ETA. La historia no se rinde: Prólogo, la historia como lucha

Introducción

Es un tópi­co decir que un libro es nece­sa­rio, pero en este caso es ver­dad: hay que leer el nue­vo libro de Loren­zo Espi­no­sa titu­la­do ETA. La his­to­ria no se rin­de, publi­ca­do por Boltxe Libu­ruak, ese colec­ti­vo peque­ño pero inmen­so en su tarea. Son seis las razo­nes fun­da­men­ta­les que expli­can esa nece­si­dad: una y muy impor­tan­te, por­que res­ca­ta del olvi­do intere­sa­do opi­nio­nes, accio­nes, reali­da­des sepul­ta­das por la «nor­ma­li­za­ción». Dos, por­que plan­tea y res­pon­de unas dudas cen­tra­les para saber por qué cam­bió de ban­do la cas­ta polí­ti­co-inte­lec­tual. Tres, por­que lo hace des­de un méto­do crí­ti­co que des­cu­bre la his­to­ria real, la ocul­ta­da. Cua­tro, por­que, como efec­to de lo ante­rior, vemos la pro­fun­di­dad y alcan­ce de la filo­so­fía de la pra­xis que desa­rro­lló ETA. Cin­co, por­que a par­tir de ella redes­cu­bri­mos el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor y su tác­ti­ca de alian­zas. Y seis, por­que al edi­tar­lo Boltxe per­mi­te que se gene­ra­li­ce un deba­te urgen­te sobre el futu­ro.

El peli­gro real que repre­sen­ta­ba para el poder capi­ta­lis­ta lo que ya se defi­ne como V Bil­tzar lar­go, que lue­go acla­ra­re­mos, radi­ca­ba en que con alti­ba­jos y esci­sio­nes iba crean­do un pro­yec­to real­men­te comu­nis­ta a pesar de sus lagu­nas y vacíos. A par­tir de un momen­to se lle­gó a hablar de la crea­ción de un «mar­xis­mo nacio­nal vas­co», lo que requie­re de muchos años, de mucha auto­crí­ti­ca e ima­gi­na­ción asen­ta­da en las lec­cio­nes de la lucha de cla­ses. Todas las revo­lu­cio­nes vic­to­rio­sas se han basa­do en que, mien­tras avan­za­ban, iban «nacio­na­li­zan­do», adap­tan­do las lec­cio­nes esen­cia­les uni­ver­sal­men­te váli­das de la pra­xis comu­nis­ta a los con­tex­tos par­ti­cu­la­res y sobre todo a las coyun­tu­ras sin­gu­la­res de y en sus pue­blos, muy en espe­cial si eran nacio­nes opri­mi­das por Esta­dos ocu­pan­tes. Todas ellas fue­ron –serán– luchas revo­lu­cio­na­rias de libe­ra­ción nacio­nal que requi­rie­ron años y a la vez nece­si­ta­ron gene­rar su pro­pia teo­ría. El V Bil­tzar se inser­ta­ba en esa diná­mi­ca obje­ti­va a nivel mun­dial que no ha des­apa­re­ci­do por­que res­pon­de a las con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta.

La for­ma­ción de un mar­xis­mo vas­co que se veía como nece­si­dad impe­rio­sa por algu­nos sec­to­res según vere­mos más ade­lan­te, reque­ría tam­bién el desa­rro­llo de una inde­pen­den­cia de pen­sa­mien­to con res­pec­to a la ver­sión nacio­na­lis­ta espa­ño­la del socia­lis­mo y del mar­xis­mo que domi­na­ba y domi­na aplas­tan­te­men­te. Las difi­cul­ta­des de las pri­me­ras asam­bleas de ETA para pen­sar un socia­lis­mo vas­co indi­can la peno­sa tra­ve­sía del desier­to inte­lec­tual que debían rea­li­zar has­ta comien­zos de los años sesen­ta. Ade­más, este pro­yec­to ata­ca­ba el cora­zón mate­rial y sim­bó­li­co de Espa­ña como mar­co de acu­mu­la­ción de capi­tal, por lo que era obje­to de una impla­ca­ble per­se­cu­ción debi­do, muy en sín­te­sis, a cin­co razo­nes:

Una, con su lucha plu­ral y acti­va con­tra todas las injus­ti­cias y opre­sio­nes, pero sobre todo a favor de la (re)construcción de la len­gua y cul­tu­ra vas­ca, y con una fuer­te inci­den­cia de la mujer tra­ba­ja­do­ra, desa­rro­lla­ba una racio­na­li­dad y un poten­cial heu­rís­ti­co inasi­mi­la­ble por la lógi­ca bur­gue­sa. Dos, iba direc­ta­men­te con­tra la oli­gar­quía vas­ca que era y es lo mis­mo que decir con­tra el capi­tal espa­ñol. Tres, era la pun­ta de lan­za del inne­ga­ble ascen­so de las luchas de libe­ra­ción nacio­nal de los pue­blos opri­mi­dos por el Esta­do espa­ñol. Cua­tro, repre­sen­ta­ba la alter­na­ti­va revo­lu­cio­na­ria al refor­mis­mo des­ca­ra­do del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña y encu­bier­to de las izquier­das que ter­mi­na­rían acep­tan­do la Monar­quía. Y cin­co, en Euro­pa repre­sen­ta­ba uno de los focos revo­lu­cio­na­rios más peli­gro­sos en aque­llos años, sino el que más, lo que des­nu­da­ba la men­ti­ra ofi­cial de la lla­ma­da «tran­si­ción demo­crá­ti­ca».

En las extre­mas con­di­cio­nes de clan­des­ti­ni­dad al final de los años cin­cuen­ta; con una heren­cia teó­ri­ca muy pobre e influen­cia­da por una caó­ti­ca mez­cla de cato­li­cis­mo social, nacio­na­lis­mo vas­co demo-cris­tiano de dere­chas, ilu­sio­nes ideo­ló­gi­cas nacio­na­lis­tas peque­ño bur­gués; tos­cas nocio­nes de esta­li­nis­mo y más tar­de lec­tu­ras libres­cas de maoís­mo, trots­kis­mo, con­se­jis­mo…; con deten­cio­nes con­ti­nua­das, cár­cel y exi­lio que impo­si­bi­li­ta­ban la nece­sa­ria esta­bi­li­dad orga­ni­za­ti­va bási­ca para efec­ti­vos cur­si­llos de for­ma­ción, etcé­te­ra, en estas duras con­di­cio­nes que dura­ron como míni­mo has­ta media­dos de los años seten­ta y a pesar de todo ello se sen­ta­ron las bases para que la izquier­da aber­tza­le desa­rro­lla­ra una impre­sio­nan­te fuer­za de masas tra­ba­ja­do­ras que tam­bién tenían su refle­jo en las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas.

Había que aca­bar con esta fuer­za polí­ti­ca que desa­rro­lla­ba un poten­cial eman­ci­pa­dor que podría lle­gar a ser mor­tal para el Esta­do espa­ñol. Des­cu­brir y expli­car cómo se desa­rro­lló la par­te esen­cial de este com­ba­te no tie­ne solo un inte­rés his­tó­ri­co abs­trac­to, inte­lec­tua­lis­ta, sino sobre todo un inte­rés prác­ti­co, con­cre­to, mili­tan­te: la his­to­ria como arma de eman­ci­pa­ción, como uno de los recur­sos teó­ri­co-polí­ti­cos más efec­ti­vos para ven­cer la vio­len­cia epis­té­mi­ca, defi­ni­da así por Car­los Tupac:

Por vio­len­cia epis­té­mi­ca hemos de enten­der el con­jun­to de meca­nis­mos que per­mi­ten al poder crear una masa dócil, obe­dien­te y pasi­va que ade­más de cum­plir mecá­ni­ca­men­te lo que está man­da­do, tam­bién inter­pre­te su reali­dad según una epís­te­me que en reali­dad no la cues­tio­na sino que la legi­ti­ma, y vie­ne a decir los mis­mo que la «teo­ría del cono­ci­mien­to» de Pross, ela­bo­ra­da bajo la pre­sión de la vio­len­cia sim­bó­li­ca y físi­ca, y que la tesis del «dine­ro lin­güís­ti­co» de F. Ros­si-Lan­di que con­sis­te en el len­gua­je ela­bo­ra­do bajo la pre­sión de la cla­se pro­pie­ta­ria del dine­ro, de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Las tres insis­ten en el peso deter­mi­nan­te de las vio­len­cias en el desa­rro­llo del cono­ci­mien­to humano, aun­que la de F. Ros­si-Lan­di da más en el cla­vo, a nues­tro enten­der. Tan­to Pross como F. Ros­si-Lan­di tie­nen razón si enten­de­mos la «teo­ría del cono­ci­mien­to» y el «dine­ro lin­güís­ti­co» en su sen­ti­do res­tric­ti­vi­to y muy con­cre­to en su alcan­ce his­tó­ri­co, es decir, den­tro del mar­co de un modo de pro­duc­ción o den­tro de la eco­no­mía mer­can­til des­de sus orí­ge­nes hace muy pocos miles de años Car­los Tupac: Terro­ris­mo y civi­li­za­ción, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2017, pp. 638–639..

Loren­zo Espi­no­sa nos mues­tra cómo el arma de la his­to­ria ven­ce a la vio­len­cia epis­té­mi­ca, y nos abre un uni­ver­so de refle­xio­nes crí­ti­cas al más puro esti­lo del poten­ciar heu­rís­ti­co del pen­sa­mien­to eman­ci­pa­do, insu­mi­so, crea­ti­vo.

La objetividad en la historia y los textos ahora accesibles

La pri­me­ra razón es la más inme­dia­ta: sufri­mos los gol­pes de la estra­te­gia de la amne­sia de masas, de la lobo­to­mía de la con­cien­cia nacio­nal de cla­se de nues­tro pue­blo. Si excep­tua­mos muy con­ta­dos títu­los que reme­mo­ran las expe­rien­cias del pasa­do des­de una visión revo­lu­cio­na­ria, el grue­so de las publi­ca­cio­nes están rea­li­za­das bien de mane­ra des­ca­ra­da por los «inte­lec­tua­les orgá­ni­cos» del sis­te­ma domi­nan­te que Loren­zo des­tri­pa con agu­de­za, que fabri­can una «his­to­ria por encar­go» a suel­do del nacio­na­lis­mo espa­ñol, como es el caso del Ins­ti­tu­to Valen­tín Foron­da, por citar uno entre tan­tos; o bien, y en bas­tan­te menor esca­la pero con efec­tos cua­li­ta­ti­va­men­te más des­truc­ti­vos, por el refor­mis­mo que nece­si­ta arrin­co­nar la his­to­ria en un txo­ki­to pol­vo­rien­to de la memo­ria popu­lar, limi­tán­do­se a publi­car de vez en cuan­do artícu­los suel­tos pre­via­men­te vacia­dos de cual­quier con­te­ni­do que pue­da abrir un deba­te sobre los gran­des logros de sesen­ta años de lucha.

En este pri­mer sen­ti­do, el libro pone a dis­po­si­ción de lec­to­ras y lec­to­res un aba­ni­co de tex­tos que no solo rever­de­cen la memo­ria sino que, deci­si­va­men­te, son hoy inac­ce­si­bles a la juven­tud tra­ba­ja­do­ra que bus­ca pun­tos de com­pa­ra­ción, de refe­ren­cia y de guía. Sola­men­te esta pri­me­ra razón ser­vi­ría por sí mis­ma para edi­tar y leer el libro.

Ade­más, des­de el ini­cio de su inves­ti­ga­ción Loren­zo Espi­no­sa avan­za un paso de gigan­te en uno de los deba­tes eter­nos sobre la vera­ci­dad de la His­to­ria como dis­ci­pli­na de eman­ci­pa­ción huma­na: habla­mos de la dia­léc­ti­ca entre la obje­ti­vi­dad y la sub­je­ti­vi­dad. Loren­zo plan­tea sin­ce­ra­men­te el lla­ma­do «pro­ble­ma de la sub­je­ti­vi­dad», asu­mien­do con fran­que­za que «no que­da otro reme­dio que reco­no­cer­se en la sub­je­ti­vi­dad». Víc­tor Ser­ge defen­dió lo mis­mo con estas pala­bras en Pró­lo­go de una de las mejo­ras obras de his­to­ria de todos los tiem­pos publi­ca­da en enero de 1930:

La pre­ten­di­da impar­cia­li­dad de los his­to­ria­do­res no pasa de ser una leyen­da, des­ti­na­da a con­so­li­dar cier­tas con­vic­cio­nes úti­les. Bas­ta­rían para des­truir esta leyen­da, si ello fue­se nece­sa­rio, las obras que se han publi­ca­do acer­ca de la gran gue­rra. El his­to­ria­dor per­te­ne­ce siem­pre «a su tiem­po», es decir, a su cla­se social, a su país, a su medio polí­ti­co. Solo la no disi­mu­la­da par­cia­li­dad del his­to­ria­dor pro­le­ta­rio es hoy com­pa­ti­ble con la mayor preo­cu­pa­ción por la ver­dad. Por­que úni­ca­men­te la cla­se obre­ra obten­dría toda serie de ven­ta­jas, en toda cla­se de cir­cuns­tan­cias, del cono­ci­mien­to de la ver­dad. No tie­ne nada que ocul­tar, en la his­to­ria por lo menos. Las men­ti­ras socia­les siem­pre han ser­vi­do, y sir­ven toda­vía, para enga­ñar­la. Ella las refu­ta para ven­cer y ven­ce refu­tán­do­las. No han fal­ta­do, sin duda, algu­nos his­to­ria­do­res pro­le­ta­rios que han aco­mo­da­do la his­to­ria a cier­tas preo­cu­pa­cio­nes de actua­li­dad polí­ti­ca. Al hacer­lo se han ple­ga­do a tra­di­cio­nes que no son las suyas y han sacri­fi­ca­do los intere­ses supe­rio­res y per­ma­nen­tes de su cla­se a cier­tos intere­ses par­cia­les y pasa­je­ros Vic­tor Ser­ge: El año I de la revo­lu­ción rusa, Siglo XXI, Madrid 1972, p. 1..

Si res­pe­tan­do el méto­do que estruc­tu­ra el párra­fo y ade­cua­mos alguno de sus tér­mi­nos a nues­tro pre­sen­te, por ejem­plo si hablá­se­mos de pro­le­ta­ria­do vas­co, de his­to­ria­do­res ofi­cia­les que fue­ron exmi­li­tan­tes, etcé­te­ra, apre­cia­mos su actua­li­dad en la pri­me­ra lec­tu­ra, lo que nos pre­pa­ra­rá para com­pren­der casi al ins­tan­te la pro­fun­di­dad de la obra que reco­men­da­mos.

La naturaleza burguesa de la casta intelectual

La segun­da cau­sa ser­vi­ría tam­bién por sí mis­ma, sin el apo­yo de las res­tan­tes, para jus­ti­fi­car su lec­tu­ra. Nadie mejor que el autor pue­de expli­cár­nos­lo. Loren­zo Espi­no­sa hace estas pre­gun­tas:

¿Por qué se han vuel­to con­tra ETA, los arre­pen­ti­dos, reci­cla­dos y con­ver­sos que tan­to la admi­ra­ban y actua­ban, o escri­bían, en su favor? Y tam­bién, ¿por qué una «ban­da terro­ris­ta de ase­si­nos» se ha man­te­ni­do tan­to tiem­po. Y duran­te cin­cuen­ta años ha teni­do en vilo a todo un Esta­do, sus gobier­nos, sus FOP y sus ins­tru­men­tos repre­si­vos más moder­nos? Y sobre todo, ¿por qué, en ese tiem­po, ha teni­do tan­ta aten­ción y dedi­ca­ción por par­te de his­to­ria­do­res, polí­ti­cos, soció­lo­gos, perio­dis­tas y ana­lis­tas de todo tipo? ¿Por qué se han escri­to sobre ETA tan­tos libros, artícu­los, comen­ta­rios, edi­to­ria­les…? Repi­tien­do prác­ti­ca­men­te los mis­mos argu­men­tos, los mis­mos ata­ques. ¿Por qué se han emplea­do tan­tos medios públi­cos y pri­va­dos, se han finan­cia­do y edi­ta­do tan­tas inves­ti­ga­cio­nes, se ha sub­ven­cio­na­do a tan­tos «cere­bros» en ven­ta? […] ¿Por qué todo esto? […] Si solo era un pro­ble­ma de orden públi­co, que tenía que ser resuel­to por la poli­cía.

Loren­zo Espi­no­sa va des­gra­nan­do una a una estas y otras pre­gun­tas. Está cla­ro que en muy pocos casos se tra­ta de la invo­lu­ción ideo­ló­gi­ca hacia el refor­mis­mo y el cola­bo­ra­cio­nis­mo de algún o algu­nos exmi­li­tan­tes heroi­cos en su tiem­po que han ter­mi­na­do sien­do mar­ti­llo de here­jes, con­ver­sos faná­ti­cos en la defen­sa del orden al que com­ba­tie­ron en su juven­tud; pero son los menos si los com­pa­ra­mos con la masa de «revo­lu­cio­na­rios», «pro­gre­sis­tas» y «demó­cra­tas de toda la vida» que se pasa­ron con armas y baga­jes al ban­do del capi­tal.

El autor hace bien en dedi­car un capí­tu­lo ente­ro –«La San­ta Alian­za»– a la prác­ti­ca proes­ta­tal y anti­aber­tza­le del PNV, prác­ti­ca deci­si­va en la lucha con­tra ETA que se libra­ba en los entre­si­jos de la polí­ti­ca de pac­tos más o menos silen­cio­sos con las fuer­zas esta­ta­lis­tas, sin los cua­les no se entien­de el por­ta­zo del PNV en las reunio­nes de Txi­ber­ta de pri­ma­ve­ra de 1977, has­ta que se hizo mani­fies­ta­men­te públi­ca en la mani­fes­ta­ción «por la paz» de octu­bre de 1978 en Bil­bo, o «mani­fes­ta­ción de la palo­ma». Todas las fuer­zas del Esta­do se vol­ca­ron en aquel momen­to que ense­ñó el anta­go­nis­mo entre la inde­pen­den­cia socia­lis­ta y el auto­no­mis­mo bur­gués.

Ambas fuer­zas con­vo­ca­ron sen­das mani­fes­ta­cio­nes en Bil­bo; la pri­me­ra fue masa­cra­da por la repre­sión poli­cial espa­ño­la y la segun­da gozó de los para­bie­nes y aplau­sos de la «paz demo­crá­ti­ca». Hay que seña­lar que fue la pri­me­ra vez en la que mani­fies­ta­men­te la vio­len­cia esta­tal inten­ta­ba ocul­tar­se bajo una paz abs­trac­ta sim­bo­li­za­da por una palo­ma: había irrum­pi­do uno de los pila­res de la gue­rra de con­tra­in­sur­gen­cia que el impe­ria­lis­mo ense­ña­ba rápi­da­men­te al Esta­do espa­ñol y al PNV. La «paz» en abs­trac­to era abso­lu­ti­za­da al máxi­mo y glo­ri­fi­ca­da como la úni­ca meta posi­ble enfren­ta­da ini­cial­men­te al accio­nar de ETA pero gra­dual­men­te opues­ta a todas y cada una de las for­mas de resis­ten­cia jus­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, de las muje­res, de los sec­to­res popu­la­res… La «paz» hue­ca, reac­cio­na­ria por eso mis­mo, ocul­ta­ba la tor­tu­ra, la cri­sis galo­pan­te, la gue­rra cul­tu­ral, el terro­ris­mo machis­ta, la intro­duc­ción de la dro­ga ile­gal como arma de exter­mi­nio psi­co­fí­si­co… y anun­cia­ba lo que sería el plan ZEN, al que vol­ve­re­mos.

Si el PNV cerró la puer­ta de Txi­ber­ta sí abrió de par en par el por­ta­lón y los ven­ta­nu­cos del soborno, la coop­ta­ción e inte­gra­ción en el auto­no­mis­mo de per­so­nas que habían cola­bo­ra­do o mili­ta­do en ETA. El dine­ro, los sillo­nes y un minúscu­lo pero efec­ti­vo poder, o sea, la com­pra de la fide­li­dad al amo, fue uno de los méto­dos más deci­si­vos para inte­grar en el nue­vo sis­te­ma de domi­na­ción que se esta­ba for­man­do a exmi­li­tan­tes que habían com­ba­ti­do al vie­jo inclu­so arries­gan­do su vida. El pro­ce­so esta­ba refor­za­do por una pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca según la cual no exis­tían ape­nas con­tra­dic­cio­nes entre el ideal peneu­vis­ta de una Euz­ka­di abs­trac­ta­men­te demo­crá­ti­ca e inde­pen­dien­te y el ideal utó­pi­co de los exmi­li­tan­tes aber­tza­les: inclu­so el socia­lis­mo de estos podía trans­for­mar­se sin remor­di­mien­tos en lo que se lla­ma «jus­ti­cia social» avan­za­da. Todo bien ade­re­za­do por un nacio­na­lis­mo fol­cló­ri­co que inten­ta­ba disi­mu­lar su pes­te bur­gue­sa, que bus­ca­ba legi­ti­mar­se con una ver­sión men­ti­ro­sa de la «heroi­ci­dad» de la direc­ción del PNV en la inva­sión fas­cis­ta inter­na­cio­nal de 1936–1937, silen­cian­do la trai­ción de San­to­ña y otras muchas ver­da­des.

Pero en Eus­kal Herria el PNV no fue la úni­ca fuer­za atrac­to­ra de exmi­li­tan­tes. Dejan­do de lado muy redu­ci­dos gru­púscu­los, otra fuer­za polí­ti­ca fun­da­men­tal fue el PSOE y a mucha dis­tan­cia y algo más tar­de, el Par­tid­Co­mu­nis­ta de Espa­ña que tam­bién ter­mi­nó sien­do engu­lli­do en bue­na medi­da por los sobor­nos del PSOE. De la mis­ma for­ma en la que el PNV con­ta­ba con el apo­yo polí­ti­co y eco­nó­mi­co de la demo­cra­cia cris­tia­na euro­pea para crear su buro­cra­cia, tam­bién el PSOE tuvo el de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta y ambos el de los ser­vi­cios secre­tos del impe­ria­lis­mo. De este modo, el PSOE, que prác­ti­ca­men­te no era nada en la lucha anti­fran­quis­ta, pudo ofre­cer un men­sa­je polí­ti­co ava­la­do por la fama de la social­de­mo­cra­cia y su key­ne­sia­nis­mo de los Trein­ta Glo­rio­sos en un con­tex­to de dura cri­sis socio­eco­nó­mi­ca, y tam­bién ofre­ció pues­tos, sillo­nes, suel­dos y fotos en la pren­sa y minu­tos en tele­vi­sión. De igual mane­ra, creó su pro­pia mito­lo­gía anti­fran­quis­ta en 1936–1939 y de resis­ten­cia pos­te­rior, pero silen­cian­do su nacio­na­lis­mo espa­ñol, su inter­cla­sis­mo refor­mis­ta y su anti­co­mu­nis­mo furi­bun­do. El Con­gre­so de Sures­nes de 1974, dise­ña­do por los ser­vi­cios del impe­ria­lis­mo, san­cio­nó ofi­cial­men­te para el nue­vo con­tex­to la prác­ti­ca capi­ta­lis­ta y espa­ño­lis­ta del PSOE de siem­pre.

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña fue el pea­je nece­sa­rio para retro­ce­der de la izquier­da aber­tza­le al cen­tro-dere­cha nacio­na­lis­ta espa­ñol del PSOE. De las tres fuer­zas polí­ti­cas, el PCE era con mucho la que más había lucha­do con­tra la dic­ta­du­ra, la más com­ba­ti­va; eso le gran­jeó en la lla­ma­da «tran­si­ción» una legi­ti­mi­dad que atra­jo a mili­tan­tes aber­tza­les que creían que el esfuer­zo euro­co­mu­nis­ta de ade­cua­ción a la reali­dad del dog­ma­tis­mo here­da­do de la URSS ser­vi­ría para avan­zar de algún modo al socia­lis­mo en un mar­co de auto­no­mía desa­rro­lla­da con un con­te­ni­do social más fuer­te y den­tro de una Repú­bli­ca espa­ño­la fede­ral. Pero de la fe y la creen­cia a la reali­dad siem­pre hay un abis­mo.

En el Esta­do espa­ñol y en las nacio­nes opri­mi­das suce­dió otro tan­to. En un prin­ci­pio, has­ta comien­zos de 1977 apro­xi­ma­da­men­te con la Matan­za de Ato­cha, amplios sec­to­res seguían pen­san­do en la posi­bi­li­dad de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que hicie­ra fra­ca­sar los inten­tos de refor­ma monár­qui­ca abrien­do una vía al socia­lis­mo. La Matan­za de Ato­cha de enero de 1977 en la que el fas­cis­mo ase­si­nó a cin­co abo­ga­dos fue uno de los pun­tos crí­ti­cos en los que la orden de des­mo­vi­li­za­ción, pasi­vi­dad y acep­ta­ción de la ley dada por el PCE y secun­da­da por la inmen­sa mayo­ría del cen­tro-izquier­da espa­ñol, que­bró la con­cien­cia de lucha de la izquier­da esta­tal. En abril de 1977 el PCE lega­li­za­do acep­ta­ba la monar­quía y su esen­cia anti­de­mo­crá­ti­ca, y en octu­bre de ese año fir­mó los reac­cio­na­rios Pac­tos de la Mon­cloa con los que entre­ga­ba al capi­ta­lis­mo a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, ata­da, amor­da­za­da y desuni­da. A la vez des­tro­za­ba el sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo, pur­ga­ba su mili­tan­cia crí­ti­ca, cri­mi­na­li­za­ba a la izquier­da revo­lu­cio­na­ria y en espe­cial a ETA. Lue­go, con el fer­vor del con­ver­so, fue pie­za cla­ve en la vic­to­ria del SÍ en el refe­rén­dum de la Cons­ti­tu­ción Monár­qui­ca de 1978, recha­za­da en la par­te de Eus­kal Herria bajo domi­na­ción del nacio­na­lis­mo esta­tal for­ta­le­ci­do por ese Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña.

Pero estas y otras razo­nes deben ser inves­ti­ga­das más a fon­do por­que, sien­do cier­tas, solo refle­jan la super­fi­cie del pro­ble­ma, la for­ma exter­na del poder del capi­tal para impo­ner­se y salir airo­so en con­di­cio­nes muy peli­gro­sas para él. Vea­mos: el terror mate­rial y moral, obje­ti­vo y sub­je­ti­vo, intro­yec­ta­do en la más pro­fun­da irra­cio­na­li­dad de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das, de las muje­res tra­ba­ja­do­ras, por las masa­cres fas­cis­tas y la alie­na­ción reli­gio­sa, fue debi­li­tán­do­se des­de la segun­da mitad de los años sesen­ta. Sec­to­res bur­gue­ses eran cons­cien­tes de ello y pro­po­nían tími­das refor­mas para moder­ni­zar la vetus­tez del régi­men, pero fue­ron des­pla­za­dos por la frac­ción más sal­va­je del fran­quis­mo pre­ci­sa­men­te cuan­do los refor­mis­mos varios habían empe­za­do ya a clau­di­car en las nego­cio­nes secre­tas a diver­sas ban­das.

Como hemos dicho arri­ba, una fecha cla­ve en este pro­ce­so es, ade­más de otras, la orden de man­se­dum­bre ante la ley dada por el PCE en la Matan­za de Ato­cha en enero de 1977 y que rom­pía el pro­ce­so ascen­den­te de auto­con­fian­za obre­ra y popu­lar refor­za­do des­de diciem­bre de 1973 con la «vola­du­ra» de Carre­ro Blan­co por ETA. Ya antes de la muer­te en la cama del dic­ta­dor Fran­co, se gene­ra­li­za­ba la impu­ni­dad del terror fas­cis­ta con­tra los refor­mis­mos y las izquier­das, den­tro de una estra­te­gia adap­ta­ti­va de la peda­go­gía del mie­do a las nece­si­da­des del capi­tal para ase­gu­rar su poder tras la inmi­nen­te muer­te en la cama del dic­ta­dor Fran­co. De este modo, las nue­vas tác­ti­cas de la peda­go­gía del mie­do, la ame­na­za gol­pis­ta –el «rui­do de sables»–, las pre­sio­nes del impe­ria­lis­mo y de la polí­ti­ca exte­rior de la URSS, etc., más toda serie de pro­me­sas impo­si­bles pero creí­bles en base al prin­ci­pio teo­ló­gi­co cris­tiano de cre­do quia absur­dum, expli­can en par­te la derro­ta de las espe­ran­zas huma­nas y más tar­de, ya con el PSOE en el gobierno espa­ñol, la caí­da de miles de exmi­li­tan­tes del Esta­do en el abis­mo insol­da­ble del «desen­can­to».

Duran­te un tiem­po, entre 1975–1982, pare­cie­ron ser plau­si­bles las pro­me­sas de pro­fun­das refor­mas futu­ras si se acep­ta­ban los duros efec­tos socia­les de los Pac­tos de la Mon­cloa, la Monar­quía, la recen­tra­li­za­ción esta­ta­lis­ta impues­ta con la LOAPA a raíz del Teje­ra­zo de 1981, las leyes repre­si­vas, la vic­to­ria elec­to­ral del PSOE en 1982, etc. Espe­cial efi­ca­cia des­truc­ti­va tuvo el mon­ta­je del lla­ma­do Esta­do de las Auto­no­mías des­de 1979: miles de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo fun­cio­na­rial fue­ron crea­dos y ocu­pa­dos mayo­ri­ta­ria­men­te por miles de fami­lia­res y miem­bros de los nue­vos par­ti­dos polí­ti­cos, muchos de ellos exmi­li­tan­tes que se aco­mo­da­ron en la nue­va buro­cra­cia muy bien paga­da con la excu­sa de resol­ver el «pro­ble­ma terri­to­rial espa­ñol». La lacra estruc­tu­ral de la corrup­ción his­tó­ri­ca que mina al capi­ta­lis­mo esta­tal des­de su mis­mo ori­gen, se vio mul­ti­pli­ca­da expo­nen­cial­men­te cuan­do ese fun­cio­na­ria­do auto­no­mis­ta, los nue­vos alcal­des y con­ce­ja­les, las nue­vas empre­sas públi­cas, empe­za­ron a meter la mano en las pro­pie­da­des públi­cas, en los terre­nos no urba­ni­za­bles, etc. Muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la cada vez más redu­ci­da mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria pasó a deno­mi­nar como «mar­xis­tas-ladri­llis­tas» a sus anti­guos cama­ra­das mar­xis­tas-leni­nis­tas aho­ra corrom­pi­dos por la bur­bu­ja del ladri­llo, del cemen­to y del turis­mo.

La efec­ti­vi­dad alie­nan­te del cre­do quia absur­dum, creo por­que es absur­do, se vio en el refe­rén­dum de Auto­no­mía vas­con­ga­do en octu­bre de 1979: fue­ron apli­ca­dos los más moder­nos sis­te­mas de mani­pu­la­ción con­tra­in­sur­gen­te desa­rro­lla­dos has­ta ese momen­to por el impe­ria­lis­mo para des­truir toda evi­den­cia racio­nal, con­tra todo aná­li­sis lógi­co de las con­tra­dic­cio­nes socia­les y con­tra toda sín­te­sis incues­tio­na­ble de esos aná­li­sis, que demos­tra­ban la fal­se­dad del auto­no­mis­mo. Por todos los medios se pro­me­tía que votan­do SÍ al Esta­tu­to impues­to por la Monar­quía se resol­ve­rían en poco tiem­po la tota­li­dad de los pro­ble­mas his­tó­ri­cos y pre­sen­tes del ter­cio vas­con­ga­do: des­de la amnis­tía y la tor­tu­ra, has­ta la explo­ta­ción social pasan­do por el anal­fa­be­tis­mo fun­cio­nal, la per­se­cu­ción de la len­gua vas­ca y la vio­len­cia patriar­cal: y triun­fó el SÍ en don­de solo once meses antes había triun­fa­do el NO a la Monar­quía espa­ño­la.

Ade­más de las razo­nes ya expues­tas que expli­can la rela­ti­va faci­li­dad con la que se recom­pu­so el orden, se reali­zó la «tran­si­ción» y la cas­ta polí­ti­co-inte­lec­tual giró cien­to ochen­ta gra­dos hacia la dere­cha, hay otras de entre las que debe­mos des­ta­car el mito de la demo­cra­cia como valor abso­lu­to y la natu­ra­le­za de cla­se de la cas­ta polí­ti­co-inte­lec­tual anti­fran­quis­ta. El feti­che de la demo­cra­cia decía que la lega­li­dad par­la­men­ta­ria era el úni­co tram­po­lín impres­cin­di­ble para avan­zar al socia­lis­mo de mane­ra auto­má­ti­ca. Los clá­si­cos mar­xis­tas ya habían adver­ti­do, de for­ma impe­ca­ble, al menos des­de 1845 y sobre todo en 1848–1850, que la bur­gue­sía demo­crá­ti­ca tác­ti­ca­men­te alia­da del pro­le­ta­ria­do se vol­ve­rá con sus armas con­tra este para des­truir­lo como cla­se con con­cien­cia polí­ti­ca tan pron­to como haya con­quis­ta­do el poder, trai­cio­nan­do a su ante­rior alia­do, la cla­se obre­ra, a la que odia y a la que quie­re vol­ver a escla­vi­zar con nue­vas cade­nas para expri­mir­la a tope.

En la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria el uso tác­ti­co y pun­tual según las coyun­tu­ras del par­la­men­to bur­gués tenía y tie­ne como obje­ti­vo ace­le­rar las con­di­cio­nes para aca­bar con ese feti­che par­la­men­ta­ris­ta, jamás para refor­mar­lo. Mien­tras que en los clá­si­cos mar­xis­tas la demo­cra­cia era vis­ta como una peli­gro­sa arma bur­gue­sa que el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio podía uti­li­zar tal vez y según sus nece­si­da­des tran­si­to­rias con­tra el capi­tal, empleán­do­la con muchas pre­cau­cio­nes y siem­pre bajo la direc­ción de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria y de la prio­ri­ta­ria lucha de cla­ses ofen­si­va en la calle, por el lado con­tra­rio, en el refor­mis­ta se miti­fi­ca­ba la demo­cra­cia abs­trac­ta y una visión inter­cla­sis­ta del Esta­do que creía que este ins­tru­men­to bási­co del capi­tal era como un guan­te sucio al que bas­ta­ba con dar la vuel­ta al revés para usar­lo de mane­ra lim­pia.

Esta creen­cia ya pre­sen­te en el socia­lis­mo utó­pi­co, refor­za­da por el lasa­llea­nis­mo y demás corrien­tes refor­mis­tas pos­te­rio­res se basa­ba en una visión meca­ni­cis­ta y gra­dua­lis­ta de la his­to­ria. Ele­men­tos sus­tan­cia­les de tal visión se man­tu­vie­ron acti­vos en la ini­cial social­de­mo­cra­cia rusa, lue­go escin­di­da en men­che­vi­ques y bol­che­vi­ques. La pri­me­ra corrien­te no aban­do­nó nun­ca esa con­cep­ción eta­pis­ta y, en la segun­da, la bol­che­vi­que, fue muy fuer­te en la mayor par­te de su direc­ción pero no en la peque­ña corrien­te leni­nis­ta des­de abril de 1917 ni en el gru­pi­to alre­de­dor de Trotsky. Tras ava­ta­res que no se pue­den expli­car aho­ra pero que tie­nen mucho que ver con la buro­cra­ti­za­ción del par­ti­do, el eta­pis­mo meca­ni­cis­ta se impu­so irre­ver­si­ble­men­te como dog­ma en la déca­da de los años trein­ta, adqui­rió aura de ver­dad reve­la­da en el XX Con­gre­so del PCUS de 1956 y se reju­ve­ne­ce­ría con la ado­ra­ción feti­chis­ta de la demo­cra­cia por el euro­co­mu­nis­mo dos déca­das des­pués.

Solo una muy redu­ci­da izquier­da revo­lu­cio­na­ria esta­tal recha­za­ba cohe­ren­te­men­te el feti­chis­mo demo­cra­ti­cis­ta, opo­nién­do­se fron­tal­men­te a la manio­bra de tra­ves­tir el fran­quis­mo en Monar­quía. Era pro­por­cio­nal­men­te muy peque­ña y su influen­cia social limi­ta­da. Ade­más, el méto­do del palo y la zanaho­ria, del mie­do y de las pro­me­sas, pre­sen­ta­ba a la demo­cra­cia y a Euro­pa como la tabla de sal­va­ción defi­ni­ti­va. Duran­te los años de plo­mo del fran­quis­mo, Euro­pa y la demo­cra­cia eran los hori­zon­tes de futu­ro. La olea­da de luchas de fina­les de los años sesen­ta –el Mayo del 68– refor­zó este mito inclu­so en las izquier­das: los asal­tos a las emba­ja­das espa­ño­las y las gran­des mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta con­tra el con­se­jo de gue­rra de Bur­gos en diciem­bre de 1970 pare­cie­ron demos­trar que, en efec­to, la demo­cra­cia abs­trac­ta era la úni­ca alter­na­ti­va. Con­for­me aumen­ta­ba la cruel­dad repre­si­va del fran­quis­mo agó­ni­co, se refor­za­ba el feti­che de la demo­cra­cia vacía de con­te­ni­do. Seme­jan­te inter­ac­ción de diná­mi­cas expli­ca que el neo­fran­quis­mo dis­fra­za­do de cen­tro-demo­crá­ti­co triun­fa­se en las pri­me­ras elec­cio­nes «demo­crá­ti­cas» en junio de 1977, que poco a poco el PSOE fue­ra atra­yen­do votos has­ta ganar cin­co años des­pués, en 1982, y que, por fin, esa «demo­cra­cia» ven­cie­ra en el refe­rén­dum de 1986 sobre la entra­da en la OTAN, sien­do recha­za­do en Hego Eus­kal Herria.

Pues bien, la invo­lu­ción des­de el pro­gre­sis­mo has­ta la sumi­sión cola­bo­ra­cio­nis­ta de la cas­ta inte­lec­tual y de sec­to­res ex mili­tan­tes fue una de las fuer­zas fun­da­men­ta­les de la esta­bi­li­za­ción del poder del capi­tal, del nacio­na­lis­mo espa­ñol y de la sub­sun­ción de Espa­ña como Esta­do depen­dien­te en la Euro­pa que empe­za­ba a for­mar­se. La invo­lu­ción de la cas­ta polí­ti­co-inte­lec­tual fue a la vez efec­to y cau­sa de la «sal­va­ción de Espa­ña». La mayo­ría inmen­sa de sus miem­bros eran de ori­gen bur­gués cuan­do no eli­tis­ta, su pen­sa­mien­to fue mol­dea­do ini­cial­men­te por la dic­ta­du­ra del nacio­nal-cato­li­cis­mo espa­ñol, y aun­que lue­go algu­nos leye­ron obras de izquier­da su estruc­tu­ra men­tal ya esta­ba mar­ca­da por los ejes de la ideo­lo­gía pro­gre­sis­ta enton­ces domi­nan­te: la supe­rio­ri­dad del tra­ba­jo inte­lec­tual mas­cu­lino sobre el tra­ba­jo manual en gene­ral y feme­nino en con­cre­to, el feti­chis­mo de la demo­cra­cia y del Esta­do neu­tral, la aca­de­mia como foco de pro­gre­so, el neo­kan­tis­mo, el esno­bis­mo impac­tan­te, el nacio­na­lis­mo espa­ñol… y la acep­ta­ción de la men­ti­ra del sala­rio jus­to que faci­li­ta que el inte­lec­tual pue­da «crear pen­sa­mien­to».

La ideo­lo­gía de la cas­ta polí­ti­co-inte­lec­tual espa­ño­la en estos años se entre­gó sin resis­ten­cias a las modas que fabri­ca­ba la nove­do­sa indus­tria cul­tu­ral pari­si­na des­de fina­les de los años sesen­ta des­de el lla­ma­da «socie­dad pos­t­in­dus­trial» y la «muer­te del pro­le­ta­ria­do» has­ta todas las extra­va­gan­cias post que reno­va­ban los esca­pa­ra­tes y el mer­ca­do ideo­ló­gi­co de con­su­mo de usar y tirar. Se esta­ba hun­dien­do rápi­da­men­te la socie­dad bur­gue­sa de la segun­da pos­gue­rra, la buro­cra­cia de la URSS ya no atraía a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y menos a su juven­tud, los par­ti­dos comu­nis­tas ofi­cia­les ya no podían res­pon­der a los «nue­vos filó­so­fos» ni siquie­ra con las elu­cu­bra­cio­nes alt­hus­se­ria­nas, las luchas anti­im­pe­ria­lis­tas y las luchas ama­das den­tro del impe­ria­lis­mo supo­nían un reto inasu­mi­ble para la cómo­da vida inte­lec­tual, la izquier­da joven trots­kis­ta, maoís­ta, luxem­bur­guis­ta, autó­no­ma… había naci­do en la efer­ves­cen­cia uni­ver­si­ta­ria y nun­ca logró un ancla­se rai­zal en la cla­se tra­ba­ja­do­ra ni en los sin­di­ca­tos.

Con­for­me en 1973 el gol­pe fas­cis­ta de Pino­chet en Chi­le anun­ció lo que sería el neo­li­be­ra­lis­mo, en 1973 la cri­sis del petró­leo agu­di­zó la cri­sis de ren­ta­bi­li­dad de fina­les de los años sesen­ta, en 1975 Espa­ña pro­pu­so a Esta­dos Uni­dos inva­dir Por­tu­gal, en ese 1975 la alian­za entre social­de­mó­cra­tas y libe­ra­les en Ale­ma­nia Fede­ral impu­so el mone­ta­ris­mo que era la for­ma sua­ve de lla­mar al neo­li­be­ra­lis­mo, cuan­do se des­ba­ra­tan inten­tos gol­pis­tas en la Ita­lia de aque­llos años, según se ace­le­ra­ban estas y otras con­tra­dic­cio­nes, la cas­ta polí­ti­co-inte­lec­tual adap­ta­ba su ideo­lo­gía a las nece­si­da­des de sus bol­si­llos. El ago­ta­mien­to del fran­quis­mo se pre­ci­pi­tó en pocos meses: del triun­fo del neo­fran­quis­mo en 1977 y lo apu­ra­do de su vic­to­ria en 1979 al Teje­ra­zo de 1981 en medio de la deba­cle del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña, ya amor­ti­za­do por el capi­tal. En 1982 el PSOE fue lle­va­do al gobierno del Esta­do y se gene­ra­li­zó el desen­can­to entre lo que que­da­ba de mili­tan­cia, pero la cas­ta inte­lec­tual hizo gala de su agi­li­dad cama­leó­ni­ca y bus­có la ren­ta­ble som­bra del PSOE y de la indus­tria cul­tu­ral que ya irrum­pía como sos­tén de la «demo­cra­cia».

La izquier­da aber­tza­le en gene­ral y ETA en par­ti­cu­lar eran ya para enton­ces el sím­bo­lo a batir, sobre todo des­pués de las elec­cio­nes euro­peas de 1987. Eran lo que en tér­mi­nos de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta se deno­mi­na como el poten­cial eman­ci­pa­dor inser­to en la uni­dad y lucha de con­tra­rios por­que, a pesar de estar some­ti­das al plan Zen, a las leyes anti­te­rro­ris­tas, a la tor­tu­ra y a una ratio poli­cía­co-mili­tar por habi­tan­te de las más altas del mun­do, de la deser­ti­za­ción indus­trial para rom­per la uni­dad de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor, a pesar de todo era el enemi­go a des­truir. La inte­lec­tua­li­dad espa­ño­la pro­gre­sis­ta se lan­zó a la fae­na.

Las luchas de las naciones y la interpretación del poder

Loren­zo Espi­no­sa pro­fun­di­za aún más que lo que noso­tros lo hemos hecho aquí arri­ba sobre las cau­sas del giro de la inte­lec­tua­li­dad, y no duda en expli­car los lími­tes de una deter­mi­na­da mane­ra de ejer­cer la socio­lo­gía y otras dis­ci­pli­nas de las lla­ma­das cien­cias socia­les:

El pro­ble­ma que tie­nen, o tene­mos, con los soció­lo­gos y poli­tó­lo­gos es que, en gene­ral no des­co­no­cen pero si igno­ran o mar­gi­nan la His­to­ria, a su con­ve­nien­cia. No es su mate­ria. Y no tie­nen nin­gún com­pro­mi­so pro­fe­sio­nal con ella. Por lo tan­to, ape­nas les sir­ve como mar­co de refe­ren­cia, en el cor­to pla­zo. Son rela­to­res sin­cró­ni­cos de unos hechos sobre­ve­ni­dos, que en reali­dad pro­ce­den de los siglos ante­rio­res. Cuan­do ni siquie­ra exis­tía su espe­cia­li­dad. Su obje­ti­vo pri­ma­rio, por lo mis­mo, no es pre­ci­sa­men­te el estu­dio del ori­gen y evo­lu­ción de las cosas. Lo son, en cam­bio, otros fac­to­res de coyun­tu­ra. Como pue­den ser las opi­nio­nes, las urnas, las encues­tas, las entre­vis­tas, los per­fi­les socia­les, las esta­dís­ti­cas, etc.

Los poli­tó­lo­gos y los soció­lo­gos, estu­dian el com­por­ta­mien­to, la opi­nión y la acti­tud polí­ti­ca de lo que tie­nen a la vis­ta. Miran al vacío, cuan­do se tra­ta de ave­ri­guar el por qué his­tó­ri­co de un deter­mi­na­do tipo de opi­nión o acti­tud públi­ca. Su mani­pu­la­ción, into­xi­ca­ción y lo que tie­ne de pro­pa­gan­da mediá­ti­ca del poder. Y eso, es pre­ci­sa­men­te lo que des­ve­la, o pue­de des­ve­lar, la His­to­ria. Lo que des­en­mas­ca­ra el cono­ci­mien­to de los hechos pasa­dos, fren­te al cor­to­pla­cis­mo socio­ló­gi­co de coyun­tu­ra.

Por tan­to, una de las carac­te­rís­ti­cas comu­nes, en este tipo de estu­dios es que se resien­ten del esca­so hori­zon­te de sus fuen­tes y docu­men­tos. Tra­ba­jan con votos, encues­tas, per­fi­les, entre­vis­tas, aná­li­sis de con­duc­ta, opi­nio­nes, etc. Cuyo per­fil fun­da­men­tal es la pro­xi­mi­dad. Y se con­vier­ten en inves­ti­ga­do­res del cor­to pla­zo, de la inme­dia­tez. Lo que, por otro lado, les hace cola­bo­ra­do­res obje­ti­vos de la ideo­lo­gía domi­nan­te y alta­vo­ces de la opi­nión publi­ca­da. Con­vir­tién­do­se en refle­jo, en exclu­si­va, de la sub­je­ti­vi­dad mani­pu­la­da de ciu­da­da­nos, gene­ral­men­te segui­do­res del dis­cur­so ofi­cial. Ino­cu­la­do por la edu­ca­ción y los mass media.

Un defec­to vul­gar en estos auto­res, en el caso de los con­flic­tos vas­co o cata­lán, es con­si­de­rar y acep­tar como pun­to de par­ti­da, por lo gene­ral sin nin­gún tipo de crí­ti­ca o duda, que las refor­mas acor­da­das en la Tran­si­ción no fue­ron impues­tas, sino acep­ta­das «demo­crá­ti­ca­men­te» en las urnas.

La crí­ti­ca de Loren­zo Espi­no­sa que hemos repro­du­ci­do afec­ta a la fun­ción y al con­te­ni­do del saber aca­dé­mi­co como ins­tru­men­to del poder: la lucha teó­ri­ca en el sen­ti­do fuer­te de la pala­bra con­tra la izquier­da aber­tza­le. Por sen­ti­do fuer­te enten­de­mos la esen­cia polí­ti­ca de la teo­ría, y más en un con­tex­to de opre­sión nacio­nal. El libro que reco­men­da­mos demues­tra pági­na a pági­na la natu­ra­le­za polí­ti­ca de la teo­ría social, la impo­si­bi­li­dad de que exis­ta una teo­ría social, la que fue­re, que no ten­ga un sen­ti­do polí­ti­co. Pero los párra­fos que aca­ba­mos de trans­cri­bir pro­fun­di­zan más en fábri­ca de ideo­lo­gía domi­nan­te que es la uni­ver­si­dad, excep­ción hecha de muy pocas per­so­nas que tra­ba­jan en ella.

No hay polí­ti­ca de domi­na­ción más efec­ti­va que la de pro­du­cir una «teo­ría» que no nece­si­te de la his­to­ria para vali­dar­se. Sin per­ma­nen­te con­tras­te con el vere­dic­to de la prác­ti­ca sos­te­ni­da en el tiem­po, es decir, con la crí­ti­ca que hace la his­to­ria, cual­quier con­jun­to de afir­ma­cio­nes pue­de apa­ren­tar ser una teo­ría ava­la­da por la reali­dad. El autor recu­rre a Pró­lo­go de J. P. Sar­tre en el libro el Con­se­jo de Gue­rra de Bur­gos para demos­trar posi­ti­va­men­te que el cono­ci­mien­to de la his­to­ria es impres­cin­di­ble para ela­bo­rar cual­quier teo­ría social fac­ti­ble de ser lle­va­da a la prác­ti­ca y cri­ti­ca­da por esta. Cen­trán­do­se ya en la his­to­ria, casi al final de su libro sos­tie­ne que para enten­der el pre­sen­te vas­co y no solo el de ETA, un his­to­ria­dor que se pre­cie ha de empe­zar su inves­ti­ga­ción des­de el siglo XIX «como míni­mo». Indi­ca ade­más que tam­bién hay que estu­diar la vio­len­cia «entre los vas­cos», y más en gene­ral «la his­to­ria mis­ma del nacio­na­lis­mo».

Con esta con­tun­den­te exi­gen­cia, Loren­zo Espi­no­sa se sitúa con razón en el gru­po de quie­nes pen­sa­mos que para enten­der la his­to­ria y las luchas de los pue­blos debe­mos estu­diar antes que nada las prác­ti­cas socia­les, las movi­li­za­cio­nes, los con­flic­tos y las gue­rras. Pie­rre Vilar lo dijo así:

El aná­li­sis feno­me­no­ló­gi­co del «extran­je­ro», el psi­co­aná­li­sis del «patrio­ta», tal vez no son inú­ti­les para quien desea inte­rro­gar los tex­tos, pero no pue­den expli­car­nos por qué, en tal fecha o en tal lugar, la cons­cien­cia de gru­po se des­va­ne­ce o se exal­ta, se con­ten­ta con sig­nos vagos de comu­ni­dad o exi­ge por el con­tra­rio su sobe­ra­nía, su afir­ma­ción polí­ti­ca, a veces con las armas en la mano. La capa­ci­dad de acción colec­ti­va es, para el his­to­ria­dor, el mejor «test», el mejor «socio­dra­ma». Y su exi­gen­cia cro­no­ló­gi­ca, la his­to­ria alcan­za mejor que la socio­lo­gía los cri­te­rios de ori­gen, de for­ma­ción Pie­rre Vilar: «His­to­ria y socio­lo­gía ante el fenó­meno “nación”», El hecho cata­lán. El hecho por­tu­gués, Argi­ta­letxea Hiru, Hon­da­rri­bia, 1999, pp. 36–37..

Es decir, ha de tener­se en cuen­ta la his­to­ria lar­ga, los siglos que han mar­ca­do el pre­sen­te, o si se quie­re las con­ti­nui­da­des espa­cial, social e his­tó­ri­co-tem­po­ral. En pala­bras de J. Ches­neaux, la exis­ten­cia o no de la «inte­rio­ri­dad nacio­nal en la his­to­ria» que se plas­ma en la «con­ti­nui­dad nacio­nal» de «pue­blos que en el trans­cur­so de los siglos han per­te­ne­ci­do a con­jun­tos polí­ti­co-his­tó­ri­cos más amplios, que se hacían y se des­ha­cían al azar de las con­quis­tas mili­ta­res y de las muta­cio­nes dinás­ti­cas» Jean Ches­neaux: ¿Hace­mos tabla rasa del pasa­do?, Siglo XXI, Bar­ce­lo­na 1984, p. 130.. J. Ches­neaux cita a la lar­ga his­to­ria de Egip­to como ejem­plo de la inte­rio­ri­dad nacio­nal cam­bian­te y adap­ta­ti­va duran­te muchos siglos. Este ejem­plo nos sir­ve para ilus­trar otra cues­tión pro­fun­da­men­te tra­ta­da por Marx y Engels, como vere­mos, que es la de los efec­tos de las tra­di­cio­nes etno-cul­tu­ra­les en la his­to­ria.

El inves­ti­ga­dor A. Pers­hits demues­tra la exis­ten­cia de «tra­di­cio­nes étni­cas en el dere­cho de las socie­da­des cla­sis­tas» y «tra­di­cio­nes étni­cas en la moral de las socie­da­des de cla­ses» Abram Pers­hits: «Etno­gra­fía nor­ma­ti­va: vías de la inves­ti­ga­ción», Cien­cias Socia­les de Aca­de­mia de Cien­cias de la URSS, 1983, nº 3, pp. 159 y ss., con­sis­ten­te, la pri­me­ra, en el con­jun­to de medi­das que los pue­blos –con sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas– toman para impe­dir o con­tro­lar los dere­chos de los extran­je­ros que quie­ren esta­ble­cer­se en sus terri­to­rios; y la segun­da, en el mayor arrai­go y super­vi­ven­cia his­tó­ri­ca de las cos­tum­bres étni­cas de los pue­blos en la esfe­ra espe­cí­fi­ca de la moral. Ambas tra­di­cio­nes, que tie­nen un rit­mo evo­lu­ti­vo dife­ren­te, son muy impor­tan­tes para com­pren­der uno de los secre­tos de la inter­ac­ción entre la lucha de cla­ses y la lucha nacio­nal, ade­más, obvia­men­te, de la eman­ci­pa­ción de la mujer, como es el del con­trol colec­ti­vo del exce­den­te social acu­mu­la­do por esos pue­blos.

P. Vilar al hablar de las «reali­da­des huma­nas de lar­ga dura­ción», que dis­po­nen de una «estruc­tu­ra espa­cial de los gru­pos carac­te­ri­za­dos por soli­da­ri­da­des muy anti­guas de tipo etno­grá­fi­co, lin­güís­ti­co, tri­bal, etc. La estruc­tu­ra de dis­tri­bu­ción de los gru­pos étni­cos es un tipo de reali­dad de lar­ga dura­ción […] Obser­va­mos que la per­ma­nen­cia de una len­gua, de un fol­clo­re, de “prác­ti­cas” de diver­sos tipos, que desem­pe­ñan un papel tan impor­tan­te en las “etnias”, for­man par­te de las estruc­tu­ras men­ta­les de lar­ga dura­ción […] El pro­ble­ma con­sis­te en saber si, en las “deses­truc­tu­ra­cio­nes” y en las “rees­truc­tu­ra­cio­nes” de otro géne­ro, de un modo de pro­duc­ción a otro, tal o cual tipo de “estruc­tu­ra men­tal” refuer­za o debi­li­ta la anti­gua estruc­tu­ra glo­bal, ace­le­ra o retra­sa el paso a la nue­va» Pie­rre Vilar: Ini­cia­ción al voca­bu­la­rio del aná­li­sis his­tó­ri­co, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1980, pp. 71–72..

La con­ti­nui­dad es a la vez la rup­tu­ra, la recons­truc­ción sobre bases nue­vas si es que ha sido posi­ble, y si no lo ha sido, si no se ha podi­do recons­truir ese pue­blo enton­ces se pre­ci­pi­ta a su des­apa­ri­ción. Por ejem­plo, entre el hun­di­mien­to de Roma y la esta­bi­li­za­ción de la Edad Media euro­pea la etno­gé­ne­sis era tan fre­cuen­te como la extin­ción de comu­ni­da­des ente­ras. Ya en la épo­ca de Car­lo­magno, Gui­ller­mo de Tou­lou­se des­con­fia­ba por­que los vas­cos y gas­co­nes eran «sal­va­jes como cabras mon­te­sas y no ofre­cían leal­tad a prín­ci­pe alguno» Harold Lamb: Car­lo­magno, Edha­sa, Bar­ce­lo­na 2004, p. 126. L. Mus­set habla de los «resur­gi­mien­tos indí­ge­nas» Lucien Mus­set: Las inva­sio­nes, Nue­va Clío, Bar­ce­lo­na 1982, tomo I. tras el hun­di­mien­to de los impe­rios y entre ellos cita al pue­blo vas­co tras la caí­da de Roma. Por su par­te, R. Fédou habla del «des­per­tar de las nacio­na­li­da­des» alre­de­dor del año 1000 en res­pues­ta a las opre­sio­nes prac­ti­ca­das por el impe­ria­lis­mo caro­lin­gio y dete­nién­do­se en el caso de Aqui­ta­nia cita las pala­bras de J. Dhondt: «…sus pue­blos, víc­ti­mas de las rapi­ñas y atro­ci­da­des de los fran­cos des­de el siglo VI, acos­tum­bra­dos a una rela­ti­va auto­no­mía, die­ron prue­ba en la era caro­lin­gia de “un sen­ti­mien­to de comu­ni­dad, que se tra­du­jo en un autén­ti­co poder de resis­ten­cia a la domi­na­ción extran­je­ra”» René Fédou: El Esta­do en la Edad Media, EDAF Uni­ver­si­ta­ria, 1977, p. 183..

¿Cómo enten­der estos pro­ce­sos com­ple­jos? Los rigu­ro­sos estu­dios de Marx al res­pec­to nos dan una idea bási­ca que sigue sien­do váli­da pese a ser recha­za­da o ridi­cu­li­za­da por la aca­de­mia por sus direc­tas reper­cu­sio­nes polí­ti­cas. Debe­mos empe­zar dicien­do que Marx veía las comu­ni­da­des huma­nas ini­cia­les como colec­ti­vos inte­gra­dos: «La mis­ma comu­ni­dad se mani­fies­ta como la pri­me­ra gran fuer­za pro­duc­ti­va; tipos espe­cia­les de con­di­cio­nes de pro­duc­ción (por ejem­plo, la cría de ani­ma­les, la agri­cul­tu­ra, etc.) con­du­cen a la evo­lu­ción de un modo espe­cial de pro­duc­ción, así como a la apa­ri­ción de fuer­zas pro­duc­ti­vas espe­cia­les, tan­to obje­ti­vas como sub­je­ti­vas, apa­re­cien­do las últi­mas como cua­li­da­des de los indi­vi­duos» Karl Marx: For­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas pre­ca­pi­ta­lis­tas, Talle­res Grá­fi­cos, Madrid 1967, p. 148..

En este pun­to debe­mos recu­rrir a la adver­ten­cia de Korsch: «Para el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co de Marx impor­ta enten­der tam­bién como “acti­vi­dad obje­ti­va” la reali­dad social dada y en desa­rro­llo, y, según su aspec­to sub­je­ti­vo, como “acti­vi­dad sen­si­ble huma­na, prác­ti­ca”» Karl Korsch: Karl Marx, Ariel, Bar­ce­lo­na 1975, p. 195.. Acla­ra­do esto, siga­mos con Marx:

Una vez que los hom­bres se esta­ble­cen, la modi­fi­ca­ción de esta comu­ni­dad pri­mi­ti­va depen­de­rá, en cuan­to a su for­ma, de diver­sas con­di­cio­nes exter­nas a ella, tales como las cli­má­ti­cas, geo­grá­fi­cas, físi­cas, etc., así como de su cons­ti­tu­ción natu­ral espe­cial, es decir, su carác­ter tri­bal. La comu­ni­dad tri­bal, espon­tá­nea­men­te desa­rro­lla­da, o, si se pre­fie­re, la hor­da (lazos comu­nes de san­gre, len­gua­je, cos­tum­bres, etc.) es la pri­me­ra con­di­ción pre­via para la apro­pia­ción de las pri­me­ras con­di­cio­nes obje­ti­vas de vida Karl Marx: For­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas pre­ca­pi­ta­lis­tas, Talle­res Grá­fi­cos, Madrid 1967, p. 117..

Vemos, pues, cómo des­de un prin­ci­pio se plan­tea la «inte­rio­ri­dad» de lo que podría­mos defi­nir como «fac­to­res sub­je­ti­vos» como len­gua­je, cos­tum­bres, etc., en la apro­pia­ción de las con­di­cio­nes obje­ti­vas de vida. Toda­vía más, el len­gua­je no es pre­sen­ta­do como algo secun­da­rio sino que es defi­ni­do así: «El len­gua­je mis­mo es tan pro­duc­to de una comu­ni­dad como, en otro sen­ti­do, lo es la exis­ten­cia de la comu­ni­dad mis­ma. Es, por así decir­lo, el ser comu­nal que habla por sí mis­mo» Karl Marx: op. cit., p. 140.. Marx con­ti­núa dicien­do que los pue­blos nóma­das con­si­de­ran las tie­rras de pas­tos como

[…] su pro­pie­dad, si bien, en nin­gún caso fijan sus lími­tes […] la tri­bu con­si­de­ra una cier­ta región como terri­to­rio suyo, defen­dién­do­lo por la fuer­za fren­te a otras tri­bus, o bien tra­ta de expul­sar a otras tri­bus del terri­to­rio que recla­ma» Karl Marx: op. cit., p. 141.; y hablan­do sobre los «pue­blos colo­ni­za­do­res» afir­ma que «la gue­rra es, por tan­to, una de las pri­me­ras ocu­pa­cio­nes de toda comu­ni­dad pri­mi­ti­va de este tipo, tan­to para la con­ser­va­ción como para la adqui­si­ción de su pro­pie­dad Karl Marx: op. cit., p. 141..

La bur­gue­sía recha­za horro­ri­za­da este rigor his­tó­ri­co con­fir­ma­do por todas las inves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res: la paz y la gue­rra son un con­ti­nuo inter­ac­ti­vo, en bucle, en el inte­rior del pro­ce­so his­tó­ri­co. La bur­gue­sía rom­pe esta dia­léc­ti­ca y se reser­va en exclu­si­va para sí mis­ma el uso de la vio­len­cia, mono­po­li­zán­do­la, exi­gien­do al pue­blo expo­lia­do que sea eter­na y resig­na­da­men­te paci­fis­ta. Sin embar­go, Engels da la razón a Marx: «Para ase­gu­rar la paz inter­na­cio­nal, es pre­ci­so pri­me­ro eli­mi­nar todos los roces nacio­na­les evi­ta­bles, es pre­ci­so que cada pue­blo sea inde­pen­dien­te y señor de su casa» Frie­drick Engels: El papel de la vio­len­cia en la his­to­ria, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1976, tomo III, p. 397.. Estu­dian­do las lec­cio­nes de las gue­rras napo­leó­ni­cas, Engels dice: «[…] los inmen­sos recur­sos que extrae el país con­quis­ta­do de la enér­gi­ca resis­ten­cia popu­lar […] Enton­ces apa­re­ció, por fin, el reco­no­ci­mien­to ofi­cial de esa gue­rra popu­lar […] a fin de pre­pa­rar­se para la lucha sagra­da de la auto­de­fen­sa, en la que todos los medios se jus­ti­fi­can» Frie­drick Engels: «Los gue­rri­lle­ros pru­sia­nos», Temas mili­ta­res, Escue­la Social, San Sebas­tián 1968, pp. 274–279..

En lo que con­cier­ne al papel de la vio­len­cia en la iden­ti­dad de pue­blos una vez que se ha asen­ta­do la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co no des­cu­bre nada nue­vo sino que se limi­ta a des­ti­lar teó­ri­ca­men­te la lar­guí­si­ma expe­rien­cia prác­ti­ca. ¿Demues­tran estas luchas defen­si­vas de los pue­blos, tan anti­guas en la his­to­ria, la exis­ten­cia de sen­ti­mien­tos nacio­na­les pre­ca­pi­ta­lis­tas? A. D. Smith sos­tie­ne que sí: uti­li­zan­do el tér­mino «nacio­na­lis­mo» con la lógi­ca de Marx y Engels –tam­bién de Lenin– de con­cep­tos amplios, inclu­yen­tes y fle­xi­bles, afir­ma que es la «resis­ten­cia colec­ti­va a la domi­na­ción extran­je­ra» lo que le per­mi­te demos­trar que hiti­tas, hurrios, per­sas, medos, feni­cios, esci­tas, urar­tios, ara­meos, era­mi­tas, kasi­tas, nubios, etc., eran pue­blos con espe­ci­fi­ci­dad cul­tu­ral y con­ti­güi­dad terri­to­rial, y, más aún, que la gue­rra de Adad-Nira­ri (911−891 a.C.) con­tra los enemi­gos de Asi­ria era una gue­rra de «libe­ra­ción nacio­nal» Ant­hony D. Smith: Las teo­rías del nacio­na­lis­mo, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 1976, pp. 217 y ss.. A. D. Smith inclu­ye la cul­tu­ra y el terri­to­rio Ant­hony D. Smith: Las teo­rías del nacio­na­lis­mo, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 1976, p. 228. en la iden­ti­dad nacio­nal pre­ca­pi­ta­lis­ta pero no pode­mos exten­der­nos aho­ra en este bri­llan­te autor.

Desa­rro­llan­do esta lógi­ca F. Lara Pei­na­do nos ofre­ce una des­crip­ción sin­té­ti­ca tan­to del esta­do de casi per­ma­nen­te inse­gu­ri­dad polí­ti­ca inter­na de los pode­res sume­rios, des­de la suble­va­ción de Sar­gón con­tra el rey legí­ti­mo Ur-Zaba­ba, derro­tán­do­lo, como del esta­do de gue­rra casi per­ma­nen­te con­tra otros pue­blos y tam­bién con­tra sus reite­ra­das suble­va­cio­nes por la opre­sión que sufrían, exis­tien­do algu­nos espe­cial­men­te faná­ti­cos de su inde­pen­den­cia y liber­tad como los mis­te­rio­sos qutu: «un pue­blo que no tole­ra­ba con­trol alguno» Fede­ri­co Lara Pei­na­do: «Meso­po­ta­mia», His­to­ria de la Huma­ni­dad, Arlan­za Edi­cio­nes, Madrid 2000, tomo 3, p. 31.. Las luchas de las nacio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas, o gru­pos etno-nacio­na­les por deno­mi­nar­los de algún modo, para defen­der su liber­tad o para recu­pe­rar­la no des­apa­re­cie­ron nun­ca del todo y lle­gó un momen­to en el que juga­ron un papel cru­cial. En otro tex­to dife­ren­te al antes cita­do, el mis­mo inves­ti­ga­dor afir­ma que: «Los movi­mien­tos de estos pue­blos, uni­dos al males­tar gene­ral de las ciu­da­des sume­rias, cau­sa­do por las refor­mas aca­dias y por pro­ble­mas reli­gio­sos que pro­vo­ca­ron levan­ta­mien­tos inde­pen­den­tis­tas (caso de Uruk con su IV dinas­tía) moti­va­ron la defi­ni­ti­va caí­da del Impe­rio aca­dio» Fede­ri­co Lara Pei­na­do: La Civi­li­za­ción Sume­ria, His­to­ria 16, Madrid 1999, p. 78..

Apren­dien­do de esta con­flic­ti­vi­dad, los pode­res explo­ta­do­res anti­guos sabían per­fec­ta­men­te las cone­xio­nes entre iden­ti­dad y defen­sa. Hablan­do sobre el impe­rio per­sa, N. Sekun­da expli­ca que:

La mayo­ría de las nacio­nes del impe­rio hacía tiem­po que habían deja­do de pro­por­cio­nar ins­truc­ción mili­tar a sus jóve­nes, de acuer­do con la polí­ti­ca per­sa. Tras la con­quis­ta de Lidia, por ejem­plo, se anu­ló cual­quier tipo de ins­truc­ción mili­tar, y en muy poco tiem­po los lidios per­die­ron todo espí­ri­tu de revuel­ta. Inclu­so en el caso de que­rer resis­tir­se al impe­rio no hubie­ran sabi­do cómo hacer­lo. Así pues, la mayo­ría de los mer­ce­na­rios ten­dían a reclu­tar­se de nacio­nes que toda­vía per­ma­ne­cían «libres». En la anti­güe­dad esta pala­bra se podía usar casi como sinó­ni­mo de cual­quier socie­dad que pro­por­cio­na­ra algu­na for­ma de ins­truc­ción mili­tar orga­ni­za­da a su juven­tud Nick Sekun­da: El ejér­ci­to per­sa. 560–330 a.C., Edi­cio­nes del Pra­do, Madrid 1994, p. 23..

Impe­dir que se suble­va­ran los pue­blos inva­di­dos y explo­ta­dos fue siem­pre una preo­cu­pa­ción de todos los impe­ria­lis­mos, como lo fue tam­bién movi­li­zar sus recur­sos para aplas­tar defi­ni­ti­va­men­te a las comu­ni­da­des étni­cas que se resis­tían tenaz­men­te a ser ocu­pa­das: Ph. Con­ta­mi­ne narra cómo el 1 de noviem­bre de 673 el rey visi­go­do Wam­ba pro­mul­gó seve­ros cas­ti­gos con­tra quie­nes no habían con­tri­bui­do al esfuer­zo de gue­rra con­tra vas­co­nes y fran­cos, cas­ti­gos apli­ca­bles tam­bién a quie­nes se rebe­la­ran den­tro del reino Phi­lip­pe Con­ta­mi­ne: La gue­rra en la Edad Media, Nue­va Clío. Bar­ce­lo­na 1984, p. 22.. Sigue expli­can­do cómo des­de el comien­zo del siglo VIII las gue­rras per­ma­nen­tes entre musul­ma­nes y cris­tia­nos en las «tie­rras de nadie» del nor­te de la penín­su­la sir­vie­ron para «mode­lar sus estruc­tu­ras socia­les» Phi­lip­pe Con­ta­mi­ne: op. cit., p. 70. a fin de defen­der­se de los inva­so­res. Hacia el siglo XII las rela­cio­nes socia­les exis­ten­tes en las «mon­ta­ñas pire­nai­cas» Phi­lip­pe Con­ta­mi­ne: op. cit., p. 307., actual Cata­lun­ya, Ara­gón, Eus­kal Herria y Can­ta­bria, faci­li­ta­ron que fue­ra una de las tres zonas de Euro­pa con más pro­duc­ción de mer­ce­na­rios para la gue­rra, sien­do las actua­les Pro­ven­za y zonas de Flan­des las otras dos.

Otros auto­res defien­den la mis­ma idea: «La gue­rra no es el ori­gen de la nación, pero sí su cata­li­za­dor» Hagen Schul­ze: Esta­do y nación en Euro­pa, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1997, p. 99.. Sin exten­der­nos en este par­ti­cu­lar, recor­de­mos lo que dijo Maquia­ve­lo: «Los sui­zos son muy libres por­que dis­po­nen de armas pro­pias», fra­se inte­gra­da en un lar­go aná­li­sis que no pode­mos citar aquí Nico­lás Maquia­ve­lo: El prín­ci­pe, Edit. Mexi­ca­nos Uni­dos, Méxi­co 1979, pp. 105–117.. Por su par­te R. Mous­nier afir­ma que en los siglos XVI-XVII: «Las gue­rras irri­ta­ron el orgu­llo nacio­nal» Roland Mous­nier: Los siglos XVI-XVII, en Des­ti­no­li­bro, nº 99, 1981, vol. II, p. 485.. O «la iden­ti­dad reli­gio­sa o nacio­nal se for­ma tam­bién, o en todo caso se con­so­li­da, en el seno de un con­flic­to, de una opo­si­ción. El otro, y con un mayor moti­vo el adver­sa­rio o el enemi­go, crea la iden­ti­dad» Jac­ques Le Goff: ¿Nación Euro­pa en la Edad Media?, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2003, p. 25..

La inter­ac­ción sinér­gi­ca de fuer­zas con­tra­dic­to­rias que influen­cian deter­mi­nan­te­men­te en la acti­vi­dad obje­ti­va huma­na, no debe ser enten­di­da nun­ca y en modo alguno con los dog­mas del mate­ria­lis­mo natu­ra­lis­ta o «tec­no­ló­gi­co» Fran­cis­co Herre­ros Váz­quez: Hacia una recons­truc­ción del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, Ist­mo, Madrid 2005, pp. 23–37. a secas, y menos aún del tec­no­ló­gi­co con­tro­la­do y guia­do por los intere­ses patriar­ca­les, como muy bien denun­cia R. Williams desa­rro­llan­do una crí­ti­ca radi­cal rea­li­za­da des­de el ágil uso de la dia­léc­ti­ca de las ten­den­cias socia­les opues­tas en todo colec­ti­vo Rosa­lind Williams: «Las dimen­sio­nes polí­ti­cas y femi­nis­tas del deter­mi­nis­mo tec­no­ló­gi­co», His­to­ria y deter­mi­nis­mo tec­no­ló­gi­co, M. Roe Smith y L. Marx (eds.), Alian­za Edi­to­rial, Madrid 1996, pp. 233–251.. Al con­tra­rio, hay que huir de las expli­ca­cio­nes mono­cau­sa­les y está­ti­cas, y estu­diar la diná­mi­ca de las estruc­tu­ras, sus prin­ci­pios, sus pro­ce­sos y sus inter­ac­cio­nes Pie­rre Vilar: El méto­do his­tó­ri­co, Cua­der­nos Anagra­ma, Bar­ce­lo­na 1972, pp. 15–16.; y simul­tá­nea­men­te hay que encon­trar lo que iden­ti­fi­ca y une lo esen­cial en esas inter­ac­cio­nes: «lo cru­cial es la for­ma en que se pro­du­ce la plus­va­lía y se con­tro­la su uso, por­que es la pro­duc­ción de una plus­va­lía la que per­mi­te a las socie­da­des cre­cer y cam­biar» Susan Him­mel­weit: «Modo de pro­duc­ción», Dic­cio­na­rio del pen­sa­mien­to mar­xis­ta, T. Bot­to­mo­re (dirt.), Tec­nos, Madrid 1984, pp. 544–547..

Para estu­diar con rigor la for­ma en que se pro­du­ce la plus­va­lía, es con­ve­nien­te recor­dar en una pri­me­ra apro­xi­ma­ción cómo D. Ben Najun desa­rro­lla en sus comen­ta­rios las tesis de Boro­jov:

Las con­di­cio­nes de pro­duc­ción se divi­den tam­bién en mate­ria­les y «espi­ri­tua­les». Las mate­ria­les son «el terri­to­rio y todas las crea­cio­nes cul­tu­ra­les y mate­ria­les del hom­bre». De aquí se dedu­ce que las con­di­cio­nes mate­ria­les son en par­te natu­ra­les y en par­te his­tó­ri­cas «que se crea­ron duran­te el pro­ce­so pro­duc­ti­vo», como los puer­tos, acue­duc­tos, ferro­ca­rri­les, etc. Den­tro de las con­di­cio­nes «espi­ri­tua­les» se inclu­yen: idio­ma, carác­ter, cos­tum­bres, usos, com­pren­sión del mun­do. La «com­pre­sión del mun­do», como con­di­ción de pro­duc­ción común, no tie­ne aquí el sig­ni­fi­ca­do de una ideo­lo­gía par­ti­cu­lar –que nece­sa­ria­men­te es expre­sión de una cla­se nece­sa­ria–, sino el de ese con­jun­to de suti­les mati­ces de pen­sa­mien­to y for­mas de expre­sión que for­man par­te de la cul­tu­ra y de la idio­sin­cra­sia nacio­na­les: «Entre los repre­sen­tan­tes del capi­tal y del tra­ba­jo exis­te un fuer­te víncu­lo téc­ni­co de len­gua­je y tam­bién una par­te de simi­li­tud, en cier­ta medi­da, en la ideo­lo­gía; a pesar de que exis­te un anta­go­nis­mo pro­fun­do entre la ideo­lo­gía del patrón y la ideo­lo­gía del obre­ro (Boro­jov)» D. Ben Najun: La cues­tión nacio­nal en los escri­tos de Boro­jov, Edi­cio­nes Vas­cas, Dono­si­ta, p. 81..

La con­tra­dic­ción anta­gó­ni­ca entre los repre­sen­tan­tes del capi­tal y el tra­ba­jo, entre la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do que es a lo que se refie­re Loren­zo Espi­no­sa al insis­tir en la nece­si­dad de estu­diar las vio­len­cias entre vas­cas y vas­cos, estruc­tu­ra el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta y la tota­li­dad de sus for­ma­cio­nes eco­nó­mi­co-socia­les. De igual modo aun­que con dife­ren­cias sus­tan­ti­vas, la con­tra­dic­ción entre seño­res y sier­vos, y amos y escla­vos, estruc­tu­ran a los modos de pro­duc­ción feu­dal y escla­vis­ta res­pec­ti­va­men­te, y en el inte­rior de los tres y tam­bién con dife­ren­cias actúa la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo sexo-eco­nó­mi­ca de la mujer Kolitza: Mar­xis­mo y opre­sión de géne­ro. Res­pues­ta a Jule Goi­koetxea y Tere­sa Larru­zea (I, II y III), 29 de diciem­bre de 2017 (https://​borro​ka​ga​raia​.word​press​.com/​2​0​1​7​/​1​2​/​2​9​/​m​a​r​x​i​s​m​o​-​y​-​o​p​r​e​s​i​o​n​-​d​e​-​g​e​n​e​r​o​-​r​e​s​p​u​e​s​t​a​-​a​-​j​u​l​e​-​g​o​i​k​o​e​t​x​e​a​-​y​-​t​e​r​e​s​a​-​l​a​r​r​u​z​ea/).. Ha lle­ga­do el momen­to, por tan­to, de decir algo sobre el modo de pro­duc­ción:

Un modo de pro­duc­ción es una estruc­tu­ra que expre­sa un tipo de reali­dad social total, pues­to que englo­ba, en las rela­cio­nes a la vez cuan­ti­ta­ti­vas y cua­li­ta­ti­vas, que se rigen todas en una inter­ac­ción con­ti­nua: 1) las reglas que pre­si­den la obten­ción por el hom­bre de pro­duc­tos de la natu­ra­le­za y la dis­tri­bu­ción social de esos pro­duc­tos; 2) las reglas que pre­si­den las rela­cio­nes de los hom­bres entre ellos, por medio de agru­pa­cio­nes espon­tá­neas o ins­ti­tu­cio­na­li­za­das; 3) las jus­ti­fi­ca­cio­nes inte­lec­tua­les o míti­cas que dan de esas rela­cio­nes, con diver­sos gra­dos de con­cien­cia y de sis­te­ma­ti­za­ción, los gru­pos que las orga­ni­zan y se apro­ve­chan de ellas, y que se impo­nen a los gru­pos subor­di­na­dos Pie­rre Vilar: Ini­cia­ción al voca­bu­la­rio del aná­li­sis his­tó­ri­co, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1980, p. 67..

El paso de lo más abs­trac­to del con­cep­to de modo de pro­duc­ción a lo más con­cre­to del con­cep­to de for­ma­ción eco­nó­mi­co-socia, no pue­de dar­se con un sal­to en el vacío por­que dege­ne­ra­ría­mos en el dog­ma­tis­mo e idea­lis­mo. Aun­que en la prác­ti­ca dia­ria de nues­tro pen­sa­mien­to hace­mos este sal­to con una natu­ra­li­dad de la que no somos cons­cien­tes, en todo estu­dio teó­ri­co debe­mos emplear deter­mi­na­dos ins­tru­men­tos con­cep­tua­les que nos faci­li­ten ese trán­si­to de ida y vuel­ta per­ma­nen­te, en una espi­ral inaca­ba­ble. Gallis­sot uti­li­zan­do y apo­yán­do­se sobre el con­cep­to de «modo de pro­duc­ción –refe­ren­cia eco­nó­mi­ca esen­cial y gene­ral–», dife­ren­cia ana­lí­ti­ca­men­te cua­tro con­cep­tos que deben inte­grar­se más tar­de en la sín­te­sis teó­ri­ca supe­rior y que nos per­mi­ten uti­li­zar dife­ren­tes tem­po­ra­li­da­des y con­ti­nui­da­des his­tó­ri­cas: 1) la «for­ma­ción eco­nó­mi­ca», que pro­por­cio­na la com­po­si­ción social de base; 2) la «for­ma­ción socio-eco­nó­mi­ca», que pro­por­cio­na la evo­lu­ción his­tó­ri­ca de la base eco­nó­mi­ca; 3) la «for­ma­ción social», que intro­du­ce lo comu­ni­ta­rio y lo nacio­nal en lo socio­eco­nó­mi­co, y 4) la «for­ma­ción socio-polí­ti­ca», que intro­du­ce las fuer­zas polí­ti­cas y socia­les en lucha en el ente­ro pano­ra­ma des­cri­to siem­pre móvil René Gallis­sot: «Con­tra el feti­chis­mo», El con­cep­to de «for­ma­ción eco­nó­mi­co-social», PyP, nº 39, Méxi­co 1976, p. 177..

Cada una de estas for­ma­cio­nes tie­ne su pro­pio «tiem­po». La for­ma­ción social, en la que Galli­sot inclu­ye lo nacio­nal y comu­ni­ta­rio y que conec­ta con la socio-eco­nó­mi­ca, está tam­bién rela­cio­na­da con la for­ma­ción socio-polí­ti­ca por razo­nes obvias. Los tiem­pos de ambas for­ma­cio­nes depen­den de muchos fac­to­res pero tam­bién pue­den ser muy pro­lon­ga­dos en la his­to­ria, sobre todo si tene­mos en cuen­ta la impor­tan­cia del com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral en la lar­ga per­vi­ven­cia de los sen­ti­mien­tos colec­ti­vos. Sobre esta cru­cial cues­tión P. Vilar ha des­ta­ca­do la inter­ac­ción de prác­ti­cas como «los modos del amor» y la gas­tro­no­mía de los pue­blos, pero insis­tien­do en la len­gua, ya que: «apar­te de su valor carac­te­ri­za­dor, pue­de apor­tar, al menos, tres nive­les de con­ti­nui­dad: el tem­po­ral his­tó­ri­co, gene­ral­men­te plu­ri­se­cu­lar; el espa­cial, que tras­cien­de a veces com­par­ti­men­ta­cio­nes geo­grá­fi­cas o polí­ti­cas, y el social, por el que el cur­so social pue­de gozar de una cohe­sión etno-cul­tu­ral por enci­ma de las cla­ses y fren­te a otras comu­ni­da­des etno-lin­güís­ti­cas» Pie­rre Vilar: His­to­ria, nación y nacio­na­lis­mo, HIRU, 1998, pp. 49–50.. Fijé­mo­nos que dice que «al menos», o sea, que pue­de haber más de tres nive­les de con­ti­nui­dad apor­ta­dos por la len­gua.

Sin duda, las for­mas de obte­ner pla­cer sexual y afec­ti­vo, de coci­nar, etc., nos intro­du­cen en la dia­léc­ti­ca entre la pro­duc­ción y la repro­duc­ción del pro­ce­so de obten­ción de plus­va­lía, o sea en la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo sexo-eco­nó­mi­ca. En el neo­lí­ti­co, o sea con la pro­pie­dad pri­va­da y la gue­rra, la explo­ta­ción ya era sal­va­je, obli­gán­do­le a la mujer tra­ba­ja­do­ra a rea­li­zar las fae­nas más duras y peo­res para la salud Encar­na Sanahu­ja Yll: La coti­dia­nei­dad en la pre­his­to­ria, Ica­ria, Bar­ce­lo­na 2007, pp. 117–118., reser­ván­do­se los hom­bres las mejo­res para ellos. Según nos deta­lla E. Reed:

El infan­ti­ci­dio feme­nino se encuen­tra en el perío­do de tran­si­ción de la pro­pie­dad comu­nal a la pro­pie­dad pri­va­da. Bajo el anti­guo sis­te­ma, la pro­pie­dad se había trans­mi­ti­do de madres a hijas, con la par­ti­ci­pa­ción de los her­ma­nos. Con el sur­gi­mien­to del patriar­ca­do y de la pro­pie­dad, esta línea de des­cen­den­cia y de heren­cia mater­na y fra­ter­na creó pro­ble­mas; has­ta que entra­ron en fun­cio­na­mien­to las leyes patriar­ca­les y el poder del Esta­do refor­zó una línea de des­cen­den­cia y de heren­cia per­ma­nen­te de padres a hijos. El patriar­ca­do reque­ría algo más que padres indi­vi­dua­les que pro­cu­ra­ran a sus «pro­pios» hijos una línea con­ti­nua de padres y de hijos por gene­ra­cio­nes para ase­gu­rar tan­to a la fami­lia patriar­cal como a la trans­mi­sión de la pro­pie­dad a tra­vés de la línea pater­na. Por lo tan­to, los hom­bres recu­rrie­ron inclu­so al ase­si­na­to de la hija para eli­mi­nar todo liti­gan­te materno […] Los hom­bres, que siem­pre habían sido gue­rre­ros, tenían aho­ra las armas no solo para apo­de­rar­se de la pro­pie­dad de otros hom­bres como botín, sino para dejar de lado a las here­de­ras muje­res […] Los tér­mi­nos «pre­cio de boda» y «matri­mo­nio por com­pra» se refie­ren a la prác­ti­ca de inter­cam­bio de pro­pie­da­des por una mujer en matri­mo­nio Evelyn Reed: La evo­lu­ción de la mujer, Fon­ta­ma­ra, Bar­ce­lo­na 1980, pp. 291–292..

No debe extra­ñar­nos, por tan­to, que en un docu­men­to tan deci­si­vo como el Códi­go de Ham­mu­ra­bi de alre­de­dor de -1750, nada menos que 73 de las 282 leyes dic­ta­das se cen­tren en la regu­la­ción del matri­mo­nio y de las prác­ti­cas sexua­les; tam­po­co debe sor­pren­der­nos que con el incre­men­to del poder patriar­cal, en las leyes mesoa­si­rias de apro­xi­ma­da­men­te el -1500 y el -1100, la pro­por­ción de leyes regu­la­do­ras de la vida com­ple­ta de la mujer lle­ga­ran a ser algo más de la mitad del total Pepe Rodrí­guez: Dios nació mujer, Edi­cio­nes B, Bar­ce­lo­na 1999, p. 298..

La trans­mi­sión de la pro­pie­dad median­te línea mater­na garan­ti­za­ba de algún modo la pro­pie­dad comu­nal, por esto en lo bási­co sigue sien­do cier­ta la tesis de Engels según la cual: «El derro­ca­mien­to del dere­cho materno fue la gran derro­ta his­tó­ri­ca del sexo feme­nino en todo el mun­do» Frie­drich Engels: El ori­gen de la fami­lia, de la pro­pie­dad pri­va­da y del Esta­do, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1976, tomo III, p. 246.. Con el avan­ce de la pro­pie­dad pri­va­da de la tie­rra y de la mujer, con la nece­si­dad de más y más fuer­za de tra­ba­jo lle­ga al momen­to en el que el Deu­te­ro­no­mio (20,10−16) dice tex­tual­men­te que los hebreos han de dar muer­te a todos los adul­tos que han sobre­vi­vi­do a la derro­ta, pero que hay que dejar con vida como escla­vas a las muje­res e impú­be­res Juan Ver­net Ginés: Los Orí­ge­nes del Islam, Albor, Madrid 2005, p. 70..

El Anti­guo Tes­ta­men­to esta­ble­ce que la pala­bra de la mujer tie­ne valor solo en la medi­da en que no es con­tra­di­cha por su padre o mari­do, de ser así pre­va­le­cen las ideas mas­cu­li­nas. Una esti­ma­ción cre­ma­tís­ti­ca de muje­res y hom­bres esta­ble­ce 3 siclos para una recién naci­da pero 5 para un recién naci­do, 30 siclos para una mujer pero 50 siclos para un hom­bre. Según la cos­tum­bre roma­na, solo los niños reci­bían nom­bres pro­pios, mien­tras que las niñas solo ape­lli­dos y un apo­do Bon­nie S. Ander­son y Judith P. Zins­ser: His­to­ria de las muje­res, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1991, tomo I, p. 43.. Al poco, se crean las con­di­cio­nes para que sean nor­ma­les estas pala­bras atri­bui­das a Gen­gis-Kan: «El mayor pla­cer es el de ven­cer al enemi­go, expul­sar­le, sus­traer­le sus bie­nes, ver baña­dos en lágri­mas a los seres que le son que­ri­dos, mon­tar sus caba­llos, apre­tar en vues­tros pro­pios bra­zos a sus muje­res y sus hijas» Emi­le Wanty: La His­to­ria de la Huma­ni­dad a tra­vés de las gue­rras, Alfa­gua­ra, Madrid 1972, tomo I, p. 69..

Dos cul­tu­ras tan dife­ren­tes como la puri­ta­na euro­pea de la mitad del siglo XVII y la ban­tú afri­ca­na de esa mis­ma épo­ca tra­ta­ban exac­ta­men­te igual a las muje­res de pue­blos bos­qui­ma­nos y pig­meos. En efec­to, mien­tras que los inva­so­res euro­peos avan­za­ban des­de el sur, des­de las tie­rras de la Ciu­dad del Cabo, fun­da­da en 1652, los ban­túes avan­za­ban des­de sus tie­rras del nor­te hacia las del sur y en el medio se encon­tra­ban los pig­meos y bos­qui­ma­nos, cogi­dos entre dos inva­so­res sin escrú­pu­los pues «unos y otros daban muer­te a los hom­bres y se que­da­ban con las muje­res» Rafael Sán­chez Man­te­ro: «La civi­li­za­ción afri­ca­na», El Siglo XIX. His­to­ria de la Huma­ni­dad, Arlan­za Edi­cio­nes, Madrid 2001, tomo 25, p. 126.. A los escla­vis­tas euro­peos y a los ban­túes toda­vía no les intere­sa­ban los hom­bres, pero sí nece­si­ta­ban ese espe­cial «ins­tru­men­to de pro­duc­ción» que es la mujer, por lo que la deja­ban viva para explo­tar­la mien­tras mata­ban a los hom­bres. Los pue­blos bos­qui­ma­nos y pig­meos sufrían una opre­sión nacio­nal a manos de dos poten­cias impe­ria­lis­tas para qui­tar­les sus tie­rras y escla­vi­zar a sus muje­res, ase­si­nan­do a sus hom­bres.

Que exis­te una con­ti­nui­dad esen­cial de fon­do entre el patriar­ca­do del neo­lí­ti­co y el capi­ta­lis­ta que­da demos­tra­do por el hecho de que tan­to enton­ces como aho­ra la mujer es un «ins­tru­men­to de pro­duc­ción» según hemos vis­to rápi­da­men­te. En el neo­lí­ti­co comon pro­pie­dad de los hom­bres de la cla­se domi­nan­te en for­ma­ción y en el capi­ta­lis­mo como pro­pie­dad del hom­bre bur­gués, tal como sos­tie­nen Marx y Engels Karl Marx y Frie­drich Engels: Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo I, p. 126.. Al ser un ins­tru­men­to de pro­duc­ción que en el capi­ta­lis­mo posee cua­li­da­des nue­vas, inexis­ten­tes en los modos de pro­duc­ción ante­rio­res, la mujer tra­ba­ja­do­ra sea o no asa­la­ria­da en la fábri­ca cum­ple una tarea deci­si­va en la pro­duc­ción y repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y de la ganan­cia. H. Clea­ver sos­tie­ne que es en el Libro II de El Capi­tal en don­de Marx resuel­ve el pro­ble­ma del trán­si­to de la fábri­ca indus­trial a la fábri­ca social, y por tan­to el papel no solo de la cla­se obre­ra indus­trial sino de toda la fuer­za social de tra­ba­jo a esca­la mun­dial, las muje­res, el cam­pe­si­na­do, las nacio­nes y gru­pos étni­cos opri­mi­dos, etcé­te­ra en la repro­duc­ción amplia­da del capi­tal «como con­trol social», y muy espe­cial­men­te en sus cri­sis Harry Clea­ver: Una lec­tu­ra polí­ti­ca de El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1985, pp. 157 y ss..

Esta­mos aho­ra en bue­nas con­di­cio­nes para hacer­nos una idea de la dia­léc­ti­ca entre el desa­rro­llo eco­nó­mi­co-polí­ti­co y la his­to­ria de las nacio­nes y pue­blos que lo sufrie­ron y sufren. Lo mejor es leer a Marx:

La for­ma eco­nó­mi­ca espe­cí­fi­ca en que se arran­ca al pro­duc­tor direc­to el tra­ba­jo sobran­te no retri­bui­do deter­mi­na la rela­ción de seño­río y ser­vi­dum­bre tal como bro­ta direc­ta­men­te de la pro­duc­ción y reper­cu­te, a su vez, de un modo deter­mi­nan­te sobre ella. Y esto sir­ve lue­go de base a toda la estruc­tu­ra de la comu­ni­dad eco­nó­mi­ca, deri­va­da a su vez de las rela­cio­nes de pro­duc­ción y con ello, al mis­mo tiem­po, su for­ma polí­ti­ca espe­cí­fi­ca. La rela­ción direc­ta exis­ten­te entre los pro­pie­ta­rios de las con­di­cio­nes de pro­duc­ción y los pro­duc­to­res direc­tos –rela­ción cuya for­ma corres­pon­de siem­pre de un modo natu­ral a una deter­mi­na­da fase de desa­rro­llo del tipo de tra­ba­jo y, por tan­to, a su capa­ci­dad pro­duc­ti­va social– es la que nos reve­la el secre­to más recón­di­to, la base ocul­ta de toda cons­truc­ción social y tam­bién, por con­si­guien­te, de la for­ma polí­ti­ca de la rela­ción de sobe­ra­nía y depen­den­cia, en una pala­bra, de cada for­ma espe­cí­fi­ca de Esta­do. Lo que no impi­de que la mis­ma base eco­nó­mi­ca –la mis­ma, en cuan­to a sus con­di­cio­nes fun­da­men­ta­les– pue­da mos­trar en su modo de mani­fes­tar­se infi­ni­tas varia­cio­nes y gra­da­cio­nes debi­das a dis­tin­tas e innu­me­ra­bles cir­cuns­tan­cias empí­ri­cas, con­di­cio­nes natu­ra­les, fac­to­res étni­cos, influen­cias his­tó­ri­cas que actúan des­de el exte­rior, etc., varia­cio­nes y gra­da­cio­nes que solo pue­den com­pren­der­se median­te el aná­li­sis de estas cir­cuns­tan­cias empí­ri­ca­men­te dadas Karl Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, vol. III, p 733..

Por tan­to, los aná­li­sis con­cre­tos de cir­cuns­tan­cias empí­ri­ca­men­te dadas deben tener en cuen­ta tam­bién los «fac­to­res étni­cos» que per­vi­ven des­de el pasa­do y que inter­vie­nen en el inte­rior de los acon­te­ci­mien­tos, así como las influen­cias exte­rio­res, etc. En el plano teó­ri­co-gene­ral del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, Engels lo sin­te­ti­za así:

Por rela­cio­nes eco­nó­mi­cas, en las que noso­tros vemos la base deter­mi­nan­te de la his­to­ria de la socie­dad, enten­de­mos el modo cómo los hom­bres de una deter­mi­na­da socie­dad pro­du­cen el sus­ten­to para su vida y cam­bian entre sí los pro­duc­tos (en la medi­da en que rige la divi­sión del tra­ba­jo). Por tan­to, toda la téc­ni­ca de la pro­duc­ción y del trans­por­te va inclui­da aquí. Esta téc­ni­ca deter­mi­na tam­bién, según nues­tro modo de ver, el régi­men de cam­bio, así como la dis­tri­bu­ción de los pro­duc­tos y, por tan­to, des­pués de la diso­lu­ción de las socie­da­des gen­ti­li­cias, la divi­sión en cla­ses tam­bién y, por con­si­guien­te, las rela­cio­nes de domi­na­ción y sojuz­ga­mien­to, y con ello, el Esta­do, la Polí­ti­ca, el Dere­cho, etc. Ade­más, entre las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas se inclu­yen tam­bién la base geo­grá­fi­ca sobre la que aqué­llas se desa­rro­llan y los ves­ti­gios efec­ti­va­men­te lega­dos por ante­rio­res fases eco­nó­mi­cas de desa­rro­llo que se han man­te­ni­do en pie, muchas veces solo por la tra­di­ción y la vis iner­tiae y, tam­bién, natu­ral­men­te, el medio ambien­te que rodea a toda for­ma de socie­dad […] Noso­tros vemos en las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas lo que con­di­cio­na en últi­ma ins­tan­cia el desa­rro­llo his­tó­ri­co. Pero la raza es, de suyo, una fac­tor eco­nó­mi­co Car­ta de F. Engels a W. Bor­gius de 25 de enero de 1894, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo III, pp. 530–532..

El polí­glo­ta y poli­va­len­te Engels tenía el apo­do de el Gene­ral por sus pro­fun­dos cono­ci­mien­tos mili­ta­res, cua­li­dad que debie­ran cum­plir todos los comu­nis­tas. Estu­dian­do con el méto­do bre­ve­men­te sin­te­ti­za­do arri­ba la his­to­ria de Arge­lia cuya resis­ten­cia des­de 1830 en ade­lan­te impre­sio­nó tan­to a tan­tos, escri­bió esto:

Las tri­bus de ára­bes y cabi­las, que esti­man la inde­pen­den­cia como un teso­ro y para quie­nes el odio a la domi­na­ción extran­je­ra está muy por enci­ma de su pro­pia vida, son aplas­ta­das y repri­mi­das median­te fero­ces incur­sio­nes duran­te las cua­les se que­man y des­tru­yen sus casas y ense­res, se arrui­nan sus cose­chas, y los infe­li­ces sobre­vi­vien­tes son exter­mi­na­dos o some­ti­dos a todos los horro­res del liber­ti­na­je y la cruel­dad Frie­drich Engels: «Arge­lia», Sobre el colo­nia­lis­mo, PyP, Argen­ti­na 1973, nº 37, p. 155..

Ima­gi­na­mos a qué se refe­ría Engels al hablar de los horro­res del liber­ti­na­je, y él mis­mo nos apor­ta casos de espe­luz­nan­te cruel­dad fran­ce­sa, todo lo cual no logra, empe­ro, aca­bar con la resis­ten­cia arge­li­na que vein­ti­sie­te años des­pués solo ha per­di­do la estre­cha fran­ja cos­te­ra y ciu­da­des impor­tan­tes: «Las tri­bus siguen luchan­do por su inde­pen­den­cia, odian al régi­men fran­cés y el feroz sis­te­ma de las incur­sio­nes se prac­ti­ca aún […] las ince­san­tes rebe­lio­nes prue­ban cuan pre­ca­ria es la domi­na­ción fran­ce­sa» Frie­drich Engels: «Arge­lia», Sobre el colo­nia­lis­mo, PyP, Argen­ti­na 1973, nº 37, p. 158.. Pero en esta deses­pe­ra­da gue­rra de resis­ten­cia, el pue­blo insu­rrec­to ape­nas tuvo el apo­yo de las cla­ses ricas ya que «los musul­ma­nes con­ser­va­do­res de Áfri­ca del nor­te ape­nas pres­ta­ron apo­yo a la insu­rrec­ción» Peter Part­ner: El Dios de las bata­llas, Obe­rón, Madrid 2004, p. 202..

La uni­dad entre la lucha de libe­ra­ción y la lucha de cla­ses tam­bién se dio en la heroi­ca y lar­ga resis­ten­cia del pue­blo tra­ba­ja­dor arge­lino ccon­tra la ocu­pa­ción fran­ce­sa. La san­grien­ta gue­rra de 1954–1962 que dio la inde­pen­den­cia a Arge­lia no hubie­ra ter­mi­na­do en vic­to­ria sin la resis­ten­cia ini­cia­da en 1830. De Viet­nam debe­mos decir lo mis­mo, y tam­bién tene­mos que des­ta­car algo silen­cia­do por la his­to­rio­gra­fía ofi­cial como es la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en la resis­ten­cia y en la lucha arma­da, des­de la suble­va­ción nacio­nal con­tra los chi­nos en una eta­pa tan tem­pra­na como los años +40–43, diri­gi­da por las her­ma­nas Trung AA.VV.: «Asia y Áfri­ca negra (siglos V al XV)», His­to­ria Uni­ver­sal, Sal­vat, Madrid 2004, tomo 12, p. 257., has­ta su par­ti­ci­pa­ción en las gue­rras de libe­ra­ción nacio­nal y social del siglo XX. La ten­den­cia de las cla­ses domi­nan­tes viet­na­mi­tas tan­to a pri­va­ti­zar en su bene­fi­cio las tie­rras comu­na­les super­vi­vien­tes de modos pre­ca­pi­ta­lis­tas de pro­duc­ción, como a aliar­se y has­ta salir en defen­sa del ocu­pan­te, se man­tu­vo ape­nas sin excep­cio­nes duran­te estos lar­gos siglos de resis­ten­cia sote­rra­da o gue­rras abier­tas. Ca Van Thinh dice que des­de la inva­sión fran­ce­sa de 1858:

La monar­quía viet­na­mi­ta, más ansio­sa de guar­dar sus pri­vi­le­gios que de sal­va­guar­dar la inde­pen­den­cia nacio­nal, habría de aban­do­nar, tro­zo a tro­zo, su sobe­ra­nía, para acep­tar, en 1884, el pro­tec­to­ra­do fran­cés. Esta trai­ción de los feu­da­les la sin­tió amar­ga­men­te el pue­blo viet­na­mi­ta, para el que la reale­za había cons­ti­tui­do duran­te siglos el sím­bo­lo de la uni­dad y de la inde­pen­den­cia nacio­nal. Des­de 1859, tras los pri­me­ros des­ba­ra­ta­mien­tos del ejér­ci­to real, la pobla­ción de Nam­bo se levan­tó para con­tra­ata­car al inva­sor, hacien­do suya la lucha por la inde­pen­den­cia. La orden de la Cor­te de hacer la paz con los fran­ce­ses no fue res­pe­ta­da; por todas par­tes se for­ma­ban cuer­pos de volun­ta­rios, orga­ni­za­cio­nes patrió­ti­cas para la cons­ti­tu­ción de gue­rri­llas, que dura­rían una vein­te­na de años Ca Van Thinh: «La lite­ra­tu­ra patrió­ti­ca en Nam­bo hacia 1860−170», Lite­ra­tu­ra y libe­ra­ción nacio­nal en Viet­nam del Sur, AA.VV., Equi­po Edi­to­rial, San Sebas­tián, 1968, p. 20..

Es obvio que Loren­zo Espi­no­sa tie­ne toda la razón cuan­do exi­ge a los his­to­ria­do­res, soció­lo­gos, poli­tó­lo­gos… un míni­mo de cono­ci­mien­to de la his­to­ria, de la lucha de cla­ses en los pue­blos y de las reivin­di­ca­cio­nes nacio­na­les. Pero el poten­cial teó­ri­co de su plan­tea­mien­to des­bor­da la for­ma de esa exi­gen­cia para pre­sen­tar un fon­do en el que la his­to­ria, el pasa­do, es una fuer­za acti­va en el pre­sen­te: de aquí la impor­tan­cia polí­ti­ca actual y futu­ra de estu­diar­la. En efec­to, des­de esta pers­pec­ti­va, com­po­nen­tes de lo tra­di­cio­nal, de la vis iner­tiae se sub­su­men en el pre­sen­te para cons­truir el futu­ro. Uno de los mar­xis­tas que más ha pro­fun­di­za­do en estas cues­tio­nes, Pie­rre Vilar, no tie­ne nin­gún repa­ro en recu­rrir a la dia­léc­ti­ca de lo nue­vo y de lo tra­di­cio­nal en lo nacio­nal, con el siguien­te ejem­plo:

La apa­ri­ción, en un movi­mien­to nacio­na­lis­ta, de una izquier­da revo­lu­cio­na­ria, es un hecho nue­vo, nota­ble, pero tam­bién tra­di­cio­nal. En defi­ni­ti­va, Eus­ka­di ta aska­ta­su­na es parien­te de Vis­ca la terra i mori el mal govern. Hay momen­tos en que la lucha de cla­ses y las luchas de gru­pos lle­gan a jun­tar­se Pie­rre Vilar: Hidal­gos, amo­ti­na­dos y gue­rri­lle­ros, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1999, p. 268..

La negacion radical y la afirmación revolucionaria

Loren­zo Espi­no­sa se refie­re varias veces a la Koor­di­na­do­ra Aber­tza­le Socia­lis­ta (KAS) y a la Alter­na­ti­va tác­ti­ca de KAS. Pen­sa­mos que vuel­ve a tener razón por­que, a nues­tro enten­der, si la his­to­ria vas­ca no se rin­de es pre­ci­sa­men­te al poten­cial heu­rís­ti­co que con­te­nía la Alter­na­ti­va KAS y que no pudo ser desa­rro­lla­do por varias razo­nes des­ta­can­do de entre ellas el efec­to retar­da­ta­rio de la repre­sión, las dis­cu­sio­nes inter­nas y en espe­cial su aban­dono y sus­ti­tu­ción por la Alter­na­ti­va Demo­crá­ti­ca en abril de 1995, momen­to en el que se ini­cia el len­to aban­dono de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria.

Antes de expli­car qué se entien­de por lar­go V Bil­tzar, es nece­sa­rio poner en con­tex­to la diná­mi­ca de las con­tra­dic­cio­nes que lo hicie­ron sur­gir ya que si nos limi­ta­mos a una des­crip­ción lineal y for­ma­lis­ta, domi­nan­te en los zoque­tes fun­di­dos a mol­de sobre los cin­cuen­ta años de ETA, no enten­de­re­mos nada de nada.

En la déca­da de los años cin­cuen­ta la lucha de cla­ses en su for­ma sin­di­cal y en su for­ma polí­ti­ca se acti­va­ba len­ta­men­te al calor de cam­bios pro­fun­dos e impa­ra­bles a pesar de las manio­bras fran­quis­tas: las huel­gas de 1956 mos­tra­ron esas trans­for­ma­cio­nes de modo que des­de 1959 exis­tía «un pano­ra­ma en ebu­lli­ción» Jose­rra Bus­ti­llo: «Repre­sión fran­quis­ta, luchas obre­ras y nue­vos tiem­pos (1940−1990)», Nues­tro mayo rojo, Txa­la­par­ta, Tafa­lla 2014, pp. 445–460.. Lo que enton­ces suce­dió en Eus­kal Herria pue­de enten­der­se recor­dan­do las pala­bras de J. Gould y de P. Vilar. El pri­me­ro expli­ca que los cien­tí­fi­cos refu­tan las ideas más anti­guas «a la luz de una visión dife­ren­te de la natu­ra­le­za de las cosas» Step­hen Jai Gould: La fal­sa medi­da del hom­bre, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2007, p. 458.. P. Vilar, por su par­te, sos­tie­ne bási­ca­men­te lo mis­mo: «[…] una teo­ría cien­tí­fi­ca es una visión glo­bal y pro­vi­sio­nal de la reali­dad, que se modi­fi­ca, o mejor se enri­que­ce cuan­do ha ago­ta­do sus efec­tos por su avan­ce prác­ti­co, y cuan­do cho­ca, en la reali­dad, con un aspec­to des­co­no­ci­do» Pie­rre Vilar: «Mar­xis­mo e his­to­ria en el desa­rro­llo de las cien­cias huma­nas», Cre­ci­mien­to y desa­rro­llo, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2001, p. 305.. En el caso vas­co, como en cual­quier otro rea­li­za­do en un con­tex­to de lucha popu­lar clan­des­ti­na con­tra una cruel dic­ta­du­ra, no hubo «cien­tí­fi­cos», al menos en el sen­ti­do ofi­cial, de «cien­cia nor­mal», que refu­ta­ran los dog­mas polí­ti­cos exis­ten­tes has­ta enton­ces sino, en reali­dad, cien­tos de jóve­nes mili­tan­tes que estu­dia­ban su con­tex­to nacio­nal y de cla­se con otra luz dife­ren­te a la que enton­ces domi­na­ba en la opo­si­ción clan­des­ti­na. Aque­llos jóve­nes com­pren­die­ron que habían topa­do con un aspec­to des­co­no­ci­do para las fuer­zas clan­des­ti­nas, pero sí cono­ci­do para la juven­tud.

Es pre­ci­sa­men­te a estas cues­tio­nes plan­tea­das por las dos citas ante­rio­res, a lo que res­pon­de de mane­ra direc­ta el Zutik de 44 de enero de 1967:

Des­de hace unos años se está pro­du­cien­do en la juven­tud, una toma de con­cien­cia más amplia y pro­fun­da. Amplios sec­to­res de la socie­dad, prin­ci­pal­men­te la juven­tud, van DESCUBRIENDO que el pue­blo vas­co está opri­mi­do. Es más, se dan cuen­ta que las solu­cio­nes que se ofre­cen, no son, en su casi tota­li­dad, SOLUCIONES REALES Y EFECTIVAS, para el pue­blo vas­co. O sea, SABEN que el pue­blo vas­co está opri­mi­do y RECONOCEN que cier­tas solu­cio­nes o son inope­ran­tes, o son obje­ti­va­men­te trai­do­ras a la cau­sa del pue­blo vas­co.

Han des­cu­bier­to que la Euz­ka­di opri­mi­da «no mar­cha­ba» tras su libe­ra­ción. Se abs­tu­vie­ron de llo­ri­queos infan­ti­les. Aban­do­na­ron la patrio­te­ría bara­ta y cómo­da.

Se hur­gó en los con­cep­tos y en las reali­da­des de nues­tra nación. Se bus­ca a Euz­ka­di con una lám­pa­ra y no se la encuen­tra, a sim­ple vis­ta. Euz­ka­di NO exis­te real­men­te. NO EXISTE en los medios tra­di­cio­na­les aber­tza­les. Y es que otra gene­ra­ción esta­ba des­per­tan­do. Una gene­ra­ción que no ha podi­do ser ASESINADA por la opre­sión del impe­ria­lis­mo his­pano-fran­cés. Una gene­ra­ción que, al pro­pio tiem­po, inten­ta­ba esca­par­se de las redes de la opre­sión bur­gue­sa, una gene­ra­ción que rene­ga­ba de las for­mas de vida que el capi­ta­lis­mo-bur­gués le ofre­cía «Zutik nº 44», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia, 1981, tomo 7, p. 127..

P. Vilar y J. Gould escri­bie­ron las pala­bras cita­das des­co­no­cien­do el Zutik nº 44, pero die­ron en el cla­vo por­que cen­tra­ron el deba­te sobre la pra­xis, sobre la teo­ría del cono­ci­mien­to y en espe­cial en la teo­ría del con­cep­to como ele­men­to cla­ve para des­cu­brir reali­dad de la nación vas­ca y, en sín­te­sis, sobre la acción revo­lu­cio­na­ria en aque­llos pun­tos apa­re­ci­dos en el Zutik nº 44: luz, sabi­du­ría, des­cu­bri­mien­to de lo real en sus con­tra­dic­cio­nes y aspec­tos des­co­no­ci­dos has­ta enton­ces, ago­ta­mien­to del pen­sa­mien­to y de las solu­cio­nes ante­rio­res, etcé­te­ra. Ambos tra­tan sobre la cri­sis del pen­sar cadu­ca­do, supe­ra­do por la evo­lu­ción de la reali­dad, inca­paz de res­pon­der a los nue­vos retos y nece­si­da­des apa­re­ci­das en lo real. La juven­tud inde­pen­den­tis­ta buceó des­de la apa­rien­cia a la esen­cia para des­cu­brir la reali­dad nega­da, ocul­ta­da, ter­gi­ver­sa­da, una reali­dad total a la que se enfren­ta­rían total­men­te. Para luchar con­tra la opre­sión pri­me­ro hay que des­cu­brir esta opre­sión abso­lu­ta, hay que cono­cer las «cade­nas radi­ca­les» y rom­per­las radi­cal­men­te. Pero lle­gar a cono­cer­lo así, a aprehen­der­lo pra­xís­ti­ca­men­te exi­ge del cri­te­rio de cien­cia ela­bo­ra­do por el mar­xis­mo Michael Lebo­witz: «Siguien­do a Hegel: La cien­cia de Marx», Marx Aho­ra, La Haba­na, nº 21, 2006, pp. 41–53. tras poner a Hegel sobre sus pies.

Pero ¿qué es la reali­dad? La juven­tud no tenía acce­so a muchos tex­tos polí­ti­cos, más bien a muy pocos, pero a aque­lla juven­tud no le hubie­ra sor­pren­di­do nada la defi­ni­ción de reali­dad dada por J. Ran­ciè­re: «Lo real es algo de lo que no se pue­de esca­par», y tam­po­co se hubie­ra sor­pren­di­do de estas otras pala­bras del filó­so­fo mar­xis­ta: «La fuer­za polí­ti­ca ver­da­de­ra es una fuer­za que tie­ne que crear, de algún modo, su pro­pia tem­po­ra­li­dad. La cual no es una tem­po­ra­li­dad del Esta­do o de las elec­cio­nes, sino que sig­ni­fi­ca, tam­bién, que ten­gan sus pro­pias for­mas de dis­cu­sión, infor­ma­ción y for­ma­ción» Hora­cio Bil­bao e Ivan­na Sota: «Jac­ques Ran­ciè­re: “Lo real es algo de lo que no se pue­de esca­par”», 23 de diciem­bre de 2012 (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=161217&titular=jacques-ranci%E8re:-%93lo-real-es-algo-de-lo-que-no-se-puede-escapar%94-).. No les hubie­ran sor­pren­di­do por­que sabía que no podían esca­par­se de la reali­dad vas­ca por­que ella, la juven­tud, era la par­te cua­li­ta­ti­va de esa reali­dad, y por­que solo ella empe­za­ba a crear su pro­pia tem­po­ra­li­dad, sus pro­pios deba­tes, rom­pien­do con el tiem­po explo­ta­dor y con su ideo­lo­gía, rom­pien­do a la vez con tiem­po de la pasi­vi­dad, que es un no-tiem­po, sino la quie­tud en medio las opre­sio­nes.

Pre­ci­sa­men­te esto es lo que hicie­ron sec­to­res cua­li­ta­ti­vos de la juven­tud. Hur­ga­ron en los con­cep­tos median­te la prác­ti­ca radi­cal. Supe­ra­ron el méto­do dog­ma­ti­za­do y muer­to, la mera refle­xión inte­lec­tual y «des­cu­brie­ron» la reali­dad como una tota­li­dad cru­da, ocul­ta bajo el silen­cio, la men­ti­ra y el mie­do; «des­cu­brie­ron» que vivían nacio­nal­men­te opri­mi­dos, que ya no ser­vían las solu­cio­nes polí­ti­cas enton­ces exis­ten­tes, «reco­no­cie­ron» y «supie­ron» que muchas de esas supues­tas solu­cio­nes polí­ti­cas a la opre­sión eran tam­bién trai­do­ras a la lucha de libe­ra­ción que que­rían ini­ciar. Pene­tra­ron en las con­tra­dic­cio­nes con la pra­xis y empe­za­ron a sacar­las a la luz públi­ca.

Cuan­do este Zutik afir­ma que «se hur­gó en los con­cep­tos» debe­mos enten­der que fue un tra­ba­jo inte­lec­tual que, como vere­mos, par­tía del prin­ci­pio de la nega­ción dia­léc­ti­ca, en el que prác­ti­ca­men­te se estu­dió el grue­so de las corrien­tes teó­ri­co-polí­ti­cas mun­dia­les del momen­to, inclui­dos tex­tos de espe­cia­lis­tas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios del impe­ria­lis­mo. F. Leta­men­dia nos ha deja­do una des­crip­ción ade­cua­da de esta diná­mi­ca tan­to en los «años del silen­cio» Fran­cis­co Leta­men­dia: His­to­ria del nacio­na­lis­mo vas­co y de ETA, R&B, 1994, tomo I, pp. 249–323. del prin­ci­pio como des­pués, has­ta el V Bil­tzar. Un esfuer­zo que fue superan­do la igno­ran­cia social esta­ble­ci­da por el impe­ria­lis­mo his­pano-fran­cés. Por igno­ran­cia no debe­mos enten­der el sim­ple des­co­no­ci­mien­to de las cau­sas de los pro­ce­sos reales, sino algo más pro­fun­do y des­truc­tor: a saber: «La igno­ran­cia no es la ausen­cia pasi­va de infor­ma­ción sino una mez­cla for­ma­da por datos, datos incom­ple­tos, datos acer­ca de cosas irre­le­van­tes, expec­ta­ti­vas irrea­lis­tas, cono­ci­mien­to frag­men­ta­do, cate­go­rías rígi­das así como dico­to­mías erró­neas» Richard Levins, «Cuan­do la cien­cia nos falla», Marx Aho­ra, La Haba­na, Cuba, nº 11/​2001, p. 138.. En este sen­ti­do deci­si­vo, aque­lla ETA fue una per­ma­nen­te lucha con­tra la igno­ran­cia.

Fue esta juven­tud orga­ni­za­da en Ekin la que, sin ape­nas saber­lo, prac­ti­có los rudi­men­tos de la teo­ría mar­xis­ta de la orga­ni­za­ción, acer­tan­do empí­ri­ca­men­te por la pro­pia obje­ti­vi­dad de la opre­sión nacio­nal. Lea­mos lo que se dice en un docu­men­to de 1968 en el que se narra el ori­gen del ori­gen de ETA:

En 1952 un gru­po de estu­dian­tes de Gipuz­koa y Biz­kaia se reúnen en Bil­bao. Abso­lu­ta­men­te solos, sin nin­gún apo­yo, sin nin­gu­na ayu­da, se plan­tean el pro­ble­ma vas­co. […] Y des­de esta pri­me­ra char­la se exi­gen unos méto­dos de segu­ri­dad (incóg­ni­to, pun­tua­li­dad, tra­ba­jo metó­di­co, etc.) que hoy nos pare­ce el ABC de la orga­ni­za­ción clan­des­ti­na, pero que enton­ces eran radi­cal­men­te nue­vos en los ambien­tes aber­tza­les y no sola­men­te en los juve­ni­les.

Des­de los pri­me­ros tiem­pos se comen­zó a redac­tar un órgano interno EKIN (padre del KEMEN actual) para uso exclu­si­vo de los mili­tan­tes que se con­fec­cio­na­ba tam­bién a máqui­na. Por eso al prin­ci­pio se nos cono­ció «como los de EKIN» y des­pués sim­ple­men­te como EKIN. Duran­te los pri­me­ros cua­tro años, nues­tra acti­vi­dad fue total­men­te cerra­da, de pura for­ma­ción, sin nin­gu­na pro­pa­gan­da y menos aún, sin nin­gu­na acción. Nues­tra acti­vi­dad se cen­tra­ba en crear gru­pos y más gru­pos (abier­tos y cerra­dos) con una doble misión: 1) for­ma­ción inte­lec­tual de los miem­bros de la orga­ni­za­ción; 2) comien­zo de la crea­ción de las bases de un movi­mien­to vas­co ver­da­de­ra­men­te clan­des­tino «Intro­duc­ción», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, p. 270..

Pode­mos resu­mir en cin­co pun­tos los rudi­men­tos de la teo­ría de la orga­ni­za­ción que apa­re­cen en el párra­fo cita­do: el ori­gen de cla­se de los pri­me­ros mili­tan­tes, es decir, el deba­te sobre el «ori­gen exte­rior de la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria»; la impor­tan­cia de la clan­des­ti­ni­dad; la impor­tan­cia de un órgano cen­tral de lucha teó­ri­co-polí­ti­ca; la impor­tan­cia de la for­ma­ción teó­ri­ca y polí­ti­ca; y la impor­tan­cia del tra­ba­jo estra­té­gi­ca­men­te pla­ni­fi­ca­do. Ire­mos vien­do cómo Ekin acer­tó de pleno en lo bási­co de la teo­ría mar­xis­ta aun­que lo hicie­ra en sus embrión, y cómo la evo­lu­ción pos­te­rior de las for­mas tác­ti­cas orga­ni­za­ti­vas desa­rro­lló y adap­ta­ron estos pun­tos a la reali­dad vas­ca cam­bian­te. Sin duda este fue uno de los gran­des logros del deci­si­vo pro­ce­so his­tó­ri­co que aquí defi­ni­mos como V Bil­tzar. Logro por­que la base que reco­rre los cin­co pun­tos no es otra que la teo­ría de la orga­ni­za­ción como ins­tru­men­to deci­si­vo para la exis­ten­cia de la con­cien­cia polí­ti­ca teó­ri­ca­men­te asen­ta­da.

Poco des­pués en otro docu­men­to en el que se expo­ne bre­ve­men­te el por qué, el para qué y el cómo de la revo­lu­ción vas­ca, y tras expli­car­se tres nor­mas bási­cas de la prác­ti­ca mili­tan­te –for­ma­ción, dis­ci­pli­na y clan­des­ti­ni­dad– se argu­men­tan cin­co razo­nes que demues­tran la nece­si­dad de la con­cien­cia polí­ti­ca, de la «poli­ti­za­ción» del mili­tan­te: por­que la no poli­ti­za­ción hace la «cabe­za inmó­vil y dura como las rocas»; por­que la no poli­ti­za­ción crea «mili­tan­tes-vele­tas» que se dejan lle­var por cual­quier idea; por­que la no poli­ti­za­ción inca­pa­ci­ta al mili­tan­te para pasar bue­na infor­ma­ción a la direc­ción; por­que la no poli­ti­za­ción fre­na la ini­cia­ti­va ya que impi­de la for­ma­ción y «la for­ma­ción nos da obje­ti­vi­dad en gran­des dosis»; y por­que «el mili­tan­te no poli­ti­za­do es mucho más peli­gro­so que el poli­ti­za­do en las caí­das y en los inte­rro­ga­to­rios». En sín­te­sis, con­clu­ye el tex­to: «LA RESPIRACIÓN ES AL HOMBRE COMO LA POLITIZACIÓN ES AL MILITANTE» «Bole­tín interno», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, pp. 326–329..

La poli­ti­za­ción en la vida coti­dia­na es par­te de la des­alie­na­ción y por tan­to de la pra­xis. En otro tex­to pos­te­rior pode­mos leer una pro­fun­di­za­ción de esta filo­so­fía de la pra­xis:

ETA pre­ten­de la libe­ra­ción inte­gral del hom­bre vas­co, pero hoy en día, al hacer­se par­te de los tra­ba­ja­do­res y ser­vir a sus intere­ses, ETA sabe que esa libe­ra­ción inte­gral pasa por la lucha de cla­ses y el triun­fo de la revo­lu­ción comu­nis­ta. Solo así la inde­pen­den­cia nacio­nal toma su ver­da­de­ro carác­ter libe­ra­dor «El pro­le­ta­ria­do vas­co y la lucha de libe­ra­ción nacio­nal», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 15, p, 139..

Sin pro­fun­di­zar aho­ra mucho en el enri­que­ci­mien­to teó­ri­co del V Bil­tzar en lo que con­cier­ne a la teo­ría del par­ti­do, sí debe­mos dete­ner­nos en el Zutik nº 65 de 1975, en el que, de nue­vo, se con­fir­ma el mar­xis­mo pro­fun­do del V Bil­tzar en esta cues­tión, o sea, inte­grar la teo­ría del par­ti­do den­tro de la teo­ría de la revo­lu­ción como prác­ti­ca pre­sen­te, como tác­ti­ca coti­dia­na y no solo como estra­te­gia a lar­go pla­zo. Efec­ti­va­men­te, en este Zutik se deba­te con la corrien­te polí­ti­co­mi­li­tar sobre cómo ha de ser la orga­ni­za­ción aten­dien­do, antes que nada, a la pre­via defi­ni­ción del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en el con­tex­to de la épo­ca. O sea, pri­me­ro hay que defi­nir el «fren­te anti­oli­gár­qui­co» que ha de aglu­ti­nar a la mayor can­ti­dad posi­ble de fuer­zas demo­crá­ti­cas, pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias que se opo­nen a la dic­ta­du­ra de la oli­gar­quía fran­quis­ta y des­pués ha de carac­te­ri­zar­se la orga­ni­za­ción que debe impul­sar­lo, y no a la inver­sa. Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que la pri­me­ra con­di­ción del par­ti­do revo­lu­cio­na­rio ha de ser la de poseer una teo­ría asen­ta­da en el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co Docu­men­tos Y, Hor­da­go. Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, pp. 102–104..

Aquí, el V Bil­tzar vuel­ve a coin­ci­dir en lo deter­mi­nan­te con la teo­ría mar­xis­ta en su esen­cia pura, sin­te­ti­za­da así por L. Magri en su céle­bre y nece­sa­rio tex­to: «Que el pro­ble­ma de la orga­ni­za­ción de un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio –decía Marx– solo pue­de abor­dar­se a par­tir de una teo­ría de la revo­lu­ción» y, por tan­to, ha de man­te­ner­se siem­pre una per­ma­nen­te inter­ac­ción entre la teo­ría y la prác­ti­ca, «nun­ca pue­den fijar­se dog­má­ti­ca­men­te» exi­gien­do siem­pre una reela­bo­ra­ción con­ti­nua y un desa­rro­llo per­ma­nen­te Lucio Magri: Pro­ble­mas de la teo­ría mar­xis­ta del par­ti­do, Anagra­ma, Bar­ce­lo­na 1975, p. 21.. Pero el V Bil­tzar tam­bién es leni­nis­ta, si por tal enten­de­mos lo que expli­ca Man­del acer­ca de que Lenin basa su teo­ría-base de la orga­ni­za­ción en tres teo­rías con­cre­tas: que el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio se reac­ti­va­rá tem­prano o tar­de y hay que pre­pa­rar­se para ello, para impul­sar­lo has­ta el final; que la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria se desa­rro­lla de for­ma dis­con­ti­nua y con­tra­dic­to­ria y que hay que mejo­rar­la per­ma­nen­te­men­te; y que el mar­xis­mo fusio­na el méto­do cien­tí­fi­co de pen­sar con la prác­ti­ca de la lucha de cla­ses median­te la pra­xis pacien­te de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria Ernest Man­del: La teo­ría leni­nis­ta de la orga­ni­za­ción, Era, 1974, pp. 7–8..

En este con­tex­to, la juven­tud que era el suje­to cons­cien­te del V Bil­tzar como pro­ce­so, desa­rro­lló otra cua­li­dad ines­ti­ma­ble e impres­cin­di­ble que aho­ra pode­mos defi­nir como el prin­ci­pio dia­léc­ti­co de la nega­ti­vi­dad abso­lu­ta, es decir, del poten­cial crea­ti­vo de lo nue­vo que exis­te en la crí­ti­ca radi­cal de lo vie­jo, de la opre­sión. El V Bil­tzar como pro­ce­so se sus­ten­tó en una filo­so­fía de la pra­xis basa­da en tér­mi­nos como «nega­ción de la nega­ción», «nega­ción total», «libe­ra­ción inte­gral», «con­cep­to», «enaje­na­ción», «prác­ti­ca», etcé­te­ra, tér­mi­nos, for­mas de len­gua­je y por tan­to de pen­sar y revo­lu­cio­nar la reali­dad par­tien­do del «poder de la nega­ti­vi­dad», que se expre­sa con estas pala­bras que enton­ces hubie­ra fir­ma­do cual­quier mili­tan­te de ETA:

Que­re­mos comen­zar inme­dia­ta­men­te, tan­to con las masas en movi­mien­to como con la auto­de­ter­mi­na­ción de la idea, para enfa­ti­zar que exis­te un pro­ce­so dia­léc­ti­co úni­co, tan­to en el pen­sa­mien­to como en la acti­vi­dad; y este pro­ce­so dia­léc­ti­co úni­co es el méto­do abso­lu­to, es decir, el méto­do dia­léc­ti­co de la revo­lu­ción, ya sea en el pen­sa­mien­to como en el hecho, tras los cua­les noso­tros anda­mos Raya Duna­yevs­ka­ya: «Hegel, Marx, Lenin, Fanon y la dia­léc­ti­ca de la libe­ra­ción en la actua­li­dad», El poder de la nega­ti­vi­dad. Escri­tos sobre la dia­léc­ti­ca en Hegel y Marx, Edi­to­rial Biblos, Bue­nos Aires 2010, p. 237..

Una idea muy exac­ta de lo que en la prác­ti­ca supo­ne la nega­ción total de una reali­dad opre­so­ra, la encon­tra­mos en la res­pues­ta a la pre­gun­ta sobre «¿Qué es el Nacio­na­lis­mo Revo­lu­cio­na­rio?» que se reco­ge en el Apén­di­ce pri­me­ro de las Actas de la segun­da sesión de la V Asam­blea, dice así: «La Libe­ra­ción Nacio­nal del Pue­blo Vas­co es la libe­ra­ción inte­gral del Pue­blo y del hom­bre vas­co; es la nega­ción total de una reali­dad actual opre­so­ra. Esa nega­ción total solo la pue­de efec­tuar el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co a tra­vés de su situa­ción de cla­se explo­ta­da. Por eso, la lucha nacio­nal del Pue­blo Vas­co es una afir­ma­ción socia­lis­ta (Nacio­na­lis­mo Revo­lu­cio­na­rio)» «V Asam­blea Nacio­nal de ETA, 2. Sesión (Actas)», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, p. 90..

Pro­fun­di­zan­do en esta con­cep­ción dia­léc­ti­ca de la nega­ción y de la afir­ma­ción es en el mis­mo Zutik nº 44, en don­de se expli­ca que ade­más de la explo­ta­ción de cla­se tam­bién exis­te «la enaje­na­ción de una nacio­na­li­dad en otras dos domi­nan­tes», la enaje­na­ción del Pue­blo Vas­co en el espa­ñol y fran­cés, lo que deter­mi­na que la lucha de libe­ra­ción no es exclu­si­va­men­te con­tra el fran­quis­mo sino tam­bién con­tra «cual­quier impe­ria­lis­mo espa­ñol pos­fran­quis­ta». Esta reali­dad enaje­na­da hace que nin­gu­na demo­cra­cia bur­gue­sa pue­da resol­ver la opre­sión nacio­nal y social vas­ca, ya que segui­rá exis­tien­do una «nece­si­dad espe­cí­fi­ca y urgen­te de socia­lis­mo para nues­tro pue­blo «Zutik nº 44», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, pp. 124–125..

Igual­men­te, en «El pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, pun­to de par­ti­da de nues­tra lucha» se hace una refle­xión cen­tral para el tema deci­si­vo que aho­ra mis­mo tra­ta­mos, el de la nega­ción de la nega­ción. Tras expli­car que hay que rom­per los mitos y fal­se­da­des sobre el movi­mien­to nacio­nal vas­co insis­tien­do en que el núcleo del pro­ble­ma y de la solu­ción radi­ca en la dia­léc­ti­ca entre libe­ra­ción de cla­se y libe­ra­ción nacio­nal, se aña­de que: «Nues­tra res­pues­ta no podrá ser otra que la nega­ción de esa nega­ción; esto es, la afir­ma­ción de nues­tra per­so­na­li­dad de tra­ba­ja­do­res vas­cos: la prác­ti­ca de la Revo­lu­ción Socia­lis­ta Vas­ca». Dicho esto, el tex­to pro­si­gue desa­rro­llan­do otro con­cep­to insus­ti­tui­ble, el de «con­cien­cia nacio­nal de cla­se» «Zutik nº 51», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, p. 309..

Sin poder hacer aho­ra un por­me­no­ri­za­do ras­treo del empleo de la ley de la nega­ción de la nega­ción por ETA en estos años, sí debe­mos citar, al menos, uno de impor­tan­cia cla­ve para enten­der aquel momen­to y sobre todo para el actual. Nos refe­ri­mos al empleo de la dia­léc­ti­ca de la nega­ción de la nega­ción «Heutsi nº 3», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 410. en el aná­li­sis crí­ti­co que el V Bil­tzar hace de la VI Asam­blea no reco­no­ci­da ofi­cial­men­te –esci­sión de ETA que se divi­di­ría en dos sec­to­res, uno de los cua­les se haría trots­kis­ta. La crí­ti­ca vie­ne a decir que, tras la esci­sión, el sec­tor de «los milis» o con­ti­nua­do­res de la V Asam­blea, y con­tra­rios a la VI Asam­blea, fue capaz de ir aumen­tan­do su fuer­za e implan­ta­ción de masas has­ta dar el sal­to cua­li­ta­ti­vo entre otras cosas con una acción arma­da deci­si­va, el arres­to del cón­sul ale­mán en Donos­tia y, des­pués, y gra­cias a la nega­ción de la nega­ción, lle­gar a ser la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria deci­si­va en Eus­kal Herria.

Poco des­pués en el mis­mo Hautsi se asu­me el prin­ci­pio fun­da­men­tal del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co según el cual «la ver­dad es siem­pre revo­lu­cio­na­ria» «Heutsi nº 3», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 419. sobre el que lue­go vol­ve­re­mos por­que su nega­ción fue un cla­ro sín­to­ma de que rup­tu­ra inter­na. Aho­ra debe­mos decir que en junio de 1974, un año des­pués de este Heutsi, el V Bil­tzar pro­fun­di­zó toda­vía más en la ley de la nega­ción de la nega­ción:

En las con­di­cio­nes actua­les, lo que carac­te­ri­za la lucha revo­lu­cio­na­ria en Eus­ka­di es sobre todo, no el enemi­go y su poder polí­ti­co, sino su con­tra­rio: esto es, nues­tro pue­blo defi­ni­do a tra­vés de una alter­na­ti­va con­cre­ta. Es decir, la con­tra­dic­ción vie­ne deter­mi­na­da, vie­ne carac­te­ri­za­da (y con ella, la estra­te­gia) por la afir­ma­ción cre­cien­te del tér­mino nue­vo, esto es, en nues­tro caso, el Esta­do Socia­lis­ta Vas­co. Hoy ya no nos defi­ni­mos de for­ma nega­ti­va (con­tra la oli­gar­quía espa­ño­la) sino posi­ti­va (por un Esta­do Socia­lis­ta Vas­co). La des­truc­ción del régi­men fran­quis­ta, antes carac­te­ri­za­dor de la con­tra­dic­ción y por ello deter­mi­nan­te de su con­te­ni­do y de la estra­te­gia con­si­guien­te, se subor­di­na polí­ti­ca­men­te a la con­fi­gu­ra­ción de una alter­na­ti­va para nues­tro pue­blo, alter­na­ti­va que ETA mate­ria­li­za a tra­vés del Esta­do Socia­lis­ta Vas­co. Es decir: el con­te­ni­do de la con­tra­dic­ción (y por ende, de la estra­te­gia) ha pasa­do de ser fun­da­men­tal­men­te anti-fran­quis­ta (es decir, defi­ni­do a tra­vés del enemi­go común y por ello nece­si­ta­do de una estra­te­gia úni­ca y cen­tra­li­za­da) a carac­te­ri­zar­se por las alter­na­ti­vas a dar (en nues­tro caso, inde­pen­den­cia y por lo tan­to dife­ren­cia­da) «La socie­dad del futu­ro», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 15, p. 421..

La pri­me­ra nega­ción era la lucha anti-fran­quis­ta, la lucha con­tra la for­ma inme­dia­ta y públi­ca de la domi­na­ción espa­ño­la, era una lucha nega­ti­va, que recha­za­ba una reali­dad pero que no pre­sen­ta­ba un mode­lo alter­na­ti­vo, una estra­te­gia de futu­ro. Una expo­si­ción lacó­ni­ca y lapi­da­ria de la pri­me­ra par­te de la ley de la nega­ción de la nega­ción, o sea de la nega­ción ini­cial, nos la ofre­ce ETA en su aná­li­sis del papel del lla­ma­do «Juan­car­lis­mo» en el con­tex­to social y polí­ti­co de 1975: «Noso­tros no teme­mos el des­or­den por­que úni­ca­men­te des­tru­yen­do el actual orden oli­gár­qui­co espa­ñol podre­mos ins­tau­rar un orden popu­lar vas­co» «ETA fren­te al Juan­car­lis­mo», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 279.. Se tra­ta del pri­mer momen­to del prin­ci­pio dia­léc­ti­co la «nega­ti­vi­dad abso­lu­ta» que lue­go vere­mos. La segun­da nega­ción es ya esa estra­te­gia posi­ti­va, de futu­ro, la del Esta­do Socia­lis­ta Vas­co. La dia­léc­ti­ca entre la pri­me­ra nega­ción y la segun­da que­da demos­tra­da por el hecho de que: «La socie­dad del futu­ro vie­ne pre­fi­gu­ra­da por el con­te­ni­do de las luchas actua­les» «La socie­dad del futu­ro», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 15, p. 420., de mane­ra que el pre­sen­te ayu­da a pre­fi­gu­rar el futu­ro, lo con­di­cio­na en cier­ta for­ma ya que el medio ade­lan­ta aspec­tos del fin bus­ca­do con ese medio. Duran­te este pro­ce­so de nega­ción de la nega­ción, de «sal­tos dia­léc­ti­cos» y de «cam­bios cua­li­ta­ti­vos» «La socie­dad del futu­ro», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 15, p. 422., es en don­de adquie­re sen­ti­do este párra­fo:

Un revo­lu­cio­na­rio no debe limi­tar­se a explo­tar las con­tra­dic­cio­nes y las posi­bi­li­da­des que una situa­ción con­cre­ta pre­sen­te. Debe ade­más de ello tra­tar cons­cien­te­men­te de crear fenó­me­nos nue­vos, debe cons­cien­te­men­te esfor­zar­se por alte­rar y ace­le­rar el con­tex­to para pre­ci­pi­tar situa­cio­nes revo­lu­cio­na­rias «Zutik nº 64/​1974-Maiatza-1», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 15, p. 369..

Muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, la nega­ción de este prin­ci­pio fue uno de los deto­nan­tes del ini­cio de la esci­sión entre ETA y la corrien­te polí­ti­co­mi­li­tar, una de cuyas sub corrien­tes deri­va­ría más tar­de al refor­mis­mo y has­ta el cola­bo­ra­cio­nis­mo más escan­da­lo­so con la repre­sión anti­vas­ca. Recor­de­mos que el 13 de sep­tiem­bre de 1974 un coman­do de ETA puso una bom­ba en la cafe­te­ría Rolan­do, de Madrid. Tras una áspe­ra dis­cu­sión inter­na, la direc­ción deci­dió negar su auto­ría y en un pri­mer comu­ni­ca­do del 15 de sep­tiem­bre la nie­ga explí­ci­ta­men­te, pero ter­mi­na con un párra­fo ambi­guo que da pie a cual­quier inter­pre­ta­ción Docu­men­tos Y, Hor­da­go. Lur, Donos­tia, 1981, tomo 15, p. 485., sin embar­go, en un comu­ni­ca­do del día 17 de ese mes no da pie ya a nin­gu­na ambi­güe­dad cal­cu­la­da Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia, 1981, tomo 15, p. 489.. No es este el momen­to para exten­der­nos en la siem­pre nece­sa­ria expo­si­ción de la teo­ría mar­xis­ta de la vio­len­cia Car­los Tupac: Terro­ris­mo y civi­li­za­ción, Boltxe Libu­ruak, Bil­bao 2012, pp-30–106., en espe­cial de sus apar­ta­dos sobre el mal menor nece­sa­rio, los fines y los medios, y la éti­ca.

Como vemos, la lógi­ca hege­lia­na y mar­xis­ta, sin más pre­ci­sio­nes aho­ra, de ascen­so de la pri­me­ra nega­ción a la afir­ma­ción cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior y nue­va median­te la segun­da nega­ción, esta lógi­ca, apa­re­ce aquí níti­da­men­te expues­ta: el V Bil­tzar recha­za esen­cial­men­te la tota­li­dad opre­so­ra, la recha­za en su nega­ti­vi­dad bási­ca y obje­ti­va, sin con­ce­sio­nes, y, a la vez, sin per­der un segun­do, sino en la mis­ma argu­men­ta­ción afir­ma que el suje­to que pue­de supe­rar la nega­ción total es el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co: aquí tene­mos la segun­da nega­ción o nega­ción de la nega­ción expre­sa­da en el suje­to posi­ti­vo que cons­cien­te­men­te se enfren­ta la opre­sión, superán­do­la. La nue­va reali­dad his­tó­ri­ca, es decir, la libe­ra­ción inte­gral de Eus­kal Herria, nacio­nal y de cla­se –toda­vía no se argu­men­ta la libe­ra­ción de sexo-géne­ro–, lle­ga­rá como resul­ta­do de esa nega­ción de la nega­ción.

Sabe­mos que la dia­léc­ti­ca es incom­pa­ti­ble con la ideo­lo­gía. No debe por tan­to sor­pren­der­nos la insis­ten­cia que hace el V Bil­tzar como pro­ce­so sobre lo que es la ideo­lo­gía y que efec­tos nega­ti­vos tie­ne. En el Infor­me Ver­de Revi­sa­do se lee esta defi­ni­ción de ideo­lo­gía: «Toda ideo­lo­gía es alie­na­ción. El fin del socia­lis­mo es pre­ci­sa­men­te la des­apa­ri­ción de todas las ideo­lo­gías-alie­na­cio­nes. Por tan­to hablar de ideo­lo­gía socia­lis­ta es una con­tra­dic­ción. No obs­tan­te, para una mejor com­pren­sión uti­li­za­re­mos el tér­mino “ideo­lo­gía” en lugar del correc­to que sería “teo­ría revo­lu­cio­na­ria”» «Para la V Asam­blea (Infor­me ver­de revi­sa­do)», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, p. 62.. Poco tiem­po más tar­de se escri­ben unos «pun­tos sobre teo­ría» apro­ba­dos en la Segun­da Sesión de la V Asam­blea que lle­van el títu­lo de «Ideo­lo­gía ofi­cial de Y» en el que pode­mos leer lo siguien­te sobre las dife­ren­cias entre la ideo­lo­gía y la con­cien­cia de cla­se:

Enten­de­mos por ideo­lo­gía del tra­ba­ja­dor la acep­ta­ción del tra­ba­ja­dor de su con­di­ción den­tro de las estruc­tu­ras bur­gue­sas. Acep­tan­do los mitos de esta ideo­lo­gía, arras­tran­do las con­se­cuen­tes alie­na­cio­nes, el tra­ba­ja­dor se mue­ve en la vía refor­mis­ta sin aspi­rar a un cam­bio radi­cal de las estruc­tu­ras. Enten­de­mos por con­cien­cia de cla­se la toma de con­cien­cia del tra­ba­ja­dor de la opre­sión colec­ti­va como cla­se, en la lucha con­tra las alie­na­cio­nes pro­du­ci­das por la ideo­lo­gía bur­gue­sa, lo que con­du­ce auto­má­ti­ca­men­te a una acti­tud revo­lu­cio­na­ria, es decir, al cam­bio total y com­ple­to de las estruc­tu­ras bur­gue­sas eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, socia­les y cul­tu­ra­les, en pro de la des­alie­na­ción total del hom­bre «Ideo­lo­gía Ofi­cial de Y», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, p. 99..

La ideo­lo­gía bur­gue­sa ocul­ta, ter­gi­ver­sa e invier­te la reali­dad, sus con­tra­dic­cio­nes. En este sen­ti­do, la lucha con­tra la ideo­lo­gía y con­tra la alie­na­ción, sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, debe cen­trar­se en el des­ve­la­mien­to de lo real, en sacar a la luz la dia­léc­ti­ca de la explo­ta­ción y el carác­ter inhu­mano de la pro­pie­dad bur­gue­sa. Sin pro­fun­di­zar mucho, rápi­da­men­te encon­tra­mos docu­men­tos de ETA de aque­lla épo­ca en los que se avan­za direc­ta­men­te en la lucha con­tra la ideo­lo­gía en cuan­to tal y a favor de la toma de con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria. Por ejem­plo, en el cono­ci­do como «Zutik de Cara­cas», de 1968, pode­mos leer dos ideas bási­cas para la desideo­lo­gi­za­ción: una de ellas es el deno­mi­na­do «Dic­cio­na­rio para tra­du­cir pren­sa enemi­ga» «Zutik de Cara­cas», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 8, p. 70. en el que se «tra­du­cen» expre­sio­nes como «sepa­ra­tis­mo vas­co», «vio­len­cia vas­ca», «terro­ris­mo his­pano», «terro­ris­mo vas­co» y «atra­cos».

Dos cons­tan­tes reco­rren las tra­duc­cio­nes a la reali­dad vas­ca: la defen­sa de los dere­chos huma­nos y demo­crá­ti­cos, y la defen­sa del dere­cho a la resis­ten­cia, pero lo más impor­tan­te des­de la pers­pec­ti­va de la con­cien­cia­ción es que a la pro­pie­dad bur­gue­sa y espa­ño­la se le enfren­ta la pro­pie­dad popu­lar y vas­ca. La otra idea bási­ca es la con­tun­den­te decla­ra­ción de que «la ver­dad no es cómo­da. La como­di­dad es el metro de la trai­ción» «Zutik de Cara­cas», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 8, p. 77., que es una for­ma indi­rec­ta de insis­tir en que la ver­dad es revo­lu­cio­na­ria. Poco des­pués, en el Zutik nº 81 se lee:

La con­cien­cia­ción del pue­blo es un pro­ce­so colec­ti­vo dado a tra­vés de prác­ti­cas par­cia­les; y el inten­tar dicha con­cien­cia­ción a tra­vés úni­ca­men­te de cur­si­llos los fines de sema­na es una idea dig­na de una social­de­mo­cra­cia tan pru­den­te que es fácil ver deba­jo de esa pru­den­cia un mie­do insu­pe­ra­ble y una auto­jus­ti­fi­ca­ción per­fec­ta […] Y aquél que no quie­re arries­gar­se a nada es que nada quie­re hacer por su pue­blo y, por tan­to, está apo­yan­do al opre­sor. Nadie está al mar­gen de la polí­ti­ca; o se hace la polí­ti­ca del opri­mi­do, o se hace la polí­ti­ca del opre­sor, aun­que sea pasi­va­men­te […] hoy en día solo es aber­tza­le aquel que hace TODOS LOS DÍAS COSAS CONCRETAS por la libe­ra­ción nacio­nal «Zutik nº 81», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 8, pp. 89–91..

Esta y no otra es la teo­ría mar­xis­ta de la toma de con­cien­cia, de la desideo­lo­gi­za­ción y de la des­alie­na­ción median­te la pra­xis revo­lu­cio­na­ria como nega­ción radi­cal de lo exis­ten­te en cuan­to momen­to de la crea­ción de lo nue­vo. Pero este Zutik aña­de una tesis que refuer­za la teo­ría mar­xis­ta por­que plan­tea uno de los pun­tos crí­ti­cos de toda des­alie­na­ción: el de la legi­ti­mi­dad y lega­li­dad del orden opre­sor fren­te a la lega­li­dad del opri­mi­do: «ÚLTIMA HORA: El jefe de la Bri­ga­da Polí­ti­co-Social “MELITÓN MANZANAS”, juz­ga­do y sen­ten­cia­do por la lega­li­dad vas­ca, ha sido eje­cu­ta­do» «Zutik nº 81», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 8, p. 97.. La refe­ren­cia a la «lega­li­dad vas­ca» anta­gó­ni­ca con la fran­co-espa­ño­la abre un uni­ver­so con­cep­tual neta­men­te comu­nis­ta que nos remi­te al poten­cial liber­ta­rio de la nega­ción de la nega­ción.

La supera­ción de la ideo­lo­gía se rea­li­za solo cuan­do la con­cien­cia crí­ti­ca asu­me en la prác­ti­ca que exis­te una lega­li­dad libe­ra­do­ra irre­con­ci­lia­ble­men­te opues­ta a la lega­li­dad opre­so­ra. solo así, con la con­cien­cia de otra lega­li­dad, la popu­lar, la opri­mi­da, se cul­mi­na el pro­ce­so de supera­ción de la alie­na­ción y más con­cre­ta­men­te del feti­chis­mo. Se tra­ta de un pro­ce­so prác­ti­co, dia­rio, en el que las accio­nes coti­dia­nas, con­cre­tas, se desa­rro­llan con­flu­yen­do en una pra­xis uni­ta­ria que a su vez se expre­sa en múl­ti­ples for­mas dife­ren­tes.

Dis­po­ne­mos ya, por tan­to, de una con­tex­tua­li­za­ción sufi­cien­te­men­te pre­ci­sa del momen­to en el que una juven­tud que asu­me la con­cien­cia polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria como su mis­ma res­pi­ra­ción vital, deci­de orga­ni­zar­se clan­des­ti­na­men­te para pre­pa­rar una revo­lu­ción que no sabe cuán­do ni cómo va a esta­llar. Al mar­gen de los cam­bios acae­ci­dos en medio siglo, pode­mos extraer tres lec­cio­nes actua­les de aque­lla juven­tud: la nece­si­dad de la per­ma­nen­te for­ma­ción teó­ri­co-polí­ti­ca, la nece­si­dad de saber que la bur­gue­sía tar­de o tem­prano endu­re­ce la repre­sión y por tan­to hay que pre­pa­rar­se, y la nece­si­dad de saber que la revo­lu­ción se orga­ni­za día a día.

Pueblo trabajador y pequeña burguesía

Para sus­ten­tar teó­ri­ca­men­te la inter­pre­ta­ción del V Bil­tzar como un lar­go pro­ce­so his­tó­ri­co que abar­ca varias asam­bleas con una iden­ti­dad sub­ya­cen­te a pesar de sus muchas con­tra­dic­cio­nes inter­nas, que esta­llan en varias esci­sio­nes y en los corres­pon­dien­tes enri­que­ci­mien­tos teó­ri­co-polí­ti­cos y estra­té­gi­cos, nos hemos basa­do ade­más de en la obra gene­ral de Loren­zo Espi­no­sa, tam­bién en la crí­ti­ca devas­ta­do­ra de la inter­pre­ta­ción lineal de la his­to­ria Josep Fon­ta­na: La his­to­ria de los hom­bres, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2001, pp. 353–367. rea­li­za­da por J. Fon­ta­na que nos ha ser­vi­do como ópti­mo méto­do para expli­car por qué enten­de­mos como V Bil­tzar no solo la V Asam­blea sino el pro­ce­so de enri­que­ci­mien­to teó­ri­co y de con­cre­ción estra­té­gi­ca que lle­ga a su cul­men a fina­les de la déca­da de 1970.

Ade­más de esta demo­le­do­ra crí­ti­ca de la linea­li­dad en la his­to­ria, nos hemos basa­do tam­bién en una lar­ga serie de inves­ti­ga­do­res carac­te­ri­za­dos por des­en­tra­ñar la dia­léc­ti­ca entre las con­di­cio­nes obje­ti­vas y las sub­je­ti­vas no solo en los ciclos cor­tos sino en los lar­gos, a tra­vés del tiem­po, de modo que el tiem­po teó­ri­co-polí­ti­co y eco­nó­mi­co no tie­ne por qué coin­ci­dir con el tiem­po cro­no­ló­gi­co ofi­cial, tal como lo demues­tra G. Arrig­hi Gio­van­ni Arrig­hi: El lar­go siglo XX, Akal, Madrid 1999, pp. 13 y ss. y su «siglo lar­go». En este sen­ti­do nos remi­ti­mos tam­bién a dos obras bási­cas para enten­der la dia­léc­ti­ca entre len­gua, eco­no­mía y polí­ti­ca sin la cual no se entien­de el lar­go V Bil­tzar: la de J. M. Sán­chez Carrión con su con­cen­tra­da píl­do­ra de cien­cia revo­lu­cio­na­ria de que «es cier­to que quien quie­re poder nece­si­ta len­gua […] Pero apar­te de la len­gua, el poder nece­si­ta tam­bién cien­cia» José María Sán­chez Carrión: Len­gua y Pue­blo, Elkar, Este­lla 1980, pp. 117–118.. Y cómo no, el méto­do his­tó­ri­co de J. Azur­men­di: «Así las cosas, cul­tu­ra arri­ba o cul­tu­ra aba­jo, resul­ta que esta­mos rehu­yen­do el pro­ble­ma: el pro­ble­ma es el Esta­do […] los Esta­dos civi­li­za­dí­si­mos son los que mejor están demos­tran­do que el úni­co mode­lo de Esta­do que cono­cen es el de cár­cel de pue­blos» Joxe Azur­men­di: Los espa­ño­les y los eus­kal­du­nes, Argi­ta­letxe Hiru, Hon­da­rri­bia 1995, p. 517.. Al mar­gen de sus esci­sio­nes y rup­tu­ras, el lar­go V Bil­tzar tenía muy cla­ra esta cons­tan­te his­tó­ri­ca.

A dife­ren­cia de las inter­pre­ta­cio­nes linea­les de la his­to­ria, noso­tros enten­de­mos por V Bil­tzar el lar­go y deci­si­vo perío­do que, a gran­des ras­gos, comien­za a tomar cuer­po en la III Asam­blea de ETA de 1964, que no vamos a estu­diar en deta­lle laitz Aiz­pu­rua: Mar­xis­mo eta nazio ara­zoa. ETA­ren Has­ta­pe­ne­tan, Haus­nart, 2.znbk, 2012 aben­dua, pp.128–139., y con­clu­ye en lo esen­cial a fina­les de 1978, tras el ase­si­na­to de Arga­la, sufrien­do un gol­pe pre­vio con el secues­tro y ase­si­na­to de Per­tur en 1976. Se ha hecho habi­tual hablar del V Bil­tzar no en el sen­ti­do res­tric­ti­vo de la V Asam­blea con sus dos par­tes en diciem­bre de 1966 y en mar­zo de 1967, sino en el sen­ti­do amplio, pro­ce­sual, como un perío­do de crea­ti­vi­dad estra­té­gi­ca lleno de dife­ren­cias, opo­si­cio­nes y con­tra­dic­cio­nes que ter­mi­na­ban en esci­sio­nes.

Sin embar­go, tal diver­si­dad no anu­la sino que refuer­za el hecho de que, fren­te al exte­rior, es decir, fren­te al impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol y fren­te a la bur­gue­sía vas­ca, las con­tra­dic­cio­nes inter­nas a ETA ten­dían a resol­ver­se en la medi­da de lo posi­ble para con­ti­nuar la lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo. Al igual que en la his­to­ria del movi­mien­to anar­quis­ta, socia­lis­ta y comu­nis­ta mun­dial exis­te fases espe­cial­men­te crea­ti­vas inser­tas entre perío­dos de poca o nula sig­ni­fi­ca­ción, inclu­so de retro­ce­so al refor­mis­mo, en la his­to­ria de ETA suce­de lo mis­mo. Deci­mos que el V Bil­tzar se ini­cia enton­ces por­que según docu­men­tos de la pro­pia ETA de verano de 1974, se lee que:

Des­de 1964, la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria de ETA está fun­da­men­tal­men­te en la apli­ca­ción de los prin­ci­pios gene­ra­les de la Gue­rra Popu­lar a las con­di­cio­nes con­cre­tas de Eus­ka­di. Esta fue la opción bási­ca de nues­tro ter­cer Bil­tzar Nagu­si; a par­tir de enton­ces, todas las Asam­bleas que hemos cele­bra­do se han cerra­do con una reafir­ma­ción de tales­prin­ci­pios que, cuan­do fue­ron pro­cla­ma­dos, solo reci­bie­ron por res­pues­ta un escep­ti­cis­mo gene­ral […] En la V Asam­blea (1967) pro­cla­ma­mos de for­ma inequí­vo­ca nues­tra deci­sión de poner­nos del lado de los tra­ba­ja­do­res en la lucha de cla­ses que se daba en nues­tro País […] Somos pues patrio­tas revo­lu­cio­na­rios, y defen­de­mos los prin­ci­pios de la Gue­rra Popu­lar. Estos tres pila­res mar­can nues­tra estra­te­gia y nues­tro com­por­ta­mien­to ante cual­quier con­tin­gen­cia. Des­de tal pers­pec­ti­va, hemos orien­ta­do los últi­mos años de lucha, y des­de tal pers­pec­ti­va orien­ta­re­mos todo paso futu­ro […] Exis­te el peli­gro de per­der el rum­bo y dejar­nos arras­trar por alter­na­ti­vas que encu­bran bajo un man­to pseu­do-demo­crá­ti­co nue­vas ser­vi­dum­bres para Eus­ka­di. Por eso aho­ra es la oca­sión de tener más en cuen­ta que nun­ca las razo­nes de nues­tra lucha, el sen­ti­do y el fin de esta. Olvi­dar qué somos y qué que­re­mos es, en estos momen­tos de idas y veni­das, de son­deos, de pro­pues­tas y con­tra­pro­pues­tas, el mejor y más sen­ci­llo modo de sui­ci­dar­nos polí­ti­ca­men­te Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 15, pp. 407–408..

Pen­sa­mos que entre la III y la V Asam­blea se dio otro paso sig­ni­fi­ca­ti­vo en la ela­bo­ra­ción de la estra­te­gia del V Bil­tzar. Nos refe­ri­mos a la céle­bre Car­ta a los inte­lec­tua­les Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 3, pp. 501–510., ter­mi­na­da de ela­bo­rar en su segun­da ver­sión corre­gi­da en verano de 1965 duran­te la IV Asam­blea, que ya ade­lan­ta­ba algu­nas de las cues­tio­nes deci­si­vas que se apro­ba­rían en la siguien­te Asam­blea, la V, que se cele­bró en dos par­tes, la pri­me­ra en verano de 1966 y la segun­da a comien­zos de 1967. En reali­dad, el pro­ce­so que trans­cu­rre des­de la III a la IV Asam­blea per­mi­te que duran­te esta José María Gar­men­dia: His­to­ria de ETA, Haram­bu­ru, 1979, 2 vol., pp. 164–165. se den pasos muy impor­tan­tes para el futu­ro de lo que será el sis­te­ma teó­ri­co-polí­ti­co del V Bil­tzar, tal como lo defi­ni­mos aquí.

Ya para este momen­to, el pres­ti­gio y la influen­cia de ETA entre las fuer­zas polí­ti­cas que actua­ban en la clan­des­ti­ni­dad esta­ba sóli­da­men­te asen­ta­do, lle­gan­do a ser la pri­me­ra fuer­za en ese sen­ti­do. La pro­pia orga­ni­za­ción era cons­cien­te de ello pues en un docu­men­to de 1968 afir­ma que: «las tira­das de Zutik repre­sen­tan diez veces más (y pro­ba­ble­men­te nos que­de­mos cor­tos) que el con­jun­to de todas las demás publi­ca­cio­nes clan­des­ti­nas vas­cas» «Intro­duc­ción», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, p. 269.. Por tan­to, el V Bil­tzar tal cual aquí es defi­ni­do, se cons­ti­tu­yó bien pron­to en la fuer­za polí­ti­ca deci­si­va en todos los sen­ti­dos, deci­si­va en lo estra­té­gi­co pero tam­bién en lo tác­ti­co, para el deve­nir de Eus­kal Herria.

Lógi­ca­men­te, por pura dia­léc­ti­ca, la pre­sen­cia exter­na del V Bil­tzar como pro­ce­so se sos­te­nía en fuer­tes ten­sio­nes inter­nas, en alti­ba­jos, paro­nes, retro­ce­sos y relan­za­mien­tos con fuer­za reno­va­da. Un ejem­plo de ello lo tene­mos en la car­ta a la Orga­ni­za­ción de la Mesa de Bél­gi­ca de mayo de 1973, en la que se expo­ne cru­da y sin­ce­ra­men­te la exis­ten­cia de varias líneas lo que redun­da en un gran con­fu­sio­nis­mo polí­ti­co. La car­ta pro­po­ne vol­ver al

[…] espí­ri­tu de la Quin­ta Asam­blea. En esta, la opción de con­ver­tir a ETA en una orga­ni­za­ción de cla­se, deci­di­da a poner­se del lado de los tra­ba­ja­do­res en la lucha de cla­ses exis­ten­te en nues­tro país, era cla­ra, aun­que tal opción no fue­ra cla­ra en todos sus deta­lles. ETA esta­ba defi­ni­da ya como par­ti­da­ria de un socia­lis­mo que no fue­ra «socia­lis­ta-huma­nis­ta» no «social-demó­cra­ta» no «social-refor­mis­ta», sino socia­lis­ta revo­lu­cio­na­rio, es decir, que con­si­de­ra a la lucha de cla­ses como un motor de la his­to­ria y que nace de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria de los tra­ba­ja­do­res con el pro­le­ta­ria­do en su cabe­za. En este sen­ti­do la acción de pos­po­ner la deter­mi­na­ción del carác­ter del socia­lis­mo de ETA a la cele­bra­ción de una Asam­blea era ideo­ló­gi­ca­men­te un paso atrás. Por el con­tra­rio es inne­ga­ble que el apor­te de Egi Bata­su­na en mili­tan­tes ha sido muy impor­tan­te para la con­ti­nui­dad de ETA y de la lucha patrió­ti­ca vas­ca

Des­pués de esta fusión, ETA publi­ca un nue­vo Zutik en el que apa­re­cen cla­ra­men­te defi­ni­das unas opcio­nes mar­xis­tas-leni­nis­tas. Des­de enton­ces las publi­ca­cio­nes se han redu­ci­do a los Hautsi, pero tene­mos la impre­sión que el con­fu­sio­nis­mo polí­ti­co den­tro de ETA está muy lejos de haber­se supe­ra­do «Sobre el por­ve­nir inme­dia­to de ETA», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 421..

Es este con­fu­sio­nis­mo interno el que se quie­re resol­ver en la VI Asam­blea ofi­cial­men­te reco­no­ci­da como tal en verano de 1973, en la que se argu­men­ta a la luz de la expe­rien­cia trans­cu­rri­da en los últi­mos años el por­qué del fra­ca­so de la esci­sión ante­rior cono­ci­da como los «escin­di­dos de la VI» cele­bra­da en 1970 y que ya para enton­ces se había vuel­to a escin­dir en otros dos gru­pos. En la ofi­cial­men­te decla­ra­da VI Asam­blea se hace una explí­ci­ta acep­ta­ción de la V Asam­blea:

Hoy nos reafir­ma­mos en los pun­tos y con­clu­sio­nes de tal Asam­blea; de esta mane­ra, sus­cri­bi­mos la ela­bo­ra­ción ideo­ló­gi­ca rea­li­za­da enton­ces, su vali­dez glo­bal; y, así mis­mo, nos reafir­ma­mos sin amba­ges en la prác­ti­ca desa­rro­lla­da por ETA has­ta aho­ra, cons­ta­tan­do su total acier­to […] Las nece­si­da­des de la lucha exi­gen evi­den­te­men­te con­ti­nuar per­fi­lan­do las pau­tas teó­ri­cas sur­gi­das en la V Asam­blea. A medi­da que avan­ce­mos nos enfren­ta­re­mos con pro­ble­mas nue­vos; y tales pro­ble­mas exi­gen por lo tan­to solu­cio­nes nue­vas. ETA aspi­ra a deve­nir van­guar­dia orga­ni­za­da de nues­tra cla­se, de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca, y, a tra­vés suyo, de todo nues­tro pue­blo «Hautsi nº 4», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 428..

En esta VI Asam­blea ofi­cial­men­te reco­no­ci­da, se ela­bo­ra un docu­men­to sobre el por­qué de un Esta­do Socia­lis­ta Vas­co en el pode­mos leer:

Afir­ma­mos enton­ces que nues­tra rea­li­za­ción total e inte­gral, como tra­ba­ja­do­res vas­cos sola­men­te será posi­ble cuan­do se nos devuel­van ínte­gra­men­te los meca­nis­mos de apro­pia­ción lógi­co-sim­bó­li­cos que se nos ha arre­ba­ta­do, cuan­do con­tra­rres­te­mos los efec­tos de la opre­sión recu­pe­ran­do total­men­te la mane­ra de ver e inter­pre­tar la reali­dad vas­ca (eus­kal­dun), des­de una ópti­ca indu­da­ble­men­te comu­nis­ta […] nues­tro deber inter­na­cio­na­lis­ta será unir­nos en pie de igual­dad con todos los pue­blos y pro­le­ta­rios del mun­do –comen­zan­do por los más pró­xi­mos– para pro­se­guir la edi­fi­ca­ción de la socie­dad mun­dial sin cla­ses. Como revo­lu­cio­na­rios comu­nis­tas que somos, lucha­mos con­tra toda opre­sión: lucha­mos pues con­tra la opre­sión nacio­nal. Y, por ello mis­mo, esta­mos por la inde­pen­den­cia de Eus­ka­di, por un Esta­do Socia­lis­ta Vas­co «Por qué esta­mos por un Esta­do Socia­lis­ta Vas­co», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 15, pp. 108–109..

Por no exten­der­nos, a fina­les de 1976 en el Zutik nº 67 se lee:

Des­de el V Bil­tzar, ETA se había pro­pues­to con­ver­tir­se en una orga­ni­za­ción van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria de la cla­se obre­ra y del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co. El camino has­ta hoy ha esta­do pla­ga­do de con­tra­dic­cio­nes y de sal­tos a dere­cha e izquier­da. Negar­lo sería negar toda la his­to­ria de nues­tras esci­sio­nes, negar que la lucha de cla­ses exis­ta y entre de lleno en ETA. […] Pero a pesar de ello, hoy pode­mos decir que ETA se está afir­man­do como una orga­ni­za­ción pro­le­ta­ria: ya hoy no pode­mos ser tra­ta­dos como «una expre­sión peque­ño-bur­gue­sa», «unos acti­vis­tas mino­ri­ta­rios», etc. Hoy, con más o menos acier­tos, ETA diri­ge todo el com­ba­te hacia el triun­fo de la Revo­lu­ción Socia­lis­ta, hacia el triun­fo del Poder Popu­lar que aca­be con la opre­sión nacio­nal y la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta «Zutik nº 67», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, pp. 187–188..

Cuan­do al comien­zo de este tex­to nos exten­día­mos en la expli­ca­ción del méto­do dia­léc­ti­co y en la impor­tan­cia de los con­cep­tos fle­xi­bles, inclu­yen­tes y abier­tos, con­cep­tos que per­mi­ten y exi­gen esta­ble­cer rela­cio­nes con otras reali­da­des cer­ca­nas para inte­grar­las en teo­rías más amplias y abar­ca­do­ras, tenía­mos pues­ta la mira­da en varios pro­ble­mas que iría­mos inten­tan­do resol­ver pos­te­rior­men­te. Aho­ra nos encon­tra­mos con uno de ellos, y de los fun­da­men­ta­les, el de las pers­pec­ti­vas que se abren o que se cie­rran si se usan deter­mi­na­dos con­cep­tos, como el de pue­blo tra­ba­ja­dor, o si dejan de usar­se.

Antes de seguir y a modo de pre­pa­rar un deba­te más sis­te­má­ti­co sobre este con­cep­to, úni­ca­men­te dire­mos que ha sido y es uti­li­za­do per­ma­nen­te­men­te en la izquier­da revo­lu­cio­na­ria mun­dial preo­cu­pa­da por inte­grar estra­té­gi­ca y tác­ti­ca­men­te a cuan­tos más sec­to­res socia­les com­po­nen la fuer­za de tra­ba­jo glo­bal­men­te explo­ta­ble. Era tan común su uso como herra­mien­ta epis­te­mo­ló­gi­ca a fina­les del siglo XIX que inclu­so un joven Lenin, que ape­nas había leí­do lo esen­cial de la lógi­ca dia­léc­ti­ca y de la natu­ra­le­za fle­xi­ble y abier­ta del con­cep­to y que esta­ba muy influen­cia­do por el meca­ni­cis­mo de la social­de­mo­cra­cia por­que aún no había estu­dia­do con radi­ca­li­dad a Hegel, lo emplea reite­ra­da­men­te en el artícu­lo cor­ti­to de 1900 denun­cian­do la inva­sión de Chi­na por Rusia:

La úni­ca voz ausen­te, entre tan­to júbi­lo, es la de los obre­ros cons­cien­tes, repre­sen­tan­tes de van­guar­dia del mul­ti­tu­di­na­rio pue­blo tra­ba­ja­dor. Mien­tras tan­to, es pre­ci­sa­men­te el pue­blo tra­ba­ja­dor el que sopor­ta todo el peso de las nue­vas cam­pa­ñas vic­to­rio­sas: le qui­tan tra­ba­ja­do­res para enviar­los al otro con­fín del mun­do, le impo­nen tri­bu­tos extra­or­di­na­rios para cubrir los millo­nes gas­ta­dos V. I. Lenin: La gue­rra con Chi­na, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1981, tomo 4, p. 397..

Más ade­lan­te Lenin se pre­gun­ta: «¿Qué pro­ve­cho repor­tan a la cla­se obre­ra rusa y a todo el pue­blo tra­ba­ja­dor las con­quis­tas en Chi­na? Miles de fami­lias arrui­na­das, a las cua­les se les qui­tó los tra­ba­ja­do­res para enviar­los a la gue­rra; un enor­me incre­men­to de las deu­das y gas­tos del Esta­do; la ele­va­ción de los impues­tos; el refor­za­mien­to del poder de los capi­ta­lis­tas, explo­ta­do­res de los obre­ros; el empeo­ra­mien­to de la situa­ción de los obre­ros; una cre­cien­te extin­ción del cam­pe­si­na­do; ham­bre en Sibe­ria: eso es lo que pro­me­te traer y ya trae la gue­rra con Chi­na» V. I. Lenin: op. cit., tomo 4, p. 400..

En el con­tex­to de 1900, la lec­ción que extrae Lenin no admi­te duda: «Por eso incum­be a todos los obre­ros cons­cien­tes el deber de alzar­se con todas sus fuer­zas con­tra quie­nes ati­zan el odio a otras nacio­nes y des­vían la aten­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor de sus ver­da­de­ros enemi­gos […] Para sacu­dir­se el nue­vo yugo que la gue­rra impo­ne al pue­blo tra­ba­ja­dor, sólo hay un medio: la con­vo­ca­to­ria de repre­sen­tan­tes del pue­blo, que pon­gan fin al des­po­tis­mo del Gobierno y lo obli­guen a con­si­de­rar no úni­ca­men­te los intere­ses de la cama­ri­lla de la Cor­te» V. I. Lenin: op. cit., tomo 4, p. 402..

Como vemos, el con­cep­to de «pue­blo tra­ba­ja­dor» tie­ne una fun­ción epis­te­mo­ló­gi­ca cla­ve: para Lenin, como para los mar­xis­tas que domi­nan la dia­léc­ti­ca, es un con­cep­to fle­xi­ble, «móvil» por­que «lo real se pre­sen­ta como movien­te, múl­ti­ple, diver­so y con­tra­dic­to­rio» Hen­ri Lefeb­vre: Lógi­ca for­mal. Lógi­ca dia­léc­ti­ca, Siglo XXI, Madrid 1972, p. 196., lo que le per­mi­te inte­grar en el movi­mien­to sub­je­ti­vo del pen­sa­mien­to el movi­mien­to obje­ti­vo de la reali­dad. La fuer­za social de tra­ba­jo glo­bal­men­te explo­ta­ble por el capi­tal como rela­ción social de explo­ta­ción, es una obje­ti­vi­dad con diver­sos nive­les de dife­ren­cia, opo­si­ción y con­tra­dic­ción en su inte­rior siem­pre en deve­nir, y el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor expli­ca esa reali­dad.

Lenin tam­bién emplea simul­tá­nea­men­te los con­cep­tos de «pue­blo», «nación», «masas popu­la­res», «masas tra­ba­ja­do­ras», etcé­te­ra, pre­ci­sa­men­te como engar­ces con la reali­dad con­tra­dic­to­ria den­tro del poten­cial heu­rís­ti­co del con­cep­to «pue­blo tra­ba­ja­dor». Pen­sa­mos que uno de los secre­tos de la vic­to­ria de la revo­lu­ción bol­che­vi­que en 1917 fue la fle­xi­bi­li­dad men­tal de las y los revo­lu­cio­na­rios para supe­rar auto­crí­ti­ca­men­te sus erro­res de sec­ta­ris­mo gra­cias, entre otras cosas, a la dia­léc­ti­ca inhe­ren­te al con­cep­to de «pue­blo tra­ba­ja­dor», sobre todo en momen­tos crí­ti­cos, deci­si­vos, en los que se ave­ci­na la derro­ta defi­ni­ti­va como en enero de 1918 cuan­do todo indi­ca­ba que la con­tra­rre­vo­lu­ción aho­ga­ría en san­gre la espe­ran­za comu­nis­ta. Fue enton­ces cuan­do se hizo el lla­ma­do al acto supre­mo de la resis­ten­cia a ultran­za median­te el peque­ño docu­men­to: Decla­ra­ción de los dere­chos del pue­blo tra­ba­ja­dor y explo­ta­do V. I. Lenin: Decla­ra­ción de los dere­chos del pue­blo tra­ba­ja­dor y explo­ta­do, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1981, tomo 35, pp. 231–233..

Acla­ra­do esto, y vol­vien­do a Eus­kal Herria, Per­tur, en 1973 cuan­do toda­vía no se había pro­du­ci­do la rup­tu­ra, defen­dien­do la nece­si­dad de un «Esta­do socia­lis­ta vas­co», res­pon­de así a la pre­gun­ta de sobre quié­nes son los alia­dos de la «cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca»: «La con­tra­dic­ción prin­ci­pal de nues­tra lucha revo­lu­cio­na­ria es la que enfren­ta las cla­ses popu­la­res vas­cas –con el pro­le­ta­ria­do indus­trial al fren­te– con las bur­gue­sías mono­po­lis­tas espa­ño­la y fran­ce­sa; exis­ten unos lazos obje­ti­vos de unión, unos intere­ses de cla­se comu­nes –no idén­ti­cos– que deter­mi­nan el carác­ter popu­lar y no mera­men­te pro­le­ta­rio de la revo­lu­ción pen­dien­te en Eus­ka­di. En nues­tro caso, tal afi­ni­dad de intere­ses revo­lu­cio­na­rios se ve poten­cia­da por la exis­ten­cia de una opre­sión nacio­nal común a la cla­se obre­ra y al res­to de las cla­ses popu­la­res, de las capas socia­les revo­lu­cio­na­rias: Arran­tza­les, neka­za­ris, tra­ba­ja­do­res admi­nis­tra­ti­vos, peque­ños pro­pie­ta­rios, comer­cian­tes e indus­tria­les, estu­dian­tes, inte­lec­tua­les y otros asa­la­ria­dos» Per­tur: «Por qué esta­mos por un Esta­do socia­lis­ta vas­co», Per­tur, A. Ami­go, Hor­da­go, Donos­tia 1978, p. 167..

Más tar­de, en diciem­bre de 1974 Per­tur habla de pue­blo tra­ba­ja­dor Per­tur: «Mani­fies­to de ETA p-m», Per­tur, A. Ami­go, Hor­da­go, Donos­tia 1978, p. 210.. No vamos a exten­der­nos en otros escri­tos en los que expo­ne la mis­ma tesis inclu­so enri­que­cién­do­las al expli­car cómo la cla­se obre­ra ha de for­ta­le­cer sus rela­cio­nes con el res­to de cla­ses tra­ba­ja­do­ras, masas popu­la­res, con el pue­blo en gene­ral, etc. Sí vamos a citar el párra­fo que apa­re­ce en la Ponen­cia Otsa­ga­bia de verano de 1976:

Hacien­do un bre­ve aná­li­sis de las cla­ses que se enfren­tan en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vas­co, vemos que por un lado está la oli­gar­quía cen­tra­lis­ta espa­ño­la, cla­se actual­men­te domi­nan­te y por otro el con­jun­to de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y popu­la­res de Eus­ka­di, lo que común­men­te veni­mos deno­mi­nan­do pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Es evi­den­te que no está hecho un estu­dio cien­tí­fi­co de la com­po­si­ción de cla­ses y gru­pos socia­les del PTV y que para esa labor de direc­ción polí­ti­ca es nece­sa­rio efec­tuar­lo, pero pode­mos afir­mar aquí que el con­jun­to de lo que deno­mi­na­mos PTV y que inclu­ye la peque­ña bur­gue­sía, tie­ne unos intere­ses obje­ti­va­men­te revo­lu­cio­na­rios. Aho­ra bien, y dado que el PTV es un con­glo­me­ra­do en el que se encuen­tran tan­to cla­ses con todas las carac­te­rís­ti­cas que las con­fi­gu­ran como tales –la cla­se obre­ra– como sec­to­res o gru­pos socia­les con carac­te­rís­ti­cas dife­ren­cia­les pero que no cons­ti­tu­yen una cla­se en sen­ti­do estric­to –no se pue­de hablar, por ejem­plo, de la exis­ten­cia de una cla­se cam­pe­si­na en Eus­ka­di; ni siquie­ra el con­jun­to de quie­nes se dedi­can al tra­ba­jo de la tie­rra ofre­cen unas carac­te­rís­ti­cas homo­gé­neas a lo lar­go y ancho de las cua­tro pro­vin­cias de Eus­ka­di Sur– la úni­ca cla­se que pue­de lle­var la direc­ción revo­lu­cio­na­ria del con­jun­to del PTV es la cla­se obre­ra Per­tur: «Ponen­cia Otsa­ga­bia», Per­tur, A. Ami­go, Hor­da­go, Donos­tia 1978, p. 259..

En Hautsi nº 6 de sep­tiem­bre de 1975 reali­zó la siguien­te des­crip­ción teó­ri­co-polí­ti­ca del con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor que con­si­de­ra­mos total­men­te váli­da enton­ces y aho­ra:

Como en diciem­bre de 1970, la cla­se obre­ra vas­ca ha vuel­to a poner de relie­ve que no es neu­tral fren­te a la opre­sión nacio­nal de que es obje­to […] Aho­ra bien: des­ta­car el papel de la cla­se obre­ra no pue­de hacer­nos olvi­dar la apor­ta­ción del res­to de nues­tro pue­blo. De hecho. Aun­que hayan sido obre­ros los que han esta­do a la cabe­za de las luchas, en estas ha par­ti­ci­pa­do todo el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co: arran­tza­les, como los que en Lekei­tio y Onda­rroa se nega­ron a fae­nar sufrien­do por ello una repre­sión des­pia­da­da; neka­za­ris, como los que en Azpei­tia y en Biz­kaia boi­co­tea­ron los mer­ca­dos y la entre­ga de la leche; peque­ños pro­pie­ta­rios, como los que cerra­ron sus bares, comer­cios y talle­res en dece­nas de pue­blos de Eus­ka­di; pro­fe­sio­na­les, como los médi­cos de Donos­ti que se enfren­ta­ron a las fuer­zas repre­si­vas en la Resi­den­cia y en el Hos­pi­tal; sacer­do­tes, muje­res y estu­dian­tes «Hautsi nº 6», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 475..

El tex­to con­ti­núa insis­tien­do en que la uni­dad del pue­blo ha sido deci­si­va, pero que lo será más para lograr inte­grar a la peque­ña bur­gue­sía en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Como hemos vis­to a lo lar­go de estas pági­nas, la cues­tión de la peque­ña bur­gue­sía, su papel y sus dudas e inde­ci­sio­nes, reco­rre todas las refle­xio­nes teó­ri­cas mar­xis­tas, tam­bién en la Eus­kal Herria de enton­ces y de aho­ra. ETA era muy cons­cien­te de esta pro­ble­má­ti­ca, y en el Zutik nº 67 de noviem­bre de 1976, escri­be que:

La peque­ña bur­gue­sía vas­ca sufre, fren­te al con­trol del pro­ce­so pro­duc­ti­vo, la mar­gi­na­ción pro­pia de esta capa en las socie­da­des capi­ta­lis­tas indus­tria­li­za­das. Pade­cien­do todas las depre­sio­nes del sis­te­ma, se encuen­tra en fran­ca opo­si­ción con la oli­gar­quía y en muchos casos, en una pos­tu­ra crí­ti­ca –aun­que tam­bién a menu­do incon­se­cuen­te– fren­te al sis­te­ma capi­ta­lis­ta. En su mayo­ría autóc­to­na es posee­do­ra de una fir­me con­cien­cia nacio­nal. Ambos con­di­cio­nan­tes, la seña­lan obje­ti­va­men­te como un posi­ble –aun­que siem­pre vaci­lan­te– alia­do estra­té­gi­co del sec­tor patrió­ti­co de la cla­se obre­ra, en orden a la con­se­cu­ción de una Demo­cra­cia Popu­lar Vas­ca. Que esta posi­bi­li­dad se con­vier­ta en una reali­dad irre­ver­si­ble, depen­de, en bue­na medi­da, de la capa­ci­dad que demues­tre la van­guar­dia polí­ti­ca de dicho sec­tor obre­ro, para atraer­la a su camino «Zutik nº 67», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 207..

En 1976 J. Apa­la­te­gi publi­có una muy rigu­ro­sa inves­ti­ga­ción sobre la estruc­tu­ra cla­sis­ta vas­ca Jokin Apa­la­te­gi: Los vas­cos de la nación al Esta­do, Elkar, 1979, pp. 53–118., en la que des­ta­ca­ba la tesis de que «el con­cep­to de cla­se tra­ba­ja­do­ra es más amplio que el de pro­le­ta­ria­do pues­to que este está com­pren­di­do en aquél. Y vamos a uti­li­zar el con­cep­to de cla­se tra­ba­ja­do­ra, pues aun­que el pro­le­ta­ria­do es por su núme­ro y por sus con­di­cio­nes obje­ti­vas el ele­men­to más impor­tan­te para la lucha revo­lu­cio­na­ria, el apo­yo que las demás cla­ses tra­ba­ja­do­ras, explo­ta­das ellas tam­bién, pue­den apor­tar a esta lucha es abso­lu­ta­men­te indis­pen­sa­ble» Jokin Apa­la­te­gi: op. cit., p. 103..

Al mar­gen de las varia­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas habi­das en las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y en su núcleo, el pro­le­ta­ria­do, sigue sien­do total­men­te váli­do lo expues­to en la cita. El autor en el que aho­ra nos basa­mos sos­tie­ne que la V Asam­blea reali­zó el «pri­mer aná­li­sis de cla­ses socia­les» Jokin Apa­la­te­gi: op. cit., pp. 209–210. en la his­to­ria de ETA, aná­li­sis en el que la dia­léc­ti­ca entre la lucha de libe­ra­ción nacio­nal y la lucha de cla­ses se expre­sa­ba median­te el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. En 1985 J. Apa­la­te­gi publi­có un estu­dio en el que demos­tra­ba que a par­tir de la V Asam­blea Jokin Apa­la­te­gi: «Libe­ra­ción nacio­nal y socia­lis­mo-comu­nis­mo como pro­ble­má­ti­ca de sín­te­sis teó­ri­ca des­de la Vª Asam­blea de ETA has­ta nues­tros días», Los vas­cos, de la auto­no­mía a la nación, Txer­toa, 1985, pp. 281–310. se ini­cia­ba un pro­ce­so ascen­den­te sos­te­ni­do, al menos has­ta esa fecha, mien­tras que el res­to de fuer­zas polí­ti­cas, mayo­ri­ta­ria­men­te sur­gi­das de esci­sio­nes de ETA, empe­za­ban la ten­den­cia al decli­ve.

F. Leta­men­día, por su par­te, ofre­ce esta defi­ni­ción de pue­blo tra­ba­ja­dor:

ETA –dice la ideo­lo­gía ofi­cial– es un «Movi­mien­to Nacio­nal Vas­co de Libe­ra­ción Nacio­nal» (la auto-defi­ni­ción como «movi­mien­to» es tra­di­cio­nal; es en cam­bio nove­do­so el carac­te­ri­zar­se como «movi­mien­to socia­lis­ta»). El nacio­na­lis­mo de ETA es un «nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio». En la defi­ni­ción de este apa­re­ce por pri­me­ra vez un con­cep­to que ha de tener una lar­ga vigen­cia, el de «Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co», que inten­ta rea­li­zar la sín­te­sis entre pue­blo vas­co (que desea­ría la libe­ra­ción nacio­nal) y cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca (que desea­ría la libe­ra­ción social). Se dice de él que «es la nega­ción total de una reali­dad actual opre­so­ra. Esta nega­ción total pue­de solo ser rea­li­za­da por el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co a tra­vés de su situa­ción de cla­se explo­ta­da» Fran­cis­co Leta­men­dia: His­to­ria del nacio­na­lis­mo vas­co y de ETA, R&B, 1994, tomo I, «ETA en el fran­quis­mo», p. 311..

L. Núñez Aris­train dijo que el V Bil­tzar creó el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co «para desig­nar al suje­to revo­lu­cio­na­rio» L. Núñez Aris­train: La razón vas­ca, Txa­la­par­ta, 1995, p. 64.. Pero des­de hace unos años este con­cep­to fun­da­men­tal casi ha des­apa­re­ci­do de los docu­men­tos y de la orien­ta­ción coti­dia­na del aber­tza­lis­mo. Ni L. Bru­ni Lui­gi Bru­ni: ETA. His­to­ria polí­ti­ca de una lucha arma­da, Txa­la­par­ta, 1987, pp. 84–87. ni I. Casa­no­va Iker Casa­no­va, ETA 1958–2008. Medio siglo de his­to­ria, Txa­la­par­ta, 2007, p. 92. le pres­tan la aten­ción nece­sa­ria. Por su par­te, J. L. Unzue­ta redu­ce todo lo rela­cio­na­do con la impor­tan­cia de la defi­ni­ción del suje­to revo­lu­cio­na­rio, el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, rea­li­za­da en el V Bil­tzar a pobre y vul­gar for­ma fren­te a un «dato incó­mo­do», el de los emi­gran­tes sos­te­nien­do la tesis de que con este V Bilz­tar se impo­ne la supe­di­ta­ción de la lucha de cla­ses a la lucha nacio­nal y, sobre todo: «alum­brar un nue­vo nacio­na­lis­mo, alter­na­ti­vo polí­ti­ca y orga­ni­za­ti­va­men­te, no ideo­ló­gi­ca­men­te, al encar­nan­do por los segui­do­res del inven­tor del tér­mino “Euz­ka­di”» José Luis Unzue­ta: «La Vª Asam­blea de ETA», Saioak, año IV, 1980, pp. 50–52., es decir, que el V Bil­tzar no rom­pió ideo­ló­gi­ca­men­te con Sabino Ara­na ni con el PNV.

P. Iba­rra Güell no tie­ne para nada en cuen­ta el nue­vo hori­zon­te abier­to con la teo­ri­za­ción del con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor, hori­zon­te estra­té­gi­co de lar­go reco­rri­do en el que se irán engar­zan­do, no sin gra­ves pro­ble­mas en varios momen­tos que lle­gan a pro­vo­car esci­sio­nes, las dife­ren­tes áreas espe­cí­fi­cas en las que la mili­tan­cia aber­tza­le tra­ba­ja den­tro de una pers­pec­ti­va uni­ta­ria de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se. En las pági­nas dedi­ca­das a la V Asam­blea, y par­cial­men­te tam­bién a la IV, no es que no esté en modo alguno pre­sen­te la pro­ble­má­ti­ca de la defi­ni­ción del suje­to revo­lu­cio­na­rio que ha de lide­rar la lucha por el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, sino que su estu­dio de la estra­te­gia de ETA se redu­ce exclu­si­va­men­te a la carac­te­ri­za­ción de la lucha arma­da; es más, la úni­ca vez que apa­re­ce escri­to el con­cep­to es en un párra­fo de un docu­men­to de ETA cita­do Pedro Iba­rra Güell: La evo­lu­ción estra­té­gi­ca de ETA (1963−1987), Kri­se­lu, 1987, pp. 67–83..

Noso­tros pen­sa­mos que ese con­cep­to expre­sa, lacó­ni­ca­men­te, el doble pun­to crí­ti­co de la libe­ra­ción huma­na: por un lado, dilu­ci­dar quién es el suje­to que se libe­ra y, por otro lado, dilu­ci­dar cómo se cons­tru­ye la sub­je­ti­vi­dad eman­ci­pa­do­ra del suje­to que se eman­ci­pa. La dia­léc­ti­ca entre el suje­to y su sub­je­ti­vi­dad es, así, la otra par­te de la dia­léc­ti­ca entre lo obje­ti­vo y sus con­tra­dic­cio­nes, de mane­ra que el V Bil­tzar puso el dedo en la lla­ga. Lo com­pren­de­re­mos mejor al ana­li­zar su insis­ten­cia en la pro­ble­má­ti­ca de la alie­na­ción y de las for­mas de des­alie­na­ción, y en su per­ma­nen­te lla­ma­mien­to a la prác­ti­ca como cri­te­rio de ver­dad, como cri­te­rio de veri­fi­ca­ción de toda teo­ría, siguien­do el más puro méto­do leni­nis­ta, sobre todo, para lo que aho­ra nos intere­sa, en la inter­pe­ne­tra­ción entre lo sub­je­ti­vo y lo obje­ti­vo G. Kur­sá­nov: Veri­tas, Pro­gre­so, 1977, pp. 103–120..

I. Bullain reco­no­ce la impor­tan­cia del con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor para la izquier­da aber­tza­le casi des­de el ini­cio de su libro, pero lo redu­ce a una «cate­go­ría onto­ló­gi­ca» Iñi­go Bullain: Revo­lu­cio­na­ris­mo patrió­ti­co, Tec­nos, Madrid 2011, p. 30. con lo que des­tro­za cual­quier espe­ran­za de encon­trar algo enri­que­ce­dor en las pági­nas que siguen. En 1729, Wolff defi­nió en su libro Onto­lo­gía a este con­cep­to como la meta­fí­si­ca gene­ral, cuyos prin­ci­pios bási­cos son los leib­ni­zia­nos de la no con­tra­dic­ción y de la razón sufi­cien­te Gar­zan­ti (coord): Enci­clo­pe­dia de la Filo­so­fía, Edic. B, 1992, pp. 718–719., deter­mi­nan­do así toda la evo­lu­ción pos­te­rior de las filo­so­fías onto­ló­gi­cas como esen­cial­men­te idea­lis­tas a pesar de que Hegel logra­se demos­trar la cone­xión entre su inter­pre­ta­ción dia­léc­ti­ca de la onto­lo­gía, la lógi­ca y la teo­ría del cono­ci­mien­to Rosen­tal-Iudin: Dic­cio­na­rio de filo­so­fía, Akal, Madrid 1978, p. 346.. La onto­lo­gía lle­va­da a su extre­mo, el onto­lo­gis­mo, deri­va en un «sis­te­ma espe­cu­la­ti­vo» K. F. Lei­dec­ker: Dic­cio­na­rio de filo­so­fía, Gri­jal­bo, Madrid 1968, p. 279. cual­quie­ra, como se demues­tra vien­do la evo­lu­ción de la filo­so­fía bur­gue­sa euro­pea en su corrien­te cos­mo­ló­gi­ca y onto­ló­gi­ca Manuel Garri­do: «El can­to de cis­ne de la gran filo­so­fía euro­pea», El lega­do filo­só­fi­co y cien­tí­fi­co del siglo XX, Cáte­dra, Madrid 2005, pp. 63–66..

Hemos con­si­de­ra­do nece­sa­rio insis­tir un poco en el con­cep­to bur­gués de onto­lo­gía por­que mues­tra uno de los inson­da­bles vacíos del libro de I. Bullain: inco­mu­ni­car y ais­lar el nivel de la defi­ni­ción de lo real del nivel de estu­dio y trans­for­ma­ción de lo real, de modo que la lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, esen­cial­men­te uni­da a la defi­ni­ción del suje­to colec­ti­vo, es redu­ci­da casi a una abe­rra­ción his­tó­ri­ca solo expli­ca­ble por fac­to­res que rozan o caen en la «pato­lo­gía social» expre­sa­da en «colec­ti­vos de ira», en «popu­lis­mo ven­ga­ti­vo» Iñi­go Bullain: Revo­lu­cio­na­ris­mo patrió­ti­co, Tec­nos, Madrid 2011, p. 115..

Por el con­tra­rio, si recu­rri­mos a la noción mar­xis­ta de uni­dad entre lo onto­ló­gi­co y lo epis­te­mo­ló­gi­co com­pren­de­mos que el cono­ci­mien­to de la evo­lu­ción de las con­tra­dic­cio­nes, las ten­den­cias que se abren al calor de la ley de la nega­ción de la nega­ción y del sal­to de la can­ti­dad a la cua­li­dad, etc., exi­gen de la inter­ven­ción huma­na cons­cien­te para guiar su des­tino por un mun­do «com­ple­jo, mul­ti­la­te­ral y con­tra­dic­to­rio» M. A. Dyn­nik (coord): His­to­ria de la filo­so­fía, Gri­jal­bo, 1967, tomo III, pp. 205–206.. Más aún, des­de la visión mar­xis­ta, la unión entre lo onto­ló­gi­co y lo epis­te­mo­ló­gi­co con­lle­va la pre­sen­cia de lo axio­ló­gi­co, de los valo­res éti­cos y el deber moral W. Ash: Mar­xis­mo y moral, Edic. ERA, Méxi­co 1969, pp. 92–118.. Aun­que más ade­lan­te vol­ve­re­mos a esta cues­tión cen­tral, aho­ra debe­ría­mos anun­ciar lo bási­co para mos­trar que la defi­ni­ción del suje­to revo­lu­cio­na­rio vas­co por el V Bil­tzar supera con­cep­tual­men­te la ideo­lo­gía bur­gue­sa en sí.

Inse­pa­ra­ble del deba­te sobre el pue­blo tra­ba­ja­dor es el de la fia­bi­li­dad polí­ti­ca de la peque­ña bur­gue­sía. La teo­ría mar­xis­ta al res­pec­to es con­clu­yen­te por su des­con­fian­za abso­lu­ta hacia esa frac­ción de cla­se de la bur­gue­sía, aun­que reco­noz­ca que hay que aliar­se tác­ti­ca­men­te con ella, así que no la resu­mi­mos. ETA la defi­nía así:

3) Bur­gue­sía media: talle­res tipo Gui­puz­coa (entre dos y dos­cien­tos obre­ros). De ten­den­cia con­ser­va­do­ra, refor­mis­tas, libe­ra­les, demo-cris­tia­nos, anti-comu­nis­tas. Por la debi­li­dad de su fuer­za eco­nó­mi­ca, están liga­dos a la gran bur­gue­sía, sien­do de hecho sus cria­dos más fie­les, tan­to en el aspec­to social como en el nacio­nal.

4) Peque­ña bur­gue­sía: peque­ños comer­cian­tes, y ten­de­ros, inter­me­dia­rios. Tra­ba­jan por sus pro­pios medios y ape­nas sí tie­nen emplea­dos (de 12 a nin­guno). Aun­que son pro­pie­ta­rios de sus modos de pro­duc­ción se advier­te en cier­tos una ten­den­cia a la pro­le­ta­ri­za­ción de sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo (inse­gu­ri­dad del por­ve­nir, pagan el pato de cual­quier cri­sis eco­nó­mi­ca, no viven dema­sia­do hol­ga­da­men­te, lar­ga jor­na­da de tra­ba­jo…). Por su situa­ción gene­ral vaci­lan entre el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía pro­pia­men­te dicha: vaci­lan­te, fal­ta de cora­je polí­ti­co, sin embar­go siem­pre han sido sus­cep­ti­bles de adop­tar posi­cio­nes extre­mas, pudien­do salir de su seno tan­to revo­lu­cio­na­rios como fas­cis­tas «Para la V Asam­blea (Infor­me ver­de revi­sa­do)», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, p. 57..

Aquí el aná­li­sis de ETA sobre la peque­ña bur­gue­sía se mue­ve en el nivel esen­cial y bási­co del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, en la esfe­ra de lo gené­ti­co-estruc­tu­ral, de lo que reco­rre el inte­rior de la peque­ña bur­gue­sía en el capi­ta­lis­mo en sí. Pero inme­dia­ta­men­te des­pués, ETA pasa al aná­li­sis con­cre­to, a la esfe­ra de lo his­tó­ri­co-gené­ti­co, de la reali­dad espe­cí­fi­ca de Eus­kal Herria como for­ma­ción eco­nó­mi­co-social pro­pia, dife­ren­cia­da cua­li­ta­ti­va­men­te de las cir­cun­dan­tes a ella por su evo­lu­ción his­tó­ri­ca, por su cul­tu­ra e iden­ti­dad, por su pro­pia lucha de cla­ses; y, con­se­cuen­te­men­te, ETA pasa a ana­li­zar el com­po­nen­te polí­ti­co de la peque­ña y media­na bur­gue­sía vas­ca:

En gene­ral, la peque­ña y media­na bur­gue­sía cuan­do hay opre­sión nacio­nal son nacio­na­lis­tas. ETA ha sur­gi­do pre­ci­sa­men­te de estas dos capas de la bur­gue­sía en su mayo­ría y sigue en par­te vivien­do en este mis­mo ambien­te.

Se ha pro­du­ci­do en ellos una mayor radi­ca­li­za­ción en el plano nacio­nal, gra­cias a las pri­me­ras accio­nes de ETA, a un reblan­de­ci­mien­to del régi­men espa­ñol y a la pér­di­da de un mie­do que has­ta hace muy poco pare­cía insu­pe­ra­ble «Para la V Asam­blea (Infor­me ver­de revi­sa­do)», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, p. 58..

Rea­li­za­da ya la V Asam­blea, ETA man­tie­ne inal­te­ra­do este cri­te­rio pero aña­de una idea, más bien una adver­ten­cia cara al futu­ro, que aho­ra cobra su ple­na actua­li­dad: «Exis­te el peli­gro, no obs­tan­te, de que la bur­gue­sía nacio­nal o ele­men­tos refor­mis­tas tomen dema­sia­da fuer­za, cas­tran­do la revo­lu­ción. Para evi­tar ese peli­gro real, no tene­mos otra sali­da sino la de dar una fuer­te con­cien­cia al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co, mos­trán­do­le cla­ra­men­te los fines y el sen­ti­do de la lucha» «V Asam­blea Nacio­nal de ETA, 2 Sesión (Actas)», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia, 1981, tomo 7, p. 92.. Una déca­da más tar­de, en el Zutik nº 67 de noviem­bre de 1976, ETA pro­fun­di­za en esta adver­ten­cia al admi­tir, en pri­mer lugar, que la peque­ña bur­gue­sía cho­ca con la oli­gar­quía «aun­que tam­bién a menu­do incon­se­cuen­te» y, en segun­do lugar, defi­ne a la peque­ña bur­gue­sía «como un posi­ble –aun­que siem­pre vaci­lan­te– alia­do estra­té­gi­co del sec­tor patrió­ti­co de la cla­se obre­ra, en orden a la con­se­cu­ción de una Demo­cra­cia Popu­lar Vas­ca. Que esta posi­bi­li­dad se con­vier­ta en una reali­dad irre­ver­si­ble, depen­de en bue­na medi­da, de la capa­ci­dad que demues­tre la van­guar­dia polí­ti­ca de dicho sec­tor obre­ro para atraer­la a su camino» «Zutik nº 67», Docu­men­tos Y, op. cit., tomo 16, p. 207.. Con más deta­lle:

ETA es cons­cien­te de que para la cons­truc­ción de un ESTADO VASCO SOCIALISTA, es impres­cin­di­ble con­tar con un Esta­do Vas­co Inde­pen­dien­te, guia­do por el pro­le­ta­ria­do en una demo­cra­cia POPULAR que dé la bases nece­sa­rias para la cons­truc­ción del Socia­lis­mo Vas­co, posi­bi­li­tan­do esto la con­se­cu­ción de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria.

Como hemos dicho, esta demo­cra­cia POPULAR es un MEDIO para lle­gar a la toma del poder por el pro­le­ta­ria­do. En esta pri­me­ra fase que pode­mos lla­mar de REVOLUCIÓN POPULAR cons­ti­tui­mos un fren­te con la peque­ña bur­gue­sía aber­tza­le para derro­tar a nues­tro enemi­go común que es el apa­ra­to de OCUPACIÓN y EEXPLOTACIÓN impues­to a Eus­ka­di por las oli­gar­quías fran­ce­sa y espa­ño­la.

ETA con­si­de­ra que la peque­ña bur­gue­sía pue­de apo­yar esta pri­me­ra fase de la revo­lu­ción, pues­to que está tam­bién opri­mi­da NACIONAL y SOCIALMENTE por las oli­gar­quías. Cuan­do deci­mos social­men­te dis­tin­gui­mos entre la opre­sión social ejer­ci­da por estas sobre la peque­ña bur­gue­sía y la ejer­ci­da sobre el pro­le­ta­ria­do, pero sabe­mos que la peque­ña bur­gue­sía no pue­de sub­sis­tir como cla­se por la ten­den­cia inevi­ta­ble capi­ta­lis­ta a mono­po­li­zar­se, no que­dán­do­le otro reme­dio que hacer cau­sa común con el pro­le­ta­ria­do.

Son pre­ci­sa­men­te el pro­le­ta­ria­do y sus van­guar­dias las que no deben per­mi­tir que la peque­ña bur­gue­sía se haga con la direc­ción de la lucha de LIBERACIÓN NACIONAL por­que abor­ta­ría así el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, con­vir­tien­do la revo­lu­ción pro­le­ta­ria en un refor­mis­mo peque­ño bur­gués «Pun­tos míni­mos ideo­ló­gi­cos de ETA», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 15, p. 117..

ETA pen­sa­ba que la vía par­la­men­ta­ris­ta espa­ño­la esta­ría vicia­da des­de su mis­ma lega­li­dad, que el PNV nun­ca se atre­ve­ría a tra­tar al poder espa­ñol «de igual a igual», y que, en el últi­mo extre­mo, ter­mi­na­ría posi­cio­nán­do­se en con­tra del pue­blo, por­que «para el PNV lo pri­me­ro es el orden» ya que su enemi­go prin­ci­pal es la revo­lu­ción socia­lis­ta en Eus­kal Herria «Zutik nº 68», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, pp. 255–256.. Pero la pre­ci­sión que real­men­te impor­ta vie­ne des­pués: «Papel de la bur­gue­sía “nacio­nal” o “no oli­gár­qui­ca”. La bur­gue­sía nacio­nal posee por su carác­ter, voca­ción de capa diri­gen­te del pro­ce­so pro­duc­to. En cuan­to que desea des­pla­zar a la oli­gar­quía, pue­de, muchas veces, apro­bar y ver con sim­pa­tía las luchas de las capas popu­la­res; pero, en cuan­to que pre­ten­de sus­ti­tuir a aqué­lla –aun­que de modo más mix­ti­fi­ca­do– en su labor hege­mó­ni­ca, acep­tar­la como alia­do estra­té­gi­co equi­val­dría a dejar que el enemi­go cubra la reta­guar­dia, ya que una vez alcan­za­dos –o en vías de alcan­zar– sus obje­ti­vos, no duda­ría en ani­qui­lar­nos» «Zutik nº 67», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 207..

La pro­fun­di­dad de esta con­cep­ción estra­té­gi­ca hacia la revo­lu­ción socia­lis­ta, y de su méto­do teó­ri­co, no se que­da en el espa­cio inter­me­dio de los pri­me­ros años del V Bil­tzar, sino que deter­mi­na toda su his­to­ria. Un ejem­plo lo tene­mos en que en 1973 ETA entra en abier­ta y públi­ca con­fron­ta­ción polí­ti­ca y éti­ca con el PNV a raíz de la pro­pa­gan­da que este rea­li­za entre la juven­tud vas­ca. Se tra­ta, como vere­mos aho­ra mis­mo, de una cues­tión deci­si­va que afec­ta a la defi­ni­ción de la esen­cia no solo del pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta sino tam­bién del con­cep­to de iden­ti­dad nacio­nal vas­ca. Por su impor­tan­cia, vamos a trans­cri­bir el párra­fo ente­ro:

En las publi­ca­cio­nes del PNV, con­cre­ta­men­te en la revis­ta Guda­ri, órgano de EGI, juven­tud del Par­ti­do (¿juven­tud?), se habla de nues­tros pre­sos como si per­te­ne­cie­ran a su mili­tan­cia. Igual­men­te de nues­tros muer­tos, como si hubie­sen muer­to heroi­ca­men­te en aras al lema JEL (Jaun­goi­koa eta Lege-Zaha­rra). Aplau­den nues­tras accio­nes, dejan­do de esa for­ma entre­ver que tene­mos un pun­to en común: «el aber­tza­lis­mo». De esta for­ma con­fun­den al pue­blo y crean gra­ves con­flic­tos mez­clan­do en la men­te de algu­nos a sec­to­res del pue­blo per­te­ne­cien­tes a la peque­ña bur­gue­sía, de fon­do ara­nis­ta y sin nin­gún inte­rés de cla­se coin­ci­den­te con los del obre­ro, con socia­lis­tas vas­cos radi­ca­li­za­dos. Sin embar­go, no hablan en sus publi­ca­cio­nes de los secues­tros que por defen­der al PTV (Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co) nos vemos obli­ga­dos a lle­var a cabo, ni de los ata­ques que hace­mos y hare­mos a la bur­gue­sía de la nación que sea vas­ca o espa­ño­la, que nos explo­ta. Con­cre­ta­men­te en el asun­to Zaba­la, se cri­ti­có nues­tra acción, «Zaba­la es un vas­co». Esta­mos de acuer­do y ade­más pode­mos aña­dir que habla correc­ta­men­te el eus­ke­ra y que pro­ce­de del base­rri, pero igual­men­te cier­to es que como tan­tos otros vas­cos per­te­ne­cien­tes a la bur­gue­sía roba la plus­va­lía a sus tra­ba­ja­do­res y explo­ta a estos su fuer­za de tra­ba­jo al míni­mo pre­cio. ¿Se le pue­de jus­ti­fi­car el ser explo­ta­dor a Zaba­la por ser vas­co? ¿No es cier­to que otros capi­ta­lis­tas vas­cos, median­te estas crí­ti­cas tra­ten de jus­ti­fi­car sus méto­dos ampa­rán­do­se en su vas­quis­mo o en su nava­rris­mo? ¿No es cier­to que diri­gen­tes y coti­zan­tes del PNV son capi­ta­lis­tas? ¿Nos impor­ta algo a noso­tros el que Zaba­la per­fec­ta­men­te pudie­ra coti­zar eco­nó­mi­ca­men­te a movi­mien­tos bur­gue­ses y cho­vi­nis­tas? Sí, nos impor­ta que ocu­rra eso para que el PTV vea cla­ro y ani­qui­le a esos con­tra-revo­lu­cio­na­rios. Los diri­gen­tes y cola­bo­ra­do­res de la dere­cha vas­ca son unos explo­ta­do­res y «ven­de-obre­ros», capi­ta­lis­tas pater­na­lis­tas «Hautsi nº 3», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 399..

La lucha de cla­ses socia­lis­ta den­tro de la iden­ti­dad nacio­nal tra­ba­ja­do­ra con­tra la iden­ti­dad nacio­nal bur­gue­sa den­tro de la lucha de cla­ses capi­ta­lis­ta. Esta pro­ble­má­ti­ca lo abar­ca todo. Tam­bién en la cul­tu­ra y en la edu­ca­ción eus­kal­dun. La insis­ten­cia en la lucha cul­tu­ral carac­te­ri­za a ETA des­de sus ini­cios y siem­pre pro­po­ne una cul­tu­ra popu­lar anti­ca­pi­ta­lis­ta e inter­na­cio­na­lis­ta, o como se sos­tie­ne en el Hautsi de agos­to de 1972: «cul­tu­ra popu­lar, socia­lis­ta en su con­te­ni­do y vas­ca en su for­ma» Hautsi agos­to de 1972, Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 328.. La recons­truc­ción del eus­ka­ra tam­bién se hace des­de una pers­pec­ti­va socia­lis­ta: en el Hautsi nº 2, hay un capí­tu­lo titu­la­do «La lucha ideo­ló­gi­ca en el seno de las ikas­to­las» en el que a pesar de emplear el tér­mino de «ideo­lo­gía», como hemos vis­to, sin embar­go se hace un aná­li­sis teó­ri­co muy sofis­ti­ca­do de las dife­ren­tes pos­tu­ras. La fle­xi­bi­li­dad con­cep­tual desa­rro­lla con sig­ni­fi­ca­ti­vo acier­to al saber des­lin­dar el ver­da­de­ro con­te­ni­do ideo­ló­gi­co, de inver­sión alie­na­da y de fal­sa con­cien­cia, del mode­lo bur­gués de las ikas­to­las –usar el eus­kal­ki de la zona, tener «ambien­te vas­co», edu­car en la reli­gión cris­tia­na, ser «apo­lí­ti­ca» y «demo­crá­ti­ca»–, con­fron­tán­do­lo con la teo­ría peda­gó­gi­ca de las «ikas­to­las socia­lis­tas» «Suple­men­to espe­cial al nº 2», Hautsi nº 2, Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, pp. 374–378..

Fijé­mo­nos en las carac­te­rís­ti­cas con las que el tex­to de ETA seña­la el con­te­ni­do ideo­ló­gi­co de las ikas­to­las diri­gi­das por la «bur­gue­sía nacio­nal vas­ca», repre­sen­ta­da en este caso por el PNV y el sin­di­ca­to ELA. El pri­me­ro, el empleo del dia­lec­to local de la len­gua vas­ca, supo­nía en aquel momen­to un cla­ro estan­ca­mien­to, inclu­so retro­ce­so, en el avan­ce que se esta­ba dan­do hacia la deci­si­va uni­fi­ca­ción y moder­ni­za­ción de la len­gua vas­ca, impul­so diri­gi­do por un amplio sec­tor eus­kal­tza­le en el que los círcu­los inte­lec­tua­les influen­cia­dos por ETA tuvie­ron un papel deci­si­vo; en reali­dad, lo que se esta­ba libran­do era una pelea estra­té­gi­ca por el futu­ro del com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral de Eus­kal Herria y, por ello mis­mo, por la iden­ti­dad con­cre­ta de la nación vas­ca.

El segun­do, el «ambien­te vas­co» depen­día de qué sen­ti­do y sig­ni­fi­ca­do se die­ra al «ambien­te»: ¿esen­cia­lis­ta y tra­di­cio­nal como los eus­kal­kis fren­te al moderno y pro­gre­sis­ta como el eus­ka­ra batua? El ter­ce­ro, la edu­ca­ción cató­li­ca, res­pon­de a la pre­gun­ta ante­rior y con­fir­ma la esen­cia ideo­ló­gi­ca, alie­na­da, de la peda­go­gía bur­gue­sa cri­ti­ca­da por ETA. El cuar­to, el apo­li­ti­cis­mo, lo dice todo por­que no se pue­de ser apo­lí­ti­co bajo una dic­ta­du­ra como la fran­quis­ta. Y el quin­to, el demo­crá­ti­co, entra en abier­ta con­tra­dic­ción con lo ante­rior a no ser que por demo­cra­cia se enten­die­ra solo una pala­bra hue­ca que ocul­ta­ba el cola­bo­ra­cio­nis­mo pasi­vo o acti­vo con la dic­ta­du­ra.

Más ade­lan­te, una de las ramas de ETA, en 1975, pro­fun­di­za toda­vía más en las rela­cio­nes entre len­gua y revo­lu­ción: «La uni­dad cul­tu­ral entra­ña un poten­te fac­tor de inte­gra­ción social, de soli­da­ri­dad nacio­nal y de unión polí­ti­ca. Es por ello que todos los Esta­dos hacen de la uni­dad idio­má­ti­ca uno de sus obje­ti­vos. Más aún cuan­do esos Esta­dos alber­gan en su seno a nacio­nes some­ti­das» «Vas­cuen­ce y revo­lu­ción vas­ca», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 17, p. 456.. Y lue­go plan­tea una refle­xión segui­da de una exi­gen­cia estra­té­gi­ca. La refle­xión sur­ge de esta fra­se:

[…] con­si­de­rar a los eus­kal­du­nes (altí­si­mo por­cen­ta­je en el Fren­te Mili­tar de la Orga­ni­za­ción) jun­to con los inmi­gran­tes de nues­tra lucha como los más fir­mes moto­res de la revo­lu­ción socia­lis­ta vas­ca. Es por esto que nues­tra orga­ni­za­ción ha de esta­ble­cer una línea cla­ra y con­tri­buir pode­ro­sa­men­te a la toma del poder por el pue­blo en armas.

Si social y polí­ti­ca­men­te un par­ti­do vas­co no se dife­ren­cia radi­cal­men­te de los par­ti­dos obre­ros de otros paí­ses, el hecho de que este par­ti­do haya de ser vas­co le obli­ga a tener pre­sen­te que en con­se­cuen­cia de los des­cu­bri­mien­tos moder­nos en cuan­to a la depen­den­cia de la for­ma de pen­sar con res­pec­to al idio­ma, un socia­lis­mo vas­co debe­rá de ser eus­kal­dun y deri­va­do de su men­ta­li­dad eus­kal­dun. ETA, orga­ni­za­ción al ser­vi­cio de la cla­se obre­ra debe encar­nar estos prin­ci­pios. Dada ade­más la dife­ren­cia tan mar­ca­da que ofre­cen las estruc­tu­ras lin­güís­ti­cas vas­cas fren­te a las neo­la­ti­nas o indo­euro­peas en gene­ral se deri­va la impor­tan­cia pri­mor­dial del vas­cuen­ce en todo socia­lis­mo vas­co. Un socia­lis­mo vas­co debe­rá por ende, poner como con­di­ción, sine qua non, eus­kal­du­ni­dad de sus diri­gen­tes y la pro­gre­si­va eus­kal­du­ni­za­ción de todo el ambien­te. Debe­rá por tan­to com­ba­tir la des­na­cio­na­li­za­ción y luchar por la ínte­gra res­ti­tu­ción de la cul­tu­ra vas­ca. Final­men­te podría­mos hacer nues­tras las siguien­tes pala­bras de Fidel Cas­tro y Oswal­do Dor­ti­cos en la II Decla­ra­ción de la Haba­na: «el deber de todo revo­lu­cio­na­rio es hacer la revo­lu­ción» «Vas­cuen­ce y revo­lu­ción vas­ca», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 17, p. 460..

Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que este tex­to de 1975 reivin­di­que obras de Txi­llar­de­gi de hacía casi una déca­da, sien­do Txi­llar­de­gi uno de los más sóli­dos defen­so­res del cul­tu­ra­lis­mo polí­ti­co. Aquí vemos una de las fuer­zas rai­za­les del V Bil­tzar como pro­ce­so lar­go: por deba­jo de las esci­sio­nes trau­má­ti­cas y de las áspe­ras dis­cu­sio­nes per­vi­ve una con­ti­nui­dad ele­men­tal de lucha con­tra el impe­ria­lis­mo en cual­quie­ra de sus for­mas, sien­do la lin­güís­ti­co-cul­tu­ral una for­ma bási­ca pre­sen­te des­de el prin­ci­pio en lo esen­cial aun­que varian­te coyun­tu­ral­men­te en algu­nas de sus expre­sio­nes. Y de hecho, estas cons­tan­tes del V Bil­tzar como pro­ce­so son incon­ci­lia­bles con el nacio­na­lis­mo fran­co-espa­ñol y con la bur­gue­sía vas­ca.

El bis­tu­rí de Loren­zo Espi­no­sa nos des­cu­bre las entra­ñas del espa­ño­lis­mo lla­ma­do «de izquier­da», inclu­so «mar­xis­ta». Aho­ra mis­mo vuel­ve el deses­pe­ra­do dog­ma­tis­mo de nacio­na­lis­tas espa­ño­les auto­de­fi­ni­dos «comu­nis­tas» y «mar­xis­tas-leni­nis­tas» que sos­tie­nen que es reac­cio­na­rio «bal­ca­ni­zar Espa­ña» median­te la defen­sa del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos des­de pos­tu­ras de «izquier­das» y «revo­lu­cio­na­rias» San­tia­go Arme­si­lla: El mar­xis­mo y la cues­tión nacio­nal espa­ño­la, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2017, p. 245.; que pre­ten­den, uti­li­zan­do a Sta­lin, demos­trar que Espa­ña sí es una nación en el sen­ti­do pleno de la pala­bra, mien­tras que no lo son ni Cata­lun­ya ni Eus­kal Herria San­tia­go Arme­si­lla: op. cit., p. 202–218., lo que les per­mi­ti­ría argu­men­tar la nece­si­dad de una «Repú­bli­ca Uni­ta­ria, Uni­ca­me­ral, Cen­tra­lis­ta, Pre­si­den­cia­lis­ta, Socia­lis­ta e Inter­na­cio­na­lis­ta» San­tia­go Arme­si­lla: op. cit., p. 324..

ETA lo denun­ció hace muchos años. Ya en lo que pode­mos defi­nir como pri­mer docu­men­to repre­sen­ta­ti­vo del V Bil­tzar de ETA, Para la V Asam­blea (Infor­me ver­de revi­sa­do), encon­tra­mos indi­ca­do­res muy sig­ni­fi­ca­ti­vos, de entre los que aho­ra que­re­mos refe­rir­nos a uno deci­si­vo a nues­tro enten­der: la direc­ta refe­ren­cia a la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta como pun­to de sepa­ra­ción abso­lu­ta entre la con­tra­rre­vo­lu­ción y las fuer­zas pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias. En con­cre­to, el docu­men­to de ETA cri­ti­ca a los socia­lis­tas y comu­nis­tas espa­ño­les que des­co­noz­can o nie­guen que, en Eus­kal Herria, la lucha de cla­ses y la lucha de libe­ra­ción nacio­nal sea un todo inse­pa­ra­ble:

14. Por eso par­ti­dos espa­ño­lis­tas como el socia­lis­ta y el comu­nis­ta nun­ca han sido pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rios. No han sabi­do juz­gar des­de un pun­to de vis­ta dia­léc­ti­co la reali­dad vas­ca.

15. Quien en la situa­ción con­cre­ta de la lucha de cla­ses del pue­blo de Euz­ka­di con­tra la bur­gue­sía his­pa­na o his­pa­ni­zan­te no sepa com­pren­der que esta lucha revo­lu­cio­na­ria es en el caso vas­co una lucha nacio­nal, está demos­tran­do, no ya solo una fal­ta de pre­pa­ra­ción y des­co­no­ci­mien­to de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta, sino que obje­ti­va­men­te es un con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio» «Para la V Asam­blea (Infor­me ver­de revi­sa­do)», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, p. 63..

Los erro­res de prin­ci­pio de la «izquier­da» esta­tal son sin­te­ti­za­dos de esta for­ma en el Zutik nº 51 de mar­zo de 1969:

El cho­vi­nis­mo de la «izquier­da» espa­ño­lis­ta com­ba­tió el movi­mien­to nacio­na­lis­ta vas­co come­tien­do un error de aná­li­sis al iden­ti­fi­car la lucha del pue­blo vas­co por su libe­ra­ción nacio­nal con la lucha por las reivin­di­ca­cio­nes refor­mis­tas y peque­ño-bur­gue­sas a las que le arras­tra­ba su bur­gue­sía. No qui­sie­ron ente­rar­se del con­te­ni­do popu­lar y revo­lu­cio­na­rio que tenía la lucha de libe­ra­ción con su direc­ción bur­gue­sa en un momen­to his­tó­ri­co dado, en lugar de inten­tar dar un con­te­ni­do de cla­se al movi­mien­to nacio­na­lis­ta. En vez de com­ba­tir la direc­ción bur­gue­sa y el las­tre bur­gués del movi­mien­to hacién­do­le cam­biar pre­fi­rió com­ba­tir glo­bal­men­te la reivin­di­ca­ción nacio­nal vas­ca. Su acción era impe­ria­lis­ta espa­ño­la sobre Euz­ka­di y por tan­to anti-socia­lis­ta.

La igno­ran­cia y el opor­tu­nis­mo de toda la «izquier­da» espa­ño­lis­ta ante la reali­dad nacio­nal vas­ca les hizo iden­ti­fi­car «lo bur­gués» con «lo vas­co» y el socia­lis­mo y el pro­gre­so con la nega­ción de la cul­tu­ra nacio­nal vas­ca. Par­tien­do de estos supues­tos y apo­yán­do­nos según la coyun­tu­ra del momen­to en el hecho real de la emi­gra­ción –en la que según tal pos­tu­ra se reve­lan las esen­cias más puras de «lo obre­ro»– se ha lle­ga­do a una con­cep­ción irreal de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­ka­di, pasan­do por alto su situa­ción de depen­den­cia nacio­nal, ha con­du­ci­do a afir­ma­cio­nes como la que «el plan­tea­mien­to nacio­nal divi­de a los tra­ba­ja­do­res».

Un izquier­dis­mo estre­cho y anti­vas­co

Para com­pren­der estas pos­tu­ras hemos de tener antes en cuen­ta que es un hecho que las oli­gar­quías en todos los luga­res y en todas las épo­cas han con­tro­la­do con éxi­to amplias capas del pue­blo tra­ba­ja­dor, por­que como ya dijo alguien: «la ideo­lo­gía de las capas popu­la­res sue­le ser la ideo­lo­gía de la cla­se domi­nan­te»; pero si esto es en cier­to modo lógi­co que ocu­rra entre las masas des­con­cien­cia­das, lo que ya no pare­ce tan lógi­co es que fuer­zas polí­ti­cas que dicen repre­sen­tar a los tra­ba­ja­do­res adop­ten ante el hecho de la emi­gra­ción y por tan­to ante la cla­se obre­ra vas­ca y de la reali­dad nacio­nal vas­ca una pos­tu­ra que impi­de la inte­gra­ción de los inmi­gra­dos en la diná­mi­ca nacio­nal de su pue­blo, de nues­tro pue­blo, Eus­ka­di.

Adop­tar estas posi­cio­nes (tra­di­cio­na­les del cho­vi­nis­mo de la izquier­da espa­ño­lis­ta) así como pre­ten­der con­ven­cer­nos en nom­bre del socia­lis­mo de que el hecho de la inmi­gra­ción anu­la el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción del PTV, es decir, anu­la la lucha de libe­ra­ción nacio­nal vas­ca, o pre­ten­der que el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción bajo una pers­pec­ti­va de cla­se con­sis­te en «unir­se hoy para cons­truir un Esta­do espa­ñol obre­ro, maña­na vere­mos si el pue­blo vas­co quie­re la liber­tad nacio­nal o no», no es nin­gu­na expre­sión de con­cien­cia de cla­se sino una vul­gar espa­ño­la­da.

Para resu­mir estos dos apar­ta­dos, si la con­se­cuen­cia de la línea polí­ti­ca impues­ta por la bur­gue­sía vas­ca fue fre­nar el movi­mien­to nacio­nal vas­co encor­sio­nán­do­lo (¿encor­se­tán­do­lo?) en una ideo­lo­gía y unas for­mas de lucha inofen­si­vas, el efec­to de la línea polí­ti­ca impues­ta por la izquier­da espa­ño­lis­ta fue impe­dir la uni­dad del pro­le­ta­ria­do vas­co ence­rrán­do­le en unos estre­chos esque­mas izquier­dis­tas (de los que aho­ra, cuan­do la dimen­sión de cla­se ha entra­do en el movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal vas­co, no sabe salir) «Zutik nº 51», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, pp. 306–307..

Y más ade­lan­te:

La izquier­da espa­ño­lis­ta afir­ma que el Esta­do es un fac­tor de unión de todos los tra­ba­ja­do­res y que el Fren­te Nacio­nal Vas­co los desune: nues­tro mayor enemi­go no sería el ins­tru­men­to polí­ti­co del capi­tal mono­po­lis­ta (en nues­tro caso el Esta­do espa­ñol) sino la cola­bo­ra­ción prác­ti­ca de todos los vas­cos dis­pues­tos a gol­pear al sis­te­ma. El Fren­te Nacio­nal Vas­co sería, según ellos, una manio­bra de los «bur­gue­ses» y no una nece­si­dad de las cla­ses popu­la­res de un pue­blo en situa­ción de depen­den­cia nacio­nal.

La izquier­da espa­ño­lis­ta dice que la reali­dad nacio­nal divi­de a los tra­ba­ja­do­res: igno­ran que lo que divi­de a los tra­ba­ja­do­res es la opre­sión nacio­nal y a los que lucha­mos por la libe­ra­ción de Eus­ka­di nos lla­man sepa­ra­tis­tas. A esto hemos de con­tes­tar que el impe­ria­lis­mo es la for­ma supre­ma y más inhu­ma­na de sepa­ra­tis­mo, si bien el cen­tro del impe­ria­lis­mo mun­dial son los Esta­dos Uni­dos a algu­nos des­pis­ta­dos izquier­dis­tas hay que recor­dar­les que el impe­ria­lis­mo no es solo cosa de los ame­ri­ca­nos, sino que nos expli­quen qué nom­bre tie­nen en tér­mino polí­ti­co la impo­si­ción de un apa­ra­to polí­ti­co extran­je­ro en otra nación.

Esta izquier­da espa­ño­lis­ta no tie­ne nada de socia­lis­ta y lo tie­ne todo de espa­ño­lis­ta: sus pos­tu­ras ideo­ló­gi­cas y su fal­ta total de prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria en todas sus varian­tes, hacen impo­si­ble la uni­dad del PTV en su LUCHA POR UNA DEMOCRACIA SOCIALISTA en una Eus­ka­di libre al pasar por alto la situa­ción de depen­den­cia nacio­nal en la que se desen­vuel­ve el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, es decir, al pasar por alto las bases reales de exis­ten­cia de los tra­ba­ja­do­res vas­cos «Zutik nº 51», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 7, pp. 317–318..

El Infor­me Ver­de y el Infor­me Ver­de Revi­sa­do están escri­tos entre fina­les de 1966 y comien­zos de 1967. Debe­mos con­tex­tua­li­zar estas pala­bras por­que solo así com­pren­de­re­mos su acier­to y su actua­li­dad. Sin exten­der­nos aho­ra en la crí­ti­ca de ETA al refor­mis­mo esta­ta­lis­ta, sí que­re­mos recor­dar que ETA cri­ti­có a los par­ti­dos comu­nis­tas occi­den­ta­les de que asu­mían como pro­pia la «idio­sin­cra­sia nacio­nal» crea­da por los Esta­dos de las bur­gue­sías corres­pon­dien­tes, denun­cian­do tam­bién que estos par­ti­dos comu­nis­tas que asu­men la iden­ti­dad nacio­nal de sus bur­gue­sías esta­ta­les sin embar­go recha­zan las iden­ti­da­des nacio­na­les de los pue­blos que sus Esta­dos opri­men «Algu­nos aspec­tos teó­ri­cos sobre la con­cien­cia de cla­se nacio­nal en el pro­le­ta­ria­do», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 15, pp. 410–411.. Poco des­pués, en abril de 1973 ETA advir­tió que el Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña acep­ta­ría las pro­pues­tas del lla­ma­do «Pac­to por la Liber­tad» que, entre otros efec­tos, refor­za­ría la opre­sión de las nacio­nes vas­ca, galle­ga, cata­la­na, por el impe­ria­lis­mo espa­ñol, siguien­do un plan super­vi­sa­do inter­na­cio­nal­men­te por Esta­dos Uni­dos y la URSS «Hautsi nº 3», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 398..

En mar­zo de 1975 ETA mili­tar le infor­ma a ETApm sobre la evo­lu­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de Eus­ka­di que se ha sepa­ra­do for­mal­men­te del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña en una «manio­bra opor­tu­nis­ta» para no que­dar mar­gi­na­do por el aumen­to de la con­cien­cia nacio­nal vas­ca. Tam­bién valo­ra la evo­lu­ción del Movi­mien­to Comu­nis­ta de Espa­ña al que acu­sa del mis­mo opor­tu­nis­mo del Par­ti­do Comu­nis­ta de Eus­ka­di con res­pec­to al aumen­to de la con­cien­cia nacio­nal vas­ca: «Han lle­ga­do inclu­so a la con­clu­sión de que es pre­ci­so for­ta­le­cer y exten­der las ikas­to­las. Des­pués de todo esto inclu­so el cama­león sien­te envi­dia de la capa­ci­dad de adap­ta­ción de algu­nas espe­cies polí­ti­cas» «Infor­me polí­ti­co de ERA», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 17, p. 311..

En abril de 1976 en Hautsi nº 12 se some­tió a aná­li­sis por­me­no­ri­za­do la pro­pues­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña de sepa­rar orgá­ni­ca­men­te Vas­con­ga­das de Nafa­rroa pre­sen­ta­da en la revis­ta El Comu­nis­ta de enero de 1976. El artícu­lo se pre­gun­ta sobre quién sale ganan­do con la pro­pues­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña de rom­per la nación vas­ca y res­pon­de que bene­fi­cia «sobre todo a nues­tro enemi­go de cla­se, la oli­gar­quía, que ve cada día con mayor rece­lo los altí­si­mos nive­les de lucha que está alcan­zan­do el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co y que daría todo el oro del mun­do por evi­tar que nues­tro com­ba­te cua­je en unas con­quis­tas nacio­na­les y de cla­se que sig­ni­fi­ca­rían un peli­gro­so pre­ce­den­te para el res­to del Esta­do» «Hautsi nº 12», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 17, p. 22.. Y en el Zutik nº 68 de julio de 1977 se cri­ti­có dura pero obje­ti­va­men­te el com­por­ta­mien­to del sin­di­ca­to Comi­sio­nes Obre­ras y a los «par­ti­dos obre­ros refor­mis­tas espa­ño­les» por sus clau­di­ca­cio­nes y por apo­yar al impe­ria­lis­mo espa­ñol con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca y con­tra los pue­blos opri­mi­dos por el Esta­do «Zutik nº 68», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, pp. 251–252..

Muy sig­ni­fi­ca­ti­va fue, y sigue sien­do, la crí­ti­ca con­cre­ta que ETA hizo en este Zutik al ya extin­to Movi­mien­to Comu­nis­ta de Espa­ña, uno de cuyos orí­ge­nes fun­da­men­ta­les pro­ve­nía pre­ci­sa­men­te de la pri­me­ra esci­sión en la V Asam­blea. ETA cri­ti­có el posi­cio­na­mien­to de MCE a raíz del arres­to y muer­te del empre­sa­rio Iba­rra por un coman­do de la Orga­ni­za­ción Polí­ti­co-Mili­tar:

Más curio­so es el caso de MCE, que se dice revo­lu­cio­na­rio. Noso­tros cono­ce­mos dos posi­bles opcio­nes revo­lu­cio­na­rias, la popu­lar y la obre­ra. Pero ambas tie­nen como obje­ti­vo común aca­bar con la oli­gar­quía. Lo que no lle­ga­mos a enten­der es a qué revo­lu­ción se refie­re MCE si no tie­ne a la oli­gar­quía por enemi­go. O es que se tra­ta de hacer una revo­lu­ción socia­lis­ta con el vis­to bueno de aqué­lla. Ya es hora de que deter­mi­na­dos par­ti­dos dejen de decir­se revo­lu­cio­na­rios, por­que este tér­mino vie­ne muy ancho a su estra­te­gia, no solo tan refor­mis­ta como los del PCE sino incohe­ren­te como él «Zutik nº 68», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, p. 263..

Hacia la alternativa necesaria

La sex­ta razón que acon­se­ja estu­diar el libro con­sis­te en que, gra­cias a su publi­ca­ción por Boltxe, hace­mos dos cosas: una, rom­per un sibi­lino y oscu­ro sis­te­ma de cen­su­ra indi­rec­ta que prac­ti­ca la pro­gre­sía nor­ma­li­za­da al negar­se a edi­tar­lo en los medios de que dis­po­ne y a la vez ayu­da­mos a un colec­ti­vo mili­tan­te que sigue fiel al prin­ci­pio de que la cul­tu­ra, en este caso la teo­ría y la his­to­ria, es un valor de uso revo­lu­cio­na­rio por lo que no debe bus­car­se un bene­fi­cio eco­nó­mi­co con ella. Y dos, por­que el libro es un tram­po­lín que nos sitúa al bor­de del sal­to ponién­do­nos en el aprie­to de tener que sal­tar hacia una pra­xis crí­ti­ca actua­li­za­da o retro­ce­der hacia la como­di­dad egoís­ta del silen­cio pasi­vo

Loren­zo Espi­no­sa tie­ne la habi­li­dad de pre­sen­tar­nos tan­to la ampli­tud cuan­ti­ta­ti­va de la cas­ta inte­lec­tual como la peque­ñez cua­li­ta­ti­va de su argu­men­ta­ción con­tra ETA. Su libro rezu­ma una tesis cen­tral sobre el giro de muchos y la tarea de jus­ti­fi­car la explo­ta­ción de otros: la cues­tión del Esta­do y por ello la cues­tión del dere­cho a la rebe­lión. Ambos se sin­te­ti­zan en el deba­te sobre el mono­po­lio de la vio­len­cia, y a la vez, obli­ga­to­ria­men­te, en el deba­te sobre la cul­tu­ra como arma de libe­ra­ción, es decir, en la dis­yun­ti­va de la pra­xis, o del tram­po­lín para vol­ver a lo dicho arri­ba. En efec­to, Loren­zo Espi­no­sa no hace más que actua­li­zar con otras pala­bras la api­so­na­do­ra teó­ri­ca con la que ETA aplas­tó en 1973 las pos­tu­ras opor­tu­nis­tas y liqui­da­cio­nis­tas que cre­cían en la polí­ti­ca de cara a pre­pa­rar­se para el perío­do ante­rior y pos­te­rior a la muer­te de Fran­co:

Opor­tu­nis­mo lla­ma­mos a una for­ma de com­por­ta­mien­to polí­tic, que se mani­fies­ta en el cam­bio cons­tan­te de acti­tud ante pro­ble­mas con­cre­tos con vis­tas a con­se­guir unos bene­fi­cios inme­dia­tos.

Liqui­da­cio­nis­tas son aque­llos que ante la difi­cul­tad de resol­ver un aspec­to real de un pro­ble­ma deter­mi­na­do, recu­rren a negar, a liqui­dar, su exis­ten­cia. El liqui­da­cio­nis­mo está direc­ta­men­te liga­do al opor­tu­nis­mo y par­te de una visión sub­je­ti­va de la reali­dad. La reali­dad con todos sus pro­ble­mas exis­te como obje­to (obje­ti­va­men­te) y des­de el momen­to que las obser­va­mos y son inter­pre­ta­das son vis­tas tam­bién de una for­ma sub­je­ti­va. De esta dife­ren­cia­ción entre reali­dad obje­ti­va y visión sub­je­ti­va, que en una com­pren­sión bien orde­na­da del cono­ci­mien­to son dife­ren­cias com­ple­men­ta­rias, nacen muchos erro­res, sobre todo si la visión sub­je­ti­va nos difi­cul­ta el cono­ci­mien­to obje­ti­vo de la reali­dad: si las imá­ge­nes de nues­tro cere­bro, «el sol que se pone», que impi­de cono­cer la reali­dad de «una tie­rra que rota». Si de estos sue­ños, visión sub­je­ti­va de la reali­dad, segui­mos hacien­do sue­ños lle­ga­mos a cons­truir una visión de la reali­dad que no es la exis­ten­te: esto es uto­pis­mo, lo que no exis­te real­men­te en nin­gún sitio. Este uto­pis­mo y el sub­je­ti­vis­mo son defec­tos de la com­pren­sión, de los cua­les pocas veces el indi­vi­duo, con­di­cio­na­do, es res­pon­sa­ble, no cons­ti­tu­yen fal­tas de éti­ca, sino erro­res. El opor­tu­nis­mo que par­te de un sub­je­ti­vis­mo y pre­sen­ta posi­bi­li­da­des utó­pi­cas es ade­más de una for­ma de com­pren­sión un com­por­ta­mien­to social y como tal rela­cio­na­do a una éti­ca. El opor­tu­nis­mo es una acti­tud fal­ta de éti­ca indi­vi­dual, es un com­por­ta­mien­to con inten­ción de enga­ñar «El opor­tu­nis­mo cien­tí­fi­co», Hautsi nº 3, abril 1973, Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, pp. 409–410..

Tan­to opor­tu­nis­tas como liqui­da­cio­nis­tas se enfren­ta­ban al pro­ble­ma real, obje­ti­vo, del que no podían esca­par­se, de la exis­ten­cia del Esta­do, de su vio­len­cia y de su cul­tu­ra opre­so­ra. Ante la bru­ta­li­dad sal­va­je de lo coti­diano solo tenían tres opcio­nes: com­ba­tir­lo has­ta ven­cer­lo como hacía el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, la izquier­da revo­lu­cio­na­ria y el sec­tor cons­cien­te del pue­blo tra­ba­ja­dor; desen­ten­der­se y espe­rar a que des­apa­re­cie­se la reali­dad por sí mis­ma, como hacía una par­te de la opo­si­ción; inten­tar nego­ciar refor­mas que con­ten­ta­sen al Esta­do, sua­vi­za­sen la repre­sión y abrie­ran algu­nos cau­ces de demo­cra­cia con­tro­la­da, como hacía el grue­so de la opo­si­ción.

La izquier­da inde­pen­den­tis­ta era muy cons­cien­te de que la lucha con­tra el Esta­do espa­ñol y con­tra la bur­gue­sía vas­ca era, por ello mis­mo, la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo, o sea, que el pro­ble­ma no des­apa­re­ce­ría con la muer­te del dic­ta­dor «ETA fren­te al Juan­car­lis­mo», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981Tomo tomo 16. pp. 275–282. y con las pre­vi­si­bles refor­mas que inten­ta­rían apun­ta­lar la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta y la opre­sión nacio­nal: se tra­ta­ba de un com­ba­te de muy lar­ga dura­ción. Por eso era impres­cin­di­ble que la mili­tan­cia tuvie­se teó­ri­ca y éti­ca­men­te cla­ro la razón de su com­pro­mi­so dia­rio, tuvie­se una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca. En 1972 se escri­bió lo que sigue:

Con­tra la socie­dad bur­gue­sa basa­da en la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre y de una nación por otra, los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res lle­van hacia una socie­dad de aso­cia­ción y de ayu­da mutua de igual­dad y de fra­ter­ni­dad. Esta es una socie­dad comu­nis­ta: que cada cual apor­te a la socie­dad aque­llo que pue­da dar median­te su tra­ba­jo y reci­ba de la socie­dad lo que nece­si­te para su desa­rro­llo y su vida como per­so­na huma­na, libre y feliz. La socie­dad comu­nis­ta es, en par­te, un deseo de ese futu­ro de fra­ter­ni­dad, don­de las cla­ses socia­les y la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción no exis­tan, don­de el Esta­do al ser­vi­cio de una cas­ta opre­so­ra des­apa­rez­ca y don­de el gobierno de los hom­bres por los hom­bres deje paso al gobierno de los hom­bres sobre las cosas, y la polí­ti­ca no exis­ta, sien­do la eco­no­mía el ins­tru­men­to para regir la bue­na mar­cha de la socie­dad.

Pero una opción comu­nis­ta no es solo un deseo para el futu­ro. Hoy en día, los tra­ba­ja­do­res están crean­do los gér­me­nes de esa futu­ra socie­dad: en Eus­ka­di, los vas­co-par­lan­tes que se reúnen y tra­ba­jan por hacer del vas­cuen­ce, el idio­ma útil en la fami­lia, en la cul­tu­ra y en la pro­duc­ción, están pre­fi­gu­ran­do una socie­dad libre don­de el vas­cuen­ce sea el idio­ma vehi­cu­lar; los tra­ba­ja­do­res que crean guar­de­rías para sus hijos, que se ayu­dan en la enfer­me­dad y en el paro, que prac­ti­can la demo­cra­cia más real a la hora de tomar deci­sio­nes de índo­le diver­sa, están pre­fi­gu­ran­do la socie­dad de ayu­da mutua y de liber­tad; los vas­cos y los emi­gran­tes que se unen para luchar con­tra el enemi­go común, para dar res­pues­tas jun­tos y sus pro­ble­mas dia­rios comu­nes, y que se res­pe­ten en sus par­ti­cu­la­ri­da­des nacio­na­les, ayu­dán­do­se para con­se­guir ambos la liber­tad, están pre­fi­gu­ran­do la futu­ra fra­ter­ni­dad y con­vi­ven­cia de todos los pue­blos.

Hay, pues, una prác­ti­ca dia­ria de esa opción comu­nis­ta que con­sis­te en desa­rro­llar nues­tra pro­pia cul­tu­ra den­tro de la liber­tad y de la fra­ter­ni­dad. Pero hay algo más: la exis­ten­cia del poder de las cla­ses domi­nan­tes. La opción comu­nis­ta obli­ga tam­bién a la prác­ti­ca dia­ria de la lucha de cla­ses, en las fábri­cas, en las ciu­da­des y los cam­pos, en la lucha ideo­ló­gi­ca y en la lucha arma­da «El pro­le­ta­ria­do vas­co y la lucha de libe­ra­ción nacio­nal», Docu­men­tos Y, Hor­da­go. Lur, Donos­tia 1981, tomo 15, p, 139..

La pra­xis comu­nis­ta y la cul­tu­ra de la fra­ter­ni­dad y de la ayu­da mutua for­man una uni­dad en la acción dia­ria. La izquier­da inde­pen­den­tis­ta veía la nece­si­dad peren­to­ria de for­mar teó­ri­ca­men­te a su mili­tan­cia en esta con­cep­ción his­tó­ri­ca por­que cono­cía el poder de absor­ción y alie­na­ción que esta­ba desa­rro­llan­do el capi­ta­lis­mo que supe­ra­ba con cre­ces al de una déca­da antes a pesar de la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca que se agu­di­za­ría des­de 1973; por­que veía que cien­tos y miles de jóve­nes mili­tan­tes que se arries­ga­ban crean­do movi­mien­tos popu­la­res, sin­di­ca­les, cul­tu­ra­les, eus­kal­tza­les, etcé­te­ra, nece­si­ta­ban for­mar­se crí­ti­ca­men­te.

Una vez más, el poten­cial teó­ri­co del V Bil­tzar como pro­ce­so apa­re­cía cla­ra­men­te según se agu­di­za­ban las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas y aumen­ta­ban los deba­tes inter­nos. Aun­que sur­gie­ran corrien­tes dife­ren­cia­das que ter­mi­na­rían en esci­sio­nes, en el fon­do exis­tía el deno­mi­na­dor común de la nece­si­dad de una teo­ría revo­lu­cio­na­ria sur­gi­da en y para la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se en Eus­kal Herria, no una copia dog­má­ti­ca de teo­rías exte­rio­res y menos aún impues­ta por izquier­das no vas­cas. Por ejem­plo, de la defen­sa gené­ri­ca del comu­nis­mo a la expli­ca­ción más con­cre­ta de lo que debe­ría ser un «mar­xis­mo nacio­nal vas­co» de verano de 1976:

La úni­ca razón que tene­mos para orien­tar la cons­truc­ción de un par­ti­do uni­fi­ca­do, se encuen­tra en la teo­ri­za­ción de la his­to­ria del socia­lis­mo aber­tza­le y la posi­bi­li­dad prác­ti­ca de poder ele­var a cuer­po teó­ri­co, un mar­xis­mo nacio­nal vas­co capaz de estruc­tu­rar y dar cohe­sión revo­lu­cio­na­ria, en una mis­ma orga­ni­ci­dad, a lo que en cual­quier otra situa­ción euro­pea o de país indus­tria­li­za­do hace déca­das que se pre­sen­ta como divi­di­do: el socia­lis­mo y el comu­nis­mo «Sobre socia­lis­mo aber­tza­le, mar­xis­mo nacio­nal vas­co e intro­duc­ción al par­ti­do polí­ti­co» Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 18, p. 153..

En el deba­te entre ETApm y ETAm para la pre­pa­ra­ción de la VII Asam­blea en sep­tiem­bre de 1976, la par­te «mili» apor­ta su opi­nión sobre cómo debe­ría ser «el par­ti­do a cons­truir»:

Res­pec­to a este tema ya dimos nues­tra opi­nión en el Zutik 65. Nues­tra opción es crear a par­tir de KAS un fren­te popu­lar inde­pen­den­tis­ta cuya cons­ti­tu­ción con­cre­ta sería a dis­cu­tir, pero des­de lue­go estruc­tu­ra­da has­ta nivel de base.

Dotar­le de una alter­na­ti­va tác­ti­ca asi­mi­la­ble por la mayo­ría del pue­blo y que nos per­mi­ta agru­par en torno a él un núme­ro de fuer­zas sufi­cien­tes como para obli­gar a la oli­gar­quía a que­dar defi­ni­ti­va­men­te ais­la­da y enfren­ta­da al pue­blo […] Y cuan­do deci­mos fren­te popu­lar que­re­mos decir con­jun­to de fuer­zas polí­ti­cas popu­la­res y no un par­ti­do amplio; por­que con­si­de­ra­mos que un par­ti­do inter­cla­sis­ta, hete­ro­gé­neo y sin defi­ni­ción ideo­ló­gi­ca no pue­de lle­var una polí­ti­ca cohe­ren­te ni diri­gir un pue­blo a su libe­ra­ción «Opción estruc­tu­ral de la orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar. Nues­tra opción estruc­tu­ral. Expe­rien­cias», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 18, p. 74..

Más ade­lan­te el docu­men­to de ETA mili­tar repro­du­ce algu­nos párra­fos del Zutik 65 sobre cómo debe ser el «par­ti­do de la cla­se obre­ra», de entre los que des­ta­ca­mos estos por su impor­tan­cia para la cues­tión que aho­ra tra­ta­mos:

a) Dotar­se de una teo­ría cien­tí­fi­ca de cono­ci­mien­to dia­léc­ti­co que le per­mi­ta res­pon­der como un solo hom­bre a todos los pro­ble­mas, tan­to tác­ti­cos como estra­té­gi­cos, que se le plan­tee. Sin una teo­ría y un méto­do de desa­rro­llar­la homo­gé­neos la acción del par­ti­do será como las aguas de mil fuen­tes que se pier­den por las lade­ras de los mon­tes, en direc­cio­nes diver­gen­tes, en vez de unir­se en el valle for­man­do un inven­ci­ble torren­te.

b) Ha de ser un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio. Un par­ti­do que sepa apli­car la tác­ti­ca ade­cua­da a cada momen­to sin per­der su orien­ta­ción estra­té­gi­ca. Es decir, que sepa man­te­ner­se uni­do al pue­blo sin sacri­fi­car sus obje­ti­vos estra­té­gi­co «Opción estruc­tu­ral de la orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar. Nues­tra opción estruc­tu­ral. Expe­rien­cias», Docu­men­tos Y, Hor­dag, Lur, Donos­tia 1981, tomo 18, p. 75..

Como se apre­cia, la dia­léc­ti­ca entre la tác­ti­ca ade­cua­da en cada coyun­tu­ra y los obje­ti­vos estra­té­gi­cos se sos­tie­ne en la per­ma­nen­te for­ma­ción teó­ri­ca y filo­só­fi­ca –«teo­ría cien­tí­fi­ca de cono­ci­mien­to dia­léc­ti­co»– de la mili­tan­cia. La auto­crí­ti­ca por la baja for­ma­ción de la mili­tan­cia inclu­so en sus res­pon­sa­bi­li­da­des de direc­ción suce­si­vas es una cons­tan­te que reco­rre todas las ramas del V Bil­tzar como pro­ce­so his­tó­ri­co com­ple­jo, como vuel­ve a leer­se en el Kemen nº 9 que tie­ne la vir­tud de exten­der­la a la crí­ti­ca del «apa­ra­ti­vis­mo» que «con­sis­te en la “super­va­lo­ra­ción” por par­te del mili­tan­te de la impor­tan­cia del apa­ra­to en el que desa­rro­lla su acti­vi­dad y la con­si­guien­te fal­ta de visión del con­jun­to de la orga­ni­za­ción» «Kemen nº 9», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 18, p. 310..

Ofus­car­se en la par­te y olvi­dar­se del todo es uno de los defec­tos más demo­le­do­res del méto­do no dia­léc­ti­co que, en este caso, empie­za en la vida orga­ni­za­ti­va pero abar­ca al con­jun­to de la tota­li­dad social. Ade­más de otras diná­mi­cas inser­tas en el capi­ta­lis­mo que impi­den la con­cien­cia­ción, refuer­zan la ideo­lo­gía bur­gue­sa, for­ta­le­cen el mie­do irra­cio­nal a la liber­tad y al pen­sa­mien­to racio­nal y crí­ti­co, ade­más del efec­tos des­truc­tor del feti­chis­mo, apar­te de todo esto la ten­den­cia apa­ra­tis­ta o buro­crá­ti­ca, como la deno­mi­na­mos hoy en día, pri­me­ro rele­ga y pos­po­ne la for­ma­ción teó­ri­ca y lue­go la liqui­da en su sen­ti­do dia­léc­ti­co para dejar solo una mera actua­li­za­ción de las prio­ri­da­des tác­ti­cas del momen­to. A la vez tien­den a refor­zar­se las uto­pías refor­mis­tas dis­fra­za­das ini­cial­men­te de «rea­lis­mo» y «obje­ti­vi­dad».

Tan­ta difi­cul­tad hizo mella. Por ejem­plo, la Alter­na­ti­va tác­ti­ca de KAS arras­tra­ba varias lagu­nas inter­nas here­da­das de las con­di­cio­nes en la que fue ela­bo­ra­da. Pero su mayor limi­ta­ción con­sis­tía en que no esta­ba inser­ta en una Alter­na­ti­va estra­té­gi­ca si por tal enten­de­mos la dia­léc­ti­ca entre un «pro­gra­ma míni­mo» y un «pro­gra­ma máxi­mo». El Mani­fies­to comu­nis­ta es des­de 1848 el ejem­plo para­dig­má­ti­co de este méto­do que tan valio­so se ha demos­tra­do en la prác­ti­ca des­de que en 1850 se redac­tó la Cir­cu­lar del Comi­té Cen­tral a la Liga Comu­nis­ta que era el «pro­gra­ma de tran­si­ción» que enla­za las luchas tác­ti­cas míni­mas con los obje­ti­vos estra­té­gi­cos máxi­mos pre­ci­sa­men­te en los momen­tos deci­si­vos de avan­ce de una fase en la lucha a la otra, avan­ce que podía para­li­zar­se y mutar­se en derro­ta catas­tró­fi­ca si no se inten­si­fi­ca­ba. Las lec­cio­nes his­tó­ri­cas sobre la dia­léc­ti­ca de la lucha son con­clu­yen­tes en lo posi­ti­vo y en lo nega­ti­vo. La teo­ría de la «actua­li­dad de la revo­lu­ción» sur­ge de estas lec­cio­nes y no tie­ne nada que ver con el pre­sen­tis­mo cega­to de la lógi­ca for­mal sino con la dia­léc­ti­ca de la his­to­ria.

Pen­sa­mos que la deci­sión de la mino­ría de ETApm de ofre­cer una tre­gua al gobierno de UCD en 1977, que en reali­dad resul­tó ser el comien­zo de la inte­gra­ción en la lógi­ca bur­gue­sa, se basa­ba en par­te y ade­más de otras razo­nes que hemos inten­ta­do expo­ner, tam­bién en el vacío ana­lí­ti­co cau­sa­do por este cor­te entre la Alter­na­ti­va tác­ti­ca y la estra­té­gi­ca de KAS, y en la ausen­cia de un pro­gra­ma de tran­si­ción entre ambas. De la mis­ma for­ma en que el apa­ra­ti­vis­mo supe­di­ta el todo a la par­te, impi­de ver el movi­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes en su tota­li­dad por­que se ofus­ca en tal o cual por­ción vis­ta en su ais­la­mien­to está­ti­co, tam­bién la opción por la tre­gua y a la lar­ga por la refor­ma mues­tra la mis­ma inca­pa­ci­dad para com­pren­der las con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas entre el pue­blo tra­ba­ja­dor y la bur­gue­sía.

La res­pues­ta de otra par­te de ETApm no se hizo espe­rar. Su refle­xión sobre la «paz» abs­trac­ta esta­ba inte­gra­da en una visión estra­té­gi­ca ausen­te en el sec­tor que que­ría nego­ciar cuan­to antes con la bur­gue­sía:

Tan­to hablar en pan­fle­tos y comu­ni­ca­dos de que el pue­blo quie­re la paz, es lle­ga­do el momen­to de deter­mi­nar qué es la paz, si la naci­da de las metra­lle­tas fas­cis­tas, si la «con­quis­ta­da» bajo la domi­na­ción bur­gue­sa o si la úni­ca paz liber­ta­do­ra ema­na­da y es diri­gi­da por la cla­se obre­ra. Tal es la tarea a desem­pe­ñar por los revo­lu­cio­na­rios, reco­no­cien­do que las con­di­cio­nes de desa­rro­llo de la lucha para alcan­zar el obje­ti­vo final han varia­do. Saber adop­tar unos obje­ti­vos tác­ti­cos y estra­té­gi­cos enca­mi­na­dos a edu­car, ser­vir y orga­ni­zar al pro­le­ta­ria­do y las cla­ses popu­la­res es la úni­ca direc­ción capaz de hacer­le rom­per sus cade­nas explo­ta­do­ras. Somos cons­cien­tes del lar­go pro­ce­so que ello con­lle­va pero no come­ta­mos el pro­fun­do error de dejar­nos arras­trar por una teo­ría de fra­ses hue­ras reple­tas de con­te­ni­do refor­mis­ta. Nues­tro pri­mer esca­lón será obli­gar al Gobierno Suá­rez a con­cer­tar un com­pro­mi­so demo­crá­ti­co para con nues­tro pue­blo en base al pro­gra­ma de la Alter­na­ti­va de la Izquier­da Aber­tza­le, con­quis­tán­do­lo y defen­dién­do­lo si es pre­ci­so (como va a ser) con la vio­len­cia arma­da revo­lu­cio­na­ria «Kemen nº 13», Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 18, p. 457..

Si a la debi­li­dad del sec­tor de ETApm que bus­ca­ba la nego­cia­ción con el Esta­do le uni­mos la capa­ci­dad de sec­to­res de la bur­gue­sía para nego­ciar con­ce­sio­nes for­ma­les con el refor­mis­mo aber­tza­le de enton­ces, crean­do la apa­rien­cia de que son cam­bios sus­tan­cia­les que anu­lan la efec­ti­vi­dad de los méto­dos ante­rio­res de lucha, pode­mos com­pren­der el por qué y el cómo del debi­li­ta­mien­to de la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria. Seme­jan­te deri­va sue­le impli­car el pau­la­tino aban­dono de la mili­tan­cia de base, que no está de acuer­do pero que, desen­ga­ña­da cada vez más des­de 1978, cuan­do EIA y ETApm acep­ta­ron el Esta­tu­to vas­con­ga­do, se da cuen­ta de la impo­si­bi­li­dad de evi­tar des­de den­tro el avan­ce del refor­mis­mo. Esto fue lo que se suce­dió a EIA de modo que la buro­cra­cia pudo diri­gir el giro de Eus­ka­di­ko Ezke­rra (EE) al refor­mis­mo defi­ni­ti­va­men­te des­de comien­zos de 1982 cuan­do Eus­ka­di­ko Ezke­rra inte­gró en su seno a amplios sec­to­res del Par­ti­do Comu­nis­ta de Eus­ka­di.

El euro­co­mu­nis­mo pudría así defi­ni­ti­va­men­te una par­te del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta que, tras esci­sio­nes inter­nas suce­si­vas, con­clui­ría su vida apo­yan­do la repre­sión des­de 1988 y lue­go entran­do, lo que que­da­ba de él, en el PSOE en 1993. Una de las excu­sa de la mino­ría de EE para cam­biar de ban­do fue la implo­sión del blo­que «socia­lis­ta» en 1989–1991 y el con­si­guien­te triun­fa­lis­mo impe­ria­lis­ta, inter­pre­ta­da des­de esa sopa ecléc­ti­ca y boba coci­na­da con res­tos adul­te­ra­dos de Grams­ci, con tro­zos de un Alt­hus­ser mez­cla­do en un cal­de­ro de paci­fis­mo demo­cra­ti­cis­ta, uni­do al efec­to des­mo­vi­li­za­dor de las modas inte­lec­tua­les que nega­ban la per­ti­nen­cia del mar­xis­mo.

Como es sabi­do, mucha mili­tan­cia de ETApm, de EIA y EE se fue rein­te­gran­do a otras orga­ni­za­cio­nes, movi­mien­tos y par­ti­dos del V Bil­tzar como pro­ce­so según su colec­ti­vo gira­ba de for­ma impa­ra­ble hacia la lógi­ca bur­gue­sa. Algo simi­lar había ocu­rri­do con rit­mos pro­pios en las esci­sio­nes ante­rio­res en la medi­da en la que los gru­pos escin­di­dos rom­pían los lazos pra­xís­ti­cos que les habían uni­do a la corrien­te polí­ti­ca que se esta­ba for­man­do alre­de­dor de los prin­ci­pios del V Bil­tzar en pro­ce­so. Duran­te la déca­da de los años ochen­ta y has­ta la mitad de los noven­ta el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta nuclea­do enton­ces por KAS había logra­do mal que bien, con ten­sio­nes algu­nas de ellas gra­ves, desa­rro­llar la pra­xis de eman­ci­pa­ción en medio de las con­tra­dic­cio­nes cre­cien­tes del capi­ta­lis­mo. Inclu­so pudo des­ti­lar teó­ri­ca­men­te par­te de las lec­cio­nes apren­di­das en una lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se sor­pren­den­te en el cora­zón del impe­ria­lis­mo euro­peo. ¿Qué suce­dió des­pués? Algu­nas de las res­pues­tas a esta pre­gun­ta tan nece­sa­ria reque­ri­rán un volu­men al menos tan exten­so como este que tie­nes entre tus manos.

Como ade­lan­to, una de las bases de ese tex­to debe­rá ser a la fuer­za este nece­sa­rio estu­dio de Loren­zo Espi­no­sa en el que se expli­ca lo esen­cial de las diná­mi­cas de repre­sión, absor­ción y coop­ta­ción que desa­rro­lla el capi­ta­lis­mo para ase­gu­rar su domi­na­ción.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

11 de febre­ro de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: