Ezinezko berdinketa /​El imposible empate

[ES]

Lee­mos que repre­sen­tan­tes del Foro Social se han entre­vis­ta­do con dos miem­bros de la inter­lo­cu­ción del EPPK. Nos dicen que los miem­bros de este colec­ti­vo mues­tran su dis­po­si­ción a reco­rrer un camino den­tro de la lega­li­dad de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés. Están espe­ran­za­dos, aña­den. Dis­pues­tos a pedir per­dón por su acti­vi­dad polí­ti­ca.

Pri­me­ra cues­tión ¿quie­nes son los del Foro Social por la paz? ¿No es cier­to que reivin­di­can un con­cep­to (paz a secas) que úni­ca­men­te bene­fi­cia a los Esta­dos capi­ta­lis­tas que ocu­pan Eus­kal Herria y a sus obli­ga­dos alia­dos refor­mis­tas y peque­ños bur­gue­ses?

¿No es cier­to que Sor­tu y EH Bil­du recla­man una solu­ción para las con­se­cuen­cias de un con­flic­to que, de hecho, está más vivo que nun­ca? ¿Por qué sus diná­mi­cas que pre­ten­den mono­po­li­zar el uso de la vio­len­cia para los Esta­dos que nos ocu­pan, lle­gan has­ta Colom­bia y pre­ten­den hacer­nos ver que tam­bién allí hay un pro­ce­so de paz-reso­lu­ción cuan­do es total­men­te incier­to?

Dos­cien­tos exgue­rri­lle­ros y mili­tan­tes cam­pe­si­nos, obre­ros… han sido ase­si­na­dos en los pri­me­ros seis meses de 2018. Y Paúl Ríos y otros hablan de pro­ce­sos de paz. En Colom­bia les qui­tan la vida a los que piden lo bási­co para vivir. En Eus­kal Herria, estan­do situa­da en uno de los cen­tros capi­ta­lis­tas del pla­ne­ta, se pide a los pre­sos que se arre­pien­tan para obte­ner la sali­da de la cár­cel. Es decir, no estu­vo bien luchar por Eus­kal Herria ante la bar­ba­rie de los Esta­dos que nos ocu­pan. Así que, mono­po­lio de la vio­len­cia para el capi­tal y ban­de­ras ama­ri­llas para aco­ger las con­se­cuen­cias del desas­tre, que han pro­vo­ca­do con el dine­ro de todos, en Orien­te Medio, Áfri­ca o Asia.

¿Por que la repre­sen­ta­ción del EPPK mues­tra su dis­po­si­ción a reco­rrer el camino peni­ten­cia­rio de nues­tros enemi­gos cuan­do para salir en liber­tad exi­gen el arre­pen­ti­mien­to y la dela­ción de compañeras/​os entre otros muchos pea­jes polí­ti­cos?

Tene­mos mucho res­pe­to a cual­quier lucha­dor o lucha­do­ra que actúe con­tra el ocu­pan­te y ante el capi­tal. La cues­tión es que, de momen­to, el EPPK no ha resuel­to la con­tra­dic­ción que supo­nen las líneas rojas de no arre­pen­tir­se y no dela­tar cuan­do nues­tros enemi­gos nos piden eso mis­mo como con­di­ción sine qua non para salir en liber­tad. Una vez más tene­mos que situar el obje­ti­vo de la amnis­tía como úni­ca sali­da polí­ti­ca posi­ble.

Mien­tras tan­to, dicen los por­ta­vo­ces del Foro Social que los pre­sos polí­ti­cos vas­cos están espe­ran­za­dos ante el pano­ra­ma actual. A estas altu­ras tene­mos que decir que mien­ten y fal­tan al sen­ti­do común de los de a pie que tie­nen que oír con macha­co­na insis­ten­cia san­de­ces de este cala­do.

A día de hoy, la Izquier­da Aber­tza­le Ofi­cial y refor­mis­ta no ha infor­ma­do (Naiz-Gara) que el pre­so más anciano (75 años) del EPPK ha pedi­do el ter­cer gra­do para poder dis­fru­tar de per­mi­sos peni­ten­cia­rios (siguien­do la vía Sor­tu) y se lo han dene­ga­do, así como la liber­tad con­di­cio­nal a pesar de tener cum­pli­da la mayor par­te de su con­de­na y tener el bene­plá­ci­to de la jun­ta de tra­ta­mien­to de la cár­cel y el con­sen­ti­mien­to del juz­ga­do cen­tral de vigi­lan­cia peni­ten­cia­ria.

Asi­mis­mo, anun­cian la lle­ga­da a Eus­kal Herria de nume­ro­sas hui­das polí­ti­cas vas­cas y vas­cos y silen­cian la con­de­na de 46 años de pri­sión a uno de ellos por suce­sos que tuvie­ron lugar hace casi 40 años. De igual mane­ra, reafir­man su entre­ga al sis­te­ma espa­ñol y fran­cés glo­ri­fi­can­do un sim­ple tras­la­do a Mont-de-Mar­san cuan­do los dos últi­mos pre­sos polí­ti­cos entre­ga­dos de Fran­cia a Espa­ña son encar­ce­la­dos en Mur­cia y Alge­ci­ras

Pare­ce men­ti­ra que los voce­ros de Sor­tu y EH Bil­du enfren­ten la repre­sión con la argu­men­ta­ción de que Espa­ña no se ente­ra de que esta­mos en otro ciclo polí­ti­co. ¿Qué tram­pa tie­ne esta gen­te para tan­ta com­pla­cen­cia ante tama­ña repre­sión y des­pre­cio? Ade­más de acep­tar la par­ti­ción de Eus­kal Herria con la reno­va­ción del Esta­tu­to de la Mon­cloa del 78 ¿pien­san dar­nos algu­na sor­pre­sa más?

En todo caso, o mien­te el Foro Social o mien­te la dele­ga­ción del EPPK cuan­do habla del sen­tir de su colec­ti­vo. No hay nin­gún hori­zon­te posi­ti­vo a cor­to o medio pla­zo para los pre­sos polí­ti­cos vas­cos y menos para los que tie­nen lar­gas con­de­nas. El últi­mo dete­ni­do acu­sa­do de per­te­ne­cer a ETA sal­drá en el 2058, tenien­do muchí­si­ma suer­te. Y es impor­tan­te saber qué es lo que está ocu­rrien­do en las cár­ce­les pues, sin ir más lejos y aun­que aun no es núme­ro muy impor­tan­te, cada vez son más los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas que aban­do­nan el EPPK y son sis­te­má­ti­ca­men­te exclui­dos de las lis­tas de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas que mane­ja el com­ple­jo Sor­tu. Así están las cosas.

Nos hablan de paz y de reso­lu­ción del con­flic­to. ¿Qué es la paz para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor vas­co? ¿Cuál es la paz de la bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la, es decir de las fuer­zas vivas del PNV? Su paz, la del PNV, la del PP, la del PSOE, la de Pode­mos… es la paz de la sacro­san­ta uni­dad espa­ño­la o fran­ce­sa y nadie de todos esos y esas se plan­tea cam­biar el cur­so de la explo­ta­ción y la ocu­pa­ción sobre Eus­kal Herria. De la mis­ma mane­ra hablan de reso­lu­ción y de con­se­cuen­cias de un con­flic­to, repe­ti­mos, más evi­den­te que nun­ca.

¿Qué es lle­gar a un mar­co demo­crá­ti­co que per­pe­túa la ocu­pa­ción y la explo­ta­ción de nues­tro pue­blo? ¿Qué es eso de ven­ce­do­res y ven­ci­dos y que hay que bus­car un inter­me­dio para que nadie pier­da? No hay inter­me­dio ante la ocu­pa­ción y ante la explo­ta­ción de una cla­se sobre el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co.

La lucha de cla­ses no es un par­ti­do en el que se pue­da empa­tar. Mien­ten los que así ven­den y pre­ten­den para el pue­blo vas­co un futu­ro libre, colec­ti­vo y soli­da­rio sin mojar­se has­ta las entra­ñas. No hay solu­cio­nes par­cia­les y coyun­tu­ra­les pues el sis­te­ma se encar­ga­rá de disol­ver­las, con­de­nar­las u olvi­dar­las.

Los ejem­plos que nos mues­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta e impe­ria­lis­ta son lo sufi­cien­te­men­te cla­ros sobre este aspec­to. Los tami­les no se rin­die­ron y su pue­blo sufrió el mayor geno­ci­dio de los tiem­pos moder­nos. Los pales­ti­nos que apro­ba­ron los acuer­dos de Oslo han mos­tra­do sumi­sión ante un sio­nis­mo que no repa­ra en nada en su cre­cien­te y cons­tan­te fas­cis­mo geno­ci­da. Que nos cuen­ten cómo que­da­ron El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la des­pués de sus res­pec­ti­vos pro­ce­sos de paz. Que nos expli­quen que cuan­do esta­ba a pun­to de esta­llar una revo­lu­ción social en Sudá­fri­ca, se inven­tó un dique para la mis­ma, sal­van­do la explo­ta­ción blan­ca y sal­van­do al capi­tal extran­je­ro con el «fin» de la segre­ga­ción racial y la crea­ción de una frac­ción de cla­se peque­ño bur­gue­sa negra. Que nos cuen­ten cómo está el Nor­te de Irlan­da y el núme­ro de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas irlan­de­sas.

Bien es cier­to que sabien­do lo que no que­re­mos, toda­vía nos cues­ta arti­cu­lar las estruc­tu­ras y diná­mi­cas nece­sa­rias para poder seguir luchan­do por la revo­lu­ción socia­lis­ta vas­ca.

Lo que es evi­den­te es que no vamos a pedir per­mi­so para deci­dir sobre nues­tras cues­tio­nes como colec­ti­vi­dad nacio­nal. Tam­po­co el dere­cho a deci­dir lo que que­re­mos, ni cómo ni cuan­do, ni el dere­cho a reve­lar­nos ante la ocu­pa­ción de Eus­kal Herria y ante la explo­ta­ción que sufri­mos.

Hace tiem­po que diji­mos que lo nos une a los tra­ba­ja­do­res vas­cos con el res­to de nacio­na­li­da­des que habi­tan en la penín­su­la o en el con­ti­nen­te, es la per­te­nen­cia a la mis­ma cla­se y no a la mis­ma nación.

No hay futu­ro para los que ven­den su fuer­za de tra­ba­jo en Eus­kal Herria bajo la sumi­sión. Jamás sere­mos sobe­ra­nos en toda su dimen­sión nacio­nal y social si segui­mos pega­dos a las sue­las de las botas espa­ño­las y fran­ce­sas. Por eso con­ti­nua­re­mos pelean­do por una Eus­kal Herria libre y socia­lis­ta.

Jon Iurre­ba­so, expre­so polí­ti­co de ETA

26 de julio de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: