¿Qué hacer en la nueva etapa política en el Principat?

Introducción

En las reso­lu­cio­nes de la IX Asam­blea Nacio­nal de Enda­vant, se plan­teó un aná­li­sis de coyun­tu­ra nacio­nal y un segui­mien­to de las pro­pues­tas polí­ti­cas para el con­jun­to de los Paï­sos Cata­lans como para cada uno de sus terri­to­rios. El pre­sen­te docu­men­to desen­vuel­ve la tác­ti­ca polí­ti­ca para los pró­xi­mos meses en rela­ción a la coyun­tu­ra del Prin­ci­pat de Cata­lun­ya, a par­tir de los ele­men­tos deba­ti­dos y apro­ba­dos en la Asam­blea Nacio­nal.

La autodeterminación es una revolución política

La prác­ti­ca del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción ha sig­ni­fi­ca­do, des­de sus pri­me­ras expre­sio­nes, una fuer­za revo­lu­cio­na­ria, trans­for­ma­do­ra, capaz de derrum­bar impe­rios, aca­bar con Esta­dos fun­da­men­ta­dos en una domi­na­ción injus­ta y hacer avan­zar la sobe­ra­nía popu­lar, la igual­dad indi­vi­dual y colec­ti­va y la demo­cra­cia real en manos de la mayo­ría del pue­blo. Tan­to el dere­cho como el prin­ci­pio de auto­de­ter­mi­na­ción, des­de sus pri­me­ras for­mu­la­cio­nes, han sido abso­lu­ta­men­te temi­dos por las cla­ses domi­nan­tes y los Esta­dos con­so­li­da­dos por una razón bien sen­ci­lla: ejer­cer la auto­de­ter­mi­na­ción impli­ca la posi­bi­li­dad de la ple­na inde­pen­den­cia nacio­nal y, por tan­to, tam­bién la posi­bi­li­dad de cam­biar las rela­cio­nes de auto­ri­dad y de domi­na­ción social impues­tas por las éli­tes pro­pias y forá­neas en el terreno eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social.

Uno de los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta es el ejer­ci­cio de la auto­de­ter­mi­na­ción de los Paï­sos Cata­lans como paso hacia la ple­na inde­pen­den­cia nacio­nal. Ejer­cer la auto­de­ter­mi­na­ción sig­ni­fi­ca, en el esta­do actual de las cosas, mate­ria­li­zar una autén­ti­ca revo­lu­ción polí­ti­ca. Inclu­so pen­san­do úni­ca­men­te en el ejer­ci­cio del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción para el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya, tal como lo hace el pro­ce­sis­mo y pro­ba­ble­men­te tam­bién una par­te de la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta, solo es posi­ble hacien­do una revo­lu­ción polí­ti­ca que modi­fi­que, a la vez, el tipo de rela­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas sos­te­ni­das en la arqui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal de la Espa­ña de las auto­no­mías.

Es muy sen­ci­llo: solo se pue­de ejer­cer la auto­de­ter­mi­na­ción en los Paï­sos Cata­lans median­te una rup­tu­ra abso­lu­ta con la lega­li­dad ins­ti­tui­da del reino de Espa­ña y con el orde­na­mien­to fija­do por la Unión Euro­pea, en un momen­to de rup­tu­ra con los fun­da­men­tos ins­ti­tu­cio­na­les del Esta­do y median­te la con­fron­ta­ción y desobe­dien­cia abier­ta a todas aque­llas accio­nes lega­les y polí­ti­cas con­si­de­ra­das injus­tas y repre­si­vas. La lógi­ca del ejer­ci­cio de auto­de­ter­mi­na­ción que va de la ley a la ley, de la supe­rio­ri­dad de la lega­li­dad cata­la­na y del ampa­ro de la legis­la­ción inter­na­cio­nal des­en­fo­ca el hecho esen­cial del ejer­ci­cio de la auto­de­ter­mi­na­ción: se tra­ta de una cues­tión de lucha por el poder, de lucha por la sobe­ra­nía y de movi­li­za­ción de un pue­blo, y no de una cues­tión jurí­di­ca, legal ni for­mal. Por lo tan­to, por mucho que los diver­sos tra­ta­dos de las Nacio­nes Uni­das sobre dere­chos huma­nos reco­noz­can el dere­cho de los pue­blos a la auto­de­ter­mi­na­ción, lo fun­da­men­tal para ejer­cer la auto­de­ter­mi­na­ción, tal como se ha cons­ta­ta­do en varias oca­sio­nes, es tener un pue­blo orga­ni­za­do y dis­pues­to a movi­li­zar­se has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias para deter­mi­nar libre­men­te su esta­tus polí­ti­co y su desa­rro­llo eco­nó­mi­co, social y cul­tu­ral.

Balance crítico del último medio año

Han pasa­do seis meses des­de el 1 de octu­bre, cuan­do una mayo­ría de la socie­dad cata­la­na en el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya ejer­ció el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción en un refe­rén­dum. El resul­ta­do fue cla­ro, incon­tes­ta­ble, al igual que lo fue­ron la poten­cia de la movi­li­za­ción y la orga­ni­za­ción popu­lar por la auto­de­ter­mi­na­ción y la inde­pen­den­cia. Este resul­ta­do debía ser lle­va­do a la prác­ti­ca en tér­mi­nos polí­ti­cos, mate­ria­li­za­do, por aquel gobierno de la Gene­ra­li­tat, pre­si­di­do por Car­les Puig­de­mont, que había con­vo­ca­do legal­men­te un refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción -cabe recor­dar­lo- de carác­ter vin­cu­lan­te. Por tan­to, en con­so­nan­cia con lo que se había dicho que se haría, la pro­cla­ma­ción de la Repú­bli­ca Cata­la­na debe­ría haber ido acom­pa­ña­da de la apro­ba­ción de una serie de medi­das, de decre­tos de la nue­va Repú­bli­ca, des­ti­na­dos a hacer­la la efec­ti­va y a for­ma­li­zar y comu­ni­car la rup­tu­ra con la monar­quía espa­ño­la. La fuer­za de la movi­li­za­ción popu­lar, tan­to el día del refe­rén­dum como el de la huel­ga gene­ral del 3 de octu­bre, ava­la­ba cla­ra­men­te la opción de la rup­tu­ra repu­bli­ca­na y, al mis­mo tiem­po, abría la posi­bi­li­dad de una defen­sa popu­lar de esta repú­bli­ca a tra­vés de la desobe­dien­cia y la con­fron­ta­ción con el Esta­do. La huel­ga pos­te­rior, del 8 de noviem­bre, vol­vió a cer­ti­fi­car que exis­tía una volun­tad popu­lar masi­va dis­pues­ta a sos­te­ner una rup­tu­ra repu­bli­ca­na a tra­vés de la acción colec­ti­va, prác­ti­ca, orga­ni­za­da y abier­ta­men­te com­ba­ti­va. Como es sabi­do, el 27 de octu­bre se optó por hacer un ges­to de rup­tu­ra sim­bó­li­co en sede par­la­men­ta­ria sin nin­gu­na volun­tad de acom­pa­ñar­lo de una acción polí­ti­ca prác­ti­ca de tipo guber­na­men­tal ni, mucho menos, de la acti­va­ción de la movi­li­za­ción popu­lar nece­sa­ria para con­ver­tir este ges­to sim­bó­li­co en una dispu­ta abier­ta, sobre el terreno, con la fuer­za de la gen­te y con­tra el poder del Esta­do.

Las con­se­cuen­cias de haber derro­cha­do ese capi­tal polí­ti­co fun­da­men­ta­do en la movi­li­za­ción popu­lar han sido nefas­tas. La fal­ta de volun­tad polí­ti­ca rup­tu­ris­ta que ha carac­te­ri­za­do la acción del sobe­ra­nis­mo guber­na­men­tal des­pués del 27 de octu­bre y des­pués de las elec­cio­nes del 21-D, ya con la impo­si­ción del 155, han con­du­ci­do a redu­cir la poten­cia polí­ti­ca sur­gi­da de haber ejer­ci­do la auto­de­ter­mi­na­ción del 1 de octu­bre, de haber hecho gana­do­ra la opción inde­pen­den­tis­ta, de haber mate­ria­li­za­do dos huel­gas gene­ra­les de rup­tu­ra repu­bli­ca­na y de haber pro­cla­ma­do, final­men­te, la Repú­bli­ca Cata­la­na en sede par­la­men­ta­ria. El resul­ta­do de esta fal­ta de deci­sión polí­ti­ca, por acción u omi­sión, ha ten­di­do a neu­tra­li­zar y reba­jar la fuer­za de la movi­li­za­ción popu­lar inde­pen­den­tis­ta para cana­li­zar­la hacia un terreno de jue­go, el de la defen­sa de las ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas, que no per­mi­te en nin­gún caso des­ple­gar la Repú­bli­ca Cata­la­na.

Por el con­tra­rio, la nega­ti­va a cana­li­zar la fuer­za polí­ti­ca del 1 de octu­bre para dispu­tar abier­ta­men­te el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta de Repú­bli­ca Cata­la­na al poder de un Esta­do regre­si­vo, pro­to­fas­cis­ta, anti­ca­ta­lán y edi­fi­ca­do en la anti­de­mo­cra­cia ha hecho que el sobe­ra­nis­mo guber­na­men­tal asu­ma una agen­da polí­ti­ca sos­te­ni­da en:

  1. La fala­cia de la recu­pe­ra­ción de unas ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas sin ni siquie­ra tener com­pe­ten­cias auto­nó­mi­cas, des­de bien antes de la apli­ca­ción del 155.
  2. La lógi­ca anti­re­pre­si­va como cri­te­rio cen­tral para fijar la estra­te­gia polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta.
  3. El espe­jis­mo de que la nego­cia­ción con el Esta­do es posi­ble en vis­ta a un refe­rén­dum pac­ta­do que per­mi­ta una auto­de­ter­mi­na­ción low cost.
  4. La pro­gre­si­va sus­ti­tu­ción de la deman­da del ejer­ci­cio de la auto­de­ter­mi­na­ción y de la sobe­ra­nía por la deman­da del reco­no­ci­mien­to de los dere­chos y las liber­ta­des civi­les, que, sepa­ra­das la una de la otra, des­di­bu­jan el esta­do actual del con­flic­to con­tra el Reino de Espa­ña que afec­ta al pue­blo cata­lán.

¿Dónde estamos y dónde queremos ir?

Octu­bre abrió un esce­na­rio con posi­bi­li­da­des para el des­bor­da­mien­to polí­ti­co, capaz de gene­rar esce­na­rios incon­tro­la­bles por don­de se pudie­ran colar la rup­tu­ra y la desobe­dien­cia. Des­pués de no haber defen­di­do la Repú­bli­ca pro­cla­ma­da el 27 de octu­bre y de haber aca­ta­do las elec­cio­nes del 155, estas posi­bi­li­da­des se ale­ja­ron.

El inde­pen­den­tis­mo en el Prin­ci­pat no está en dis­po­si­ción de mate­ria­li­zar una repú­bli­ca inde­pen­dien­te de for­ma inmi­nen­te. Dejó esca­par la opor­tu­ni­dad de octu­bre y las direc­cio­nes polí­ti­cas de los sec­to­res mayo­ri­ta­rios han opta­do por una estra­te­gia a medio pla­zo de lograr un refe­rén­dum pac­ta­do.

Aho­ra bien, el inde­pen­den­tis­mo de raíz popu­lar tie­ne aún la capa­ci­dad de man­te­ner abier­ta la con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca con el Esta­do y some­ter­lo a des­gas­te y a unas con­tra­dic­cio­nes que mues­tren su ver­da­de­ra cara. Asi­mis­mo, el replie­gue auto­ri­ta­rio de este Esta­do y la asun­ción de medi­das recen­tra­li­za­do­ras y neo­li­be­ra­les en las auto­no­mías espa­ño­las en las que se encuen­tran divi­di­dos la mayor par­te de los Paï­sos Cata­lans nos brin­dan la opción de poder cons­truir un pro­yec­to polí­ti­co ver­da­de­ra­men­te nacio­nal. Es decir, exis­ten con­di­cio­nes para cons­truir un nue­vo esce­na­rio aún más poten­te que el del pasa­do octu­bre, y no cir­cuns­cri­to exclu­si­va­men­te a las fron­te­ras auto­nó­mi­cas del Prin­ci­pat de Cata­lun­ya.

Aho­ra mis­mo, el poten­cial que tene­mos como pro­yec­to polí­ti­co es la capa­ci­dad de man­te­ner e inten­si­fi­car el con­flic­to con el Esta­do espa­ñol, no solo en Cata­lun­ya sino en los Paï­sos Cata­lans, a par­tir de la denun­cia de los lími­tes del sis­te­ma auto­nó­mi­co. La apro­ba­ción de la pró­rro­ga de los Pre­su­pues­tos Gene­ra­les del Esta­do, con unos recor­tes de 353 millo­nes de euros menos para la Comu­ni­dad Valen­cia­na, 780 millo­nes de euros menos para el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya y 67,3 millo­nes de euros menos para las Islas Balea­res, pre­ca­ri­za­rá aún más las con­di­cio­nes mate­ria­les de vida de los tra­ba­ja­do­res y de las muje­res, en mayor medi­da, y ter­mi­na­rá de cer­ti­fi­car las herra­mien­tas auto­nó­mi­cas como herra­mien­tas inú­ti­les para garan­ti­zar­nos una vida dig­na. La agre­si­vi­dad con la que Espa­ña se recen­tra­li­za, a tra­vés de la lami­na­ción de las esca­sas auto­no­mías, con el fin de for­ta­le­cer el pro­yec­to nacio­na­lis­ta espa­ñol y pre­ser­var los intere­ses eco­nó­mi­cos del IBEX 35 y de las gran­des oli­gar­quías nos lo debe poder faci­li­tar.

La tarea actual del inde­pen­den­tis­mo en el Prin­ci­pat, en la que la izquier­da inde­pen­den­tis­ta tie­ne un papel fun­da­men­tal, es la de man­te­ner abier­ta esta con­fron­ta­ción, evi­tar cual­quier esce­na­rio de pac­to en la pers­pec­ti­va de un nue­vo enca­je polí­ti­co den­tro del Esta­do y tra­ba­jar para cons­truir un nue­vo esce­na­rio de rup­tu­ra en cla­ve nacio­nal.

El ante­rior esce­na­rio de rup­tu­ra se cons­tru­yó a par­tir de la toma de con­cien­cia inde­pen­den­tis­ta de las bases del auto­no­mis­mo y de los inten­tos de las éli­tes polí­ti­cas del cata­la­nis­mo para cana­li­zar esta toma de con­cien­cia. Esto sig­ni­fi­ca­ba arras­trar par­te de la cul­tu­ra polí­ti­ca del auto­no­mis­mo, des­de la fal­ta de pro­yec­to nacio­nal para los Paï­sos Cata­lans has­ta la sacra­li­za­ción de las ins­ti­tu­cio­nes.

El nue­vo esce­na­rio de rup­tu­ra debe­rá cons­truir­se sobre todo a par­tir de un pro­gra­ma polí­ti­co de uni­dad popu­lar y de la con­for­ma­ción de un blo­que de rup­tu­ra. El pro­gra­ma polí­ti­co de uni­dad popu­lar debe situar la recu­pe­ra­ción de sobe­ra­nías, la defen­sa de dere­chos y el ejer­ci­cio de la auto­de­ter­mi­na­ción como las reivin­di­ca­cio­nes esen­cia­les para poder hacer fren­te a los ata­ques con­tra los dere­chos nacio­na­les y socia­les de las cla­ses popu­la­res de los Paï­sos Cata­lans, que irá lle­van­do a cabo un Esta­do cada vez más bun­ke­ri­za­do. El blo­que de rup­tu­ra debe con­for­mar­se en fun­ción de una estra­te­gia que, en vez de atra­par estas reivin­di­ca­cio­nes en los entra­ma­dos ins­ti­tu­cio­na­les del Esta­do, las vehi­cu­le a tra­vés del movi­mien­to popu­lar, el con­tra­po­der y la idea esen­cial de que no hay cam­bio sin una ver­da­de­ra revo­lu­ción polí­ti­ca. Y estos esce­na­rios se deben cons­truir en el ámbi­to nacio­nal de los Paï­sos Cata­lans, a par­tir de un pro­yec­to nacio­nal.

Aho­ra mis­mo, es impo­si­ble gene­rar nin­gu­na alter­na­ti­va polí­ti­ca toman­do como cen­tro de gra­ve­dad el par­la­men­to auto­nó­mi­co. La alter­na­ti­va polí­ti­ca solo es posi­ble gene­rar­la des­de la movi­li­za­ción popu­lar y la auto­or­ga­ni­za­ción polí­ti­ca fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes y con­tra la lógi­ca de estas. La tarea par­la­men­ta­ria sigue sien­do nece­sa­ria como herra­mien­ta de inter­ven­ción polí­ti­ca, pero no será a par­tir de ella de la que podre­mos hacer la alter­na­ti­va polí­ti­ca de uni­dad popu­lar que nues­tro pue­blo nece­si­ta. Esto sig­ni­fi­ca -y este docu­men­to es una apor­ta­ción- que hay que refle­xio­nar a fon­do sobre cuál ha sido y cuál debe ser a par­tir de aho­ra nues­tra estra­te­gia par­la­men­ta­ria para, pre­ci­sa­men­te, sacar el cen­tro de gra­ve­dad polí­ti­co fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes.

En este sen­ti­do, cree­mos que el tra­ba­jo de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta en rela­ción con el esce­na­rio polí­ti­co del Prin­ci­pat de Cata­lun­ya en la pró­xi­ma eta­pa se basa­rá en:

  • Reivin­di­car la movi­li­za­ción de masas expe­ri­men­ta­da el 1 de octu­bre como base de la lucha popu­lar para la libe­ra­ción nacio­nal, de cla­se y femi­nis­ta de los Paï­sos Cata­lans.
  • Hacer un tra­ba­jo polí­ti­co des­ti­na­do a man­te­ner abier­to el con­flic­to demo­crá­ti­co con el Esta­do y com­ba­tir los inten­tos de aper­tu­ra de nego­cia­cio­nes para un nue­vo enca­je en Espa­ña.
  • Cons­truir un pro­gra­ma polí­ti­co de la Uni­dad Popu­lar, basa­do en el ejer­ci­cio de la auto­de­ter­mi­na­ción, la recu­pe­ra­ción de dere­chos y sobe­ra­nías y la cons­truc­ción de una socie­dad femi­nis­ta.
  • Tra­ba­jar por la cons­truc­ción y el ensan­cha­mien­to del movi­mien­to popu­lar para la inde­pen­den­cia a par­tir de medi­das que mejo­ran las con­di­cio­nes mate­ria­les de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de las cla­ses popu­la­res.
  • Ejer­cer una lucha par­la­men­ta­ria des­ti­na­da a demos­trar la fal­ta de sobe­ra­nía de las ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas.
  • Con­ti­nuar el desa­rro­llo del muni­ci­pa­lis­mo de Uni­dad Popu­lar en los Paï­sos Cata­lans a par­tir de la cul­tu­ra polí­ti­ca gene­ra­da en la últi­ma déca­da y ale­ja­do de los pac­tos por arri­ba entre par­ti­dos.

Estrategia de movilización popular

Ante la pará­li­sis en el desa­rro­llo de la Repú­bli­ca Cata­la­na por par­te del blo­que inde­pen­den­tis­ta guber­na­men­tal, ante la inac­ción a la hora de hacer efec­ti­vos los resul­ta­dos de haber ejer­ci­do la auto­de­ter­mi­na­ción, ha sido en los espa­cios y prác­ti­cas de movi­li­za­ción popu­lar don­de, de mane­ra cla­ra, se ha per­sis­ti­do en man­te­ner viva la legi­ti­mi­dad del 1 de octu­bre, reivin­di­car la inde­pen­den­cia nacio­nal y com­ba­tir los ata­ques repre­si­vos del Esta­do y de sus cola­bo­ra­do­res, espe­cial­men­te del cuer­po de poli­cía auto­nó­mi­ca de los Mos­sos d Escua­dra. Con la mis­ma inten­si­dad, ha sido en los espa­cios de movi­li­za­ción popu­lar don­de la soli­da­ri­dad anti­rre­pre­si­va y la defen­sa de las liber­ta­des civi­les y polí­ti­cas ha apa­re­ci­do con toda la fuer­za.

Pre­ci­sa­men­te, en el con­tex­to actual, hay que hacer cre­cer y ali­men­tar polí­ti­ca­men­te las prác­ti­cas popu­la­res de movi­li­za­ción inde­pen­den­tis­ta y man­te­ner la ten­sión per­ma­nen­te y la ines­ta­bi­li­dad en el Par­la­men­to y en las ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas.

Por tan­to, es en los espa­cios de movi­li­za­ción popu­lar don­de hay que foca­li­zar todos los esfuer­zos para man­te­ner abier­to el con­flic­to con el Esta­do y poder avan­zar hacia una nue­va eta­pa del pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción. Es en estos espa­cios de cons­truc­ción de la Uni­dad Popu­lar, emi­nen­te­men­te cen­tra­dos en la movi­li­za­ción y en la prác­ti­ca desobe­dien­te -como los CDR o los espa­cios femi­nis­tas orga­ni­za­dos que hicie­ron posi­ble la huel­ga femi­nis­ta del 8-M-, des­de don­de hay que hacer­lo.

Cree­mos que las tareas que se deben hacer des­de la movi­li­za­ción popu­lar son las siguien­tes:

  • Denun­ciar el carác­ter anti­de­mo­crá­ti­co del Esta­do espa­ñol y del nacio­na­lis­mo espa­ñol como el cemen­to que impo­si­bi­li­ta cual­quier cam­bio de fon­do si pre­via­men­te no se ha roto con la uni­dad de este Esta­do.
  • Desa­rro­llar una estra­te­gia de no-nor­ma­li­za­ción de la ocu­pa­ción y de la repre­sión que obli­gue al Esta­do a con­ti­nuar mos­tran­do su ver­da­de­ra cara.
  • Pro­fun­di­zar en la denun­cia de aque­llos sec­to­res socia­les y eco­nó­mi­cos y de aque­llas ins­ti­tu­cio­nes que secues­tran la capa­ci­dad de deci­dir sobre los aspec­tos mate­ria­les y polí­ti­cos de nues­tra vida.
  • Pro­fun­di­zar en la con­sig­na de repú­bli­ca femi­nis­ta y tra­ba­jar por mate­ria­li­zar­la en el seno del movi­mien­to popu­lar inde­pen­den­tis­ta.
  • Pro­po­ner y desa­rro­llar una estra­te­gia inter­na­cio­nal alter­na­ti­va. Des­ta­car, difun­dir y argu­men­tar el carác­ter inter­na­cio­na­lis­ta del pro­yec­to popu­lar repu­bli­cano. Ela­bo­rar un dis­cur­so crí­ti­co con el Esta­do espa­ñol y la Unión Euro­pea y tra­ba­jar para tejer víncu­los de soli­da­ri­dad y apo­yo mutuo con las cla­ses popu­la­res y con los pue­blos que tam­bién están sub­yu­ga­dos por estas dos estruc­tu­ras.
  • Abrir deba­tes y refle­xio­nes sobre tác­ti­ca y estra­te­gia en torno a la auto­de­ter­mi­na­ción que estén ale­ja­dos del rui­do mediá­ti­co y de las redes socia­les, así como de la pre­sión polí­ti­ca par­ti­dis­ta, y sean hechos de mane­ra colec­ti­va y con visión y par­ti­ci­pa­ción nacio­na­les.

Estrategia de lucha parlamentaria

La apli­ca­ción del 155 ha sido bas­tan­te favo­ra­ble para el Esta­do. Ha demos­tra­do la nula capa­ci­dad de resis­ten­cia de los cua­dros polí­ti­cos del gobierno auto­nó­mi­co y ha con­se­gui­do natu­ra­li­zar la inter­ven­ción sis­te­má­ti­ca sobre cual­quier aspec­to del auto­go­bierno. Si algo ha demos­tra­do la apli­ca­ción del 155, ade­más de la volun­tad de escar­nio y humi­lla­ción por par­te del gobierno del Esta­do, es que la auto­no­mía cata­la­na era una car­ca­sa tan vacía de sobe­ra­nía que la pura ges­tión polí­ti­co-admi­nis­tra­ti­va del grue­so auto­nó­mi­co tan­to pue­de hacer­la un gobierno de la Gene­ra­li­tat como un gobierno del Esta­do o un dele­ga­do de este Esta­do.

A par­tir de aho­ra, cual­quier gobierno auto­nó­mi­co que se cons­ti­tu­ya actua­rá bajo los pará­me­tros de ges­tio­nar el estre­chí­si­mo mar­gen exis­ten­te entre el Esta­tu­to de Auto­no­mía y la inter­ven­ción del Esta­do. La opción de cons­truir rup­tu­ra des­de las ins­ti­tu­cio­nes se ha ter­mi­na­do, si es que lle­gó a exis­tir algu­na vez. La inter­ven­ción sis­te­má­ti­ca del Esta­do, que ya ha adqui­ri­do car­ta de natu­ra­le­za e inclu­so repor­ta rédi­tos elec­to­ra­les en el ámbi­to esta­tal, impe­di­rá cons­truir espa­cios o estra­te­gias para hacer Repú­bli­ca des­de la admi­nis­tra­ción auto­nó­mi­ca.

Toda actua­ción nor­ma­li­za­da de un gobierno auto­nó­mi­co, a pesar de que agi­te la ban­de­ra del sobe­ra­nis­mo y de la con­fron­ta­ción retó­ri­ca, juga­rá a favor de un esce­na­rio de dis­ten­sión del con­flic­to y de posi­ble pac­to. Es decir, en con­tra de la inde­pen­den­cia.

Aho­ra mis­mo, pode­mos iden­ti­fi­car tres estra­te­gias dife­ren­tes entre las fuer­zas polí­ti­cas que se recla­man del inde­pen­den­tis­mo:

  • Una estra­te­gia de regre­so a la reivin­di­ca­ción gené­ri­ca del dere­cho a deci­dir y del refe­rén­dum pac­ta­do, y de inten­tar ensan­char la base social a par­tir de la ges­tión de la auto­no­mía.
  • Una estra­te­gia que com­bi­na los posi­cio­na­mien­tos de enfren­ta­mien­to sim­bó­li­co con el Esta­do y la inter­na­cio­na­li­za­ción del con­flic­to, como vías para ensan­char la base social, con la ges­tión auto­nó­mi­ca para pac­tar un refe­rén­dum acor­da­do con el Esta­do a medio pla­zo.
  • Una estra­te­gia de uni­la­te­ra­li­dad que plan­tea cons­truir toda la estra­te­gia de con­tra­po­der, movi­li­za­ción popu­lar y desobe­dien­cia que care­ció octu­bre de 2017 con el fin de gene­rar una nue­va con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca con el Esta­do y ejer­cer la auto­de­ter­mi­na­ción.

A pesar de los enfren­ta­mien­tos par­ti­dis­tas, las dos pri­me­ras estra­te­gias se basan esen­cial­men­te en el mis­mo: negar el carác­ter de revo­lu­ción polí­ti­ca del ejer­ci­cio de auto­de­ter­mi­na­ción, depo­si­tar toda la legi­ti­mi­dad y sobe­ra­nía en unas ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas y pre­ten­der bus­car la fór­mu­la para pasar de la ley a la ley. Estos tres ele­men­tos son pre­ci­sa­men­te las prin­ci­pa­les cerra­du­ras que cie­rran la puer­ta a la ple­na auto­de­ter­mi­na­ción.

El nuevo ciclo político

Una vez asu­mi­do que el sobe­ra­nis­mo mayo­ri­ta­rio des­car­tó ir has­ta el final con la estra­te­gia de enfren­ta­mien­to con el Esta­do, hay que afron­tar la deci­sión de cuál debe ser el papel de la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta en el nue­vo ciclo polí­ti­co abier­to pos­te­rior­men­te a las elec­cio­nes del 21 de diciem­bre y a raíz de los dife­ren­tes deba­tes gene­ra­dos en torno a la inves­ti­du­ra.

Este posi­cio­na­mien­to debe basar­se en pen­sar cuál de los esce­na­rios posi­bles, en la actual corre­la­ción de fuer­zas, nos per­mi­te des­ple­gar mejor nues­tro pro­yec­to polí­ti­co y valo­rar si, en estos nue­vos esce­na­rios resul­tan­tes, las posi­cio­nes de la Uni­dad Popu­lar se encuen­tran en dis­po­si­ción de avan­zar o estan­car­se.

A par­tir de cons­ta­tar que la estra­te­gia rup­tu­ris­ta en el seno del inde­pen­den­tis­mo sigue estan­do en mino­ría en todos los nue­vos esce­na­rios, hay que mos­trar cla­ra­men­te, en el ámbi­to par­la­men­ta­rio, el total desacuer­do con la estra­te­gia de ten­sión con­tro­la­da, lega­li­dad, ges­tión ordi­na­ria y bila­te­ra­li­dad del sobe­ra­nis­mo guber­na­men­tal. Hay que hacer cre­cer los plan­tea­mien­tos de la Uni­dad Popu­lar y de la estra­te­gia rup­tu­ris­ta sien­do y hacien­do opo­si­ción.

¿Hay que dar apoyo parlamentario al soberanismo gubernamental?

La Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta siem­pre ha esta­do ple­na­men­te impli­ca­da en todas las ini­cia­ti­vas nece­sa­rias para ejer­cer el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, en el apo­yo par­la­men­ta­rio a cual­quier acto de con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca con el Esta­do y en cerrar el paso a ini­cia­ti­vas polí­ti­cas que ten­dían a refor­zar el pro­gra­ma de nacio­na­lis­mo espa­ñol encar­na­do por el blo­que del 155.

El sobe­ra­nis­mo guber­na­men­tal, sin embar­go, siem­pre ha esta­do en mino­ría par­la­men­ta­ria para poder apli­car su agen­da de con­ti­nuis­mo libe­ral y maqui­lla­je libe­ral-pro­gre­sis­ta en mate­ria social. Ha inten­ta­do alcan­zar la mayo­ría envol­vien­do todas sus ini­cia­ti­vas polí­ti­cas en mate­ria social como «inevi­ta­bles e impres­cin­di­bles» para con­ti­nuar el camino hacia la auto­de­ter­mi­na­ción y apli­can­do un chan­ta­je polí­ti­co a la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta.

Tras la renun­cia a defen­der la pro­cla­ma­ción de la repú­bli­ca y tras el aca­ta­mien­to del 155 ya no hay mar­gen para cons­truir des­de el Par­la­men­to nin­gún esce­na­rio de rup­tu­ra simi­lar al del 1 de octu­bre. Aho­ra mis­mo, la corre­la­ción de fuer­zas impo­si­bi­li­ta a toda cos­ta poder apli­car una polí­ti­ca des­de un hipo­té­ti­co gobierno que, sin hacer­nos tram­pas, no pue­de ser cali­fi­ca­do de «repu­bli­cano». La idea de un gobierno efec­ti­vo es una fala­cia, ya que las úni­cas polí­ti­cas efec­ti­vas posi­bles serán aque­llas hechas des­de una lec­tu­ra res­tric­ti­va del auto­no­mis­mo y en el mar­co de la orto­do­xia neo­li­be­ral impues­ta por el Esta­do y la UE.

Es por todo ello que cree­mos que, en esta nue­va eta­pa, el papel de la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta en el Par­la­men­to auto­nó­mi­co debe­ría basar­se en los siguien­tes prin­ci­pios:

Opo­si­ción polí­ti­ca al gobierno auto­nó­mi­co. Una opo­si­ción des­ti­na­da a obs­ta­cu­li­zar todas aque­llas medi­das con­ti­nuis­tas que ten­gan un impac­to nega­ti­vo en las con­di­cio­nes mate­ria­les de vida de las cla­ses popu­la­res, como los pre­su­pues­tos o cual­quier otra medi­da enmar­ca­da en la «nor­ma­li­dad par­la­men­ta­ria». Dar el apo­yo par­la­men­ta­rio nece­sa­rio para que el gobierno auto­nó­mi­co pue­da actuar con nor­ma­li­dad sig­ni­fi­ca­ría subor­di­nar­nos y blan­quear la estra­te­gia pac­tis­ta sin que ello supu­sie­ra nin­gún avan­ce para la auto­de­ter­mi­na­ción. Por otra par­te, la idea de la opo­si­ción cons­truc­ti­va no pue­de sig­ni­fi­car un apo­yo enmas­ca­ra­do al gobierno auto­nó­mi­co.

Impul­so de aque­llas medi­das urgen­tes de con­te­ni­do polí­ti­co, social, eco­nó­mi­co y de géne­ro que per­mi­tan arti­cu­lar un pro­gra­ma de uni­dad popu­lar para garan­ti­zar la adhe­sión y el apo­yo de las mayo­rías tra­ba­ja­do­ras y popu­la­res con la nece­si­dad de rup­tu­ra con el Esta­do. Impul­sar estas medi­das des­de la par­ti­ci­pa­ción par­la­men­ta­ria pero, sobre todo, des­de el tra­ba­jo fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes, aglu­ti­nan­do los espa­cios orga­ni­za­dos, des­de la base. Como ya abor­da­ron los «decre­tos de la dig­ni­dad», habla­mos de medi­das que garan­ti­cen los dere­chos esen­cia­les de las cla­ses popu­la­res. El con­te­ni­do de este pro­gra­ma no debe ser nego­cia­ble, sino un pro­gra­ma mate­rial de míni­mos nece­sa­rios sobre los que el pro­yec­to de Uni­dad Popu­lar tie­ne que acu­mu­lar fuer­zas.

Apo­yo a aque­llas ini­cia­ti­vas enca­mi­na­das a fomen­tar el enfren­ta­mien­to demo­crá­ti­co con el Esta­do. Este apo­yo, sin embar­go, debe estar con­di­cio­na­do a que estas ini­cia­ti­vas supon­gan avan­ces tan­gi­bles para nues­tra estra­te­gia. No debe­mos dar nin­gún aval a ini­cia­ti­vas des­ti­na­das a cubrir el expe­dien­te en el ámbi­to sim­bó­li­co.

Blo­queo a aque­llas ini­cia­ti­vas que pre­ten­dan hacer avan­zar el pro­gra­ma polí­ti­co del nacio­na­lis­mo espa­ñol. Hay que reba­tir con cla­ri­dad los dis­cur­sos intere­sa­dos que ape­lan a la «uni­dad» -es decir, a la subor­di­na­ción de la CUP hacia el gobierno- para fre­nar el peli­gro de que el nacio­na­lis­mo espa­ñol gane bata­llas par­la­men­ta­rias. La Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta siem­pre ha actua­do níti­da­men­te, evi­tan­do que esto ocu­rrie­ra.

Recha­zo a los chan­ta­jes polí­ti­cos con los que, en nom­bre de la auto­de­ter­mi­na­ción o de la «defen­sa de las ins­ti­tu­cio­nes», el sobe­ra­nis­mo guber­na­men­tal quie­ra some­ter a la CUP y diluir su pro­gra­ma polí­ti­co.

¿Cuál debe ser el sentido político de la acción en el Parlamento en este nuevo período?

Ante noso­tros, la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta tene­mos una dis­yun­ti­va: acep­tar la ten­den­cia de con­ver­tir­nos en el ala izquier­da del sobe­ra­nis­mo guber­na­men­tal o enten­der la nece­si­dad de que sea­mos el motor de la Uni­dad Popu­lar.

Una de las tareas impor­tan­tes es la cons­truc­ción de un pro­gra­ma polí­ti­co de la Uni­dad Popu­lar. Este pro­gra­ma es la suma de las pro­pues­tas de movi­li­za­cio­nes, espa­cios de lucha, orga­ni­za­ción popu­lar, etc., capaz de sus­ci­tar una adhe­sión mayo­ri­ta­ria de las cla­ses popu­la­res y, por tan­to, con­ver­tir­se en el motor alre­de­dor del cual se arti­cu­len las opcio­nes de cam­bio en los pró­xi­mos años.

La tarea par­la­men­ta­ria debe tra­ba­jar esen­cial­men­te para sumar en este pro­ce­so. Los ele­men­tos prin­ci­pa­les de acción par­la­men­ta­ria serán la denun­cia y la cons­ta­ta­ción de que las auto­no­mías son admi­nis­tra­cio­nes vacías de sobe­ra­nía. Esto no debe ser solo retó­ri­ca par­la­men­ta­ria, sino que se debe demos­trar por la vía de los hechos, hacien­do cho­car las reivin­di­ca­cio­nes popu­la­res con el muro del inmo­vi­lis­mo del Esta­do, des­ta­pan­do la inter­ven­ción de fac­to de la auto­no­mía y los titu­beos de los sec­to­res pac­tis­tas, tan­to del sobe­ra­nis­mo como del espa­ño­lis­mo. Estas reivin­di­ca­cio­nes popu­la­res son par­te de lo que irá cons­tru­yen­do el pro­gra­ma polí­ti­co de la Uni­dad Popu­lar; por tan­to, no lo enten­de­mos como una enu­me­ra­ción exhaus­ti­va, sino como los míni­mos sobre se que se pue­de arti­cu­lar este pro­gra­ma:

Garan­ti­zar, de mane­ra urgen­te, una asis­ten­cia sani­ta­ria uni­ver­sal públi­ca, de cali­dad y equi­ta­ti­va, des­obe­de­cien­do la reso­lu­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal que decla­ra incons­ti­tu­cio­nal este dere­cho. Para poder garan­ti­zar una asis­ten­cia sani­ta­ria uni­ver­sal es impres­cin­di­ble un sis­te­ma sani­ta­rio de titu­la­ri­dad, ges­tión y pro­vi­sión 100% públi­cas, y un úni­co con­ve­nio para las tra­ba­ja­do­ras sani­ta­rias y para su dig­ni­fi­ca­ción labo­ral.

Garan­ti­zar el acce­so a la vivien­da y los sumi­nis­tros bási­cos; la expro­pia­ción de los pisos vacíos -pro­pie­dad de enti­da­des ban­ca­rias sin com­pen­sa­ción, por razo­nes de inte­rés gene­ral, para ampliar el par­que públi­co de vivien­das, y el acce­so uni­ver­sal a los sumi­nis­tros bási­cos. Todo ello, des­obe­de­cien­do la reso­lu­ción del TC que decla­ra­ba incons­ti­tu­cio­nal medi­das que avan­za­ban en este sen­ti­do.

Crear una ban­ca públi­ca para una eco­no­mía al ser­vi­cio de las cla­ses popu­la­res y para evi­tar los frau­des ban­ca­rios, con el obje­ti­vo de recu­pe­rar el con­trol sobre el ámbi­to finan­cie­ro y de vin­cu­lar­lo con una acti­vi­dad eco­nó­mi­ca pro­duc­ti­va no espe­cu­la­ti­va.

Tomar medi­das urgen­tes en cla­ve femi­nis­ta con­tra el patriar­ca­do y la vio­len­cia machis­ta; res­ti­tuir las medi­das pre­vis­tas por la Ley de igual­dad decla­ra­das incons­ti­tu­cio­na­les por el TC, y apli­car un paque­te de medi­das urgen­tes con­tra el patriar­ca­do y la vio­len­cia machis­ta a tra­vés del apo­yo eco­nó­mi­co a todas las víc­ti­mas de la vio­len­cia machis­ta y tam­bién de la recu­pe­ra­ción de la ges­tión públi­ca de todos los ser­vi­cios de la red de aten­ción y recu­pe­ra­ción inte­gral de las muje­res que la pade­cen.

Garan­ti­zar la ges­tión y la titu­la­ri­dad públi­cas de los cen­tros socio­sa­ni­ta­rios para socia­li­zar las tareas de cui­da­do, de enve­je­ci­mien­to y de socio­de­pen­dèn­cia, y para garan­ti­zar un acce­so uni­ver­sal, equi­ta­ti­vo y de cali­dad, tenien­do en cuen­ta que aho­ra mis­mo la red de cen­tros socio­sa­ni­ta­rios y ser­vi­cios de cui­da­dos es de ges­tión pri­va­da.

Inte­grar cen­tros edu­ca­ti­vos con­cer­ta­dos en la red públi­ca y eli­mi­nar los con­cier­tos a cole­gios que segre­gan por sexos.

Inter­na­li­zar /​expro­piar los ser­vi­cios estra­té­gi­cos. Recor­de­mos que Aber­tis (auto­pis­tas), Agbar (agua), Fomen­to de Cons­truc­cio­nes y con­tra­tas (agua), Gas Natu­ral Feno­sa (gas y elec­tri­ci­dad) y Cell­nex (comu­ni­ca­cio­nes) son empre­sas que apro­ve­cha­ron el decre­to de Rajoy para irse de Cata­lun­ya y, por tan­to, nega­ron el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción. El con­trol de las infra­es­truc­tu­ras bási­cas es un fac­tor estra­té­gi­co para poder ejer­cer la sobe­ra­nía popu­lar.

Inter­na­li­zar todas las infra­es­truc­tu­ras de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes que se ges­tio­nan de for­ma pri­va­da y hacer efec­ti­va la ges­tión de aque­llas infra­es­truc­tu­ras de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes que son titu­la­ri­dad del Esta­do espa­ñol.

Apli­car un plan de cho­que para redis­tri­buir la rique­za y hacer fren­te a las situa­cio­nes de pobre­za y pobre­za asa­la­ria­da. Son nece­sa­rias polí­ti­cas que palíen las desigual­da­des, pero tam­bién hay que redis­tri­buir la rique­za para poder impul­sar estas polí­ti­cas. Des­de una subida del sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal, hacer efec­ti­vas las ayu­das a la depen­den­cia has­ta garan­ti­zar una ren­ta vital.

¿Qué tipo de trabajo parlamentario?

La denun­cia del vacia­do de sobe­ra­nía del par­la­men­to auto­nó­mi­co no pue­de ser inter­pre­ta­da de mane­ra sim­plis­ta. Ni la sim­ple pre­sen­ta­ción de pro­pues­tas que se recha­zan ni el hecho de no asis­tir a deter­mi­na­dos ple­nos o comi­sio­nes no trans­mi­ten por sí solas esta fal­ta de sobe­ra­nía y, aún menos, cons­tru­yen por sí solas el pro­gra­ma polí­ti­co de la Uni­dad Popu­lar.

Hay que lle­var a cabo una tarea par­la­men­ta­ria rigu­ro­sa y ancla­da en los movi­mien­tos y en las luchas fue­ra de la ins­ti­tu­ción. Ante el camino fácil del eco mediá­ti­co y el tra­ta­mien­to super­fi­cial de múl­ti­ples pro­ble­má­ti­cas, hay que seguir el camino sóli­do del tra­ba­jo rigu­ro­so, evi­tan­do la iner­cia de la polí­ti­ca decla­ra­ti­va. Y esta acción debe ser corres­pon­di­da por el pie y medio que el movi­mien­to debe tener en la calle, inten­si­fi­can­do las movi­li­za­cio­nes y el tra­ba­jo de orga­ni­za­ción de las cla­ses popu­la­res, rom­pien­do aque­llas diná­mi­cas que tien­den al replie­gue y tra­ba­jan­do con voca­ción de ampliar espa­cios.

De la expe­rien­cia de estos últi­mos cin­co años sí seña­la­mos cua­tro ele­men­tos que cree­mos que tie­nen que cam­biar:

Hay que rom­per con la ple­na par­ti­ci­pa­ción en todo el entra­ma­do par­la­men­ta­rio. Si afir­ma­mos que el Par­la­men­to es una ins­ti­tu­ción vacía de sobe­ra­nía, debe­mos acep­tar que bue­na par­te de sus meca­nis­mos son sim­ples esce­ni­fi­ca­cio­nes. La par­ti­ci­pa­ción no nor­ma­li­za­da en las acti­vi­da­des par­la­men­ta­rias tie­ne como obje­ti­vo, por un lado, denun­ciar estas esce­ni­fi­ca­cio­nes, y por otro, poder prio­ri­zar el hecho real­men­te cla­ve que tie­ne que hacer un gru­po par­la­men­ta­rio redu­ci­do.

Asi­mis­mo, hay que evi­tar reite­rar­se en prác­ti­cas polí­ti­cas más pro­pias de un par­ti­do bisa­gra que de un movi­mien­to que plan­tea una alter­na­ti­va polí­ti­ca al con­jun­to del sis­te­ma. Hay que tener cla­ra la idea de que un pac­to en el que con­si­gues que el otro asu­ma una reivin­di­ca­ción menor que la tuya -y tú ava­les algo que no for­ma par­te de tu plan­tea­mien­to, sino del del otro- no solo no sir­ve para avan­zar en la con­se­cu­ción de nues­tro pro­gra­ma polí­ti­co, sino que blan­quea y refuer­za el pro­gra­ma polí­ti­co del adver­sa­rio. Este esque­ma lo hemos vis­to apli­ca­do en muchas de las nego­cia­cio­nes sobre temas socia­les en los últi­mos años.

Es nece­sa­rio conec­tar mejor el gru­po par­la­men­ta­rio con la diná­mi­ca de las luchas. Estas luchas deben pasar a ser el cen­tro de la agen­da polí­ti­ca del gru­po par­la­men­ta­rio, el cual debe rea­li­zar su segui­mien­to y acom­pa­ña­mien­to, y no solo apo­yo pun­tual.

Hay que sacar los espa­cios for­ma­les de comu­ni­ca­ción y refe­ren­cia­li­dad polí­ti­ca fue­ra del par­la­men­to. Asi­mis­mo, hay que evi­tar que toda la foca­li­za­ción de la repre­sen­ta­ti­vi­dad recai­ga exclu­si­va­men­te en los dipu­tados. Si lo impor­tan­te pasa en la calle, y si somos un movi­mien­to for­ma­do esen­cial­men­te por luchas, orga­ni­za­cio­nes, cen­tros y can­di­da­tu­ras muni­ci­pa­lis­tas, hay que comu­ni­car des­de la calle y des­de esta plu­ra­li­dad.

Debates a abordar

En este apar­ta­do plan­tea­mos varias ideas sobre deba­tes que cree­mos que es nece­sa­rio que la izquier­da inde­pen­den­tis­ta afron­te a cor­to pla­zo para poder enca­rar correc­ta­men­te el nue­vo esce­na­rio polí­ti­co en el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya.

Sobre la ins­ti­tu­cio­na­li­dad alter­na­ti­va, las asam­bleas de car­gos elec­tos y las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de 2019

Enten­de­mos que la nue­va eta­pa del pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción debe enca­mi­nar­se a gene­rar dos espa­cios en ten­sión dia­léc­ti­ca per­ma­nen­te. Por un lado, un movi­mien­to popu­lar autó­no­mo y no subor­di­na­do a nin­gún agen­te ni ins­ti­tu­ción. Por otro, una ins­ti­tu­cio­na­li­dad alter­na­ti­va que, reco­gien­do la repre­sen­ta­ti­vi­dad elec­to­ral, sea la depo­si­ta­ria de la sobe­ra­nía y una herra­mien­ta de lucha por la auto­de­ter­mi­na­ción. Cree­mos que este doble espa­cio es la úni­ca for­ma de poder supe­rar la tela­ra­ña de las ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas en la con­fron­ta­ción con el Esta­do y en el ejer­ci­cio del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción.

La ins­ti­tu­cio­na­li­dad alter­na­ti­va son aque­llas ins­ti­tu­cio­nes crea­das al mar­gen y enfren­ta­das con el orde­na­mien­to jurí­di­co que recla­man ser depo­si­ta­rias de la sobe­ra­nía polí­ti­ca de un pue­blo y que las ins­ti­tu­cio­nes del orde­na­mien­to jurí­di­co son ile­gí­ti­mas o están subor­di­na­das a un Esta­do opre­sor. Enten­de­mos que esta ins­ti­tu­cio­na­li­dad alter­na­ti­va debe ser de alcan­ce nacio­nal.

Has­ta aho­ra, las ten­ta­ti­vas que ha habi­do de cons­ti­tuir orga­nis­mos de este esti­lo han topa­do con plan­tea­mien­tos lega­lis­tas que en la prác­ti­ca han inva­li­da­do el carác­ter alter­na­ti­vo o rup­tu­ris­ta de estos orga­nis­mos, cerra­dos, ade­más, en el ámbi­to del Prin­ci­pat de Cata­lun­ya . Des­de la crea­ción de la AMI -plan­tea­da como una sim­ple aso­cia­ción pri­va­da muni­ci­pa­lis­ta- has­ta la crea­ción de la Asam­blea de Car­gos Elec­tos -plan­tea­da como un com­ple­men­to al Par­la­men­to que pre­ten­día ser usa­da para deri­var a él de for­ma sim­bó­li­ca los man­da­tos rup­tu­ris­tas-, estas expe­rien­cias no han que­ri­do abor­dar el prin­ci­pal pro­ble­ma: que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad auto­nó­mi­ca no es la repre­sen­ta­ción de nin­gu­na sobe­ra­nía y, por tan­to, que las ins­ti­tu­cio­nes alter­na­ti­vas no pue­den estar subor­di­na­das .

La pers­pec­ti­va de unas elec­cio­nes muni­ci­pa­les en la pri­ma­ve­ra de 2019 ha vuel­to a poner sobre la mesa la cues­tión de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad alter­na­ti­va y, como con­se­cuen­cia, tam­bién algu­nos de los plan­tea­mien­tos elec­to­ra­lis­tas que han acom­pa­ña­do las estra­te­gias del pro­ce­sis­mo.

Las elec­cio­nes de la pri­ma­ve­ra de 2019 no son nin­gún ple­bis­ci­to sobre el 1 de octu­bre o la inde­pen­den­cia. Asi­mis­mo, es evi­den­te que el sur­co abier­to tras la repre­sión del 1 de octu­bre con­di­cio­na­rá el apo­yo a unas u otras can­di­da­tu­ras en fun­ción de este tema. Pero los con­tex­tos elec­to­ra­les en las gran­des ciu­da­des del Prin­ci­pat, des­de Bar­ce­lo­na has­ta Saba­dell, pasan­do por Bada­lo­na,​hacen impo­si­ble hacer una lec­tu­ra numé­ri­ca de los votos en cla­ve de «inde­pen­den­cia sí o no». Nues­tro plan­tea­mien­to polí­ti­co en torno a estas elec­cio­nes debe tener en cuen­ta todos estos ele­men­tos.

Hay que pre­ser­var la idea del muni­ci­pa­lis­mo, es decir, de pro­yec­tos sóli­dos, pen­sa­dos​en cla­ve muni­ci­pal, con lógi­ca trans­for­ma­do­ra y arrai­ga­dos al terri­to­rio- ante la volun­tad de con­ver­tir las elec­cio­nes muni­ci­pa­les en un sub-esce­na­rio del pro­ce­sis­mo don­de aca­be prac­ti­can­do­se todo tipo de opor­tu­nis­mo polí­ti­co. Y, de nue­vo, esta­mos ence­rra­dos den­tro del mar­co auto­nó­mi­co.

Los dis­cur­sos de excep­ción que lla­man a pro­te­ger las ins­ti­tu­cio­nes del acce­so al gobierno de las fuer­zas del 155 y que pre­sen­tan como antí­do­to la con­for­ma­ción de can­di­da­tu­ras «inde­pen­den­tis­tas» o «amplias» -que pue­dan agru­par des­de el Pde­CAT has­ta la CUP, pasan­do inclu­so por los comu­nes- son dis­cur­sos intere­sa­dos​para abrir cam­po de jue­go al opor­tu­nis­mo. La acción de la CUP en los ayun­ta­mien­tos, a la hora de la con­for­ma­ción de equi­pos muni­ci­pa­les, siem­pre ha actua­do en favor de las opcio­nes más hones­tas, trans­pa­ren­tes y de recam­bio.

Los dis­cur­sos que recla­man can­di­da­tu­ras amplias, que con­tie­nen la idea implí­ci­ta de que las can­di­da­tu­ras de la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta son can­di­da­tu­ras sec­ta­rias, tam­bién son dis­cur­sos intere­sa­dos. La capa­ci­dad de cre­ci­mien­to de las can­di­da­tu­ras muni­ci­pa­lis­tas liga­das a la CUP no se enten­de­ría sin la idea de can­di­da­tu­ra amplia. La CUP siem­pre ha basa­do la con­for­ma­ción de sus can­di­da­tu­ras en la lógi­ca de sobre­pa­sar los lími­tes orgá­ni­cos de la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta. Asi­mis­mo, hay que aler­tar que, como muy bien ha demos­tra­do la expe­rien­cia de los últi­mos años, las can­di­da­tu­ras basa­das en sumar par­tes que no tie­nen un pro­yec­to común, sino un inte­rés elec­to­ral coyun­tu­ral, han aca­ba­do obte­nien­do resul­ta­dos más malos de los que espe­ra­ban.

La Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta ha de plan­tear las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de 2019 a par­tir de pro­yec­tos muni­ci­pa­lis­tas arrai­ga­dos al terri­to­rio: can­di­da­tu­ras trans­for­ma­do­ras, supe­ra­do­ras de la mera ges­tión, con pro­yec­to pro­pio y con voca­ción de mayo­ría. Hay que com­ba­tir el opor­tu­nis­mo polí­ti­co y seña­lar­lo como peli­gro para el cre­ci­mien­to, no de espa­cios polí­ti­cos pro­pios, sino de pro­yec­tos eman­ci­pa­do­res y del mis­mo pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción.

La Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta ha de ana­li­zar y deba­tir de qué mane­ra, a par­tir de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les, se con­for­ma la ins­ti­tu­cio­na­li­dad alter­na­ti­va y se pue­den supe­rar las con­cep­cio­nes subor­di­na­das u opor­tu­nis­tas alre­de­dor de este tipo de orga­nis­mos.

Sobre la mayoría social

La cues­tión de si hay una mayo­ría social sufi­cien­te para legi­ti­mar la inde­pen­den­cia del Prin­ci­pat ha sido un deba­te recu­rren­te, ya que el inde­pen­den­tis­mo no ha podi­do reunir más del 50% del voto glo­bal en las dife­ren­tes elec­cio­nes o más del 50% del cen­so en el refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción.

No tie­ne nin­gún sen­ti­do exi­gir al inde­pen­den­tis­mo que acre­di­te una mayo­ría de votos favo­ra­bles a la inde­pen­den­cia bajo pará­me­tros pro­pios de un refe­rén­dum acor­da­do y, al mis­mo tiem­po, prohi­bir que se haga este refe­rén­dum y repri­mir­lo.

El pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta ha acre­di­ta­do una mayo­ría polí­ti­ca favo­ra­ble a la inde­pen­den­cia en todos los pro­ce­sos que ha podi­do habi­li­tar para cons­ta­tar­la. Esta mayo­ría polí­ti­ca se ha demos­tra­do en mayo­rías par­la­men­ta­rias y, sobre todo, en la capa­ci­dad de poder hacer un refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción y reunió a más de dos millo­nes de votos a pesar de la prohi­bi­ción del Esta­do y una feroz repre­sión que ter­mi­nó con un millar de per­so­nas heri­das.

Por el con­tra­rio, el apo­yo al sta­tu quo de per­te­nen­cia al Reino de Espa­ña ha sido derro­ta­do en todos estos esce­na­rios pesar de usar a fon­do el apa­ra­to repre­si­vo y el poder eco­nó­mi­co para impo­ner­se.

En un con­tex­to en el que por par­te del Esta­do se nie­ga y en el que se repri­me cual­quier meca­nis­mo o pro­ce­so para que la ciu­da­da­nía pue­da expre­sar su opi­nión sobre la inde­pen­den­cia, exi­gir al inde­pen­den­tis­mo que acre­di­te una mayo­ría polí­ti­ca que solo se pue­de acre­di­tar a tra­vés de estos meca­nis­mos o pro­ce­sos es recluir al inde­pen­den­tis­mo en el cam­po de las ideas y no en el cam­po los pro­yec­tos mate­ria­li­za­bles.

Es evi­den­te que, cuan­to más amplio sea el apo­yo a la inde­pen­den­cia, más fuer­za y más capa­ci­dad de enfren­ta­mien­to demo­crá­ti­co con el Esta­do ten­dre­mos. Pero con­di­cio­nar la legi­ti­mi­dad de ejer­cer el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción al hecho de no lograr acre­di­tar unos resul­ta­dos solo acre­di­ta­bles a tra­vés de un meca­nis­mo prohi­bi­do y repri­mi­do es negar la legi­ti­mi­dad a cual­quier pro­yec­to eman­ci­pa­dor y, en con­se­cuen­cia, plan­tear la cues­tión de la auto­de­ter­mi­na­ción úni­ca­men­te como un «con­flic­to demo­crá­ti­co» y no como un dere­cho inalie­na­ble de todos los pue­blos sin Esta­do.

Sobre la unilateralidad y la negociación con el Estado

Ante un Esta­do que nie­ga, prohí­be y repri­me el ejer­ci­cio del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, la úni­ca mane­ra de ejer­cer este dere­cho es uni­la­te­ral­men­te y des­obe­de­cien­do el orde­na­mien­to jurí­di­co de este Esta­do.

Ni Espa­ña ni la Unión Euro­pea acep­ta­rán nego­ciar nin­gún refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción si no se encuen­tran en una posi­ción cla­ra­men­te per­de­do­ra. Es decir, no pode­mos des­car­tar que el Esta­do espa­ñol se aven­ga a acor­dar un refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción, pero sí pode­mos pre­ver que esto solo tie­ne opcio­nes de dar­se en una situa­ción en que el Esta­do esté en una posi­ción cla­ra­men­te per­de­do­ra y el con­trol efec­ti­vo del poder ya recai­ga en manos del inde­pen­den­tis­mo. Y la úni­ca mane­ra de lle­gar a una situa­ción como esta es, tam­bién, optar por la uni­la­te­ra­li­dad y la desobe­dien­cia.

Cual­quier plan­tea­mien­to basa­do en ejer­cer el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción a tra­vés de un pro­ce­so pac­ta­do entre el Esta­do y el poder auto­nó­mi­co, que explo­re los lími­tes cons­ti­tu­cio­na­les o que se haga a tra­vés de una refor­ma legal, o bien es un plan­tea­mien­to inge­nuo que des­co­no­ce la natu­ra­le­za del Esta­do espa­ñol, o bien es un plan­tea­mien­to que, en reali­dad, bus­ca una nego­cia­ción polí­ti­ca para mejo­rar el esta­tus terri­to­rial de una par­te de los Paï­sos Cata­lans en el seno del Esta­do.

Sobre un proceso constituyente previo a la ruptura con el Estado

La idea de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te ha sido uno de los moto­res del pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta. El pro­yec­to de cons­truir un nue­vo Esta­do, no des­de las estruc­tu­ras polí­ti­cas actua­les, sino a par­tir de la nue­va corre­la­ción de fuer­zas sur­gi­da de la rup­tu­ra con Espa­ña, es uno de los fun­da­men­tos del pro­yec­to repu­bli­cano.

Ante las vici­si­tu­des del pro­ce­sis­mo, el ala izquier­da del sobe­ra­nis­mo ha pues­to a menu­do sobre la mesa la idea de ini­ciar ya el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te como for­ma de des­bor­dar el estan­ca­mien­to del pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción y poder rega­tear el blo­queo del Esta­do. Asi­mis­mo, la pers­pec­ti­va de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que debe­ría resol­ver las pro­ble­má­ti­cas socia­les ha ser­vi­do para subli­mar las con­tra­dic­cio­nes de una izquier­da que en la diná­mi­ca del pro­ce­so ha ava­la­do polí­ti­cas socia­les de con­ti­nuis­mo libe­ral res­pec­to a los gobier­nos ante­rio­res.

Esta opción ha pues­to a menu­do sobre la mesa diver­sas expe­rien­cias de pro­ce­sos cons­ti­tu­yen­tes vin­cu­la­dos a cam­bios socia­les -des­de el Por­tu­gal de los cla­ve­les has­ta las expe­rien­cias de Ecua­dor y Vene­zue­la- para defen­der la idea de que el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te pue­de ini­ciar­se sin tener el con­trol com­ple­to de todos los resor­tes del poder polí­ti­co, y que es en este pro­ce­so que el nue­vo poder va ganan­do todos estos resor­tes. Esta com­pa­ra­ti­va par­te de un error fun­da­men­tal: todos estos pro­ce­sos cons­ti­tuían un nue­vo régi­men, pero deja­ban intac­tos los fun­da­men­tos más esen­cia­les del Esta­do: las fron­te­ras y la iden­ti­dad nacio­nal.

Si hace­mos esta tras­la­ción a la situa­ción del Prin­ci­pat, hay que obser­var, en pri­mer lugar, que el cam­bio que se quie­re hacer no es solo de régi­men, sino que impli­ca, ade­más, la des­truc­ción de los ele­men­tos más fun­da­men­ta­les del Esta­do y del nacio­na­lis­mo que lo sus­ten­ta. En segun­do lugar, que la ins­ti­tu­ción des­de la que se quie­re ope­rar el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te no tie­ne ni siquie­ra sobe­ra­nía nomi­nal, sino que está subor­di­na­da a un poder jerár­qui­ca­men­te supe­rior.

En algu­nos de estos plan­tea­mien­tos, ade­más, flo­ta la idea de que, como la socie­dad cata­la­na expre­sa, encues­ta tras encues­ta, unos valo­res polí­ti­cos esco­ra­dos a la izquier­da, el resul­ta­do de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te tam­bién ten­de­ría a la izquier­da, auto­má­ti­ca­men­te. Aho­ra bien, esta izquier­da no tie­ne un pro­gra­ma polí­ti­co cla­ro, defi­ni­do y socia­li­za­do entre amplios sec­to­res popu­la­res. Ini­ciar un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te sin un pro­gra­ma polí­ti­co de uni­dad popu­lar es abo­nar el terreno para el triun­fo de los pos­tu­la­dos basa­dos​en lo cono­ci­do y en el «sen­ti­do común». Es decir, en la repro­duc­ción del mode­lo auto­no­mis­ta de los últi­mos 30 años.

Es por eso que cree­mos que la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta ha de pro­fun­di­zar en este deba­te y variar algu­nos de los plan­tea­mien­tos que se han ido hacien­do. En este sen­ti­do, cree­mos que no es posi­ble el ini­cio de un ver­da­de­ro pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te antes de que se haya pro­du­ci­do la rup­tu­ra con el Esta­do, y que el camino para ensan­char los apo­yos socia­les en rela­ción con esta rup­tu­ra se debe hacer median­te la cons­truc­ción de un pro­gra­ma polí­ti­co de uni­dad popu­lar.

Sobre el acceso al poder

En las con­cep­cio­nes libe­ral-pro­gre­sis­tas, abso­lu­ta­men­te hege­mó­ni­cas en el seno del sobe­ra­nis­mo, la cues­tión del acce­so al poder se basa sim­ple­men­te en ganar los espa­cios polí­ti­cos de repre­sen­ta­ti­vi­dad y ejer­cer las com­pe­ten­cias.

Esta con­cep­ción par­te de dos plan­tea­mien­tos equi­vo­ca­dos. En pri­mer lugar, los orde­na­mien­tos jurí­di­cos de los Esta­dos libe­ra­les par­la­men­ta­rios res­trin­gen el jue­go demo­crá­ti­co a lo que no pone en peli­gro los fun­da­men­tos de este Esta­do, por lo que hacen impo­si­ble que, a tra­vés del acce­so al gobierno y con el uso de los meca­nis­mos lega­les, se pue­da cam­biar nin­guno de los fun­da­men­tos que sus­ten­tan un Esta­do. En segun­do lugar, el poder polí­ti­co es algo que va mucho más allá de un gabi­ne­te de gobierno o de una mayo­ría par­la­men­ta­ria. Son todos los apa­ra­tos del Esta­do y su capa­ci­dad coer­ci­ti­va, jun­to con la capa­ci­dad de acon­di­cio­na­mien­to y coer­ción del poder eco­nó­mi­co.

Asi­mis­mo, hay un ter­cer ele­men­to que muy a menu­do no se tie­ne en cuen­ta: en el caso del poder auto­nó­mi­co cata­lán, no esta­mos hablan­do de una admi­nis­tra­ción sobe­ra­na, sino de un apa­ra­to admi­nis­tra­ti­vo total­men­te subor­di­na­do al del Esta­do.

El deba­te sobre el acce­so al poder en el seno del pro­ce­so sobe­ra­nis­ta se ha dado de mane­ra ses­ga­da. Se ha basa­do en la cues­tión de las «Estruc­tu­ras de Esta­do», es decir, en el inten­to de habi­li­tar meca­nis­mos admi­nis­tra­ti­vos sobe­ra­nos a par­tir de un poder no sobe­rano como es la auto­no­mía, y en que esto per­mi­tie­ra una tran­si­ción «de la ley a la ley». El resul­ta­do real de toda esta estra­te­gia con­fi­gu­ra uno de los epi­so­dios más lamen­ta­bles del pro­ce­so. Pero tam­bién, en el ámbi­to teó­ri­co, este plan­tea­mien­to sig­ni­fi­ca­ba no enten­der cuál era el alcan­ce real del poder del Esta­do ni la natu­ra­le­za del nacio­na­lis­mo espa­ñol.

El nues­tro es un pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal en un Esta­do occi­den­tal inser­ta­do per­fec­ta­men­te en el núcleo de todas las orga­ni­za­cio­nes del capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal. Que el pue­blo pue­da ganar el poder y hacer efec­ti­va la inde­pen­den­cia pasa por una acción de masas des­ti­na­da a neu­tra­li­zar la capa­ci­dad de con­sen­so y coac­ción de este Esta­do enci­ma de la pobla­ción y del terri­to­rio.

Ende­vant (OSAN)

Fuen­te: Què fer en la nova eta­pa polí­ti­ca al Prin­ci­pat?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: