Treinta tesis sobre sobre el contexto y las perspectivas

Nota: Tex­to para el deba­te del sába­do 20 de octu­bre de 2018 en Bur­gos.

  1. ¿Por qué ini­cio esta char­la-deba­te recor­dan­do la resis­ten­cia popu­lar del barrio de Gamo­nal, aquí en Bur­gos, hace aho­ra casi cua­tro años? Pues por­que actua­li­zar la memo­ria de lucha de un pue­blo, de su cla­se tra­ba­ja­do­ra, es uno de los dos méto­dos inex­cu­sa­bles para incre­men­tar las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, que es de lo que se tra­ta. El otro es la pra­xis de las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da que mili­tan en el inte­rior de ese pue­blo, en nues­tro ejem­plo, den­tro de la Gamo­nal rebel­de des­de 2014 has­ta aho­ra. Los dos méto­dos for­man uno solo por­que la pra­xis de la izquier­da solo exis­te en la medi­da en que res­pi­ra de y en la lucha de cla­ses en todas sus for­mas, sim­bió­ti­ca­men­te con el pue­blo, apor­tán­do­le por ello su expe­rien­cia sin­te­ti­za­da en teo­ría. Pero en esta dia­léc­ti­ca, lo deci­si­vo a medio y lar­go pla­zo es la lucha de cla­ses.
  2. La memo­ria actua­li­za­da es una fuer­za libe­ra­do­ra: duran­te los deba­tes que sos­tu­vi­mos hace poco en Sego­via orga­ni­za­dos por Comu­nis­tas de Cas­ti­lla, oímos a las com­pa­ñe­ras extraer lec­cio­nes para el pre­sen­te de sus recuer­dos en los pue­blos aho­ra en pro­ce­so de aban­dono, cómo expli­ca­ban las for­mas habi­tua­les de auto­or­ga­ni­za­ción y ayu­da mutua que resis­tían a pesar de la repre­sión y la vigi­lan­cia coti­dia­na de la Igle­sia, la poli­cía, el machis­mo, etc.; y cómo inten­ta­ban ade­cuar­las a su situa­ción estu­dian­til en Madrid, o labo­ral y coti­dia­na en Sego­via y otras ciu­da­des. Debe­mos estu­diar la iden­ti­dad social, cul­tu­ral e iden­ti­ta­ria del pue­blo tra­ba­ja­dor cas­te­llano que se des­cu­bre casi de inme­dia­to cuan­do uno pien­sa libre del ence­fa­lo­gra­ma plano del nacio­na­lis­mo espa­ñol y des­cu­bre un rico poten­cial.
  3. Los sinó­ni­mos de motín son revuel­ta, tumul­to, rebe­lión, insu­rrec­ción… El motín del Gamo­nal de enero de 2014 fue la cul­mi­na­ción de una diná­mi­ca sub­te­rrá­nea de auto­or­ga­ni­za­ción defen­si­va ante las agre­sio­nes dia­rias del capi­tal. La chis­pa que pren­dió la mecha fue el pro­yec­to de expro­piar espa­cio públi­co que usa­ba el pue­blo para el lucro exclu­si­vo del capi­tal inmo­bi­lia­rio, ace­le­rán­do­se la gen­tri­fi­ca­ción de un barrio obre­ro que, una vez libe­ra­do de «pobla­ción sobran­te», mul­ti­pli­ca­ría los bene­fi­cios de la bur­gue­sía. La repre­sión gol­peó al barrio obre­ro; la pren­sa inten­tó cri­mi­na­li­zar­lo, el refor­mis­mo bus­có ais­lar­lo de otras luchas, ocul­tar sus lec­cio­nes y con­du­cir­lo con pro­me­sas al labe­rin­to buro­crá­ti­co del par­la­men­ta­ris­mo.
  4. El motín de Gamo­nal fue un alda­bo­na­zo que apor­tó lec­cio­nes que reapa­re­cen con for­mas nue­vas:
    1. exis­ten pun­tos crí­ti­cos para el pue­blo tra­ba­ja­dor que al ser ata­ca­dos por el capi­tal pue­den gene­rar sal­tos en la auto­or­ga­ni­za­ción, sien­do cada vez más todo lo rela­cio­na­do con los bie­nes comu­nes uno de ellos;
    2. por esto mis­mo es el pue­blo tra­ba­ja­dor como con­cep­to más abar­ca­do e inclu­yen­te que el más con­cre­to de cla­se obre­ra, el que mues­tra mejor la poten­cia­li­dad de esas luchas y más cuan­do inter­vie­nen sec­to­res peque­ño bur­gue­ses, de las mal lla­ma­das «cla­ses medias», auto­ex­plo­ta­dos, muje­res empo­bre­ci­das y jóve­nes mal lla­ma­dos «des­cla­sa­dos» y «mar­gi­na­dos», pen­sio­na­ria­do, etc., e inclu­so migran­tes que se inte­gran en la lucha;
    3. por ello mis­mo, la dia­léc­ti­ca entre espon­ta­nei­dad y orga­ni­za­ción se ace­le­ra en estos casos siem­pre que las izquier­das no sean dog­má­ti­cas ni cerri­les, mili­ten den­tro de las con­tra­dic­cio­nes e injus­ti­cias, y hayan des­pla­za­do a los gru­pos dog­má­ti­cos: y
    4. por­que defen­día la pro­pie­dad colec­ti­va y común y por­que lo hacía median­te la inte­gra­ción de amplios sec­to­res socia­les explo­ta­dos, por ello plan­tea­ba aun de for­ma borro­sa un mode­lo nacio­nal de Cas­ti­lla anta­gó­ni­co al mode­lo de Espa­ña de la bur­gue­sía bur­ga­le­sa, plan­tea­mien­to más avan­za­do cua­tro años des­pués en Sego­via.
  5. Levan­tan­do la mira­da por enci­ma de la Cas­ti­lla vemos que en Esta­dos Uni­dos la cla­se obre­ra pre­ca­ri­za­da en extre­mo se había pues­to en pie en diciem­bre de 2013 con la escla­vis­ta trans­na­cio­nal Wal-Mart, sien­do una de las deto­nan­tes el incre­men­to de las movi­li­za­cio­nes, des­de fina­les de febre­ro de 2014 para subir el sala­rio míni­mo. Vemos que el 8 de enero de 2014 el Ham­bur­go radi­cal lle­va­ba varios días de esta­do de excep­ción, casi sitia­da por la poli­cía mili­ta­ri­za­da ale­ma­na. Y a fina­les de mar­zo de 2014 se supo que las huel­gas y otras for­mas de resis­ten­cia habían aumen­ta­do en 2013 un 13,2% con res­pec­to a las de 2012. En mayo se libra la bata­lla urba­na para evi­tar el des­alo­jo del local auto­ges­tio­na­do Can Vies, en Bar­ce­lo­na. En oto­ño vere­mos huel­gas mine­ras, gran­des mani­fes­ta­cio­nes y huel­gas de maqui­nis­tas en Gran Bre­ta­ña y Ale­ma­nia.
  6. Gamo­nal no fue un motín fugaz y soli­ta­rio en un océano en cal­ma abso­lu­ta: fue un paso más en las luchas de cla­se que se libra­ban, que habían dado un sal­to en el 15-M de 2011, y que, ante el cre­cien­te ries­go de tem­pes­tad social fue­ron some­ti­das casi de inme­dia­to a un cuá­dru­ple cer­co:
    1. repre­sión en todos los sen­ti­dos, que toma­ría cuer­po legal con la ley Mor­da­za en pri­ma­ve­ra de 2015;
    2. des­mo­vi­li­za­ción y divi­sión en las bases con las pro­me­sas lega­lis­tas del refor­mis­mo, en espe­cial el de Pode­mos refor­za­do deli­be­ra­da­men­te por la pren­sa bur­gue­sa al prin­ci­pio y lue­go por sus resul­ta­dos en la elec­cio­nes euro­peas de 2014;
    3. para­li­za­ción de las luchas obre­ras lle­va­da a cabo por el sin­di­ca­lis­mo buro­crá­ti­co, CCOO y UGT, que logró evi­tar que fue­ran los y las tra­ba­ja­do­ras las que ver­te­bra­ran el ascen­so del movi­mien­to: recor­de­mos que a fina­les de noviem­bre de 2014 nada menos que el 60% de las empre­sas del Esta­do había con­ge­la­do los sala­rios; y
    4. deli­be­ra­da cola­bo­ra­ción de los res­tos euro­co­mu­nis­tas que se limi­ta­ron a pedir el res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción de 1978, orien­tan­do en la medi­da de lo posi­ble toda refle­xión prác­ti­ca y teó­ri­ca hacia la con­ci­lia­ción par­la­men­ta­ris­ta e ins­ti­tu­cio­nal.
  7. Des­de lue­go que, ade­más de esto, tam­bién actua­ba como medio apa­ci­gua­dor el efec­to nar­co­ti­zan­te inhe­ren­te al feti­chis­mo de la mer­can­cía –sub­sun­ción en el orden sim­bó­li­co– y el refor­za­mien­to inten­si­vo y exten­si­vo del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol como cohe­sio­na­dor irra­cio­nal, refor­za­mien­to que todas las fuer­zas cita­das mul­ti­pli­ca­rán negan­do con odio el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de las nacio­nes opri­mi­das. Tam­po­co debe­mos olvi­dar el tra­to de favor que reci­bía el capi­ta­lis­mo espa­ñol por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­lis­tas, com­pa­ra­do con el sufri­do por otros paí­ses como Gre­cia: en 2012 el FMI mani­pu­ló sus infor­mes sobre el Esta­do. Duran­te estos años el FMI ha ava­la­do al PP y aho­ra Bru­se­las sua­vi­za mucho las exi­gen­cias para redu­cir el inmen­so défi­cit esta­tal.
  8. Las elec­cio­nes gene­ra­les de fina­les de 2015 y de verano de 2016, ade­más de mos­trar que la cri­sis de direc­ción polí­ti­ca bur­gue­sa era real, tam­bién demos­tró, pese a ello, que la bur­gue­sía como cla­se domi­nan­te había supe­ra­do en par­te el tem­po­ral social: una cosa es la cri­sis de direc­ción polí­ti­ca y otra es la cri­sis estruc­tu­ral del Esta­do espa­ñol como mar­co nacio­nal-bur­gués falli­do de acu­mu­la­ción de capi­tal. Un error garra­fal de los refor­mis­mos, es redu­cir esta com­ple­ja siner­gia de con­tra­dic­cio­nes a una mera «cri­sis del Régi­men del 78». El intere­sa­do deba­te sobre la muer­te del bipar­ti­dis­mo sus­ti­tui­do por pen­ta­par­ti­dis­mo for­ma­dos por PSOE, Uni­dos-Pode­mos, PP, C’s y, con dife­ren­cias, las bur­gue­sías regio­na­lis­tas y auto­no­mis­tas, sir­ve para ocul­tar la reali­dad incues­tio­na­ble de que, en lo de fun­da­men­tal, no hay fisu­ras en el núcleo del poder por­que se asu­me que el Esta­do es un pro­tec­to­ra­do del capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal, de la Unión Euro­pea y de la OTAN. Las dife­ren­cias sur­gen a la hora de esco­ger el amo ante el que hay que arro­di­llar­se para reci­bir pro­tec­ción: euro­ale­ma­nia o Esta­dos Uni­dos, o ante los dos, como esas «izquier­das» que feli­ci­ta­ron a Trump y acep­tan la Unión Euro­pea.
  9. La repre­sión desata­da con la ley Mor­da­za, pero tam­bién con otras actua­cio­nes con­tra el inde­pen­den­tis­mo, con­tra el sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo, con­tra los inter­na­cio­na­lis­tas que han ido a com­ba­tir la bar­ba­rie a Orien­te Medio, etc., res­pon­de a una razón muy sim­ple: garan­ti­zar que el Esta­do se man­ten­ga como sea en la mitad de la lis­ta de las vein­te eco­no­mías más pode­ro­sas del mun­do. Aun­que la eco­no­mía capi­ta­lis­ta siem­pre ha sido com­ple­ja –y de ahí el méri­to del mar­xis­mo para des­cu­brir sus con­tra­dic­cio­nes–, en la actua­li­dad el poder del capi­tal finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vo trans­na­cio­na­li­za­do es tal que, excep­tuan­do muy pocos Esta­dos, los demás depen­den en mayor o menor medi­da de tres cosas: demos­trar que obe­de­cen al capi­tal finan­cie­ro; demos­trar que garan­ti­zan el saqueo de su eco­no­mía por­que han impues­to la «tran­qui­li­dad finan­cie­ra» por­que tie­nen ame­dren­ta­do al pue­blo; y apo­yar a su pro­pio capi­tal «nacio­nal» para que sea más rico pero siem­pre den­tro de los cau­ces impe­ria­lis­tas.
  10. El blo­que de cla­ses domi­nan­te en el Esta­do espa­ñol ha logra­do en 2018 ascen­der del pues­to 14 al 13 en la lis­ta de 20 debi­do a que Aus­tra­lia ha retro­ce­di­do una cen­té­si­ma en su pun­tua­ción. Pero en la deci­si­va com­pe­ti­ti­vi­dad mun­dial ha baja­do dos pues­tos, del 34 al 36 de una lis­ta de 63 paí­ses y en la com­pe­ti­ti­vi­dad digi­tal ocu­pa el núme­ro 31 de esa mis­ma lis­ta. Se pier­de empleo tec­no­ló­gi­co en un 7% des­de 2015 y solo algo más del 22% de las empre­sas se preo­cu­pan por la cua­li­fi­ca­ción de su fuer­za de tra­ba­jo. La indus­tria se debi­li­ta y el turis­mo y los ser­vi­cios cre­cen. La inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca se des­plo­ma y la edu­ca­ción esco­lar y uni­ver­si­ta­ria ha que­da­do des­pres­ti­gia­da por el medie­va­lis­mo oscu­ran­tis­ta de la Igle­sia –mazo de incul­tu­ra– y por la corrup­ción, tam­bién por el aban­dono de las inves­ti­ga­cio­nes tec­no­cien­tí­fi­cas, excep­tuan­do el arma­men­to de media cali­dad: 4 uni­ver­si­da­des del Esta­do entre las 200 más influ­yen­tes, y 10 entre las 500 más influ­yen­tes.
  11. ¿Cómo ha logra­do enton­ces ascen­der un pues­to en la esca­la impe­ria­lis­ta? Ade­más del debi­li­ta­mien­to aus­tra­liano por el con­tex­to mun­dial, sobre todo por la sal­va­je sobre­ex­plo­ta­ción: aho­ra des­pe­dir a la fuer­za de tra­ba­jo es un 64% más bara­to que hace seis años, ade­más de que el pre­ca­ria­do ha aumen­ta­do en 720.000 per­so­nas y han dis­mi­nui­do en 600.000 las per­so­nas acti­vas: duran­te los gobier­nos del PP el 50%, la mitad del empleo crea­do, ha sido even­tual o a jor­na­da incom­ple­ta, y el des­cen­so del paro ha sido debi­do fun­da­men­tal­men­te a las jubi­la­cio­nes, emi­gra­ción y pro­lon­ga­ción de los estu­dios. Esta­dís­ti­cas fia­bles y por ello no ofi­cia­les ele­van el des­em­pleo real has­ta el 30% en com­pa­ra­ción al 17% o al 15,28%, según qué aná­li­sis, cuan­do otros estu­dios cifran la media euro­pea en el 6,9%. La pre­ca­ri­za­ción hace estra­gos: la dura­ción media de los con­tra­tos antes de la cri­sis era de 72 días, aho­ra es de 49.
  12. Seme­jan­te ata­que a la ver­te­bra­ción inter­na de la cla­se obre­ra, uni­do a la ideo­lo­gía neo­li­be­ral y a la indi­fe­ren­cia del refor­mis­mo, por sin­te­ti­zar­lo, per­mi­te a la patro­nal apro­piar­se sin pagar del 44,6% de las horas extras. Los bene­fi­cios se dis­pa­ran por­que la mujer tra­ba­ja­do­ra cobra un sala­rio de alre­de­dor del 25% más bajo que el hom­bre. En una déca­da, los cos­tos bási­cos de la vida en el domi­ci­lio han subido un 27% y los sala­rios han baja­do un 8%; en esta mis­ma déca­da el pre­cio del gas y de la elec­tri­ci­dad para uso domés­ti­co ha subido un 67%. Un ter­cio de la infan­cia es pobre, degra­da­ción que ha subido del 12% en 2008 al 15,9% en 2016; más de un 1.300.000 niños y niñas sufren pobre­za dura, y están sin esco­la­ri­zar el 62% de las y los meno­res de tres años. Otros estu­dios dicen que 4.000.000 de per­so­nas sufren pobre­za seve­ra en un país en el que el sala­rio medio ha per­di­do 469 euros en dos años. Según otro infor­me, 3.500.000 per­so­nas viven con menos de 350 euros al mes mien­tras que los pre­cios bási­cos cre­cen 17 veces más que los sala­rios.
  13. Hace muy poco, para con­cluir con este rápi­do repa­so de la bru­ta­li­dad bur­gue­sa, se ha sabi­do que el Esta­do espa­ñol ha retro­ce­di­do del pues­to 23 al 25 de los 28 paí­ses de la Unión Euro­pea en vul­ne­ra­bi­li­dad, es decir, un ter­cio de la pobla­ción tie­ne pro­ble­mas para com­prar­se otro par de zapa­tos o arre­glar un mue­ble. En 2009 el 7,2% sufría frío en su casa, en 2016 era el 8%; enton­ces el 2,1% solo comía car­ne o pes­ca­do cada dos días, para 2016 subió al 3,7%. Un 25% de las per­so­nas adul­tas care­ce de ingre­sos o gana menos de 525 euros al mes. En cuan­to a la capa­ci­dad de lle­gar a final de mes con el sala­rio fami­liar, el Esta­do ha retro­ce­di­do del pues­to 16 en 2008 al pues­to 20 en 2016.
  14. Tama­ña sobre­ex­plo­ta­ción sal­va­je y sis­te­má­ti­ca es, muy en sín­te­sis, una de las razo­nes fuer­tes que expli­ca ese ascen­so de solo un pues­to en la jerar­quía del capi­tal pese a la fero­ci­dad de la devas­ta­ción social que ha hecho que en 2017 el 1% de la pobla­ción pose­ye­ra el 25,1% de la rique­za del Esta­do. Deci­mos sin embar­go que ha avan­za­do «solo un pues­to» por­que son tan pro­fun­dos los ancla­jes de las cade­nas estruc­tu­ra­les que para­li­zan al capi­ta­lis­mo espa­ñol que has­ta el «ami­go» FMI cree que el Esta­do no logra­rá bajar el défi­cit del 2% ni siquie­ra en 2023 y que se debi­li­ta­rá el cre­ci­mien­to has­ta el 1,6% en cin­co años.
  15. Una de esas anclas his­tó­ri­cas que nos remi­ten a la débil y cobar­de bur­gue­sía penin­su­lar, des­de el siglo X, es el agu­je­ro negro de la corrup­ción gene­ra­li­za­da. La eco­no­mía sumer­gi­da equi­va­le a casi 25% del PIB, alre­de­dor de 253.000 millo­nes de euros, pero el 40% de los bene­fi­cios ter­mi­nan en paraí­sos fis­ca­les por­que el Esta­do per­mi­te que las trans­na­cio­na­les y la eva­sión fis­cal cam­pen a sus anchas. Un dre­na­je sis­te­má­ti­co en bene­fi­cio del capi­tal finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vo que expli­ca por qué este poder omní­vo­ro pro­te­ge rela­ti­va­men­te a la bur­gue­sía espa­ño­la: la galli­na de los hue­vos de oro. Un estu­dio de comien­zos de 2018 cifra­ba en 90.000 millo­nes de euros anua­les el cos­to de la corrup­ción.
  16. Lo vis­to has­ta aquí es una peque­ña par­te por­que no hemos pro­fun­di­za­do en la explo­ta­ción de la mujer, de la pobla­ción migran­te, de las nacio­nes opri­mi­das y saquea­das por el subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol den­tro y fue­ra de sus fron­te­ras, el incum­pli­mien­to de las leyes inter­na­cio­na­les con­tra la deba­cle socio­eco­ló­gi­ca, el man­te­ni­mien­to de la Igle­sia como pilar físi­co y moral –inmo­ral– del Esta­do, el man­te­ni­mien­to de la Monar­quía impues­ta por el dic­ta­dor Fran­co que vie­ne a ser como una satra­pía meso­po­tá­mi­ca que impo­ne los lími­tes de la «demo­cra­cia», etc. Obvian­do estas y otras iniqui­da­des, que­re­mos con­cluir pro­vo­can­do el deba­te con estas tres pre­gun­tas: Una, ¿qué quie­re y qué pue­de hacer la alian­za PSOE-Pode­mos más el apo­yo direc­to o indi­rec­to de otras fuer­zas? Otra, ¿qué con­tex­to mun­dial deter­mi­na los lími­tes de esa alian­za? Y por últi­mo, ¿qué hace­mos fren­te a lo ante­rior?
  17. Aho­ra es el nue­vo gobierno del PSOE con el apo­yo de U-P, el encar­ga­do de meter en el corral par­la­men­ta­rio a los cre­cien­tes sec­to­res obre­ros y popu­la­res que se auto­or­ga­ni­za­ban cada vez más des­de, al menos, fina­les de 2016 cuan­do se podía hacer una amplia lis­ta de luchas en el Esta­do: por la libe­ra­ción de Bóda­lo en Anda­lu­cía, con­tra los bru­ta­les alqui­le­res y los desahu­cios, por la defen­sa de las casas y espa­cios okupados/​recuperados, por la sani­dad públi­ca con espe­cial fuer­za en Vigo y Gra­na­da, por la juven­tud vas­ca y de otras nacio­nes gol­pea­das por la ley Mor­da­za, en defen­sa de los tele­ope­ra­do­res, con­tra el terro­ris­mo patriar­cal, por un tra­to humano en las cár­ce­les, por la Amnis­tía, los cer­cos al Con­gre­so, con­tra la pre­ca­rie­dad como en Zara­go­za a favor de las y los tra­ba­ja­do­res de Tele­piz­za y más en gene­ral en defen­sa de las y los tra­baj­do­res de Movis­tar… Des­de enero de 2017, cuan­do la Asam­blea de Gamo­nal salió en defen­sa públi­ca de las veci­nas y veci­nos some­ti­dos a repre­sión. Gamo­nal man­te­nía viva su memo­ria popu­lar, una espe­ran­za que se ha ido exten­dien­do por las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das del Esta­do has­ta aho­ra. El siem­pre impres­cin­di­ble Bole­tín de Luchas Obre­ras con fecha del 14 de febre­ro de 2017 daba cuen­ta de todo ello al infor­mar que las horas de huel­ga se habían incre­men­ta­do en un 76% en ese enero. Se esta­ban for­man­do las con­di­cio­nes para que en ese sep­tiem­bre se suble­va­se el pue­blo de Mur­cia en defen­sa de su espa­cio común urbano, como en Gamo­nal.
  18. Todo mos­tra­ba para enton­ces que empe­za­ba a cuar­tear­se el orden recu­pe­ra­do, lo que lle­vó el PP al gobierno, gra­cias a la ego­la­tría cau­di­llis­ta de la buro­cra­cia de Pode­mos que se negó a apo­yar el PSOE en mar­zo de 2016. Aho­ra, la adi­ne­ra­da buro­cra­cia de Pode­mos no ha teni­do más reme­dio que secun­dar el PSOE para evi­tar otro retro­ce­so elec­to­ral, reba­jan­do sus reivin­di­ca­cio­nes ini­cia­les. En este con­tex­to, lo que bus­ca el gobierno es la para­li­za­ción de las luchas para, por un lado, nego­ciar con Bru­se­las una lige­ra amplia­ción del gas­to social; tam­bién, para inten­tar divi­dir aún más al inde­pen­den­tis­mo bur­gués cata­lán; a la vez, para seguir debi­li­tan­do a Pode­mos inter­na­men­te y tam­bién en Anda­lu­cía; por últi­mo, para meter al PP, a C’s y a Vox, en un rin­cón. El res­pi­ro que obten­ga el PSOE le ser­vi­rá para recom­po­ner el par­ti­do, recu­pe­rar y ampliar su base elec­to­ral para las siguien­tes elec­cio­nes gene­ra­les y maqui­nar otro pac­to social que cum­pla la mis­ma fun­ción his­tó­ri­ca que los Pac­tos de la Mon­cloa de 1977, can­da­do de sie­te lla­ves que cerró el futu­ro de la liber­tad.
  19. Las recien­tes medi­das mejo­ran las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de los sec­to­res más gol­pea­dos por el PP, aban­do­na­dos por la pasi­vi­dad sin­di­cal y refor­mis­ta, des­de la subida del sala­rio base has­ta las pen­sio­nes, pasan­do por ayu­das tibias a los alqui­le­res que deben ser amplia­das, los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas, la vigi­lan­cia de las horas extras y de las tram­pas patro­na­les, tími­das ayu­das a la depen­den­cia y a la mater­ni­dad y pater­ni­dad, etc. No se pue­de negar su efec­to posi­ti­vo, pero que­dan sin tocar las cau­sas socio­po­lí­ti­cas del tsu­na­mi aus­te­ri­ci­da: las refor­mas labo­ra­les de 2010 y de 2012, la refor­ma fis­cal, la into­ca­ble ban­ca, las repre­sio­nes múl­ti­ples, la judi­ca­tu­ra reac­cio­na­ria, los dere­chos nacio­na­les, la omni­po­ten­cia de las eléc­tri­cas…
  20. Estas limi­ta­cio­nes estruc­tu­ra­les nos lle­van a la segun­da pre­gun­ta. Cual­quier gobierno espa­ñol asu­me su depen­den­cia res­pec­to a la Unión Euro­pea y Esta­dos Uni­dos. El con­tex­to mun­dial empe­que­ñe­ce los ya redu­ci­dos már­ge­nes de auto­no­mía rela­ti­va del PSOE para mejo­rar las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo. Por un lado, se agra­va la cri­sis ini­cia­da en 2007 por­que no se han resuel­to nin­gu­na de sus cau­sas, sino que se han agra­va­do: la deu­da mun­dial supera el tri­ple del PIB mun­dial; los capi­ta­les espe­cu­la­ti­vos y fic­ti­cios son incon­tro­la­bles; la infla­ción; la pro­duc­ción de valor no detie­ne la ralen­ti­za­ción de los bene­fi­cios y las eco­no­mías emer­gen­tes se estan­can; los cos­tos medioam­bien­ta­les y ener­gé­ti­cos se dis­pa­ran; el ham­bre cre­ce; las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas lle­gan a nive­les de difí­cil con­trol por el gigan­tes­co rear­me de Esta­dos Uni­dos, la subida del dólar y la fero­ci­dad de Trump; el deba­te sobre el estan­ca­mien­to secu­lar está dan­do paso al deba­te sobre la inmi­nen­cia de otra cri­sis más com­ple­ja que la de 2007…
  21. Por otro lado, el pasa­do 3 de octu­bre, Esta­dos Uni­dos avi­só que podía ata­car sue­lo ruso y tres días antes estu­vo a pun­to de pro­du­cir­se un enfren­ta­mien­to entre la mari­na chi­na y nor­te­ame­ri­ca­na. Rusia ya había sido ame­na­za­da con un blo­queo marí­ti­mo para asfi­xiar su eco­no­mía si no se ple­ga­ba a las exi­gen­cias yan­quis, mien­tras que la OTAN rear­ma al fas­cis­mo en Euro­pa del Este. India sufre chan­ta­jes por ampliar sus rela­cio­nes con Rusia, Irán e inclu­so con Chi­na, que jun­to con otros Esta­dos avan­za en la nue­va ruta de la seda, gol­pe que pue­de lle­gar a ser mor­tal para Esta­dos Uni­dos. Afga­nis­tán pide la reti­ra­da de las bases yan­quis. Pakis­tán deba­te sobre si obe­de­cer o no a Esta­dos Uni­dos. Tur­quía está atra­pa­da entre los embar­gos de Esta­dos Uni­dos y las ten­ta­cio­nes de acer­car­se a Rusia y Chi­na. ¿Y qué decir de Irán? Esta­dos Uni­dos tam­bién ha esta­lla­do en ira al ver el Tra­ta­do del Mar Cas­pio entre los paí­ses limí­tro­fes que fre­na su estra­te­gia de con­trol de la zona. Cono­ce­mos la explo­si­va situa­ción en Orien­te Medio don­de la OTAN acu­mu­la fuer­zas nava­les y don­de Esta­dos Uni­dos tie­ne 22 bases refor­za­das por Euro­pa. ¿Y Nues­tra Amé­ri­ca? Es por esto que Esta­dos Uni­dos ha orde­na­do pre­pa­rar el 80% de sus avio­nes de com­ba­te para dar el pri­mer gol­pe cuan­do y don­de el Pen­tá­gono deci­da.
  22. Un pro­tec­to­ra­do como es el Esta­do espa­ñol no pue­de ni soñar en per­ma­ne­cer al mar­gen de las exi­gen­cias impe­ria­lis­tas por­que el actual con­tex­to no es como el de 1914–1945. Su depen­den­cia tec­no­ló­gi­ca y finan­cie­ra, su entron­que en los mer­ca­dos, su indus­tria turís­ti­ca, su per­te­nen­cia a la OTAN, sus his­tó­ri­cas debi­li­da­des inter­nas… se lo impi­den. Ade­más, no quie­re: apro­xi­ma­da­men­te la mitad del elec­to­ra­do esta­tal vota a par­ti­dos de dere­cha dura, neo­fas­cis­tas o abier­ta­men­te fas­cis­tas, lo que mues­tra el fuer­te terror incons­cien­te que el fran­quis­mo impu­so a san­gre en las pobla­cio­nes y que la Monar­quía y el refor­mis­mo ade­cua­ron a la supues­ta «tran­si­ción».
  23. Jano tie­ne dos caras, el nacio­na­lis­mo espa­ñol muchas: la moder­na y demo­crá­ti­ca, la cons­ti­tu­cio­nal y ciu­da­da­na, la fas­cis­ta y la neo­fas­cis­ta, la tra­di­cio­na­lis­ta y la nacio­nal-cató­li­ca, la repu­bli­ca­na y la fede­ra­lis­ta, la esta­li­nis­ta… con las mez­clas y com­bi­na­cio­nes entre ellas. Res­pe­tan­do la alta auto­no­mía rela­ti­va de lo ideo­ló­gi­co con res­pec­to a lo estric­ta­men­te eco­nó­mi­co, está cla­ro que al final el nacio­na­lis­mo, como cemen­to que cohe­sio­na y tapa las bre­chas inter­nas de Esta­do, es refor­za­do por este y por la Igle­sia cuan­do su cri­sis se agu­di­za. Y esto es lo que suce­de y suce­de­rá en la medi­da en que el capi­ta­lis­mo occi­den­tal no logre abrir una nue­va fase expan­si­va sufi­cien­te­men­te lar­ga: más que el pre­sen­te, el futu­ro del falli­do Esta­do-nación del blo­que de cla­ses domi­nan­te depen­de­rá de la inter­ac­ción entre sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas y el impe­ria­lis­mo.
  24. Lle­ga­mos así a la ter­ce­ra y últi­ma pre­gun­ta: ¿qué pode­mos hacer? Lo pri­me­ro es dejar de hablar de la mani­da «cri­sis del Régi­men del 78», por­que si bien es cier­to que aho­ra está toca­do en par­te, hay que decir que ha triun­fa­do en lo bási­co duran­te casi medio siglo; que duran­te ese tiem­po ha recon­ver­ti­do en «demó­cra­tas de toda la vida» a los fas­cis­ta de enton­ces y crea­do una base social alie­na­da que aho­ra bus­ca deses­pe­ra­da­men­te su refor­ma; que esta refor­ma no es impo­si­ble sino pre­vi­si­ble y un ejem­plo de ello es el pac­to PSOE y U-P, más las bur­gue­sías auto­no­mis­tas; que según los con­tex­tos, la uni­dad apa­ren­te de la dere­cha dura, neo­fas­cis­ta y fas­cis­ta pue­de rom­per­se para que una par­te de ella acep­te otro Pac­to de la Mon­cloa, pero en las con­di­cio­nes del siglo XXI; y por últi­mo, que el grue­so de la débil izquier­da espa­ño­la asu­me el nacio­na­lis­mo esta­tal dis­fra­za­do de fede­ra­lis­mo de la III Repú­bli­ca, con lo que segui­rían sin resol­ver­se los pro­ble­mas his­tó­ri­cos.
  25. Plan­tear el pro­ble­ma solo en la «cri­sis del Régi­men del 78» es repe­tir el error estra­té­gi­co de la mayo­ría de las izquier­das de enton­ces en el Esta­do: lo pri­me­ro es «con­quis­tar la demo­cra­cia» y lue­go, más ade­lan­te, el socia­lis­mo. Aho­ra es lo mis­mo, pero con el lige­ro matiz de que el socia­lis­mo debe­rá espe­rar toda­vía más por­que pri­me­ro vie­ne la fase de la III Repú­bli­ca espa­ño­la que será fede­ral, ni siquie­ra con­fe­de­ral. Supe­ra­da esta fase, ven­drá el socia­lis­mo. Dejan­do de lado el deba­te sobre si este eta­pis­mo era váli­do entre 1975–1978, en la actua­li­dad ser­vi­ría para dar tiem­po de recu­pe­ra­ción al capi­ta­lis­mo. Con esto no esta­mos negan­do la gran impor­tan­cia de las con­quis­tas de dere­chos, de refor­mas avan­za­das, de mejo­ras coti­dia­nas que refuer­cen la auto­or­ga­ni­za­ción y la con­cien­cia. No nega­mos esa evi­den­cia his­tó­ri­ca incues­tio­na­ble. Lo que deci­mos es que aho­ra es más nece­sa­rio que nun­ca antes, expli­car siem­pre la dia­léc­ti­ca entre estra­te­gia y tác­ti­ca, entre obje­ti­vos y méto­dos, entre futu­ro y pre­sen­te.
  26. Siem­pre habrá refor­mis­mo que solo defien­da los logros inme­dia­tos con­se­gui­dos nego­cian­do con la bur­gue­sía, olvi­dan­do o menos­pre­cian­do los obje­ti­vos y la estra­te­gia para con­se­guir­los. Pero el refor­mis­mo nun­ca se atre­ve­rá a ir a la raíz del pro­ble­ma: la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, el hecho que la pri­me­ra fuer­za pro­duc­ti­va es la cla­se obre­ra, la mujer tra­ba­ja­do­ra, las nacio­nes opri­mi­das… y que por tan­to el silen­cia­mien­to, pos­po­si­ción y avan­ce en esa direc­ción será un tiem­po pre­cio­so rega­la­do a la bur­gue­sía para que se reor­ga­ni­ce, divi­da al pro­le­ta­ria­do y con­tra­ata­que con furia.
  27. Lo segun­do que debe­mos decir, desa­rro­llan­do esta lógi­ca, es que lo ideal se con­vier­te en una fuer­za mate­rial cuan­do arrai­ga en la con­cien­cia de las masas y que, por tan­to, el ideal nacio­na­lis­ta opre­sor se con­vier­te en una fuer­za mate­rial opre­so­ra cuan­do arrai­ga en las masas alie­na­das de la nación ocu­pan­te. En este sen­ti­do, el nacio­na­lis­mo espa­ñol es una fuer­za mate­rial opre­so­ra que refuer­za el res­to de medios de domi­na­ción y explo­ta­ción del Esta­do espa­ñol. Por esto, uno de los mayo­res obs­tácu­los para que triun­fe el socia­lis­mo no es otro que el nacio­na­lis­mo espa­ñol en cual­quie­ra de sus for­mas, por­que en sí mis­mo lle­va la lógi­ca de la domi­na­ción. Más con­cre­ta­men­te, la razón del fra­ca­so de las izquier­das esta­ta­les en las nacio­nes opri­mi­das es su obse­sión públi­ca o encu­bier­ta de impo­ner un úni­co par­ti­do «mar­xis­ta» de dis­ci­pli­na esta­tal en esas nacio­nes, obli­gán­do­les a pasar por las hor­cas cau­di­nas de la III Repú­bli­ca fede­ra­lis­ta como eta­pa obli­ga­da más o menos lar­ga para, des­pués y una vez logra­das las famo­sas «con­di­cio­nes obje­ti­vas», empe­zar a pen­sar en su posi­ble inde­pen­den­cia, si es que toda­vía siguie­ran soñan­do con ella.
  28. Por el con­tra­rio, des­de aho­ra hay que expli­car que en el capi­ta­lis­mo actual y en el pro­tec­to­ra­do espa­ñol, cual­quier mejo­ra pro­fun­da de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo que no esté inte­gra­da en una estra­te­gia cla­ra y pre­ci­sa de liqui­da­ción del impe­ria­lis­mo espa­ñol, está con­de­na­da a ser inte­gra­da en el sis­te­ma en muy poco tiem­po y lue­go derro­ta­da una vez que la bur­gue­sía se haya recu­pe­ra­do. La con­tra­ofen­si­va bur­gue­sa será tan­to más sal­va­je, ultra­na­cio­na­lis­ta y fas­cis­ta cuan­to más hayan aban­do­na­do las izquier­das el com­ba­te con­tra el nacio­na­lis­mo opre­sor en el inte­rior de la cla­se obre­ra. Y sobre este vacío el fas­cis­mo rebro­ta­rá cuan­do el capi­tal lo nece­si­te, cuan­do el refor­mis­mo haya que­da­do des­bor­da­do por las luchas de las nacio­nes opri­mi­das y de las cla­ses explo­ta­das.
  29. «Espa­ña» se fue for­man­do bajo las exi­gen­cias de la acu­mu­la­ción y cen­tra­li­za­ción del capi­tal des­de, al menos, el siglo XVI, y en par­te des­de fina­les del XV, con sus inevi­ta­bles gue­rras de liqui­da­ción de Al-Anda­lus, des­truc­ción de Gali­za, inte­gra­ción vio­len­ta de Vas­con­ga­das, fusión par­cial con Ara­gón, exter­mi­nio de Cana­rias, ani­qui­la­ción de la Cas­ti­lla comu­ne­ra, geno­ci­dio de Nues­tra Amé­ri­ca, con­quis­ta y ocu­pa­ción de Nafa­rroa, des­truc­ción del reino de Ara­gón y los Paï­sos Cata­lans, etc. Según se per­día el Impe­rio y fra­ca­sa­ban los tími­dos inten­tos bur­gue­ses por crear una legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­co-nacio­nal espa­ño­la basa­da en un míni­mo res­pe­to de otras nacio­nes, se recom­po­nía el poder de la noble­za terra­te­nien­te, la Igle­sia y la cas­ta mili­tar, sub-blo­que muy pode­ro­so y fre­cuen­te­men­te deci­si­vo den­tro del blo­que de cla­ses domi­nan­te. Las diver­sas caras del nacio­na­lis­mo espa­ñol y los fana­tis­mos cató­li­cos más o menos sepa­ra­dos o uni­dos según los momen­tos, eran y son los aglu­ti­nan­tes ideo­ló­gi­cos de la acu­mu­la­ción de capi­tal en la par­te espa­ño­la de la penín­su­la.
  30. Las for­mas esta­li­nis­ta y euro­co­mu­nis­ta del nacio­na­lis­mo espa­ñol fue­ron bási­cas en la «tran­si­ción demo­crá­ti­ca» y lo vuel­ven a ser aho­ra. Sin embar­go, la liqui­da­ción del impe­ria­lis­mo espa­ñol con­lle­va la supera­ción his­tó­ri­ca de su Esta­do-nación que le sir­ve de arma mate­rial e ideal. La izquier­da revo­lu­cio­na­ria esta­tal, que admi­ra­mos por muchas cues­tio­nes, debe­rá asu­mir que ella ha de ser una de las sepul­tu­re­ras del Esta­do-nación que lla­man «Espa­ña», sus­ti­tui­do por la her­man­dad socia­lis­ta de las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras inde­pen­dien­tes. ¿Uto­pía? ¿Ucro­nía? ¿Locu­ra? No, nece­si­dad.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 16 de octu­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: