Creando la izquierda abertzale (III de IV)

Uno

En la pri­me­ra entre­ga de esta serie insis­tia­mos en la impor­tan­cia cla­ve de la crí­ti­ca filo­só­fi­ca del prag­ma­tis­mo anglo­sa­jón, acep­ta­do como méto­do epis­te­mo­ló­gi­co por EH Bil­du. Vimos cómo el prag­ma­tis­mo des­pre­cia el cono­ci­mien­to teó­ri­co pro­fun­do de la socie­dad, las lec­cio­nes que pue­den extraer­se median­te el estu­dio sis­te­má­ti­co de la prác­ti­ca. Vimos que el prag­ma­tis­mo valo­ra sobre todo la cues­tión de cómo obte­ner resul­ta­dos posi­ti­vos inme­dia­tos menos­pre­cian­do la tota­li­dad de los pro­ble­mas y los efec­tos cola­te­ra­les a lar­go pla­zo. Median­te esta ideo­lo­gía prag­má­ti­ca de inte­lec­tua­les nor­te­ame­ri­ca­nos de fina­les del siglo XIX, EH Bil­du y el sobe­ra­nis­mo refor­mis­ta han jus­ti­fi­ca­do la entre­ga de las armas al Esta­do opre­sor, etc.

En la segun­da entre­ga ana­li­za­mos que el con­cep­to de ciu­da­da­nía, pue­blo, etc., que estruc­tu­ra el mode­lo de EH Bil­du está res­trin­gi­do exclu­si­va­men­te a la ideo­lo­gía bur­gue­sa del tra­ba­jo, es decir, para EH Bil­du «son vas­cas todas las per­so­nas que viven y tra­ba­jan en Eus­kal Herria». Vimos que esta defi­ni­ción está hue­ca, vacía de con­cep­tos por­que es, como el prag­ma­tis­mo, una par­te de la actual ideo­lo­gía bur­gue­sa que borra cual­quier exis­ten­cia de las cla­ses socia­les explo­ta­do­ras y explo­ta­das, de su lucha per­ma­nen­te, del pro­ce­so ente­ro de la pro­duc­ción de plus­va­lía y de la dic­ta­du­ra del sala­rio…

Vimos que la defi­ni­ción del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta es la con­tra­ria: vas­ca es la per­so­na que ven­de su fuer­za de tra­ba­jo en Eus­kal Herria. Es decir, toda per­so­na explo­ta­da social­men­te por­que, en el capi­ta­lis­mo, el sala­rio, o sea el pre­cio de la fuer­za de tra­ba­jo, es una de las bases de la explo­ta­ción que ver­te­bra la socie­dad en su con­jun­to y, por ello mis­mo, defi­ne el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor, que se basa en la obje­ti­vi­dad de que la mayo­ría de la pobla­ción solo pue­de vivir –mal­vi­vir si tene­mos en cuen­ta el poten­cial pro­duc­ti­vo des­apro­ve­cha­do por el irra­cio­na­lis­mo glo­bal bur­gués– ven­dien­do su fuer­za de tra­ba­jo por un sala­rio que nun­ca, jamás, lle­ga­rá a ser «jus­to» y mucho menos «digno». La expre­sión de Marx de «nación tra­ba­ja­do­ra» vie­ne a decir exac­ta­men­te lo mis­mo pero con el aña­di­do de que el pue­blo tra­ba­ja­dor ya ha asu­mi­do la nece­si­dad de cons­truir su Esta­do, su poder comu­nal. En esta ter­ce­ra entre­ga vamos a desa­rro­llar este pro­ce­so con­tras­tán­do­lo con el docu­men­to de EH Bil­du.

Dos

Avi­sá­ba­mos al fina­li­zar la segun­da entre­ga que en esta, en la ter­ce­ra, desa­rro­lla­ría­mos el con­cep­to de «nación tra­ba­ja­do­ra» emplea­do por Marx y los medios polí­ti­cos que debe prac­ti­car para la toma del poder, sobre las inter­re­la­cio­nes entre la lucha de cla­ses eco­nó­mi­ca, anti­pa­triar­cal, popu­lar, demo­crá­ti­ca, lin­güís­ti­ca y cul­tu­ra, socio­eco­ló­gi­ca… e ins­ti­tu­cio­nal. Lo vamos a hacer expli­can­do por qué es nece­sa­rio actua­li­zar la Alter­na­ti­va KAS de 1978 para luchar con­tra el capi­ta­lis­mo que nos opri­me nacio­nal, patriar­cal y social­men­te. En la cuar­ta y últi­ma entre­ga habla­re­mos sobre el paci­fis­mo, la ren­di­ción de ETA y ade­lan­ta­re­mos una pro­pues­ta de Alter­na­ti­va KAS para el deba­te.

La fuer­za deci­si­va de eman­ci­pa­ción es la cla­se obre­ra que dota de cen­tra­li­dad al pue­blo tra­ba­ja­dor. La dife­ren­cia entre este y la nación tra­ba­ja­do­ra no es otra que el nivel de desa­rro­llo de la auto­or­ga­ni­za­ción, del con­tra­po­der y situa­cio­nes de doble poder gene­ra­das en la lucha dia­ria de libe­ra­ción nacio­nal, es decir, el gra­do de auto­or­ga­ni­za­ción mate­rial de la con­cien­cia sub­je­ti­va explo­ta­da: la nación tra­ba­ja­do­ra se va auto­cons­ti­tu­yen­do en la medi­da en que empie­za a dispu­tar mate­rial­men­te pode­res a la bur­gue­sía auto­no­mis­ta y al Esta­do opre­sor, has­ta dar el sal­to al poder popu­lar y al Esta­do pro­pio. Se tra­ta de un pro­ce­so com­ple­jo, mul­ti­fa­cé­ti­co, incier­to y siem­pre supe­di­ta­do a los vai­ve­nes de la lucha de libe­ra­ción: la cla­se obre­ra se cons­ti­tu­ye en pue­blo tra­ba­ja­dor y este, si el pro­ce­so avan­za, pue­de lle­gar a ser la nación tra­ba­ja­do­ra dota­da de su pro­pio poder.

Lo que reco­rre inter­na­men­te a las fases y lo que mide su fuer­za o debi­li­dad es el avan­ce o retro­ce­so de la con­fron­ta­ción entre la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta y la pro­pie­dad socia­lis­ta. O si se quie­re, la res­pues­ta a la pre­gun­ta ¿de quién es la nación vas­ca: de ella mis­ma o del capi­tal finan­cie­ro? La Alter­na­ti­va tác­ti­ca, el pro­gra­ma de tran­si­ción y la Alter­na­ti­va estra­té­gi­ca expre­san, miden y orien­tan ese avan­ce.

El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio inter­na­cio­nal comen­zó muy pron­to a pre­sen­tar de mane­ra resu­mi­da y muy ase­qui­ble sus obje­ti­vos al pue­blo en for­ma de Alter­na­ti­va tác­ti­ca que expli­ca­se los obje­ti­vos his­tó­ri­cos den­tro de una Alter­na­ti­va estra­té­gi­ca, es decir, la inter­re­la­ción entre lo tác­ti­co y lo estra­té­gi­co. Una mues­tra casi per­fec­ta de alter­na­ti­va en las con­di­cio­nes de 1848 fue el decá­lo­go de reivin­di­ca­cio­nes que pro­po­nía el Mani­fies­to comu­nis­ta y que man­tie­ne una vigen­cia sor­pren­den­te en su esen­cia y has­ta en algu­na de sus for­mas. De este modo se lle­na­ba el vacío de la lucha teó­ri­ca de divul­ga­ción de los obje­ti­vos comu­nis­tas, sobre todo en un con­tex­to de cri­sis total, de revo­lu­ción en cier­nes.

Pare­cie­ra que se había encon­tra­do la mane­ra per­fec­ta de divul­gar los obje­ti­vos revo­lu­cio­na­rios entre los sec­to­res menos con­cien­cia­dos de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. Sin embar­go, ya des­de 1850 se vio la nece­si­dad de enri­que­cer ese méto­do que conec­ta­ba lo tác­ti­co con lo estra­té­gi­co median­te una pro­pues­ta de tran­si­ción con­cre­ta en momen­tos de gran com­ple­ji­dad social. Los erro­res de la Comu­na de 1871 demos­tra­ron la nece­si­dad de una inten­sa pre­pa­ra­ción ante­rior, lo mis­mo que en 1905. La cri­sis desata­da por la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial vol­vió a demos­trar la urgen­cia de rela­cio­nar per­ma­nen­te­men­te las for­mas con­cre­tas de tran­si­ción entre lo tác­ti­co y lo estra­té­gi­co. La Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal demos­tró en sus pri­me­ros cua­tro con­gre­sos cele­bra­dos has­ta 1922 cómo podía y debía bus­car­se la pre­fi­gu­ra­ción de los obje­ti­vos his­tó­ri­cos y la estra­te­gia corres­pon­dien­te en las tác­ti­cas apli­ca­das en cada cir­cuns­tan­cia: los pro­gra­mas de tran­si­ción enla­za­ban uno y otro polo.

Para enton­ces la Segun­da Inter­na­cio­nal había impues­to defi­ni­ti­va­men­te un meca­ni­cis­mo cie­go en la polí­ti­ca: había que espe­rar a que se crea­sen las «con­di­cio­nes obje­ti­vas» median­te acuer­dos y pac­tos con la bur­gue­sía para crear una mayo­ría elec­to­ral que faci­li­ta­se el segun­do paso: el trán­si­to pací­fi­co y gra­dual a lo que enten­día por «socia­lis­mo». La Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, por su par­te, fue aban­do­nan­do des­de el V Con­gre­so en 1924 las lec­cio­nes ante­rio­res y en 1935, en el VII y últi­mo Con­gre­so, desa­rro­llo una ver­sión «mar­xis­ta» del eta­pis­mo: hay que con­ven­cer a la «bur­gue­sía nacio­nal», «demo­crá­ti­ca», para avan­zar jun­to con ella a la «pri­me­ra fase» y, lue­go, con­quis­ta­da esta, avan­zar a la «segun­da fase». Este esque­ma no se ha cum­pli­do nun­ca en la his­to­ria real por varias razo­nes, entre las que des­ta­can que la «bur­gue­sía demo­crá­ti­ca» nun­ca ha que­ri­do aliar­se con el pue­blo a pesar de la mode­ra­ción de este, o que le ha trai­cio­na­do casi des­de el pri­mer momen­to, o que han sido tan­tas las cesio­nes de la izquier­da que ella mis­ma se ha des­mo­ra­li­za­do inter­na­men­te… Las expe­rien­cias euro­peas de Syri­za, 5 Estre­llas, Pode­mos, EH Bil­du, el estan­ca­mien­to del pro­cés cata­là, etc., son con­clu­yen­tes a pesar de la espu­ma elec­to­ral; pero tam­bién lo son las del «socia­lis­mo del siglo XXI» en Amé­ri­ca Lati­na.

Tres

Es impo­si­ble reela­bo­rar y actua­li­zar la Alter­na­ti­va des­de el prag­ma­tis­mo y la ideo­lo­gía inter­cla­sis­ta de EH Bil­du que hemos ana­li­za­do en las dos entre­gas ante­rio­res. El prag­ma­tis­mo es irre­con­ci­lia­ble con el méto­do polí­ti­co basa­do en la nece­si­dad de la inter­ac­ción entre lo tác­ti­co, lo tran­si­cio­nal y lo estra­té­gi­co, méto­do que nece­si­ta la pre­fi­gu­ra­ción de los obje­ti­vos en las luchas pre­sen­tes en la medi­da de lo posi­ble en cada cir­cuns­tan­cia. Pre­fi­gu­rar en lo posi­ble en cada tác­ti­ca los obje­ti­vos por los que se lucha es esen­cial por­que pue­de visua­li­zar mate­rial­men­te lo que se con­si­gue con el esfuer­zo mili­tan­te. Pre­fi­gu­rar no es fácil, requie­re una for­ma­ción polí­ti­ca y teó­ri­ca siem­pre en enri­que­ci­mien­to y, sobre todo, una cohe­ren­cia auto­crí­ti­ca indo­ble­ga­ble lo que expli­ca que pre­fi­gu­ra­ción y prag­ma­tis­mo sean incon­ci­lia­bles.

No pue­de sos­te­ner­se que se avan­za hacia la inde­pen­den­cia acep­tan­do el mar­co cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol y euro­peo, tal cual lo reco­ge el docu­men­to de EH Bil­du. Y eso sin hablar en abso­lu­to de socia­lis­mo, huyen­do de todo lo que pudie­ra recor­dar la lucha de cla­ses y la socia­li­za­ción de la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta. Las cons­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas son los cepos de ace­ro que solo las revo­lu­cio­nes socia­les pue­den des­truir. La lige­re­za y vacui­dad ideo­ló­gi­ca le lle­va a EH Bil­du a decir lo que sigue sin preo­cu­par­se por la reali­dad:

Apar­ta­do dos sobre el dere­cho a deci­dir 2. La sobe­ra­nía del Pue­blo Vas­co, que se expre­sa por medio del dere­cho a deci­dir de su ciu­da­da­nía, se fun­da­men­ta en el prin­ci­pio demo­crá­ti­co, y pue­de ser reco­no­ci­da por el Esta­do espa­ñol en el mar­co de los prin­ci­pios y dere­chos his­tó­ri­cos ampa­ra­dos cons­ti­tu­cio­nal­men­te.

Lea­mos tam­bién:

3. Jun­to con la posi­bi­li­dad de esta­ble­cer un lis­ta­do pro­pio de dere­chos, la Comu­ni­dad Esta­tal Vas­ca debe­rá con­tar con la capa­ci­dad nor­ma­ti­va para desa­rro­llar libre­men­te los dere­chos fun­da­men­ta­les reco­no­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la, la Con­ven­ción Euro­pea de Dere­chos Huma­nos, la Car­ta Euro­pea de Dere­chos fun­da­men­ta­les y demás tra­ta­dos inter­na­cio­na­les en la mate­ria, limi­tan­do para ello la capa­ci­dad de inci­den­cia de la nor­ma­ti­va orgá­ni­ca espa­ño­la.

Y esto otro:

Capí­tu­lo 8 sobre el pro­ce­di­mien­to de refor­ma esta­tu­ta­ria. 5. Una vez apro­ba­do dicho tex­to, se pro­ce­de­rá a dar cau­ce a una pri­me­ra mani­fes­ta­ción de la demo­cra­cia direc­ta –median­te una con­sul­ta habi­li­tan­te no vin­cu­lan­te jurí­di­ca­men­te–, que ofrez­ca a la ciu­da­da­nía vas­ca la opor­tu­ni­dad de vali­dar y legi­ti­mar la pro­pues­ta arti­cu­la­da de nue­vo esta­tus, y refuer­ce la posi­ción vas­ca en la fase de nego­cia­ción con el Esta­do espa­ñol.

EH Bil­du no solo se ha pues­to el cepo de ace­ro cons­ti­tu­cio­nal en su cue­llo, como la argo­lla de los escla­vos, sino que ade­más hace una gro­se­ra tram­pa éti­ca y polí­ti­ca al decir que la pri­me­ra prác­ti­ca de «demo­cra­cia direc­ta» –tema que tra­ta­re­mos en la cuar­ta y últi­ma entre­ga– no ten­drá carác­ter vin­cu­lan­te, es decir, no va a ser­vir para nada prác­ti­co. El prag­ma­tis­mo riza el rizo: quie­re con­ten­tar a tirios y tro­ya­nos pero bene­fi­cian­do a los pri­me­ros.

Cuatro

Como hemos dicho, el prag­ma­tis­mo es incon­ci­lia­ble con la Alter­na­ti­va, pero tam­bién lo es la ideo­lo­gía inter­cla­sis­ta que nie­ga la explo­ta­ción de cla­se, según veía­mos en la segun­da entre­ga. Ver­dad es que la debi­li­dad de la Alter­na­ti­va de 1978 con res­pec­to a «lo social» se ha trans­for­ma­do en ausen­cia abso­lu­ta en EH Bil­du y en agu­je­ro negro en el refor­mis­mo aber­tza­le. Ela­bo­rar o re-ela­bo­rar otra Alter­na­ti­va debe empe­zar por lle­nar ese agu­je­ro, por saber cómo es el capi­ta­lis­mo que nos opri­me nacio­nal, social y patriar­cal­men­te, qué lími­tes de cla­se insu­pe­ra­bles hacen que la media­na bur­gue­sía y gran par­te de la peque­ña bur­gue­sía opten por «sen­tir­se cómo­dos» en Espa­ña, cómo es el nacio­na­lis­mo espa­ñol –y fran­cés– tan ancla­dos en par­tes de la socie­dad vas­ca…

Un ejem­plo, el Infor­me Anual 2016 del gobier­ni­llo vas­con­ga­do indi­ca que la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo esta­ba en la media de la Unión Euro­pea, con 41 euros/​hora, sien­do la ale­ma­na de 45 euros/​hora y la espa­ño­la de 36 euros/​hora. Y para enten­der qué es la deci­si­va pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo hay que uti­li­zar los con­cep­tos de fuer­za de tra­ba­jo, plus­va­lía, sala­rio… es decir, cla­se social y lucha de cla­ses en una nación opri­mi­da que, como tam­bién diji­mos, per­ma­ne­ce en la media de la divi­sión de cla­ses del capi­ta­lis­mo euro­peo: 81% de la pobla­ción explo­ta­da que vive direc­ta o indi­rec­ta­men­te del sala­rio y el 19% que vive de la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo aje­na, o tam­bién y para cen­trar­nos en recien­tes estu­dios sobre la media del Esta­do: el 90% sufre la explo­ta­ción asa­la­ria­da con­tra el 10% que goza con su pro­pie­dad de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Los infor­mes muy serios de Elkar­tzen nos apor­tan datos terri­bles sobre el empo­bre­ci­mien­to real de nues­tro pue­blo tra­ba­ja­dor.

Fren­te a esta reali­dad ¿sobre qué for­mas de pro­pie­dad colec­ti­va se sus­ten­ta el sobe­ra­nis­mo de EH Bil­du? Entre el pára­mo, el desier­to con­cep­tual que es el tex­to solo hemos podi­do encon­trar lo que sigue:

9. Se con­si­de­ra impres­cin­di­ble la pro­tec­ción espe­cí­fi­ca de los bie­nes comu­nes y la con­sa­gra­ción de ins­tru­men­tos de con­trol públi­co (esta­tal y/​o social) de recur­sos pro­duc­ti­vos, finan­cie­ros y ener­gé­ti­cos cla­ve.

Se nos dirá que EH Bil­du, en cuan­to mar­ca elec­to­ral inter­cla­sis­ta, debe man­te­ner un «per­fil bajo» para no espan­tar a la peque­ña y media­na bur­gue­sa, y que por eso no pue­de hablar ni de lucha de cla­ses ni menos aún de socia­li­za­ción de las fuer­zas pro­duc­ti­vas; se nos dirá que ya se habla­rá de eso una vez que lle­gue el momen­to. Aquí radi­ca una de las tram­pas. Vaya­mos por par­tes.

Pri­me­ro, el tér­mino «bien común» pue­de ser defi­ni­do de muchas for­mas, con­tra­dic­to­rias inclu­so entre ellas, si no se espe­ci­fi­can los dere­chos con­cre­tos y los medios de pro­pie­dad colec­ti­va, social –patriar­cal, nacio­nal y de cla­se– que defi­nen a ese bien común: en una socie­dad basa­da en la explo­ta­ción hablar en abs­trac­to de «bie­nes comu­nes» es pos­po­ner al infi­ni­to el deba­te para lle­gar a la raíz del pro­ble­ma. Por ejem­plo, la pre­sión cre­cien­te con­tra los gaz­tetxes y toda for­ma de recu­pe­ra­ción popu­lar y obre­ra de bie­nes pri­va­ti­za­dos por la bur­gue­sía. Los movi­mien­tos popu­la­res, sobre todo el juve­nil y el femi­nis­ta, pue­den ridi­cu­li­zar si quie­ren la meta­fí­si­ca de EH Bil­du al res­pec­to.

Segun­do, las con­tra­dic­cio­nes de EH Bil­du se agu­di­zan más si pro­fun­di­za­mos en el con­te­ni­do socio­eco­nó­mi­co fuer­te de los «bie­nes comu­nes» en lo que hace al terri­to­rio, a la geo­gra­fía, a la pla­ni­fi­ca­ción urba­nís­ti­ca, al poder omni­po­ten­te de la empre­sa pri­va­da en el turis­mo y en los ser­vi­cios de trans­por­te y de sub­sis­ten­cia en una socie­dad estruc­tu­ra­da por la lógi­ca del bene­fi­cio empre­sa­rial. Más toda­vía si nos pre­gun­ta­mos sobre la degra­da­ción de los hos­pi­ta­les públi­cos, de las pen­sio­nes y jubi­la­cio­nes, de las asis­ten­cias socia­les, de los sala­rios: ¿Aca­so la salud no es el fun­da­men­tal bien públi­co? La vacui­dad pom­po­sa de EH Bil­du solo sir­ve para ocul­tar estas san­gran­tes reali­da­des. El movi­mien­to obre­ro pue­de hun­dir en el ridícu­lo si lo desea a EH Bil­du por su posi­cio­na­mien­to de fac­to en el lado de la pro­pie­dad bur­gue­sa.

Ter­ce­ro, no sir­ve de nada, excep­to para con­fun­dir y gene­rar fal­sas expec­ta­ti­vas, hablar de «ins­tru­men­tos de con­trol públi­co (esta­tal y/​o social) de recur­sos pro­duc­ti­vos, finan­cie­ros y ener­gé­ti­cos cla­ve» pero sin espe­ci­fi­car si ese «con­trol públi­co» impli­ca «pro­pie­dad públi­ca» o no. Con­tro­lar una cosa no quie­re decir ser pro­pie­ta­ria de ella. En los años dora­dos del key­ne­sia­nis­mo social­de­mó­cra­ta y labo­ris­ta hubo un altí­si­mo «con­trol públi­co» de la eco­no­mía, pero la pro­pie­dad de las fuer­zas pro­duc­ti­vas siguió en manos del capi­tal pri­va­do, de modo que cuan­do la bur­gue­sía deci­dió pasar al con­tra­ata­que des­de la mitad de la déca­da de 1970, el «con­trol públi­co» fue dejan­do paso a las pri­va­ti­za­cio­nes. En 2008 el gobierno de Esta­dos Uni­dos con­tro­ló gran­des empre­sas en cri­sis, con­fir­man­do que el mito neo­li­be­ral de la «des­apa­ri­ción del Esta­do» es otra men­ti­ra: ate­nua­da la cri­sis, el «con­trol» des­apa­re­ció. Son las con­tra­dic­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas, o sea, la lucha de cla­ses, las que deter­mi­nan la efec­ti­vi­dad del «con­trol públi­co» y su suer­te últi­ma. Pero estos con­cep­tos –con­tra­dic­ción, lucha de cla­ses…– no exis­ten en EH Bil­du.

Cuar­to, tam­po­co sir­ve de nada reivin­di­car un abs­trac­to «con­trol públi­co» sin hablar del poder de cla­se, del poder popu­lar auto­or­ga­ni­za­do y dota­do de capa­ci­dad de auto­de­fen­sa. No sir­ve de nada inclu­so aun­que no se plan­tee aún la cues­tión crí­ti­ca de la pro­pie­dad. Si el «con­trol públi­co» no es rea­li­za­do por colec­ti­vos, orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos del pue­blo tra­ba­ja­dor, sino solo o fun­da­men­tal­men­te por la buro­cra­cia esta­tal y refor­mis­ta, por esa cosa inde­fi­ni­ble que lla­man «cuar­to poder social-ciu­da­dano», lo posi­ti­vo que tie­ne el «con­trol públi­co» ape­nas será defen­di­do por el pue­blo por­que no lo inte­rio­ri­za­rá como suyo, como pro­pio, por­que no habrá apren­di­do en su expe­rien­cia dia­ria que el «con­trol públi­co» pue­de ser un arma muy impor­tan­te hacia el socia­lis­mo si está den­tro de una Alter­na­ti­va revo­lu­cio­na­ria. Enton­ces, ¿por qué lo reivin­di­ca EH Bil­du?

La res­pues­ta es sim­ple: esta fra­se cum­ple la mis­ma fun­ción, pero en la deri­va de EH Bil­du, que la con­sig­na de la «nacio­na­li­za­ción de los sec­to­res bási­cos» que tenía la social­de­mo­cra­cia de los años 50, la «coges­tión obre­ra» de una par­te del Par­ti­do Socia­lis­ta Fran­cés en esos años, el «gol­pe a los mono­po­lios», la «nacio­na­li­za­ción de la ban­ca, de indus­trias bási­cas…», de «inter­ven­ción de los tra­ba­ja­do­res en todos los aspec­tos de la vida eco­nó­mi­ca…» del pro­gra­ma de 1960 del Par­ti­do Comu­nis­ta Espa­ñol supe­di­ta­do a la estra­te­gia de la «recon­ci­lia­ción nacio­nal», etcé­te­ra. Pero con una dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va que mar­ca el retro­ce­so de EH Bil­du: la coa­li­ción vas­ca no habla para nada de la pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta, sino de «recur­sos». Ha retro­ce­di­do más allá que estos gran­des refe­ren­tes del refor­mis­mo his­tó­ri­co, como se apre­cia en el apar­ta­do 7 sobre el Ámbi­to Com­pe­ten­cial de la Comu­ni­dad Esta­tal Vas­ca y en espe­cial en las die­ci­séis polí­ti­cas pro­pias que se pre­sen­tan en el pun­to 4, por­que están abso­lu­ta­men­te des­con­tex­tua­li­za­dos.

Cin­co, cada uno de los die­ci­séis pla­nes ata­ñen a los «recur­sos» que deben «con­tro­lar­se». Pero, como hemos dicho, el «con­trol social» no tie­ne por qué sig­ni­fi­car pro­pie­dad social, pro­pie­dad colec­ti­va, es decir la expro­pia­ción de esos «recur­sos» de pro­pie­dad capi­ta­lis­tas. La socio­lo­gía de los «mana­gers», de la tec­no­cra­cia que «con­tro­la» los nego­cios pero que no es pro­pie­ta­ria de ellos a pesar de su poder, por­que estos siguen per­te­ne­cien­do a los gran­des bur­gue­ses indi­vi­dua­les, cua­dra per­fec­ta­men­te con el pro­yec­to de EH Bil­du y tran­qui­li­za a la peque­ña y media­na bur­gue­sía que, en lo bási­co, no ve peli­grar sus intere­ses aun­que sur­jan dispu­tas matri­mo­nia­les sobre deta­lles par­ti­cu­la­res.

Y seis, la ambi­güe­dad e inde­fi­ni­ción que carac­te­ri­za a EH Bil­du es extre­ma­da­men­te inquie­tan­te a la luz de la aplas­tan­te expe­rien­cia his­tó­ri­ca sobre la buro­cra­ti­za­ción de las orga­ni­za­cio­nes que fue­ron de izquier­da. La «adap­ta­ción» al ins­ti­tu­cio­na­lis­mo del poder domi­nan­te, la con­ver­sión al paci­fis­mo y el prag­ma­tis­mo opor­tu­nis­ta con­clu­yen más tem­prano que tar­de en la buro­cra­ti­za­ción. Si no exis­ten dos con­tra­pe­sos fun­da­men­ta­les, es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble con­te­ner la buro­cra­ti­za­ción. Los con­tra­pe­sos son: una mili­tan­cia crí­ti­ca, muy for­ma­da teó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te, que no se deje enga­ñar con can­tos de sire­na; y un pode­ro­so movi­mien­to obre­ro y popu­lar exte­rior a la orga­ni­za­ción que vigi­le des­de fue­ra la buro­cra­ti­za­ción inhe­ren­te al prag­ma­tis­mo paci­fis­ta e ins­ti­tu­cio­nal. La deri­va refor­mis­ta del aber­tza­lis­mo ofi­cial hizo todo lo posi­ble por eli­mi­nar ambos con­tra­pe­sos que en reali­dad son otras tan­tas expre­sio­nes del poder popu­lar.

Cinco

Como vemos, las seis crí­ti­cas nos con­du­cen al pro­ble­ma del poder en sus dos expre­sio­nes anta­gó­ni­cas, el poder opre­sor y el pre­ca­rio con­tra­po­der y doble poder pun­tual que crea la nación tra­ba­ja­do­ra en su resis­ten­cia a la nación bur­gue­sa. Siem­pre que se avan­za en algu­na for­ma de auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar, de muje­res tra­ba­ja­do­ras, gaz­tes, etc., la cues­tión del poder reco­bra su papel cen­tral: una empre­sa recu­pe­ra­da, un gaz­tetxe, un local veci­nal, un par­que públi­co, una huel­ga bien orga­ni­za­da, movi­li­za­cio­nes sos­te­ni­das, acción reivin­di­ca­ti­vas den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes, etc., en avan­ces así siem­pre cho­ca­mos con el poder opre­sor por­que topa­mos con la pro­pie­dad pri­va­da, con el poder del capi­tal, con su Esta­do, que nun­ca lo com­par­te en lo deci­si­vo con las cla­ses opri­mi­das.

El pue­blo cata­lán lo ha redes­cu­bier­to a gol­pes, si es que no lo sabía o se le había olvi­da­do: el capi­ta­lis­mo espa­ñol no está dis­pues­to a per­der a Cata­lun­ya como pro­pie­dad suya, a per­mi­tir que Cata­lun­ya sea pro­pie­dad colec­ti­va de la nación tra­ba­ja­do­ra cata­la­na. Tene­mos que ir bajan­do de las gran­des reivin­di­ca­cio­nes popu­la­res a las más peque­ñas para ver cómo la bur­gue­sía solo empie­za a ceder en las reivin­di­ca­cio­nes más ano­di­nas, las que no le supo­nen gran­des pér­di­das.

Acep­tan­do la men­ti­ra bur­gue­sa de la supues­ta divi­sión de pode­res –legis­la­ti­vo, eje­cu­ti­vo y judi­cial–, EH Bil­du dice en el apar­ta­do 6 sobre los dere­chos socia­les:

2. Se pro­po­ne la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de un cuar­to poder social-ciu­da­dano que per­mi­ta vehi­cu­li­zar pro­pues­tas de la ciu­da­da­nía, moni­to­ri­zar el desem­pe­ño ins­ti­tu­cio­nal y eva­luar las polí­ti­cas públi­cas impul­sa­das por la Comu­ni­dad Esta­tal vas­ca.

9. Se arbi­tra­rán vías para des­cen­tra­li­zar el fun­cio­na­mien­to de las Jun­tas Gene­ra­les de los Terri­to­rios His­tó­ri­cos, e impul­sar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en el dise­ño de las polí­ti­cas públi­cas a tra­vés de las comar­cas y los valles.

11. El nue­vo esta­tus polí­ti­co con­fi­gu­ra­rá a los muni­ci­pios vas­cos como ver­da­de­ros pode­res terri­to­ria­les vas­cos, con auto­no­mía polí­ti­ca y finan­cie­ra, sub­sa­nan­do la omi­sión actual en el Esta­tu­to vigen­te.

12. El prin­ci­pio de auto­no­mía local garan­ti­za­rá a las enti­da­des loca­les su par­ti­ci­pa­ción en todas aque­llas cues­tio­nes que afec­ten direc­ta­men­te a los intere­ses de los veci­nos y veci­nas, más allá de su con­cep­ción como meros entes pres­ta­do­res de ser­vi­cios públi­cos o el resul­ta­do de una sim­ple des­cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va. El muni­ci­pio ocu­pa­rá un lugar pro­pio en la estruc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal deri­va­da del mode­lo de repar­to interno del poder polí­ti­co vas­co.

For­mas de «demo­cra­cia muni­ci­pal» muy pare­ci­das a esta tan difu­sa­men­te pre­sen­ta­da son típi­cas del socia­lis­mo utó­pi­co anti­guo y con­tem­po­rá­neo, y son per­fec­ta­men­te com­pa­ti­bles con el poder capi­ta­lis­ta por la sen­ci­lla razón de que se mue­ven fue­ra del pro­ble­ma cru­cial de la pro­pie­dad, de la pro­duc­ción y del núcleo del poder esta­tal. Como vemos, la cues­tión deci­si­va que no es otra que el poder de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor dota­do de medios de auto­de­fen­sa e impo­si­ción, no apa­re­ce por lado alguno. Qui­tan­do el fla­tus vocis sobre el «cuar­to poder social-ciu­da­dano» que podría ser acep­ta­do como póci­ma mila­gro­sa has­ta por sec­to­res fas­cis­tas, solo se refe­ren­cia a las «polí­ti­cas públi­cas», a la vida veci­nal y a los muni­ci­pios como «ver­da­de­ros pode­res terri­to­ria­les», nada más.

¿Cómo se rela­cio­na la admi­nis­tra­ción de los «bie­nes comu­nes» que hemos vis­to antes con esto el «poder social-ciu­da­dano» en muni­ci­pios y vecin­da­des? Para res­pon­der, antes debe­mos fijar­nos en que el tex­to solo habla de «polí­ti­cas públi­cas», con lo que sur­gen dudas irre­so­lu­bles ¿Y las polí­ti­cas impues­tas por la Unión Euro­pea y el capi­tal finan­cie­ro mun­dial? ¿Y las polí­ti­cas impues­tas por el Esta­do espa­ñol? ¿Y las polí­ti­cas impues­tas por la bur­gue­sía, o «polí­ti­cas pri­va­das»? ¿Y la OTAN? Pero estas dudas gene­ra­les se con­cre­tan en otras más pró­xi­mas: ¿qué rela­ción exis­te entre el muni­ci­pio y el movi­mien­to obre­ro, eco­lo­gis­ta, eus­kal­tza­le, femi­nis­ta, etc., que por sí mis­mas des­bor­dan el muni­ci­pio, sobre todo si lle­gan a sos­te­ner duros enfren­ta­mien­tos con la bur­gue­sía? Más toda­vía ¿no exis­te la lucha polí­ti­ca entre corrien­tes pro­gre­sis­tas y reac­cio­na­rias en los ayun­ta­mien­tos, con sus rela­cio­nes con otras fuer­zas exter­nas e inter­na­cio­na­les…?

Si los muni­ci­pios deben ser «ver­da­de­ros pode­res terri­to­ria­les» ¿qué fuer­za coer­ci­ti­va ten­drán para hacer­se res­pe­tar como «ver­da­de­ros pode­res»? ¿O serán «ver­da­de­ros pode­res» sin poder prác­ti­co, sin fuer­za mate­rial, coer­ci­ti­va, que ate­mo­ri­ce lo sufi­cien­te al capi­tal? ¿Qué ocu­rri­rá si unas «veci­nas tra­ba­ja­do­ras» se enfren­ten al «vecino empre­sa­rio» que tie­ne a su favor el poder del capi­tal y de su repre­sen­tan­te auto­nó­mi­co? El tro­zo de poder que toque al muni­ci­pio una vez repar­ti­da entre las ins­ti­tu­cio­nes la tar­ta nego­cia­da con Espa­ña ¿podrá exten­der los «bie­nes comu­na­les» recor­tan­do la pro­pie­dad bur­gue­sa? ¿Podrá hacer de «pro­pie­dad muni­ci­pal» bie­nes pri­va­dos para mejo­rar la cali­dad de vida del vecin­da­rio sin indem­ni­zar a los bur­gue­ses dam­ni­fi­ca­dos más allá de la can­ti­dad para vivir según el nivel medio alcan­za­do por el pue­blo?

Nin­gu­na de las pre­gun­tas que nos haga­mos sobre qué rela­cio­nes tie­ne que haber entre los múl­ti­ples com­po­nen­tes de la lucha de cla­ses y las for­mas bási­cas de «auto­no­mía local» obten­drán res­pues­ta por­que en el docu­men­to de EH Bil­du no exis­ten ni las cla­ses, ni la pro­pie­dad, ni el poder arma­do de la bur­gue­sía… Fan­ta­sean­do, ima­gi­ne­mos que tuvie­ra algu­na par­te de razón la tesis que dice que por prag­ma­tis­mo opor­tu­nis­ta elec­to­ral, EH Bil­du debe evi­tar toda refe­ren­cia a las con­tra­dic­cio­nes socia­les, es decir, a la reali­dad, y cen­trar­se solo en un mun­do idí­li­co y más inco­lo­ro que el rosa y el mora­do, y enton­ces sur­ge la pre­gun­ta ¿no debie­ran hacer esa tarea Sor­tu, LAB, Ernai…? ¿No debie­ran LAB y Ernai supe­rar el per­fil casi plano de sus denun­cias mora­lis­tas de la «injus­ti­cia social» para ela­bo­rar una Alter­na­ti­va revo­lu­cio­na­ria que vaya más allá del «cam­bio social»? Hemos fan­ta­sea­do… ni siquie­ra LAB pien­sa ya en lucha de cla­ses en su docu­men­to El cam­bio social de febre­ro de 2018 en que limi­ta el «dere­cho a deci­dir» solo a la CAV.

Con­clui­mos aquí esta ter­ce­ra entre­ga de la crí­ti­ca del docu­men­to de EH Bil­du De la auto­no­mía a la sobe­ra­nía. En la cuar­ta y últi­ma expon­dre­mos algu­nas pro­pues­tas con­cre­tas sobre la Alter­na­ti­va a la luz de la crí­ti­ca al paci­fis­mo y a la ren­di­ción de ETA.

Petri Reka­ba­rren

14 de junio de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: