Carta abierta a los del «cambio de estrategia»

¡Cama­ra­das! La men­ti­ra y la apa­rien­cia tie­nen poco reco­rri­do. Muy a pesar de Maquia­ve­lo, estas son efec­ti­vas a cor­to pla­zo, pero leta­les a lar­go pla­zo. Y qui­zá por ello gran par­te de las bases de la izquier­da aber­tza­le nece­si­ten escu­char tam­bién los hechos según los vemos des­de fue­ra de Sor­tu, para for­mar­se una idea en con­tras­te con el rela­to ofi­cia­lis­ta. La gen­te tie­ne dere­cho a saber y a con­tras­tar pun­tos de vis­ta. De modo que, aho­ra que las aguas están más cal­ma­das, ahí va mi apor­ta­ción para inter­pre­tar los hechos de las últi­mas sema­nas.

Mucho se ha escri­to y dicho estos días sobre la esce­ni­fi­ca­ción en blo­que de Sor­tu y Ernai en con­tra de Ikas­le Aber­tza­leak. Mues­tras de hos­ti­li­dad en públi­co, pro­me­tien­do un noví­si­mo fren­te estu­dian­til del futu­ro, en un dis­cur­so béli­co y hos­til hacia el fren­te estu­dian­til socia­lis­ta y aber­tza­le del pre­sen­te. Ya que tan­to de ello se habla a veces, qui­zá debe­rían de leer­se el tex­to de Lenin cuyo títu­lo tan­to uti­li­zan con­tra los comu­nis­tas de hoy, ese que reza La enfer­me­dad infan­til del «izquier­dis­mo» en el comu­nis­mo. Si abren el libro y lo leen, en segui­da encon­tra­rán a Lenin mofán­do­se de la inten­ción de los «ultra­iz­quier­dis­tas» ale­ma­nes de aban­do­nar los sin­di­ca­tos exis­ten­tes para crear unos noví­si­mos que res­pon­dan a su línea polí­ti­ca. ¿Aca­so no es esto lo que pre­ten­den hacer hoy la direc­ción de Sor­tu-Ernai en el ámbi­to estu­dian­til, esos que se ponen el pin leni­nis­ta? ¿Es que se han leí­do el títu­lo pero no el libro? ¿A quién acu­sa­ban enton­ces de infan­ti­lis­mo reite­ra­da­men­te en artícu­los de opi­nión des­de su perió­di­co?

Este boom mediá­ti­co con­tra Ikas­le Aber­tza­leak es un paso en el vacío. El hecho es que el tan­dem for­ma­do por las direc­cio­nes de Sor­tu-Ernai lle­va ya al menos año y medio inten­tan­do mon­tar dicho fren­te, uti­li­zan­do pala­bras radi­ca­les y con­tra­dic­to­rias con su prác­ti­ca polí­ti­ca real, como «sozia­lis­moa», «buru­ja­betza», etc. Pri­me­ro lo inten­ta­ron sabo­tean­do inter­na­men­te a Ikas­le Aber­tza­leak, lue­go lan­zan­do men­ti­ras y gene­ran­do odios irra­cio­na­les en los más jóve­nes ado­les­cen­tes de secun­da­ria que aun no tie­nen la opi­nión for­ma­da como para pro­te­ger­se bien de rela­cio­nes tóxi­cas y des­po­li­ti­za­das, total­men­te sen­ti­men­ta­les; des­pués expul­san­do a Ikas­le Aber­tza­leak de varios recin­tos de txoz­nas duran­te el verano para tra­tar de aho­gar­la eco­nó­mi­ca­men­te; tam­bién uti­li­zan­do las herra­mien­tas orga­ni­za­ti­vas de Ikas­le Aber­tza­leak con mili­tan­tes des­do­bla­dos de Ernai en car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad uti­li­zan­do la con­fian­za reci­bi­da para mon­tar una pla­ta­for­ma por la espal­da que se dedi­que a enfren­tar a Ikas­le Aber­tza­leak (Ikas­leok Zorrotz), tra­tan­do des­de hace tiem­po de mon­tar gru­pos de Ernai en la uni­ver­si­dad obli­gan­do a sus mili­tan­tes a ele­gir entre Ernai o Ikas­le Aber­tza­leak, etc., etc., etc. y todo esto con esca­so éxi­to orga­ni­za­ti­vo. Nada pare­ce pro­me­ter éxi­tos futu­ros para esta inde­ter­mi­na­dí­si­ma empre­sa que pre­ten­de redu­cir el pode­ro­so y com­ba­ti­vo movi­mien­to estu­dian­til de los últi­mos años a una mera pla­ta­for­ma acce­so­ria de par­ti­do para reivin­di­car sin nin­gún plan con­cre­to la sobe­ra­nía edu­ca­ti­va (hez­kun­tza buru­ja­betza) des­de la uni­ver­si­dad y la secun­da­ria, empre­sa para la que dicho sea de paso les deseo mucho éxi­to. Pero es que los buró­cra­tas, que con­fun­den su poder pro­pa­gan­dís­ti­co con la estruc­tu­ra de la reali­dad, se dan pal­ma­das de áni­mo entre sí ante la tarea que se pro­po­nen: con­tro­lar al estu­dian­ta­do y con­ver­tir­lo en acce­so­rio de par­ti­do para sacar las ban­de­ras ade­cua­das al pul­sar el botón des­de los des­pa­chos.

Todo este espec­tácu­lo de fue­gos de arti­fi­cio y espe­ran­zas de futu­ras fuer­zas ofi­cia­lis­tas que auxi­lia­rán a las men­gua­das fuer­zas del pre­sen­te, jun­to con su impo­ten­cia por des­truir a Ikas­le Aber­tza­leak, han con­du­ci­do a los buró­cra­tas a pro­bar suer­te en los medios de comu­ni­ca­ción, bus­can­do cul­pa­bles en las filas del movi­mien­to estu­dian­til y el movi­mien­to juve­nil. Es decir, que han apos­ta­do por tra­tar de des­pres­ti­giar ya a esca­la social a Ikas­le Aber­tza­leak. De ahí las men­ti­ras con­tra Ikas­le Aber­tza­leak, las cir­cu­la­res inter­nas de par­ti­do dan­do con­se­jos a sus mili­tan­tes sobre cómo hacer el tea­tri­llo ante el nume­ri­to mediá­ti­co mon­ta­do, los jui­cios públi­cos de Sor­tu sobre las cues­tio­nes inter­nas de Ikas­le Aber­tza­leak sin pudor ni res­pe­to orga­ni­za­ti­vo, las infa­mias sobre jóve­nes de pue­blos y barrios de Eus­kal Herria, las per­se­cu­cio­nes per­so­na­les y pre­sión social, cul­tu­ral, emo­cio­nal y has­ta fami­liar en algu­nos casos en don­de viven, estu­dian, etc., y todo para hacer insos­te­ni­ble la mili­tan­cia no subor­di­na­da. En el pun­to de mira: Ikas­le Aber­tza­leak y gran par­te del movi­mien­to juve­nil de gaz­tetxes con el que man­tie­ne soli­das rela­cio­nes. Pero a la juven­tud de Ikas­le Aber­tza­leak, igual que a la de los gaz­tetxes, se les cono­ce en su entorno como lo que son: la juven­tud socia­lis­ta, inde­pen­den­tis­ta, femi­nis­ta, eus­kal­dun y com­ba­ti­va de este país, en esen­cia, y no en apa­rien­cia. Y las men­ti­ras tie­nen cor­to reco­rri­do.

Ayer escu­cha­ba en Hala Bedi, en ver­sión monó­lo­go, des­de una decla­ra­ción escri­ta pre­pa­ra­da al milí­me­tro, insi­nuar que Ikas­le Aber­tza­leak es espa­ño­lis­ta, ade­más de otra serie de fal­se­da­des. Por mucho res­pe­to que merez­ca la tra­yec­to­ria mili­tan­te y los ser­vi­cios pres­ta­dos a las liber­ta­des de Eus­kal Herria que algu­nos lle­van en sus espal­das, quie­ro sub­ra­yar una linea roja aquí: si no se sabe lo que se dice, o si no se quie­re decir lo que se sabe, solo que­da la irres­pon­sa­bi­li­dad, la men­ti­ra o el cor­po­ra­ti­vis­mo. Con men­ti­ras con­tra un sec­tor de la juven­tud com­ba­ti­va vas­ca fla­co favor vais a hacer a la lucha por la liber­tad de Eus­kal Herria. Os lla­mo a la refle­xión des­de el res­pe­to que toda­vía os guar­do.

Por otro lado, estos días he leí­do un comu­ni­ca­do de Sor­tu nacio­nal con­fir­man­do los peo­res pro­nós­ti­cos. Que las manio­bras por robar al movi­mien­to estu­dian­til la sede no eran obra espon­tá­nea de algún loco que nece­si­ta sen­tir­se pode­ro­so detrás de extra­va­gan­tes deci­sio­nes; sino que es deci­sión corro­bo­ra­da por la direc­ción del par­ti­do (a espal­das de las bases del par­ti­do, como vie­ne sien­do tra­di­cio­nal). Es la mis­ma direc­ción del par­ti­do, des­de un buro­cra­tis­mo total­men­te auto­ri­ta­rio e inca­paz de lle­gar a acuer­dos con nadie que no sea el empre­sa­ria­do y polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, autén­ti­cos simu­la­cros de la socie­dad bur­gue­sa deca­den­te en la que nos ha toca­do sobre­vi­vir. Para esta cla­se media, con aires de pro­gre­so que ase­gu­ran el orden polí­ti­co vigen­te y la infra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va capi­ta­lis­ta, Marx nos apor­tó una ful­mi­nan­te des­crip­ción: «Ser­vi­les con los de arri­ba, tirá­ni­cos con los de aba­jo».

Pero es que como apun­ta­ba con acier­to Gar­cía Tre­vi­jano, en el orden cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol los par­ti­dos son órga­nos del Esta­do, inclui­dos los inde­pen­den­tis­tas, en el momen­to en que dejan de ser par­ti­dos civi­les, y se con­vier­ten en par­ti­dos esta­ta­les. Y no en vano Sor­tu se toma muy en serio su pro­ce­so de con­ver­sión en órgano del Esta­do y cum­ple su fun­ción; ser­vir de nexo mate­rial entre el orde­na­mien­to jurí­di­co polí­ti­co espa­ñol y el sec­tor social inde­pen­den­tis­ta y de izquier­das de Eus­kal Herria, tra­tan­do des­de el posi­bi­lis­mo de modi­fi­car a ambos y des­de su hete­ro­ge­nei­dad, vol­ver­los seme­jan­tes median­te la refor­ma y sin­te­ti­zar­los en un nue­vo mar­co jurí­di­co polí­ti­co en el que muy a pesar de los idea­lis­tas de Sor­tu que­da­ría asi­mi­la­do, enca­ja­do y nor­ma­li­za­do todo el sec­tor socio­po­lí­ti­co de la izquier­da aber­tza­le tra­di­cio­nal. Ese es el cer­cano desen­la­ce de esta estra­te­gia sui­ci­da para el pro­le­ta­ria­do vas­co. El tra­ba­jo creen que está casi ter­mi­na­do, creen estar un pasi­to más cer­ca de la inde­pen­den­cia abs­trac­ta de su país con esta clau­di­ca­ción monu­men­tal. Dado seme­jan­te tea­tro de ope­ra­cio­nes, orga­ni­za­cio­nes como Ikas­le Aber­tza­leak, que man­tie­nen la com­ba­ti­vi­dad polí­ti­ca y el pro­gra­ma de libe­ra­ción intac­to para la nación pro­le­ta­ria vas­ca, sobran en el mapa de movi­mien­tos de asi­mi­la­ción sin­te­ti­za­do­ra a la que han lla­ma­do «cam­bio de estra­te­gia» y «agen­da de paci­fi­ca­ción».

Obser­va­do des­de una ópti­ca más con­cre­ta, la deci­sión de agre­dir a Ikas­le Aber­tza­leak tra­tan­do de expul­sar­la de su pro­pia sede (sede que como obje­to fun­cio­nal no sir­ve para nada a un par­ti­do forra­do de pas­ta como Sor­tu) debe ser dife­ren­cia­da y a la vez conec­ta­da con la deci­sión de rom­per todas las rela­cio­nes con Ikas­le Aber­tza­leak. La pri­me­ra es un acto de agre­sión, la segun­da es una deci­sión legí­ti­ma aun­que tor­pe y a mi jui­cio equi­vo­ca­da, y en todo caso no debe­ría de lle­var­se a cabo como se está lle­van­do, echan­do la cul­pa a quien no ha roto la rela­ción. Cabe sub­ra­yar que la agre­sión polí­ti­ca y social de robar la sede al movi­mien­to estu­dian­til con la excu­sa legal en la mano ni tie­ne ni pue­de tener por obje­ti­vo for­ta­le­cer a Sor­tu-Ernai, sino sola­men­te debi­li­tar a Ikas­le Aber­tza­leak, aun al pre­cio de debi­li­tar y des­pres­ti­giar con ello tam­bién a Sor­tu-Ernai ante sus bases. Cum­plien­do a raja­ta­bla la fun­ción de órgano del Esta­do, cega­dos en su odio. Es tre­men­do el alcan­ce del dis­pa­ra­te y una malí­si­ma noti­cia para el futu­ro de Eus­kal Herria; rom­péis todos los puen­tes para que la nue­va gene­ra­ción pue­da actuar con res­pe­to mutuo y lle­gar a acuer­dos futu­ros a pesar de las dife­ren­cias actua­les. Crean­do odios recí­pro­cos en las nue­vas gene­ra­cio­nes, por mie­do a lo que no con­tro­láis, des­ga­rráis el futu­ro de nues­tro país. Demos­tráis, una vez más, una inca­pa­ci­dad tác­ti­ca mani­fies­ta, y ser como res­pon­sa­bles tác­ti­cos y diri­gen­tes estra­té­gi­cos de par­ti­do un peli­gro nacio­nal de pri­mer nivel.

Esta acti­tud auto­ri­ta­ria y pre­po­ten­te, de tra­tar a las per­so­nas como obje­tos, en la que voso­tros apa­re­céis como los supues­tos úni­cos suje­tos cons­cien­tes de la rela­ción, que nos colo­cáis a noso­tros, obje­tos, en nues­tro sitio, está ago­tan­do su reco­rri­do como modo de com­ba­tir las dife­ren­cias inter­nas. Es una rue­da impa­ra­ble de crear hos­ti­li­dad hacia vues­tro pro­pio par­ti­do y la balan­za se incli­na cada vez más. En lo que res­pec­ta al movi­mien­to juve­nil, hicis­teis lo mis­mo en el pro­ce­so de deba­te de Ernai; negar rotun­da­men­te la con­tra­po­si­ción de líneas polí­ti­cas cla­ra­men­te exis­ten­te den­tro de esa orga­ni­za­ción, aun a pre­cio de desan­grar vues­tra orga­ni­za­ción juve­nil y cau­sar una fuga de mili­tan­tes.

El pasa­do es tozu­do y no se deja mani­pu­lar fácil­men­te. Curio­sa­men­te, Ikas­le Aber­tza­leak, esa orga­ni­za­ción estu­dian­til a la que muchos per­te­ne­ci­mos, lle­va déca­das usan­do esa sede, a la que MILES de mili­tan­tes de Ikas­le Aber­tza­leak hemos cono­ci­do como «la sede de Ikas­le Aber­tza­leak de Bil­bo». Curio­sa­men­te esta sede esta­ba a nom­bre de «Eus­kal ikas­leen elkar­tea» y no de «Eus­kal etor­ki­zu­ne­ko alder­di demo­kra­ta­ren elkar­tea» ni nada por el esti­lo. Nues­tro pasa­do común le puso ese nom­bre, dejan­do cla­ras sus inten­cio­nes, y de titu­la­res a miem­bros de Ikas­le Aber­tza­leak de la épo­ca. Y no solo eso, sino que en los mis­mos esta­tu­tos cons­ta que todos los miem­bros de esa aso­cia­ción deben ser estu­dian­tes. Los titu­la­res eran de Ikas­le Aber­tza­leak, está a nom­bre de «Eus­kal ikas­leen elkar­tea», los miem­bros deben de ser estu­dian­tes… ¡Pero la sede es de Sor­tu!

¿De ver­dad no creéis que vues­tro rela­to inven­ta­do por el que tra­táis de dejar en la calle al movi­mien­to estu­dian­til de la izquier­da aber­tza­le enca­ja un poco mal con los hechos? Que la sede es de la izquier­da aber­tza­le decís…, pues sí, lle­váis razón; con­cre­ta­men­te de la orga­ni­za­ción estu­dian­til de la izquier­da aber­tza­le, que se lla­ma Ikas­le Aber­tza­leak, y con toda la legi­ti­mi­dad.

Os lo repi­to: La deci­sión de crear una rela­ción con­flic­ti­va para que­dar­se con una sede aje­na median­te el abu­so de la fuer­za y el res­pal­do del Esta­do espa­ñol y sus garan­tías jurí­di­cas de pro­pie­dad va a traer como con­se­cuen­cia el des­ga­rra­mien­to social y afec­ti­vo den­tro de la joven gene­ra­ción que vie­ne, en un con­tex­to en el que nues­tras fuer­zas comu­nes son esca­sas, y en el que todos debe­ría­mos de actuar con res­pon­sa­bi­li­dad para no difi­cul­tar futu­ros acuer­dos en los dis­tin­tos ámbi­tos de lucha.

Sor­tu es el res­pon­sa­ble polí­ti­co de la situa­ción de con­flic­to crea­da, roban­do de iure la sede a Ikas­le Aber­tza­leak. Y las tres per­so­nas titu­la­res son las res­pon­sa­bles per­so­na­les de toda esta situa­ción, trai­cio­nan­do la con­fian­za que la orga­ni­za­ción Ikas­le Aber­tza­leak depo­si­ta­ba en ellas como titu­la­res mera­men­te nomi­na­les, de cara a la juri­si­dic­ción esta­tal bur­gue­sa y espa­ño­la.

Que cada cual se res­pon­sa­bi­li­ce de sus actos, enton­ces. Y voso­tros empe­zad por res­pon­sa­bi­li­za­ros de una agre­sión que jamás debis­teis come­ter.

Si la direc­ción de Sor­tu deci­de inten­tar desahu­ciar por la fuer­za a las estu­dian­tes la situa­ción va a ser irre­ver­si­ble y de gran ries­go polí­ti­co para todas las par­tes impli­ca­das y para la izquier­da aber­tza­le en gene­ral, NADIE TIENE NADA QUE GANAR EN ESTE ASUNTO, y los que menos voso­tros, ampli­fi­can­do a esca­la mediá­ti­ca vues­tras mise­rias inter­nas y vues­tras con­tra­dic­cio­nes. La manio­bra es catas­tró­fi­ca y eclip­sa por com­ple­to la posi­bi­li­dad de una rup­tu­ra orde­na­da, impo­si­bi­li­tan­do rela­cio­nes futu­ras. La agre­sión de la sede es una injus­ti­cia evi­den­te, por lo que os sugie­ro que refle­xio­néis sobre la esper­pén­ti­ca situa­ción crea­da en torno al movi­mien­to estu­dian­til de la izquier­da aber­tza­le, a que os sen­téis de nue­vo con Ikas­le Aber­tza­leak y a que for­ma­li­céis una rup­tu­ra orde­na­da y jus­ta con el movi­mien­to estu­dian­til socia­lis­ta e inde­pen­den­tis­ta, para que cada uno pue­da desa­rro­llar su línea polí­ti­ca sin des­gas­te de fuer­zas en con­flic­tos cai­ní­tas total­men­te evi­ta­bles.

Y pues­tos a ana­li­zar, y os lo digo a voso­tros, a la direc­ción de Sor­tu, con áni­mo de hace­ros refle­xio­nar, situan­do en ópti­ca gene­ral el con­flic­to par­ti­cu­lar que habéis inven­ta­do y cons­trui­do duran­te los últi­mos dos años entre Ernai e Ikas­le Aber­tza­leak.

¿Aca­so el ele­men­to cen­tral de vues­tra estra­te­gia no era la suma de fuer­zas?

Pues bien, hacien­do balan­ce, con­si­de­ro que vues­tra estra­te­gia de acu­mu­la­ción de fuer­zas es un jug­ger­naut de des­truc­ción de con­sen­sos. Bajo la excu­sa del cam­bio de estra­te­gia, habéis liqui­da­do el fren­te polí­ti­co, sus orga­ni­za­cio­nes his­tó­ri­cas y su teji­do mili­tan­te de calle, habéis tum­ba­do a míni­mos his­tó­ri­cos la volun­tad inde­pen­den­tis­ta en la socie­dad, habéis sufri­do una sangr��a elec­to­ral impa­ra­ble, habéis des­trui­do con nota­ble pre­po­ten­cia la uni­dad sin­di­cal tan cos­to­sa­men­te arti­cu­la­da, habéis desan­gra­do a Ernai prohi­bien­do el deba­te interno has­ta en dos oca­sio­nes, estáis des­tro­zan­do la uni­dad de lucha estu­dian­til Ikas­le Aber­tza­leak-Ernai con la que podrían haber­se con­se­gui­do gran­des pro­gre­sos en el ámbi­to uni­ver­si­ta­rio para el pro­le­ta­ria­do vas­co, y lo habéis hecho por el mero hecho de que no la con­tro­láis por com­ple­to. La estra­te­gia es un fra­ca­so, a no ser que por acu­mu­la­ción de fuer­zas enten­dáis un pac­to entre la cla­se media y la oli­gar­quía del PNV des­de el que pre­ten­déis enca­ja­ros cómo­da­men­te en la lega­li­dad vigen­te y dejar al pro­le­ta­ria­do «fue­ra de la ley».

No os dais cuen­ta de en lo que os habéis con­ver­ti­do. En polí­ti­cos que no atien­den a razo­nes y se creen posee­do­res de la ver­dad per­fec­ta y aca­ba­da, que al escu­char un argu­men­to en con­tra ni lo pien­san y lo ven como una ame­na­za; en seres que ante­po­nen el cálcu­lo tác­ti­co a la éti­ca y a los prin­ci­pios de huma­ni­dad, en pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios que bajan la nota a sus estu­dian­tes si las oyen hablar de mar­xis­mo o lucha de cla­ses, en «femi­nis­tas» que per­si­guen a cha­va­las que plan­tean dudas con el dog­ma post­mo­derno, en fami­lia­res de pre­sos que miran con des­pre­cio a fami­lia­res de pre­sos… Vues­tra línea polí­ti­ca es total­men­te inca­paz de aglu­ti­nar y moti­var, a final de ciclo como se encuen­tra, aho­ga­da en sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, en medio de un bru­tal blo­queo polí­ti­co gene­ra­do por la diná­mi­ca inter­na de la socie­dad capi­ta­lis­ta, por la ofen­si­va de cla­se a todos los nive­les y por la invo­lu­ción polí­ti­ca sin res­pues­ta de los esta­dos espa­ñol y fran­cés. Una línea polí­ti­ca inca­paz de ser­vir de herra­mien­ta a la mayo­ría social de este país, de ser­vir de orien­ta­ción estra­té­gi­ca a las reivin­di­ca­cio­nes inme­dia­tas para las que se bas­tan sin par­ti­do los dis­tin­tos sec­to­res del pro­le­ta­ria­do vas­co y del movi­mien­to popu­lar que se están ya orga­ni­zan­do por su cuen­ta.

Este país nece­si­ta una linea polí­ti­ca de máxi­mos, que dé la vuel­ta a la situa­ción de mise­ria del pro­le­ta­ria­do de for­ma radi­cal, y voso­tros estáis fue­ra de la reali­dad y del deba­te, hablan­do de revo­lu­cio­na­rios y pseu­do­re­vo­lu­cio­na­rios, cuan­do nadie habla hoy de revo­lu­ción para maña­na por la tar­de. Si al menos os fija­rais, veríais que el deba­te se sitúa en las coor­de­na­das de una polí­ti­ca pro­le­ta­ria, de la rear­ti­cu­la­ción del suje­to de cla­se, el pro­le­ta­ria­do vas­co, suje­to de todas las luchas con­tra las dis­tin­tas moda­li­da­des de opre­sión que sufre, inclui­da la opre­sión de las buro­cra­cias y sus inten­tos de actuar con­tra la inde­pen­den­cia de cla­se.

Rom­per la uni­dad estu­dian­til es un gra­ve error. Libres sois de tra­tar de gene­rar dupli­ci­da­des moni­to­ri­za­das, pero asu­mid­lo: la res­pon­sa­bi­li­dad de la rup­tu­ra es úni­ca y exclu­si­va­men­te vues­tra. Aho­ra bien: no seáis tan insen­sa­tos y no voléis todos los puen­tes.

Kolitza

18 de octu­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: