La obra negativa del colonialismo francés en Guyana. De la búsqueda del «rey dorado» a la «Montagne d’or»

Introducción

Para muchos fran­ce­ses el penal de Caye­na y la lan­za­de­ra Aria­ne son las úni­cas imá­ge­nes de Gua­ya­na. A veces se aña­de la de un pue­blo que siem­pre está hacien­do huel­gas incom­pren­si­bles cuan­do no es la de un pue­blo de pará­si­tos. Detrás de estas imá­ge­nes mediá­ti­cas se ocul­ta una reali­dad colo­nial que lle­na la vida coti­dia­na de los gua­ya­ne­ses. La lla­ma­da Gua­ya­na «fran­ce­sa», que for­ma par­te de las «vie­jas colo­nias» Viei­lles colo­nies (vie­jas colo­nias) es una expre­sión que desig­na las colo­nias del pri­mer espa­cio colo­nial fran­cés (1534−1815) antes de la nue­va olea­da de colo­ni­za­ción de la Ter­ce­ra Repú­bli­ca [1870–1940]., está ocu­pa­da por Fran­cia des­de hace más de tres siglos. Los colo­ni­za­do­res espa­ño­les le die­ron el nom­bre de Eldo­ra­do debi­do a la leyen­da del «rey dora­do» Phi­lip­pe Con­rad: L’or dans la jun­gle, Phi­lip­pe Lebaud, París 1991. que habla­ba de un rey que ren­día home­na­je a los dio­ses recu­bier­to de oro de los pies a la cabe­za. El resul­ta­do de ello será el casi geno­ci­dio de las seis nacio­nes autóc­to­nas del terri­to­rio. Fue­ron sus­ti­tui­das por escla­vos como demues­tra el cali­fi­ca­ti­vo de «colo­nia de escla­vos» que figu­ra en los dife­ren­tes pro­yec­tos de colo­ni­za­ción que se suce­den a par­tir de 1626, año en el que el car­de­nal Riche­lieu ins­ta­la los pri­me­ros esta­ble­ci­mien­tos fran­ce­ses en este país Jules Cai­llet: De l’administration en Fran­ce sous le minis­tè­re du car­di­nal de Richelieu<//cite>, Fir­min Didot Frè­res et Fils, París 1857, p. 352.. Aun­que las razo­nes de la pre­sen­cia fran­ce­sa han cam­bia­do en el cur­so de los tres siglos de ocu­pa­ción fran­ce­sa, el sis­te­ma colo­nial se sigue carac­te­ri­za­do has­ta hoy en día por una rela­ción colo­nial. La ins­ta­la­ción de un Cen­tro Espa­cial Gua­ya­nés en 1964 refuer­za aún más esta estruc­tu­ra colo­nial.

Del genocidio de las personas autóctonas al «engagisme»

La lle­ga­da de los pri­me­ros fran­ce­ses se tra­du­jo rápi­da­men­te en un inten­to de some­ter a las per­so­nas autóc­to­nas y en la masa­cre de estas ante su resis­ten­cia. «Des­de que lle­ga­ron los fran­ce­ses masa­cra­ron a todos los indios e inten­ta­ron redu­cir­los a la escla­vi­tud» Neu­vi­lle Doriac: Escla­va­ge, assi­mi­la­tion et guya­ni­té, Anth­ro­pos, París 1985, p. 16., resu­me el filó­so­fo Neu­vi­lle Doriac. Tes­ti­mo­nio de ello es la masa­cre que se pro­du­ce en 1857 duran­te la con­quis­ta de Caye­na. No obs­tan­te, esta vio­len­cia de la con­quis­ta no tuvo paran­gón con la que se pro­du­jo en el res­to de Amé­ri­ca Lati­na por unas razo­nes que los etnó­lo­gos Pie­rre Gre­nand, Fra­nçoi­se Gre­nand y Patrick Men­get resu­men de la siguien­te mane­ra decons­tru­yen­do los mitos colo­nia­les ela­bo­ra­dos para jus­ti­fi­car la pre­sen­cia fran­ce­sa:

En pri­mer lugar el mito: «los con­tac­tos entre blan­cos e indios siem­pre fue­ron pací­fi­cos». No hay nada menos cier­to. […] Los ame­rin­dios (por ejem­plo, los gali­bi) lucha­ron feroz­men­te ya que habían com­pren­di­do rápi­da­men­te que las ver­da­de­ras inten­cio­nes de los recién lle­ga­dos dife­rían de las suyas. Solo su bru­tal des­cen­so demo­grá­fi­co debi­do a epi­de­mias a menu­do impor­ta­das les obli­gó a cam­biar de estra­te­gia. El replie­gue, la dis­per­sión por la sel­va y la resis­ten­cia pasi­va se con­vir­tie­ron en sus prin­ci­pa­les armas. […] A con­ti­nua­ción la amne­sia his­tó­ri­ca: «no se masa­cró a los indios para qui­tar­les sus tie­rras». Es cier­to que el úni­co inten­to de masa­cre orga­ni­za­da de los gali­bi se remon­ta a 1657. […] En efec­to, no hay que per­der de vis­ta que si bien no se orga­ni­za­ron cace­rías sis­te­má­ti­cas de per­so­nas ni des­truc­cio­nes metó­di­cas de pue­blos como en otros luga­res de Amé­ri­ca Lati­na fue menos por bon­dad que por­que Gua­ya­na nun­ca lle­gó al esta­dio de ver­da­de­ra colo­nia de pobla­mien­to y por­que la extrac­ción de los pro­duc­tos de la sel­va nun­ca se pudo lle­var a cabo de for­ma satis­fac­to­ria. […] Ahí don­de las cosas ocu­rrie­ron de otra mane­ra, como en las Anti­llas con los cari­bes o en Loui­si­na con los nat­chez, calla­ron los escrú­pu­los y se pro­du­je­ron masa­cres Pie­rre y Fra­nçoi­se Gre­nand, y Patrick Men­get: La ques­tion Amé­rin­dien­ne en Guya­ne fra­nçai­se. Elé­ment de synt­hè­se, Eth­nie, volu­men 1, n° 1–2, junio-sep­tiem­bre de 2005, p. 56..

Así pues, la lle­ga­da de los colo­ni­za­do­res des­en­ca­de­na una ver­da­de­ra heca­tom­be demo­grá­fi­ca debi­do a las epi­de­mias que pro­vo­ca. El des­cen­so de la can­ti­dad de per­so­nas autóc­to­nas es tan impor­tan­te que sus­ci­ta teo­ri­za­cio­nes cul­tu­ra­lis­tas y racis­tas. Se habla enton­ces de «gue­rras intes­ti­nas», de «raza estro­pea­da», de abu­so del «cachi­ri» (una cer­ve­za autóc­to­na), de abu­so de los «baños fríos», de la «des­nu­tri­ción» fru­to de la «pere­za». El geó­gra­fo Jean Hurault lo resu­me de la siguien­te mane­ra des­mon­tan­do estos tópi­cos expli­ca­ti­vos: «La mayo­ría de los auto­res esta­ban dema­sia­do imbui­dos de la ideo­lo­gía civi­li­za­do­ra, cris­tia­na o lai­ca, para admi­tir que el con­tac­to con los euro­peos pudo haber sido la cau­sa de la extin­ción de los indios» Jean Hurault: La popu­la­tion des Indiens de Guya­ne fra­nçai­se, Popu­la­tion, Año 1965, n° 5, p. 820.. Se cal­cu­la que cuan­do lle­ga­ron los euro­peos había entre 20.000 y 30.000 indios, y en 1960 solo que­da­ban 1.200. «Estas 1.200 per­so­nas son los úni­cos repre­sen­tan­tes de las apro­xi­ma­da­men­te cin­cuen­ta nacio­nes que pobla­ban Gua­ya­na en el momen­to del pri­mer esta­ble­ci­mien­to de euro­peos» Jean Hrault: Les Indiens Oaya­na de la Guya­ne fra­nçai­se, Jour­nal de la socié­té des Amé­ri­ca­nis­tes, año 1961, tomo 50, p. 141., comen­ta Jean Hurault. No des­apa­re­cie­ron total­men­te debi­do a que las nacio­nes autóc­to­nas se reple­ga­ron en la sel­va. De hecho, este replie­gue es una estra­te­gia de super­vi­ven­cia y una for­ma de resis­ten­cia que reto­ma­rán pos­te­rior­men­te los escla­vos hui­dos.

Las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de Gua­ya­na, la heca­tom­be y el replie­gue en la sel­va de los pue­blos autóc­to­nos lle­van rápi­da­men­te a estre­char la rela­ción entre escla­vi­tud y colo­ni­za­ción. De hecho, la pri­me­ra se con­vier­te en una de las con­di­cio­nes de la segun­da. Des­de 1652 se men­cio­na en diver­sos docu­men­tos a los pri­me­ros escla­vos y el pri­mer bar­co negre­ro hace esca­la en Caye­na en 1680. La deman­da de los colo­nos es con­si­de­ra­ble. Un tal Périer des Varen­nes la eva­lúa de la siguien­te mane­ra en 1702 para Caye­na: «Caye­na posee muchas tie­rras cul­ti­va­bles que per­ma­ne­cen sin cul­ti­var por fal­ta de negros. Estas tie­rras per­te­ne­cen a ochen­ta o cien habi­tan­tes, la mayo­ría de los demás está en la indi­gen­cia… Con­ven­dría lle­var allí a 400 negros al año» «Mémoi­re du Sieur Perier des Varen­nes à Pont­char­train», cita­do en Mar­chand-Thé­bault: L’esclavage en Guya­ne sous l’ancien régi­me, Revue fra­nçai­se d’histoire Outre-mer, año 1960, tome 47, n° 166, pri­mer tri­mes­tre 1960, p. 12.. Diez años des­pués el gober­na­dor de la colo­nia tras­mi­te de la siguien­te mane­ra esta deman­da: «La colo­nia cayó por fal­ta de negros» Ibid, p. 13..

Las difi­cul­ta­des para atra­car en Gua­ya­na y los pre­cios más ele­va­dos que ofre­cen los colo­nos de San­to Domin­go y de las Anti­llas fran­ce­sas impe­di­rán satis­fa­cer esta deman­da y limi­ta­rán mucho la can­ti­dad de escla­vos. En 1820 el secre­ta­rio del gober­na­dor de Guya­na esta­ble­ce la siguien­te repar­ti­ción de la pobla­ción: «1.004 blan­cos, 1.733 per­so­nas de color libres, 13.153 escla­vos, 1.100 indios» [P. Ch. De St-Amant, secre­ta­rio par­ti­cu­lar del Barón de Laus­sat, Gober­na­dor de Guya­na: Des colo­nies ; par­ti­cu­liè­re­ment de la Guya­ne fra­nçai­se en 1821, Barrois, París 1822, p. 80./note]). La can­ti­dad de escla­vos dis­mi­nu­ye aún más por la impor­tan­cia del «marro­na­ge» Marro­na­ge era el nom­bre con el que se desig­na­ba en las Anti­llas el hecho de que una per­so­na escla­va huye­ra de la pro­pie­dad de su amo. A esta per­so­na se le deno­mi­na­ba en fran­cés «nègre marron», «neg­ma­rron» o inclu­so «cima­rron», por el tér­mino ori­gi­nal en cas­te­llano, cima­rrón. (N. de la t.) con­tra el que se orga­ni­zan ope­ra­cio­nes puni­ti­vas. La resis­ten­cia a la escla­vi­tud en for­ma de «marro­na­ge» estu­vo pre­sen­te en todas las colo­nias, pero la topo­gra­fía de Gua­ya­na le da una impor­tan­cia par­ti­cu­lar:

Bajo el Anti­guo Régi­men la deser­ción de los escla­vos era una ver­da­de­ra pla­ga en las colo­nias en las que la mano de obra negra era la úni­ca que se emplea­ba para desa­rro­llar y cul­ti­var la tie­rra. Sin embar­go, el pro­ble­ma era aún más gra­ve en Gua­ya­na que en las Anti­llas pues­to que al estar for­ma­das por islas, la zona de vaga­bun­deo de los negros esta­ba res­trin­gi­da, mien­tras que en Gua­ya­na, un país con­ti­nen­tal, les resul­ta­ba fácil lle­gar a los terri­to­rios fron­te­ri­zos de la colo­nia fran­ce­sa: Bra­sil, enton­ces pose­sión por­tu­gue­sa, y la Gua­ya­na holan­de­sa» Syl­vie Mirot: Un docu­ment iné­dit sur le marron­na­ge à la Guya­ne fra­nçai­se au XVIIIè­me siè­cle, Revue d’histoire des colo­nies, tomo 41, n° 143, segun­do tri­mes­tre 1954, p. 245..

Muchos cima­rro­nes se con­ten­ta­ban con lle­gar a la den­sa sel­va don­de fun­da­ban peque­ñas comu­ni­da­des auto­su­fi­cien­tes. A estas comu­ni­da­des de cima­rro­nes se aña­den gru­pos socia­les más impor­tan­tes cons­ti­tui­dos por cima­rro­nes pro­ve­nien­tes de Suri­nam. Estos gru­pos cons­ti­tu­yen comu­ni­da­des de escla­vos en la sel­va y ata­can las plan­ta­cio­nes para con­se­guir armas y libe­rar a otros escla­vos. Se cal­cu­la que a prin­ci­pios del siglo XVIII los escla­vos de Suri­nam ascien­den a más de 5.000 per­so­nas. Tras una lar­ga gue­rra con­tra el ejér­ci­to holan­dés se ven obli­ga­dos a refu­giar­se en la Gua­ya­na fran­ce­sa. Así, los dju­ka, los boni y los para­ma­ka se ins­ta­lan en la lla­ma­da Gua­ya­na «fran­ce­sa» entre 1750 y 1840. La lle­ga­da de varios miles de negros libres inquie­ta mucho a la colo­nia fran­ce­sa. Tras la abo­li­ción de la escla­vi­tud el tra­ta­do fir­ma­do entre fran­ce­ses, holan­de­ses y jefes cima­rro­nes reco­no­cía las comu­ni­da­des cima­rro­nas y su terri­to­rio de implan­ta­ción. En 1962 se cal­cu­la que los des­cen­dien­tes de estos cima­rro­nes son 1.000 en el caso de los bon­ni, entre 7.000 y 8.000 en el de los dju­ka y 1.000 en el de los para­ma­ka Jean Hurault: La vie maté­rie­lle des noirs réfu­giés Boni et des indiens Waya­na du Haut-Maro­ni, ORSTOM, París 1965, p. 11..

El ros­tro de la socie­dad gua­ya­ne­sa en los años pos­te­rio­res a la abo­li­ción está mar­ca­do por esta heren­cia: esca­sez numé­ri­ca de des­cen­dien­tes de los pue­blos autóc­to­nos y de blan­cos, mayor can­ti­dad de des­cen­dien­tes de escla­vos (aun­que míni­ma en com­pa­ra­ción con las Anti­llas o Hai­tí), pre­sen­cia de comu­ni­da­des de negros cima­rro­nes y sub­de­sa­rro­llo cró­ni­co del terri­to­rio. En este con­tex­to es en el que se pro­du­ce el des­cu­bri­mien­to de minas de oro al este de Caye­na. La fal­ta de mano de obra se tra­du­ci­rá en el desa­rro­llo del «enga­gis­me» Enga­gis­me es un con­cep­to jurí­di­co que se remo­ta el Anti­guo Régi­men y que tras ser abo­li­do por la Revo­lu­ción fran­ce­sa se con­vir­tió, como expli­ca el autor más ade­lan­te, en una for­ma de tra­ba­jo asa­la­ria­do de los tra­ba­ja­do­res nati­vos de las colo­nias (anti­guos escla­vos) o inmi­gran­tes pro­ve­nien­tes sobre todo de Áfri­ca y Asia y des­ti­na­dos a las gran­des plan­ta­cio­nes de las colo­nias esca­sas de mano de obra tras la abo­li­ción de la escla­vi­tud en Fran­cia en 1848. Por medio del sis­te­ma del «enga­gis­me» varios millo­nes tra­ba­ja­do­res emi­gran a las colo­nias euro­peas de Amé­ri­ca, el Pací­fi­co y el Índi­co. A cam­bio de la pro­me­sa de una vida mejor fir­ma­ban un con­tra­to [con­trat d’engagement] cuya dura­ción varia­ba según el ori­gen y la colo­nia a la que está des­ti­na­do. La pala­bra está for­ma­da sobre el ver­bo enga­ger, que sig­ni­fi­ca con­tra­tar (N. de la t.)., un régi­men jurí­di­co monár­qui­co de casi ser­vi­dum­bre que toma el rele­vo de la tra­ta. Con la indem­ni­za­ción de los pro­pie­ta­rios de escla­vos el «enga­gis­me» per­mi­te a la vez aca­bar for­mal­men­te con la escla­vi­tud mien­tras se man­tie­ne un sis­te­ma de explo­ta­ción que afec­ta a los anti­guos escla­vos y a los inmi­gra­dos que están some­ti­dos a un «con­tra­to» [«con­trat d’engagement»]. Al anti­guo escla­vo con­ver­ti­do en «con­tra­ta­do» se le unen nue­vos emi­gran­tes con el mis­mo esta­tus para garan­ti­zar la super­vi­ven­cia de las for­tu­nas de los anti­guos pro­pie­ta­rios de escla­vos en todas las colo­nia. El his­to­ria­dor Sudel Fuma pro­po­ne el tér­mino de «ser­vi­lis­mo» en vez del tér­mino «enga­gis­me» para des­ta­car mejor la natu­ra­le­za de la rela­ción entre los «con­tra­tan­tes». El autor des­ta­ca el carác­ter dis­cri­mi­na­to­rio de los «con­tra­tos» res­pec­to al dere­cho labo­ral exis­ten­te, la vio­len­cia ejer­ci­da para obli­gar a acep­tar el con­tra­to y las fal­sas pro­me­sas que se hacen para lograr que se acep­te, y con­clu­ye:

¿Por qué «ser­vi­lis­mo»? Por­que los tra­ba­ja­do­res con­cer­ni­dos no son libres y están some­ti­dos a un sis­te­ma, pero no son escla­vos en el sen­ti­do jurí­di­co del tér­mino. Este con­cep­to se apli­ca tam­bién a la situa­ción del «con­tra­ta­do» indio, afri­cano y liber­to de 1848 de las colo­nias fran­ce­sas o de las colo­nias ingle­sas y per­mi­te cla­ri­fi­car la his­to­ria colo­nial dan­do un ver­da­de­ro sen­ti­do a la situa­ción real de los tra­ba­ja­do­res some­ti­dos al tra­ba­jo for­za­do de esta épo­ca Sudel Fuma: Le ser­vi­lis­me à la pla­ce du con­cept d’engagisme pour défi­nir le sta­tut des tra­vai­lleurs immi­grés ou affran­chis après l’abolition de l’esclavage en 1848, 19 de enero de 2016 (https://​his​to​ire974​.word​press​.com/​2​0​1​6​/​0​1​/​1​9​/​l​e​-​s​e​r​v​i​l​i​s​m​e​-​a​-​l​a​-​p​l​a​c​e​-​d​u​-​c​o​n​c​e​p​t​-​d​e​n​g​a​g​i​s​m​e​-​p​o​u​r​-​d​e​f​i​n​i​r​-​l​e​-​s​t​a​t​u​t​-​d​e​s​-​t​r​a​v​a​i​l​l​e​u​r​s​-​i​m​m​i​g​r​e​s​-​o​u​-​a​f​f​r​a​n​c​h​i​s​-​a​p​r​e​s​-​l​a​b​o​l​i​t​i​o​n​-​d​e​-​l​e​s​c​l​a​v​a​g​e​-​e​n​-​1​8​4​8​-​s​u​d​e​l​-​f​u​ma/), con­sul­ta­do el 29 de junio de 2018 a las 10h 00..

Dos decre­tos (del 13 de febre­ro y del 27 de mar­zo de 1852) regu­la­rán el «enga­gis­me» para las colo­nias fran­ce­sas. En el caso de Gua­ya­na este nue­vo ser­vi­lis­mo se desa­rro­lla rápi­da­men­te. Este es el balan­ce cuan­ti­ta­ti­vo que hace en 1864 el direc­tor del Ban­co de Gua­ya­na: «En el lap­so de doce meses el Depar­ta­men­to de la Mari­na ha hecho lle­gar suce­si­va­men­te a Gua­ya­na sie­te con­vo­yes de afri­ca­nos, cua­tro de ellos reclu­ta­dos en el Esta­do libre y tres de cau­ti­vos com­pra­dos y libe­ra­dos, uno de chi­nos y cin­co de culis» Pie­rre Riviè­re: La Guya­ne fra­nçai­se en 1865. Ape­rçu géo­grap­hi­que, his­to­ri­que, légis­la­tif, agri­co­le, indus­triel et com­mer­cial, Impri­me­rie du gou­ver­ne­ment, Cayen­na, 1866, p. 171.. Apar­te de los anti­guos escla­vos los prin­ci­pa­les orí­ge­nes de estos «con­tra­ta­dos» son India con 8.472 per­so­nas entre 1855 y 1877 Dou­dou Diè­ne: From Chains to Bonds: The Sla­ve Tra­de Revi­si­ted, UNESCO, París 2001, p. 435. y Áfri­ca con 1.826 per­so­nas Céli­ne Flory: «Les migra­tions de tra­vail à des­ti­na­tion de la Guya­ne et des Anti­lles fra­nçai­ses», en Myriam Cot­tias y Hebe Mat­tos (coord.): Escla­va­ge et sub­jec­ti­vi­tés dans l’Atlantique luso-bré­si­lien et fra­nçais (XVIIe – XXe siè­cle), Open Edi­tion Press, Mar­se­lla 2016, p. 204.. Por medio de esta nue­va «escla­vi­tud de dura­ción inde­ter­mi­na­da» (de 3 a 19 años) los due­ños de las plan­ta­cio­nes y de las minas de oro encon­tra­ron la mano de obra nece­sa­ria, y las per­so­nas recién libe­ra­das están obli­ga­das a mode­rar sus pre­ten­sio­nes con­cer­nien­tes al sala­rio y a las con­di­cio­nes labo­ra­les debi­do a la com­pe­ten­cia de esta mano de obra ser­vil.

El oro amarillo, el oro azul, el oro verde y el oro negro

Es fre­cuen­te oír hablar de que Fran­cia care­ce de retos eco­nó­mi­cos en Gua­ya­na para negar el carác­ter colo­nial de la Gua­ya­na con­tem­po­rá­nea. Una sim­ple mira­da a la his­to­ria eco­nó­mi­ca y a los recur­sos gua­ya­ne­ses des­mien­te esta afir­ma­ción.

Actual­men­te el oro es el segun­do recur­so de expor­ta­ción de Gua­ya­na tras la acti­vi­dad espa­cial (que en 2014 supu­so un 83 % del total de las expor­ta­cio­nes) con 50 millo­nes de euros expor­ta­dos en 2006. La cues­tión aurí­fe­ra acom­pa­ña toda la his­to­ria colo­nial de Gua­ya­na. El con­ser­va­dor de la biblio­te­ca de Caye­na des­ta­ca en un folle­to con un títu­lo sig­ni­fi­ca­ti­vo («La Gua­ya­na aurí­fe­ra o la «galli­na de los hue­vos de oro»») fecha­do en 1936 que «la his­to­ria del oro en Gua­ya­na se con­fun­de casi con la his­to­ria de la colo­ni­za­ción fran­ce­sa en esta par­te del con­ti­nen­te sud­ame­ri­cano a par­tir del siglo XVI de la era cris­tia­na» L. Bas­siè­res: La Guya­ne Auri­fè­re ou la «Pou­le aux œufs d’or», La typo-Lit­ho, Argel 1936, p. 5.. En este folle­to el autor recuer­da que los pri­me­ros explo­ra­do­res bus­ca­ban en Gua­ya­na la ciu­dad de Menoa, capi­tal del anti­guo Impe­rio inca. Des­ta­ca que des­de 1676 los padres jesui­tas pusie­ron en mar­cha las pri­me­ras explo­ta­cio­nes con mano de obra india. No obs­tan­te, el pun­to de par­ti­da ofi­cial de la indus­tria aurí­fe­ra sigue sien­do el des­cu­bri­mien­to de yaci­mien­tos en el río Ara­ta­ye en 1855, que el con­ser­va­dor comen­ta de la siguien­te mane­ra: «Una nue­va era pare­ce así alzar­se ante nues­tro país y Caye­na pron­to será una rival de Cali­for­nia […] Así, hoy es un hecho: exis­te oro en el inte­rior de Gua­ya­na». La explo­ta­ción empie­za en segui­da pero sin una inver­sión real de capi­ta­les, lo que pro­vo­ca una baja pro­duc­ción aun­que unos bene­fi­cios impor­tan­tes. «Todo el oro reco­gi­do has­ta hoy (más de tres­cien­tas tone­la­das, es decir, cin­co tone­la­das al año de media) pro­vie­ne de los alu­vio­nes de la super­fi­cie, no de las minas pro­pia­men­te dichas y, en defi­ni­ti­va, nues­tros mine­ros solo son exca­va­do­res y bus­ca­do­res de pepi­tas», resu­me el autor Ibid, p. 16 y p. 30..

El esta­do de las téc­ni­cas, lo esca­so de las inver­sio­nes (los com­pra­do­res se con­ten­ta­ban con acu­dir a una mul­ti­tud de peque­ños bus­ca­do­res que se hacían car­go de todos los gas­tos) y las varia­cio­nes de pre­cios en el mer­ca­do mun­dial expli­can una pro­duc­ción fluc­tuan­te y modes­ta has­ta la déca­da de los 70. La mejo­ra de las téc­ni­cas de extrac­ción y la fuer­te pro­gre­sión del pre­cio del oro en el mer­ca­do mun­dial (debi­do al aban­dono de la pari­dad oro/​dólar) lle­va­rá a reno­var la pro­duc­ción y a que entren en esce­na gran­des socie­da­des indus­tria­les inter­na­cio­na­les (Gru­po Méxi­co con capi­tal mexi­cano y esta­dou­ni­den­se, Cam­bior con capi­tal cana­dien­se, WMC con capi­tal aus­tra­liano, La Sour­ce con capi­tal fran­cés y aus­tra­liano, etc.). Los resul­ta­dos de las nue­vas pros­pec­cio­nes indus­tria­les no tar­da­rán en lle­gar. En su infor­me al pri­mer minis­tro fecha­do en 2000 [la dipu­tada fran­ce­sa por Gua­ya­na] Chris­tia­ne Tau­bi­ra men­cio­na el des­cu­bri­mien­to por par­te de la socie­dad ASARCO de 35 tone­la­das en reser­vas y 60 tone­la­das en recur­sos en Camp Caï­man, otro des­cu­bri­mien­to por par­te de la socie­dad Guya­nor-Cam­bior de 45 tone­la­das en reser­vas y 60 tone­la­das de recur­sos en Yaou y Dor­lin, y otros des­cu­bri­mien­tos pro­me­te­do­res aun­que toda­vía no explo­ta­bles Chris­tia­ne Tau­bi­ra-Delan­non: L’or en Guya­ne, Eclats et arti­fi­ces, Rap­port remis au pre­mier minis­tre, La docu­men­ta­tion Fra­nçai­se, París, 2000, p. 33..

Ulte­rio­res des­cu­bri­mien­tos con­fir­ma­rán las enor­mes posi­bi­li­da­des aurí­fe­ras de Gua­ya­na. Así, el pri­mer pro­duc­tor de oro en Gua­ya­na, la socie­dad Aupla­ta (que explo­ta las minas de Dieu Mer­ci y Yaou), decla­ra en 2014 por medio del pre­si­den­te de su con­se­jo de admi­nis­tra­ción que Gua­ya­na es «la mayor reser­va de oro del mun­do» Entre­vis­ta a Jean Fra­nçois Fourt en BFM Busi­ness, 7 de mar­zo de 2014 (https://​la1e​re​.fran​cet​vin​fo​.fr/​2​0​1​4​/​0​3​/​0​7​/​l​a​-​g​u​y​a​n​e​-​l​a​-​p​l​u​s​-​g​r​a​n​d​e​-​r​e​s​e​r​v​e​-​d​-​o​r​-​d​u​-​m​o​n​d​e​-​1​2​9​8​6​1​.​h​tml), con­sul­ta­do el 29 de junio de 2018 a las 17h 00.. En ese mis­mo perio­do la com­pa­ñía mine­ra «Mon­tag­ne d’or» [Mon­ta­ña de Oro] hace públi­co su pro­yec­to de mina indus­trial para 2022 con una pro­duc­ción que se cal­cu­la en 6,7 tone­la­das al año. Sin embar­go, este pro­yec­to de minas a cie­lo abier­to tie­ne gra­ves con­se­cuen­cias: defo­res­ta­ción (1.513 hec­tá­reas de sel­va ama­zó­ni­ca) y ver­ti­do masi­vo de cia­nu­ro (46.500 tone­la­das para la dura­ción de la explo­ta­ción eva­lua­da en 12 años). Si el pre­si­den­te Macron ha anun­cia­do su apo­yo al pro­yec­to, está cre­cien­do un movi­mien­to de pro­tes­ta, en par­ti­cu­lar en el seno de los pue­blos autóc­to­nos. El colec­ti­vo «Or de ques­tion» El nom­bre del colec­ti­vo, «Or de ques­tion», con­tie­ne un jue­go de pala­bras entre su sig­ni­fi­ca­do lite­ral, algo así como «oro dudo­so» y la expre­sión foné­ti­ca­men­te simi­lar «hors de ques­tion», que sig­ni­fi­ca «ni hablar». (N. de la t.)., que mul­ti­pli­ca las mani­fes­ta­cio­nes públi­cas, tam­bién ha empren­di­do accio­nes lega­les para soli­ci­tar la anu­la­ción del per­mi­so de explo­ta­ción. Recor­de­mos que las opcio­nes indus­tria­les basa­das en nece­si­da­des aje­nas a las de la pobla­ción y que se preo­cu­pan por la ren­ta­bi­li­dad inme­dia­ta sin tener en cuen­ta los efec­tos a lar­go pla­zo son una de las pri­me­ras carac­te­rís­ti­cas de la lógi­ca colo­nial.

Ade­más del oro Guya­na posee una Zona Eco­nó­mi­ca Exclu­si­va de 130.000 kiló­me­tros cua­dra­dos rica en recur­sos halieú­ti­cos y en par­ti­cu­lar en recur­sos cama­ro­ne­ros. No obs­tan­te, el sec­tor sigue estan­do muy infra­ex­plo­ta­do con una pro­duc­ción que fluc­tuó entre 3.000 y 4,000 tone­la­das al año en la déca­da de 2000 y cayó a entre 700 y 800 tone­la­das en 2017 Fran­ce Agri­Mer: Le mar­ché de la cre­vet­te en Fran­ce, Rap­port final, sep­tiem­bre de 2017, p. 17.. El des­tino de esta pro­duc­ción pone de relie­ve la depen­den­cia colo­nial: un 85 % se expor­ta al Hexá­gono y un 10 % a las Anti­llas Fran­ce­sas.

Guya­na tam­bién posee unos con­si­de­ra­bles recur­sos made­re­ros. La sel­va ama­zó­ni­ca cubre ocho millo­nes de hec­tá­reas, de las cua­les 7.5 millo­nes per­te­ne­cen al Esta­do. Sin embar­go, este recur­so está muy infra­ex­plo­ta­do con una pro­duc­ción que ape­nas lle­ga a 72.000 metro cúbi­cos de tron­cos. Resul­ta para­dó­ji­co, aun­que típi­co de una situa­ción colo­nial (en la que la prio­ri­dad de las inver­sio­nes depen­de úni­ca­men­te de la ren­ta­bi­li­dad y no de las nece­si­da­des loca­les), que Gua­ya­na impor­ta­ra pro­duc­tos de made­ra por valor de 17,6 millo­nes de euros y expor­ta­ra 3,1 millo­nes en 2014 S. Erwann: Le bois, un sec­teur qui a de l’avenir en Guya­ne, 20 de noviem­bre de 2016 (http://​leko​ti​dien​.fr/​2​0​1​6​/​1​1​/​2​9​/​l​e​-​b​o​i​s​-​u​n​-​s​e​c​t​e​u​r​-​q​u​i​-​a​-​d​e​-​l​a​v​e​n​i​r​-​e​n​-​g​u​y​a​ne/), con­sul­ta­do el 29 de junio de 2018 a las 19h 00..

Por últi­mo, el des­cu­bri­mien­to de yaci­mien­tos de hidro­car­bu­ros en alta mar en 2011 por par­te de Total, que posee un per­mi­so exclu­si­vo de explo­ta­ción, des­pier­ta enor­mes ambi­cio­nes. Aun­que toda­vía no se pue­de cuan­ti­fi­car el tama­ño del yaci­mien­to ni de sus reser­vas, se con­fir­ma la exis­ten­cia de gran­des posi­bi­li­da­des en hidro­car­bu­ros en la cuen­ca suri­na­mo-gua­ya­ne­sa. La USGS (Uni­ted Sta­tes Geo­lo­gi­cal Sur­vey), una agen­cia cien­tí­fi­ca del gobierno esta­dou­ni­den­se, cal­cu­la que esta cuen­ca es la segun­da en la cla­si­fi­ca­ción de cuen­cas petro­le­ras (de ultra­mar) no explo­ta­das más pro­me­te­do­ras del mun­do USGS, Assess­ment of Undis­co­ve­red Con­ven­tio­nal Oil and Gas Resour­ces of South Ame­ri­ca and the Carib­bean, 2012 (http://​www​.jhias​so​cia​tes​.com/​g​u​y​a​n​a​-​s​u​r​i​n​a​m​e​-​b​a​s​i​n​.​h​tml), con­sul­ta­do el 29 de junio de 2018 a las 21h 15..

Guya­na man­tie­ne una estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca de fac­to­ría depen­dien­te de las nece­si­da­des de la metró­po­li en lo refe­ren­te a sus elec­cio­nes y en sus prio­ri­da­des. Tan­to las expor­ta­cio­nes como las expor­ta­cio­nes se hacen exclu­si­va­men­te con la metró­po­li pri­me­ro y con las otras colo­nias de las Anti­llas y Euro­pa des­pués. Las gran­des fami­lias beké [crio­llas] de Mar­ti­ni­ca (el gru­po Ber­nard Hayot, el gru­po Fabre-Domer­gue, la fami­lia Dor­moy, etc.) poseen el teji­do comer­cial. Las indus­trias de mate­rias pri­mas y de la cons­truc­ción están domi­na­das por mul­ti­na­cio­na­les fran­ce­sas (Bouy­gues, Eif­fa­ge, Vin­ci, Bollo­ré, Aupla­ta, etc.). Las dos carac­te­rís­ti­cas de una eco­no­mía colo­nial están muy pre­sen­tes: la explo­ta­ción de los recur­sos a bene­fi­cio de la metró­po­li y el mono­po­lio por par­te de gran­des socie­da­des metro­po­li­ta­nas de la comer­cia­li­za­ción. La úni­ca espe­ci­fi­ci­dad aquí es la uti­li­za­ción de la bur­gue­sía anti­lla­na como inter­me­dia­ria en la explo­ta­ción de la colo­nia. Por no poner sino un ejem­plo que ilus­tre lo absur­da que es la lógi­ca colo­nial para el pue­blo gua­ya­nés cite­mos un infor­me sena­to­rial fecha­do en octu­bre de 2017: «El hecho de que las mate­rias pri­mas impor­ta­das de Bra­sil por Gua­ya­na ten­gan que tran­si­tar por [el puer­to fran­cés de] Le Havre deja estu­pe­fac­to» Oli­vier Cadic, séna­teur repré­sen­tant les fra­nçais éta­blis hors de Fran­ce, cita­di en Eli­sa­beth Lamu­re et Antoi­ne Kara­me: Rap­port d’information au sénat, n° 56, 26 de octu­bre de 2017, p. 16..

Por lo que se refie­re a la suer­te del pue­blo gua­ya­nés bas­ta con recor­dar algu­nas cifras para com­pren­der que no le están des­ti­na­dos ni las rique­zas ni los recur­sos loca­les: un 40 % de las per­so­nas con eda­des com­pren­di­das entre los 15 y 24 años está en paro, solo un 12 % ha apro­ba­do el bachi­lle­ra­to, los ingre­sos anua­les medios son un 44 % infe­rio­res a los de la metró­po­li, la can­ti­dad de per­so­nas bene­fi­cia­rias de la Ren­ta de Soli­da­ri­dad Acti­va Según infor­ma el gobierno fran­cés en su pági­na web, «La Ren­ta de Soli­da­ri­dad Acti­va es una pres­ta­ción que sus­ti­tu­ye tan­to a los míni­mos socia­les exis­ten­tes (Ren­ta Míni­ma de Inser­ción y Sub­si­dio de fami­lia mono­pa­ren­tal) como a los dis­po­si­ti­vos de ayu­da para el retorno al empleo (Pri­ma de Retorno al Empleo)». (N. de la t.). es cua­tro veces mayor que en el Hexá­gono, los pre­cios al con­su­mo son un 12 % más altos que en la metró­po­li, los de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios son un 45 % más caros y los de la vivien­da un 20 %, etc. Eléa Pom­miers: «Les chif­fres clés pour com­pren­dre la situa­tion en Guya­ne», Le Mon­de, 27 de mar­zo de 2017.

Geoestrategia, centro espacial y «síndrome holandés»

Hemos deja­do de lado deli­be­ra­da­men­te por el momen­to la prin­ci­pal acti­vi­dad eco­nó­mi­ca de Gua­ya­na, el Cen­tro Espa­cial Gua­ya­nés (CSG, por sus siglas en frac­nés) de Kou­rou y Sin­na­mary. El CSG, una base de lan­za­mien­to fran­ce­sa y euro­pea inau­gu­ra­da en 1968, es a la vez la pri­me­ra acti­vi­dad eco­nó­mi­ca de Gua­ya­na y una apues­ta estra­té­gi­ca esen­cial para la Unión Euro­pea. La deci­sión de ins­ta­lar el cen­tro espa­cial en Gua­ya­na en 1964 se hace en el mis­mo momen­to y por las mis­mas razo­nes que la de efec­tuar prue­bas nuclea­res en Poli­ne­sia. La inde­pen­den­cia de Arge­lia hace per­der simul­tá­nea­men­te al colo­nia­lis­mo fran­cés su terreno de prue­bas nuclea­res del Sáha­ra y la base de Ham­ma­guir cer­ca de Bechar en la que se efec­tua­ban las prue­bas de lan­za­mien­to de misi­les y cohe­tes. Dos tipos de fac­to­res con­cu­rrie­ron en la elec­ción de Gua­ya­na. El pri­me­ro con­cier­ne a fac­to­res geo­grá­fi­cos y cli­má­ti­cos: Gua­ya­na está cer­ca del Ecua­dor y se carac­te­ri­za por la ausen­cia de ries­gos sís­mi­cos y cicló­ni­cos. El segun­do es polí­ti­co: en aquel momen­to Gua­ya­na se carac­te­ri­za por una pobla­ción esca­sa y un tam­bién esca­so desa­rro­llo eco­nó­mi­co, lo que limi­ta­ba a la vez los ries­gos de catás­tro­fes huma­ni­ta­rias en caso de acci­den­te y (según se creía) los de una reivin­di­ca­ción inde­pen­den­tis­ta sóli­da a medio pla­zo.

Estos fac­to­res con­fie­ren rápi­da­men­te a Gua­ya­na un lugar par­ti­cu­lar en la com­pe­ten­cia mun­dial por las acti­vi­da­des espa­cia­les. La revis­ta Défen­se del Ins­ti­tut des Hau­tes Etu­des de Défen­se Natio­na­le (IHEDN, Ins­ti­tu­to de Altos Estu­dios de Defen­sa Nacio­nal) resu­me así en 1991 el reto geo­es­tra­té­gi­co del «Ultra­mar fran­cés» y el lugar espe­cí­fi­co de Gua­ya­na den­tro de él:

Gra­cias a la baja lati­tud de Gua­ya­na Fran­cia ha podi­do desa­rro­llar ahí, pri­me­ro para sus pro­pias nece­si­da­des y des­pués en coope­ra­ción con sus socios euro­peos en el mar­co de la «Agen­cia Espa­cial Euro­pea», el «Cen­tro Espa­cial Gua­ya­nés». De todos los cen­tros de lan­za­mien­to de cohe­tes espa­cia­les del mun­do es el mejor situa­do actual­men­te, en par­ti­cu­lar para el lan­za­mien­to de saté­li­tes geo­es­tra­té­gi­cos en direc­ción al este. Sin Kou­rou no habría polí­ti­cas espa­cia­les fran­ce­sas y oes­te-euro­peas inde­pen­dien­tes posi­bles. […] Es sabi­do que el domi­nio de la ener­gía nuclear con fines civi­les y mili­ta­res, la uti­li­za­ción del espa­cio y la explo­ta­ción de los océa­nos serán las tres fuen­tes esen­cia­les de poder para el siglo XXI. […] [Ultra­mar] apor­ta a Fran­cia una tri­ple opor­tu­ni­dad de seguir sien­do una gran poten­cia. La pri­me­ra es alber­gar, gra­cias a la Poli­ne­sia fran­ce­sa, el cen­tro de prue­bas de armas nuclea­res más ale­ja­do de las zonas pobla­das que exis­te en el mun­do. La segun­da es poseer el cam­po de lan­za­mien­tos espa­cia­les mejor situa­do del mun­do con Kou­rou en Gua­ya­na […]. La ter­ce­ra es dis­po­ner del ter­cer domi­nio marí­ti­mo mun­dial que ofre­ce rique­zas mari­nas y sub­ma­ri­nas, pero tam­bién pun­tos de apo­yo y dimen­sión úni­cos. La con­ju­ga­ción de estas tres bazas cons­ti­tu­ye un inte­rés polí­ti­co y estra­té­gi­co fun­da­men­tal que no poseen ni Esta­dos Uni­dos ni la URSS ni nin­gu­na poten­cia ascen­den­te Alain Auger: Pla­ce et rôle géo­po­li­ti­que de l’Outre-mer fra­nçais, Défen­se, n° 56, mar­zo de 1991, p. 26..

Estas pala­bras siguen sien­do actua­les a pesar de la des­apa­ri­ción de la URSS y el cese de las prue­bas nuclea­res (que siem­pre pue­den reco­men­zar rápi­da­men­te en cual­quier momen­to en caso de nece­si­dad). Bas­tan para poner de relie­ve las difi­cul­ta­des a las que se enfren­tan y se enfren­ta­rán los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal de las últi­mas colo­nias fran­ce­sas. Fran­cia uti­li­za la baza de Gua­ya­na en la rela­ción de fuer­zas inter­na de la Unión Euro­pea por la direc­ción de esta, lo que tie­ne como con­se­cuen­cia que el com­ba­te no se libra ya entre París y una colo­nia, sino entre esta y la Unión Euro­pea. Des­de la crea­ción en 1975 de la Agen­cia Espa­cial (Euro­pean Spa­ce Agency – ESA) se efec­túa el cam­bio del Hexá­gono a Euro­pa. La ESA se encar­ga de los lan­za­mien­tos en el seno del CSG con el lan­za­mien­to de Aria­ne, el pri­mer lan­za­dor espe­cí­fi­ca­men­te euro­peo y líder mun­dial del mer­ca­do de saté­li­tes comer­cia­les. «Con el CSG Gua­ya­na se ha con­ver­ti­do, para Fran­cia y Euro­pa, en un esca­pa­ra­te tec­no­ló­gi­co. […] Estos equi­pa­mien­tos son esen­cia­les para la defen­sa, la meteo­ro­lo­gía, la trans­mi­sión de datos, el sis­te­ma audio­vi­sual, etc. El CSG […] inte­gra a Gua­ya­na en el medio téc­ni­co-tec­no­ló­gi­co con una posi­ción estra­té­gi­ca de nivel mun­dial, tan­to más cuan­to que en el mun­do solo hay una trein­te­na de bases de lan­za­mien­to de saté­li­tes» Gutem­berg de Vil­he­na Sil­va, Jad­son Luis Rebe­lo Por­to, Pau­la Gabrie­le Sena dos San­tos y Miguel Dhe­nin: La géo­po­li­ti­que de l’Union Euro­péen­ne pour les régions ultra­pé­rip­hé­ri­ques: Assi­mi­la­tion, frag­men­ta­tion et rôle de la Guya­ne fra­nçai­se dans son con­tex­te régio­nal, Revue Fran­co-Bré­si­lien­ne de Géo­grap­hie Con­fins, n° 26, 2016., resu­me un gru­po de geó­gra­fos fran­co-bra­si­le­ños.

Para los gua­ya­ne­ses la aper­tu­ra de un cen­tro espa­cial se tra­du­ce en un des­equi­li­brio eco­nó­mi­co cono­ci­do con el nom­bre de «sín­dro­me holan­dés», una de cuyas con­se­cuen­cias es que se refuer­za la depen­den­cia colo­nial. La expre­sión desig­na los efec­tos des­equi­li­bran­tes de un nue­vo maná finan­cie­ro (explo­ta­ción de una nue­va fuen­te de mate­ria pri­ma o en Gua­ya­na las enor­mes inver­sio­nes vin­cu­la­das al cen­tro espa­cial). Esta expre­sión se uti­li­zó ini­cial­men­te para des­cri­bir las con­se­cuen­cias del des­cu­bri­mien­to en los Paí­ses Bajos de un gran yaci­mien­to de gas natu­ral y des­pués se exten­dió al con­jun­to de situa­cio­nes carac­te­ri­za­das por una afluen­cia brus­ca de nue­vos medios finan­cie­ros. Estos efec­tos se pue­den resu­mir de la siguien­te mane­ra: con­cen­tra­ción en el nue­vo sec­tor en detri­men­to de los demás, infla­ción vin­cu­la­da al aumen­to de la ren­ta nacio­nal y de la deman­da, dua­li­dad eco­nó­mi­ca entre un sec­tor hiper­mo­derno y sec­to­res atro­fia­dos, yux­ta­po­si­ción de rique­za y pobre­za. Como vemos, el sín­dro­me holan­dés refuer­za todas las carac­te­rís­ti­cas de la depen­den­cia colo­nial. El cen­tro espa­cial no está arti­cu­la­do al con­jun­to de la eco­no­mía local sino que es un apén­di­ce de una eco­no­mía exte­rior.

Por últi­mo, el carác­ter estra­té­gi­co del cen­tro espa­cial impli­ca una con­si­de­ra­ble pre­sen­cia mili­tar. Ofi­cial­men­te en Gua­ya­na (en Cayen­na, Kou­rou y Saint-Jean-du-Maro­ni) están esta­cio­na­dos de for­ma per­ma­nen­te 2.100 mili­ta­res de los tres ejér­ci­tos EMA: Les for­ces armées en Guya­ne, Etat-major des armées, 15 de enero de 2018 (https://​www​.defen​se​.gouv​.fr/​e​m​a​/​f​o​r​c​e​s​-​p​r​e​p​o​s​i​t​i​o​n​n​e​e​s​/​g​u​y​a​n​e​/​d​o​s​s​i​e​r​/​l​e​s​-​f​o​r​c​e​s​-​a​r​m​e​e​s​-​e​n​-​g​u​y​ane), con­sul­ta­do el 30 de junio de 2018 a las 11h 30.. A esta cifra hay que aña­dir los efec­ti­vos de la gen­dar­me­ría que en 2017 eran 920 Les ser­vi­ces de l’État en Guya­ne: Le com­man­de­ment de la gen­dar­me­rie de Guya­ne, 1 de diciem­bre de 2016 (http://​www​.guya​ne​.gouv​.fr/​S​e​r​v​i​c​e​s​-​d​e​-​l​-​E​t​a​t​/​L​e​s​-​s​e​r​v​i​c​e​s​-​d​e​-​l​-​E​t​a​t​-​e​n​-​G​u​y​a​n​e​/​L​e​s​-​s​e​r​v​i​c​e​s​-​d​e​-​s​e​c​u​r​i​t​e​/​L​a​-​g​e​n​d​a​r​m​e​rie), con­sul­ta­do el 30 de junio de 2018 a las 11 h 40.. Ofi­cial­men­te sus obje­ti­vos son garan­ti­zar la segu­ri­dad del cen­tro espa­cial, vigi­lar las fron­te­ras con Suri­nam y Bra­sil para luchar con­tra la emi­gra­ción «clan­des­ti­na», luchar con­tra los bus­ca­do­res de oro ile­ga­les y con­tra la pes­ca ilí­ci­ta. En la prác­ti­ca esta pre­sen­cia mili­tar desem­pe­ña una fun­ción disua­so­ria fren­te a un movi­mien­to social y a un movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta en pro­gre­sión cons­tan­te.

Contrarrestar al movimiento independentista por todos los medios

Como en casi todas las anti­guas colo­nias la aspi­ra­ción a la auto­no­mía y des­pués a la inde­pen­den­cia casi no exis­tía en el momen­to en el que la colo­nia cam­bia de esta­tus en 1946 para con­ver­tir­se en depar­ta­men­to fran­cés. Al igual que ocu­rrió en otros luga­res, las aspi­ra­cio­nes que los guya­ne­ses invier­ten en la depar­ta­men­ta­li­za­ción se verán frus­tra­das rápi­da­men­te. Des­pués de déca­das de escla­vi­tud, de «enga­gis­me» y de ciu­da­da­nía de segun­da cate­go­ría Aun­que no esta­ban some­ti­das al «Códi­go del Indí­ge­na» las cua­tro vie­jas colo­nias (Mar­ti­ni­ca, Gua­da­lu­pe, La Reunión y Gua­ya­na) no dis­po­nían de los mis­mos dere­chos socia­les que en el Hexá­gono. [El Códi­go del Indí­ge­na, de 1881, dis­tin­guía a los «ciu­da­da­nos» fran­ce­ses (con orí­ge­nes euro­peos) de los «suje­tos» fran­ce­ses (los indí­ge­nas), a los que se pri­va­ba de la mayo­ría de sus dere­chos polí­ti­cos. N. de la t.]. la depar­ta­men­ta­li­za­ción pare­cía una pro­me­sa de igual­dad y el final de la rela­ción colo­nial, y así era como se ven­día. Rápi­da­men­te apa­re­ce la decep­ción al cons­ta­tar la per­sis­ten­cia de la depen­den­cia colo­nial y la desigual­dad eco­nó­mi­ca y social con la metró­po­li. Lle­ga la hora de hacer balan­ce en un con­tex­to de efer­ves­cen­cia anti­co­lo­nial mun­dial: vic­to­ria viet­na­mi­ta de Dien Bien Phu en 1954, ini­cio de la lucha arma­da en Arge­lia en 1954, Con­fe­ren­cia de Ban­dung en 1955, etc. Este es el con­tex­to en el que nace la pri­me­ra orga­ni­za­ción nacio­nal gua­ya­ne­sa:

Ahí don­de [Aimé] Césai­re emplea la pala­bra resu­rrec­ción sus lec­to­res lee­rán las pala­bras auto­no­mía, inde­pen­den­cia y revo­lu­ción . Es el caso de los estu­dian­tes gua­ya­ne­ses que en 1955 crean en París el Comi­té Gua­ya­nés de Acción Social y Polí­ti­ca , que toma­rá el nom­bre de Unión del Pue­blo Gua­ya­nés (UPG, 1955–1965), pri­mer par­ti­do nacio­na­lis­ta y auto­no­mis­ta gua­ya­nés. Duran­te diez años el UPG recha­za la polí­ti­ca de asi­mi­la­ción y difun­de en Gua­ya­na las ideas anti­co­lo­nia­lis­tas» David Redon: Les mou­ve­ments indé­pen­dan­tis­tes guya­nais, revis­ta Une sai­son en Guya­ne, n° 17, agos­to de 2016, p. 12..

Como se pro­cla­ma anti­co­lo­nia­lis­ta la UPG no reivin­di­ca la inde­pen­den­cia sino la auto­no­mía. La orga­ni­za­ción cri­ti­ca dura­men­te la depar­ta­men­ta­li­za­ción y la asi­mi­la­ción, y tra­ba­ja para refor­mar las rela­cio­nes con la metró­po­li en un sen­ti­do igua­li­ta­rio. Inme­dia­ta­men­te sur­ge la opo­si­ción sis­te­má­ti­ca de los gau­llis­tas con­tra el nue­vo movi­mien­to. A pesar de sus pro­fe­sio­nes de fe auto­no­mis­ta la UPG es ata­ca­da por ser unos «“sepa­ra­tis­tas”, “anti­fran­ce­ses” o “anti­blan­cos”» Ser­ge Mam Mam Fouck: L’Union du Peu­ple Guya­nais et l’invention du natio­na­lis­me en Guya­ne fra­nçai­se (1955−1965), Outre-Mers, año 2006, n° 352–353, p. 282., recuer­da el his­to­ria­dor Ser­ge Mam Mam Fouck. El joven movi­mien­to colo­nial fue rápi­da­men­te obje­to de la repre­sión colo­nia en for­ma de la expul­sión fue­ra de Gua­ya­na de sus líde­res. Inclu­so se aprue­ba una orde­nan­za espe­cí­fi­ca el 15 de octu­bre de 1960 que esti­pu­la que «los fun­cio­na­rios del Esta­do y de los esta­ble­ci­mien­tos públi­cos del Esta­do en ser­vi­cio en los Depar­ta­men­tos de Ultra­mar cuyo com­por­ta­mien­to alte­re el orden públi­co pue­den ser, a pro­pues­ta del pre­fec­to y son otras for­ma­li­da­des, lla­ma­dos de ofi­cio en la metró­po­li por el minis­tro del que depen­den para reci­bir un nue­vo des­tino» Jour­nal Offi­ciel de la Répu­bli­que Fra­nçai­se, 18 de octu­bre de 1960, p. 9483..

Así, Ser­ge Patient, Ber­nard Lin­glin y Marius Milon fue­ron ale­ja­dos de Gua­ya­na con esta orde­nan­za. A estos ale­ja­mien­tos de los líde­res se aña­den la cen­su­ra en el dia­rio nacio­na­lis­ta y el des­pi­do de mili­tan­tes con el obje­ti­vo de des­es­ta­bi­li­zar­los. Se crea un cli­ma de pre­sión sobre los mili­tan­tes que sus­ci­ta mie­do y deseta­bi­li­za­ción. «Por con­si­guien­te, la orde­nan­za del 15 de octu­bre de 1960 afec­tó direc­ta­men­te a una can­ti­dad muy limi­ta­da de mili­tan­tes auto­no­mis­tas […] [pero] enfrió muchos ardo­res, inclui­dos los de los no fun­cio­na­rios», resu­me el his­to­ria­dor Mam Mam Fouck Op. cit., p. 285.. La orga­ni­za­ción no sobre­vi­vi­rá a esta prue­ba, aun­que sem­bró semi­llas de con­cien­cia­ción de las que nace­rán rápi­da­men­te nue­vas estruc­tu­ras más radi­ca­les.

El año en que des­apa­re­ce el UPG tam­bién es el de la implan­ta­ción del Cen­tro Espa­cial Gua­ya­nés, Como des­cri­be el his­to­ria­dor David Redon, los efec­tos que tie­ne sobre la con­cien­cia nacio­nal gua­ya­ne­sa son para­dó­ji­cos:

La implan­ta­ción del Cen­tro Espa­cial Gua­ya­nés (CSG) en un terreno expro­pia­do de 96.000 hec­tá­reas va a fun­cio­nar a la vez como un ace­le­ra­dor y como un ani­qui­la­dor para el nacio­na­lis­mo gua­ya­nés. Ace­le­ra­dor por­que las expro­pia­cio­nes de las 641 fami­lias de Kou­rou, Mal­ma­noury y Sin­na­mary tuvie­ron unos efec­tos trau­ma­ti­zan­tes inme­dia­tos sobre las pobla­cio­nes que deben aban­do­nar su modo de vida. El dis­cur­so sobre la «gua­ya­ni­dad» se cris­ta­li­za en torno a estas expro­pia­cio­nes y la des­apa­ri­ción de Mal­ma­noury, y da cuer­po a los dis­cur­sos nacio­na­lis­tas, auto­no­mis­tas e inde­pen­den­tis­tas. Por otra par­te, el Esta­do pue­de aho­ra afir­mar la efi­ca­cia de su polí­ti­ca asi­mi­la­cio­nis­ta con el «pro­gre­so» que apor­ta a las nacio­nes gua­ya­ne­sas el CDG y sus reper­cu­sio­nes eco­nó­mi­cas David Redon: Les mou­ve­ments indé­pen­dan­tis­tes guya­nais, op. cit., p. 13..

Como en Gua­da­lu­pe, muchos mili­tan­tes nacio­na­lis­tas se impli­can en la lucha sin­di­cal con la crea­ción en noviem­bre de 1967 de la Unión de Tra­ba­ja­do­res Gua­ya­ne­ses (UTG) que en su con­gre­so fun­da­cio­nal adop­ta una ban­de­ra gua­ya­ne­sa y más tar­de, en su ter­cer con­gre­so en 1973, una moción a favor de la inde­pen­den­cia. El dis­cur­so ya no es el de la auto­no­mía sino explí­ci­ta­men­te el de la inde­pen­den­cia. La con­so­li­da­ción de los inde­pen­den­tis­tas en el ámbi­to sin­di­cal (y al mis­mo tiem­po entre la juven­tud) preo­cu­pa mucho al gobierno fran­cés. Mues­tra de esta inquie­tud es la deci­sión toma­da en 1973 de ins­ta­lar en Gua­ya­na al Ter­cer Regi­mien­to Extran­je­ro de Infan­te­ría de la Legión Extran­je­ra (3ème REI, por sus siglas en fran­cés).

El Regi­mien­to cuen­ta con varios cen­te­na­res de hom­bres (en 1995 lle­ga­rá a los 1.000 sol­da­dos) y su prin­ci­pal misión es pro­te­ger el cen­tro espa­cial. Ya en 1962 la ins­ta­la­ción de un pri­mer con­tin­gen­te de la Legión Extran­je­ra había pro­vo­ca­do una mani­fes­ta­ción el 14 de junio con­vo­ca­da por el Fren­te Demo­crá­ti­co Gua­ya­nés El Fren­te Demo­crá­ti­co Gua­ya­nés (FDG) nace el 7 de junio de 1962. Reúne al PSG (Par­ti­do Socia­lis­ta Gua­ya­nés), a la UPG (Unión del Pue­blo Gua­ya­nés) y a sin­di­ca­tos, sobre todo, la Unión Depar­ta­men­tal de la CGT. Defien­de el obje­ti­vo de la auto­no­mía. y varias orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les. El pre­fec­to Erig­nac reac­cio­na por medio de una vio­len­ta repre­sión que pro­vo­ca gran can­ti­dad de per­so­nas heri­das, deten­cio­nes y com­pa­re­cen­cias ante los tri­bu­na­les. «Era la pri­me­ra vez en la his­to­ria polí­ti­ca de Gua­ya­na que las fuer­zas de la gen­dar­me­ría y de la poli­cía car­ga­ban con­tra los mani­fes­tan­tes, así que hubo un gran estu­por» Ser­ge Mam Mam Fouck: His­to­ire de la Guya­ne con­tem­po­rai­ne 1940–1982, Edi­tions Cari­béen­nes, París 2000, p. 208., comen­ta el his­to­ria­dor Mam Mam Fouck. La ins­ta­la­ción del 3ème REI des­pier­ta los recuer­dos de esta repre­sión colo­nial que data de hace ape­nas una déca­da.

La segun­da reac­ción del gobierno fran­cés ante esta radi­ca­li­za­ción de la juven­tud y de los sin­di­ca­tos es un pro­yec­to de cam­biar la estruc­tu­ra social de Gua­ya­na por medio de la impor­ta­ción masi­va de emi­gran­tes pro­ce­den­tes de la metró­po­li. El obje­ti­vo ofi­cial del pro­yec­to deno­mi­na­do «Plan Ver­de» y anun­cia­do en 1975 es desa­rro­llar la agri­cul­tu­ra gua­ya­ne­sa. Este pro­yec­to, en pre­pa­ra­ción des­de 1973 y diri­gi­do por el secre­ta­rio de Esta­do en los Depar­ta­men­tos de Ultra­mar Oli­vier Stirn, anun­cia el obje­ti­vo de 30.000 colo­nos en cin­co años para un depar­ta­men­to que en aquel momen­to solo cuen­ta con 55.000 habi­tan­tes. Mien­tras que en Gua­da­lu­pe, Mar­ti­ni­ca y La Reunión el Esta­do fran­cés orga­ni­za la expor­ta­ción masi­va de la juven­tud por medio del BUMIDON (siglas en fran­cés de Ofi­ci­na para el Desa­rro­llo de las Migra­cio­nes en los Depar­ta­men­tos de Ultra­mar) Véa­se nues­tro artícu­lo ante­rior, L’œuvre néga­ti­ve du colo­nia­lis­me fra­nçais aux Anti­lles La pro­duc­tion et la repro­duc­tion d’une pig­men­to­cra­tie (https://​boua​ma​mas​.word​press​.com/​2​0​1​8​/​0​6​/​1​5​/​l​o​e​u​v​r​e​-​n​e​g​a​t​i​v​e​-​d​u​-​c​o​l​o​n​i​a​l​i​s​m​e​-​f​r​a​n​c​a​i​s​-​a​u​x​-​a​n​t​i​l​l​e​s​-​l​a​-​p​r​o​d​u​c​t​i​o​n​-​e​t​-​l​a​-​r​e​p​r​o​d​u​c​t​i​o​n​-​d​u​n​e​-​p​i​g​m​e​n​t​o​c​r​a​t​ie/). [En cas­te­llano La obra nega­ti­va del colo­nia­lis­mo fran­cés en las Anti­llas: la pro­duc­ción y repro­duc­ción de una pig­men­to­cra­cia, https://​www​.boltxe​.eus/​l​a​-​o​b​r​a​-​n​e​g​a​t​i​v​a​-​d​e​l​-​c​o​l​o​n​i​a​l​i​s​m​o​-​f​r​a​n​c​e​s​-​e​n​-​l​a​s​-​a​n​t​i​l​l​a​s​-​l​a​-​p​r​o​d​u​c​c​i​o​n​-​y​-​r​e​p​r​o​d​u​c​c​i​o​n​-​d​e​-​u​n​a​-​p​i​g​m​e​n​t​o​c​r​a​c​ia/], aquí tra­ta de aho­gar al pue­blo gua­ya­nés con unos colo­nos que depen­den total­men­te del Esta­do fran­cés. En efec­to, se pro­me­te a los can­di­da­tos con­ce­sio­nes y ayu­das para ins­ta­lar­se. Si el éxi­to es inme­dia­to en Fran­cia (cer­ca de 20.000 can­di­da­tu­ras), lógi­ca­men­te sus­ci­ta la cóle­ra de los gua­ya­ne­ses. Se repri­men las mani­fes­ta­cio­nes masi­vas pero el pro­yec­to se aban­do­na ofi­cial­men­te. En efec­to, este plan de pobla­mien­to des­pier­ta vie­jos recuer­dos de pro­yec­tos de pobla­mien­to de la épo­ca escla­vis­ta y en par­ti­cu­lar los vin­cu­la­dos al penal de Caye­na. La soció­lo­ga y antro­pó­lo­ga Marie-José Joli­vet resu­me así las reac­cio­nes al plan Stirn:

Desig­na­do enton­ces por sus auto­res como «el plan glo­bal de valo­ri­za­ción de Gua­ya­na», este pro­yec­to incluía un com­po­nen­te impor­tan­te de «inmi­gra­ción» que no podía dejar de des­per­tar inme­dia­ta­men­te vie­jas remi­nis­cen­cias. Ade­más, el hecho de reto­mar la expre­sión «valo­ri­za­ción» bas­ta­ba para evo­car el perio­do colo­nial. […] Cual­quier plan de inmi­gra­ción masi­va a Gua­ya­na evo­ca tam­bién, inevi­ta­ble­men­te, el penal . El caso es dema­sia­do cono­ci­do como para que sea nece­sa­rio expo­ner­lo, por lo que me con­ten­ta­ré con recor­dar sus prin­ci­pios y en pri­mer lugar, el de la colo­ni­za­ción por medio del penal esta­ble­ci­do en 1859 por Napo­león III» Marie-José Joli­vet: La poli­ti­que de déve­lop­pe­ment de la Guya­ne. Récu­rren­ce et point de rup­tu­re, ORSTOM, París, pp. 221 y 223..

La opo­si­ción a la Legión Extran­je­ra y al pro­yec­to Stirn cata­li­za las con­cien­cias gua­ya­ne­sas, lo que en octu­bre de 1974 se tra­du­ce en la crea­ción del Movi­mien­to Gua­ya­nés de Des­co­lo­ni­za­ción (MOGUYDE, por sus siglas en fran­cés) y el mis­mo año del Fren­te Nacio­nal de Libe­ra­ción de Gua­ya­na (FNLG). Al poco tiem­po de cons­ti­tuir­se ambas orga­ni­za­cio­nes inde­pen­den­tis­tas son acu­sa­das, en diciem­bre de 1974, del lla­ma­do com­plot «Navi­dad» con la deten­ción de 13 mili­tan­tes nacio­na­lis­tas del MOGUYDE, de otras orga­ni­za­cio­nes inde­pen­den­tis­tas (Joven Guar­dia, FLNG y Par­ti­do Socia­lis­ta Gua­ya­nés) y del sin­di­ca­to UTG. Se les acu­sa de «aten­tar con­tra la segu­ri­dad del Esta­do», de pre­pa­rar aten­ta­dos y secues­tros. Ocho de ellos son expa­tria­dos al Hexá­gono y lle­va­dos ante el Tri­bu­nal de Segu­ri­dad del Esta­do. Con ello se inten­ta deca­pi­tar una vez más al movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta. Pero esta vez la huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por la UTG y la movi­li­za­ción de la diás­po­ra gua­ya­ne­sa impo­nen la vuel­ta al país de los pre­sos polí­ti­cos Con­nais­sez-vous le com­plot de la Noel, Fier d’être guya­nais, 12 de mayo de 2016 (http://​www​.fier​de​tre​gu​ya​nais​.com/​a​u​t​r​e​/​l​e​-​c​o​m​p​l​o​t​-​d​e​-​n​o​el/), con­sul­ta­do el 29 de junio de 2018 a las 20h 45.. Se reti­ran los car­gos con­tra ellos. Este esce­na­rio se repro­du­ce en julio de 1980 con la deten­ción y expul­sión de cua­tro mili­tan­tes del FLNG acu­sa­dos de que­mar un depó­si­to de car­bu­ran­te y de un inten­to de aten­ta­do con­tra la gen­dar­me­ría del cen­tro de Caye­na. Serán pues­tos en liber­tad un año des­pués ya que una vez más su expe­dien­te esta­ba vacío.

En este con­tex­to de repre­sión y de deten­cio­nes abu­si­vas empie­za un inten­to de lucha arma­da por par­te de la Alian­za Revo­lu­cio­na­ria Cari­be (ARC) de 1983 a 1988C. Esta orga­ni­za­ción que reivin­di­ca la inde­pen­den­cia de Gua­da­lu­pe, Mar­ti­ni­ca y Gua­ya­na orga­ni­za muchos aten­ta­dos en las tres colo­nias y en la metró­po­li. Esta secuen­cia arma­da aca­ba con la ley de amnis­tía del 10 de julio de 1989 con­cer­nien­te a todos los aten­ta­dos come­ti­dos antes del 14 de julio de 1988 tras la pro­pues­ta de la ARC de poner fin a la lucha arma­da a cam­bio de la amnis­tía de sus mili­tan­tes. El des­equi­li­brio de fuer­zas es sim­ple­men­te dema­sia­do gran­de para que esta for­ma de lucha sea efi­caz con el tiem­po.

Dado que no exis­te la rela­ción de fuer­zas nece­sa­ria para una inde­pen­den­cia a cor­to pla­zo, la idea nacio­nal se reorien­ta hacia una lucha con­tra las con­se­cuen­cias de la colo­ni­za­ción. Se ini­cia la épo­ca de los gran­des movi­mien­tos de masas diri­gi­dos por la UTC y apo­ya­dos por las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas inde­pen­den­tis­tas Aun­que unas orga­ni­za­cio­nes des­apa­re­cen, otras nacen, como el Movi­mien­to por la Des­co­lo­ni­za­ción y la Eman­ci­pa­ción Social (MDES) en 1991, que rápi­da­men­te se con­vier­te en un polo inde­pen­den­tis­ta uni­fi­ca­dor. y no cesa­rá has­ta nues­tros días: huel­ga gene­ral de seis días en 1992, dis­tur­bios en Caye­na en noviem­bre de 1996 para exi­gir la esco­la­ri­za­ción de todos los niños; unos meses des­pués, en abril de 1997, esta­llan nue­vos dis­tur­bios tras la deten­ción de cua­tro jóve­nes acu­sa­dos de haber tra­ta­do de que­mar el domi­ci­lio del Fis­cal del Esta­do duran­te los dis­tur­bios de noviem­bre de 1996, pará­li­sis del país debi­do a un vas­to movi­mien­to social en noviem­bre y diciem­bre de 2008 (cor­tes de todas las carre­te­ras prin­ci­pa­les, barri­ca­das, huel­ga gene­ral) en pro­tes­ta por la subida del pre­cio de los car­bu­ran­tes que se trans­for­ma en un movi­mien­to con­tra la cares­tía de la vida.

Este últi­mo movi­mien­to esta tan masi­vo y radi­cal que el Esta­do fran­cés se ve obli­ga­do a hacer con­ce­sio­nes impor­tan­tes. El pre­si­den­te Sar­kozy anun­cia 137 medi­das cuyo obje­ti­vo es vol­ver a dina­mi­zar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y ayu­das finan­cie­ras a las fami­lias modes­tas para tener en cuen­ta la infla­ción. Sobre todo, el Esta­do fran­cés no se deja enga­ñar por el pro­gre­so real de la idea de inde­pen­den­cia nacio­nal que no hace más que aumen­tar en el cur­so de todos estos con­flic­tos. Pro­po­ne un refe­rén­dum sobre el esta­tu­to de Gua­da­lu­pe, pero se guar­da bien de for­mu­lar la pre­gun­ta en tér­mi­nos de inde­pen­den­cia. Final­men­te la pre­gun­ta del refe­rén­dum de enero de 2010 será una fal­sa alter­na­ti­va: «¿Aprue­ba usted la trans­for­ma­ción de Gua­ya­na en una colec­ti­vi­dad de ultra­mar regi­da por el Artícu­lo 74 de la Cons­ti­tu­ción, dota­da de una orga­ni­za­ción par­ti­cu­lar que ten­ga en cuen­ta sus intere­ses pro­pios en el seno de la Repú­bli­ca?». Gana el «No» masi­va­men­te pero sobre la base de una abs­ten­ción mayo­ri­ta­ria (51,84 % de los votos y 2,33 % de votos en blan­co y nulos).

Dado que las mis­mas cau­sas pro­vo­can los mis­mos efec­tos, en mar­zo de 2017 esta­lla un nue­vo movi­mien­to social y blo­quea el con­jun­to del terri­to­rio duran­te un mes. Se blo­quea el cen­tro espa­cial lo que pro­vo­ca un retra­so de un lan­za­dor Aria­ne. El acuer­do para salir del con­flic­to del 21 de abril de 2017 pre­vé el des­blo­queo de mil millo­nes de euros des­ti­na­dos a mejo­rar el acce­so a la asis­ten­cia sani­ta­ria, la segu­ri­dad, la situa­ción de empleo y la jus­ti­cia.

Si bien la rela­ción de fuer­zas actual hace impro­ba­ble una inde­pen­den­cia a cor­to pla­zo, la idea inde­pen­den­tis­ta se ha implan­ta­do amplia­men­te entre la pobla­ción y par­ti­cu­lar­men­te entre la juven­tud. Aun­que actual­men­te las reivin­di­ca­cio­nes se refie­ren a la inse­gu­ri­dad galo­pan­te y a las reivin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas, de for­ma implí­ci­ta con­tie­nen la con­de­na del mode­lo colo­nial. La lucha con­tra las con­se­cuen­cias lle­va inevi­ta­ble­men­te a más o menos lar­go pla­zo a actuar con­tra las cau­sas: la colo­ni­za­ción. En cuan­to cam­bie la rela­ción de fuer­zas (bajo el impac­to de acon­te­ci­mien­tos inter­na­cio­nal es, de la lucha del pue­blo gua­ya­nés y de las movi­li­za­cio­nes anti­co­lo­nia­les en el Hexá­gono) la inde­pen­den­cia vol­ve­rá a ser una uto­pía con­cre­ta a cor­to pla­zo.

Saïd Boua­ma­ma

3 de julio de 2018

Fuen­te: https://​boua​ma​mas​.word​press​.com/​2​0​1​8​/​0​7​/​0​2​/​l​o​e​u​v​r​e​-​n​e​g​a​t​i​v​e​-​d​u​-​c​o​l​o​n​i​a​l​i​s​m​e​-​f​r​a​n​c​a​i​s​-​e​n​-​g​u​y​a​n​e​-​d​e​-​l​a​-​r​e​c​h​e​r​c​h​e​-​d​u​-​r​o​i​-​d​o​r​e​-​a​-​l​a​-​m​o​n​t​a​g​n​e​-​d​or/
[Tra­du­ci­do del fran­cés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: