas­tro Cone­jo: Nacio­na­lis­mo, obre­ris­mo e inter­na­cio­na­lis­mo, ¿Tie­nen los obre­ros patria?, 12 de febre­ro de 2016 (https://​www​.lahai​ne​.org/​e​s​t​_​e​s​p​a​n​o​l​.​p​h​p​/​n​a​c​i​o​n​a​l​i​s​m​o​-​o​b​r​e​r​i​s​m​o​-​e​-​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​i​s​m​o​-​i​t​i​e​nen).. Tam­bién apor­tó a Lenin su estu­dio de la teo­ría del con­cep­to de Hegel R. Duna­yevs­ka­ya: Filo­so­fía y revo­lu­ción. De Hegel a Sar­tre y de Marx a Mao, Siglo XXI, Madrid 2009, pp. 108-119., lo que le lle­vó a un cam­bio cua­li­ta­ti­vo: «la trans­for­ma­ción de la gue­rra impe­ria­lis­ta en gue­rra civil, en su doble dimen­sión de lucha de libe­ra­ción nacio­nal en las colo­nias por los pue­blos opri­mi­dos y de la revo­lu­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta en las metró­po­lis […] la trans­for­ma­ción de la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa en revo­lu­ción pro­le­ta­ria» Stat­his Kou­ve­la­kis: «Lenin como lec­tor de Hegel. Hipó­te­sis para una lec­tu­ra de los Cua­der­nos de Lenin sobre la Cien­cia de la lógi­ca», Lenin reac­ti­va­do. Hacia una polí­ti­ca de la ver­dad, Akal, Madrid 2010, p. 195. como se demos­tró en octu­bre de 1917.

Com­pren­de­mos el cho­que entre el méto­do dia­léc­ti­co y Sta­lin R. Duna­yevs­ka­ya: «Diá­lo­gos sobre la dia­léc­ti­ca», El poder de la nega­ti­vi­dad, Biblos, Bue­nos Aires 2010, p. 172., y la esen­cia direc­ta­men­te polí­ti­ca de la teo­ría del con­cep­to, leyen­do esto:

La teo­ría del con­cep­to ela­bo­ra las cate­go­rías de la liber­tad, de la sub­je­ti­vi­dad, de la razón, la lógi­ca de un movi­mien­to por medio del cual el hom­bre se hace libre. Sus uni­ver­sa­les, pese a que son uni­ver­sa­les del pen­sa­mien­to, son con­cre­tos […] La doc­tri­na del con­cep­to expre­sa la deter­mi­na­ción sub­je­ti­va del hom­bre, la nece­si­dad de hacer­se due­ño de sí. Lo que se ela­bo­ra en las cate­go­rías del pen­sa­mien­to es la his­to­ria real de la huma­ni­dad. Que el con­cep­to hege­liano de auto­rrea­li­za­ción se «sub­vier­ta» –la revo­lu­ción en la «tra­duc­ción» de Marx– o no, lo cier­to es que tam­bién para Hegel cons­ti­tu­ye una cons­tan­te trans­for­ma­ción de la reali­dad y del pen­sa­mien­to que pre­pa­ra un «nue­vo mun­do». De ahí que, des­de el comien­zo de la doc­tri­na del con­cep­to, vemos a Hegel tra­tan­do cons­tan­te­men­te de sepa­rar su dia­léc­ti­ca de la de Kant R. Duna­yevs­ka­ya: Filo­so­fía y revo­lu­ción. De Hegel a Sar­tre y de Marx a Mao, Siglo XXI, Madrid 2009, p. 39..

Por esto mis­mo, «los filó­so­fos no le han “per­do­na­do” aún a Hegel que colo­ca­se a la con­tra­dic­ción en el cen­tro de la reali­dad» R. Duna­yevs­ka­ya: Filo­so­fía y revo­lu­ción. De Hegel a Sar­tre y de Marx a Mao, Siglo XXI, Madrid 2009, p. 36.. La reali­dad tie­ne el epi­cen­tro en la con­tra­dic­ción, que es el movi­mien­to de la uni­dad y lucha de con­tra­rios; lo que exi­ge al con­cep­to ser fle­xi­ble, «móvil» por­que «lo real se pre­sen­ta como movien­te, múl­ti­ple, diver­so y con­tra­dic­to­rio» Hen­ri Lefeb­vre: Lógi­ca for­mal. Lógi­ca dia­léc­ti­ca, Siglo XXI, Madrid 1972, p. 196.. O según Lenin:

Mul­ti­la­te­ral y uni­ver­sal fle­xi­bi­li­dad de los con­cep­tos, una fle­xi­bi­li­dad que lle­ga has­ta la iden­ti­dad de los con­tra­rios, tal es la esen­cia del asun­to. Esta fle­xi­bi­li­dad, apli­ca­da sub­je­ti­va­men­te, eclec­ti­cis­mo y sofis­te­ría. La fle­xi­bi­li­dad, apli­ca­da obje­ti­va­men­te, es decir, si refle­ja la mul­ti­la­te­ra­li­dad del pro­ce­so mate­rial y su uni­dad, es la dia­léc­ti­ca, es el refle­jo correc­to del eterno desa­rro­llo del mun­do V. I. Lenin: Cua­der­nos filo­só­fi­cos, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú, tomo 29, pp. 96-97..

Del mis­mo modo en que «la diná­mi­ca his­tó­ri­ca del capi­ta­lis­mo pro­du­ce cons­tan­te­men­te lo nue­vo, al tiem­po que repro­du­ce lo idén­ti­co» M. Pis­to­ne: «Teo­ría crí­ti­ca y refle­xi­vi­dad his­tó­ri­ca», Marx. Releer El Capi­tal, Akal, Madrid 2012, p. 134., lo nacio­nal es el movi­mien­to de la con­tra­dic­ción entre lo nue­vo y lo idén­ti­co en su seno. La diná­mi­ca capi­ta­lis­ta repro­du­ce la com­ple­ja con­tra­dic­ción inser­ta en el valor: «el valor es un con­cep­to com­ple­jo, fle­xi­ble, mul­ti­for­me, que expre­sa la diver­si­dad de los aspec­tos de la reali­dad mis­ma. Para desa­rro­llar un con­cep­to mul­ti­for­me y com­ple­jo que expre­se la rica mul­ti­fa­cé­ti­ca del obje­to estu­dia­do hay que apli­car un méto­do con la liber­tad de movi­mien­to sufi­cien­te para seguir las inter­ac­cio­nes, con­tra­dic­to­rias o no, anta­gó­ni­cas o no, entre las par­tes del obje­to» M. Rosen­tal: Los pro­ble­mas de la dia­léc­ti­ca en El Capi­tal de Car­los Marx, Edi­to­ra Polí­ti­ca, La Haba­na 1963, p. 244.. Es impo­si­ble des­cu­brir la rique­za mul­ti­fa­cé­ti­ca de lo nue­vo y lo idén­ti­co en los pue­blos des­de el meca­ni­cis­mo dog­má­ti­co esta­li­nis­ta por­que el «eterno desa­rro­llo» de lo nacio­nal obli­ga al pen­sa­mien­to a un movi­mien­to per­ma­nen­te entre lo vie­jo, lo nue­vo y lo idén­ti­co, algo impo­si­ble de rea­li­zar para la lógi­ca for­mal, deduc­ti­va:

Los con­cep­tos, al expre­sar las nue­vas reali­da­des, se enfren­tan con un gra­ve obs­tácu­lo: o son tér­mi­nos ya exis­ten­tes y en este caso están liga­dos a reali­da­des «vie­jas», o son tér­mi­nos nue­vos acu­ña­dos expre­sa­men­te; pero, si es así, hay que expli­car­los recu­rrien­do al len­gua­je corrien­te, igual­men­te «vie­jo» […] El estu­dio de enti­da­des emer­gen­tes requie­re de una lógi­ca no deduc­ti­va; requie­re una lógi­ca dia­léc­ti­ca en la cual las par­tes son com­pren­di­das des­de el pun­to de vis­ta del todo. En este pro­ce­so, el sig­ni­fi­ca­do de las par­tes o com­po­nen­tes está deter­mi­na­do por el cono­ci­mien­to pre­vio del todo, mien­tras que nues­tro cono­ci­mien­to del todo es corre­gi­do con­ti­nua­men­te y pro­fun­di­za­do por el cre­ci­mien­to de nues­tro cono­ci­mien­to de los com­po­nen­tes. La lógi­ca dia­léc­ti­ca supera la cau­sa­ción lineal, uni­di­rec­cio­nal, expli­can­do los sis­te­mas auto-correc­ti­vos, de retro-ali­men­ta­ción y pro-ali­men­ta­ción, los cir­cui­tos recu­rren­tes y aun cier­tas argu­men­ta­cio­nes que pare­cie­ran ser «cir­cu­la­res» M. Mar­tí­nez Migue­lez: El para­dig­ma emer­gen­te, Gedi­sa, Madrid 1993..

Ale­xan­dre Guét­ma­no­va advier­te que «a veces no se pue­den esta­ble­cer divi­sio­nes pre­ci­sas, por cuan­to todo se desa­rro­lla, modi­fi­ca, etc. Toda cla­si­fi­ca­ción es rela­ti­va, apro­xi­ma­ti­va, y reve­la de for­ma sucin­ta las con­ca­te­na­cio­nes entre los obje­tos cla­si­fi­ca­dos. Exis­ten for­mas tran­si­to­rias inter­me­dias que es difí­cil cata­lo­gar en un gru­po deter­mi­na­do. Seme­jan­te gru­po tran­si­to­rio a veces cons­ti­tu­ye un gru­po (espe­cie) autó­no­mo» Ale­xan­dra Guét­ma­no­va: Lógi­ca, Pro­gre­so, Mos­cú 1989, p. 61.. Y lue­go: «La evo­lu­ción de todo cono­ci­mien­to, inclui­da la lógi­ca, se reve­la en que es impo­si­ble meter toda la lógi­ca del pen­sa­mien­to humano en un solo sis­te­ma aca­ba­do» Ale­xan­dra Guét­ma­no­va: Lógi­ca, Pro­gre­so, Mos­cú 1989, p. 347.. La dia­léc­ti­ca entre el uso vul­gar de un con­cep­to en com­pa­ra­ción a su empleo típi­co ha dado paso a la lógi­ca borro­sa que, según M. Her­nan­do Cal­vi­ño: «ope­ra con con­cep­tos apa­ren­te­men­te vagos o sub­je­ti­vos, pero que en reali­dad con­tie­nen mucha infor­ma­ción» M. Her­nan­do Cal­vi­ño: Acla­ran­do la lógi­ca borro­sa, Revis­ta Cuba­na de Físi­ca, vol. 20, nº 2, 2003..

La lucha nacio­nal es «una de las for­mas de la lucha de cla­ses más labe­rín­ti­cas y com­ple­jas pero al mis­mo tiem­po de extre­ma sig­ni­fi­ca­ción» L. Trotsky: La inde­pen­den­cia de Ucra­nia y el con­fu­cio­nis­mo sec­ta­rio, Escri­tos, Plu­ma, 1976, tomo XI, 1939-1940, volu­men 1, p. 67. por­que fre­cuen­te­men­te resul­ta de la siner­gia de con­tra­dic­cio­nes étni­cas, reli­gio­sas y terri­to­ria­les den­tro de un mar­co iden­ti­ta­rio Pilar Alzi­na: Iden­ti­da­des en dispu­ta: El pro­ble­ma de la tie­rra, las etnias y las reli­gio­nes, Theo­mai, nº 37, pri­mer semes­tre de 2018.. Sin citar en abso­lu­to a Sta­lin y a su méto­do, S. Kal­taj­chian desafía a la lógi­ca for­mal así: «Solo el aná­li­sis dia­léc­ti­co-mate­ria­lis­ta es apto para demos­trar, de un lado, por qué no pue­de hacer­se pasar por su uni­dad la comu­ni­dad nacio­nal de las cla­ses anta­gó­ni­cas, y, de otro, por qué estan­do escin­di­das en cla­ses anta­gó­ni­cas, la nación no deja de exis­tir y, por el con­tra­rio, es una comu­ni­dad esta­ble» S. Kal­taj­chian: El leni­nis­mo sobre las nacio­nes y las nue­vas comu­ni­da­des huma­nas inter­na­cio­na­les, Edi­to­rial Polí­ti­ca, La Haba­na 1985, p. 125..

Resol­ver este apa­ren­te gali­ma­tías exi­ge un rela­ti­vis­mo con­cep­tual fle­xi­ble y a la vez con­cre­to por­que «cada fenó­meno posee muchos víncu­los e inter­ac­cio­nes con otros fenó­me­nos y don­de la inter­ac­ción con­di­cio­na que apa­rez­can ora unos ras­gos, pro­pie­da­des y aspec­tos de las cosas, ora otros. Por esto tam­po­co pue­de la cien­cia ope­rar a base de un sim­ple esque­ma: o ver­dad o error. Las cam­bian­tes pro­pie­da­des de las cosas exi­gen del con­cep­to de ver­dad una fle­xi­bi­li­dad y un carác­ter con­cre­tos máxi­mos, pues tam­bién el con­cep­to de ver­dad es rela­ti­vo: lo ver­da­de­ro en deter­mi­na­do tiem­po y en cier­ta cone­xión, se con­vier­te en error en otro tiem­po y en una cone­xión dis­tin­ta» M. Rosen­tal: Prin­ci­pios de Lógi­ca Dia­léc­ti­ca, Edic. Pue­blos Uni­dos, Mon­te­vi­deo 1965, p. 335..

Marx y Engels, tam­bién Lenin y otros y otras mar­xis­tas, eran cons­cien­tes de la dura exi­gen­cia meto­do­ló­gi­ca de la teo­ría del con­cep­to que recha­za hacer una «teo­ría» mecá­ni­ca al esti­lo esta­li­nis­ta. Esto se apre­cia níti­da­men­te en Marx, según S. F. Bloom:

Solo muy inci­den­tal­men­te Marx fue un teó­ri­co de la nacio­na­li­dad o de la raza. Nun­ca inten­tó defi­ni­cio­nes de la raza o de la nacio­na­li­dad que las dis­tin­guie­ran de otros agre­ga­dos de los hom­bres. Emplea­ba tér­mi­nos como «nacio­nal» y «nación» con con­si­de­ra­ble vague­dad. A veces «nación» era un sinó­ni­mo de «país»; a veces de esa enti­dad dife­ren­te que es el «esta­do». Oca­sio­nal­men­te como «nación» desig­na­ba a la cla­se domi­nan­te de un país […] Si Marx se intere­só solo indi­rec­ta­men­te por las teo­rías de la nacio­na­li­dad, se intere­só muy de cer­ca por el carác­ter y los pro­ble­mas de nacio­nes moder­nas espe­cí­fi­cas […] Así vis­ta y así limi­ta­da, «nación» –en el sen­ti­do emplea­do por Marx- pue­de carac­te­ri­zar­se como una socie­dad indi­vi­dual que fun­cio­na con un gra­do con­si­de­ra­ble de auto­no­mía, inte­gra­ción y auto­con­cien­cia S. F. Bloom: El mun­do de las nacio­nes. El pro­ble­ma nacio­nal en Marx, Siglo XXI, Argen­ti­na 1975, pp. 25-26..

Marx tam­po­co da una defi­ni­ción exhaus­ta de «pue­blo» como indi­ca Isa­be­lle Garo:

Marx des­con­fía cla­ra­men­te de toda con­cep­ción orgá­ni­ca del pue­blo, reto­ma el tér­mino en varias oca­sio­nes y, en par­ti­cu­lar, para pen­sar las luchas nacio­na­les de su tiem­po, cuan­do estas inten­tan con­quis­tar la inde­pen­den­cia con­tra las poten­cias colo­ni­za­do­ras. Lo uti­li­za igual­men­te para desig­nar las espe­ci­fi­ci­da­des nacio­na­les, que carac­te­ri­zan las rela­cio­nes de fuer­zas socia­les y polí­ti­cas siem­pre sin­gu­la­res y que, en su opi­nión, hay que seguir ana­li­zan­do en tal mar­co nacio­nal. En fin, el tér­mino de pue­blo desig­na un cier­to tipo de alian­za de cla­ses en el mar­co de con­flic­tos socia­les y polí­ti­cos de gran ampli­tud Isa­be­lle Garo: «El pue­blo en Marx, entre pro­le­ta­ria­do y nación», Vien­to Sur, Bar­ce­lo­na, nº 46, junio de 2016, p. 99..

La auto­ra estu­dia las rela­cio­nes entre «pue­blo», «pro­le­ta­ria­do» y «libe­ra­ción nacio­nal» dicien­do que: «Si el tér­mino “pue­blo” no se con­vier­te, sin embar­go, en oca­sión de una teo­ri­za­ción sepa­ra­da, no des­apa­re­ce del voca­bu­la­rio mar­xiano por­que solo él per­mi­te com­pren­der los movi­mien­tos de inde­pen­den­cia nacio­nal en tan­to que luchas tam­bién por­ta­do­ras de uni­ver­sa­li­dad, y esto más allá inclu­so de su com­po­nen­te pro­le­ta­ria. Este es por supues­to el caso cuan­do se pro­du­cen las luchas cam­pe­si­nas con­tra una poten­cia colo­nial» Isa­be­lle Garo: op. cit., p. 105..

Tam­bién que: «[…] el pro­le­ta­ria­do no es una cate­go­ría socio­ló­gi­ca esta­ble, aún menos el nom­bre de un suje­to uni­fi­ca­do de la his­to­ria, sino una cons­truc­ción diná­mi­ca, siem­pre defi­ni­da por su anta­go­nis­mo con cier­tas cla­ses y sus alian­zas con otras cla­ses socia­les. Este anta­go­nis­mo tan­to como estas alian­zas hay que con­ce­bir­las ante todo como cons­truc­cio­nes polí­ti­cas, según una pers­pec­ti­va estra­té­gi­ca» Isa­be­lle Garo: op. cit., pp. 107-108.; y «[…] esta plas­ti­ci­dad de la noción, la cate­go­ría de pue­blo se man­tie­ne, con el obje­ti­vo de pen­sar el carác­ter siem­pre nacio­nal de tal cons­truc­ción. Sin embar­go, el pue­blo no es jamás tam­po­co una enti­dad sus­tan­cia­da o fija­da. Es, pues, cla­ra­men­te la dia­léc­ti­ca pro­le­ta­ria­do-pue­blo, some­ti­da al examen pre­ci­so de lo que es en cada situa­ción his­tó­ri­ca, lo que da sen­ti­do, es decir abre (o cie­rra) pers­pec­ti­vas polí­ti­cas de eman­ci­pa­ción que, por su par­te, apun­tan cla­ra­men­te, a fin de cuen­tas, a la huma­ni­dad ente­ra» Isa­be­lle Garo: op. cit., p. 108..

La efec­ti­vi­dad de este méto­do tan ágil apa­re­ce mani­fies­ta­men­te cuan­do Marx –o Engels– escri­be esas ver­da­de­ras obras maes­tras de lo que pode­mos defi­nir como his­to­ria glo­bal en acción. Tie­ne razón D. Ben­saïd cuan­do sos­tie­ne que:

Des­de el pun­to de vis­ta de Marx no exis­te difi­cul­tad algu­na en reco­no­cer la exis­ten­cia de con­flic­tos no direc­ta­men­te reduc­ti­bles a la lucha de cla­ses. Sus aná­li­sis polí­ti­cos o his­tó­ri­cos con­cre­tos están lle­nos de anta­go­nis­mos que se rela­cio­nan de mane­ra media­ta con las cla­ses fun­da­men­ta­les. Admi­ti­da esta auto­no­mía rela­ti­va, el ver­da­de­ro pro­ble­ma con­sis­te en dilu­ci­dar las media­cio­nes y arti­cu­la­cio­nes espe­cí­fi­cas de las dife­ren­tes con­tra­dic­cio­nes. Seme­jan­te tra­ba­jo no debe­ría cul­mi­nar en el nivel de abs­trac­ción del que deri­van las rela­cio­nes de pro­duc­ción en gene­ral. Se jue­ga en el nudo de la for­ma­ción social, en las luchas con­cre­tas, en una pala­bra, en el jue­go de des­pla­za­mien­tos y con­den­sa­cio­nes don­de el con­flic­to encuen­tra su ver­da­de­ra expre­sión polí­ti­ca. En este nivel, inter­vie­nen no sola­men­te las rela­cio­nes de cla­se, sino tam­bién el Esta­do, las redes ins­ti­tu­cio­na­les, las repre­sen­ta­cio­nes reli­gio­sas y jurí­di­cas D. Ben­saïd: Marx intem­pes­ti­vo, Herra­mien­ta, Bue­nos Aires 2003, p. 219..

Des­de una pers­pec­ti­va más amplia pero con direc­tas cone­xio­nes con la opre­sión nacio­nal, R. Gallis­sot lo expre­sa así:

En Marx y Engels, se diga o no, exis­ten fluc­tua­cio­nes ter­mi­no­ló­gi­cas: es que, bajo las mis­mas pala­bras, los obje­tos hacia los que se apun­ta no son los mis­mos: la fór­mu­la se rela­cio­na, sea con la socie­dad capi­ta­lis­ta en sus fun­da­men­tos gene­ra­les, sea con socie­da­des par­ti­cu­la­res en el seno del capi­ta­lis­mo, sea sola­men­te con la com­bi­na­ción de las rela­cio­nes de cla­se y de fuer­zas polí­ti­cas en una socie­dad dada […] No hay escán­da­lo alguno en reco­no­cer que, con­ti­nua­men­te en Marx y Engels, hay enca­bal­ga­mien­to de voca­bu­la­rio y de sen­ti­do, inter­fe­ren­cia entre el uso vul­gar (el modo de pro­duc­ción es la for­ma de pro­du­cir, la pala­bra «for­mas» se repi­te), y el empleo típi­co […] sub­sis­te la impre­sión de que hay usos pre­fe­ren­cia­les que irían de lo par­ti­cu­lar a lo gene­ral: for­mas, for­ma­cio­nes, for­ma­ción eco­nó­mi­ca R. Gallis­sot: «Con­tra el feti­chis­mo», El con­cep­to de «for­ma­ción eco­nó­mi­co-social», PyP, Argen­ti­na, nº 39, 1976, pp. 176-177..

Marx tam­bién emplea el «enca­bal­ga­mien­to con­cep­tual» cuan­do cri­ti­ca al Esta­do: «Hay oca­sio­nes en las que Marx escri­be como si el Esta­do no fue­ra más que un ins­tru­men­to direc­to de la cla­se domi­nan­te. En sus escri­tos de con­te­ni­do his­tó­ri­co, sin embar­go, sue­le mos­trar muchos más mati­ces. La labor del Esta­do polí­ti­co no es sim­ple­men­te la de ser­vir a los intere­ses inme­dia­tos de la cla­se diri­gen­te: debe actuar tam­bién para man­te­ner la cohe­sión social» T. Eagle­ton: Por qué Marx tenía razón, Penín­su­la, Madrid 2011, p. 196.. O sea, en el nivel del modo de pro­duc­ción en sí, cuan­do Marx debe estu­diar al Esta­do capi­ta­lis­ta, cen­tra su foco de aten­ción en lo gené­ti­co-estruc­tu­ral Jin­drih Zele­ný: La estruc­tu­ra lógi­ca de El Capi­tal de Marx, Gri­jal­bo, Bar­ce­lo­na 1972, pp. 183 y ss., en lo bási­co y obli­ga­do a todas las for­ma­cio­nes eco­nó­mi­co-socia­les, es decir, el Esta­do como pie­za cla­ve en gene­ral; en el nivel de las socie­da­des, paí­ses y áreas más espe­cí­fi­cas, enton­ces Marx cen­tra el foco de sus inves­ti­ga­cio­nes sobre el Esta­do en otros mati­ces más suti­les y pre­ci­sos que exi­gen una sofis­ti­ca­ción ana­lí­ti­ca más deta­llis­ta, adap­tan­do este méto­do a las nacio­nes opri­mi­das.

Al poco de publi­car­se el Libro I de El Capi­tal, un lec­tor loó «la más rara liber­tad» del méto­do de Marx para mover­se entre las con­tra­dic­cio­nes, vir­tud que este atri­bu­yó a su «méto­do dia­léc­ti­co» K. Marx: «Car­ta a Kugel­mann» de 27 de junio de 1870, Car­tas sobre El Capi­tal, Laia, Bar­ce­lo­na 1974, p. 203.. S. Garro­ni ha escri­to que: «En suma, la “tota­li­dad” de la que habla Marx, nece­sa­ria­men­te, es un obje­to des­fle­ca­do (aus­ge­franst): si su dia­léc­ti­ca per­mi­te tema­ti­zar­lo como un nudo diná­mi­co y no casual de rela­cio­nes; su «flui­dez» hace impo­si­ble fijar­lo, cris­ta­li­zar­lo en una defi­ni­ción que se pre­ten­da defi­ni­ti­va» S. Garro­ni: «Per­fil de una lec­tu­ra de Marx», Marx Aho­ra, La Haba­na, nº 22/​2006, p. 162. .

No hay que espe­rar a El Capi­tal para des­cu­brir lo bene­fi­cio­so de la liber­tad de movi­mien­to con­cep­tual. Marx des­en­tra­ña los dife­ren­tes nacio­na­lis­mos en la revo­lu­ción de 1848 demos­tran­do que «no sub­es­ti­ma­ba el nacio­na­lis­mo per se. Rara­men­te se recuer­da la prin­ci­pal lec­ción polí­ti­ca de los escri­tos sobre Fran­cia. Sin la menor ambi­güe­dad, Marx argu­men­ta­ba, con­tra el este­reo­ti­po post­mar­xis­ta, que el nacio­na­lis­mo mar­cial era un com­bus­ti­ble esen­cial para la revo­lu­ción social, así como una con­di­ción pre­via para el lide­raz­go socia­lis­ta Mike Davis: «La teo­ría per­di­da de Marx», New Left Review, segun­da épo­ca, Ecua­dor, nº 93, julio-agos­to 2015, p. 72.. La liber­tad de movi­mien­to expli­ca por qué el inter­na­cio­na­lis­mo mar­xis­ta es con­cre­to y no abs­trac­to Entre­vis­ta con Kevin E. Ander­son: El inter­na­cio­na­lis­mo de Marx no era abs­trac­to sino muy con­cre­to, 14 de diciem­bre de 2015 (https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.com/​2​0​1​5​/​1​2​/​1​4​/​e​l​-​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​i​s​m​o​-​d​e​-​m​a​r​x​-​n​o​-​e​r​a​-​a​b​s​t​r​a​c​t​o​-​s​i​n​o​-​m​u​y​-​c​o​n​c​r​e​t​o​-​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​c​o​n​-​k​e​v​i​n​-​b​-​a​n​d​e​r​s​on/)., por qué com­ba­te la opre­sión nacio­nal en su raíz con­cre­ta.

Praxis de lo nacional

La teo­ría del con­cep­to, que lle­va en sí la revo­lu­ción, nie­ga lo defi­ni­ti­vo y está­ti­co por­que el movi­mien­to de la tota­li­dad deter­mi­na que lo nue­vo siem­pre pre­sio­ne sobre lo dado. La ten­sión crea­ti­va iden­ti­fi­ca al mar­xis­mo y anu­la cual­quier defi­ni­ción cerra­da de las luchas de los pue­blos. Esto ha suce­di­do tam­bién en Nues­tra Amé­ri­ca, en la que el plo­mi­zo dog­ma esta­li­nis­ta ha sido arrin­co­na­do por la pra­xis popu­lar corri­gien­do los erro­res del mar­xis­mo José Ari­có: Marx y Amé­ri­ca Lati­na, 15 de sep­tiem­bre de 2012 (http://​www​.escue​la​fals​bor​da​.org/​i​m​a​g​e​s​/​e​s​c​u​e​l​a​b​o​g​o​t​a​/​M​a​r​x​-​y​-​A​m​r​i​c​a​-​L​a​t​ina — Jos-Aric.pdf)., como la pos­tu­ra de Marx con­tra Bolí­var Nés­tor Kohan: «Del «Bolí­var» de Karl Marx al mar­xis­mo boli­va­riano del siglo XXI», Simón Bolí­var y la man­za­na podri­da de la Revo­lu­ción Lati­noa­me­ri­ca­na, Trin­che­ra, Cara­cas 2011, pp. 11-28.. Por ejem­plo, las luchas en Cocha­bam­ba Robert Less­mann: «La Auto­no­mía clan­des­ti­na», Auto­no­mías indí­ge­nas en Amé­ri­ca Lati­na, L. Gra­briel y G. López y Rivas (coord.), Pla­za y Val­dés, Méxi­co 2005, pp. 265-330. se com­pren­den si tam­bién estu­dia­mos los con­flic­tos socia­les antes de la inva­sión colo­nial de 1535. Tam­bién:

La arti­cu­la­ción clase/​nación tie­ne lar­ga data en Nues­tra Amé­ri­ca. De for­ma con­cien­te está pre­sen­te en los orí­ge­nes más remo­tos del pro­ce­so anti­co­lo­nial e inde­pen­den­tis­ta […] Dicha arti­cu­la­ción tam­bién se mani­fes­tó de mane­ra más espon­tá­nea: por ejem­plo, duran­te los siglos de resis­ten­cia indí­ge­na y negra con­tra el colo­nia­lis­mo. Esa resis­ten­cia por­ta en ger­men la idea de otra «nación». Una lar­ga his­to­ria de rebel­día con­tra la explo­ta­ción colo­nial ante­ce­de al pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta: el Negro Miguel, José Leo­nar­do Chi­rino, Cau­po­li­cán, Lau­ta­ro, Zum­bí, Tira­den­tes. Duran­te la pri­me­ra inva­sión ingle­sa a Bue­nos Aires, la «ple­be» que­ría lin­char ofi­cia­les ingle­ses (por cier­to, «Manue­la la Tucu­ma­na», una mujer del pue­blo, mató a un sol­da­do inglés) mien­tras que la eli­te por­te­ña los invi­ta­ba y los aga­sa­ja­ba en sus caso­nas Miguel Maz­zeo: Revo­lu­ción o men­ti­ra. Cla­se y Nación en la inde­pen­den­cia de Nues­tra Amé­ri­ca, 4 de julio de 2016 (http://​con​tra​he​ge​mo​nia​web​.com​.ar/​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​-​o​-​m​e​n​t​i​r​a​-​c​l​a​s​e​-​y​-​n​a​c​i​o​n​-​e​n​-​l​a​-​i​n​d​e​p​e​n​d​e​n​c​i​a​-​d​e​-​n​u​e​s​t​r​a​-​a​m​e​r​i​ca/)..

La pri­me­ra inva­sión ingle­sa Her­nán Perie­re: Las inva­sio­nes ingle­sas: cuan­do Bue­nos Aires fue colo­nia bri­tá­ni­ca, 27 de junio de 2016 (https://​www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com/​L​a​s​-​I​n​v​a​s​i​o​n​e​s​-​I​n​g​l​e​s​a​s​-​C​u​a​n​d​o​-​B​u​e​n​o​s​-​A​i​r​e​s​-​f​u​e​-​c​o​l​o​n​i​a​-​b​r​i​t​a​n​ica). fue en 1806 mos­tran­do la esci­sión cla­sis­ta en el inte­rior de Bue­nos Aires. Pare­cie­ra que los pue­blos intu­ye­ran ya que el inde­pen­den­tis­mo crio­llo iba a trai­cio­nar­les. Sobre las nacio­nes indias, la Inde­pen­den­cia con­si­guió que «la patria del crio­llo» mira­ra con con­si­de­ra­ción y pena la situa­ción de las masas indias «sin embar­go, las razo­nes eco­nó­mi­cas de los crio­llos liga­dos al sis­te­ma de hacien­das con­du­cían a que el some­ti­mien­to del indio fue­se una nece­si­dad» José Ben­goa: La emer­gen­cia indí­ge­na en Amé­ri­ca Lati­na, FCE, San­tia­go, Chi­le, 2016, pp. 138-139..

Las resis­ten­cias pos­te­rio­res con­tra toda for­ma de opre­sión, más el con­tex­to inter­na­cio­nal del inci­pien­te auge nor­te­ame­ri­cano, hicie­ron que los yan­quis res­pon­die­ran con la Doc­tri­na Mon­roe de 1823 o «Doc­tri­na de tute­la de pue­blos» Rafael San Mar­tín: Bio­gra­fía del Tío Sam, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, tomo I, pp. 154 y ss., redac­ta­da al final de la ofen­si­va con­tra las nacio­nes indias de 1814-1824 qui­tán­do­les gran­dí­si­mas exten­sio­nes de tie­rras median­te el enga­ño, el soborno y la vio­len­cia, lue­go, con la excu­sa de per­se­guir a indios y escla­vos insu­rrec­tos, Esta­dos Uni­dos ata­có Flo­ri­da Howard Zinn: La otra his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1997, pp. 119-120..

Como res­pues­ta Bolí­var impul­só el Con­gre­so Anfic­tió­ni­co de Pana­má de 1826 que ini­ció una serie de inten­tos has­ta 1889 falli­dos por los suce­si­vos posi­cio­na­mien­tos pro yan­quis de las bur­gue­sías his­pa­no­ame­ri­ca­nas, impo­nién­do­se la «égi­da nor­te­ame­ri­ca­na» Manuel Medi­na Cas­tro: Esta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca Lati­na, Siglo XIX, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 1968, pp. 161-213, recu­rrien­do a los mis­mos méto­dos emplea­dos con­tra las nacio­nes indias: la gue­rra, el soborno y el enga­ño. Mien­tras tan­to, la arti­cu­la­ción clase/​nación, o clase/​raza se con­fir­ma­ba de nue­vo en su expre­sión más cru­da: la repre­sión en el dece­nio de 1840 de los libres de color y escla­vos, inclui­dos los domés­ti­cos Jor­ge Iba­rra Cues­ta: Marx y los his­to­ria­do­res ante la hacien­da y las plan­ta­cio­nes escla­vis­tas, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2008, p. 168., por la cons­pi­ra­ción de la Esca­le­ra en Cuba.

Se pue­de decir que fue Mariá­te­gui el pri­mer mar­xis­ta en recu­pe­rar la teo­ría del con­cep­to, aun­que con mati­ces que no pode­mos desa­rro­llar aho­ra. Para comien­zos del dece­nio de 1920 había asu­mi­do la tesis de que: «Des­pe­di­da de algu­nos pue­blos de Euro­pa, la Liber­tad pare­ce haber emi­gra­do a los pue­blos de Asia y de Áfri­ca. Rene­ga­da por una par­te de los hom­bres blan­cos, pare­ce haber encon­tra­do nue­vos dis­cí­pu­los en los hom­bres de color» J. C. Mariá­te­gui: La Liber­tad y el Egip­to, Obras, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na, tomo 2, p. 36.. En el lus­tro siguien­te desa­rro­lló lo esen­cial de su apor­ta­ción al mar­xis­mo lati­noa­me­ri­cano lo que le lle­vó a cho­car con el meca­nis­mo esta­li­nis­ta domi­nan­te. En 1927 expli­ca el valor de la tra­di­ción insis­tien­do en que «la tra­di­ción es hete­ro­gé­nea y con­tra­dic­to­ria en sus com­po­nen­tes. Para redu­cir­la a un con­cep­to úni­co, es pre­ci­so con­ten­tar­se con su esen­cia, renun­cian­do a sus diver­sas cris­ta­li­za­cio­nes» J. C. Mariá­te­gui: «Hete­ro­do­xia de la tra­di­ción», Polí­ti­ca Revo­lu­cio­na­ria, El Perro y La Rana, Cara­cas 2012, tomo V, p. 340.. Los revo­lu­cio­na­rios no deben petri­fi­car la tra­di­ción sino actua­li­zar­la con la visión del futu­ro. En 1928 rela­cio­na la tra­di­ción incai­ca con el socia­lis­mo:

El socia­lis­mo no es, cier­ta­men­te, una doc­tri­na lati­noa­me­ri­ca­na. Pero nin­gu­na doc­tri­na, nin­gún sis­te­ma con­tem­po­rá­neo lo es ni pue­de ser­lo. Y el socia­lis­mo, aun­que haya naci­do en Euro­pa, como el capi­ta­lis­mo, no es tam­po­co espe­cí­fi­co ni par­ti­cu­lar­men­te euro­peo. Es un movi­mien­to mun­dial […] Y los pue­blos que más ade­lan­te mar­chan en el con­ti­nen­te son aque­llos don­de arrai­ga­ron mejor y más pron­to. La inter­de­pen­den­cia, la soli­da­ri­dad, de los pue­blos y de los con­ti­nen­tes, eran sin embar­go, en aquel tiem­po, mucho meno­res que en este. El socia­lis­mo, en fin, está en la tra­di­ción ame­ri­ca­na. La más avan­za­da orga­ni­za­ción comu­nis­ta, pri­mi­ti­va que regis­tra la his­to­ria, es la inkai­ca.

No que­re­mos, cier­ta­men­te, que el socia­lis­mo sea en Amé­ri­ca cal­co y copia. Debe ser crea­ción heroi­ca. Tene­mos que dar vida, con nues­tra pro­pia reali­dad, en nues­tro pro­pio len­gua­je, al socia­lis­mo indoa­me­ri­cano. He aquí una misión dig­na de una gene­ra­ción nue­va J. C. Mariá­te­gui: «Aniver­sa­rio y balan­ce», Polí­ti­ca Revo­lu­cio­na­ria, El Perro y La Rana, Cara­cas 2012, tomo V, p. 271..

Mariá­te­gui no miti­fi­ca­ba al Inka; cono­cía las con­tra­dic­cio­nes de la his­to­ria y de la tra­di­ción, pero sabía que el socia­lis­mo sería abs­trac­to, inser­vi­ble, si no enrai­za­ba en la reali­dad inclu­yen­do a los indios en el pro­le­ta­ria­do. Para el esta­li­nis­mo esto era inasu­mi­ble por­que rom­pía con el dog­ma que se había impues­to en el V Con­gre­so de alian­zas con la bur­gue­sía nacio­nal: «Para la Inter­na­cio­nal se tra­ta­ba, como ya lo ano­ta­mos, de luchar por una revo­lu­ción “demo­crá­ti­co bur­gue­sa”; para los perua­nos, la meta era, con abso­lu­ta cla­ri­dad, una revo­lu­ción socia­lis­ta» Alber­to Flo­res Galin­do: La ago­nía de Mariá­te­gui, El Perro y La Rana, Cara­cas 2009, p. 44.. Tam­bién: «Mariá­te­gui ins­ta­la una idea que sur­ca la izquier­da lati­noa­me­ri­ca­na en su rela­ción con la cues­tión indí­ge­na: el tema de la tie­rra […] La solu­ción del pro­ble­ma indí­ge­na pasa por la tie­rra, por entre­gar tie­rra, por repar­tir la tie­rra» José Ben­goa: La emer­gen­cia indí­ge­na en Amé­ri­ca Lati­na, FCE, San­tia­go, Chi­le, 2016, pp. 159 y ss..

Se dice que la tesis de Mariá­te­gui era váli­da para su tiem­po, que su «idea no era dema­sia­do desa­cer­ta­da» vien­do la evo­lu­ción pos­te­rior pero que las resis­ten­cias indí­ge­nas se man­tu­vie­ron mar­gi­na­les fren­te a indi­ge­nis­mo más ofi­cial, inte­gra­cio­nis­ta. Pen­sa­mos noso­tros que la visión de Mariá­te­gui es más actual y nece­sa­ria aho­ra que enton­ces debi­do a la agu­di­za­ción de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta Aman­da Froe­lich: Coca Cola y Nestlé bus­ca­rían pri­va­ti­zar el acuí­fe­ro más gran­de de Amé­ri­ca Lati­na, 19 de febre­ro de 2018 (http://​www​.resu​men​la​ti​noa​me​ri​cano​.org/​2​0​1​8​/​0​2​/​1​9​/​c​o​c​a​-​c​o​l​a​-​y​-​n​e​s​t​l​e​-​b​u​s​c​a​r​i​a​n​-​p​r​i​v​a​t​i​z​a​r​-​e​l​-​a​c​u​i​f​e​r​o​-​m​a​s​-​g​r​a​n​d​e​-​d​e​-​a​m​e​r​i​c​a​-​d​e​l​-​s​ur/). por­que lo que enten­día Mariá­te­gui por repar­tir la tie­rra es aho­ra recon­quis­tar la pro­pie­dad colec­ti­va en todos sus sen­ti­dos. Mariá­te­gui es vigen­te por­que creó el «mar­xis­mo de Nues­tra Amé­ri­ca» Roger Lan­da y Félix Caba­lle­ro: Mariá­te­gui es el crea­dor de algo nue­vo: el mar­xis­mo de Nues­tra Amé­ri­ca. Entre­vis­ta a Miguel Maz­zeo, 29 de noviem­bre de 2015 (http://​www​.huma​ni​da​den​red​.org​.ve/​?​p​=​2​012)..

Sin alar­gar­nos, ten­dría­mos que espe­rar a la Pri­me­ra decla­ra­ción de La Haba­na de 1960 que con­de­na­ba las agre­sio­nes yan­quis ejer­ci­das «duran­te más de un siglo», para una reac­ti­va­ción de Mariá­te­gui. La decla­ra­ción ela­bo­ra una lis­ta de doce con­de­nas de otras tan­tas opre­sio­nes e injus­ti­cias, otra lis­ta de tre­ce dere­chos que hay que con­quis­tar y, por últi­mo, pos­tu­la tres debe­res para «obre­ros, cam­pe­si­nos, inte­lec­tua­les, negros, indios, jóve­nes, muje­res, ancia­nos»: luchar por esas reivin­di­ca­cio­nes, luchar por la libe­ra­ción nacio­nal y soli­da­ri­zar­se con los pue­blos opri­mi­dos «Pri­me­ra decla­ra­ción de La Haba­na», 1959: Una rebe­lión con­tra las oli­gar­quías y los dog­mas revo­lu­cio­na­rios, RUTH, Casa Edi­to­rial, 2009, La Haba­na, pp. 437-442.. Las con­de­nas, los dere­chos y los debe­res son hoy más actua­les e inne­ga­bles que hace cin­cuen­ta y ocho años.

En 1971 Ly Van Sau, revo­lu­cio­na­rio del Sur del Viet­nam, se reafir­ma­ba en que su pue­blo cum­plía con el «deber nacio­nal» Ly Vab Sau: «Don­de el super­hom­bre per­dió sus pode­res», Rebe­lión Tri­con­ti­nen­tal, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2007, pp. 124-128. de recu­pe­rar el dere­cho a deci­dir su futu­ro y de expul­sar a un ejér­ci­to inva­sor de 500.000 sol­da­dos. La gran lec­ción que daba el pue­blo viet­na­mi­ta al mun­do era que, gra­cias a su heroís­mo, el super­hom­bre yan­qui había per­di­do sus pode­res. Que la nación está divi­di­da en dos por la lucha de cla­ses se com­pro­bó otra vez en Cara­cas el 19 de abril de 1972, día de la Inde­pen­den­cia, cuan­do estu­dian­tes sufrie­ron una «bru­tal repre­sión» AA.VV.: Así se ini­cia­ron nues­tras luchas, El Perro y la Rana, Cara­cas 2010, p. 73. poli­cial: las dos Vene­zue­las, la popu­lar y la bur­gue­sa, pelean­do por dos mode­los incon­ci­lia­bles de nación. En 1980, Mau­ri­ce Bis­hop, minis­tro del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo de Gra­na­da, expli­có que son las luchas de libe­ra­ción nacio­nal las que hacen «tem­blar al impe­ria­lis­mo» Mau­ri­ce Bis­hop: «Lo que hoy hace tem­blar al impe­ria­lis­mo», Rebe­lión Tri­con­ti­nen­tal, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2007, pp. 222-227.. Como sabe­mos, en octu­bre de 1983, Esta­dos Uni­dos inva­dió el país con una aplas­tan­te supe­rio­ri­dad de medios, lo que no impi­dió la tenaz resis­ten­cia popu­lar.

La lucha con­tra la Doc­tri­na Mon­roe con­ti­nuó de mil modos y mane­ras dife­ren­tes según los casos, des­de la res­pues­ta a la gue­rra cul­tu­ral impe­ria­lis­ta has­ta la actual defen­sa a ultran­za de la inde­pen­den­cia de Vene­zue­la, Cuba y tan­tos otros pue­blos. El impe­ria­lis­mo ha res­pon­di­do con una nue­va for­ma de agre­sión des­de el gol­pe de 2002 con­tra Chá­vez o el de 2009 con­tra Hon­du­ras Sarah Rodrí­guez Torres: «Pro­yec­tos hege­mó­ni­cos de los Esta­dos Uni­dos para Amé­ri­ca Lati­na. ¿Por qué un gol­pe mili­tar pre­ci­sa­men­te en Hon­du­ras?, Pen­sar a con­tra­co­rrien­te, Cien­cias Socia­les, La Haba­na, nº VII, 2010, pp. 209-244. lla­ma­dos eufe­mís­ti­ca­men­te «gol­pes blan­dos» Eve­Ri­co: Lari­noa­mé­ri­ca aco­sa­da por gol­pes blan­dos, 10 de mar­zo de 2015 (https://​lara​dio​del​sur​.com​.ve/​2​0​1​5​/​0​3​/​l​a​t​i​n​o​a​m​e​r​i​c​a​-​a​c​o​s​a​d​a​-​p​o​r​-​g​o​l​p​e​s​-​b​l​a​n​d​os/). y, más recien­te­men­te, «gol­pes judi­cia­les» Jor­ge Alta­mi­ra: Gol­pe de Esta­do «judi­cial», 11 de mayo de 2017 (http://​www​.po​.org​.ar/​p​r​e​n​s​a​O​b​r​e​r​a​/​o​n​l​i​n​e​/​p​o​l​i​t​i​c​a​s​/​g​o​l​p​e​-​d​e​-​e​s​t​a​d​o​-​j​u​d​i​c​ial).. El impe­ria­lis­mo sabe que las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das, las muje­res opri­mi­das, las masas expo­lia­das no se rin­den. Más aún, como ya se dijo en 2007:

[…] Se cons­ta­ta la resis­ten­cia his­tó­ri­ca de los pue­blos indí­ge­nas y su capa­ci­dad de movi­li­za­ción y nego­cia­ción en defen­sa de sus terri­to­rios, tie­rras y cul­tu­ras […] una cul­tu­ra y orga­ni­za­ción de raíz comu­ni­ta­ria y demo­crá­ti­ca; en una con­cep­ción más huma­nis­ta de la vida y de la con­flic­ti­vi­dad social (recuér­de­se que per­sis­ten y se renue­van for­mas de solu­cio­nar los con­flic­tos bajo prin­ci­pios tra­di­cio­na­les de con­ci­lia­ción y repa­ra­ción de los daños), más pro­cli­ve a la pre­ser­va­ción del medio ambien­te (la tie­rra toda­vía reci­be ofren­das, mien­tras la des­truc­ti­vi­dad intrín­se­ca de los mode­los basa­dos en la lógi­ca de la ganan­cia depre­dan y ponen en ries­go la con­ti­nui­dad de la vida en el pla­ne­ta); y en unos valo­res comu­ni­ta­rios toda­vía vivos que bus­can reno­var y tras­cen­der en el cam­po de la polí­ti­ca y de la con­vi­ven­cia.
No es una casua­li­dad que el gobierno de los Esta­dos Uni­dos advier­ta que para 2020 los pue­blos indí­ge­nas se habrán con­ver­ti­do en los enemi­gos núme­ro uno para los intere­ses de las gran­des trans­na­cio­na­les. La defen­sa de los dere­chos colec­ti­vos y de estas auto­no­mías es una tarea de la nación Ali­cia Cas­te­lla­nos Gue­rre­ro: «Sobre Auto­no­mías indí­ge­nas en Amé­ri­ca Lati­na. Nue­vas for­mas de con­vi­ven­cia polí­ti­ca», Con­tex­to Lati­noa­me­ri­cano, Bogo­tá, nº 2, enero-mar­zo de 2007, pp. 213-214..

Recha­za­mos el idea­lis­mo que nie­ga la obje­ti­vi­dad de la lucha de cla­ses, pro­po­nien­do alter­na­ti­vas que des­ac­ti­van el poten­cial revo­lu­cio­na­rio de lo común en bene­fi­cio del capi­tal Javo Ferrei­ra: Comu­ni­dad, indi­ge­nis­mo y mar­xis­mo, La pala­bra obre­ra. Boli­via 2010, pp. 90-95.; pero valo­ra­mos dia­léc­ti­ca­men­te lo que aún man­tie­nen de posi­ti­vo y peli­gro­so para el impe­ria­lis­mo, como se hace en la cita de arri­ba. Sin duda, es su inser­ción impa­ra­ble en el con­jun­to de la lucha de cla­ses lo que espan­ta al impe­ria­lis­mo cuan­do el empo­bre­ci­mien­to gol­pea ya al 30,7% de la pobla­ción lati­noa­me­ri­ca­na Ali­cia Bár­ce­na: CEPAL, 20 de diciem­bre de 2017 (http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​2​0​1​7​/​1​2​/​2​0​/​c​r​e​c​e​-​l​a​-​p​o​b​r​e​z​a​-​e​n​-​a​m​e​r​i​c​a​-​l​a​t​i​n​a​-​a​f​e​c​t​a​-​a​l​-​3​0​7​-​d​e​-​l​a​-​p​o​b​l​a​c​i​o​n​/​#​.​W​p​R​b​o​3​X​i​Zpg)., y va al alza. Es por esto com­pren­si­ble que sufra­mos un «regre­so de la Doc­tri­na Mon­roe» Lenin Ban­drés: ¿Regre­so a la Doc­tri­na Mon­roe?, 6 de febre­ro de 2018 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​3​7​556)., si es que algu­na vez se fue del todo, vién­do­se el peli­gro de un retro­ce­so de un siglo Ilka Oli­va Cora­do: Amé­ri­ca Lati­na retro­ce­de cien años, 19 de febre­ro de 2018 (https://​www​.lahai​ne​.org/​m​m​_​s​s​_​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​a​m​e​r​i​c​a​-​l​a​t​i​n​a​-​r​e​t​r​o​c​e​d​e​-​c​i​e​n​-​a​nos). en la eman­ci­pa­ción lati­noa­me­ri­ca­na.

Resumen

Por su esen­cia crí­ti­ca la dia­léc­ti­ca del con­cep­to es inacep­ta­ble para las «cien­cias socia­les» bur­gue­sas por­que es anta­gó­ni­ca con el kan­tis­mo en todas sus for­mas. La opre­sión nacio­nal es espe­cial­men­te incom­pren­si­ble para la socio­lo­gía aca­dé­mi­ca por­que esta no estu­dia la con­tra­dic­ción como tota­li­dad móvil sino la quie­tud como ais­la­mien­to. Pie­rre Vilar, pre­ci­san­do los lími­tes de la socio­lo­gía, de la psi­co­lo­gía, etcé­te­ra, sos­tie­ne que:

El aná­li­sis feno­me­no­ló­gi­co del «extran­je­ro», el psi­co­aná­li­sis del «patrio­ta», tal vez no son inú­ti­les para quien desea inte­rro­gar los tex­tos, pero no pue­den expli­car­nos por qué, en tal fecha o en tal lugar, la cons­cien­cia de gru­po se des­va­ne­ce o se exal­ta, se con­ten­ta con sig­nos vagos de comu­ni­dad o exi­ge por el con­tra­rio su sobe­ra­nía, su afir­ma­ción polí­ti­ca, a veces con las armas en la mano. La capa­ci­dad de acción colec­ti­va es, para el his­to­ria­dor, el mejor «test», el mejor «socio­dra­ma». Y su exi­gen­cia cro­no­ló­gi­ca, la his­to­ria alcan­za mejor que la socio­lo­gía los cri­te­rios de ori­gen, de for­ma­ción Pie­rre Vilar: «His­to­ria y socio­lo­gía ante el fenó­meno «nación», El hecho cata­lán. El hecho por­tu­gués, Argi­ta­letxea Hiru, Hon­da­rri­bia 1999, pp. 36-37..

¿Qué es la «capa­ci­dad de acción colec­ti­va»? Es la pra­xis median­te la que la sub­je­ti­vi­dad con­fir­ma que exis­te como reali­dad obje­ti­va. Si para el mar­xis­mo la cla­se tra­ba­ja­do­ra solo exis­te como suje­to acti­vo, auto­cons­cien­te, en la medi­da en que avan­za de su lucha defen­si­va sala­rial, a su lucha ofen­si­va polí­ti­ca para des­truir el capi­ta­lis­mo, otro tan­to suce­de con los pue­blos opri­mi­dos: exis­ten en la medi­da en que luchan, no impor­ta tan­to cómo se les deno­mi­ne, sino qué hacen. Esta res­pues­ta tam­bién nos la han dado S. F. Bloom e Isa­be­lle Garo.

Por «acción colec­ti­va» P. Vilar no entien­de solo la vio­len­cia defen­si­va sino la prác­ti­ca social en la que actúan tam­bién las for­mas de coci­nar, amar, con­vi­vir y sobre todo la len­gua, ya que: «apar­te de su valor carac­te­ri­za­dor, pue­de apor­tar, al menos, tres nive­les de con­ti­nui­dad: el tem­po­ral his­tó­ri­co, gene­ral­men­te plu­ri­se­cu­lar; el espa­cial, que tras­cien­de a veces com­par­ti­men­ta­cio­nes geo­grá­fi­cas o polí­ti­cas, y el social, por el que el cur­so social pue­de gozar de una cohe­sión etno-cul­tu­ral por enci­ma de las cla­ses y fren­te a otras comu­ni­da­des etno-lin­güís­ti­cas» Pie­rre Vilar: His­to­ria, nación y nacio­na­lis­mo, HIRU, 1998, pp. 49-50.. La con­ti­nui­dad es la base de lo nacio­nal por­que con­fir­ma la exis­ten­cia de «las estruc­tu­ras men­ta­les de lar­ga dura­ción» Pie­rre Vilar: Ini­cia­ción al voca­bu­la­rio del aná­li­sis his­tó­ri­co, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1980, pp. 71-72.. Un ejem­plo es la lucha mapu­che por recu­pe­rar su len­gua Mapuex­press: Nación Mapu­che. Sép­ti­ma mar­cha por el mapu­zun­gun plan­tea los desafíos de la recu­pe­ra­ción del idio­ma, 18 de febre­ro de 2018 (http://​www​.resu​men​la​ti​noa​me​ri​cano​.org/​2​0​1​8​/​0​2​/​1​8​/​n​a​c​i​o​n​-​m​a​p​u​c​h​e​-​s​e​p​t​i​m​a​-​m​a​r​c​h​a​-​p​o​r​-​e​l​-​m​a​p​u​z​u​n​g​u​n​-​p​l​a​n​t​e​a​-​l​o​s​-​d​e​s​a​f​i​o​s​-​d​e​-​l​a​-​r​e​c​u​p​e​r​a​c​i​o​n​-​d​e​l​-​i​d​i​oma/​)..

Des­de el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co «la cul­tu­ra es el modo como se orga­ni­za la uti­li­za­ción de los valo­res de uso» Samir Amin: Elo­gio del socia­lis­mo, Anagra­ma, Bar­ce­lo­na 1978, p. 6.. Como valor de uso, nece­si­ta cono­cer lo cua­li­ta­ti­vo median­te el len­gua­je que es un «movi­mien­to dia­léc­ti­co: nece­si­dad de comu­ni­ca­ción y comu­ni­ca­ción de nece­si­da­des» Luis Balles­ter Bra­ge: Las nece­si­da­des socia­les, Sín­te­sis, Socio­lo­gía, Madrid 1999, p. 133.. Por tan­to, según Marx: «El len­gua­je mis­mo es tan pro­duc­to de una comu­ni­dad como, en otro sen­ti­do, lo es la exis­ten­cia de la comu­ni­dad mis­ma. Es, por así decir­lo, el ser comu­nal que habla por sí mis­mo» K. Marx: For­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas pre­ca­pi­ta­lis­tas, Talle­res Grá­fi­cos, Madrid 1967, p. 140.. Pero el len­gua­je tam­bién es cor­po­ral:

Un hito impor­tan­te de este pro­ce­so evo­lu­ti­vo fue la inven­ción del can­to y la dan­za, por­que cuan­do los gru­pos huma­nos fle­xio­nan sus gran­des múscu­los y se man­tie­nen jun­tos movién­do­se y vocean­do rít­mi­ca­men­te des­pier­tan una cáli­da sen­sa­ción de soli­da­ri­dad emo­cio­nal que hace que la coope­ra­ción y el apo­yo mutuos en situa­cio­nes de peli­gro sean mucho más fir­mes que antes J. R. McNeill y William H. McNeill: Las redes huma­nas, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2004, pp. 12 y ss..

Gas­tro­no­mía, arte ama­to­rio, cul­tu­ra y arte, len­gua… tam­bién depor­te por­que es una prác­ti­ca que expre­sa la explo­ta­ción de sexo-géne­ro Miguel Ángel Cria­do: Las muje­res pro­ta­go­ni­za­ron la revo­lu­ción agra­ria de la pre­his­to­ria, 29 de noviem­bre de 2017 (https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​7​/​1​1​/​2​9​/​c​i​e​n​c​i​a​/​1​5​1​1​9​6​9​2​0​5​_​0​2​8​5​4​8​.​h​tml). y de cla­se en lo nacio­nal y la natu­ra­le­za lúdi­ca de nues­tra espe­cie, como es el caso del béis­bol en la for­ma­ción del nacio­na­lis­mo cubano Félix Julio Alfon­so López: «Las narra­ti­vas del béis­bol en la cons­truc­ción del nacio­na­lis­mo cubano: 1880-1920», Per­fi­les de la Nación, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2004, pp. 125-153., por citar un solo ejem­plo. Cada modo de pro­duc­ción da un con­te­ni­do a estas prác­ti­cas –por ejem­plo, la dife­ren­cia entre «jue­go» pre­ca­pi­ta­lis­ta crea­dor de cul­tu­ra Johan Hui­zin­ga: Homo ludens, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1997, pp. 63-95. y la indus­tria del «depor­te» capi­ta­lis­ta crea­do­ra de bene­fi­cio – , pero exis­te una cone­xión pro­fun­da que, según los casos, pue­de plas­mar­se en luchas inter­nas y/​o exter­nas. Todas las socie­da­des tie­nen cons­tan­tes que iden­ti­fi­can la antro­po­ge­nia y que en casos extre­mos les impul­san a la rebe­lión por­que «El víncu­lo hom­bre-tie­rra vie­ne dado por ser esta la base de la sub­sis­ten­cia indi­vi­dual y comu­nal y por la fuer­za de la tra­di­ción de haber sido el terri­to­rio de sus ances­tros, entre­ga­do a ellos per­so­nal­men­te por los res­pec­ti­vos héroes cul­tu­ra­les míti­cos» A. Pin­zón Sán­chez: Mono­po­lios misio­ne­ros y des­truc­ción de indí­ge­nas, Arma­di­llo, Bogo­tá 1979, p. 112..

A. D. Smith uti­li­za el tér­mino «nacio­na­lis­mo» como con­cep­to fle­xi­ble e inclu­yen­te : es la «resis­ten­cia colec­ti­va a la domi­na­ción extran­je­ra» lo que le per­mi­te demos­trar que hiti­tas, hurrios, per­sas, medos, feni­cios, esci­tas, urar­tios, ara­meos, era­mi­tas, kasi­tas, nubios, etc., eran pue­blos con espe­ci­fi­ci­dad cul­tu­ral y con­ti­güi­dad terri­to­rial, y más aún, que la gue­rra de Adad-Nira­ri (911-891 a.C) con­tra los enemi­gos de Asi­ria era una gue­rra de «libe­ra­ción nacio­nal» Ant­hony D. Smith: Las teo­rías del nacio­na­lis­mo, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 1976, pp. 217 y ss., e inclu­ye la cul­tu­ra y en terri­to­rio Ant­hony D. Smith: op. cit., 228. en la iden­ti­dad nacio­nal pre­ca­pi­ta­lis­ta. Con sus con­tra­dic­cio­nes, la memo­ria colec­ti­va refle­ja y refuer­za esas expe­rien­cias, como se apre­cia en el dis­cur­so fune­ra­rio de Peri­cles Tucí­di­des: His­to­ria de la gue­rra del Pelo­po­ne­so, Akal, Madrid 1989, pp. 150-154. de hace 2500 años. No es de extra­ñar, enton­ces, que los impe­rios cono­cie­ran la rela­ción entre iden­ti­dad y defen­sa:

La mayo­ría de las nacio­nes del impe­rio hacía tiem­po que habían deja­do de pro­por­cio­nar ins­truc­ción mili­tar a sus jóve­nes, de acuer­do con la polí­ti­ca per­sa. Tras la con­quis­ta de Lidia, por ejem­plo, se anu­ló cual­quier tipo de ins­truc­ción mili­tar, y en muy poco tiem­po los lidios per­die­ron todo espí­ri­tu de revuel­ta. Inclu­so en el caso de que­rer resis­tir­se al impe­rio no hubie­ran sabi­do cómo hacer­lo. Así pues, la mayo­ría de los mer­ce­na­rios ten­dían a reclu­tar­se de nacio­nes que toda­vía per­ma­ne­cían «libres». En la anti­güe­dad esta pala­bra se podía usar casi como sinó­ni­mo de cual­quier socie­dad que pro­por­cio­na­ra algu­na for­ma de ins­truc­ción mili­tar orga­ni­za­da a su juven­tud Nick Sekun­da: El ejér­ci­to per­sa. 560-330 A.C., Edi­cio­nes del Pra­do, Madrid 1994, p. 23..

Recor­de­mos que las armas eran el «sím­bo­lo de la liber­tad y la inde­pen­den­cia como indi­vi­duo y como inte­gran­te del gru­po» F. Gra­cia Alon­so: La gue­rra en la Pro­to­his­to­ria, Ariel, Bar­ce­lo­na 2003, p. 150. , de la comu­ni­dad. Las suble­va­cio­nes en Gre­cia a par­tir de -371 hicie­ron que en -338 la Liga de Corin­to diri­gi­da por Fili­po de Mace­do­nia deci­da aca­bar con las revuel­tas sien­do el pri­mer tra­ta­do entre grie­gos con esta fina­li­dad repre­si­va M. Aus­tin-P. Vidal-Naquet: Eco­no­mía y socie­dad en la Anti­gua Gre­cia, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 1986, p. 135. y posi­ble­men­te el pri­mer plan de coor­di­na­ción inter­es­ta­tal de las repre­sio­nes. Los «muy mili­tan­tes» S. Dean: «La gue­rra de Varo 4 a. C. Roma repri­me la gue­rra civil en Judea». Des­per­ta Ferro, Madrid, nº 2011, p. 21. zelo­tes de Judea man­tu­vie­ron una gue­rri­lla nacio­nal con­tra Roma del -6 al +66 que obli­gó al impe­rio a apli­car toda su fuer­za. Roma creó el pro­ver­bio Quoi ser­vi, tot hos­tes («Todos los escla­vos son enemi­gos») K. Hop­kins: Con­quis­ta­do­res y escla­vos, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 1981, p. 148., obli­gan­do al ven­de­dor de escla­vos a infor­mar al com­pra­dor del ori­gen nacio­nal del escla­vo por­que sabían que cier­tos pue­blos se resig­na­ban menos que otros a las cade­nas, bus­can­do matar al amo, huir o suble­var­se siem­pre que podían.

La dia­léc­ti­ca entre lo idén­ti­co y lo nue­vo en varios modos de pro­duc­ción la vemos en que «Los escla­vos roma­nos con­ta­ban con una ven­ta­ja deci­si­va sobre los escla­vos negros ame­ri­ca­nos: no tenían mar­cas dis­tin­ti­vas exter­nas. Los inten­tos de hacer­les usar una ropa espe­cial fra­ca­sa­ron por el temor a que ellos mis­mos se die­ran cuen­ta del poder que les daba su núme­ro (Séne­ca, De cle­men­tia, 1.24)» K. Hop­kins: op. cit., p. 150.. Pero en ambos casos, la opre­sión nacio­nal y de sexo-géne­ro era la mis­ma en lo refe­ren­te a evi­tar que escla­vos y escla­vas pudie­ran armar­se. El mono­po­lio de la vio­len­cia no se apli­ca­ba solo sobre la opre­sión nacio­nal sino tam­bién sobre la de cla­se, como lo demues­tra la con­de­na de exco­mu­nión a quien usa­se la balles­ta:

Era un arma bara­ta pero pode­ro­sa […] podían atra­ve­sar las cotas de mayas y así aca­bar con la supe­rio­ri­dad abso­lu­ta de las cla­ses gue­rre­ras for­ma­das por los más ricos y pode­ro­sos. Natu­ral­men­te, a estos últi­mos les intere­sa­ba impe­dir que se exten­die­se el uso de esa arma, pues su divul­ga­ción entre los miem­bros de las cla­ses infe­rio­res podría poner fin al domi­nio del caba­lle­ro medie­val. Este mie­do que­da refle­ja­do en una bula papal de 1139, en la que se ins­ta a los fie­les a no usar esta terri­ble arma con­tra otros cris­tia­nos, sino úni­ca­men­te con­tra el tur­co infiel. Aun­que expues­ta en tér­mi­nos reli­gio­sos, resul­ta cla­ro que el pro­pó­si­to de esta bula era impe­dir que se alte­ra­se el orden exis­ten­te en la socie­dad P. Young: Máqui­nas de gue­rra, Gri­jal­bo, Bar­ce­lo­na 1975, p. 32..

Al mar­gen de los modos de pro­duc­ción, la explo­ta­ción exi­ge la des­truc­ción de las pro­pie­da­des colec­ti­vas, comu­na­les, lo que supo­ne la ani­qui­la­ción del deci­si­vo entron­que colec­ti­vo en la tie­rra y el entorno social: «La defen­sa de recur­sos terri­to­ria­les ha hecho, en estos casos, más fácil la etno­gé­ne­sis» José Ben­goa: La emer­gen­cia indí­ge­na en Amé­ri­ca Lati­na, FCE, San­tia­go, Chi­le, 2016, p. 57., lo que hace com­pren­si­bles los «resur­gi­mien­tos indí­ge­nas» Lucien Mus­set: Las inva­sio­nes, Nue­va Clío, Bar­ce­lo­na 1982, tomo I. tras el hun­di­mien­to de los impe­rios y «el des­per­tar de las nacio­na­li­da­des» alre­de­dor del año 1000 en res­pues­ta a las opre­sio­nes prac­ti­ca­das por el impe­ria­lis­mo caro­lin­gio y dete­nién­do­se en el caso de Aqui­ta­nia cita las pala­bras de J. Dhondt: «…sus pue­blos, víc­ti­mas de las rapi­ñas y atro­ci­da­des de los fran­cos des­de el siglo VI, acos­tum­bra­dos a una rela­ti­va auto­no­mía, die­ron prue­ba en la era caro­lin­gia de “un sen­ti­mien­to de comu­ni­dad, que se tra­du­jo en un autén­ti­co poder de resis­ten­cia a la domi­na­ción extran­je­ra”» René Fédou: El Esta­do en la Edad Media, EDAF Uni­ver­si­ta­ria, 1977, p. 183..

Otros auto­res pre­ci­san que: «La gue­rra no es el ori­gen de la nación, pero sí su cata­li­za­dor» Hagen Schul­ze: Esta­do y nación en Euro­pa, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1997, p. 99.. Y según Maquia­ve­lo: «Los sui­zos son muy libres por­que dis­po­nen de armas pro­pias», fra­se inte­gra­da en un lar­go aná­li­sis que no pode­mos citar aquí Nico­lás Maquia­ve­lo: El prín­ci­pe, Edit. Mexi­ca­nos Uni­dos, Méxi­co 1979, pp. 105-117. por­que en los siglos XVI-XVII: «Las gue­rras irri­ta­ron el orgu­llo nacio­nal» Roland Mous­nier: Los siglos XVI-XVII, Des­ti­no­li­bro, nº 99, 1981, vol. II, p. 485.. O «La iden­ti­dad reli­gio­sa o nacio­nal se for­ma tam­bién, o en todo caso se con­so­li­da, en el seno de un con­flic­to, de una opo­si­ción. El otro, y con un mayor moti­vo el adver­sa­rio o el enemi­go, crea la iden­ti­dad» Jac­ques Le Goff: ¿Nación Euro­pa en la Edad Media?, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2003, p. 25..

Entre 1848 y 1914 se inten­si­fi­có la dia­léc­ti­ca entre nacio­na­lis­mo e impe­ria­lis­mo, sobre todo en Euro­pa Pelai Pagès Blanch: Las cla­ves del Nacio­na­lis­mo y el impe­ria­lis­mo 1848-1914, Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na 1991, pp. 107 y ss., pero a esca­la mun­dial ocu­rrió que: «la uti­li­za­ción de la deu­da exter­na como arma de domi­na­ción ha juga­do un rol fun­da­men­tal en la polí­ti­ca de las prin­ci­pa­les poten­cias capi­ta­lis­tas a fina­les del siglo XIX y comien­zos del siglo XX en rela­ción con aque­llas poten­cias de segun­do orden que habrían podi­do pre­ten­der acce­der al rol de poten­cias capi­ta­lis­tas» Eric Tous­saint: La bol­sa o la vida. Las finan­zas con­tra los pue­blos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2003, p. 97.. Rusia, Chi­na y Tur­quía caye­ron en cri­sis irre­so­lu­bles cuan­do los altos impues­tos para pagar la deu­da ace­le­ra­ron dos revo­lu­cio­nes socia­les en Rusia y Chi­na y la revo­lu­ción polí­ti­ca tur­ca, todas ellas con vita­les con­te­ni­dos nacio­na­les. Des­de 1820 la deu­da ha mar­ti­ri­za­do a Nues­tra Amé­ri­ca pero, con alti­ba­jos, muchos paí­ses resis­tie­ron a las exi­gen­cias esta­dou­ni­den­ses y del capi­tal finan­cie­ro mun­dial, logran­do ami­no­rar los cos­tos del pago aun­que des­de la déca­da de 1980 Eric Tous­saint: La bol­sa o la vida. Las finan­zas con­tra los pue­blos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2003, pp, 97-103., a raíz de la ofen­si­va neo­li­be­ral y del Con­sen­so de Washing­ton, las exi­gen­cias impe­ria­lis­tas se han vuel­to inso­por­ta­bles, moti­van­do en par­te la olea­da de luchas nacio­na­les pos­te­rio­res.

La deu­da ha sido una de las deto­nan­tes en las dos gran­des cri­sis mun­dia­les que aca­ba­ron en dos corres­pon­dien­tes gue­rras mun­dia­les, pero des­de la déca­da de 1980 se ha dis­pa­ra­do el uso que el impe­ria­lis­mo hace de ella como, entre otras cosas, arma de opre­sión nacio­nal y de escla­vi­za­ción gene­ra­li­za­da David Har­vey: Esta­mos vivien­do en el mun­do de la escla­vi­tud de la deu­da, 11 de febre­ro de 2918 (http://​kao​sen​la​red​.net/​d​a​v​i​d​-​h​a​r​v​e​y​-​e​s​t​a​m​o​s​-​v​i​v​i​e​n​d​o​-​e​n​-​e​l​-​m​u​n​d​o​-​d​e​-​l​a​-​e​s​c​l​a​v​i​t​u​d​-​d​e​-​l​a​-​d​e​u​da/).. Las bur­gue­sías se van endeu­dan­do cada vez más, car­gan­do sus desas­tres sobre las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das. «La deu­da impor­ta» Michael Roberts: La lar­ga depre­sión, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2016, pp. 125-144. por­que mul­ti­pli­ca la ines­ta­bi­li­dad cró­ni­ca del capi­ta­lis­mo. Otras cau­sas que no deta­lla­mos aquí hacen que exis­ta una «gue­rra per­ma­nen­te» por la expro­pia­ción de los recur­sos cada vez más esca­sos: en 2017 el 40% de los con­flic­tos res­pon­der a la explo­ta­ción de los recur­sos de gran valor Nora Fer­nán­dez: En gue­rra per­ma­nen­te, 15 de noviem­bre de 2017 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​3​4​072)..

La inde­pen­den­cia nacio­nal bur­gue­sa prác­ti­ca no exis­te por­que exis­te la dic­ta­du­ra del capi­tal. La nación es solo la for­ma del Esta­do bur­gués como su medio polí­ti­co. Por tan­to «Si es posi­ble que difie­ran capi­tal y nación es cues­tión de la lucha pro­pia­men­te cla­sis­ta […] en el capi­ta­lis­mo lo con­cre­to lo entre­ga el mer­ca­do mun­dial, el capi­tal mun­dial, no la nación» Jor­ge Vera­za Urtu­zuás­te­gui: Lucha por la Nación en la Glo­ba­li­za­ción, Para­dig­mas, Méxi­co 2005, p. 59.. La lucha cla­sis­ta logra que la nación tra­ba­ja­do­ra sea ver­da­de­ra­men­te inde­pen­dien­te por­que rom­pe con el capi­tal mun­dial, para lo cual la lucha por el sala­rio, la jor­na­da de tra­ba­jo, etc., debe ser lucha por la des­truc­ción del Esta­do y la vic­to­ria de la nación pro­le­ta­ria Jor­ge Vera­za Urtu­zuás­te­gui: Lucha por la Nación en la Glo­ba­li­za­ción, op. cit., pp. 132-133,, que es «la red de rela­cio­nes pro­crea­ti­co-cul­tu­ra­les garan­tes del suje­to social pro­le­ta­rio y popu­lar en gene­ral» Jor­ge Vera­za Urtu­zuás­te­gui: Lucha por la Nación en la Glo­ba­li­za­ción, op. cit., pp. 119.. La eman­ci­pa­ción sexual y la eco­lo­gía como valor de uso para el con­su­mo son «con­te­ni­dos fun­da­men­ta­les del nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio pro­le­ta­rio» Jor­ge Vera­za Urtu­zuás­te­gui: Lucha por la Nación en la Glo­ba­li­za­ción, op. cit., pp. 136..

Deu­da, expo­lia­ción de recur­sos, mono­po­lio tec­no­ló­gi­co, gue­rra per­ma­nen­te, tra­ta­dos de libre comer­cio, poder del capi­tal finan­cie­ro… las nue­vas for­mas de explo­ta­ción y saqueo abar­can prác­ti­ca­men­te la vida ente­ra:

En nues­tra pre­sen­te era, los bie­nes comu­na­les no pue­den enten­der­se ya en el sen­ti­do res­trin­gi­do de bie­nes agra­rios, sino que deben englo­bar bie­nes tales como el medio ambien­te, el aire puro, los espa­cios públi­cos en la ciu­da­des, el patri­mo­nio his­tó­ri­co o el cono­ci­mien­to. Pero al igual que duran­te la «era del impe­rio», los bie­nes comu­na­les, cuya úni­ca línea de defen­sa son miles de ini­cia­ti­vas colec­ti­vas loca­les batién­do­se con­tra vien­to y marea sin con­tac­to orgá­ni­co entre ellas, siguen sien­do fun­da­men­ta­les para poder rea­li­zar una con­vi­ven­cia huma­na don­de los otros no que­den redu­ci­dos al nivel de cosas o enemi­gos César Rosa Lla­ma­za­res: His­to­rias de la lucha por el Común, Cata­ra­ta, Madrid 2016, p. 166..

Trotsky expre­só exac­ta­men­te lo mis­mo cuan­do aren­ga­ba al Ejér­ci­to Rojo poco antes de una deci­si­va bata­lla: «se tra­ta de saber a quién per­te­ne­ce­rán las casas, los pala­cios, las ciu­da­des, el sol, el cie­lo: si per­te­ne­ce­rán a las gen­tes del tra­ba­jo, a los obre­ros, a los cam­pe­si­nos, los pobres, o a la bur­gue­sía y los terra­te­nien­tes, los cua­les han inten­ta­do de nue­vo, domi­nan­do el Vol­ga y el Ural, domi­nar al pue­blo obre­ro» L. Trotsky: «Los sig­ni­fi­ca­dos en la toma de Kazán en el cur­so de la gue­rra civil», Escri­tos mili­ta­res, Rue­do Ibé­ri­co, 1976, tomo 1, p. 253..

La lógi­ca «impe­ria­lis­ta» de opre­sión «nacio­nal» pre­sen­te ya en el Sudán de hace -12000 años cuan­do no menos de 59 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das sal­va­je­men­te Jean Gui­lai­ne-Jean Zan­nit: El camino de la gue­rra, Ariel, Bar­ce­lo­na 2002, p. 86. se ha gene­ra­li­za­do hoy día. Gru­pos, hor­das, gens, cla­nes, tri­bus, etnias, pue­blos, nacio­nes… deci­den matar y morir en defen­sa de su pro­pie­dad colec­ti­va, común, comu­nis­ta, no por gus­to sádi­co o locu­ra ase­si­na sino por­que saben que el impe­ria­lis­mo les ha lle­va­do al bor­de del exter­mino, que ha exter­mi­na­do a las nacio­nes que no les han resis­ti­do, o lo hicie­ron sin la deci­sión radi­cal nece­sa­ria.

De entra­da, diría­mos que:

El pobre no tie­ne patria, ni tie­rra pro­pia, ni casa, ni más dine­ro ni ley que la que el rico le otor­ga. Da igual si es pales­tino, mapu­che, saha­raui, esqui­mal o miem­bro de pue­blo o nación que no ten­ga pro­pio esta­do. Por­que siem­pre la patria del pobre es y será domi­na­da por el rico y, como tal, por él legis­la­da, gober­na­da y admi­nis­tra­da. El pobre nun­ca gobier­na en su patria ni en su casa, pues a lo más que le lle­ga es a habi­tar en ella al modo como le indi­ca y con­ce­de el rico que lo gobier­na. Nun­ca fue el pobre due­ño ni siquie­ra de su casa, pues que quien hace las leyes pue­de de hoy para maña­na negar­le cuan­tos dere­chos la tra­di­ción le otor­ga­ba. Mala gen­te son los ricos. Mala gen­te que roba casas, tie­rras y patrias.

Sin temor a equi­vo­car­nos pode­mos afir­mar que en el mun­do real el pobre no tie­ne patria. Tie­ne, eso sí, amor a lo que en su interno fue­ro sien­te que es su patria: un con­jun­to irra­cio­nal de sím­bo­los y recuer­dos, de emo­cio­nan­tes momen­tos, de tra­di­cio­nes, de len­gua, de cos­tum­bres, de sig­nos de iden­ti­dad reales o imbui­dos que lle­va siem­pre con­si­go, que van allá a don­de él va. De aquí que sue­la decir­se que el pobre lle­va la patria en lo más hon­do del alma, en el pro­pio cora­zón. Que la lle­va a don­de vaya, que la sien­te don­de esté, ya sea como emi­gran­te o ciu­da­dano de hecho o de dere­cho. De dere­cho otor­ga­do, cabe seña­lar, por los ver­da­de­ros due­ños de la patria, es decir, por los ricos que allí man­dan y gobier­nan Pep Cas­te­lló: La patria del rico y la patria del pobre, 11 de julio de 2014 (http://​2014​.kao​sen​la​red​.net/​k​a​o​s​-​t​v​/​9​1​8​0​7​-​l​a​-​p​a​t​r​i​a​-​d​e​l​-​r​i​c​o​-​y​-​l​a​-​d​e​l​-​p​o​bre).

Y aña­di­ría­mos de inme­dia­to que el pobre, la explo­ta­da, nece­si­ta y quie­re cons­truir en un pri­mer momen­to su patria sin capi­ta­lis­tas y sin patriar­ca­do, una patria que sea de las pales­ti­nas, mapu­ches, vas­cas, saha­rauis…, pero que en otra fase segun­da y últi­ma, defi­ni­ti­va, sea sim­ple­men­te la patria de la huma­ni­dad. Y la his­to­ria le ha ense­ña­do que «La úni­ca alter­na­ti­va váli­da para la libe­ra­ción nacio­nal: la revo­lu­ción socia­lis­ta» P. Dino, J. R. Núñez y S. Sáez: «Polí­ti­ca, depen­den­cia y neo­co­lo­nia­lis­mo», Memo­rias del Con­gre­so Cul­tu­ral de Cabi­mas, El Perro y la Rana, Cara­cas 2017, p. 149..

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 22 de febre­ro de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: