¿Qué ocultan tras relatos, memorias e historias?

Presentación

«Entre la pre­mi­sa (estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca) y la con­se­cuen­cia (cons­ti­tu­ción polí­ti­ca) hay rela­cio­nes nada sim­ples ni direc­tas, y la his­to­ria de un pue­blo no se docu­men­ta solo con los hechos eco­nó­mi­cos. Los nudos cau­sa­les son com­ple­jos y enre­da­dos, ya que para desatar­los hace fal­ta el estu­dio pro­fun­do y amplio de todas las acti­vi­da­des espi­ri­tua­les y prác­ti­cas, y ese estu­dio no es posi­ble sino des­pués de que los acon­te­ci­mien­tos se hayan sedi­men­ta­do en una con­ti­nui­dad, es decir, mucho tiem­po des­pués de que ocu­rran los hechos […] La his­to­ria no es un cálcu­lo mate­má­ti­co […] La can­ti­dad (estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca) se con­vier­te en ella en cua­li­dad por­que se hace ins­tru­men­to de acción en manos de los hom­bres.» A. Grams­ci: «Uto­pía», Anto­lo­gía, Siglo XXI, Méxi­co 1980, pp. 44–45.

«Las cla­ses domi­nan­tes no temen la his­to­ria –por el con­tra­rio, pro­cu­ran pro­du­cir y difun­dir el tipo de his­to­ria que les con­vie­ne, y que no sue­le ser la que se ocu­pa de la lucha por la liber­tad y la jus­ti­cia– sino que, en todo caso, temen a los his­to­ria­do­res que no pue­den uti­li­zar.» Josep Fon­ta­na: La his­to­ria de los hom­bres, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2001, p. 257.

El tán­dem PNV-PSOE, apo­ya­do por otras fuer­zas socio­po­lí­ti­cas, ha dado un paso más en la ade­cua­ción de sus res­pec­ti­vos nacio­na­lis­mos a las exi­gen­cias del capi­tal trans­na­cio­nal en este perío­do. Se tra­ta, como vere­mos, de inten­si­fi­car la mani­pu­la­ción ideo­ló­gi­ca en el fren­te edu­ca­ti­vo y pro­cla­mar «el fin de la his­to­ria» al esti­lo de Fuku­ya­ma en 1992, es decir, decla­rar defi­ni­ti­va­men­te supe­ra­das las terri­bles con­se­cuen­cias de la explo­ta­ción sal­va­je impues­ta des­de 1936 y lue­go maqui­lla­da por ese impo­si­ble meta­fí­si­co que es la «monar­quía demo­crá­ti­ca».

La «bata­lla por el rela­to», la pala­bre­ría sobre la «paz», el «per­dón»… son nubes que ocul­tan la dure­za de las exi­gen­cias impe­ria­lis­tas para rea­li­zar «pro­ce­sos de nego­cia­ción». Una de las exi­gen­cias es negar la his­to­ria crí­ti­ca e impo­ner solo la ofi­cial como se com­prue­ba en el recha­zo sis­te­má­ti­co a una Ley de la Memo­ria que haga jus­ti­cia popu­lar.

Los res­pec­ti­vos nacio­na­lis­mos bur­gue­ses del tán­dem PNV-PSOE son incom­pa­ti­bles con la inves­ti­ga­ción crí­ti­ca de la his­to­ria, que con­tra­di­ce fron­tal­men­te los intere­ses del capi­tal. La lógi­ca de la acu­mu­la­ción amplia­da es una nece­si­dad irra­cio­nal­men­te obje­ti­va, que lle­va en su inte­rior la pul­sión sub­je­ti­va de negar la his­to­ria des­de el momen­to en el que esta demues­tra que la acu­mu­la­ción irra­cio­nal es fre­na­da y ame­na­za­da por la cons­cien­cia huma­na.

Des­de fina­les del siglo XX la his­to­ria crí­ti­ca es aún más inacep­ta­ble por la bur­gue­sía por­que nece­si­ta impo­ner una úni­ca creen­cia: que la lucha de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal ha ter­mi­na­do para siem­pre, que a lo sumo que pue­den hacer los «pue­blos mili­tan­tes» K. Nkru­mah: Neo­co­lo­nia­lis­mo, últi­ma eta­pa del impe­ria­lis­mo, Siglo XXI, 1966, p. 204. es acep­tar resig­na­da­men­te los acuer­dos de paz y desar­me diri­gi­dos por el impe­ria­lis­mo. J. Petras tras estu­diar los casos de Irán, Libia, Colom­bia, Corea del Nor­te, Pales­ti­na, Siria e Irak, ha sin­te­ti­za­do así: «En todos los casos, el prin­ci­pio sigue sien­do el mis­mo. No hay un ejem­plo his­tó­ri­co de un poder impe­rial que renun­cie a sus intere­ses en cum­pli­mien­to de un acuer­do escri­to. Solo cum­ple con los acuer­dos cuan­do no tie­ne otras opcio­nes» James Petras: 3 de mayo de 2018 (https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​e​l​-​c​a​m​i​n​o​-​d​e​-​l​a​-​c​o​n​q​u​i​sta)..

La his­to­ria escri­ta por el impe­ria­lis­mo fal­sea­rá o jus­ti­fi­ca­rá en su momen­to por qué se enga­ñó a los pue­blos que cre­ye­ron en sus pro­me­sas de paz, y depen­dien­do de la épo­ca y del modo de pro­duc­ción, muy pro­ba­ble­men­te, la his­to­ria escri­ta por la cla­se domi­nan­te del pue­blo opri­mi­do jus­ti­fi­ca­rá su cola­bo­ra­cio­nis­mo y echa­rá las cul­pas a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras que han resis­ti­do. Aun­que esta lucha del poder con­tra la his­to­ria se inten­si­fi­que en situa­cio­nes como las vis­tas, en momen­tos de «nego­cia­ción», en reali­dad es una con­fron­ta­ción per­ma­nen­te en las que la cla­se pro­pie­ta­ria del Esta­do tie­ne todas las ven­ta­jas, como vere­mos en un bre­ve capi­tu­lo pos­te­rior.

Adver­ti­do esto y al mar­gen de otras con­si­de­ra­cio­nes, es con­ve­nien­te leer la crí­ti­ca que V. Nava­rro hace al mon­ta­je de la obra de tea­tro In Memo­riam: La Quin­ta del Bibe­rón que se está esce­ni­fi­can­do en Cata­lun­ya: «El huma­nis­mo paci­fis­ta es tam­bién una posi­ción polí­ti­ca muy ren­ta­ble de sos­te­ner en la Espa­ña de hoy, en la que se ven­de el men­sa­je de que todos eran cul­pa­bles» Vice­nç Nava­rro: La con­ti­nua ter­gi­ver­sa­ción de la Repu­bli­ca espa­ño­la y de la Gene­ra­li­tat repu­bli­ca­na de Cata­lun­ya, 4 de julio de 2018 (http://​blogs​.publi​co​.es/​v​i​c​e​n​c​-​n​a​v​a​r​r​o​/​2​0​1​8​/​0​7​/​0​4​/​l​a​-​c​o​n​t​i​n​u​a​-​t​e​r​g​i​v​e​r​s​a​c​i​o​n​-​d​e​-​l​a​-​r​e​p​u​b​l​i​c​a​-​e​s​p​a​n​o​l​a​-​y​-​d​e​-​l​a​-​g​e​n​e​r​a​l​i​t​a​t​-​r​e​p​u​b​l​i​c​a​n​a​-​e​n​-​c​a​t​a​l​u​n​ya/). .

No todos fue­ron cul­pa­bles: la res­pon­sa­bi­li­dad úni­ca recae sobre los inva­so­res fran­quis­tas. A la vez, debe­mos estu­diar las pre­sio­nes del nacio­na­lis­mo repu­bli­cano espa­ñol con­tra el nacio­na­lis­mo cata­lán duran­te aque­llos crí­ti­cos años: S. Spen­der des­cri­bió la gue­rra béli­ca y cul­tu­ral anti­fas­cis­ta en su via­je por Euro­pa en 1937 deta­llan­do el impac­to que le cau­só el recha­zo espa­ño­lis­ta repu­bli­cano a la iden­ti­dad cul­tu­ral cata­la­na, la masa­cre de mili­tan­tes del POUM por los esta­li­nis­tas y las ame­na­zas vela­das de Rafael Alber­ti a inte­lec­tua­les cata­la­nes por su «poca coope­ra­ción» en defen­sa de la Repú­bli­ca Step­hen Spen­der: «World wit­hin world», II Con­gre­so Inter­na­cio­nal de escri­to­res para la defen­sa de la cul­tu­ra (1937), Gene­ra­li­tat Valen­cia­na, Valen­cia 1987, pp. 442–448..

La equi­va­len­cia entre inva­sor fas­cis­ta espa­ñol e inva­di­do comu­nis­ta cata­lán, pue­de ser aho­ra defen­di­da de for­ma abs­trac­ta por una cul­tu­ra refor­mis­ta que acep­ta el orden esta­ble­ci­do y silen­cia a la vez la lucha de cla­ses den­tro de la nación ata­ca­da por­que un amplio sec­tor de su bur­gue­sía apo­ya­ba al inva­sor. Pero en el pre­sen­te con­tex­to de cri­sis esta­tal, eso es inacep­ta­ble en su for­ma con­cre­ta: la úni­ca cul­pa­bi­li­dad es la de las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras resis­ten­tes.

Aho­ra mis­mo, el Esta­do y su sucur­sal en Vas­con­ga­das, el gobier­ni­llo auto­nó­mi­co, han exten­di­do e inten­si­fi­ca­do la per­ma­nen­te estra­te­gia para aca­bar con la his­to­ria popu­lar e impo­ner la suya, con dife­ren­cias de matiz des­de lue­go por­que una es auto­no­mis­ta y la otra espa­ño­lis­ta, pero uni­das en la defen­sa de la civi­li­za­ción del capi­tal. La estra­te­gia sis­te­má­ti­ca se desa­rro­lla, por aho­ra, en tres fren­tes que si bien ya se abrie­ron antes, aho­ra están más coor­di­na­dos.

Uno, el espe­cí­fi­co para el ter­cio vas­con­ga­do de Eus­kal Herria pero que tam­bién infec­ta­rá a la juven­tud de Nafa­rroa: el plan Here­ne­gun Olatz Barriu­so: El Gobierno vas­co lle­va­rá a las aulas la his­to­ria de ETA uni­da al GAL y a las tor­tu­ras, 22 de junio de 2018 (http://​www​.elco​rreo​.com/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​e​d​u​c​a​c​i​o​n​/​a​l​u​m​n​o​s​-​v​a​s​c​o​s​-​e​s​t​u​d​i​a​r​a​n​-​2​0​1​8​0​6​2​1​1​3​2​6​1​0​-​n​t​.​h​tml)., un plan «peda­gó­gi­co» que bus­ca «edu­car en la paz» e intro­du­cir el «terro­ris­mo de ETA en la asig­na­tu­ra de His­to­ria» Euro­pa Press: El Gobierno vas­co inclui­rá el pró­xi­mo cur­so el terro­ris­mo de ETA en la asig­na­tu­ra de His­to­ria, 21 de junio de 2018 (http://​www​.noti​cias​de​gi​puz​koa​.eus/​2​0​1​8​/​0​6​/​2​1​/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​e​u​s​k​a​d​i​/​e​l​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​v​a​s​c​o​-​i​n​c​l​u​i​r​a​-​e​l​-​p​r​o​x​i​m​o​-​c​u​r​s​o​-​e​l​-​t​e​r​r​o​r​i​s​m​o​-​d​e​-​e​t​a​-​e​n​-​l​a​-​a​s​i​g​n​a​t​u​r​a​-​d​e​-​h​i​s​t​o​ria).. Dos, el gene­ral impues­to para todo el Esta­do, que se basa en la mis­ma «peda­go­gía» auto­ri­ta­ria de Here­ne­gun: «Crea­re­mos una asig­na­tu­ra de valo­res cívi­cos y no será opta­ti­va» Anabel Díez: Crea­re­mos una asig­na­tu­ra de valo­res cívi­cos y no será opta­ti­va, 1 de julio de 2018 (https://​poli​ti​ca​.elpais​.com/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​2​0​1​8​/​0​6​/​2​9​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​5​3​0​2​6​7​3​3​8​_​9​0​8​3​9​3​.​h​tml).. Y tres, tam­bién a esca­la esta­tal, pro­me­ter que se va a impul­sar la aper­tu­ra de todas las fosas con dece­nas de miles de cuer­pos por­que así las «heri­das de Espa­ña se cerra­rán para siem­pre» Juan Miguel Baque­ro: Fer­nan­do Mar­tí­nez, nue­vo direc­tor gene­ral de Memo­ria His­tó­ri­ca: «Las heri­das de Espa­ña se cerra­rán cuan­do se abran las fosas comu­nes», 29 de junio de 2018 (https://​www​.eldia​rio​.es/​i​n​v​e​s​t​i​g​a​d​o​r​e​s​m​e​m​o​r​i​a​/​F​e​r​n​a​n​d​o​-​M​a​r​t​i​n​e​z​-​M​e​m​o​r​i​a​-​H​i​s​t​o​r​i​c​a​-​E​s​p​a​n​a​_​6​_​7​8​7​4​8​1​2​8​0​.​h​tml)..

Las tres tác­ti­cas tie­nen varias cosas en común: una, negar u olvi­dar las con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas del capi­ta­lis­mo que son las que gene­ran vio­len­cias enfren­ta­das; dos, negar el papel del Esta­do y sus excre­cen­cias fas­cis­tas acti­va­das o sua­vi­za­das según las coyun­tu­ras; tres, negar las res­pon­sa­bi­li­da­des de las bur­gue­sías y de los refor­mis­mos, car­gán­do­la sobre la izquier­da revo­lu­cio­na­ria; tres, impe­dir que se esta­blez­ca una Ley de Memo­ria que cas­ti­gue las atro­ci­da­des capi­ta­lis­tas; y cua­tro, impo­ner la tesis de que se ha cerra­do una fase his­tó­ri­ca y ha empe­za­do otra: la de la paz, la demo­cra­cia, la con­cor­dia… en la que no tie­ne sen­ti­do pro­tes­ta algu­na. En su ver­sión esta­tal y vas­con­ga­da las tres tác­ti­cas tie­nen bas­tan­te simi­li­tud con el famo­so «patrio­tis­mo cons­truc­ti­vo» J. Chris­top­her Cohrs: Una nue­va visión del patrio­tis­mo cons­truc­ti­vo, Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca, Valen­cia, nº 29, 2004, pp. 51–68. de los fuga­ces años de eufo­ria inter­cla­sis­ta ante­rio­res a la cri­sis de 2007, que pre­ci­pi­tó la erup­ción auto­ri­ta­ria y neo­na­zi que recu­bre con ceni­zas aque­lla dema­go­gia pero tam­bién los dere­chos socia­les.

En Eus­kal Herria, como en todas par­tes, seme­jan­te estra­te­gia exi­ge aca­bar con la memo­ria popu­lar, con la rique­za teó­ri­ca desa­rro­lla­da por la lucha de libe­ra­ción y con su éti­ca de la resis­ten­cia: toda la his­to­ria en cuan­to tal ha se ser des­na­tu­ra­li­za­da y vacia­da de con­te­ni­do crí­ti­co. En otros tex­tos hemos dado cuen­ta de todo ello, en espe­cial del mon­ta­je de la Capi­ta­li­dad Cul­tu­ral euro­pea en Donos­tia duran­te 2016. Duran­te el trans­cur­so de 2017 hemos teni­do varios ejem­plos más de ter­gi­ver­sa­ción de la his­to­ria como es la inso­por­ta­ble pelí­cu­la Ger­ni­ka de Kol­do Serra.

La lla­ma­da «bata­lla por el rela­to» y las dis­cu­sio­nes sobre las «memo­rias», temas a los que vol­ve­re­mos, son par­te de la autén­ti­ca gue­rra cul­tu­ral que a su vez está inser­ta en la con­tra­in­sur­gen­cia Dou­glas Rush­koff: Coer­ción. Por qué hace­mos caso a lo que nos dicen, La Lie­bre de Mar­zo, Bar­ce­lo­na 2001, p. 162.. La memo­ria popu­lar, con­tra­dic­to­ria en su mis­ma rique­za, es un obje­ti­vo espe­cial­men­te ata­ca­do por el impe­ria­lis­mo Gil­ber­to López y Rivas: Estu­dian­do la con­tra­in­sur­gen­cia de Esta­dos Uni­dos, Uni­ver­si­dad San Car­los, Gua­te­ma­la, sep­tiem­bre de 2015, pp. 115–116.. Acos­ta Matos ha sin­te­ti­za­do en cin­co pasos el méto­do de la gue­rra cul­tu­ral impe­ria­lis­ta: uno, ela­bo­rar mitos fun­da­cio­na­les que legi­ti­men el poder esta­ble­ci­do; dos, des­truir los mitos fun­da­cio­na­les del pue­blo ata­ca­do; tres, crear una his­to­ria ofi­cial del poder con­tra­ria a la his­to­ria popu­lar; cua­tro, crear metá­fo­ras que hagan ambi­gua e incom­pre­si­ble la memo­ria y la his­to­ria popu­lar, pero que res­pe­ten las del poder; y cin­co, des­truir la iden­ti­dad del pue­blo explo­ta­do y que­brar su auto­or­ga­ni­za­ción Elía­des Acos­ta Matos: Impe­ria­lis­mo del siglo XXI: Las Gue­rras Cul­tu­ra­les, Casa Edi­to­ra Abril, La Haba­na 2009, p. 409..

La impres­cin­di­ble inves­ti­ga­ción de Acos­ta Matos no duda en emplear la expre­sión «mitos fun­da­cio­na­les» por­que aun­que su estu­dio comien­za sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te con la falan­ge espa­ño­la de la déca­da de 1930, por eso mis­mo recu­rre a los «mitos fun­da­cio­na­les»: no solo nos remi­ten al fas­cis­mo falan­gis­ta sino tam­bién que el uso de este con­cep­to nos expli­ca cómo el fas­cis­mo (re)construye mitos jus­ti­fi­ca­do­res del impe­ria­lis­mo espa­ñol des­de el exter­mi­nio de Al-Ánda­lus y los emplea en el pre­sen­te.

Como hemos argu­men­ta­do en otros tex­tos, el meca­ni­cis­mo anti­dia­léc­ti­co cas­tró la capa­ci­dad de casi todos los mar­xis­tas para des­cu­brir qué era el fas­cis­mo y sobre todo la impor­tan­cia de los «mitos fun­da­cio­na­les» como cam­po de bata­lla. Daniel Gue­rin ana­li­zó las «caren­cias del socia­lis­mo» no solo en la bata­lla por los mitos, sino pro­fun­di­zan­do en la impor­tan­cia de la mís­ti­ca revo­lu­cio­na­ria como una de las más efec­ti­vas armas con­tra la mís­ti­ca fas­cis­ta Daniel Gue­rín: Fas­cis­mo y gran capi­tal, Edi­to­rial Fun­da­men­tos, Madrid 1973, pp. 95–116..

La «bata­lla por el rela­to», por las «memo­rias», etc., es sur­ca­da por el papel de los mitos y de las mís­ti­cas en el sen­ti­do mate­ria­lis­ta, con­di­cio­nan­do des­de den­tro cual­quier inter­pre­ta­ción de la his­to­ria como una linea­li­dad mecá­ni­ca, mate­má­ti­ca al decir de Grams­ci que avi­sa que la «eco­no­mía» no lo expli­ca todo, que los «nudos cau­sa­les» son enre­da­dos y com­ple­jos, y que esas con­tra­dic­cio­nes expli­can que de lo cuan­ti­ta­ti­vo, la «eco­no­mía», sur­ja lo cua­li­ta­ti­vo, la acción huma­na que diri­ge la eco­no­mía.

La historia del poder contra la del pueblo

Para desatar los enre­da­dos nudos cau­sa­les es bueno cono­cer unos ejem­plos de cómo fue­ron ata­dos en los pode­res exis­ten­tes en sus res­pec­ti­vos momen­tos. La pri­me­ra his­to­ria mani­pu­la­da fue la escri­ta por los hom­bres de las cas­tas ricas para jus­ti­fi­car las explo­ta­cio­nes de la mujer, de las nacio­nes y de las cla­ses. Los datos más fia­bles sobre las pri­me­ras cul­tu­ras euro­asiá­ti­cas mues­tran que gira­ban alre­de­dor de la mujer Boris Fro­lov: «Pre­his­to­ria de la cien­cia: aspec­to etno­cul­tu­ral», Cien­cias Socia­les A. C. de la URSS, Mos­cú, 1988, nº 1, p. 98. y del ciclo lunar Boris Fro­lov: «Los cono­ci­mien­tos antes de la civi­li­za­ción», Cien­cias Socia­les A. C. de la URSS, Mos­cú, 1991, nº 1, p. 93.. Lue­go se impu­so la his­to­ria patriar­cal.

En el Egip­to Anti­guo las pri­me­ras repre­sen­ta­cio­nes de extran­je­ros eran de escla­vos apre­sa­dos en gue­rras impe­ria­lis­tas Ana María Váz­quez: «Anti­guo Egip­to», His­to­ria de la Huma­ni­dad, Arlan­za Edic., Madrid 2000, tomo 4, p. 19. y el mis­mo Heró­do­to narra varias veces el pro­fun­do des­pre­cio egip­cio hacia la cul­tu­ra grie­ga Hero­do­to: Los nue­ve libros de la his­to­ria, Euro­li­ber, Bar­ce­lo­na 1990, pp. 87–143., des­dén que hoy lla­ma­ría­mos racis­mo. Más tar­de, la cas­ta domi­nan­te prohi­bi­ría y borra­ría jero­glí­fi­cos con­tra­rios a sus intere­ses, que narra­ban luchas y has­ta revo­lu­cio­nes, dispu­tas inter­nas y mani­pu­la­cio­nes des­ca­ra­das de hechos deci­si­vos, como la ver­sión de Ram­sés II sobre su «vic­to­ria» en la bata­lla de Qadesh en -1274 de la que pudo salir vivo por suer­te a pesar de sus gran­des erro­res: fue un empa­te mila­gro­so ocul­to tras el «rela­to» ofi­cial de la vic­to­ria.

Des­de su ini­cio en el siglo -III la dinas­tía Qin «inten­tó des­truir los sopor­tes inte­lec­tua­les de la disi­den­cia, orde­nan­do que se que­ma­ran todos los libros. Los eru­di­tos que habían ocul­ta­do libros fue­ron deca­pi­ta­dos o con­de­na­dos a tra­ba­jar has­ta la muer­te en la Gran Mura­lla» N. Faulk­ner: De los nean­der­ta­les a los neo­li­be­ra­les, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2014, p. 65.. Ya para esa épo­ca, la lucha de cla­ses den­tro y fue­ra de Pales­ti­na deter­mi­na­ba la suer­te de las múl­ti­ples cen­su­ras, rees­cri­tu­ras y aña­di­dos de la Biblia, pro­ba­ble­men­te el libro que más dolor y san­gre ha cos­ta­do escri­bir y está cau­san­do sobre todo con su «inven­ción de la gue­rra san­ta» al ser­vi­cio del poder y de la «pul­sión de muer­te» Michael Onfray: Tra­ta­do de ateo­lo­gía, Anagra­ma, Bar­ce­lo­na 2006, pp. 182–205.. Fue esa lucha de cla­ses, que a la vez era lucha nacio­nal pre­bur­gue­sa, la que creó el mayor «rela­to» de la his­to­ria: las anta­gó­ni­cas «iden­ti­da­des» de un tal Jesús, «poli­fa­cé­ti­ca» I. Kri­ve­liov: Cris­to: ¿Mito o reali­dad?, Aca­de­mia de Cien­cias Socia­les de la URSS, Mos­cú 1985, pp. 6–76. figu­ra míti­ca que sir­ve de con­sue­lo a tor­tu­ra­das y de jus­ti­fi­ca­ción a tor­tu­ra­do­res.

Por esta épo­ca, en la India y «por for­tu­na para el budis­mo» que no logra­ba arrai­gar en el pue­blo, el empe­ra­dor Aso­ka lo con­vir­tió en la reli­gión ofi­cial al poco de lle­gar al poder en el -273. Aso­ka, opor­tu­nis­ta y extre­ma­da­men­te vio­len­to, vio en el budis­mo la ideo­lo­gía ade­cua­da para legi­ti­mar su poder, sobre todo si iba uni­da a un pode­ro­so sis­te­ma de con­trol social: «Una red de infor­ma­do­res denun­cia­ba a los disi­den­tes ante las auto­ri­da­des» Neil Faulk­ner: De los nean­der­ta­les a los neo­li­be­ra­les, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2014, p. 62..

Apo­yán­do­se en este poder de con­trol, Aso­ka con­de­nó las fies­tas paga­nas, acon­se­jó el res­pe­to a explo­ta­do­res brah­ma­nes y ermi­ta­ños paci­fis­tas, exi­gió el amor a los padres, la cari­dad con los escla­vos y sir­vien­tes, la libe­ra­li­dad, la tole­ran­cia y la modes­tia en las for­mas. Pese a esto, el budis­mo cho­ca­ba con las inhu­ma­nas leyes de cas­tas del brah­ma­nis­mo, lo que hizo que des­de el siglo -II la dinas­tía de Sun­ga ini­cia­ra la per­se­cu­ción del budis­mo en la India AA.VV.: «El ori­gen de las gran­des reli­gio­nes», His­to­ria Uni­ver­sal, Sal­vat-El País, Madrid 2004, tomo 7, pp. 233–256., una vez derro­ca­da la dinas­tía deja­da por Aso­ka.

Tam­po­co el islam se libra de las deter­mi­nan­tes con­tra­dic­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas. En su pri­me­ra fase, la de La Meca, Maho­ma poten­cia la liber­tad de la per­so­na por­que su nece­si­dad de expan­dir su cre­do coin­ci­de con la nece­si­dad de liber­tad de las fuer­zas más diná­mi­cas y social­men­te vivas, some­ti­das al ries­go de la repre­sión. En su segun­da fase, la de Medi­na, impo­ne «abso­lu­ta pre­de­ter­mi­na­ción» A. Kry­ve­lev: His­to­ria atea de las reli­gio­nes, Júcar, Madrid 1985, tomo 2, p. 195., o en todo caso, una mez­cla de liber­tad con deter­mi­nis­mo y fata­lis­mo Juan Ver­net: Los orí­ge­nes del Islam, El Acan­ti­la­do, Bar­ce­lo­na 2001, p. 99. por­que las gue­rras desata­das des­de enton­ces exi­gen una alta mís­ti­ca idea­lis­ta en sus tro­pas para ven­cer a enemi­gos supe­rio­res. Las agu­das dife­ren­cias entre las dos fases pro­vo­ca­rán des­de enton­ces muchos deba­tes teo­ló­gi­cos con regue­ros de san­gre. La fase de la liber­tad corres­pon­de al perío­do en el que toda­vía no se había cons­ti­tui­do una cla­se domi­nan­te. La fase del fata­lis­mo, de la liber­tad some­ti­da a Alá, regla­men­ta la vida ente­ra: sexual, cul­tu­ral, polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca… según lo nece­si­ta esa cla­se en el poder.

Sie­te siglos más tar­de, y en el otro extre­mo del mun­do, uno de los pri­me­ros actos del poder azte­ca recién cons­ti­tui­do en 1430 fue des­truir todas las refe­ren­cias pasa­das sobre epi­so­dios que podían resul­tar ver­gon­zo­sos, o sobre el ori­gen humil­de de la nación azte­ca, etc., para «rein­ven­tar la tra­di­ción para jus­ti­fi­car la divi­sión de la socie­dad en seño­res y vasa­llos» Álva­ro Cruz Gar­cía: Los Azte­cas, Edi­mat, Madrid 2006, pp. 39–40.. Divi­sión cla­sis­ta refor­za­da por el sis­te­ma edu­ca­ti­vo ya que la juven­tud rica no iba a las escue­las comu­nes tel­poch­ca­lli dedi­ca­das al pue­blo, sino a las selec­tas de los tem­plos en don­de reci­bían una edu­ca­ción muy supe­rior que lle­ga­ba a incluir la escri­tu­ra y una len­gua cul­ta «dife­ren­te a la usa­da por el pue­blo» Manuel Luce­na: Así vivían los azte­cas, Anaya. Madrid 1992, pp. 42 y ss..

En 1556 algu­nos caci­ques qui­chés de lo que hoy es Gua­te­ma­la arries­gan tor­tu­ras, vidas y bie­nes escri­bien­do en su len­gua nacio­nal pero con carac­te­res lati­nos el Popol Wuj qui­zá para usar­lo en reunio­nes clan­des­ti­nas y evi­tar el ani­qui­la­mien­to de su iden­ti­dad, cul­tu­ra y memo­ria, tex­to que per­ma­ne­ció des­co­no­ci­do para los inva­so­res has­ta 1702. Tam­bién se escri­bie­ron otros tex­tos como el Memo­rial de Solo­lá. Pos­te­rior­men­te, ya a fina­les del siglo XVIII, indios yuca­te­cos pasa­ron a escri­tu­ra, con carac­te­res lati­nos, las tra­di­cio­nes de sus pro­pios pue­blos, deno­mi­nán­do­las Chi­lam Balam J. Mos­te­rín: El pen­sa­mien­to arcai­co, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 2006, pp. 264–265..

Posmodernismo, centralidad y violencia justificada

Sin duda, estas y muchí­si­mas más deci­sio­nes mar­ca­ron total o par­cial­men­te las memo­rias y cul­tu­ras de los pue­blos afec­ta­dos por ellas, sus pro­pias len­guas e iden­ti­da­des, y tam­bién su capa­ci­dad para cons­truir «rela­tos» pos­te­rio­res. Sin embar­go, el tér­mino de «rela­to» tie­ne en la actua­li­dad direc­tas rela­cio­nes con el refor­mis­mo pos­mo­derno que nie­ga la posi­bi­li­dad del cono­ci­mien­to con­tras­ta­ble y crí­ti­co de las con­tra­dic­cio­nes. Se nos dice que ya no sir­ven los «gran­des rela­tos», los «dis­cur­sos», que la «gran narra­ti­va» es inca­paz de inter­pre­tar una reali­dad que se ha pul­ve­ri­za­do en micro­par­tí­cu­las cada una de las cua­les tie­ne su pro­pio «rela­to», su pro­pia «ver­dad».

Según se dice, esta­mos en la «socie­dad infor­me», sin for­ma, peor aún, que ha per­di­do su «cen­tra­li­dad» Gérard Imbert: La socie­dad infor­me, Ica­ria, Bar­ce­lo­na 2010, pp. 63 y ss. a la vez que «se ha disuel­to el yo» y se impo­nen la «ambi­va­len­cia». Un «yo disuel­to», infor­me, mode­la­do des­de su exte­rior por pode­ro­sos apa­ra­tos de mani­pu­la­ción que favo­re­cen la «plu­ra­li­dad de pun­tos de vis­ta» y la poli­fo­nía, y lo que es peor: «las iden­ti­da­des pres­ta­das» Gérard Imbert: La socie­dad infor­me, op. cit., pp. 244 y ss..

De lo que se tra­ta­ría enton­ces es de «con­sen­suar» unos míni­mos comu­nes acep­ta­dos por todos los «rela­tos», por la «plu­ra­li­dad de pun­tos de vis­ta». Se tra­ta­ría, según esta visión, de acep­tar la igual­dad de las dife­ren­tes «pers­pec­ti­vas», de las «mira­das» par­ti­cu­la­res, redu­cién­do­se sus ambi­va­len­cias y dife­ren­cias poli­fó­ni­cas a sim­ples lími­tes de fechas y áreas geo­grá­fi­cas, por­que «todo depen­de del color del cris­tal con que se mira» según ase­gu­ra este reac­cio­na­rio refrán.

Pero la reali­dad es tozu­da por­que las con­tra­dic­cio­nes socia­les siem­pre reapa­re­cen abier­ta­men­te tras un tiem­po de laten­cia en las entra­ñas del mons­truo. Amin Maa­louf nos da un ejem­plo de la incohe­ren­cia últi­ma de la «pers­pec­ti­va de la mira­da», o del «rela­to» en tér­mi­nos actua­les, cuan­do en su insu­pe­ra­da obra sobre las cru­za­das «vis­tas» por los ára­bes habla de las muchas apa­rien­cias que pare­cen entur­biar la posi­bi­li­dad de un cono­ci­mien­to his­tó­ri­co crí­ti­co, pero resuel­ve la fal­sa apa­rien­cia infor­me yen­do al «cen­tro», mos­tran­do su bru­tal obje­ti­vi­dad, la del sufri­mien­to del pue­blo que no pue­de «disol­ver­se» por­que es la cen­tra­li­dad mis­ma de la vida: «Domi­na­dos, opri­mi­dos, des­pre­cia­dos, extra­ños en su pro­pia tie­rra, los ára­bes no podían pro­se­guir su flo­re­ci­mien­to cul­tu­ral que había comen­za­do en el siglo VII» Amin Maa­louf: Las cru­za­das vis­tas por los ára­bes, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1996, p. 286..

Cono­cer cuál era la «mira­da» del pue­blo ára­be de las cru­za­das, su «rela­to», nos exi­ge sumer­gir­nos en la fero­ci­dad de la explo­ta­ción: solo des­de aquí podre­mos des­cu­brir no cual­quier «inter­pre­ta­ción» sino la ver­dad de las masas opri­mi­das, que es la autén­ti­ca. No se pue­de «disol­ver» la domi­na­ción, del mis­mo modo que no se pue­de afir­mar que la opre­sión real des­apa­re­ce en la poli­fo­nía de las ambi­va­len­cias. Tam­po­co pue­de decir­se que el des­pre­cio del opre­sor y la opre­sión nacio­nal –«extra­ños en su pro­pia tie­rra»– sean infor­mes. No pue­de negar­se la cen­tra­li­dad del impe­ria­lis­mo de las cru­za­das.

En 1870 Engels vol­vía a reivin­di­car el dere­cho a la «[…] lucha sagra­da de la auto­de­fen­sa, en la que todos los medios se jus­ti­fi­can» F. Engels: «Los gue­rri­lle­ros pru­sia­nos», Temas mili­ta­res, Equi­po Edi­to­rial, Donos­tia 1968, pp. 274–279. prac­ti­ca­do por el pue­blo pru­siano en 1806–1808 con­tra la ocu­pa­ción fran­ce­sa, auto­de­fen­sa lue­go ejer­ci­da por la Comu­na de París en 1871 con­tra la bur­gue­sía gala apo­ya­da por los ale­ma­nes. Entre 1942–1944 el pue­blo viet­na­mi­ta mul­ti­pli­có por vein­te su vio­len­cia jus­ta con­tra el ocu­pan­te japo­nés Donny Glucks­tein: La otra his­to­ria de la segun­da gue­rra mun­dial, Ariel, Bar­ce­lo­na 2013, p. 231. y la acre­cen­ta­ría con­tra los fran­ce­ses. Mien­tras tan­to, «en toda Euro­pa, los movi­mien­tos de la Resis­ten­cia, diri­gi­dos en su mayo­ría por los comu­nis­tas e inte­gra­dos por cam­pe­si­nos o miem­bros de la cla­se obre­ra, lidia­ron una autén­ti­ca gue­rra con­tra los fas­cis­tas» Chris Bam­bey: His­to­ria mar­xis­ta de la segun­da gue­rra mun­dial, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2015, p. 297..

Se nos pue­de obje­tar que tan­to las cru­za­das de los siglos XI y XIII, como las gue­rras napo­leó­ni­cas, la Comu­na, la gue­rra de 1936–1939 en el Esta­do espa­ñol y la Segun­da Gue­rra Mun­dial se pro­du­je­ron antes del gran paso de la moder­ni­dad, que se carac­te­ri­za­ba por «su afán de nomi­na­li­za­ción, cla­si­fi­ca­ción y jerar­qui­za­ción», a la pos­mo­der­ni­dad, a «la épo­ca actual» en la que «la repre­sen­ta­ción del mun­do es mucho más borro­sa, ines­ta­ble y rever­si­ble» Gérard Imbert: La socie­dad infor­me, op. cit., p. 13.. Si todo es rever­si­ble e ines­ta­ble, borro­so, si no exis­te ya des­de fina­les del siglo XX nin­gu­na «cen­tra­li­dad», enton­ces ya no sir­ven de nada las hipo­té­ti­cas «lec­cio­nes» extraí­das de una his­to­ria suje­ta a la «jerar­qui­za­ción» de la moder­ni­dad. Des­de fina­les del siglo XX entra­mos en otra fase social total­men­te nue­va para la cual no sir­ven las lec­cio­nes del pasa­do.

Sin embar­go, estos pocos ejem­plos nos remi­ten a una cons­tan­te his­tó­ri­ca inne­ga­ble –la resis­ten­cia con­tra la opre­sión en cual­quie­ra de sus for­mas– por­que tie­nen que ver con las con­tra­dic­cio­nes que mue­ven la his­to­ria. La pre­gun­ta es ¿pode­mos y debe­mos apren­der de la his­to­ria? Las citas ini­cia­les de Grams­ci y J. Fon­ta­na nos acla­ran la com­ple­ji­dad de esa inte­rro­gan­te pero sos­tie­nen que sí. Cen­trán­do­se en Cata­lun­ya, Loren­zo Espi­no­sa dice lo mis­mo con otras pala­bras: «Es un deba­te nun­ca resuel­to. Pro­ba­ble­men­te la His­to­ria nun­ca se repi­te. Pero pare­ce que dice siem­pre las mis­mas cosas. O que nos advier­te y ame­na­za, con ellas. Los ele­men­tos que apa­re­cen en la His­to­ria, vuel­ven una y otra vez. Aun­que se mez­clan de otra mane­ra. Tal vez para dar un resul­ta­do dife­ren­te? Oja­lá así sea, en el caso cata­lán» Loren­zo Espi­no­sa: 4 de diciem­bre de 2017 (https://​www​.boltxe​.eus/​c​a​t​a​l​u​n​y​a​-​l​a​-​h​i​s​t​o​r​i​a​-​s​e​-​r​e​p​i​te/)..

Los ejem­plos que hemos emplea­do con­cier­nen al impe­ria­lis­mo euro­peo, espe­cial­men­te al fran­cés, sobre todo des­de comien­zos del siglo XIX por­que fue en este Esta­do en don­de sur­gió, en la déca­da de 1970, la moda pos­mo­der­na que es la base de la «bata­lla por el rela­to». En con­tra de lo que decía y dice la cas­ta inte­lec­tual afir­ma­mos que la «cen­tra­li­dad» exis­te y que es la lucha de cla­ses.

D. Armi­ta­ge no lo dice tan direc­ta­men­te como noso­tros, sí lo hace de for­ma indi­rec­ta cuan­do sigue los inaca­ba­bles deba­tes bimi­le­na­rios sobre qué es la «gue­rra civil» y en cier­ta for­ma lo que es «geno­ci­dio», que obvia­men­te son inse­pa­ra­bles de la de lucha de cla­ses. Reco­no­ce que gue­rra civil es una «cate­go­ría viven­cial», es decir, que afec­ta a la vida, a la feli­ci­dad y al dolor humano duran­te, al menos, dos mile­nios: «una expe­rien­cia que se refrac­ta en el len­gua­je y en la memo­ria» David Armi­ta­ge: Las gue­rras civi­les, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 2018, pp. 249–256., es decir, aña­di­mos noso­tros, se refle­ja en y a la vez influen­cia la pra­xis del pre­sen­te y del futu­ro.

La cen­tra­li­dad que la lucha de cla­ses, o si se quie­re decir más sua­ve­men­te la gue­rra civil y el geno­ci­dio, tie­nen en la his­to­ria ha sido ana­li­za­da rigu­ro­sa y exten­sa­men­te por Car­los Tupac en su expre­sión sin­té­ti­ca: las cone­xio­nes entre civi­li­za­ción y terro­ris­mo en lo que con­cier­ne a la dia­léc­ti­ca entre teo­ría y ver­dad Car­los Tupac: Terro­ris­mo y civi­li­za­ción, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2017, segun­da edi­ción, pp. 31–142.. En el caso fran­cés, al negar la lucha de cla­ses, la cas­ta inte­lec­tual se esca­pa­ba así de su his­to­ria per­ma­nen­te, la del impe­ria­lis­mo fran­cés: duran­te las bru­ta­li­da­des con­tra el pue­blo arge­lino, el grue­so de esa cas­ta per­ma­ne­ció en silen­cio ante, por ejem­plo, las tor­tu­ras. Lue­go, ate­mo­ri­za­da por la olea­da pre revo­lu­cio­na­ria del 68, se hizo pos­mo­der­na. Una cas­ta a la que se le podría acu­sar de lo mis­mo que a Fou­cault: «la impre­sión de ser una igno­ran­cia deli­be­ra­da y tozu­da de la his­to­ria y de las teo­rías de la mul­ti­fa­cé­ti­ca tra­di­ción mar­xis­ta» Adrian Johs­ton: «Del socia­lis­mo cien­tí­fi­co a la cien­cia socia­lis­ta: pasa­do y pre­sen­te de la Natur­dia­lek­tit», La idea de comu­nis­mo, Akal, Madrid 2014, pp. 168–169..

Con­vie­ne recor­dar esta evo­lu­ción por­que fue en el mis­mo Esta­do fran­cés don­de la moda pos­mo­der­na sufrió una seve­ra derro­ta con el tre­men­do resur­gir de la lucha de cla­ses des­de 1986, con su pun­to álgi­do en 1995 sos­te­nién­do­se des­pués. Como en el 68, el refor­mis­mo polí­ti­co sin­di­cal Juan Chin­go: Fran­cia: Huel­gas de tra­ba­ja­do­res y luchas de estu­dian­tes, 19 de noviem­bre de 2007 (https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​f​r​a​n​c​i​a​_​h​u​e​l​g​a​s​_​d​e​_​t​r​a​b​a​j​a​d​o​r​e​s​_​y​_​l​u​c​has). optó por apo­yar a la bur­gue­sía. En 2010, una huel­ga gene­ral «record» vol­vió a demos­trar el fra­ca­so pos­mo­derno en su país de ori­gen. El rena­cer de las resis­ten­cias socia­les múl­ti­ples en Esta­dos Uni­dos lle­vó a alguien a escri­bir sobre «el retorno de la “gran narra­ti­va”» André Damon: El retorno de la «gran narra­ti­va», 20 de junio de 2016 (https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​1​6​/​0​6​/​2​0​/​n​a​r​r​-​j​2​0​.​h​tml).. Aun­que el pos­mo­der­nis­mo pasa y el mar­xis­mo se man­tie­ne T. Eagle­ton: El dis­cur­so pos­mo­derno pasa, el mar­xis­mo que­da, 13 de julio de 2016 (https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.com/​2​0​1​6​/​0​7​/​1​3​/​e​l​-​d​i​s​c​u​r​s​o​-​p​o​s​m​o​d​e​r​n​o​-​p​a​s​a​-​e​l​-​m​a​r​x​i​s​m​o​-​q​u​e​da/)., debe­mos insis­tir en que hay reali­da­des aplas­tan­tes que no admi­ten diva­ga­cio­nes sobre los «múl­ti­ples dis­cur­sos» y «rela­tos» ya que sus mis­mas obje­ti­vi­da­des nos remi­ten a la «gran narra­ti­va» crí­ti­ca: un ejem­plo, la indus­tria far­ma­céu­ti­ca y el dere­cho a la salud Step­ha­ne Bar­bas: La vigen­cia del aná­li­sis crí­ti­co de Marx ante las desigual­da­des, 11 de enero de 2018 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​3​6​439)..

Tam­bién aquí, mucha inte­lec­tua­li­dad y prác­ti­ca­men­te la cas­ta polí­ti­ca ente­ra han escu­pi­do para arri­ba fren­te a los hechos cru­dos de la tor­tu­ra –«Ertzain­tza y tor­tu­ra» Xabier Maka­za­ga: Eus­kal Herria: Ertzain­tza y tor­tu­ra, 9 de febre­ro de 2108 (http://​www​.resu​men​la​ti​noa​me​ri​cano​.org/​2​0​1​8​/​0​2​/​1​0​/​e​u​s​k​a​l​-​h​e​r​r​i​a​-​e​r​t​z​a​i​n​t​z​a​-​y​-​t​o​r​t​ura).– que pue­den ser rela­ta­dos según los intere­ses de los tor­tu­ra­do­res, pero siguen estan­do ahí como demues­tra Amnis­tia­ren Alde­ko eta Erre­pre­sioa­ren Aur­ka­ko Mugi­men­dua Ante el infor­me sobre la tor­tu­ra publi­ca­do por el gobierno de la CAV, 22 de diciem­bre de 2017 (https://​www​.amnis​tiaas​ka​ta​su​na​.com/​e​s​/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​a​n​t​e​-​e​l​-​i​n​f​o​rme).. Los tor­men­tos sal­va­jes fue­ron una cons­tan­te en la dic­ta­du­ra mili­tar argen­ti­na, lo que plan­tea de nue­vo el deba­te entre los «rela­tos» y la ver­dad: negar la tor­tu­ra es negar la ver­dad con excu­sas reac­cio­na­rias, pos­mo­der­nas. El nega­cio­nis­mo como méto­do para ocul­tar el terror de Esta­do Fede­ri­co Mare: Terro­ris­mo de Esta­do, nega­cio­nis­mo y pos­mo­der­ni­dad, 24 de mar­zo de 2017 (https://​www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com/​T​e​r​r​o​r​i​s​m​o​-​d​e​-​e​s​t​a​d​o​-​n​e​g​a​c​i​o​n​i​s​m​o​-​y​-​p​o​s​m​o​d​e​r​n​i​dad)..

Las insu­rrec­cio­nes, las gue­rri­llas, la lucha de cla­ses, la defen­sa de la salud públi­ca, la lucha de libe­ra­ción nacio­nal, la tor­tu­ra, el Esta­do bur­gués y su terror, etc., exi­gen ver­da­des con­cre­tas en su espe­ci­fi­ci­dad, rela­ti­vas en su con­tex­to, abso­lu­tas en sus lími­tes y obje­ti­vas fren­te al sub­je­ti­vis­mo de los «rela­tos». Esta exi­gen­cia es tan­to más impe­rio­sa cuan­to que la ideo­lo­gía del «diá­lo­go entre dis­cur­sos» lan­gui­de­ce en el cepo men­tal de la con­cep­ción bur­gue­sa de los Dere­chos Huma­nos –«El dere­cho no con­sis­te más que en el reco­no­ci­mien­to ofi­cial del hecho» K. Marx: Mise­ria de la filo­so­fía, Agui­lar, Madrid 1973, p. 133.–, y del paci­fis­mo que, como alguien dijo con total correc­ción «es suma­men­te inmo­ral» Terry Eagle­ton: Por qué Marx tenía razón, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 2011, p. 177.. Si en el ini­cio fue la acción y no el ver­bo, mien­tras exis­ta la injus­ti­cia la rebe­lión será la ver­dad y su éti­ca; y los «rela­tos» serán tram­pas del opre­sor. Es por esto que refle­xio­nan­do sobre la suble­va­ción como «nece­si­dad cívi­ca» Étien­ne Bali­bar: «La nece­si­dad cívi­ca de la suble­va­ción», Pen­sar des­de la izquier­da, Erra­ta Natu­rae, Madrid 2012, p. 294., el autor nos recor­da­se con apro­ba­ción aque­llas pala­bras de Mao: «Es correc­to suble­var­se».

Des­de esta pra­xis, por tan­to, no tenía sen­ti­do par­ti­ci­par en el even­to ofi­cial Bakea gigan­dik erai­kitzen de octu­bre de 2016, una espe­cie de «degus­ta­ción de rela­tos» bajo la direc­ción del chef del PNV, a no ser que se fue­ra con una visión radi­cal­men­te con­tra­ria, que se basa­se en la lici­tud éti­ca y polí­ti­ca de la rebe­lión como dere­cho supre­mo, tal como afir­ma el Preám­bu­lo de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de 1948, de la denun­cia de la inmo­ra­li­dad del paci­fis­mo y la suble­va­ción como nece­si­dad cívi­ca. Natu­ral­men­te, esta con­cep­ción se basa en el méto­do del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co según el cual la his­to­ria de la huma­ni­dad es la his­to­ria de la lucha de cla­ses, des­de que estas exis­ten.

Con­si­guien­te­men­te, inclu­so ciñén­do­nos a una «his­to­ria cor­ta» de las vio­len­cias en Eus­kal Herria nin­gún «rela­to veraz» tie­ne sen­ti­do si deja de lado, si olvi­da, las con­tra­dic­cio­nes sub­ya­cen­tes a las múl­ti­ples vio­len­cias que sur­gie­ron en la par­te penin­su­lar de nues­tra nación des­de la vic­to­ria polí­ti­co-mili­tar del capi­ta­lis­mo vas­co-espa­ñol en el últi­mo ter­cio del siglo XIX. Dada la inca­pa­ci­dad de todo «rela­to» que se sitúe fue­ra de las con­tra­dic­cio­nes que estruc­tu­ran nues­tra socie­dad para lle­gar a las raí­ces de las vio­len­cias, cier­tos colec­ti­vos y per­so­nas inten­tan un cor­to veri­cue­to inter­me­dio com­pa­ran­do un «rela­to veraz» pero limi­ta­do estric­ta­men­te a la peli­gro­sa­men­te ambi­gua «vio­len­cia polí­ti­ca» des­de 1936, con otro «rela­to ofi­cial» que empe­za­ría bas­tan­te más tar­de, en 1960 Iña­ki Ega­ña: «Rela­to veraz ver­sus rela­to ofi­cial», Eus­kal­me­mo­ria Aldiz­ka­ria, 2016eko aben­dua, 16. zen­ba­kia, 18–19 horria..

Pue­den redac­tar­se tan­to «rela­tos ofi­cia­les» cuan­to lo nece­si­te el poder esta­ble­ci­do, pero un «rela­to veraz» es impo­si­ble por­que pri­me­ro habría que defi­nir qué es la «ver­dad». En el tex­to de Eus­kal Memo­ria cita­do se acep­ta como encua­dre onto­ló­gi­co de la «ver­dad» en este caso a la Decla­ra­ción de los Dere­chos Huma­nos de la ONU de 1948, pero silen­cian­do su Preám­bu­lo en el que se reco­no­ce el «sacro­san­to dere­cho a la rebe­lión con­tra la injus­ti­cia y la opre­sión», o sea, popu­lar­men­te dicho: «la paz se gana a hos­tias» Sen­doa Jura­do Gar­cía: La paz de gana a hos­tias, 25 de octu­bre de 2017 (https://​www​.boltxe​.eus/​b​a​k​e​a​-​o​s​t​i​a​k​a​-​i​r​a​b​a​z​t​e​n​-​d​a​l​a​-​p​a​z​-​s​e​-​g​a​n​a​-​h​o​s​t​i​as/)..

El Preám­bu­lo no cita­do anu­la de hecho toda la tesis pos­te­rior por­que exi­ge pre­ci­sar antes de cual­quier deba­te si el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co tenía dere­cho a la rebe­lión en 1936, en 1959, en 1975… Si tie­ne dere­cho a la rebe­lión Manuel Car­mo­na Cur­ti­do: ¿Se pue­de legi­ti­mar el uso de la vio­len­cia?, 21 de junio de 2018 (http://​kao​sen​la​red​.net/​s​e​-​p​u​e​d​e​-​l​e​g​i​t​i​m​a​r​-​e​l​-​u​s​o​-​d​e​-​l​a​-​v​i​o​l​e​n​c​ia/). ¿para qué per­der el tiem­po en elu­cu­bra­cio­nes sobre «rela­tos vera­ces» fren­te a «rela­tos ofi­cia­les». Si tie­ne dere­cho a la rebe­lión pues que se defien­da esa rebe­lión y se exi­jan res­pon­sa­bi­li­da­des a quie­nes masa­cra­ron en san­gre ese dere­cho.

La tesis de Eus­kal Memo­ria en esta cues­tión se mue­ve, pues, den­tro de la ideo­lo­gía bur­gue­sa de la «bata­lla por el rela­to», pero des­de una pos­tu­ra algo más demo­cra­ti­cis­ta. Lo mis­mo le suce­de al inten­to de exten­der el «rela­to» y la memo­ria his­tó­ri­ca –con­cep­to más pro­duc­ti­vo en lo heu­rís­ti­co que el del «rela­to»– al Esta­do espa­ñol, intro­du­cien­do refle­xio­nes per­ti­nen­tes sobre Ale­ma­nia e Ita­lia Juan Mari Zulai­ka: La memo­ria y la bata­lla por los rela­tos, 11 de mayo de 2018 (https://​www​.naiz​.eus/​e​u​/​i​r​i​t​z​i​a​/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​/​l​a​-​m​e​m​o​r​i​a​-​y​-​l​a​-​b​a​t​a​l​l​a​-​p​o​r​-​l​o​s​-​r​e​l​a​tos)., por ejem­plo, pero sin supe­rar el mar­co de lo per­mi­ti­do. De lo que se tra­ta no es com­pa­rar «rela­tos» sino de pro­fun­di­zar en la bata­lla por la his­to­ria, en la con­fron­ta­ción dia­ria entre la his­to­ria como arma de libe­ra­ción y los «rela­tos» fabri­ca­dos por el poder y que for­man el cemen­to ideo­ló­gi­co de su his­to­ria.

Herenegun, EiTB y Thatcher: la vulgaridad alienadora

Intro­du­cir la cues­tión de la memo­ria his­tó­ri­ca nos obli­ga a pasar a la cuar­ta y últi­ma par­te. Las nacio­nes opre­so­ras tie­nen una aplas­tan­te supe­rio­ri­dad de recur­sos para ela­bo­rar sus «espa­cios de memo­ria» según los impo­ne su cla­se domi­nan­te como ban­de­ras, him­nos, escu­dos, fies­tas, monu­men­tos y luga­res refe­ren­cia­les Jesús de Andrés Sanz: «Nacio­na­lis­mo espa­ñol y luga­res de memo­ria», Nacio­na­lis­mo espa­ñol, Cata­ra­ta, Madrid 2007, pp. 291–306.. Mucho de la «bata­lla por el rela­to» depen­de de cómo el poder haya impues­to sus «espa­cios de memo­ria» por­que logra­rá así que los «rela­tos» estén cons­tre­ñi­dos a sus lími­tes impo­si­bi­li­ta­dos de pre­sen­tar otras reali­da­des. Y pues­tos a hablar de «espa­cios de la memo­ria», una de las cosas que debe­mos res­pon­der es a la pre­gun­ta de si Eus­kal Herria tie­ne una capi­tal Borro­ka garaia da!: ¿Tie­ne Eus­kal Herria capi­tal?, 5 de julio de 2018 (https://​borro​ka​ga​raia​.word​press​.com/​2​0​1​8​/​0​7​/​0​5​/​t​i​e​n​e​-​e​u​s​k​a​l​-​h​e​r​r​i​a​-​c​a​p​i​t​al/). que mate­ria­li­ce su iden­ti­dad y su memo­ria de nación tra­ba­ja­do­ra, o sea, la lucha de cla­ses entre vas­cas y vas­cos envuel­ta en las pre­sio­nes del impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol.

Un «espa­cio de memo­ria», o mejor decir una «fábri­ca de memo­ria» es la escue­la infan­til y juve­nil, sobre todo cuan­do lo fun­da­men­tal del currícu­lo lo impo­ne el Esta­do opre­sor y el res­to la bur­gue­sía cola­bo­ra­cio­nis­ta. ETA fue muy cons­cien­te de la impor­tan­cia de una edu­ca­ción eus­kal­dun y pro­gre­sis­ta inte­gra­da en una peda­go­gía socia­lis­ta «Suple­men­to espe­cial al nº 2», Hautsi nº 2, Docu­men­tos Y, Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 16, pp. 374–378.. La escue­la actual no es pro­gre­sis­ta en modo alguno y va retro­ce­dien­do en valo­res en la medi­da que avan­za la indus­tria trans­na­cio­nal de la edu­ca­ción y la uni­ver­si­dad-empre­sa que pro­pa­gan una cul­tu­ra alie­nan­te enfren­ta­da a la del pue­blo tra­ba­ja­dor Ikas­le Aber­tza­leak: Hau es da gure hez­kun­tza: Pisa eta erre­ba­li­de ¡plan­to!, 17 de abril de 2018 (https://​borro​ka​ga​raia​.word​press​.com/​2​0​1​8​/​0​4​/​0​7​/​h​a​u​-​e​z​-​d​a​-​g​u​r​e​-​h​e​z​k​u​n​t​z​a​-​p​i​s​a​-​e​t​a​-​e​r​r​e​b​a​l​i​d​e​i​-​p​l​a​n​to/).. Será esta escue­la la que inten­ta adoc­tri­nar a la juven­tud sobre el «terro­ris­mo de ETA».

Lle­ga­mos así al obje­ti­vo cen­tral de la estra­te­gia bur­gue­sa: adoc­tri­nar a la juven­tud. Xabier Pala­cios reali­zó un tra­ba­jo ines­ti­ma­ble recor­dán­do­nos las apor­ta­cio­nes de Pia­get a la edu­ca­ción en un sen­ti­mien­to nacio­nal libe­ra­dor, dado que para Pia­get la nación es un «ins­tru­men­to de coor­di­na­ción de valo­res» que se for­ma duran­te las cru­cia­les expe­rien­cias que se viven entre los 7 y 11 años, apro­xi­ma­da­men­te, perío­do crí­ti­co para la «psi­co­gé­ne­sis del con­cep­to de nación» Xabier Pala­cios: «El nacio­na­lis­mo como nor­ma de coor­di­na­ción de valo­res des­de la epis­te­mo­lo­gía gené­ti­ca», Poder y demo­cra­cia, Nazio­na­lis­mo Kon­pa­ra­tuen Ikas­ke­ta­ra­ko Ins­ti­tu­toa, Vito­ria 1993, pp. 225–227..

En estos años se supe­ran tres fases que supo­nen otros tan­tos hitos en la crea­ción de la per­so­na­li­dad auto­cen­tra­da con iden­ti­dad colec­ti­va, nacio­nal, cada vez más enri­que­ci­da por una éti­ca de la reci­pro­ci­dad que supera el ego­cen­tris­mo, y «que se des­li­ga defi­ni­ti­va­men­te del carác­ter lega­li­for­me y trans­cen­den­ta­lis­ta que le impri­mie­ra Kant para con­fi­gu­rar­se en un sis­te­ma de agru­pa­mien­to racio­nal orde­na­dor de los valo­res con­te­ni­dos en la vida afec­ti­va» Xabier Pala­cios: «El nacio­na­lis­mo como nor­ma de coor­di­na­ción de valo­res des­de la epis­te­mo­lo­gía gené­ti­ca», Poder y demo­cra­cia, op. cit., p. 233..

Aho­ra bien, no todo es tan sen­ci­llo y fácil por­que Pia­get admi­te que las pre­sio­nes socia­les des­vían esos sen­ti­mien­tos median­te inter­ven­cio­nes ideo­ló­gi­cas Xabier Pala­cios: «El nacio­na­lis­mo como nor­ma de coor­di­na­ción de valo­res des­de la epis­te­mo­lo­gía gené­ti­ca», Poder y demo­cra­cia, op. cit., p. 232.. Más en con­cre­to: «Para Pia­get la nación es ins­tru­men­to de coor­di­na­ción de valo­res que pue­de ser anu­la­do por efec­to de socio­cen­tris­mos y des­via­cio­nes ideo­ló­gi­cas» Xabier Pala­cios: «El nacio­na­lis­mo como nor­ma de coor­di­na­ción de valo­res des­de la epis­te­mo­lo­gía gené­ti­ca», Poder y demo­cra­cia, op. cit., p. 233.. Recor­de­mos que la psi­co­gé­ne­sis del sen­ti­mien­to nacio­nal se rea­li­za fun­da­men­tal­men­te entre los 7 y 11 años. Pues bien, la tác­ti­ca de Here­ne­gun se va a apli­car sobre jóve­nes de entre 14 y 17 años, como Pia­get temía: des­pués de la for­ma­ción de la iden­ti­dad se les va a some­ter a una pre­sión ideo­ló­gi­ca des­ti­na­da a cor­tar de cua­jo todo poten­cial inhe­ren­te a la reci­pro­ci­dad, es decir, al igua­li­ta­ris­mo que es el subs­tra­to axio­ló­gi­co del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta y de la lucha de la izquier­da aber­tza­le en sesen­ta años.

Sabe­mos que Here­ne­gun va a recu­rrir a pro­gra­mas gra­ba­dos por EiTB, autén­ti­ca fábri­ca de alie­na­ción, lo que nos lle­va a recu­rrir a la expe­rien­cia amar­ga de la cla­se obre­ra bri­tá­ni­ca. Hay que recor­dar la bri­llan­te denun­cia que se ha hecho al demo­le­dor plan de ridi­cu­li­za­ción y des­pres­ti­gio de la cla­se tra­ba­ja­do­ra bri­tá­ni­ca des­de la segun­da mitad de la déca­da de 1980, en pleno auge del neo­li­be­ra­lis­mo that­che­riano. La cla­se tra­ba­ja­do­ra fue pues­ta «en la pico­ta» Owen Jones: Chaws. La demo­ni­za­ción de la cla­se obre­ra, Capi­tán Swing, Madrid 2012, pp. 135–168. median­te pro­gra­mas de tele­ba­su­ra cómi­ca en horas de alta audien­cia para derro­tar­la tam­bién men­tal y psi­co­ló­gi­ca­men­te, des­tro­zan­do su auto­es­ti­ma y orgu­llo de cla­se: había que impo­ner defi­ni­ti­va­men­te la his­to­ria bur­gue­sía neo­li­be­ral y des­tro­zar no solo la his­to­ria obre­ra y popu­lar sino a la vez su auto­es­ti­ma, su orgu­llo de cla­ses.

Esto mis­mo ha suce­di­do más tar­de en Eus­kal Herria cuan­do en 2003 se emi­tió el pri­mer pro­gra­ma de Vaya sema­ni­ta cla­ra­men­te orien­ta­do a deni­grar la cul­tu­ra popu­lar vas­ca en pri­mer lugar y sobre todo sus com­po­nen­tes inde­pen­den­tis­tas, aber­tza­les, en menor medi­da a la ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta peque­ño bur­gue­sa repre­sen­ta­da por el PNV, un poqui­to al nacio­na­lis­mo espa­ñol más impe­ria­lis­ta, el del PP, y ape­nas nada al PSOE. Sola­men­te cuan­do ya resul­ta­ba escan­da­lo­so su sec­ta­ris­mo inten­tó sua­vi­zar su ima­gen has­ta su cie­rre en 2013.

Pero en 2014 apa­re­ció en las pan­ta­llas la pelí­cu­la Ocho ape­lli­dos vas­cos que amplia­ba y mejo­ra­ba la orien­ta­ción de Vaya sema­ni­ta, tal vez para con­ver­tir en obje­to de bur­la y ridícu­lo a la nación anda­lu­za que en esas fechas seguía sin arro­di­llar­se ante el seño­ri­to. Pasa­do el impac­to de Ocho ape­lli­dos vas­cos, el 2015 vol­vió Vaya sema­ni­ta a la tele­vi­sión… Se han ido alter­nan­do pro­gra­mas idén­ti­cos, una espe­cie de ofen­si­va enaje­nan­te sos­te­ni­da por rele­vos, que varia­ba en las for­mas múl­ti­ples de pre­sen­tar la vul­ga­ri­dad.

F. Buen Abad hace una «crí­ti­ca de la vul­ga­ri­dad pura» de la indus­tria de la comu­ni­ca­ción, de las series tele­vi­si­vas y de los realitys shows: «La vul­ga­ri­dad impo­ne man­se­dum­bres, impo­ne dic­ta­du­ras del ridícu­lo que ame­na­zan per­ma­nen­te­men­te la inte­gri­dad emo­cio­nal y expre­si­va de los gru­pos. Impo­ne un aba­ti­mien­to expo­nen­cial de la crea­ti­vi­dad y con­vier­te per­ma­nen­te­men­te a todo indi­vi­duo en espec­ta­dor con­su­mis­ta de mode­los esté­ti­cos uni­for­man­tes» Fer­nan­do Buen Abad: Filo­so­fía de la Comu­ni­ca­ción, Edi­to­rial Ama­ne­cí de Bala, Cara­cas 2013, p. 278.. Sobre esta denun­cia, avan­za en la crí­ti­ca de los shows: «Son gro­tes­cos tam­bién los talk shows, los realitys shows, y la dic­ta­du­ra del rating que sopor­ta gue­rras civi­les publi­ci­ta­rias en refrie­gas mediá­ti­cas don­de se hace con chis­mes faran­du­le­ros boca­di­llos coti­dia­nos para el ape­ti­to del mor­bo común» Fer­nan­do Buen Abad: Filo­so­fía de la Comu­ni­ca­ción, op. cit., p. 432..

La estra­te­gia que ana­li­za­mos bus­ca des­tro­zar la auto­or­ga­ni­za­ción de la cla­se obre­ra y del pue­blo tra­ba­ja­dor, sien­do Here­ne­gun una tác­ti­ca más, some­ti­da a dicha estra­te­gia. Con cier­tas adap­ta­cio­nes pode­mos recu­rrir al lis­ta­do de fac­to­res que refuer­zan la capa­ci­dad de resi­len­cia, de res­pues­ta de un pue­blo ante una catás­tro­fe, un pro­ble­ma estruc­tu­ral, una agre­sión pro­lon­ga­da y sis­te­má­ti­ca repre­sión de sus dere­chos, ela­bo­ra­do por J. Uriar­te: la hones­ti­dad guber­na­men­tal, la iden­ti­dad cul­tu­ral, la auto­es­ti­ma colec­ti­va y el humor social: es muy impor­tan­te saber que exis­ten dife­ren­cias de res­pues­ta según las cla­ses socia­les, el sexo-géne­ro, las eda­des, la edu­ca­ción, etcé­te­ra, por lo que de nue­vo nos encon­tra­mos con la cen­tra­li­dad de la lucha de cla­ses que siem­pre tene­mos que tener en cuen­ta. Por el con­tra­rio, los fac­to­res que debi­li­tan la capa­ci­dad de resi­len­cia son: la pobre­za social, la pobre­za cul­tu­ral, la pobre­za moral, la pobre­za polí­ti­ca, la depen­den­cia eco­nó­mi­ca, el ais­la­mien­to social, la estig­ma­ti­za­ción de las víc­ti­mas Juan de Dios Uriar­te Arci­nie­ga: «La pers­pec­ti­va comu­ni­ta­ria de la resi­len­cia», Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca, Valen­cia, nº 47, 2013, pp, 7–18..

No hay duda de que la estra­te­gia que se escon­de deba­jo de la «bata­lla por el rela­to», de las con­ver­sa­cio­nes sobre las «memo­rias», de la «peda­go­gía de la paz», etcé­te­ra, refor­za­da por la indus­tria de la cul­tu­ra alie­nan­te y el show del chis­me, van direc­ta­men­te en con­tra de la cons­truc­ción de la memo­ria colec­ti­va y de la iden­ti­dad «como lucha y prác­ti­ca con­tra todo lo que alie­na, humi­lla y degra­da a la huma­ni­dad» Fer­nan­do Buen Abad: Filo­so­fía de la Comu­ni­ca­ción, op. cit., p. 170.x, y por tan­to con­tra la capa­ci­dad de resi­len­cia de los pue­blos explo­ta­dos, de levan­tar­se siem­pre tras las derro­tas para vol­ver a inten­tar tomar el cie­lo por asal­to. Los agra­da­bles lunch para degus­tar «rela­tos» y sabo­rear «memo­rias» abs­trac­tas ape­nas sir­ven de algo si no se cri­ti­ca radi­cal­men­te la lógi­ca del capi­tal.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 6 de julio de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: