La obra negativa del colonialismo francés en las Antillas: la producción y reproducción de una pigmentocracia

Introducción

En el dis­cur­so domi­nan­te se cele­bran Gua­da­lu­pe y Mar­ti­ni­ca como sím­bo­lo de un mes­ti­za­je logra­do. El ángu­lo muer­to de este dis­cur­so es el de la repro­duc­ción de lo que Rap­haël Con­fiant deno­mi­na la «pig­men­to­cra­cia» Rap­haël Con­fiant: Aimé Césai­re, une tra­ver­sée para­do­xa­les du siè­cle, Stock, París 1993. que estruc­tu­ra el sis­te­ma social de las lla­ma­das Anti­llas «fran­ce­sas» des­de la épo­ca escla­vis­ta y colo­nial has­ta nues­tros días. En efec­to, como recuer­da el inves­ti­ga­dor cana­dien­se Adrien Guyot, este sis­te­ma social se sigue carac­te­ri­zan­do por «una jerar­qui­za­ción social basa­da en las nocio­nes de raza y color, que por eso mis­mo lle­va a la crea­ción de neo­lo­gis­mos como «etno­cla­se» para refe­rir­se a aque­llas cla­ses socia­les cuyo prin­ci­pal cri­te­rio de per­te­nen­cia es la etnia» Adrien Guyot: L’Amérique, un ailleurs par­ta­gé, Départ­ment of Modern Lan­gua­ges and Cul­tu­ral Stu­dies, Uni­ver­sity of Alba­ma, 2016, pp. 104–105.. En el aspec­to eco­nó­mi­co la estruc­tu­ra de las lla­ma­das Anti­llas «fran­ce­sas» sigue sien­do colo­nial. Es impres­cin­di­ble tener en cuen­ta los con­tex­tos his­tó­ri­co, eco­nó­mi­co y geo­es­tra­té­gi­co para enten­der esta reali­dad colo­nial que se repro­du­ce.

El genocidio de las personas autóctonas y la intensificación de la trata

Con la lle­ga­da de Cris­tó­bal Colón empie­za la vio­len­cia y des­pués el geno­ci­dio de los pue­blos autóc­to­nos de las Anti­llas. La colo­ni­za­ción por par­te de los espa­ño­les de Hai­tí en 1496, de Puer­to-Rico en 1508, de Jamai­ca en 1509 y de Cuba en 1511 impo­ne la domi­na­ción espa­ño­la sobre el con­jun­to de las Anti­llas Mayo­res. El resul­ta­do de esta domi­na­ción no tar­da en apa­re­cer: el exter­mi­nio de los pue­blos autóc­to­nos. «Solo en el caso de la isla de La Espa­ño­la, en la que des­em­bar­ca Colón en su pri­mer via­je, se cuen­tan 300.000 per­so­nas en 1492, 50.000 en 1510, 16.000 en 1530 y 1.000 en 1540» Fré­dé­ric Dorel: La thè­se du «géno­ci­de indien»: gue­rre de posi­tion entre scien­ce et mémoi­re, Revue de civi­li­sa­tion con­tem­po­rai­ne Europes/​Amériques, n° 6, 2006., recuer­da el his­to­ria­dor Fré­dé­ric Dorel. En el caso de las Anti­llas Meno­res la resis­ten­cia de los pue­blos autóc­to­nos (los kali­nas o kali­na­gos a quie­nes los colo­ni­za­do­res espa­ño­les lla­man «indios cari­bes») es tal que los espa­ño­les no logran implan­tar­se Nico­las Rey: Quand la révo­lu­tion aux Amé­ri­ques était nègre… Caraï­bes noirs, negros fran­ce­ses et autres «oubliés» de l’histoire, Kart­ha­la, París 2005, p. 48.. La colo­ni­za­ción fran­ce­sa que empie­za en 1635 con­ti­núa el geno­ci­dio de los pue­blos autóc­to­nos ini­cia­do por los espa­ño­les: «Los nue­vos con­quis­ta­do­res empren­den la eli­mi­na­ción sis­te­má­ti­ca de los indios y la colo­ni­za­ción de las Anti­llas Meno­res por medio de la tra­ta afri­ca­na» Chan­tal Maig­nan-Cla­ve­rie: Le métis­sa­ge dans la lit­té­ra­tu­re des Anti­lles fra­nçai­ses. Le com­ple­xe d’Ariel, Kart­ha­la, París 2005, p. 118., resu­me Chan­tal Maignan–Claverie, espe­cia­lis­ta en las Anti­llas fran­ce­sas.

La resis­ten­cia de los pue­blos autóc­to­nos tie­ne como res­pues­ta e l pro­yec­to de eli­mi­nar a los «cari­bes» como gru­po social en su pro­pia tie­rra. Para lograr ese obje­ti­vo se accio­nan tres palan­cas: el lla­ma­mien­to a la tra­ta para res­pon­der a la nece­si­dad de mano de obra del capi­ta­lis­mo de plan­ta­ción, la expul­sión de las per­so­nas autóc­to­nas de sus islas (así, en 1650 se expul­sa a los «cari­bes» de Mar­ti­ni­ca) y la prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca de la vio­la­ción de las muje­res autóc­to­nas. «La vio­la­ción de las muje­res por par­te de los colo­nos se ins­cri­bía en una polí­ti­ca de «depu­ra­ción étni­ca» cuyo obje­ti­vo era hacer des­apa­re­cer a los cari­bes como gru­po» Nico­las Rey: Quand la révo­lu­tion aux Amé­ri­ques était nègre… Caraï­bes noirs, negros fran­ce­ses et autres «oubliés» de l’histoire, op. cit., p. 53., des­ta­ca el his­to­ria­dor Nico­las Rey. Por supues­to, la con­se­cuen­cia inme­dia­ta del exter­mi­nio de las per­so­nas autóc­to­nas fue una inten­si­fi­ca­ción de la tra­ta.

Como en otros luga­res, los escla­vos tam­bién ofre­cie­ron resis­ten­cia. Esta resis­ten­cia adop­ta pri­me­ro la for­ma de revuel­tas. Vic­tor Schoel­cher des­ta­ca estas revuel­tas recu­rren­tes al argu­men­tar su pro­yec­to de abo­li­ción de la escla­vi­tud. En res­pues­ta a sus opo­nen­tes que afir­man que los negros pre­fie­ren la ser­vi­dum­bre decla­ra: «Enton­ces, ¿por qué tan­tas revuel­tas de escla­vos por todas par­tes? […] Si los negros se feli­ci­tan tan­to por su suer­te, enton­ces, ¿por qué los colo­nos tiem­blan sin cesar?» Vic­tor Schoel­cher: Abo­li­tions de l’esclavage; Examen cri­ti­que du pré­ju­gé con­tre la couleur des Afri­cains et des Sang-Mêlés, Porth­mann, París 1840, p. 138.. Al igual que en toda la región, la segun­da for­ma de resis­ten­cia fue el «marro­na­ge» Marro­na­ge era el nom­bre con el que se desig­na­ba en las Anti­llas el hecho de que una per­so­na escla­va huye­ra de la pro­pie­dad de su amo. A esta per­so­na se le deno­mi­na­ba en fran­cés nègre marron, negmarron</em< o inclu­so cima­rron, por el tér­mino ori­gi­nal en cas­te­llano, cima­rrón. (N. de la T.), es decir, la hui­da de escla­vos para cons­ti­tuir una socie­dad para­le­la libre en las mon­ta­ñas de las colo­nias. Aun­que el tama­ño de las islas no per­mi­te que esta for­ma de revuel­ta adquie­ra la mag­ni­tud que adqui­rió en otros paí­ses del con­ti­nen­te ame­ri­cano, con­tri­bu­ye con las insu­rrec­cio­nes a poner a la orden del día la cues­tión de la abo­li­ción. A ojos de los cada vez más nume­ro­sos repu­bli­ca­nos abo­lir la escla­vi­tud es la úni­ca mane­ra de sal­va­guar­dar las colo­nias y el capi­ta­lis­mo de plan­ta­ción que las carac­te­ri­za.

El capitalismo de plantación

El capi­ta­lis­mo de plan­ta­ción que per­mi­te la tra­ta empie­za con el cul­ti­vo de taba­co para reorien­tar­se muy rápi­da­men­te hacia la caña de azú­car y la bana­na. En el mis­mo momen­to en que en Euro­pa se aban­do­na el tra­ba­jo ser­vil a bene­fi­cio del tra­ba­jo asa­la­ria­do, en las Anti­llas la escla­vi­tud se con­vier­te en la for­ma pre­do­mi­nan­te de tra­ba­jo. Por con­si­guien­te, el capi­ta­lis­mo de plan­ta­ción se pue­de defi­nir de la siguien­te mane­ra:

Supo­ne, por un apar­te, la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo de cien­tos de escla­vos acuar­te­la­dos o que viven en bohíos y tra­ba­jan en bri­ga­das super­vi­sa­das por equi­pos de vigi­lan­tes para la pro­duc­ción exten­si­va de una plan­ta úni­ca (la caña de azú­car) cuya trans­for­ma­ción indus­trial (que siem­pre se efec­túa en la pro­pia plan­ta­ción) da lugar a unos pro­duc­tos (esen­cial­men­te azú­car, mela­za y ron) que se pue­den reva­lo­ri­zar con bene­fi­cios en un mer­ca­do. Por con­si­guien­te, impli­ca por otra par­te la inver­sión de impor­tan­tes capi­ta­les […]. Por últi­mo, la plan­ta­ción supo­ne la exis­ten­cia de un vas­to mer­ca­do con pre­cios remu­ne­ra­do­res en las metró­po­lis euro­peas Alain Bihr, rese­ña del libro de Caro­li­ne Oudin-Bas­ti­de, Tra­vail, capi­ta­lis­me et socié­té escla­va­gis­te. Gua­de­lou­pe, Mar­ti­ni­que (XVIIe-XIXe siè­cle), Revis­ta «Inte­rro­ga­tion?», n° 10, mayo de 2010..

Así, des­de el ini­cio del capi­ta­lis­mo de plan­ta­ción la con­cen­tra­ción de tie­rras en manos de lati­fun­dis­tas es una carac­te­rís­ti­ca esen­cial de las eco­no­mías anti­lla­nas. Esto se mate­ria­li­za en el inge­nio azu­ca­re­ro, «cen­tro motor de la eco­no­mía colo­nial» Alain Phi­lip­pe Blé­rald: His­to­ire éco­no­mi­que de la Gua­de­lou­pe et de la Mar­ti­ni­que: du XVIIe siè­cle à nos jours, Kart­ha­la, París 1986, p. 26.. En Mar­ti­ni­ca, recuer­da el his­to­ria­dor anti­llano Jean-Pie­rre Sain­ton, «una trein­te­na de pro­pie­ta­rios se repar­tían más del 43 % de las tie­rras» des­de 1671 y «con cier­to tiem­po de retra­so la evo­lu­ción será simi­lar en Gua­da­lu­pe» Alain Phi­lip­pe Blé­rald: His­to­ire éco­no­mi­que de la Gua­de­lou­pe et de la Mar­ti­ni­que: du XVIIe siè­cle à nos jours<(cite>, Kart­ha­la, París 1986, p. 26.. Varias dece­nas de fami­lias blan­cas poseen la mayor par­te de la tie­rra y con­tro­lan así el con­jun­to de la eco­no­mía.

La abo­li­ción de la escla­vi­tud no aca­ba­rá con la con­cen­tra­ción de tie­rras sino que, bien al con­tra­rio, la acen­tua­rá. La indem­ni­za­ción de los pro­pie­ta­rios de escla­vos cuan­do se pro­du­ce la abo­li­ción con­tri­bui­rá a esta repro­duc­ción y acen­tua­ción de la con­cen­tra­ción de tie­rras. En efec­to, la ley del 30 de abril de 1849 pre­vé que los amos reci­ban una indem­ni­za­ción de 470 fran­cos y 20 cén­ti­mos por escla­vo en Gua­da­lu­pe y de 430 fran­cos y 47 cén­ti­mos en Mar­ti­ni­ca. No se pre­vé indem­ni­za­ción algu­na para los anti­guos escla­vo. «La res­truc­tu­ra­ción postes­cla­vis­ta, en gran par­te impul­sa­da por el capi­tal ban­ca­rio, acen­tua­rá el gra­do de aca­pa­ra­mien­to de los prin­ci­pa­les medios de pro­duc­ción por par­te de la mino­ría oli­gár­qui­ca» Ibid, p. 138., resu­me el inves­ti­ga­dor en cien­cias polí­ti­cas Alain Phi­lip­pes Blé­rald. Aun­que ambas colo­nias tie­nen en común la con­cen­tra­ción de tie­rras, los pro­ce­sos serán dife­ren­tes. En Mar­ti­ni­ca las gran­des fami­lias békés Béké es el tér­mino anti­llano con el que se desig­na a las per­so­nas crio­llas, des­cen­dien­tes de los pri­me­ros colo­nos euro­peos. (N. de la T.) de la indus­tria azu­ca­re­ra siguen sien­do pro­pie­ta­rias de los gran­des domi­nios, mien­tras que en Gua­da­lu­pe el capi­tal finan­cie­ro toma el rele­vo. Las mul­ti­na­cio­na­les Som­dia, Grands Mou­lins, Shnei­der, etc., invier­ten masi­va­men­te en el capi­ta­lis­mo de plan­ta­ción. Por supues­to, esta dife­ren­cia tie­ne efec­tos sobre la estruc­tu­ra de las tie­rras con­tem­po­rá­nea.

El proyecto de una generalización de la autoexplotación en Guadalupe

En Gua­da­lu­pe la cri­sis de la eco­no­mía azu­ca­re­ra bajo el doble efec­to del desa­rro­llo del azú­car pro­ve­nien­te de la remo­la­cha y de la com­pe­ten­cia de nue­vos paí­ses pro­duc­to­res lle­va­rá a la reti­ra­da de estos gran­des gru­pos en bus­ca de inver­sio­nes más ren­ta­bles. Así, la pro­duc­ción pasa de 175.000 tone­la­das en 1965 a 107.000 tone­la­das en 1975 y a 56.000 tone­la­das en 1981 Chris­tian Deve­rre: Cri­se sucriè­re et réfor­me fon­ciè­re en Gua­de­lou­pe, Cahiers d’économie et socio­lo­gie rura­les, n° 17, 1990, p. 100.. El Esta­do fran­cés acom­pa­ña esta reti­ra­da com­pran­do cer­ca de 11.000 hec­tá­reas que se con­fían a una Socie­dad de Orde­na­mien­to Terri­to­rial y de Asen­ta­mien­to Rural (SAFER, por sus siglas en fran­cés). En estas tie­rras viven 3.300 agri­cul­to­res, es decir, 1.000 obre­ros agrí­co­las y 2.300 explo­ta­do­res que tie­nen un «con­tra­to de arren­da­mien­to de apar­ce­ría», un esta­tu­to here­da­do del perio­do de la abo­li­ción, que el geó­gra­fo Guy Las­se­rre defi­ne de la siguien­te mane­ra: «El pro­pie­ta­rio man­tu­vo el dis­fru­te gra­tui­to del bohío y del huer­to a los escla­vos que acep­ta­ran per­ma­ne­cer en el domi­nio. Se atri­bu­yó al colono en apar­ce­ría una par­ce­la de una o dos hec­tá­reas a cam­bio de entre­gar sus cañas [de azú­car] al pro­pie­ta­rio de la hacien­da. El apar­ce­ro reci­bía por su tra­ba­jo el ter­cio o la mitad del valor de la pro­duc­ción» Guy Las­se­rre: La Gua­de­lou­pe. Etu­de géo­grap­hi­que, Union Fra­nçai­se d’Edition, Bur­deos 1961, p. 393..

El naci­mien­to de la SAFER en 1965 se pro­du­ce cuan­do el pro­duc­ción de caña de azú­car ha empe­za­do a des­cen­der y cuan­do se lle­van a cabo las movi­li­za­cio­nes de los asa­la­ria­dos agrí­co­las por un sala­rio mejor por una par­te y por el acce­so a la tie­rra por otra. A par­tir de 1977 estas movi­li­za­cio­nes se radi­ca­li­zan y adop­tan la for­ma de una ocu­pa­ción y explo­ta­ción de las tie­rras desocu­pa­das sin explo­tar. Este con­tex­to es el que expli­ca el pro­yec­to de «refor­ma de la tie­rra» des­de la déca­da de 1960 pero que se ace­le­ra a par­tir de la de 1980. El soció­lo­go Chris­tian Deve­rre resu­me de la siguien­te mane­ra el pro­yec­to: «[Una] trans­fe­ren­cia de la pro­duc­ción direc­ta a explo­ta­cio­nes indi­vi­dua­les, pero con­trol de la comer­cia­li­za­ción final por par­te de los anti­guos gru­pos de pro­pie­ta­rios de plan­ta­cio­nes, [una] sus­ti­tu­ción del sala­rio por el pre­cio del mer­ca­do como for­ma de sumi­sión del tra­ba­jo agrí­co­la […]. Este tipo de «refor­ma agra­ria» se basa en la hipó­te­sis de la acep­ta­ción por par­te del cam­pe­sino de su auto­ex­plo­ta­ción y de la de su fami­lia» Chris­tian Deve­rre: Cri­se sucriè­re et réfor­me fon­ciè­re en Gua­de­lou­pe, Cahiers d’économie et socio­lo­gie rura­les, op. cit., p. 108..

Como vemos, se tra­ta de un inten­to de gene­ra­li­zar la apar­ce­ría cuyo efec­to es pasar de una explo­ta­ción direc­ta a una indi­rec­ta. Por supues­to, el dis­cur­so ideo­ló­gi­co que lo acom­pa­ña es el de la «jus­ti­cia social». De hecho, como pre­ci­sa Chris­tian Las­se­rre, nos encon­tra­mos ante «la elu­sión del obs­tácu­lo que supo­ne el aumen­to con­ti­nuo de los cos­tes sala­ria­les en los domi­nios capi­ta­lis­tas. Toda la orga­ni­za­ción de la redis­tri­bu­ción de tie­rras tien­de a man­te­ner la pro­duc­ción de la caña de azú­car en las nue­vas explo­ta­cio­nes, mien­tras que las fábri­cas siguen en manos de los gran­des gru­pos azu­ca­re­ros y ges­tio­na­das por ellos» Ibid, p. 111..

La COFEPP (Com­pag­nie finan­ciè­re euro­péen­ne de pri­se de par­ti­ci­pa­tion), por ejem­plo, es pre­do­mi­nan­te en el con­trol de la pro­duc­ción de caña de azú­car. La COFEPP, que es accio­nis­ta mayo­ri­ta­ria con el 51 % de la SMRG (Sucre­rie Rhu­me­rie de Marie Galan­te), está con­tro­la­da por la fami­lia Cayard, unos békés de Mar­ti­ni­ca. En 2015 obtu­vo unos bene­fi­cios de 23 millo­nes de euros y con­tro­la el 80 % del ron de Gua­da­lu­pe, pero tam­bién un 70 % del ron de Mar­ti­ni­ca y de La Reunión Luce Blan­chard: Qui se cache derriè­re le pro­jet de cen­tra­le ther­mi­que d’Albioma à Marie-Galan­te, con­sul­ta­do el 10 de junio de 2018 a las 19 h 55 (https://​blogs​.media​part​.fr/​l​u​c​e​-​b​l​a​n​c​h​a​r​d​/​b​l​o​g​/​0​2​0​2​1​7​/​q​u​i​-​s​e​-​c​a​c​h​e​-​d​e​r​r​i​e​r​e​-​l​e​-​p​r​o​j​e​t​-​d​e​-​c​e​n​t​r​a​l​e​-​t​h​e​r​m​i​q​u​e​-​d​a​l​b​i​o​m​a​-​m​a​r​i​e​-​g​a​l​a​nte)..

El cul­ti­vo de la bana­na, que se bene­fi­cia del des­cen­so del de la caña de azú­car y que actual­men­te lo supera, tam­bién está domi­na­do por gran­des gru­pos indus­tria­les y finan­cie­ros bajo la for­ma de la apar­ce­ría. Los gran­des pro­pie­ta­rios de plan­ta­cio­nes békés domi­nan el con­jun­to del sis­te­ma en un con­tex­to de «con­ni­ven­cia entre el Esta­do y los pro­pie­ta­rios de plan­ta­cio­nes békés […] denun­cia­da en muchas oca­sio­nes» Muriel Bonin y Céci­le Cat­he­lin: Con­ver­sion envi­ron­ne­men­ta­le de la pro­duc­tion bana­niè­re gua­de­lou­péen­ne: une stra­té­gie poli­ti­que et éco­no­mi­que, Eco­no­mie rura­le, n° 341, mayo-junio de 2014, p. 76.. Estos gran­des pro­pie­ta­rios de plan­ta­cio­nes dis­po­nen, entre otras cosas, de unos medios para reac­cio­nar de los que care­cen los peque­ños y media­nos pro­duc­to­res. Dis­po­nen «de un mono­po­lio de hecho» que la eco­no­mis­ta Atha­na­sia Bon­ne­ton resu­me de la siguien­te mane­ra: «Cuan­do el pre­cio de la bana­na baja en el mer­ca­do metro­po­li­tano los gran­des pro­pie­ta­rios de plan­ta­cio­nes redu­cen la reco­lec­ta. En cam­bio, los peque­ños y media­nos pro­pie­ta­rios de plan­ta­cio­nes prác­ti­ca­men­te no pue­den negar­se a sumi­nis­trar sus raci­mos [de bana­nas]» Atha­na­sia Bon­ne­ton: La bana­ne en Gua­de­lou­pe: les con­di­tions éco­no­mi­ques et socia­les de la cul­tu­re et de la com­mer­cia­li­sa­tion, CDDP Gua­de­lou­pe, 1988, p. 52..

El «gran feudalismo» béké en Martinica

La con­cen­tra­ción de tie­rras y el poder de las fami­lias békés son aún mayo­res en Mar­ti­ni­ca. El capi­tal local ha con­ser­va­do en Mar­ti­ni­ca un pre­do­mi­nio per­di­do en Gua­da­lu­pe. Toma­mos pres­ta­da la expre­sión «gran feu­da­lis­mo» béké de André Bre­ton, que la uti­li­za en 1942 para carac­te­ri­zar a Eugè­ne Aubéry, una de las figu­ras cari­ca­tu­res­cas de las gra­des fami­lias békés André Bre­ton: Mar­ti­ni­que char­meu­se des ser­pents, 1018, París 1973.. El ori­gen de esta dife­ren­cia res­pec­to a Gua­da­lu­pe es el resul­ta­do de la secuen­cia his­tó­ri­ca de la Revo­lu­ción fran­ce­sa:

El des­tino de Gua­da­lu­pe se sepa­ró del de Mar­ti­ni­ca duran­te el perio­do revo­lu­cio­na­rio, en el cur­so del cual se desa­rro­lló una secuen­cia de acon­te­ci­mien­tos cuyo tras­cen­den­cia sim­bó­lic a sigue sien­do par­ti­cu­la r men­te noto­ria hoy en día. En efec­to, los pro­pie­ta­rios de plan­ta­cio­nes de Mar­ti­ni­ca se refu­gia­ron en el seno de Gran Bre­ta­ña, con lo que se libra­ron de la pri­me­ra libe­ra­ción de escla­vos pro­mul­ga­da en 1794 en Gua­da­lu­pe por el repre­sen­tan­te de la Con­ven­ción Vic­tor Hugues tra s recon­quis­ta r la isla de manos de los ingle­ses. En 1802 Bona­par­te res­ta­ble­ció la escla­vi­tud en la isla a cos­ta de una repre­sión san­grien­ta de la resis­ten­cia de los anti­guos escla­vos con­ver­ti­do s en sol­da­dos de la Repú­bli­ca y diri­gi­dos por algu­nos de sus ofi­cia­les. Pero la plan­to­cra­cia local, diez­ma­da duran­te los dis­tur­bios, se encon­tra­ba dema­sia­do debi­li­ta­da para absor­ber los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res del siglo XIX, a saber, la abo­li­ción defi­ni­ti­va de la escla­vi­tud en 1848 y la con­cen­tra­ción de tie­rras en torno a las fábri­cas cen­tra­les de la segun­da mitad del siglo. Por lo que se refie­re a Mar­ti­ni­ca, había con­ser­va­do intac­tas las vie­jas estruc­tu­ras ante­rio­res a la Revo­lu­ción, ya que los pro­pie­ta­rios de plan­ta­cio­nes habían podi­do man­te­ner su con­trol sobre las tie­rras y garan­ti­zar la pre­emi­nen­cia del capi­tal local, lo que garan­ti­zó la pro­lon­ga­ción direc­ta del sis­te­ma esta­ble­ci­do en los orí­ge­nes Jean-Luc Boniol: Jan­vier-mars 2009, trois mois de lut­te en Guadeloupe<(cite>, Les Temps moder­nes, 1/​2011, n° 662–663, pp. 82–113..

Más de 75 años des­pués de la cita de André Bre­ton la situa­ción sigue sien­do en esen­cia la mis­ma . El líder inde­pen­den­tis­ta Guy Cabort-Mas­son resu­mía así en 2002 el lugar que ocu­pan los bekés en la eco­no­mía de Mar­ti­ni­ca: «¡Una cas­ta que supo­ne el 0,8 % de la pobla­ción con­tro­la el 60 % de las tie­rras úti­les, más del 15 % de la eco­no­mía del país, mien­tras que las per­so­nas de color solo tie­nen apro­xi­ma­da­men­te el 10 % de esta eco­no­mía ato­mi­za­da en «empre­sas» que cuen­tan con una media de entre 1 y 2 emplea­dos!» Guy Cabort-Mas­son: Entre­vis­ta en la revis­ta Anti­lla, n.º 961, 9 de noviem­bre de 2001, p. 6.. Sie­te años des­pués un repor­ta­je del pro­gra­ma de tele­vi­sión Spé­cia­le Inves­ti­ga­tion titu­la­do «Les der­niers maî­tres de la Mar­ti­ni­que» [Los últi­mos amos de Mar­ti­ni­ca] ofre­ce las cifras siguien­tes: «Estas per­so­nas que repre­sen­tan el 1 % de la pobla­ción de Mar­ti­ni­ca poseen el 52 % de las tie­rras agrí­co­las y el 20 % de la rique­za de la isla» Les der­niers maî­tres de la Mar­ti­ni­que, con­sul­ta­do el 1 1 de junio de 2018 a las 16 h 30 (http://​www​.fxg​pa​ris​ca​rai​be​.com/​a​r​t​i​c​l​e​-​2​7​5​2​0​5​8​6​.​h​tml)..

El repar­to de tie­rras y rique­zas según un cri­te­rio de color lle­va a una estruc­tu­ra social basa­da en la «jerar­quía socio-racial» Ulri­ke Zan­der: La hié­rar­chie «socio-raciale»en Mar­ti­ni­que. Entre per­sis­tan­ce post­co­lo­nia­le et évo­lu­tion vers un désir de vivre ensem­ble, Revis­ta on line Asy­lon (s), n° 11, mayo de 2013, con­sul­ta­do el 1 1 de junio de 2018 a las 16 h 50 (http://​www​.reseau​-terra​.eu/​a​r​t​i​c​l​e​1​2​8​8​.​h​t​m​l​#​n​h37).. El soció­lo­go Miche Giraud des­cri­be así la cla­se domi­nan­te en 1980 al esbo­zar una des­crip­ción de esta jerar­quía: «[Está] cons­ti­tui­da por pro­pie­ta­rios lati­fun­dis­tas, diri­gen­tes y los prin­ci­pa­les accio­nis­tas de las fábri­cas, gran­des comer­cian­tes, la inmen­sa mayo­ría de los cua­les son blan­cos crio­llos reagru­pa­dos en gran­des fami­lias con mucha fre­cuen­cia alia­das entre sí. Estas últi­mas poseen más de dos ter­ce­ras par­tes de las tie­rras cul­ti­va­bles, la casi tota­li­dad de las fábri­cas de azú­car, nue­ve déci­mas par­tes de las plan­ta­cio­nes de bana­na, la tota­li­dad de las fábri­cas con­ser­ve­ras de piña y tam­bién tie­nen el casi mono­po­lio del comer­cio de impor­ta­ción-expor­ta­ción» Michel Giraud: Races, cla­ses et colo­nia­lis­me à la Mar­ti­ni­que, L’Homme et la socié­té, volu­men n° 55, nº 1, 1980, p. 206.. Aun­que estas cifras han varia­do lige­ra­men­te des­de 1980, la estruc­tu­ra bási­ca sigue sien­do fun­da­men­tal­men­te la mis­ma.

Esta estruc­tu­ra social en la que el color es el sín­to­ma visi­ble del lugar social solo es posi­ble por medio de una pro­fun­da inte­rio­ri­za­ción de un sen­ti­mien­to de infe­rio­ri­dad. «En las Anti­llas la per­cep­ción siem­pre se sitúa en el plano de lo ima­gi­na­rio. Se per­ci­be al pró­ji­mo en tér­mi­nos de blan­co. […] Por con­si­guien­te, el anti­llano está des­ti­na­do a ser per­ci­bi­do por su con­gé­ne­re en refe­ren­cia a la esen­cia del blan­co» Frantz Fanon: Peau noi­re, mas­ques blancs, Seuil, París 1971, p. 132. [Tra­duc­ción más recien­te al cas­te­llano de Iría Álva­rez Moreno, Palo­ma Mon­león Alon­so y Ana Use­ros Mar­tín, Piel negra, más­ca­ras blan­cas, Madrid, Akal, 2009.], ana­li­za­ba ya en 1953 Frantz Fanon. «Las estruc­tu­ras ideo­ló­gi­cas here­da­das del la escla­vi­tud siguen estan­do gra­ba­das en las memo­rias a pesar de la evo­lu­ción vin­cu­la­da al cur­so de la his­to­ria» Ulri­ke Zan­der: La hié­rar­chie «socio-raciale»en Mar­ti­ni­que. Entre per­sis­tan­ce post­co­lo­nia­le et évo­lu­tion vers un désir de vivre ensem­ble, op. cit., con­fir­ma la etnó­lo­ga Ulri­ke Zand­le 61 años des­pués. Estas estruc­tu­ras siguen irri­gan­do la coti­dia­ni­dad de la Mar­ti­ni­ca impo­nien­do lo «blan­co» como cri­te­rio de lo desea­ble y legí­ti­mo. Por supues­to, este pro­ce­so tam­bién exis­te tan­to en Gua­da­lu­pe como en otros luga­res, pero su pre­va­len­cia en Gua­da­lu­pe es noto­ria. Esta pre­va­len­cia es un resul­ta­do his­tó­ri­co que lle­va a una corres­pon­den­cia más fuer­te que en otros luga­res entre jerar­quía social y jerar­quía de color.

Persistencia del pacto colonial

El man­te­ni­mien­to de un víncu­lo con la «metró­po­li» que con­ser­va todas las carac­te­rís­ti­cas de un «pac­to colo­nial» refor­zó aún más las desigual­da­des debi­do al color vin­cu­la­das a la con­cen­tra­ción de tie­rras. Un docu­men­to ofi­cial de 1861 defi­ne así la expre­sión «pac­to colo­nial»: «En vir­tud de lo que se deno­mi­na­ba el pac­to colo­nial, Fran­cia se reser­va­ba el dere­cho exclu­si­vo de sumi­nis­trar a sus colo­nias todos los obje­tos que nece­si­ta­ban; se prohi­bía a las colo­nias ven­der sus pro­duc­tos a otros paí­ses que no fue­ran la metró­po­li y ele­var­los al esta­do de pro­duc­tos manu­fac­tu­ra­dos; el trans­por­te entre la metró­po­li y las colo­nias esta­ba reser­va­do a los buques fran­ce­ses» «Rap­port du secré­tai­re d’Etat de la Mari­ne et des Colo­nies du 2 février 1861», Revue mari­ti­me et colo­nia­le, tomo 2, Lahu­re, París, julio de 1861, p. 53.. Ofi­cial­men­te ya no exis­te este «pac­to colo­nial» pues­to que los acto­res eco­nó­mi­cos son libres de comer­ciar con quie­nes quie­ran. En la prác­ti­ca, por el con­tra­rio, el pac­to sigue sien­do una reali­dad inne­ga­ble en nues­tra opi­nión

El pri­mer prin­ci­pio que figu­ra en esta defi­ni­ción, el mono­po­lio del sumi­nis­tro, sigue sien­do una reali­dad de las lla­ma­das colo­nias «fran­ce­sas» de las Anti­llas. Bas­ta con echar una mira­da a las impor­ta­cio­nes para tomar la medi­da de la rela­ción de depen­den­cia. En 2016 la Fran­cia del Hexá­gono sumi­nis­tró el 68,9 % del mon­tan­te de las impor­ta­cio­nes para Mar­ti­ni­ca y el 60,6 % para Gua­da­lu­pe El con­jun­to de los datos de esta par­te pro­vie­nen de dos docu­men­tos del Ins­ti­tut d’Emission des Dépar­te­ment d’Outre-Mer (IEDOM): Gua­de­lou­pe 2016 et Mar­ti­ni­que 2016, París 2017.. Dado que el segun­do socio son los demás paí­ses de la Unión Euro­pea (con el 13 % para Gua­da­lu­pe y el 14,8 % para Mar­ti­ni­ca), nos encon­tra­mos ante una socia­li­za­ción euro­pea del pac­to colo­nial. Las impor­ta­cio­nes con los demás paí­ses del Cari­be osci­lan entre el 5 % o el 6 % según los años.

El segun­do prin­ci­pio del pac­to colo­nial, el mono­po­lio de la metró­po­li sobre las expor­ta­cio­nes, tam­bién con­ti­núa acti­va­do a día de hoy. Los des­ti­nos de las expor­ta­cio­nes reve­lan la mis­ma depen­den­cia que los de las impor­ta­cio­nes. Los datos son los siguien­tes para Gua­da­lu­pe: un 40 % a Fran­cia; un 17, 7 % a Mar­ti­ni­ca y un 12 % al res­to de la Unión Euro­pea. En el caso de Mar­ti­ni­ca los datos son los siguien­tes: un 73,6 % a Fran­cia y un 19 % a otras dos colo­nias fran­ce­sas (Gua­da­lu­pe y Gua­ya­na).

El ter­cer prin­ci­pio del pac­to colo­nial, la espe­cia­li­za­ción de las colo­nias en cul­ti­vos que pue­den gene­rar ren­tas y de la metró­po­li en pro­duc­tos manu­fac­tu­ra­dos, sigue igual de vivaz. La estruc­tu­ra de las expor­ta­cio­nes es prác­ti­ca­men­te la mis­ma para ambos paí­ses, lo que reve­la la natu­ra­le­za colo­nial de la rela­ción con Fran­cia: impor­tan bie­nes de con­su­mo no dura­de­ros (pro­duc­tos ali­men­ta­rios, far­ma­céu­ti­cos, etc.), bie­nes de inver­sión (pro­duc­tos de la indus­tria auto­mó­vil, máqui­nas y equi­pa­mien­tos, etc.) y bie­nes inter­me­dios (cau­cho, plás­ti­co, etc). Expor­tan pro­duc­tos agroa­li­men­ta­rios (bana­nas, cañas, etc.). Daniel Gué­rin resu­me así en 1956 esta depen­den­cia eco­nó­mi­ca: «En resu­men, las Anti­llas sir­ven de mer­ca­dos más o menos exclu­si­vos para los artícu­los ali­men­ta­rios y los pro­duc­tos fabri­ca­dos metro­po­li­ta­nos que inter­cam­bian por su caña de azú­car y […] su bana­na» Daniel Gué­rin: Les Anti­lles déco­lo­ni­sées, Pré­sen­ce Afri­cai­ne, París 1956, p. 55.. Apar­te de las varia­cio­nes de la can­ti­dad de azú­car o bana­na en las expor­ta­cio­nes, nada ha cam­bia­do ver­da­de­ra­men­te.

La apues­ta eco­nó­mi­ca de las lla­ma­das Ani­llas «fran­ce­sas» no se limi­ta al capi­ta­lis­mo de plan­ta­ción. Al igual que en el caso de las colo­nias del Pací­fi­co, la Zona Eco­nó­mi­ca Exclu­si­va (47.000 kiló­me­tros cua­dra­dos para Mar­ti­ni­ca y 86.000 kiló­me­tros cua­dra­dos para Gua­da­lu­pe) con­tie­ne nódu­los poli­me­tá­li­cos explo­ta­bles. A estas apues­tas estric­ta­men­te eco­nó­mi­cas hay que aña­dir las geo­es­tra­té­gi­cas que el geó­gra­fo Fra­nçois Taglio­ni resu­me de la siguien­te mane­ra:

El Cari­be pre­sen­ta, ade­más, a tra­vés de los Depar­ta­men­tos Fran­ce­ses de Ultra­mar (DOM, por sus siglas en fran­cés) una sóli­da red de pun­tos de apo­yo. Fort-de-Fran­ce alber­ga una esta­ción repe­ti­do­ra para las trans­mi­sio­nes vía saté­li­te. Gua­da­lu­pe es una esca­la aérea que garan­ti­za la inde­pen­den­cia mili­tar fran­ce­sa. […] Por últi­mo, las fuer­zas nava­les fran­ce­sas, ingle­sas y neer­lan­de­sas afir­man su pre­sen­cia mili­tar en la zona. Pue­de que los nódu­los poli­me­tá­li­cos que se pue­den explo­tar (a unos cos­tes que, en efec­to, toda­vía son muy altos) en los fon­dos mari­nos repre­sen­ten en el futu­ro una rique­za no des­de­ña­ble Fra­nçois Taglio­ni: «Géo­po­li­ti­que et insu­la­ri­té: l’exemple des peti­tes Anti­lles», en André-Louis San­guin (coord.): Vivre dans une île, L’Harmattan, París 1997, p. 179..

Esta lógi­ca eco­nó­mi­ca con 7.000 kiló­me­tros de sepa­ra­ción tie­ne, por supues­to, uno cos­te que pagan los pue­blos gua­da­lu­pe­ño y mar­ti­ni­qués. El últi­mo estu­dio del INSEE [siglas en fran­cés de Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­cas y Estu­dios Eco­nó­mi­cos] fecha­do en 2015 sobre la com­pa­ra­ción entre los pre­cios del Hexá­gono y los de las colo­nias de las Anti­llas pone en evi­den­cia unas dife­ren­cias de pre­cios «sig­ni­fi­ca­ti­vas»: el nivel gene­ral de los pre­cios es un 12,3 % más alto en Mar­ti­ni­ca que en la metró­po­li (un 12,5 % para Gua­da­lu­pe). Esta dife­ren­cia pro­vie­ne esen­cial­men­te de un tipo de artícu­lo cuyo pre­cio es difí­cil de redu­cir, los pro­duc­tos ali­men­ta­rios, que indi­can un dife­ren­cial mucho más impor­tan­te: un 38 % para Mar­ti­ni­ca y un 33 % para Gua­da­lu­pe INSEE pre­miè­re, n° 1589, abril de 2016 (https://​www​.insee​.fr/​f​r​/​s​t​a​t​i​s​t​i​q​u​e​s​/​1​9​0​8​163), con­sul­ta­do el 1 3 de junio de 2018 a las 10 h 00..

Pero el cos­te paga­do no con­cier­ne solo al nivel de vida. Los gua­da­lu­pe­ños y mar­ti­ni­que­ses tam­bién pagan esta rela­ción colo­nial en el plano de la salud. El uso exce­si­vo de pes­ti­ci­das, inclui­dos los de pro­ba­da peli­gro­si­dad, es una carac­te­rís­ti­ca de este mode­lo. Con la com­pli­ci­dad del Esta­do fran­cés se han segui­do uti­li­zan­do de for­ma gene­ra­li­za­da en Gua­da­lu­pe y Mar­ti­ni­ca unos pes­ti­ci­das prohi­bi­dos en Fran­cia. El escán­da­lo de la clor­de­co­na, un pes­ti­ci­da can­ce­rí­geno y mutá­geno, lo ilus­tra dra­má­ti­ca­men­te. Se uti­li­zó de for­ma gene­ra­li­za­da en las lla­ma­das Anti­llas «fran­ce­sas» entre 1972 y 1993 cuan­do des­de 1989 esta­ba prohi­bi­do en el Hexá­gono. En efec­to, pre­sio­na­do por los gran­des pro­pie­ta­rios de plan­ta­cio­nes el Esta­do fran­cés con­ce­dió una mora­to­ria de tres años, a pesar de que ya se cono­cían los efec­tos sobre la salud: cán­cer de prós­ta­ta, puber­tad pre­coz, pre­ma­tu­ri­dad duran­te el emba­ra­zo, tras­tor­nos motri­ces y de la memo­ria visual, etc. La perio­dis­ta del dia­rio Le Mon­de Faus­ti­ne Vin­cent resu­me así las con­se­cuen­cias de esta dis­pen­sa mor­tí­fe­ra:

La casi tota­li­dad de los gua­da­lu­pe­ños y mar­ti­ni­que­ses están con­ta­mi­na­dos por este pes­ti­ci­da ultra­tó­xi­co uti­li­za­do de for­ma gene­ra­li­za­da des­de 1972 has­ta 1993 en las plan­ta­cio­nes de bana­nas. Es una situa­ción úni­ca en el mun­do. […] Las Anti­llas están con­ta­mi­na­das para siglos por­que la molé­cu­la es muy per­sis­ten­te en el medioam­bien­te, has­ta sete­cien­tos años. A par­tir de prin­ci­pios de la déca­da de 2000 se des­cu­brió que la clor­de­co­na, que pasa a la cade­na ali­men­ta­ria, no solo había con­ta­mi­na­do los sue­los sino tam­bién los ríos, una par­te del lito­ral marí­ti­mo, el gana­do, las aves, los peces, los crus­tá­ceos, los tubércu­los… y a la pro­pia pobla­ción. Casi la tota­li­dad de los 800.000 habi­tan­tes de Gua­da­lu­pe (el 95 %) y de Mar­ti­ni­ca (el 92 %) están con­ta­mi­na­dos actual­men­te Faus­ti­ne Vin­cent: «Scan­da­le sani­tai­re aux Anti­lles», Le Mon­de, 6 de junio de 2018 (https://​www​.lemon​de​.fr/​p​l​a​n​e​t​e​/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​0​1​8​/​0​6​/​0​6​/​s​c​a​n​d​a​l​e​-​s​a​n​i​t​a​i​r​e​-​a​u​x​-​a​n​t​i​l​l​e​s​-​q​u​-​e​s​t​-​c​e​-​q​u​e​-​l​e​-​c​h​l​o​r​d​e​c​o​n​e​_​5​3​1​0​4​8​5​_​3​2​4​4​.​h​tml), con­sul­ta­do el 1 3 de junio de 2018 a las 10 h 45..

Prohi­bir en el Hexá­gono y auto­ri­zar en las Anti­llas es un buen ejem­plo de un tra­to de excep­ción, que es una de las carac­te­rís­ti­cas esen­cia­les del colo­nia­lis­mo. El des­pre­cio por la salud de los indí­ge­nas que reve­lan los pes­ti­ci­das es del mis­mo tipo que el que des­pre­cio que reve­lan las prue­bas nuclea­res en Poli­ne­sia.

Los entresijos de una deportación de la juventud

El mode­lo colo­nial de desa­rro­llo crea lógi­ca­men­te una «des­pro­por­ción entre la pobla­ción y los recur­sos que el sis­te­ma eco­nó­mi­co actual pone a su dis­po­si­ción» des­ta­ca­ba en 1956 Daniel Gué­rin Daniel Gué­rin: Les Anti­lles déco­lo­ni­sées, op. cit., p. 37.. Se desa­rro­lla enton­ces toda una lite­ra­tu­ra para expli­car esta «pre­sión demo­grá­fi­ca» y pro­po­ner solu­cio­nes. Gene­ral­men­te las expli­ca­cio­nes son esen­cia­lis­tas y las solu­cio­nes están orien­ta­das hacia el mal­t­hu­sia­nis­mo. Así, se bus­can las cau­sas en la cul­tu­ra anti­lla­na y se da pre­fe­ren­cia a la solu­ción del con­trol de la nata­li­dad. Aho­ra bien, des­de hace tiem­po se sabe que uno de los fac­to­res deter­mi­nan­tes de la fecun­di­dad está en las con­di­cio­nes mate­ria­les de exis­ten­cia.

Hay que ins­cri­bir la inquie­tud por la fecun­di­dad anti­lla­na en el con­tex­to de las déca­das de 1950 y 1960 que inau­gu­ra unas pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes en las lla­ma­das Anti­llas «fran­ce­sas». La pri­me­ra de estas trans­for­ma­cio­nes es el sacu­dir­se el com­ple­jo de infe­rio­ri­dad que resu­men los escri­tos de Aimé Césai­re. En 1955 Frantz Fanon des­cri­bió así este pro­ce­so de reafir­ma­ción de uno mis­mo: «Por pri­me­ra vez se verá a un pro­fe­sor de liceo, por lo tan­to, un hom­bre apa­ren­te­men­te digno, decir sim­ple­men­te a la socie­dad anti­lla­na «que es her­mo­so y bueno ser negro». […] Así pues, el anti­llano cam­bió sus valo­res des­pués de 1945. Mien­tras que antes de 1939 tenía los ojos fijos en la Euro­pa blan­ca […] en 1945 se des­cu­bre a sí mis­mo no solo de color negro sino una per­so­na negra y es hacia la leja­na Áfri­ca hacia don­de lan­za­rá sus pseu­dó­po­dos a par­tir de enton­ces» Frantz Fanon: «Anti­llais et Afri­cains», en Pour la révo­lu­tion afri­cai­ne, La Décou­ver­te, París 2001, pp. 31 y 34. [Tra­duc­ción al cas­te­llano de Deme­trio Agui­le­ra Mal­ta, Por la revo­lu­ción afri­ca­na, Méxi­co, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, 1965]..

Duran­te la déca­da de 1950 Áfri­ca está en ple­na efer­ves­cen­cia anti­co­lo­nial con una gue­rra de Arge­lia que rápi­da­men­te se con­vier­te en un ele­men­to fun­da­men­tal en el posi­cio­na­mien­to polí­ti­co de los mili­tan­tes afri­ca­nos. Al estu­diar la iden­ti­dad anti­lla­na en 1979 el soció­lo­go Jean-Pie­rre Jar­del resu­me de la siguien­te mane­ra las con­mo­cio­nes de estas dos déca­das:

Des­de hace apro­xi­ma­da­men­te dos déca­das se pro­du­cen rápi­dos cam­bios en dife­ren­tes ámbi­tos de la reali­dad socio­cul­tu­ral de las Anti­llas fran­ce­sas. Los dis­cur­sos pro­nun­cia­dos por los polí­ti­cos, las ideas difun­di­das por los escri­to­res de la negri­tud, la auto­no­mía o inde­pen­den­cia adqui­ri­da por varias islas del archi­pié­la­go cari­be­ño hicie­ron com­pren­der a un amplio sec­tor de la pobla­ción que exis­tía una enti­dad anti­lla­na con sus pro­pios valo­res fren­te a los valo­res de la metró­po­li euro­pea. Por con­si­guien­te, esta­mos ante una fase de reajus­te de las nor­mas y, por lo tan­to, de una situa­ción con­flic­ti­va gene­ra­li­za­da Jean-Pie­rre Dar­nel: Lan­gues et iden­ti­té cul­tu­re­lle aux Anti­lles fra­nçai­ses, Plu­ri­el débat, n° 17, año 1979, p. 27. .

Los dis­tur­bios de Fort de Fran­ce el 20 de diciem­bre de 1959 y los de Lamen­tin en mar­zo de 1961 sue­nan a las auto­ri­da­des fran­ce­sas como una adver­ten­cia. De esta épo­ca data el fomen­to de la emi­gra­ción de la juven­tud de las lla­ma­das Anti­llas «fran­ce­sas» a la metró­po­li que se sis­te­ma­ti­za­rá tres años des­pués por medio de la crea­ción en 1963 del BUMIDOM (siglas en fran­cés de Ofi­ci­na para el Desa­rro­llo de las Migra­cio­nes en los Depar­ta­men­tos de Ultra­mar). De 1963 a 1982 esta ofi­ci­na uti­li­za todo un des­plie­gue de dife­ren­tes medios y pro­me­sas (de for­ma­ción, alo­ja­mien­to, empleo, sala­rios ele­va­dos, etc) para empu­jar al exi­lio a toda una juven­tud con el fin de des­ac­ti­var una cri­sis social y polí­ti­ca laten­te. El perio­dis­ta y escri­tor gua­da­lu­pe­ño Hugues Pagesy ofre­ce la siguien­te lec­tu­ra de la acción de la BUMIDOM en la con­tra­por­ta­da de la obra que le con­sa­gra:

¿ Aca­so no sir­vió para nada la tra­ta negre­ra si 115 años des­pués de la abo­li­ción de la escla­vi­tud un orga­nis­mo del Esta­do que res­pon­de al nom­bre de BUMIDOM […] esta­ble­ce un sis­te­ma para vaciar La Reunión, Gua­da­lu­pe y Mar­ti­ni­ca de toda una par­te de su juven­tud? Con el pre­tex­to de luchar con­tra la fal­ta de acti­vi­dad de afec­ta a estas regio­nes la BUMIDOM va a orga­ni­zar una depor­ta­ción de estos jóve­nes a Fran­cia, una depor­ta­ción que algu­nas per­so­nas denun­cia­rán que es un ver­da­de­ro geno­ci­dio por sus­ti­tu­ción. […] El Impe­rio que pier­de poco a poco una bue­na par­te de sus terri­to­rios quie­re amor­da­zar los de Ultra­mar. Los pre­tex­tos que se men­cio­nan son su demo­gra­fía galo­pan­te y un paro endé­mi­co Hugues Pagesy: Kolom­bie 2: Bumi­dom la véri­té, Edi­tions Nes­tor, Gour­bey­re – Gua­de­lou­pe, 2017, con­tra­por­ta­da..

En total casi 260.000 per­so­nas van a emi­grar al Hexá­gono bajo el efec­to direc­to o indi­rec­to de la BUMIDOM, de las cua­les 42.622 son mar­ti­ni­que­ñas y 42.689 gua­da­lu­pe­ñas André Cal­mont y Cédric Aude­bert: Dyna­mi­que migra­toi­re de la Caraï­be, Kart­ha­la, París 2007, p. 99.: una autén­ti­ca san­gría de la juven­tud tenien­do en cuen­ta las dimen­sio­nes de la pobla­ción y la edad de las per­so­nas con­cer­ni­das. Aimé Césai­re cali­fi­ca esta polí­ti­ca en la Asam­blea Nacio­nal de «geno­ci­dio por sus­ti­tu­ción» y la dele­ga­ción gua­da­lu­pe­ña en la Tri­con­ti­nen­tal de La Haba­na en enero de 1966 (Con­fe­ren­cia de Soli­da­ri­dad de los Pue­blos de Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca Lati­na) denun­cia «la polí­ti­ca colo­nial del gobierno fran­cés en Gua­da­lu­pe, sobre todo la expa­tria­ción de la Pre­miè­re con­fé­ren­ce Tri­con­ti­nen­ta­le, Inter­ven­tions et réso­lu­tions, La Haba­na 1966, p. 90..

«Disipar los malentendidos» sobre la cuestión nacional

«Ha lle­ga­do la hora de cla­ri­fi­car los pro­ble­mas y de disi­par los malen­ten­di­dos», con estas pala­bras con­clu­ye Frantz Fanon el artícu­lo que citá­ba­mos antes dedi­ca­do a los dis­tur­bios de Fort de Fran­ce del 20 de diciem­bre de 1959. Para él esta revuel­ta indi­ca una muta­ción en el pro­ce­so de emer­gen­cia de una con­cien­cia nacio­nal anti­lla­na. Este pro­ce­so es com­ple­jo debi­do a las espe­ci­fi­ci­da­des de la colo­ni­za­ción en las Anti­llas: una colo­ni­za­ción con varios siglos de anti­güe­dad, geno­ci­dio de los pue­blos autóc­to­nos, hete­ro­ge­nei­dad de pobla­mien­to vin­cu­la­da a la escla­vi­tud y a las migra­cio­nes sus­ci­ta­das por el colo­ni­za­dor, mag­ni­tud del pro­ce­so de asi­mi­la­ción vin­cu­la­da a la vio­len­cia escla­vis­ta ini­cial y des­pués debi­do a la dura­ción de varios siglos de la domi­na­ción, his­to­ria espe­cí­fi­ca de cada isla, etc.

El con­jun­to de estos fac­to­res expli­ca el epi­so­dio de 1946 en el que «gran­des masas de anti­lla­nos», recuer­da Aimé Césai­re, apro­ba­ron la depar­ta­men­ta­li­za­ción, es decir, vota­ron a favor de seguir sien­do fran­ce­ses. El pro­pio Césai­re apo­yó está opción debi­do al peli­gro que supo­ne la pro­xi­mi­dad con Esta­dos Uni­dos: «Otra opción más gra­ve toda­vía es la exis­ten­cia al lado de las Anti­llas de un vecino cuyo poder y ape­ti­to son de sobra cono­ci­dos» Aimé Césai­re: intro­duc­ción al libro de Daniel Gue­rin, Anti­lles déco­lo­ni­sées, op. cit., p. 9.. Al estar atra­pa­dos entre ambas domi­na­cio­nes, los anti­lla­nos con­si­de­ra­ron que en el con­tex­to de la épo­ca la úni­ca vía posi­ble era obte­ner una igual­dad mayor en el mar­co fran­cés, aña­día Aimé Césai­re Ibid, pp. 10–11..

Cuan­do Césai­re hace este balan­ce de la Ley de 1946 (en 1956), los pue­blos de las lla­ma­das Anti­llas «fran­ce­sas» han expe­ri­men­ta­do el impas­se del asi­mi­la­cio­nis­mo. Aun­que son inne­ga­bles las espe­ci­fi­ci­da­des en el pro­ce­so de con­cien­cia­ción nacio­nal, tam­bién es inne­ga­ble que este pro­ce­so se ace­le­ra rápi­da­men­te en ambas colo­nias.

En Mar­ti­ni­ca el pro­ce­so se tra­du­ce en la crea­ción de la OJAM (siglas en fran­cés de Orga­ni­za­ción de Juven­tud Anti­co­lo­nia­lis­ta de Mar­ti­ni­ca) que inau­gu­ra su acti­vi­dad polí­ti­ca el 23 de diciem­bre de 1962 colo­can­do pan­car­tas inmen­sas en las pare­des de todos los edi­fi­cios públi­cos de la isla con la con­sig­na «Mar­ti­ni­ca para los mar­ti­ni­que­ños». Se ha roto un tabú. Por pri­me­ra vez una orga­ni­za­ción reivin­di­ca abier­ta­men­te la inde­pen­den­cia. Al mis­mo tiem­po se pega en las pare­des un «Mani­fies­to de la OJAM» que pro­cla­ma:

Que Mar­ti­ni­ca es una colo­nia, bajo la más­ca­ra hipó­cri­ta de depar­ta­men­to fran­cés, como lo era Arge­lia, por­que está domi­na­da por Fran­cia en el plano eco­nó­mi­co, social, cul­tu­ral y polí­ti­co. […] En con­se­cuen­cia, la OJAM […] pro­cla­ma el dere­cho de los mar­ti­ni­que­ños a diri­gir sus pro­pios asun­tos. Pide a los gua­da­lu­pe­ños, a los gua­ya­ne­ses, que aúnen más que nun­ca sus esfuer­zos en la libe­ra­ción de su país por un futu­ro común. Apo­ya que Mar­ti­ni­ca for­ma par­te del mun­do anti­llano. Ape­la a los jóve­nes de Mar­ti­ni­ca, sean cua­les sean sus creen­cias y con­vic­cio­nes, a unir­se para aplas­tar defi­ni­ti­va­men­te el colo­nia­lis­mo en la lucha de libe­ra­ción de Mar­ti­ni­ca Mani­fies­to de la OJAM con­sul­ta­do el 14 de junio de 2018 a las 8 h 30 (https://​afcam​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​f​r​/​d​o​s​s​i​e​r​s​/​d​o​s​s​i​e​r​s​-​4​/​l​e​s​-​c​o​l​l​e​c​t​i​v​i​t​e​s​-​i​n​v​i​t​e​e​s​-​a​u​-​h​a​u​t​-​c​o​m​i​t​e​/​2​-​u​n​c​a​t​e​g​o​r​i​s​e​d​/​4​1​9​4​-​l​e​-​m​a​n​i​f​e​s​t​e​-​d​e​-​l​-​o​-​j​-​a-m)..

La res­pues­ta del Esta­do fran­cés es, por supues­to, la repre­sión. Se lle­va ante el Tri­bu­nal de la Segu­ri­dad del Esta­do a 18 mili­tan­tes de la OJAM por «aten­ta­do con­tra la inte­gri­dad del terri­to­rio». A cin­co de los mili­tan­tes les caen penas de cár­cel y los demás que­dan en liber­tad. A pesar de que la OJAM no sobre­vi­vió a esta prue­ba, el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta sigue exis­tien­do en la actua­li­dad aun­que toda­vía sea mino­ri­ta­rio y esté dis­per­so. A par­tir de fina­les de la déca­da de 1960 y a lo lar­go de la de 1970 se mul­ti­pli­can las orga­ni­za­cio­nes inde­pen­den­tis­tas: Mou­ve­ment Natio­nal de Libé­ra­tion de la Mar­ti­ni­que (MNLA, Movi­mien­to Nacio­nal de Libe­ra­ción de Mar­ti­ni­ca) en 1969, Grou­pe Révo­lu­tion socia­lis­te (GRS, Gru­po Revo­lu­ción Socia­lis­ta) en 1970, Grou­pe d’Action Pro­lé­ta­rien­ne (GAP, Gru­po de Acción Pro­le­ta­ria) a prin­ci­pios de la déca­da de 70, Mou­ve­ment Indé­pen­dan­tis­te Mar­ti­ni­quais (MIM, Movi­mien­to Inde­pen­den­tis­ta Mar­ti­ni­qués) en 1978, Pati komi­nis pour len­dé­pan­dans èk sos­ya­lizm (Par­ti­do Comu­nis­ta para la Inde­pen­den­cia y el Socia­lis­mo) en 1984, Par­ti pour la Libé­ra­tion de la Mar­ti­ni­que (PALIMA, Par­ti­do para la Libe­ra­ción de Mar­ti­ni­ca) en 1999. A pesar de esta dis­per­sión la idea inde­pen­den­tis­ta pro­gre­sa­rá de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va des­de las últi­mas déca­das del siglo pasa­do. En las elec­cio­nes regio­na­les de 1986 los inde­pen­den­tis­tas solo cuen­tan con el 3 %; seis años des­pués el MIM se con­vier­te en la pri­me­ra fuer­za orga­ni­za­da del país. En las regio­na­les de 1998 el MIM obtie­ne el 31,71 % de lo s votos y su pre­si­den­te, Alfred Marie-Jean­ne, se con­vier­te en pre­si­den­te del Con­se­jo Regio­nal (será reele­gi­do para este pues­to en 2004). A pesar de las múl­ti­ples divi­sio­nes y de la buro­cra­ti­za­ción sus­ci­ta­da por la par­ti­ci­pa­ción en el jue­go ins­ti­tu­cio­nal y fomen­ta­da por el Esta­do fran­cés, actual­men­te el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta es una reali­dad insos­la­ya­ble en Mar­ti­ni­ca.

La déca­da de 1960 es tam­bién la déca­da que ve orga­ni­zar­se un movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta en Gua­da­lu­pe. La con­sig­na de inde­pen­den­cia nacio­nal se lan­za por pri­me­ra vez en el seno del movi­mien­to estu­dian­til de la metró­po­li, en la AGEC (siglas en fran­cés de Aso­cia­ción Gene­ral de Estu­dian­tes Gua­da­lu­pe­ños). En la pro­pia Gua­da­lu­pe se cons­ti­tu­ye en 1963 el GONG (siglas en fran­cés de Gru­po de Orga­ni­za­ción Nacio­nal de Gua­da­lu­pe), algu­nos de cuyos miem­bros fun­da­do­res pro­vie­nen del AGEG. Aun­que el GONG cuen­ta con pocos miem­bros, estos son muy acti­vos. Están pre­sen­tes sis­te­má­ti­ca­men­te para apo­yar cada huel­ga obre­ra, lo que les hace popu­la­res rápi­da­men­te. «Cada vez que unos obre­ros, ya fue­ran de la cons­truc­ción o de la caña de azú­car, esta­ban en huel­ga o tenían cual­quier difi­cul­tad, el GONG y sus mili­tan­tes acu­dían a echar­les una mano» Xavier-Marie Bon­not y Fran­co­is-Xavier Gui­llerm: Le sang des nègres, Galaa­de, París 2015., recuer­da el mili­tan­te nacio­na­lis­ta Clau­de Makou­ke. El movi­mien­to social que sacu­de Gua­da­lu­pe en 1967 y la masa­cre que le acom­pa­ña es el pre­tex­to del gobierno fran­cés para deca­pi­tar este movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta que cada vez des­per­ta­ba más inte­rés popu­lar.

En el ori­gen del movi­mien­to está una huel­ga de obre­ros de la cons­truc­ción para exi­gir un aumen­to de suel­do del 2,5 %. Las nego­cia­cio­nes entre la patro­nal y el sin­di­ca­to CGTG fra­ca­san el 26 de mayo y una mani­fes­ta­ción ante la Cáma­ra de Comer­cio de Poin­te-à-Pitre se trans­for­ma en dis­tur­bios. Las Bri­ga­das Anti­dis­tur­bios dis­pa­ran con­tra la muche­dum­bre y pro­vo­can las pri­me­ras muer­tes. Los enfren­ta­mien­tos se extien­den enton­ces a toda la ciu­dad. Cuan­do cesan al día siguien­te el balan­ce ofi­cial anun­cia ocho muer­tos. Se tar­da­rá vein­te años en cono­cer­se la reali­dad de la masa­cre. En 1985 Geor­ges Lemoi­ne, Secre­ta­rio de Esta­do de los Depar­ta­men­tos y Terri­to­rios de Ultra­mar, reco­no­ce­rá la cifra de 87 víc­ti­mas y más de una cin­cuen­te­na de heri­dos. En este con­tex­to es en el que el Esta­do fran­cés deci­de apro­ve­char­se de la situa­ción para deca­pi­tar el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta. Se acu­sa a la orga­ni­za­ción y a los mili­tan­tes de ser res­pon­sa­bles de los dis­tur­bios y de las víc­ti­mas. Se detie­ne a 19 mili­tan­tes del GONG y se les acu­sa de «aten­tar con­tra la segu­ri­dad del Esta­do y a inte­gri­dad del terri­to­rio». La pren­sa colo­nia­lis­ta se rego­ci­ja con el titu­lar de por­ta­da y en gran­des carac­te­res del dia­rio Fran­ce-Anti­lles del 13 de junio: «El GONG deca­pi­ta­do. Die­ci­nue­ve dete­ni­dos en París y Gua­da­lu­pe» Ray­mond Gama y Jean-Pie­rre Sain­ton: Mé 67: Mémoi­re d’un évè­ne­ment, Socié­té Gua­de­lou­péen­ne d’Edition et de Dif­fu­sion, 1985, p. 122.. El movi­mien­to de soli­da­ri­dad masi­vo que se orga­ni­za des­pués sal­va­rá a los acu­sa­dos cuya sen­ten­cia en febre­ro de 1968 dic­ta­mi­na la sus­pen­sión de seis de las penas y tre­ce abso­lu­cio­nes. Sin embar­go, en Gua­da­lu­pe otros 70 mili­tan­tes están en espe­ra de que se pro­nun­cie la sen­ten­cia. Seis de ellos serán con­de­na­dos a penas de cár­cel de entre uno y seis meses.

El GONG no sobre­vi­ve a esta dura prue­ba pero muchos de sus mili­tan­tes par­ti­ci­pa­rán en la crea­ción pos­te­rior de otras orga­ni­za­cio­nes inde­pen­den­tis­tas. Pri­me­ro invier­ten sus fuer­zas en la diná­mi­ca sin­di­cal crean­do la UTA (siglas en fran­cés de Unión de Tra­ba­ja­do­res Agrí­co­las) en 1970, la Union des Pay­sans Pau­vres de Gua­de­lou­pe (UPG, Unión de Cam­pe­si­nos Pobres de Gua­da­lu­pe) en 1972 y por últi­mo la Union Géné­ra­le des Tra­vai­lleurs de Gua­de­lou­pe (UGTG, Unión Gene­ral de Tra­ba­ja­do­res de Gua­da­lu­pe) que reúne a los dos ante­rio­res y a otros sin­di­ca­tos en 1973. Estos son los fac­to­res que expli­can las estre­chas rela­cio­nes entre los inde­pen­den­tis­tas y los sin­di­ca­lis­tas en Gua­da­lu­pe. Tes­ti­mo­nio de ello es la elec­ción a la cabe­za de la UGTG del inde­pen­den­tis­ta Elie Domo­ta y su nom­bra­mien­to como por­ta­voz del LKP (Liyan­naj Kont Pwo­fi­tas­yon– Colec­ti­vo con­tra la Explo­ta­ción Des­me­su­ra­da), una agru­pa­ción sin­di­cal, aso­cia­ti­va y polí­ti­ca que lide­ró el vas­to movi­mien­to social en enero y febre­ro de 2009.

En 1977 estos mili­tan­tes crean la Union Popu­lai­re pour la Libé­ra­tion de la Gua­de­lou­pe (UPLG, Unión Popu­lar para la Libe­ra­ción de Gua­da­lu­pe) que has­ta la fecha sigue sien­do la prin­ci­pal orga­ni­za­ción polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta. Jun­to a ella exis­ten tam­bién el Mou­ve­ment pour une Gua­de­lou­pe Indé­pen­dan­te (MPGI, Movi­mien­to por una Gua­da­lu­pe Inde­pen­dien­te) crea­do en 1981, el Konv­wa pou libe­ras­yon nas­yo­nal Gwad­loup (KNLG) fun­da­do en 1997 y Fòs pou konst­wi nas­yon Gwad­loup (Fuer­zas para Cons­truir la Nación Gua­da­lu­pe­ña) fun­da­do en 2010. Tam­bién hubo inten­tos de lle­var a cabo la lucha arma­da por par­te del GLA (siglas en fran­cés de Gru­po de Libe­ra­ción Arma­da) que rea­li­za una serie de aten­ta­dos con­tra edi­fi­cios públi­cos en 1980 y 1981, y des­pués por par­te del ARC (siglas en fran­cés de Alian­za Revo­lu­cio­na­ria del Cari­be) que lle­va a cabo el mis­mo tipo de accio­nes de 1983 a 1989.

Si como en Mar­ti­ni­ca la mul­ti­pli­ci­dad de orga­ni­za­cio­nes, la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de algu­nos líde­res, la repre­sión y las divi­sio­nes del movi­mien­to nacio­na­lis­ta, la des­pro­por­cio­na­da rela­ción de fuer­zas con una de las prin­ci­pa­les poten­cias del mun­do, etc., hacen difí­cil una pers­pec­ti­va de inde­pen­den­cia a cor­to pla­zo, eso no quie­re decir que se haya ente­rra­do la cues­tión de la inde­pen­den­cia nacio­nal. «El Movi­mien­to Patrió­ti­co Gua­da­lu­pe­ño cono­ce en los ámbi­tos orga­ni­za­ti­vo y mili­tan­te una fase difí­cil, un movi­mien­to de reflu­jo, pero lo para­dó­ji­co es que las ideas nacio­na­lis­tas nun­ca han deja­do de pro­gre­sar y de irri­gar coti­dia­na­men­te la vida de los gua­da­lu­pe­ños» Danik I. Zand­wo­nis: Gua­de­lou­pe. L’indépendance est plus pro­che qu’on ne le dit…, con­sul­ta­do el 14 de junio de 2018 a las 16h 45 (http://​7seizh​.info/​2​0​1​4​/​1​2​/​1​1​/​g​u​a​d​e​l​o​u​p​e​-​l​i​n​d​e​p​e​n​d​a​n​c​e​-​e​s​t​-​p​l​u​s​-​p​r​o​c​h​e​-​q​u​o​n​-​n​e​-​l​e​-​d​it/)., resu­me el perio­dis­ta Danik Zand­wo­nis.

Como afir­má­ba­mos en nues­tros artícu­los pre­ce­den­tes dedi­ca­dos a Mayot­te, Kanaky y Poli­ne­sia, la debi­li­dad de la con­cien­cia inter­na­cio­na­lis­ta y del movi­mien­to anti­co­lo­nia­lis­ta en Fran­cia for­ma par­te de la rela­ción de fuer­zas des­fa­vo­ra­ble a la que se enfren­tan los mili­tan­tes nacio­na­lis­tas de las colo­nias fran­ce­sas. Cuan­do se desa­rro­lle este movi­mien­to y se trans­for­me la rela­ción de fuer­zas mun­dial, la pers­pec­ti­va inde­pen­den­tis­ta vol­ve­rá a ser un obje­ti­vo alcan­za­ble rápi­da­men­te. La inde­pen­den­cia es inevi­ta­ble a un pla­zo más o menos lar­go: la situa­ción geo­grá­fi­ca, la racio­na­li­dad eco­nó­mi­ca y la comu­ni­dad de ras­gos cul­tu­ra­les con los demás pue­blos de la zona orien­tan estruc­tu­ral­men­te hacia un pro­yec­to de fede­ra­ción de las Anti­llas.

Saïd Boua­ma­ma

15 de junio de 2018

Fuen­te: http://​boua​ma​mas​.word​press​.com/​2​0​1​8​/​0​6​/​1​5​/​l​o​e​u​v​r​e​-​n​e​g​a​t​i​v​e​-​d​u​-​c​o​l​o​n​i​a​l​i​s​m​e​-​f​r​a​n​c​a​i​s​-​a​u​x​-​a​n​t​i​l​l​e​s​-​l​a​-​p​r​o​d​u​c​t​i​o​n​-​e​t​-​l​a​-​r​e​p​r​o​d​u​c​t​i​o​n​-​d​u​n​e​-​p​i​g​m​e​n​t​o​c​r​a​t​ie/
[Tra­du­ci­do del fran­cés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: